www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5536649
Para todos los públicos La aventura del saber - 05/03/20 - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenos días a todos.

Abrimos hoy nuestro taller de filosofía

en compañía del profesor emérito de Investigación

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Reyes Mate

para hablar de las causas

del observable aumento de antisemitismo

en diversos ámbitos.

Por ejemplo, en Europa.

También le preguntaremos a Reyes por la figura del chivo expiatorio

y por el conflicto de Oriente Medio

y también por el pueblo palestino y sus reivindicaciones.

Nos acompaña hoy también Iria Marañón.

Acaba de publicar el libro "Educar a un niño en el feminismo",

una estupenda oportunidad para reflexionar

sobre los estereotipos,

sobre la masculinidad o el sistema patriarcal

precisamente esta semana

en la que celebramos el Día Internacional de la Mujer.

Las iniciativas por una economía social y solidaria

están protagonizadas en gran medida por mujeres.

Hoy les ofreceremos un reportaje

sobre tres iniciativas concretas de empresas

en las que ocurre justamente eso:

que están protagonizadas por mujeres.

El poema objeto es una composición

que combina recursos de la poesía y las artes plásticas.

Octavio Paz lo definió como una criatura anfibia

que vive entre dos elementos:

el signo y la imagen, el arte visual y el arte verbal.

Un poema objeto se contempla y se lee.

Boek Visual presenta una selección de poemas objeto de Manuel Rebollo.

¿Cuáles han sido tradicionalmente las causas del antisemitismo?

¿Qué tuvo tradicionalmente el pueblo judío

de diferente a los demás

como para explicar esa animadversión.

¿De nuevo resurge el antisemitismo en Europa?

De todo ello vamos a hablar con Reyes Mate

en el taller de filosofía de "La aventura del saber".

Bienvenido, Reyes. Bien hallados.

¿Qué lo que tiene de participar el pueblo judío

para haber sido odiado?

No es una cuestión de última hora.

Ocurrió durante el siglo XX y durante siglos anteriores, ¿no?

El odio a los judíos viene de muy lejos

y no hay una explicación racional.

Pero, si ha ocurrido, habrá sido por algo, ¿no?

Es un asunto complicado, pero hay una razón.

El cristianismo.

El cristianismo es una rama del judaísmo.

Es una deriva del judaísmo, pero muy diferente.

Para el judaísmo es muy importante el monoteísmo:

la afirmación de la absoluta distancia

entre Dios y el hombre.

Para el cristianismo es muy importante la encarnación.

Es decir, la venida de Dios al mundo.

El ser hombre de Dios.

Eso era una diferencia que no tenía mayor importancia

mientras solo fue una diferencia religiosa.

Pero hay un momento

en que el cristianismo se convierte...

El cristianismo, que era una secta,

un grupo pequeñito derivado del judaísmo,

se convierte en la religión del Estado

con Constantino.

Las diferencias religiosas

se transforman en diferencias políticas.

El cristianismo tiende a divinizar el poder

por la teología de la encarnación.

El judaísmo no lo puede soportar.

El cristianismo ha visto siempre al judaísmo

como una censura

y eso le ha llevado a marginarle cuando ha podido

o a contribuir a su desaparición.

También está la diáspora,

el hecho de que el judío no tuviera un lugar

y fuera un invitado en todos los lugares

y que mantuviera su identidad

a través de la lectura de los libros de su tradición.

Eso ilustra lo que acabo de decir,

la idea de que para el cristiano el Estado es una forma dividinal.

Es una concreción divina del poder

mientras que para el judío todo poder es sospechoso.

Él prefiere la diáspora.

Renuncia al poder del Estado

y opta por vivir pacíficamente entre los demás pueblos.

Ahí se contraponen los dos modelos políticos.

El cristianismo, que tiende al Estado,

y el judaísmo, que prefiere la diáspora.

Y qué explica el odio

hasta el punto de querer erradicar de la Tierra

cualquier tradición

que tuviera que ver con el pueblo judío.

Eso fue lo que ocurrió con el nazismo, ¿no?

Decía que el antisemitismo, el odio al judío,

es un fenómeno complejo

porque tiene distintas causas y hay distintos modelos.

Por ejemplo, el modelo español.

Hay antisemitismo español muy extraño

porque en España ha habido antisemitismo sin judíos.

Se expulsaron en 1492. En 1492.

Y aquí había una...

¿Cómo se explica?

Se explica porque el judío...

La salida del judío fue traumática.

El judío, como el musulmán, era español.

Formaban parte de los habitantes

y llevaban aquí más tiempo, como veíamos el otro día,

que los propios cristianos.

Pero en un momento se decide

que solamente el cristiano es español.

Hay una fusión de lo español y lo cristiano.

A partir de ese momento,

el judío y el musulmán son extranjeros.

Eso tiene unas consecuencias enormes para la forma de ser del español

porque entonces necesita para afirmarse

excluir al otro.

Eso es el origen de las dos Españas.

Ese es el origen de esta querencia española

a definirse como español excluyendo al otro.

Eso explica el antisemitismo español

que no solamente se refleja contra el odio al judío,

sino en odio al diferente, el odio al otro,

que pudo el protestante, el musulmán,

pero luego el liberal, el rojo, el republicano...

Esa es una de las explicaciones de la permanencia del odio al judío,

que en el fondo

es permanencia del odio al diferente.

Y luego está también el antisemitismo de origen cristiano

al que me refería antes.

Hasta hace muy poco tiempo,

los cristianos hablaban en su liturgia

del pueblo deicida

y hablaban del pérfido judío.

Eso desaparece a mediados del siglo pasado

en el Concilio Vaticano II,

pero durante 20 siglos

el cristiano ha considerado al pueblo judío

como un pueblo deicida.

Obviando que Jesús era judío. Obviando que Jesús era judío.

Y, por eso, ha hecho una cristología,

un tratado de Jesús olvidando que Jesús era judío.

Había un dicho de los judíos españoles conversos.

Cuando se convertían, decían:

"Santa María, madre de Dios y hermana nuestra".

Se consideraban los conversos a Jesús

un judío,

pero los cristianos, los católicos, no.

Y, después,

para explicar la permanencia del odio a los judíos,

hay que tener en cuenta también el antisemitismo moderno,

que es el que vemos hoy.

El antisemitismo moderno,

que es el que lleva al exterminio, al genocidio judío,

nace de una frustración social.

La modernidad llega al mundo, sobre todo a Europa,

con una promesa de felicidad.

"Vamos a tener un sistema político democrático",

"vamos a desarrollar las técnicas y vamos a ser ricos",

"vamos a vivir bien"...

Pero ¿qué ocurre?

Que las cosas no funcionan así.

El dinero no alcanza,

llegan las crisis, como la última crisis,

y grandes capas populares, incluso de clases medias,

se empobrecen...

Todo eso produce una enorme frustración social.

Se necesita entonces un chivo expiatorio

contra quien descargar esa frustración.

¿Qué hicieron los alemanes en tiempos del hitlerismo?

La descargaron contra el judío

porque el judío era el que vendía el pan.

Era el que tenía la tienda donde iban los alemanes,

y no podían comprar lo que había allí.

En vez de luchar contra el patrón o contra el Estado,

contra el patrón porque les daba poco dinero

o contra el Estado porque los mandaba a la guerra,

dirigían el odio contra el judío que vendía el pan

equivocando los términos.

Lo importante es tener en cuenta

que el odio al judío, el odio al diferente,

es solo la última manifestación de un proceso social que frustra,

pero cuyas causas son económicas y sociales.

Porque ahora se puede entender como que ese odio se ha desplazado

por ejemplo al islam en Europa.

Ahora hay...

Aunque ha aumentado mucho el antisemitismo

y se ve en las noticias,

ha aumentado aún más la islamofobia, ¿no?

Estamos ante un fenómeno real.

Efectivamente,

está creciendo el antisemitismo, el odio al judío,

en todo el mundo.

La percepción de los judíos europeos es la siguiente:

nueve de cada diez judíos europeos entienden

que el antisemitismo está creciendo.

Lo siente así.

Y eso, fundado en datos, ¿no?

Pero es verdad

que lo que está creciendo es el odio al diferente

y, en particular, el odio al moro.

En Alemania,

hay dos partidos de extrema derecha muy peligrosos.

Uno se llama Alternativa para Alemania,

que es el que está en los parlamentos,

y otro se llama Pegida,

partido contra la presencia islámica en Europa.

El nuevo judío, posiblemente, sea ahora el moro.

Es decir,

lo que necesita una sociedad frustrada

como es la nuestra

es un chivo expiatorio.

En vez de analizar las causas de su frustración,

que como digo son económicas y sociales,

necesita un chivo expiatorio.

Y siempre se busca al más débil.

En un tiempo fue el judío.

Ahora el judío está protegido por muchas leyes.

¿Contra quién van?

Contra el gitano, el moro, el rumano, el sudaca...

El africano, ¿no? El africano.

Y otra de las cosas que siempre sale a colación

cuando se habla de antisemitismo

es el problema en Oriente Medio y el problema de los palestinos.

¿Qué ocurre hay?

¿Hay una justificación para el antisemitismo

en la actitud del Estado de Israel respecto a los palestinos?

Aquí hay que hilar fino.

Una cosa es poner en cuestión el Estado de Israel.

No lo podemos hacer.

Está absolutamente justificado

porque el pueblo judío, decía antes,

quería vivir pacíficamente entre los demás Estados

y todos los Estados fuimos expulsándoles

hasta que se plantearon para sobrevivir

la creación de un Estado propio.

El Estado de Israel es indiscutible.

Otra cosa son las cosas que hace el Gobierno.

El Gobierno israelí, como cualquier otro Gobierno,

comete muchos errores.

Esos merecen ser criticados sin más,

pero lo que tener en cuenta

es ver la proporción de los problemas.

Recuerdo una desafortunada expresión de un buen hombre,

José Saramago,

que decía: "Yenín es Auschwitz".

Yenín fue un pueblo en Gaza

que fue ocupado por los tanques israelíes.

Y hubo algunas muertes.

Un episodio de guerra Saramago lo comparaba con Auschwitz.

Son incomparables.

Una cosa es la crítica

a los excesos del ejército israelí o cualquier otro ejército

y otra cosa es compararlo con el Holocausto.

De todas maneras yo me hago una reflexión

que quisiera transmitir a nuestros espectadores.

Es que no podemos olvidar nunca, nosotros, los europeos,

y, sobre todo, los españoles,

que el problema palestino lo hemos creado nosotros.

El pueblo judío quería vivir en diáspora.

Les hemos obligado a crear un Estado.

Entonces, naturalmente, tenemos todo el derecho

de la crítica al exceso de los demás,

pero siempre que partamos de la autocrítica, ¿no?

Claro.

Más cosas.

Por ejemplo,

se ha dicho que el odio a los judíos

también tiene una base en la envidia

porque ha sido un pueblo

capaz de conseguir poder a través del dinero

y también porque es un pueblo inteligente.

Había refranes en el refranero español

que así lo decían.

Hace nada me contabas.

¿Cómo era?

No hay judío necio ni liebre perezosa.

Sí.

Naturalmente,

estos fenómenos que duran tanto tiempo

tan persistentes y tan exagerados

como es el antisemitismo

tienen muchas capas, ¿no?

Hablábamos el otro día a propósito de la Inquisición

que un asesor de los Reyes Católicos,

Hernando del Pulgar, que era un converso, decía:

"Los herejes son los bienes".

Cuando estos denunciadores

apuntaban a una familia acusándola de judaizar,

lo que buscaban muchas veces eran los bienes de la familia.

Por eso se decía que los herejes son los bienes.

El infante Juan Manuel, el sobrino de Alfonso X el Sabio,

decía:

"En España hay guerra

entre los cristianos y los moros y los judíos,

pero no es por sus creencias.

Es por las tierras".

La razón son las tierras.

Es decir,

ahí hay un componente de envidia, efectivamente,

exagerado muchas veces,

porque durante el hitlerismo se asociaba lo judío a la riqueza

sin darse cuenta de que la inmensa mayoría

de los que murieron en las cámaras de gas

eran los pobres.

Los que pudieron se fueron.

Los que fueron asesinados eran los más pobres, ¿no?

Una cosa es que el vendedor del pan fuera un judío

y otra cosa es que fuera un rico.

Él vendía el pan.

Era un pan que hasta al alemán resultaba caro.

Pero no es porque fuera rico el judío,

sino porque era pobre el alemán.

Es decir, se asocia esa idea.

Pero es verdad que es un pueblo

que a diferencia de los demás ha leído.

Claro.

Lo que diferencia al pueblo judío de los demás

es que es un pueblo que ha leído.

Y no solamente ha leído,

enseñaban al niño a leer

cuando los demás casi se lo prohibían.

Sobre todo, a las niñas.

Al niño judío le enseñaban a interpretar.

Si uno ve una página del Talmud,

observa que hay un versículo en el centro

que está tomado de la Biblia, de la Torá,

pero luego hay círculos concéntricos

que son las distintas interpretaciones

de los distintos pueblos sobre el mismo versículo.

Son interpretaciones diferentes,

y el niño tiene que bandearse en esas diferencias.

Tiene que tener su propia opinión más allá de las diferencias que lee.

Es un pueblo que ha cultivado la inteligencia,

pero...

Y por eso se decía entre los españoles:

"Ni judío necio ni liebre perezosa".

Quizás, a lo mejor,

para luchar contra el antisemitismo,

lo mejor sea hablar de él

y recordar a grandes pensadores judíos

que están en la base de nuestra sentimentalidad

no solamente desde el punto de vista

de la tradición española o la tradición europea

o la tradición occidental, ¿no?

Lo que tenemos que tener en cuenta

es que si hemos dedicado estos minutos

a hablar del antisemitismo,

es porque en el fondo queremos hablar de la xenofobia.

Es decir,

estamos hablando de este fenómeno tan contemporáneo

de odio al diferente.

Una buena clave es el antisemitismo

porque normalmente asociamos el odio al diferente

con marginación y con desprecio,

mientras que el antisemitismo nos dice

que normalmente el xenófobo, el que odia al otro,

da un paso si puede.

No solamente le margina, sino que le extermina.

Eso es lo que hemos hecho.

Y, por eso,

es tan serio el tema de la xenofobia.

Porque la leemos

desde la experiencia del antisemitismo.

No hay que ser complacientes con este tema.

Hay que luchar.

Una formad de luchar contra la xenofobia

es tener en cuenta la variedad del antisemitismo.

He hablado antes de un antisemitismo español

que tiene que ver con esta dificultad nuestra

a pensar que el otro es de los nuestros

y somos las dos Españas.

Tenemos que entender

que no solamente somos españoles los que venimos del cristianismo,

también los españoles nos debemos

a los que tenían otras raíces culturales

como los judíos o los moriscos, ¿no?

Y, por otro lado,

el antisemitismo nos enseña

que esa expresión de odio es la expresión de una frustración

que tiene unas causas materiales.

A mí me preocupa

que los partidos de extrema derecha también en España

no hablen de las causas de la frustración,

sino de la frustración

como si el problema fuera el emigrante

cuando el problema es ese español de clase media o clase popular

que no tiene futuro, que está empobrecido,

que tiene miedo al futuro.

Ataquemos esas causas sociales y económicas

y no nos quedemos con la espuma del problema.

Ha sido, como siempre, un placer. Muchísimas gracias.

Hasta siempre.

La Universidad Internacional de Andalucía

nos plantea la siguiente pregunta.

¿Por qué es importante el patrimonio minero industrial?

La universidad responde.

La historia del patrimonio minero en la provincia de Huelva

pasa por los vestigios

de las distintas épocas de explotación

desde la época de los tartesios, los romanos, árabes

e incluso hasta la llegada en la actualidad

de la Revolución Industrial a mediados del siglo XVIII

y comienzos del siglo XIX.

Lo que han ido dejando todas estas civilizaciones

en cuanto a los estudios de minería

es lo que verdaderamente da valor

para un estudio sobre la historia de aquella época

en su explotación.

Como en la época de los romanos,

tornillo de Arquímedes por ejemplo o la noria romana, etcétera.

Ya mucho más adelante

se puso en evidencia la utilización de nuevos elementos,

sobre todo en época de capitales extranjeros,

como es la Revolución Industrial

que tuvo lugar en la provincia de Huelva

con la presencia de los ingleses,

donde se instauró el transporte por ferrocarril.

Hoy día, lógicamente, es bastante interesante

porque al fin y al cabo es la historia de la provincia,

con lo cual es necesaria

y se hace también necesaria la recuperación de estos elementos

del patrimonio minero industrial.

Este próximo domingo 8 de marzo

celebramos el Día Internacional de la Mujer,

una nueva jornada para reivindicar nuestros derechos,

la igualdad real,

porque algo debemos seguir haciendo mal

cuando en 2020, según todos los indicadores,

las mujeres seguimos teniendo menos opciones,

seguimos ganando menos dinero

o seguimos siendo maltratadas y acosadas.

La educación, como en casi todo, es la clave para seguir avanzando,

y en esta línea

Iria Marañón acaba de escribir su último libro.

Se titula "Educar a un niño en el feminismo"

y está editado por Plataforma Actual.

Iria, bienvenida.

Muy buenos días. Buenos días.

En esto de educar, de avanzar hacia el feminismo,

de avanzar hacia la igualdad,

ellos, los niños, varones, nos tienen que ayudar.

Tienen que ir en este camino. Claro.

Tenemos que empezar a dirigir el foco

hacia donde está la raíz del problema, ¿no?

El machismo no brota de las plantas, no sale de la nada,

sino que el machismo lo perpetúan y se establece

a través de los hombres.

Yo creo que es importante

que desde que son niños empecemos a educarlos

para que todo esto empiece a cambiar.

Pero qué difícil luchar contra los estereotipos

en todos los ámbitos.

En la casa, en el deporte,

en el reparto de tareas, en el sexo...

Sí.

Es importantísimo romper el género, abolir el género.

Tenemos que ser conscientes

de que el estereotipo y el género los construye la sociedad.

La única manera que tenemos para que todo esto cambie

es empezando a desterrar completamente el género

y eliminar completamente los estereotipos

para que las niñas y los niños puedan desarrollarse

en plena libertad.

¿Y cómo abolimos el género?

Es una frase que repites en varias ocasiones.

Lo que tenemos que tener claro primero

es que el sexo es una categoría biológica.

Entonces,

las personas nacemos niñas o niños como el resto de los mamíferos.

El género es una categoría social

que se impone en el momento del nacimiento

o incluso antes.

Imponemos a los niños

y los construimos hacia la masculinidad

y a las niñas las construyen hacia la feminidad.

Ese es el género.

Ningún niño nace oprimiendo,

ningún niño nace siendo dominador o agresivo,

y ninguna nace siendo dócil y complaciente.

Todo eso se construye a lo largo de la vida.

Lo que construye la educación que les damos,

lo construye la sociedad,

todas las personas que tienen alrededor

y los referentes que les llegan

desde el entretenimiento,

la cultura, los medios de comunicación

y el colegio.

Todo. Claro.

Yo creo que si preguntamos a la gran mayoría de padres

nos responderían

que están educando a sus hijos en la igualdad.

Claro, sí es cierto.

No conozco a nadie que quiera educar de forma desigual.

Yo creo que muchas veces no somos conscientes de dónde...

No identificamos qué es lo que estamos haciendo mal.

Lo que intento en el libro

es señalar dónde están esos privilegios

para que nosotros, como educadores, como padres, como madres,

como sociedad en pleno,

porque no podemos olvidar que educamos todas las personas,

los identifiquemos

y empecemos a señalarlos y a cambiarlos.

Tenemos que ver qué estamos haciendo

para que los niños se sientan con espacio

y manejen a su antojo el espacio en todos los niveles.

El espacio físico, el espacio lingüístico, etcétera.

Así como el resto de privilegios.

Tenemos que identificarlos y empezar a corregirlos.

Hablas de la escuela, hablas de la educación,

e incluso hablas de moderar, de encauzar el patio del colegio.

¿Cómo se hace eso?

Estamos acostumbrados

cuando nos asomamos a un patio de colegio

durante un recreo

a que los niños ocupan el espacio central

normalmente jugando a la pelota

y las niñas se encuentren en los alrededores.

Hay muchos estudios que han corroborado todo esto

y se dan cuenta

de que a medida que avanza la edad de los niños y las niñas

este reparto desigual se hace cada vez más grande.

Ellos ocupan más espacio central, y las niñas cada vez ocupan menos.

Al final, casi en la adolescencia,

los niños están ocupando las canchas de baloncesto y fútbol,

y las niñas sentadas en los bancos hablando, ¿no?

Hay muchas maneras de revertir todo esto.

Los centros educativos que han hecho estos cambios

durante los recreos y en los patios

han visto que hay muchos menos conflictos,

que las niñas y los niños se relacionan entre ellos mejor

y que esos niños y niñas que no juegan a fútbol ni baloncesto

empiezan a hacer deporte.

Es interesante cambiar este fenómeno, ¿no?

Para hacerlo hay que impulsarlo.

Hay que cambiar el fútbol y el baloncesto

por otro tipo de deportes más inclusivos

como el atletismo, el baile, el yoga, la capoeira o un rocódromo.

También hablas en el libro

de lo importante que es fomentar los valores en los niños

como la solidaridad.

Sí.

Es muy importante que empiecen a darse cuenta.

El movimiento feminista es un movimiento de mujeres.

Somos nosotras las que estamos poniendo la agenda

de lo que hay que hacer en el feminismo.

Los niños y los hombres tienen que asumir

que somos nosotras las que tenemos la voz cantante.

Lo primero que tienen que aprender es la solidaridad.

Van a perder muchos privilegios por el camino.

Ellos van a perder todo eso

que les hace estar en su situación de poder.

Es fundamental que aprendan empatía, solidaridad, escucha activa,

saber lo que estamos pidiendo,

sepan ponerse en nuestro lugar y sepan ayudarnos también.

Y también aprender a querer.

Históricamente,

eso de los sentimientos y de expresar las emociones

ha sido cosa de chicas.

Sí, eso es cierto.

Nos han socializado a las chicas

para que seamos las portadoras de la emoción y la sensibilidad.

Y a los chicos los han socializado

para que sean emocionalmente innaccesibles.

Es importante que les enseñemos

cómo tienen que querer expresar sus sentimientos,

tener habilidades emocionales

y también como tener relaciones de pareja.

Porque, desde muy pequeñitos,

cuando empiezan con las niñas que les gustan,

vemos comportamientos que sin querer estamos fomentando.

Por ejemplo, si a un niño le gusta una chica,

le decimos que le insista

porque él es un niño especial y seguro que le va a gustar.

Y, si ella ha dicho que no, "insiste un poquito más".

A lo mejor tenemos que enseñarle que no.

Que si esa niña no le ha respondido que sí,

la tiene que dejar tranquila, ¿no?

Es una de las formas de frenar

que estos niños, cuando sean adolescentes o adultos,

no acosen y no agredan.

No todos, por suerte, agreden y tal.

Pero es una manera de enseñarles

que cuando una mujer o una niña te dice que no quiere algo

hay que aceptar lo que te diga.

Incluso este tipo de violencia

la creamos muchas veces en los hogares,

en las relaciones que creamos con nuestros hijos

o en el tipo de castigos que les damos

incluso físicos o verbales.

Habría que empezar por ahí, ¿no? Sí.

Además, las estadísticas...

Cuando te lees una estadística

de cómo las familias utilizan el castigo físico...

Por ejemplo, en España es una barbaridad.

El porcentaje es altísimo

de familias que todavía corrigen a sus hijas y a sus hijos

a través del castigo físico.

Ese cachete.

Ese cachete y ese azote y que no pasa nada, ¿no?

Siempre que alguien me dice

que a él lo han educado con un cachete o con un azote

y que no ha pasado nada

siempre digo:

"Sí que ha pasado porque has normalizado la violencia.

A ti te parece normal que a alguien le den un cachete,

que le den una azote o le peguen un grito

o que le hablen de determinada manera".

Eso creo que es fundamental en las familias

porque en los colegios, por suerte, esas cosas no pasan.

En las familias sigue ocurriendo.

Creo que hay que tomar conciencia

de que si eso no lo eliminamos,

los niños van a crecer pensando que eso es una vía de solución.

No vamos a acabar con la violencia nunca.

Lo primero que tenemos que hacer las familias

es hacer autocrítica y ver qué estamos haciendo mal.

¿Cómo educamos a nuestro hijo

para que no sea un futuro maltratador?

Esa pregunta es complicada porque nunca se sabe qué...

Todos los hombres, más o menos, se socializan en la masculinidad,

pero nunca se sabe

qué clic va a hacer que un hombre sea un maltratador.

Creo que lo fundamental es prevenir con este tipo de cosas.

Prevenir educándoles en generosidad,

en que sean generosos no solamente...

Sobre todo, con su tiempo y con su espacio.

El tema de los cuidados.

Que aprendan a cuidar a otras personas.

Ese trabajo que históricamente hemos hecho

que lo empiecen a hacer ellos.

Con el tema de la empatía que hemos hablado antes.

La asertividad, el saber decir las cosas...

También el tema del trabajo doméstico.

Que ellos empiecen a asumirlo.

Eso te iba a preguntar.

Todavía seguimos siendo las mujeres

las que asumimos ese tipo de trabajos.

Aunque ellos nos ayuden. Entre comillas, ¿no?

Qué peligrosa la palabra ayudar.

Si rompemos el género,

ya no seremos nosotras las que nos ocupemos de esto

porque podrá ocuparse cualquiera.

Es un poco la idea, ¿no?

La idea es que esos roles que tenemos asumidos

por la construcción de nuestro género

acabemos con ellos.

Esa será la única manera en la que pueda acabar la violencia.

En el momento

que tanto los niños como las niñas, los hombres y las mujeres,

no estemos divididos por roles sexuales

y todo valga.

Que los hombres puedan cuidar

y hacer las tareas domésticas, que es fundamental.

Se les puede enseñar desde pequeñitos.

A un niño le puedes enseñar a poner la lavadora,

a poner el friegaplatos o a lavar los platos,

poner la mesa y recoger lo que ensucia, ¿no?

Ese tipo de cosas

que pueden hacer niños de diez años o de cinco

las pueden hacer los adultos.

Ese es el camino, ¿no?

Que sepan que se tienen que responsabilizar.

Decías al comienzo de esta charla

que hemos sido las mujeres las que hemos encabezado ese camino

hacia el feminismo,

pero tengo la sensación

de que cada vez se van sumando más hombres.

Eso yo creo que es complicado

porque el movimiento feminista es de mujeres.

Además, liderado por nosotras. Y debe ser así.

Somos nosotras las que hemos vivido la opresión

y las que somos conscientes.

Las que cuando vamos por la calle por la noche

sentimos inseguridad,

las que muchas veces llevamos la carga mental en casa...

Hay muchas cosas

de las que los hombres no van a darse cuenta.

Es importante que ellos trabajen la empatía,

que sepan ponerse en nuestro lugar,

pero el movimiento tenemos que liderarlo nosotras

para hacer un verdadero cambio.

Ellos tendrán que apoyarnos

y tendrán que hacer espacios feministas.

Para que sean verdaderos aliados, tendrán que romper el género.

¿Y a este 8 de marzo qué le pedimos, Iria?

A este 8 de marzo le pedimos que las mujeres seamos el centro

de ese día y yo creo que hay que pedirle,

para que sea una sociedad verdaderamente feminista,

que haya abolición de la prostitución

o, por lo menos, por parte del Gobierno

y de la gente que toma decisiones,

que empiecen a tomar medidas que han estado

en la Agenda Feminista durante estos últimos 300 años

y que empecemos a poner medidas reales

que empiecen a favorecernos a nosotras.

Esperemos que lleguen esos avances por fin, ¿no, Iria?

Muchísimas gracias por habernos acompañado.

Muchas gracias a ti. Hasta otra. Y nosotros continuamos.

Las iniciativas por una economía social y solidaria

están protagonizadas en gran medida por mujeres.

En este reportaje conocemos varias empresas

de inserción social gestionadas por mujeres.

Las cooperativas Customizando y Recumadrid

y la empresa SoulEM. Son tres casos que demuestran

que otra economía con rostro humano es posible.

"La economía social y solidaria que va afianzando

su modelo y ampliando horizontes reúne también

a muchas mujeres que emprenden y gestionan

gran parte de estas iniciativas."

La economía social y solidaria

tiene como cuatro, cinco o seis principios.

Cooperamos, en vez de competimos;

cuidamos el medioambiente, nos comprometemos con el entorno

y con las necesidades sociales;

no tenemos ánimo de lucro, pero somos productivos, lo que pasa

es que reinvertimos y, además, lo hacemos

de una manera cuidando el empleo y las condiciones laborales, etc.

Eso, al final, yo creo que está muy en conexión

con unos valores

de una economía femenina, feminista,

con los cuidados sostenimiento de la vida.

"Hace cuatro años, se puso en marcha en Madrid

la cooperativa Customizando.

Aquí diseñan, confeccionan y comercializan ropa basada

en el reciclaje textil. Además, se ofrecen cursos de formación."

Customizando es un taller textil,

es una empresa que nace

con el objetivo de generar empleo en condiciones

en el sector textil para mujeres

que viven situaciones de vulnerabilidad.

Esta cooperativa se creó con mujeres mayores de 45 años,

incluida yo, con una trayectoria profesional

en el que llegó un punto en el que ya

casi no eres válida para la sociedad para el trabajo

por infinidad de cosas. Todo el mundo sabemos la crisis

y lo que estamos pasando a nivel de la precariedad laboral.

Y por eso a mí me gusta decir

que Customizando es una segunda oportunidad,

tanto para las prendas como para las personas.

-Es una empresa cooperativa y es una empresa que se enmarca

en el mercado del textil, de la moda,

pero, dentro de la moda, con los valores de la moda ética

y sostenible. ¿Por qué moda ética y sostenible?

Porque actualmente la industria del textil

es la segunda más contaminante

a nivel internacional después del tema de las petroleras

y del petróleo. Y la producción de estos textiles

implica unos gastos de energía y de productos primarios

que no podemos permitirnos.

-La moda será sostenible o no será.

No podemos retroceder. Queda muchísimo por hacer,

pero no se puede retroceder.

No podemos.

Es algo que realmente, cuando empiezas a conocer

las estadísticas de contaminación

de lo que se produce, del daño que se está haciendo,

no puede volver atrás. Esto tiene que seguir avanzando

y tenemos que luchar por eso.

-El usar y tirar en las prendas

no es ni natural, ni justo, ni posible hoy en día.

Entonces es una cuestión de conciencia,

porque yo creo que todas las personas

sabemos cómo se produce una camiseta

que tú pagas por ella cinco euros.

Detrás de una camiseta de cinco euros,

hay dos pobres, se dice: quien la ha producido,

que no le habrán pagado ni lo justo ni lo necesario,

y quien la compra, que en muchas ocasiones

la compra porque te ves obligada, no tienes más recursos económicos

que para una camiseta

de cinco euros. Y algo muy importante para nosotros

también es las condiciones laborales.

Se puede ser muy ética y muy sostenible

y producir prendas con algodones orgánicos

y con nuevas prendas que se están creando

con textiles a partir de la piña, a partir de un montón de productos,

pero, si no se respetan las condiciones laborales

de las personas que finalmente cosen esas prendas,

estamos siendo muy poco éticas.

"Poco a poco, el trabajo de Customizando

logra darse a conocer y cada vez es más apreciado."

Es difícil mantenerse en el sector

porque todo lo que tiene que ver con la elaboración manual

de productos casi artesanal, porque se fabrica a mano, aquí

no se hacen producciones como en los grandes talleres,

entonces se hacen pequeñas producciones,

todo eso implica un coste económico

que no se paga con justicia, podríamos decir, no se reconoce.

Y sí están desarrollando

su hueco de mercado, porque también hay cada vez

más gente en el sector que empieza a tener esta conciencia.

Ellas empiezan a ser referencia como taller textil de la moda ética

y sostenible. Y todas esas personas nuevas diseñadoras

o esos diseñadores y diseñadoras de toda la vida

que se están adaptando a esta realidad empiezan a buscarlas

porque saben que aquí tienen ese valor en la producción.

"Si bien es verdad que hay una impronta femenina

en estas iniciativas, de lo que se trata es de compartir

valores universales."

-Los valores tradicionalmente femeninos,

por así decirlo, capacidad de diálogo,

de escucha, de cuidado, de tranquilidad

de ver lo que es importante, de estar cuidando de las personas,

estando totalmente de acuerdo,

yo creo que eso es un valor que debería ser universal,

que no debería ser un valor femenino,

no es un valor de las mujeres.

Es verdad que a las mujeres

se las ha invisibilizado, que no se las ha tenido en cuenta

y, por lo tanto, no han tenido ese sitio

y ahora están reivindicándolo desde ahí.

Y a mí el miedo que me da es que, al final, si la economía social

y solidaria se convierte solo en economía feminista,

estemos haciendo lo contrario de lo que estábamos...

O estemos haciendo lo que estábamos criticando.

Dejemos de vislumbrar toda la parte,

por así decirlo, de economía

con unos valores que no eran

ni masculinos ni femeninos.

"De la asociación Entremujeres

en el madrileño barrio de la UVA de Hortaleza,

nació hace más de diez años

la empresa SoulEM."

Ya llevábamos diez

en la andadura de la asociación Entremujeres

y nos configuramos en empresa de inserción.

¿Por qué? Porque queríamos contratar y dar

a las mujeres con estas necesidades

con las que nosotras trabajamos de vidas muy delicadas

de las que ni siquiera se puede hablar muchas veces

y para poder contratarlas y para que estén en una empresa,

como es esta, que es de inserción.

En la parroquia donde yo colaboraba,

hay un señor cubano que está haciendo las pequeñas cosas

de mantenimiento y un día me dice que él hace

pantallas para lámparas. Entonces digo: "Ah, qué bien,

porque, si no, no podría vivir".

Y entonces voy a mi casa y a media noche me despierto

súbitamente y digo:

"Uy, qué bonito esto de las pantallas para mis mujeres,

las de aquí, de la UVA, que no tienen nada que hacer y tal".

Al día siguiente voy corriendo, estaba deseando que amaneciera.

Fue como la caída del caballo de san Pablo. Esa.

Corriendo voy y digo: "Oye, mira, ¿nos puedes enseñar?".

Ha sido toda una labor tremenda,

porque, si no se tiene tesón, no me enseñan a hacer pantallas.

Era un trabajo monopolizado. Lo tenían cuatro pantalleros.

No te enseñaba nadie.

Pero aquí estamos, que, una vez que nos constituimos

en empresa de inserción,

estamos deseando hacer otro taller de costura.

Todo esto es un proceso siempre largo.

Por fin lo somos, ya lo habéis visto,

tenemos aquí los modelos,

y muchas más cosas que vamos a hacer.

Y empezamos con costura, que es tan importante ahora mismo

el taller como la de pantallas, sin duda.

Yo he visto cambiar y empoderarse mujeres

para ser capaces de decir "yo"...

Cuando llegan como "yo no sé hacer nada",

"yo no puedo", "yo tengo un bloqueo,

no puedo avanzar", que es verdad,

y de pronto son mujeres, como digo, empoderadas.

Sé muy bien que hay que tener

mucho amor por las personas que están

y mucha entrega, muchísima entrega.

Date cuenta que yo he ido con una bolsa de plástico

peinando Madrid diciendo: "Mira, esto es lo que hacemos

y estas son las mujeres que lo hacen,

las manos que lo hacen.

Hombre, ayúdanos." Así fue el comienzo.

Pero en ese momento yo comencé así, peinando Madrid.

En ese momento te miran de otra manera.

Lo hacen mujeres gitanas o lo hacen mujeres de todo tipo.

Hasta que nos han conocido trabajando

Tenemos ahora mismo, estamos a la competencia,

tenemos las pantallas mejores

que se pueden hacer, con diseños personalizados

de quien nos quiera, una pantalla que la ha visto

en su imaginación y se la hacemos, con unos materiales extraordinarios.

Estamos en primera línea en eso.

"Cristina Salvador es otra de esas mujeres

que han luchado contra viento y marea

por crear y mantener una empresa de inserción social.

En su caso, Recumadrid."

Nuestro pilar principal son las personas. Nos apoyamos

en el pilar medioambiental mediante la gestión de los residuos,

pero nuestro principal objetivo

es la inserción sociolaboral de la gente que menos recursos

tiene y que más necesita nuestra ayuda.

A nivel de puestos técnicos y de responsabilidad, somos

más mujeres. En cambio, a nivel de usuarios

y de trabajadores de las empresas,

es a la contra. Muchas veces nos encontramos

más hombres que mujeres, pero sí que es verdad que es

un ámbito donde hay mucha más mujer.

Al final, son puestos donde tú trabajas con personas

con muchas problemáticas distintas

de diferentes nacionalidades y somos más dialogantes. Al final,

intentamos negociar más con los trabajadores,

intentamos que haya más espacios de escucha,

de interlocución, entonces creo que en eso las mujeres

tenemos otro tacto que igual los hombres no lo tienen.

"Recumadrid se encarga de la recogida de textil

de seis distritos de la ciudad de Madrid

y cuenta ahora con nueve personas contratadas

que han llegado de distintas instancias

de servicios sociales".

Muchas veces necesitamos cubrir

necesidades incluso básicas.

Otras veces es más apoyar en la mejora

de competencias profesionales. Podemos trabajar desde búsquedas

de viviendas sociales hasta mejorar

estilos de comunicación o clases de apoyo a castellano,

incluso a veces motivación

o trabajar con la persona porque necesita ayuda psicológica

y necesita acudir a un profesional.

Es un poco cubrir lo personal para estar mejor en lo profesional

y ahí ya ir afianzando el día a día en el trabajo.

Nosotros entendemos el trabajo como una ayuda

a las personas en donde el empleo los empodera,

los dignifica y, aparte, les ofrecemos otra serie de cosas

que el resto de la empresa ordinaria

no le ofrece, como puede ser un apoyo formativo,

una conciliación familiar,

ayuda en el ocio, ayuda en la vivienda.

Toda aquella persona que tiene un enser que ya no lo necesita

o que se quiere deshacer de ello

nos llama por teléfono, concretamos con la persona

un día y una hora de retirada

y le retiramos los enseres, desde muebles, decoración, menaje,

textil, juguetes, todo lo que está en buen uso

que se puede reutilizar y recuperar.

La retirada se hace de manera gratuita

y lo que no sí que lleva una pequeña prestación económica

porque eso se lleva a una planta de tratamiento

para su correcto reciclado.

La tienda de Recumadrid es poner visualmente el proyecto.

Toda la gestión de residuos que hemos tratado viene aquí ya

como punto de venta como artículo de segunda mano

y este es el motor al final de Recumadrid

porque no solo son las recogidas,

sino que lo que se recauda de la tienda, al final, es

con lo que se financian los puestos de trabajo que se crean

en Recumadrid. La gente ya poco a poco

se está dando cuenta de que el modelo que tenemos

hasta ahora de consumo no es sostenible, entonces hay

más conciencia sobre la reutilización

y la recuperación. También es verdad que en distrito

en el que nos encontramos es uno de los distritos con renta

per cápita más baja de todo Madrid.

Entonces la gente que suele ser usuaria

en nuestra tienda es gente que por cuestiones económicas

no pueden acceder igual también al mueble nuevo,

que es más caro, y aquí al final trabajamos

con precios asequibles para que todas las rentas

puedan acceder a enseres.

Desde textil, como una vajilla, como un mueble o como todo aquello

que necesite.

Crear con objetos, hacer poesía con ellos,

favorecer unas relaciones capaces de comunicar, sugerir, conmocionar,

emocionar. Eso es lo que hace Manuel Rebollo.

"Manuel Rebollo, Badajoz, 1964,

pintor, fotógrafo, poeta experimental.

A cuatro pasos de nuestra mente,

existe un mundo imaginario

donde los sueños y las imágenes entrelazadas

adoptan nuevas formas y se confunden con la realidad.

En el amplio y trabajoso camino

de la creatividad, tropiezo con la poesía visual,

un lenguaje que me permite opinar y crear nuevas formas de expresión.

El poema-objeto,

una composición que tiende a combinar recursos

de la poesía y de la plástica,

un universo inagotable.

Se obtiene así un ser híbrido y nuevo

a la percepción activa de un espectador que se siente

cómplice del artista por un momento.

Según Octavio Paz, 'el poema-objeto es

una criatura anfibia que vive entre dos elementos:

el signo y la imagen, el arte visual y el arte verbal'.

Un poema-objeto se contempla

y al mismo tiempo se lee.

Lo importante ahora es la segunda lectura.

Nace así el gozo intelectual,

aquel que experimentamos

el momento exacto de una nueva comprensión.

Así nos presenta su obra Manuel Rebollo.

La editorial Capitán Swing acaba de publicar este ensayo

de Nathaniel Rich: "Perdiendo la Tierra.

La década en la que podríamos haber detenido

el cambio climático",

la historia de cómo la industria ligada

al consumo de combustibles fósiles

gastó 2.000 millones de dólares para desprestigiar

al movimiento medioambientalista

y desinformar sobre lo que la ciencia afirma

más allá de cualquier duda razonable

desde 1979: la quema de combustibles fósiles

está elevando la temperatura general del planeta,

que ha subido ya un grado centígrado

desde que se inició

la era industrial. El libro cuenta esa historia,

lo que podría servir para desactivarla ahora

que el clima se nos echa encima y comienza a ser no ya rentable,

sino inevitable tenerlo en cuenta.

Una lectura más que oportuna urgente.

Recuperamos un fragmento

de nuestro trabajo sobre el Teatro Real.

El resto, en la red al acabar el programa.

"El Teatro Real tal y como lo conocemos hoy

es producto de numerosas remodelaciones.

Desde su inauguración a mediados del siglo XIX,

ha experimentado múltiples reformas,

diversos usos y varios cierres temporales."

Lo que es el edificio del teatro

ha tenido dos grandísimas reformas

que le han hecho, sobre todo, crecer en altura.

El teatro que nosotros vemos hoy

es casi el doble de alto del que se inauguró.

"El proyecto original de 1817 no llega a terminarse.

Se inaugura ya modificado tras 33 años de obras en 1850.

17 años después, en 1867, sufre un gran incendio

y unos años más tarde, en 1925,

tuvo que cerrar a causa de graves problemas estructurales."

En ese momento, se produce una enorme obra de consolidación

y de crecimiento arriba,

se sube casi 20 metros la torre escénica,

se sube la fachada muchísimo,

se bajan cinco metros los cimientos.

Estamos hablando de bajar los cimientos

sin que se te caiga el edificio.

"Esta monumental reforma iniciada en 1926

no llega a completarse a causa de la Guerra Civil.

El teatro permanece cerrado 40 años.

No vuelve a abrir hasta 1966

y ya no como ópera, sino como sala sinfónica."

Funciona como sala de conciertos desde 1966 a 1988

y se vuelve a cerrar para realizar

la segunda gran reforma,

que es la actual, que es reconvertirlo otra vez

en teatro de ópera, aprovechar todos los espacios

y ahí se hace ya desde el telón hacia el público,

se recupera el teatro del siglo XIX.

Y, desde el telón hacia dentro,

la parte técnica, se hace un teatro del siglo XXI,

un teatro modernísimo y un teatro perfectamente equipado

y, podríamos decir, un teatro sobreequipado,

para hacer la ópera tal y como se podía plantear en 1997,

que es el momento en el que se inaugura.

"El arquitecto José Manuel González Valcárcel

fue el responsable de la primera fase

de la última gran reforma.

Tras su fallecimiento, Francisco Partearroyo se encargó

del proyecto."

Este teatro siempre ha sido

un teatro en plena reforma continuamente

desde 1817 o 1818, que se puso la primera piedra

con un proyecto de Antonio López Aguado,

fantástico proyecto,

discípulo de Villanueva, con una planta perfecta y tal.

Tardó 37 años en inaugurarse,

ya con otro arquitecto, Custodio Moreno, en 1850.

Luego, en 1800 y pico, Joaquín de la Concha hizo

otra reforma de la fachada.

La fachada siempre ha ido como moviéndose.

"Partearroyo recuperó la decoración primitiva

y adaptó el edificio a las exigencias normativas

y tecnológicas del siglo XXI.

En octubre de 1997, los reyes de España inauguraron

un espectacular coliseo operístico

completamente transformado."

(Aplausos)

El Teatro Real no tenía un precedente

al cual hubiera que parecerse, porque había tenido tantas reformas

a lo largo de la historia que no había un paradigma

del teatro. Había un palco conservado

en el teatro que era de la época más brillante del teatro

y fue ese el que recuperamos

para dar el aspecto de la sala dorada,

de rojos y dorados, que es lo que siempre fue.

"La profunda remodelación aumentó los espacios útiles,

unificó las cubiertas y reorganizó la circulación

por todo el perímetro del edificio."

Las operaciones más importantes

que hicimos en este proyecto fue un movimiento

del montacargas de decorado

que estaba en la zona de los foyeres laterales

y nosotros lo trasladamos a una zona interior,

liberando así todos los foyeres

y así la planta 6,30 es recorrible por el público

y se convierte en lo que era antiguamente el recorrido real

al salón de baile Isabel II.

Y luego la última...

La gran importancia de lo que es resolver

las instalaciones tan complejas

de un edificio como este

a base de una cubierta que remate el edificio por arriba,

que es el único sitio por donde podía crecer.

Terminamos la semana universitaria habitual

en "La aventura del saber".

Volvemos, como cada lunes, en compañía del doctor Romero,

para tratar de asuntos relacionados con la salud

y la nutrición. También les ofreceremos

un trabajo sobre la exposición

"Emigrantes invisibles" y un nuevo capítulo de la serie

de contenidos relacionados con el centenario de Galdós

que estamos emitiendo y que seguiremos emitiendo

durante todo el año.

Ha sido un placer, como siempre, compartir el programa

con todos ustedes. Buen fin de semana.

Les esperamos el lunes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 05/03/20 - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 05/03/20 - Lengua de signos

05 mar 2020

Veremos los reportajes "Mujeres por otra economía" y "Boek visual: Manuel Rebollo". Además, entrevistaremos a Reyes Mate, Investigador "Ad Honorem" del CSIC y a la editora y feminista Iria Marañón. 

ver más sobre "La aventura del saber - 05/03/20 - Lengua de signos" ver menos sobre "La aventura del saber - 05/03/20 - Lengua de signos"
Clips

Los últimos 6.617 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios