www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5726644
Historia de nuestro cine - Coloquio: Lulú (y Clara) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Hola de nuevo.

Que a Bigas Luna, le fascinaba el erotismo,

quedó reflejado en la adaptación de la novela de Almudena Grandes

y en toda su filmografía.

Hoy hablaremos del director catalán,

pero el nexo de unión entre los dos títulos seleccionados esta noche,

"Las edades de Lulú" y "A contratiempo",

es, Óscar Ladoire, protagonista de ambas

y además director, productor y guionista de la segunda.

Buenas noches, cómo estás. Buenas noches.

Te hemos visto mucho aquí, en Historia de nuestro cine

en la pantalla,

pero aquí, en el plató, es la primera vez, ¿no?

Exacto. Es la primera vez que vengo.

Es un placer estar aquí. Muchas gracias.

Para nosotros también. Y buen doblete, tienes mucho que contar.

Sí, bueno, esperemos. Gracias.

También nos acompaña la actriz Rosana Pastor,

a quien acabamos de ver en "Las edades de Lulú"

interpretando a la mejor amiga de la protagonista.

Cómo estás. Hola.

También bienvenida por primera vez al programa.

Te hemos visto también en películas estupendas como "Tierra y libertad".

Gracias por venir. Muchas gracias, un placer.

Y por último, saludamos a Andrea Morán,

crítica cinematográfica, directora del podcast "Nueva carpeta"

sobre cine,

y colaboradora habitual del programa.

Buenas noches, cómo estás.

Hola, buenas noches. Encantada de estar aquí con vosotros.

Pues vamos a contextualizar la película que acabamos de ver.

Era la séptima película dirigida por Bigas Luna.

Vamos a ver en qué momento de su filmografía estrena

"La edades de Lulú".

Pues a finales de los 80, Bigas Luna, había concluido lo que se conoce como

"la etapa negra", formada por "Bilbao", "Caniche" y "Angustia",

que son tres películas más oscuras, mucho más sórdidas

y que se habían visto en un circuito minoritario.

Entonces, gracias a "Las edades de Lulú",

que fue un encargo que propuso el productor Andrés Vicente Gómez,

él consigue acceder al circuito comercial, al gran público.

Entonces ahí se le conoce también internacionalmente

como un director de cine erótico,

y eso le permite dejar atrás, aspectos más oscuros

y más perturbadores de su cine, más obsesivos,

y entrar en un erotismo mucho más sensual

y más anclado en lo local y lo tradicional,

porque él volvía de Estados Unidos,

una experiencia de la que había regresado

sabiendo que quería hacer cine en España.

En el 92 empieza ya con "Jamón, jamón", la trilogía ibérica;

entonces "Las edades de Lulú",

puede funcionar como una película de transición, podríamos decir.

¿Y cómo llega la película a vuestras trayectorias?

No sé si habíais leído previamente la novela de Almudena Grandes

que había tenido mucho éxito.

Sí, yo había leído la novela y además conocía a Almudena;

es más, nuestra relación en esa época era bastante cercana...

Y sí, pues llega por un azar, como todo en este oficio.

En mi caso, siempre es un azar. No sé pero...

Además me imagino que son dos regalos, ¿no?,

La adaptación de esa novela de éxito y trabajar con Bigas Luna.

Exactamente, sí.

Además fue muy curioso porque preparamos antes del rodaje...

Estuvimos, recuerdo, por Almería, por una zona preciosa con Bigas.

Fue un mundo muy curioso, sí, la preparación de la película. Sí.

Rosana, cómo lo recuerdas.

Pues yo recuerdo, sobre todo,

el gran recuerdo que yo tengo de la película es,

la relación que establecí con Bigas, ¿no?, que...

se estableció una relación de así como de amistad

a lo largo de los años como muy tierna y afectiva.

La película llegó a mí

cuando el personaje lo iba a hacer Ángela Molina.

Y no sé si tenían previsto que hiciera la hermana, o algo así,

cuando Ángela finalmente no hizo el personaje,

pensé que podría peligrar, pero me dijeron:

"no, no, Bigas dice que te mantienes".

Lo que no sé es si hubo ahí un cambio de personaje.

Has leído recientemente la obra de Almudena Grandes,

¿qué diferencias encuentras?,

porque es verdad que la adaptación al cine,

siempre difiere mucho de la obra original.

Sí, por un lado, bueno, la película está contada de manera cronológica,

entonces yo creo que nos facilita entender un poco

los cambios de actitud de Lulú y demás.

La novela alterna pasado y presente.

Difieres sobre todo en el final, ¿no?,

porque creo que la película prioriza la historia de amor;

casi que no nos regala un final feliz yo creo,

pero en cambio la novela es mucho más amarga porque,

el personaje masculino, no aparece tanto como un salvador,

sino que casi la castiga,

y Lulú regresa un poco a esta burbuja de la niñez,

un poco como atrapada, ¿no?

Es como una emancipación bastante frustrada.

Y también creo que la novela reflexiona más sobre

el momento político en España.

Por ejemplo se cuenta que los personajes de Pablo y Marcelo

habían estado en la cárcel,

que habían poseído propaganda contra el régimen, etcétera.

Cómo es ese arranque de la película, verdad;

ese primer plano ya nos dice

hacia dónde va a enfocar el personaje su trayectoria, ¿no?

Sí, sí. Me sorprendió de la diferencia que hay,

desde el punto de vista como espectador

de ver esa película en el año 90,

que recuerdo en el estreno...

Yo salí de allí un poco asustadillo y tal, muy tímido,

a de repente, ahora, donde dices:

"caray, esto es lo más incorrecto políticamente

con todo lo que hay ahora,

el arranque que tú dices con la niña y todo lo que es,

es una sucesión, donde me acuerdo que el debate entonces

¿es erótico o es pornografía?

¿Esto es erotismo o es pornografía?

Ese era el debate básico,

pero ahora me doy cuenta que hay muchas cosas que posiblemente

no nos atreveríamos a hacer en este momento.

Esa es una reflexión, digamos, por fuera de la peli ahora.

-Hay que recordar que Bigas es un maestro

con los títulos de crédito.

Yo recuerdo, no sé si lo tendréis fresco,

los títulos de crédito de "Lola", con una jovencita, Ariadna Gil,

nadando en una piscina con una canción de Hilario Camacho,

si no recuerdo mal, maravillosos.

Esas primeras imágenes de la película como títulos de crédito,

independientemente de la corrección o no corrección,

contextualizado en el ahora,

tienen ese sello característico de Bigas Luna,

con los títulos de crédito.

Hay algo muy curioso:

Esta película ha cumplido 30 años, la dirigió Bigas Luna,

pero, en un principio, no era la primera opción Bigas Luna,

ni la primera opción de la actriz protagonista.

Hubo otras opciones también que pudieron entrar en el casting.

¿Qué película hubiera podido hacerse?

Hay una película paralela, ¿no?, como en otra realidad.

Pues mira, podría haber estado dirigida por Luis García Berlanga.

Él era el presidente de jurado de "La sonrisa vertical",

premio que se concedió a Almudena Grandes

con su primera película, 28 años.

Debutaba en la literatura con "Las edades de Lulú".

Penélope Cruz se presentó al casting,

así que podría haber protagonizado esta película.

Javier Bardem acompañaba a su hermana

y finalmente le cogieron para una prueba y, bueno,

él sí terminó entrando en este personaje.

Pero tanto la dirección,

que luego fue Andrés Vicente Gómez el productor,

tomó ese consejo de Berlanga que le dijo:

"no, esta película pertenece a Bigas Luna",

entonces cogió otra dirección muy diferente.

Qué paso con Ángela Molina.

Es una historia que, bueno, corrieron muchos ríos de tinta.

Bigas Luna y Ángela Molina hicieron "Lola" en el 86,

que es un melodrama trágico,

que ya tenía contenido sexual.

Para él era como la actriz más carismática del cine español

en aquel momento,

y cuando recibió este proyecto, pensó en un primer lugar,

en Ángela Molina y en su hermana Mónica

para el personaje joven.

Ocurrió que Ángela Molina esperaba un guion definitivo

con unos cambios que nunca llegaron,

y para ella el contenido rozaba lo pornográfico,

así que rechazó el proyecto, diez días antes de empezar a rodar.

-He hecho uso de un poder legal que yo tengo,

que es decir no, cuando no estoy de acuerdo con algo.

Con lo que tengo plena libertad para elegir.

-Tuvieron que buscar una sustituta corriendo

y esa fue Fracesca Neri, italiana;

ya había hecho unas cuentas películas y series de televisión.

Y de hecho, "Las edades de Lulú" tuvo mucho éxito en Italia,

gracias a la participación de esta actriz.

-Yo creo que la película, como decía antes,

ahora mismo hay que contextualizarla,

lo que cuenta la película y la historia que narra,

en estos momentos, probablemente...,

el concepto que tenemos de la sexualidad, el rol de la mujer,

necesariamente es otro.

Y yo creo que Francesca fue muy valiente,

incluso en los momentos que aparece como adolescente, como niña,

la veo como incorporando ahí una niña, que evidente, ya no era,

ya no éramos ninguna de las dos.

-Yo, si me permites, Rosana,

ahora que os veo a ti y a Francesca,

pienso que las chicas hicisteis un trabajo maravilloso.

Y María Barranco que hace el personaje del travesti,

que también ahora sería incorrecto políticamente;

o posiblemente sería un punto de vista, bastante discutido.

-Cuando leí la novela,

me gusto antes de que se pensara que se iba a hacer la película.

Pero después cuando leí el guion,

que bueno, que la había escrito Almudena y Bigas,

me sentí muy reflejada en el papel.

Es la primera vez que me ha pasado; como decir: "esta soy yo".

-A mí me interesa mucho la escena de ese trío frustrado

porque es verdad que hay muchas escenas de sexo explícito

en esta película;

pero es que hay tantas emociones por abajo

que se mueven de manera subterránea que aflora, ¿no?,

porque no es tanto, ese coito que va más entre la pareja

y ella se queda fuera.

Su sensación de sentirse rechazada, de querer estar, sentirse aceptada...

Sola, un patetismo...

-Hacía mucho que no oía la palabra "coito";

no, que me gusta, es que veo que hasta el lenguaje ha cambiado

y las maneras de nombrar las cosas.

-No, antes hablabas de ese primer plano...

Yo creo que ahora ningún director, ninguna directora se atrevería

a empezar con esos títulos de crédito,

que es "El origen del mundo" de Gustave Courbet,

es el origen de la historia, porque está todo en esa imagen.

-Es que posiblemente dentro de poco prohibiremos "El origen del mundo".

-Contextualizando un poco todo lo de la historia,

veía, el premio de "La sonrisa vertical",

desapareció en 2004.

En 2004, nace la ley contra la violencia de género,

y luego en 2017, la ley de igualdad.

Yo creo que afortunadamente, la mirada que tenemos hoy sobre

ciertos estereotipos,

que en aquel momento estaban como muy aceptados,

socialmente muy aceptados,

ahora mismo vivimos otro momento que yo celebro también porque,

en la época en que rodamos la película...

-Por ponerte un poquito palos en las ruedas,

yo, creo que el revisar, y no hablo ya de una cosa de 1990,

pero imagínate revisar ahora a Quevedo.

Se están revisando cosas...

O "El origen del mundo", la pintura de Courbet, o sea,

es que ahora decir: qué pasa, que leer una novela de Celine

que en efecto le tachaban de colaboracionista, me da igual,

lo que me importa es lo que está contando,

cómo lo está contando.

Lo situamos en el contexto,

pero creo que aplicar nuestra mirada de hoy, del año 2020,

en plena peste,

creo que sería, no sé, me produce desazón.

-Qué es lo que quieres que hagamos.

-No lo sé. -No sabes.

Bardem, que era su debut en el cine

y que en ese personaje ya está espléndido.

Personaje tampoco sencillo, ¿eh?

Nada sencillo para su primera película.

En el 92, vuelven a repetir con "Jamón, jamón";

luego toda la trilogía ibérica con "Huevos de oro"

y "La teta y la Luna" y, le guardaban mucho cariño a Bigas

porque decía que entendía muy bien a los intérpretes.

Cómo se exponían en ese momento

y lo vulnerables que estaban en esas escenas.

-Gracias a que Bigas Luna es como es,

pues de pronto la experiencia fue algo maravilloso, algo creativo,

imaginativo, divertido...

Y entonces, ahí creo que en "Jamón, jamón" fue cuando ¡Pu!,

me entró en gusanillo y ya decir: esto puede ser muy divertido".

Vamos a hablar de "A contratiempo", de 1982,

es tu debut en la dirección,

pero antes de ese debut,

si que me gustaría que me hablases

de esa relación profesional y personal con Fernando Trueba.

Yo recuerdo que coincidimos en lo que ahora se llama

Facultad de Ciencias de la Imagen,

de Ciencias de la Información en su rama de Imagen,

y nosotros en aquel momento queríamos entrar en la Escuela Oficial de Cine,

pero no existía ya,

y no tocó, creo que somos la segunda promoción de esa Facultad.

Y a partir de ahí, no solo con Fernando,

con otros cuantos empezó una relación

y dimos nuestros primeros pasos juntos.

Trueba y yo escribimos el guion de "Opera prima",

que fue nuestra primera película.

Aquello se convirtió en un éxito notable;

el productor era Colomo en aquel momento y, bueno,

decidimos seguir, montamos nuestra pequeña productora;

y nuestro primer proyecto era otro guion nuestro

que se llamaba "A contratiempo", que se llamó "A contratiempo",

la primera película de una serie que hicimos juntos.

Y das el salto a la dirección,

pero es que además de dirigir decides protagonizar la película,

escribes el guion y además la produces, ¿no?,

o sea, todo en el mismo pack. ¿Eso cómo lo sacaste adelante?

Digamos, que no es que yo, es decir...

Yo había hecho el primer corto de todas las generaciones;

es que el otro día me acordaba que se llamaba "La retención",

que hoy tampoco se podría ver.

Era una cosa, pues no sé...

Estaba Fernando, estaba Resines,

la primera aparición de Resines como actor en ese corto.

Recuerdo llegar al Festival de Huesca,

todos nos esperaban con grandes albricias,

y según se iba proyectando la película,

todo el mundo silbando y pateando aquello

porque les parecía espantoso.

Con este debut en la realización mío, el siguiente, es "A contratiempo",

donde ya pues nada, tiré para adelante.

Descerebramiento propio de la edad.

Si yo antes era dos tontos, ahora soy cuatro tontos.

-Creo que... Qué marco increíble.

Creo que es una historia moral en un sentido estético,

porque lo importante no es tanto el qué pasa,

sino más bien el cómo pasa.

Rosana, ¿tú conocías "A contratiempo"?

No, no la había visto. Cuéntame porque además yo creo,

que esta sesión doble tiene muchas cosas en común,

además de Óscar Ladoire.

Tenemos también a Almudena Grandes,

tenemos también esa relación con dos personajes de diferentes edades.

Bueno, no la conocía y me fueron sorprendiendo cosas.

La aparición de Almudena Grandes;

de repente dije: "pero bueno esta película de qué año es".

Entonces... -Que está espléndida, por cierto.

-Me sorprende mucho que si hacemos un pequeño salto,

si que hay una temática similar,

que es un joven maduro, ¿no?...

-Menorero, como decía Rafa García, el eléctrico,

que es muy bonito ese término también.

-Pues sí, me alegra que lo digas tú, un menorero...

-Malos tiempos para los menoreros.

-Sí, un menorero a contratiempo, como lo ha calificado Óscar

y otro, en "Las edades de Lulú",

porque al final estamos hablando de mujeres muy jóvenes

que por mucho que su deseo aparezca como un deseo manifiesto y explícito,

son menores.

-Hombre, para mí la película, yo creo que él siempre sabe

dónde está la línea que no debe cruzar, ¿no?

En parte la película se encarga..., perdón,

a través de los personajes secundarios,

de recordar al protagonista que es menor, abusón;

la brújula moral, por si acaso al protagonista se le olvida.

-¿Le parece bonito el ejemplo que da a la niña?

-Sí, sí, la niña, la niña...

-Muchos de los secundarios,

que además tuve la suerte de poder contar con ellos,

eran amigos que..., desde Paco Lobo, Juan Cueto, Gonzalo Suárez...;

sí, la verdad es que ha sido una delicia.

-Bollero salía ahí también. Bollero también.

-Bollero, sí, sí. y Almudena Grandes, evidentemente,

que me parece que hace un papelón.

Así como Mercedes Resino, que lamento no saber que ha sido de ella,

a parte que ella entró en la carrera de presentadora con "Tocata",

pero sí al verla ahora me ha producido...,

me parece que se sale de la pantalla.

-¿Sabes lo que te digo?

Que dentro de dos años y seis meses, tendré 18 años

y entonces ya te puedes preparar porque pienso ir a por ti.

Y qué querías contar,

porque tú en su momento, no definías la película como una "road movie",

ya sabes que nos gusta siempre poner etiquetas y decía:

"no, ¿esta no es una "road movie"?

Sí es cierto que la idea del viaje al Finisterre,

porque la película es el Finisterre, el fin de la tierra.

esa idea del viaje a esa Galicia, ¿no?,

realamente hay una Galicia maravillosa

que, afortunadamente, todavía hay sitios donde se mantiene así.

Lo que hay es casi un camino, ¿no? Es como la idea de un camino.

No sé, yo creo que nos metimos por allí al escribirlo Fernando y yo,

en esa idea de itinerancia.

Veníamos de hacer una película en una bohardilla y dijimos:

"vamos a hacer carretera",

que al final hay un momento, ahora que veo el coche

que parecía aquello un anuncio de Citroën GS de aquella época.

En aquel momento dijiste que era una película feminista,

de dos misóginos. Caramba.

Qué dos palabras, eh. Caramba.Sí, sí.

Pues fíjate, no sé si estaréis de acuerdo,

pero sí creo que es una película que hoy en día,

sí se puede ver sin una tachadura moral,

está en el límite...

¿Creéis que me podéis acusar de pederastia, en este caso,

visto desde el 2020? Es broma, Rosana.

-Que veo ponerte muy seria. No, acusar, no.

Me parecía que había en ese desarrollo de ese guion,

en ese desarrollo de esa historia,

creo ver la mirada, como la proyección del deseo de un varón

sobre una mujer joven, ¿no?, una niña en este caso.

Entonces creo que es mucho la mirada masculina

sobre lo que cree que una joven de esa edad, podría desear

y sentirse atraída por un hombre más maduro.

-Sí, está claro que él es como director de cine y la va mirando,

es casi como él la observa.

Pero la proyección del deseo de él, creo que eso, pues también. Sí.

Digamos que es el machirulo o el varoncillo en el que la encuentra

es una autoestopista que encuentra, y en efecto.

-Yo creo que ahora a lo mejor nos llama la atención,

pues bueno, ese personaje masculino desorientado, desubicado

y un tanto irresponsable.

Que no está a la altura de sus responsabilidades,

porque está en una crisis creativa y personalidad

y muy perdido en la vida, ¿no?

Y que se tiene que dar en este viaje,

y quizá por eso es una "road movie" sin serlo,

que en un contexto más marginal,

porque si se cruzarán en mitad de Madrid, pues no coincidirían,

pero en este viaje, sí que pueden compartir unos días

y que se unan dos personajes que de otra manera,

no se mirarían quizá, no te fijarías en ella.

-Que maravilla, lo explicas mucho mejor que yo. Qué bien.

Lo vamos a dejar aquí porque los espectadores

también tienen que descubrir muchos de ellos la película.

Pero antes de irnos, como siempre pregunto, proyectos,.

En qué estáis ahora mismo, Rosana.

Bueno, empiezo el rodaje de una serie de ocho capítulos;

empiezo ya la semana que viene,

pero no puedo decir nada más porque no sé si se puede decir,

y por mi parte estoy retomando una trayectoria como directora,

detrás de la cámara,

con el proyecto de un documental a propósito del poeta Francisco Brines.

Genial, estaremos pendientes de ambos proyectos.

Óscar...

Pues yo, azares significativos

y para acabar de darle la vuelta al círculo,

estoy escribiendo en Galicia,

una serie de capítulos breves de 25 minutos,

y en ello me ando. Y es de chicas.

Andrea, me encantan tus podcast. Muchas gracias.

Todo un descubrimiento.

Además, acabo de publicar uno de cómo hacemos el programa,

para explicar desde dentro cómo se ve "Historia de nuestro cine"

así que, espero que lo disfruten.

Cómo se llama para que la gente lo sepa."Nueva carpeta".

Muchísimas gracias a los tres.

Me gusta porque, además ha habido miradas muy diferentes

y eso enriquece mucho los coloquios. Me gusta a mí eso.

Gracias de verdad. Ha sido un placer estar con vosotros.

Os invitamos a emprender un viaje junto a Félix y Clara,

dos almas opuestas, solitarias e independientes,

que se encuentran en "A contratiempo".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Lulú (y Clara)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Lulú (y Clara)

27 nov 2020

Elena S. Sánchez charla con Oscar Ladoire, Rosana Pastor y Andrea Morán sobre "Las edades de Lulú" (1990) y "A Contratiempo" (1981).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Lulú (y Clara)" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Lulú (y Clara)"
Programas completos (15)
Clips

Los últimos 1.255 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios