www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5610209
Historia de nuestro cine - Coloquio: Orgullo LGTBI+ (Lesbianas) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Os saludamos de nuevo.

Bienvenidos al coloquio de Historia de nuestro cine.

Como cada mes de junio

para sumarnos a la celebración del día del orgullo LGTBI,

dedicamos un programa al reflejo de la diversidad sexual

en el cine español.

En alguna ocasión nos habéis pedido que pongamos el foco

en el reflejo de la homosexualidad femenina

y por eso hemos programado esta sesión doble

que incluye la película que acabamos de ver:

"A mi madre le gustan las mujeres" y "Jaque a la dama".

Hoy nos acompañan en el plató: Inés París,

guionista y directora con amplia experiencia en cine y televisión.

Precisamente, en esta casa, en Radio Televisión Española

conoció a Daniela Fejerman

con quien dirigió "A mi madre le gustan las mujeres" en 2001.

Fue su debut como directora de un largometraje. ¿Qué tal?

Sí, sí. El debut de las dos... De las dos, ¿sí?

Hemos hecho cortos, pero sí,

es la primera vez que dirigimos una película.

Y la verdad es que esta película es de lo mejor

que a mi me ha pasado en la vida.

O sea, fue una película que funcionó muy bien.

Y que la verdad es que creo que nos gusta muchísimo a las dos,

a Daniela y a mi.

A partir de ahí pudimos seguir trabajando que era lo más importante.

A mí también me gustó muchísimo.

He pasado un rato estupendo volviéndola a ver.

Gracias por estar una vez más con nosotros.

Damos también la bienvenida a Juan Carlos Alfeo,

es profesor del departamento de Ciencias de la Comunicación Aplicada

de la Universidad Complutense de Madrid,

miembro del grupo de investigación ESCINE y experto en cine LGTBI.

¿Cómo estás? Hola, muy buenas, buenas tardes.

Bienvenido de nuevo también. Muchas gracias.

¿Contento? Porque tú también querías una sesión doble de cine

que hablase de la homosexualidad femenina.

Sí, yo creo que sigue siendo una asignatura en vías de ser aprobada,

pero todavía pendiente me temo, ¿no?

Y bueno los acontecimientos recientes hacen pensar que, efectivamente,

hace falta mantener este discurso en la pantalla.

Pues de eso vamos a hablar en el coloquio de hoy.

Gracias por estar aquí.

Y, por último, saludamos a Jara Yáñez, es crítica de cine,

redactora de la revista "Caimán Cuadernos de Cine",

escritora-autora del libro

"Femenino plural mujeres cineastas del siglo XXI",

la consideramos ya una de las nuestras aquí en el programa.

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Bien? Muchas gracias.

Pues nada me alegro de veros a todos bien.

De saber que todo lo que nos ha pasado

lo habéis llevado de la mejor manera posible.

Y, en primer lugar, vamos a hablar de eso.

De... por qué ha llegado mucho más tarde

el reflejo de la homosexualidad femenina al cine.

Porque yo creo que se empezó a mostrar antes

la homosexualidad masculina, ¿no?

Tenemos más referentes, al menos.

Más referentes, sí. Eh, más tarde...

no mucho más tarde, en realidad, va bastante a la par.

Lo que pasa que la representación de lesbianismo en cine

ha seguido un camino bastante tortuoso, a veces,

y en algunos aspectos muy diferente de la homosexualidad masculina, ¿no?

Eh, ¿por qué?

Pues, probablemente, por el hecho de que los medios de producción

en una industria que ha sido tradicionalmente masculina,

por no decir machista.

Eh, determina qué película se hace y quién las hace, ¿no?

Y entonces eso, evidentemente,

marca tanto el tono como la evolución,

que va a llevar el cine a la hora de hablar de estos temas.

-O sea, el problema es que el retrato que tenemos de las mujeres,

por lo tanto, de su sexualidad junto con muchas otras cosas,

su afecto, su profesionalidad, su mundo interno.

Es normalmente un retrato que han hecho casi,

única y exclusivamente, hombres.

Que han sido los guionistas y directores, ¿no?

-De hecho, eso las primeras representaciones de lesbianismo

están asociadas a un cine erótico dentro de la categoría S,

y que lo que hace es convertir de nuevo a la mujer

en objeto del deseo de la mirada masculina heterosexual, ¿no?

En películas pues...

Bueno, como Las vampiras" de Jess Franco, Carne apaleada" ¿no?

Son películas en las que la trama, al final, eh...

hace que la virilidad entre en riesgo

por una relación lésbica entre dos mujeres,

que al final siempre acaba con el triunfo de la virilidad

frente a esa... la relación lésbica, ¿no?

-De hecho, la primera película donde sí que se percibe esa posible, bueno,

esa relación entre dos mujeres,

aunque no se representa la relación como tal,

es "La noche del terror ciego creo, creo recordar y...

y la primera película donde ya la cuestión

aparece en pantalla en tecnicolor y por todo lo alto es, posiblemente,

"Me siento extraña", ¿no?

-Solo después del inicio de la democracia es cuando... ¿no?

Quizá el cine empieza de pronto a mostrar modelos de mujeres lesbianas

que... en los que ya se habla...

las películas empiezan a hablar de... de sus problemáticas, ¿no?

De la vulnerabilidad, de los conflictos personales,

del autoreconocimiento.

Pero son películas, relativamente, recientes.

¿Qué importancia tiene el cine

para dar visibilidad a la diversidad sexual?

Para que normalicemos todo tipo de amor,

entre personas del mismo sexo.

Hombre, es fundamental porque más allá...

O sea, el cine tiene una capacidad, además,

de influir afectivamente en nuestra visión de la realidad.

O sea, nos muestra no solo lo que existe,

lo que somos, sino lo que podemos ser.

Construye ideales, ¿no?

Fíjate que esta película, en realidad,

no es una película centrada,

además, en la relación homosexual.

Es una película sobre la relación de la madre con sus hijas.

Es una película sobre una mujer que no es solo madre,

como se espera de las mujeres a partir de una determinada edad,

sino que sigue teniendo una sexualidad

y el hecho de que sea una mujer en un sentido inclasificable,

que no se limita a ser madre,

lo que crea es un profundo desconcierto en sus hijas

y las pone en marcha para hacer todo tipo de idioteces, ¿no?

-Es que estas dos están en plan lapa total.

Bueno, está... está claro que este plan demencial no funciona.

Hay que dejarlo. -Pero bueno, ¿qué os pasa?

¿Es que os vais a rendir?

-En eso sí lo hicimos muy adrede Daniela Fejerman y yo, es decir,

sabíamos que había muchas películas que contaban,

digamos, como había una juventud rebelde

y capaz de llevar a cenar a su casa a una persona inesperada.

Pero nosotros pensábamos qué es lo que ocurre

si eso lo hacen tus padres.

-Cuando un personaje supera una barrera de edad,

que podríamos establecer entorno a los 50 años,

la sexualidad desaparece de la pantalla.

Entonces, eh, eh, el personaje de Rosa María Sardà y de Lisca,

podrían ser compañeras de piso, pero vamos,

que no es una cuestión solo de "A mi madre le gustan las mujeres",

sino que lo tienes también en "El pájaro de la felicidad",

lo tienes en "Sévigné", lo tienes, quiero decir,

en aquellas películas donde el personaje protagonista

supera una determinada barrera de edad.

Y es un dato que a mi me resulta curioso,¿no?

-Yo creo que, efectivamente, lo interesante de la peli

es como más allá de la reivindicación del hecho de... ¿no?

Tengo una mujer 50 años asentada, madre y divorciada que, de pronto,

se enamora de una mujer más joven que ella.

El rechazo se produce.

No son los padres los que rechazan a los hijos, sino al revés,

y, en realidad, la película habla de cómo todo esto hace que la familia,

el concepto de familia tradicional, de pronto se desmorone, ¿no?

Y entonces ya, ni las hijas

son lo que debería ser una familia tradicional de clase media,

ni el novio, ni el exmarido que también es un personaje muy curioso,

como es casi el único que lo acepta con total normalidad.

-Yo creo que tiene una ventaja la película

y es que como es una película que está tan blanca.

O sea, es una comedia, digamos, bonita.

Es una comedia que transmite buen rollo.

Sabes, que apetece y tal...

También fue una comedia recibida en la sociedad española que es increíble

en lo que se ha transformado en estos 20 años.

Es una película del año 2002. Se ha transformado enormemente.

Recordad que no había matrimonio homosexual en España, ¿no?

-Por eso sucede lo que sucede... Claro, claro.

-Claro, de hecho esta película se puso en una gran pantalla

cuando en la Plaza Mayor,

cuando se celebró por primera vez el triunfo de una ley que permitía, ¿no?

-Sí.

-La libertad de las personas para casarse con quien quisieran.

Bueno, pues esta película, evidentemente digamos,

apuesta, sobre todo, por modelos familiares alternativos y distintos,

pero que hagan a la gente más feliz.

Cuando sacasteis la película, Daniela y tu decíais que claro,

que estábais muy influenciadas por las comedias de Woody Allen.

Y le quería preguntar a la crítica, qué ve de Woody Allen

en "A mi madre le gustan las mujeres".

Sí, yo veo... Bueno, en el personaje de Elvira, ¿no? Y luego ya...

Inés me, me corrige. Pero, yo creo que ese personaje tan neurótico

y ese enfoque de comedia psicológica, ¿no?

Que trata a sus personajes con mucho cariño

pero que también muestra sus momentos más ridículos incluso, ¿no?

Tiene ese punto, ¿no?

Irónico, crítico, ácido, e incluso, a veces, un pelín, ¿no? vergonzante.

O sea, te da como un poco de vergüenza,

pero está visto con mucho cariño.

-Fíjate lo de la vergüenza es muy interesante.

Cuando lo dices porque, de nuevo entra, digamos,

en los mecanismos más tradicionales del relato patriarcal, ¿no?

Por decirlo claramente, que es que resulta, digamos,

que el neurótico es un personaje que ya estamos acostumbrados a ver

como un personaje simpático y creíble

porque además en la historia del cine está consagrado,¿no?

Por supuesto, por Woody Allen.

Pero, en cambio, la neurótica femenina, es la histérica...

-Total.

-Es un personaje repugnante.

Ya que, de hecho, nosotras con una vil capacidad de prever el problema

al que nos enfrentábamos,

pensamos que era muy importante que fuese una mujer muy guapa

la que hiciese ese personaje.

Porque decíamos: Si no lo hace una mujer muy atractiva,

en este universo, lugares comunes en el que vivimos,

a los cinco minutos los espectadores querrán que la atropelle un tren".

-Claro.

-Pero, en cambio, si tú pones una mujer muy guapa, neurótica,

pero es muy guapa, todo el mundo dice:

"Bueno, a ver, algún varón ya la rescatará de esta cosa, ¿no?"

-Estoy un poquito pasada de rosca, igual.

Pero no es, es mi madre ayer me dice que es lesbiana.

Y hoy viene este y me dice que a final de mes me va a pagar la mitad.

Y mi psiquiatra, o sea, mi psicólogo, me...

¿por qué te estoy contando esto?

¿Fue fácil encontrar actriz para interpretar el papel de la madre?

Pues mira, no. Fue una tarea complicadísima.

Y lo que es gracioso es que no fue tan complicada

porque tuviera que hacer de lesbiana, sino que, además,

como la película es tan blanca, ¿no?

en ese sentido no había ningún problema,

sino porque tenía que hacer de abuela.

Entonces, estábamos hablando de una generación de actrices

de mujeres entorno a los 50 o 60 años

para las cuales todavía pasar a ser abuelas en pantalla, pues era duro.

Lo que más nos costó, efectivamente, fue esto.

Y Leonor Watlting que estaba muy, muy de moda en ese momento,

y a la que había que convencer para que hiciera lo que nunca había hecho,

que es comedia.

Vamos a hablar de la película que vamos a ver a continuación que es:

"Jaque a la dama" de Francisco Rodríguez Fernández, en 1978.

Vamos a situar, en primer lugar, al director. Que hizo muy poco cine.

Sí, poquitas películas.

Bueno, antes que nada, Francisco Rodríguez Fernández,

los dos apellidos porque se le suele confundir con Fernández Gordillo,

que incluso en IMDB hay atribuidas películas del uno al otro

y viceversa.

Eh... Él empezó... Bueno, estudió Bellas Artes.

Empezó trabajando en los equipos de producción y ayudante de dirección

con Samuel Bronston, en las películas que rodó en España:

"55 días en Pekín" y "Doctor Zhivago" y tal...

Casi nada. Exacto.

Y con esa experiencia dirige un melodrama rural, "Casa grande",

que pasa por el Festival de Berlín,

pero la censura evita que la película se estrene hasta dos años después,

y no tiene demasiado éxito.

Un año después rueda otro melodrama,

pero esta vez ambientado en la Guerra Civil, "Gusanos de seda"

que va al Festival de San Sebastián, pero, de nuevo, sin demasiado éxito.

Después, "Jaque a la dama", que ya hablaremos.

Y en vista de las dificultades de producción de estas películas

que no dejan de pertenecer a un universo más independiente

dentro de la industria española,

monta su propia productora y desde el 85 dirige varias películas

con un tono más experimental.

-Lo que venimos a... un poco a plantearnos al final de la película

es si estas dos mujeres, cada una por su lado, es decir,

no habiéndose casado una de ellas o la otra,

que va a través de un matrimonio aburrido.

Eh, posiblemente, a lo mejor,

hubieran sido más felices si hubieran vivido juntas.

Vamos a hablar del momento en el que se estrena la película.

El inicio de la Transición,

que se empiezan a hablar ya de esos temas que habían estado tapados

durante mucho tiempo.

Todavía, bueno, la censura estaba, estaba por ahí cerca, ¿no?

No estaba totalmente resuelto.

Entonces, tiene la virtud de abordar pues todos los temas

que no se podían abordar, básicamente, política y sexo,

en este caso,

el otro gran tema era religión.

Pero aquí no, no entra, pero política y sexo, sí.

Y el defecto de una gran parte de estas películas,

hay pocas que consigan salvarlo, es que al intentar hablar de todo,

lo hacen generalmente de una manera muy superficial.

Es una película muy de los... de finales de los 70.

Digamos que es una película que hay que ver,

no con los ojos de hoy en día, porque entonces es difícil,

sino con los ojos de un espectador de los años 70.

-Yo creo que, que estamos tan degradadas que el exhibicionismo

y las violaciones y todo eso, lo aceptamos como normal.

-Normal será para ti. ¿Parece que los defiendes?

-No, no, no los defiendo. Únicamente, intento ser realista.

Las cosas están establecidas así.

¿La habías visto tú la película? ¿La conocías?

Yo no la había visto. Me he interesado muchísimo.

Eh, primero me he interesado porque, efectivamente,

me lo he pasado muy bien y en eso la recomiendo, obviamente,

a todos los espectadores,

porque sí creo que es testimonio de una época muy interesante.

En todo, ¿eh? O sea, vas... Hay un momento...

Por ejemplo, hay un plano muy interesante que es todo un recorrido

por lo que es el piso donde luego ellas se van a ir encontrando,

que es el piso de una mujer joven en ese momento y progre, de izquierdas,

Entonces, eso está muy bien retratado, en mi opinión.

Yo recuerdo mucho, digamos, ese mundo también por mis padres y tal,

y por mis tíos que es además la época y, bueno, me parece...

Imponente, o sea, me ha encantao.

Después, es muy interesante la película

desde un punto de vista de guión.

Pero, precisamente, porque yo creo que el problema

es que es una película muy atípica,

con lo que eso puede tener de bueno y de malo, es decir,

quien sufre el conflicto en la película no tiene apenas discurso,

no está en ella el punto de vista y muy, raramente,

enuncia lo que van a ser, digamos, sus grandes problemas.

Entonces, la evolución del personaje que interpreta Ana Belén,

que es un personaje apasionante.

-Paula, creo que es, sí.

-Paula. Sin embargo, nunca entendemos nada de lo que le pasa a Paula.

-Yo creo que, de nuevo, es una mujer madura, ¿no?

La que lleva el peso de... de toda...

que es quizá la que más conciencia tiene de su infelicidad

en el matrimonio otra vez, ¿no? y de... bueno...

no dice claramente lo que quiere porque es verdad que yo creo

que es una película que más, no habla sobre el lesbianismo claramente.

Sugiere, más que, ¿no? que especifica.

-Realmente, dices, es una de esas películas en las que tú das,

teóricamente, el protagonismo a las mujeres,

pero les das muy poca voz.

-En el guión estaba Monserrat Julió que, de hecho,

la película parece que está inspirada en una experiencia vital suya propia.

De una amiga que, después de varias depresiones, acabó suicidándose.

-No es imprescindible que una mujer cuente la historia de una mujer

para que esa historia sea verosímil.

Eso yo creo que ya lo tenemos superado.

Pero sí es curioso, o sí es llamativo que el cine de una época, eh...

no se haga cargo de determinados niveles de vivencia

que forman parte del ser femenino y que estos directores,

evidentemente no, en general, no supieron, eh... localizar

o no supieron llevar a la pantalla.

Entonces, siempre son unas visiones como muy externas.

-Sí, yo creo que en la película en lo que tu decías

que juega a muchas cosas,

juega también a la crítica de una cierta intelectualidad de izquierdas

que en las ideas era muy avanzada,

pero que en la vida cotidiana y con sus mujeres eran muy conservadores.

Ahí hay una...

-Muy de manifiesto, por ejemplo,

la crítica a una cierta intelectualidad de izquierdas

se pone muy de manifiesto

en la secuencia en Las Cuevas de Sésamo, ¿no?

Donde se pone sobre la mesa el mangoneo de los concursos

y este tipo de cosas, ¿no?

No quiero dar más detalles porque la vamos a ver ahora.

Me llama la atención, me llama la atención dos cosas:

Uno, la interpretación de Ana Belén,

que es una interpretación de miradas.

Así como Concha Velasco tiene texto

y yo creo que a esta película el problema es que hay momentos

donde les sobra mucho texto.

Pero que bueno, que es una característica del cine de los 70.

-Sí, lo dicen todos.

-40 años sin poder hablar, es muy difícil que le sueltes a un guionista

papel en blanco y se quede en silencio, ¿no?

Y otra cosa que me llama la atención en esta película

y que también lo podemos referir al cine lésbico, en general,

y que daría para, probablemente, un ensayo,

es la elasticidad con la que se representa el deseo sexual femenino.

Es decir, cuando en una película de homosexuales varones un señor decide,

o plantea, o va a hablar y va a comentar que se acaba de dar cuenta

de que es, como mínimo, bisexual.

Por ejemplo, "El diputado"...

Lo que se monta es un verdadero drama

porque se considera que la sexualidad masculina es inamovible

y, sin embargo, en las películas

donde de lo que hablamos es de lesbianismo,

la sexualidad femenina fluye con una facilidad de vértigo.

Por ejemplo, una mujer en una película puede devenir en lesbiana

porque tiene una mala relación con el marido

o porque se ha aburrido de no sé qué o porque se aburría en la vida.

Eso con los varones no pasa, ¿no?

Y no hemos hablado también de la presión,

en la película que vamos a ver de "Jaque a la dama",

en la presión que ejerce la sociedad y las familias.

Sí, ahí hay una secuencias, a mi me gusta mucho,

la presión y la claustrofobia que se transmite en algunas secuencias, ¿no?

La de... En la presentación del libro de él, es...

De pronto, el personaje de Ana, que hasta ahora ha estado, eso,

como observando, tratando de entender algo sin terminar de...

yo creo, de entender demasiado.

Explota y, aún así, la sociedad la calla enseguida.

-Mi marido es un producto en venta. Un miserable producto en venta.

Ya no quiere ni a su mujer, ni a sus hijos.

Y el halago de una zorra es el mejor regalo que se le puede hacer.

¡Dejadme!

Ya lo tenemos que dejar...

Proyectos en los que estéis que me queráis contar.

Sí, estamos trabajando en un proyecto que tiene que ver con el...

con este programa en sí, que es Figmartur, que es un programa,

es un proyecto de investigación, donde lo que estamos haciendo

es ubicar con coordinadas... las escenas de películas

que se han rodado en Madrid.

Porque eso luego se volcará a una base de datos

donde la gente podrá ir a ver, o bien, en su barrio,

qué se ha rodado, o qué escenas han tenido lugar en su barrio,

o ir a ver tu película favorita.

Entonces, bueno, es un proyecto con la Universidad Carlos III

y la Universidad Complutense y nos tiene, absolutamente, absorbidos.

¡Qué bonito! Inés. Divertido, sí.

Pues yo estoy en una productora de televisión, básicamente,

aunque yo creo que terminaremos haciendo más cosas,

que se llama Good Mood y estoy con Daniel Écija.

Son unos grandes capos de la tele.

Estoy muy contenta, la verdad, allí con él.

Lo último que hemos hecho y que yo he firmado y tal,

donde estoy ahí presente, además, en la producción ejecutiva,

es "La Valla".

Que va... bueno... Que es una serie que se podrá ver,

que es España en el año 2045.

Y no quiero dejar de hacer cine, claro.

Con lo cual, pues sí, ya estoy escribiendo mi, mi próximo guión

en los ratos que puedo, y espero...

espero poder hacer una película dentro de poco.

Jara.

-Pues yo estoy con un libro sobre el cortometraje español

en la década de 2010 a 2019,

que es un encargo del Festival de Alcalá de Henares, de ALCINE,

y que es la continuación de uno que ya editamos hace 10 años.

Que me alegra volver a veros por aquí.

Que ya sabéis que aquí se os quiere.

Gracias, de verdad.

A golpe de recuerdo, "Jaque a la dama"

nos guía por los hilos que van tejiendo la estrecha relación

entre dos mujeres.

Una relación que irá tomando dimensiones imprevistas,

a medida que sus destinos se van conectando y dirigiendo

a una realidad que trataran de esquivar por todos los medios.

Hasta la semana que viene.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Orgullo LGTBI+ (Lesbianas)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Orgullo LGTBI+ (Lesbianas)

26 jun 2020

Elena S. Sánchez, Inés París, Jara Yañez y Juan Carlos Alfeo charlan sobre las películas "A mi madre le gustan las mujeres" (2001) y "Jaque a la Dama" (1978).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Orgullo LGTBI+ (Lesbianas)" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Orgullo LGTBI+ (Lesbianas)"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.191 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios