www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3891167
Para todos los públicos La aventura del saber - 30/01/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

España es uno de los países de la Unión Europea

donde más jóvenes de entre 18 y 24 años

ni estudian ni trabaja.

En total, se estima que se trata de unos 800 000.

Pero ¿cómo deben gestionar esa situación los padres?

¿Qué conviene más? ¿Ponerse exigente y tratar de impedirlo?

¿O mejor escuchar, dar afecto, y concederles un tiempo?

Hoy en "La aventura del saber" abordamos este delicado asunto.

Adelante sumario.

"Ele, equipo la escuela" es una experiencia educativa

que se desarrolla en el centro de atención, rehabilitación

y educación especial La Escuela de Argomilla de Cayón, en Cantabria.

Desde sus inicios, el equipo apuesta por las experiencias plásticas

y entre ellas, sobre todo, por el Punto,

un círculo de cartón que cada alumno pinta,

y que después se integra en una obra colectiva.

El reportaje "Aparkdos" nos cuenta la historia

de Antonio y Pablo, dos chavales de 21 y 18 años

que, al menos durante un tiempo,

han formado parte de la llamada "generación nini".

Es una gran ocasión para entender este fenómeno

y qué comparten todos los que son parte de él.

(Música)

Minuto gastronómico en "La aventura del saber"

en compañía de Rafael Ansón,

presidente de las Academias Europea y Española de Gastronomía.

Hoy nos habla de cocina callejera.

Hay que interpretarlo de muchas maneras.

Lo que ahora está de moda se llama "street food",

que es lo que hay en Tailandia y en casi toda Asia.

Hay puestos por la calle de materia prima, de productos,

algunas veces algo elaborados.

Tú vas andando, vas cogiendo una cosa de un sitio, otra de otro,

Pero, en el fondo, esa comida callejera

es la de nuestras tabernas.

Tú vas a la plaza Mayor

y ves que la gente se para en diez o doce.

Además, es muy divertido, a veces voy y veo un extranjero

y le pregunto: "¿Aquí las croquetas son mejores?".

Dice: "No, aquí un amigo".

Se para donde le dan conversación, eso es la comida callejera.

La gracia y lo que eso representa, lo decía muy bien Robuchon,

el modelo gastronómico que España ha exportado al mundo son las tapas.

¿Por qué?

Porque si uno come en una mesa...

y las personas están en otra mesa,

no te puedes levantar a hablar, es de mala educación.

Si comes paseando, comida callejera,

comes en una barra, comes en un taburete,

hablas necesariamente.

Por lo tanto, es curioso,

lo que más valoran los turistas de España

es la materia prima, sobre todo en relación calidad precio

y la hospitalidad. Es decir, la capacidad de hablar.

De comer en compañía, de compartir.

Yo creo que España, poco a poco,

en tiempos parciales, no de manera permanente

como ocurre, por ejemplo, en Tailandia,

pero sí es verdad que se coge una calle entera

y se coloca en forma de "street food".

También El Corte Inglés, a veces montan unos tenderetes

donde puedes ir picando cosas.

Pero al final sí creo, y es una frase de Ferran Adrià,

que es maravilloso tapear. Tapear es una forma de vivir.

Se puede tapear de museos.

En vez de ver solo un cuadro, hay muchos.

Se puede tapear de compras.

Entrar y no comprar todo, sino ir a distintos sitios.

Se puede tapear comiendo, y al tapear comiendo se habla.

Y lo más importante que debe hacer el ser humano

es compartir y vivir en compañía. Claro.

Además, cada vez las tapas son mejores.

Cada vez hay más interés en hacer tapas muy especiales.

Porque la tapa es la cocina en miniatura.

De lo que se trata es de darte de comer,

en vez de dos platos y postre, ocho o diez cosas en pequeñito.

Porque la tapa inicial era una tapa simple

que se cogía con la mano y ya está, ahora las tapas son complicadísimas.

Como es natural. En El Bulli tomabas 45 platos.

Pues eran tapas, era cocina en miniatura.

Cazuelitas, una cuchara que te metías en la boca.

Una aceituna.

Por lo tanto, una vez más,

todo lo que contribuya a la libertad del cocinero

que se puede presentar en tamaño grande o pequeño,

y sobre todo, la libertad del comensal.

Puede comer sentado hora y media dos platos y postre,

pero puede comer de pie 12 cosas, puede estar en un taburete,

puede pasear, puede hacer "street food".

Es muy divertido. Volvemos al principio.

A la libertad. La libertad.

Muy bien, muchas gracias.

La creatividad como estrategia de creación.

El cartón pintado en forma de círculo como soporte.

Cada círculo o Punto pintado individualmente

se suma a los de los compañeros para crear una obra colectiva.

Hablamos de "Ele, equipo la escuela".

Es una experiencia educativa

en el centro de atención, rehabilitación y educación especial

La Escuela, de Argomilla de Cayón, en Cantabria.

(Música)

-Pensamos que una propuesta artística es muy facilitadora

para ese contacto positivo entre varias personas.

Nosotros entendemos que no hay que hacer grandes actuaciones

sino pequeñas, acercamiento al conocimiento

como el que se da aquí.

De pares de niños pequeños, mayores, con grandes patologías, sin ellas...

Pues el caso es que convivan y hagan una cosa tan atractiva

que estén a gusto y se olviden de la condición del de al lado.

(Música)

A nivel individual, todo es mucho más complicado.

Pero el esfuerzo y esas capacidades compartidas

dan un gran resultado.

(Música)

Encontramos, después de utilizar muchos materiales,

barro, piedra, tela...

Pues de forma casual, un círculo que empezamos a pintar

para hacer unas bolitas de Navidad porque no teníamos bolas.

Ya hace muchísimos años.

Y de repente apareció.

Digo: "Mira qué bonito, ¿por qué no hacemos más de estos

y hacemos un mural?".

Y empezamos a hacer, y tenemos miles y miles de puntos.

Nos invitaron a hacer una exposición en el ayuntamiento de aquí,

cuando inauguraron el ayuntamiento.

Entonces, hicimos un pequeño vídeo, unos murales,

enmarcamos algunos muy bonitos.

Pues a un artista le gustó,

nos puso en contacto con Fernando Zamanillo,

hicimos una propuesta muy bonita.

Y pudimos participar con otros artistas,

que para nosotros era un lujo cómo trabajos de niños

pueden estar conviviendo con artistas consagrados,

y participamos en Artesles

con unos posters preciosos y maravillosos que hicimos.

Y a partir de ahí, nos han ido surgiendo exposiciones,

tanto en Barcelona, en Denia...

En el hospital MarinaSalud hicimos una experiencia preciosa,

porque en las salas de quimioterapia

donde pasan muchas horas los pacientes,

pues llevamos un kit de puntitos para que pintaran,

decoramos toda la sala donde estaban ellos,

también los de hemodiálisis,

y los que sobraron hicimos lo que llamamos Punto Colectivo.

Un Punto grandísimo lleno de los Puntos

que habían pintado todos los pacientes.

Resultó precioso, muy bonito.

(Música)

Hemos sido capaces de que participe mucha gente

de todas las condiciones, para hacer esta propuesta artística

de, simplemente, pintar un círculo de cartón con unos colores

sin tener ningún virtuosismo

ni ninguna capacidad particular,

sino simplemente el jugueteo de unos colores

en un espacio reducido, que es el círculo de cartón.

Tal es así que cuando, por creer en lo que hacemos,

invitamos a algunos artistas, pues vienen,

y no con aire de "vamos a trabajar con unos niños con problemas".

No, vienen para hacer un trabajo artístico compartido

con otras personas.

Eso, para nosotros, es muy gratificante.

Por ejemplo, Javier Arce nos dejó

de su colección de "Los arrugados" el dólar de Andy Warhol.

Pues nos juntamos allí como 15 o 20 niños,

cada uno pintó la parte que quiso, lo lavó, le echó agua,

luego con la mano... Y el resultado es magnífico.

Jorge Rojo, Chelo Matesanz, Paloma Álvarez de Lara,

iba a participar Ibarrola,

y fíjate qué curioso, qué hombre más auténtico.

Nos dijo: "No y voy a participar en vuestro proyecto

porque os quitaría protagonismo".

Nos dijo: "Y lo que estáis haciendo,

el arte y la naturaleza deben amarse y vosotros lo hacéis".

Antonio lleva cuatro años viniendo,

y él lo que tiene es un trastorno del lenguaje.

Y, en principio, también tenía algo de comprensión.

Y yo, vamos, no lo quito de aquí por nada.

Yo he hecho puntos.

Yo hago puntos, pero es que dices: "Acabo uno, voy a hacer otro".

"A ver de distinta manera".

Y es... no sé, una...

Tú haces lo que a ti te parece,

nadie te marca: "tienes que hacer esto, esto y esto". No.

-Nos ofreció Gloria Bermejo exponer en el castillo de Argüeso,

y digo: "Qué bonito, qué bien".

Espacios grandes, magníficos, que nos gustan a nosotros.

Y que no nos dan miedo esos espacios tan grandes.

Y hemos realizado una exposición bajo el título "Juego de Puntos",

recreando "Juego de Tronos".

Entonces, cada instalación que hacemos es como un jugueteo

o también la recreación de un juego.

(Música)

Todo lo que hacemos en esta escuela lo hacemos todo bien.

La capacidad que todos tenemos para poder trabajar en equipo

en cuanto nos dan un hilito que tirar para seguir.

Yo creo que eso es la característica más importante

de todo el trabajo en equipo.

"¿Ese es mi Punto?", "yo llevé los Puntos allí",

"pues yo llevé el cartón", "pues yo lo recorté", "yo, yo"...

"Yo, yo, yo", pero con todos.

(Música)

(Música)

La editorial Turner acaba de publicar este libro:

"La muerte de los héroes".

El último hasta el momento de Carlos García Gual,

catedrático emérito de Filología Griega

en la Universidad Complutense de Madrid.

Crítico, traductor, experto en literatura medieval, en mitología,

y persona sabia cuyos libros siguen reeditándose

porque siguen leyéndose muchos años después de publicados

siendo en general de carácter científico,

lo que añade un extra de dificultad para que esto ocurra.

Apostamos a que volverá a ocurrir con este último estudio

que se centra en el momento y las circunstancias

en el que y en las que los antiguos héroes griegos mueren.

Bienvenido, muchas gracias por el libro.

Muchas gracias por este tiempo que nos va a dedicar.

Gracias a ti por esta presentación.

Vamos a ver, Carlos...

¿Es verdad que no había una monografía

sobre este concreto tema, el de la muerte de los héroes?

¿El momento en que los héroes desaparecen?

Sí, yo al menos no la conozco.

Claro, el momento final de la carrera heroica

queda muchas veces al margen

porque lo que se cuentan son las grandes hazañas, las glorias,

y a veces la muerte llega de improvisto

como un telón que cae repentinamente.

En el caso de los héroes, no siempre da significado

a lo que han hecho en su vida, ¿no? No.

Habría una cierta distinción que hago ahí

entre los héroes que podríamos llamar fabulosos o fantásticos,

como Heracles o Perseo, estos héroes parientes de los dioses.

Héroes míticos, ¿no? Claro, los más míticos.

Que suben al cielo en un caballo, van a los confines de la Tierra...

Y ya los héroes homéricos, es decir, los héroes guerreros.

En principio, históricos, ¿no?

La muerte ya forma parte, casi, del oficio del guerrero.

Los primeros presentan unas muertes mucho más variadas, sorprendentes,

mientras que la muerte del guerrero

sí forma parte de lo que es la propia ética heroica,

la propia conducta del valiente.

¿Por qué pensaste que podía ser interesante?

Bueno, yo trabajo sobre el repertorio mítico griego.

Y el repertorio mítico griego es muy rico en figuras heroicas.

Es decir, de estos individuos de extremado coraje,

de extremada audacia, que desafían los grandes peligros,

que se enfrentan a los monstruos, que tratan con los dioses...

Y las muertes, me di cuenta luego, son muy variadas.

Claro, son muy diferentes entre sí. Muy diferentes.

Muchas de estas muertes tienen carácter trágico.

Muertes tremendas, como la de Heracles, por ejemplo,

que muere de pronto cuando vuelve a casa

después de todas sus victorias

al ponerse la túnica que le envía su mujer,

que le amaba de verdad y que no sabía que esa túnica estaba envenenada.

O, por ejemplo, con la de Agamenón,

que después de volver victorioso de la guerra de Troya

es asesinado en el baño por su mujer, Clitemnestra.

De manera que es sorprendente cómo, a veces, tras una carrera gloriosa,

de pronto cae la muerte como una sombra terrible.

Oye, Carlos, ¿tú dirías...

que leer este tipo de historias

puede ayudarnos a vivir mejor nuestra propia vida?

Bueno, en cierto modo sí.

El héroe, en cierta manera, es siempre ejemplar.

No en todo, porque los héroes también tienen cierto lado oscuro.

Los héroes son más grandes que los seres normales

en cuanto a valor, audacia, ingenio...

Y, a veces, también en crueldad.

A veces, también son un poco excesivos.

¿Verdad? A veces se pasan, llevados por su furor o lo que sea.

Por ejemplo, por su orgullo, como pasa con Aquiles.

Pero lo que se ve siempre es la fragilidad humana

que también amenaza a los héroes.

Todos los héroes mueren,

y de pronto mueren con estas muertes extrañas, súbitas, imprevistas,

pese a toda su grandeza, su valor, etcétera.

El héroe también muere, siempre.

¿Dirías que lo definitorio de un héroe clásico griego

es que lo que hizo quiere que perdure

en la memoria de los demás? Sí.

El héroe, y eso ya lo decía una frase de Heráclito,

es mejor que nosotros porque busca siempre la fama.

Lo que en griego se llama el "kléos", es decir, perdurar en la memoria.

No tanto la inmortalidad en la otra vida, que es dudosa,

sino la inmortalidad en el recuerdo de las gentes.

Y por eso se arriesgan.

Lo importante es, ya digo, el perdurar, la fama.

El libro lo divides en tres partes.

Hay una parte que dedicas a los héroes míticos,

que son los primeros. Sí.

Otra, a los héroes de los poemas homéricos,

y una tercera parte a tres heroínas, que son mujeres.

Hablemos un poco de ellas. Sí.

Es verdad que el camino heroico está negado a las mujeres

sometidas en la... En la cultura clásica.

En la cultura antigua, a la sumisión, al silencio

y al encerramiento doméstico.

Mientras que los hombres se reservaban la palabra, la gloria,

y la guerra.

Claro, de pronto, sin embargo, en la mitología

hay figuras femeninas impresionantes.

Aquí solo trato de tres

porque tienen una muerte que llama la atención,

que son, de un lado, Clitemnestra,

que asesina a su marido Agamenón

a la vuelta de la guerra de Troya,

vengando así que él había matado a su hija Ifigenia.

Hablo también de Casandra, que es la profetisa troyana

que fue requerida de amores por Apolo.

Ella, al principio, parecía aceptarlo pero luego se negó

y Apolo la condenó a saber la verdad pero a no ser creída.

Y vuelve de la guerra de Troya como cautiva de Agamenón

y será asesinada también por Clitemnestra.

Lejos de la patria, y después de haber sufrido

no solo los hechos terribles, sino su previsión inútil.

Y la tercera es Antígona, quizá la más conocida

por el teatro y la gran obra de Sófocles,

que es la que arriesga su vida para enterrar a su hermano

desobedeciendo la ley.

Esas tres irrumpen en el mundo heroico

como transgresoras.

Porque lo que hacen ellas es saltarse ciertas normas

que condenaban a las mujeres a quedar calladas.

Y han permanecido en la memoria como heroínas, como lo que son,

porque lo que hicieron, de alguna manera,

nos sigue ayudando a vivir mejor.

Sí, yo creo que es una paradoja hermosa del mundo griego,

que mientras que en la historia

las mujeres estaban calladas, olvidadas,

en cambio, en la mitología hay estupendas figuras femeninas.

No hay que olvidar que entre las diosas griegas

hay grandes figuras femeninas.

Para empezar, la diosa de la sabiduría.

Claro, la diosa de la sabiduría, o la misma diosa del amor, Afrodita,

o la diosa de la caza Artemís, etcétera.

Yéndonos a los héroes más antiguos, a los héroes míticos.

Han corrido una desigual suerte en cuanto a la memoria social

que se tiene hoy día de ellos.

Hablemos de algunos de los que sean más famosos

y recordemos sus hazañas.

Bueno, el más famoso de todos, el más grande para los griegos,

era Heracles. Hércules, ¿no?

Hércules en latín, claro.

Hizo esos 12 trabajos,

que fue ir al fin del mundo a traer manzanas de las Hespérides

liberar los caminos de monstruos, luchar contra la hidra,

contra distintos tipos de animales.

Las Hespérides es España, ¿no? Sí, el extremo occidental.

Ahí están las dos columnas de Hércules.

Como un raro recuerdo.

El monte Atlas, que fue un gigante con el que se enfrentó.

Y que este es el más fabuloso.

Luego, hay otros como Perseo, que venció a Medusa.

Era este personaje terrible

que al mirar dejaba a la gente de piedra.

Y está también Belerofonte,

que intentó escalar el cielo montado en su caballo Pegaso.

En fin, los héroes fabulosos son muy varios.

Está también Orfeo, este curioso héroe

que es músico y poeta

y que bajó al infierno a rescatar a su mujer Eurídice,

aunque no lo logró. Sísifo, ¿no?

Sísifo. Que también...

Intentó engañar a los dioses...

porque murió, pero cuando llegó al más allá,

pidió que le devolvieran al mundo terrestre

diciendo que su mujer no le había enterrado bien.

Y volvió y ya quiso quedarse, pero la muerte volvió a por él.

La condena era subir y bajar.

Fue condenado en el más allá a subir y bajar con una enorme piedra

que al llegar a la cumbre se le caía y tenía que volver por ella.

Castigo incesante, recordado como una especie de alegoría...

Del ser humano en general. Claro, claro.

En el libro de Albert Camí, sí. "El mito de Sísifo".

Fantástico libro, maravilloso. Sí.

Oye, Carlos, nos quedan todavía los poemas homéricos

y los principales héroes...

Bueno, el principal de todos, Odiseo, Ulises.

Sí. Odiseo es el más moderno de los héroes homéricos

porque no es tanto un héroe de la fuerza o de la audacia

como es un héroe de la astucia y de la inteligencia.

Las armas de Ulises,

se ve, sobre todo, más que en "La Ilíada", en "La Odisea", es...

esa habilidad que tiene para salir de los peligros

gracias a su inteligencia.

Hay que recordar, además, que Ulises es el gran narrador.

Se ve en "La Odisea", primero es el gran aventurero,

pero también, cómo cuenta sus aventuras.

Qué magnífico narrador.

Se merece el final feliz que tiene "La Odisea".

Aunque yo aquí cuento cómo muere, mucho más tarde.

Hablemos de la muerte de Ulises un poco.

La muerte de Ulises no se cuenta en "La Odisea".

De la misma manera, la de Aquiles tampoco se cuenta en "La Ilíada".

Sino que conocemos por otros relatos, probablemente algo tardíos,

y la muerte aquí es una muerte ya en su vejez.

En la profecía de Tiresias decía que vendría del mar

cuando aparece de pronto un hijo de Circe y de Ulises,

de la maga Circe, a la que él abandonó,

que se llama Telégono,

y se enfrenta a Ulises en la propia Ítaca.

No se conocen uno a otro,

y en el duelo, Telégono mata a Ulises.

Parece que Ulises muere un tanto resignado

porque una profecía le había dicho que moriría a manos de un hijo suyo,

y él tenía miedo de que fuera Telémaco.

Pero no es Telémaco sino Telégono, el hijo de Circe, quien acaba con él.

Claro. Oye...

¿Qué esperas que cuando una persona lea este libro encuentre en él?

Yo creo que a lo mejor encuentra algo de la fascinación

que tienen todos estos relatos míticos.

Porque, en fin, no tiene mucho mérito que yo lo diga

puesto que me dedico a ello como profesional,

pero el mundo griego mítico es de una riqueza especial

en cuanto a relatos.

Y también, yo diría, en cuanto a expresión sentimental.

Porque, por un lado, están esos héroes

pero también están esos dioses tan humanos

que presencian las escenas, que a veces bajan...

Y, como decía Nietzsche, la frivolidad de los dioses griegos

es una parte muy importante de su grandeza.

Muy bien, pues ha sido un verdadero placer, Carlos,

tenerte con nosotros estos minutos.

Muchas gracias por la muerte de los dioses,

que está recientemente publicado en la editorial Taurus.

Esperamos volverte a ver en cuanto tengamos la mínima excusa.

Muchas gracias también a ti, Salvador.

Seguimos con el programa, vamos con el Reportaje en Red.

Vamos a ofrecerles un fragmento de "El misterio de las damas".

Si quieren seguir viéndolo hasta el final,

pueden hacerlo en nuestra página web.

-Al principio, no veíamos mucho, pero él nos enseñó a mirar.

-Esta es una estela

que representa una figura femenina.

De hecho, cuando hemos analizado despacio

las luces, los contraluces y los volúmenes,

se puede ver algo que aquí ya se ve, que es un brazo tallado,

con el dedo marcado en este punto.

Y otro brazo en este sentido.

Quedan los dos brazos superpuestos directamente sobre el vientre.

Y aquí hemos podido observar

que podemos reconocer una especie de círculo.

Hay más elementos.

Por aquí viene una línea.

Aquí hay una especie de cíngulo.

En la parte superior, se ven las volutas

de lo que podía ser una diadema.

Todo nos hace reconocer la figura de una mujer.

Este es un modelo en 3D

para que veáis el círculo sobre sus brazos.

(Música)

Los "ninis" son chavales jóvenes que no desean estudiar ni trabajar.

Sabemos que están desencantados y faltos de motivación,

pero ¿qué más tienen en común?

¿Cómo vive esta situación su entorno más cercano?

¿Cuánto suele durar esta etapa?

¿Y cómo recomiendan los expertos que se le haga frente?

Antonio Molina, coordinador terapéutico

de la asociación Dianova España,

y Elisa Chuliá, directora de estudios sociales de Funcas,

conocen el tema ampliamente y nos ayudará a abordarlo

los próximos minutos. Hola, buenos días.

-Hola, buenas. -Hola.

Vamos a ir hablando poco a poco de qué os parece este término.

Si lo de "nini" os parece que es realmente adecuado

o deberíamos evolucionar un poco la denominación.

Antonio, empezamos por ti.

Como psicólogo y experto en el acompañamiento

y en el abordaje de este tipo de "problemas",

tampoco sé si es la palabra, de estos chavales.

¿Cuáles son los factores que pueden ayudarnos a entender?

¿Qué favorece?

¿Qué hace que estos chavales se vayan alejando un poco

del camino "marcado", entre comillas?

En muchas ocasiones, buscamos un factor determinante.

En la aparición de este tipo de problemas,

sí es un problema, realmente, problemas sociales.

Nos encontramos con que suele ser la combinación de distintos factores.

Hay factores individuales que dependen del menor, adolescente,

y que han de localizarse cuanto antes

para poder intervenir tempranamente, la manera más eficaz de trabajarlo.

Hay otros factores que tienen que ver con aspectos...

En los aspectos individuales hay aspectos psicológicos,

hay aspectos comportamentales, hay aspectos emocionales,

hay aspectos cognitivos...

Hay diferentes tipos de factores

que tienen que ver con las pautas de comportamiento,

con la manera en la que vive el menor y en la que es educado.

No solo la parte formativa, escolar,

sino también dentro del ámbito de las estructuras sociales,

de la familia, del grupo de amigos...

Esos son los siguientes factores.

Las familias, los grupos de amigos, el ambiente escolar y formativo,

tienen que ser factores de protección.

Hablamos de personas que están en una etapa de desarrollo,

una etapa de crecimiento.

Y necesitan tener ambientes protectores

que favorezcan ese crecimiento y ese desarrollo.

Si esos ambientes, por lo que sea, no predisponen a ese crecimiento

nos encontramos con la aparición de diferentes problemáticas

como en este caso los "ninis".

Y hay un último factor, que en España se ha agudizado bastante

en los últimos ocho o diez años, que es el contexto social.

El contexto socioeconómico por un lado,

pero también el social en general, como normas sociales,

como creación de identidades sociales,

que en este contexto se ha saturado de mecanismos informativos.

Este contexto que desde el punto de vista económico

ha tenido altibajos y crisis.

También ha creado un ambiente un tanto hostil y poco protector

para su desarrollo.

Y nos encontramos con un grupo de jóvenes,

quizá no tanto una generación, en mi opinión,

sino más un grupo de jóvenes que sufren consecuencias

y hay una parte de factores responsabilidad suya,

tampoco podemos desresponsabilizarlos.

Hay muchas ideas preconcebidas que tenemos la mayoría,

que si entramos en materia veremos que estamos equivocados.

Por ejemplo, ¿el fracaso escolar es un paso previo

a convertirte en un "nini"? ¿O no necesariamente?

Hay muchos factores que correlacionan

pero no necesariamente hablaríamos de causa-efecto.

El tema del fracaso escolar, hay menores, jóvenes y adolescentes,

que tienen serios problemas a la hora de desarrollarse

desde el punto de vista académico.

Y tendremos que entrenarles y prepararles,

y tendremos que identificar, crear mecanismos los adultos

para identificar en qué punto esos menores pueden tener

esos problemas de desarrollo educativo

para intentar que sean compensados de la mejor forma posible.

Eso tampoco ocurre hoy día.

No se consigue alcanzar, y menos de manera temprana

como es necesario en personas con 11, 12, 13 años,

cuando empiezan a desarrollar problemas comportamentales.

En ese sentido, también es cierto que la aparición de este problema

no depende únicamente de los menores sino que hay otros factores sociales.

Elisa, y si buscamos una perspectiva más sociológica, digamos,

¿tenemos que abordar el tema de los "nini"

entendiendo que es algo fruto de esta época,

algo totalmente nuevo?

¿Es una generación que solo es esta? ¿Ha pasado antes?

Quizá se llamaba de otro modo, no se nombraba...

No sé, ¿cómo lo ves tú? Sí.

Desde una perspectiva sociológica, lo primero que habría que hacer

es acotar el colectivo del que hablamos

y definir qué personas forman parte de él.

Los "ninis", en principio, son los que ni estudian ni trabajan.

Claro, no estudiar puede depender de la voluntad de una persona,

pero no trabajar no depende solo de la voluntad de una persona

sino de la posibilidad que tenga. De las oportunidades.

Exactamente, de sus posibilidades de insertarse en el mercado laboral.

¿Qué ocurre?

Que el mercado de trabajo español en períodos de crisis

reacciona bloqueando el acceso.

Bloqueando el acceso a los jóvenes, en buena medida.

No solo, pero bloqueándoles el acceso.

¿Qué significa? Que en crisis, esto ya lo hemos visto en España,

por ejemplo, desde mediados de los 70 hasta mediados de los 80,

el mercado de trabajo se bloquea en gran medida

u obstruye el acceso para los jóvenes.

Y aumenta automáticamente lo que hoy llamamos "ninis".

Desde un punto de vista no solo sociológico, de la disciplina

sino también social, los que deberían preocuparnos

son los que podríamos llamar, y no me gusta, pero para aclararlo:

"Nininis", aquellos que ni estudian, ni trabajan, ni buscan empleo.

No es solo que ni estudian ni trabajan,

sino ni estudian, ni trabajan, ni buscan empleo.

Y cuando nosotros vemos, por ejemplo, en la encuesta de población activa

quiénes son, cuántos son esos chicos y chicas,

nos encontramos que ya no son tantísimos.

Es decir, en el segundo trimestre de la EPA,

la Encuesta de Población Activa,

los chicos y chicas entre 16 y 19 años

que ni estudiaban, ni trabajaban, ni buscaban empleo

eran, aproximadamente, un 4 %.

De 20 a 24 años, eran un 5 %, y 25 a 29 años eran un 7 %.

Esos porcentajes no son irrelevantes

pero no dan para hablar de una generación perdida.

Son porcentajes manejables, si los sabemos manejar,

y estoy de acuerdo con Antonio que tras esos porcentajes

lo que se esconden son existencias...

que en algunos momentos están sufriendo muchísimo.

No solo ellos mismos, sino las familias.

Los padres, hermanos... El entorno.

Como sociedad, ¿tenemos recursos

para hacer frente a esta "problemática"?

¿Podemos articular los mecanismos necesarios

para que realmente no se hable de los "nini"

como una cosa que no tiene solución y te marca para toda la vida?

Quizá es un proceso, una parte, una etapa

de la adolescencia, de la juventud.

Pero tampoco estás marcado perpetuamente por ello.

Sí, del mismo modo que hablan los economistas de paro friccional

deberíamos hablar de "ninis" friccionales.

Es decir, en alguna etapa de la vida

a lo mejor todos nosotros pasamos por un período de "nini".

Lo importante es que la sociedad tenga mecanismos

para que ese período de desenganche, podríamos decir,

del sistema educativo y del mercado de trabajo sea breve.

Entonces, en un país en que el sistema educativo

y el mercado de trabajo funcionan bien,

los "ninis" deberían ser friccionales.

Deberían ser pocos, deberían rondar entre el 3 y el 5 %.

No deberían ser más.

¿Qué pasa en este sistema educativo y en este mercado de trabajo?

Habrá que verlo, porque no funcionan eficientemente

para que esos chavales no permanezcan mucho tiempo

en ese estado de "ninis".

Y dándoles una oportunidad a corto o medio plazo

para que encuentren el camino del reenganche.

-En ese sentido, voy a decir una cosa.

Hay un planteamiento que no nos hemos hecho habitualmente.

El factor socioeconómico hace

que los programas de segunda oportunidad para los "ninis"

sean rentables.

Creando de segunda oportunidad, invirtiendo en ellos,

nos encontramos con que recuperamos para un circuito productivo

a una serie de jóvenes que están en edad de producir muchos años

con un coste muy bajo.

No solo son rentables, sino que a medio o largo plazo

son interesantes de llevar a cabo.

Pero el planteamiento socioeconómico normalmente no lo hacemos

en plan de buscar una alternativa para darles segundas oportunidades.

Ahora estamos empezando a desarrollar

planes de segunda oportunidad y de autonomía, para jóvenes...

Pero realmente es rentable, cada euro que se invierte

en un joven que vuelve a integrarse

en el ciclo productivo. Tiene retorno.

Vuelve a producir, a trabajar, a cotizar,

y deja de generar esos problemas, muy visibles,

que nos encontramos en el contexto social.

Entonces, ganamos con lo que reducimos

pero ganamos también con lo que producimos.

Y en el entorno familiar, ¿qué es lo más adecuado?

¿Cómo tiene que gestionar esto una familia.

Porque sobre esto también hay cierto debate "social".

Hay gente que cree que mano dura, más exigencia,

y a otros, concederles ese tiempo, escuchar... se oye de todo.

Muchas veces me refiero a los medios pero es un debate muy polarizado.

Es uno de los grandes problemas,

la cantidad de contradicciones que se usan con lo de los "ninis".

Debe llegar un momento en que los contextos cercanos,

no solo el familiar, amigos, contexto educativo,

deben tener muy claro que deben manejarse

una serie de normas muy claras, muy explícitas.

Con una serie de consecuencias a la hora de trabajar y de convivir

con estos jóvenes.

Unos horarios bien estructurados,

con una actividad cotidiana bien organizada,

intentando, además, que ese factor comportamental

sea un factor protector para el joven.

En el documental, es de lo primero que aprecian los jóvenes.

Aprecian volver a estructurar su vida.

Volver a tener actividades diarias que llevar a cabo.

Volver a tener una hora para dormir, para comer, para vivir...

Ellos hablan del sufrimiento que les ha supuesto también.

Se ve de una perspectiva de "qué cómodo y fácil para ellos".

Cuando para ellos también es un trance.

Exactamente, es una situación muy dura y difícil

porque crea una incomunicación grande en todos los agentes implicados.

Tanto en la familia, profesores, alumnos, compañeros, amigos...

Hay un momento en que se pierden conversaciones,

son superficiales, banales... También lo dicen en el documental.

Cualquier actividad que se supone que es placentera

deja de ser divertida, deja de merecer la pena.

Hay un momento en el que no está motivados.

Se desmotivan de forma generalizada, y se dan cuenta.

Lo que no saben es cómo salir de ese circuito,

no tienen esas habilidades, para eso están los programas.

Elisa, tiene mucho también que ver...

A veces, estos chavales se sienten muy desconectados

de la relación con los adultos.

Digamos, decepcionados con lo que pasa en su entorno.

Eso también se ve y se deja intuir en el reportaje.

¿Hasta qué punto ellos son víctimas de lo que ha sucedido en su entorno?

La responsabilidad que tiene la familia en el sentido amplio.

Sí, yo pienso también, estoy de acuerdo con Antonio,

que la vía de los reproches no ayuda mucho.

Porque genera, a mi juicio, un círculo vicioso.

Yo creo que hay que hacer sentirles que importan, su opinión importa.

Porque si nos pasamos de reproches, se van a aislar más.

Se van a sentir más desorientados.

Perder el sentido de la realidad es perder la orientación.

Y cuanto más desorientados estén,

menos capaces van a ser de tomar las riendas de su vida.

Es verdad que son unos chicos que ven que su entorno se desmorona.

Por circunstancias familiares, a veces por amigos que pierden...

Es una etapa difícil, hay que decirlo, la adolescencia.

Como hemos alargado tanto la fase de la adolescencia,

ya nos hemos metido casi en lo que sería la primera juventud,

hay mucho desconcierto.

Es una etapa en la que uno no sabe qué hacer.

Está también, de alguna manera, desbordado por mensajes que le dicen:

"Hagas lo que hagas, lo tienes difícil".

Bueno, no es verdad, yo siempre digo lo mismo.

Cuando me piden consejo, gente joven, mis hijos, sus amigos,

siempre digo "estudia". Es muy fácil de ver.

La cualificación es lo que más importa

a la hora de encontrar trabajo.

Es verdad que hay gente muy cualificada sin trabajo,

pero también es verdad que esa gente, que los muchachos cualificados,

van a tener más oportunidades de insertarse en el mercado laboral.

El trabajo estructura la vida y proporciona los recursos

para crear una familia, para dar sentido a la vida.

No nos queda tiempo para más.

Una frase, Antonio, quedan diez segunditos.

Algo que te apetezca que aparezca en esta conversación.

En realidad, cuando hablamos de este tipo de jóvenes

que pasan por estos momentos,

a todos nos gusta sentirnos que somos importantes y necesarios

en la vida de otras personas, estos jóvenes tienen esas necesidad.

Pueden no haberla descubierto, pero la tienen.

En los programas lo que intentamos es que se den cuenta

de que son importantes y necesarios para ellos mismos

pero también para todas las personas de su entorno.

En el documental se ve, un momento en que son importantes.

Pues vamos a ello. Gracias a los dos por los consejos y la información.

Gracias por la visita al programa.

-A vosotros. -Ha sido un placer.

El testimonio de los expertos siempre es interesante,

como escuchar a los protagonistas de una historia, la de hoy,

que trata de acercarnos a los llamados "nini".

Tiene dos nombres propios: Antonio y Pablo.

(Música)

Podemos vivir perfectamente bien para nosotros, en el presente.

Carpe diem, memento mori, podemos vivirlo perfecto.

-Quédate... (RÍE)

Y podemos vivirlo tranquilamente, sin preocupaciones.

Pero ¿y si tenemos un hijo?

¿Y si le queremos? ¿Y si queremos que su futuro sea mejor? O una hija.

Un hijo en general, me refería.

Queremos que su futuro sea mejor, pero claro,

no he pensado en un futuro, no he sido consciente,

y la he fastidiado.

Hay que cambiar tantas cosas, hay tantos pasos por dar.

Lo bueno es que somos jóvenes.

Como dice todo el mundo, tenemos el mundo en nuestras manos,

pero yo no creo que lo tengamos, tenemos nuestra vida.

Y un pellizco de otros.

Nuestra vida y un pellizco de otros.

Lo que podemos influenciar en otras personas cambiarlas,

pero en general, si queremos cambiar algo,

en primer lugar tenemos que ser nosotros mismos.

Y luego, ayudar a los demás a comprenderse a sí mismos,

y a comprender el entorno y poder cambiarlo todo.

(Música)

Veo que la sociedad está muy podrida ahora, tío.

Nadie sabe adónde vamos, de dónde venimos...

Y la gente va como puede.

Al final se están dando peso a cosas totalmente insustanciales.

Es complicado.

Ahora estás tomando otra ruta,

está todo lleno de malas hierbas y matorrales,

y hay que abrir camino y no sabes por dónde.

No soy feliz con nada, depende de mi gente.

Toca formarme un criterio, busco aprender eternamente.

Soy un privilegiado por el puesto que ocupo.

Desde él veo Madrid y su futuro disputo.

Trabajo a gran escala, mi familia es numerosa.

Sé que si no hay para todos, no ha de saberlo la mocosa.

Que se aplique el cuento el Gobierno vigente.

Hoy toca recuerdo y no estar entre los supervivientes.

Vagas imágenes, pueden verse con luz tenue.

Que se baje el telón, lo que viene ahora es fuerte.

-"Papá, hoy no voy a ir a clase". Me dejó en Toledo, me senté...

Y no me sentí mal, me sentí mal... Es que siempre es la misma.

No me sentí mal porque por una vez estaba tranquilo

con lo que yo había pensado y decidido.

Pero otra vez te sientes mal, ¿por qué?

Porque tus padres te pagan la asignatura.

Cosa que mucha gente no lo piensa.

Porque tus padres te están dando otra vez la oportunidad de estudiar,

se dejan el dinero en ti, confían en ti otra vez.

Cosas que tú no quieres hacer.

Pero lo están haciendo porque ellos creen que es lo mejor para ti.

Pero siempre dentro de mí está la duda moral

de si lo que estoy haciendo está bien, si es lo correcto,

que si soy un caprichoso de mierda o simplemente soy un vago.

-Lo que pasa, Juan, es que al final yo acudo a ti porque estamos perdidos

y tú ya sabes mi sobrino lo que significa para mí.

Quería comentarte cómo estás enfocando tú

con los chavales a los que ayudas.

¿Qué será de ellos? Es una generación magnífica.

Son unos chavales magníficos.

A veces los que peor explotan son los más inteligentes,

los más sensibles. -Siempre.

Siempre...

Mi experiencia es con chicos, niños y preadolescentes.

Además, son niños...

Es en un grupo social del Ayuntamiento

y son niños con unos problemas familiares enormes.

Entonces, es una situación extrema.

¿Qué necesitan estos niños?

¿Y qué necesitan también los adolescentes?

Cariño.

¿Se lo damos?

No lo sé.

(Música)

Antonio ya sabes que ha tenido unas circunstancias familiares

semejantes a las tuyas, y eso es lo que ha podido producir

que a día de hoy estéis en una situación...

muy similar.

En mi caso, puedo echarle la culpa, más o menos...

quizás, a una mala situación de organización en casa,

la familia desorganizada,

mi padre se divorció de mi madre y nunca tuve...

Nunca le tuve a él cerca ni estuvo por el ambiente.

La verdad es que fue un divorcio malo y complicado.

Yo creo que también la culpa se le puede echar un poco

a la falta de autoridad en casa.

Es importante tener a alguien,

sobre todo con estas edades tan tempranas,

que te diga qué hacer. qué no hacer.

Aunque yo creo que la etapa más dura

la verdad es que fue con todo el tema de mi madre.

Dentro de lo que cabe, nos lo puso muy fácil

a mí y a mi hermana.

Ella llevaba muy bien la enfermedad, como ya sabes.

Y la verdad es que es una suerte haber tenido...

Dentro de lo malo, sí que es cierto...

que nos lo hizo vivir de la mejor forma posible.

Siempre se les suele dar todo hecho.

-Además, no les enseñamos a pagar las consecuencias de los errores.

También, sobreprotección, claro. Efectivamente, toda la razón.

Voy a dejarle que tome decisiones,

voy a pedirle opinión también.

-Es verdad, nunca se la pedimos. -Claro.

"¿Qué piensas de esto?". Aunque sean cosas tuyas.

Que te digan lo que piensan, dales la oportunidad de elegir,

de decidir, de pensar.

Desde que leí hace ya 40 años "La tercera ola" de Alvin Toffler...

Por cierto, el hombre se murió hace muy poco.

Ya lo anticipaba.

Hoy, cada vez son menos las familias clásicas.

Madre, padre, hijo, generalmente padre trabajando.

Eso ya no, son minoría.

(Música)

-Claro, hablar en general

de si los padres se preocupan más de sus hijos o no...

Pueden estar más preocupados.

No que se preocupen por cómo están sus hijos.

Como posible padre, que probablemente acabe siendo...

Eh...

Lo que querría, primero, es conocer mucho mejor el mundo.

O sea, ese es el problema.

Que la generación de tus padres

o de los padres de una persona adulta y la anterior,

es mucho más similar

que la de un padre actual con su hijo.

(Música)

-La verdad es que, cuando se marchó, yo me quedé mal.

Porque un chico que vale tanto, que es inteligente,

que podría hacer cosas, y que está en terreno de nadie.

Me quedo amarga, amarga, amarga.

Sin saber esto a dónde va a derivar.

-Este mundo él no lo entiende.

Por eso tiene lapsus que nos hace sufrir mucho.

Porque no lo entiendes, no lo puedes entender.

-Pero ¿tú entiendes este mundo? Nadie, si preguntáramos.

El hecho es que cuando se va, nos deja hundidos.

-Pero hay quien se mete en este mundo y dice:

"Esto hay. Intentaré luchar, quizás, para mejorar algo.

No solamente en mi entorno sino en general".

Nosotros no tenemos armas para luchar.

Y el niño necesita, aparte de mucho cariño...

Lo más importante que debes tener es confianza en ti.

Y saber que hay gente que, detrás de ti, está.

Y que si te escurres o te caes te van a salir a...

Yo te voy a curar las heridas, tendrás que tener heridas,

pero tendrás que correr y cabalgar.

Es que hay que caminar en la vida.

-Ellos no saben cómo se busca la felicidad.

¡Ni nadie! Pero hay algunas claves.

La primera, conócete lo mejor que puedas.

Y quiérete todo lo que te puedas querer.

Porque si te quieres, querrás a los demás.

Ya lo decía el evangelio

y Erich Fromm en su famoso libro "El arte de amar".

"Ama al prójimo como a ti mismo".

Si no te amas a ti mismo, pues es muy difícil amar a los demás.

Y a estos chicos les pasa eso también.

-Tienen la autoestima bien baja.

-Claro, no se quieren, no se estiman.

No tienen amor propio, a veces no tienen ni orgullo.

Que se caigan, que tropiecen y que sepan levantarse.

"No, no te caigas, ¡cuidado!". ¡Cáete y hazte un chichón!

-Tienes razón. -Pero no solo en lo físico.

Sino en lo personal.

Y, sobre todo, tener mucha confianza con ellos

y ellos contigo.

Es muy difícil solucionarlo

mientras ellos no sean capaces de hacerse con su libertad,

con su capacidad de decisión y con su vida.

Y es difícil. Por eso...

-Bueno, pero es posible.

-Sí, sí, sí, y lo será, y muchos saldrán.

Seguramente la mayoría saldrá.

Seguramente.

-Al fallecer mamá, yo creo que os quedasteis

absolutamente desatendidos familiarmente,

al desaparecer también tu padre.

Yo creo que me vi en la obligación, ya no solo moral,

sino por el cariño que os tengo y os he tenido siempre,

de tratar de hacer todo lo posible

para ayudaros a reconducir la situación

y a que salierais adelante tanto tu hermana como tú.

Para mí, también fue un punto importante de inflexión

en la vista al futuro.

El momento en el que me di cuenta de que no podía ser así.

Y una de las cosas que me ayudó mucho fue mirar a los que vendría mañana.

De preguntarme "¿qué te apetece hacer?".

"¿Qué quieres hacer el día de mañana

y cómo quieres pasar el resto de tu vida?".

Al fin y al cabo, tú no puedes dejar...

que una serie de acontecimientos desafortunados, desde luego,

condicionen todo lo que vas a ser tú.

Porque a mí me ha pasado de vivir todo este tipo de cosas

a una edad muy temprana.

Y, sobre todo, me ha ayudado...

el sentimiento luchador y...

de pertenencia.

De decir: "quiero hacer algo".

(Música)

Y, sinceramente,

ahora solo espero cosas de mí mismo.

Eso es lo único que espero, cosas de mí mismo.

El problema es ese, que no sé qué necesito para ser feliz.

No tengo ni idea, no sé lo que quiero.

Si supiese lo que quiero en cada momento,

sería consciente de que tendría que haber hecho algo antes ya...

pero, en el fondo, el no saber qué quieres

también es un impedimento para conseguir ayuda.

Ayuda ante un problema...

que te has causado tú, por mucho que digas que no.

Y esa duda constante,

esa mierda de sentir que nada en el fondo te atrae.

Lo que te tendría que atraer...

Es que ni el sexo, ni la familia...

Solamente sientes que cuando te sientas por la noche

ha pasado un día más, otro día más...

Y de repente estás otra vez sentado en tu cama diciendo:

"Hostia, tío, otro día más".

¿Y qué hice hace tres días? Es que ya ni me acuerdo.

(Música)

-Y llegados a este punto,

¿cuál crees que son ahora mismo tus prioridades en la vida?

Pues dos, principalmente.

Para empezar, cuidar a la gente que me quiere,

y que de verdad vale y ha demostrado...

que si está aquí no es por interés, es por echarme una mano.

Y estudiar.

(Timbre)

Anda, mira, debe ser Inma.

-Como siempre, me ha pillado el atasco.

Y esta zona para aparcar... ¡Qué alegría!

-¿Qué tal? -Qué guapo estás.

Has cambiado otra vez.

Suele pasar cuando no nos vemos en mucho tiempo.

-Ya has ido creciendo, ¿eh? -Ya, ya.

-¿Y este corte de pelo? Me encanta. -Una pelada.

Me recuerdas a Antonio, el mismo corte de pelo.

-¿También? -Se nota que vais ahí.

-¿Qué tal le va a Antonio? -Bien, ahí andamos, ya sabes.

Los que estáis en la etapa de rebeldía,

depende un poco de cómo os estemos metiendo caña.

Pero yo, pico y pala.

(Música)

¿Qué te impide...

el superar esos dos años y medio que me has contado

de romper con ellos?

-Si lo sabes. -¿A la hora de qué?

A la hora de buscar ese objetivo, ese camino.

Ese "ser tú".

Sé más egoísta pensando en ti.

Primeramente, saber lo que quieres, o intentar saber lo que quieres,

y conocerte y no engañarte, eso es muy importante.

-Después de tanto tiempo... -No te autoengañes, Antonio.

...me cuesta engañarme ya.

Después de este tiempo, las cosas están más claras.

-Me siento bastante mejor. -Estupendo.

Volverás a caer, porque la vida es eso, Antonio.

Entonces, tenéis que asumir la capacidad de sufrimiento.

Si se sufre, eso es bueno. Es necesario, diría yo.

No es que sea bueno, es necesario. En la vida hay que sufrir.

Que no te bloquee, que es lo que te pasa ahora.

-Sí. -El sufrimiento que no te bloquee.

O intentarlo. Nadie lo conseguimos, pero hay que intentarlo.

He empezado a estudiar Ciencias políticas.

¡Ah, estupendo!

(RÍE) A eso me refiero.

¡Bua!

Estupendo, Antonio, me das una alegría.

(RÍE) Pues ya no eres un "nini".

Estás siendo una persona que tomas decisiones para ti.

-Claro. -Para ti, eso es lo importante.

Sí, el primer paso fue cuando estuvimos hablando

de cuando encontré trabajo y eso.

Me di cuenta que lo pasas mal.

-Muy mal. -Es duro, es lo que hay.

Claro que sí pero coño,

tú te tiras dos años y medio en casa

y si tienes un poquito de cerebro,

sabes que no puedes estar así toda tu vida.

Y no por el hecho de estar con tu padre que te lo paga todo.

El dinero es otra cosa.

Es por el hecho de que tienes una responsabilidad.

Quieres tener un futuro, quieres tener una vida.

Quieres tener, lo que tú decías,

ilusiones a partir de lo que tú te has ido creando.

Y si fallas, fallas tú, todos los años que tengas que fallar.

-Pero fallas tú. -Te voy a decir una cosa.

Esos dos años y medio...

si te sirven, como parece, para que digas lo que has dicho...

-Totalmente. -Y para decidirte a hacer algo,

dalos por bien empleados.

Dame un abrazo, de verdad, me has dado un alegrón.

-El alegrón del día. -Me ilusiona que te haya...

Después de lo que hemos hablado y lo que nos faltaba...

-Que ha sido poco, y lo siento. -Nos faltaba por hablar.

Sí, sí. Y podemos seguir hablando cuando quieras.

Han sido etapas raras.

Pero todos las hemos pasado.

Tú, quizás, en una situación más dura.

-Más larga, a lo mejor. -Cada uno tiene lo suyo.

Cada uno tiene lo suyo.

La vida no puede ser felicidad constante, hay que sufrir.

-Va todo junto. -No puedes tener felicidad constante.

-Claro, no existe.

Te tienes que buscar la felicidad incluso en momentos de tristeza.

-Yo, ya poniéndome en plan filosófico, no sé si a ti...

(Música)

(Música)

Acaba de publicarse en castellano

el último libro del pensador francés Alain Finkielkraut.

"Lo único exacto", lo facilita Alianza Editorial.

Se trata de una selecta reunión de las intervenciones en prensa

durante 2013, 2014 y 2015

de quien ha sido considerado por The New York Times

como el más representativo

de los intelectuales franceses actuales.

El libro toca prácticamente todos los temas

que preocupan hoy día en Europa,

con especial atención a la realidad francesa.

Constituye un acceso perfecto

a las vicisitudes del día a día del país vecino.

Para quienes siguen los periódicos europeos a diario,

quizá no añada más que una articulación precisa

de sus siempre bien construidos puntos de vista.

Por otro lado, tan compartibles.

Pero a quienes no tengan tiempo para esta información diaria,

el libro es, además, una manera perfecta

de refrescar el catálogo de alarmantes inquietudes europeas

y una llamada a la actividad cívica para solucionarlas.

Recuerden, Alain Finkielkraut, "Lo único exacto",

recientemente publicado entre nosotros

por Alianza Editorial.

Mañana volvemos con nuevas propuestas de lectura.

Y adelantándonos a la celebración del día mundial de los humedales

que cada año se conmemora el dos de febrero,

vamos a analizar las principales amenazas para los humedales

y a ver cuáles son los más emblemáticos del país.

Nos vamos a centrar en el caso de las Tablas de Daimiel.

Todo aquí, en "La aventura del saber".

Feliz lunes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 30/01/17

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 30/01/17

30 ene 2017

Ofreceremos los reportajes "ELE Equipo La Escuela" y "Aparkados". Además, entrevistaremos al escritor y traductor Carlos García Gual, a Elisa Chuliá de Funcas y la UNED, y a Antonio J. Molina, de la ONG Dianova España.

ver más sobre "La aventura del saber - 30/01/17" ver menos sobre "La aventura del saber - 30/01/17"
Clips

Los últimos 6.617 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios