www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5732223
Historia de nuestro cine - Coloquio: 55 de Álex - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo.

En su día, Álex de la Iglesia definió "La comunidad"

como parábola grotesca

acerca de un grupo de gente que vive junta y se odia.

Hoy, Álex cumple 55 años.

Para celebrarlo, en "Historia de nuestro cine",

hemos elegido dos películas.

"La comunidad", nos parece una de las mejores de su carrera,

y "Acción mutante" porque fue la primera.

Pero lo mejor de todo es que Álex ha querido compartir

este día con nosotros.

Felicidades. ¿Qué tal? Muchas gracias.

Muy bien. Qué gusto tenerte aquí ya.

Siempre estás ocupado, nunca tienes tiempo.

Sí, la verdad es que ha sido siempre bastante lío

llegar al programa, pero en este caso,

me parecía de mala educación no estar.

Hombre, claro. No ir a tu propia fiesta.

Hombre, efectivamente.

Hemos preparado una fiesta estupenda,

te va a gustar.

Lo normal en cualquier reunión de cumpleaños

es que te acompañen amigos.

Por eso, hemos llamado a Jorge Guerricaechevarría,

persona junto a la que ha escrito

la mayoría de guiones de su carrera.

Y buen amigo del programa, colaborador habitual.

¿Cómo estás? Muy bien, encantado de estar aquí.

Gracias por no faltar a la cita.

Álex tiene debilidad por determinados actores,

entre los que se encuentra nuestro tercer invitado,

Ramón Barea, uno de sus actores fetiches.

¿Cómo estás? Bien, muy bien.

Encantado de estar aquí.

Directito desde Bilbao.

Gracias por venir.

Saludamos también a Antonio Santamarina,

crítico, historiador cinematográfico,

coautor del libro

"Álex de la Iglesia: la pasión de rodar". Bienvenido.

No es la primera vez, has estado en el programa.

Sí, ya estuve una vez.

Vamos a empezar por el principio.

Ya que te tememos aquí, cuéntanos cómo empezó todo,

cómo surgió ese idilio, porque tú estudiaste filosofía.

A ver, yo comienzo esto gracias a dos o tres personas

y dos están aquí; una es Ramón, gracias al cual entré en contacto

con el mundo de la interpretación y del teatro,

gracias a Carraca, el grupo que él tenía.

Gracias a Ramón, conocí a Álex Angulo

y a César Sarachu, y a tantos otros, a Richi.

Y todo eso me puso en contacto con un mundo maravilloso

y fascinante, que terminó siendo mi obsesión y mi pasión.

Y otro es Jorge, con el que llevamos trabajando

no sé cuánto tiempo, de los 54 años, yo creo que 44,

porque en realidad empezamos a trabajar como a los 8 años.

A los 8 años ya, Jorge y yo dábamos vueltas

por Bilbao imaginándonos universos.

Y nada, pues así empezó, en Bilbao.

Dando largos paseos por El Arenal.

Imaginándonos películas.

Tuvimos la oportunidad, en un momento determinado,

de conseguir una cámara de 16.

Nosotros hacíamos decorados gracias a Ramón.

Nos dio también la oportunidad de hacer decorados de sus obras.

Y después de todo eso,

montamos los decorados de un cortometraje

de otro amigo, Iñaki Arteta.

Y él nos dijo:

"Bueno, pues nada, aquí tenéis el decorado".

Y los utilizábamos por la noche para hacer nuestro corto.

Se llamaba "Mirindas asesinas",

ahí empezamos, estaba Ramón. Estaba Ramón.

Estaba Ramón, Álex Angulo también.

Y estaba Saturnino García.

Estaba también Richi.

En los cortos también estaba mi hermana Mati. En fin.

Estábamos un poco el germen de lo que luego iba a ser,

digamos, lo que hicimos después, nuestras películas y tal.

A Álex le gusta lo extremo, lo excesivo, lo barroco.

¿Cómo es trabajar a cuatro manos con una persona así?

¿Tú le tienes que contener?

O no, juntos voláis.

Bueno, mucha gente me dice eso, que si yo soy el que le contiene.

Contención. El que le lleva a la Tierra

y la verdad es que no es así tampoco.

Nos metemos los dos en un universo y lo compartimos totalmente.

Ramón, ¿y cómo es como director?

Tú que has visto, además, toda la evolución.

A ver, yo he visto una parte de su recorrido.

Desde... Una parte desde dentro,

y toda desde fuera.

Sí, primero déjame agradecer que en su memoria

nos tenga.

Es de agradecer, porque él ha volado muchísimo

y a veces uno pierde la perspectiva

de por dónde empezó a enredar y a jugar.

Como director, ha ido variando,

como hemos variado todas las personas.

Y la vida le ha situado en diferentes lugares.

Y en todo caso, siempre ha ido dos pueblos por delante

del resto de sus colegas.

Antonio, ¿cuáles dirías que son las señas de identidad

del cine de Álex?

Hablaba de esos universos en los que se fijaba,

pero él tiene un universo propio.

Su cine es muy reconocible.

Si miras para atrás, está la mezcla de género,

que es constante.

Un autor que no dudo en mezclar la ciencia ficción

en "Acción mutante" con el cine gore,

con el "thriller" en "La comunidad".

El sainete y el costumbrismo.

Luego, mezcla actores de dos generaciones diferentes.

Y juega con ellos.

En tu libro, Antonio, hablas del "dolor narcotizante",

de esa mezcla de violencia y de humor,

que está muy presente en su cine.

Y en esta película, en "La comunidad",

que acabamos de ver,

que ha cumplido hace muy poco tiempo 20 años ya.

Háblame de cómo nace esta historia,

tengo entendido que queríais rodarlo todo

en un espacio interior.

Sí, bueno, es una idea después recurrente

que hemos adoptado porque funciona muy bien

a nivel narrativo el que haya un centro, un lugar,

donde se desarrollan las cosas.

De pronto, todo cobra más relieve.

Los personajes se iconizan, digamos,

resultan más simbólicos, tienen más fuerza

a la hora de contar lo que son o lo que representan.

Y el mismo lugar se convierte en una especie de símbolo de algo.

No sé de qué, si de nuestra cabeza,

o del sentimiento popular, o de no sé,

de la astracanada.

En "La comunidad" teníamos muy claro esa idea de edificio

que podía venirnos. ¿De dónde vienen las cosas?

Pues, pueden venir de "13 Rue del Percebe".

Pueden venir de las experiencias de Jorge

en su infancia o en su adolescencia.

Pueden venir de las mías.

Yo, en mi casa, teníamos una persona

que vivía con el síndrome de Diógenes,

justo debajo, como en el guion.

¿Qué hacen ustedes aquí?

-Está muerto. -Pues claro que está muerto.

¿No ven que todos los meses encontramos la misma historia?

Tenemos ese vecindario, donde unos odian a los otros.

Tenemos ese humor negro, suspense.

Y una película muy coral.

¿Cómo fue escribirla?

Pues, la verdad es que fue relativamente fácil.

Una vez que tuvimos la idea de pensar en eso,

ese espacio cerrado en el que iba a ocurrir todo,

que a veces surge por cuestiones muy prosaicas.

Por ejemplo, muchas veces decimos:

"Un solo decorado para que sea más barato.

Así va a salir mucho más barata la película

y no tendremos problemas para financiarla.

Pues venga, que sea en una casa todo".

Luego resulta que no, es muchísimo más caro

porque habrá que construir el edificio entero y muchas cosas.

Pero bueno, la idea al principio es así.

(HABLAN A LA VEZ)

¡Señora, por favor!

¿No tienen otra cosa que hacer?

Lo curioso es también que, cuando acabamos,

y cuando hicimos la película,

todo el mundo nos contaba historias muchísimo peores

de sus comunidades, o sea, nos quedamos bastante cortos

porque las historias...

"Mi comunidad sí es horrible, la de la película..."

Ahora con el confinamiento estamos conociéndonos.

Sí, lo que pasa es que todo se hace más intenso.

Al encerrarlo en un espacio, es como una olla a presión.

De repente, todo como que tiene más fuerza

y sale como más rápido.

Entonces, esa es la función que tiene muchas veces

esta idea del espacio cerrado

que hemos repetido en "El bar" también, en otras películas.

Ha citado a "13, Rue del Percebe".

¿Qué otras referencias ves en "La comunidad"?

Está "El quimérico inquilino",

la de Polański; de Polański también está "Repulsión".

Cuando los brazos esos que salen,

que además, Polański es muy buen narrador.

"La guerra de las galaxias".

Evidentemente. Maravillosa.

Con la escena magnífica de la masturbación de Charlie.

Desde allí, a mí me gusta una también,

lo que pasa que es como más subrepticia,

que hace Carmen Maura cuando tiene el dinero

y de pronto se acerca a las cortinas

y se hace así, se las pone por delante,

que yo creo que está sacado de "Lo que el viento se llevó",

cuando Escarlata OHara coge las cortinas verdes

y luego se hace un traje.

Es imposible... Muchas referencias.

# Ron, ron, ron, una botella de ron.

Hay algo emocional, cuando recuperas las películas

después de tanto tiempo.

¿Qué poso te deja ahora "La comunidad",

de la que formas parte?

La he visto con mucha tranquilidad.

Me ha parecido... Le he visto más valores

que los que encontré en su momento.

La he disfrutado mucho, con mucha calma.

Me ha parecido lleno de ideas muy bonitas,

ese reparto coral, y luego encontrarte

con colegas haciendo pequeños papeles.

Quiero decir, que mi pareja de la policía es Luis Tosar.

Y que un tipo que aparece por allí y tal,

está Aitor Mazo, está Mariví Bilbao.

Antonio de la Torre. Antonio de la Torre.

Es decir, de pronto, no me acordaba que estábamos toda esa peña

por ahí haciendo... Te acuerdas del reparto principal y tal.

Es muy bonito el reparto,

porque tienes a todos esos actores consagrados,

muchos de ellos los recuperas para el cine.

Y también muchos de esos actores, que vendrían después.

¿Cómo fue el trabajo con todos ellos?

En su día dijiste que te querías rodear

de gente que supiera más que tú.

Sí, bueno, fundamentalmente siempre lo intento.

Porque la película gana.

Hay una cosa maravillosa, que no sé si la gente lo sabe,

pero cuando trabajas con actores veteranos,

y trabajas con actores como Ramón, Ramón Barea,

o John Hart, cuanta más experiencia tiene un actor,

más fácil es trabajar con él.

La sensación de sentirte, primero, protegido.

Después, el disfrutazo de ver cómo trabajan.

La trayectoria da un peso a los textos.

Nuestros textos, en realidad, leídos, a mí me da la sensación

de que son frágiles; siempre bordeamos lo inverosímil,

la irrealidad, y cuando tienes un actor

como Ramón, un actor grande como Emilio,

o como Carmen, de pronto lo dicen y dices:

"Qué bien suena, ahora suena bien. Ahora me lo creo".

Un personaje que tenía esa cosa que a mí me chifla interpretar,

que es que a veces estás como muy al borde del precipicio.

Es una cosa que si se dice un poquito más "asao",

ya no es eso, y eso había que mantenerlo toda la peli.

Carmen Maura y Emilio Gutiérrez Caba

obtuvieron los dos el Goya; ella como protagonista,

y Emilio como "Mejor Actor de Reparto".

Hablando de ambas películas, ahora vamos a pasar a hablar

de "Acción mutante", el cine de Álex

es un cine también muy político.

Una metáfora de la España del momento.

Hablemos de lo político que es el cine de Álex.

Bueno, yo creo que nuestra intención,

por lo menos al escribirlo, nunca es política.

Pero sí que refleja lo que somos.

Si tú haces que el espectador se reconozca

en cosas cotidianas, en ideas,

en cosas que, efectivamente, puede compartir o rechazar,

pero que conoce, luego le puedes llevar

en otros aspectos a puntos más alejados y extremos.

Dios santo, ¿qué es esto?

Dos hombres moribundos unidos por el hombro.

Tú estás desde el origen de "Acción mutante".

Tú estuviste en ese origen de la película.

Ramón iba a ser Ramón Yarritu.

Claro, sí.

Ibas a interpretar el personaje de Antonio.

Me gusta mucho mensaje oculto.

Mucho guiño, que desde fuera no se ve,

pero que se te queda en el corazón por muchas razones.

Porque habíamos trabajado juntos,

porque se había hecho ya el corto de "Mirindas asesinas",

porque éramos cómplices de la aventura de Álex

de poder vencer a la gran productora en aquel momento de Almodóvar,

que podía coger la película y tal y cual,

y era como unas ganas enormes de que aquello fuera para adelante.

Y es que sabíamos que era una película que estaba dibujada,

que estaba preparada, que estaba tal.

Se llegó a hacer un tráiler. ¿Se puede contar, Álex?

Por supuesto que sí.

Ahora se puede contar todo, han pasado décadas.

A ver, desde ahora, lo primero que tengo que decir

que agradezco a El Deseo el enorme coraje

y la valentía de apostar por un grupo de desquiciados,

como éramos en aquel momento, que venían de Bilbao

armados únicamente con su delirio.

Diciendo que saben hacer una película

cuando no han hecho ninguna, y la van a hacer en Panavision.

Y mientras lo estoy diciendo, estoy yo yendo al laboratorio

para ver cómo es una cámara Panavision.

Mientras digo que no tengo ningún problema

con rodar con ese formato.

Todo era en presente.

Todo lo descubríamos en presente.

Una de las cosas que yo tenía clara

es que esta película podía ser realizable

si la hacía con mis amigos.

Si la hacía con mi grupo de gente.

Estaba Ramón, estaba, por supuesto, Jorge.

Estaba el equipo de decoración.

Y todos descubríamos el cine todos los días.

Una de las cosas que quería es que Ramón fuera el protagonista

de la película, entonces, por ejemplo, Pedro,

ni Ester, creían que se podían hacer una serie de maquillajes en España.

Y entonces, muy de Bilbao, lo que hacíamos nosotros era:

"Ah, ¿que no se puede? Espera, voy a alquilar yo

una cámara de 35, voy a coger a mis amigos,

me los voy a llevar a un plató, voy a rodar un minuto,

con mi sueldo, con el sueldo que me pagáis de la película,

voy a rodar un minuto de película,

te lo voy a enseñar, luego me dices si se puede o no se puede".

Entonces, rodamos un minuto con Ramón Barea de protagonista.

El personaje se llamaba Ramón Yarritu por él.

Y recuerdo que me dijeron que estupendo:

"Mira, Álex...". Un poco como dejándose vencer.

"Mira, te lo permitimos todo, pero déjanos que el protagonista

sea alguien conocido".

Y entonces, yo, con muchísimo dolor,

tuve que decirle a Ramón que no se podía,

y tuvo de nuevo la elegancia de perdonármelo.

Nos decían... Saturnino va montado en un platillo volante.

Hay tantas cosas que contar, que es imposible.

Va montado en un platillo volante y yo dije:

"Sé hacer volar un platillo volante, ¿de acuerdo?".

Y tenía aquí un Cinefex mirando: "Cómo se rueda con un cable.

Y entonces, aquí pone que es un cable de cinco milímetros.

Vamos a hacerlo". Construimos el platillo.

Mira, ahí está. Construimos el platillo.

Lo colocamos. Está allí en lo alto.

Y hace "plac", y se cae al suelo.

Se rompe la cabeza Saturnino.

Ahí es donde luego decidís en el rodaje

que el platillo se sujeta con dos cables.

-Sí. -Y el personaje lleva casco.

Siempre que hablamos de "Acción mutante",

decimos que es una película que cambió el cine fantástico

en nuestro país y abrió también una puerta

a los que vinieron después. ¿Por qué?

Por una parte, por el atrevimiento que decía antes de Álex.

Porque todo lo que está contando,

encima viene encadenado con que él,

en una de las primeras secuencias, la de la boda,

lo que hace es matar al padre.

En definitiva, matar a Almodóvar.

Aparece Rosi de Palma.

En un ambiente muy almodovariano.

Y en un ambiente muy almodovariano,

lo primero que hace es cargarse a todo bicho viviente

que hay por allí, menos a la estatua esa,

el robot ese, que es el mismo,

que va dando a todo el que va cayendo.

Alguien ha entendido la historia.

Yo me recuerdo, cuando iba al rodaje siempre,

tratando de contenerme para no interferir

en una labor que no era la mía.

Sobre todo, cumpliendo lo que yo siempre le he pedido

a un productor, que no meta las narices en nada.

Debutáis en el cine, debutáis en el largo,

de la mano de Almodóvar, y reivindicando lo marginal,

lo ruinoso, lo feo.

Bueno, un poco lo que nos rodeaba el Bilbao.

En Bilbao, en esa época, era gris, era roña,

era todo lo industrial.

De hecho, rodamos esa parte de la ciudad del futuro,

en una antigua fábrica química que estaba en Erandio.

Entonces, nosotros pensamos que el futuro iba a ser así.

O nos lo quisimos imaginar para la película

porque visualmente la verdad es que queda muy bien.

Y la verdad es que todo el proceso que ha contado Álex

es increíble, pero ya el proceso del guion

de la película fue muy increíble.

Porque realmente nosotros lo que queríamos hacer era un corto.

Un corto muy caro en una nave espacial.

Y bueno, gracias a una amiga,

Paz Sufrategui, entramos en contacto con El Deseo.

Y fuimos a Madrid más contentos que nadie.

Pero con la idea de:

"Nos van a mandar a casa, esto no tiene ningún sentido".

Y de repente nos dicen:

"A Pedro le ha encantado, llevamos un año buscando cosas.

Pero por fin hay algo que no es una imitación de Pedro

y que tiene fuerza. Vamos a hacerlo.

¿Vosotros creéis que podríais transformarlo en una película

para cines?".

Nos miramos y dijimos: "Sí, claro, ningún problema".

Salimos de allí y dijimos: "¿Cómo se hace ahora esto?".

-¿Qué es lo que sois? -(TODOS) ¡Mutantes, mutantes!

Es finalmente Resines quien se convierte

en el personaje de Ramón.

Y para Resines, esta película, junto con la de Urbizu,

le dan la posibilidad de cambiar un poco

su imagen en el cine, él venía de otro lugar.

Para él, yo creo que también fue importante este cambio.

Es un tipo que insuflaba una alegría al rodaje enorme.

Y la gente decía: "Si Antonio confía en ellos,

¿por qué no vamos a confiar nosotros?".

Nos ayudó bastante a ese nivel.

A pesar de que es una comedia, mi personaje es un hiperduro,

una especie del "Superduro de las Galaxias".

Y eso te exige una actitud distinta

a la hora de enfrentar el proyecto y el personaje.

Decidió hacer esta locura, y se metió,

y disfrutó como el que más.

Estuvo muy bien que finalmente lo hiciera Resines.

Bueno, no sabemos cómo hubiera sido contigo.

Hubiera estado estupendo igualmente.

Lo tenemos que dejar aquí porque ya tenemos que dar paso

a "Acción mutante", pero sí que os pregunto proyectos.

Tú acabas de estrenar en HBO "30 monedas",

tu nueva serie, y bueno, cuéntame un poco

sobre ese proyecto y lo que está por delante, por venir.

Bueno, pues "30 monedas" es una serie de terror y suspense.

Y son ocho episodios de terror y locura

acerca de qué ocurriría si alguien encuentra

las 30 monedas de Judas y pretende usarlas

como arma de energía total para destruir el mundo.

¿Proyectos?

Pues, aparte de "30 monedas", que también he estado ahí metido,

tengo una película con Daniel Calparsoro,

que si no cambian las cosas y todo sigue bien,

se estrenará ahora en diciembre, que se llama "Hasta el cielo".

Y bueno, escribiendo más películas.

Habéis terminado de rodar en Venecia.

Sí. Tu próxima película.

Hemos terminado de rodar en Venecia una película

también de terror.

Un "slasher", muy divertido.

Y muchas más cosas.

No sé, por proyectos, que no pare.

Madre mía, no sé cómo os da la vida.

Ramón. Voy a tener la oportunidad de hacer

como producción del Teatro Arriaga de Bilbao

la versión teatral del "Viaje a ninguna parte",

de Fernando Fernán Gómez.

Qué maravilla. Estoy encantado.

Estoy ahora en ensayos.

En enero del año que viene se estrena, del 21.

Gracias a los cuatro por haber estado aquí.

Especialmente a ti. Gracias.

# Y que cumplas muchos más.

Gracias, de verdad, por haber estado hoy aquí.

Tiempo ya de recuperar uno de los debuts más estimulantes

del cine de las últimas décadas.

"Acción mutante" abrió hace ahora 27 años

la puerta del cine fantástico en nuestro país.

Y fue el pistoletazo de salida

de uno de nuestros cineastas más excesivos y extremos

y maravillosos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: 55 de Álex

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: 55 de Álex

05 dic 2020

Noche dedicada al Director de Cine Álex De la Iglesia por su 55 cumpleaños, con la emisión de "La Comunidad" (2000) y "Acción mutante" (1992). Elena S. Sánchez charla con Álex De la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría, Ramón Barea y Antonio Santamarina.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: 55 de Álex" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: 55 de Álex"
Programas completos (15)
Clips

Los últimos 1.255 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos