www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5697684
Para todos los públicos La aventura del saber - 22/10/20 - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos. Taller de filosofía en compañía

de Reyes Mate, hoy para hablar de las primeras preguntas

de los primeros filósofos; también de sus primeras respuestas

y de si nos valen de algo ahora en la lucha diaria por conservar

y mejorar nuestras vidas y las de las personas

que más nos importan.

A lo largo de este año trataremos de hacer con Reyes Mate

un recorrido por los temas curriculares

de la filosofía en bachillerato, sin perder de vista

que el pensamiento no tiene edad y nos puede ayudar

a solucionar problemas que no tienen nada de abstractos.

Buenos días. En la segunda mitad del programa

saludaremos a Gonzalo Giner.

Acaba de ganar el Premio de Novela Fernando Lara 2020

por "La bruma verde",

una historia llena de intriga y acción

en el corazón de África, que es un continente cautivador,

pero a la vez sumamente olvidado.

"El guitarrista Pablo Villegas ha interpretado el 'Concierto

de Aranjuez', del maestro Rodrigo,

en el Patio de Armas del Palacio de Aranjuez

con la Orquesta de Radio Televisión Española.

Nosotros estuvimos allí.

Raquel Bistuer intuye que en los lugares imposibles

de habitar es donde realmente habitamos.

Y para confirmar la intuición, la artista barcelonesa investiga

y crea una obra con objetos, textos y colages."

Decíamos hace 15 días en este mismo taller

que íbamos a acompañar este año a nuestros hijos o nietos

en sus clases de filosofía y que lo haríamos conversando

relajadamente sobre lo que es la filosofía y lo que dijeron

los filósofos más importantes,

con el objetivo de aprender a pensar.

Pensar bien es algo que nos viene muy bien a todos,

es algo que no tiene edad y que está al alcance de todos.

Bienvenido. Bienvenido, perdón.

Bien hallados.

Vamos a ver, ¿venimos todos preparados de fábrica para pensar,

igual que venimos todos preparados de fábrica para hablar?

Bueno, nos enseñan a hablar y aprendemos a hablar

y hay quien nos corrige y nos educa en el lenguaje;

es decir, nos molestamos en aprender a hablar bien

y hasta existen gramáticas que nos dicen cómo escribir bien,

cómo hablar bien.

Con el pensar, no. Parece que es automático.

Y no es verdad.

Todos tenemos la experiencia de haber tenido profesores:

En el colegio, en el bachillerato el que haya ido a la universidad...

Hemos tenido muchos profesores, pero muy pocos maestros.

Sí.

Y hay una diferencia: El profesor te enseña cosas;

el maestro te enseña a pensar.

Y por eso hacemos este taller,

para pensar en voz alta, que es una manera de aprender a pensar.

Yo recuerdo que los cursos de Filosofía siempre empezaban

por los presocráticos, ¿no?

Hablemos un poco de ellos, quiénes eran los presocráticos.

Eran los primeros filósofos.

Le llamamos presocráticos, porque Sócrates,

son los que están antes de Sócrates,

y Sócrates es como la madurez de la filosofía, ¿no?

Y no es que estos presocráticos sean inmaduros.

No, son ingenuos, son originarios,

tienen esa autenticidad de lo primero, de lo primerizo,

y por eso nos interesan tanto, ¿no?

Porque en esa ingenuidad, con esa espontaneidad,

hicieron preguntas que siguen siendo actuales.

Y porque nunca se pueden responder del todo, ¿no?

Porque no son... No se agotan, ¿no?

La respuestas que producen son ilimitadas.

Es que las buenas preguntas, decía Ortega, no tienen respuesta,

porque aunque haya respuesta,

la diferencia entre las explicaciones que das

y lo que quieres explicar... Por ejemplo,

se explica mucho y se explica muy bien el holocausto,

pero la diferencia que hay entre las explicaciones

del holocausto y lo que realmente ocurrió es tal,

que ninguna respuesta acaba siendo...

Y por eso se mantiene la pregunta.

¿Y qué nos tienen que enseñar estas personas pensantes

de hace 25 siglos?

¿Sobre qué cosas fundamentales?

Nos interesa lo que dijeron, porque la filosofía funciona

de una manera muy diferente a la ciencia.

Ningún astrofísico del siglo XXI recurrirá a lo que decían

los astrónomos hace 20 o 25 siglos

sobre los astros. ¿Por qué?

Porque ha habido, entretanto, teorías científicas

que han ido mejorando, se han ido afinando,

y la ciencia funciona así,

sustituyendo unas teorías inferiores

por otras superiores, ¿no?

El que vaya al dentista hoy se encontrará

con unos aparatos técnicos que no eran los de hace 20 años.

Más le vale.

Y ahí ha habido mejora.

Así funciona la ciencia y la técnica, ¿no?

La filosofía, no.

Para la filosofía...

La filosofía no funciona sustituyendo teorías,

sino acumulando conocimientos.

Y por eso hoy hablamos de Aristóteles o Platón,

hablaremos el próximo día, o de otros y hace muchos siglos,

como si fueran actuales. ¿Por qué?

Pues porque han hecho preguntas que siguen siendo nuestras, ¿no?

Bueno, pues vamos a hablar de Sócrates,

de Platón y de Sócrates ya en la próxima vez que nos veamos,

y ahora vamos a hablar de estos otros precedentes

de Sócrates, que hacen como prepararlo, ¿no?

Que son los presocráticos.

Hablemos... Vamos a ver, por ejemplo, se sabe que nace...

La filosofía nace en Grecia, ¿no?

¿Por qué nace precisamente en Grecia? ¿Por qué...?

O sea, ¿qué crees que explica que no se diera el nacimiento

de la filosofía, por ejemplo, en Jerusalén?

Porque era un puerto de mar.

Grecia era un puerto de mar.

Y Jerusalén o Israel está en el desierto.

Y hay una diferencia:

El puerto de mar

es un lugar de encuentros.

El mar era la forma de comunicarse en la antigüedad.

Y en Grecia se citaban pueblos de distintos lugares,

gente de distintos lugares,

que traían sus propios relatos.

Esos mitos a los que nos referíamos en la sesión anterior.

Pero claro, era relatos que eran de cada sitio.

No había comunicación entre ellos.

Y allí sale... Surge la necesidad de comunicarse,

de encontrar relatos comunes.

Y cuando se buscan relatos comunes, más allá de lo doméstico,

la comunicación es la razón y por eso se pasa del mito

al logos, para encontrar un relato común

a todos esos pueblos diferentes, ¿no?

Y por eso nace en Grecia la filosofía

y no nace en Jerusalén, porque Israel es el pueblo...

Es un pueblo semita, es el pueblo del desierto.

Y el desierto es el lugar del silencio, de la soledad,

de la infinitud, y en el desierto nace el monoteísmo

o los monoteísmos;

y en Grecia nace el logos.

Nace el logos. Y tradicionalmente también se considera a Tales

como el primer gran filósofo, ¿no? Porque... ¿Quién fue?

Efectivamente. Cuando hablamos de los presocráticos empezamos

con Tales de Mileto, un filósofo curioso

que es el que nos ha dado mala fama

a los filósofos, la fama de despistados.

Porque dicen que el hombre estaba...

Iba tan absorto contemplando el firmamento,

que se cayó en un pozo y no salió,

con el agravante de que su sirvienta,

que iba cerca de él, se moría de risa

y, en vez de sacarle,

pues lo disfrutó.

Tales de Mileto, efectivamente, es el primer filósofo

y de él tenemos la primera afirmación

de la filosofía.

Y es esta:: "Todo es agua".

Una extraña afirmación, porque hoy sabemos, por la química,

que el 60% del cuerpo humano es agua.

Sí, o más todavía, ¿no? No sé si el 70 y pico, sí.

En cualquier caso...

El planeta Tierra tiene más agua que otra cosa, ¿no?

Exactamente. Pero no era por ahí por donde iba Tales de Mileto.

Lo que tales de Mileto... Lo que le preocupaba

a Tales de Mileto, y esto es lo interesante,

era si toda esa variedad de cosas que había en el mundo,

animales, mundo vegetal, en los astros, el ser humano,

si había una relación entre todo eso.

Esa era la pregunta, la primera pregunta del ser humano,

si estamos solos, si...

Si... Si existe algo así como lo común.

Y, entonces, él entiende que sí, que hay una base común.

Hay algo que tenemos todos

y que es el fundamento de todo, y es el agua.

Y por eso él dice: "Todo es agua".

Lo importante no es el agua, lo importante es la pregunta.

La pregunta por la...

Solidaridad, por la comunidad, por lo común entre lo diferente.

Y es una pregunta que también tiene su lado peligroso,

porque en el siglo XX

un filósofo judío,

que conocía muy bien a Tales de Mileto,

se llamaba Rossen Svaik,

y decía: "El peligro de decir todo es agua

es que alguien acabe diciendo 'Todo es raza'";

es decir, esa voluntad de reducir todo a un único elemento

tiene algo de muy positivo,

que es encontrar lazos de comunicación, lazos de unión.

Pero también tiene el peligro de reducir todo a algo

y cuando ese algo es, por ejemplo, la raza, que fue lo que ocurrió

en el siglo XX, pues entonces se produce

la negación de las razas inferiores;

o estimadas inferiores,

como en este caso fue el judaísmo.

Hay otros presocráticos que yo creo que no dejan de ser

famosos nunca, y una vez que has oído lo que...

Lo que, bueno, has oído hablar de ellos, ¿no?

Ya no los olvidas nunca. Está el caso claro de Heráclito

y de Parménides, el de "Todo cambia"

y el de "Nada cambia. Todo es lo mismo", ¿no?

Hablemos un poco de ellos.

Esa fue la segunda gran pregunta;

es decir, si todo cambia,

¿hay algo que permanece?

Porque el cambio es evidente.

No hay más que ver el niño, acaba siendo adulto y viejo,

y se muere. Nace, muere... Cambia también uno de opinión.

Un criminal se arrepiente.

Y entonces la pregunta es: "¿Cambiamos de personalidad

o hay algo que permanece?"

Y esa fue una de las preguntas originarias,

que todavía nos seguimos haciendo hoy, ¿no?

Entonces hay dos respuestas. Una respuesta es la de Parménides,

que dice: "Hay que desconfiar de lo que vemos.

Eso son apariencias".

Porque hay algo que permanece.

Él dice: "Hay algo..."

Su respuesta es: "Permanece algo, somos siempre lo mismo,

porque lo que permanece es el ser.

Cambian los accidentes, lo aparente,

pero permanece el ser".

¿Qué es el ser?

La filosofía ha escrito miles y miles de páginas sobre el ser,

pero yo trataría de ilustrarlo con un ejemplo.

Todos sabemos lo que es el queso.

Todo el mundo ha comido queso y sabe lo que es el queso,

y cuando uno come algo que no ha comido nunca,

en algún sitio extraño, dice:

"Esto es queso y no es fruta".

El queso es esa idea que tenemos, que nos hace que, cuando vemos algo

que se le parece, digamos: "Eso es queso y no es fruta".

Tenemos interiorizado el ser del queso

y por eso identificamos todas sus variantes.

Y ese ser del queso está mucho más allá

de las modalidades que conozcamos,

de que aparezcan unas y desaparezcan otras.

Tenemos la idea del queso.

Es, y por eso Parménides decía: "Esa idea permanece siempre".

Mientras que Heráclito decía: "No, no,

uno no se baña dos veces en el mismo río,

porque el agua del primer baño ha pasado".

Y uno también ha cambiado.

Y entonces tú te bañarás en otro río.

Y...

Y decía: "No, no,

no se explica el cambio por el ser, sino por el devenir".

Y esa es su gran palabra: El devenir.

Heráclito era un personaje extraño,

le llamaban El Oscuro,

pero que tenía unas intuiciones muy claras, ¿no?

Heráclito dijo algo que hoy tiene una enorme actualidad,

aparte esto, de lo que estamos hablando,

él decía: "La guerra es el padre de todo.

La guerra es el padre de todo.

Occidente ha celebrado la violencia.

En occidente la violencia ha gozado de un prestigio inmenso".

Porque se entiende que es "la partera de la historia",

decía Marx.

El otro día leía la última encíclica del papa,

"Fratelli tutti",

y me llamaba la atención que, por primera vez,

un papa, después de tantos siglos,

decía: "No existe guerra justa".

Todas las guerras son injustas.

Y la de páginas que hemos escrito sobre la guerra justa,

porque entendíamos que hay una violencia buena.

Bueno, pues...

Es Heráclito el que tiene la intuición de que, efectivamente,

la historia está construida sobre violencia,

pero que eso no tiene por qué, necesariamente, ser así.

Me están diciendo que nos tenemos que marchar,

pero no hemos mencionado el nombre de Demócrito.

Hablemos un poco de Demócrito antes de...

Demócrito era otro de esos grandes filósofos que...

Es el padre del materialismo,

el padre de los científicos, porque él también le preocupaba

qué había de común entre los seres humanos,

entre la...

En el mundo. Y decía: "Lo que existe es algo físico.

El átomo".

El átomo... "Átomo" significa "sin partición,

sin partes".

El átomo es una unidad física,

variable,

imperecedera

y comunicable.

Con los á... La fusión de átomos, la combinación de átomos

explica todo el mundo.

En el fondo, no hay diferencias cualitativas

entre el ser humano y las plantas.

Somos todos productos de una combinación

de algo físico, y por eso es el padre del materialismo

y es el gran Dios de los científicos, ¿no?

Tenemos que dejarlo aquí, Reyes.

La próxima vez que nos veamos hablaremos de los sofistas,

que estamos a punto de tocarlo,

y también, claro, de Platón y Sócrates, ¿no?

Que es como...

No sé, como el hito de la filosofía griega, ¿no?

Bueno, muchas gracias.

A vosotros. Gracias.

Seguimos. La Universidad de Vic nos propone contestar hoy

la siguiente pregunta: "¿Por qué los equipos de fútbol

pueden considerarse multinacionales del entretenimiento?"

La Universidad responde.

¿Por qué los clubes de fútbol se pueden considerar

multinacionales del entretenimiento?

De hecho, es un proceso natural de la globalización

y la comercialización del deporte contemporáneo

en una época global.

El primer club que realmente pensó en un mercado internacional

fue el Manchester United, en 1997, con la incorporación

de Peter Kenyon como director general.

Y, de hecho, a partir de ahí, desarrollaron cuatro grandes ejes

de posicionamiento, que fueron, básicamente,

los acuerdos con marcas globales, como, por ejemplo, Vodafone Airtech;

los acuerdos con organizaciones comerciales

de otros mercados, como la Major Soccer,

o la MBA, los acuerdos con empresas innovadoras

y nuevas tecnologías

para crear contenidos digitales para un mercado

claramente mediático y, finalmente, los proyectos

de responsabilidad social corporativa que, por ejemplo,

tuvieron uno de los primeros acuerdos

de patrocinio solidario con Unicef;

de hecho, en ese sentido podemos considerar

que en el Manchester United fue el primer club de fútbol

que tuvo una visión global del mercado del fútbol.

Pero a partir de ahí otros clubes, como el Barcelona o el Real Madrid,

le imitaron, a efectos de poder alcanzarle

en la generación de ingresos.

La voluntad, de hecho, de crecer en ingresos,

la voluntad de crecer comercialmente,

ha llevado a los clubes de fútbol a desarrollar toda una gama

de productos para que los aficionados

puedan vivir el día a día del club las 24 horas del día.

Por lo tanto, el espectáculo en directo es, simplemente,

un producto más, un producto que está al lado

de los proyectos de hospitality, de los tours,

de las tiendas online,

de las plataformas de negocios online

que tienen esos clubes y, además, hoy en día incluso

de los parques temáticos.

El Real Madrid, el Barcelona, incluso una figura como Leo Messi,

han planteado tener sus propios parques temáticos,

en el caso del Real Madrid, en los Emiratos Árabes,

en el caso del Barcelona y Leo Messi, en la China.

Por lo tanto, estamos hablando que hoy los clubes de fútbol

ya no solo compiten en un mercado deportivo,

sino que compiten también

en un mercado donde otras grandes multinacionales,

como Disney, como Time Warner y como News Corporation

también tienen sus intereses.

África, ese continente cautivador, que atrapa, que conquista

al que lo visita, pero también ese continente

al que el resto del mundo sigue dando la espalda.

África es el escenario de esta novela, "La bruma verde".

Su autor es Gonzalo Giner y acaba de recibir

el Premio Novela Fernando Lara 2020

por este thriller que entrelaza las historias de Bineka,

que es una joven congoleña que debe sobrevivir en la selva

conviviendo con un clan de chimpancés y, de Lola,

que es un ejecutiva española

que viaja hasta la República Democrática

del Congo para buscar a su amiga Beatriz,

que es una cooperante que ha sido secuestrada.

Gonzalo, ¿qué tal? Muy buenos días. Enhorabuena.

Muchísimas gracias.

Supongo que están siendo unos días muy emocionantes, ¿no?

Pues desde el primer día que me llamó el portavoz del jurado

y me dijo, Fernando Delgado, que había sido elegido

entre los 10 finalistas por unanimidad y que todo el jurado

había tenido clarísimo que el fallo era la novela,

bueno, yo, en un principio, no me lo acababa de creer.

Me sentó muy bien la noticia, como es normal;

pero aparte de esto, me llenó muchísimo más de satisfacción

que viniese de manos de autores como yo, de colegas, ¿no?

Cuando un premio te lo dan dos propios compañeros,

pues yo creo que sabe doblemente bien.

Sin duda. Bueno, "La bruma verde", verde como los ojos de Bineka,

que es un personaje que te atrapa desde el principio

por sus circunstancias, por cómo vive ese brutal ataque

a su tribu y, después, esa historia,

viviendo con un clan de chimpancés.

Pues yo creo que esas cosas van a hacer insólita la novela

para el lector, porque sí que es cierto

que cuando me planteé de qué iba a escribir

y cómo lo quería vestir, sabía que iba a estar en África,

porque quería hablar de un tema de primatología,

quería hablar también de lo que está sucediendo

en África, de los despropósitos de un montón de compañías,

que la están destruyendo, sobre todo, en concreto,

en el Congo y, entonces, decía: "Bueno, pues construyo una novela

con un personaje, me da igual, masculino o femenino,

pero que no sea local, no occidental,

como otras muchas novelas", y como yo creo que eso

ya está muy utilizado, me planteé qué podría pensar,

que tiene más dificultad, una persona de allí,

una chica joven, que vive en una aldea, como bien decías,

muy pequeña, que no aparece en ningún mapa,

y que su mundo se reduce, pues, prácticamente,

a cuatro chozas, o 10 chozas,

y la selva de alrededor.

No conoce nada más.

Bueno, pues vamos a intentar ponernos

en esa mirada verde que ella tiene, porque, ya desde la primera página,

su abuelo, que es su referencia, le dice que ella es hija

de la selva, pero que es una hija predilecta de la selva,

que la selva le va a proteger,

no solamente va a ser su madre, ¿no?

Y, efectivamente, luego vamos a ver cómo, por un suceso

provocado por una empresa, que destruye todo su mundo,

se va a tener que refugiar en la selva,

y en la selva va a haber un clan de chimpancés salvajes

que la van a acoger.

Y, evidentemente, en un principio ella va a estar

absolutamente aterrorizada,

pero luego van cambiando las cosas y, gracias a sus ojos

y a la mirada de los chimpancés, vamos a entender

cómo ven ellos también lo que está sucediendo

y cómo se socializan.

Podemos aprender y al lector le animo a meterse

en plena selva congoleña para oler a lo que huele la selva,

para saber cómo hace un nido en una rama, en un árbol,

un chimpancé, cómo cazan, cómo son violentos también,

porque compartimos el genoma con ellos,

casi el 98%, pero también compartimos

esas otras cosas, por ejemplo, la violencia. Los chimpancés

son unos animales fantásticos,

inteligentes, pero también muy violentos.

Claro, porque tú eres veterinario.

Sí.

Por eso te has parado, ¿no? En todos estos asuntos y detalles.

Claro, a mí la profesión veterinaria

ha sido mi profesión de arranque.

Yo no... Como escritor no llevo tantos años,

pero como veterinario llevo ya 30 y tantos,

y es mi mundo, es mi vocación, es mi...

Bueno, es todo lo que de verdad me ha hecho ser lo que soy.

Los animales, para mí, son claves en mi vida diaria,

porque sigo trabajando como veterinario y, por tanto,

en las novelas tienen que estar presentes.

O sea, no me puedo plantear que, si no es un caballo,

es un perro y, si no, es un chimpancé o un halcón,

que en algunas sale un halcón, pero tienen que estar,

porque ¿cómo podemos concebir la vida sin los seres

más espectaculares que comparten el mundo con nosotros?

En este caso, es verdad que, como veterinario,

los chimpancés son una especie que no...

Está muy lejos de lo que yo pude aprender, ¿no?

En España no se aprende primatología ni primates,

pero bueno, tuve la oportunidad de conocer

a una mujer muy interesante, Rebeca, que es una española

que está trabajando codo con codo con Jane Goodall,

en el Congo, y ella, desde un principio conoció

el proyecto de lo que quería hacer, incluso antes de presentar

el manuscrito también lo estuvo leyendo,

por si había metido yo la pata en algo gordo, ¿no?

En relación a... Que me puede decir: "Oye, mira,

el chimpancé esto no lo puede hacer.

No te lo inventes tanto, porque..."

Y entonces es verdad que me corrigió algunas cosas,

pero hubo un momento que me encantó,

y además me dio pie a definir un poco mi novela de esta manera,

porque me dijo: "Gonzalo, esta novela..."

Bueno, aparte de que le gustó, pero dijo: "Es un canto

al conservacionismo, que es exactamente

lo que estamos haciendo, la fundación,

el Instituto Jane Goodall, como otras muchas ONG en África,

intentamos trabajar para que dejemos en paz

todo como está y conservemos en medioambiente,

porque nos beneficia a todos".

Bueno, entonces me gustó tanto esa frase, que ahora yo ya defino

la novela como una historia, una aventura enorme,

una historia de amor, un thriller, que también hablan de ecothriller,

y también un canto al conservacionismo,

porque sí que es verdad, por debajo, soterradamente,

aparece la defensa del medio ambiente.

Y quien se encuentra con toda esa realidad africana

en un contraste totalmente en su vida

es otro de los personajes protagonistas,

que es Lola, que se va allí, a tierras africanas,

a buscar a su amiga Beatriz, que es cooperante

y que ha sido secuestrada.

Es íntima amiga. Ahí vamos a encontrar un...

Dos personajes que no se parecen en nada,

desde el punto de vista del carácter,

pero que son íntimas amigas desde muy pequeñas.

Y Lola, como directiva de una empresa multinacional,

muy alta directiva, pues ya con eso casi ya entendemos qué hay detrás,

una mujer que ha luchado, que ha tenido que enfrentarse

a todo para llegar a dónde está, que seguramente hay muchas víctimas

de camino que han caído, porque se han tenido que enfrentar

con ella y ha podido. O sea, tiene una personalidad fuerte.

Y Lola es la imagen y la visión occidental

que podemos tener cualquiera de nosotros

cuando pisamos África y vemos determinadas cosas, ¿no?

Y vemos determinadas cosas, ¿no?

Sí que es verdad que, pues mira, en este mismo medio, en televisión

hemos visto mil reportajes, pero una cosa es verlo

y otra cosa es pisarlo y conocerlo; entonces esas reflexiones

que va a hacer, lo que le va a producir,

todas las alteraciones personales que le va a significar,

pues ver la miseria, ver la violencia,

ver lo que está pasando, ver los abusos,

la deforestación masiva...

Bueno, ella cree que tiene que tomar partido

y durante la novela vamos a ir viendo qué ocurre, ¿no?

Entre medias, está buscando a su amiga, claro.

Y contacta con un cooperante, que es un inglés,

que va a ser su mano derecha en la novela, para entender

qué está pasando con Beatriz, dónde está, quién la tiene,

por qué y qué ocurre al final con toda la trama esta.

Qué importante también destacar la figura del cooperante

y el importante trabajo que están haciendo

en estos momentos en millones de puntos del planeta.

Mira, yo... Me salía una definición,

que les considero como el nuevo Ejército

del siglo XXI, porque no van con armas, van con la razón

o van con su voluntad y con sus sueños

de intentar corregir cosas o mejorar el mundo

y, en efecto, en esta novela, aparecen varios,

distintas facetas, cooperantes...

Claro, antiguamente eran solo... Consideramos los cooperantes

como los misioneros, que sigue habiendo, lógicamente;

pero aquí vamos a encontrar cooperantes que trabajan

en medicina, en defensa del medio ambiente,

como es este inglés; pero también hay un veterinario, que trabaja...

Y además este es un homenaje a unos colegas que están trabajando

hoy día en un centro que aparece en la novela,

que está en la República Democrática del Congo,

se llama Luiro, en una provincia muy conflictiva,

y ahí ellos están trabajando en la defensa

y en la rehabilitación de bebés chimpancés

que abandonan en la selva, porque matan a sus madres,

y ellos los recogen, los educan, los intentan...

Normalizar sus vidas, hasta volver a reimplantarlos,

un poco, de esa manera, en la selva.

Todas esas funciones, esos cooperantes,

no están haciendo más que dar todo lo que tienen en su vida

por unas causas justas. Son, seguramente,

testigos de barbaridades y, bueno, y yo creo que también

merecían su homenaje.

Aparecen y son muy esenciales en la novela.

Alguno de ellos, el que es médico, tuve la oportunidad de hablar

con algunos cooperantes, en concreto,

con un médico que ha sido, hasta hace nada,

el presidente del Colegio de Médicos de Madrid,

Miguel Ángel, y ha sido un cooperante durante muchos años,

y él me ha contado de primera mano, pues no solamente

lo que hacen, sino qué se siente,

qué frustraciones te produce el ver que, por mucho que hagas,

igual no avanzas nada, ¿no?

Todas esas sensaciones las vamos a ir recorriendo también

con los personajes de la novela.

Bueno, ¿y qué hace un veterinario metido en literatura?

Desde 2005, que publicaste tu primera novela,

no has parado y, ahora, viene el premio encima.

Pues, mira, yo... Es verdad que a veces yo me apunto

como que soy un loco veterinario que se ha metido a escritor.

No es habitual en mi profesión, pero también tengo que decir

que yo fui veterinario gracias a otro escritor,

que también es veterinario, un inglés,

que se llama James Herriot, ya se murió.

Era muy conocido en Inglaterra, le conoce todo el mundo,

y este escribió unas novelas deliciosas

sobre el yorkshire, que era donde él trabajaba

y, bueno, por razones de casualidad,

yo creo, cayó en mis manos la primera,

"Todas las criaturas grandes y pequeñas",

cuando yo tenía 13 o 14 años y no tenía muy claro

qué quería hacer.

Fue esa novela y un verano en Llanes cuando decidí...

Sí, es que es muy importante una de ellas.

Es muy importante.

Y para el que conozca Llanes, hay un paseo, que se llama

el Paseo de San Pedro, que está mirando al mar,

en un acantilado maravilloso, con hierba, que es una preciosidad,

que ahí, es que eso te evoca cualquier decisión importante.

En fin, es una historia muy intensa.

Y, nada, ahí fue... O sea, que gracias a un libro

decidí ser veterinario. Y gracias a un escritor.

Por tanto, no sé, pasado mucho tiempo,

pues por una reacción de terapia, autoterapia mía, ¿eh?

Tenía un momento de crisis en una empresa en la que trabajaba,

con mucha tensión, muchos nervios...

Había que despedir a mucha gente. O sea, muy desagradable.

Y yo dije: "Yo me pongo a escribir aquí o hago algo..."

Me apetecía, porque si no, iba a romper de ansiedad.

Y de ahí nació la primera novela.

Bueno, y luego a partir de ahí se publicó de una forma milagrosa,

porque no tenía a nadie conocido en el sector ni nada de nada,

pero cayó en manos de una editora generosa

y dijo que la quería publicar. Y, bueno...

Y hasta aquí.

Hasta aquí, hasta este premio. Enhorabuena, Gonzalo.

Gracias por haber venido aquí, a "La aventura del saber".

Encantado.

Hasta la próxima. Y seguimos. En noviembre de 1940

Joaquín Rodrigo estrenaba en Barcelona

el" Concierto de Aranjuez".

Han pasado 80 años y el concierto sigue siendo

la obra sinfónica española más veces interpretada

y versionada en todo el mundo.

El guitarrista Pablo Villegas ha interpretado el concierto

en el Patio de Armas del Palacio de Aranjuez,

con la orquesta de Radio Televisión Española.

Él mismo nos explica las claves de esta composición.

(Música)

El "Concierto de Aranjuez" está muy cercano a mi corazón.

Desde que era niño mis padres tenían una colección

de vinilos y disfrutaba muchísimo, en especial, ese disco.

Era un disco dedicado a Manuel de Falla y Joaquín Rodrigo

y era tocado con la orquesta de Saint Martin in the Fields

y Pepe Romero, ¿no?

Y ya en esos momentos estaba el sueño

de "Cuándo lo voy a tocar, cuándo lo voy a tocar,

cuándo podré tener la técnica suficiente para tocarlo,

cuándo estaré preparado".

Y esa era una...

Una fuerza y una motivación que, yo de niño,

de seis o siete años, cuando estaba iniciando

mis primeros ejercicios con la guitarra española,

pues era esa motivación que, año tras año,

lo veía un poquito más cerca.

(Música)

Poco a poco, pasaron los años y los sueños están para cumplirse.

Todos los sueños están para cumplirse,

por eso existe la palabra "sueño", para que se cumpla.

Y un día, pues mi profesor me dijo: "Creo que estás preparado y listo

para empezar el 'Concierto de Aranjuez'".

Y la gran emoción de empezar con esos primeros acordes.

Digo: "Guau, tantos, tantos y tantos años

que he estado deseando empezar con este acorde".

Y yo siempre fui un estudiante, pues... Pues muy bueno, ¿no?

Entonces, si mi profesor me decía que todavía no tenía que tocar

el "Concierto de Aranjuez", a pesar de que esto

era un re mayor y podía tocarlo, quizá en cuarto de guitarra,

yo no lo toqué hasta que mi profesor me dijo: "No,

ahora es el momento de empezar con el 'Concierto de Aranjuez'".

Allegro Gentile. Entonces, para que sea Gentile,

tiene que ser: "Pam, pam, papapa, pam..."

Correcto. Correcto.

Gentile...

Que es más palaciego, más cortés...

Yo no he visto ninguna partitura que ponga "Allegro Gentile".

Hasta en eso es original.

Siempre que se toca una pieza

de la profundidad del "Concierto de Aranjuez",

es un camino insondable.

(Música)

Siempre hay caminos que explorar y descubrir.

He tocado este concierto cientos de veces por todo el mundo,

desde Japón, en Ámsterdam,

en Los Ángeles, en Nueva York, en Boston...

Y siempre es una interpretación nueva.

Siempre es una interpretación única.

Y el tocarlo ahora en el Palacio de Aranjuez,

pues es como ir a ese primer nido

donde Joaquín Rodrigo lo concibió.

Y, en cierta manera, es ir a las raíces,

ir a ese entorno.

Tiene una parte muy profunda y muy especial.

El que después de haber compartido esta música

por todo el mundo con mi guitarra,

que ahora volvamos a casa.

(Música)

Para mí es fascinante cómo un compositor invidente,

como lo era Joaquín Rodrigo,

es capaz de ver

todo aquello

como una perspectiva profunda emocional,

descriptiva musicalmente.

A pesar de que nunca vio esos jardines

del Palacio de Aranjuez, que no vio el Palacio de Aranjuez,

es capaz de transmitir la esencia de ese palacio,

la esencia de lo que se vivió allí, la esencia de esos jardines,

los murmullos del río,

los pajarillos,

las fragancias de las flores,

lo que podemos decir que, en cierta manera,

era una limitación,

para él le abría otros campos de expresión,

le abría otros cambios de percepción con su entorno,

con la música

y, si nos ponemos a pensar,

son miles y miles de notas en el "Concierto de Aranjuez".

Todas esas miles y miles de notas,

al final, las tenía en su cabeza

de una manera organizada,

que simplemente, cuando él las dictaba,

ahí se plasmaban para la eternidad, al final,

para que los músicos, como nosotros,

pudiéramos levantar esas notas del pentagrama

moldearlas como si fuera un muñequito de...

De cera o de arcilla,

soplarlas y devolverlas al aire,

que es donde, originalmente, Joaquín Rodrigo las encontró.

(Música)

El "Concierto de Aranjuez" es uno de los conciertos

más complicados escritos para la guitarra.

Y sí, desde el principio es...

Es difícil y desde el principio es una bulería flamenca, ¿no?

Y aquí es donde los guiños del maestro Joaquín Rodrigo,

a esa tradición tan maravillosa del flamenco,

de la música folclórica. Por un lado, ese...

Ese ritmo flamenco, con esa nobleza de tierra, ¿no?

Totalmente enraizado en la tierra, ¿no?

Por eso los bailadores flamencos nunca bailan como en la arena...

Siempre están zapateando en el suelo.

Y ese es el principio del "Aranjuez", una bulería.

(Música)

Tiene esa fuerza, esa nobleza, muy española, muy dramática,

muy de suelo.

(Música)

Por otro lado, está la música folclórica,

que es otra de las inspiraciones del maestro Joaquín Rodrigo,

en el tercer movimiento,

honrando toda esa vida cortesana del Palacio de Aranjuez.

Entonces, ahí está cuando...

Pues estos reyes y los cortesanos vestían...

Los Borbones, ¿no? Con las pelucas, esos vestidos

y esas danzas mucho más cortesanas, ¿no?

Entonces, esa naturaleza es mucho más de aire,

mucho más liviana, ¿no?

(Música)

Más saltarina, ¿no?

(Música)

(Tarareo)

(TARAREA)

Está muerto. Está muerto.

El pulso, el gesto.

El gesto del director no hace la música.

Para mí, toda esta parte donde yo entro, me ayuda mucho...

Porque es que además...

Es que además los pizzicatos son importantísimos

que vayan exactamente contigo.

Correcto. Y, al mismo tiempo, a mí me dan mucha libertad

estas partes, a jugar.

Y yo caigo contigo en el sitio.

Caemos siempre...

Pero haciéndolo a cuatro es imposible.

Claro. Claro.

Haciéndolo a cuatro es imposible. Tiene que ser a ocho.

Y está luego la dificultad dramática

del segundo movimiento,

donde el maestro Joaquín Rodrigo pierde a un hijo en un aborto,

su mujer está a punto de fallecer

y entonces el maestro, como una manera de sanar

todo este dolor, una necesidad de expresar todo ese dolor en arte

y purificarlo, de alguna manera, a través de esa expresión musical,

crea el segundo movimiento.

Es un quejido y una lamentación de ese dolor

del maestro Rodrigo, representado por la guitarra, lo humano,

y la orquesta representando lo divino,

representando a Dios. Entonces hay esos dos componentes

tan universales y ese drama, que se crea

entre lo humano y lo divino;

entonces, el maestro Joaquín Rodrigo inicia este tema,

también inspirado en el flamenco,

que es un quejido flamenco, ¿no?

(Música)

Son como estos...

Estas agujas que se clavan en el corazón,

donde él está expresando toda su impotencia,

todo su dolor de haber perdido a un hijo

y responde la orquesta completa, "tutti", la voz de Dios,

la divinidad, con...

Con esa misericordia, con esa...

Con ese amor, con esa aceptación.

La vida es vida y la muerte es vida también.

Y después de todo ese conflicto entre lo humano y lo divino

que se expresa en el segundo movimiento,

con un diálogo constante entre Joaquín Rodrigo y Dios,

viene el "tutti".

(Música)

El "tutti" de toda la orquesta,

que es esta epifanía, donde la voz de Dios

le redime de todo este dolor, ¿no?

(Música)

Y al terminar ese "tutti" viene una parte de la voz humana

de nuevo, de la voz de Rodrigo,

pues aceptando.

Aceptando el dolor, aceptando esta situación

y con una emoción de redención, ¿no?

Esta parte, para mí, es la...

La más profunda de todo el concierto,

de aceptación, ¿no?

(Música)

Con una sencillez, con una humildad,

donde las dos voces, la suya y la de él,

están a un nivel ya cercano de...

De reconciliación, ¿no?

(Música)

Al final del segundo movimiento del "Concierto de Aranjuez"

hay también un momento de suma elevación.

Y es contado por el maestro Joaquín Rodrigo,

ese momento de aceptación, de catarsis emocional,

donde él consigue abrazar la experiencia, aceptarla.

Con pena, pero aceptarla.

Y en ese momento donde el alma de su hijo fallecido,

como si fuera con un soplo,

lo deja ir.

Y, si me pongo a pensar solamente

en un padre, en una madre,

en ese momento de...

De dejarlo ir,

de aceptarlo, con dolor, pero...

Con un soplo, elevarlo,

es que al final...

No hay más profundo que una emoción sincera

transportada en sonidos musicales, ¿no?

Y esto es lo que hacen las últimas notas de...

Del... Del segundo movimiento del "Concierto de Aranjuez", ¿no?

Es este arpegio que termina en tres armónicos divinos.

(Música)

A pesar de que no conocía al maestro Joaquín Rodrigo

en persona, siento que cada vez que lo toco,

estoy teniendo una conversación

muy sincera y muy honesta con él.

(Música)

Y ahora aquí...

Correcto, y aquí al pianísimo.

Al piano. Al piano.

Al pianísimo, efectivamente.

Sí.

Ya está.

Y luego esta sección, que la verdad ha quedado muy bien,

para mí es como David y Goliat. Dios y...

Lo humano y lo divino, ¿no?

Toda esta parte. La orquesta.

Yo llamo masculino, femenino.

Correcto. Exactamente. Es lo mismo, el mismo concepto de dualidad, ¿no?

(Música)

Creo que este concierto se ha hecho universal,

porque trata las emociones humanas

y las emociones humanas son universales.

Y, al final, algo que es tan local como un concierto

tan vinculado a nuestra idiosincrasia,

la española, es tan universal y allí donde lo toco,

en diferentes partes del mundo, ya sea Japón, Estados Unidos,

Europa, Sudamérica...

Hay una conexión profunda con la parte más...

Más sensible de nuestro ser.

Y cada uno recibe su mensaje, ¿no?

Y ese mensaje, pues es personal e intransferible.

(Música)

Ya no es mi mensaje.

Es el mensaje de esa persona.

Y ya no es el mensaje de Joaquín Rodrigo,

es el mensaje de esa persona;

y por eso la música, al final,

redime

y celebra la condición humana.

Redime el dolor y celebra las grandes ciudades que tenemos,

los sentidos,

la capacidad que tenemos para disfrutar de este mundo,

de las personas, de nuestra humanidad.

Y ese es el propósito de mi música, el humanizar, el inspirar,

el hacernos más humanos, el recordarnos que somos humanos,

el recordarnos que tenemos una sensibilidad y un corazón

para dar abrazos y sentir

el abrazo.

Y la música es un recuerdo de eso:

Cuando se nos ponen los pelos de punta,

cuando de repente se nos cae una lágrima,

cuando de repente sentimos dolor en una música.

Eso es para redimirnos, para celebrar nuestra condición.

(Música)

Para mí es fascinante. Y eso lo consigue la música, ¿no?

Porque la música es una experiencia,

que hay un comienzo y hay un final;

sin embargo, cuando la compartes, cuando la tocas,

tienes la oportunidad de crear un espacio atemporal,

donde entras en otra dimensión de emociones

y como describen a Roma, la ciudad eterna,

por todo su arte, el arte es eterno,

el arte siempre pervive.

Y el arte nos recuerda también nuestra condición de eternidad

que tenemos como seres humanos, ¿no?

Y eso es, para mí, también fascinante.

Ahí es donde la música te lleva a explorar

otras dimensiones y otras profundidades

de las emociones y también de cómo entiende la vida.

(Música)

(Aplausos)

Textos, colages, libros objeto, conforman la obra

llena de reflexiones líricas.

Hablamos del trabajo de la artista barcelonesa

Raquel Bistuer, la invitada de hoy de este espacio:

"Boek Visual".

"Intuyo que en los lugares imposibles de habitar

es donde realmente habitamos.

Trazo un círculo blanco, casi transparente,

y ahí está el centro del mundo.

Fundo el universo y construyo con mis propios frutos,

igual que el eterno ciclo de la semilla.

Pasado y presente son el espejo del reflejo.

Si miro bien, incluso puedo ver vestigios de explosiones pasadas

en el fondo de mis pupilas.

Si miro bien en el resquicio, el tiempo.

Los estratos se amontonan y se remontan,

no me cuestiono dónde empieza uno y dónde acaba el otro.

¿Acaso alguien ha visto el principio de una nube?

La suma de los fragmentos y de las palabras

derivan vestigios en el reflejo.

Tal vez las palabras se las lleve el viento,

incluso las pausas.

Aquí, dentro del círculo,

solamente oigo las voces, sin lengua alguna,

incluso sin necesidad de diccionario, sin ningún ruido.

El centro del mundo me da cobijo

y aquí reside mi ser,

entre una nube deshaciéndose en aguacero

y una mancha de óxido en la pared.

Raquel Bistuer."

Los lectores aficionados a la literatura gótica,

a la literatura de aventuras y a Conan Doyle

estamos de enhorabuena con la publicación de este libro.

La primera novela que escribió,

quien fuera luego autor de la saga de Sherlock Holmes:

"La casa Girdlestone: El millón de la heredera",

que ha editado Renacimiento

en su colección "Espuela de Plata".

Como cuenta Antonio González Lejárraga

en el prólogo, no se trata de la mejor novela de Conan Doyle,

sino de la primera. Sin embargo, tanto el tema de fondo,

la maldad humana, como los modelos que le sirvieron de guía

al joven Conan Doyle para construirla, Le Fanu, Dickens,

Wilkie Collins, nos aseguran una lectura entretenida

y provechosa; más aún si tenemos en cuenta la capacidad

de anticipación que el autor muestra, por ejemplo,

en torno al negocio de los diamantes.

Un buen rato asegurado.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo de 2018

sobre el festival "RRR" en Gandía, que reivindica

desde el arte sonoro y la participación,

la necesidad de un planteamiento medioambiental

más activo y reivindicativo.

(Platillos)

(Burbujas bajo el agua)

(Burbujas bajo el agua)

(Trompetas)

(Sonido estridente)

Esto ha sido todo en "La aventura" de hoy, de toda nuestra semana.

Volvemos el próximo lunes con la revisión semanal

de la marcha de la pandemia en el mundo,

en compañía del doctor Romero, y con documentos

sobre iniciativas culturales y educativas en toda España.

La semana que viene además tendremos de nuevo aquí a WWF.

La organización nos va a hablar en esta ocasión de las granjas

de visón que hay en España.

Denuncian que este tipo de explotaciones

suponen un importante riesgo para la naturaleza y para la salud.

Mucho ánimo a todos y mucha precaución.

Buen fin de semana.

Les esperamos aquí el lunes, en La 2.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 22/10/20 - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 22/10/20 - Lengua de signos

22 oct 2020

Ofrecemos los reportajes "Villegas en Aranjuez" y "Boek visual: Raquel Bistuer". Además, entrevistamos a Reyes Mate, Profesor de Investigación del CSIC "Ad Honorem", y al veterinario y escritor Gonzalo Giner.

ver más sobre "La aventura del saber - 22/10/20 - Lengua de signos" ver menos sobre "La aventura del saber - 22/10/20 - Lengua de signos"
Programas completos (1970)
Clips

Los últimos 7.115 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios