Dirigido por: Davide Rinaldi

Desde tranquilas rivieras en Liguria, hasta refugios en el campo escondidos cerca de Caprarola, la antigua ciudad de Anagni, hasta los jardines de flores de Trieste, visite una Italia que nunca supo que existía.

Desde tranquilas rivieras en Liguria, hasta refugios en el campo escondidos cerca de Caprarola, la antigua ciudad de Anagni, hasta los jardines de flores de Trieste, visite una Italia que nunca supo que existía. Contempla la puesta de sol sobre las ciudades de piedra caliza dorada de Sicilia y descubre frescos renacentistas perdidos escondidos en hermosas catedrales.

5895403 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos La Italia oculta - Terra del sole y la Romaña toscana - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

Italia es un país surcado por líneas invisibles

que delimitan el pasado, el presente y el futuro.

Líneas que siguen las antiguas rutas y las huellas que dejaron

los peregrinos, conquistadores, aristócratas

y delincuentes italianos a lo largo de los siglos.

Con facetas ocultas e intangibles, como la mano invisible del artista,

en regiones fascinantes, y a veces desconocidas,

que conforman la Italia que conocemos y amamos.

LA ITALIA OCULTA.

Estas verdes y majestuosas crestas de los Apeninos,

cubiertas de hermosos bosques de castaños,

nos conducen a un valle típico de la Romaña,

con sus característicos colores rojos y naranjas.

A una tierra poblada por gentes orgullosas,

que siguen aferrándose a sus raíces celtas y etruscas.

Sus fértiles campos, regados por las aguas del río Savio,

decoran el paisaje con sus marcados contrastes.

Esta región que hasta 1923 fue conocida

como la “Romaña Toscana”

está situada entre la refinada Toscana y la rústica Romaña.

Esta es una región fronteriza que no formó parte de la Romaña

hasta el siglo XX, y que antes perteneció a la Toscana.

Y todo en ella nos habla de Florencia.

Nos cuenta la historia de un enclave agazapado en un territorio,

en el que se habla el dialecto romañol.

A mediados del siglo XVI,

el duque de la república de Florencia

y después Gran Duque de Toscana, Cosme I de Médici,

decidió incrementar su presencia en los confines de sus dominios.

Y para ello mandó construir una “ciudad ideal”,

que coronase de gloria su proyecto político, artístico y militar.

Una urbe fortificada que fundó el 8 de diciembre de 1564,

en el corazón de la Romaña Toscana, llamada “Terra del Sole”.

Cosme I pensaba a lo grande.

Y “Terra del Sole” era un proyecto con el que siempre había soñado.

Su deseo era crear una ciudad modelo,

que mostrase a su pueblo la imagen que él tenía de una ciudad

basada en el poder militar, político y comercial.

Es un lugar extraordinario, sin parangón en toda Italia.

Aún es posible percibir su importancia histórica

como capital de la Romaña Florentina, o Toscana,

junto a la agitada frontera con los Estados Pontificios.

Y el valor testimonial de sus archivos

es absolutamente único.

Cosme I fundó una ciudad utópica,

un emblema del poder del Ducado de Toscana,

y de su papel como promotor de las ciencias y las artes.

Lo que ayudó a que el mensaje renacentista se apoyara

en el contexto cultural preexistente,

que había hecho surgir

las tendencias artísticas de la Romaña.

Fue la existencia de una serie de vínculos estilísticos y culturales

lo que condujo al nacimiento del estilo toscano,

con artistas como Melozzo da Forlì y su pupilo, Marco Palmezzano.

Y con la intervención de ilustres escultores,

como Agostino di Duccio, o Andrea Ferrucci.

Esta ciudad fortificada de piedra,

plantada en la remota campiña de la Romaña,

trazó una nueva frontera,

y consolidó la unión de la Romaña Toscana

en el siglo XVI.

Y de esta forma,

la visión futurista de Cosme I de Médici

se hizo realidad en Terra del Sole.

Durante el verano de 1564,

Cosme I y su hijo mayor, el futuro Francisco I,

inspeccionaron la Romaña y el Ducado de Florencia,

para encontrar el emplazamiento perfecto

para una ciudad fortificada.

Un bastión que debía convertirse en un puesto avanzado

frente a los Estados Pontificios.

Se fundó el día de la Inmaculada Concepción,

el 8 de diciembre de 1564.

Y durante la procesión y la misa de celebración

ocurrió una especie de milagro.

Las nubes se dispersaron tras varios días de intensa niebla;

como si el mismo Sol bendijese la construcción de Terra del Sole.

Una ciudad dedicada a él.

En la larga construcción de Terra del Sole

intervinieron algunos de los mejores arquitectos de la época,

como Lanci, Camerini, Genga y Buontalenti.

El proyecto respondía

a una exigencia de modernidad, civil y militar,

centrada en el impacto visual de esta ciudad fortaleza.

Un impacto que ya no es tan visible,

debido a su transformación urbanística

y al devenir de la historia.

Hay que visitar Terra del Sole para apreciar toda su belleza.

Desde la carretera solo se ve una edificación cuadrada,

que no dice gran cosa.

Pero quien se anime a entrar en ella,

descubrirá una apasionante serie de “fases del conocimiento”.

La primera vez que vine aquí, me sentí muy impresionado

al contemplar la hermosa arquitectura, típicamente florentina,

de esta ciudad extraordinaria.

Terra del Sole aúna los cánones del Renacimiento

establecidos por Leon Battista Alberti

y antes por Vitruvio.

Su construcción fue planificada con suma precisión,

lo que contribuyó a brindar una alta calidad de vida,

y un bienestar superior, dos de los objetivos,

de todas las “ciudades ideales” que he visitado.

Contemplar desde el aire el trazado de sus plazas,

y de sus calles y murallas,

es la mejor forma de disfrutar de la perfección de su diseño.

Tal y como proponía Leonardo da Vinci,

la anchura de las calles es igual a la altura de los edificios.

Todo lo que vemos en esta ciudad nos remite a la divina proporción

que representa el llamado número áureo, o número de Dios.

Cada detalle está pensado con precisión infinita.

Algo que podemos comprobar al examinar los blasones,

las pinturas, y sus numerosas obras de arte.

El perímetro de las murallas de Terra del Sole

es idéntico al de la estructura rectangular

de los campamentos militares romanos.

Y en el centro, en la Plaza de Armas,

se alzan el imponente Palacio Pretorio

y la iglesia de Santa Reparata.

Las puertas Florentina y Romana son las únicas vías de acceso,

y están colocadas frente a frente,

una mirando a Florencia, y la otra a los Estados Pontificios.

Sus fortificaciones fueron diseñadas para enfrentarse

a un nuevo estilo de guerra,

en el que empezaba a predominar el uso de la artillería.

La pólvora había revolucionado el arte de la guerra,

lo que obligó a construir cuatro baluartes,

y a fortificar puertas y murallas.

Y a dejar de usar otras antiguas fortalezas medievales,

que hasta entonces se habían mantenido firmes

ante los ataques y asedios enemigos.

Como la de Rocca di Castrocaro,

cuyas altas murallas y torres habían defendido durante siglos

los confines de la Romaña Toscana.

Su guarnición defensiva fue trasladada a Terra del Sole,

cuyos muros permitían desplazar los cañones

a posiciones estratégicas.

Era una fortaleza con bastiones en forma de lanza,

para defenderse mejor de los ataques con armas de fuego.

Algo muy novedoso,

ya que hasta entonces solo se combatía con armas blancas.

Terra del Sole comenzó a controlar una región fronteriza,

plagada de contrabandistas y ladrones.

Unos delincuentes a los que el Gran Ducado castigaba

con la misma severidad que a los asesinos.

En este lugar había un juzgado, y un tribunal de apelación.

Aquí era donde se reunía la Inquisición,

que gobernaba y perseguía a delincuentes y herejes

con mano de hierro.

La tortura era una práctica habitual.

Los espacios abiertos y luminosos del Palacio Pretorio

contrastan con la oscuridad de sus cámaras inferiores

a las que solo se podía acceder

por unas empinadas y estrechas escaleras,

que garantizaban que los condenados permaneciesen aislados.

Hay cinco celdas llenas de pintadas, muchas de ellas aún por descifrar,

donde pasaban días enteros torturando a los presos.

En una de sus paredes encontré el primer caso que conozco

de tortura psicológica.

Una frase que dice: “No digas que no vas a confesar,

porque, quieras o no, acabarás confesando”.

Lo que anunciaba al preso lo que iban a hacerle.

En un techo hay una cruz negra con instrumentos de tortura,

y un montón de pequeñas cruces que convergen hacia ella,

que representan a los presos.

Sus cuerpos eran descuartizados y exhibidos

a las puertas de la ciudad.

Por lo que unos franciscanos escribieron al gobernador diciéndole:

“Le pedimos que deje de colgar a gente desmembrada

ante nuestro convento,

porque es una ofensa para la compasión cristiana”.

Él accedió, y ordenó exhibir los cuerpos en otra parte.

Los horribles gritos de los torturados

no eran escuchados en los pisos más altos,

en los que había un flujo constante de gobernadores florentinos.

Las insignias y los escudos de armas que adornan las paredes

narran los lejanos orígenes de las familias de aristócratas,

cuyos nombres fueron consignados en los archivos locales.

En el Palacio Pretorio no existe ningún signo de austeridad,

o de severidad.

Su fachada evoca el estilo de las hermosas villas de los Médici,

que al gran Lorenzo el Magnífico, el bisabuelo de Cosme I,

le encantaba edificar en sus dominios.

Resulta muy curioso que se eligiera este lugar

para manifestar el poder de Florencia y de Cosme I,

a través de sus símbolos y materiales.

Las ventanas y sus bellos marcos fueron construidos con arenisca gris,

con “pietra serena”.

Y las franjas que rodean las ventanas fueron encaladas,

para expresar su orgullo por la cultura florentina,

por la cultura toscana.

El territorio florentino se extiende

hasta el Río Savio y los montes Apeninos,

antes de llegar a Bagno di Romagna.

Esta encrucijada entre Bolonia y Roma, entre Arezzo y Cesena,

poseía un largo historial como área de descaso

para peregrinos, jinetes y artistas.

Y era una puerta de entrada invisible

a las tierras de los Médici en la Romaña.

La ciudad exhibía con orgullo los emblemas del Gran Ducado.

Cosme I comprendió enseguida

que el arte le ayudaría a asentar el poder,

y a llegar a lugares inalcanzables para las tropas.

Y que su capacidad para influir en mentes y tradiciones

fortalecería su dominio sobre las zonas conquistadas.

Giorgio Vasári tenía la visión artística que Cosme necesitaba.

Porque, aparte de ser un gran pintor,

fue el padre de la moderna Historia del Arte,

y escribió muchas biografías

de pintores, escultores y arquitectos.

Vasari viajó a Rímini en 1547 para escribir su primer libro,

que sería publicado en 1550,

tras ser invitado por Gian Matteo Faetani,

un monje benedictino de la abadía de Scolca.

Aquí pasó dos años pintando su gran retablo,

“La Adoración de los Reyes Magos”, con sus dos paneles laterales

y los frescos que cubrían el ábside de la iglesia,

que, por desgracia, fueron destruidos en el siglo XVII.

Tras el cortejo de los Reyes Magos, que vienen de tierras lejanas,

aparecen animales exóticos como jirafas, monos, loros y elefantes.

El espacio está articulado de una manera descentrada,

como una escalera que se inclina hacia el fondo.

Hay un hombre que parece emerger del subsuelo.

Y las figuras de la parte superior y los laterales

descentran el punto de vista.

Es una de las pinturas más bellas de Vasari,

ya que en su Adoración de los Reyes Magos

nos brinda un despliegue ornamental, y muy variado,

en el que sin embargo impera el orden.

Con un lenguaje muy semejante al que emplearía

para describir el arte en su obra escrita.

Estas tierras están estrechamente ligadas a la vida de Cosme I,

hijo del legendario Giovanni dalle Bande Nere,

y nieto de Catalina Sforza de Forlì.

Durante su mandato, las nuevas tradiciones artísticas

fueron difundidas por la Escuela de Arte de Forlì.

Un punto de encuentro de grandes artistas,

que influidos por las enseñanzas de Piero della Francesca,

se propusieron desarrollar su visión.

Melozzo da Forlì fue el precursor de esta corriente estética.

Melozzo no era solo un pintor, también era un gran músico.

Un maestro que formó a aventajados pupilos,

entre los que destacaba Marco Palmezzano,

que tenía uno de los estilos visuales e iconográficos más particulares

de la Romaña.

En la iglesia románica de San Mercuriale,

el templo más importante de Forlì,

Marco Palmezzano glorificó a la Inmaculada Concepción.

Al fondo, sobre un pequeño ángel,

se alzan las tres torres que simbolizan Forlì.

Y encima pintó a Cristo resucitado.

Palmezzano crea una obra llena de formas y colores.

Con figuras algo torcidas, como la del Padre Eterno,

y angelitos representados al más puro estilo de Melozzo,

en medio de las nubes.

Y en lo alto del cuadro aparece un Cristo resucitado,

muy parecido al de “La Resurrección” de Piero della Francesca,

que podemos ver en el Museo Cívico de Sansepolcro.

Melozzo da Forlì y Marco Palmezzano iniciaron este movimiento

al que se sumaron muchos otros artistas,

como Livio Agresti en el siglo XVI, y Carlo Cignani en el XVII.

Traspasaron los límites de la pintura,

creando, en dos dimensiones,

figuras inspiradas en el Arte Clásico,

que casi parecen esculturas de la Grecia Antigua.

Como las maravillosas vírgenes de Carlo Cignani.

Los rasgos pictóricos de la Escuela de Forlì emergen, reinterpretados,

en las obras de sus escultores.

Tommaso Fiamberti,

un grabador lombardo formado en la Toscana,

comenzó a trabajar en 1502 en Forlì, en la basílica de San Pellegrino,

esculpiendo la tumba del consejero de Catalina Sforza, Luffo Numai.

Luffo Numai no es muy famoso, pero era un grandísimo humanista,

como atestigua su monumento funerario,

esculpido por Tommaso Fiamberti al más puro estilo toscano,

en el que destacan las escenas de la Natividad

y la Resurrección de Cristo.

Y lo más curioso es que esta última recreación

es la que más se parece a “La Resurrección”

de Piero della Francesca.

Cristo aparece encima del sepulcro, como pisándolo,

derrotando a la muerte, y afirmando así su infinito poder.

La influencia toscana se hizo más evidente a mediados del siglo XV

con la llegada del escultor Agostino di Duccio.

Agostino huyó de Florencia, tras ser acusado de robo,

y se asentó en Romaña.

Y en Forlì encontró esta extraordinaria joya:

el Santuario de Fornò.

La figura de mármol de la Virgen con el Niño

que presidía su fachada está siendo expuesta

en el Palacio Episcopal de Forlì.

Una ciudad a la vanguardia del Renacimiento.

Es una escultura de la Virgen con el Niño sin duda excepcional,

que nos muestra una imagen con pocos trazos

y volúmenes muy cuadrados.

Lo que le otorga un aspecto muy singular,

reforzado por otros dos rasgos muy interesantes,

el primero es el elemento cromático, casi pictórico,

derivado del uso de las sombras

y, el segundo, es la relación entre la Virgen y el Niño,

un afecto que podemos sentir al contemplar la forma en que se miran,

y la leve contorsión de los cuerpos.

Lo que crea una calidez que trasciende

la frialdad de la piedra,

y hace interactuar a ambas figuras de una manera muy moderna.

Esta estatua fue esculpida en una columna romana.

Y hasta hace muy poco presidía el Santuario,

para proteger a los fieles

y proclamar la inquebrantable devoción a la Virgen María

que aún pervive en Fornò.

El Santuario de Fornò es como una astronave renacentista,

en pleno corazón de Forlì.

Al acercarnos comenzamos a vislumbrar su forma circular,

su estructura con una planta central y nichos laterales,

y el tambor sobre el que reposa el tejado.

El Santuario de Fornò es invisible,

ya que está lejos de los circuitos turísticos.

Pero cuenta un capítulo de la historia

desconocido y misterioso.

Tan misterioso como la Romaña Toscana.

Una región que atesora un sinfín de obras renacentistas

creadas por arquitectos,

que además eran expertos en química y matemáticas.

Por genios que contribuyeron al esfuerzo visionario

que Cosme I plasmó aquí, en Terra del Sole.

Un proyecto con secretos aún por descubrir.

Terra del Sole nunca figuró en los mapas de los Médici.

Ni tampoco aparece en los mapas del mundo conocido,

custodiados en el Palazzo Vecchio.

Y lo más curioso de todo

es que, en los mapas guardados en el Vaticano,

su aspecto es muy distinto.

Es dibujada como una fortaleza hexagonal,

sin sus cuatro baluartes en forma de punta de flecha.

Es como si hubieran intentado mantener este lugar en secreto,

al considerarlo una especie de puesto militar avanzado,

cuya forma no debía mostrarse, para protegerlo de todo ataque.

El que no fuera representada de manera fiel

también podría ser la señal de una especie de fracaso.

Su población no alcanzó las cifras previstas.

Y su trazado clásico romano tampoco se completó.

El poder legislativo, el juzgado y la cárcel,

terminaron siendo trasladados.

Fue una ciudad que no llegó a despegar.

Durante siglos, las murallas de Terra del Sole

retumbaron con los pasos rítmicos de los soldados

y las súplicas de los prisioneros.

Pero el Renacimiento se extendió a ambos lados de los Apeninos.

Y trazó una línea invisible que unificó la Romaña Toscana

y difundió el arte y el conocimiento.

Subtitulación realizada por Carmen Sevilla Machuca.

La Italia oculta - Terra del sole y la Romaña toscana

26:09 13 may 2021

En el siglo XVI, Cosme de Medici decidió construir en el corazón de la Romaña toscana una ciudad ideal fortificada como culminación de su proyecto político artístico y militar llamada Terra del sole. Era una ciudad utópica, un emblema del poder del ducado de Toscana y su papel como promotor de las ciencias y las artes. En ella se aúnan los cánones del Renacimiento establecidos por Alberti y Vitrubio. Todo lo que se ve remite a la proporción aurea y cada detalle está pensado con precisión.

Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

En el siglo XVI, Cosme de Medici decidió construir en el corazón de la Romaña toscana una ciudad ideal fortificada como culminación de su proyecto político artístico y militar llamada Terra del sole. Era una ciudad utópica, un emblema del poder del ducado de Toscana y su papel como promotor de las ciencias y las artes. En ella se aúnan los cánones del Renacimiento establecidos por Alberti y Vitrubio. Todo lo que se ve remite a la proporción aurea y cada detalle está pensado con precisión.

Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

ver más sobre "La Italia oculta - Terra del sole y la Romaña toscana" ver menos sobre "La Italia oculta - Terra del sole y la Romaña toscana"

Los últimos 16 documentales de La Italia oculta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:48 10 jun 2021 En el centro del lago de Orta, en el Piamonte, se alza la isla de San Giulio. Desde el siglo XIII al XIX estas tierras albergaron el principado episcopal de San Giulio, una región autónoma que dependía del Sacro Imperio y desempeñó un papel fundamental en la historia italiana al ser un paso estratégico en las rutas que conectaban el norte y el sur de Europa y ser la ruta por la que viajaban los emperadores germanos en su camino a Roma. El antiguo principado llegó a su fin en 1817, cuando Víctor Manuel I anexionó la región al reino de Cerdeña. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 28:00 09 jun 2021 Trieste alcanza una gran importancia en el siglo XVIII al convertirse en el puerto del imperio Austrohúngaro. La antigua y aislada Trieste se transformó en una bulliciosa ciudad coincidiendo con la decadencia de Venecia. Su situación en una frontera sujeta a continuos cambios transformó a Trieste en un crisol de idiomas, ideas y tradiciones. Sus raíces italianas y austriacas forjaron su espíritu emprendedor, clásico y elegante. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 29:16 07 jun 2021 En el siglo XVI los Farnesio crearon el ducado de Parma y esta pequeña localidad se convirtió en una gran ciudad. En 1731 el ducado pasó a manos de los Borbones hasta 1815 que, tras el Congreso de Viena, pasaron a formar parte del imperio Austriaco. Su gobierno fue encomendado a María Luisa de Austria, segunda esposa del desterrado Napoleón, una monarca culta e instruida que fomentó las artes, el teatro y la música, y construyó bibliotecas, academias y otras obras de interés público. Gobernó Parma durante 32 años y dejó una huella inolvidable en esta región. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • El ducado del Tirol

    El ducado del Tirol

    27:31 03 jun 2021

    27:31 03 jun 2021 El condado del Tirol, se extendía al norte y al sur los Alpes y fue una pieza clave del comercio, el arte y la cultura. Fue durante mucho tiempo el puente que unía la Europa continental y el Mediterráneo. Esta comarca alpina es un punto de tránsito de viajeros y de un rico intercambio cultural que mezcló idiomas y tradiciones, y que se plasma en un espectacular tesoro artístico que albergan sus edificios, iglesias y castillos. Aquí se dio la bienvenida a todas las tendencias artísticas europeas como el arte románico y gótico, o las tendencias venecianas, orientales y bizantinas. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 25:54 02 jun 2021 Caprarola es una ciudad dominada por la imponente presencia del palacio Farnesio. Uno de los más deslumbrantes palacios construidos fuera de Roma para la aristocracia romana. El esplendor del ducado de Castro y Caprarola se debe a la familia Farnesio. Alejandro Farnesio hizo llamar a los artistas más famosos para construir y decorar su palacio y convertirlo en una obra de arte del Manierismo aplicando los conocimientos aprendidos de los genios del Renacimiento. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 27:54 01 jun 2021 En la península de Salento hay una región llamada la Grecia Salentina donde se habla una lengua grecoitaliana y aún se respira su pasado griego en sus costumbres y tradiciones. La mezcla de idiomas, razas y culturas dio vida a esta aislada región y conformó su identidad única. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • El valle de Noto

    El valle de Noto

    27:48 31 may 2021

    27:48 31 may 2021 En 1693 un violento terremoto asoló el valle de Noto en Sicilia. Las zonas destruidas fueron hermosamente reconstruidas en el Barroco siciliano que caracteriza la zona. En 2002, ocho ciudades del valle de Noto fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aunque el valle de Noto tardó casi un siglo en recuperarse del terremoto, el desastre impulsó la creación de nuevos edificios y ciudades que florecieron sobre los antiguos asentamientos. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 28:43 27 may 2021 Anagni fue en la baja Edad Media la ciudad favorita de los papas, que buscaban alejarse de las intrigas de la turbulenta Roma. El primer papa que la convirtió en una ciudad importante fue Inocencio III. Su esplendor lo debe al papa Bonifacio VIII. Desde Anagni concibió su proyecto de convertirse en el motor espiritual y político de Occidente e intentó convertir Roma en el centro del mundo por medio de la celebración del primer jubileo cristiano unificando poder espiritual y terrenal. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 28:29 26 may 2021 El lago Mayor, fronterizo entre Suiza y la Lombardía y Piamonte, se convirtió en un punto de tránsito estratégico entre Europa y el Mediterráneo y llegó a ser conocido como el estado Borromeo, un gran feudo creado en el siglo XV por los Borromeo, una familia de banqueros aliados de los Visconti. Las huellas de la familia Borromeo son todavía visibles en las orillas del lago y sus islas. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • El marquesado de Saluzzo

    El marquesado de Saluzzo

    27:07 25 may 2021

    27:07 25 may 2021 El marquesado de Saluzzo, como región fronteriza, entre el ducado de Saboya y el poderoso reino de Francia, fue durante mucho tiempo un crisol cultural que fomentaba el arte y las tradiciones de tierras lejanas. Su ansiada posición estratégica le obligaba a luchar para mantener su independencia. Los Alpes constituían un extraordinario muro defensivo permitiendo alzar más de cuatrocientas fortificaciones que controlaban los pasos fronterizos. El marquesado alcanzó su esplendor gracias a Ludovico II y a su esposa Margarita de Foi. La muerte del último marqués en 1548 marcó el fin del marquesado cuyo territorio pasó a formar parte del de Saboya y su rico pasado cayó en el olvido. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • El ducado de Urbino

    El ducado de Urbino

    28:02 24 may 2021

    28:02 24 may 2021 Urbino fue entre el siglo XV y XVI la capital de un ducado que alcanzó la gloria y prosperidad gracias a Federico da Montefeltro. En su corte se rodeó de algunos de los mejores artistas del Renacimiento italiano como Alberti y Piero della Francesca o Paolo Ucello, y tuvo un papel fundamental en la difusión de la cultura, las ciencias y el arte. Durante dos siglos, este ducado iluminó la cultura europea desde el corazón de Italia. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 25:49 19 may 2021 Los presidios de Toscana y la Maremma eran una zona convulsa en la Edad Media plagada de marismas, pantanos y malaria, que gracias a la perseverancia y a la inteligencia humana se convirtió en un centro de riqueza y cultura. En el siglo XVI se convirtió en una codiciada y disputada región costera por su importancia estratégica para controlar el Mediterráneo, que perteneció a la Monarquía Hispánica durante dos siglos. La batalla para desecar las marismas de la Maremma empezó en la Edad Media y se prolongó hasta el siglo XX. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 27:25 18 may 2021 El ducado de Amalfi convivió con otras potencias mediterráneas como Venecia, Génova y Pisa. Una pequeña franja de tierra que consiguió imponerse en el Mediterráneo entre los siglos IX y XII convirtiéndose en un gran punto de encuentro entre Oriente y Occidente. Las influencias bizantinas y orientales se mezclaron con el románico preexistente creando el arte amalfitano. Un estilo artístico que se expresó en la arquitectura de la región. A partir del siglo XVIII, los caminos que antes transitaron nobles, comerciantes y agricultores, se fueron poblando de artistas e intelectuales lo que otorgó a la región un carácter renovado y abierto. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 26:21 17 may 2021 Conectando Padua y Venecia, el canal del río Brenta alberga numerosas villas venecianas construidas por familias ricas entre los siglos XV y XVIII como retiros vacacionales para dedicarse al ocio, la literatura, el estudio y la producción agrícola. El gusto por el teatro y el ocio y las demostraciones de poder y riqueza impulsaron la proliferación de las villas venecianas, donde trabajaron artistas de la talla de Palladio, Tiépolo. Cada detalle era una obra de arte dispuesta en total armonía con el resto del edificio. Los jardines eran un prodigio estético, al igual que los frescos y los ornamentos de sus estancias. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 26:09 13 may 2021 En el siglo XVI, Cosme de Medici decidió construir en el corazón de la Romaña toscana una ciudad ideal fortificada como culminación de su proyecto político artístico y militar llamada Terra del sole. Era una ciudad utópica, un emblema del poder del ducado de Toscana y su papel como promotor de las ciencias y las artes. En ella se aúnan los cánones del Renacimiento establecidos por Alberti y Vitrubio. Todo lo que se ve remite a la proporción aurea y cada detalle está pensado con precisión. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

  • 26:04 12 may 2021 En esta región, las hileras de verdes colinas se unen en horizonte creando un fascinante paisaje que, desde hace siglos, es famoso por su belleza. Pero al pie de los Apeninos toscanos, esta armonía desaparece a favor de una hilera de olas de arcilla seca en el desierto de Acona. Es el corazón de Crete Senesi, un lugar con paisajes áridos, epicentro de la vida eremita en la Baja Edad Media, cuyo nombre hace alusión a las arcillas de Siena. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2023.

Mostrando 1 de 1