La noche temática
­ ­ ­ ­

La noche temática

Los sábados en la 23:00 h.

Síguelo también en directo en RTVE.es

Presentado por: Gladys Marín | Antonio Skármeta | Cayetana Cabezas | Dirigido por:  | Juan José Mardones | José María Llamas

La Noche Temática comenzó su andadura en La 2 de TVE en octubre de 1995. A lo largo de su trayectoria, el programa ha conseguido unos índices de audiencia muy por encima de la media de la cadena y una aceptación por parte del telespectador que se ha mantenido prácticamente inalterable en el transcurso de los años.

La Noche Temática utiliza un formato poco habitual en la programación de las televisiones generalistas. Un formato interesante y distinto, abordar un mismo asunto desde distintas ópticas en una combinación de documentales, apoyado en ocasiones con largometrajes. Un espacio abierto a todos los conocimientos, que explora todas las corrientes de ideas, abierto a la innovación y al cambio.

Los contenidos de los documentales de La Noche Temática facilitan una mirada a los acontecimientos que han marcado el último siglo y a los asuntos que marcan las tendencias del actual. El programa invita cada semana al telespectador a perfeccionar sus conocimientos, a analizar los más importantes acontecimientos de la historia, a profundizar en los temas sociales, a conocer a fondo personajes relevantes, a descubrir otros horizontes y a entender otras culturas.

El equipo del programa utiliza una gran parte de sus recursos e infraestructuras en la búsqueda de las mejores piezas documentales que existen en el mercado mundial para proponer al espectador tanto obras originales como obras de patrimonio, nuevos talentos y valores seguros, formas sorprendentes y formas clásicas.

Este contenido solo está disponible para España y Andorra por restricciones de derechos.

5799588 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años La noche temática - 1968, la revuelta global: Diez años que sacudieron el mundo - ver ahora
Transcripción completa

Los tiempos están cambiando.

En 1968,

una ola invade el planeta.

empezó a crearse antes, en 1965,

para romperse unos años más tarde, en 1975.

La juventud, en todo el mundo,

se levanta en contra de la vida que se le ofrece.

Sociedad, política, cultura, el rechazo es total.

El mundo que se ha reconstruido

sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial

gira muy lentamente.

La reivindicación: una nueva sociedad.

Una partida, como decía Rimbaud,

a la afección y al ruido nuevos.

Sobre todo al ruido.

En mayo de 1968,

estudio cine en IDHEC, en París.

La escuela está ocupada por los alumnos,

el material de rodaje sale día y noche a la calle,

a grabar lo que los franceses llaman los "sucesos".

La visión que tengo de esta época es fragmentaria.

Como Fabrizio de Stendhal

no me daba cuenta de que había vivido la batalla de Waterloo;

en fin, las barricadas de la calle Gay Lussac...

Cincuenta años después, me pregunto.

Entre los recuerdos de veteranos de guerra

y los ajustes de cuenta políticos,

¿cómo se puede analizar ahora este giro en la historia?

¿Cuál es el legado, las resonancias?

Una cosa es cierta,

el fenómeno ha sido global.

París, Berlín, Londres, Sao Paulo, Tokio entre otros.

Las revueltas

que invadieron las calles de las grandes ciudades

son tan numerosas

que es imposible del todo mencionarlas.

Es ese momento de cambio que busco entender.

He aquí imágenes, sonidos,

algunas piezas del rompecabezas

de un cambio del mundo con euforia y violencia.

Y si algo que conecta todos estos movimientos de protesta,

es la guerra inmoral

de la primera potencia mundial contra un país desfavorecido.

Una guerra que durará toda la década.

Estados Unidos entró en la guerra de Vietnam

para proteger los intereses capitalistas

y los intereses imperialistas de Francia, por ejemplo.

Y al mismo tiempo,

Estados Unidos estaba roto con sus propias contradicciones,

con la cuestión racial.

Profesaba ser democrático

y que iba al Sudeste de Asia

a defender la democracia,

aunque en Estados Unidos,

los derechos de los Afroamericanos y muchas otras minorías

eran gravemente reprimidos.

Recuerdo junio de 1964.

Tres activistas de derechos civiles,

Michael Schwerner, Andrew Goodman y James Chaney

se encuentran acribillados a balazos,

cerca de la pequeña ciudad de Filadelfia,

Misisipi.

El Estado rechaza perseguir a los supuestos asesinos,

miembros del Ku Klux Klan,

antes de que las autoridades federales intervengan

y que se les condene a 10 años de prisión.

Todavía es necesario combatir

para que los derechos de las personas negras

sean reconocidos.

Pero por lo menos,

el largo camino que hemos recorrido,

ha servido para algo.

Pienso en mis padres,

cuando mis padres se casaron era ilegal que se casaran.

Mi padre era blanco, mi madre era negra, y era ilegal.

Mi padre era abogado de derechos civiles.

Mis padres fueron echados de la ciudad

y perseguidos por el Ku Klux Klan y la policía.

Recuerdo que el Klan

había amenazado con quemar nuestra casa

porque mi padre luchaba por la diversidad en los colegios

y el saneamiento de los barrios negros.

No estábamos a salvo en ningún lado.

Mi familia es de Alabama del Sur

Mi padre es de Tennessee,

mi madre de Virginia.

En el Sur,

la gente negra estaba adaptándose al concepto de no-violencia

como medida de acción política, pero no a diario.

Todo el mundo conoce la violencia potencial

en un estado del Sur racista.

Cada familia posee armas.

La gente sabe que tiene que defender su vida,

que la policía no irá a ayudarles,

Si el Klan va a por ti, estás sólo.

En ese momento era estudiante en Nueva York

donde estallaba esta noción de cultura negra, de orgullo negro,

de belleza negra.

El poder negro, el Black Power,

era más peculiar

porque venía de la lucha

por los derechos civiles de Misisipi.

Una lucha muy, muy valiente.

Los militantes que participaban eran, para mi

y para muchos de mi generación, heroicos

porque se enfrentaban

al estado más violento y racista de Estados Unidos

en una lucha no-violenta

y llamaban al poder negro.

Era increíble, extraordinario.

Todo el país reaccionó.

En la oscuridad de mi Inglaterra natal,

California me parecía como un sueño de sol, de cine y de música.

¡Lo que se llama California Dreamin’!

La facultad de Berkeley

es una de las más prestigiosas de Estados Unidos.

Allí empezaron un gran número de movimientos de protesta

de los años 60.

Al final del verano,

los estudiantes vuelven de Misisipi

donde habían ido a apoyar el movimiento por los derechos civiles.

Y pensábamos que este movimiento iba a seguir creciendo y organizando.

Pero a nuestra vuelta a Berkeley,

la administración de la universidad

publicó un decreto prohibiendo cualquier actividad

relacionada con la expresión de opiniones sociales o políticas

en el campus.

Y el origen de este decreto,

casi seguro que eran grupos empresariales conservadores

de San Francisco.

Debieron ejercer presión sobre la universidad:

"No queremos que el campus de Berkeley

se convierta en una base de protesta.

Controlad a vuestros estudiantes y permaneced de nuestro lado.

" Aquí nace el Movimiento Libertad de Expresión.

Y era tan solo un tipo de compromiso que crecía y crecía

y era confuso y daba miedo,

y era frustrante.

Pero tenía lugar en un campus universitario.

Nunca olvidaré lo que me dijo un día uno de mis primos:

"Vine aquí para ir a la escuela de negocios,

y lo único que hacemos

es hablar de este maldito movimiento para la libertad de expresión."

Lo que quería decir,

es que era lo único que le importaba a la gente.

El Movimiento para la libertad de expresión en Berkeley

era un movimiento extremadamente importante

que intentaba despojar a la administración de la universidad

del derecho a prohibir las actividades políticas

en el campus.

Era un movimiento que intentaba hacer de la universidad

un espacio protegido,

aceptado y seguro para el diálogo abierto

y el diálogo crítico.

Implicaba también

dejar expresar puntos de vista críticos

sobre la administración

con opiniones tal vez comunistas o socialistas.

Había muchos puntos de vista muy duros

sobre la universidad,

pero también sobre el estado de California.

Nos preguntábamos si el Estado podía decidir legítimamente

sobre el contenido y los métodos de enseñanza.

Una pequeña minoría de beatniks,

radicales y abogados con discursos indecentes

deshonraron una gran universidad.

El campus se convierte

en un punto de encuentro para comunistas

y un centro para encuentros sexuales impropios.

Los casos son tan graves, tan contrarios a toda decencia,

que no podría mencionarlos todos por aquí.

Los encuentros sexuales impropios eran descarados.

El olor a marihuana era común en el edificio entero.

Empezó un año atrás

cuando se les permitió a los llamados abogados de la libertad de expresión

que no valoran la libertad,

asaltar y humillar a la policía en el campus.

En ese momento

se debería haber parado a los líderes

y haberlos expulsado de la universidad.

Ronald Reagan emergió

como el nuevo líder de la derecha republicana en California.

La cuna de todas las protestas le sirvió de trampolín,

porque hizo campaña en contra de todo eso:

contra los estudiantes que protestaban,

contra los alborotadores en Watts,

contra los que reclamaban una atenuación de las leyes

sobre el alojamiento

que acabaría con la discriminación racial.

Reagan se ha opuesto a todo eso

y se convirtió en el líder de la nueva derecha americana.

Llega un momento

en que la operativa de la máquina

se hace tan odiosa que da náuseas,

y ya no puedes participar, ni pasivamente.

Y hay que poner el cuerpo

sobre los engranajes y sobres las ruedas,

sobre las palancas, para parar esa máquina.

Tienes que decir a la gente que la hace funcionar,

a la gente que la posee,

que hasta que no sean libres, se quedará bloqueada!

Los decanos se acercaron a mi y me pidieron mis papeles y les dije:

"Lo siento, no estoy autorizado a enseñarles mis papeles".

Entonces dijeron:

"En ese caso tendremos que arrestarlo".

Y me arrastraron

y llevaron hasta el coche de la policía.

había gente sentada delante y atrás.

En pocos minutos

cientos de personas se amontonaban alrededor del coche

para impedirle arrancar.

La multitud crecía.

De pronto,

había 2 o 3 personas hablando encima del coche de la policía.

Estuve en ese coche 32 horas.

Solo hice lo que cualquiera de mis compañeros

de todas esas organizaciones hubiese hecho.

Así que cayó sobre mi por suerte.

No soy un mártir.

Recuerdo pasear en el campus de Berkeley

mientras había manifestaciones.

La gente solo discutía.

Y yo pensaba que cualquiera,

tras vivir esto,

estaría por siempre insatisfecho con la banalidad de la vida.

Hay una pequeña ciudad en Nueva Jersey

donde las cosas están floreciendo!

Hay una fiesta en casa del Sr. Benny Mark,

una fiesta de tupperware y muy divertida.

¡He aquí la verdadera vida!

Creo que la desigualdad racial perdura

porque las naciones enteras están construidas sobre ella.

Se basan en desigualdades, desigualdades raciales.

La riqueza,

en el sentido occidental de la palabra,

no habría existido primero

sin la masacre de los nativos e indígenas

y luego la esclavización de los africanos.

El capitalismo y el racismo contra los negros van de la par.

Para mi,

combatir el uno sin combatir el otro

estará destinado al fracaso.

Los disturbios de Watts, Los Ángeles, agosto 1965.

A pesar de las leyes sobre derechos civiles

la comunidad negra sufre a diario discriminación racial.

Sólo hizo falta una chispa para que todo explotara.

6 días de violencia, 34 muertos.

Estados Unidos se despierta al borde de la guerra civil.

Era una especie de revuelta ciega y errónea

contra la sociedad y la autoridad,

por parte de gente que, por ciertos motivos,

se sienten extranjeros a su nación, a su familia en muchos casos,

y a ellos mismos.

Llenos de odio por ellos mismos,

de frustración y desesperación por su difícil situación,

adoptaron consciente o inconscientemente

estos métodos.

No creo que esos disturbios fuesen organizados.

Lo que hicieron los años 60

es permitir a los conservadores decir:

"Es la izquierda la que ataca vuestras instituciones.

Los de izquierdas se ponen del lado

de los revolucionarios negros de las calles,

fabrican y lanzan bombas.

Son ellos, los extremistas!" »

Nosotros llamamos al americano medio que quiere conservar su casa,

su propiedad, su barrio, su ingreso y cuenta bancaria.»

Así que había una especie de popularismo

que se dirigía a la clase media, lo que es una paradoja.

Pero esta es siempre la base del popularismo americano.

En el interior del país,

el FBI vigilaba a los activistas de Derechos Civiles

y a los estudiantes.

En el exterior,

la CIA se esforzaba

por impedir la instalación de cualquier régimen de izquierdas

en América Latina.

Como en Brasil.

Sao Paulo,

12 millones de habitantes.

La ciudad más grande de América Latina actualmente.

Primer centro económico de Brasil,

y el más diverso culturalmente.

El fin del mundo para mí en 1964.

Pero pude ver las imágenes de las botas militares

que iban a aplastar al país durante veinte años...

En medio del alboroto de la ciudad,

un islote de calma y de verdor:

el convento Sao Paulo.

Aquí trabaja Frei Betto, hermano dominicano,

teólogo de la liberación, escritor, militante político.

Cuando hubo el golpe de estado, en abril de 1964,

fueron los estudiantes los que más se movilizaron.

Yo formaba parte de ello.

La represión fue brutal:

encarcelamientos, asesinatos...

El 6 de junio de 1964, me arrestaron por primera vez.

Dormía en un apartamento de Acción Católica,

en el barrio de Laranjeiras, en Río,

cuando lo invadieron soldados de la Marina armados con metralletas.

Nos encarcelaron a todos.

Todos los golpes de estado militares

que han tenido lugar en América Latina

durante los años 60 y 70

fueron apoyados por la CIA y por el gobierno estadounidense.

Porque Estados Unidos

no tolera que un país sea democrático

si no es bajo su tutela.

Me secuestraron cuando tenía cinco años

y me retuvieron durante seis meses...

Me ha marcado profundamente.

Mi padre fue arrestado dos veces.

Pasó más de cinco años en la cárcel.

Mis seis meses de cautividad me forzaron a madurar

y a ser adulta muy pronto...

para proteger a mi hermano pequeño,

protegerme,

apañármelas en esta situación.

Durante seis meses

no supe ni donde estaban mis padres ni lo que había pasado.

Conservaré siempre de ello...

la cicatriz.

Empecé a sentir aquello de lo que hablan Primo Levi y tantos otros:

la necesidad de contarlo...

para que esta experiencia sirva,

para que todo no haya ocurrido... por nada.

Para que no se pierda.

Y para desarrollarlo,

hay que recordar lo que sucedió e intentar entenderlo.

Todos los países, y sobre todo Estados Unidos,

que participaron activamente en ese golpe de estado,

hicieron como si se tratase de un proceso absolutamente legal...

respetando no sólo las leyes,

sino la Constitución

y todos los procedimientos habituales.

¿Qué es lo que rompe ese proceso?

En mi opinión fueron dos cosas.

Progresivamente...

mediante una serie de actos institucionales,

disuelven el Congreso,

eliminan los partidos.

Se instaura la censura.

Pero nada de eso impacta tanto a la opinión pública

como la tortura y las muertes.

Esto, no se tenía que saber para nada.

Tortura y muerte,

pero no sólo en Brasil.

A partir de 1965, es una escalada.

Estados Unidos interviene masivamente en Vietnam,

alistándose en una guerra terrestre en el Sur

y bombardeando a diario el Norte.

Era estudiante en Hanói.

Vivíamos en una economía cerrada. A duras penas me podía alimentar.

Entonces, cuando fui a la jungla, fue muy duro, por supuesto,

pero se podía soportar.

Era mucho más duro para un joven americano de Boston o de Nueva York.

Él, estaba acostumbrado a vivir con lujos...

en un mundo tan encerrado

que si su vecino hacía mucho ruido, podía quejarse a la policía.

Así que,

sufría mil veces más que nosotros en la jungla tropical.

En 1965,

3.500 marines desembarcan en las playas de Da Nang.

En 1967,

hay casi 500.000 soldados americanos en el Sur de Vietnam

y un tercio de ellos son reclutas.

Muhammad Ali,

campeón del mundo de boxeo peso pesado

rechaza alistarse para ir a luchar a Vietnam.

Se le retira su título y ya no tiene derecho a boxear.

Mi consciencia me impide ir a disparar a mis hermanos,

o gente más oscura,

o algún pobre,

gente hambrienta,

para la potente América.

Nunca me llaman negro, ellos.

No ayudaré a aquellos que nos privan de derechos.

Si tengo que morir, será luchando contra vosotros.

Sois vosotros mi enemigo.

Lejos, muy lejos de Vietnam,

los días pasan apaciblemente

en la orilla del mar helado de Brighton

donde, de niño, pasaba las vacaciones.

En 1965 el cambio de generación explota en Inglaterra.

La juventud inglesa estaba muy poco politizada.

Expresaba sus frustraciones de otra forma.

En las peleas organizadas

entre los mods y los rockers en la playa de Brighton en 1964

por ejemplo.

Los rockers, vestidos de cuero negro

conducen motos exclusivamente inglesas

y les gusta el rock de los años 50.

¿Y por qué no?

Los mods, con trajes y parca sobre sus scooters

escuchan soul americano

y grupos mods ingleses como los Who.

Los jóvenes rebeldes británicos,

ociosos y nacidos en medios modestos,

hacen estremecer a los jueces y a los profesores,

que no entendían nada.

Londres, o Inglaterra en los años 60,

era aún el reino del establecimiento de la preguerra...

Después de la guerra,

la mayoría de los políticos y de la gente del poder

sólo había querido recuperar las viejas costumbres.

Lo que conmocionó a Gran Bretaña,

fue el hecho de que la gente de mi generación

estaba más instruida que sus antepasados.

Por lo tanto,

los padres ya no se consideraban como mentores.

Los míos dejaron el colegio con 14 años.

Así que nos volvimos hacia la Beat Generation, los jazzman americanos,

los cineastas franceses, los filósofos alemanes...

Era como si toda una generación buscara,

alrededor de ella misma,

modelos mejores de vida.

No podíamos estar satisfechos con nuestro antiguo sistema de clases,

con la Reina y con todo el resto.

Gran parte de la juventud

buscaba ideas en otras partes casi como en un supermercado.

En 1965 Milles organiza una velada de poesía

en el Royal Albert Hall de Londres

junto a poetas de la generación beat americana

como Allen Ginsberg.

Fue uno de los sucesos culturales más memorables de la época.

El poeta inglés Adrian Mitchell

causa la gran sorpresa

con la potencia de su poema Tell me lies about Vietnam.

Oigo algo quemarse

Espero que sea sólo en mi cabeza

Sólo están arrojando bombones Y guirnaldas de margaritas

Así que tapadme la nariz con ajo

Cubrid mis ojos con mantequilla

Rellenad mis orejas con plata

Meted mis piernas en escayolas

Mentidme sobre Vietnam

¿Dónde estabais en el momento del crimen?

En el cenotafio bebiendo del jarrón

Empapad mi lengua con whisky

Tapadme la nariz con ajo

Cubrid mis ojos con mantequilla

Rellenad mis orejas con plata

Meted mis piernas en escayolas

Mentidme sobre Vietnam

Hacéis entrar vuestros bombarderos

Y hacéis salir vuestra consciencia

Manipuláis a los hombres

y los retorcéis en todos los sentidos

Frotad mi piel con mujeres

Empapad mi lengua con whisky

Tapadme la nariz con ajo

Rellenad mis orejas con plata

Meted mis piernas en escayolas

Mentidme sobre Vietnam

Mi generación ha sido colmada con imágenes de la guerra de Vietnam.

No recuerdo haber pasado un solo día, entre los 18 y 24 años,

sin ver un cadáver en la televisión.

Los años sesenta fueron a la vez años horriblemente dolorosos,

espantosos,

y años llenos de utopía para el futuro.

Los trenes que transportan las tropas hacia la base de Oakland,

en la bahía de San Francisco,

justo al lado de la facultad de Berkeley,

se convierten en el objetivo de manifestantes.

Las marchas contra la intervención en Vietnam toman cada vez más peso.

La banda sonora

son las canciones protesta

en la tradición de las baladas anglosajonas,

que cantan las luchas de los oprimidos frente al poder.

Canciones que he hecho trizas en una guitarra desafinada

durante las manifestaciones en Londres.

Afortunadamente había gente que cantaba un poco mejor que yo.

Tengo la impresión, y es probable, que toda esa gente en Newport,

que tienen pinta de ser chavales...

Tiene que haber una alternativa al estilo de vida que se les propone.

Las cosas importantes, como la verdad,

la verdad y el amor,

se han enterrado en esta sociedad.

Están enterradas,

nos burlamos de ellas.

Si la gente no vuelve a ellas,

no creo que vivir tenga sentido.

Ho Chi Minh, Mao Zedong, Fidel Castro, Che Guevara;

los que se manifiestan en todas partes del mundo

hayan su inspiración en algunos símbolos revolucionarios.

Y tengo que admitir,

que para el estudiante que era,

el Che con su boina impasible era el más fascinante.

Asi entendemos,

los revolucionarios cubanos,

nuestro deber internacionalista.

Asi entiende nuestro pueblo sus deberes,

porque entiende que su enemigo es uno,

el mismo que nos ataca a nosotros.

Enero de 1966:

los líderes revolucionarios del mundo entero

estaban reunidos en La Habana

por iniciativa del independentista marroquí Mehdi Ben Barka,

del dirigente guineano Amilcar Cabral

o también del Che Guevara.

Iban a participar en la primera conferencia tricontinental.

Símbolo de la resistencia de los pueblos oprimidos,

Cuba encarna entonces la tercera vía.

Joven profesor de filosofía,

Régis Debray viaja a Cuba desde 1961.

Se hace cercano a Che Guevara y a Fidel Castro

que le invitan a la conferencia tricontinental.

En 1967,

sigue al Che a Bolivia

donde pasará cuatro años en la cárcel.

La tricontinental retoma el Tercer Mundo,

la idea es de reunir tres continentes,

los no-alineados versión dura,

ofensiva,

para estar a igual distancia de la Unión Soviética y de China.

La Unión Soviética es muy sabia, y China muy loca.

Así que en el fondo, si lo desean,

tal vez un poco megalómana,

pero la idea es

que vamos a proponer algo nuevo a la humanidad.

El destello al Este,

que había sido el comunismo,

se estaba apagando,

y un destello al Sur estaba a punto de nacer.

Si Cuba, que es un país tan pequeño comparado con Brasil,

un país sin ningún recurso tecnológico o industrial

ha sido capaz de llevar la revolución,

nosotros podríamos hacer lo mismo en Brasil.

Esa era la idea que nos animaba.

Hasta en mi celda,

durante mi segunda estancia en la cárcel que duró cuatro años,

escuchaba una radio clandestina

que emitía los discursos de Fidel.

Podíamos sintonizar la radio de La Habana.

Fidel Castro marca el tono.

Allí donde la revuelta castiga,

es hora de responder a la violencia del imperialismo

con la violencia armada de la revolución.

La conferencia tiene como propósito unir los pueblos de Asia, África

y América Latina

en una lucha solidaria.

Para el Tercer Mundo el adversario es común:

Estados Unidos,

sus multinacionales

y las potencias coloniales que la sostienen.

Dos actores importantes no están en la fiesta.

Mehdi Ben Barka,

misteriosamente "desaparecido" en París

y Ernesto Che Guevara,

que se ha ido al Congo a exportar la revolución.

Vamos a leer

una carta

del compañero Ernesto Guevara:

Siento que he cumplido la parte de mi deber

que me ataba a la revolución cubana en su territorio

y me despido de ti,

de los compañeros, de tu pueblo,

que es ya es mío...

Otras tierras del mundo

reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos.

Nos emocionaba el idealismo del Che Guevara

y su espíritu internacionalista.

De hecho,

a mis ojos es el San Francisco de la política.

Porque, como Jesús y muchos otros,

no vivió por él mismo,

quiso donar su vida

para que otros pudieran vivir.

Todo eso tenía un gran papel en nuestra motivación,

nuestro místico revolucionario.

Pero no todo el mundo está de acuerdo.

Los de izquierdas glorifican a Che Guevara,

aunque era un personaje abominable,

un asesino

que mató a sangre fría a niños de 13 años,

un maoísta vil...

Pero para ellos,

era un símbolo.

"Esta es la historia de un fracaso".

Es con estas palabras que Che Guevara empieza su diario

en el Congo,

diario que termina así:

"Durante estas últimas horas en el Congo,

me he sentido sólo como nunca antes."

El Che va allí,

no para derramar algo,

sino para apoyar algo que ya existía.

Y se había hecho una idea del movimiento congoleño

que no correspondía a la realidad.

Así que se lleva una decepción

y muy rápido

una especia de separación cultural

en un equipo de una veintena o treintena de cubanos,

negros todos negros.

Pero una mentalidad que no llega a asentarse realmente

con la mentalidad local

y que acaba creando un cierto malestar.

La presencia del Che, en el país,

se justifica por el deseo de instalar una sociedad comunista

prácticamente al gusto de la Unión Soviética.

Tenemos una especie de duplicado de la Guerra Fría

en el interior de este imperio del Congo.

"África tiene la forma de un revolver

cuyo gatillo está en el Congo",

escribía Franz Fanon

en Los condenados de la tierra,

libro que circula entonces de mano en mano.

En 1960, Patrice Lumumba,

artesano de la independencia del Congo belga,

imagen del anti-colonialismo y apoyado por la URSS,

pasa a ser primer ministro.

Las riquezas del Congo atraen la codicia.

En enero de 1961,

el asesinato de Patrice Lumumba

muestra que la descolonización de los países africanos

no conducirá a regímenes izquierdistas .

En esos años 60,

el Congo ya pierde a un hombre de gran renombre,

Emery Patrice Lumumba,

con la complicidad de los belgas y de los americanos,

y de la CIA que está en el interior.

El Congo empieza a sufrir alborotos

que conducirán a consecuencias ulteriores en la región.

En 1965,

Mobutu derriba al presidente Kasa-Vubu

mediante un golpe de estado

y se convierte en amo del país,

aplastando la rebelión estudiantil de 1969.

Mobutu instalará su régimen autoritario

hasta en 1997.

En los años 1968-1969, hay revoluciones en Europa.

Y entonces de forma indirecta

en África hay esta mirada que llevamos hacia Europa.

Hay esa mirada que llevamos hacia esos estudiantes que toman plazas,

que lanzan adoquines a derecha y a izquierda.

Que desmontan el poder establecido.

Y las consecuencias eran directas

ya que no hacía más que 5, 7 u 8 años

que nos habíamos liberado del yugo colonial.

Mayo de 1968 pudo ser un momento de revolución del lado europeo,

de la libertad y otros,

pero paradójicamente en África,

los años 60

son los años

en que los dictadores se están enriqueciendo

para instalarse al poder

y tal vez

ofrecer la cara del África desequilibrada

que tenemos actualmente.

Los movimientos estudiantiles que menciona Alain Mabanckou

ya hacían hablar de ellos en Europa en 1967.

En Italia por ejemplo.

En esa época, el mundo estaba dividido en dos.

Había dos caras.

Era redondo,

pero redondo como una moneda, no como una pelota...

Eran dos caras de una misma moneda...

que intentaban derrumbarse la una a la otra.

Eso hacía

que toda la superficie mundial fuese sensible a la tensión.

Hasta un lugar tan alejado como Vietnam...

concentraba él conflicto

y todo el esfuerzo de derrumbo.

Era como un epicentro.

Los estudiantes fueron los detonantes, en Italia...

de una carga explosiva que estaba allí,

pero que necesitaba prenderse.

Por supuesto había una gran agitación,

un gran descontento.

Hay que saber que en esa época,

las universidades

padecían una gran falta de legitimidad.

Estaban constituidas a la antigua,

de manera muy jerárquica y autoritaria.

Los estudiantes no tenían derecho a hablar.

De allí esta reivindicación de triple paridad,

para que ellos

también estuvieran en la medida de participar

en la gestión autónoma de las universidades.

En junio de 1967,

el Shah de Irán y su esposa visitan Berlín.

La televisión alemana cubre el suceso

con detalle y en directo,

la televisión se ve cada vez más

en los hogares en todas partes del mundo...

Si la represión salvaje de la Savak, policía secreta del Shah,

no parece molestar a las autoridades,

los estudiantes agolpados delante del ayuntamiento

tienen otro punto de vista.

Estas imágenes han quedado grabadas en la memoria.

En Alemania,

tenemos que hacer frente al legado negativo del nacionalsocialismo.

Durante la visita del Shah al Oeste de Berlín, por ejemplo,

los rangos de los servicios policiales

estaban infiltrados por ex-miembros de la Wehrmacht

y de la SS.

Cuando rascábamos un poco,

había cosas que nos hacían dudar.

En el interior de la ópera,

el Shah y su esposa escuchan tranquilamente "La flauta mágica".

Las imágenes de la visita del Shah

se quedaron grabadas en la memoria de todos,

principalmente porque mostraban claramente la violencia policial

y esta supremacía del Estado que,

a golpe de carros lanza-agua y de porras,

demostraban su fuerza

luchando contra gente

que ni siquiera estaba armada

y que simplemente

habían bajado a la calle a manifestarse.

Por supuesto que me marcaron esas imágenes,

en especial la del hombre abatido, Benno Ohnesorg,

que es emblemático.

Ese momento en el cual

una manifestación pacífica acaba por costarle la vida a alguien,

constituyó un cambio.

Se puede entender fácilmente

la ira que empujó a la gente a continuar manifestándose

y a radicalizar su acción.

Es la muerte del estudiante Benno Ohnesorg

lo que prende fuego a Alemania.

En Japón también, la muerte del estudiante Hiroaki Yamakazi

será el punto de inicio

del movimiento que durará mucho años.

Los medios de comunicación

jugaron un papel crucial en el movimiento de 1968,

porque lo que lo desencadenó fue la muerte de un estudiante.

Este estudiante protestaba contra el viaje al Sur de Vietnam en 1967

del primer ministro de entonces.

Murió durante la manifestación.

Y este suceso impactó

a un gran número de estudiantes japoneses

que no tenían por qué conocer el movimiento del que formaba parte,

ni las causas de su muerte.

Pero cuando vieron esas imágenes en la televisión, se dijeron:

"Sentía lo mismo que nosotros.

Y ha muerto

porque se resistía al orden establecido."

Japón, aliado de Estados Unidos,

autoriza a los submarinos atómicos americanos

que se dirigen hacia Vietnam

a entrar en el puerto japonés de Sasebo.

Lo que da lugar a manifestaciones

cada vez más violentas.

La joven generación ha reaccionado rápidamente a los sucesos.

La revuelta contra las generaciones anteriores.

En el plan político,

las manifestaciones y el movimiento contra la guerra del Vietnam

tenían lugar en lo que llamábamos el "mundo occidental".

En los países comunistas aliados con la Unión Soviética,

se hablaba de "movimiento por la democratización".

Pero de hecho, en todas partes,

era una protesta contra la guerra fría.

En 1967,

Estados Unidos se estanca cada vez más

en la guerra de Vietnam.

Lo que aporta su lote de atrocidades.

En Europa,

dos filósofos deciden constituir un tribunal de crímenes de guerra.

La constitución de un tribunal por crímenes de guerra

está fundada sobre el "nunca más" del juicio de Núremberg:

"Nunca más actuaremos así

y nunca más aceptaremos como excusa 'obedecía a las órdenes'."

Bertrand Russell y Jean-Paul Sartre

decidieron crear este tribunal juntos.

Eran dos de los filósofos europeos más importantes.

A continuación,

llamamos a este tribunal

el Tribunal Russell

porque Russell era más conocido en el mundo.

Pero Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir

tuvieron un papel esencial.

¿Ha cometido el gobierno de Estados Unidos actos de agresión

contra Vietnam

en términos de ley internacional?

Con unanimidad: Sí.

Concluimos que el gobierno

y las fuerzas armadas de Estados Unidos

son culpables de bombardeos intencionales, sistemáticos

y a una gran escala de objetivos civiles.

Me pidieron que fuese

como uno de los investigadores,

para investigar estos crímenes.

Me preguntaron:

"Compañero, el napalm, las bombas de fósforo,

las bombas de fragmentación

y otros artefactos mortíferos de su invención,

cree usted que Estados Unidos los usaría contra Europa hoy?"

Era muy difícil responder que sí.

En Vietnam, lo que vi con mis propios ojos era terrible...

ciudades bombardeadas,

jóvenes sin brazos,

hospitales llenos de mujeres y niños

con balas de plomo incrustadas en su cuerpo.

Una ecología devastada por los americanos.

Son los vietnamitas que consiguieron acabar con la guerra,

por su resistencia y su tenacidad.

Pero el movimiento pacifista en Estados Unidos

fue un suceso único en la historia mundial.

Era la primera vez que una potencia imperial

estaba realmente obligada a luchar en dos frentes.

Por un lado, luchaba con armas y bombarderos,

y por el otro,

plantaba cara a una oposición inaudita

en el seno mismo de su ejército.

Creo que es lo que más ha hecho estremecer al Pentágono:

ver a su ejército lleno de opositores durante la inmensa manifestación

delante del Pentágono en 1972.

Marines y ex-marines,

jubilados o aún a veces llamados a las filas,

en uniforme, apoyados sobre muletas,

tiraban sus medallas por encima de las rejas del Pentágono

mientras cantaban un eslogan

que tuvo que aterrar

a sus superiores:

"Ho! Ho! Ho Chi Minh, el FLN vencerá."

Nunca más Estados Unidos

mandó a la guerra un ejército de reclutas.

La primera manifestación en la cual participé fue en Nápoles,

en 1967.

Era una manifestación contra la guerra de Vietnam

organizada por el partido comunista de entonces.

La policía arremetió contra los manifestantes.

Yo era bastante inocente,

no entendía por qué debíamos huir.

Así que me quedé

y recibí mis primeros golpes de porra en la plaza pública.

¡Pero qué bien sentó!

En general,

los golpes pueden tener dos efectos:

disuadirte o hacerte aún más tenaz.

En todo caso,

ya no eres el mismo después.

En mi caso,

como en el de todos los militantes a mi alrededor,

estas palizas,

esta represión que se acentuó

y se hizo sistemática en los años venideros,

no hicieron más que fortalecer mis convicciones.

Cuando volvemos a pensar en ello,

es increíble que las cosas se interconectasen tan bien

y que tanta gente se manifestara el mismo día.

Hubo jornadas internacionales de protesta

contra la guerra de Vietnam.

El movimiento salió de Estados Unidos

y se extendió hasta las grandes ciudades de Australia,

Escandinavia y de toda Europa.

La guerra de Vietnam

juega un papel crucial en esta movilización,

porque casi todos los que bajaban a las calles

estaban enfrentados cada noche

a las imágenes atroces de este conflicto.

Estados Unidos tenía una imagen muy positiva

en cuanto a su rendimiento en los Juegos Olímpicos

y en su conquista espacial.

Pero yo le destapaba esta otra cara.

Mis padres eran muy críticos

con la política americana

y su influencia sobre la política alemana.

Durante la guerra de Vietnam,

Alemania se puso del lado de los americanos

y jamás condenó oficialmente a Estados Unidos

desde un punto de vista moral.

Ni Willy Brandt.

Por aquel entonces,

la gente aceptaba todo sin criticar mucho y decían:

"Es verdad que no es bonito de ver, pero es para la libertad.

Al menos, Occidente y Berlín

están siendo defendidos en Saigón. »

En nuestra casa, sin embargo, se hablaba de la "mierda americana",

lo que incluía

la mayoría de los programas televisivos para niños. "-

¿Qué quieres ver?" , "

"La mierda americana".

mientras se nos caían las lágrimas por Lassie,

por el otro,

bombardeábamos y quemábamos a los niños vietnamitas.

Nunca hubo un movimiento contra la guerra.

Es una insensatez.

Siempre fue un movimiento anti-americano...

Un movimiento para destruir Estados Unidos.

A la izquierda

le daba totalmente igual el pueblo vietnamita.

Actúa siempre

según el paradigma marxista

según el cual

el mundo está dividido en dos:

de un lado los opresores,

del otro, los oprimidos.

Es siempre el mismo modelo:

algunos tienen bajo su yugo a todos los otros.

Pero este modelo es falso y nefasto.

Eso es todo.

Mao, Che Guevara,

les parecieron campeones de los oprimidos sin defensa.

Se me había ocurrido desde hacía tiempo

hacer una película sobre estudiantes

que son la única gente con la que sienta un poco de afinidad.

En fin que...

tengo la sensación de ser un viejo estudiante,

si se puede decir así.

Y espero desde hace tiempo hacer una película

sobre la politización o la despolitización

de los estudiantes.

Y por ejemplo,

el fenómeno,

de el Libro Rojo revolvió el avispero.

Fuimos a la Escuela Normal Superior y fuimos acogidos por maoístas.

Pero debo decir

que no podíamos entender cómo éramos maoístas.

Ahora, yo lo puedo entender.

No fue más que cuando el movimiento empezó a caer

porque Cohn-Bendit, los maoístas, Geismar

pensaban que lo podían reactivar mediante provocaciones,

lo que nosotros nunca creímos y creo que teníamos razón.

Porque la clase obrera no les siguió.

Pero quiero decir,

que para ciertas pequeñas minorías,

una minoría intelectual,

Mao representaba la persecución de la revolución.

Poco después de mi llegada a París,

estuve en contacto con maoístas...

Eran todos grandes pensadores.

Me dijeron que Mao era el político más grande...

En esa época,

hablaba muy mal el francés,

y durante años,

no pude expresar y debatir con ellos.

No pude decirles

lo que realmente había sucedido en China.

Para empezar,

teníais que condenar las opiniones de los ancianos

tales como Lao Tseu y Confucio.

Teníais que renunciar a su filosofía.

La música clásica occidental también tenía que desaparecer.

Ya no teníais derecho a tocarla ni a escucharla.

Se tenían que quemar todas las partituras.

Se tenían que destruir los pianos,

porque eran el símbolo del capitalismo.

El único libro autorizado en el mercado era el de Mao,

el Pequeño Libro Rojo.

En el hospital, no teníamos anestésicos.

Como analgésico se usaban citas de Mao.

No estábamos autorizados a subir en los transportes públicos

si no recitábamos los textos de Mao.

Mao quería que los obreros, los agricultores y los soldados

ocuparan los colegios.

A los alumnos y a los profesores,

se les enviaba a las granjas.

Tras dos o tres años de gran violencia,

necesitábamos recuperar una especie de equilibrio,

cierto consuelo.

Y eso me lo aportó Bach.

En 2017, celebrábamos en San Francisco,

los 50 años del "Summer of love", el verano del amor.

El famoso barrio de Haight-Ashbury

se ha convertido en una atracción turística,

medio Carnaby Street, medio Plaza de Tertre.

Me estremezco viendo esas ropas que están aún en mi armario,

o en el vuestro.

-(Locutor) El LSD,

una droga psicodélica que modifica la conciencia,

podría tener un lugar en nuestra sociedad.

Esto son células cerebrales.

Los efectos exactos de esta droga en el cuerpo humano

aún son desconocidos.

La comunidad de Haight-Ashbury ha creado un consejo

para organizar un "verano de amor".

-El consejo invita

a actividades de amor creativas cada fin de semana durante todo el verano.

Hacemos un llamado a las fuerzas del amor, no de odio.

Defendemos la vida, la paz y el descubrimiento de uno mismo.

El fenómeno de Haight-Ashbury vino de los suburbios de San Francisco.

Crecí en la península de San Francisco,

a finales de los años 50 y a principio de los años 60

estaba en el instituto,

y me decía que era el lugar más bonito del mundo.

Éramos muy libres.

Siempre hacia buen tiempo.

Había carreteras hermosas.

Salía todas las noches con mi mejor amigo

y conducíamos durante cuatro o cinco horas

mientras escuchábamos la radio.

De esta cultura nacieron los hippies.

Y aunque los beatniks reivindicaron ser los precursores de los hippies,

pensaba que era otra cosa, un nuevo espíritu.

Mucho más suave y más relajado también.

La gente viene aquí para quererse

y para estar enamorados los unos de los otros.

-Os saludo desde las tribus del Norte.

Hace un mes,

pasé un tiempo en Nueva York y en Londres.

Os puedo decir, ¡que está pasando en todas partes!

Está pasando en todas partes, sí, pero no de la misma forma.

Mientras que el verano del amor florece en la Costa Oeste,

lo que se ha llamado el long hot summer,

el largo y cálido verano,

arde en los barrios negros de 150 ciudades americanas.

Por culpa de la insalubridad,

el desempleo y de la represión policial,

el resultado: 83 muertos y verdaderas escenas de guerra.

El Tet es la fiesta de año nuevo vietnamita,

la fiesta más importante del año.

Nuevas decoraciones, Baile del dragón

y petardos que ahuyentan los espíritus malos.

En enero del 68,

la apariencia del Tet es totalmente diferente en Saigón.

Chu Laï, soldado-escritor, vive en Hanói,

al otro lado del puente Long Biên.

En sus libros describe los efectos de la guerra sobre los vietnamitas.

Mil novecientos sesenta y ocho, el año del Mono,

estuvo marcado por el primer gran ataque.

Yo estaba en las tropas enviadas al frente.

Mi división dirigió tres asaltos.

Mi unidad estaba ubicada a unos 15 kilómetros de Saigón,

pero tardamos 10 años en llegar a la ciudad.

Eso significa que avanzamos, de media, un kilómetro por año.

Pero estos pocos kilómetros

le costaron la vida a cientos de camaradas.

Avanzábamos en medio de tumbas, de sangre y de lágrimas.

Salimos de la jungla tres veces.

La primera vez fue en 1968.

Estábamos tan seguros de que la guerra había acabado

que tiramos todo nuestro equipaje.

Pero de hecho,

tras cada uno de los tres asaltos que dirigimos,

tuvimos que volver a la jungla.

Y cada fracaso,

cada retorno a la jungla nos destruía psicológicamente.

Había que empezar de nuevo todo, volver a construir todo

y eso era lo más terrible.

Era peor que la muerte.

La ofensiva del Tet fue un fracaso militar

para las fuerzas norvietnamitas,

causando más de 20.000 muertes en ataques simultáneos

sobre unas cien ciudades del Sur.

Pero la confianza del público americano en que vencerían

se quebranta definitivamente.

Y desde este punto de vista, Vietnam gana la guerra de opinión.

Era una manifestación descomunal, para nosotros y para la época.

El propósito era entregar una carta

a la embajada de Estados Unidos.

Pero, en secreto, esperábamos forzar la entrada de la embajada y ocuparla.

Había sucesos similares en Vietnam al mismo tiempo.

La embajada americana había sido ocupada en febrero,

durante la ofensiva del Tet.

Por aquel entonces, creíamos que si conseguíamos hacer lo mismo,

sería una marca evidente de solidaridad.

Y hubo un enfrentamiento gigantesco

entre manifestantes y fuerzas policiales.

Pensaba inocentemente

que Estados Unidos era una potencia imperialista.

Y creo que todos los izquierdistas imaginan todavía

que Estados Unidos es el gran opresor del mundo.

Yo era cercano a la Nueva Izquierda,

era crítico con la Unión Soviética y los Norvietnamitas

porque eran estalinistas,

y sabía que habían matado a mucha gente.

Sin embargo,

deseaba que Estados Unidos perdiera la guerra,

porque consideraba que los vietnamitas

tenían derecho a elegir su propio destino.

Pero eso, era porque, como todo el mundo en la izquierda,

no consideraba las aspiraciones de los Vietnamitas del Sur,

no-comunistas.

En los países comunistas de Europa, como Polonia o Checoslovaquia,

las aspiraciones a más libertades apremian.

En Praga, la primavera de 1968

ve nacer una libertad de información,

de movimiento, de discusión, inusual en un país comunista.

Las noticias de este viento de libertad que sopla en el Este

se expanden en todos los países de Europa.

Como en Italia

donde los estudiantes empiezan a cuestionar

la autoridad de la universidad.

Creo que empezó en marzo de 1968, en Roma,

con los enfrentamientos de los estudiantes contra la policía

alrededor de la facultad de arquitectura, en Valle Giulia.

Fue un primer suceso memorable.

La pelea fue muy espectacular, de hecho.

La manifestación tuvo mucha repercusión.

Los estudiantes se peleaban contra la policía

y por primera vez, se le resistían.

Era inédito.

Después, frecuenté a estos jóvenes

que habían inaugurado la temporada de manifestaciones

y acabé atrapado en su grupo.

Descubrí el sentimiento de pertenecer a una comunidad.

Y de nuevo esas imágenes confusas de París en mayo de 1968.

Veo gente que corre, que grita.

Imagen de la incandescencia del tiempo de levantamientos.

Esas imágenes pueden desaparecer

ante la impresión de desilusión y el amargor del fracaso.

Pero no olvidemos jamás

la dimensión de lo que se vivió durante la primavera de 1968.

Lo que es apasionante,

es esta conciencia histórica,

que es muy, muy fuerte en los protagonistas,

en las actrices y los actores del suceso,

de la objeción,

de lo que en ese momento creemos que es una revolución posible.

Entonces, todos los futuros estaban abiertos.

La facultad de Nanterre a las puertas de París

es una de las residencias desde donde partió la objeción

en mayo de 1968.

Es aquí donde nace el "movimiento del 22 de marzo"

con del cual Daniel Cohn-Bendit como uno de los líderes.

¿Cuál es la naturaleza real del movimiento?

La naturaleza del movimiento

es que algunos estudiantes

rechazan la función que les ha sido asignada por la sociedad,

es decir, que rechazan convertirse en futuros dirigentes de una sociedad

que explotarán más tarde a la clase obrera y agraria.

Empezó con un disturbio de las maneras de vivir,

porque lo que pasó en Nanterre era:

estamos hartos de vivir como si fuéramos menores, idiotas,

gente en estado de inferioridad y ya que la respuesta fue la porra,

pues, fue muy rápido.

Creo que cada vez que respondemos así,

es decir, llamando a la policía

que en esa época era más violenta que hoy en día,

de una violencia que estaba relacionada

con el estado de la guerra.

Había un estado de guerra en las mentes.

Es como si pidiéramos una revolución precisamente.

Se propagó muy, muy rápido.

Y en pocas semanas, estábamos en mayo,

y en ese momento el país era, por decirlo de alguna manera,

fuego y sangre.

Eso demuestra la potencia de ese movimiento.

Es decir que tuvo tal fuerza, tal energía, que levantó París.

Como sabéis, pasamos y levantamos todos los adoquines,

ya no hay ninguno hoy en día.

Llevé a los estudiantes a las fábricas Renault en 1968,

para acercar al obreros con el estudiantes.

El PC tenía fuerza pero no siguió el movimiento,

estaba más bien totalmente en contra por entonces,

pero controlaba por completo las fábricas.

Renault ya no existe en Billancourt

pero había 30.000 obreros y en el PC serían unos mil.

Nos recibieron, pero muy fríamente.

Los obreros habían cerrado las puertas y apenas nos saludaban.

Nosotros lo entendimos

pero fue un poco nuestra actitud

de Trotskistas organizados en el movimiento.

Es decir que no sabíamos a donde iba, pero sabíamos hacia donde no iba.

Sabíamos que no era una revolución.

Era más que un disturbio, pero no una revolución.

Por ejemplo, muchos estudiantes querían "ser",

los obreros querían "tener".

No es lo mismo.

Unos buscaban yo diría que la ética o bien la metafísica,

en todo caso vinculado con un estilo de vida.

Los otros simplemente querían, y es lógico,

tener un poco más de dinero.

Efectivamente ya no podíamos decir

que la clase obrera era revolucionaria, es cierto.

Pero ¿por qué lo habría sido?

Después de todo, las desigualdades eran grandes,

pero había sindicatos, había un partido comunista.

No entendíamos por qué motivos vendían sus coches y sus neveras

para hacer la revolución.

Se hace la revolución cuando ya no se puede hacer nada más.

A partir del 13 de mayo de 1968, el mundo obrero entra en escena.

Dos semanas de huelga general,

nueve millones de huelguistas en Francia.

El país se paraliza.

Los consejeros cercanos al General de Gaulle

dicen "podemos dominar una huelga obrera,

también una oposición estudiantil,

pero no podemos con los dos al mismo tiempo,

cuando convergen, ya no podemos canalizar nada".

Se le prohíbe la residencia a Daniel Cohn-Bendit,

se le reconduce a la frontera, y le llaman judío alemán.

Es cierto que el nombre Cohn-Bendit no gusta a algunos grupos franceses.

Lamento profundamente que Cohn Bendit sea un alemán israelita,

y que estuviera a la cabeza

de los estudiantes franceses indignados por este asunto.

Pero el movimiento no sólo está teledirigido desde el extranjero.

Que potencias extranjeras hayan intentado entrometerse

para crear un movimiento más duro

y un alboroto más grande en nuestro país

no es del todo imposible, es hasta muy probable

porque ocurre en todos los movimientos revolucionarios.

Que sean alemanes me importa poco, todo lo contrario.

Que sea judío, al menos israelita, ya es otra cosa.

Todo esto forma parte de un gran contexto.

En toda Europa, y actualmente,

hay un tipo de movimiento provocado por alguien

y más particularmente por los israelitas.

Creo que existe un gran movimiento internacional,

un gran capitalismo internacional que desafortunadamente

se asemeja a lo que comúnmente hemos llamado la judería.

Era una época de polvo, de oscuridad, de tonterías y también de clichés.

No había el menor rastro de invención

y luego, sin embargo, había una relación,

en fin, seguían la lucha de las clases

de un modo que era verdaderamente antiguo.

Estábamos en plena prehistoria.

Teniendo la legitimidad nacional y republicana,

he tomado mis decisiones:

en las circunstancias actuales, ¡no dimitiré!

Eso constituyó el cambio de la pelea y el cambio de la crisis.

Se trata de saber si todos aquellos

que se han echado desde el 10 de mayo a la pelea

para la transformación del régimen y de la sociedad,

se inclinarán ante la amenaza alzada de utilización del artículo 16,

es decir, finalmente del uso contra el pueblo del ejército de oficio.

Y hay que responder sobre esta cuestión neta y claramente.

Y la respuesta que ofrezco es la siguiente:

Para empezar el General de Gaulle no encarna,

ya no encarna la legitimidad bajo ningún término

porque el pueblo francés ¡ya no lo quiere!

No es una revolución sino una tempestad en un vaso de agua.

Si observamos más cerca,

vemos que la mayoría de las grandes revoluciones han sido económicas.

Las que han sido políticas siempre fueron de menor importancia.

Si comparamos 1968 con las grandes revoluciones políticas,

como la francesa o la rusa,

no podemos realmente hablar de "revolución".

No se ha derribado ninguna relación de fuerza.

Por el contrario, las que existían han sido además consolidadas.

Lo que cambió en 1968,

fue la calidad de vida.

El viento del cambio se ha encargado de disipar progresivamente

el olor a cerrado que impregnaba a Alemania,

y ha permitido a esta última modernizarse

al mismo tiempo que los demás países europeos.

Pero en el fondo, los de mayo de 1968

se oponían sobretodo a ese olor a humedad y no al sistema.

Eran finalmente muy, muy pocos los que denuncian el sistema

y quieren cambiarlo.

Es una sociedad capitalista y una sociedad

que sólo puede crecer a condición de acelerar el derroche,

mediante la obsolescencia programada y la destrucción,

ya que las capas inferiores de la población

continúan viviendo en la pobreza

y la miseria.

Cuando Herbert Marcuse tuvo una serie de conferencias

sobre "El final de la utopía" en julio de 1967,

fue acogido como un mesías de la teoría.

Proclamaba en voz alta y fuerte que un disturbio es legítimo.

Se había convertido en una imagen emblemática para los estudiantes.

No sólo en Alemania, sino en el mundo entero:

en Italia, en Francia, en Estados Unidos,

en Japón y hasta en América Latina.

Marcuse era el mentor de este movimiento.

La SDS, federación socialista de estudiantes,

es un sindicato de estudiantes alemanes independientes

cercanos al partido socialdemócrata.

En los años 60, se convierte en el crisol

de la nueva izquierda de la Alemania occidental.

La SDS era el motor de la protesta.

Sin ella, nada de todo aquello habría sido posible.

Es un modelo.

Los organizadores de mayo de 1968 en París,

entre ellos Daniel Cohn-Bendit,

querían imitar las acciones del sindicato alemán en Berlín.

Así que fueron a pedir consejo a sus miembros.

"Acción Subversiva" fue el motor del motor.

Gracias particularmente a Rudi Dutschke,

que se dio cuenta de ello.

La SDS, viendo el impacto

de esas intensas manifestaciones sobre la opinión pública,

se da cuenta de que también puede hacer que todo se mueva.

El principal instigador

del Congreso internacional sobre Vietnam fue Rudi Dutschke.

Estos susodichos rebeldes,

los compañeros de Ruhr y de la industria química.

-¡Denunciamos esta conferencia, señores y señoras!

¡La conferencia se ha cancelado!

En una conocida entrevista, Dutschke ya había dicho

que si la RDA seguía siendo miembro de la OTAN en 1969,

y el ejército alemán estaba desplegado en zonas de conflicto

y tenía la intención de participar en una guerra,

entonces también habría que tomar las armas en la misma Alemania.

Los diarios de la compañía editorial Springer

atacan constantemente los movimientos estudiantiles

y tratan a Rudi Dutschke como enemigo público.

Estáis satanizados por vuestros adversarios

pero también sois criticados en vuestras filas.

Hablamos de autoritarismo y de culto a la personalidad.

-La dictadura de los manipuladores, Springer y todos los demás,

tiene una visión de la historia según la cual

sólo un puñado de personajes del primer plano hace historia.

Eso implica que sólo algunos jefes de grupo actúan

y los agentes manipulan a la gente.

No entienden que allí detrás se esconden clases sociales

sin las cuales esos personajes no estarían jamás donde están.

Los manipuladores han elegido ahora a alguien

que puedan alzar temporalmente como espantajo

para asustar a los ciudadanos.

4 de abril de 1968.

Rudi Dutschke ha sido herido de gravedad

en un atentado en plena calle, delante de las oficinas del SDS.

No podemos negar

que ya jugaba un papel fundamental antes del atentado.

Pero este dramático incidente hizo de él

una verdadera imagen de proa de todo el movimiento.

El año 1968 no ha sido el de una revolución,

en la medida en la cual el orden establecido no ha sido demolido

y la propiedad no se volvió a poner en cuestión.

Pero fue un bonito y pequeño disturbio cultural muy conseguido.

De repente, un nuevo horizonte se abría sobre el amplio mundo,

más allá de las estrechas fronteras de esta horrible Alemania.

Se creó un vínculo, que persiste aún para muchos.

Hubo, ¿cómo decirlo?

Hubo una ruptura

con algunas partes de la sociedad capitalista.

Cuando hoy en día leemos algunos textos

de los círculos religiosos en Alemania, en Francia

o en otros lugares,

y que vemos con qué odio hablan de los años 60 y 70,

es que hicimos un buen trabajo.

En París, en mayo de 1968,

a menudo hablábamos del viento de libertad

que soplaba sobre Checoslovaquia, el "socialismo de rostro humano".

Alexandre Dubcek quiere dirigir las reformas

mientras permanece en el seno del bloque comunista.

Pero esta democratización no se ve bien en Moscú.

El 20 de agosto de 1968,

los carros del pacto de Varsovia

y 300.000 soldados invaden Checoslovaquia.

En un cementerio al norte de Londres

descansa, tal vez apaciblemente, Karl Marx.

Algunos reclamando sus ideales

aplastan sangrientamente los movimientos de liberación.

Otros, inspirados por el sueño de justicia social marxista,

se hacen masacrar por las dictaduras militares.

Seguimos en 1968, en México hace meses

que las autoridades intentan acabar con las manifestaciones

de protesta de los estudiantes y sobre todo,

limpiar las calles antes de la apertura de los Juegos Olímpicos.

El 2 de octubre, 10.000 estudiantes

se reúnen en la amplia plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

A las 18h, policías infiltrados abren fuego

contra el ejército mexicano que reacciona a su vez

contra los manifestantes.

El resultado oficial informa de 44 muertos

aunque se habla de 300 víctimas.

Diez días más tarde, los Juegos Olímpicos se inauguran,

como si no hubiera sucedido nada.

Pero esos juegos olímpicos quedarán grabados en mi memoria

como el lugar y el momento

en que los puños alzados enguantados de negro de Smith y de Carlos

recordaron al mundo entero la lucha de los Panteras Negras

contra la discriminación y la represión en Estados Unidos.

1968 fue un año de horrores y de catástrofes.

No hubo tregua.

Es el año en que Martin Luther King y Bobby Kennedy fueron asesinados.

La guerra de Vietnam se hacía cada vez más atroz.

Era el reino de la mala fe y de la mentira.

Y es en ese momento...

cuando se llega al abismo.

-Tengo una noticia muy triste que anunciaros.

Martin Luther King fue asesinado anoche, en Memphis.

El timbre de su voz

y el estupor colectivo,

¡el impacto...!

Martin Luther King

consagró su vida a amar

y a hacer justicia entre los seres humanos.

Murió luchando por esta causa.

Hay una canción que Otis Spann grabó en Chicago

el día después del asesinato de Martin Luther King.

Fue a un pequeño estudio, diciendo que quería grabar algo

y compuso un blues que dice:

"Ahora, todo arde en todas partes".

Y nos damos cuenta, escuchándolo,

que el estudio en el que cantaba

podría haber ardido una hora más tarde.

Para mí, eso es Estados Unidos en 1968.

Unos meses más tarde,

cuando Bobby Kennedy fue asesinado en Los Ángeles,

tuvimos la sensación de revivir lo mismo...

Teníamos miedo de que ya no parara.

Y ese fue el caso.

Miles de americanos observan pasar el tren que transporta el féretro.

Los asesinatos de Martin Luther King y de Bobby Kennedy

pusieron fin, para muchos,

al sueño de un nuevo mundo sin odios ni miedos del pasado.

En política, el deslizamiento hacia la derecha ya ha empezado.

En los años 60 y 70,

decir que alguien era anti-americano significaba

que ese alguien no respetaba las instituciones americanas.

Se manifestaba con fuerza en los campus,

se rebelaba contra la guerra.

Tenía un lenguaje grosero, "sexo, droga y rock'n'roll".

Todo esto se consideraba como una agresión

contra los valores americanos.

Era el nuevo anti-americanismo.

Así que el popularismo de la derecha

apareció como una muralla contra ese peligro.

Fue una de las transformaciones

más conseguidas de nuestra historia política.

De hecho, no hemos salido de ella.

En Estados Unidos, Nixon ha sido elegido.

Y veo al General de Gaulle decir adiós al año 1968 a su manera.

Ciertamente, en la primavera anterior,

nuestro país que, desde hace 10 años,

asciende la pendiente de la renovación,

en su ascensión de repente tuvo mareos.

Hasta pensamos, por un momento,

que se abandonaba al atractivo mórbido del abismo

y que caería hasta lo más bajo.

A finales de mayo de 1968

ya había visto otra Francia bajar a la calle

para reclamar el retorno al orden.

La mayoría silenciosa francesa, ya no es tan silenciosa.

¿Cuántos eran?

Según las fuentes como de costumbre entre 300.000 y un millón.

Pero el mensaje era claro: el recreo se ha acabado.

-Estaremos todos unidos.

Dos sindicalistas intentan convencer a una trabajadora

para que vuelva a la fábrica tras la huelga.

-¡No volveré! ¡No volveré allí dentro!

Ya no volveré a esta cárcel.

Venga entrad vosotros, ¡ya veréis el desparpajo que hay!

Es asquerosas, ¡estamos negras!

¡Tenéis que verlo!

A las mujeres de las oficinas sólo les importa presumir.

-No podemos resolver todo hoy...

-Se ha acabado,

ya no podremos tener nada, no es cierto, ¡no con el jefe!

Todas las frustraciones,

todas las humillaciones y las iras reprimidas que estallaron en 1968

se expresan con la voz única de esta trabajadora

de las fábricas Wonder grabada por mis compañeros del IDHEC.

El año 1968 llega a su fin.

En Navidades, la tripulación del Apolo 8,

de vuelta de la órbita lunar,

nos envía imágenes de la Tierra de una forma jamás vista antes.

Esta Tierra sobre la cual se levanta la luz

parece ser tan apacible.

O casi.

La noche temática - 1968, la revuelta global: Diez años que sacudieron el mundo

01:37:30 21 feb 2021

En 1968 explotan en el mundo todas las iras reprimidas de una sociedad que grita un cambio. París, Berlín, Londres, Tokio. Las revueltas invaden todas las calles. Un estallido que se va forjando durante toda una década.

Contenido disponible hasta el 7 de marzo de 2021.

En 1968 explotan en el mundo todas las iras reprimidas de una sociedad que grita un cambio. París, Berlín, Londres, Tokio. Las revueltas invaden todas las calles. Un estallido que se va forjando durante toda una década.

Contenido disponible hasta el 7 de marzo de 2021.

ver más sobre "La noche temática - 1968, la revuelta global: Diez años que sacudieron el mundo" ver menos sobre "La noche temática - 1968, la revuelta global: Diez años que sacudieron el mundo"

Los últimos 682 documentales de La noche temática

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 54:31 ayer Desde Hillary Clinton a Kamala Harris, desde la marcha de mujeres de Washington hasta el Me too, desde el Black Lives Matter hasta la lucha por las vidas trans. A través de entrevistas con activistas, escritoras, celebridades, deportistas y políticas estadounidenses, el documental muestra cómo las feministas de hoy continúan los esfuerzos de sus predecesoras por avanzar hacia la igualdad. Para la escritora y activista estadounidense Brittney Cooper el siglo XX fue un torbellino con respecto a cómo cambiaron las cosas para las mujeres. Contenido disponible hasta el 21 de marzo de 2021.

  • 1:30:53 ayer La jueza del Tribunal Supremo de los Estados Unidos Ruth Bader Gingsburg, trabajó para que la discriminación sexual fuese reconocida ante la ley. Luchó por los derechos de las mujeres pero también por los de los hombres. Elegida miembro del Tribunal Supremo durante el mandato de Bill Clinton, juró el cargo ante el entonces senador Joe Biden, actual presidente de Estados Unidos. ‘RGB’, documental nominado a los Oscar en 2019, hace un repaso a la vida y la carrera de la jueza, desde que era estudiante hasta convertirse en símbolo de la justicia e icono feminista. "No pido ningún trato de favor para mi género. Tan sólo les pido a nuestros hermanos que dejen de pisotearnos el cuello", dijo. Con motivo del 25 aniversario de su incorporación al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, el documental nos acerca a la jueza Ginsburg a la edad de 84 años, y muestra cómo se ha convertido, en los últimos años, en un ícono de la cultura pop. Contenido disponible hasta el 21 de marzo de 2021.

  • Rebelión en la moda

    Rebelión en la moda

    52:36 pasado domingo

    52:36 pasado domingo El 24 de abril de 2013, el Rana Plaza se derrumbó en Bangladesh. Bajo sus ruinas, 1135 trabajadores explotados de la moda, mueren aplastados. Un suceso que conmovió al mundo entero. De repente, quedó al descubierto el rostro de un sistema de producción enloquecido. Demasiadas colecciones, demasiado consumo. En todo el mundo, creadores y activistas se levantan contra la moda globalizada. Algunos vuelven a tejer, otros transforman ropa usada o crean con impresoras 3D. La moda ha redescubierto la artesanía, pero será la alta tecnología la que cambiará los viejos hábitos. Contenido disponible hasta el 14 de marzo de 2021.

  • 55:11 27 feb 2021 Diseñadora de moda, mecenas, agente secreto, fugitiva. Coco Chanel conocida como la costurera más famosa del mundo, la eterna encarnación de la elegancia parisina. Liberó a la mujer del corsé y formó un imperio de la moda. Buscó la elegancia y lo ponderó en toda ocasión. Fue una guerrera despiadada y decidida, capaz de hacer cualquier cosa. Más de una vez arriesgará su reputación y no dudó en acercarse a las autoridades nazis durante la II Guerra Mundial. Contenido disponible hasta el 14 de marzo de 2021.

  • 1:37:30 21 feb 2021 En 1968 explotan en el mundo todas las iras reprimidas de una sociedad que grita un cambio. París, Berlín, Londres, Tokio. Las revueltas invaden todas las calles. Un estallido que se va forjando durante toda una década. Contenido disponible hasta el 7 de marzo de 2021.

  • 43:48 20 feb 2021 Los tiempos están cambiando. En 1968 hubo un punto de inflexión en la percepción americana sobre la Guerra de Vietnam para exigir la vuelta de las tropas. El movimiento por los derechos civiles alcanzaba su clímax con Martin Luther King y Robert Kennedy. Contenido disponible hasta el 7 de marzo de 2021.

  • 2:58 21 jun 2020 El mercado del chocolate mueve anualmente unos 90.000 mil millones de euros. En 2001 la industria se comprometió a poner fin al trabajo infantil en los campos de cacao y proteger el bosque. Sin embargo, casi 20 años después, nada ha cambiado en Costa de Marfil, primer productor mundial. Los países productores a menudo son inestables lo que está haciendo que este poderoso mercado corra el riesgo de colapsarse en cualquier momento.

  • 2:50 14 jun 2020 Un tipo fuerte y callado, que tiene todo controlado y que no muestra sus emociones, así es el prototipo masculino que predomina en la gran mayoría de las películas, la televisión y los videojuegos. Si además es el héroe o superhéroe recurrirá a grandes dosis de violencia para lograr sus objetivos.

  • 3:09 01 jun 2020 Basura, aguas residuales, productos industriales y productos químicos: todo termina en el mar. Nuestros mares y océanos están en peligro y nosotros somos la principal amenaza. El Mediterráneo es un tesoro, es un mar de una riqueza excepcional, y a la vez es víctima de su éxito. Cada día atrae más actividades económicas y, al mismo tiempo, nadie cuida de él. Con motivo del día mundial del medio ambiente, hoy La Noche Temática nos acerca a la contaminación de nuestros mares.

  • 3:03 15 mar 2020 Actualmente, la tierra está experimentando el periodo más caluroso de los últimos dos mil años. La crisis climática nos pasa ya factura: la escasez de agua. No cuidamos lo suficiente el agua que tenemos, nuestros ríos y mares son un vertedero en muchos lugares del mundo. Con motivo del día Mundial del agua, La Noche Temática, aborda las consecuencias de la escasez de agua en el mundo.

  • 2:57 08 mar 2020 Contrariamente a lo que se podría pensar, nuestra inteligencia no aumenta. Las cifras demuestran que, después de hacerlo durante años, los resultados en los test de coeficiente intelectual han tocado techo. Y en algunos países, incluso, están disminuyendo. Dentro de nuestra mente cada uno de nosotros es protagonista de su propia historia, única en el mundo, narrada por nuestra voz interior, nuestro “yo”. Pero ¿De dónde vienen nuestros pensamientos? ¿Qué es la conciencia?  La Noche Temática, viaja a la esencia de nuestros pensamientos.

  • 3:46 01 mar 2020 Mujeres como Katherine Johnson, recientemente fallecida, han roto barreras de raza y género. Una afroamericana contratada por la NASA en 1953 por su destreza matemática, que se integró en un campo dominado por hombres blancos, y destacó exitosamente por su trabajo. Entonces y ahora los prejuicios impactan en todos los aspectos de nuestra vida. Consciente o inconscientemente juzgamos a las personas por su edad, raza o sexo. ¿Podrá cambiar eso algún día? Con motivo del Día Internacional de la Mujer, La Noche Temática, rinde homenaje a Katherine Johnson, una mujer que luchó por sus ideales.

  • 4:57 23 feb 2020 En España más de 3 millones de familias conviven con alguna enfermedad poco frecuente. Reciben el dramático impacto del diagnóstico y la impotencia de sentir que nadie conoce su enfermedad. Es el caso de la hernia diafragmática congénita. Una enfermedad que impide el desarrollo pulmonar del feto durante la gestación. O la ictiosis lamelar, personas con una sequedad extrema en la piel. Tener una enfermedad rara no es tan raro. De las 18.000 enfermedades que se conocen alrededor de 7.000 son poco comunes. Ninguna tiene cura. Vivimos rodeados de personas que las sufren, una de cada dos mil, pero casi siempre son invisibles a la sociedad. Con motivo del día Mundial de las enfermedades raras, La Noche Temática nos enseña las dificultades, el coraje y la valentía de vivir con una enfermedad rara.

  • Yo, Picasso - Avance

    Yo, Picasso - Avance

    2:59 16 feb 2020

    2:59 16 feb 2020 Pablo Picasso está consagrado como unos de los artistas más influyentes del siglo XX. Entre sus innumerables piezas maestras, algunas representan a una mujer desesperada, con grandes gotas de lágrimas que parecen explotar en su rostro. Esa mujer es Dora Maar, una de sus historias de amor, la más pasional y destructiva. Picasso fue un niño precoz en la pintura, fue haciéndose a sí mismo para llegar a convertirse en el creador de un nuevo universo pictórico. La Noche Temática nos acerca a la figura de Picasso, artista universal del arte contemporáneo.

  • 4:32 09 feb 2020 Vivimos en una sociedad altamente sexualizada. El mensaje sobre la sexualidad femenina a menudo llega distorsionado y con una clara influencia social de cómo debería vivir la mujer su intimidad sexual, cómo comportarse y cómo usar su propio cuerpo. Encontrar la sexualidad auténtica y el placer se queda en un segundo plano. Placeres como el orgasmo femenino y los tabúes que le rodean. La Noche Temática se adentra en un viaje hacia el sexo femenino.

  • 59:59 09 feb 2020 Cuando Alice Guy completa su primera película en París en 1896, no sólo fue la primera mujer cineasta, sino una de las primeras en hacer una película de ficción, "El hada de las coles". Tras dos décadas de carrera en Francia y Estados Unidos, y más de mil películas que ella escribió, dirigió o produjo, Alice desapareció del mundo del cine. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2022.

  • 4:15 26 ene 2020 El secuestro, una experiencia desgarradora. Los que la han sufrido, empresarios, turistas, trabajadores humanitarios, periodistas, vivieron la sinrazón de sus secuestradores, lucharon contra el lento paso de las horas y sufrieron tortura y humillación. Tortura como la psicológica, que debe sus técnicas a los crueles experimentos llevados a cabo, hace décadas, por el psiquiatra Ewen Cameron, financiado encubiertamente por el gobierno canadiense y la CIA. La Noche Temática se adentra en el atroz mundo de la angustia y la tortura.

  • 3:15 19 ene 2020 El 27 de enero de 1945 tuvo lugar la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz. Mientras miles de judíos perdían la vida en las cámaras de gas, los aliados deliberaban en Londres y Washington sobre un plan muy poco conocido: bombardear el campo. Alimentada por las drogas la megalomanía de Hitler no conocía límites. Se distribuían a gran escala estimulantes, como las anfetaminas, tanto entre los civiles como entre los militares. Las élites del estado nazi estaban convencidas de la eficacia de las drogas en el futuro del Tercer Reich. Cuando se cumplen 75 años de la liberación de Auschwitz, La Noche Temática, nos acerca a las adicciones de Hitler y al plan secreto trazado por los aliados.

  • 3:26 12 ene 2020 La contaminación del aire está matando a decenas de miles de personas cada día en todo el mundo. La polución es el mayor asesino en todos los lugares, incluso en aquellos donde pensamos que estamos a salvo. Un ejemplo lo encontramos en la inhalación de fibras de amianto. A pesar de que hoy en día conocemos las consecuencias de su producción, esta industria sigue poniendo en peligro la vida de los trabajadores y consumidores de todo el mundo. La Noche Temática, analiza qué hay en el aire que respiramos y cuáles son sus efectos sobre nuestro cuerpo

  • 4:05 05 ene 2020 Google y Facebook son dos de las grandes compañías tecnológicas a las que recurrimos diariamente. Compartimos información con ellos cada vez más delicada y nada cae en el olvido. ¿Sabemos realmente como manejan nuestros datos? ¿Somos conscientes de lo que introducimos en nuestros dispositivos digitales? Instagram, una de las mayores redes sociales para compartir imágenes es un negocio en el que conseguir el mayor número de seguidores es el principal objetivo. Pero, ¿cómo funciona en realidad? ¿Quién gana y quién pierde?

Mostrando 1 de 35 Ver más