www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5508166
Lab24 - 100tíficas y Sinergia investigadora  - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Cada vez más vídeos como este ayudan a sensibilizar a la sociedad

sobre la presencia minoritaria de la mujer

en el mundo de la ciencia y la tecnología.

En el programa de hoy conoceremos una iniciativa

en el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

promovido por Naciones Unidas,

y en la segunda parte conversaremos con el director

del Barcelona Institute of Science and Technology.

Bienvenidos a "Lab 24".

"100tíficas es una iniciativa

que quiere acercar la ciencia a las escuelas.

Participan centenares de investigadoras

que luchan contra los estereotipos de género

que todavía siguen marcando

la elección de una carrera universitaria.

Han aprendido técnicas de profesionales de la educación

para motivar a las niñas escolares

y despertarles el interés por la ciencia y la tecnología

que busca inspirar su vocación para que se conviertan en líderes

dentro de un mundo históricamente masculino.

El Barcelona Institute of Science and Technology

es una fundación científica cuya misión es ayudar

a los siete centros de investigación de excelencia que lo forman

para que se articulen en una plataforma

que facilite la colaboración, proyección internacional

y cree sinergias entre sus grupos investigadores.

Sus proyectos estratégicos

buscan producir un impacto en la sociedad

con iniciativas en la frontera del conocimiento.

Se distribuye en cuatro localidades

y conecta cinco campus universitarios."

(Música)

Solo una tercera parte de los investigadores

de todo el mundo son mujeres, igual que las estudiantes

que eligen carreras dentro del campo de las ciencias,

la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

La falta de referentes o la presión social

son dos de las causas que explican este desequilibrio.

Pero hay más.

Lo vemos en el siguiente reportaje de Montserrat con motivo del 11-S,

una de las muchas iniciativas en toda España

que comparten los objetivos

del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

(Música)

"Desde pequeñas, una gran mayoría de mujeres

se autoexcluye para hacer física o matemática.

Ni siquiera sueñan con ser ingenieras o tecnólogas.

Solo el 28% de las investigaciones del mundo tienen nombre de mujer,

lo que obliga todavía hoy

a organizar debates solo con científicas.

En ese encuentro multitudinario de mujeres investigadoras

y emprendedoras en Barcelona llamado 100tíficas,

participan varios centenares de mujeres

con perfil científico-tecnológico.

Debaten sobre su papel como modelos a seguir de cara a fomentar

el impulso de vocaciones científicas entre las niñas.

Y lo hacen con mensajes como este."

El médico, sin la ciencia detrás, no puede seguir adelantando.

Esto es lo que hay que transmitir a las niñas.

"Neus Domingo,

exjefa del Laboratorio de Microscopía de Fuerzas Atómicas

del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología,

se centra en el estudio de materiales termoeléctricos,

materiales especiales que, en la superficie,

pueden ayudar a dividir moléculas como las del agua

y producir gases como el hidrógeno.

Este campo de investigación es muy prometedor,

dado que el hidrógeno no se encuentra

en estado libre en la naturaleza.

Si se sabe generar aprovechando su campo eléctrico,

podría ser una de las energías del futuro.

Domingo se apasiona con su trabajo

y es un claro ejemplo de liderazgo femenino.

Participa junto con sus compañeras de laboratorio

en el programa 100tíficas.

Cree que desde el punto de vista sociocultural

la ciencia se percibe como algo difícil

y esto hay que revertirlo."

El objetivo del programa 100tíficas

es llegar a las chicas en la entrada de la adolescencia,

esto es, a los 12 años,

que coincide un poco con la entrada en la ESO.

Acceder a ellas y ayudar a crear nuevos estereotipos

y a romper un poco la visión que hay de la ciencia

y la tecnología desde un punto de vista

de costo o de prejuicios psicológico y prejuicios también sociales.

"La brecha de género es histórica dentro de las carreras científicas,

las tecnológicas, las ingenierías

y en todas aquellas llamadas de CTIM.

La raíz del problema no empieza, sin embargo, en la universidad,

sino mucho antes.

Nos lo cuenta Blanca Amengual,

ponente del VIZ y profesora de ciencia de Secundaria.

Ha trabajado en el Instituto Pasteur de París

y combina la investigación con la docencia.

Sabe de primera mano

cuándo las chicas se descuelgan de la ciencia."

Se interesan por igual

a lo largo de la educación secundaria obligatoria.

Primero, Segundo y Tercero no hay optatividad.

En Cuarto empieza a haber optatividad,

entre las que tienen que escoger

o biología o química, o tecnología o informática,

mientras hay otras como latín, filosofía, plástica, idiomas.

Y sí es verdad que en este momento las chicas

tienden a dejar de interesarse por la tecnología y la informática.

Proporcionalmente, hay más chicos que chicas

en esas dos optativas y no sabemos por qué.

"Para evitarlo, reducen cuanto pueden

las horas de trabajo disciplinar

e incrementan la dedicación al trabajo por proyectos.

Responden a preguntas que se formulan los mismos alumnos

a partir de una noticia de prensa.

Este trimestre han elegido los exoplanetas.

Forman grupos mixtos

y aprenden a tener iniciativa y responsabilidad,

ya que al final del proyecto organizan un congreso científico

y deben mostrar los conocimientos adquiridos a sus familias.

De esta manera, trabajan en la raíz del problema."

Parece que uno de los factores determinantes

es la percepción que hay de estas áreas

desde un punto de vista cultural

y desde un punto de vista del entorno.

Esto hace que la ciencia sea percibida

como algo para mentes privilegiadas,

como un área que pretende descubrir verdades indiscutibles,

no como una aproximación que nos ayuda a crear modelos

del mundo que nos envuelve,

a construir modelos a partir de la experiencia

para ayudar a entenderlo y para ayudar

a solucionar problemas de este mundo donde vivimos.

"Si la transmisión de conocimientos en la escuela se da por igual

y se huye del sexismo que pueda haber entre el alumnado,

la otra razón del sesgo de género existente

en el mundo de las ciencias pudiera ser,

pues, la falta de ejemplos femeninos.

Por ello, es importante dar visibilidad

a la comunidad de mujeres científicas.

Es básico explicar que son personas que tienen una vida normal,

como la de la investigadora Silvia Pujals.

Se dedica a la nanomedicina

y también ha tratado con adolescentes en las aulas.

Trabaja con partículas nanosusceptibles

de contener fármacos para actuar sobre células cancerosas

y evitar los efectos secundarios de tratamientos invasivos

como la quimioterapia."

Siempre salen las mismas científicas.

Marie Curie, Rosalind Franklin.

Yo creo que tienen referentes,

necesitan referentes del día a día,

que vean que es una cosa normal aquí en Catalunya.

En Barcelona hay muchas mujeres trabajando.

"Pujals también forma parte del programa 100tíficas,

en el que, precisamente, se hace mucho hincapié

en la falta de referentes femeninos.

Aquí se enseña cómo romper los estereotipos sociales creados

que apartan a las chicas de los ámbitos científicos."

El hecho de crear nuevos referentes,

de acercar la actividad de personas

que no cumplimos los estereotipos clásicos,

de científicos locos a las aulas pueden ayudar a romper

esta barrera psicológica, este miedo.

Esta falta de sentirse identificada.

Muchas chicas nos deben permitir crear nuevas vocaciones

o simplemente ayudar a que las que ya existen

se puedan materializar y no desviarse pensando

que es una idea que no les es propia.

"Con un microscopio especial de superresolución,

Pujals puede ver hasta cinco nanómetros.

En su grupo de trabajo la mayoría son mujeres,

pero esto no es lo habitual,

como tampoco es habitual que una mujer

llegue a liderar grupos de investigación."

Llegamos a un estadio aún más competitivo.

El posdoctorado buscará una posición más estable,

que coincide con un momento

en que el reloj biológico marca

que las mujeres deberían tener los hijos.

Estos dos momentos coinciden

y es difícil compaginar las dos cosas

porque la carrera científica es muy exigente,

tienes que estar siempre al 100%,

lleva mucho trabajo y entonces compaginarlo

con el hecho de ser madre es complicado.

-La investigación es muy exigente,

no tiene horarios ni calendarios y más creo que en biología,

y más trabajando con fauna salvaje,

que te tienes que adaptar a los horarios de la fauna salvaje.

Y después el tema de los laboratorios, claro.

Crecimiento celular.

La infección vírica implica unos horarios

que no siempre son compatibles

con el resto de los miembros de la familia.

Entonces es verdad que es muy sacrificado.

También muy interesante, tiene las dos vertientes.

Es muy interesante.

Es un reto personal muy interesante,

pero hay mucha competencia y es muy riguroso.

"Si bien la voluntad de conciliar la vida familiar y la laboral

ralentiza la carrera

de muchas científicas con proyección,

el hecho es que se puede retomar el camino.

Eso sí, la posmaternidad o el posdoctorado

requieren de un esfuerzo extra."

Por ejemplo, en mi caso,

pasé unos años más yendo a otro ritmo,

porque tenía un niño pequeño

y, entonces, eso al final repercute en tu carrera.

No he sido tan competitiva como otras personas

que no han tenido hijos.

He conseguido reengancharme y volver a la ciencia

después de un parón por maternidad,

pero es complicado llegar a posiciones más elevadas

de jefe de grupo o profesor de universidad.

"La proporción de doctoras en ámbitos de CTIM

en la Unión Europea es del 37%.

Y si hablamos de posiciones de liderazgo

en el sistema de investigación español,

la proporción es de una mujer por cada tres hombres.

Una brecha de género que no distingue

entre la empresa pública y la privada.

Gemma Bolu Mar cuando era niña nunca soñó con ser científica

y mucho menos con ser una tecnóloga reconocida en el sistema privado.

Tampoco sintió ninguna llamada vocacional,

sino que eligió el Bachillerato Científico Tecnológico por descarte.

Hoy es ingeniera mecánica de I+D a la empresa HP.

Está especializada en termoenergía

y lleva cuatro años desarrollando

nuevos productos relacionados con las impresoras 3D."

Yo no me hubiera imaginado que mi día a día hubiera sido así.

Entonces, poco a poco, a medida que me fui haciendo mayor,

vi que la tecnología estaba en todas partes.

Entonces decidí que estudiar una ingeniería

me podía dar una visión muy concreta en estas áreas tan técnicas,

pero a la vez también desarrollar otro tipo de habilidades

que en el mundo profesional son muy valoradas,

como la comunicación o el trabajo en equipo.

"Aboga por la paridad en las empresas

para conseguir una sociedad más igualitaria

y cree que los estereotipos se pueden romper a temprana edad.

Será junto con Blanca Amengual,

Silvia Pujals y Neus Domingo,

una de las centenares de investigadoras

que darán charlas divulgativas a miles de alumnos

de sexto de Primaria y primero de la ESO.

Una iniciativa

de la Fundació Catalana per a la Recerca i la Innovació

y el Barcelona Institute of Science and Technology,

más conocido como BIST."

Es una gran oportunidad para dar visibilidad

a las mujeres que están en ciencia y que las niñas tengan referentes,

que sean mujeres que están luchando y trabajando en ciencia,

en posiciones de más responsabilidad.

-Igual que esto lo hemos normalizado,

que la mujer trabaje fuera de casa

o que la mujer estudia o mujer hace un doctorado

o es jefe de estudios o directora.

Podemos normalizar que esto ya no sea una rareza.

-Son roles que, a lo mejor, no les quedan muy cerca

y les cuesta mucho imaginar cómo son esas personas

que se dedican a eso y qué hacen en su día a día.

No es como un médico que lo pueden ver más cerca,

un profesor o un veterinario.

No, creen que somos personas muy inteligentes

o muy, muy buenas en todo lo que hacemos

y para nada es así.

"Cada 11 de febrero se celebra

el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

En el universo hay talento femenino

y convertirse en científica requiere esfuerzo,

pero vale la pena.

(Música)

El profesor Gabby Silberman es investigador,

doctor en Ciencias de la Computación

y director del BIST,

del Barcelona Institute of Science and Technology.

Gracias por acompañarnos en el programa de hoy.

Un placer.

En 2015 se crea la fundación científica

Barcelona Institute of Science and Technology.

¿Con qué objetivo?

Uno de los objetivos principales es aumentar el impacto

que la mejoría en la investigación de Cataluña

ha tenido durante los últimos 15, 20 años.

Por necesidad,

los centros que llevan a la vanguardia

el tema de investigación, junto con las universidades,

son pequeños, excelentes, pero pequeños.

Uno de los propósitos es crear un poco de masa crítica

para darle visibilidad a esta excelencia.

Genética, fotónica, química, nanotecnología,

física de altas energías, biomedicina, bioingeniería.

¿Cuáles son los objetivos estratégicos

que unen toda esta ciencia?

Si lo miramos en grande, tenemos seis áreas,

dos de ciencia muy básica y cuatro de ciencia más aplicada.

Las áreas de ciencia básica son los principios de la vida

y los principios del universo.

Como te puedes dar cuenta, abarca muchísimo.

Las áreas aplicadas....

Tenemos salud y, en particular, la medicina de precisión,

o lo que nosotros llamamos la preparación

para la medicina personalizada.

Un área de materiales avanzados,

otra de energías y procesos sostenibles

y, finalmente, una de tecnologías de información y cuántica.

El BIST tiene su sede en el recinto modernista

de la Escuela Industrial de Barcelona,

una antigua fábrica de hilaturas de algodón

en el último tercio del siglo XIX.

Este es precisamente el edificio de telares,

llamado también el del reloj.

350 años de historia ligada a la industrialización

acoge ahora uno de los proyectos científicos

de vanguardia de nuestro país.

¿Cómo se financia? ¿Quién ayuda al BIST?

Tenemos mucha ilusión,

estar en este recinto con una historia,

con un recorrido tan amplio y largo.

La Diputación, que es la dueña de este espacio,

ha decidido acoger labores de investigación,

de cultura dentro de este recinto,

que está situado en una zona muy céntrica de Barcelona,

y muy cercano al Hospital Clínico,

un referente en materia de medicina

y encaja muy bien con nuestras áreas de enfoque

y el deseo de desarrollar,

desarrollar no solo el ámbito de la salud,

pero también todas las tecnologías y materiales

y otras labores que pueden avanzar en el tratamiento al paciente,

Ustedes agrupan a científicos de siete centros de excelencia.

¿Cómo se establece la colaboración entre los distintos investigadores?

Una de las razones por las que son estos siete centros y no otros,

por una parte es masa crítica.

Por otra parte,

la posibilidad de gestionar competencias señaladas

es un conjunto bastante complejo de coordinar,

pero ya existían nexos,

ya existían colaboraciones dentro de estos centros.

Cada centro es muy multidisciplinar.

Hay gente de varios ámbitos de la ciencia:

físicos, químicos, biólogos

que ya colaboran en diversas perspectivas

y ya existían colaboraciones con otros de los centros

que pasaron a integrar el BIST.

Solo nos quedó alinearlo un poco,

añadir un poco de aceite, sal y pimienta

y facilitar espacios donde se pudiesen encontrar.

Fomentar colaboración

a través de nuevos proyectos de investigación

y, sencillamente,

premiar lo que es la excelencia en ciencia.

Háblenos de alguno de los proyectos que desarrollan:

el BIST Ignite y otros.

El programa BIST Ignite es, precisamente

para fomentar nuevas colaboraciones entre los centros,

motivar especialmente a los investigadores jóvenes

que abran un poco su horizonte,

que busquen problemas que son más difíciles

de lo que podrían hacer dentro de su propia disciplina,

trayendo una perspectiva de otro centro,

aunque sea de la misma disciplina.

Te permite imaginarte mejores soluciones

y atacar problemas más complejos.

Uno de los proyectos que se han desarrollado

bajo este programa es lo que mencionabas.

Es una prótesis retinal que permitiría recobrar la vista

a aquellos que la han perdido por algún tipo de enfermedad

que afecta la captación de la luz

y no la parte del nervio óptico,

y es un programa conjunto de tres de nuestros centros

que permite hacer un implante muy fino dentro del ojo.

En una resolución que hasta ahora no era posible

y pasar de unas prótesis que te permiten

ver un poco del contorno en blanco y negro

a un detalle y el color,

que permitiría recuperar un porcentaje muy alto de la visión.

Tiene una gran experiencia investigadora tanto en empresas

como en universidades en diferentes partes del mundo:

Estados Unidos, Israel, Canadá...

¿Dónde se pone el acento

en el mundo global en el que vivimos

para desarrollar la capacidad científica

e incluso para atraer talento?

Para desarrollar capacidad científica de excelencia

se necesita estabilidad,

se necesita un compromiso a lo largo de varios años

y la conciencia de que no basta invertir hoy,

es una inversión continua,

porque los equipamientos hoy en día van cambiando

y la forma de atraer al talento más alto del mundo

es darles las facilidades y mantenerlas

para que, una vez que estén aquí, no quieran marcharse.

Y es facilitar un entorno en que se reconoce el talento,

se aprecia el talento,

pero también se le ayuda a formarse para tener mayor impacto

dentro de varios sectores de la sociedad,

no solamente en la ciencia de excelencia.

Hemos visto en la primera parte del programa

una de las iniciativas del BIST,

que persigue el impulso del talento femenino,

pero BIST impulsa más programas.

Sí, dentro de este espacio

tenemos un programa que llamamos "To the Mothers of Science",

las madres de la ciencia,

en que reconocemos la dificultad

en cierta etapa de la carrera científica

para personas que están creando una familia, digamos.

Es un programa competitivo, no basta tener solo hijos,

sino que es para la gente,

para las mujeres que tienen el potencial

de avanzar en su carrera científica,

que es donde nos caemos un poco.

Si uno mira en la carrera científica,

cuando estás haciendo el grado, el balance no está mal.

Pero a medida que vas avanzando en la carrera

a nivel ya de postdoctor

o líder de grupo o de investigador principal,

es allí donde vemos más diferencias de género.

Y es esta transición, esta etapa

que lo hace un poco difícil y tratamos de mejorarla.

También impulsa la creación de startups.

Sí, dentro de nuestros centros,

tenemos hoy en día 27 empresas pymes activas.

Crean sitios de trabajo de muy alta calidad

y agregando a eso, tenemos...

Muchas en el ámbito de la salud.

La mayoría son en el ámbito de la salud,

pero hay otras en el ámbito de la energía,

de procesos sostenibles

y también en la parte cuántica.

Curiosamente, es un ámbito que se ha hecho muy popular.

Es algo que tengo más familiaridad

porque vengo del ámbito de la informática

y que en los últimos 103 años ha acelerado muchísimo.

También tienen un programa para formar líderes en educación,

en políticas públicas, comunicación científica.

Si miramos lo que es hoy en día la comunidad BIST,

está constituida por unas 2.500 personas

entre los siete centros.

De ellas, 1.500 son investigadores,

pero las otras 1.000 son un andamiaje de soporte.

Una comunidad que incluye también científicos y científicas

que facilitan la operación de la investigación a un alto nivel.

Si no tuviésemos esa estructura de soporte,

sería muy difícil gestionar el día a día

y hasta las complejidades involucradas

en hacer investigación puntera.

Dentro de estos 1.500 investigadores,

1.300 son aproximadamente estudiantes de doctorado

o postdoctorados.

Y hoy en día el número de plazas

para investigación académica son muy acotados

y, por lo tanto, tenemos que facilitarles

la posibilidad de imaginarse otras salidas,

otras posibilidades

y, por lo tanto, les proveemos formaciones

e información sobre cómo aplicar el conocimiento

y la formación científica dentro de otros ámbitos

más allá de la investigación, como decías.

Educación de ciencia, políticas públicas,

comunicación de la ciencia,

como también participación en el sector empresarial

y dentro de empresas de emprendeduría.

¿Dónde se pone el foco

para desarrollar el BIST en los próximos años?

Más allá de la ciencia de excelencia,

el foco estará en talento,

en la atracción de talento tanto nacional como internacional

y su formación,

con el objetivo de aumentar el impacto

de los individuos formados

en la ciencia en toda la sociedad,

ya sea en educación, ya sea en el ámbito productivo,

ya sea en el ámbito político.

Además, tenemos la voluntad

de abrirnos más hacia la comunidad.

Nos facilita mucho el hecho de que estamos acá

en forma tan central dentro de Barcelona,

poder atraer el interés de la juventud hacia la ciencia,

porque creemos que una juventud,

aunque no sigan carreras científicas

que tengan un conocimiento y la apreciación de la ciencia,

podrá tomar decisiones mejores durante toda su vida.

Profesor Gabby Silberman,

director del Barcelona Institute of Science and Technology,

Muchas gracias y hasta otra ocasión.

Gracias a ti.

(Música)

En la recta final del programa de hoy rendimos un homenaje

a las pioneras de la investigación en épocas

en que parecía imposible que una mujer

pudiera dedicarse a la ciencia y la tecnología.

Lo hacemos con dos libros dedicados a estas precursoras.

"'En un mundo de mujeres extraordinarias'

Eva Parada nos propone un viaje

por los cinco continentes para trazar perfiles de mujeres

que rompieron esquemas.

Aparecen figuras reconocidas como la precursora rusa

en la aventura espacial Valentina Tereshkova

o la matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría.

Pero el libro también incluye a muchas mujeres en el olvido,

como la paleontóloga Mary Anning,

toda una experta en dinosaurios en la Gran Bretaña del siglo XIX.

Otro libro del álbum, 'Inventoras y sus inventos',

recorre con textos de Aitziber López y dibujos de Luciano Lozano,

momentos en los que la ciencia avanzó gracias a mujeres

que, en muchos casos,

cambiaron las formas de vida cotidiana de sus coetáneas

o que con sus inventos salvaron muchas vidas humanas.

La jeringuilla médica, el bote salvavidas

o las bengalas marítimas.

Si les gusta la ciencia,

les esperamos en un nuevo programa de 'Lab 24'.

Gracias por seguirnos."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Lab24 - 100tíficas y Sinergia investigadora

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Lab24 - 100tíficas y Sinergia investigadora

11 feb 2020

Con motivo del 11F, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia nos interesamos por 100tíficas, una iniciativa que quiere acercar la ciencia a las escuelas. Participan centenares de investigadoras que luchan contra los estereotipos de género que todavía siguen marcando la elección de una carrera universitaria. En la segunda parte del programa entrevistamos a Gabby Silberman, director del Barcelona Institute of Science and Technology (BIST), fundación impulsora de 100tíficas y una plataforma que agrupa a siete grandes centros de investigación de excelencia.

ver más sobre "Lab24 - 100tíficas y Sinergia investigadora " ver menos sobre "Lab24 - 100tíficas y Sinergia investigadora "
Programas completos (108)

Los últimos 409 programas de Lab24

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios