www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5689744
Para todos los públicos La aventura del saber - 14/10/20 - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, muy buenos días.

Comenzamos hoy hablando de igualdad.

De si es buena la igualdad y si es posible

o hasta qué punto es deseable.

Lo vamos a hacer con una persona que lleva muchos años

pensando en ello y lo ha estudiado

en profundidad; el profesor de Sociología

de la Universidad Complutense de Madrid, César Rendueles,

quién, además, acaba de publicar un brillante ensayo

significativamente titulado

"Contra la igualdad de oportunidades:

un panfleto igualitarista".

Será una buena ocasión para reencontrarnos con él

y escucharle con atención.

Estemos o no estemos de acuerdo con él,

lo que dice siempre es interesante.

¿Qué tal están? Hoy queremos acercarnos

al colectivo de las personas con discapacidad.

Aún siguen existiendo muchas barreras

y desgraciadamente, la pandemia ha sumado alguna más.

Charlaremos de este asunto con Luis Cayo Pérez Bueno,

que es el presidente del CERMI,

el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad.

Les invitamos a conocer hoy la actividad promovida

por el Museo del Prado: "Te quiero en pintura".

Una nueva oportunidad para disfrutar del arte

de, entre otros, Tiziano, Rubens y Velázquez.

Esta semana, por "El túnel del tiempo",

volvemos al dolmen del Prado de las Cruces en Ávila.

Intentaremos conocer a las personas que lo levantaron hace 6.000 años.

"Taller de ciudadanía" en "La aventura del saber".

Hoy, en compañía de César Rendueles,

profesor de Sociología

en la Universidad Complutense de Madrid,

y autor de este brillante ensayo,

"Contra la igualdad de oportunidades:

un panfleto igualitarista".

Bienvenido. Muchas gracias.

Cuando hablas en el libro de igualdad material,

¿a qué te estás refiriendo exactamente?

Bueno, me refiero, sencillamente, a que las desigualdades de ingresos

y de renta, lo que ganamos a lo largo del año,

pero también los bienes que tenemos,

se muevan dentro de un límite razonable.

Que no haya desigualdades extremas, sencillamente eso.

El número de casas que tenemos, número de coches,

o no tenemos, los salarios que ganamos;

que se muevan dentro de una horquilla razonable.

Y esa horquilla razonable, ¿vendría definida?

Quiero decir, ¿habría algún sitio para tener una referencia?

Bueno, sí, a lo largo del siglo XX, en distintos países,

efectivamente, hubo un proceso de compresión de las desigualdades

donde, por ejemplo, en los países del norte de Europa,

también en Japón, por ejemplo,

donde las desigualdades salariales se fueron reduciendo.

No quiere decir que todo el mundo ganara lo mismo,

ni tuviera lo mismo, en una sociedad compleja

eso es muy complicado, pero sí se comprimieron notablemente

y, sobre todo, se redujeron mucho en la escala superior.

Es decir, dejó de haber supersalarios.

Hubo muchos menos millonarios.

Y yo creo que eso es algo que constituye

un ejemplo histórico muy interesante y seguramente deberíamos recuperar.

Y si estás a favor de la igualdad,

¿por qué estás en contra de la igualdad de oportunidades?

Bueno, precisamente el discurso de la igualdad de oportunidades

es un poco lo que nos han dejado cuando ya nos han dicho

que esa igualdad material más profunda

era imposible; nos han convencido de que eso no podía ser

y nos dejan: "Bueno, tenemos igualdad de oportunidades".

Si te paras a pensar, es como una especie

de control "antidoping".

Aceptemos la desigualdad en una competición darwiniana,

pero vamos a garantizar que todo el mundo empiece igual.

Luego ni es verdad, porque no es verdad

que todo el mundo empiece igual, ni muchísimo menos.

Sabemos que está todo lleno de trampas en el camino.

Pero rechazo la igualdad de oportunidades un poco como lema

para reivindicar esa otra igualdad final, profunda.

Y esa igualdad es posible, decías que en algún momento histórico,

por ejemplo, después de Segunda Guerra Mundial,

no fue posible, pero en general, en Europa.

Porque los partidos de centro derecha,

incluso eran bastante partidarios del estado de bienestar.

Es posible cuando, efectivamente, se convierte en un valor compartido,

en un valor trasversal de toda la sociedad.

Yo creo que eso es muy importante, dejar de pensar la igualdad

como un valor de izquierdas y pensar que es un valor

que en el fondo compartimos todos los ciudadanos

de una democracia digna de tal nombre.

Igual que la libertad.

La libertad no se entiendo como un valor de izquierdas.

Ni tampoco de derechas.

Defendemos distintas versiones de la libertad.

Lo mismo pasa por la igualdad.

Es un valor trasversal o debería serlo.

Y lo ha sido en el pasado y debería volver a serlo

por sus matices, por supuesto.

¿Y qué les decimos a aquellos que piensan

que solo pueden disfrutar

de lo que no pueden disfrutar los demás?

Bueno, pues que llevan una mala vida.

que llevan una vida peor de la que podrían llevar.

Les decimos lo mismo que decimos a la gente

en general que tiene valores que empeoran su propia vida

y la de los demás; lo que les decimos a los egoístas,

a la gente que le gusta mandar demasiado.

Eso, que llevan una mala vida.

Y podrían tener una vida mucho mejor.

Esto es una cuestión ética, pero también sociológica.

Sabemos que las sociedades igualitarias

tienen menos problemas sociales.

Tienen mayor esperanza de vida.

Tienen menos delincuencia, tienen menos enfermedades mentales.

La igualdad hace que vivamos mejor.

Individualmente, pero también colectivamente.

¿Y qué les decimos a quienes piensan

que eso de obligarte que al final llegues al mismo sitio,

hagas lo que hagas, es un aburrimiento,

luego se convierte todo en algo, y nadie va a hacer nada?

Bueno eso, yo creo que es un mito, vivimos en sociedades muy complejas,

donde nadie hace lo mismo que los demás.

Hacemos cosas muy diferentes.

Creo que pensar que va a ocurrir, es como una fantasía negativa

procedente del pasado, de sociedades pequeñas

donde todo el mundo tiene una vida parecida.

Yo creo que eso es sencillamente una especie de demonio

que nos hemos montado pero que es muy poco realista.

Realmente, cuando ha crecido la desigualdad

en distintas sociedades,

eso no ha conducido a una mayor homogeneidad social,

o que todo el mundo piense lo mismo, incluso cabe pensar lo contrario.

Que es más bien, la precarización social,

el miedo al hambre, al paro,

lo que hace que todos pensemos lo mismo.

Estamos pensando todo el rato en: "¿Cómo voy a conseguir una casa?

A ver si consigo más dinero para pagar el alquiler.

A ver si me echan del trabajo".

Estamos todos pensando lo mismo todo el rato.

En unas poquitas cosas, además, bastante desagradables.

¿Una sociedad igualitaria permitiría

que hubiera más individuos diferentes?

Claro, yo creo que esa es una reflexión muy importante.

Pensar que la igualdad y la libertad no son valores contrapuestos.

Son valores, al revés, que se retroalimentan.

Aprendemos a ser más libres de una forma mejor,

más completa, más sofisticada, siendo iguales, entendiendo

que ser libres no significa sencillamente

"no me molestes, no me interrumpas lo que yo quiero hacer",

o mandando solo en los demás,

sino que hay proyectos que tienen que ver con la libertad,

que tenemos que hacerlos conjuntamente.

Para eso, necesitamos tratar con nuestros iguales.

Porque intentar ser libre con alguien sobre quien mandas,

o alguien que está por encima de ti, es muy difícil.

Es muy difícil. Claro.

Porque además de competir,

también se puede cooperar. Claro.

Para muchos proyectos que parecen importantes en nuestra vida,

necesitamos cooperar.

Hay un ejemplo muy tonto.

Efectivamente, si tu libertad consiste sencillamente

en salir por la noche y que te cuiden a tus hijos,

bueno, pues sí, basta con que te los cuiden.

Si tu libertad consiste, por ejemplo,

en tocar en una orquesta sinfónica, necesitas a los demás.

Claro. Necesitas a los demás.

No vas a estar tocando un solo. Aunque quieras ser solista.

Claro. A ver qué hacen los demás.

Es un ejemplo tonto, pero hay muchos proyectos importantes

en nuestra vida que solo los podemos hacer

en común, cooperativamente, y con nuestros iguales.

Porque claro, tener una orquesta sinfónica

con subordinados a los que contratas para tocar contigo,

no es lo mismo tampoco exactamente.

Claro, porque yo creo que otra de las claves fundamentales

es que cuando haces algo cooperando con los demás,

obtienes más de los demás. Eso es.

De lo que tú mismo pudieras haber imaginado.

Exactamente, son como experiencias incrementadas

donde, bueno, aprendemos que ser libre

es algo distinto, mejor de lo que habíamos conocido.

Hay un ejemplo muy claro que tiene que ver con la igualdad de género.

Yo creo que los hombres que hoy llevan o intentamos llevar

una vida más igualitaria con la mujeres que en el pasado,

no creo que pensemos que somos menos libres

porque hayamos perdido unos privilegios

que hoy consideramos ridículos.

No creo que nadie se considere menos libre

que en las sociedades esclavistas por tener esclavos.

Al revés, creo que nos consideramos más libres

por no tener esclavos, no menos.

Claro, porque en cierto modo también te esclaviza

el hecho de ser el amo. Eso es.

Y hay un dato que yo creo que es interesante,

que tiene que ver con cómo en realidad nos avergüenza

ser más que los demás; cuando hacemos encuestas

sobre en qué clase social te autoposicionas,

el CIS, el Centro de Investigaciones Sociológicas,

las hace cada poco.

Casi nadie se autodenomina de clase alta.

Y muy poquita gente de clase media alta.

Creo que eso es porque nos cuesta vernos a nosotros mismos

como por encima de los demás.

Duele, hay algo que nos molesta

en esa idea de estar por encima de los demás.

Y yo creo que eso nos da idea

de que en el fondo, los proyectos igualitaristas,

tocan algo posible. Tienen una base real

y no es... Claro. Tocan algo dentro de nosotros.

Tocan algo muy profundo en nuestros corazones.

Porque igual que todos tenemos algo en común,

tenemos algo diferente, pero a lo mejor, el reconocimiento

de lo que tenemos en común, es lo que permite

que desarrollemos lo que tenemos de diverso.

Eso es, y de hecho, ha habido una retroalimentación permanente

de los proyectos igualitaristas y de los proyectos

que reivindicaban el respeto a las diferencias.

Quienes más han luchado y hecho por ese respeto

a las diferencias, por ejemplo, sexuales,

o en formas de vida, han sido justamente

quienes reivindicaban la igualdad de esos colectivos subordinados.

Creo que hay un proceso de retroalimentación muy importante,

que nos da pistas

acerca de cómo podría mejorar nuestra vida

un proyecto igualitarista y generalizado.

¿No es la desigualdad un mal menor para conseguir la prosperidad?

Eso es lo que nos han dicho muchas veces.

"Bueno, claro, es que imagínate,

si los ingenieros no ganaran muchísimo más

que los fontaneros, ¿quién iba a querer ser ingeniero?

Creo que hay muchos motivos para ser ingeniero

aparte de ganar diez veces más.

Luego, aparte de eso,

¿no es un poco infantil esa idea

de "yo no solo quiero vivir bien, no solo quiero tener una casa,

sino que además quiero ganar más que ese"?

Más que ese. No miro solo lo que yo tengo,

sino, tiene que ser más; el doble o el triple.

¿No es lo que haría un niño pequeño?

Qué esclavitud. Claro.

Además, qué esclavitud, porque al final,

al final no eres feliz, porque desigualdad

y felicidad no casan bien.

No, exactamente. Por lo menos, desigualdad extrema.

Total. A lo mejor una pequeña...

Insisto, eso ya no es una opinión.

Tenemos datos fidedignos a lo largo del tiempo

de que las sociedades desiguales, tanto las ricas como las pobres,

hablo tanto de Estados Unidos, como sociedades propias,

las sociedades desiguales tienen muchísimos más problemas sociales

que afectan tanto a los pobres como a los ricos.

Creo que es una idea de la que nos tenemos

que mentalizar urgentemente.

¿Y qué les decimos a quienes tienen miedo al gulag?

"Es que ahora me van a obligar

a ponerme los mismos tipos de pantalones o de tal".

Bueno, yo también tengo miedo al gulag.

Y que, desde luego, el gulag,

fue particularmente duro con muchos igualitaristas.

Yo creo que es cierto que hay un igualitarismo

de la envidia, un igualitarismo que intenta

limitar por arriba; eso ha existido.

Es absurdo negarlo y nos tiene que dar miedo.

Por supuesto que sí.

Una de las mayores críticas y primeras críticas

de ese igualitarismo de la envidia,

fue de Marx, precisamente. Marx tiene un texto muy bonito

donde alerta, justamente, sobre esa posibilidad

que él detestaba.

Pero bueno, yo creo que esa especie de cortar por arriba,

es la que se da en sociedad muy desiguales.

Pensemos cuánto talento desaprovechado

hay en nuestras sociedades,

cuánta gente que podría ayudarnos a todos,

que podría tener vidas muy plenas,

podría hacer nuestras sociedades mejores,

se queda por el camino, porque no tiene posibilidades

de desarrollar esas habilidades.

Eso también es un gulag capitalista.

Pero también es un gulag. Claro que sí.

En el libro, por ejemplo, cuando hablas de educación,

lo pones de manifiesto.

O sea, la educación que supuestamente

debiera ser como el gran igualador,

aquello que pone a todo el mundo en la misma situación,

se demuestra que, de hecho,

por ejemplo, en España, no funciona así

ni mucho menos desde hace tiempo. Ni muchísimo menos.

Ni muchísimos menos. Sabemos perfectamente

que la educación a día de hoy

no solo no contribuye a paliar la desigualdad,

sino que contribuye al revés, a que persevere.

Pensemos una cosa muy elemental.

Que sencillamente los tropiezos en el camino

que distintos hijos de distintas familias

se pueden permitir.

Los hijos de familias más o menos acomodadas,

se pueden permitir muchísimos más tropiezos,

equivocaciones, errores.

En cambio, a los hijos de familia de clase humilde,

de clase trabajadora,

les exigimos la perfección absoluta.

Nadie puede tener un tropiezo en el camino,

porque si no, no llega

a superar la educación obligatoria y a veces, ni siquiera eso.

Si además adelantamos contenidos a las edades de los niños,

pues limitamos a los niños

a hacer lo que los padres les puedan explicar.

Totalmente. Hay un mito en nuestro país,

que es ese "no, en la educación ya no se exige nada,

se ha bajado mucho el nivel, antes sí..."

Es una falsedad, es completamente falso.

Es la razón por la que los médicos españoles

están en Inglaterra. Efectivamente.

Los de ahora. Totalmente.

En general, el nivel educativo en España es muy alto.

El problema que tenemos es de fracaso escolar.

Lo que distingue al sistema educativo español

no es su bajo nivel educativo, para nada.

Es mentira. Mis alumnos, cuando van fuera de España,

normalmente son excelentemente bien recibidos.

Lo característico del sistema español

es el altísimo nivel de fracaso escolar.

Dejamos a muchísima gente por el camino.

Es lo característico de este país.

Y sobre todo hay una cosa que yo creo que conviene señalar,

que no necesariamente se quedan los más tontos

por el camino. No.

En absoluto. Puede ser que ocurra lo contrario

en algún caso. En absoluto.

Todo el mundo tiene esa experiencia cercana

de conocer a gente con talentos, a lo mejor, limitados.

Pero llegan perfectamente a superar carreras universitarias exigentes

porque han tenido el apoyo familiar para ello.

Y en cambio, conocer a una gente brillante,

que se queda a mitad de camino

porque, cuando se encuentra con una dificultad, no tiene eso.

Esas dificultades son de muy distinto tipo.

Tenemos un ejemplo muy claro con el sistema bilingüe

que se ha implantado en la Comunidad de Madrid,

que supone un obstáculo para mucha gente

y para muchos padres y madres que no pueden ayudar a sus hijos

a hacer deberes porque no saben inglés.

Y no entienden ni los enunciados de esos deberes.

Otra piedra más en el camino

para muchísimas familias de clase trabajadora.

Nos vemos dentro de 15 días y seguimos hablando del libro,

que apenas hemos empezado a hablar. Muchas gracias.

Gracias. Ha sido un placer.

Igualmente.

Seguimos. La Universidad Politécnica

de Madrid nos plantea hoy la siguiente pregunta:

¿cómo ayudan los videojuegos al daño cerebral?

La Universidad responde.

Los videojuegos tienen su origen en la década de los 60.

Desde su creación, esta área no ha dejado de crecer,

por lo que se ha vuelto de interés el saber qué influencia tienen

los juegos sobre el cerebro.

De diferentes estudios, se ha demostrado que lo videojuegos

mejoran la tensión visual,

que es la que puede distinguir entre lo que es realmente relevante

o suprimir lo que no es.

Los videojuegos igual; incrementan o ayudan a incrementar

lo que es el volumen cerebral.

Se ha encontrado que personas que juegan juegos de estrategia

aumentan lo que es la materia gris,

que ayuda en el almacenamiento de recuerdos,

en los movimientos, y esto hace que también se pueda extender

en juegos más especializados, que son

para el tratamiento cognitivo

de las personas durante el envejecimiento,

lo que ayuda a mejorar la memoria.

El uso de estos juegos también los podemos especializar

en el uso del área de rehabilitación.

Sobre todo, en daños y lesiones cerebrales.

Con esto, eliminamos lo que es el aburrimiento

y factores de frustración en el uso de estas etapas

de rehabilitación, y metemos todos los beneficios

que proporcionan los videojuegos.

"Taller de solidaridad" hoy con un objetivo,

conocer la situación en la que se encuentran

las personas con discapacidad en nuestro país.

Claro, estamos hablando de un colectivo muy vulnerable,

de cerca de 4 millones de personas, sin contar a sus familias.

Luchando por sus derechos, infatigable, está el CERMI, que es

el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad,

que aglutina a más de 8.000 asociaciones.

Su presidente es Cayo Pérez Bueno.

¿Qué tal? Buenos días. Buenos días.

Bienvenido. Muchísimas gracias.

Lo primero, ¿qué es el CERMI? ¿Cuál es vuestra labor?

¿Qué hacéis? El CERMI, dicho en pocas palabras,

es la expresión de la sociedad civil articulada

en torno a las personas con discapacidad y sus familias.

Hacemos incidencia política, presión,

para mejorar las leyes, mejorar las políticas,

y que las personas con discapacidad, esos más de 4 millones

que apuntabas, tengan mejores condiciones de vida

y de ciudadanía. Por ejemplo,

en estos momentos, ¿en qué andáis?

Bueno, estamos acariciando una reforma constitucional.

La reforma del artículo 49 de la Constitución Española,

que se refiere a las personas con discapacidad

pero en una terminología

y en un concepto propio de hace más de 40 años

que está superado, es obsoleto.

Sería la primera reforma social de la Constitución Española.

O algo también muy cercano, que es

erradicar del código penal la esterilización forzosa

de personas con discapacidad que afecta fundamentalmente

a las mujeres; este proyecto está

en el Congreso de los Diputados y esperemos que antes de fin de año

esté aprobado y esa práctica, contraria a los derechos humanos,

esté ya desterrada de nuestro ordenamiento jurídico.

Estamos hablando de un colectivo de cerca de 4 millones de personas.

Es una cifra importante. Sí.

En el porcentaje de población.

Más del 10 % de la población, y si se cuentan las familias,

porque la discapacidad, sobre todo si nace con la persona,

o se adquiere en la edad temprana, afecta a la familia.

Irradia a la familia.

En uno de cada cinco hogares españoles,

hay una situación de discapacidad.

Y creciendo. Es verdad que somos minoría,

pero es una minoría que se va ampliando

por la edad, por las enfermedades.

Esta pandemia que vivimos,

seguro que va a provocar discapacidades o va a intensificar

discapacidades que tenían personas antes de contraer la enfermedad.

¿Aún existen muchas barreras en nuestro país

para las personas con discapacidad?

Supongo que depende un poco de la discapacidad, del grado

de dependencia. La discapacidad es muy plural.

Es casi una discapacidad por persona,

por cada una de esos 4 millones, pero hay un factor común.

Por ejemplo, las personas que tienen dificultades motoras, físicas

para desplazarse, pues las barreras.

Hemos padecidos todos los españoles el confinamiento.

El no poder salir de las casas.

Pues tenemos 100.000 personas con discapacidad

o mayores, que tienen problemas de deambular,

que siguen encerrados en sus casas

más allá del estado de alarma, porque no tienen ascensores,

porque no tienen rampas, porque su casa se ha convertido

en una celda; están cumpliendo una condena

y son inocentes.

Por ejemplo, reformar la Ley de Propiedad Horizontal

para que no haya ninguna vivienda

de ninguna persona con discapacidad que no pueda entrar

y salir libremente de sus casas.

Es una de las principales barreras que se encuentran

las personas con discapacidad.

Y en todo este colectivo, además,

una parte mucho más vulnerable que las demás, que son las mujeres.

Por eso habéis creado también la fundación CERMI mujeres.

¿Por qué esta problemática con las mujeres con discapacidad?

Si las personas con discapacidad estamos mal

en comparación a quienes no la tienen,

las mujeres, que son el 60 % de las personas con discapacidad,

o sea, son la mayoría, están sistemáticamente peor.

En todos los índices que valoran el desarrollo humano

en el acceso a la educación, en el empleo,

en la toma de decisiones sobre su propia vida

o algo que es horrible, que es la violencia de género,

que se ceba en las mujeres y niñas con discapacidad,

y que muchas veces la violencia genera mujeres con discapacidad,

porque a raíz de agresiones, de violencia,

surge una discapacidad.

Y necesitan una atención especialmente intensa.

Nos estabas hablando antes de esas barreras arquitectónicas

que han sufrido y siguen sufriendo

personas con discapacidad, por ejemplo, sus hogares

durante el confinamiento y ahora también.

Pero supongo que estarán con muchos más problemas también

en estos días de pandemia.

Sí, por supuesto, es más fácil ver,

y seguro que la audiencia lo tiene en mente,

las barreras físicas, pero las barreras de comunicación

en todos estos meses, y por desgracia,

parece que va a continuar esta situación crítica,

los mensajes, el poder acceder a lo que se dice,

las alarmas de salud; las personas sordas,

las personas ciegas, muchas veces no han podido acceder

a los medios audiovisuales.

No aparecía un intérprete de lengua de signos,

o el subtitulado; eso deja a mucha gente fuera

de las medidas básicas para poder atender,

por ejemplo, tu salud o tu seguridad.

Hay muchas barreras, muchas de ellas invisibles,

poco perceptibles, pero que nos castigan.

Castigan sin haber tenido ninguna culpa.

Simplemente, ser diferentes. Empezando, por ejemplo,

por la simple mascarilla. Por ejemplo.

Para las personas sordas o con discapacidad visual.

Sí, no es solo lo que se dice, también la expresión facial,

la lectura de labios y todo eso, con la mascarilla,

que no es visible, impide acceder

a gran parte de la comunicación. Nosotros, en nuestra oficina,

tenemos personas sordas, que claro,

para poder comunicar o leer los labios,

alguno de nosotros tiene que bajarse la mascarilla.

Pues eso ya dificulta grandemente la interrelación

en un entorno laboral; si eso lo llevas a tu domicilio,

al supermercado, o cualquier otra interacción social,

pues es un plus añadido de exclusión y de discriminación

para estas personas. De la mano de esta pandemia,

viene ligada una crisis económica

en un colectivo que, como decimos, también es muy vulnerable

a todo este tipo de problemas económicos

y que además, que sufre ya de por sí una alta tasa de paro.

Desde luego, el empleo es un bien básico social.

Además, es un bien que te permite empoderarte,

tener autonomía económica y decidir

no estar al albur de una pensión pública,

que siempre son escasas, o de la ayuda familiar,

que no queremos ser sujetos dependientes.

Solo un dato: las personas con discapacidad,

tenemos una tasa de actividad 40 puntos menos

que las personas sin discapacidad; antes de la pandemia,

ya era un logro, casi heroicidad, conseguir empleo.

Ahora hemos preguntado, tenemos ya datos

de lo que la gente percibe o siente, y el 60 % teme

por perder el empleo; tenemos poco empleo,

y encima en riesgo por esta situación

de pandemia, lo que va a incrementar

las tasas de pobreza y exclusión.

¿Por qué las empresas siguen sin contratar

a las personas con discapacidad?

Hemos mejorado, no todo va a ser sombrío

en los últimos años. Es verdad que la toma de conciencia

está dando resultados positivos.

Pero yo creo que es porque no nos conocen.

Porque todavía quien decide la contratación

de personas tiene prejuicios mentales,

tiene estereotipos, sesgos, y no se abre

a saber, vuestro programa es "La aventura del saber".

Pues a saber todo lo que pueden aportar

de talento, de creatividad, de superar,

de resiliencia, como decimos ahora,

las personas con discapacidad, que no lo han tenido nunca fácil

y que saben sortear los obstáculos.

Yo pediría a los empresarios que emprendan

y que se atrevan a contratar a personas con discapacidad

y se llevarán una sorpresa muy agradable.

En líneas generales, ¿las personas con discapacidad,

se sienten integradas en nuestro país?

¿Sienten que tienen opinión? ¿Que tienen poder de decisión?

Saben de sus problemas, pero no se resignan,

como ha sucedido históricamente, a vivir

en la periferia, a estar excluidos fuera del centro de la sociedad.

Entonces, somos, yo también soy persona con discapacidad,

muy peleones, muy batalladores.

Y no nos resignamos a que nos discriminen.

Tenemos que poner mucho de nuestra parte

para estar incluidos, poder participar.

Pero no vamos a cejar en ese empeño de estar,

de ser y de que nos perciban como un miembro más de la sociedad.

Que todavía tenemos, siguen vigentes, muchos estereotipos.

Los hay. Desgraciadamente.

Quizá por la corrección política, ya no se expresan.

A veces, encontramos todavía en medios de comunicación,

no en Televisión Española, pero bueno, en general,

pues expresiones soeces, comparaciones que nos hieren,

expresiones que nos minusvaloran

a veces en la terminología que se emplea.

Pero yo creo que también, hemos ganado posiciones.

Estamos más en el medio social.

Salimos, no estamos encerrados en casa o en instituciones.

Y eso también nos hace visibles, y vuelvo a insistir,

que cuando se nos conoce, creo que comienzan a ser queridos.

Y claro, en esta situación económica,

también os preocupa la situación en la que se encuentra

el tercer sector, en cómo puede quedar,

en cómo está y cómo puede pasar esta crisis.

En general, en España, lo social siempre ha estado mal.

En épocas de bonanza, no llegamos a esa mesa

de los invitados, y en épocas mal dadas,

donde la economía va mal, somos los primeros en resentirnos.

Las organizaciones sociales hacen mucho.

Llegan allí donde los poderes públicos

no llegan, están luchando

para que las decisiones políticas mejoren.

Y necesitan un reconocimiento mínimo

para poder actuar en beneficio de más de 10 millones de personas

que están en una situación de vulnerabilidad social en el país,

más allá de la discapacidad.

Y a veces nos sentimos demasiado solos.

Una soledad no deseada con poca atención

por parte de los poderes públicos, de los distintos partidos,

las instituciones, que sí notan

la brillantez, el relumbrón de las grandes empresas, del IBEX.

Pero que el voluntariado, la organización social,

el altruismo, es como una cosa que no está de moda.

Y lo sentimos en la financiación, tenemos que buscarnos la vida

para subsistir, y eso es triste. Constantemente.

Pues, Luis Cayo Pérez, mucha suerte con esos proyectos.

Y nada, hasta la próxima, gracias.

Muchísimas gracias a Televisión Española

y a "La aventura del saber".

Y seguimos. Las emociones pueden conservarse

más allá de otras capacidades de tipo cognitivo o instrumental.

Y mantener o evocar emociones positivas

es importante para el bienestar y la calidad de vida,

especialmente, en aquellas personas mayores

que presentan algún grado de deterioro cognitivo.

Precisamente a ellos se dirige esta actividad

del Museo del Prado, "Te quiero una pintura".

Una oportunidad para disfrutar del arte,

de dialogar y compartir vivencias ante obras y artistas

como Tiziano, Rubens y Velázquez.

"El Prado para todos" es un programa

que el Museo del Pardo lleva desarrollando desde el 2006.

Y tiene como objetivo fundamental permitir el acceso

a las colecciones, a los contenidos del museo,

para todas aquellas personas

que tienen algún tipo de discapacidad,

diversidad funcional o dificultades en el acceso al museo,

ya sea físico, o sobre todo, de tipo cognitivo

y también sensorial.

En cuanto a la actividad que hoy hemos realizado,

que como comentas, se denomina

"Te quiero en pintura: retratos con emoción",

me gustaría comentar un poco cómo se ha conceptualizado,

teniendo en cuenta el hecho de que concebimos

la memoria emocional como una puerta hacia esos recuerdos,

hacia esas memorias, vivencias de las personas mayores,

y especialmente en este caso de las personas que tienen

algún tipo de enfermedad neurodegenerativa.

Esas emociones, memoria emocional, cómo se mantiene en el tiempo.

Muchas veces más allá que las capacidades cognitivas

y cómo además es muy importante mantener

unas emociones positivas.

Luego, con la guerra civil española,

entonces, lo que se hizo es, aunque había sacos terreros,

y todas las cosas, se acuerdan que las fuentes, Cibeles,

y todo estaba con sacos terreros.

Pues en museo también.

Pero vieron que no era suficiente.

Y entonces, mandaron los cuadros a Valencia, a Cataluña,

y por fin, a Ginebra.

Esta actividad tiene dos partes.

Tiene una primera parte, que es en la que yo voy

al centro de día, la residencia.

Y entonces, es donde yo les explico más los cuadros.

¿Por qué? Porque están sentados, porque están en su entorno.

Las personas que tienen movilidad reducida,

no hay problema, y entonces ahí es donde les das

un poco más información de la obra.

¿Por qué? Porque luego yo, lo que quiero conseguir,

es que cuando vienen al museo, disfruten del arte.

Puede venir un grupo de personas mayores de 65 años.

Nada más. Puede venir un grupo de personas

con alzhéimer leve, moderado, severo.

Entonces, cada día, el proyecto es el mismo.

La actividad es la misma, pero adaptada

a la persona; lo importante son ellos.

En cuanto notas que pierden la atención,

que se cansan, es momento de decir: "Se acaba la actividad".

Y se acaba.

Y cada día es distinto.

Cuando se vayan de aquí, que se vayan con una enorme sonrisa

en sus caras, más allá de que se acuerden

o no se acuerden de qué obras de qué artistas hemos visto.

Pero sobre todo, que la sensación sea de agrado,

de felicidad, de bienestar.

Todo esto lleva meses de trabajo.

Empezamos a pensar, ¿y qué trabajamos con esto?

La memoria emocional, este año.

Pues a ver, ¿qué emociones queremos recuperar?

¿Qué emociones queremos de ellos?

Entonces, vamos a ver qué cuadros nos encajan.

Una vez que elegimos unos cuadros,

hay unos que funcionan mejor que otros.

¿Por qué funcionan mejor?

Pues este año, Tiziano, el autoretrato. ¿Por qué?

Porque se ven retratados.

Sencillamente. No es un rey, no es una reina.

No llevan unos trajes impresionantes.

Es una persona madura, como ellos.

La mirada serena. Entonces, es un cuadro que inmediatamente,

conectan con él.

Este autoretrato de Tiziano, ¿por qué nos gusta?

-Por la mirada. -Por la mirada de Tiziano.

Su mirada.

¿Qué otra cosa importante hay en este cuadro

que llama mucho la atención y que el otro día

ya estuvimos viendo?

-El pincel. -El pincel, perfecto, el pincel.

Es un autoretrato que él hace para él.

Para tenerle de recuerdo, para su familia.

No lo hace para vender.

Y, de hecho, lo conserva él hasta el final de sus días.

Y quiere que se vea lo que él ha sido.

Él ha sido pintor y quiere que su recuerdo haca los demás,

cuando quede su recuerdo, se recuerde

como el pintor que ha sido.

Me ha gustado todo porque es precioso.

Y "Las meninas" también, muchísimo.

Porque he venido ya dos veces.

Con el centro he venido una vez y ahora dos.

Con esta dos.

Pero yo he venido con mi nuera y con mi hijo

y no había visto "Las meninas", y hoy sí las he visto.

Ya también los cuadros que nos han enseñado,

que está la señora de Tiziano.

Los de Velázquez.

Todo lo que yo he visto de él, me encanta.

Siempre me ha gustado.

La guía que ha venido y ha explicado las cosas,

me parece formidable, y lo digo con plena sinceridad.

Porque yo, otras veces que he venido aquí,

no me entero de la mitad de las cosas.

Porque no lo sé, no sé buscar el fondo de la cuestión.

Ni el punto de vista desde el que se debe explicar.

Y hoy me han explicado cosas, detalles, que yo no había captado.

Nosotros somos la séptima edición que participamos

porque creemos y vemos los efectos tan positivos

que tiene sobre las personas con deterioro.

Los objetivos son muy variados.

Sí que es fundamental con estas personas que tienen

deterioro cognitivo, es trabajar mucho la memoria,

las reminiscencias, los recuerdos que les ponen en contacto

con su yo, que es lo que van perdiendo con el tiempo.

En esta edición, que se trabajan los retratos,

entonces, lo que se les pedía era un retrato de ellos mismos,

de la familia, de una vivencia superimportante.

Y entonces, a través de esa secuencia,

se trabajaban los cuadros que hoy han visto y se ha podido contactar

a través de la emotividad, lo que se trabajó,

por ejemplo, antes de ayer, con lo que han visto hoy.

"Las tres gracias", bueno, pues hablando de Rubens,

es que "Las tres gracias" salen, y como además, tenemos

la aplicación de Samsung en las que se mueven,

pues eso les parece genial.

Les parece genial que un cuadro se pueda mover.

Entonces, según lo están viendo, empiezan a sonreír.

Es verdad, se mueve.

Y luego, acabamos con Velázquez, bueno.

Vamos a ver, si de algún cuadro ligeramente recuerdan,

son "Las meninas".

Entonces, siempre Museo del Prado y Meninas, está unido.

La colaboración entre Samsung y Museo del Prado,

tiene un largo recorrido desde el año 2013.

Y desde el año siguiente, ya directamente, comenzaron a apoyar

lo que son todas estas actividades accesibles

e inclusivas que desarrollamos desde El Prado para todos.

Por una parte, desde el primer momento,

nos han prestado una importantísima colaboración

en lo que es el soporte

y la ayuda tecnológica a través de elementos como tablets,

como una pizarra digital, que nos permiten actuar

como soporte de imágenes de música,

de animaciones, al mismo tiempo que como estímulo

para el desarrollo, la participación y la creación

de los diferentes grupos que participan.

Además, desde hace ya tres o cuatro años,

colaboran también en lo que es la financiación

o la solución de los costes, que tiene para el museo

las educadoras que realizan el proyecto.

Este proyecto de "El Prado para todos",

surge a raíz de la filosofía

que tenemos ambas instituciones, ambas organizaciones

de acercar la tecnología a todo el mundo.

Romper la brecha digital y hacer que la tecnología

sea universal para todos los grupos de edades y grupos sociales.

Como fruto de esta colaboración, hemos desarrollado proyectos,

como ha podido ser el proyecto de "El tesoro del delfín",

que digitalizamos todas sus obras en 360.

El proyecto de digitalización de las obras de Goya,

con el proyecto "Roma en el bolsillo",

y el proyecto de "El Prado para todos".

Nos orientamos a las personas mayores de 65 años

y con alzhéimer temprano, así como al grupo de gente

con diversidad funcional, intelectual y psíquica.

Son grupos en los que hace falta una formación específica,

unos especialistas, unos programas específicos

que realmente les ayuden a entender la cultura,

apreciarla, disfrutarla, y ese ha sido el proyecto

que hemos desarrollado en los últimos seis años.

La pasada semana, en nuestro "Túnel arqueológico",

conocimos el dolmen del Prado de Las Cruces

en Bernuy-Salinero, en Ávila.

Hoy vamos a profundizar en lo que podemos saber

sobre la motivación de sus constructores

y su uso durante más de 3.000 años.

Cuando tuvo lugar el último gran cambio climático

de la historia del mundo,

que sucedió en el 12000 y el 10000 a. C.,

cambió para siempre la historia de los seres humanos

que habitaban en la Tierra.

De una época completamente fría,

que se conoce como las glaciaciones, se pasó a un clima

mucho más parecido al actual.

Ese cambio propició que hubiera nuevas especies vegetales

y animales, y eso cambió la forma de ser del hombre.

De ser gente que vivía exclusivamente

de la caza y de la recolección, pasaron a ser productores.

Y eso revolucionó completamente la historia del mundo.

Ese cambio propició que hubiera unas nuevas formas

de organización social

y unas nuevas formas de pensamiento en la gente.

La forma de pensamiento afectaba a las relaciones entre ellos mismos.

En ese momento, nació algo que ha llegado a nuestros días

poderosamente, como son las clases sociales,

las jerarquías sociales, etc.

Y también propició la forma de concebir otros elementos

de la naturaleza con los que se preguntaba el hombre,

se hacía muchas preguntas el hombre.

Como era: "¿Quién nos propicia las cosechas?

¿Qué es la tierra? ¿Qué nos da la tierra?", etc.

Bueno, dentro de todo ese mundo,

surgió una manifestación, un fenómeno importantísimo,

que se llamó el megalitismo.

Y que afectó de forma poderosa a toda Europa occidental.

¿Qué significa megalitismo? La propia palabra griega lo dice.

"Mega", grande. "Litismo", piedras. Grandes piedras.

Les dio a los pueblos de Europa occidental,

de buena parte de Europa occidental,

por hacer grandes monumentos de piedra.

A eso es a lo que se llama el megalitismo.

Eran de forma variada, los dólmenes quizá son los más famosos

de todos estos megalitos y afectan a prácticamente

toda Europa occidental.

Hay una cosa que preguntarse en todo esto.

¿Esto para qué servía?

¿Para qué servían todos estos monumentos,

que no debemos olvidar que se hacen

entre el 4500, aproximadamente, y el 4300, empieza a hacerse

en pleno Neolítico, cuando ni siquiera saben todavía

utilizar metales, o sea, cuando todo lo tallan en piedra.

Y cuando eso reviste un trabajo impresionante.

Todavía seguimos preguntándonos

qué es lo que significan estos lugares.

Durante mucho tiempo, se ha dicho que eran los cementerios

donde enterraban a la gente.

Eso, parece ser, que empieza a ponerse en duda.

Empieza a ponerse en duda porque esto tenía que ser

algo mucho más importante que no el mero cementerio,

como los cementerios que tenemos ahora mismo

en nuestras ciudades y en nuestros pueblos.

Tenía que ser algo más.

La monumentalización que tienen estos lugares

tiene que responder a otra cosa.

Independientemente de que allí pudieran enterrarse

a ciertos personajes que seguramente

se iban encumbrando en esa sociedad productora,

donde algunos tenían más suerte, tenían un poco más de poder.

Y evidentemente, querían enterrarse en esos lugares actuales.

Podemos poner una brevísima comparación.

Si alguien excavara en nuestras iglesias actuales,

allí encontraría cementerios.

¿Nuestras iglesias actuales son cementerios?

¿Han sido cementerios? No. Eran templos de culto

donde se adoraba a las divinidades cristianas,

pero en unos determinados momentos,

la gente se hacía enterrar cerca de sus dioses.

Quizá estos lugares eran una cosa parecida.

Nosotros vamos a estudiar hoy el dolmen del pardo de las cruces,

el dolmen de Bernuy-Salinero, el pueblo es Bernuy-Salinero.

Y vamos a intentar estudiarlo tanto en sí,

en lo que excavamos e investigamos en su día,

como en el entorno en el que está ubicado.

Uno de los detalles que nos planteamos los arqueólogos

cuando hacemos una investigación

de un lugar simbólico ritual, como este,

es plantearnos por qué decidieron

que fuera en este lugar y no fuera en otro cualquiera

de los elementos del paisaje.

Evidentemente, tuvo que ser por algo.

Por poner un ejemplo, nuestras ermitas,

las ermitas que todos conocemos ahora mismo en el campo,

están en un determinado lugar porque pasó algo.

A veces se dice que porque se apareció la virgen.

O por otras cuestiones. Siempre por algo se busca un sitio.

Nosotros hemos querido analizar un poco las condiciones

de este lugar para saber por qué fue en este sitio.

Y más teniendo en cuenta que no es una zona

que cuando se construyó este dolmen,

que sería hacia el 4300, 4500,

no había gente viviendo en esta zona.

Tenemos muy pateado todo esto.

Y hemos descubierto que no había gente viviendo.

Entonces, ¿por qué aquí y no en la zona en que ellos vivían,

que era presuntamente entre 8 y 20 kilómetros de aquí?

Lo que se llama el Valle de Amblés,

que es donde está situada la ciudad de Ávila.

Tenemos que empezar a analizar las características de esta zona.

Las características de esta zona es que es un gran valle

con vocación ganadera.

Aquí, lo de la práctica de la agricultura, a 1.120 metros

de altitud en aquellos tiempos,

y con la tecnología que ellos tenían,

pues evidentemente no era un sitio fácil para eso.

Era una zona de vocación ganadera.

¿Qué podían haber encontrado ellos para hacer este monumento aquí?

Bueno, tenemos varia teoría y ninguna podemos confirmar.

Primero, al ser una zona de vocación ganadera,

probablemente venían aquí con sus ganados,

aunque la agricultura la desarrollara en otro lugar.

Esta es una zona de buenos pastos, este es un valle frondoso.

Y más en toda la época de primavera,

en el invierno, incluso en verano todavía hay esos pastos.

Quizá, es una razón que se nos ocurre,

ellos quisieron tomar propiedad de esta zona.

Puesto que no vivían aquí,

podemos decir que no eran propietarios.

En una época en que no había notarios como los hay

en nuestro tiempo, donde certifican que esto es tuyo,

las gentes que vivían en ese tiempo, llegaban a acuerdos tácitos

como para que, si ellos tenían un monumento

que lo habían hecho ellos, donde además enterraban

a ciertos líderes, o sencillamente era algo

que habían hecho ellos a través de varias generaciones,

pues eso les convertía en propietarios, de alguna manera,

de esa zona.

El caso es que ellos eligieron, de todo este valle

que se ve aquí, un sitio donde el dolmen,

que era un monumento que resaltaba en el paisaje,

tuviera un cierto protagonismo.

Se ve que no compite en su alrededor.

El dolmen es esa cerca que hicimos después para protegerlo,

y está en el centro de eso, se ve que no compite

con ningún otro resalte, con ninguna otra roca.

Eso significa que cualquiera que estuviera en esa zona,

iba a centrar su atención precisamente

en ese lugar.

Después, buscaron una roca estable,

que no fuera un lugar un poco pantanoso,

porque aquí hay zonas que son un poco pantanosas,

donde poder asentar el dolmen.

Esta plataforma rocosa, que es donde ellos quisieron construir

el dolmen para darle mucha más estabilidad,

teniendo en cuenta que es un valle, habría muchas zonas inestables.

Ellos buscaron una plataforma en el centro del valle,

donde estuviera seguro lo que iban a hacer.

Que no sería una zona inundable ni nada parecido.

Y querían garantizar, primero, la solidez.

Luego, tener un espacio alrededor.

¿Por qué, seguramente, querían tener un espacio alrededor?

Por darle monumentalidad al sitio.

Ten en cuenta que aquí empieza el dolmen, esto era el túmulo.

Aquí empezaba ya la monumentalidad del sitio.

Y porque querían tener algo fundamental.

Y era un espacio en el que moverse.

Hay que tener en cuenta que estos lugares

eran sitios de reunión.

Lo que sabemos de las culturas neolíticas

que construyeron estos lugares,

es que vivían en pequeños núcleos de población,

probablemente de no más de 10, de 15 personas,

que vivían dispersos buscando los recursos

teniendo sus tierras en unos sitios, en otros.

Y estos lugares tenían que ser sitios

de concentración de gente. ¿Concentración para qué?

Pues para intercambiar ideas, para intercambiar elementos

que se pudieran cambiar los unos a los otros.

¿Por qué no decirlo? Para intercambiar esposas.

Todavía, hace 100, 200 años,

las romerías de las ermitas, que serían una cosa parecida

a lo que se hacía en estos lugares, servían

para que los mozos y las mozas de los pueblos de alrededores

pudieran mirarse a los ojos, o sencillamente,

los padres de esos mozos pudieran apalabrar

la posibilidad de matrimonios entre esa gente.

Entonces, en este lugar y con esta amplitud,

estamos seguros de que tenía que juntar

aquí a la gente venida de muchos sitios.

Hay una celebración parecida

que se celebra en América latina, en Sudamérica,

cuando celebran la fiesta de la Pachamama,

que la Pachamama es la diosa de la tierra.

La diosa que les da lo que tienen.

Algo parecido a los que vivieron aquí,

que también la tierra les daba lo que tenían.

Ya no eran cazadores, sino que eran productores.

Después de abandonados los cultos y los rituales

en este lugar, que como ya he dicho,

pudo suceder hacia el año 1000 a. C.,

desde ese momento, este lugar pasó a formar parte

de la memoria y de la interpretación de los pueblos de los alrededores.

Al no tener conocimiento científico de lo que podía ser esto,

y al haberse perdido toda memoria de ello,

dio lugar a muchas interpretaciones.

No solamente en el caso de este dolmen,

sino en el caso de muchos otros dólmenes.

Al no saber interpretarlo, pensaban

que eran lugares de brujas, lugares de espíritus,

lugares misteriosos, también lugares

donde podía haber enterramientos con ajuares

que se pudieran excavar y que se pudiera encontrar oro.

Esa es la última parte de la historia del dolmen.

La historia más reciente de todo ello,

es que de vez en cuando venimos aquí

y todavía encontramos velas y encontramos a gente

con una determinada mentalidad y una determinada fantasía,

todavía creen encontrar vibraciones

y ciertas historias en estos lugares.

Eso, en nuestro tiempo, que tiene tanta cultura,

y que tiene tanta información, pero ya digo, forma parte

de la mentalidad de algunas gentes

que creen que estos lugares todavía son presas

de algo que pasó en el pasado.

La editorial Akal ha publicado la célebre investigación

del profesor emérito de la Universidad de Oslo

Ole J. Benedictow, "La peste negra,

1346-1353, la historia completa".

Se trata del, en opinión de los especialistas,

estudio más logrado, asequible y completo

sobre la que hasta ahora ha sido la pandemia más dañina registrada.

Durante una década estuvo investigando

en bibliotecas europeas

y recopilando todos los datos posibles,

para construir una interpretación y valoración de lo ocurrido

y sus consecuencias,

cuyo conocimiento resulta inexcusable

para especialistas epidemiólogos de todo el mundo

desde que se publicó en 2004.

Y hoy día, hasta para interesados de otras especialidades,

e incluso simples curiosos a la terrible sombra

de lo que está ocurriendo con esta otra pandemia

con tanto en común con aquella.

El libro está dividido en cinco partes.

La primera nos explica qué fue la peste negra y su origen.

La segunda, cómo se propagó.

La tercera estudia la dinámica de propagación y sus razones.

La cuarta, su mortalidad, y la quinta,

su impacto en la historia.

Un libro no solo para especialistas.

Recuperamos nuestro trabajo

sobre la exposición que se celebró hace algún tiempo

en el espacio Fundación Telefónica de Madrid,

titulada "Terror en el laboratorio: de Frankenstein al doctor Moreau".

El resto, en la red, como siempre.

"Conocer hasta el último confín de la naturaleza,

la materia y el misterio de la vida,

ha sido y es el gran anhelo de científicos y hombres sabios

a lo largo de la historia de la humanidad.

Ese afán insaciable e ilimitado de conocimiento

nos sitúa paso a paso a los seres humanos

a la misma altura que los dioses.

Y eso no gusta a las omnipotentes y celosas deidades de todo tipo.

John Burdon Sanderson Haldane fue un biólogo británico

considerado como uno de los primeros impulsores

de las teorías modernas sobre el origen de la vida.

Haldane declaró en 1924:

"No ha habido una sola gran invención,

desde el fuego al vuelo, que no haya sido tildada

de insulto a algún Dios".

Esa frase de Haldane da pie a la exposición

"Terror en el laboratorio: de Frankenstein al doctor Moreau",

que se exhibe en el espacio Fundación Telefónica.

En ella, podemos contemplar

algunas de las representaciones más características

de las figuras de los monstruos y seres anormales,

creados por los ambiciosos y arrogantes científicos

que han jugado a ser dioses en la literatura,

el cine y la ciencia ficción."

"En un pequeño país de la Europa central,

hubo un hombre, un científico,

que quiso emular a Dios y poder dar la vida.

El doctor Víctor Frankenstein.

Por eso, su nombre será para siempre maldito."

"Frankenstein es, sin duda,

el monstruo más famoso de la historia.

Una criatura engendrada en el laboratorio,

que a falta de nombre propio, ha acabado por adoptar

a nivel popular el apellido de su creador.

El doctor Víctor Frankenstein viene a ser la reencarnación moderna

del mito de Prometeo.

El titán que arrebató el fuego divino

a los dioses del Olimpo y lo entregó a los hombres

en forma de razón, conciencia y entendimiento,

recibiendo el castigo de los dioses por su imperdonable osadía."

Ese mito tiene la carga de que hay sitios, zonas,

en las que el hombre no debe adentrarse.

Entronca totalmente con el árbol del bien y del mal

y con la sabiduría, el comer del árbol del paraíso

en el mito de Adán y Eva, y ese es el mito que sigue apareciendo

cada vez que se da una información de un descubrimiento científico.

Hasta aquí llegamos hoy. Volvemos mañana

para seguir en el Museo del Prado,

concretamente nos detendremos delante de "Las meninas",

en compañía de Peio Riaño,

y le preguntaremos todo lo que se nos ocurra

sobre ellas.

¿Es un cuadro en el que Velázquez expresó su libertad

no haciendo lo que se suponía que estaba previsto que hiciese?

¿Es un cuadro en el que trata de dignificar su oficio

o mostrar su posición de privilegio en la corte?

¿Por qué es tan importante y ha sido tan admirado

ese cuadro en particular?

¿Qué han dicho de él los filósofos, los historiadores, los poetas?

Peio nos lo contará mañana.

Y en estos tiempos de COVID-19, en los que las mujeres

seguimos siendo uno de los colectivos más vulnerables

ante la crisis económica, charlaremos con Maïté Issa.

Ella es "coach", y frente a la desigualdad laboral,

ella propone emprendimiento y empoderamiento.

Pasen un buen día, les esperamos a todos mañana.

No nos fallen.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 14/10/20 - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 14/10/20 - Lengua de signos

14 oct 2020

Ofrecemos los reportajes "El túnel del tiempo: El Prado de las Cruces II" y "El Prado para todos: Te quiero en pintura". Además, entrevistamos al sociólogo César Rendueles y a Luis Cayo Pérez Bueno, Presidente del CERMI.

ver más sobre "La aventura del saber - 14/10/20 - Lengua de signos" ver menos sobre "La aventura del saber - 14/10/20 - Lengua de signos"
Programas completos (1966)
Clips

Los últimos 7.105 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios