Tras la emisión de cada capítulo de 'Víctor Ros', La 1 presenta la serie documental 'La España de Víctor Ros', guiada por Jerónimo Tristante, que ofrecerá la oportunidad de conocer una España repleta de curiosidades y transportar al espectador a una época en la que se gestó el cambio de mentalidad que ha llegado a nuestros días.

Con imágenes de archivo, grabaciones en enclaves históricos, escenas de la serie y con expertos: cronistas, historiadores, periodistas y todo aquel con autoridad en la materia, la serie indagará en el nacimiento de la policía, la hipnosis, las leyendas de casas encantadas y espíritus, los orígenes de la prensa, la lucha feminista, los primeros pasos de la investigación criminalística, la catalepsia, los duelos secretos, los crímenes con veneno, los sueños premonitorios, o los terribles crímenes de los primeros asesinos en serie y los “hombres del saco”, son algunos de los temas de la serie.

2989799 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años La España de Víctor Ros - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

A veces un centímetro separa la vida de la muerte.

Soy Jerónimo Tristante, creador de Víctor Ros.

En el siglo XIX, morir era fácil,

sobre todo si eras un niño.

Ya entonces se les asustaba con el hombre del saco,

pero lo peor es que el hombre del saco existió.

Era muy fácil secuestrar niños, había muchos en las calles.

Entonces ya había criminales y se comenzó a estudiar su mente.

La muerte estaba a la orden del día,

los anarquistas tiraban bombas y nuestros jóvenes

viajaban a Cuba y a Filipinas a luchar en unas guerras

que terminaron con el imperio español.

Lo que pasa por su cabeza son impulsos, no razonamientos.

-Enriqueta Martí mata a los niños

y empieza a montar su gran negocio.

Le dicen que a cambio de 3000 reales que es el precio que ponen

a la vida de un niño, le van a sanar.

-Un país marcado por las tensiones, la pasión,

el analfabetismo y los radicalismos.

-Los anarquistas consideran al rey el mal mayor.

(Explosión)

-Durante años soñé con conocer el lugar donde mi bisabuelo se hundió.

Me quité los guantes y toqué la historia con las manos.

Los hombres del saco y las mujeres, que también había,

secuestraban a niños para asesinarlos

y obtener remedios y ungüentos

que vendían a ricos tuberculosos.

Una cosa horrible.

¡No, por favor! ¡No, déjame!

¡No! ¡No, por favor, no! ¡Por favor!

¡No! ¡Suéltame!

La Barcelona de aquella época era una Barcelona

en crecimiento.

Y todavía existen esas diferencias de clases.

Hay familias muy ricas y otras muy pobres

que tienen que trabajar 16 horas o 18 para poder llevar

un trozo de pan a sus casas.

En esa parte baja, en esa zona lúgubre

e insalubre vivía Enriqueta Martí.

Comienza siendo una simple sirvienta de las casas nobles.

En esas casas empieza a conocer los defectos

y las manías de la clase dirigente.

Ella les sirve, les hace favores, tanto sexuales como de otro tipo,

y empieza a descubrir algo: que les gustan los niños.

Y es cuando ve el gran negocio.

Enriqueta Martí es una persona fría, que no se relacionaba.

Ella siempre iba sola, no se le conocen amistades,

es una persona que sabe lo que está haciendo

y es un negocio.

-He oído que raptan niñas de 15 años para llevarlas a un burdel.

Quizá solo sean rumores.

-Sabía que había gran cantidad de niños en Barcelona

que vivían en la calle del robo, de la mendicidad...

Se convierte en Doctor Jekyll y Mr. Hyde;

por el día suele ser una mendiga,

la mujer que no sorprende ver en una cola recogiendo

comida de la beneficencia.

Y allí es cuando empieza a codearse con niños

a los cuales secuestra

y después por la noche se viste con sus mejores galas

y en la puerta del teatro ofrece a estas criaturas que ha conseguido.

Cuando lleva a los niños a su casa

ya ha descubierto el valor,

que eran para que esa burguesía se acostara con ellos,

pero ella descubre que puede sacar más partido de ellos.

Y allí, en esa casa de la calle Poniente

mata a los niños y empieza a montar su gran negocio.

En esos años no existía la penicilina

y se cree que la sangre es un revitalizante

que servía para dar fuerza y vigor a las personas.

La tuberculosis está muy avanzada y empiezan a comprar sangre

porque una persona enferma se agarra a cualquier cosa.

Entonces ella les vendía sangre. Y la consumen.

No sabemos cómo, pero el burgués estaba convencido de que se curaría.

Enriqueta Martí comete un error de bulto que no se espera.

Coge a una niña, a una tal Teresita Guitart.

Y se la lleva para hacer lo mismo que había hecho antes.

Pero ha cogido una niña de una familia estructurada.

-¡Socorro! ¡Socorro, por favor!

¡Déjenme salir de aquí! ¡Por favor!

¡Socorro!

¡Déjenme salir de aquí, por favor! ¡Por favor!

-Una vecina suya ve a una niña en la ventana.

Le sorprende, ve que está rapada, lo comenta al colchonero de abajo

y la voz va aumentando.

(NIÑA) ¡Quiero salir de aquí!

-Mi padre es policía, vendrán a sacarnos de aquí.

Muy pronto, ya lo verás.

(LA NIÑA GRITA) (HOMBRE) ¡Cállate, coño!

¡Cállate la boquita de una vez!

¡Cállate o te hostio! (LA NIÑA GRITA)

-¿Me estás escuchando? (MUJER) ¡Suéltala!

(LA NIÑA LLORA)

(MUJER) ¡Largo de mi vista!

-Este caso que nos ocupa, el caso del Raval,

se les ocurrió como se descubren

los grandes secuestros muchas veces. Por casualidad.

Casualidad porque hubo una vecina que le llamó la atención

el comportamiento de una señora

pero por otra parte la intuición del policía municipal,

que al detectar la presencia de la niña rapada

intuyó que podía haber animales en esa casa

portadores de los piojos, que eran ocupantes habituales.

El oficial cuando acude al domicilio de la calle Poniente

se encuentra con algo inesperado.

Se encuentra con el espectáculo

dantesco de los frascos de sangre.

La niña cuando vio al policía se le echó a los brazos y le dijo:

"Esta señora no me deja salir y me llamo Teresita".

El nombre de la niña aparecía ya en los medios

y entonces lo tuvo claro,

era el escenario no de ese crimen únicamente sino de varios.

Enriqueta Martí ante la detención reacciona de una manera fría,

dice que la ha recogido de la calle porque estaba pasando hambre

y que al día siguiente pensaba devolverla.

-¡Quieto!

-¡Suelta a mi hija!

-¡Quieto!

¡Alférez!

-¡Crespo!

-¿Señor? -Todo suyo.

-Hijo de puta.

-Posteriormente, en un segundo registro, aparece una lista

de personas pertenecientes a la alta burguesía catalana

que es lo que en mi opinión hace que la investigación policial

se diluya a medida que se conocen las implicaciones de burgueses,

alguno de ellos con mando en la propia ciudad.

-Ella lleva un listado donde anota nombres.

La prensa habla de que hay mucha gente de la clase alta

uno había sido alcalde de Barcelona, concejales, un cura,

pero no da nombres.

La policía ha puesto vigilancia para que nadie entre al edificio.

Curiosamente una noche entra alguien y de golpe y porrazo

esa lista desaparece, no se sabe dónde está.

Mientras tanto, la meten en una prisión, la Reina Amalia.

Y un buen día le dan un veneno, la ven

tambaleándose por el patio, cae al suelo

y la rematan a golpes con una barra que no se sabe

quién entró dentro de la cárcel.

-Yo diría que muere en manos de un sicario sufragado

por alguien muy ligado a la burguesía,

que es la que estaba interesada en que no hubiese testigos

sobre ese tema.

-Lo más curioso es que con todas las pruebas que había

nunca fue juzgada.

Dejan avanzar los meses.

Nunca tiene juicio, tiene careos con su padre,

tiene entrevistas con el juez, pero nunca le hacen un juicio

sobre los delitos cometidos.

-Un día veo que pasan dos señores.

Empezaron para arriba, para abajo

arriba y abajo y decían: "Estos balcones no,

estos tampoco, son estos balcones.

Y entonces fue cuando uno de ellos se acercó

y me dijo: "¿Puede abrir usted la puerta, por favor?"

Digo: "Sí". Le abro la puerta y suben.

Dice: "¿Usted no sabe que aquí había una señora

que hacía esto y esto con los críos?"

Digo: "Yo no sé, es la primera noticia que tengo".

Y después ahí en frente había una señora

que cuando mis hijos se acercaban ahí empezaba a decirles:

"Asesinos, que sois unos asesinos,

que matáis los niños, les sacáis la sangre para venderla!"

Y los críos no se querían asomar.

Yo no he tocado paredes ni nada, las habitaciones son las mismas.

Esta es la habitación donde encontraron a la niña.

La primera siguiendo esta, ahí hay una puerta.

Esa puerta va a la farmacia

y se ve que ahí era donde preparaban las cosas.

Tiene cara de mala. De fría. Yo la veo así.

No me da miedo vivir aquí.

Yo no le tengo miedo a los muertos, yo le tengo miedo a los vivos.

-¿Por qué le mató?

-Porque me robó a mi hijo, era un ladrón de niños.

(Risas infantiles)

(Gritos aterradores)

-Unos años antes de conocer el crimen de la vampira del Rabal,

saltó a la luz un caso terrorífico en Gádor,

que reavivó la leyenda del hombre del saco.

(Gritos de niños)

Gádor era un pueblo de trabajadores del campo fundamentalmente

que no estaban acostumbrados a la violencia, al contrario.

Es un momento en el que la tuberculosis está extendida,

además marca definitivamente.

La persona que empieza a toser sangre y ve que los síntomas avanzan

no tiene esperanza.

Y se cree que con las mantecas y la sangre de un niño se puede curar.

Eso le pasa a Francisco Ortega el Moruno, empieza a enfermar

y aunque es un buen hombre, nadie dice lo contrario,

cuando los médicos le desahucian empieza a preguntar.

Le dicen que vaya al cortijo de San Patricio

donde le van a dar remedio a su enfermedad.

Se pone en manos de los curanderos de allí.

Le dicen que a cambio de 3000 reales,

ese es el precio de la vida de un niño,

le van a sanar y así es como se gesta el crimen.

Hay cuatro personas fundamentales en esta historia:

Agustina la Bruja, la persona que conoce esos remedios caseros,

Francisco León, que será catalogado como el Hombre del saco,

el hijo de Agustina, Julio Hernández, al que llaman el Tonto,

y Francisco Ortega el Moruno, y que va a ser el enfermo,

que acude a estos curanderos para que le den un remedio.

Francisco Leona y Julio Hernández

acuden a la vega del río Andarax y esperan que aparezca un niño.

Efectivamente, pasan varios niños

y al final el niño Bernardo, de solo siete años,

Bernardo González Parra, despistado, cae en esta trampa.

Se abalanzan sobre él.

El peso del trabajo lo lleva Julio Hernández, que es joven.

Le va a poner cloroformo en la nariz y lo introduce en el saco.

Agustina les ha dado instrucciones: extraer la sangre del niño,

tiene que ser consumida caliente

y hay que depositar las entrañas del moruno sobre el pecho del niño.

Lo primero que se hace es sacar al niño, aún adormilado del saco,

Francisco Leona le hace un corte en la axila izquierda,

y de ahí brota la sangre.

Agustina la recoge en un recipiente y la remueve para que no se coagule.

Inmediatamente Francisco Ortega empieza a beber ese remedio

y se siente revivir, así que decide seguir adelante.

El siguiente paso es matar al niño. Le golpean con una piedra,

le sacan las entrañas y se las ponen sobre el pecho a Francisco Ortega

y él nota que le ha curado la tuberculosis.

El crimen empezó a investigarse de manera muy precaria.

Julio Hernández ha escondido el cadáver del niño Bernardo

y a pesar de que todos los medios policiales se ponen a buscarlo

quizá no lo habrían encontrado, pero los curanderos cometen un error.

Y es que le regatean las monedas a Julio Hernández el Tonto,

y se va a enfadar.

Acude a la guardia civil y les va a decir

que él estaba cazando perdices y se topó con los restos del niño.

Los autores del crimen tuvieron una suerte dispar.

Francisco Leona no paga su crimen, se pide la pena de muerte

pero fallece en prisión.

Los que sí pagaron fueron Agustina, que fue ejecutada,

y también fue ejecutado Francisco Ortega el Moruno

que mejora de su enfermedad, no porque le haya hecho efecto

este ritual, sino porque no estaba tan enfermo.

Y el que se salva es Julio Hernández, el Tonto.

La sociedad no podía aceptar que alguien pudiera matar a un niño

y se empiezan a buscar las causas, piensan que Francisco Leona

tenía que tener algún defecto mental. Estaba muy extendido

que este era un remedio contra la tuberculosis

y algunas personas sacan un beneficio económico

y al no tener escrúpulos son capaces de matar a un niño.

La leyenda del hombre del saco es universal,

pero a raíz del crimen de Francisco Leona

los padres le decían a los hijos que tuviesen cuidado

porque estaba el hombre del saco y entonces era verdad.

(Respiración de un hombre)

-Hubo un caso parecido en Londres, en el 88.

-Sí, Jack el Destripador. Este asesino se le parece mucho.

Es como un fantasma al que nadie ve.

Jack el Destripador es uno de los asesinos en serie

más famosos de su época, que fue el siglo XIX.

El no haber llegado a conocer su identidad

lo hace aún mucho más famoso.

(GRITA)

-Jack el Destripador sigue libre y mató a 11 mujeres.

-Creía que habían sido cinco

y el resto eran obra de un imitador.

-Se han hecho descubrimientos, se ha escrito mucho,

se ha estudiado a nivel internacional

sobre todas las actuaciones en los crímenes que se le atribuyen.

Que fueron cinco mujeres,

prostitutas, que trabajan en el barrio de Whitechapel

y en un rincón que era el bar de reunión

de toda la mala gente nocturna, y buena, que también habría.

Es imposible elaborar un perfil

de Jack el Destripador puesto que no se sabe quién fue.

Hubo un médico que se atrevió a hacerle un perfil

y que se acercó mucho a la fuerza que pudo haber tenido,

a los conocimientos anatómicos que podía tener.

Pensamos que tiene que ser un cirujano o un enfermero

que esté acostumbrado a trabajar con bisturí

o también un carnicero

o cualquier otra persona con conocimientos de anatomía.

Es muy difícil que podamos ajustar una motivación

a esta situación. Simplemente por el hecho de matar

le producía tal placer que es lo que le llevaba a matar.

Nunca se han tenido datos suficientes como para fijar

la identidad del Destripador.

Se tenían pocos elementos de análisis.

Pensar que pudo ser el príncipe...

Reflexionando, yo creo que una persona de esa alcurnia

de ese grado social, no busca prostitutas de bajísima escala

a Whitechapel.

Si el príncipe tenía necesidad de relaciones con esas mujeres

no se iría ni a ese barrio ni en ese momento

ni para matarlas, le daba igual una casa que otra.

Se llegó a confabular en el va y viene y el boca a boca

porque se le achacó una relación con una prostituta joven

con la que tuvo una hija.

Pero incluso en la confabulación se mezcla no al príncipe

sino al médico cirujano de la casa real.

Existen grupos de investigadores que se reúnen

para ver los descubrimientos que se hayan podido hacer.

Yo pertenecí a uno

donde cada dos años nos reuníamos en Whitechapel,

justo donde estaba ese bar famoso.

También se atribuye que fuese una mujer, aparece en pocos sitios,

pero pudo haber sido. Incluso hay libros escritos

con ciertos razonamientos y conclusiones científicas.

Otros hablan de la hija de Jack el Destripador

que actuase de la misma forma.

Recientemente han aparecido notas de un inspector de Scotland Yard

y en una de ellas aparece como autor de todos los hechos

un polaco, Aaron Kosminski.

Este hombre, que ya había estado en un psiquiátrico,

parece ser que por brotes esquizofrénicos,

y en uno de ellos lo detuvieron porque quiso matar a su hermana.

La sorpresa está en que en una de las investigaciones

que se ha hecho en los objetos que se utilizaron

y que aparecieron en las muertes de Jack el Destripador

aparece un ADN que pertenece a este señor.

Pudo ser que sí interviniera o pudo llegar más tarde

o escuchó gritos y tocó algo de allí.

En fin, ha aparecido una huella biológica que era suya.

Y se ha identificado como el peluquero de aquella zona.

Puede ser, pero eso no quiere decir que perdamos el halo todavía

de la investigación que queda.

La mente del asesino, ¿qué piensa, qué le pasa por la cabeza?,

sigue siendo un auténtico misterio.

Aunque desde el siglo XIX se estudia científicamente.

¿Cómo? ¿Que quieren liberar a De Larrubia?

Es un asesino confeso. -No le vamos a liberar.

Será trasladado a un centro Viena donde estudian la mente

de los criminales peligrosos.

-Los asesinos durante el siglo XIX

el tipo de arma más utilizada para matar

ha sido arma blanca, en algunos casos arma de fuego.

Pero el arma de fuego se ha usado más

para cierto tipo de asesinatos por encargo.

Por ejemplo con el general Prim.

También, por supuesto, alguno ha habido por asfixia,

pero siempre tenemos que tener en cuenta

que, para utilizar estos métodos, el asesino que mata

debe tener unas condiciones físicas muy superiores al otro.

-Tú sí que eres un bicho raro.

Quizás también quieran examinar tu cerebro.

(RÍE)

-A mi entender, los asesinos natos no existen.

Se tienen que dar una serie de conjunciones en una persona

para que se transforme en asesino. Una cierta predisposición genética,

tiene que tener una predisposición por parte del contexto

y en ocasiones por parte de la sociedad que envuelve

ese contexto del asesino.

Lo que pasa por su cabeza son impulsos, no razonamientos.

Tenemos que hacer excepción del psicópata,

que comete su asesinato con razonamiento.

Pero en la generalidad de los casos, son impulsos.

Para el asesino, el entorno puede ser determinante.

Imaginemos una persona que tiene un carácter tímido

que constantemente la gente a su alrededor hacen mofa de él,

que está frustrado porque no sale nada de sus expectativas vitales

hace que en un momento determinado haga crisis, estalle

y pueda cometer un asesinato.

Hay tipos de personalidad que se llaman explosivas

que vienen determinados por un componente genético

como el cromosoma xyy

y que hace que estas personas estén más predispuestas

a la explosión,

a lesionar o a matar a alguien, pero solo existe esa probabilidad.

No podemos decir que una persona que tenga este cromosoma

tenga que ser un asesino.

Lombroso fue un científico que se dedicó a investigar

las bases de la criminología

o las bases de la personalidad criminal.

La figura de Lombroso ha sido controvertida.

Aunque representó un avance desde el punto de vista de localizar

qué persona podría ser un asesino y por lo tanto

resolver un problema de tipo social,

la verdad es que después se ha visto

que esto no tiene una fundamentación científica.

Lombroso lo que pensó es: "Voy a ir

viendo las personas que han cometido crímenes

qué rasgos somáticos tienen, qué rasgos corporales.

Entonces si soy capaz de establecer los rasgos corporales de esa persona

voy a ser capaz de predecir

quién va a ser un asesino y que no cometa los asesinatos".

Establece una serie de rasgos: cara ancha, orejas grandes,

brazos grandes, poca frente, etc.

Y con estas características él trataba

de ver que una persona era necesariamente un asesino,

casi un asesino nato. Esto se ha demostrado con posterioridad

que no existe así.

Yo no diría que el siglo XIX

sea un siglo de psicópatas o asesinos,

sino que en el siglo XIX empiezan a desarrollarse

las investigaciones científicas en este campo, en la criminología,

en el campo del estudio científico del criminal

hay grandes psiquiatras que se dedican a estudiar

a las personas que han asesinado y ver si tienen alteraciones.

Todo esto hace que se tenga más conciencia

de que existen estas personas.

El siglo XIX termina con monarquías y genera una sensación de libertad

que no fue del todo real o nada real.

Surgen grupos anarquistas que pretenden luchar contra el poder

con discursos y, sobre todo, con balas y bombas.

Don Augusto es un grande de España y lo que es más importante

amigo del presidente Cánovas.

Una queja suya y estaremos todos de patitas en la calle.

-Pero ahora el presidente es Sagasta, ¿no?

-Se confunde. El gobierno es un quítate tú para ponerme yo.

-El último tercio del siglo XIX en España fue complicado,

como todo el siglo XIX.

En los años que van desde 1868 al 1876,

le llaman el sexenio democrático,

hubo una revolución,

un asesinato de un presidente, de Prim,

una monarquía que duró menos de dos años, la de Amadeo de Saboya.

Un italiano, un hombre bueno pero completamente despistado,

además se lió con una mujer que se llamaba Pozo de la Cisterna,

para la guasa local.

Una república que duró once meses y que obtuvo ocho gobiernos.

Luego un golpe militar y una restauración

que estabilizó las cosas hasta fin de año.

Era un tema muy convulso, muy estirado por los extremos,

las zonas templadas siempre perdían

porque se estaba librando en Europa una gran batalla

entre los modernizadores y los reaccionarios.

Pero en España, agravado por el analfabetismo.

En 1870, en España había un 68% de analfabetos.

Y en algunas zonas, como en Granada, había un ochenta y tanto por ciento.

En Valencia había un setenta y tantos por ciento,

en Sevilla 70%, en Barcelona 50%, en Madrid casi un 50% también.

Eso agravaba las tensiones porque las pasiones estaban

sostenidas poco en la razón y mucho en la emoción.

Era una sociedad agraria

que no se había enriquecido por la desamortización de Mendizábal

porque las tierras fueron compradas por grandes terratenientes

y se hicieron más ricos de lo que todavía eran.

Era una sociedad que había modernizado el mundo agrícola

por los ferrocarriles

y que se empezaba a encauzar de forma diferente

como consecuencia del Banco de España que nace entonces

y de la peseta, que nace en 1868.

Esos inventos: el fonógrafo, el teléfono, la pastilla de jabón,

que produjo una extraordinaria revolución,

y un tiempo de música popular, sobre todo la zarzuela.

En el famoso Apolo, en la calle Alcalá con esquina Gran Vía

se celebraban las zarzuelas y en el último tercio del s. XIX

las más famosas fueron "Pan y toros" y "El barberillo de Lavapiés".

Dicen que Sabatini ponen faroles.

Tenemos cosas derivadas del siglo XIX

porque hubo tres guerras civiles, tres guerras carlistas.

Tres guerras civiles.

Y eso tensó la cuerda entre las dos posiciones extremas.

Un país en el que nunca lo templado ha sabido prosperar.

La herencia de un país que tiene

menos capacidad para razonar de lo que cabría esperar

y que se exalta mucho y lleva las cosas a los extremos.

Es fácil de entender, si pensamos

que hace 50 o 60 años de la Guerra Civil y qué cerca está,

pues pensemos que entre esa guerra y la última guerra carlista

pasó el tiempo que hay de la Guerra Civil hasta aquí.

Y un poco menos, en cuarenta años hubo tres guerras.

España ha vivido esa tensión entre lo moderno y lo reaccionario

de una forma violenta, con conflictos durante mucho tiempo.

Y se ha arrastrado como las tensiones de montescos y capuletos

que ya no se sabe de dónde procedieron,

pero que se hereda con generaciones que viven de manera muy aguda

no ya la divergencia, sino la hostilidad.

Un "nosotros" y un "ellos" muy fuertemente marcado.

Un país marcado por las tensiones,

la pasión, el analfabetismo y los radicalismos.

-Quiero que utilice todos sus contactos.

Averigüe si los anarquistas hacen algún movimiento en Madrid.

-¿Lo hago a mi manera?

-A la manera que sea.

-El anarquismo en el siglo XIX es una respuesta

a la sociedad de la industrialización,

al modelo de vida que estaba imponiendo el capitalismo.

El anarquismo, evidentemente, como ideología alternativa

a la sociedad del momento tiene sus enemigos.

El ejército, el Estado, la iglesia..., ¿por qué?

Porque es antimilitarista, antiestatista y anticlerical,

entonces evidentemente los objetivos se sitúan ahí.

-Alto.

-Ibais a poner una bomba en el centro de Oviedo.

Habrían muerto inocentes. -¿No lo son nuestras esposas?

¿Nuestros hijos?

Ellos se mueren de hambre o por no tener un médico decente

y nadie nos hace caso.

-Los anarquistas dicen: "No hay que conquistar el poder,

hay que destruir el Estado, generar una sociedad distinta,

fundar una sociedad nueva.

Los actos del llamado terrorismo anarquista

son actos individuales.

El anarquismo,

podemos definirlo buscando a ciegas el camino

surge una rama, minoritaria dentro del movimiento anarquista,

pero que hizo mucho ruido porque lanzaban bombas.

La bomba de los anarquistas era la bomba Orsini.

Una pequeña esfera de dos piezas

formada por diversas chimeneas

que es donde se ponían las cargas explosivas

y cuando lanzabas la bomba,

al chocar una de esas chimeneas, explotaba.

-En su taller han encontrado material para hacer una bomba.

-Es un taller de ferretería.

Hay tuercas, tornillos, carcasas de hierro...

¿Qué va a haber? ¿Lechugas y remolachas?

No soy un anarquista, soy un obrero.

-La orsini se utilizó mucho en Europa.

En España no tanto, porque no había constructores de orsinis.

La bomba que se usó en España era solo de una chimenea.

El atentado contra Alfonso XIII se produjo el día de su boda,

el 31 de mayo de 1906, en el número 84 de la calle Mayor.

¿Cómo fue? Pues Mateo Morral

lanzó la bomba a Alfonso XIII desde un piso

de una pensión y durante días

estuvo estudiando el recorrido del cortejo nupcial

para ver cuál era el punto más fácil

en el que Alfonso XIII pudiera ser víctima de ese atentado.

Cuando la carroza nupcial salió de los Jerónimos

bajaba la calle Mayor en dirección al Palacio Real

a la altura del número 84 y un ramo de flores es lanzado

desde esa pensión, rebota en unos de los cables que había

y no alcanza a meterse dentro.

El objetivo de Morral era que cayese sobre el cortejo nupcial,

pero no lo consigue, cae bajo unos caballos, explota...

(Explosión)

Fallecen 23 personas en ese atentado

y el rey sale ileso.

Mateo Morral, en medio de toda la confusión, logra huir

y días después es reconocido

por un guarda y en medio de la refriega

dispara y Mateo Morral se suicida.

Los anarquistas, o esa parte del anarquismo

consideran a la figura del rey el mal mayor.

Entonces eliminando al rey era suficiente para provocar

una transformación revolucionaria.

La parte negativa que legó el anarquismo en el XIX

es que quizá todos esos actos de violencia

en realidad no sirvió para nada,

porque ni el movimiento obrero se hizo más fuerte

ni sirvió para reforzar el anarquismo.

Cuando el anarquismo entendió, ya en el siglo XX,

que reforzando los sindicatos,

haciendo fuertes sus sociedades obreras

podían transformar la sociedad

nació en 1910 la CNT

y se convirtió en uno de los sindicatos más importantes.

Entonces España conservaba aún restos de su imperio colonial.

Como Filipinas o la riquísima perla del Caribe, Cuba.

Pero las cosas allí no nos iban del todo bien.

¿Qué se nos ha perdido en Cuba para que nuestros hijos mueran allí?

-Cuba es España. -Pues si lo es

que vayan todos, los hijos de los ricos y los de los pobres.

-Al llegar la guerra de Cuba, España tenía islas

como las Marianas y las Carolinas

que no servían absolutamente para nada,

pero en las otras: Filipinas era rentable,

Cuba era altamente rentable y también lo era Puerto Rico.

Era un imperio pequeño,

pero fructífero para la metrópoli.

-La guerra con Cuba estallará antes de que acabe el mes.

-Eso por apretar el cinturón a las colonias.

-Era una explotación tan aberrante

que La Habana recibía los garbanzos de México pasando por Barcelona.

De Nueva Orleans, pasando por Santander.

-El pueblo necesita buenas noticias

y más ahora que vamos a entrar en guerra.

-¿África otra vez? -No.

Otra vez Cuba.

-El hundimiento del Maine fue un claro desencadenante

de la guerra en Cuba.

Luego se ha sabido que explotó por una explosión interna.

Es un suceso que entra

dentro de la estrategia independentista de EE.UU.

La guerra es una guerra que obviamente

mueven los independentistas, pero que a partir de ese momento

se inserta en una estrategia norteamericana

de irse acercando a la declaración de guerra.

-¿Quién es este?

-Venancio Márquez.

Le acaban de traer el cadáver de su hijo de Cuba.

-En España habrá patrioterismo todo lo que se quiera,

habrá manifestaciones antiamericanas,

se ve a los americanos como cerdos yanquis

el Tío Sam era charcutero...

Hay una auténtica explosión patriotera,

pero no hay voluntarios para Cuba.

España puso en marcha

una política extremadamente dura

que terminó con una reconcentración

para evitar que los insurrectos tuvieran apoyo en el campo,

a la población insurrecta la llevas a la ciudad y se mueren de hambre.

-Esas empresas, señor mío,

están investigadas por ser cómplices de los rebeldes cubanos.

Nuestros soldados mueren en Cuba con pólvora española.

-Curiosamente, España no utilizó la ametralladora,

algo inexplicable, en Cuba. Es sorprendente

que, en armamento, España por una parte tiene novedades

el mauser, que era mucho mejor que el remington norteamericano.

Pero falló el tener un arma moderna

y les falló lo mismo en la defensa portuaria.

Estaban defendiendo con morteritos de 1730.

Les darían ataques de risa a los americanos

viendo cómo les caían las bolitas de hierro.

-¡La patria!

Los ministros que nos han llevado a esta guerra

se llevaron sus buenas comisiones. No se engañe,

qué son las guerras sino un puro negocio.

-Hay repatriaciones al final de la guerra,

pero también hay una recuperación de la emigración a Cuba.

También porque los americanos desconfían de los cubanos

y se fían más de los españoles que quedan que de los cubanos.

Esta es una de las bases de la insistencia de Fidel Castro

en que hay que hacer una limpia.

Pero entre los que se quedan es el padre de Castro.

El padre de Castro vuelve a Galicia y dice: "¿Qué hago aquí?"

Se vuelve y se hace su finquita de 10 000 hectáreas.

Un compañero de colegio de Fidel me contaba esto,

una sorpresa en el colegio,

cuando iban a visitar los escenarios de la batalla

Fidelito fue al fuerte español a decir: "Aquí estábamos nosotros".

Para sorpresa de sus compañeros,

porque, claro, las raíces españolas estaban ahí

y siguieron siendo fuertes.

En La Habana ya no había un casino español,

pero había un gran centro gallego, un casino asturiano,

es decir que la presencia de España siguió siendo fuerte.

Los americanos les prohibieron las corridas de toros,

pero siguieron comiendo fabada, a pesar del clima.

-Se dice que las bajas en Cuba y Filipinas rondan las 10 000.

No a las 2000 como dice el gobierno. -¿10 000?

-Durante muchos años,

siempre soñé con conocer el lugar

donde mi bisabuelo el almirante Cervera se hundió

y todos los barcos de su escuadra.

Para mí el cenit fue poder llegar a bajar

buceando a más de 25 metros de profundidad

y encontrarme con los restos

de los barcos allí hundidos y entonces me quité los guantes

y pude tocar la historia con las manos.

-Cuba era una provincia española.

Era un territorio que se podía considerar una parte de España.

Lo mismo que las islas Canarias o Baleares.

Cuba perteneció durante 437 años a la corona española.

En 1898 la prensa americana

explotó muchísimo la forma en que los españoles

encarcelaban y torturaban a los prisioneros,

cómo a las mujeres se las acosaba,

cómo eran las muertes, las ejecuciones, el garrote vil...,

azuzando a la opinión pública norteamericana contra España.

El clima y la aversión contra España

llegó a su cenit cuando el acorazado Maine

que estaba en el puerto de La Habana, estalló

muriendo en él 266 marinos y 59 heridos.

Supuso la declaración prácticamente de la guerra.

El acorazado Maine no fue hundido por España,

fue una explosión que ocurrió en las carboneras,

algo que sucedía en la época de manera frecuente.

Cervera durante varios meses estuvo advirtiendo

a las autoridades españolas de la locura y el suicidio

que consistía en enviar su escuadra al Caribe, a Cuba.

Sin embargo, recibe la orden para que salga a combatir

y a enfrentarse con la escuadra norteamericana

que era infinitamente superior.

Cervera embarca todas sus dotaciones y va directamente

al suicidio, o como algunos decían, al matadero.

A las 9:30 del 3 de julio de 1898

la escuadra del almirante Cervera salía de la bocana de Santiago.

A esa hora, 4:00 hora española,

se iniciaba un paseíllo en una plaza de toros de Madrid.

Lo más importante en aquel momento para la sociedad española

no era lo que se estaba ventilando

a 8000 km de distancia,

sino lo que estaba sucediendo en los estrenos teatrales,

las corridas de toros, las carreras, las verbenas...

Parecía que no estuviese sucediendo lo que realmente ocurría en Cuba.

La orden que da Cervera a sus comandantes

consiste en intentar escapar del bloqueo de Santiago.

Y su barco que es el buque insignia,

hará frente a todos los demás cruceros y acorazados americanos.

El combate llega hasta las cuatro horas,

al término del cual la escuadra de Cervera es aniquilada

y hundida.

La expresión "Más se perdió en Cuba" realmente hacía alusión

a una especie de sentimiento poco menos que novelesco

y yo me atrevería a decir sentimental,

romántico, de la época.

De hecho, no se perdió tanto como se ha venido diciendo.

La utilización del submarino Peral por la armada española

hubiera cambiado el rumbo de la guerra.

Era un arma secreta, nadie lo tenía. Y España precisamente llevaba

casi 12 años de ventaja a EE.UU.

En aquella época era demasiado romántico

la guerra como para decir

que se podían usar armas submarinas o armas secretas.

España no aprovechó la oportunidad que le ofrecía

contar con el primer sumergible del mundo.

Un sumergible con unas capacidades increíbles para la época,

la posibilidad de lanzar torpedos y sin ser visto.

Era en aquella época indetectable.

-Mi hijo murió en Cuba. Estábamos en la miseria.

Mi hijo decidió salvarnos yendo a la guerra en lugar de otro.

-La tradición del servicio militar en España es muy antigua,

pero la redención en metálico procede de Carlos III.

Cualquier joven que era llamado a filas

podía redimirse pagando 1500 pesetas de la época

que era una fortuna, si se destinaba a la península.

Y 2000 pesetas si se destinaba a ultramar.

Evidentemente, era absolutamente inabordable

para la mayoría de las familias

que podían estar 20 años hipotecadas

o muchas de ellas llegar a la ruina por intentar salvar a sus hijos.

Es famoso aquello de "voy a comprar tabaco y nunca más se supo".

Muchos fueron a Cuba y muchos tenían una doble vida.

Las calles estaban pobladas de hijos ilegítimos

presa fácil para los asesinos,

y las madres malvivían sin ningún futuro.

¡Antonio!

¿Eres tú, Antonio?

-Usted se confunde, señora.

-Antonio, ¿por qué no me escribiste?

-Creo que me confunde con otra persona.

-Pero ¿por qué me haces esto?

-Por favor, deje de molestar o llamo a un guardia.

-Había una diferencia clara entre hombres y mujeres

a la hora de considerar el adulterio como delito.

En el caso de la mujer era más grave

porque el adulterio podía implicar

que si la mujer quedaba embarazada entraba un extraño en la familia.

Y por tanto el patrimonio familiar

podía derivar a una persona extraña.

-Los hijos ilegítimos, aunque la ley no obligaba a reconocerlos,

es frecuente que fuesen reconocidos por los padres

generalmente en dos momentos.

En el momento del testamento

y en otro momento, que era el matrimonio del hijo.

Luego los padres debían mantenerlos al menos,

pero no eran miembros de la familia.

Hay mayor tasa de ilegitimidad

en las capitales de provincia que en el conjunto de la provincia.

En el conjunto de España, la tasa era de un 5%

y en Madrid capital es del 22%.

Era muy frecuente que la ilegitimidad

fuera mayor en los barrios populares,

porque vivían las jóvenes que llegaban de los pueblos

a trabajar para servir y luego en muchos casos

eran seducidas, tenían una maternidad no deseada

y vivían en los barrios populares.

O bien trabajando en una fábrica

o condenadas a la prostitución.

-¿Qué ocurre?

-Escuche, su marido se volvió a casar en Cuba.

Con una tal Hortensia Buenaventura.

-Pero qué cabrón.

-El testamento del marqués de Salamanca

que como se sabe es un personaje de una enorme relevancia,

es un gran político que tiene un papel relevantísimo

en el reinado de Isabel II,

su vida particular

es una vida muy conocida y muy curiosa.

Él se casa con Petronila Livermore,

es una mujer muy dedicada a las obras de caridad,

una mujer muy piadosa y con ella tiene dos hijos.

Pero además el marqués de Salamanca es conocido que tiene

una vida extramatrimonial.

La leyenda es que tiene muchas amantes,

que a cada una de sus amantes le pone una casa

en la Castellana.

Pero en su testamento solamente cita a una mujer

y a los dos hijos de esta mujer.

Les reconoce la legitimidad y les deja también

un importante legado económico.

En el testamento del marqués de Salamanca hay ese intento,

que los hijos legítimos que van a tener la mayor herencia

reconozcan a estos dos hermanos

como una parte de la familia.

-Velázquez, léale el menú al cliente.

-Será un placer.

De primero tenemos abandono familiar y bigamia.

Se dice que somos anchos y quijotes,

lazarillos de Tormes y personas de honor.

Aquí no hubo mafia, nos liamos a tiros a la mínima de cambio.

Estamos un poco locos. Fuimos los más grandes

y lo perdimos casi todo. Pero eso sí, somos buena gente.

La España de Víctor Ros - Programa 5

50:13 09 feb 2015

Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

 

Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

 

ver más sobre "La España de Víctor Ros - Programa 5" ver menos sobre "La España de Víctor Ros - Programa 5"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Luisa Mena

    Afortunado tú que has podido verlo entero. Yo llevo ya unos cuantos intentos por ver el capítulo entero sin ningún éxito por mi parte; siempre se acaba atascando el vídeo. Señores de TVE, por favor, miren esto de una vez por todas, que sería maravilloso poder ver cada capítulo de esta serie documental de una vez, y no a intervalos. Muchos fallos técnicos que desmotivan enormemente. Gracias.

    10 feb 2015
  2. Jacinto Solana

    Para mi gusto el mejor de los capítulos. Pérez Caballero e Iñaki Gabilondo perfectos; pero sobre todo me enganchó Fernando Gómez quien sin estridencias contó las andanzas de Enriqueta Martí.

    10 feb 2015

Los últimos 8 documentales de La España de Víctor Ros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 6

    Programa 6

    50:55 16 feb 2015

    50:55 16 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • Programa 5

    Programa 5

    50:13 09 feb 2015

    50:13 09 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • 2:18 07 feb 2015 Morir en la España de Víctor Ros era muy fácil. Sobre todo si eras un niño sin recursos. Jerónimo Tristante, el creador de Víctor Ros, nos introduce esta semana en los frecuentes robos de niños a finales del siglo XIX, Porque... 'El hombre del saco' o el 'Sacamantecas' forman parte de la Historia real y no de la ficción. En el capitulo se abordan también: el terrorismo anarquista, el fin de un Imperio y la curiosidad científica por la mente de los asesinos. Emisión: lunes en La 1 tras el capítulo de la serie de ficción.

  • Programa 4

    Programa 4

    50:01 02 feb 2015

    50:01 02 feb 2015 'La España de Víctor Ros' aborda la relación entre las creencias y la ciencia. Para una gran parte de la sociedad española del siglo XIX, tradicional y católica, el demonio y su acción sobre el mundo y el hombre era una realidad. Los endemoniados estaban a la orden del día. Los exorcismos se practicaban desde hacía siglos, con un ritual de oraciones que la Iglesia y los sacerdotes exorcistas tenían como manual de lucha contra el maligno. Pero en esa misma época, el estudio de la mente humana empezaba a ofrecer una explicación alternativa: no había, para la ciencia, posesiones ni influencias diabólicas; se trataba de enfermedades mentales que debían ser tratadas como tales, en los manicomios.La muerte, el crimen, las enfermedades, hacen presa de los habitantes sobre todo en las ciudades, que han crecido por efecto de la industrialización y de los ricos burgueses, que generan una masa de proletarios y sirvientes. La medicina avanza a toda velocidad, desarrollando técnicas como la autopsia, en la vanguardia científica de la época. 

  • Programa 3

    Programa 3

    49:42 26 ene 2015

    49:42 26 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

  • 00:57 26 ene 2015 El lunes 26 de enero a partir de las 23.45 h tenemos una cita con la versión más entretenida de la Historia de finales del siglo XIX. La tercera entrega de La España de Víctor Ros bascula entre los grandes cambios que aportaron los avances en la ciencia y la medicina y las rémoras de un pasado oscurantista que se resistía a desaparecer. En ella comparten protagonistmo el origen de la actual policía científica, los protocolizados rituales de los duelos a muerte, la aparición de los grandes inventos que cambiaron el rumbo de la humanidad o el nacimiento de la ciencia-ficción.

  • Programa 2

    Programa 2

    50:53 19 ene 2015

    50:53 19 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie ""Victor Ros"" y describe como era laEspaña de finales del siglo XIX.

  • Programa 1

    Programa 1

    50:08 12 ene 2015

    50:08 12 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. En este capítulo hablamos de casas encantadas, espiritismo, hipnosis, fenómenos paranormales y los métodos policiales de finales del XIX.A finales de ese siglo abundaban las leyendas sobre fantasmas y casas encantadas. Visitamos algunas de las más famosas de Madrid y sabremos que hay fenómenos paranormales que han llegado hasta nuestros días; La hipnosis triunfaba en los teatros y el espirítismo estaba de moda y era seguido por reconocidos científicos. En este capítulo recreamos una sesión espiritista como se hacían en aquellos años; Además sabremos como trabajaba la policía en unos años en los que intentaba modernizarse y adaptarse al crimen y a los primeros asesinos en serie.

Mostrando 1 de 1