Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5471782
Para todos los públicos Hacer de comer - San Jacobo de setas y pavo asado con lombarda - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

El otro día leí que los posos del café

son buenos para las plantas.

Dicen que ayudan a abonar las macetas.

Así que llevo unos días vaciando la cafetera del desayuno

en estos botes para comprobar

si eso realmente funciona y es verdad.

Así que... Bueno, le daré de comer a mis plantas.

Y, además... ¡Ojo, eh! Que es un buen café.

Yo creo que van a crecer mejor y despiertas. Eso seguro.

Bueno... De momento, esto lo voy a dejar por aquí.

Porque ahora ha llegado el momento de hacer de comer.

Buenos días a todos. Hoy vamos a elaborar

dos recetas que estoy seguro que os van a encantar.

Primero, vamos a cocinar un delicioso San Jacobo...

Pero de setas, eh.

Y vendrá para hacerlo María Luisa Banzo.

Y después, cocinaremos

un pavo acompañado de lombarda.

Un plato muy festivo, pero, también, apto

para muchos días que os queráis dar un homenaje.

(Timbre)

¡Justo a tiempo! Aquí debe estar María Luisa.

María Luisa, ¿qué tal?

¡Hola, Dani! ¡Buenos días! ¡Entra, entra! Tira para adelante,

que te estoy esperando aquí. ¡Vale!

María Luisa es una gran defensora de la cocina con amor.

Así que estoy seguro de que este San Jacobo de setas

va a llevar todo el cariño del mundo.

¡Hola, Dani! ¡Hola! ¿Qué tal?

¡Bienvenida a mi cocina!

¿Cómo estás? Muy bien.

Tengo el delantal aquí preparado. ¡Muchas gracias!

Un besito. ¿Qué tal, cariño?

Muy feliz, eh. Oye, y yo más.

¿Qué tal tú? Estoy encantadísima

que me hayas llamado. Yo también.

Oye, tienes una cocina superbonita.

Sí. Es bonita. Así es más fácil cocinar.

Es como muy entrañable.

Como yo. Me encanta. Sí, como tú.

Mira. Yo te he preparado todos los ingredientes

que me has pedido. Me voy a ir lavando las manos

y, mientras, los voy contando.

Los ingredientes para esta receta de San Jacobo de setas son:

brandi, mantequilla, champiñones, nata,

queso "brie", jamón york,

"ceps" o "boletus edulis",

pan rallado, harina, huevo, aceite de oliva virgen extra

y un poquito de sal y pimienta.

Por lo que veo aquí... Por un lado, tenemos

una especie de salsita... Exacto.

Y por otro lado... El San Jacobo, realmente,

se hace como se hace un San Jacobo.

Pero en vez de carne, es la carne de las setas.

Es la seta. Es la proteína de la seta.

Pues soy tu pinche. Ve diciéndome qué necesitas.

Necesito cuchillos. Sí. Eso... no te preocupes.

Cuchillos, los que quieras. Vale. Uno de estos...

Y uno de estos... Venga.

Una tablita para cortar los boletus.

Vale. Verde, entonces.

Vale. Así.

Y... Bueno, lo primero que vamos a hacer,

es lavar un poquito los boletus. ¿Tenemos un plato

para ponerlo limpio? Tenemos lo que quieras.

¡Vamos!

Y un papel de cocina para que se... También.

Mira. Te he puesto uno rosa. ¡Qué bonito!

¡Qué amoroso! Ahí.

Perfecto. Genial. Como tú y tu cocina,

que eres una gran defensora de la cocina de amor.

Sí.

Del amor o con amor. ¡Exacto!

Oye, y siempre digo... Es una máxima de mi madre,

que me enseñó. Que... A ver. La cocina...

El mejor ingrediente de la cocina es el cariño. Nunca te pasas.

Eso es cierto. Nunca te pasas.

Como este boletus está perfectamente limpio,

lo que vamos a hacer, es lavarlo, ¿vale?

Yo sí que opino... En esto, soy un poco transgresora.

Yo soy de los modernos. No me gusta echarle mucha agua.

Pero es que yo soy de Soria. Yo opino...

Primero, el monte es una cosa maravillosa,

pero hay de todo.

Insectos, pájaros mil...

Que hay que lavar, vaya. Primero, eso.

Segundo... Si las setas tienen agua...

Es como si tú te compras una lechuga y no la lavas.

Estoy de acuerdo. ¿Cuál es el componente máximo

de la lechuga? El agua.

El agua. Si no la lavas, ¿qué hacemos? Muy mal.

Bueno... A ver, mándame hacer algo.

Venga. Vamos a poner aceite en la sartén.

¡Ah, bueno! Y creo que eso sabré hacerlo.

A ver cómo se me da. ¿En cuál de ellas?

¿En la grande o en la pequeña? En...

En la grande. En la pequeña, vamos a hacer la salsita.

Esta es para freír el San Jacobo de setas.

Exacto. Perfecto. Y la salsa,

deberíamos empezar a hacerla.

La salsa la vamos a empezar a hacer también.

Vale. Entonces, mientras esto

se seca un poquito...

¡Venga! Ahí está.

Los "champis". Estoy ansioso.

Necesito algún champiñón más. ¡Ah, bueno!

Te había puesto dos porque no sabía la cantidad.

Vale. Los tengo por aquí.

Están ya limpitos. Vale.

¿Cómo los corto? Vamos a poner en cuatro...

Este en seis o en ocho...

Vamos a poner la mantequilla. La mantequilla en la pequeña, ¿no?

Esto es para la salsa, para que no nos confundamos.

Un poquito de mantequilla, vamos a saltear el champiñón...

Le meteremos el brandi y la nata. Exacto.

Vale. Perfecto. Yo creo que esto...

La mantequilla la ponemos... Vale.

Toda tuya. La tengo ahí semicaliente.

La sartén. La tengo al cuatro

para tenerla caliente para que vayamos aquí...

Acelerando. Para que vayamos funcionando.

Vale. Perfecto.

¿Cuál es tu seta favorita? Pues mi seta favorita,

a la gente le llama mucho la atención

porque siempre que lo digo... Es el níscalo.

Tiene ahí su gracia la textura. Es muy versátil.

Tiene un sabor muy potente... Perfecto.

A ver. Yo creo que... Podemos poner ya el champiñón.

¿Luego lo vas a triturar? ¿O será champiñón a la crema?

No. Vamos a triturarlo.

Vamos. ¿Vale, cariño?

Cuéntame, en tu cocina...

Las setas, ¿qué importancia tienen? Toda.

Toda, ¿no? El "copyright" de mi casa

son las setas. O sea, que hay épocas del año

que no trabajas, ¿no? ¡No!

Esa es la gran equivocación, porque hay setas todo el año.

Eso es cierto. Y hay setas que te marcan

los meses del año. ¿Cuál es tu favorita...?

Yo soy muy de perrechico en primavera.

Pero a mí... Bueno... Me gusta, pero me gusta más

el marzuelo. Que el marzuelo es el "Hygrophorus marzuolus".

Es una seta que empieza a salir un poquito antes de la primavera.

Febrero, marzo... Y es una seta muy desconocida

y está muy rica.

Es muy blanca por... Por fuera.

Por dentro. Y por fuera, negrita.

Nunca tiene gusanillo, porque como nace

cuando hace frío... Además, fíjate qué curioso.

Sale en el monte... Vamos a hacer cosas,

que me pongo a hablar y me pierdo. Seguimos

Vamos a cortar el boletus. El marzuelo sale

donde salen los boletus, los níscalos en otoño...

En esa zona. En esos mismos montes, sale.

Vamos a cortarlo en láminas. ¡Qué buena pinta tiene!

Te he traído... Eso sí, eh.

¡Oh! Hongos buenos. ¿O qué?

Es como queso fresco. Eres de las que te emocionas,

como yo. ¡Claro!

¡Venga! Eso ya está. ¿Ya está? Vale.

Un poquito de sal y pimienta si te gusta, ¿no?

Sí. Venga. El brandi y la nata.

Es que la pimienta...

¿Dónde está la pimienta? Aquí. Lo tengo todo controlado.

Es que la pimienta potencia mucho el sabor de la seta, eh.

Esto huele bien, eh. ¡Oh!

El champiñón yo creo que también es un poco el...

Por precio, parece que... Pero el champiñón es una setaza.

Y si es silvestre, además... ¡Hombre...!

Es todo. Vamos a ponerlo todo.

Brandi primero... Huele bien, eh. Ya está.

Y ahora ya, eso. La cremita. Y la natita. ¡Vamos allá!

Toda. ¿Cuánto rato vamos a dejarlo?

Nada. En el momento que rompa a hervir, apagamos.

A mí las setas me gusta hacerlas muy poquito.

¿Vale, cariño? Perfecto.

Seguimos con el San Jacobo.

¡Venga, va! Esto... Yo te lo controlo.

Esto está perfecto. Vamos a cortar el boletus.

Así. Esto ya lo apagamos, eh.

¿No necesitamos más cocción?

No. Perfecto. Pues ya está.

Apaga. Apagado.

Apaga. Vamos preparando esto.

Venga. Dime qué hay que hacer. Apagado ya.

Hay que poner... Boletus, boletus...

Un poco de jamón york y un poco de queso.

Mira. Mientras tú cortas la seta...

Yo voy a ir cortando los trocitos de jamón y de queso.

¿Te parece bien? Perfecto.

¡Pues allá va!

(Música)

Bueno... Tengo aquí los trocitos de "brie" cortados.

Yo los boletus. Tú los boletus.

Esto va ya marchando. Con cuatro, perfecto.

Sí. Mira. Vamos a hacer dos con el pié.

Este es el momento importante. Hay que fijarse.

Vamos a hacer dos con el pié.

¡Oh, qué pinta! Pintaca.

Esto me lo comía ya así. Bueno, es que así...

Podría ser. ¡Sí! Me encanta el boletus así.

Vamos a sacar unos platitos para poner la harina...

Así, ¿no? Honditos. Más fácil. Sí.

Yo creo que con un huevo, vas... Exacto.

Huevo y pan rallado. Voy a ir poniendo esto aquí.

Tú ve haciendo los san jacobos. Con alegría...

Y yo te hago el trabajo de pinche.

Vale. Que es batir los huevos.

Muy bien. Perfecto. Y vamos a hacer...

María Luisa, cuéntame, porque has sido muchas cosas.

Sí. Entre ellas, profesora.

Sí. Yo... Política.

(RÍE) Has estado sentado en el hemiciclo.

Sí. En el Congreso de los Diputados.

Exacto.

Mira. Yo soy maestra de profesión, de carrera.

Y he estado en el Congreso de los Diputados

porque para mí, la política es una vocación.

¿Ah, sí? Sí. Es una vocación.

Es una vocación al servicio público. Para mí.

Eso decía Kennedy también. Entonces, eso, como es

un vocación, lo llevas muy adentro y no lo puedes cambiar.

No lo puedes cambiar. Fui la diputada más joven.

¿Hace cuánto tiempo? En el año 86.

En el año 86.

De las 25 primeras mujeres de la democracia.

Muy bien. ¡Ole!

Me casé en esa legislatura, mi hijo mayor nació.

Vamos a ir... Vamos a poner, un poquito...,

Tengo entendido que lo llevabas al Congreso,

que, ahora, parece moderno, pero tú lo hacías entonces.

Fíjate, en aquella época no teníamos despachos;

no teníamos, guardería, por supuesto.

Estamos poniendo un poco de sal aquí.

Estamos poniendo a punto de sal.

¿Me puedes echar pimienta? ¿Me lo haces tú?

Sí. Aquí, en los san jacobitos.

Pues... No teníamos, lo que te comento, despachos;

por supuesto, guardería, olvídate.

Nada, ¿no?

No. Subían los ujieres al escaño y me decían:

"Señora Banzo, el niño". "El niño está llorando".

Mi marido, que dejó el trabajo para acompañarme, venía...

Vamos a ir haciendo como un san jacobo normal.

Harina, huevo y pan rallado. Exacto.

Muy bien. Voy a ponerte un platito aquí.

Mi marido dejó su trabajo y venía conmigo a Madrid,

y con el pequeñajo, claro, porque mamó durante mucho tiempo.

"Ya que estoy aquí, me quedo en el Congreso".

Casi once meses. Él estaba en la parte de fuera, paseando;

o, si hacía mal tiempo, dentro del congreso,

dando vueltas al hemiciclo. Sí.

Y los ujieres me avisaban: "Señora Banzo, el niño",

y yo bajaba y le daba de mamar en el despacho del portavoz.

Vaya historia. ¿De qué dabas clase? ¿De qué eras profesora?

Soy maestra de... Aparte de micológica.

Yo hice Magisterio, ¿vale?

Hice Magisterio de Educación Especial,

daba clases a niños pequeñitos,

a niños de tercero de Primaria, como máximo.

Lo que pasa es que me dediqué poco tiempo, solo dos años,

porque empecé a involucrarme en esto de la política.

Y la política absorbe, ¿no? Atrapa.

Además, tienes que estar en situación de disponible forzoso.

Bueno, ya los tenemos aquí, prácticamente, ya están.

Ya están. ¡Mira qué bonitos!

Solo nos quedaría freírlos y triturar la salsa.

Oye, de verdad, un beso para mis pinches,

pero nunca he tenido un pinche de tu nivel.

Hago lo que puedo. ¿Esto está calentito?

Me da igual que pasen los años, quiero seguir aprendiendo.

Así me gusta.

Y estos san jacobos me gustan, tienen mucho...

Tienen buena pinta. Mucho rollo.

¿Esto está ya?

Lo que vamos a hacer, ahora, será una fritura rápida, ¿no?

Tiene que ser rápida, no me gusta hacer mucho las setas.

Exacto, que estén carnosas, luego, cuando se vayan a comer.

El aceite calentito. Pero que no se queme.

Vamos a freír, poco a poco, y trituraremos la salsa.

Vale, perfecto.

(Música)

(Música)

Mira qué plato tan bonito, ¿eh? Lo he elegido por ti.

Cómo te quiero. Es que me encanta, me encanta.

Oye, venías tú y... Qué bonito, con setitas.

Vamos a poner un plato de setas. Qué amoroso.

¿Ponemos la salsita...? Esto huele...

Huele que alimenta, me gusta. ¿Primero la salsa y, luego...,?

Perfecto. Vamos a hacer una especie de...

Qué bonito. Tiene un color precioso y ha quedado perfecta.

Mira qué textura. Ahora, colócalos.

¿Sí? Lo harás mejor que yo.

Yo tampoco... Seguro que sí.

Mira, así, como... Desinteresadamente, ¿no?

También, podemos poner el pie y el sombrerito encima, como...

Claro que sí.

Incluso... ¿Este arriba del todo?

Mira, así, como si fuera un boletus de verdad.

¡Ah, bueno, también! También, nos valdría.

Lo voy a hacer, pero de otra manera.

"Eccolo!". ¡Oh, qué bonito!

Me toca hacer un pavo asado, pero no quiero abusar de ti.

Vale. Vale, cariño.

Me has enseñado a hacer las setas, vete y te aviso para comer.

Vale. El pavo tarda un ratito.

"Tranquilidad y santa paz". Venga.

Gracias, cariño. Ahora nos vemos.

Te espero. Hasta luego. ¡Gracias!

Aquí os dejo este maravilloso san jacobo de setas.

("Big Boys", Chuck Berry)

("Big Boys", Chuck Berry)

Os presento al protagonista absoluto de esta receta.

¡Mirad qué pavo! Y eso que he buscado uno pequeño.

Pero, aún así, el más pequeño que me han dado es este,

nada más y nada menos; así que, haremos una receta familiar.

Vamos a ponernos a ello, porque os voy a contar

los ingredientes que vamos a usar para hacer esta receta...

Mantequilla, salsa Worcestershire, oloroso, miel,

vinagre de Jerez, azúcar moreno, tomillo fresco, ajo, remolacha,

lombarda y este maravilloso comino,

además, de este pavo XXL,

y, evidentemente, aceite, sal y pimienta.

¿Qué haremos con la lombarda?

Lo primero de todo, haré la lombarda.

Ya sabéis que, alguna vez, hemos hecho lombarda

y lo primero que hacemos es purgar. ¿Qué es purgar?

Echarle un poquito de sal para que suelte toda su agua.

Es, básicamente, una cocción, en el fondo.

Veréis, ahora, como esto empieza a lloriquear.

Os adelanto que con la lombarda

lo que haremos será un acompañamiento diferente,

vamos a hacer un puré de lombarda. En muchos eventos o en navidades

el pavo se suele acompañar con la lombarda cocida,

pero hoy me apetecía darle otro toque,

y hacer un puré de remolacha y lombarda.

Voy a dejarla llorar, aproximadamente, media horita,

mientras tanto, me pongo con mi amigo el pavo.

Os voy a contar un secreto.

¿Cuál es ese secreto? Mientras, me pongo los guantes,

porque, aquí, voy a hacer como una operación.

¿Queréis saber cómo se consigue que un pavo no quede seco?

Os lo voy a decir, os lo voy a enseñar

y lo vamos a cocinar de esa manera.

Lo primero que vamos a hacer para que no quede seco será curarlo

y, a lo mejor, estáis pensando que al curarlo se le irá el agua,

porque le vamos a meter sal, ¿no? En este caso, sabéis que, a veces,

hacemos salmueras donde hay líquidos y aguas,

en el caso del pavo, solo necesitamos bastante sal,

y es lo que voy a hacer, impregnarlo de sal

y dejarlo curar, ojito, 48 horas en la nevera.

Espero que os quepa, ¿eh?

Si no, bueno, habrá que buscar la fórmula para hacerlo.

Os digo que lo ideal es ponerlo en una rejilla,

mirad, por dentro y por fuera, cuando lo tengamos en la nevera,

para que se airee bien, le debe entrar el aire bien.

Es importante impregnar el pavo por dentro.

(Música)

(Música)

Vaya masajito le voy a dar, vaya tela, ¿eh?

Bien de sal por dentro, bien de sal por fuera...

No pasa nada que se caiga la sal, la cogemos y se la ponemos.

Para llevar el pavo a la nevera lo ideal es esta bandeja,

esta rejilla y llevarlo ahí; como he dicho, 48 horas.

Pero yo ya tengo uno que lleva 48 horas curándose

y que está por aquí. Fijaos el esfuerzo que hago, ¿eh?

Compro todos los pavos que sean necesarios,

con tal de enseñaros las cosas lo mejor posible.

¡Guau, este pesa, también!

Lo tengo ya curadito, ¿eh? Mirad que hay sal por todos lados.

Bueno, siguiente paso antes de meterlo al horno,

es otro truco para que no nos quede seco.

Vamos a utilizar una grasa, en este caso,

la que mejor nos viene es la mantequilla,

pero, antes, mirad lo que he hecho; levanto por aquí y con los dedos,

así, como estoy haciendo, voy presionando, con cuidadito,

intento levantarla, sin que se rompa, ¿vale?

Es, básicamente, separar la piel de la carne.

Esto lo hago porque, como os decía, lo que quiero es incorporar grasa

para asegurarme la jugosidad del pavo.

Al final, es como otro ave, donde la pechuga sufre más

y es mucho más seca que el resto del pavo;

por tanto... aquí...

Mirad, ya tengo la vía abierta. ¿Veis cómo queda? Así.

Y empiezo a meter la mantequilla.

Lo que tenemos que hacer es embadurnar bien

el pavo por dentro de mantequilla, por todos lados, llegad al fondo.

Así nos vamos a asegurar, también, la jugosidad. Mirad qué pinta.

Le he puesto mantequilla, como veis, por todos lados.

¡Vaya masajito le he pegado a nuestro amigo el pavo!

Le tendríamos que poner un nombre.

Aquí está mi amiguito el pavo, está bien embadurnado por dentro,

os recuerdo que esto es vital, y por fuera.

Voy a bridarlo para poder meterlo en el horno,

pero antes de bridarlo, me lo voy a llevar,

quiero quitarme los guantes para bridarlo. Así, aquí...

¡Vaya bicho! La verdad que cocinar

este tipo de... bicharracos

a mí, me gusta, siempre me gusta e impone, o sea, sobre todo,

un día vamos a hacer, por ejemplo, en la calle, cómo me gusta poner

así, como hacen los argentinos, el cordero entero en cruz

y, bueno, queda increíble.

Bueno, a ver si soy capaz de bridar el pavo porque este...

Lo voy a hacer como siempre, de una forma muy sencilla

porque además creo que es, sinceramente, la más operativa.

Bueno, a ver, si soy capaz porque aquí el pavo pesa.

A ver, buscad un hilo bueno,

a ver si gana el pavo o gano yo.

Aprieto bien el nudito de nuestro pavito

y, bueno, creo que el pavo ya así, mira, voy a hacer otro

por debajo. Horno que ya tengo precalentado a 230 grados,

nada más y nada menos. Voy a abrir antes el horno

porque no me quiero imaginar abrirlo con el pavo.

Otro truco más, hoy el día va de trucos, eh.

Ahora lo estoy metiendo así.

Bueno, lo vamos a tener 30 minutitos

y dentro de 15 lo que voy a hacer es rotarlo, ponerle las patas

hacia el otro lado

y así, de paso, vamos a dejar, también que la lombarda llore

todo lo que tenga que llorar.

(Música)

Tengo el pavo en el horno que lleva ya media horita,

así que, voy a empezar a preparar

la salsa con la que vamos a ir bañándola

poco a poco. Me voy a traer todos estos ingredientes para acá

menos la mantequilla que la echaré en el último momento.

Así que, para la salsa, recordamos:

Oloroso por aquí, aquí,

un poquito de vinagre,

nuestra maravillosa salsa Worcestershire, ahí va.

Un poquito de azúcar moreno, cómo me gusta cocinar

con el azúcar moreno, te da unas connotaciones

muy, muy diferentes. Miel, bueno, ya sabéis que la miel,

también, si queréis, le dais un toquecito en el microondas

y se os queda un poquito más líquida. Ajo, mirad,

ahí, chafadito, ahí, para dentro.

Importante, este chafado, este chafado, al final,

nos proporciona el aroma ideal. Bueno, y el tomillito.

Vamos a dejar que se integren bien

todos los ingredientes antes de añadir la mantequilla

y quiero, sobre todo, por encima de todo,

aparte de integración, que el azúcar moreno se disuelva.

Por aquí, para el acompañamiento, teníamos, recordad, teníamos

la lombarda con un poquito de agua

con eso que nosotros llamamos purgar.

Entonces, veis ahí que ha soltado ya toda su agua.

Ese agua tiene un poco ese punto de amargor excesivo

que molesta, de hecho, esa es la razón

y no otra por la cual se purga.

Así que, lo dicho, os voy a explicar los pasitos.

Voy a escaldar la lombarda, de ahí, directamente,

lo meteré en el robot. Para triturarlo tengo el comino

que se lo añadiré también, la remolacha que la trocearé

y se la añadiré y, por último, le voy a poner el ajito,

pero el ajo no quiero que sea crudo,

quiero que sea un refritillo de ajos que esto, muchas veces,

ojito, lo llevo haciendo mucho tiempo con los purés,

a lo mejor, vosotros nunca lo habéis hecho,

pero es un truco, absolutamente, genial, ya sabéis que muchas veces

la típica bilbaína que echas ajos por arriba

y aceite de oliva, etc. Así que, el ajo con que sea

en láminas y este grosor que estáis viendo,

es más que perfecto. Ahí vamos.

A la sartencita. Si al principio pensabais

que nuestro pavo era grande, que sepáis que he leído

que hay pavos de estos criados, bueno, que llegan a pesar

30 kilos, casi la mitad que yo,

pero, bueno, es broma lo de la mitad que yo,

pero los 30 kilos sí es verdad.

Bueno, la lombarda lo que quiero es escaldarla,

levemente, poquito, no necesito mucho más,

Lombardita al agua, así, me quito esto por aquí

y me voy a coger ya la mantequilla de nuestra salsita,

mirad, ya la salsa se ha hervido,

todo disuelto, momento de añadir mantequilla, ¡qué buena!

Ahí, bueno, lo que quiero, básicamente, es tener,

no voy a decir un lacado que lleva más cantidad de miel,

lleva, por ejemplo, más aromáticos, algún que otro cítrico,

aquí, lo que quiero, básicamente, es aparte de darle sabor,

que le daremos bastante sabor, y aparte de darle jugosidad

también nos dará un color que vais a alucinar.

Ya veréis cómo queda el pavo

después de ir pintando poquito a poco.

Bueno, aquí, no necesita calor como he dicho, voy a sacar aquí,

pero lo que sí que necesito es que la mantequilla

se diluya, completamente. Se irá diluyendo poco a poco.

Mientras tanto voy a ir sacándome la lombarda, ahí vamos.

Bueno, mirad qué color más bonito. El agua no la tiréis

por si acaso la necesitamos. A ver, si la lombarda

tiene un color bonito, la vamos a juntar con remolacha

que ya le dará un toque brutal.

Qué más se puede pedir a un puré, qué más,

Bueno... el comino,

para dentro, ahí, qué bueno el comino.

Qué aroma, eh, el comino también, es un poco, como yo digo

en muchos casos, es ese tipo de ingrediente...

Invasivo, hay ciertos ingredientes que al cocinar los llamo invasivos

que quiere decir que si echamos demasiado

van a aparecer demasiado, invaden al resto de la comida

y, sin duda, el comino es, probablemente, uno de ellos.

Remolacha para dentro. Voy a sacar el robot por aquí.

Ahí, bueno, la verdad, que el pavo...

Nosotros es típico tomarlo en Nochebuena y Navidades,

pero ya sabéis que en Estados Unidos

y yo tuve la oportunidad de estar una vez en esa época del año,

lo celebran, bueno, cocinan pavo para acción de gracias.

Voy a parar el purecito, yo creo que, prácticamente,

no va a necesitar agua, lo que sí voy a meterle ya

es todo el aceite ahí.

Mirad ahora cómo huele, es que cambia...

¡Hum! Cambia, radicalmente. Huele bien, la lombarda

y la remolacha tienen su gracia, ese punto terroso y tal.

Bueno, mirad ahora cómo, además, el aceite emulsiona

y nos cambia, levemente, el color. Recordamos que tenemos aquí

la salsa, ahí voy, vámonos.

Bueno, a ver, bueno, bueno, qué pinta.

Lo primero que voy a hacer es bajar el horno a 150 grados.

Esto va cogiendo pinta ya. Con la salsa lo que vamos a hacer

es, ojito, cada media hora,

aproximadamente, vamos a ir pintando

como lo estoy haciendo yo ahora mismo.

¿Veis? Tiempos de cocción del pavo mientras vamos pintando.

Son 30 minutos por cada kilo de pavo, así que, en este caso,

son, aproximadamente, dos horas y media.

Así que, durante estas dos horas y media, lo que voy a hacer

es ir pintando y cuando lleve la mitad del tiempo,

lo que haré es darle la vuelta

que en mi caso será una hora y cuarto.

¡Hala, listo!

(Música)

Bonito es y os voy a dar un último truco

para asegurarnos la jugosidad de este pavo que además,

vale para cualquier pieza de carne hecha en el horno,

sobre todo, de este tamaño y es el reposo.

Esto es fundamental, siempre lo explico,

los jugos al sacarlos del horno están como locos,

moviéndose de un lado para otro y necesitamos que vuelvan

a su sitio y que se queden donde deben estar.

Por eso es importante que lo dejemos, mínimo,

unos 10 minutitos que vaya reposando.

Bueno, voy a meter nuestro puré, así, mirad qué color tan bonito

y vamos a hacer aquí una obra de ingeniería

porque para poder mover el pavo también tiene sus truquitos,

no creáis que no, mirad, purecito de lombarda por aquí,

así, y ahora, me pongo esta cajita de madera, puse unas hojitas

de plata debajo y voy a hacer, en este caso unas pinzas,

puede ser cualquier cosa que tengáis

en casa, lo ponéis por aquí y os ayudará a levantarlo

sin que tengáis que quemaros, así.

Y una cosa que no se me olvide, tenemos por aquí el libro

"Hacer de comer, las mejores recetas"

donde hay recetas tan maravillosas como la que acabamos de hacer.

Bueno, ahora sí que sí, purecito de lombarda

y pavo asado, ahí lo lleváis.

(Música)

María Luisa, mientras descansabas mira qué pavo

acompañado de lombarda te preparé. Y huele...

Bueno, además del pavo asado acompañado de lombarda,

tenemos este maravilloso san jacobo de setas

que nos enseñó a hacer María Luisa. Ya sabes nuestro lema, ¿no?

Haz la comida y mejora tu vida, así que, vamos a empezar

por las setitas y luego, nos echamos a suertes

a ver quién trincha el pavo. Perfecto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • San Jacobo de setas y pavo asado con lombarda

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - San Jacobo de setas y pavo asado con lombarda

23 dic 2019

Hoy, Dani García invitará a María Luisa Banzo, una de las cocineras que más sabe de setas. Juntos prepararán un delicioso san Jacobo de setas. Después, Dani hará un pavo acompañado de lombarda, un plato muy festivo que también se puede servir cualquier día.

ver más sobre "Hacer de comer - San Jacobo de setas y pavo asado con lombarda" ver menos sobre "Hacer de comer - San Jacobo de setas y pavo asado con lombarda"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios