Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18:00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5473857
Para todos los públicos Jara y sedal - El faraón mallorquín - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Hoy hemos decidido desplazarnos hasta la isla de Mallorca,

una de nuestras joyas y de todo el Mediterráneo.

Vamos en busca de nuestros amigos

de la Asociación de Cazadores con podencos ibicencos de Mallorca

y con ellos compartiremos una modalidad de caza muy peculiar.

Venga, que hacemos tarde.

Venga, chicas.

Estamos en el término municipal de Santanyi

en una finca de 1.800 hectáreas ideales para la caza del conejo

con podenco ibicenco.

La finca tiene dos zonas, una interior y otra de costa,

cazar aquí es un lujo para los sentidos

pero también tiene sus inconvenientes

y hoy nos hemos topado con un fuerte viento

que dificulta y mucho esta modalidad de caza

con podenco ibicenco.

La verdad es que con este viento no se escucha muy bien,

pero con este paisaje esto es estupendo,

cazar aquí es un privilegio.

Esto es un paraíso.

Ellos saben que es un terraplén, no se despeñan, no.

Ha encontrado uno.

Han parado en aquella mata grande, ahí.

¡Ahí, ahí!

Silbidos

Neus,

Neus.

¡Bien, bien!

Matías, ven para acá,

ahora iremos hacia el mar

y daremos media vuelta hacia la derecha,

bordearemos el mar y subiremos por aquella ladera para allá

y ahí encontraremos conejos, seguramente.

Vale.

Venga, vámonos para allá.

Aunque los perros han conseguido su primera captura,

-el entorno es un verdadero paraíso-

el grupo decide probar suerte en otra zona más alejada del mar

huyendo del molesto viento

que tanto dificulta el trabajo de perros y cazadores.

Viene para acá.

El podenco ibicenco caza de oído, de olfato y de vista.

Una vez intuye o ve al conejo realiza una gran muestra

y una de sus grandes cualidades

son los saltos que da durante los lances,

con el fin de localizar exactamente donde está la presa.

La modalidad de caza más extendida en la isla

es la que se conoce como aguarda,

es una caza a diente y en la que no se utiliza ningún arma de fuego

y donde le grupo de podencos son los verdaderos protagonistas.

Los antepasados del podenco ibicenco proceden del antiguo Egipto.

Hay pruebas que confirman que estos perros se usaban para cazar liebres,

gacelas, antílopes e íbices en las tierras de los faraones,

incluso Anubis, uno de los más antiguos dioses

se representaba como un hombre con cabeza de perro,

muy similar a la de los podencos.

Fueron los fenicios

durante los siglos XIII y XIV antes de Cristo

los que llevaron en barcos mercantes hasta las Islas Baleares

a sus perros y fue una de estas islas, la de Ibiza,

la que dio nombre a esta raza de perros, el podenco ibicenco.

Cuidado, aquí hay uno.

Ven, ven, ¡por aquí, por aquí, por aquí!

Aquí se esconden.

Silba

En Mallorca el cazador de "ca eivissenc"

entiende la caza como una cosa tranquila.

Es un espectador de los perros y se fía de ellos y de su trabajo,

en definitiva disfruta de la lucha entre el podenco y el conejo,

que no es poca cosa.

Los matorrales son la única defensa que tiene el conejo,

su manera de escapar es ir de mata en mata

para intentar engañar al grupo de perros.

Por su parte, la táctica del podenco ibicenco es clara,

una vez localizado el conejo, lo persigue, pero no lo coge,

lo cansa y espera su oportunidad,

corre tras él tantas veces sea necesario

hasta que ya no tenga escapatoria.

El trabajo en grupo es crucial para tener éxito.

¡Bien, bien!

¡Bien!

¡Bien!

¡Bien! ¡Bien!

¡Bien! ¡Bien!

A pesar de ser temprano

y de que aún no han subido en exceso las temperaturas

hidratar a los podencos es algo que se hace muy a menudo

a lo largo de la jornada.

Muy bien, venga, vamos.

En esta parte de la finca en Ses Rotes

nos encontramos con el típico paisaje de interior de la isla,

la garriga.

En este monte predominan los arbustos, acebuches,

la estepa blanca y la negra y el pino carrasco,

presente en las zonas más secas de toda Mallorca.

¡Aquí, aquí, aquí!

¡Aquí!

El podenco ibicenco es un perro muy potente, de mucha resistencia

con una excelente muestra y una portada muy natural.

Es un perro muy rápido y hábil

y con unas buenas condiciones de olfato y de oído.

Al conejo solo le queda saltar de matorral en matorral

de la manera más rápida posible

y así evitar la boca de los podencos.

Cuando los terrenos no ofrecen tanto refugio como en el que estamos,

el conejo echa mano de su habilidad para regatear,

cambiar de dirección y engañar a los perseguidores.

Aquí dentro hay piedras.

Seguramente se ha escondido.

Vamos para allá.

¡Vamos!

No siempre se puede ganar

y muchas veces los conejos consiguen huir.

Lo importante para los cazadores no es tanto la presa

como disfrutar el trabajo bien hecho de sus perros.

Cambiamos de zona y es Toni el encargado de llevar la mano

bien organizada.

¡Por aquí!

Ahora haremos...

esta zona de aquí,

e iremos dando la vuelta para que los conejos vayan para arriba.

¡Vamos!

Desde el aire es fácil ver

la gran cantidad de matorral y vegetación

con la que cuentan los conejos en esta zona para esconderse.

Dependiendo de la zona en donde estemos,

los cazadores prefieren un tipo de podenco.

En los lugares más despejado donde el monte es más bajo,

se prefieren los podencos con el pelo liso y fino,

perros más grandes, más altos y que tienen mayor carrera.

Sin embargo en las zonas de interior se ven más los perros con pelo duro,

una buena defensa cuando hay que entrar en los lentiscos, zarzas

y vegetación espesa.

¡Por aquí, por aquí!

¡Aquí, aquí, aquí!

¡Aquí, aquí, aquí!

Como ya dijimos antes, la modalidad más extendida en la isla

es la caza aguarda,

en la que se pueden soltar un máximo de ocho perros,

independientemente del número de cazadores

que conformen la cuadrilla.

Ladran.

Míralos, míralos.

El 90% de las veces los podencos entregan las piezas vivas,

que se aprovechan para repoblar otros sitios.

Vaya lance bonito que hemos visto con este conejo.

Ha merecido la pena, este.

Muy bonito, muy bonito.

Un conejo bien vivo.

Vamos a mirar a ver si es macho o hembra para volver a soltarlo.

Una hembra.

Este lo guardamos para repoblar.

Muy bien.

Este nos lo llevaremos en el bolsito y lo soltamos.

Empecemos de nuevo.

¡Cuidado!

Ven aquí Toni.

Mira, allí hay uno de muestra.

Está cerca.

Mírala, mírala.

Cuando hablamos del podenco ibicenco

inmediatamente se nos viene a la cabeza

los grandes saltos que dan estos ágiles y esbeltos perros.

Su finalidad no es otra que saber en todo momento

donde está la presa.

Con sus saltos logran asustar al conejo

y que este se mueva,

el más leve ruido lo capta el oído del podenco,

que se pone en alerta para iniciar la persecución.

La cola, además de servirle como timón durante la carrera,

juega otro papel importante,

es con ella con la que logra la estabilidad necesaria

a la hora del salto.

¡Bien, bien!

¡Bien!

¡Bien, bien, bien!

¡Tina!

¡Tina!

Vamos a revisar cómo está este cercado hoy,

a ver si encontramos alguna baja.

Si te parece Johana,

vas mirando por favor cómo están los comederos y el bebedero

y nosotras miramos cómo está la población por este lado.

Este plan surge en el año 2015,

cuando me nombran director insular de Cooperación Local y Caza

y como cazador conocía perfectamente la situación del conejo.

Entonces en este momento decidimos hacer un balance todo lo posible

para montar un plan de recuperación.

La recuperación del conejo en Mallorca,

pasa por repoblar las zonas donde las poblaciones o no existen

o son mínimas.

El departamento de caza del Consejo de Mallorca

tiene en la isla una serie de cercados

donde se crían los conejos

y donde además se curan a aquellos que están afectados

por las enfermedades típicas de esta especie.

El plan de recuperación del conejo es importante para la isla

por dos aspectos,

el primero es que hay que tener muy en cuenta

que el conejo es el mamífero que está en la primera escala

de la pirámide trófica

y de él dependen carnívoros como la marta, la gineta o la comadreja

y rapaces como el águila perdicera.

La segunda es que el conejo es la pieza clave de la caza en Mallorca

y a esto hay que añadir que el podenco ibicenco

es un perro que no sirve para otro tipo de caza

más que para la del conejo.

El objetivo es repoblar aquellas zonas que ya tenían conejo

y que por la incidencia de varias enfermedades

ha ido disminuyendo su densidad de conejo

hasta desaparecer prácticamente la mayoría de ellas.

Entonces nosotros no trabajamos vacunando

sino que criamos los conejos en estas instalaciones

de manera que haciendo generaciones sucesivas

sean resistentes a las enfermedades

y así vamos obteniendo conejos que son muy adecuados para repoblar

porque ante el ataque de las enfermedades

son capaces de resistir y seguir reproduciéndose.

Mira, aquí ha caído un conejo en esta jaula.

Vamos a mirarlo.

Mira, tiene mixomatosis, tiene los ojos muy cerrados,

tiene una mixomatosis grave y las orejas también están afectadas.

Lo vamos a sacar de la jaula.

Tiene una mixomatosis muy grave.

Lo que vamos a hacer es limpiarle los ojos,

ponerleun antibiótico de amplio espectro

y tenerlo estabulado unos días para que suba un poquito de peso

porque está delgadito también.

Mira, Marga, nos lo vamos a llevar a la sala de curas

y lo trataremos allí porque estará más tranquilo

y aquí está el sol y trabajaremos mejor con él.

A ver, ¿qué os parece?

Que desayuno nos han preparado.

Es superior.

Este almuerzo es superior,

todo tipo de producto mallorquín.

Y estas aceitunas, ¿qué tal?

A ver, las probamos.

Genial.

Son muy buenas.

Son cosecha propia, todo cosecha propia.

Buen queso...

Creo que podemos empezar.

Una butifarra...

Yo ya tengo hambre.

No me esperaría mucho.

Que aproveche.

Con las fuerzas repuestas con buenas viandas de la tierra,

nuestros amigos vuelven al campo en busca de más lances.

Allí en esa mata de allí, seguro que encuentran alguno.

Es un sitio muy bueno para encontrarlos.

Habla en mallorquín

¡Aquí!

Ahora parece que lo han parado.

El conejo ha sido tradicionalmente el sustento de la caza en Mallorca

y era una fuente básica e imprescindible

del alimento para la gente.

Años atrás cuando llegaba el mes de junio en la época de la cosecha

se contrataba específicamente a personas

que tuvieran podencos ibicencos para que cazaran conejos

con los que se cocinaba el almuerzo de los jornaleros.

¡Bien!

¡Muy bien!

Si no podemos imaginar la liebre sin el galgo,

de la misma manera no podemos separar

al podenco ibicenco del conejo, sus vidas van unidas.

La desaparición del conejo en Mallorca

supondría prácticamente no solo el fin de la caza con podenco,

si no el de la caza en general.

La caza ha hecho que muchas fincas rústicas

no se vendan con fines inmobiliarios.

Muchos de estos terrenos reciben grandes sumas de dinero

a cambio de prestar sus campos para poder cazar el conejo

y ver correr tras él al podenco ibicenco.

A vista de pájaro es mucho más fácil ver

el impresionante y meticuloso trabajo en equipo

que hacen estos perros,

como buscan, como localizan y persiguen al conejo,

como saltan de mata en mata y dejan que la presa se canse

hasta que encuentran el momento preciso para agarrarla.

El dron permite ver con todo tipo de detalles

como cada perro se posiciona alrededor de la mata de lentisco

para cerrar las salidas al conejo

mientras que el podenco que lo tiene localizado,

trabaja dando esos saltos característicos de esta raza.

Los cazadores no intervienen en ningún momento en el lance,

tan solo se limitan a animar a los perros

para que sigan haciendo su trabajo.

El conejo creía tener una vía de escape a la mata de al lado,

la cercanía de los perros le hace desistir

y vuelve al cobijo de la maleza.

Mírala, mírala.

Aquí.

Para aquí.

¡Aquí!

Los perros ladran.

La situación actual del conejo en Mallorca es difícil.

Los cazadores lo han entendido y hoy en día

el número de capturas se ha reducido.

El respeto por el medio ambiente es otra de las actuaciones

que los propios cazadores llevan a cabo cada vez que salen al campo

y son conscientes de que los tiempos cambian.

No se puede cazar con la misma mentalidad que hace 50 años.

Silbidos.

Esta ancestral modalidad de caza necesita de los dos protagonistas,

el futuro del conejo y el podenco ibicenco van unidos.

Sin el conejo la principal actividad cinegética de la isla,

que es la caza con podenco ibicenco, desaparecería

y además se pondría en peligro

la continuidad de una especie de perro única y emblemática.

Nuestros amigos

de la Asociación de Cazadores con podencos ibicencos de Mallorca

están empeñados en lograr que esta tradición

que viene de sus antepasados más lejanos,

siga viva en un mundo que mira cada vez menos hacia su pasado,

una excelente idea que sin duda merece el apoyo de todos nosotros.

¡Muy bien, muy bien!

Bueno, Toni ¿qué te parece si empezamos a recoger ya

con la calor que está haciendo?

Sí, yo creo que para hoy ya basta

porque con esta calor los perritos ya no pueden más.

Pues vamos hacia el coche.

Señores, vamos.

Ya está en tu kiosco, la revista de caza y naturaleza,

Jara y Sedal,

basada en tu programa de caza y pesca de TVE,

incluye las mejores imágenes, reportajes y vídeos cinegéticos.

Jara y Sedal, la revista de los cazadores,

ya en tu kiosco.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El faraón mallorquín

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Jara y sedal - El faraón mallorquín

27 dic 2019

Jara y Sedal se desplaza a la isla de Mallorca para conocer de primera mano la caza de conejos con podenco Ibicenco.

ver más sobre "Jara y sedal - El faraón mallorquín" ver menos sobre "Jara y sedal - El faraón mallorquín"
Clips

Los últimos 234 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios