www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3704607
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 27/08/16 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, saludos a todos.

Y gracias por acompañarnos en Informe Semanal.

Tragedia en Italia.

En la madrugada del miércoles un devastador terremoto

de 6,2 grados en la escala Richter

sacudía el centro del país,

dejando centenares de muertos y desaparecidos bajo los escombros.

Entre las víctimas, la española Ana Huete.

El seísmo ha destruido pueblos enteros,

dejando una imagen desoladora.

Un equipo de Informe Semanal ha viajado hasta la zona,

donde ha podido comprobar la magnitud del desastre.

Casi 22, de los poco más de 60 millones de italianos

viven en zonas de elevado riesgo sísmico.

En mitad de la noche del 24 de agosto,

la maldición se cernía sobre los habitantes

de Amatrice, Accumoli, Arquata

donde se situaba el epicentro del terremoto,

y una miríada de pueblos que se despertaban

sumidos en una nueva tragedia.

El dilema de la falta de cálculo y supuestos escándalos

por deficientes técnicas de construcción,

no han oscurecido sin embargo la marea de solidaridad

y ayudas privadas que han inundado la zona central de una península

cuya columna vertebral, la cordillera de los Apeninos,

marca la línea roja de los violentos estertores de la tierra.

La situación es ésta.

Están cayendo las paredes de las casas y es muy peligroso.

Tanto por aquí como por allí.

¿Se cree que haya todavía personas dentro?

Sí.

¿Muchas?

Declarada emergencia nacional, la masiva afluencia

de cuerpos militares y civiles a la zona devastada

entre las regiones de Las Marcas y Los Abruzos,

ponía a prueba las dotes de coordinación

más recalcitrantes.

La alegría ruidosa en el éxito de los rescates

contrastaba con el luto de la silenciosa acogida

a los que no habían conseguido salir con vida.

Primero me puse yo inmediatamente en movimiento

porque tengo familiares en un pueblo muy cerca de aquí

se habían quedado bajo los escombros,

y yo vine con la ambulancia, y les rescatamos.

Otros se han salvado,

pero todavía siguen en estado de choque.

Esta era mi casa y después del terremoto de ayer

a las cuatro de la mañana, un temblor muy fuerte,

que ha hecho todo este daño.

¿Y usted estaba dentro?

Yo estaba dentro, me bajé de la cama,

y no estoy herido, salí por la puerta de abajo

porque la principal no la podía abrir.

La pared se ha movido,

y salí por la cocina del jardín donde está la verja.

¿Y qué ha visto?

La casa de enfrente estaba toda destruida,

y arriba, lleno de gente que había escapado

de sus viviendas, humo, humo y el gas

que se propagaba de los tubos rotos,

una desesperación.

Las víctimas del terremoto, más de 280,

casi el doble de heridos,

dejan tras de sí una devastación ingente.

Está claro que quien viene aquí por primera vez

se queda traumatizado.

En nuestra zona, y yo estoy en Monreale que se halla

en la provincia de El Águila,

hemos tenido en 2009 otro terremoto muy grave.

Puedo decir que me he casi entrenado en gestionar mi ansiedad,

mi miedo, en aquella catástrofe,

por eso aquí la he vivido con mayor tranquilidad psicológica y emotiva.

Algunos han tenido la suerte de poder contarlo,

desde su propia casa,

como este matrimonio con cierta acrimonia.

No, no.

¿Quién tiene ganas de irse por ahí?

Ya tenemos una cierta edad así que cuantas menos vueltas

haya que dar, mejor.

¿Que si hay otros temblores?

Pues ¿qué pasa?

¿Si se cae la va a sostener usted? Pues se derrumba y ya está.

¿Qué más podemos hacer?

Por desgracia esto es lo que hay.

Las familias Perotti y Amadio siguen juntas en parte.

Algunos de sus miembros están todavía bajo los escombros,

así que ellos de noche duermen donde pueden,

y de día se acercan al centro de Amatrice

y esperan noticias en el parque.

Después del terremoto de las cuatro de la mañana

todo fue una gran estampida.

Cuando volvimos al pueblo ya estaba todo destruido.

Estamos en tiendas de campaña, ya se puede imaginar.

Una villa destruida, donde ya no queda nada.

Antes de que se pueda volver a poner de pie pasarán años, años, y años.

Los Amadio no volverán a vivir en Amatrice.

A su lado juega un niño.

No sabe que desde el 24 de agosto se ha quedado huérfano.

Con esta última réplica

se han terminado de desplazar los cimientos,

así que nosotros protegemos ahora esta zona

porque de un momento a otro puede caerse se escuchan ruidos,

como chasquidos, puede ser que resista,

pero a la próxima réplica

se cae porque ha colapsado todo por dentro.

La escuela primaria Romolo Capranica de Amatrice

se convertía en uno de los ejemplos

de lo que no debe ser.

Levantada en los años 30, recientemente se reinauguraba

proclamando oficialmente que se había acondicionado

para riesgos sísmicos.

Reducida a escombros,

se ha abierto una investigación criminal.

Como otros muchos edificios, las bases son frágiles,

los tejados muy pesados para ahorrar costes.

Una trágica lección no aprendida,

ya que la zona ha sido arrasada en diversas ocasiones.

Desde 1944, Italia ha perdido más de 242.000 millones de euros

en terremotos, desprendimientos y aluviones,

según el principal diario económico del país, Il Sole 24.

De hecho, Italia es el único país donde la palabra terremoto

también existe como adjetivo:

terremotata, terremotato, para los que sobreviven.

Aquí ha habido muertos y heridos,

y hoy verificamos que ya no quede nadie.

Así debería ser, pero tenemos que estar seguros.

En Amatrice, la principal localidad

afectada por el último terremoto en Italia, la desgracia se cebó

con el hecho de haber tenido lugar en medio de la noche,

cuando todos dormían.

Y por la coincidencia de que el último fin de semana

de agosto se celebra el famoso festival de su plato

de pasta autóctono, a la amatriciana,

por lo que se hallaba repleta de turistas,

como los del famoso hotel Roma, reducido a escombros.

Pero en los alrededores,

otros muchos centros parecen haber sido barridos del mapa,

cúmulos de devastación a vista de pájaro.

La zona del terremoto está atravesada por el dorsal

de los montes Apeninos,

y es conocida como el ombligo de Italia.

Su geografía se caracteriza por una sucesión de pueblos museo

y de todos ellos este es el más significativo.

En invierno tenía 11 habitantes empadronados pero en verano

podía subir hasta 400.

Cuando se produjo el terremoto había 35 personas

en el pueblo de Saletta y de ellas han muerto.

Es el caso dramático de la pensión del pueblo, ahora desaparecida.

¿Les ha dado tiempo a irse?

Nosotros sí, salimos por aquella ventana.

Allí había un Bed and Breakfast pegado, que cedió completamente.

¿Y tenían huéspedes en el B and B?

Sí, tres.

¿Se salvaron? -No, todos muertos.

Entre los claroscuros de la Umbria de Rafael

y el Renacimiento,

de la ruta franciscana del santo de Asís

que llegaba a Roma en el Lazio

y los picos escarpados de Los Abruzos,

los valles y las colinas

sobrecogidas por el terremoto de agosto de 2016

ostentan las últimas heridas siempre difíciles de restañar.

Semana intensa de negociaciones

entre el Partido Popular y Ciudadanos

para cerrar el pacto de investidura de Mariano Rajoy.

Los equipos de trabajo de los dos partidos

han mantenido discrepancias en algunos momentos

de la negociación.

Rajoy abrirá en el Congreso el debate de investidura

el martes 30 de agosto a las cuatro de la tarde.

El PSOE insiste en su NO a Rajoy.

Seis días en jornadas de mañana y tarde después de ocho meses,

tres estaciones, dos elecciones, dos legislaturas

y el Gobierno en funciones más largo de la historia de la democracia.

Una semana para un pacto a dos, sin mayoría suficiente,

que hace difícil la investidura de Mariano Rajoy el martes 30.

"Lo que estamos viendo en estos meses

no tiene nombre que es, en primer lugar

el abandono de la posibilidad de un Gobierno de gran coalición,

que es lo que se hubiera producido en cualquier país europeo

y que hubiera permitido llevar a cabo

las reformas sin las cuales esto no va a funcionar nunca,

empezando por la reforma de la ley electoral.

En la situación en la que estamos una y otra vez

se repetirán resultados muy similares a los de ahora y,

en mayor o menos medida,

se enfrentarán una y otra vez a lo mismo."

"Que estemos viviendo procesos de investidura complicados

es algo que a nosotros nos llama mucho la atención

porque en España siempre ha sido un proceso relativamente sencillo,

pero eso está ocurriendo cada vez más

en todos los países de Europa.

Por ejemplo el caso de Irlanda:

Irlanda tuvieron que pasar tres investiduras fallidas

para que Enda Kenny volviera a ser primer ministro otra vez.

Y lo logró hacer gracias a la abstención

del primer partido de la oposición.

Hemos visto que, por ejemplo en el caso de Suecia,

el gobierno socialdemócrata logra mantenerse en el poder

gracias a que pacta los presupuestos con la oposición de centro-derecha,

porque está en una situación que también está fragmentada.

Agosto vive, sobre el telón de fondo del insistente NO de Sánchez,

la evolución de Ciudadanos de la abstención al SI

a la investidura condicionado a una serie de reformas:

en síntesis cambios en el sistema electoral, medidas sociales

y contra la corrupción.

El desánimo y las muestras de buena voluntad

van jalonando las comparecencias de los negociadores

antes los medios,

hasta el ultimátum de Ciudadanos, el jueves.

Unidos Podemos insiste

en la posibilidad de una investidura alternativa,

ante el silencio de Pedro Sánchez.

Creo que la política española en buena parte

está atrapada por la personalidad de sus dirigentes

y por el culto a la persona

y al personalismo que la mayoría de las fuerzas políticas

tienen respecto a sus líderes.

Otros protagonistas quizá, que vienen menos de la confrontación

y menos de la rivalidad,

con mayor cultura de pacto, de consenso, de acuerdo,

quizás hoy habrían llegado a más acuerdos.

No lo sabemos,

pero España ha cambiado más que de ciclo político,

de cultura política,

y pasamos de la confrontación y de las alternancias

y del bipartidismo a un escenario

en el que es inevitable acuerdos, diálogos,

consensos del multipartidismo.

En diciembre quedó perfectamente constatado

que el sistema institucional puesto en el 78, había envejecido

y que ya no podía funcionar de modo operativo.

En las segundas elecciones lo que se produjo

fue algo extremadamente interesante

y es que la ciudadanía dio carta blanca

a los grandes partidos

para proceder a una recomposición global de la situación.

O bien se prima la problemática de estado, la cuestión de Estado

y se pasa a recomponer el Estado en condiciones nuevas o bien,

por el contrario, se prima la dinámica de partido

y se pasa a tratar de parchear la situación de los partidos

en diversa medida deteriorado.

Como en la fallida investidura de Sánchez,

el protagonismo político ha sido también ahora

para el líder de Ciudadanos:

las concesiones del PP a sus seis propuestas

es el precio que pide Rivera para justificar su sí a Rajoy.

El pragmatismo de Rivera es el hecho más destacable

y seguramente le puede beneficiar en términos de imagen personal,

pero el pragmatismo como norma, como principio tienen sus límites

y esos límites es que parezca que te es igual una cosa que la otra

o que para conseguir un acuerdo

eres capaz de renunciar a tus principios.

De cualquier manera creo que Rivera está explorando

de manera tácticamente inteligente sus posiciones.

Las votaciones de la próxima semana

preceden a la campaña electoral de las elecciones gallega y vascas

del 25 de septiembre.

La incertidumbre sobre sus resultados

condiciona el apoyo que pudieran recibir los candidatos

a la segunda vuelta de la investidura

por parte de los partidos tradicionalmente bisagras

en los gobiernos de minoría, los nacionalistas.

Yo creo que esto es fundamental

porque esto permite siempre a los actores políticos

ser más flexibles.

Cuando estamos en situación de campaña electoral

todos los partidos tienden a alejarse,

a extremarse a colocarse

en posiciones más programáticamente cerradas.

Cuando ya las elecciones no están a la vista

esto permite más flexibilidad y más margen para el acuerdo.

Por lo tanto yo no descartaría que,

independientemente de que el PP sea decisivo o no para gobernar,

el PNV sí pudiera, con más tranquilidad,

poner sus exigencias encima de la mesa

e intentar arrastrar al PP a buscar un acuerdo con ellos.

Al margen de la investidura,

si se evitaran las terceras elecciones

mediante un Gobierno en minoría con pactos,

la acción de Gobierno y la del propio Parlamento

se volvería mucho más compleja

que en el largo periodo del bipartidismo.

El partido gobernante podría aprobar las leyes ordinarias

en el Congreso

pero no así las orgánicas que requieren mayorías absolutas.

El hemiciclo se convertiría e n una cámara de negociaciones

para establecer alianzas puntuales para poder legislar.

El juego se abriría además a los grupos de la oposición

que tendrían en su mano la consecución de mayorías pactadas.

Por ejemplo: en materia económica

el PP puede buscar el apoyo de Ciudadanos

pero también puede intentar el del PNV y del de DiL,

la antigua Convergencia, CDC,

que para temas económicos concretos y puntuales

se pueden poner de acuerdo.

Pero cuando vayamos a hablar del tema territorial,

entonces se hará más difícil

y tendrá que buscar coaliciones diferentes.

Más complejidad, más dificultad,

más necesidad del Gobierno de negociar en el Congreso

cada una de las leyes que quiera sacar,

más capacidad de la oposición para ponerse de acuerdo

y gobernar en contra del gobierno, si así lo quiere hacer; es decir,

podemos ver alianzas entre PS, Podemos y Ciudadanos

para impulsar determinadas leyes, o derogar determinadas leyes,

y hacerlo en contra de la voluntad del partido

que le da apoyo al Gobierno, que es el PP.

La crisis política puede tener consecuencias también

en los partidos políticos aquejados,

en opinión de constitucionalistas y politólogos,

de déficits democráticos como el excesivo poder del líder

y su círculo próximo.

El futuro va hacia liderazgos corales y colectivos

donde los órganos de dirección

tengan un papel no simplemente de decorado

o simplemente testimonial,

sino un papel real, de verdad, de complementariedad

del líder y de limitación de su personalidad para adecuarla

al interés general.

No puede ser que los partidos políticos tengan órganos de

dirección que simplemente sean casi

los últimos en enterarse de lo que ha decidido o piensa o

pretende hacer su líder."

Agosto toca a su fin y la normalización política española

abre el armario en busca de la chaqueta y el paraguas,

quien sabe si también de la bufanda.

Se acaban las vacaciones

y toca volver a la rutina de nuestra vida diaria.

Tras unos días de descanso en los que procuramos desconectar

y dejar atrás el estrés de todo un año de trabajo,

el llamado síndrome postvacacional acecha a una parte de la población,

que vive con angustia y cierta desesperación

la vuelta al trabajo.

Especialistas y estudios de mercado laboral aseguran

que hasta un treinta por ciento de los trabajadores

puede padecer este tipo de depresión.

Es inevitable,

lo sabemos casi desde que empezamos las vacaciones.

Se Terminan.

Es así.

Tras muchos días de desconexión, descanso y diversión.

Cuando el despertador suena de nuevo,

volvemos a los horarios y las responsabilidades

los que tienen trabajo, la misma espera, los que lo buscan

y la misma presión del entorno que rodea a cada individuo.

Lo llaman Síndrome postvacacional.

Yo creo que el síndrome postvacacional

no es más que una etapa más del año como pueden ser otras muchas,

como la dieta después de Navidades.

Entonces lo que hay que intentar es aceptar.

Yo creo en el termino aceptación.

Aceptamos que una fase ha terminado, nos incorporamos

lo mas positivamente posible a esta nueva etapa,

intentamos poner en marcha

todos los recursos de los que dispongamos,

personales, sociales de actividades,

La teoría es sencilla.

¡Hay que disfrutar del momento!

Pero cuando quedan pocos días para que concluyan las vacaciones,

hay quienes sienten una ligera sensación de angustia

por el tiempo que se ha ido y las cosas que ya no podrá hacer.

Pensar que tenemos que levantarnos a las seis treinta ya es duro,

pero estamos entrenando esta semana para que no nos pille de sopetón.

Es la dinámica de estar sin horario, sin ningún tipo de preocupación

y volver al hecho de un horario, de levantarte por la mañana

yo creo que el cuerpo lo sufre.

No existe un perfil tipo de persona que sea susceptible

de sufrir este síndrome.

Lo que si sabemos

es que tanto las características personales como el entorno influyen.

Por ejemplo personas que tengan menor resistencia a la frustración

o que sean menos resilientes tienen menores probabilidades

de sufrir un síndrome postvacacional y de igual manera,

personas que se incorporan a un entorno laboral poco amigable

o tengan un jefe con el que no tengan buena relación

o un clima de trabajo poco saludable también tienen, en mayor medida,

mayores probabilidades.

No se puede considerar enfermedad,

es más bien un periodo de adaptación después del periodo vacacional,

como he dicho anteriormente.

Los pacientes vienen a la consultas,

vienen con signos de que duermen mal,

signos irritativos, de falta de concentración,

falta de apetito, cansancio, que es lo que suelen acusar,

pero esto para considerarlo enfermedad

tiene que superar un periodo de 10 o 14 dias,

ya para que no sea un periodo de adaptación normal

después de unas vacaciones a la actividad laboral.

Cambiar el calendario no es posible,

pero modificar la forma de proceder sí que está a nuestro alcance.

A Adolfo le gusta su trabajo, el contacto con los vecinos,

atender el mantenimiento de la comunidad,

pero desde hace varios años, cada vez que volvía de vacaciones

sentía un cansancio superior a lo normal

que le hacia comenzar la nueva temporada

con menos energía y motivación.

Este año no solo ha preparado sus vacaciones

sino también su regreso.

Decimos vacaciones para descansar pero al final no descansamos.

Y pues este año dije, no,

este año volvemos una semanita antes a Madrid,

me vuelvo a habituar a la casa porque pierdes hábitos de casa,

de levantarte temprano, comer tarde, hacer tus cosas.

Según datos arrojados por un informe de la empresa Adecco,

se predice que uno de cada tres españoles

padecerá síntomas asociados

con este llamado síndrome postvacional.

Lo que sabemos es que los hábitos tardan 21 días en implementarse.

Entonces, tu si alargas tu periodo vacacional

durante más de tres semanas,

al final coges nuevas rutinas

en cuanto a levantarte a horarios distintos,

en cuanto a tener horarios de alimentación

completamente diferentes, con lo cual esto hace

que una vez que vuelves a tu rutina laboral

sea mucho más complicado adaptarse.

Esa adaptación se da en todo tipo de personas,

personas mayores que no tienen que volver a una actividad laboral

pero si cambian su entorno

y les supone también un problema de readaptación,

y puede llevar a todos los síntomas que he dicho anteriormente,

de fatiga, cansancio, nerviosismo,

por adaptarse otra vez a otro tipo de vida al que llevaban.

Los síntomas suelen durar alrededor de una semana.

El cuerpo se estabiliza

cuando se regularizan los horarios de trabajo y descanso.

Pero es inevitable, el momento de abrir el comercio,

encender el ordenador, o arrancar una maquina es un horror.

Llegar y que tengas cosas que todavía quedan pendientes,

un montón de mails que mirar

y un poco recuperar lo que habías hecho

y volver a ponerte en situación, y ya empezar otra vez.

Pequeños gestos pueden minimizar los efectos negativos del regreso.

Hacer una transición lo más suave posible,

empezar de manera gradual la intensidad de trabajo,

fragmentar las vacaciones

o simplemente tener fuerza de voluntad

para adaptarse a lo que hay,

reduce significativamente la astenia del comienzo.

Te vas a descansar una semanita sin prisa por volver

pero tampoco con preocupación por volver.

Es lo bueno que tienen las vacaciones.

Descansar unos días, seguir con la rutina

y luego, más adelante, coger otros días, poco a poco.

La percepción que tenemos del trabajo ha cambiado.

A día de hoy todavía

seguimos teniendo familiares, amigos, conocidos,

que no tienen empleo.

Con lo cual, simplemente por solidaridad

el pensar en quejarnos por volver al trabajo

es algo que ha incidido en que ese síndrome

de alguna manera se amortigua.

Lo mas importante según los expertos es centrarse en lo positivo.

No intentar tomarse las cosas demasiado en serio

y buscar nuevos retos motivadores

que alivien la sensación de que el trabajo

es una carga para afrontar el día a día con otra mirada

Volver a las rutinas, volver a las obligaciones

puede no ser nada gratificante

pero dentro de todos los trabajos y de todas las actividades

existen cosas que si lo son.

El contacto con los compañeros,

las funciones que realizo que me pueden gustar,

intentar encontrar cosas que me motiven

dentro de mi actividad habitual, dentro del trabajo,

de los estudios, buscar en el día a día

pequeñas cosas que te motiven y que no parezca que es un suplicio.

No siempre es posible, especialmente en las profesiones

que tienen un día a día muy rutinario.

Además, los estudios sobre el tema demuestran

que cuando existe estrés laboral

ya sea por problemas en el ambiente de trabajo,

conflictos en las relaciones interpersonales

o dificultades en la posibilidad de crecimiento

y desarrollo profesional, la adaptación es más traumática.

Hay una variabilidad individual muy grande

porque todo depende del trabajo en que se realice

y también de las presiones sociales del entorno social.

Por eso es más frecuente en mujeres.

Por ejemplo, porque tiene otro tipo de adaptación,

ya no solamente es la adaptación laboral ,

sino el entorno familiar.

Comienzan los niños al colegio, si tienen que atender a padres.

Complicaciones personales o familiares al margen,

para la gran mayoría la llegada de septiembre

marca otra etapa en el calendario sin más.

Se acaban las vacaciones, pues se acaban.

No, a mi el estrés ese no me entra.

En el instinto vacacional yo tengo la cabeza en su sitio,

y cada cosa hay que disfrutarla en el momento.

Cuando llegue el momento de ir al trabajo, ya se pensará.

Yo no lo tengo pero, ¿sabes por qué?, porque me mentalizo.

Tal día tengo que ir, tal día tengo que ir, me mentalizo.

Estrés... ¿se llama estrés?

No tengo estrés.

Es tiempo de empezar.

Todo arranca de nuevo, los atascos, el colegio, el trabajo

y casi sin darnos cuenta estaremos otra vez de vacaciones.

Nada más.

Les dejamos ya con la programación de La 1, del Canal 24 horas

y del canal Internacional de TVE.

Pueden ver de nuevo los reportajes de Informe Semanal

en la WEB de RTVE.

Gracias y hasta la próxima semana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 27/08/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 27/08/16

27 ago 2016

Devastador terremoto en Italia
La tierra ha vuelto a temblar en Italia. Un fuerte terremoto de 6,2 grados, seguido de sucesivas réplicas, ha sacudido en la madrugada del miércoles el centro de Italia y ha dejado centenares de muertos y desaparecidos

Hacia el debate de investidura
Semana intensa de negociones entre el Partido Popular y Ciudadanos previa al debate de investidura. Los grupos de trabajo negocian a contrarreloj para cerrar la investidura de Mariano Rajoy.

El síndrome de la vuelta al trabajo
Tras unos días de descanso, el llamado síndrome postvacacional acecha a una parte de la población, que ve con angustia la vuelta al trabajo.

ver más sobre "Informe Semanal - 27/08/16" ver menos sobre "Informe Semanal - 27/08/16"
Programas completos (663)
Clips

Los últimos 3.791 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos