www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5524593
Para todos los públicos La aventura del saber - 20/02/20 - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días a todos.

Abrimos hoy el programa

con el habitual taller de pensamiento en español

en compañía del profesor de investigación

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

Reyes Mate,

para tratar en esta ocasión de conceptos

que no debemos permitir que pierdan su prestigio:

el concepto de tolerancia, el concepto de universalidad,

el concepto de humanidad común a todos los seres humanos.

Hoy, con Reyes,

hablaremos de la tradición tolerante

de nuestros abuelos,

que supieron convivir

respetando sus respectivas tradiciones

y cuyos pensamientos mejores están en el origen

de la modernidad política

y la declaración y defensa ilustrada

de los derechos humanos.

Además,

si quieren aprender

a escribir correctamente en redes sociales,

quédense a nuestro taller de español

porque, como siempre, nos lo va a dejar todo muy claro

la filóloga Luna Paredes.

"La naturaleza de las cosas" es una exposición retrospectiva

de la obra del fotógrafo Chema Madoz,

referida a cómo queda plasmada la naturaleza

en las metáforas visuales que integran su obra.

Hablaremos con el autor y visitaremos la muestra

que se expone en el Real Jardín Botánico

de Madrid.

En la obra de Dolores Sampol se manifiesta un cuidadoso trabajo,

casi de miniaturista,

una libertad absoluta en la investigación pictórica

y una capacidad de riesgo

para hallar los múltiples significados ocultos

en los objetos.

La última vez que hablamos con Reyes Mate aquí

llegamos a una conclusión alentadora.

Si bien es verdad que en cierto modo

los españoles somos hijos de la intolerancia

que se expresó con la expulsión de judíos y musulmanes

nada menos que en 1492,

somos, por otro lado, y también cierto modo,

nietos de la convivencia anterior

con una larga y culturalmente fecunda relación

entre las tres culturas, judía, cristiana y musulmana,

que dio pensadores universales

que están en el origen

del pensamiento contemporáneo más ilustrado,

verdaderos héroes de la razón ilustrada

como Maimónides y Spinoza.

Bienvenido. Bien hallados.

Parece que hace mucho tiempo,

pero la verdad

es que la idea esta de exclusión del diferente

sí ha permeado hasta la contemporaneidad, ¿no?

Es verdad que España se define en un momento clave

con los Reyes Católicos, que hacen una operación terrible.

Nacionalizan el cristianismo

y de una tacada expulsan de España, de lo español,

a los musulmanes y a los judíos

que estaban en España desde tiempo inmemorial.

Incluso antes de los propios cristianos.

Identificamos, entonces, cristiano y español.

Eso lo hacemos en contra de la historia,

pero en base a un mito, el mito del apóstol Santiago.

Decimos que el apóstol Santiago es español.

Es decir, viene a España...

El apóstol Santiago es un cofundador del cristianismo,

pero le hacemos español.

Viene a España,

cristianiza a los españoles, muere en España...

Le nacionalizamos.

Nacionalizamos a un fundador del cristianismo

y, de esa manera, cristianizamos lo español.

Esa fusión entre lo español y lo cristiano

hace que los musulmanes y los judíos sean extranjeros.

Por tanto,

se procede a su expulsión y a la separación de esa riqueza,

de esa pluralidad del ser español.

Aparte, por otra parte, también, al ponerlo obligatorio,

dejas fuera de toda opción el optar por ser cristiano, ¿no?

Al final, como es obligatorio,

quieras o no quieras, como eres español,

en el fondo estás desvirtualizando una opción...

Si es libre, ¿no?

El cristianismo es sobre todo una opción

porque se nace judío, pero no se nace cristiano.

Se opta por el cristianismo.

Y, por eso, existe esa figura, el bautismo,

que es la conversión, la decisión, la opción.

Efectivamente.

Fue mala operación política,

pero tampoco fue muy ventajosa desde el punto de vista religioso.

Salvo para la iglesia, claro.

Sin embargo, Reyes, lo cierto es que hasta ese momento

sí había habido una cierta convivencia.

No es que fuera todo idílico,

pero sí hay grandes pensadores

que surgen precisamente de ese mestizaje,

de esa relación entre diversas culturas,

diversas religiones, las tres religiones del libro.

Hay un cambio muy repentino a final del siglo XV,

pero hasta ese momento

ha habido en España una convivencia real y muy profunda

como no se daba en ningún otro país.

En otros países había tolerancia.

Es decir, se dejaba estar al otro.

Pero en España había convivencia.

Y los ejemplos son múltiples:

matrimonios entre cristianos y judíos,

entregar la educación de los hijos de los reyes cristianos

a los judíos,

compartir comidas y guisos...

El cocido es impensable sin la...

El cocido español es impensable sin la adafina judía.

Había una real convivencia

que estaba hecha desde el respeto a la diferencia.

Es decir, eran tres comunidades distintas,

tres fes o tres culturas, como las queramos llamar,

pero que cada una de ellas

tenía en sí misma una capacidad de convivencia.

Por ejemplo,

el judaísmo hablaba del respeto al extranjero,

la importancia en el judaísmo del extranjero.

Eso hacía

que el extranjero fuera importante para el judío.

En el islam,

la figura de la hospitalidad es capital.

Eso invitaba a compartir con el otro.

Y, dentro del cristianismo, está la figura de la compasión,

que hace también interesarte por los demás.

Había en esas tradiciones

de dónde sacar razones para la convivencia.

Eso es lo que se quiebra a final del siglo XV.

Recuerdo

que cuando hablamos de Spinoza hablamos precisamente de esto,

de cómo él ve la imposibilidad

del hecho de ser un marrano.

Es decir, de tener oculta su tradición judía

y criarse en el cristianismo, ¿no?

Es decir, cuando era joven, estudió en escuelas cristianas.

Cuéntanos un poco.

Recuérdanos un poco el papel de Spinoza

y cómo Spinoza resume esta convivencia

y le da una solución.

Spinoza me produce mucha nostalgia

porque es un pensador español muy español

y, sin embargo, no reconocido, ¿no?

Parece un extranjero.

Pero Spinoza desarrolla un pensamiento genial

que de alguna manera inaugura la modernidad

en base a su experiencia.

Y su experiencia fue la experiencia de un marrano.

Efectivamente.

Spinoza...

Su familia era judía

y tuvo que emigrar de España cuando la expulsión en 1492.

Ellos querían ser judíos y no aceptaron convertirse.

Y, por tanto,

tuvieron que hacer las maletas y largarse.

Fueron a Portugal

y de ahí también fueron expulsados a Ámsterdam.

Él fue expulsado

e hizo la experiencia de una educación cristiana

de la que es expulsado,

pero, luego, llega a Ámsterdam, a su comunidad judía,

y también es expulsado de la comunidad judía

porque es un libre pensador.

Es un hombre libre

que piensa libremente y, por tanto, críticamente.

Eso tampoco resulta tolerable para el judaísmo,

y él llega entonces a una conclusión.

Los estados, las sociedades, necesitan organizarse

en base a principios comunes y no a principios religiosos.

Por tanto,

el plantea una organización de las políticas y de las sociedades

desde una racionalidad compartida o universal.

Tenemos, por un lado, ese foco,

que es el pensamiento de Spinoza

que está en el origen del pensamiento ilustrado europeo,

y, por otro, tenemos también previo,

anterior a los Reyes Católicos,

el pensamiento de Maimónides.

Es otro pensador muy característico

muy propio de ese modo de convivir,

de ese modo de tolerancia propia de la Edad Media española.

Era una Edad Media muy oriental,

muy plural, muy colorista, ¿no?

Se basaba en el respeto a la diferencia

buscando en las propias diferencias en las distintas religiones

la razón de la convivencia.

Lo interesante de Maimónides

es que esa experiencia medieval, como digo, fracasa,

en el sentido de que acaba vencida

por el impulso unionista y uniformista

de los Reyes Católicos.

Ellos quieren un Estado unificado,

pero también quieren que haya solo una cultura.

Por eso

declaran peligrosa y extranjera a la cultura judía

y a la cultura musulmana.

Por eso digo que fracasa el modelo medieval.

Porque ese respeto a lo diferente

no aguan el embiste de la uniformidad.

Pero cuando la Edad Moderna,

que se toma muy en serio lo de la igualdad,

todos somos iguales antes que diferentes,

cuando en ese contexto se plantea la tolerancia,

aparece de nuevo la figura de Maimónides.

Se echa mano de la experiencia de convivencia

de la España medieval.

¿Había razones políticas o reales?

A ver, cómo lo diría.

En otras conversaciones hemos dicho

que había intereses económicos en la expulsión.

¿Había una necesidad real, de verdad,

para echar a estas comunidades?

Si no hubiera sido así,

¿no hubiera funcionado el Estado moderno renacentista

que dicen que fue el primero de los Estados modernos?

El Estado que se construye en España

cuando se casan los dos reyes católicos,

Aragón y Castilla.

En España hubo una razón ideológica

unida a razones inconfesables muy materiales.

Por algo se decía...

"Los herejes son los bienes", decían.

Decían: "Los herejes son los bienes".

Cuando se declaraba a alguien herético,

era porque se deseaban sus bienes.

Pero es verdad

que en España se produce una expulsión muy dolorosa

y que supuso una gran pérdida.

Perdimos

lo que significaba de pensamiento el mundo judío

y no nos hemos recuperado hasta muy tarde.

El miedo a pensar

tiene mucho que ver con la expulsión del pueblo del pensamiento.

Pero también perdimos el modo de ser del morisco:

la profesionalidad.

Era gente muy profesional.

Yo me pregunto

si el gusto por la chapuza no tiene que ver en España

con el desprecio al morisco.

En cualquier caso, hicimos un mal negocio.

Pero lo hicimos porque nos habíamos empeñado

en pensar que ser español era lo mismo que ser cristiano.

De eso, como decía el otro día, no nos hemos curado del todo,

porque todavía hoy el tema sigue vigente.

Es verdad que por primera vez, en 1931,

empezamos a...

Nos planteamos una constitución que esté más allá de la religión.

Es lo que ocurrió

con la Constitución de la Segunda República,

en cuyo contexto

Azaña pronunció aquella famosa frase:

"España ha dejado de ser católica".

No porque no hubiera católicos,

no porque no habría católicos y volvería a haberlos,

sino porque se organizaba la política

en base a principios laicos.

Y, en cierto modo,

devuelve al catolicismo su carácter de opción

del que hablábamos antes.

Es decir,

no es que naces porque sí, ya has nacido y ya está,

sino por una decisión, ¿no?

Se devuelve al cristianismo...

Se le respeta en su esencia de opción,

pero también se da a la política su dignidad,

porque, y esto hay que decirlo,

la política hizo un esfuerzo.

La razón ilustrada,

que es la madre de la política moderna,

hizo un esfuerzo enorme

para explicar lo que significa la convivencia

teniendo en cuenta la pluralidad.

Es el tema de Nathan el Sabio, ¿no?

Al que nos...

Al que nos hemos referido alguna vez.

Vamos a volver con él, ¿no?

Lessing es un escritor romántico alemán.

Sí.

Escribe una obra

en la que el personaje principal es Maimónides, ¿no?

Y, de hecho,

creo que es una de las obras

de las que se quemaron más ejemplares

cuando Goebbels decidió quemar libros.

Hemos dicho antes

que la convivencia fracasa en un momento

porque este respeto a la diferencia no es capaz

de aguantar el envite del impulso por la igualdad,

por la uniformidad.

El problema

es si cuando hay uniformidad respetamos las diferencias.

Este es el tema de Nathan el Sabio,

de este pensador del siglo XVIII,

que conoce muy bien Maimónides.

Le interesa mucho la tolerancia

y quiere explicar

en esa sociedad que tiende a la uniformidad,

a la igualdad, que desprecia las diferencias,

quiere explicar la tolerancia.

Quiere mantener el respeto a la diferencia.

Y lo hace en base a una obra de teatro,

que se llama "Nathan el Sabio",

en la que hay tres protagonistas:

un musulmán, Saladino;

un cristiano y un judío, el sabio Nathan.

El político, Saladino, el musulmán, está harto de la guerra.

Lleva guerreando contra los otros siglos

y piensa que ha llegado el momento de hacer la paz

y se hace una reflexión enseguida.

"La razón de por qué nos enfrentamos judíos, musulmanes y cristianos

es porque todos tenemos un problema.

Pretendemos tener la verdad en exclusiva

y somos tres diferentes.

Es imposible.

Hasta que no resolvamos esto no lo arreglamos".

Y se dice: "¿Yo por qué soy musulmán?".

Dice: "Por familia.

Soy un político y no tengo tiempo para pensarlo".

El cristiano, que es un templario, un militar,

también es cristiano por familia.

Dice: "Pero entre nosotros hay alguien que es un sabio.

Es el judío.

Y si Nathan es un sabio,

seguro que tiene razones

para pensar que su religión es la buena.

Y, si tiene razones, bueno es que nos las comunique".

Y le dice a Nathan:

"Dinos por qué tu religión es la verdadera".

Y Nathan le responde con Maimónides.

Le responde con un relato que Maimónides encuentra en Oriente

y que sus discípulos traen a España.

Es el relato de los tres anillos

donde se cuenta que hubo en el pasado un buen hombre

a quien su rey, en premio por su bondad,

le hizo un regalo.

Le regaló un anillo

que tenía la virtud de ser querido por los demás.

El portador del anillo iba a ser bien querido por los demás

Y además lo podía transmitir de generación en generación,

de padres a hijos.

Y así ocurrió

hasta que un padre tenía tres hijos a los que quería por igual.

Le pareció excesivo e injusto dar el anillo a uno de ellos.

No se le ocurrió otra cosa que mandar hacer otros dos anillos

y a la hora de la muerte

entregó el anillo a cada hijo diciéndole:

"Sé fiel al significado del anillo. Hazte querer por los demás".

Pero ¿qué ocurrió?

Que se presentó cada cual ante el otro

cuando murió el padre

exigiendo la primacía y, por tanto, el respeto.

Como los tres anillos eran iguales,

acabaron peleando

hasta que casados de guerrear decidieron ir ante un juez

para que decidiera cuál de los anillos era verdadero.

El juez, al oír la historia, les dijo:

"El significado del anillo consiste

en que el portador del mismo es querido por los demás,

y vosotros sois odiados por los demás.

Debería concluir que los tres anillos son falsos

y, por tanto, debería condenaros por estafadores,

pero voy pensar otra cosa.

En vez de un juicio os voy a dar un consejo.

Sed fieles al significado del anillo,

y ya vendrá un juez dentro de miles de años

que a la vista de los resultados

decidirá cuál es el anillo verdadero".

Sobre esta historia,

que, como digo, es una historia española,

una historia de Maimónides,

sobre esta historia,

la obra desarrolla los principios de la tolerancia moderna.

Son tres.

El principio principio

es que todos, antes que diferentes, somos iguales.

Antes que judíos, moros o cristianos somos seres humanos

y, por tanto, podemos convivir.

Podemos convivir

porque tenemos algo profundamente que nos une.

La segunda razón

es que lo importante para la verdad es el reconocimiento de los demás.

Que los demás nos reconozcan

es más importante que nosotros digamos qué, ¿no?

Y de esta manera

se ha construido la tolerancia moderna.

Muy bien.

Yo creo que lo vamos a dejar aquí.

Me están diciendo que tenemos que terminar,

pero estoy pensando en muchas más cosas.

Antes de que se me olvide quisiera recordarte

que esta mañana me has enseñado una carta

que te ha llegado de Tel Aviv, ¿no?

Sí, sí.

De una persona que nos ve allí de origen argentino,

pero que vive en Israel.

Sí.

Y se me ha ocurrido

que cuando hablamos del Holocausto

no llegamos a hablar del antisemitismo.

Es un tema por desgracia de gran interés

porque sigue estando ahí, ¿no?

Podríamos retomar el tema del antisemitismo

porque es verdad que hay una alarma en este momento

en España, en Francia, en Alemania, y un poco en el mundo.

Está renaciendo el antisemitismo y no es un tema menor.

Por eso deberíamos dedicarle un tiempo.

Así quedamos.

Gracias como siempre, Reyes.

La Universidad de Málaga plantea una pregunta muy concreta.

¿Qué finalidad tiene un programa universitario

de ayuda quirúrgica en Bolivia?

La universidad responde.

El proyecto quirúrgico de la Universidad de Málaga

en Bolivia

tiene antecedentes en unas campañas

que se hicieron previamente en Colombia

y también a nivel de Marruecos.

Concretamente, en Tánger.

El proyecto actual boliviano

es de los proyectos más importantes de la Universidad de Málaga

por un motivo fundamental:

tiene 16 años de antigüedad.

Desde hace 16 años,

anualmente acudimos un grupo de médicos,

antes, todos de la universidad, ahora también del resto de España,

a trabajar en un suburbio, un suburbio del Plan 3000,

donde viven 300 000 personas en la indigencia más inmensa,

a tratar de resolver sus problemas quirúrgicos.

Este proyecto, por lo tanto, beneficia a toda esa gente

que no tendría forma de llegar a medios sanitarios

y también beneficia a los que van,

porque los que van aprenden a vivir en la pobreza

y a ver la pobreza.

Tanto sacamos los unos como los otros

de beneficio de este programa quirúrgico.

Hasta ahora se han operado más de 4000 enfermos

y en consulta se han más de 15 000 enfermos.

Hemos ido más de 80 personas, entre docentes y discentes,

entre alumnos de segundo y tercer ciclo,

y profesionales quirúrgicos

los que hemos ido durante todos estos años.

Por tanto, me atrevo a asegurar,

es uno de los programas más importantes

de la Universidad de Málaga.

Constantemente se repite

que nuestros jóvenes cada vez escriben peor

debido al uso de las redes sociales.

Se comen letras,

no cumplen las normas de ortografía,

demasiados emoticonos...

Hoy, en este taller de español,

vamos a aprender a escribir en las redes sociales

con la filóloga Luna Paredes.

Luna, muy buenos días. Buenos días.

Parece que nos relajamos cuando escribimos en las redes.

Las redes sociales, muchas veces, son comunicación entre amigos.

Igual que entre amigos nos relajamos,

parece que en las redes sociales también nos permitimos ese lujo.

Hoy vamos a aprender a escribir correctamente.

Sí.

Cada vez estamos escribiendo y hablando y comunicándonos más

entre otras cosas gracias a las redes sociales.

Como es un contexto comunicativo que está en plena efervescencia,

tenemos que tratar de estudiarlo y aconsejar

y tratar de encauzar bien esa comunicación.

Esto es comunicación,

y lo que tenemos que intentar

es que el otro entienda fácilmente nuestro mensaje.

Efectivamente.

Lo que tenemos que hacer

es crear un mensaje claro, coherente, ordenado y breve

como primera pauta fundamental.

Es verdad

que no todas las redes sociales tienen límite de caracteres.

No todas las redes sociales requieren de una brevedad.

Twitter tiene un límite de caracteres,

pero Facebook o Instagram no tienen ese límite de caracteres.

Debemos recordar que estamos hablando de redes,

no de blogs ni de artículos periodísticos,

y que nuestra publicación debería ser lo más breve posible

para que nuestro mensaje

sea lo más claro, coherente y ordenado posible.

También debemos respetar

las normas ortográficas y gramaticales.

No cuesta nada. No cuesta nada.

No nos comamos letras,

no abusemos de las abreviaturas ni de las abreviaciones

y respetemos estas normas por dos razones.

La primera

es porque las redes sociales son públicas.

Están en internet y eso que sean públicas

porque mucho que las tengamos con el candado

o con nuestra configuración, ¿no?

Pero, al final, acaban siendo públicas.

Por tanto, debemos respetar esas normas

para que el otro nos entienda, demos una buena imagen, etcétera.

Todo esto.

Además de eso, en redes sociales, toda la escritura digital,

no solo nos estamos comunicando entre humanos.

Nos estamos comunicando con la máquina también, ¿no?

Entonces,

la máquina usa nuestros textos como posibles buscadores

o para recabar información, ¿no?

Si nosotros le damos unas palabras bien escritas,

una sintaxis bien construida,

una escritura lo más natural posible,

pero respetando esta claridad y estas normas ortográficas

pues mejor

para ayudar tanto al humano como a la propia máquina, ¿no?

Y, por último, nos tenemos que adecuar al contexto.

No es lo mismo llevar una cuenta personal

que una cuenta profesional.

No hablaremos de la misma manera.

No hablamos de la misma manera en Facebook

que en Twitter que Instagram.

No nos comunicamos de la misma manera

y tenemos que apoyarnos de elementos no lingüísticos

que son parte del contexto de las redes sociales

y que tenemos que explicar,

ya sean imágenes.

Por ejemplo, en Instagram, es importantísima la imagen.

Es clave. Es clave.

En Facebook y en Twitter no es tan importante,

pero también son importantes los "gifs", los enlaces, etcétera.

Y sobre todo dos elementos de los que vamos a hablar hoy.

El primero de ellos es la arroba.

La arroba

no tiene que servir para un uso de masculino y femenino.

No sé qué te parece eso. Me parece...

No puede ser porque no es elemento lingüístico.

Es un elemento no lingüístico

que en redes sociales sirve para hacer menciones.

Cuando nosotros hacemos una mención,

aparte de mencionando la cuenta de otro usuario,

estamos convirtiendo ese nombre en un enlace.

Cuando nosotros pinchamos en esa mención,

nos lleva directamente al perfil de ese usuario, ¿no?

Entonces, normalmente, se pone en otro color.

En Facebook, que es el primer ejemplo,

la arroba es invisible, desaparece,

pero en otras redes sociales como Twitter o Instagram

la arroba es visible

y suele estar en otro color

marcando que eso que está con esa mención

es un enlace que podemos clicar.

Tenemos que recordar normas básicas de escritura.

Las menciones pueden estar dentro del texto

o pueden estar fuera de nuestro texto.

Pueden formar parte de la publicación

o no.

Si forman parte de la publicación,

tenemos que recordar las normas básicas.

Si estamos hablando de una mención a la Fundéu,

tenemos que poner una coma

detrás del nombre que estamos mencionando

porque es un vocativo.

O dos puntos.

O podemos utilizar, aunque no es tan normal,

elementos como más de carta.

@Fundéu:

Eso genera dudas

porque no sabes si esa mención va a estar bien

si está incluido ese signo de puntuación.

Claro, eso es.

Si nosotros consideramos

que la mención está incluida dentro de nuestro texto,

no nos podemos olvidar de las comas, los puntos...

Si escribimos línea aparte, iniciar esa línea con mayúscula.

Todo esto lo tenemos que tener en cuenta.

Y una apreciación también con respecto a esto.

Tenemos que recordar que en Twitter, en otras redes sociales no,

en Twitter, si hacemos una mención a alguien,

ese tuit, esa publicación, no será pública.

Solamente le llegará a esa persona

o, en todo caso,

a los seguidores que compartan esas dos personas.

Para evitar que nuestra publicación sea pública

podemos incluir nuestra mención dentro de nuestro texto.

En este caso, si estamos usando un vocativo,

que normalmente las menciones son vocativos,

tenemos que rodearlo de comas

y no nos podemos olvidar

de los signos de interrogación de apertura

ni de exclamación ni de cierre.

El de cierre lo ponemos muchas veces

y muy destacado.

Pero tenemos que poner también el de apertura.

O sea que respetemos las normas ortográficas

para dar una buena impresión en nuestra escritura

porque siempre son públicas nuestras escrituras

en redes sociales.

Pero lo que podemos hacer

es poner la mención fuera de nuestro texto.

En caso de que esté fuera,

tenemos que marcar siempre que está fuera.

Lo ideal es marcarlo en una línea aparte,

ya sea al principio, ya sea al final.

Y tenemos que recordar

que si no forma parte de nuestro texto,

no hace falta ponerle dos puntos como en el primer caso

o un punto final como en el segundo caso.

No es necesario porque no es parte del texto.

Pero en mi texto sí.

Empezaré con signo de interrogación en caso de que lo necesite

y terminaré con signo de interrogación.

Ya sabemos

que detrás de interrogación nunca se escribe punto.

Las normas básicas de escritura debemos respetarlas.

En otra línea distinta, la mención. Eso es.

La mención no hace falta que lleve punto

porque es otra cosa diferente que no es el texto.

Evidentemente, esto, por ejemplo,

se usa más en redes sociales como Instagram,

pero lo preferible siempre es incluir la mención dentro del texto

y usarlo como usaríamos un nombre común,

o sea, un nombre propio, eso es.

Entonces esto es todo de lo que tenemos que hablar

a lo que se refiere a las menciones. Ahora vamos a ir con otro signo,

que es la almohadilla.

La almohadilla, que sirve para formar etiquetas.

Las etiquetas son una palabra o un grupo de palabras

que se tiene que escribir así:

"#grupodepalabras", con todas las palabras juntas,

no podemos meter un signo de puntuación entre medias

porque no funcionaría la etiqueta.

Y a la etiqueta se le llama también "hashtag",

en inglés. Pero mejor "etiquetas",

en español, nuestra fórmula.

Eso es, siempre, cuando hay un extranjerismo,

pero tenemos una palabra en nuestro idioma,

es preferible utilizarla. Pero, si queremos decir "hashtag",

entonces lo tendremos que escribir en cursivas

o, si no tenemos cursivas, entre comillas. Pero, bueno,

si tenemos "etiqueta", vamos a usar la palabra "etiqueta".

Entonces las etiquetas lo que sirven también,

se marcan en otro color porque se convierten en enlaces

y para lo que sirven es para agrupar todas las publicaciones

que llevan esa etiqueta.

Por eso es importante utilizarlas bien,

para ayudar a la máquina a encontrar.

Para que estén bien escritas para formar parte de ese grupo.

Eso es y, entre otras cosas, para que estén bien escritas,

tenemos que respetar las tildes. No podemos escribir

"#felizmiercoles" porque no existe esa palara.

Entonces debemos decir

"#felizmiércoles". Es que nos las comemos

en las redes sociales. Sí, y es un error que debemos evitar

porque debemos escribir bien. Y, si una palabra lleva tilde,

en una etiqueta también. Están ahí los correctores,

además, también. Efectivamente, o sea,

no tenemos excusa. Y, aparte de esto,

también podemos decidir que cada una de las letras iniciales

de cada palabra puedan escribirse con mayúscula,

como en este ejemplo. Esto facilita la lectura

y es totalmente a elección del usuario.

Esto, no hay ninguna regla.

No hay reglas, podemos ponerla con mayúscula cada palabra o no.

O no. Eso, lo que nosotros decidamos para facilitar la lectura.

Entonces las etiquetas, igual que las menciones,

pueden estar dentro de nuestro texto,

como en esta publicación del Instituto Cervantes.

Lo que queremos hacer con cada etiqueta es, efectivamente,

resaltar esa palabra de alguna manera

y que nos lleve a otras publicaciones.

Y, si tenemos una etiqueta final,

después de la etiqueta, como forma parte de nuestro texto,

tendremos que poner el punto o la coma

o todos los elementos de escritura básicos.

Y la etiqueta también se puede poner

fuera de nuestro texto, como, por ejemplo, ese tuit

de la Real Academia. Como vemos,

la etiqueta no acaba en punto porque no forma parte

de nuestro texto. Entonces es otra manera

ponerlo dentro o ponerlo fuera.

Y, dentro de ponerlo fuera de nuestro texto,

se puede poner delante, como en este caso, o en este otro,

en el que, además, aprovecho para decir

que, por ejemplo, en Twitter, que tenemos un límite de caracteres,

si necesitamos seguir explicando algo,

por favor, no abreviemos de más,

no nos comamos letras y escribamos, por ejemplo,

estas... Y abramos un hilo.

Efectivamente. Y, por ejemplo, con estas fórmulas,

como el primer tuit de dos, el segundo tuit de dos o la fórmula

que nosotros queramos, pero escribamos correctamente

sin comernos letras,

a menos que tenga un matiz humorístico

nuestro tuit, etc. Y las etiquetas también

pueden ir al final, que esto se suele utilizar,

sobre todo, en Instagram.

Entonces nuestro texto acabará en punto

porque ahí acaba nuestra publicación

y, después de nuestro texto, incluimos todas las etiquetas

que queramos. Tenemos que escribirlas separadas

para que las etiquetas funcionen

y no hace falta escribir un punto final de esas etiquetas

porque no es texto.

Creo, Luna, que tenemos que continuar otro día con esto.

Perfecto. Porque nos han quedado

muchísimas cosas en el tintero,

pero, antes de despedirte, tenemos una dirección de correo electrónico

donde nuestros telespectadores

nos pueden enviar sus dudas. Sí, vamos a abrir esta dirección,

que estará escrita por aquí, para que cualquier duda que se tenga

que tenga que ver con la lengua,

la vamos a resolver aquí y sean dudas reales que realmente

preocupan a los hablantes y nos encargaremos de responderlas

aquí, en este programa.

Hay que abrir este taller de español también a sus dudas.

Eso es, así que laaventuradelsaber@rtve.es

y ahí nos pueden escribir. Muy bien, pues nada, #felizjueves,

Luna. Eso es.

Hasta la próxima. Hasta la próxima.

Hasta luego. Y nosotros seguimos.

Chema Madoz es uno de los fotógrafos españoles

que goza de más prestigio y favor por parte de crítica

y de público. Generalmente, Madoz fotografía

unos particulares bodegones

de objetos diversos, entre los que se establecen

insólitas asociaciones. No obstante, la naturaleza

también está presente de forma explícita o sutil

en sus fotografías. La actual exposición

del Real Jardín Botánico titulada

"La naturaleza de las cosas"

hace hincapié en esta vertiente naturalista

del universo Madoz.

"Estamos en el Real Jardín Botánico

de Madrid. El jardín botánico no solo ofrece

al visitante su excelente colección de árboles

y plantas de los cinco continentes,

sino que amplía su oferta cultural con un calendario

de exposiciones temporales

que conjugan naturaleza, ciencia y arte.

En este caso, el botánico acoge en el pabellón Villanueva

la exposición 'La naturaleza de las cosas',

del gran fotógrafo Chema Madoz.

Chema Madoz es uno de los fotógrafos españoles

más prestigiosos.

Premio Nacional de Fotografía en el año 2000,

Madoz lleva en activo como fotógrafo profesional

desde principios de los años 80.

Es un artista aclamado por todo tipo de público

habida cuenta de la belleza y fascinación

que producen sus imágenes,

consideradas unánimemente como auténtica poesía visual.

Chema Madoz hace fotografía de estudio.

Normalmente se asocia a Madoz con bodegones de objetos, o sea,

naturalezas muertas.

Pero la naturaleza viva está muy presente en su obra.

Su exposición actual en el botánico titulada

'La naturaleza de las cosas'

hace referencia a la dimensión natural

que poseen los objetos y las cosas, una esencia

a menudo oculta que Madoz nos descubre con maestría."

Es una propuesta de la fábrica

de hacer una exposición

que de alguna forma revisitara el trabajo,

que venía la propuesta implícita con la posibilidad de hacerlo aquí,

en el jardín botánico.

En un primer momento, yo estaba un poco reticente

con esa posibilidad de echar la mirada atrás.

Pero, hablando con los organizadores

y con la idea de hacer esta exposición

en un lugar tan particular,

como el jardín botánico, surgió la posibilidad de revisitar

el trabajo desde la óptica de la naturaleza.

Entonces ahí fue cuando le empecé a encontrar sentido

a la propuesta, porque, siempre que se habla

del trabajo, se hace desde la perspectiva,

y yo el primero, desde la perspectiva del objeto.

Y quedamos entonces muy sorprendidos al ver que había

una cantidad importante de imágenes que giraban

en torno a la idea de naturaleza.

Entonces es como que las cosas empezaron

a cobrar sentido y a encajar y fue cuando decidimos hacer

la exposición.

-"La naturaleza de las cosas"

hace relación a un libro

del siglo II antes de Cristo que se titulaba "De rerum natura"

y justamente lo que queríamos es agrupar en esta exposición

toda una serie de obras que tienen como protagonismo

la naturaleza, el reino animal,

vegetal y mineral.

"Esta exposición, 'La naturaleza de las cosas',

consta de 62 fotografías y abarca obras de toda su carrera,

desde 1982 a 2019; desde sus primeras series,

donde incluía a menudo seres humanos

mediante fragmentos del cuerpo, nunca caras o emociones,

hasta sus más recientes composiciones con objetos."

Si nos atenemos a la idea de bodegón clásica,

la obra de Chema Madoz es más allá que un bodegón

porque Chema Madoz trabaja con ideas,

trabaja con objetos, trabaja con elementos de la naturaleza

que él cambia, modifica, para justamente hacernos ver

lo que hay más allá de ese objeto,

una mirada más profunda

que nos hace ver algo que aparentemente no vemos.

-De lo que no era consciente era de la cantidad de elementos

que procedían de la naturaleza:

las hojas, la hierba, la tierra, el agua, las nubes.

Y ha sido ahora, al hacer esta exposición,

cuando todo ha cobrado un poco de sentido

y yo he tomado cuenta también de cómo a lo largo del tiempo

ha tenido un peso mucho más claro

del que yo mismo era consciente.

"Se puede improvisar toda una novela

y hasta toda una vida, pero no una fotografía

de Chema Madoz.

Su mirada parece haber sido entrenada durante siglos para mirar

transversalmente la realidad."

Siempre me ha interesado destacar

lo sencillo que es saltar de un nivel a otro de la realidad

a partir de una manipulación muy sencilla

lo fina o lo endeble que es la línea que separa

la lógica de lo absurdo.

-En la exposición también hemos aprovechado

para proyectar el documental que en 2010 hizo

Televisión Española en el proyecto Imprescindibles.

-Yo reconozco que en un primer momento

también para mí el definirme o autodefinirme como fotógrafo

tenía algo práctico,

algo que supone que, de alguna manera,

cuando hablas con alguien que está alejado del mundo del arte,

si quieres explicar qué tipo de fotografía haces

o qué es lo que estás haciendo,

se vuelve un ejercicio realmente complicado.

Los objetos tienen una procedencia muy diversa.

Puede haber objetos que pueden ser

del todo a 100, puede ser de un rastrillo, un mercadillo,

de cualquier tienda,

del contenedor de la basura, de cualquier lugar pueden proceder.

"'La naturaleza de las cosas'

es una especie de retrospectiva temática

que gira en torno al modo en el que la naturaleza

se ve en la obra de Chema Madoz mediante

un lenguaje visual altamente metafórico,

como era el caso de esta exposición de fotos

del programa 'Miradas de Asturias'

que remitían a la iconografía astur vista

a través del peculiar prisma de Madoz."

La idea principal yo creo que ha sido un poco la naturaleza.

Para mí, es muy difícil pensar en Asturias sin que me venga

a la cabeza un poco la idea

del mar, la montaña, el clima, la niebla,

los bosques, la pesca.

Supongo que, por un lado, son una serie, a lo mejor,

casi como de tópicos,

pero, según cómo juegues con esos elementos,

yo creo que la evocación puede ser mucho más inmediata o más directa.

"Las fotos de Madoz producen fascinación y asombro:

fascinación por su grado de elaboración,

perfeccionismo y belleza;

y asombro y sorpresa al hacernos descubrir

en una instantánea

lo extraordinario de los objetos ordinarios.

Madoz establece en sus fotos

unas asociaciones que a primera vista

pudieran parecer insólitas, pero que, a poco que se analicen,

están dotadas de una gran racionalidad.

Se dice que Madoz trabaja con objetos,

pero en realidad trabaja con ideas que se expresan

mediante metáforas construidas con objetos."

En muchas ocasiones,

la idea es previa y buscas, a lo mejor,

los elementos que la puedan representar

y que responder a poner en pie

una emoción, un concepto, y otras veces a lo mejor surgen

a partir del propio objeto o del propio elemento, una hoja

que yo qué sé, hay algo que te llama la atención en ello

y sin tener muy claro qué es exactamente.

Son elementos, piezas que voy guardando un poco

en el estudio y luego, con el paso del tiempo,

como que llegas a descubrir qué es lo que había en ellos

que te llamaba la atención.

La posibilidad de encarar ese objeto

desde una perspectiva que estaba como latente en ellos

y que no terminabas de tener muy definida en tu propia cabeza.

"Sus fotos son razonadas y arduamente preparadas,

la antítesis de la improvisación.

Sin embargo, no resultan artificiosas o envaradas.

Madoz no utiliza iluminaciones sofisticadas

ni filtros de cámara ni efectos de posproducción,

pero a veces sí collages o montajes fotográficos simples,

pero efectivos.

Aunque las imágenes permiten diversos niveles de lectura, son

metáforas sencillas y fáciles de entender,

pero conllevan por parte del autor

un arduo proceso reflexivo y una materialización compleja

que a menudo incluye bocetos previos.

En la muestra pueden verse vitrinas

con algunos de estos ensayos preparatorios

y cuadernos de trabajo mediante dibujos o esquemas."

El creador está siempre dándole a la cabeza.

Recordemos lo que decía Picasso:

"La inspiración existe,

pero tiene que encontrarte trabajando".

Yo creo que en Chema Madoz se produce esto.

Es una persona que está continuamente en alerta.

Lo que pasa es que tiene esta característica tan maravillosa

que cuando ya lo vemos, cuando nos damos cuenta

de lo que ha hecho,

nos parece normal.

-Entiendo que soy en muchas ocasiones también

como el primer sorprendido con la mayoría de las imágenes.

Estás trabajando con un lenguaje que juega

con las sugerencias,

pero que no busca tampoco especialmente generar

un lenguaje críptico, sino es el arte entendido

un poco como un ejercicio de comunicación.

-Por una parte, hay esta idea de hacernos partícipes

de su propia obra en la medida en que él nos invita

a ponernos delante de ella y que en nuestra mente se opere

la misma operación, se dé la misma operación que él ha hecho

a la hora de construir estas imágenes. Por eso, llega

tanto a niños

como a mayores.

Los niños fascinan con la obra de Chema Madoz

porque de repente encuentran el truco,

encuentran la idea que le ha hecho modificar.

Es como un juego en definitiva.

"Las asociaciones de Madoz pueden ser por afinidad

o, por el contrario, suponer contrastes hirientes,

como este inútil sumidero en un suelo de arcilla reseca

o este insólito a la par que bello árbol bonsái construido

con un torno metálico,

palos y piedras.

¿Alguien antes de que Madoz hiciera la foto

habría pensado que podría establecerse una relación

entre el agua en estado sólido a modo

de cubito de hielo y un cordón de embalaje?

¿Y que esa extraña mixtura 'a priori' sostenible

pudiera significar un regalo tan inútil y efímero

como bello o incluso el posible póster

de una campaña contra el cambio climático?

En el universo Madoz, nada es lo que parece.

Chema Madoz juega con los materiales y las dimensiones

rompiendo con gracia y estilo los esquemas perceptivos

del espectador. Duros caparazones de caracol

pueden ser gráciles flores.

Flores aparentes pueden ser en realidad mariposas.

Un minúsculo dedal puede servir de tiesto contenedor de un cactus.

Unos humildes fósforos en círculo pueden ser el sol.

Un solo que puede emerger del mar al amanecer en forma

de trasportador de ángulos.

Según qué escala se maneje, los árboles pueden constituir

a su vez las hojas de las ramas de un árbol

o un avestruz, el ave más grande, puede resultar

diminuto e insignificante

si esconde la cabeza en su propio huevo."

Creo que otra característica de la obra de Chema Madoz es,

precisamente, que es una obra aparentemente muy amable.

O sea, siempre sales con una sonrisa

de ver una exposición de Chema Madoz. ¿Por qué?

Justamente,

porque esa aparente racionalidad

esconde también un sentido del humor,

esconde una mirada más profunda,

esconde muchas más cosas.

"puede que Madoz goce de una mirad especial

o puede que consiga sus logros a fuerza de trabajo.

Lo cierto es que en la obra de Madoz se conjugan

la seriedad, la racionalidad y la transcendencia

con el juego e incluso con el humor,

conecta con el alma de la gente.

Puede que esa sea una de las claves de su éxito."

No persigo de una manera consciente

hacer patente o evidente el sentido del humor,

creo que va implícito, tal vez, como una forma de ver o de entender

el mundo y todo aquello que nos rodea.

Creo que hay, no sé si a lo mejor es

humor o es más ironía más que intentar dar con una clave

de humor buscando la complicidad del espectador

Sí que es cierto que es algo que está ahí,

pero creo que responde a una forma de entender el mundo.

Pintura casi de miniaturista,

detalles al vuelo, mirada poética.

La obra de Dolores Sampol activa los sentidos y los sentimientos.

"Boek Visual" nos presenta una selección de su trabajo.

"'La obra de Dolores Sampol,

Mallorca, 1954, tiene dos rasgos esenciales y singulares:

su libertad absoluta en la investigación pictórica

y una gran capacidad de arriesgarse para hallar

la emergencia de los objetos,

de las situaciones y de los múltiples significados.

Todo se manifiesta en el cuidadoso trabajo

casi de miniaturista a la búsqueda de los detalles

al vuelo, a la par de una poética íntima, honda,

de un flujo sensorial que no olvida la denuncia más clara

y el más afilado grito.

En la serie 'Abís aeri', la paradoja se vuelve tan excesiva

que se convierte en oxímoron, esa 'contradictio in terminis'

que armoniza dos conceptos opuestos en una sola expresión y que engendra

un nuevo concepto.

Mi impresiona en sus cuadros, especialmente

en 'La caricia', '¿Bailas?' o 'Dessús la mar, davall el cel',

impregnados de esa energía de la necesidad que siente

la artista de manifestarlos en su radicalidad poética. La mano,

el cuerpo, desnudan los sentidos de la función

de máscara que tan a menudo ejerce la epidermis.

En otras obras,

como 'Teixint, homenatge a Emily Dickinson',

'Bosc de pinzells, homenatge a Joan Miró',

la pintora condensa más su mensaje

con los elementos pictóricos más sencillos

y objetivos en los que la mirad activa sedimenta

unas coexistencias de sentidos y sentimientos de cada día que son

un canto noble a los nombres y a las cosas.

Admiro ese naturalismo de ilustración científica

puesto al servicio de una construcción visual

tan original y sincrónica con los efectos que despierta,

esa alta calidad de magia de una audacia atrevida

y una invención de controlada exuberancia.

Las obras que muestran uniformes de presos de Guantánamo

nos enseñan que el arte y la denuncia pueden ir de la mano

sin caer en demagogia y que denunciar la opresión

y hacerse eco del grito de socorro encajan perfectamente

en el dibujo y nos transmiten simultáneamente

el sufrimiento, la tortura y la injusticia'.

Así nos presenta la obra de Dolores Sampol

Biel Mesquida."

Ian McEwan es un novelista británico de éxito,

autor de libros que han sido adaptados al cine,

algunos por él mismo. De 2017 es, por ejemplo,

"The Children Act",

de Richard Eyre, "La ley del menor",

que aquí se tituló "El veredicto",

con Emma Thompson como protagonista.

Hoy lo mencionamos para recomendar

esta novela fantástica y estremecedora:

"Máquinas como yo".

En un mundo distópico paralelo en el que Alan Turing sigue vivo

en los años 80 del pasado siglo y los replicantes de "Blade Runner"

son una reciente realidad cotidiana,

¿qué ocurre en una pareja

cuando uno de estos aparece en sus vidas?

¿Qué pasaría con nosotros cuando una de estas máquinas hechas

buscando la mayor semejanza posible

con los seres humano, interactúa en la vida cotidiana con nosotros?

¿Cuáles serían nuestros sentimientos,

nuestros temores, nuestras hipótesis

sobre sus pensamientos,

nuestras proyecciones? Todo eso está replanteado

en "Máquinas como yo".

Y lo que resulta aún más inquietante,

¿qué podría pensar una de esas máquinas capaces

de juicio moral sobre nosotros?

El libro está publicado por la editorial Anagrama.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo sobre el Grial

a la luz de la ciencia y su relación, curiosa relación,

con España. El resto, en la red.

"Esta historia comienza alrededor de una mesa

y de unas viandas

en un ágape que ocurrió hace 2.000 años.

Es la cena que Cristo compartió con sus discípulos,

la última cena.

En este banquete, Jesús bebió de una copa

y a esa copa se le llama el Grial.

Numerosas leyendas se han tejido en torno a este cáliz,

atribuyéndole poderes sobrenaturales.

La búsqueda del Grial

ha inspirado numerosos relatos y pinturas.

En el cine, Indiana Jones, el arqueólogo más funesto,

pues no hay templo que soporte su visita, lo encontró."

Esa es la copa de un carpintero.

"Pero nosotros nos ceñiremos a la ciencia

y sus últimos y sorprendentes descubrimientos.

¿Qué sabemos del vaso que utilizó Jesús?"

Así acabamos la semana.

Volvemos el lunes con el doctor Romero para hablar

de salud y nutrición y con el catedrático emérito

de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma

de Madrid Emilio Ontiveros, que acaba de publicar un libro

sobre las amenazas actuales

a la prosperidad global.

También les ofreceremos la agenda natural del mes

de febrero y un trabajo sobre la exposición

"Ídolos. Miradas milenarias".

Será, como siempre, un placer volver aquí.

Les esperamos a todos el lunes hacia las 10:00.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 20/02/20 - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 20/02/20 - Lengua de signos

20 feb 2020

Clips

Los últimos 6.617 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios