www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1607428
No recomendado para menores de 7 años La Señora - Capítulo 15 - La adopción de Encarna y su hijo en casa de los Márquez desata la inquietud - ver ahora
Transcripción completa

Santa Bárbara bendita, a ti me encomiendo.

¿Quién anda ahí?

Visi.

Visi. ¡Encarna!

Trueno

Mamá.

¿Puedo ir a volar la cometa con papá?

Claro que sí, hijo. Ve con él.

Juan. ¡Juan!

¿Por qué has dejado que me quedara dormido?

Quiero que llames al doctor Freire. Me duele el cuello.

¿Y mi mujer ha salido de su habitación?

Señor, está atendiendo a una visita.

¿Una visita tan temprano?

Si se fija, el niño es idéntico a su hermano.

Al señorito Pablo.

¿Su madre cómo se encuentra?

Vino muy débil, casi no podía mantenerse en pie.

Desde Barcelona aguantó sin desplomarse por el camino.

Pero, ¿se está bien?

Verá, señora.

Yo le voy a ser sincera.

No tenemos apaño ni para ella ni para la criatura.

Se pueden quedar en mi casa.

¿Sin usted allí?

Sí.

El servicio los tratará bien.

Muchas gracias, señora.

Mira.

Las alfombras también las sacáis fuera y las sacudís el polvo.

Aprovechemos la falta de actividad para hacer limpieza.

-No llegará la sangre al cielo. -Pues a mí me da miedo.

-Visi había pasado ya de todo. -Ya.

-Pues ya está servido el caballero.

¿Qué quieres?

-Quiero decir... que es usted la chica más bonita...

...que he conocido.

-Estoy harta.

¿Por qué me tocan siempre los raros?

-No te quejes. Es el único que ha venido.

-Sí, claro. El más tonto de todos y encima la tiene tomada conmigo.

-¿Para qué la inteligencia si dejan que el marqués piense por ellos?

Prefiero a ese hombre que a un cobarde.

Si es corto, no importa.

La inteligencia la pongo yo.

-Buenas.

-Salvador.

-Hemos tenido suerte con los lazos que puse en el bosque. Mirad.

-¡Por fin comida!

-Chicas, llevadlo a la cocina.

-Me marcho a ver si encuentro algo más.

-Si acabas de llegar.

Ven, siéntate y descansa un poco. -No, Alicia.

No están las cosas para perder el tiempo

-¡Alicia!

¡Alicia!

Mirad lo que le han hecho a Luisa. -¿Qué ha pasado?

-Los hombres del marqués le metieron la cabeza en las letrinas.

-Malditos. Dime quiénes han sido. -Ya está bien.

Sale con agua y jabón. Calentad agua y dadle un baño.

La ropa la quemáis.

Salvador, ¿dónde vas? -¿Dónde crees?

-Te comportas como él quiere que lo hagas. ¿Le vas a dar el gusto?

-Rerum novarum.

De las cosas nuevas.

Ese fue el nombre otorgado a la primera encíclica de la Iglesia,...

...tu predilecta.

Al parecer poco tiene que ver con las condiciones...

...del tejado de nuestra parroquia.

Nada que no se pueda reparar.

Y para eso estás tú, para subirte a una escalera y reparara el tejado...

...cuando los tejados del Vaticano están bien.

Padre, eso ya lo hemos hablado.

Estás loco, Ángel.

Mi sitio está aquí, no a miles de kilómetros de distancia,...

...cerca de los míos donde les pueda ayudar.

Cerca de ella.

No empiece otra vez.

Yo no empiezo nada. Has sido tú con tu inconsciencia,...

...con tu falta de consideración hacia tu madre,...

...hacia todos los tuyos. ¿Qué está diciendo?

Yo sigo aquí junto a mi madre y los míos. ¿Qué le parece tan mal?

Monseñor ha pedido una explicación por tu renuncia.

Y se la daré si así lo desea.

¿Y complicarlo todo aún más? No, gracias. Ya me ocuparé personalmente.

Padre, siento todos los sinsabores que le estoy dando.

De verdad que lo siento.

Ya que aseguras que tu sitio está aquí junto a los tuyos,...

...tendrás que asumir el papel de un sacerdote.

¿Su estola?

Símbolo del poder sagrado que recibe el sacerdote...

...como guía de las almas hacia la vida eterna.

Mañana domingo oficiarás misa de 12.

¿Mañana?

Tendrás que prepararla. No pierdas tiempo subiendo a los tejados.

Ah, se me olvidaba.

Monseñor me ha dicho que a pesar de todo,...

...la biblioteca del arzobispado sigue abierta para ti.

Tienes interés por algún libro...

...que hay allí. Así es.

Dele las gracias de mi parte.

Y de la mía.

Déjame que te recuerde que lo que Dios ha unido,...

...no debe separarlo el hombre.

Ningún hombre.

Adelina, ¿crees que tendremos suficiente con estas alubias...

...o digo a Justo que vaya a por más?

-En esta casa hay comida para un regimiento. Aquí sobra de todo.

-Con el golpe de los militares dicen que faltan alimentos.

-Lo que hacen falta en esta casa son otras cosas.

-¿A qué te refieres?

-¿Crees que es normal que a estas alturas...

...ese hombre no sepa nada de tu compromiso con Justo?

-Julio no tiene...

...por qué saber de mis compromisos.

¿Qué soluciono...

...si uno sabe del otro? Preocupaciones.

-¿Preocupaciones de qué? Si se preocupan de algo que no existe,...

...a lo mejor sí existe.

-Adelina, déjame en paz.

-Pero si yo te lo digo por tu bien.

Estas cosas no se pueden...

...guardar tiempo. Cuanto más dejas pasar,...

...pero es. Escúchame un momento, por favor. Escucha.

Lo que tienes que hacer es poner en la balanza...

...de una lado Julio y del otro Justo.

Y ya ves cómo la cosa...

...cae por su propio peso.

-Muy bien.

Ya me dirán por dónde empiezo.

-Empieza por vestirte como Dios manda.

¿Has visto la pinta que llevas? -Lo siento. El uniforme es pequeño.

-¿Y el delantal?

¿Dónde has dejado la cofia? -Ahora no caigo.

No sé para qué sirve llevar eso en la cabeza.

-En primer lugar sirve para mostrar sencillez,..

...humildad y servicio, que pareces no poseer.

Y en segundo lugar no tienes que entender nada.

Solo tienes que oír, ver y callar.

Ahora lárgate de aquí que no te quiero ver delante. Venga.

-Pero ¿a ti qué te pasa?

-Nada. Nada. No me pasa nada,...

...pero a esta la hago entrar por el aro...

...como que me llamo Adela.

Tenga cuidado, padre. No se haga daño.

Esto no son tareas para un cura.

¿Todavía por aquí?

Estoy buscando trabajo, pero como están las cosas, va a ser un milagro.

Y para hablar de milagros, mejor un cura.

¿Sabes reparar tejados?

¿Un agujero allí arriba? Sí.

¿Tienen miedo de que se cuele el diablo y los tiente?

Te ofrezco un trabajo. Si no te interesa, lo siento.

De momento es lo que hay.

Estoy acostumbrado a trabajar el hierro,...

...pero pocas cosas hay que no haya hecho en esta vida.

¿Entonces cuento contigo?

Te espero mañana después de misa de 12.

Creía que el domingo era el día de descanso del Señor.

Si los hombres que trabajan en la mina no descansan, yo tampoco.

No parece que haya ningún ganglio inflamado.

¡Ah!

Me inclino a que el dolor provenga de alguna mala postura durante el sueño.

¿Duerme usted con almohada? Sí.

No la use durante algunos días. Esa puede ser la causa de sus molestias.

Lo tendré en cuenta, doctor. Siéntese, por favor.

¿Ocurre algo?

Últimamente me ha dado por pensar...

...y quizá Victoria no esté sana.

¿Victoria?

La he tratado desde niña y puedo asegurar que es fuerte como un roble.

Fuerte y sana, pero no concibe.

Victoria no tiene nada que ver con Irene, señor marqués.

Ella tenía problemas para tener niños igual que su madre.

Una desgracia.

Que no quiero volver a vivir.

Victoria es joven y está llena de salud.

Con el tiempo los hijos llegarán.

Necesito que me lo asegure.

Doctor Freire.

Victoria. Qué alegría.

¿Ocurre algo?

No.Iba a mi casa a ver a Encarna y a mis sobrinos.

Me sorprenden los lazos familiares...

...que te unen a esa mujer y a ese niño.

Es el hijo de mi hermano...

...que le convierte en un miembro de mi familia.

Bien. No hay inconveniente...

...si te acompaña uno de mis hombres.

¡Eloy!

La situación se restablece,...

...pero cualquier precaución no está de más.

Quiero que me acompañe. Estoy preocupada por Encarna.

Por supuesto. Que dos hombres...

...acompañen a mi mujer en todo momento.

Nos veremos luego. Bien.

Buenos días, doctor, y gracias por todo.

Tomad y que no os falte de nada.

Llena los vasos. No quiero que nadie quede con sed si bebe de mi cuenta.

-Lo siento mucho.

Pongo lo que siempre sirvo. No sé por qué voy a hacer distinciones.

-¿Porque soy el hombre más apuesto que has visto?

-Ten cuidado no vaya a besarte a ti también.

-Hola.

-Si estuviera aquí su hermana, iba a saber lo que es bueno.

-Los tenía bien puestos.

-Siempre ha sido la más peleona.

-Ponme un cuarterón de tabaco para mi marido.

-Y a mí ponme todo esto.

-Pero, Ludi,...

...sabes que esto...

-Ni yo, pero Vicenta lo apunta todo.

A mí se me olvidan la mitad de las cosas.

-¿Me permites?

A ver, niña. Dos cuartillos de morapio,...

...uno de blanco,...

...ocho onzas...

...de chocolate, un pulpo, una pescadilla,...

...media libra de pescado en salazón,...

...pimentón de matanza, unos de clavo y sal.

Y de mi parte pones...

...un botillo y un queso de cabra para Vicenta.

Y le dices que a mi lado nunca le faltará de nada.

-Claro.

Usted debe ser...

...Alicia Santibáñez.

Encantado.

Ruido de monedas

"Canon 1141".

"El matrimonio consumado no puede ser disuelto por hombre o causa...

...fuera de la muerte".

"El matrimonio no consumado...

...entre bautizados puede ser disuelto por el romano pontífice...

...a petición de ambos o de una de ellos aunque la otra se oponga".

"Por lo tanto solamente los cónyuges o uno de ellos...

...pueden pedir la dispensa del matrimonio si no ha sido consumado".

¿Cómo está, doctor?

Extenuada. Tenía que haber reposado tras el parto y no fue así.

Pero ¿hay que temer?

Tranquila.

No quedó placenta dentro y no hay infección.

Quien la asistió, sabía lo que hacía.

¿Y por qué no despierta?

Entre la tisana que le han dado,...

...el cansancio acumulado y la sangre perdida, es normal que duerma.

De hecho es lo más aconsejable.

¿Y el niño? Perfectamente sano.

Y con esas manchas detrás de la nuca que todos tenéis en vuestra familia.

Marca de la casa. A ver si está el ama de cría.

Victoria, espera.

Hay algo que me gustaría preguntarte.

Hace tiempo que no te visito y me preguntaba...

...si habías tenido alguna molestia.

¿Molestia?

Sí. Algo íntimo que quisieras comentarme.

¿Todo es normal?

No entiendo a qué se refiere, doctor.

Hace tiempo ya de tu matrimonio...

...y los hijos no deberían demorarse...

...si no hay problema.

Mi marido le ha pedido que me revise.

Debes entender sus motivos.

Lo que vivió con Irene fue terrible.

Querría saber lo que le ha pagado para justificarle.

Victoria, sabes que no soy partidario de Gonzalo.

Escúcheme.

Puede confirmarle que estoy bien...

...y que los hijos seguirán sin llegar.

Así es la vida, unas veces se pierde y otras se gana.

Que se lo digan a los exministros, presidentes y consejeros...

...inhabilitados para trabajar en empresas de servicios públicos.

Pero muchos funcionarios y militares han perdido sus puestos...

...por considerarse innecesarios y no dicen nada.

Disculpen, señores.

Creí oír algo sobre los militares.

Y han sacrificado sus conveniencias...

...en pro de una mejora nacional.

Me complace oír eso pues yo también prefiero...

...la guerrera agujereada por balas...

...que un traje inmaculado símbolo de servilismo.

-Calla. No sabes de qué hablamos.

-Están hablando del nuevo régimen.

En cambio, querido Álvaro,...

...los políticos acostumbrados a privilegios,...

...no ven que el país se salve...

...con el régimen. El estado no importa.

Perdón.

Señores.

Yo les adelanto...

...la noticia que leerán...

...de que el tesoro goza de una ventaja de 43 millones de pesetas.

¿Qué les parece?

Gracias. Gracias. Estos aplausos no me conciernen a mí,...

...sino a los militares que asumen el gobierno...

...y que tan buen trabajo hacen.

Tengo también una primicia que te concierne.

Señores, levanto...

...mi copa por el cese de un capitán...

...y por el nombramiento de un delegado del gobierno.

Felicidades, Hugo.

No se han hecho esperar mucho...

...los nombramientos a dedo en tu querido directorio.

Alejandro.

¿Dónde está mi hijo?

¿Dónde está mi hijo?

Encarna, está aquí.

¿Dónde estaba? ¿Por qué no estaba conmigo?

Estaba con el ama de cría. No te preocupes.

Va a ser lo mejor para el niño hasta que te recuperes.

Métete en la cama.

¿Qué hago aquí?

Estás en mi casa.

A partir de ahora será la tuya y la del niño.

Toma.

Te dejo esto para que te lo tomes y descanses.

Gracias.

¿Te importa dejarnos solas, Vicenta?

Claro. Gracias.

¿Cuándo nació el niño?

Me puse de parto nada más llegar.

Menos mal que estaba Alejandro y me ayudó.

Calla.

Encarna.

Pablo fue a buscarte inmediatamente...

...en cuanto supo que el hijo era suyo.

Pero...

Sí.

Ahora solo falta que vuelva sano y salvo.

Y esperemos que lo antes posible.

¿Y cuándo va a volver?

Eso no lo sé porque no ha respondido a las cartas que le hemos enviado.

No te preocupes que mi hermano vuelve.

Virgen santa.

Y esa pobre niña con esa escolta día y noche.

-Y esa muchacha en casa con el niño.

Si hubiera alguna duda, pero no.

Tiene la marca de las tres fresas aquí detrás como Victoria y Pablo.

-Ya y el señorito Pablo no vuelve.

-¿Le habrá pasado algo?

-Ay, no digas eso, por Dios.

Atiende. -Ya me dirás.

No da señales de vida. -Ya estoy aquí.

-¿Se ha metido en una trifulca? -No.

-Tal como está la cosa en Barcelona.

Pero ¿esto qué es?

-Lo que puso en la nota...

...más un queso y un embutido de parte de ese señor que le da regalos.

Con las prisas se me olvidó todo. Como Visi...

...estaba allí... -Ya está.

No me des más explicaciones.

-También me dio un recado para usted.

-¿Y qué dijo?

-Que a su lado nunca ha de faltarle de nada.

-Jesús.

-Ya está bien. No quiero oír hablar de ese tema.

¿Está claro? Ese hombre no existe...

...ni para vosotras. Y tú te marchas...

...y lo devuelves.

Venga. Andando.

Venga. -Ay, niña.

Ella es mi sobrina Rosalía.

Vicenta permitió que se quedara con nosotros.

La señora Victoria.

Me han hablado de ti. Bienvenida.

Qué fuerza.

Con cuidado. Puedes hacer daño.

Venga. Vigila el guiso.

-Con eso de que son familia, no le pasa ni una.

-¿Qué, mi niña? ¿Te quedas a comer con nosotros?

No. No puedo.

Me vigilan.

Bueno. No te preocupes.

Habrá algún sitio donde esos hombres no te acosen como esta cocina.

Que se atrevan a asomar el hocico que ya les quito las ganas.

Necesito que me hagas un favor. Dime.

Dile a Justo que mande este telegrama...

...donde dijo Pablo,...

...que ponga urgente.

Habrá más suerte que con las cartas.

Ya verás. ¿Le habrá pasado algo?

¿Qué le va a pasar?

Si tu hermano ya es todo un hombre y sabe cuidar de sí mismo.

-A ver cómo va eso. Déjame probar.

¡Ay!

Yo a ti te mato. Te mato. Me acabas de estropear el guiso con la sal.

-Creí que no la había echado todavía -Mira. Lárgate.

No te quiero ver delante.

Será inútil.

¿Qué?

¿Te gustan las plantas?

-Bastante.

-¿Sabes qué hago?

-Pues claro, sacando esquejes.

-Sí, señor.

-Eso no se hace así.

-¿Ah, no?

-No.

-Lo hago siempre.

-Trae.

Para cortar un esqueje debes cortar la rama por encima de una yema...

...que sobresalga al exterior.

¿Lo corto?

-Sí. Sí.

-Procura que los esquejes...

...no sean verdes ni leñosos.

Es mucho mejor.

-Pero ¿cómo sabes tanto de jardinería?

-Bueno. Por el convento.

Como allí me aburría, cuidaba las plantas del claustro.

-¿Convento? Tus padres querían que fueses monja.

-No. Mis padres murieron antes de decidir nada por mí.

-Vaya. Lo siento.

No quería... -No te preocupes. Fue hace tiempo.

Yo era muy niña.

Mi padre trabajaba en la mar...

...y un día...

...un día no volvió más.

El mar se lo tragó.

-Vaya.

¿Y tu madre?

-Con el tiempo supe que se murió al poco... de pena.

-¿Y Adelina es la única familia que te queda?

Bueno.

¿Seguimos?

Campanadas

Ave María purísima.

Sin pecado concebida.

¿Has conseguido salir de palacio?

Gonzalo me deja salir si voy acompañada de sus hombres.

Este es el único sitio donde no me pueden controlar.

¿Crees que confía en ti?

Tiene la esperanza de que nuestro matrimonio funcione.

Se comporta de forma más amable conmigo.

Sabe mentir muy bien.

Sería capaz de cualquier cosa...

...para conseguir lo que busca. No te dejes arrastrar, Victoria.

No me dejo arrastrar,...

...pero no es fácil.

Yo no he nacido para fingir mis sentimientos.

Solo te pido que seas fuerte y que no te rindas porque juntos podemos.

Mi única esperanza es Pablo.

Él tendrá más detalles sobre la muerte de mi padre.

Es que no le encuentro.

Las cosas no han sido fáciles en Barcelona.

No habrá podido ponerse en contacto.

Si le pasa algo a mi hermano, me muero.

Tranquila. No le va a pasar nada.

Me siento encerrada.

Cuando no es una puerta...

...o un muro,...

...es una reja...

...o una caja de madera.

Yo no soy libre, Ángel.

Y tú tampoco lo eres.

¿Y quién lo es?

No lo sé.

Será mejor que me vaya...

...porque van a sospechar.

Dame el valor que necesito.

Estoy contigo, Victoria, a tu lado...

...a cada momento.

No sale ni Dios hasta que no se escuche...

...el recado del señor marqués.

La situación en el burdel se ha complicado.

Y por lo visto ahora las zorras...

...se dedican a bajar del monte...

...hacia los gallineros en busca de sustento.

-Salvador.

-Suéltame, cojones.

-La taberna es el casino de los pobres.

Se bebe vino malo,...

...se fuma tabaco apestoso y se juegan partidas de mus,...

...pero no es lugar para citas con putas.

Da igual que sean de aquí o forasteros.

Esta es la última vez que repito...

...que está prohibido hablar con esas mujeres. ¿Entendido?

Y el que pase por alto...

...esta recomendación, que se atenga a las consecuencias.

¿Te ocurre algo?

No. Nada. Simplemente pensaba.

Anoche tuve... un sueño extraño.

¿Una premonición?

No.

Una pesadilla más bien. No te preocupes.

¿Qué tal tu día?

Bien. He estado con el niño.

Es tan pequeño.

Y Encarna se encuentra muy bien.

Solo me preocupa Pablo.

¿Por qué? ¿Si le ha pasado algo en Barcelona?

No me preocuparía. Sabe ingeniárselas.

Podrías mover los hilos para intentar localizarlo, ¿no?

Me pides ayuda.

¿Debería hacerlo'

Mis hombres dicen que fuiste a la iglesia.

¿Algún problema espiritual?

Bueno.

Algunos pecados que debían ser confesados.

Poca cosa imagino.

Sí. Sí. Sí. Poca cosa.

¿Sabes?

Yo también debo confesarte algo.

Hoy te he echado mucho de menos.

Ya es tarde.

Será mejor irme a dormir.

No te preocupes.

Haré todo lo que esté en mi mano para localizar a tu hermano.

Gracias.

Estuve en la cantina.

-Como todos los días, ¿no?

-Estaban los hombres del marqués.

-¿Y? ¿Ha pasado algo?

-No. Nada.

Pero si la cosa sigue así, tendré que robar, Alicia.

-No digas esas cosas. Verás como se arregla.

-¿Cuándo? -A su tiempo como todo en la vida.

-Cuando hundan la cabeza de todas en la mierda...

...o cuando terminen por matarnos de hambre.

-Tienes que confiar en mí.

Sé cómo arreglar ese asunto.

Ven.

Te voy a hacer olvidar todos los problemas.

-Lo siento, Alicia,...

...pero yo no tengo dinero para pagarte.

-¿Qué has dicho?

-Lo que has oído.

-¿Y eso?

-Tienes razón en que soy corto de entendederas, pero sé lo que pasa.

La gente ve y luego cuenta lo que ve.

-Es por el de la taberna.

-Sí.

-Ese hombre ha venido a ayudarnos. Confía en mí, Salvador.

-¿En qué consiste esa ayuda? ¿En que trabajes?

¿En acostarte con esos señores ricos?

¿En eso consiste?

-Creo que ya es suficiente.

Te pido que te marches.

-Claro que me marcho.

Prefiero dormir fuera...

...antes que compartir tu cama con otros.

Portazo

Salvador.

Salvador, escúchame.

-Alicia.

Alicia, yo...

-Es muy tarde y tengo que cerrar.

Buenos días.

-¿Qué haces aquí?

-Soy como los gallos...

...que se levanta al salir el sol.

-Aquí no eres bien recibido.

-Vamos, Vicenta.

Mira.

Como el queso y el botillo, no te gustaron...

-¿Eso qué es?

-Ábrelo, mujer.

-Casadiellas.

-En cuanto abrieron la tahona, allí estaba yo. Anda.

Prueba una.

-Hace que no las tomo.

-Te encantan.

-De eso hace ya mucho tiempo, Julio. Las cosas pasan...

...y los gustos también.

-Vicenta.

Esto podría cambiar si quisieras. ¿No te das cuenta?

Prueba una y dime.

-No voy a probarlas.

De nada te va a servir traerme cosas.

-Vicenta, no tiene sentido echar mano del pasado a cada paso que damos.

Te va a quemar el alma.

-O me quemo en el infierno. Es asunto mío.

-Y mío también, Vicenta,...

...porque la mujer que yo conocí,...

...era alegre y estaba abierta a la vida,...

...no guardaba rencor a nadie porque era generosa,...

...quería bailar, reír, que comprara casadiellas...

...y comerlas de dos en dos.

Me quitabas el sentido.

-Pues sí que estamos listos, ¿eh?

-Buenos días, Adelina. -Buenos días.

-Nos dé Dios.

-Me marcho que no quiero estorbar.

Hasta más ver, Vicenta.

-Y al salir cierre bien la puerta.

Últimamente no para de entrar gente.

¿Es que ese hombre...

...no tiene freno o es que tú no quieres ponérselo?

-No digas tonterías.

Buenos días. Buenos días.

¿Quieres que te sirva arriba el desayuno?

Este es el comedor del servicio, no el de los invitados.

Vicenta.

Si no es molestia, prefiero estar aquí con vosotras.

No sé. Ahí arriba me siento muy sola.

Bueno, como quieras.

-Rosalía. ¿Dónde se habrá metido?

¡Rosalía!

¡Rosalía!

¿Dónde te metes? Trae la leche.

La señorita quiere desayunar.

No te preocupes. No hay prisa.

¿Qué le habéis dicho a la chica?

No la riñáis. Me ha estado ayudando con los caballos.

-Parece mentira. Es aquí donde tiene que estar.

Casadiellas. Qué ricas.

Buenos días, Justo.

¡Ay! -Si es que no da una derechas.

No te preocupes. Mira...

...antes de desayunar...

...voy a dar de comer al niño.

Lo hizo el ama de cría.

Dejé claro que iba a ser yo quien criara de mi hijo.

Pero en tu estado...

...no conviene.

No quiero que un ama de cría lo alimente.

No sé qué tiene de malo. Aquí se hace así.

Es mi hijo... y yo decido.

Pero ¿qué tiene...

...de malo esa ama de cría?

Es la que alimentó a los hijos de los Osuna y bien gordos que están.

-Sabía que la íbamos a tener.

Lo sabía.

Música

Salvador.

Apestas a alcohol.

-Déjame.

Déjame. Estoy bien. -¿Y esas flores?

-Para Alicia. ¿Dónde está?

-En su habitación.

-Ahora está ocupada y no quiere...

...que la molesten.

-¿Ocupada?

¿Ocupada con quién?

-Con un señor...

No sé quién es.

Salvador.

Portazo

Así pues, señores,...

...mi labor será pronto conocida.

El país y la historia lo juzgarán...

...ya que nuestra conciencia está tranquila con lo emprendido.

Españoles, viva España y viva el rey.

(TODOS) ¡Viva!

Hugo.

Acepta este regalo... como compensación...

...por estropear la sorpresa del nombramiento.

Espero que no me guardes rencor.

Por supuesto que no.

El rencor es una de las muchas cualidades que poseo para el cargo.

Espero que entre esas cualidades...

...esté la precaución.

Al estar tan alto, el riesgo es no saber dónde está el peligro.

Tenlo siempre cerca.

Te sacará de apuros ahora que recibirás correo.

Padre.

Aplaudía con efusividad. Aplaudo...

...las palabras que vengan con buenas intenciones.

¿Podré yo aplaudir las palabras de su discípulo hoy en misa?

Ángel está perfectamente preparado y confiamos en él.

En ese caso me deja mucho más tranquilo.

Nos veremos luego en la iglesia.

Campanadas

Ya están tocando el ángelus.

La misa de tu hermano va a comenzar.

¿Qué te pasa, hijo?

-Llene la despensa, madre.

-¿De dónde sale?

-No empiece.

-No quiero dinero de esa casa ni a ti...

...entrando tal y como está todo. -Alicia no tiene que ver con esto.

-No mentes su nombre aquí.

-Muy bien. Como quiera.

-¿Qué vas a hacer, hijo?

-Esas campanas tocarán a muerto antes de acabar el día.

Ángel tenía razón.

Hay que acabar con el marqués.

-¡Salvador! -No se meta, madre.

Por lo que más quiera, tiene que ayudar a mi hijo.

Va a cometer una locura.

Vengo en busca del marqués.

-No está. ¿Quiere que le diga algo? -No.

No te molestes. Ya lo encuentro yo.

Por Dios. No puedes retrasar más la misa.

Los feligreses están nerviosos.

No veo a mi madre. Lo siento.

Empieza sin ella.

Ahora...

...es el momento de hacer de la justicia una realidad...

...para los hijos de Dios,...

...salir de la arena movediza...

...de la injusticia...

¿Qué es eso de la arena movediza?

-Nada.

Tonterías.

...hacia la hermandad.

Así sueño que algún día...

...los valles...

...serán cumbres, las montañas...

...serán llanas, los sitios más escarpados serán nivelados,...

...los torcidos se enderezarán...

...y la gloria será revelada...

...para unir...

...a todo el género humano.

Cuando repiquen las campanas de la igualdad y de la justicia...

...en cada aldea,...

...cada ciudad, cada mina,...

...celebraremos el día en que todos, sean patronos...

...u obreros...

...puedan juntar sus manos al fin...

...gracias a Dios.

Aplausos

Pues sí que empieza fuerte el cura.

"Simili modo...

...postquam cenatum est, accipiens et hunc praeclarum calicem...

...in sanctas ac venerabiles manus suas:

item tibi gratias agens,...

...benedixit,...

...deditque discipulis suis, dicens:

Accipite, et bibite ex eo omnes.

Hic est enim calix sanguinis mei,...

...novi et aeterni testamenti: mysterium fidei...

qui pro vobis et pro multis effundetur...

...in remissionem peccatorum".

Corpus christi.

Amén.

Corpus christi. Amén.

Corpus christi. Esta tarde.

Corpus christi.

Señor marqués.

-Creo que ya es suficiente.

Es hora de volver a casa, Salvador.

Venga. Vamos ahí. ¡Aupa!

Victoria Márquez.

Algo me decía que contaríamos contigo en la iglesia.

Por cierto, ¿qué te han parecido las palabras del sacerdote?

Sinceras.

Sinceras y muy comprometidas.

Igual que a mí. ¿Verdad que sí, Hugo?

Es el nuevo delegado del gobierno.

Ah.

Enhorabuena.

Para servir en lo que haga falta.

Tal vez te gustaría participar de las actividades para el ropero...

...de los pobres: meriendas, tertulias.

-Isabel.

Victoria es el prototipo de mujer española moderna,...

...de gustos y aspiraciones más refinadas y al frente de su negocio.

No le interesarán esas actividades. -Isabel.

Vamos a llevar velas a San Antonio de Padua.

Es el patrón de los pobres.

-Quería disculparme por lo que ocurrió la última vez que nos vimos.

Prefiero no recordarlo.

Comprendo.

Haré todo lo posible para que vuelvas a verme como a un caballero.

-Qué pesadas.

A mí eso de poner velas no me gusta.

Perdona.

Haz el favor de no hacer el ridículo y ponerme en evidencia.

-Hugo.

Con tu primera homilía has puesto en evidencia a esta santa institución.

Puedes estar satisfecho.

¿Los principios de justicia e igualdad la ponen en evidencia?

Sí, si se utiliza el púlpito para lanzar proclamas políticas.

La posición de la iglesia es clara: ser un enlace entre unos y otros...

...sin tomar partido.

¿No cree que no tomar partido, es tomarlo?

Creo que actuando así, no ayudas a esta gente.

Solo conseguirás que las cosas se pongan peor...

...para todos.

Bienaventurados los que tienen sed de justicia. Serán saciados.

Bienaventurados los que trabajan por la paz. Serán llamados hijos de Dios.

Mucho me temo...

...que no hay un revolucionario limpio de sangre.

-Bonito sermón...

...para un cura.

¿Tienes reproches?

Mis reproches son siempre los mismos.

La revolución es un acto de las masas. No se dirige desde arriba,...

...desde altares o gobiernos. No incito a la revolución.

Quiero justicia.

No se consigue nada sin violencia...

...de donde mana toda acción y reacción.

Es de Nietzsche y no estoy de acuerdo.

¿Cómo ibas a estar de acuerdo? No dejas de ser un cura.

Un hombre culto y sin miedo como tú...

...ayudaría a llegar a un acuerdo entre mineros y patronos.

El único hombre que no tiene miedo es el que no tiene nada que perder.

Y la mayoría de los mineros tienen mujer, hijos. Eso les hace débiles.

Eso podría darles motivos para seguir.

Las palabras cargadas de buenas intenciones no bastan.

La mayor parte de las veces hay que pasar a la acción.

Estoy aquí para arreglar un tejado.

Justo, acompaña a estos señores al invernadero hasta que esté lista.

Sí, señora. Seguidme.

Hola, Vicenta.

Victoria.

Hola.

Ayúdame a entretener a la escolta.

¿A la escolta?

Pero ¿cómo...

Bostezo

Ay, perdón.

¿Pasa algo?

¿Un poco más de limonada, señores? La señora está a punto de bajar.

Está muy fresquita.

-Gracias.

A los obreros les irrita la falta de autoridad...

...como con un padre.

De ahí al rencor al patrono hay un paso.

-Da gusto oírle hablar. ¿Café?

-Solo en España...

...pasa lo mismo.

-En Inglaterra también pasa igual.

Té para mí.

-Tienes razón.

¿Y cuál ha sido la solución?

Dejarles sin trabajo y disminuir...

...la producción. Hay que conservar...

...el honor por el trabajo para salvar la patria.

-No aguanto más sandeces.

¿Desde cuándo te interesa a ti la política?

-Desde siempre, padre.

Desde que he sido nombrado delegado más.

-Mal le irá a este país con esos nombramientos.

Y peor aún...

...le irá a la familia si descuidas a los astilleros.

-Desde mi posición... -No haces más que pasearte...

...de aquí para allá levantando la copa y soltando disparates.

Me voy...

...a dar una vuelta.

-Tranquilo, cariño, que tú no dices disparates.

Ya verás...

...cuando el rey te condecore. -No digo disparates.

Para eso te basta tú.

-No debe pagar el desplante de tu padre.

Isabel siente...

...gran respeto y admiración por ti.

Al final lo has conseguido.

Gracias a Vicenta.

Me gustaron las palabras que dijiste en la misa.

¿Ah, sí? Sí.

Eres de las pocas. Lo que dije no dejó contentos ni a unos ni a otros.

Victoria, tenemos que hablar de la mina.

¿Qué pasa?

El marqués ha conseguido enfrentar a los mineros.

Gonzalo no tiene poder sobre la mina.

A base de miedo.

¿Miedo?

Amenaza a todo el que se desmanda.

Los que luchan se enfrentan a los que quieren dejar todo como está.

Seguro que se puede hacer algo.

¿Se sabe algo de Pablo?

No.

Encarna no lo vio en Barcelona.

Que Encarna no lo viera, no significa nada.

Él es el único que nos puede ayudar.

Victoria, existe...

...otra vía para conseguir la anulación del matrimonio.

¿Cuál?

Hay una disposición...

...que contempla la nulidad...

...si el matrimonio no ha sido consumado.

Me tengo que ir.

¡Vamos, gandules!

La señora está esperando.

Cuando quieran, podemos irnos.

Siento tener...

...que informarle que probablemente hemos perdido de vista a su mujer.

¿Probablemente? O se pierde de vista a una persona o no.

Durante la espera en casa de la señora...

...creo que fuimos narcotizados.

Largo.

¡Fuera de mi vista!

Si me miras, no me concentro.

No me culpes.

Las cosas hermosas están ahí para ser contempladas.

Propongo un brindis.

Brindo por la confianza...

...que parece ser que poco a poco vuelve.

Por nosotros, querida.

Te comunico que he ordenado...

...a mis hombres que dejen de seguirte.

Eres libre de andar por donde quieras.

Acababan extenuados después de estar tras de ti.

Es que soy una mujer muy inquieta.

Lo sé. Lo sé.

Precisamente...

...es una cualidad que me enamora de ti.

Esa...

...junto con otras cosas.

Claro está.

De momento seguiré renunciando a mis derechos como marido,...

...pero no renunciaré a demostrarte...

...que no estoy implicado en la muerte de tu padre y que esto...

...es una calumnia de alguien que me odia...

...y que no hay razones para que desconfíes de mí.

Tarde o temprano te darás cuenta de esto y volverás a mí.

No hay otro camino, Victoria.

Tú y yo hemos nacido para estar juntos.

Me alegra escucharte...

...porque la confianza es fundamental.

Buenas noches.

Buenas noches.

Serás la sombra de mi mujer.

Quiero saberlo todo,...

...incluso las veces que respira al día.

Pasarás tan inadvertido que nadie sabrá si estás vivo o muerto.

Muchísimas gracias, señorita Santibáñez.

-Salvador.

Te presento al señor Baskerville.

-Encantado de conocerle.

-Tanto gusto.

-Es investigador privado.

-¿Es inglés?

-Bueno. Mi padre nació en Liverpool, una ciudad británica...

...y mi madre era de Hondarrivia. Así que mitad y mitad.

Señorita Santibáñez, me tengo que ir.

Todavía me esperan algunas horas de camino.

-Por supuesto. -La mantendré informada.

Pronto tendremos esas pruebas.

-Eso espero.

-Señor.

-Chicas, acompañad al caballero.

-Todo un placer, señoritas.

-Alicia.

Me gustaría disculparme.

Me he comportado como un idiota.

Solo...

Solo me queda darte las gracias por evitar que cometiera una locura.

-Las gracias dáselas a tu madre. Ella fue la que me avisó.

¿Entiendes ahora por qué tenía que dejarme ver con ese hombre...

...para que se pensara que era cliente? Él traerá...

...las pruebas contra el marqués de Castro.

Mi pasado queda ya muy atrás, Salvador.

Puedes estar seguro que si decido acostarme, no será por dinero,...

...si no porque siento algo por él.

Para terminar con Gonzalo te necesito a mi lado y no contra mí.

Tú y yo estamos juntos en esto.

¿Por qué no apagas ya la luz?

No puedo dormir.

-Pues ya somos dos.

-¿Qué te ocurre?

¿Te ha dado insomnio?

-Eso parece.

-No te preocupes. Eso es normal.

Tantas emociones no te dejan descansar la cabeza.

-Claro.

-Te prepararé una tisana para que descanses.

Esta vez me he dado más prisa y hasta llegan calentitos.

Vamos. A ver si no va a servir para nada la carrera que me he pegado.

-Vete de esta casa, Julio.

-¿Ocurre algo?

-Escúchame.

Yo no te guardo rencor.

Puede que el estar sola me haya hecho más dura.

Tenías razón. No era así.

-Pues claro, mujer. Tú siempre serás mi Vicenta.

-No, Julio.

Eso es lo que quiero que sepas.

Yo te quise.

Te quise con toda mi alma,...

...pero cuando te fuiste, te odié.

El tiempo todo lo cura y ahora veo las cosas de otra forma.

Ya no te odio, Julio,...

...pero se acabó traerme regalos.

-Lo hago por ti...

...para que veas que te quiero bien.

-Ese es el problema, que yo ya tengo quien me quiera.

-¿Y tú lo quieres a él?

-Sí.

-Entonces no se hable más.

Se trata de Justo.

-No. No. No. Déjalo. No quiero saber quién es.

-Él no sabe que has vuelto. Bueno. Ni siquiera sabe que existes.

Y querría que siguiera igual.

-Y así seguirán siendo.

Por eso no tienes que preocuparte.

Un caballero sabe cuándo retirarse a tiempo.

No lo hago solo por ti, Vicenta.

No debí marcharme.

No debí hacer lo que hice.

No sabes cuánto te he echado de menos durante estos 20 años.

Adiós, Vicenta.

Esto es más de lo que teníamos acordado.

Lo bien hecho debe ser bien pagado.

Me dijiste que estabas acostumbrado a trabajar con el hierro.

¿Dónde aprendiste?

Unión de metalúrgicos.

¿Estás sindicado?

A los 12 años dejé las clases de religión. Ni hice la comunión.

Eso no te hace herrero.

Un amigo de mi padre había montado un taller de herrería en León.

El hombre era de asocialistas.

Cuando se enteró que no comulgaría,...

...me llevó al taller.

Me acuerdo que un día me dijo:

"Ventura, vas a ser un buen forjador porque pegas fuerte,...

...pero hace falta inteligencia para saber dónde golpear".

Ven a la reunión con los mineros y verás que no hace falta golpear...

...para acabar con los problemas. No.

No perderé el tiempo en asambleas.

Este país lo gobiernan militares y caciques.

Y esta gente no entiende de reuniones de obreros.

Ángel, ándate con ojo.

Los pistoleros del marqués no han dicho la última palabra.

Querida, deja lo que estás haciendo y préstame atención.

Tengo que darte una gran noticia.

Como sabes, en breve se hará oficial mi nombramiento...

...y habrá una celebración.

-¿Yo podría asistir?

-Esta vez están invitadas las esposas.

Así que ya puedes escoger...

...uno de esos vestidos que te regaló Victoria.

Quiero que estés exultante para ese día.

-Ay, Dios mío, Hugo.

Se avisa con tiempo. ¿Sabes lo que tengo que preparar?

Señor.

¿Y qué? ¿Él cómo reaccionó?

¿Se enfadó mucho?

-Ni un mal gesto.

-Ya.

¿A que te encuentras mejor sin ese peso todo el día?

-Puede ser.

No sé.

Sí.

Julio siempre ha sido muy alegre.

Por mucho que le pasara siempre te salía con algún chiste.

Yo nunca le había visto así.

-Bueno.

Venga. Otra copita de esto y ya verás cómo se te arregla el cuerpo.

Y bajas de las nubes que yo a esta Vicenta no la conozco.

-Estaba tirado en el suelo del salón.

-Virgen santísima. El jarrón. Mira, Vicenta.

Esto es el colmo. Pedía a Rosalía que pasar el plumero...

...pensando que nada malo iba a pasar y mira. Mira.

No puede seguir en esta casa.

No da una y me muero de vergüenza.

-Bueno, pues lo que tú digas. Si lo crees conveniente, se la despide.

-Pues sí. -Pero, bueno.

Ni se ha acostumbrado al uniforme y ya la queréis echar.

-Pues es verdad.

Que se quede en casa hasta que encuentre otro sitio.

-Sí. Eso será lo mejor para todos.

Me va a oír.

-Se me olvidaba. Mira.

Han devuelto esto.

-El telegrama para Pablo.

¿Y tú y yo qué vamos a hacer?

Discuten

¡Por favor, un poco de orden!

Pronto mejorarán vuestras condiciones de trabajo.

Eso llevamos oyendo toda la vida y no pasa nada.

Estamos hartos de buenas palabras.

Hechos. Queremos hechos.

-Queréis que nos dejen sin trabajo. No pararéis hasta conseguirlo.

Así es como quieren veros, separados unos de otros,...

...debilitados por enfrentaros.

No entendemos por qué ahora va a ser diferente.

Porque ahora decido yo.

¿Y los hombres del marqués?

Vengo sola.

Esperad a que mi mujer haya abandonado ese tugurio.

Después entrad y dad un escarmiento al que se encuentre allí.

¿Qué hacemos con el cura?

¿Qué le vamos a hacer?

Más se perdió en la guerra de Cuba.

No creo que se atrevan a entrar,...

...pero es inevitable que las chicas sientan miedo.

-Yo me encargaré.

Vigilaré por las noches y dormiré por el día. Así no habrá problemas.

-Malditos hombres. Quieren crisparnos y lo están consiguiendo.

-Tranquila, Alicia.

-Las chicas son como mi familia.

Tú lo sabes.

Confían en ti, Salvador, y yo también.

Eres lo único seguro que tenemos.

Lo único que tengo.

-Mientras yo esté aquí, no os pasará nada.

En estos momentos la mina es de mi propiedad.

Por eso os puedo garantizar el descanso...

...durante la jornada dominical y un aumento de 50 céntimos.

¿Qué me decís?

De acuerdo.

Mañana anunciaré mis nuevas medidas para que las pongan en marcha.

Gracias por esperarme y por confiar...

...porque he faltado mucho tiempo.

Buenas noches.

Buenas noches.

Victoria.

Gracias. Mi padre hubiera hecho lo mismo.

Hola, Vicenta.

Perdóname.

Ya sé que me pediste que no volviera,...

...pero no he podido remediarlo.

He venido porque necesito oír antes de desaparecer para siempre...

...que es cierto que existe otro hombre.

Si eso es cierto, te juro que nunca volverás a saber más de mí.

¿Lo que dijiste es verdad?

¿Me has olvidado del todo?

¿Has puesto a otro en mi sitio?

-Bueno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Señora - Capítulo 15

10 dic 2012

La adopción de Encarna y su hijo en casa de los Márquez desata la inquietud y da pábulo a las suposiciones sobre el incierto paradero de Pablo.

Histórico de emisiones: 08/06/2009

 

ver más sobre "La Señora - Capítulo 15" ver menos sobre "La Señora - Capítulo 15"
Programas completos (38)
Clips

Los últimos 131 programas de La Señora

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mar

    Cuando ví la serie en televisión quedé enamorada de la historia. Los protagonistas no podían ser mejores.. Gracias por permitirnos ver la serie de nuevo a través de la red. Estoy emocionada!!!!

    07 nov 2013
  2. Maria Elena C.

    A Virginia Yague me gustaria recomendarte que que hagas la 4ta temporada para que nos des otro final, un final digno de una grans novela, Toda excelente pero un horrible final estoy indignada chica

    27 ene 2013
  3. Maraelena

    Señores ¿Que pasa que no se puede ver el video? Por mucho que le de a la flecha no adelanta. Esta pasmado.

    11 dic 2012
  4. beatriz

    que escena tan preciosa de Angel y Victoria en el acantilado, mirando como juguetean unos niños con su cometa, que es como ellos mismos se conocieron!

    10 dic 2012