www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2588176
Para todos los públicos La aventura del saber - 29/05/14 - Ver ahora
Transcripción completa

Muy buenos días y bienvenidos.

En esta "Aventura del saber" queremos empezar recordándoles

lo importante que es que conozcamos nuestros derechos

para que seamos capaces de exigirlos.

Los vínculos comunitarios y la participación social

también pueden allanar mucho el camino en este sentido.

Hoy nos vamos a centrar

en las situaciones de exclusión social

y en lo que la ciudadanía puede hacer

para que se produzca un cambio de tendencia.

Otros asuntos en el sumario.

Visitamos un yacimiento arqueológico situado en un islote

frente a la playa del Campello, en Alicante.

Queremos reconstruir el pasado con dos expertos

que conocen muy bien la sucesión de asentamientos

desde épocas prehistóricas.

Hoy estrenamos el primero de tres capítulos

dedicados a la Illeta dels Banyets.

Arrancamos en la prehistoria y llegaremos a la época romana.

Después Boek Visual nos presenta la obra de Juan Vidaurre.

Un artista que hay quien define como buscador de tesoros

o como experto cazador de ideas salvajes.

Nació en Madrid en 1970.

Y no hay duda de que tiene un talento especial

para encontrar el sentido oculto de los objetos cotidianos.

La magia, el surrealismo y la poesía visual

se respiran a lo largo y ancho de todo su trabajo.

Queremos arrancar invitándoles a reflexionar

acerca de la conveniencia de buscar nuevas fórmulas

para garantizar el bienestar social.

¿Qué podemos hacer para que aumente la inclusión?

¿Es bueno verificar y hacer un seguimiento constante

de si funcionan las medidas puestas en marcha?

Son temas que nos interesan a todos

y que vamos a comentar con Marinete Alves

y Manuel Basagoiti,

del Observatorio de la Exclusión Social

y los Procesos de Inclusión en la Comunidad de Madrid.

Buenos días. Buenos días.

Buenos días.

Marinete, para hablar un poco del momento

en que surge este observatorio.

Surge con una idea innovadora

y que responde a una necesidad muy real.

Está todo muy bien explicado y muy desarrollado aquí.

Pero danos una pequeña primera aproximación.

Sí. Este observatorio nace en 2007 como proyecto.

Es una idea importante.

Porque muchos proyectos empiezan y acaban.

El observatorio tiene una vocación de ser un proceso de trabajo.

No algo que empiece y acabe.

En 2007, al empezar, era una idea dentro

una red de entidades dedicadas a la inserción laboral

y empresas de inserción y tenía el objetivo

de ser una herramienta de análisis, apoyo e innovación

a los procesos de inclusión social que detectábamos

y que veíamos la necesidad de dotar de esa herramienta

a las entidades que estaban en ese entorno.

Manuel, en ese momento, y en este también,

¿era más necesario apostar por esta herramienta?

¿Por crear este observatorio?

Hay que tener en cuenta y reconocer que existen

herramientas que vigilan, pero no llegan a todo.

No, no llegan a todo.

Creo que en el ámbito de la intervención social

hay un tema que siempre se ha trabajado poco.

Quizá por falta de recursos, de profesionales...

Es el tema de incorporar la participación social directa

de las personas que están sufriendo situaciones de exclusión.

Parece obvio, ¿no?

Parece obvio, pero sin embargo se trabajaba poco.

En 2007, cuando nos juntamos para pensar

en qué observatorio queríamos crear,

teníamos claro que no queríamos un observatorio al uso.

Es decir, un observatorio de datos...

Porque en eso hay mucha gente trabajando,

en informes y cosas de ese estilo, en universidades, etc.

Lo que queríamos era un observatorio

donde se hicieran análisis desde las propias reflexiones

de la gente que está afectada por esa exclusión social.

Crear espacios donde esa gente pudiera debatir, hablar,

compartir sus problemas y pensar soluciones a los mismos.

Cuando hablamos de exclusión social, tenemos que pensar en la gente

que ya está fuera del sistema en algún sentido

o también en la gente que está en el límite

y atraviesa dificultades

y que a veces corre el riesgo de estar excluido,

pero que quizá aún hay tiempo para formar parte

de los no excluidos. Sí, sí.

Yo creo que cuando hablamos de exclusión...

El concepto de exclusión social siempre se ha vinculado

a la gente que está fuera del sistema.

Normalmente afectados por múltiples factores.

El empleo suele ser uno de los más importantes,

pero también hay problemas de salud,

problemas de adicciones,

problemas vinculados a discriminación

por cuestión de raza...

Normalmente suele ser una cuestión multifactorial.

Pero con la llegada de la crisis, nos hemos encontrado

con que ese espacio de exclusión se mantiene.

La gente permanece ahí sin demasiadas oportunidades de salir.

Sin embargo, el espacio de población en situación de vulnerabilidad,

la gente que está llamando a las puertas de esa exclusión,

cada vez es mayor.

Ahora mismo nos encontramos con profesionales...

Nosotros mismos, en el ámbito de las asociaciones,

hemos visto cómo profesionales que trabajaban

con población excluida

de pronto se han quedado en desempleo, hace dos años,

y ya están en una situación de encontrarse sin el subsidio

y en una vulnerabilidad que hace que te sientas

mucho más cerca de esa población

de la que antes te sentías más alejado.

¿A qué lugares habéis notado que se puede acercar uno más o mejor?

Que hace falta esa sensibilidad especial

y que esas herramientas tradicionales

que siguen existiendo no conseguían llegar.

Nosotros nos planteamos unos espacios de encuentro

y de relación entre un tipo de entidad social,

que se dedican más al tema de la exclusión

y hacen trabajo con grupos determinados.

Fomentar este tipo de espacios para facilitar a las entidades

intercambiar sobre metodologías,

por ejemplo, sobre las formas de intervención.

Pero poco a poco hemos ido promoviendo

el encuentro entre las personas directamente.

Ahí es donde puede estar el punto

de mayor interés del observatorio.

La observación directa a través de las personas

que viven las situaciones de exclusión social

e ir construyendo una relación entre las propias personas

y los propios grupos.

A veces cuando tanta gente intenta remar en una misma dirección,

que es lo que ya hacíais antes pero de manera algo descoordinada,

supongo que también es difícil encontrar cómo compartir

toda esa experiencia y generar un aprendizaje común.

¿Ha sido difícil o no tan difícil?

Hombre...

Creo que...

Sí, sí. No, lo comentas tú.

En estos primeros encuentros,

en esas primeras reuniones que hacíamos entre profesionales,

nos imaginábamos una comisión ciudadana,

con espacio que hoy existe

pero que en aquel momento era una cosa que imaginábamos.

Cómo llegar a un espacio de trabajo entre personas

que vivían en Fuenlabrada, Leganés o Vallecas

y viviendo de manera más importante

determinadas situaciones de exclusión.

Cómo llegar a provocar encuentros naturales entre esas personas

donde la gente se sienta bien y se sienta capaz

de reflexionar juntos y remar en esa dirección.

Creo que esos primeros encuentros de lo que llamamos

el grupo de inclusión, que es un grupo de profesionales,

han sido muy importantes para tejer todo ese sentido

de la colaboración entre entidades.

¿Cuál es el papel que juegan los cuidados?

Muchas veces utilizamos esta palabra,

que todavía no se entiende del todo bien.

Pero los efectos son fundamentales en un observatorio como el vuestro.

Tenerlos en el centro casi.

Sí. Yo creo que los afectos son claves.

Primero porque en los arranques del observatorio

los profesionales que nos juntamos para hablar de estas cosas

somos gente que de alguna manera

veníamos conectando en otros espacios anteriormente

y que tenemos inquietudes similares. Y también nos unen ciertos afectos.

Pero aparte es clave el tema de los afectos

en el propio proceso de participación que hemos generado.

Por contarte un poco cómo ha sido...

La herramienta que hemos utilizado desde el principio

ha sido partir con los talleres de ciudadanía.

En esos talleres, en cada uno de los grupos...

Porque los grupos que participan en estos espacios

tienen diferentes perfiles de exclusión.

Entre comillas lo de "perfiles". Sí.

Con cada uno de esos grupos realizábamos un taller

en el que hablábamos sobre derechos.

Qué derechos tenemos reconocidos

y qué dificultades tenemos para llegar a ellos.

A partir de esos talleres

en los que recogimos mucha información y propuestas,

la propia gente, en un proceso de devolución

de lo que había salido de los talleres,

nos dijo:

"¿Por qué no creamos un espacio donde nos conozcamos todos?".

¿Por qué no conocernos?

Yo que tengo un problema de enfermedad mental,

¿por qué no puedo conocer a la persona...?

Por qué dividir en departamentos estancos, ¿no?

Exactamente. Porque esto de los perfiles de exclusión

en el fondo es una construcción.

Al final los problemas que afectan a unos y a otros

en muchos casos son muy comunes.

Entonces creamos el espacio de encuentros de ciudadanía.

Ya vamos por el quinto.

Dentro de dos días hacemos un quinto encuentro.

A partir de esos encuentros donde la gente se juntó,

se vio las caras, empezó a hablar de problemas comunes,

qué propuestas podemos generar entre todos...

Se generó una cosa que no teníamos prevista.

Vínculos afectivos entre ellos.

Entonces ellos nos han venido demandando

posteriormente verse en más ocasiones.

¿Por qué no más espacios, más actividades conjuntas...?

La ciudadanía toma la palabra

y va marcando el curso de los acontecimientos.

Los afectos al final influyen mucho. Claro que sí.

Gracias a los dos por haber visitado "La aventura del saber"

y habernos acercado un poco el trabajo que hacéis,

que es importantísimo y hay que prestar espacios

para visibilizarlo y demostrar que está ahí.

Que se puede hacer un modelo más sostenible,

más justo y que nos guste más a todos.

Que es de lo que se trata.

Muy bien. Gracias.

Muchas gracias.

Hace varias semanas que no entramos en el túnel del tiempo,

pero hoy por fin volvemos a hablarles de arqueología.

Nos brinda la oportunidad la Illeta dels Banyets.

Un yacimiento situado frente a la playa del Campello,

junto a San Juan, en Alicante.

Hoy el primer capítulo de la serie.

El yacimiento de la Illeta dels Banyets

está situado en una punta al mar, entre la Serra Gelada

y el cabo de las Huertas.

Esta posición estratégica hizo que en la antigüedad

muchos pueblos lo eligieran para asentarse.

En el Neolítico, en la Edad del Bronce,

en época ibérica, que tuvo dos fases urbanísticas,

y en época romana.

Sabemos que en época islámica también estuvo frecuentado.

Aunque no hemos encontrado estructuras

de habitación dentro de la isla.

En la antigüedad, mientras estuvo habitado,

era una península unida a la costa.

Sin embargo, sabemos que hacia el siglo XI

se separó de ella por causas naturales

debido a la erosión, sobre todo marina.

En 1133, dentro de un proyecto para dotar al pueblo de Campello

de un puerto que sirviera de refugio a los pescadores,

se construyó el istmo artificial por el que en la actualidad pasamos.

Para construirlo tuvieron que dinamitar

parte de la isla y parte de la costa.

Es un yacimiento conocido desde antiguo.

Las primeras noticias las tenemos en el siglo XVII

y nos las transmite el deán Bendicho.

Sin embargo, las primeras campañas de excavación

se llevaron a cabo en la década de los 30,

dirigidas por Francisco Figueras Pacheco.

Entre 1974 y 1986

se llevaron a cabo 15 campañas de excavación

dirigidas por Enrique Llobregat

y motivadas por un proyecto urbanístico

que se pensaba construir en toda esta zona.

En 1999 la Diputación de Alicante

lo compró con el fin de conservarlo,

investigarlo y ponerlo en valor

para que se convirtiera en un espacio público

que pudiera ser disfrutado por todos los habitantes de la zona.

-Esto es lo que resta de una cabaña.

Es la estructura más antigua que tiene el yacimiento

de la Illeta dels Banyets.

Es una estructura circular,

rodeada por un cascajo de piedra y barro,

que rodea completamente todo el perímetro de la estructura.

Como todo lo que encontramos en la Illeta dels Banyets,

la realidad está en los documentos y por debajo de esta estructura.

La cabaña tenía la entrada por este lateral.

Es la parte más afectada por estructuras de tipo posterior.

Dentro de la cabaña descubrimos distintos elementos únicos

y curiosos.

Tenemos estos contenedores de barro cocho.

Son dos contenedores que seguramente servían

para poner semillas en su interior.

El proceso de restauración de estos contenedores fue increíble.

Al principio no sabíamos que iba a dar este resultado.

Pensábamos que íbamos a encontrar los restos de barro

de la estructura de la techumbre.

Estos elementos son hoyos excavados en el suelo.

Sin embargo, están aquí como erigidos.

Seguramente porque el sustrato de la Illeta es muy duro.

Junto con estos elementos,

indicamos con dos bloques lo que serían dos yunques.

Insisto, aunque la realidad está por debajo.

Encontramos una serie de elementos de sílex.

Por eso pensamos que eran yunques para su trabajo

y lo representamos con estas piedras.

Pequeñas láminas, alguna punta de flecha

y en general muchas vasijas de barro

acompañan a este espacio doméstico.

Más o menos por esta parte de aquí

salió un conjunto de elementos de adorno.

Pequeñas conchas y pequeños elementos

que servían para adornarse.

De la estructura constructiva de la cabaña nos queda este testigo.

Es parte de la caja de piedra que sujetaría un poste.

Ese poste serviría para sujetar algún lateral o la techumbre.

La cabaña forma parte de una aldea.

Tiene enorme interés porque es el único resto que tenemos.

Además, es la única cabaña que se conserva

y se muestra al público en toda la Comunidad Valenciana.

Esta cabaña seguiría en otras cabañas hacia el interior

cuando el yacimiento no era una isla como ahora,

sino que era la parte más avanzada de una península hacia tierra.

Sería pues lugar de pastores y agricultores.

Se cultiva el campo y hay cabañas similares

a las que habría en el yacimiento, de techumbre de barro,

planta circular, una entrada...

En el campo se roturaría perfectamente el grano

y se llegarían los campos inmediatos.

En la Illeta fundamentalmente aparecen piezas

como las que se pueden ver en esta sala de prehistoria del mar

del Museo Arqueológico de Alicante.

Algunas de ellas se señalan dentro del yacimiento

y serían similares a estos cuchillos pequeños de sílex.

Seguramente se tallaba ahí mismo. Con esos cuchillos se podía cortar.

También hay piezas similares en lo que se refiere a los adornos.

Son estas conchas de caracoles marinos,

que perforarían para poder hacer sus adornos.

Unos siete siglos después de la ocupación de la cabaña

existe un segundo momento arqueológico

en el yacimiento de la Illeta dels Banyets.

Estamos ahora a finales

del tercer milenio de nuestra era.

En lo que se conoce como Edad del Bronce.

De la Edad de Bronce nos quedan estructuras que también son únicas.

Como por ejemplo estas canalizaciones

que el arquitecto puso de un color más oscuro.

Estas canalizaciones vendrían de algún punto de aquella parte.

De alguna plataforma que serviría para recoger el agua.

Recibían el agua en lo que es una de las mejores cisternas

que se conservan de aquella época.

Hay que fijarse bien,

pero la cisterna de la Illeta dels Banyets

tuvo un vaso excavado.

Hay que pensar que fue excavado en el tercer milenio

con un material que puede con este sustrato del terciario,

con elementos de tipo mazo o pico de piedra.

Hicieron este vaso elipsoidal.

Cuando excavamos aquí nos dimos cuenta

de que en este lateral había una fisura

y probablemente se les escaparía el agua por ahí.

Eso hizo que ellos mismos corrigieran el vaso.

Entonces lo hicieron más pequeño.

Aún así es increíble,

porque caben 50 000 litros de agua en esta cisterna.

Las analíticas de las arcillas dan clara muestra

de una intención de impermeabilización.

¿Qué ocurre?

Que el agua vendría de esas canalizaciones

directamente al vaso.

Pero aún así nos dimos cuenta de que la cisterna

tenía dos fases de ocupación.

Las fechas de la cisterna,

hay unas antiguas, en torno al 2300,

y unas fechas algo más recientes

que tienen que ver con el siglo XVI a.C.

En medio se produce en el Mediterráneo un colapso,

el terremoto de Tera, en Santorini.

Y quizá con ese desastre pudo tener que ver

la ruina de este emplazamiento mediante un maremoto

y quizá la recuperación y lo que es una hipótesis sugestiva

del emplazamiento ya en el bronce tardío.

Luego poco a poco la cisterna se fue llenando de barro,

piedras, tierra o materiales que habría en un poblado

de la época del Bronce tardío

hasta que lo descubrimos nosotros y lo pudimos excavar.

¿Pero qué hacen estas cisternas en la Illeta del Campello?

Es difícil suponer que estas estructuras

no tengan relación con un emplazamiento tan costero

y tan inmediato al mar.

Es difícil no vincularlas de alguna manera con la navegación.

Y en ese sentido entender la Illeta como una punta al mar.

Además de la cisterna que hemos visto,

en la Illeta hay evidencias de otros dos.

Una por debajo de esta terma.

La documentación nos determina los restos de una posible

muy afectada por la erosión marina que afecta al yacimiento.

Por tanto, es una hipótesis que exista realmente.

Y luego otra que es mucho más evidente.

De la que resta la mitad.

Se trata de una cisterna como la anterior,

de planta oval o elipsoidal.

Hecha a base de piedras y arcilla para conseguir la impermeabilización.

Esta cisterna está afectada por otra cisterna increíble,

pero ya muy posterior. De época ibérica, del siglo quinto.

Totalmente distinta.

Es de planta rectangular

y como vemos está excavada sobre sustrato.

Cuando en la Edad de Bronce fueron a hacer la cisterna,

cuando se acabó se quedaría como un hoyo.

Pero los íberos no fueron conscientes de ella

cuando fueron a hacer su cisterna en el mundo y ibérico.

Más bien aprovecharían ese ligero hoyo

donde harían su propia construcción.

Tres cisternas son muchas.

Lo que viene a decir es que lo que se concentra aquí

es muy importante y muy dependiente

de la comunicación con el exterior.

Ahora sabemos que la Illeta dels Banyets

a finales del tercer milenio y primera mitad del segundo milenio

fue la expresión más septentrional de la cultura del Argar.

La cultura del Argar se desarrolla

en el sureste de la península ibérica.

Se encuentran buenas expresiones de ella

en Andalucía y en la zona de Murcia.

El Campello fue el norte de esa manifestación.

Y como en el resto de los yacimientos de la cultura del Argar

había tumbas.

En esta plataforma, la documentación habla de tumbas.

En las excavaciones que hizo Figueras Pacheco en los años 30

y previos a la Guerra Civil

se encontraron también distintas tumbas.

Y en el proyecto de musealización solamente pudimos,

de la veintena de tumbas que hay, representar o conservar una.

Las tumbas que se determinan en la cultura del Argar

son como esta.

Son tumbas ovales hechas a base de una caja de lapas

con una cubierta a base de madera.

El registro argárico fundamentalmente se refiere

a lo que se encuentra en las tumbas, que son los contextos más cerrados

o más fáciles de conservarse, por estar protegidos.

Esta es una pieza principal en el yacimiento.

Hay varias de ellas.

Son puñales de bronce

con unos remaches para sujetarlos a un mango.

Este puñal tiene además una pieza arriba de marfil.

Es una pieza única en forma de corona,

que sería para el pomo del puñal de una tumba argárica

de las que se encuentran en la Illeta.

En el yacimiento hay otra pieza excepcional.

Esta placa...

Un colgante placa en piedra pulimentada.

Es una pieza única. Esta agujereada por los dos lados.

Servía para portarla en el pecho.

Y otros elementos fundamentales son estos botones de perforación en V

de enorme valor para la gente argárica.

Contemporánea a las tumbas de la Illeta dels Banyets

sería esta del Tabayá de Aspe.

Es el yacimiento por tierra más septentrional

de la cultura del Argar.

Porque la Illeta es el que está hacia la costa.

El Tabayá tiene tumbas argáricas al límite del estado.

También tenemos algunas cerámicas.

Aquí en sala podemos darnos cuenta

de las cerámicas características de la Edad del Bronce.

Estos contenedores de tamaño medio, con su asa.

Estos vasos pequeños para beber.

Y estos vasos con el típico perfil quebrado o cadenado,

que son piezas características de la Edad del Bronce.

Restos con algún ajuar, algún vaso cerámico

y puñales metálicos y botones de adorno de perforación en V.

Los botones de marfil dan testimonio

del poder que tendrían estas gentes.

Por tanto, cisternas y tumbas manifiestan la importancia

de la Illeta durante la Edad del Bronce

y su vinculación con el mundo argárico.

Hola.

Hoy vamos a hablar de un tema para el que necesitamos

las respuestas de un médico.

¿Por quése orinan los niños en la cama?

Da la casualidad de que se acaba de publicar un libro

de Yolanda Zaragoza González y Juan Carlos Ruiz de la Roja.

"¿Por qué se orinan los niños?".

Qué buen apellido, De la Roja,

ahora que está ganando España en todos los sitios.

Sí. Cada vez que voy a un medio siempre...

Siempre te hacen la broma, ¿no? Perdóname.

Sin ningún problema.

¿Por qué se orinan los niños?

Pues es un tema muy curioso,

porque existe un desconocimiento muy profundo.

En España aproximadamente medio millón de niños

se orinan en la cama.

En el 90% de los casos es por una causa médica.

Estos niños suelen tener una vejiga de menor capacidad de lo normal.

Incluso de la mitad de lo que les corresponde por la edad.

Y segundo porque estos niños

tienen una producción de orina nocturna

mucho mayor de lo normal.

Si sumamos que producen más orina y tienen una vejiga más pequeña,

tenemos el cóctel necesario para que estos niños

se orinen en la cama.

¿Y no era lo de llamar la atención lo que causaba esto?

Eso es lo que se ha pensado.

Años atrás siempre se decía que el niño se orinaba en la cama

porque quería llamar la atención de los padres.

Eso es mentira.

Eso ha supuesto que muchas veces

estos niños hayan recibido castigos muy crueles

y que se les haya culpabilizado.

Si son niños que no se quieren orinar en la cama

y encima nosotros los castigamos o los culpabilizamos,

un problema que no es psicológico de base

termina también en un problema psicológico.

El niño termina necesitando tratamiento psicológico

por el trastorno que le producimos.

Se ha dicho también que se cura con la edad.

Con la maduración se cura. ¿Es cierto?

Efectivamente es un tema madurativo.

Si tú los dejas terminan dejándose de orinar.

El problema es cuándo paran.

El niño se puede dejar de orinar a los 8, a los 10, a los 15,

a los 20...

E incluso sobrepasar los 20 años,

como he visto bastantes casos en mi consulta.

¿Qué supone esto?

Evidentemente no es lícito que un chaval de 10 o 15 años

duerma con pañales todas las noches.

Y más teniendo en cuenta, ahora que llega el verano,

los campamentos de verano.

Son niños que habitualmente no suelen ir a campamentos.

Son niños mucho más retraídos.

Que socialmente se relacionan mucho peor.

Porque habitualmente tampoco van a casas de amigos,

precisamente para que no se descubra su problema.

Estamos viendo que al final hay un problema serio.

¿Y qué podemos hacer?

Lo primero que hay que hacer es acudir al médico.

Eso es fundamental.

Sabemos que el 90% de estos niños se orinan por un problema médico,

un problema madurativo

y, muy importante, un problema genético y hereditario.

Si nosotros preguntamos, siempre en el entorno, padres o tíos,

siempre hay algún caso de gente que se ha orinado.

¿Qué pasa?

Que muchas veces esto puede hacer que se viva en silencio.

Porque dentro de la familia se sabe que siempre ha habido este problema.

Como existe un desconocimiento tan profundo se dice:

"Dentro de nuestra familia ya ha habido varias generaciones

que se han orinado en la cama".

Porque es un tema hereditario.

Entonces tenemos que consultar con el médico,

hacer las cosas pertinentes para llegar a un diagnóstico

para saber exactamente la causa por la cual nuestro hijo se orina.

Y después, evidentemente, aplicar el tratamiento correcto.

¿Y tiene un tratamiento? Unas pastillas...

O sea, que se cura, ¿no? Sí. Vamos a ver.

Con el tratamiento aceleramos la maduración.

Como hemos dicho, si al niño lo dejas

se termina corrigiendo el problema.

El tema es la edad.

Pero el chico de 25 años que contabas...

Efectivamente. A veces llegan chicos de 25 y 30 años con el problema.

Saltan absolutamente todas las barreras.

Entonces lo que hay que hacer es tratarlo.

Primero llegar a un diagnóstico correcto.

Saber por qué se orina ese niño.

Y luego del tratamiento adecuado.

Entre ellos, existen tratamientos médicos en forma de pastillas,

que además son muy bien toleradas

y a las cuales suelen responder muy bien este tipo de pacientes.

En el libro cuenta también que hay una relación

entre niños estreñidos y...

Son muchas las causas que pueden producir

el escape de orina nocturna.

Una de ellas es el estreñimiento.

El estreñimiento favorece que la vejiga se contraiga

de una forma no coordinada por el cerebro

de forma que esa contracción supone al final

un escape de orina involuntario. El niño se orina sin darse cuenta.

Entonceshay que corregir hábitos.

Por ejemplo, si va estreñido hay que corregirlo.

Hay que tener cuidado para que estos niños

no beban una cantidad de líquido muy elevada antes de acostarse.

Es importante que estos pequeños a lo largo de la tarde

disminuyan la cantidad de productos ricos en cafeína.

Porque estos aumentan la producción de orina

y favorecen el escape.

Dentro de los hábitos de vida hay que tener varias cosas en cuenta.

También lo contamos en el libro para que los padres sepan

por dónde enfocar el problema de su hijo.

Aparte, el problema puede darse no solo dentro de casa,

sino también en el colegio.

Cuando estos niños van al colegio con cinco o seis años...

Efectivamente. El problema es que estos niños

con frecuencia tienen otro problema por el día.

Les entran muchas ganas de orinar

y tienen que ir rápidamente al baño.

Lo que se llama la urgencia miccional.

¿Qué supone esto?

Que muchas veces, incluso a mitad de la clase,

tengan que decirle al profesor que tienen que salir a orinar.

¿Qué sucede? Que habitualmente los profesores,

por desconocimiento,

suelen ser intransigentes con estos niños.

No les dejan ir al baño. Y lo que hacemos es perjudicarles.

Es un efecto secundario para estos niños

el hecho de reprimirse y aguantarse las ganas de orinar.

Por eso es importante que dentro del ámbito escolar

se conozca esto.

Y por supuesto ahora que llega el tema de los campamentos,

es importante que dentro de los colegios se sepa.

Porque un porcentaje muy alto

de estos niños que no acuden a los campamentos

es simplemente porque se orinan en la cama

y no quieren confesarlo y ser descubiertos en el campamento

por sus amigos o profesores.

¿Qué decimos entonces a las personas mayores

que pensaban que era para llamar la atención?

Bueno...

Habrá también algún caso, ¿no? Sí. Vamos a ver.

Suele ser menos del 10%,

donde son causas puramente psicológicas.

Es un porcentaje muy bajo.

Por desgracia estamos extrapolando el tema.

Hasta ahora prácticamente todo el mundo

pensaba que era una forma de llamar la atención

y que el niño se orinaba porque quería.

En este libro yo intento explicar que no.

Que en la gran mayoría, el 90% de los casos,

es un problema físico,

un problema médico que tiene solución.

Existe un porcentaje pequeño

que puede tener un problema psicológico que le favorezca.

Pero esos son muy fáciles de detectar.

Son niños que habitualmente

han estado durante un año o dos sin orinarse encima

y de pronto, ante un determinado hecho,

comienzan a orinarse por las noches.

Son fáciles de identificar.

Muy bien.

Yo creo que las conclusiones son:

Lo primero cuando se detecta el problema, ir al médico.

Efectivamente. Siempre acudir al médico.

Hay que hacer unas pequeñas pruebas muy sencillas.

Una vez que tenemos las pruebas y hemos llegado al diagnóstico,

encauzar al tratamiento adecuado.

Y luego determinados hábitos de vida y normas

que hay que seguir a rajatabla y que el médico contará.

Antes hablábamos de por qué escribí yo este libro.

Para que veáis un poco hasta qué punto

puede haber circunstancias crueles en la vida...

Uno de los primeros casos que yo vi

de una persona que tenía este problema

era un muchacho de 25 años que se acababa de casar

y orinaba a su mujer todas las noches.

Vinieron los dos a la consulta para decirme lo que pasaba.

Yo me quedé perplejo al ver que una persona con 25 años

se había saltado absolutamente todos los controles

y se seguía orinando.

A partir de ahí, aparte del estudio,

he tratado a cientos de niños con el problema.

Lo que hay que hacer es atajar esto en su momento

y no dejar que se nos escape gente hasta estas edades.

Y además se convierte luego en un problema psicológico,

aparte de biológico.

Claro. Muchas veces estos niños necesitan un tratamiento psicológico,

porque esto les causa un trastorno.

Incluso desde el punto de vista escolar.

Estos niños duermen mucho peor,

porque muchas veces los padres se obstinan

en levantarlos varias veces por la noche para que no se orinen.

Muchas veces sin conseguir nada.

Y al final estos niños terminan durmiendo mal.

Y desde el punto de vista psicológico,

claro que les afecta.

Porque su vida social se ve alterada.

No pueden ir a campamentos,

no se pueden relacionar igual con los amigos...

Y eso al final psicológicamente

también los hace niños mucho más retraídos.

Y evidentemente luego también necesitan apoyo psicológico.

Muy bien, doctor.

Juan Carlos, muchísimas gracias por estos minutos tan instructivos.

Y por este libro. Recuérdenlo.

"¿Por qué se orinan los niños en la cama?".

Está publicado en la editorial Instituto Urológico.

Efectivamente. Muy bien.

Muchísimas gracias.

Espero que le hagan caso las personas que pensaban eso otro.

Y hasta siempre.

Muchas gracias a vosotros por difundir este tema,

que yo creo que es de suma importancia.

Seguimos con el programa. Vamos con la digitalización del día.

Un nuevo capítulo de la serie "Liebres: Entre guerras".

Buenos días. Nuestro tema de hoy es la infamia.

Tenemos muchas historias que contarles.

¿Quieren hacer el favor de acompañarnos?

Sí, si. Usted. Y usted. Usted también.

Venga.

-Esta es la historia de un tipo

que prepara un programa para la televisión sobre la infamia.

-Hola. ¿Tiene alguna infamia que contarnos?

-Mientras en un país haya niños trabajando

y adultos sin trabajo,

la organización de ese país es una mierda.

-El reportero tiene la suerte de encontrarse en un gimnasio

una coleccionista de infamias que se convierte

en una sección fija de sus reportajes.

Bienvenidos a "La coleccionista de infamias".

Es un honor para nosotros que ustedes estén ahí.

-Ocurrió en 1209 durante la cruzada contra los Albigenses.

Las tropas católicas toman al asalto la ciudad de Béziers.

Tras el saqueo correspondiente, surgió el dilema.

¿A quiénes había que eliminar?

Descubrir cuáles de sus habitantes eran los herejes

y cuáles los buenos católicos

se presentaba como una tarea larga y comprometida.

El papa Inocencio III presionaba para que se diera un escarmiento.

Simón de Montfort resolvió el problema.

"Matadlos a todos. El Señor reconocerá a los suyos".

Cuando informaron al rey italiano Vittorio Emmanuel

que la guerra sería declarada a Francia el 11 junio 1940

estuvo encantado, pues era el día de su santo.

Claxon

A pesar de que no pertenece a ninguna familia importante

ni a ningún lobby, poco a poco nuestro reportero

va haciéndose un hueco en el mundo de la televisión

con sus historias de infamias.

Cuando los miembros del comando golpista

iban a saquear su biblioteca, Pablo Neruda se acercó y les

advirtió:

"Van ustedes a tocar materias muy peligrosas".

"¿Qué materias?", inquirió el jefe del comando.

"Poesía", respondió Neruda.

Considerado un experto en infamias,

idea y dirige su propio programa en la televisión.

"La hora de Carlota".

-Buenos días. Bienvenidos a "La hora de Carlota".

Tenemos muchos invitados y muchas historias que contarles.

Esta primera invitada se llama Luisa

y va a contarnos una historia que ha leído.

Algo sobre la banalidad del mal. ¿No es así?

-Así es. Lo leí en un periódico.

Era una entrevista al presidente de Chile, Ricardo Lagos.

Comentaba que leyendo un informe sobre la tortura

recordó un caso que pasó en su país unos años antes.

Gustavo Molina era un médico de prestigio chileno.

Fue detenido por los golpistas después del 11 septiembre 1973.

-Hablamos del golpe de estado

que derrocó al presidente Salvador Allende.

-Exactamente. De Pinochet y compañía.

-Y compañía.

-Durante varios días, el médico fue torturado en horario de oficina.

La tortura era una actividad administrativa más.

El horario de tortura era de 9 a 13.00,

con una hora de descanso para comer.

Y de 14 a 17.30.

Y ahora viene lo tremendo de la historia.

En uno de los descansos el torturador le dijo a Molina.

"Doctor, aprovechando que es usted un médico,

¿me podría explicar lo que me pasa?".

"Tengo unos dolores intensos en el costado. ¿Qué puede ser?".

El cuerpo es doloroso. Necesita comer, respirar y dormir.

Tiene piel fina y debajo sangre.

Tiene buenas reservas de dientes y uñas,

huesos quebradizos, articulaciones dúctiles...

Para las torturas todo se tiene en cuenta.

Compartir es una forma de participación

en la que prima el reparto y la reutilización de conocimientos

o bienes materiales.

Hola de nuevo.

Os recomendamos la lectura de un breve y esclarecedor ensayo

sobre el funcionamiento de una estructura

de la que hoy todos hablamos.

La estructura en red.

Se llama "Redes: Una breve introducción".

Está escrito por Guido Caldarelli y Michele Catanzaro.

Y se publica en España

dentro de la colección de bolsillo de Alianza Editorial

a partir de su original edición inglesa de 2012

en Oxford University Press.

Se trata, no como pudiera pensarse a bote pronto

de una manera de enfrentarse a las redes sociales e internet,

sino de una introducción al funcionamiento

y a la naturaleza de las redes en general.

Están presentes como estructura en muchas actividades humanas

y también no humanas.

No solo cuando usamos el teléfono, transferimos dinero

o usamos el transporte público.

Sino también, por ejemplo, en los ecosistemas naturales.

El ensayo es una delicia.

Se lee de corrido y da una información preciosa

que nos permite pensar mejor en el mundo en que vivimos

y en nuestras relaciones con él.

También puede decirse que es una brevísima introducción

a la ciencia de las redes, que nos permitirá entender bien

lo que se quiere decir cuando se habla

de sistemas complejos,

fenómenos emergentes y procesos autoorganizados.

Os recuerdo. "Redes: Una breve introducción".

Recientemente publicado por Alianza Editorial.

El programa de este jueves, como casi todos los de la temporada,

terminará con música.

Pero antes, y en la misma línea

queriendo ofrecerles una ventana abierta a la evasión,

vamos a ver quién es el protagonista de la semana

que nos propone Boek Visual.

Se llama Juan Vidaurre y quizás se hayan topado alguna vez

con sus ilustraciones o con sus diseños.

Según parece, a él los objetos le dicen lo que esperan ser.

Solo hay que prestarse a escuchar susurros y tener paciencia.

Los chamarileros se arrastran, se fijan,

dilatan sus ojos como grandes lupas,

dan vueltas a las cosas, las enganchan, las manosean,

les buscan el resquicio misterioso, el fondo secreto, el alma.

Cuando me encontré con este párrafo en el libro "El rastro",

de Ramón Gómez de la Serna,

comprendí que yo también tengo algo de chamarilero.

Que por otro lado no es del todo incompatible

con una de mis dedicaciones diarias.

El diseño gráfico editorial y la ilustración.

Para mí el rastro no es solo un lugar

donde encontrar los objetos buscados.

Si no un lugar de asociación de ideas.

Un terreno donde las analogías flotan en el aire

y el murmullo de los objetos hacen de ti sin que lo quieras

un cazador expectante.

Determinados objetos, algunos con clara intención,

tienen una predisposición inconsciente

para transmitirnos ideas.

Me he llevado a casa muchos pequeños objetos

que no me aportaban ninguna idea clara,

pero que de alguna manera me susurraban ese algo misterioso.

Una vez en casa y con el paso de los días,

semanas tal vez, me transmitieron eso

que no se atrevieron a decirme en el rastro.

Las ideas son como los tesoros.

Cuanto más has buscado mayor es el placer del hallazgo.

Palabras, palabras y más palabras,

que como decía Ramón Gómez de la Serna

fueron el esqueleto de las cosas.

Asínos habla de su obra Juan Vidaurre.

Ahora llega el momento de la música en directo

este jueves gracias a Fetén Fetén.

O lo que es lo mismo, gracias a Jorge Arribas y a Diego Galaz.

Hola. Buenos días. Buenos días.

-Buenos días. Jorge, empezamos contigo.

Cuéntanos desde cuándo lleváis dando guerra con vuestro grupo.

-Con Fetén Fetén llevamos desde 2009.

Pero ya llevábamos unos cuatro años

tocando con otros grupos y haciendo giras con otros proyectos.

Hasta que decidimos hacer nuestras propias melodías.

Empezamos en 2009 y acabamos de sacar el segundo disco.

O sea, que muy contentos. Es este "Bailables",

que la gente va a descubrir en seguida el por qué del nombre.

Porque es verdad que en seguida se te van los pies.

Es inevitable.

Es música para divertirse, para pasar un buen rato...

-Yo creo que sí.

Nuestra intención sobre todo es divertir y divertirnos.

España es un país donde se bailaba más antes.

Tenemos más prejuicios y miedos a bailar que en otros países.

Hemos querido, a través de nuestras composiciones,

recuperar algo que está en nuestra cabeza.

Todos los ritmos de baile que hemos vivido

a través de otros estilos y otras formaciones.

Las queremos plasmar en un disco para bailar y sonreír.

Seguro que hay mucha gente que ahora mismo te está viendo

y está pensando qué es esto que llevas en la mano.

Tú estás acostumbradísimo a este instrumento,

que ya me has contado que se llama estrobiol.

Pero no es común. No lo vemos.

No. Uno de los ingredientes que hemos añadido al proyecto

son los instrumentos insólitos.

Nos gustan los instrumentos que son muy desconocidos

pero han sido muy populares.

El estrobiol o violín trompeta fue muy popular

porque fue uno de los primeros sistemas de amplificación.

Además se extendió mucho. Hay muchos modelos por el mundo.

Nosotros vamos recopilando estos instrumentos

que hacen de nuestra música algo más radiofónico.

Más singular, ¿no? Más singular, sí.

También el serrucho, ¿verdad?

He visto que lo tocáis. -Sí.

Sois un poco hombres orquesta.

No sé si esto suena... No suena mal, supongo.

La idea de hacer un formato dúo era tener distintos timbres

y que en directo podamos recrear distintos paisajes

según qué instrumentos usamos.

El serrucho es un leitmotiv del grupo.

Porque es un instrumento que surgió desde la pobreza.

Cuando no había dinero para comprar un acordeón o un violín,

había necesidad de hacer música y se hace...

Todo suena, ¿no?

Eso es. Entonces eso también es bonito.

Jorge, cuéntanos el por qué del nombre.

Eso de Fetén Fetén, que también suena simpático.

Fetén Fetén tiene una parte de castizo.

En la música que hacemos hay una parte de raíz popular.

Nos conocimos haciendo música popular.

Nos gustaba esa palabra castiza.

Y también que "la fetén" significa "la verdad".

Lo hemos grabado con unos micros de ambiente

y hacemos eso, de una forma honesta lo que nos gusta hacer.

Que no significa que sea peor o mejor,

pero de una forma honesta y la verdad.

Y también castizo, pero la gente va a reconocer otro tipo de sonidos.

Va a escuchar algo que les suene a Japón,

música que les recuerde a Italia...

Es una forma barata de viajar, escuchar vuestro disco.

-Sí. Sobre todo que el acordeón trajo a España los bailes agarrados.

Cualquier país es lo que es por lo que ha venido desde fuera.

España, a través del Camino de Santiago

o del Mediterráneo, de los árabes,

de la cantidad de culturas que han estado en este país,

la música se ha ido formando con un eclecticismo

que la convierte en singular.

Nosotros aparte hemos añadido nuestra imaginación.

Por eso hemos hecho una jota japonesa, por ejemplo.

Por ejemplo. Que se dice pronto.

Con todo el respeto a la jota,

que es uno de los palos que más tocamos y más nos gusta.

Sobre todo para intentar quitar ese prejuicio.

Intentar hacer cosas con mucho trabajo, con mucha seriedad,

pero que en el escenario sean más divertidas.

Vamos a escucharos en directo, que es lo que realmente nos apetece.

Pero antes, Jorge, fechas. ¿Dónde se os puede ver?

En la web hay un montón de fechas y un montón de sitios

donde se os puede ver y escuchar en directo.

Dinos alguna para destacar.

-Este fin de semana estamos el viernes en Santiago de Compostela.

El fin de semana estamos en el Museo del Prado.

Llevamos todo el mes haciendo

unos conciertos familiares allí muy bonitos.

Y el 12 junio vamos a estar también en el Café Berlín de Madrid.

En la web está el resto de fechas.

Pero bueno, hay varias.

Pues gracias a los dos. Vamos a disfrutar de este

"Bailables".

De este adelanto que nos regaláis. Gracias.

Muchas gracias. -Muchas gracias.

Les dejamos con Fetén.

Volvemos el lunes que viene, ya estrenando mes de junio.

Tendremos más visitas, más propuestas y más reportajes.

Pero sobre todo, nuestras ganas intactas.

Gracias y que lo disfruten.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 29/05/14

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 29/05/14

29 may 2014

Ofreceremos los reportajes "El túnel del tiempo: La Illeta del Banyets I" y "Boek visual: Juan Vidaurre".

 

ver más sobre "La aventura del saber - 29/05/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 29/05/14"
Programas completos (2074)
Clips

Los últimos 7.542 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios