www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5770002
Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres y hombres - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo.

Sin duda, "¿De qué se ríen las mujeres?",

el debut en la dirección de Joaquín Oristrell

es una buena manera de comenzar el fin de semana

de semana riéndonos de esa eterna lucha de sexos

que llega hasta nuestros días.

Tras el coloquio, recuperaremos "Los derechos de la mujer",

película dirigida en 1963 por José Luis Sáenz de Heredia,

con un retrato en las antípodas del que nos acabamos de encontrar.

Está con nosotros hoy Joaquín Oristrell,

que es nuestro primer invitado y director de esta película.

¿Cómo estás? Bienvenido. Pues bien hallada, Elena.

Como siempre. Hacía tiempo que no nos veíamos,

pero es que no paras. Pues sí, estoy un poco ocupado.

Un placer.

Saludamos también a Yolanda García Serrano,

guionista, dramaturga y directora y coguionista

de la película que acabamos de ver.

¿Cómo estás? Muy bien, encantada de estar aquí.

Un placer tenerte por aquí.

Por último, saludamos a Andrea Gutiérrez,

crítica de cine, redactora jefa de la revista "Cinemanía"

y colaboradora habitual del programa.

También directora de un maravilloso documental.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien, encantada.

Creo que hoy es un día en el que vamos a hablar

de la comedia, algo con lo que conectamos todos,

después de este rato tan maravilloso

que hemos tenido recuperando tu ópera prima.

Vamos a remontarnos a esa década de los 90,

cuando se encuentran ellos dos con otros cineastas

y comienzan a hacer esas comedias que conectan tan bien

mucho con el público.

La verdad es que es un caso curioso el vuestro.

Es un cuarteto donde estaba también Juan Luis Iborra

y Manuel Gómez Pereira.

Luego dirigisteis todos,

pero comenzasteis escribiendo para Manuel Gómez Pereira películas

como "Salsa rosa", "Todos los hombres sois iguales",

"Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo"...

Películas sobre la guerra de sexos supertaquilleras,

que fueron éxito de taquilla absoluto.

Es curioso, porque son unos buenos años los 90 en España,

no sé si estaréis de acuerdo, para la comedia.

Porque estaba también Fernández Armero,

con "Todo es mentira", "Nada en la nevera"...

Son últimos años de los 90 cuando empiezan a dirigir

Dunia Ayaso y Félix Sabroso,

Menkes y Albacete...

Son años muy propicios para ese tipo de comedia de guerra de sexos.

También fuera de España.

No sé si igual puede tener que ver con el boom económico,

con que todo iba muy bien en esa década

y quizás era más frecuente hacer este tipo de comedia

de guerra de sexos y comedia romántica.

Pero pienso también, por ejemplo,

en otro clásico de los 90 de comedia que es "Cuatro bodas y un funeral",

Que además, volviendo a ver "¿De qué se ríen las mujeres",

ese comienzo me llevó en seguida a "Cuatro bodas y un funeral".

Con esa presentación de los personajes

que se están preparando para la boda.

No sé si era una fuente de inspiración.

Ya que has lanzado esa pregunta, vamos por ahí.

Nosotros teníamos una tradición,

y es que cuando nos íbamos a escribir,

que siempre íbamos a algún sitio, "¿De qué se ríen las mujeres?",

por ejemplo, nos fuimos a Sevilla a escribir.

Siempre nos daba suerte ver bodas y siempre veíamos bodas.

Decíamos: "Si vemos una boda, la película va a ir bien".

¿Cómo recordáis aquellos años 90?

¿Cómo os conocisteis?

¿Cómo decidiste a escribir no a cuatro manos, sino a ocho?

Bueno, la verdad es que Yolanda y yo, y Juan Luis Iborra,

nos conocimos siendo yo profesor de guion,

que era un profesor de guion muy advenedizo.

Porque yo acababa de entrar en el cine

y en una cosa que se llamaba Proyecto Piamonte,

donde estaba Lola Salvador, Pedro Almodóvar, Marisa Paredes,

Julieta Serrano, me convencieron para que diera unas clases de guion.

Yo había hecho una serie para esta casa, "Platos rotos".

Se estaba rodando una segunda, "Gatos en el tejado",

y me aventuré a dar clases de guion.

Y estos pobres seres aparecieron allí como alumnos.

Los conocí y fue una historia de amor muy rápida enseguida.

Fue encontrarse con personas que les gustaban

las mismas películas que me gustaban a mí.

Les gustaba el cine de los 40, de los 50, las comedias clásicas...

Que no estaban muy por el cine llamado de autor,

que en aquel momento,

era lo que imperaba en nuestra cinematografía.

Cuando tú hablas del desarrollo de la comedia en los 90,

creo que hay una ruptura con una serie de películas

que la gente tenía la idea de que en España

solo se hacían películas serias, de la guerra civil etc.

De pronto, hay esa eclosión.

Dentro de ese apartado que decías,

yo incluso incluiría "El día de la bestia"

y "Acción mutante" de Álex de la Iglesia,

era otro tipo de comedia.

Bueno, nos conocimos ahí.

Surgió el proyecto de que Manolo dirigiera

su primera película

y tengo que contar una anécdota, si quieres, cuéntala tú,

que es que Yolanda un día me dice:

"Tengo un título, pero no tengo película".

Yolanda no es muy buena para los títulos,

pero tenía uno, que era...

-"Chicas buscando taxi".

-Y estábamos comiendo con el productor,

Carlos Orengo, César Benítez, Manolo Gómez Pereira, me dijeron:

"¿Tienes alguna idea?"

Digo: "Sí, tengo una película que se llama 'Chicas buscando taxi'.

Que no existía. "¿Y de qué va?".

Y digo: "Voy a lavarme las manos", y fui al baño.

Entonces, me vinieron a la cabeza dos cosas.

"Extraños en un tren", es decir,

dos personas quedan para asesinar a las personas que les sobran,

y me vino "Così fan tutte" de Mozart,

donde dos mujeres ponen a prueba a sus maridos.

Y, mezclando esas dos ideas, les conté la historia de dos mujeres

que ponen a prueba a sus maridos tentándoles cada una por su lado.

Y eso fue "Salsa rosa". -Esto mientras se lavaba las manos.

-Fue nuestra primera colaboración y seguimos hasta ahora.

Yolanda, es importante para hablar de la guerra de sexos,

que esté la mirada del hombre y la de la mujer.

Es importante que, bueno, tú, ahí aportases tu punto de vista...

Sí, pero yo siempre digo que me encontré

con unos hombres que eran totalmente receptivos

a lo que las mujeres podíamos querer,

a lo que nosotras queremos ver también en una pantalla.

Yo no tuve que ponerme muy sargento.

Alguna vez, sí, pero nada.

Totalmente episódico.

¿Cómo das el salto a la dirección? ¿Qué es lo que te lleva a decir:

"Bueno, me apetece ahora ponerme detrás de la cámara"?

Bueno, yo siempre decía que solo era guionista

y solo quería ser guionista y tenía ese deseo reprimido dentro.

Pero como teníamos la productora Manuel Gómez Pereira,

César Benítez y yo, fue una oferta de ellos:

"Oye, ¿por qué no diriges?".

Yo ya tenía una edad, había pasado de los 40 años.

Me parecía... Bueno, ¿y qué debut hago?

Uno tiene en su cabeza la fantasía de hacer un debut que se vea,

que se sepa y que se vea el autor que es.

Y, al final, dije: "Creo que voy a hacer un homenaje

a la comedia española de toda la vida.

La comedia de verano y las mujeres,

que es algo que tiene mucho que ver conmigo.

No porque yo sea mujer,

sino que yo he crecido educado por mujeres.

Y he trabajado siempre con mujeres alrededor.

Y, sobre todo, me apetecía mucho

tener tres actrices fantásticas con las que poder jugar.

Somos tres mujeres muy diferentes

y que representamos un poco el universo femenino.

Trabajar con un director

al que le gustan tanto las mujeres muy bueno.

Para mirar esas mujeres, creáis dos alter egos.

Tenemos al niño y tenemos al guionista muerto.

Sí. Era interesante matar al guionista

o a este personaje desde el primer momento.

Liberarse de ese señor y pasar a ser ellas.

Yo creo que es muy importante la mirada del hijo.

Este chico que, además, es un actor estupendo,

Daniel Pérez Prada que también debutó ahí.

Claro, ella tiene dos pesos encima:

el del hijo y el del marido, que son dos pesos

que las mujeres casadas y con hijos tienen.

Yo creo que una mujer es mujer por encima de madre y de esposa.

Pero muy por encima.

La maternidad es una cosa que está muy valorada,

el matrimonio, la pareja, pero es la mujer por encima de ello.

Eso está establecido, que con el hombre es normal.

Nosotros no somos padres y maridos. Somos hombres, trabajadores, etc.

Pero la mujer tiene como ese pedigrí detrás.

Creo que eso era muy interesante en la película.

"Hijo, ya tienes una edad para espabilarte, déjame vivir.

Marito, muérete.

Vete, busca la luz, no seas "ghost", no vengas aquí a hacer la Pascua.

Déjame vivir mi vida,

que tengo todo el derecho del mundo".

Y eso era lo que queríamos contar.

Y, 25 años después, te pregunto a ti, ¿de qué se ríen las mujeres?

De lo mismo que nos hemos reído toda la vida, de los hombres.

Reírnos de pero con, o sea, me refiero...

Porque esto siempre se malinterpreta.

Nos reímos porque somos compañeros de vida.

Entonces, yo siempre digo:

"Me río de los hombres cuando escribo muchas veces

porque sois muy graciosos.

No porque me caigáis mal, todo lo contrario,

me caes muy bien y por eso me puedo reír".

Igual que tú te puedes reír de ti mismo cuando estás bien contigo.

Porque si no, lo que haces es sufrir.

Y nos seguimos riendo que las mismas cosas.

No hemos hablado de otro gran protagonista

de esta historia, que es Benidorm.

Ahora tenemos reciente la última película

de Isabel Coixet,

nos muestra un Benidorm diferente, pero claro,

aquí tiene mucha presencia.

Está la tentación de compararla con las pelis de Benidorm

de Pedro Lazaga y todas estas pelis,

como "Verano 70", por ejemplo.

La verdad es que me llamó la atención

en "¿De qué se ríen las mujeres?"

estaba todavía el tópico del hombre adúltero,

un clásico de estas pelis,

el Rodríguez este que se había quedado sin la mujer

y estaba intentando ligar con suecas y siempre le salía mal,

pero claro, para mí,

la gran diferencia es que aquí el foco está puesto en ellas.

Pero sí puede haber un punto de conexión con ese Benidorm.

-Sí, sí.

Creo que Benidorm os dejó muchas anécdotas, ¿no?

Sí, muchísimas. En primer lugar, Benidorm lo escogimos

porque era la aceptación del exceso.

Es decir, vive en un exceso,

Benidorm es un exceso en sí mismo, muy controlado, adoro Benidorm,

pero es un exceso.

En Benidorm nos pasó de todo, porque rodamos julio

y un poco de agosto, estaba lleno de gente.

Hay muchas escenas que están hechas con gente real

y figuración puesta en medio.

La escena en la que van François-Eric Gendron

y Verónica Forqué por la calle hablando,

el marido detrás, se rodó en la parte de los ingleses,

en el Racó de l'Oix,

que había policía secreta metida en medio que nos ayudaban,

había figuración nuestra y cantidad de ingleses e inglesas.

Al estar a punto de decir "acción" en un plano,

unos señores se pegaron unos puñetazos

delante de Verónica Forqué

que no se la llevaron por delante de casualidad.

Porque había mucha gente bebida y tal.

Tuvimos que capear con... Pero era muy divertido.

Vamos a hablar de la película que veremos a continuación,

"Los derechos de la mujer", de José Luis Sáenz de Heredia,

1963. No, no lloro.

No me doblegaré.

Quiero los mismos derechos.

El 50%.

-Yo te daré el 80 si lloras.

-Nunca lo conseguirás, ¿me oyes? ¡Nunca!

Vamos a contextualizarla dentro de la filmografía

de José Luis Sáenz de Heredia,

del que hemos hablado en el programa.

Y también que es la adaptación de una obra de Alfonso Paso

que tuvo mucho éxito en teatro.

Bueno, Sáenz de Heredia venía de dirigir su gran éxito,

que es "Historias de la radio",

y unos años después, intentaría repetir ese éxito

con "Historias de la televisión".

Hacía muchos años, 20, que había dirigido "Raza",

la peli más representativa

de su vínculo con el aparato franquista.

Pero es verdad que, un año después de "Los derechos de la mujer",

dirigiría su documental sobre Franco, "Franco, ese hombre".

En ese año, el 64, dirigiría también otro de sus títulos más populares,

que "La verbena de la paloma",

y es que estamos hablando de un director muy prolífico.

Dirigió 45 largometrajes, el último de ellos, en 1975.

Y luego, Alfonso Paso, también otro autor muy prolífico.

Escribió 230 obras,

estrenó 189 y los 60 es la década

en la que se empiezan a adaptar muchas de sus obras.

"Vamos a contar mentiras", "Los derechos de la mujer",

"Usted puede ser un asesino"...

Bueno, una serie de obras de su repertorio y,

además, no solo fue prolífico como autor,

sino que en el cine también hizo mucho carrera.

Fue guionista de muchas películas

y dirigió seis largometrajes.

No sé cómo le daba la vida a este hombre.

La película se estrenó en el 63, han pasado más de 50 años.

¿Qué lectura haces de ella? La has descubierto ahora, ¿no?

Sí, yo la he descubierto ahora

y tengo algo que se me ocurrió cuando la vi.

Dije: "Esta película la tendrían que poner en los colegios".

Y decir: "¿Veis esto, niños y niñas? Pues así, no".

Porque es...

Hacer es abogada, y como es abogada,

tiene un carácter pero endemoniado.

Ella no habla, ella grita.

¡Ahora, prepáreme las cosas!

Porque se supone que, para ser abogada, si eres mujer,

tienes que ser impertinente.

El marido le dice, por supuesto, "aquí el que tiene trabajar soy yo,

ya que nos hemos casado, tienes que dejar el trabajo".

El hombre y la mujer sellaron un pacto:

Ella en el hogar y él a luchar por ella.

Pero tú te has saltado el pacto a la torera.

-Hay alguna frase que me la había apuntado y todo.

Que decía: "Si ella tiene derecho a ser abogado,

yo tengo la obligación de ser hombre".

Si ella tiene derecho a ser abogado,

yo tengo la obligación de ser hombre,

y no voy a dejar de serlo.

Que me parece una frase... Tremenda.

Es preciosa.

El punto de partida podía ser interesante.

Una mujer que en esa época defiende por encima de todo

que ella quiere ejercer la abogacía

y que eso está por encima de lo demás.

Hacer realidad ese sueño.

Pero luego vamos hacia otro lugar. Hacia donde vamos, sí.

No, la película está resulta con mucho oficio,

porque Sáenz de Heredia lo tenía.

Hay actores estupendos, todo reparto fantástico.

La película tiene ese punto, es una película muy machista,

pero hasta el meollo, el tuétano, el hueso.

Luego se hicieron algunas películas parecidas,

recuerdo una con Arturo Fernández y Teresa Gimpera,

"Cómo sois las mujeres".

Esa cosa de la lucha de sexos

llevada al dominio del macho sobre la mujer,

estableciendo que la mujer no puede asumir ciertos roles,

porque su rol es quedarse en casa.

la mujer honrada, la pata quebrada y en casa,

era tema de muchas comedias.

Es mucho también de Alfonso Paso.

Alfonso Paso tenía obras interesantes,

sobre todo, cuando se acercaba Jardiel Poncela.

Cuando hacía "Usted puede ser un asesino"

y ese tipo de comedias.

Pero cuando entraba lo ideológico, resbalaba bastante.

Hacía temas muy profundamente machistas,

eso es así.

Luego la película cumple su función.

Me imagino que la gente, cuando la vio,

le gustaría y se divertirían y se reirían mucho con este señor,

con el delantal y todo ese tipo de cosas.

Pero hay más que el cine español. No es la única.

En el teatro, la interpretaron está en 500 ocasiones

La última vez en el año 79, que yo ya era supermayor.

Se hizo una crítica que decía que sobre los derechos

que creen tener algunas mujeres, no todas,

escribió Alfonso Paso esta divertida comedia.

-Lo que sorprende es que años antes, en Hollywood, por ejemplo,

está "La costilla de Adán", con Katherine Hepburn

y Spencer Tracy, una cosa parecida.

Los dos están en la misma profesión,

lo que hay es un pleito a ver quién puede más y quién va a ganar.

Y entran en pura competencia y se establece mucho

el tema de los hombres, mujeres, el dominio de uno y otro.

La comedia juega mucho a eso.

Y en la comedia, el hombre casi siempre,

no en este caso, suele salir perdiendo.

Porque eso es una frase que, además,

me la pasó Yolanda, que dice que, en general,

las mujeres hacen gracia y los hombres damos risa.

Es un poco distinto.

En el centro tenemos a esta pareja, este matrimonio,

esta pareja de recién casados.

Pero los ojos se nos van a los secundarios

con ese ramillete de cómicos maravillosos

que ha tenido este país.

Es que nosotros de actores nunca hemos ido mal.

Y esto es lo que acabas de decir.

Que se te van los ojos a López Vázquez...

-A Lina Canalejas.

-Sí, haciendo... (RÍE)

Sí, claro, son actores que te los comes a todos.

Porque aprovechaban cualquier intervención,

eran muy "robaescenas", eran muy buenos.

-¿Me permite? Me los quité cuando me senté aquí.

-Aquí no estuvo usted sentado, usted estuvo en la cama de mi mujer.

-Cualquiera que lo oyera...

¿Creéis que es interesante recuperar estas películas

para tener presente de dónde venimos?

Claro, es que nosotros estamos donde estamos

porque venimos de donde venimos.

No estamos aquí como las setas que nacen

en otoño por generación espontánea.

Necesitamos saber cuál ha sido nuestra historia pero de todo tipo.

La historia política, de nuestro cine, de nuestro teatro,

porque esto nos hace, además,

hacer un análisis que nos viene muy bien para el presente,

y, sobre todo, para el futuro.

-Es un documento histórico por un lado

y tiene una función pedagógica. Estoy de acuerdo con Yolanda.

Hay una cosa que a mí es lo que más me ha desagradado

de la película, que es cómo se degrada el trabajo

de la mujer en casa.

Porque puede ser machista y todo lo que quieras,

pero el trabajo de una ama de casa

me parece que merece un poco más de respeto.

Me parece absolutamente fundamental que esto se vea,

se ponga en los coles, se enseñe...

como un documento histórico como tantas pelis

que hemos puesto aquí en "Historia del cine".

Vamos a dejarlo aquí, sí os quiero preguntar

por todos esos proyectos que tenéis ahora mismo en "Cuéntame",

que ha estrenado última temporada,

ya no sé qué número de temporada es.

(RÍE) La 21 creo.

¿Qué nos va a deparar?

Yo sé que yo he escrito cosas del 92, cosas del 93,

y que en la familia van a pasar cosas que no se imaginan,

porque lo que se acaba de ver es solo el inicio.

Joaquín, algo más, ¿no?

Bueno, como la gente ya ha visto el primer capítulo,

que creo que ha supuesto una conmoción

en los fans de "Cuéntame",

nosotros este año presentamos un multiverso

donde hay 2020 y 1992.

Entonces, el arranque del primer capítulo para la gente

que lo haya visto, es muy sorprendente,

porque empieza 8:00 de la tarde y todo ese barrio

que conocemos de hace tanto tiempo están aplaudiendo.

Vemos a los personajes ahora,

en situaciones completamente nuevas y distintas.

Eso le da un cierto valor a lo que está pasando

en el 92 y hay unos links

alrededor de eso y en eso va a consistir la temporada.

Hay que reinventarse un poco e intentar

que el espectador no se aburra.

Es la gran novedad este año de "Cuéntame".

Muchísimas gracias a los tres.

A vosotros. -Gracias.

Gracias por venir de nuevo.

Recuperar hoy en día una comedia de principios de los 60

seguramente nos invite más a reflexionar que a reír.

"Los derechos de la mujer" nos da una idea

de lo que se reían los españoles en aquella época.

Saquen sus propias conclusiones.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio; Mujeres y hombres

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres y hombres

22 ene 2021

Elena S. Sánchez, Joaquín Oristrell, Yolanda García Serrano y Andrea Gutiérrez charlan sobre las películas que emitimos "¿De qué se ríen las mujeres?" y "Los derechos de la mujer".

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres y hombres" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Mujeres y hombres"
Programas completos (21)
Clips

Los últimos 1.271 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios