www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5535688
Para todos los públicos La aventura del saber - 04/03/20 - Lengua de signos - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos.

Comenzamos hoy el programa

con la idea de confeccionar una dieta planetaria

buena para los humanos y para el planeta.

¿Cuántas calorías debería tener?

¿Es la misma

para quienes viven en la ciudad y quienes viven en el campo?

¿Lo mismo en el norte que en el sur y en el este que en el oeste?

¿Qué dicen los expertos sobre una dieta universal?

Daremos ejemplos en el plató

y veremos claramente los alimentos base e ingredientes

que debemos añadir para que sea completa.

Después,

la catedrática de Literatura Española

de la Universidad de Barcelona,

Estrella Montolío,

nos va a contar que pasa cuando hablamos con otra persona.

Qué cosas buenas, regulares y malas pasan

y cómo podemos quedarnos con unas, mejorar otras

y esquivar las que no construyen nada bueno.

Seguimos celebrando este año Galdós

con la emisión de otra producción de nuestros compañeros

del centro de producción de Radiotelevisión Española

en esta ocasión

sobre actividades conmemorativas del centenario de Galdós

en las islas Canarias.

No es mala excusa para acercarse a la tierra natal del escritor.

Comenzamos con el doctor Romero para crear hoy la dieta planetaria,

una dieta

que conjuga la sostenibilidad y la salud humana.

Es decir,

la salud humana y el resto de los animales

a largo plazo.

Buenos días. Muy buenos días.

¿Qué tal estáis?

La dieta del planeta o la dieta planetaria

es algo que se nos ocurrió

en la unidad de nutrición del hospital

porque venían muchos pacientes que decían:

"Yo quiero comer bien.

pero quiero comer bien para mi salud y para el planeta".

"Quiero comer según mi conciencia,

y mi conciencia dice

que no puedo comer nada de origen animal".

O sea, ponía reparos a comer carne.

Hicimos una dieta que fuera sostenible

y que fuera respetuosa con el planeta,

con los alimentos hacia dónde vamos.

Y descubrimos una cosa, un fenómeno muy bueno,

porque tenía muy buena repercusión sobre su psicología.

Estaban más tranquilos.

Y sobre su salud.

Se sentían al 100 %. Se sentían mucho mejor.

Así hicimos esa dieta del planeta. La diseñamos, ¿no?

Y supongo

que los cereales eran básicos en esa dieta.

Esa dieta...

Nosotros estipulamos unas 2000 calorías

para personas que viven en zonas urbanas

y unas 2500 para zonas rurales no industrializadas.

Luego hay que ajustarlo por sexo y edad y actividad física,

pero más o menos en ese rango tiene que ir.

Y, luego, hacemos una matriz vegetal.

Tienen primero que ir los cereales como tú bien dices.

Primero se eligen los cereales que estén en tu región y sean tuyos.

Trigo, avena, cebada, arroz...

Lo que sea.

En el mundo, aunque sea la dieta del planeta,

no hay que comer todos igual, ¿no?

Se puede comer según se produzca en ese lugar, ¿no?

Y, luego, después de los cereales, tenemos que poner las grasas,

las grasas saludables, las grasas que uno tenga a mano.

Por ejemplo, nosotros, el aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen. Y, si es virgen extra, mejor.

Es de prensado en frío.

No hay ningún refinado.

No ha pasado por ningún proceso químico.

Pero también otro tipo de aceites.

El aceite de girasol,

el aceite de maíz, y el aceite de soja

también se pueden utilizar.

Y, si no hay grasa saludable, ¿qué se puede echar?

Los japoneses no tienen una grasa de su cocina,

pero sus grasas son saludables a través del pescado y la soja.

La obtienen.

Y no pasa nada.

Pero no recurrir al aceite de coco

ni al aceite de palma ni nada de esto.

Es decir,

no pasa nada porque no haya una grasa saludable.

Pero no recurrir a eso

porque el pescado y la soja aportan esas grasas saludables.

Aquí tenemos un montón de alimentos,

pero yo diría que son muy diferentes.

¿Qué tienen que ver...?

Las nueces con el bacalao.

Con la bollería industrial.

Pues, mirad, os lo voy a explicar.

En el planeta

de lo que tenemos que prescindir totalmente

son los azúcares añadidos.

No los azúcares naturales que llevan las frutas,

los azúcares añadidos.

Esto es totalmente prescindible.

Los científicos dicen que lo podemos eliminar totalmente.

Por lo menos, reducirlo muy a la mitad o menos.

Luego, tenemos las patatas.

¿Hay que comer patatas o no hay que comer patatas?

Bueno, pues mirad. Depende de cuáles, ¿no?

Depende de cuáles.

Dice:

"Yo hago la dieta del planeta, pero no me quites las patatas".

Es sería un poco...

Las patatas son el cuarto cultivo en el mundo,

pero es muy contaminante.

Hacen falta muchos nitratos, hace falta mucha agua...

Necesita...

Es decir, contamina mucho.

Las patatas contaminan mucho.

De esto de las patatas fritas podemos prescindir.

La patata es buena tomarla en pequeñas cantidades.

Tortilla de patata, Nicolás. Hombre.

No nos la quites.

No vamos a quitar la tortilla de patatas,

pero sí las "chips".

Podemos prescindir totalmente.

Y así tiramos menos de ese cultivo que es tan contaminante, ¿no?

Eso también es respetuoso con el planeta.

Y, luego, mirad, he traído dos hamburguesas.

Os he traído dos hamburguesas.

Una es vegetal, y otra es animal.

Vamos a probarla. ¿Sí?

Vamos a probarla a ver si sabéis cuál es.

Os cuento.

Esto es una cadena de restauración.

Tú llegas y pides un menú y te da, bien animal, o bien vegetal

para que tú puedas saber qué estás comiendo.

Lo adivines.

Lo adivines.

En nuestro caso,

vamos a ver si vosotros adivináis qué estáis comiendo.

Bueno.

No tengo ni idea. Tira tú primero.

Probad la otra. Probad la otra, venga.

Probad la otra a ver qué tal.

Salva, de esta no te libras.

Pero ¿tenéis alguna intuición o no?

Pues yo no lo sé. No lo sabes.

De verdad.

Yo diría que esta es la vegetal. Vale.

La vegetal es esta.

Esa es la vegetal, y la otra, la animal.

¿Sí? ¿Seguro?

Pues habéis acertado. ¡Bien!

Habéis acertado.

Pero es verdad que a veces puede llevarte a confusión

porque estamos hablando de una hamburguesa sin nada;

pero cuando le echas el kétchup, una lechuga y una cebolla,

pasa perfectamente.

No te creas que es tan fácil distinguirlas.

Se parecen. Se parecen.

Y, proteicamente, tienen las mismas proteínas.

Las vegetales son un poco de inferior calidad,

pero son proteínas muy válidas.

Están hechas normalmente

de guisantes, de lentejas, seitán o tofu.

El seitán es gluten. Derivado del trigo, ¿no?

De eso se hacen las hamburguesas vegetales.

Desde el punto de vista de la salud personal y del planeta,

¿es mucho mejor la vegetal que la animal?

Infinitamente. De lejos, ¿no?

No estamos matando animales, claro.

No estamos matando animales.

Y no hay metano que se elimine a la atmósfera.

Son gases de efecto invernadero.

Para la salud del planeta

es infinitamente mejor una hamburguesa vegetal

que una hamburguesa animal.

¿Se puede echar una gota de aceite para que mejor un poco?

Esa grasa de la hamburguesa animal...

Se puede y mejora mucho.

Pero vamos a terminar porque he traído el bacalao salado.

Diréis: "¿El bacalao no se puede comer?".

No.

La sal y los salazones

hay una gran cantidad de personas en el mundo

que los toman.

Incluso la salsa de soja.

En Asia es muy común.

Y esto es malísimo para la salud.

Todos los salazones y las salmueras son muy...

Suben la tensión arterial

y producen enfermedades cardiovasculares.

La peor dieta del mundo podría ser con mucha sal

y baja en frutas y frutos secos.

Con frutas y frutos secos bajos y muy alta en sal

será considerada la peor dieta del mundo.

Y, por último, he traído la leche y las nueces.

Las nueces habría que...

Tanto los azúcares como...

Habría que erradicarlos. Los azúcares, erradicarlos.

Bajar a la mitad el consumo de carne las nueces...

Multiplicar por 15 nuestro consumo en el mundo.

Pero ¿no engordaríamos mucho? Engordaríamos.

¿Tú sabes la cantidad de proteínas, de grasas saludables y de minerales?

Los omega 3 o los tenemos del pescado

o los tenemos de las nueces y otros frutos secos.

Es decir, no hay otra manera.

En una dieta saludable así... Pero...

Perdona.

Creo que íbamos a preguntar lo mismo.

¿Cuánto al día? ¿Un puñadito?

Yo...

Ese puñadito de tres, cuatro o cinco nueces

se puede tomar distribuido a lo largo del día.

A media mañana y a media tarde.

Se puede tomar perfectamente. ¿De cinco en cinco o en total?

Cinco en total.

Cinco o seis nueces.

Nos pasamos.

Tres a media mañana y tres por la tarde.

Alguna más en el desayuno.

Pero, las nueces, por 15.

Y la leche la he puesto ahí porque siempre se dice:

"Se puede vivir sin leche. La leche no es necesaria tomarla".

Hay muchas personas en el mundo, millones de personas,

que no pueden acceder a la leche todos los días.

Por lo tanto, no denostemos la leche.

La leche es uno de los alimentos básicos

que nos pueden venir muy bien para nuestra dieta.

Y de alguna manera no es tan dañino para el planeta

como otras proteínas de origen animal.

Otros productos.

No denostemos la leche

y, por supuesto,

comamos muchos más frutos secos y muchas más semillas.

De girasol, de calabaza, de sésamo...

Todas esas semillas son muy buenas.

Nos aportan proteínas y grasas saludables.

Este sería el resumen de la dieta del planeta, ¿no?

Bueno, vamos a ver, somos unos malqueda.

Hace ya varias semanas

que deberíamos haber mandado libros a nuestros amigos.

Porque les pedimos a nuestros amigos que nos hicieran unos vídeos

de cómo ellos reciclaban o eran respetuosos con el planeta.

Su conducta verde, vaya.

Entonces, nos han mandado muchos vídeos,

y es verdad que no los hemos difundido.

Pero vamos a poner tres,

y tres libros que se van para Castro-Urdiales, Cantabria,

para Zamora, para Toro, Zamora,

y para Huelva, para Zalamea la Real, Huelva.

Si queréis,

vamos a ver qué hacen nuestros amigos.

-Buenos días a los seguidores de "La aventura del saber".

Esta es mi conducta verde.

Mi caja de reciclado tiene una parte de plástico

y una parte de cartón y papel.

Por supuesto,

la he fabricado yo mismo con palés de madera reciclada.

El vidrio se recoge aquí.

Se recicla, por supuesto, también.

Aquí tengo agua de lluvia con la que puedo regar las plantas.

Mi propio huerto de especias.

Y un limonero.

El sabor que da esta fruta

no se puede encontrar en el supermercado.

Hasta aquí mi conducta verde.

Espero que sea inspiradora.

-Como veis,

tengo un invernaderito y nos bancales.

Por la época que es hay poca cosa plantada.

Pero bueno.

En primavera empezará la cosa a mejorar.

Abrimos y echamos.

Luego habría que removerlo.

Eso es todo.

Bueno. Bueno.

Yo estaba comiendo nueces

porque lo de multiplicar por 15 me lo he quedado.

Qué buenas ideas, ¿eh? Lo de las seis piezas no.

Así es, sí, sí, es verdad.

Haciendo tu parte.

Pues mirad.

Habéis visto cómo hacen compost con todo lo que les sobra,

recogen agua de lluvia para poder reciclar,

con sus propios palés reciclan para poder...

Dividen muy bien todo.

Es decir, nuestros espectadores son...

Fijaos cómo todos esos desperdicios

luego van a su pila de compost.

Ahí lo van...

Esto se va haciendo poco a poco.

Le van dando la vuelta

y tienen un abono fantástico para sus huertos.

Devuelven un poco...

Todo lo que les da la tierra lo devuelven a la tierra.

Hacen una huella de carbono neutra o cero, ¿no?

Esto es lo que debería hacer todo el mundo, ¿no?

En las ciudades es más difícil. Sí.

Sí, sí.

En un piso. Es más difícil.

En el campo puedes hacerlo así.

Siempre hay algún huertecito que puedes hacer

o hacer un reciclado mucho más selectivo.

Eso también lo puedes hacer en la ciudad, ¿no?

Este último no nos hablaba, no nos decía nada,

pero lo dejaba todo muy clarito con las imágenes.

Por supuesto.

Hacía todo el reciclado.

Hacía esa pila de compost que hemos visto

para meter ahí todo los sobrante,

todas las sobras, las mondas, las cáscaras de huevo, etcétera,

y luego darle vueltas.

En un tiempo tiene compost para abonar su huerto

y devolver a la tierra lo que la tierra nos ha dado.

Yo recuerdo

que cuando era pequeño en los pueblos se veía mucho

los restos de la comida mezclados con moyuelo.

Se le daban a los animales. Claro.

¿Eso es conducta verde o no? Eso es conducta verdísima.

Eso es verde tirando a...

¿Por qué?

Porque les estás proporcionando a todos los animales...

Ojalá todos comieran así.

Ojalá todos comieran así.

Una cantidad de proteínas

que pueden venir de los desperdicios de cualquier...

Del huevo, de las cáscaras...

Les das el calcio a través de las cáscaras.

Es decir, estamos...

Esos animales estaban muy bien alimentados.

Y, por eso,

nos transmitían también su buena alimentación, ¿no?

Eso...

En las ciudades yo sé que hay personas que se unen

y que forman como jardines que son verdaderamente huertos,

huertos comunitarios donde hacen esto

que hacía esta persona en su casa.

Lo hacen...

En las ciudades es muy complicado tener una casa con bancales,

pero sí jardines que están compartidos.

Claro.

Todo el mundo intenta hacer su propio jardín,

intenta ser coherente con el planeta

y buscar su propio huerto, sus propios tomates...

Eso es importante también porque...

Veréis.

Estamos celebrando también el Día de la Naturaleza.

Ayer fue el Día de la Naturaleza.

Hay mucho denunciable

en cuanto a los delitos contra la naturaleza.

Tráfico de mascotas y de animales que están en peligro de extinción,

los incendios forestales,

las contaminaciones de los ríos, de los márgenes de los ríos,

con todo tipo de desperdicios, con electrodomésticos, etcétera.

Y todo el mundo quiere

tener esa sensibilidad hacia el planeta.

Mucha gente busca en la agricultura, en su propio huerto,

algo que les reconcilie con el planeta

con su idea de comer según tu conciencia

o hacer las cosas según tu conciencia.

Tener esa conciencia, de alguna manera,

de respeto hacia nuestro hogar.

Es el único que tenemos. Es este planeta. No hay planeta B.

Es verdad.

No hay planeta B.

El que hay está muy lejos.

Si está en Alfa Centauri, está a cuatro...

¿Cuánto era? Cuatro años luz de la Tierra.

O sea que...

Y no sabemos cómo será.

Y si alguna vez podremos salir de aquí.

Hay que respetar lo único que tenemos.

Todos tenemos que poner de nuestra parte.

Gracias, Nicolás. A vosotros.

Espero que os haya sentado bien y os haya gustado la hamburguesa.

Y nosotros seguimos.

La Universidad de La Laguna nos propone la siguiente cuestión.

¿Por qué no se hunden los barcos?

La universidad responde.

Aunque esté construido en acero y desplace miles de toneladas,

un boque se mantiene a flote gracias al principio de Arquímedes.

Este implica

que cualquier cuerpo sumergido en un fluido

experimenta una fuerza vertical y ascendente

conocida como empuje.

Este depende, en definitiva,

de la forma del casco y de su calado.

Esto es, de la profundidad a la que el buque se haya sumergido.

Cuando se efectúa una descarga,

el empuje inicial hace que el calado del buque disminuya.

El volumen de agua desplazada disminuye

hasta que se alcanza el equilibrio.

De esta forma el buque podrá flotar

siempre que sea capaz de desplazar un volumen de agua suficiente

como para contrarrestar el efecto del peso.

En el momento en que supere esta condición,

bien por una sobrecarga, o por una vía de agua,

el empuje no podrá sostener al buque,

hundiéndose irremediablemente.

Precisamente con el objeto de evitar sobrecargas

que puedan poner en peligro la seguridad del buque,

en 1875 se estableció la obligatoriedad

de llevas la marca de francobordo en el casco,

conocida también como disco Plimsoll,

que establece el calado máximo permitido

en función de las aguas por las que este navega.

La editorial Ariel acaba de publicar este ensayo,

"Cosas que pasan cuando conversamos",

escrito por la catedrática de Lengua Española

de la Universidad de Barcelona,

Estrella Montolío,

a quien hemos invitado para hablar de él.

Bienvenida. Hola.

Muchas gracias por invitarme.

Vamos a ver, Estrella.

¿Esto de pensar tiene que ver con dialogar?

¿Siempre? ¿Necesariamente?

¿No podemos pensar si no dialogamos aunque sea con nosotros mismos?

Bueno,

nuestra evolución como especie

está indisolublemente ligada al lenguaje.

Sin duda, el lenguaje verbal, articulado,

es el mejor dispositivo de pensamiento

del que disponemos los seres humanos.

Hay personas que son capaces de tener un pensamiento muy visual.

Por ejemplo,

los pintores o los especialistas en cine.

Hay personas

que tienen muy desarrollada la inteligencia musical

y pueden pensar en sonidos.

Por ejemplo, los músicos.

Hay personas

que tienen muy desarrollada la inteligencia sensorial

y pueden pensar en sabores.

Véase los cocineros.

Sin embargo, incluso todos ellos,

si quieren compartir sus saberes, sus sensaciones y sus experiencias

con los demás,

necesitan el lenguaje.

Necesitan la conversación.

Es la herramienta más importante. La herramienta fundamental.

No solo para comunicarse, sino para sobrevivir, ¿no?

Sin duda, sin duda.

Es la principal herramienta de cooperación

que tenemos los seres humanos, ¿no?

Desde cómo podemos educar a nuestro hijos,

cómo podemos construir un proyecto, hacer un programa de televisión

u organizar una familia

si no es mediante el lenguaje y mediante la conversación.

Es una herramienta de cooperación fundamental.

¿Y el lenguaje condiciona lo que se piensa?

Por ejemplo,

¿el hecho de que estemos hablando en español

está condicionando lo que estoy pensando?

No.

De hecho,

los estudios empíricos demuestran

que la estructura cerebral de los seres humanos

es idéntica.

Es igual

que estemos hablando en español, en alemán o en hindi.

Lo que sí es cierto es que hay algunas maneras

de hablarnos a nosotros mismos y a los demás

que pueden condicionar nuestros estados de ánimo

y los estados de ánimo de los demás.

La selección de las palabras que utilizamos

no es gratuita a efectos del resultado

y del resultado emocional que vamos a tener sobre los demás.

Todos hemos tenido la experiencia

de que alguien nos haya dirigido unas palabras

que hayan resultado sanadoras y tranquilizadoras.

Que el temple ha vuelto a nosotros.

Y, por contraste,

alguien nos ha podido dirigir unas palabras

que nos han puesto a 3000.

Y da igual que nos lo hayan dicho en castellano, en catalán

o que nos lo hayan dicho en italiano, ¿no?

Aquí es también cómo vamos seleccionando palabras.

Por ejemplo,

antes de empezar esta conversación yo te he dicho:

"Prepárate

porque son unas preguntas hechas con muy mala uva".

Dificilísimas. Dificilísimas.

Qué cruel.

Vamos a ver.

¿Es imprescindible hablar con quien estimamos

para llegar a ser felices?

Sí.

La conversación nos construye ante los demás.

La imagen que los demás tienen de nosotros

son las palabras que les dirigimos.

Por lo tanto,

la conversación es nuestra carta de presentación

y cómo establecemos las relaciones con los demás.

Por lo tanto,

mantener conversaciones profundas y significativas

con las personas a las que amamos,

a las que queremos y a las que tenemos afecto

es un elemento esencial de nuestro bienestar psicológico.

¿Y el uso de tacos y eso condiciona mucho la conversación

y también la manera de sentirnos a nosotros mismos?

Eso depende, ¿no?

Todos sabemos que hay algunos usos de los tacos

que en realidad son creadores de complicidad.

Por ejemplo,

ahora las mujeres también utilizan este tipo de lenguaje grueso

para crear cooperación.

Mis estudiantes pueden decirse la una a la otra:

"Joder, tía, qué cabrona, cada día estás más delgada".

Por ejemplo, ¿no? Sí.

Y ahí no hay agresividad.

Hay una creación de grupo y una creación de complicidad.

No obstante,

esa mis palabra, en otro contexto, dirigida a otra persona,

puede ser muy violenta y muy hostil.

Depende mucho de los contextos.

¿Y qué pasa con las personas

que interrumpen a otras cuando hablan?

Ese es un fenómeno interesantísimo.

El de la interrupción, el del solapamiento,

el de cuando dos personas hablan al mismo tiempo.

Puede tener interpretaciones muy diferentes.

Yo creo que todos hemos experimentado,

especialmente en nuestra cultura mediterránea,

ese fenómeno.

Lo que decían mis estudiantes nórdicos

es que algo fascinante

era ser invitado a una cena de Navidad

en una familia española

porque todo el mundo habla a la vez y aparentemente se entienden, ¿no?

Ese tipo de solapamiento

lo llamamos en lingüística colaborativo.

Es decir,

no hay un objetivo

cuando nos solapamos encima de otros.

No hay un objetivo de quitarle la palabra al otro,

sino más bien de reforzar lo que está diciendo.

Si un amigo me está diciendo que hacer deporte es estupendo,

yo lo digo:

"Sí, sí, sí, es verdad. Ayer salí a correr y estoy nueva".

Fíjate que ahí

mi intento de acabarle la frase no quiere quitarle la palabra.

Quiere, por el contrario, reafirmar

que estoy de acuerdo con lo que digo.

Sin embargo, hay otro tipo de interrupción.

Es cuando una persona interrumpe a otra,

pero para indicarle claramente "tú calla que ahora hablo yo".

Y esto lo vemos muchas veces en las tertulias televisivas,

en un ejercicio mal entendido de agilidad televisiva

que es una violencia verbal muy importante, ¿no?

Eso lo vemos también todos nosotros a diario

en los contextos personales por supuesto,

pero profesionales

cuando, en una reunión, a alguien,

antes de que haya acabado lo que tenía que decir,

se le quita la palabra

o alguien interrumpe para decir otra cosa.

Me gustaría añadir

que aquí hay claramente también un fenómeno de género,

porque tenemos ya multitud de estudios internacionales

que nos demuestran que en estos espacios públicos

como pueden ser los lugares de trabajo

las mujeres somos interrumpidas con muchísima mayor frecuencia

que los varones.

Eso tiene que cambiar, ¿no? ¿Qué hacemos para cambiar eso?

Lo primero es ser conscientes. Claro.

Lo primero es tomar conciencia.

Ahora estamos formando

a los cuadros altos de grandes empresas,

a las personas que gestionan reuniones,

para que no perciban como algo normal.

Lo que se percibe como normal no se repara, ¿no?

Para que no perciban como normal

que una mujer profesional no pueda acabar su intervención.

Eso genera, por ejemplo, que las mujeres hablen muy rápido.

Cuando les preguntas

que por qué intervienen con esa rapidez,

me dicen:

"Temo que antes de que yo acabe alguien ya quiera hablar".

Lo primero es tomar conciencia.

Y en el momento

en que un alto directivo o alta directiva

señala en público

a un interrumpidor o una interrumpidora,

"disculpa, Eva no había acabado de hablar",

no se va a volver a repetir con tanta frecuencia

porque la gente, consciente o inconscientemente,

toma nota

de que la dirección no premia esas acciones de interrupción.

¿Qué otro tipo hay de delincuencia verbal?

Lo interesante es que aunque no seamos conscientes,

nuestras conversaciones cotidianas se rigen

por unas normas implícitas.

Y descubrimos que hay formas implícitas

en el momento en que alguien las viola.

Alguien se convierte en un delincuente conversacional.

Por ejemplo, nosotros tenemos unos estándares.

Todos nosotros tenemos estándares que varían según las culturas.

Pero estándares

de qué es lo que nos parece un grado de información adecuado.

Ni más ni menos.

Si yo te pregunto como colega y amigo

algo como "cómo fue anoche con tu nueva amiga"

y tú me dices "bien" y acabas,

yo pensaré que no quieres decir más y que esto es poco.

Si te digo "hola, buenos días, ¿qué tal?"

y tú me empiezas a contar un rollo que dura 14 minutos

cuando tampoco somos amigos íntimos,

aquí alguien está dando más o menos información

de la esperable.

Quiere decir que hay una norma implícita, ¿no?

Por ejemplo, como decíamos, para la cantidad de información,

pero también para otras cosas.

Por ejemplo,

para el tema del que estábamos hablando.

Si estamos hablando de libros,

ahora nos sorprendería que alguien entrara y dijera:

"El último vino Rioja que probé era buenísimo",

nos quedaríamos como "esto a qué viene".

El "esto a qué viene" es porque partimos de una norma.

La norma es que las personas que intervienen en una conversación

más o menos siguen el tema que estábamos negociando, ¿no?

Claro.

Y me deja bastante pensativo.

Todo está estudiado y está estudiado científicamente.

Sí, sí.

¿Qué es lo que te sorprende?

Me sorprende que no seamos capaces

de ser conscientes de lo que hacemos cuando hablamos.

Que hablemos

como pasaba con el personaje de Molière.

Que hablaba en prosa sin saber que estaba...

Eso es lo que me sorprende.

Que no seamos capaces de pensar más en lo que decimos.

Pues agradezco infinitamente esta intervención

porque yo creo que es la idea central del libro.

A mí me sorprende que muchos procesos humanos,

específicamente humanos,

como la respiración pulmonar,

ya sé que compartimos con otras especies animales,

algo que parecía automático hace unas décadas,

ahora es fruto de una reflexión.

Por ejemplo,

si uno es locutor o si canta en un coro,

si tiene que dar a luz, si hace pilates o si hace yoga,

aprende tipos de respiración adecuados a cada momento.

Qué decir de la nutrición.

Hace unos años uno comía lo primero que pillaba,

pero ahora todos sabemos

que desayunar dos hamburguesas llenas de kétchup

no es la mejor manera de desayunar.

Ya tenemos una cierta conciencia

de qué tipo de alimentos son nutritivos

y qué tipo de alimentos, por el contrario,

son esencialmente tóxicos.

En cambio,

no sabemos nada de ese fenómeno totalmente humano

que es la conversación.

Todos conversamos en tanto que somos seres humanos,

pero tenemos muy poca reflexividad

sobre cuál es la mejor manera de conversar.

Y, como tú dices, gracias por la intervención,

si tuviéramos mayor reflexividad

sobre cómo funcionan nuestras conversaciones cotidianas,

podríamos manejarlas

de manera que fueran más saludables para todos nosotros, ¿no?

Porque incluso la charla sobre cualquier cosa,

la charla intrascendente,

tiene sentido, ¿no?

Tiene efectos sobre las personas.

Pues sí, lo tiene.

Está la "small talk",

lo que en la biografía se llama la charla pequeña.

Aparentemente intranscendente, tiene muchos efectos sociales.

A veces les digo a mis estudiantes: "Charla intranscendente".

Todos: "Buah, qué rollazo".

Sí.

Vamos a probar a no utilizar charlas intranscendentes.

Vamos a entrar en el ascensor

y cuando alguien nos diga "¿qué tal?",

nosotros...

Para hablar del tiempo, no hablo.

Total, qué tontería, ¿no?

Y no respondo.

O, cuando llegamos al trabajo, "¿qué tal?".

Oye, para decir "todo bien", no digo nada.

La charla intranscendente es fundamental

para ir manteniendo engrasadas nuestras relaciones.

Y, además, muchas veces,

nos permite saber bastantes cosas sobre el otro.

O, cuando nos presentan a alguien,

tenemos la opción

de de algún modo ir marcando cómo nos gustaría esa relación.

Si le tratamos de tú,

si sonreímos

y adoptamos una postura más o menos afable

de decir "voy de buen rollo o no".

Si marcamos una distancia.

Tiene muchas funciones interpersonales.

Muchas.

Incluso podemos adivinar si la persona es favorable

o quiere mentirnos sobre algo incluso.

A veces, la charla intrascendente

te permite, primero, pulsar el estado de ánimo

de la otra persona y luego quizá las intenciones, ¿no?

No sé.

Sí, bueno, nos permite ir acercándonos

a la otra persona y aquí muchas veces también

tiene le cuerpo mucho que decirnos que nos permite intuir,

nunca estar seguros, pero intuir si se trata

de una persona tímida, por ejemplo, o de una persona muy extrovertida

o de una persona que quizá no está muy tranquila

con aquello que está diciendo

y, por lo tanto, lo que está diciendo

a lo mejor no es una mentira, pero por alguna razón esa persona

no está muy cómoda diciendo eso, así que también lo podemos ver, sí.

Ha sido un verdadero placer hablar sobre este libro que recomendamos,

de verdad, porque es una lectura que creo que nos hace conscientes

de lo que hacemos cuando hablamos

y es bastante necesario. Muchísimas gracias por haberme dado

esta oportunidad. Muchas gracias.

Hasta siempre. Hasta siempre.

Seguimos. Segundo capítulo sobre Galdós

desde el Centro Territorial

de Producción de Radiotelevisión Española

en Canarias.

Los actos conmemorativos del primer centenario de la muerte

de don Benito Pérez Galdós han tenido como punto de inicio

una plaza frente al teatro homónimo,

un teatro que en su día fuera criticado por el propio Galdós

como el Gran Teatro

de la Pescadería, ya que se construyó

a orillas del mar. También en esta plaza,

la escultura del palentino Victorio Macho,

quien fuera gran amigo de Galdós.

"La casa donde nació don Benito Pérez Galdós,

en la calle Cano, número 4, de Las Palmas de Gran Canaria,

abrió sus puertas para acoger una jornada distinta

el mismo día de la efeméride de su fallecimiento,

el 4 de enero de 1920 en Madrid.

La Casa Museo Pérez Galdós congregó

a muchos paisanos de don Benito,

que, un siglo después del prolífico literario canario,

le rindió su particular tributo.

Por eso la comisión del primer centenario

de la muerte de Galdós obsequió con una obra de don Benito

a todos aquellos visitantes en tan memorable fecha.

(Música)

Y en la calle Mayor de Triana, por la que tanto transitara

de niño y de joven Benito Pérez Galdós,

delante del monumento a otro grancanario ilustre universal

como fue el científico y político doctor Juan Negrín,

un escenario acogía dos de los 'leitmotiv'

de don Benito: la música y la literatura."

"Episodios nacionales", Zaragoza, publicado en 1874.

"Los actos conmemorativos de la efeméride del primer siglo

del óbito de Galdós culminaron en su ciudad natal

con la ofrenda floral que las autoridades locales

insulares y autonómicas realizaron en la réplica

de la escultura de Victorio Macho.

De nuevo, la música y las letras evocaron

la figura del erudito canario

a la orilla del mar y delante del teatro

con el que se le honra con sus apellidos: Pérez Galdós."

"Fortunata y Jacinta",

publicada en 1887.

"Allí las autoridades rindieron homenajes a don Benito

de la mejor manera posible: haciendo pública la lectura

de sus obras".

"Juanito reconoció el número 11

en la puerta de una tienda de aves y huevos.

Por allí se había de entrar pisando

plumas y aplastando cascarones".

"Comenzó a andar la Nela,

cuidando de ir siempre al lado del viajero,

como si apreciara en todo su valor la honra

de tan noble compañía. Iba descalza. Sus pies ágiles

y pequeños denotaban familiaridad con el suelo,

con las piedras, con los charcos, con los abrojos".

"En aquel instante, nos consideramos perdidos.

De repente, vimos que avanzaba una figura impávida,

pálida, grandiosa, imagen de la serenidad trágica".

Es una fecha muy importante

para la historia de las letras universales

porque se cumple el centenario

de Benito Pérez Galdós, que no es un canario ilustre,

que lo es, es un autor universal de las letras.

Creo que con el paso de los años,

de las décadas, estamos hablando de uno de los dos

o tres mejores escritores en lengua castellana de la historia

y seguramente el que mejor retrató a la mujer

de todos los escritores que hemos tenido en lengua española.

Ahí están Tormento, Tristana, Fortunata, Jacinta,

grandes personajes que simbolizaban una sociedad,

la sociedad española del siglo XIX,

que nadie mejor que Benito Pérez Galdós retrató,

un hombre de nuestra tierra,

un grancanario y un canario universal

al que hoy le hacemos un digno y merecido homenaje.

"Pero a Galdós, de quien decía Pío Baroja

que sabía hacer hablar al pueblo,

también le quiere rendir tributo

su pueble en este, su primer centenario de su muerte.

Por eso, hasta el equipo de fútbol representativo

de su tierra, la Unión Deportiva Las Palmas,

se sumó al homenaje galdosiano

de una forma singular.

En el partido de liga que jugó en Fuenlabrada

el mismo sábado 4 de enero del 2020,

el día del centenario de la muerte de Galdós,

vistieron los jugadores amarillos una camiseta conmemorativa

de la efemérides."

Somos un equipo importante

de nuestra ciudad. La Unión Deportiva Las Palmas

no podía estar ausente en la celebración de una efeméride

de esta importancia y es el equipo de la ciudad

que vio nacer a este escritor en 1843,

por lo tanto, era lógico que la Unión Deportiva Las Palmas

diese un paso al frente

y estuviese al lado de la cultura en este aspecto.

"Para los integrantes de la comisión del centenario

de la muerte de Galdós,

adhesiones como esta de la Unión Deportiva Las Palmas

cumplen con uno de sus fines:

exaltar la figura y la obra del genuino novelista a su gente."

Es necesaria la implicación

del conjunto de la sociedad civil.

Es nuestro escritor. Por lo tanto, difundir su obra,

su legado, que llegue al conjunto de la población

es muy importante.

Y no deben ser solo las instituciones públicas

las que trabajemos en este sentido.

Por lo tanto, es muy importante la iniciativa

de la Unión Deportiva Las Palmas.

Muy importante porque este partido lo pueden ver millones de personas

a través de distintos medios de comunicación.

Por lo tanto, va a trascender el nombre de Galdós

y el inicio, además, de la celebración

de la conmemoración del centenario de su fallecimiento.

"Y también como iniciativa de la Unión Deportiva Las Palmas,

el entrenador del equipo amarillo, Pepe Mel,

realizó una visita a la Casa Museo de Pérez Galdós

acompañado por los jóvenes futbolistas canteranos

el tinerfeño Kirian Rodríguez y el grancanario Eric Curbelo.

Junto a ellos, el vicepresidente de la fundación del club canario,

Rafa Méndez, y el director de comunicación

Larry Álvarez, promotor de esta iniciativa.

Una instructiva visita a la Casa Museo de Pérez Galdós

que mereció todos los elogios

del entrenador de la Unión Deportiva Las Palmas."

Creo que bastante recomendable.

Estamos hablando de un español ilustre,

un canario ilustre y que tenemos la suerte

de tenerlo aquí, en la ciudad de Las Palmas.

Y es una visita recomendable, sobre todo, a toda aquella gente

que estudie y que se esté formando.

Y para nosotros, un honor estar aquí,

el poder levar dentro de poco en la camiseta

el centenario de su fallecimiento.

"Pepe Mel, madrileño de nacimiento

que ha escrito cinco novelas históricas,

que también exaltó el valor de haber leído a Galdós

y la aportación cultural del mismo

a su formación intelectual

desde temprana edad."

Yo de joven leí "Trafalgar", "Cádiz", "Zaragoza",

pero también me impresionó mucho

"Fortunata y Jacinta", el personaje de Juanito Santa Cruz

y, como soy madrileño, cómo reflejó la sociedad

del siglo XIX de Madrid y todos los problemas que había

en aquellas épocas. Alguien que sabía con la pluma

ponerte en situaciones que uno desde su casa cuando lee

un libro espera que le atraigan.

"Un acto especial dentro de los innumerables

que acogerán durante todo este año

el centenario de la muerte de don Benito,

que también pretende inculcar

el hábito de la lectura a través de Galdós."

Creo que es una oportunidad magnífica

para aprovechar y poner en valor de nuevo

la figura y la obra, por supuesto,

de Benito Pérez Galdós.

Creo que es un momento importante destacado,

que estamos todos de enhorabuena

y que la sociedad canaria

tiene que sacar pecho,

nunca mejor dicho, para defender la obra de Galdós

y la vida de Galdós y quién mejor que también

la Unión Deportiva Las Palmas, que tiene una actividad frenética

y un "marketing" importante

y en esto el fomento de la lectura es fundamental.

"Y del programa de eventos de este centenario galdosiano,

la Biblioteca Nacional de España ha organizado

la exposición 'Benito Pérez Galdós.

La verdad humana'. Es uno de los principales referentes

de los altos del primer siglo del óbito del escritor grancanario,

una muestra que comenzó a exhibirse en Madrid

que tiene carácter itinerante

para dar a conocer por todas las tierras de España

el amplio abanico creativo

de don Benito."

Lo que pretende es mostrar todas las facetas

de Benito Pérez Galdós,

facetas que exceden su faceta literaria exclusivamente.

Entonces lo dice el propio título de la exposición:

"Benito Pérez Galdós.

La verdad humana", en ese sentido integral

de persona que, además de ser un gran creador literario,

tuvo responsabilidades políticas,

creó un estado de opinión y, sobre todo, fue capaz

de conectar con todo tipo de personas.

"Esta exposición ha sido promovida tanto por el Ministerio de Cultura

como por el Gobierno de Canarias."

Una oportunidad también de acercar

la figura de Galdós en todas sus vertientes,

en toda sus facetas, como literario,

como apasionado de la música, en su faceta también más humana,

para acercar también a esa figura

a la población más joven.

"Una exposición que a través de los retratos y cuadros también

nos desvelas los aspectos más íntimos

y personales de Galdós. Por ejemplo, de Lorenza Cobián,

la modelo asturiana con la que don Benito tuvo

a su hija María."

Muchos críticos y gente de la época decían

que era analfabeta. Sin embargo, vemos que había tenido,

como mucha gente en España,

la capacidad de aprender en una escuela nacional,

que era una gran novedad. Tenemos aquí un cuadro precioso

de Fenollera, uno de los grandes pintores

del siglo XIX

del que Galdós tiene varias muestras de ella,

y en él está

Lorenza Cobián, que una de las cosas que sabemos

es que había sido modelo de varios pintores.

"Una muestra que ahonda en las aventuras

y desventuras amorosas

de Pérez Galdós con su homóloga gallega

Emilia Pardo Bazán, la pareja más popularmente conocida

del escritor canario."

Después de un amor

que se llamó Sisita, Galdós tuvo una relación pasional

con Emilia Pardo Bazán. No es una relación corriente,

es una relación

en que por primera vez el autor tuvo un verdadero amor.

¿Qué es eso de un verdadero amor? Un verdadero amor es cuando Galdós,

que era un hombre muy reservado,

extremadamente reservado, decide abrirse a otra persona

y entrega su yo a la Pardo Bazán y ella a él.

Tenemos un epistolario maravilloso,

uno de los epistolarios más bonitos

y más impresionantes de la literatura española,

donde vemos a ambos intercambiar y abriéndose al otro.

"Una relación amorosa entre don Benito y doña Emilia

que no llegaría a buen puerto,

como nos sigue desvelando

Germán Gullón, santanderino catedrático emérito

de Literatura Española

y comisario de esta muestra galdosiana.

Ella le fue infiel con Lázaro Galdiano,

que hoy tiene ese maravilloso museo en Madrid.

Fue una circunstancia desafortunada

que ella contó en una novela, "Insolación",

y Galdós en dos de las suyas, "Incógnita" y "Realidad". Cuenta

que a veces pasan esas cosas en la vida.

Sin embargo, enseguida le escribe,

le dice: "Pero tú eres mi verdadero amor".

Es decir, esa turbulencia de las relaciones.

También hay que tener en cuenta

que Emilia, ella misma, va a ser condesa,

viene de una familia de muy alto copete y tenía

unas relaciones. Pero hicieron viajes juntos

al extranjero y ahí la famosa...

En una carta donde le dice: "Recordarás esa famosa noche

que pasamos en Frankfurt".

Y ahí la famosa...

En una carta donde le dice: "Recordarás esa famosa noche

que pasamos en Frankfurt".

Es decir, tuvieron una relación extraordinaria

y, además, he de decir otra cosa.

Emilia Pardo Bazán

fue la que le metió en el asunto del teatro.

Galdós, además de ser un gran novelista, va a ser

un gran autor de teatro, dramaturgo.

¿Quién le mete en todo eso? ¿Quién le prepara el camino?

¿Quién habla con los directores?

Doña Emilia. O sea, que era una mujer amante,

práctica y, encima, una señora que le dio una vida

que él no había conocido antes.

Desafortunadamente, después de ese triste...

Tuvo ella ese "affaire" con Galiano,

ya las cosas no volvieron a ser nunca igual.

"No fueron igual, por lo menos, para don Benito,

ni siquiera en su estilo literario.

El realismo fue cruda evidencia de sus desvelos,

sufrimientos y desventuras amorosas.

Tal vez el dicho de hacer fortaleza de la desgracia

tomó vigencia en la infidelidad

que don Benito sufrió de doña Emilia;

por lo menos, en la forma de expresarlo con la pluma."

Ya se acaba el Madrid en el trasfondo

y empieza a ser una novela de acción interior.

Una se llama "La incógnita",

que es sobre un adulterio.

Es decir, Galdós se empieza a reflexionar

en la novela sobre lo que le está pasando

en la vida, el adulterio de doña Emilia,

y empieza a escribir una cosa que se llama "La realidad",

es decir, la realidad del yo,

no la realidad social,

que es la realidad que había novelado hasta entonces,

sino lo que el hombre

siente por dentro.

"Esta exposición recorrerá buena parte de la geografía española

para dar a conocer aún más

a uno de sus hijos más ilustres que ha dado la literatura hispana

y al que el Premio Nobel

le fue esquivo en 1912 por una campaña caidista política

desde España. No así la valoración

que su obra han tenido insignes homólogos autores

en la misma lengua de Cervantes,

como Mario Vargas Llosa. El nobel peruano de Literatura

visitó por tercera vez la Casa Museo de Pérez Galdós

en mayo del 2012."

La verdad es que esta casa está viva,

es una casa que recrea con mucho gusto,

con mucha devoción y con mucha admiración la vida

y la obra del gran escritor canario

y es, al mismo tiempo,

una casa que muestra

el espíritu más bien austero del personaje,

el hombre de familia, de amigos

que en su intimidad dedicada

fundamentalmente a un trabajo intelectual,

dio, sin embargo,

acceso a otro tipo de actividades,

el compromiso político,

que me alegro de que usted lo haya subrayado,

y también al entorno en el que él trabajaba,

sus amigos, su familia, su perro,

sus lecturas. Es interesante ver cómo un escritor

tan profundamente español y tan profundamente identificado

con la historia y la problemática de España,

al mismo tiempo, era un espíritu abierto

a la literatura de su tiempo.

Aquí está Balzac, aquí está Dickens.

Era un pintor aficionado

y talentoso.

y, además, le gustaba la música. He visto partituras de Beethoven

y hasta un retrato de Beethoven pintado por él mismo.

Creo que es una visita muy estimulante

a la casa de un personaje que era admirable,

no solo desde el punto de vista intelectual y literario,

sino desde el punto

de vista personal, un tipo de persona entrañable

a la que a uno le hubiera gustado no solo leer,

sino también conocer y tratar.

"Un personaje cuya polifacética dimensión

sigue siendo objeto de estudio

en el Congreso Internacional Galdosiano,

que desde 1973 se celebra en su casa museo

de las Palmas de Gran Canaria y que en su edición del 2017,

por ejemplo, nos adentró en las obras de don Benito

que han sido llevadas al cine,

como 'Tormento' y 'Fortunata y Jacinta'."

Tuve la suerte, una vez que interpreté a Tormento,

pocos años después, de interpretar a Fortunata.

"Obras de Galdós que han dado la vuelta al mundo

y cuyos devotos y estudiosos de don Benito

encontramos en los lugares más insospechados

del planeta. Y, como muestra de ello,

lo sucedido a nuestra compañera de Televisión Española en Canarias

Patricia Alvarado, que en el año 2016,

se encontró en la república

de Costa de Marfil con un profesor universitario

de Literatura. Dio con Luis Estefané,

hispanista del Área de Estudios Latinoamericanos

de la universidad de dicho país del golfo de Guinea.

Las letras de Galdós también tenían su eco en África occidental."

Benito Pérez Galdós es un autor...

Cómo yo puedo decir...

El mejor. A mi parecer, es el mejor,

un escritor con visión,

un escritor que supera su tiempo.

"Un docente universitario estudioso

de don Benito que destaca los valores ejemplarizantes

del pensamiento de Galdós y que difunde

entre sus alumnos en la Universidad

de Costa de Marfil." Yo digo a mis estudiantes

que tienen que pensar

en la obra de Benito Pérez Galdós

porque, a través de sus ideas,

vemos la noción de libertad,

la noción de libertad,

y el hecho de que tenemos que respetar a los demás.

"Dio con Luis Estefané, quien también ha participado

en el Congreso Internacional Galdosiano

en Las Palmas de Gran Canaria para aportar sus investigaciones."

La obra de mi corazón es "Misericordia";

sobre todo, con Benina, el personaje de Benina.

Vemos la importancia

de la caridad, el respeto a los demás,

el amor; sobre todo, el amor, razón por la cual me encanta esta novela.

"Y el incipiente cine de comienzos del siglo XX

nos dejó estas imágenes de don Benito Pérez Galdós

ya ciego, tras perder la vista después

de tres fracasadas operaciones

de cataratas en un tiempo donde la oftalmología

estaba aún experimentando este tipo de intervenciones.

Un Galdós anciano ya junto a su fiel perro

mostrándole el cariño

que desde chico

tuvo por los animales

y que le naciera desde sus largas estancias

en su casa del monte en la zona grancanaria de Tafira,

en medio de tierras de picón.

Tal vez la idílica naturaleza volcánica,

su condición de benjamín de la familia Pérez Galdós,

los mimos recibidos por su madre y el maternal cariño

hicieron de su carácter armónico, equilibrado

y sosegado en su senectud.

Nos lo apunta su hija María Pérez Galdós,

con dulces recuerdos para su padre,

al que perdió en 1920 cuando ella tenía 29 años de edad."

Jamás se enfadaba, ni alzaba la voz,

ni le gustaba que nadie hablara alto.

A él le gustaba que la gente hablara toda

muy suavemente.

Era muy alto, un poquito inclinado, pero muy alto.

Nosotros nos llevábamos siempre,

nos cambiábamos los nombres. A él le habíamos puesto Sisebuto.

A mi madre la llamaba Teodosia, doña Teodosia,

doña Teodosia. Y a mí Agripina. Así que, cuando llegaba a casa,

decía: "Hola, doña Teodosia, ¿qué tal?

Ya vengo. Vengo del teatro. Vengo" de donde viniera. Y a mí:

"Agripina, ¿qué hay?

¿Has estudiado mucho en la escuela?".

-¿A qué hora se levantaba su padre?

-Muy temprano, a las 5:00 o a las 6:00...

A las 6:00. Desayunaba

y después se ponía a escribir y estaba escribiendo toda la mañana.

La mayor parte de la sobras suyas las escribió

en San Quintín, en Santander.

Llevaba ya varios días que se encontraba agotado.

Pero yo le decía: "Ya verás como pasa,

si es que, claro, has hablado mucho

y te has movido mucho en la cama

y, claro, te agotas un poquito,

pero verás como ahora con...

Ahora te suben la cena, cenas y verás como te vuelves

y te pones a dormir.

Y ya verás qué bien. En cuanto recuperas,

mañana por la mañana

ya estás muy bien".

Y ya él llegó y dijo: "Mira, yo ya no te quiero más.

Hoy no me encuentro yo así, muy bien. No quiero tomar más.

Dormiré mejor si no tomo más".

Y entonces le recostamos en la cama otra vez

y la muchacha se llevó lo que había dejado.

Y él se puso así, quieto,

sin decir nada ni nada

y de pronto dio un grito y dijimos...

Se conoce que sintió él alguna cosa

y había muerto.

En ese momento, llegaba Fuentes, que venía del teatro, de la función,

y fue el primero que llegó. Luego empezó a llegar todo el mundo

y ya llamamos a la funeraria y nada más.

"Esta entrevista conseguida

por la hija de don Benito a Televisión Española fue en 1973,

cuando ella tenía 82 años de edad.

María Pérez Galdós Cobián

se casó con Juan Verde, con quien tuvo cuatro hijos,

de los cuales dos fallecieron en edad infantil,

por lo que don Benito

tuvo descendencia por sus otros dos nietos.

El sepelio y entierro de don Benito Pérez Galdós

fue todo un acontecimiento social y popular en Madrid en aquel enero

de 1920. A su óbito, llegaron gentes de todos los lugares

de España y, delante de su féretro,

se unieron al luto más de 30.000 personas.

Todos los periódicos de la época destacaron

en titulares de portada

la irreparable pérdida del magistral literato grancanario,

cuyos restos mortales reposan desde entonces

en el cementerio de la Almudena de Madrid.

Allí descansa en paz don Benito Pérez Galdós,

todo un canario universal."

Navona Editorial ha publicado

en su colección Ineludibles esta edición de "Misericordia",

una de las obras cumbre de Benito Pérez Galdós,

aprovechando que se cumple

este año el centenario de su muerte.

La edición viene presentada por breve iluminador prólogo

de Antonio Muñoz Molina y un prefacio del autor escrito

para la edición francesa de 1913.

No hay nada como ponerse a leer para poder juzgar,

valorar lo que se lee. Borges admitía su limitación

como lector ante determinados autores

y, aunque que su opinión no afectaría a la obra, por ejemplo,

de Shakespeare, se atrevió a señalar

que le parecía descuidado a veces.

No es obligatorio que a uno le guste Galdós

ni tampoco lo contrario, pero las tonterías que se digan

sobre la obra de Galdós desde el desconocimiento evidente

afectarán a quienes las expresan

más que a la obra misma,

que sigue estando ahí para quien quiera conocerla.

Ahora tenemos otra oportunidad para comprobarlo.

No se nieguen ese placer.

Recuperamos un fragmento

de nuestro trabajo sobre el Ateneo Popular

Nou Barris. El resto, en la red al acabar el programa.

(Música)

Ateneo es un centro cultural que surgió

realmente porque los vecinos lo pedimos.

Entonces esta es su razón de ser.

O sea, no es un equipamiento, un centro que hay, ha decidido

el Ayuntamiento hacer, no,

fueron los vecinos los que decidieron que querían aquí

este centro cultural.

(Música)

En España hay una red muy grande de circo social.

En Europa hay una red bastante importante

de circo social

y se le va dando como una importancia a este recurso

que es el circo, que es bastante integrador.

(Música)

Aquí mismo terminamos hoy. Volvemos mañana en compañía

de Reyes Mate para ofrecerles un nuevo taller de filosofía,

en esta ocasión, dedicado al antisemitismo,

sus causas, sus consecuencias

y sus nuevas formas en el mundo actual.

Iria Marañón nos va a invitar

mañana a ver con otros ojos

la manera de educar a nuestros hijos varones.

Nos presenta su último libro: "Educar a un niño en el feminismo".

Ha sido un placer, como siempre, compartir esta hora.

Ya sabe, les esperamos aquí a las 10:00 y en La 2.

Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 04/03/20 - Lengua de signos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 04/03/20 - Lengua de signos

04 mar 2020

Emitimos el reportaje "Galdós. Actividades conmemorativas en Canarias". Además, entrevistamos al médico y periodista Nicolás Romero y a Estrella Montolío, Catedrática de Lengua de la Universidad de Barcelona.

ver más sobre "La aventura del saber - 04/03/20 - Lengua de signos" ver menos sobre "La aventura del saber - 04/03/20 - Lengua de signos"
Clips

Los últimos 6.617 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios