www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4559958
No recomendado para menores de 12 años Hora punta - 10/04/18 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches, bienvenidos a "Hora punta".

Hoy con la gran Luz Casal.

Un placer. Igual. Gracias por invitarme.

Un placer ver cómo la gente te han hecho la ola.

He estado en el liceo.

Estuvimos el viernes en Girona y el sábado en Barcelona.

Y estuvo muy bien.

Hemos disfrutado de ese concierto.

Vemos imágenes pequeñas de ese nuevo disco.

Sale libre de tu boca.

Tiene sentido que mientas con maldad.

Yo me declaro inocente

de toda la culpa que ocupa mi mente.

Miénteme, pero de frente,

a ver si se cura este miedo creciente.

(Aplausos)

"Miénteme al oído" es esa canción.

Cómo mola poder decir disco nuevamente.

Haber hecho el vinilo nos dio mucha satisfacción.

Es más lucido.

Se ven los textos, se ve la foto bien.

Como hace muchos años se hacía.

Te van a preguntar muchas veces, ya te lo han preguntado,

por qué "Que borra el aire". Parece que estás harta.

Tiene una cierta interpretación así.

Básicamente, que se ventile un poco la cosa.

Que cambiemos un poco el discurso.

Airear siempre viene bien.

¿No te da la sensación que cuando una cosa se relaja,

aparece otra y otra? Aquí siempre debemos tener problemas.

A mí no me gustan los problemas,

por eso digo que hay demasiado ruido.

Además, tengo la fortuna

de dedicarme a algo de manera vocacional

y siempre estoy intentando crecer.

¿Siempre has sido así? Da la sensación que sí.

¿O el hecho de superar un cáncer te hace ver las cosas muy distintas?

El haber superado los dos cánceres de mama,

lo que me ha dado es el verdadero sentido de lo que significa

la amistad, el cariño en general, y el tiempo.

De repente, un día te das cuenta que estás en el borde del precipicio.

Dices: "Tomemos las cosas importantes en su justa medida

y lo que no es importante, lo apartamos o prescindimos de ello".

Hablas de tiempo.

Yo te he comentado antes

que ibas a hacer un programa que va a ser muy bonito.

Vamos a recordar momentos brutales.

¿Tiene que ver con el pasado o qué?

También.

Siempre me produce bastante pudor porque pienso:

"Qué patosa estuve".

1996 con Juan Pardo, que te ayudó muchísimo en ese momento.

Llegué a Madrid con el objetivo de grabar un disco,

una cosa bastante inocente.

Casi al principio acudí a una prueba, que no sabía nada de nada,

y me ofreció trabajo.

Además, trabajo muy bien pagado, siempre fue muy cariñoso.

Lo tuyo fue llegar y besar el santo.

Pues sí. Atentos, 1976.

Hola, chicos.

Qué cara de funeral. ¿Qué os pasa?

-Que se ha muerto.

-¿Qué es eso?

-No sé, que se ha ido para siempre, Monchito.

El sol que ilumina el cielo.

Me consuelo con mi soledad.

Estamos aquí...

¡Con Monchito!

(Aplausos)

¡Ostras! No me arrepiento haberlo hecho.

1976.

Era otra tele muy distinta, otra España distinta.

Era muy joven, muy inexperta, con muchísima ilusión.

En la 75 falleció Franco y esto era en el 76.

--el 75

Como mucho un año. Hay que empezar por algo.

A lo largo de mi vida

creo que he tenido bastante suerte con la gente que me he encontrado

en el camino. Por supuesto que he tenido mis dificultades

y gente que no ha merecido mucho la pena.

Pero en general, he sido siempre muy afortunada en tener a colegas

que me han apoyado y me han ayudado, que me han enseñado.

Hablando de colegas,

te voy a presentar a dos, Pablo Pineda y Alejandra.

te voy a presentar a dos, Pablo Pinedo y Alejandra.

Pablo, muy buenas.

(Aplausos)

Ya sabes que la silla coge mucha velocidad.

Alejandra, ¿qué tenemos con esto "Que corra el aire",

este vinilo espectacular? Por cierto, se te ve muy a gusto.

Hablabais de 1976. Me voy un año más tarde.

Le hacías los coros a Juan Pardo

y pasabas de rancheras algo más roquero.

Juntos podremos defendernos del mal tiempo que amenaza con llegar.

A mí modo, pero sabes que te quiero.

Y supongo que tú siempre estás igual.

Entonces, ten cuidado con lo que haces,

que tú y yo ya estamos en paz.

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

Toma ya.

Estábamos como diciendo: "¡Es ella!"

Sí, no te reconocíamos. Llevaba una peluca...

Me daba mucho pudor.

Cuando no me siento 100% segura,

me dan unos ataques de timidez que...

Tú y todos.

¿Tú eres tímido, Pablo? -No.

Es un canalla de mucho cuidado.

¿Nunca? Depende.

A veces, cuando vas por la calle y te sueltan muchos piropos...

¿Qué le quieres preguntar a Luz?

Antes estabas preguntando, Javier, del cáncer que tuvo.

Parte de la sensibilidad, en parte, es eso también.

Sí, pero creo que más que todo es... ¿Cómo decirte?

La facilidad que tengo para entender al prójimo.

Soy bastante observadora

y mucha parte de mi vida la paso fijándome en los demás,

en sus reacciones, en su cuerpo, en sus movimientos,

de tal manera que me hago unas ciertas películas.

Pero a veces, esas ciertas películas son como el resumen de una vida.

Eso te hace sensibilizarte, ser comprensiva con la gente.

Y eso luego revierte en tu trabajo.

En una canción determinada que tienes que expresar un dolor

o una alegría que tú no conoces,

pero si la has vivido como a través de la otra persona.

--sí

Entonces, eres capaz, como intérprete,

de hacer lo que esa persona hace o siente.

¿Me has dicho antes que una de las canciones está dedicada a Lucas?

Yo no conocí nada más que una historia de un niño

que falleció prematuramente,

que significó mucho para una niña en concreto.

Tu sobrina.

Mi sobrina, que iba con él al colegio.

Que luego, a través de un libro que escribió su madre,

completé esa información,

y llegó un momento en que era necesario explicar, contar,

convertir a Lucas en un poema de una canción.

O sea, reinterpretar la información que has recibido de ese niño

y convertirlo en algo que es,

pero también esta transformado.

--está

Hace poco que estuvimos haciendo un concierto en vivo

y estaba su familia, sus padres y hermanas.

En el caso de sus padres,

yo sentí que había hecho un dibujo,

que había hecho un perfil de ese niño bastante aproximado.

Tenemos imágenes.

Vamos a ver cómo cantabas este temazo

en el Liceo de Barcelona el sábado pasado.

Dentro del álbum hay una canción especialmente emotiva,

que su protagonista es un niño de nombre Lucas,

que, a pesar de haber vivido poco tiempo,

ha dejado una impronta,

ha dejado su pequeña historia convertida en un poema.

(Aplausos)

Lucas se ha vuelto canción.

En todo está su recuerdo.

Cuando era clara su voz y torpes sus movimientos.

Lucas se ha vuelto canción.

Esa historia que, evidentemente, nos toca muy de cerca.

Sí.

Una vez que pasas el dolor y la pena y la tristeza de una pérdida,

hay algunas personas, no necesariamente adultos,

que permanecen

y que su memoria te acompaña.

Ya has sobrepasado la tristeza de su pérdida

y se queda como una compañía casi constante.

Hay una persona que quería venir a darte las gracias

por esta canción, esa canción que has hecho para Lucas, y es su madre.

Mar, cuando quieras...

(Aplausos)

Un placer.

Toma asiento, por favor.

Muchas gracias

porque hay que decir que Mar ha hecho un libro

en homenaje a su hijo Lucas.

Os habéis visto tres veces, más o menos.

Esta es la tercera.

Es importante que había conozca tu historia.

Y que le haga una canción.

¿Qué significa que Luz le hiciera una canción a tu hijo?

Al hacerlo canción, lo hizo eterno.

-Es la gran capacidad de Luz, que hace canciones eternas.

Me está llegando muy adentro.

Además, me encanta cómo has sacado fuerzas...

Lucas, por desgracia, se fue.

Pero dijiste: "Por ese otro niño tengo que sacar fuerzas".

Mi hija Lucía nace unos días antes de fallecer Lucas.

Y quiero que sea tan feliz

como lo fue Lucas en esos seis años que vivió.

Y eso me hace sacar fuerzas

para procurar que sea tan feliz como lo había sido su hermano.

Me estás emocionando tanto...

Es fácil ponerse en tu piel y, al mismo tiempo,

de algo triste sacar algo tan positivo y tan alegre, que...

Eso es la vida.

La vida no es algo plano.

Desde mi punta de vista, afortunadamente,

hay vidas que sufren experiencias fuertes,

como el caso de Mar con su hijo,

pero supongo que la lección,

digo supongo sabiendo que es una certeza,

la lección que tuvo en su entorno,

fue tan fuerte que supongo

que le ha dado más fuerza que la que le ha quitado.

Aunque al principio fuera especialmente duro.

Está claro.

-Esto te hace más fuerte. -Pablo, eres total.

Es que es así.

Te hace valorar muchas cosas. -Te hace crecer.

-Te hace crecer y madurar.

Vamos a más momentos míticos.

Vamos a ver una de tus actuaciones con "Rufino".

Rufino, te invito a comer langostinos.

Me gusta verle bailar con su aire de pingüino.

Rufino es...

Libertino y superficial.

Rufino, me gusta hacerte bailar.

(Aplausos)

Esta canción...

Primero, digo que no te pega nada a día de hoy y es buenísima.

Hace dos o tres años,

viendo a Giuliano... Debía tener unos 83 años.

Empezó a cantar una canción muy famosa de su repertorio.

Yo veía a esa mujer con ese vestido de manga murciana, de terciopelo,

andando como una japonesa y tal, y diciendo...

(HABLA EN FRANCÉS)

Pues ya puedo cantar "Rufino".

Curiosamente,

no es una canción que podamos prescindir fácilmente de ella

porque siempre hay alguien que te pide la canción.

La has cantado tantas veces...

Te puedes marcar unos bailes que no veas.

Es una canción básica con una canción divertida

de un personaje absurdo.

Pero de los que existen. Puede ser, sí.

Lo que hoy es un pagafantas.

Dentro del repertorio que tenemos,

esta nación, cuando llega el momento de hacerla,

--canción

es tan desinhibida, que mola hacerla.

Fue fundamental Pedro Almodóvar también para ti.

Parecía que era es la simbiosis perfecta a nivel de cine y música.

Esas dos canciones, sobre todo "Piensa en mí",

es la canción más internacional que tengo de todo repertorio.

Allá donde vamos, empieza la canción,

y la gente se levanta y aplaude.

Me parecía que esa oferta de Pedro

era casi imposible darle una negativa.

Y fíjate que, con todas las experiencias que esto ya acumulando

a lo largo de mi vida,

el día de la grabación de esas dos canciones,

es uno de los días más felices de mi vida.

Todavía recuerdo la sensación saliendo del estudio de grabación,

en Madrid, en los antiguos Cine Arte,

y tenía una puerta enorme. Pues ya estaba tan crecida...

Que no podías salir por la puerta.

Me lo pasé francamente bien.

Hay que decir...

Imagino que estabas escuchando las explicaciones de Luz.

Claro, habéis pasado por situaciones,

todos los que nos ha tocado el cáncer de cerca,

que los relativizas

y dices que tiene poca importancia todo esto según con qué situaciones.

La gente que ha tenido un problema de salud,

sabe que, llegado un momento,

no hay otra cosa nada más que el objetivo de recuperar.

Por eso.

Qué más me da lo que digan los demás con lo que llevo encima.

Mar, gracias por haber venido.

Gracias a ti por haberme invitado.

-Recomendar a la gente el libro.

He de reconocer que fui incapaz de leerlo.

¿Por qué?

Porque ya estaba dándole vueltas a hacer una canción

y me producía tanta emoción,

que era incapaz de...

O sea, no podía leer una sola página sin emocionarme.

¿Cómo pudiese escribir, siendo tú la madre, este libro?

Hay dos momentos en la escritura.

El primero, desde los pocos días en que Lucas fallece.

La escritura y es terapéutica, liberadora.

Eso queda parado porque es algo muy íntimo.

Las tres o cuatro personas que lo leyeron

me decían que era maravilloso,

que algún día habría que leerlo, pero no era el momento,

la herida estaba abierta.

16 años después yo ya soy otra emocionalmente.

Evidentemente, sigo recordando a mi hijo y le sigo queriendo con locura.

Y sigue estando presente.

Pero es ese momento de retomar todas esas historias,

todo eso que había escrito en el primer momento

y desde la Mar que soy después, darle forma.

-Ya no desde el dolor de la herida que sigue abierta,

sino desde la aceptación.

-Si lo tengo que definir, para mis un canto a la vida y al amor.

Y es desde la presencia.

Porque quiero recordarla

en todas las cosas bonitas que hay en la vida, y

la vida está llena de momentos preciosos.

(Aplausos)

Igual que lo que nos brinda el gran Luis del Olmo,

asiduo al programa, cuando quieras.

No te quedes inmóvil al borde del camino.

No congeles el júbilo, no quieras con desgana,

no te salves ahora y nunca.

No te salves, no te llenes de calma, no te vayas a un rincón tranquilo.

No dejes caer los párpados pesados como juicios.

No te quedes sin labios. No te duermas sin sueño.

No te pienses sin sangre, no te juzgues sin tiempo.

Pero sí, pese a todo, no puedes evitarlo y congelarse el júbilo

y quieres con desgana y te salvas ahora y te llenas de calma,

y reservas del mundo solo un rincón tranquilo,

y dejas caer los párpados pesados como juicios,

y te secas los labios y te duermes sin sueño

y de quedas sin sangre, y te juzgas sin tiempo

y te quedas inmóvil, y te salvas,

entonces, no te quedes conmigo.

Gracias, Luis.

Ese poema de Mario Benedetti fantástico para despedir a Luz

y a Mar que ha estado con nosotros, y este disco, este vinilo.

Ha sido un placer enorme que estés con nosotros.

Muchas gracias por invitarme

y darme la sorpresa de volver a ver a Mar.

De conocer a Pablo y a Alejandra.

(Aplausos)

Gracias por acompañarnos, Pablo. A ti.

Y a ustedes, quédense con lo bonito de la vida,

con cosas preciosas como la de Mar y la de Luz, y quédense en La 1.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hora punta - 10/04/18

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hora punta - 10/04/18

10 abr 2018

Programa de entrevistas y reportajes que va desde la actualidad a los contenidos más impactantes de internet y redes sociales. Cuenta con entrevistas a invitados famosos y una serie de colaboradores que comentan las diferentes secciones.

ver más sobre "Hora punta - 10/04/18 " ver menos sobre "Hora punta - 10/04/18 "
Programas completos (311)
Clips

Los últimos 500 programas de Hora punta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios