www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5798776
Historia de nuestro cine - Coloquio: Berlinale - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

¿Qué tal?, bienvenidos de nuevo,

como sabréis, la pandemia ha obligado

a los organizadores de la Berlinale

a programar el festival en dos fases,

la primera en formato virtual del 1 al 5 de marzo

y la segunda que se espera pueda ser presencial

se trasladará al mes de junio.

Esta noche miramos al Festival de Cine de Berlín

con dos películas españolas que fueron premiadas allí,

"El año de las luces" y "Las truchas"

y para hablar de ellas nos acompañan sus directores,

Fernando Trueba, que ganó el Oso de Plata en el 87

por a película que acabamos de ver, ¿cómo estás? bienvenido de nuevo.

- Hola, ¿qué tal?, gracias.

Y también José Luis García Sánchez, Oso de Oro en el 78

con "Las truchas", la película que veremos tras el coloquio,

a ti hacía más tiempo que no te veíamos por aquí, ¿cómo estás?

- Regular, hay un momento en la vida que siempre se está regular.

Bueno, yo a ti te veo estupendamente,

nos alegramos muchísimo de que hayas vuelto a tu casa, gracias.

Saludamos también a Luis Parés, historiador, crítico de cine

y colaborador habitual del programa, ¿cómo estás?

- Yo bien. Bueno, vamos a empezar

hablando de la Berlinale, porque los dos tuvisteis la suerte

de que vuestros trabajos se premiasen allí

y me gustaría que me contaseis cual fue la experiencia,

cómo viviste ese paso de "Las truchas"

por el Festival de Berlín, ¿qué recuerdas?

- Bueno, primero muchas gracias,

porque has introducido una palabra clave, la suerte,

no es que me dieran el premio a mí, se lo dieron

a Emilio Martínez de Lázaro, Tomás Muñoz, creo, con un corto

y a mí, por tanto soy exsecun, Sí, exsecun

-Los festivales siempre han servido para que el productor,

fundamentalmente, que es la persona importante de una película,

vaya a Berlín y trasiegue con unos y con otros,

trate de vender la película,

y en este caso era un productor estupendo, Luis Megino,

que debió manejar allí, no se si daría dinero a alguien,

no creo, porque no tenía. - Yo siempre he pensado

que una de las razones por las que "Las truchas" ganó

es porque la presidenta del jurado ese año,

que tu no lo sabes, o no te acuerdas, era Patricia Highsmith,

y Patricia Highsmith, aparte de ser una gran escritora,

se distinguía por tener un gran odio a la especie humana

y un gran amor a los animales

y tu película es una ilustración perfecta

de la ideología de Patricia Highsmith.

Cuéntame, ¿cómo fue tu experiencia en aquel festival de cine de Berlín

con ese premio a la mejor dirección?

- Pues muy buena, muy divertida,

yo la recuerdo, hacía mucho frío, mucha nieve

y recuerdo pues, al productor, a su, a su mujer, gran amiga nuestra,

Carmen Rico Godoy, a la que siempre echaremos de menos,

amigos como Rafael Escuredo,

por supuesto a Maribel Verdú y a Jorge,

que estaban allí, Sanz, con nosotros, recuerdo como risas todos los días,

como pasarlo muy bien.

- Yo estaba, estaba en el palco viéndole y estaba como emocionado ahí

porque, vamos, nunca me había pasado en ningún estreno, ni nada,

que han interrumpido la película por lo menos ocho o nueve veces

con aplausos y gritos y risas.

Tanto Pepe, como Fernando,

volverían al Festival de Berlín más adelante.

- Sí, de hecho, en el caso de Fernando volvió con "Belle Époque"

volvió con "La niña de tus ojos" y volvió con "La reina de España"

haciendo una especie de línea en su filmografía, ¿no?

son películas que tienen en común el contar historias de pasiones

dentro de momentos turbulentos de la historia de España, ¿no?

y se reflexiona sobre lo micro y sobre lo macro,

es decir, es curioso, ¿no?

que esa línea de películas tuyas se presenten siempre en Berlín,

el caso de José Luis, volvió con "El vuelo de la paloma"

que también es una película cuyo origen lo podemos encontrar

en "Las truchas", que es cuando José Luis empieza a apostar

pues por esa especie de comedia popular española

y es un modo de hacer un sainete

de esas comedias negras tan ancladas en nuestra tradición.

Vamos a hablar de la película

que acabamos de ver, de "El año de las luces",

estrenada en 1986 y, antes de empezar el coloquio decías,

esta obsesión doble tiene muchas conexiones, ¿no?

yo creo que una de las conexiones, hablábamos de la Berlinale,

pero, tiene nombre propio y es Manolo Huete,

está en el origen de esta historia, de "El año de las luces".

- Pues sí, Manolo Huete fue, era un ilustrador, sobre todo,

vamos su trabajo fue ilustrador, trabajó, desde siendo menor de edad

ya empezó en la postguerra a trabajar en "Flechas y Pelayos",

haciendo historietas y cuando yo tenía 18 años y él 50,

nos hicimos amigos, no amigos, inseparables nos hicimos,

curiosamente en un bar un día y ya estuvimos años sin separarnos.

Manolo me contó algo que le había ocurrido cuando tenía 15 años,

después de la guerra,

le habían llevado a un preventorio antituberculoso por enchufe,

porque él era ya mayor de la edad de los niños que había allí

y ahí se había enamorado de una chica, ¿no?

y que había sido su primer amor, a los 15 años,

y yo le dije a Manolo en el bar, me encantó la historia

y le dije, si algún día consigo ser director de cine

haré esta película

y fue mi primer guión con Rafael Azcona,

que fue tan gran amigo de Pepe, mío

y que tuvimos una comida durante 15 años los tres.

La gente cuando piensa en Rafael Azcona

piensa que el director con el que más veces ha trabajado

es con Berlanga, y no,

el director con el que más veces ha trabajado es contigo Azcona, ¿no?

- Rafael Azcona era un ser absolutamente prodigioso

porque todos los días

que nos reuníamos todos los días, prácticamente,

menos el fin de semana,

eran, eran dos horas, primera hora de miscelánea,

¿qué ha pasado, el periódico, quién va, quién viene, y tal?

y otra hora dedicada a la historia que estuviéramos haciendo,

unas veces iba Fernando, otras veces no iba Fernando,

pero era un hombre que se nutría, por esto que estoy diciendo ahora,

se nutría de lo que pasaba en la calle

y lo pasaba a la literatura y eso, con perdón,

no lo he visto hacer a mucha gente.

Luis, ¿ves la mano de Azcona en "El año de las luces"?

- Yo creo que no veo la mano de Azcona

y eso también es un elogio a él, es decir,

que era un guionista absolutamente tan versátil y tan prodigioso

que conseguía acercarse al director

y seguramente muchas de las propuestas de las películas

venían de Azcona, pero no se notan, es decir,

bien es cierto que Azcona, sobre todo en los principios,

fue como el que comenzó la comedia negra,

y el humor macabro en España,

pero después se convirtió en un gran guionista profesional

y eso era oponerse al director absolutamente,

yo creo que es un claro ejemplo es en "El año de las luces",

donde puedo pensar que hay bromas que vienen de Azcona

y seguramente vengan de Fernando y pensar que hay bromas

que vienen de Fernando que seguramente vengan de Azcona.

- Sí, hay un ejemplo de esto que dices tú,

que es el momento que van a ver al cura, a buscar al cura

y al entrar en la iglesia el cura está en el altar mayor

con una escopeta matando palomas, ¿no? en el altar mayor,

y claro, esto era un momento azconiano claro en la película

y esto está en el guión porque yo lo había,

estaba escribiendo y Azcona dice, bueno, a ver,

ahora como presentamos al cura, estaría bien en esta escena

que hubiera tal, y le dije mira,

te voy a contar una cosa del cura del pueblo de mi padre,

entonces le conté esta anécdota, le gustó tanto

que no solo la metimos en el guión, sino que le pusimos al cura

el nombre del cura del pueblo de mi padre, don Teódulo,

y que luego a mi padre le daba vergüenza ir al pueblo

por si don Teódulo, que todavía vivía le echaba la bronca, ¿no?

por salir en la película.

Y, en alguna ocasión, te he escuchado decir

que la primera vez que empezaste a disfrutar realmente de un rodaje

fue con esta película, no sé si fue un rodaje,

- Yo en los rodajes sufría tanto que incluso mi mujer me preguntaba,

pero, bueno, tanto que querías hacer cine y lo pasas tan mal,

¿ya no quieres seguir haciéndolo?

y yo, claro, me gustaba el cine aunque hubiera que sufrir haciéndolo,

yo no sabía disfrutar haciendo una película

y curiosamente hacía comedias, sobre todo al principio,

y fue rodando esta película, y recuerdo el momento,

esa escena que están al borde del río en una especie de fiesta

con los niños y tal, y estaba rodando un plano

de Chus Lampreave y Verónica Forqué diciendo unas

subnormalidades tan grandes mientras comen la paella y tal,

y en ese momento yo dije,

me di cuenta de que por primera vez estaba siendo feliz rodando,

cosa que luego, afortunadamente, me ha pasado muchas veces.

- Tienes razón, es un instrumento maravilloso.

- Y tan marcial, porque como marcial

yo es que cuando oigo el tambor me entra una emoción.

Es una película que habla

de la iniciación al sexo, de la iniciación al amor,

pero, claro, no hemos hablado de ese ambiente represor

que hay alrededor y, bueno, el contraste, ¿no?

con el que se encuentra el personaje protagonista.

- A mi es una de las cosas que más bonitas

me resultan de la película,

que es que pese a que se nota el ambiente de victoria,

se ve rancio y varonil, la sexualidad,

ese afán por la masturbación, y tal, está contado sin culpabilidad,

de una forma vitalista,

el que hay como un sentimiento de alegría y de entusiasmo, precioso,

pese a la época que está muy bien retratada.

- Regulariza las funciones esenciales del organismo y tonifica el cerebro,

yo mismo cuando lo tomo, como un caballo percherón.

Fue la primera vez, esta película, que vimos en escena, juntos,

a Jorge Sanz y a Maribel Verdú, tenían 15 y 16 años,

¿cómo viviste, bueno, pues aquella pareja de cine?

que, bueno, son maravillosos, luego hemos visto la trayectoria

que ha tenido cada uno de ellos, pero esa primera apuesta fue tuya.

- Eran, es que era una maravilla verlos juntos, ¿no?

o sea, eran, eran increíbles, son dos personas que nacieron para,

para lo que se dedican, ¿no? para ser actores,

Jorge lo tenía yo muy claro, y para el personaje de Maribel,

Maribel ya había hecho dos o tres cosas,

pero había hecho una película que no se había estrenado,

un episodio de "La huella del crimen", tal,

y entonces yo empecé a hacer castings,

me acuerdo de ir a la productora de, de Andrés Vicente Gómez,

que estaba allí en, en un quinto piso

y cada día que yo iba subías y la escalera desde abajo

eran chicas esperando para aquel casting, chicas de 15 años,

entonces uno de esos días entró Maribel, se sentó,

empezó a hablar y, y yo le dije al ayudante,

quitad el anuncio, porque ponían, había anuncios en esa época

para los castings y buscar a las actrices,

dije, quitad el anuncio, ya ha aparecido.

- A mí me gustó mucho desde el principio,

porque eso de interpretar a una chica que sea de otra época,

de los años 40, donde no había libertad,

estaba siempre cohibida, es horroroso.

Bueno, ¿y qué decir de Chus Lampreave y Verónica Forqué?

que están sembradas, bueno, como siempre.

- Claro, porque lo que es difícil, hay, hay actores de todo tipo

pero que, nada más retratarles ya tengas media película,

solo mirándoles, esas dos señoras trasmiten ya,

solamente haciéndoles una foto, transmiten cosas.

Bueno y la ternura de ese personaje de Manuel Alexandre.

- Sí, es que, de hecho, cuando decía Fernando

que había descubierto su felicidad

viendo a Chus Lampreave y a Verónica Forqué

yo hubiese apostado a que te había pasado viendo a Manuel Alexandre,

esa gracia que tiene, ese Voltaire,

ese Miguel de Montaigne, ¿no? como dices,

- Fíjate que, amistosamente y con cariño,

estuvimos peleando todo el rodaje Manolo Alexandre y yo,

porque Manolo, que es un clásico, ¿no? del cine español, y tal,

y, pero él, él tenía una cosa que él usaba mucho

que se llama el trémolo, ¿no? que era que él, que tenía mucho éxito

y que era parte de su personalidad como actor,

que es hablar con la voz temblorosa,

todos le recordamos en "Plácido" diciendo: "anda un digno"

y hablaba todo así y esto tenía mucho éxito,

eran estos latiguillos de los actores cómicos

y entonces yo cuando íbamos a hacer "El año de las luces"

le pedí que no usara el trémolo

y entonces él me dijo: te cargas el personaje Fernando

y le dije: no, mira yo no es que me encante

cuando haces el trémolo, es que soy fan,

es que sé los diálogos de tu película de memoria con el trémolo

y te imito cuando estoy con mis amigos, antes de conocerte,

digo, pero, en esta película "El año de las luces"

el actor que más habla eres tú, si haces el trémolo

durante todo ese tiempo y tal,

llega un momento que te van a querer pegar los espectadores, ¿no?

y que se va a hacer insoportable

y se sintió muy inseguro el hombre con esto, y todo el rato,

pero nos llevamos muy bien, todo el rato me decía:

te has cargado al personaje,

luego, curiosamente, años después me decía:

¿sabes que es el personaje que más me han felicitado en mi vida?

Háblame de eso, de como fue el trabajo con ellos,

también con Rafaela Aparicio, bueno y con Saza,

y con todos esos maravillosos actores secundarios.

- Era una maravilla, era una maravilla,

es que levantarte por la mañana y estar desayunando para ir al rodaje

y ves a Saza con, recitando "La venganza de don Mendo"

a grandes zancadas por el jardín,

porque la estaba preparando para estrenarla en el teatro luego

ya eso te hace ir con buen rollo al rodaje, ¿no?,

luego, tener a Rafaela Aparicio allí, que es uno de los personajes

más adorables y surrealistas que nunca han existido,

un día, cuando rodábamos la escena del camión,

la tenían que subir a la camioneta y, bueno, y yo vi que se les caía,

yo estaba ya arriba de la camioneta y salí corriendo a cogerla,

la cogí en el aire, porque se les iba a caer

en la escalera con que la subían y tal, la cogí así

entonces llevé a Rafaela Aparicio hasta el sitio

donde ella estaba sentada y la senté y mientras la llevaba, así, en brazos

pataleaba y muerta de risa y decía:

Como el Tenorio, como el Tenorio.

¿Cómo vas a olvidar eso?

es uno de los momentos de mi vida más maravillosos, ¿no?

Vamos a hablar de "Las truchas",

que es la película que vamos a ver a continuación,

se estrenó en 1978, tu tercera película,

el punto de partida es una experiencia personal

que viviste con Manuel Gutiérrez Aragón,

con quien escribiste el guión. - Sí, con mi suegro,

¿Cuál fue?

- Mi suegro era el presidente de una peña de pescadores,

Sí,

y entonces yo fui con Manolo y con mi señora

y allí vimos estupefactos

como aquel presidente de una peña de pescadores

se daba a sí mismo todas las copas

y entonces estábamos mirando y allí todos eran mansedumbres,

y entonces de ahí y seguramente por la, pereza que teníamos todos,

pues decidimos hacer una película de eso

y fue creciendo, creciendo, creciendo

hicimos un guión y luego la rodamos,

la verdad que la rodamos sin guión,

la rodamos sin guión para los actores.

Y, ¿cómo os organizabais? - Los actores pues,

por familias, Manolo tú ahí, con,

me parece que era Verónica Forqué su hija, tu ahí con tu hija

y a ver, ¿qué dijo? ya veré

y entonces se organizaba, se decía, bueno, vamos a ver la entrada,

a la entrada, ¿qué hay que hacer?, pues a codazos,

por ejemplo,

y entonces se iban las situaciones dramáticas

se iban haciendo una detrás de otra y así se hizo la película

y la verdad es que estaban todos contentísimos.

¿Fue el primer rodaje al que tu fuiste en tu vida?

- Pues creo que sí, hice varios artículos

cubriendo el rodaje de "Las truchas", me encantaba ir a ese rodaje,

era un rodaje cultísimo,

porque era, por un lado, una sola escena, ¿no? en realidad

continuidad, una comida,

rodada a lo largo de siete u ocho semanas, lo que fuera

y las personalidades que había en ese rodaje era impresionante,

porque el, el reparto se divide entre actores profesionales,

vamos a poner un tercio,

actores no profesionales, otro tercio,

y actores argentinos que han venido huyendo de la dictadura

del golpe de Estado militar en Argentina

y a los cuales había que socorrer y Pepe les daba trabajo,

que además eran excelentes, porque es que venían Lautaro Murúa,

Walter Vidarte, Alterio.

- ¿Quién ha sido el cachondo que inventó lo de la huelga?

¿Eh? tardáis cinco minutos o quedáis despedidos.

- Yo qué se la gente que había allí, era gente de un talento increíble.

Me gustaría hablar de ese guión que lo escribiste

junto a Manuel Gutiérrez Aragón, con el que,

bueno, al que conocías desde la Escuela de Cine, ¿no?

- Sí, sí. - Bueno es, es

la relación con Manuel Gutiérrez Aragón viene muy de lejos,

venía de la Escuela de Cine, de hecho empezaron juntos

haciendo sus cortos

y después continuó, por ejemplo, escribió también "Camada negra", ¿no?

y Manolo también ha escrito en películas de José Luis,

como "La noche más larga", por ejemplo,

pero sobre el guión, yo creo, que lo bonito del guión

es que, más que escribir diálogos, como podía ser en el caso de Fernando

aquí escribía situaciones,

situaciones que no podía controlar ya de base,

eso se desmadraba, con lo cual, al final el guión

yo creo que se escribió más en el montaje,

- Sí, sí.

- a la hora de elegir, de seleccionar y de descartar.

- Sí, porque había que cortar,

es muy curioso, porque estaban muy bien los actores,

porque estaban muy libres, pero casi todos decían:

Me cago en dios, tras, fuera,

claro, porque le venía el lenguaje más inmediato de la calle,

entonces eso había que cortarlo.

No hemos hablado de que esta película

encierra una gran metáfora, una parábola.

- Sí, es una película fabulosa, no solo en el sentido de su calidad

sino que es una fábula, una alegoría que cuenta como, digamos,

que la plutocracia del franquismo, en realidad esa clase burguesa,

o alto burguesa, estaban podridos por dentro,

y había que hacer un borrón y cuenta nueva

con esa gente que había dirigido el país durante tanto tiempo

y la mejor manera de demostrar que al final solo eran fachada

que por dentro estaban corrompidos. Esta es la segunda vez

que vamos a emitir "Las truchas" en el programa,

creo que la emitimos hace cinco años

y, tu hablabas, si que la emparentabas con el cine de Ferrer,

¿por qué? - Bueno, con el cine de Ferrer

y con el cine de Berlanga porque aunque Ferrer y Berlanga

siempre se les interpreta en los temas

en ese humor negro, en esa comedia negra,

eran dos grandes estilistas, solo que no se nota,

que trabajaban mucho la puesta en escena,

ambos tenían una puesta en escena muy abigarrada, un poco heavy,

y es lo que vemos en esta película, ¿no?

esos grupos de personas, a veces amorfas,

que no sabes distinguir muy bien los cuerpos,

y luego, por ejemplo, con Berlanga, Berlanga decía que tenía,

le daba miedo escuchar un silencio en sus películas

y por eso hacía que todo el mundo estuviese hablando todo el rato,

es lo que pasa en esta película, están hablando todo el rato,

de tal forma que al final no se dice nada

y para mi sí que hay una línea directa que unía,

Berlanga, Ferrer y con esta película,

pero que después no tiene mucha descendencia,

de hecho, después de "Las truchas" yo solo puedo encontrar parentesco

con alguna película como "Los fieles sirvientes" de Betriú,

otra metáfora sobre la burguesía del franquismo

y poco más, es decir, es un camino que al final se lleva a cabo,

es por no andar. - Yo creo que "Las truchas"

es una película muy única, o sea que se le puede emparentar,

por supuesto, con Berlanga, con Buñuel

y con comedias italianas o lo que quieras

pero yo no la veo una película tan dependiente,

la veo una película como que ella misma

se crea a sí misma sus reglas

y no la puedo meter en ninguna escuela,

ni compararla con nada, más, incluso dentro del cine de Pepe

es absolutamente Pepe, pero es absolutamente ella.

¿Cómo conseguisteis sacar adelante la película?

porque hubo aportaciones de varias personas,

fue un ejemplo de autogestión, ¿no? - Sí, sí, creo que sí,

sí, y sí me acuerdo que hubo una cosa de contratar a todos los actores

por el mismo precio, excepto alguno, dos o tres, que se escapaban,

pero los demás admitieron todos un precio igual,

cosa que a mí me parece extraordinariamente bueno,

porque les quita a los actores la vanidad esa

de quien va antes y quien va después.

Hemos empezado el coloquio hablando de Manolo Huete,

es uno de los actores de este reparto tan coral,

donde hay más de 50 actores. - Sí, es el que,

el único que no era actor profesional

y es el que dice: Estas truchas están podridas.

Y lo dice de tal manera que, no estaba previsto, pero se lo ganó.

- Señores, estas truchas están podridas,

porque el mierda de campeón las ha recogido

en la salida de un sumidero de las cloacas del matadero.

- Mentira.

Para los espectadores que van a descubrir la película hoy

es una película que genera extrañeza.

- Es que la película va de eso, es que nadie, dentro de la película,

nadie sabe lo que está pasando,

y sobre todo, es una película que causa extrañeza

porque en cine español, en cierto modo, se ha ido homogeneizando, ¿no?

Esta película es un alegato de libertad, es decir,

ese momento en los 70, de la segunda mitad de los 70,

es un arrebato de libertad,

y cada película se está inventado a sí misma, inventando el lenguaje,

en este sentido, "Las truchas" está inventando así el propio cine,

no entiendes nada, pero da igual, porque sí que entiendes

que algo está pasando que no se debe saber,

es decir, está jugando siempre con esa especie

de buscar la complicidad del espectador.

Pues ya vamos a, a tener que terminar,

- Sí, yo creo, si ya te termino, diciendo que muchas gracias

por lo que hacéis y que, a propósito,

vamos a ver qué podemos hacer con "El olvido que seremos".

"El olvido que seremos", nominada a los premios Goya,

mejor película iberoamericana, ¿cuándo se va a estrenar esa joya

que yo ya he tenido la suerte de ver?

- Pues la verdad es que no lo sé, dependerá de como,

bueno depende de los distribuidores, depende de la situación de la salud

en distintas partes del mundo,

la película no se ha estrenado en ninguna parte,

se hizo un estreno de esos técnicos para que pudiera entrar en los Goya

y en premios en Colombia,

yo tengo muchísimas ganas porque cuando haces una película

realmente no te liberas hasta

que no se la pones en las manos a la gente, ¿no?

y entonces, mientras no pase a ser del público

y deje de ser tuya, eres rehén de la película.

Muchísimas gracias, por haber estado una vez más

con nosotros, que no sea la última, gracias, gracias por venir de nuevo,

suerte en los Goya con la película, gracias Luis.

Tiempo ya para recuperar "Las truchas",

la tercera película de José Luis García Sánchez

y con la que obtuvo su mayor reconocimiento internacional,

ingenio, humor negro y sarcasmo

en este retrato poco favorecedor de la Transición española.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Berlinale

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Berlinale

19 feb 2021

Elena S. Sánchez, Fernando Trueba, José Luis García Sánchez y Luis E. Pares charlan sobre "El año de las luces" (1986) y "Las truchas" (1978), películas que participaron en la "Berlinale" en distintas épocas.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Berlinale" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Berlinale"
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 1.268 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios