www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5935362
No recomendado para menores de 12 años Estoy Vivo - Temporada 4 - Capítulo 13 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola.

(Disparo)

Sorpresa, hijo de puta.

Elena Gamboa está formando su propio ejército.

Hay que llevar la cápsula a un lugar seguro.

Nos han detenido, hay que avanzar. No podemos hacerlo sin la cápsula.

Nosotros nos quedaremos con este trasto.

Díselo a Las Viejas.

¿Tenéis dónde llevarlo? A la comisaría.

¿Dónde están las personas desaparecidas del autobús?

No sabéis lo que se os viene encima.

No tenéis ni idea.

Rosario, ¿sabe algo de mi madre?

-Tu madre está viva.

Mi hermano no me dice la verdad. ¿Y si sabe dónde está?

(Timbre)

Mamá, ¿esperas alguien? -No.

(Música)

El señor Takeshi Nuramoto

espera que el viaje no haya sido en balde.

-Está todo arreglado.

¿La tienes? -La cápsula está abajo.

-Ya sabes lo que tienes que hacer.

¿Por qué está apagada esa cámara?

No funcionaban las cámaras, vi a Minondo tirado en el suelo.

Cuando me quise dar cuenta

el puto georgiano estaba encañonándome.

Me obligaron a llevarles hasta la cápsula y...

¿Está preparado? -Sí.

-Excelente elección.

He hablado con Mikel, Javi ha desaparecido.

¿Qué?

¿Cómo que entró? Entró ¿a dónde? Dentro de la pantalla.

-Eso es físicamente imposible.

Rebobina porque no me estoy enterando.

Adri tenía una entrada, ¿vale?

Se cerraron las puertas y de repente apareció una señora en la pantalla.

La directora...

Me alegro de verle, inspector.

¿Se puede saber dónde cojones se lleva a mi nieta?

A un lugar seguro.

Adri, ¿tú te quieres ir?

Te quiero muchísimo, papá.

¿Adri?

¿Creíais que me iba a ir de gira con la directora?

¿Qué ha pasado? Ella me dijo algo más.

Tú no eres la única elegida, Adriana Márquez.

Y hay algo que debes saber,

si decides volver junto a los tuyos.

(Música)

(Música)

Qué guapa eres...

-Gracias, mamá.

(Música)

Laura... (CHISTA)

Laura, ¿qué pasa? Nada, no pasa nada.

Solo he ido al baño. Duérmete.

Llevas toda la noche dando tumbos. ¿Me cuentas qué pasa?

He encontrado a mi madre.

¿Cómo?

Vive con mi hermano.

¿Con Landa? Les vi juntos.

Incluso llamé a la puerta, pero..

al final no tuve valor y... Me fui.

Es normal, cielo.

Cuando la vi me sentí tan...

Como cuando era una niña, tan pequeña...

Yo le había pedido a Samuel que quería encontrarla

y él me había dicho que no podía ser y no lo entiendo.

No entiendo por qué me mintió.

No lo sé.

Lo mejor es que hables con él, ¿no?

(Alarma)

¡Me cago en mi puta vida!

No te muevas de aquí.

¡Qué coño...!

(Alarma)

(Música)

Hola, macizo.

¿Doña Josefa?

¿Qué cojones hace aquí? Visita de trabajo.

-¿Alguien me explica qué hace aquí otra vez esta señora?

-Laura Beltrán...

Fue un verdadero reto traerla de vuelta en su mismo cuerpo.

Ah... Vamos a ver.

¿Nos puede explicar qué cojones hace en nuestra casa a estas horas?

Supongo que la directora ya os ha puesto al corriente

de que se va a liar la mundial.

Tampoco lo dijo con esas palabras.

Pero yo sí.

Vas a necesitarla si quieres salvar el mundo.

-¿Qué es?

-Algo esencial para cumplir vuestra misión.

Podría ser un poquito más precisa;

estoy hasta los huevos de tanta adivinanza.

Es que no tengo ni idea.

Ah, ¿que no lo sabe?

He intentado abrirla, pero no hay manera.

Supongo

que tú eres la única que puedes hacerlo.

La directora nos comunicó que ha llegado la hora de dártela.

Mucha suerte.

La vais a necesitar.

(Música)

Disculpe DH-1,

hay algo más, ¿verdad?

Mañana es el día, macizo.

Tu hija jugará un papel crucial

en el devenir de los acontecimientos.

Esa frase sí es de la directora.

Yo solo intentaba ser fina.

Lo que quiero decir es que si fracasáis

este planeta se va a la mierda con todo lo que hay dentro.

Tienes que ayudar a Adriana a elegir el camino correcto.

(Música)

# Ahora, que empiezo de cero,

# que el tiempo es humo, # que el tiempo es incierto.

# Abrázame fuerte, amor, # te lo ruego,

# por si esta fuera la última vez. #

¿Alguna idea de lo que puede haber dentro de la caja?

Si viene de parte de la directora, debe ser importante.

¿Un arma?

Podría ser una nueva Martirio.

O un arma de nueva tecnología de La Pasarela.

¿Y cómo la abrimos?

Podemos reventar la caja.

No.

Igual tiene un explosivo y nos vamos todos al carajo.

Ha dicho que solo podías abrirla tú.

(Música)

Un cuento... Infantil.

Cojonudo.

¿Con esto pretenden que salvemos el mundo?

¿Con el "Libro gordo de Petete"?

Es el cuento que me leía la directora de pequeña.

-¿Y...

por qué está dentro de esta caja?

¿Tú lo sabes?

-Ni idea. -Vamos a leerlo.

-No.

(Música)

"Adriana, ¿seguro que quieres otra vez ese cuento?

Hace muchos años en un planeta muy lejano

existió un caballero muy apuesto...

-El inspector Manuel Márquez. -...que vivía junto a su mujer.

Aquel caballero viajó hasta los astros...

...y pidió al mejor de los alumnos que acompañara a...

-Papá.

-Todo empezó con el apagón, escúchame...

No fue solo en Madrid, Iago, fue en todo el mundo.

Fue global.

Afectó a todos los continentes.

Puede que afectara también a La Pasarela.

-De pronto se invirtió el tiempo.

-Recordamos que son 11 las personas desaparecidas,

entre ellas el agente de policía Julio Moya.

-Solo una persona podía bajar.

Y decidieron que fueras tú.

La elegida.

Soy la agente Adriana Márquez.

-Él es Mikel Uribe, le presentará al resto de la plantilla

y le enseñará las instalaciones.

(Música)

-Me gustas.

Me gustas mucho.

(Música)

-Les hablo como una mujer de ciencia.

¿Qué hay al otro lado?

Es algo que ellos llaman 'La Pasarela'.

Un lugar con una tecnología capaz

de hacer regresar a los muertos...

En otros cuerpos...

-Tú no eres la única elegida, Adriana Márquez.

Y hay algo que debes saber

si decides volver junto a los tuyos:

Tú eres la única que tienes capacidad de traerlos de vuelta,

de darles la vida.

Pero si te quedas, morirás,

y yo no podré hacer nada para evitarlo."

¿Adri? ¿Sí?

¿Adri? Voy.

¿Se puede? Sí.

Tu abuelo se va a la comisaría. Si quieres que te lleve...

Yo entro más tarde hoy.

¿Está todo bien?

Sí.

Muchos recuerdos... Pero todo bien.

Vale, bueno,

adiós, cariño.

(Música)

¿Cómo está? Rara.

Hombre, lo raro es que estuviera normal.

Pero es que está muy rara, señor Márquez.

Ese cuento tiene algo, Iago.

Puede que tenga algo que ver

con lo que me ha dicho la señora Josefa.

¿Y qué te ha dicho la señora Josefa?

Que hoy se lía la mundial.

Y que Adri jugará un papel crucial

en el devenir de los acontecimientos.

Esa frase es muy de la directora. Eso le he dicho yo.

Lo mismo tienes que averiguar de qué cojones va todo esto,

que para eso eres su padre. ¿Me está diciendo que la espíe?

Pues claro, coño.

Los padres espían a los hijos de toda la vida de dios, Iago.

Tiene 27 años. Como si tiene 73.

Averigua qué hay en ese puto cuento.

¿Y Laura?

Se ha marchado. Ha dicho que tenía prisa.

Yo también me voy.

Espera, abuelo.

Las manos...

Las manos...

Y las vuestras.

¿Que nos vamos a poner, en plan Kumbayá?

(Música)

(AMBOS) ¡Ah!

(Música)

Os quiero mucho.

Pues sí está rara, sí.

¿Y qué hace un buen padre cuando su hija está rara de la hostia?

Espía.

Pues eso.

(MANIFESTACIÓN) ¿Dónde están nuestros familiares?

-¡Queremos saber algo!

-¡No hay derecho!

-¡Necesitamos ayuda!

-¿Dónde están?

-Márquez...

Mila, ¿qué tal? Yo...

Lo siento. Lo siento mucho...

¿Dónde está Elena?

Nos dejó tirados.

Martín está muy malito en el hospital.

Esa hija de puta ha destrozado mi vida y la de toda esta gente.

La cogeremos.

¿Quieres entrar? Tal vez nos sirvas de ayuda.

No...

Lo siento mucho,

es que todavía no sé cómo enfrentarme a todo esto.

(Música)

Espero que tu hijo se recupere. Mucho ánimo, Mila.

Gracias.

A ver, señores, silencio.

Un poco de atención, por favor.

¿Dónde está Aranda?

-Perdón, ya estoy aquí

¿De qué va todo esto?

Se va a liar.

Sabemos que Elena Gamboa

se esconde en el entorno del embalse de San Juan.

-Si encontramos a Gamboa,

encontramos a todos los pasajeros de ese autobús.

No hace falta que os diga que llevamos más de un año buscándolos,

y habéis visto que los familiares necesitan algo más que respuestas.

Pues hoy, después de mucho curro

y con la colaboración de la Guardia Civil,

por fin vamos a poder darles algo más que respuestas.

Vamos a traer a sus seres queridos de vuelta. ¿Entendido?

(TODOS) -Entendido.

-Esto es un tanque de tormentas abandonado.

La guardia forestal nos ha dicho

que han detectado un tráfico inusual en la zona.

De hecho, esta mañana han visto un tráiler de grandes dimensiones.

-Creemos que Elena Gamboa

ha contratado a un ejército de mercenarios,

exmilitares georgianos.

Nosotros contaremos con la ayuda de los GEO para asaltar el tanque.

-¿Cómo sabemos que los desaparecidos están vivos?

-Nuestras informaciones nos dicen

que están en una especie de coma inducido.

-Por ahí se dice que son marcianos.

(RÍEN)

¿Tú sabes dónde están los marcianitos, Minondo?

-No, señor comisario.

-En mis santos cojones.

Si entramos allí los matarán.

Y si no, también.

Ayer por la tarde comenzaron a llegar varios vuelos privados.

Multimillonarios venidos de todo el mundo.

Es Tim Rots,

número ocho en la lista Forbes

de los hombres más ricos del mundo.

Posee varios casinos en Las Vegas.

-"Welcome".

(Música)

Kim Sun Hee.

Hijo de militar norcoreano.

(Música)

(SALUDA EN COREANO)

Ella es Louise Walton.

Heredera de una gran corporación,

y sus tres hijos.

-"Welcome".

-Ellos son Román Nazaróv e Irina Lysova.

Magnates del petróleo, entre otras cosas.

(SALUDA EN RUSO)

-No sabemos con certeza lo que pretende la Gamboa,

sea lo que sea, va a suceder esta noche.

Y nosotros estaremos allí.

Vamos a salvar la vida de esas diez personas.

De todas, ¿entendido?

¡A funcionar! -Vamos, chicos, espabilando.

-Vosotros quedaos.

Si han venido todos esos gerifaltes es que la Gamboa lo ha conseguido.

-¿Que ha conseguido el qué?

-Reunir todas las cápsulas.

Yo pensaba que solo había una.

Después del apagón,

la tecnología de La Pasarela se diseminó por todo el mundo.

Y no sé cómo lo ha hecho, pero las ha encontrado todas.

Y si una ya es un problema...

Diez son un marrón que te cagas.

-Por eso vamos a entrar.

Eso es una locura.

Yo creo que no.

Esas personas no se regeneran, comisario.

Y nuestros compañeros tampoco.

Si entramos allí con todo será una masacre.

¿Y qué sugiere, inspector?

Pues que vayamos los sobrenaturales.

¿Tú y yo? No...

Vosotros os quedáis en la retaguardia

con la caballería.

Nosotros nos colamos y preparamos el terreno.

Vale, pero esto no va a ser la "Jungla de Cristal".

Quiero un informe detallado con vuestro plan de acceso.

Vamos a hacer las cosas bien.

A currar.

(Música)

(Móvil)

¿Hola?

Laura, cariño, ¿cómo estás?

Te has ido sin decir nada.

Bien, estoy aquí en el bar, trabajando un poco.

Hay mucho ruido por ahí, ¿no?

Bueno, porque he salido fuera a tirar la basura.

¿Has hablado con tu hermano ya?

Lo digo porque está aquí, si quieres le digo algo.

No, no. Prefiero hablar yo con él.

Laura...

Si decides ir a conocer a tu madre,

por favor, no vayas sola, si quieres te acompaño yo.

Sí, sí, claro. No te preocupes.

Oye, te tengo que dejar.

Un beso, cielo.

Otro.

(Música)

(Música)

(Ladrido)

¿Papu?

Hola, guapo.

Papu, que hoy es el día, eh.

(EL PERRO GRITA) ¡Uy, perdona! ¡Ay!

(Timbre)

Adri...

¿Cómo estás?

-Esperándote.

¿Vienes?

-El viaje interdimensional te ha sentado muy bien.

-Gracias.

(Música)

Bueno, ¿y la señora esa qué te ha dicho?

(Música)

(Música)

Hola, "caraguapa".

Pasa, anda.

¿Se marcha?

Sí, a Bermeo.

Esta casa me trae demasiados recuerdos.

Tome, es la recaudación del VTC. La parte de Carlota.

No, no la quiero.

Tenemos que repartir los beneficios, señora Inma.

Es lo justo.

Yo tengo suficientes beneficios.

Carlota me dijo que lo devolviera

pero he guardado un pellizquito a mi familia, que falta les hace.

(Música)

Con ese trasto te vigilaba mi hermana.

¿Y sabes por qué prefería el turno de noche?

De noche siempre hay menos tráfico.

Quería que aprovecharas para que estuvieras con tu hija,

que bastante tiempo habías perdido ya.

(Música)

Para ella, tú estabas por encima de todas las cosas.

(Música)

Anda, ven aquí, dame un abrazo.

Volverá.

Lo sé.

Cuando la veas,

dile que la espero en la calita que tanto le gusta.

(Música)

¿En qué piensas?

-En que esta vez no hemos levitado.

-No habrás levitado tú.

-Oye no te flipes que no ha sido para tanto, ¿eh?

-Sabes que puedes confiar en mí, ¿verdad?

-¿Y te parece poca confianza el polvo que acabamos de echar?

-Esto no ha sido un polvo. -¿h, ¿no?

-Que va.

Esto tiene toda la pinta de ser una despedida.

(Música)

Que no, que no me voy a ninguna parte.

Todavía nos quedan muchísimas cosas por hacer...

Quiero viajar,

quiero ir a un concierto, y estar rodeada de mucha gente...

-Ver una puesta de sol juntos...

-No te pongas moña, que ya hemos follado...

-Enseñarte a cocinar, también,

coger un avión,

e irnos donde nadie nos encuentre...

-¿A Cuenca?

O más allá...

(Mensaje)

¡Hostia!

Tengo 50 llamadas perdidas de la comisaría...

¿Qué hacéis aquí?

Papá, no preguntes lo que no quieres saber...

No Adri. No, no. Tenemos que hablar.

Tengo prisa. Luego te llamo. Adri.

Buenos días, señor Iago. Ya.

¿Ya tienes el informe?

¿Por qué mientes a tu hermana?

No sé de qué me hablas.

De que vives con tu madre, de eso te hablo.

No creo que eso sea asunto tuyo. Pues mira, te equivocas.

Si es asunto de mi mujer, también es asunto mío.

Así funcionan las familias ¿no?

Cuando alguien tiene un problema, el problema lo tenemos todos.

¡Eh! ¿A ti qué cojones te pasa?

A mí no me pasa nada. Y no me gusta ese tono.

Encuentras a tu hermana después de no sé cuántos años

y lo primero que haces es darle una puñalada...

Yo quiero muchísimo a Laura. ¡Te pidió ayuda, joder!

¿Tú sabes la de noches en vela que se ha pasado pensando

qué le había ocurrido a vuestra madre?

¿Por qué os había abandonado?

¡Y ahora resulta que tu madre vive contigo!

Escúchame, Márquez,

cuando todo esto se acabe,

tú y yo nos vamos a tomar una caña.

Y yo te voy a contar cómo la palmé y cómo me convertí en un regresado.

Vamos a recuperar el tiempo perdido y vamos a ser los mejores cuñados.

Pero ahora tenemos que sacar a toda esa gente de allí.

Este es el jeque saudí Sauf Rhaman.

Su jet privado tomará tierra en una hora y veinte minutos.

Es la llave para llegar a Elena Gamboa.

Exacto.

Y seguro que a ti se te ocurre algo.

-No, mamá. Es que no te puedes presentar en mi piso y secuestrarme.

-Pero no te pongas tan dramática, Bea.

-De verdad, ¿no podrías llamar por lo menos?

-Pues no, porque si te hubiera llamado

al final no me hubieras hecho ni puñetero caso.

Vale.

-Pero ¿qué te parece tan raro una madre

quiera pasar un ratito con su hija?

-Mamá, eso es un chantaje emocional de lo más rastrero.

-Pues sí, justo. Es eso.

-Vale, muy bien... ¿Qué quieres que hagamos?

-Pues me gustaría que fuéramos

que fuéramos a comer, a charlar a pasear...

-O sea, que esto va para largo, ¿no?

-Pues le voy a robar algo de ropa a Adri.

-Venga. ¿Quieres un café? -Sí, porfa.

(Telefonillo)

Hola.

Sigues tan guapa como siempre...

-Pasa.

Pasa.

¿Quieres tomar un café?

-No, no, no. Me pone la tensión por las nubes.

-¿Qué quieres?

-Esta mañana me has estado siguiendo...

-Sí.

-Yo creo que...

tenemos una conversación pendiente, ¿no?

-Yo creo que llegas 40 años tarde, ¿no te parece?

Hija...

-Por favor, no me llames hija.

Solo quiero saber una cosa:

¿por qué?

No lo entiendes...

-No. ¡Claro que no lo entiendo!

No creo que nadie entienda que una madre abandone así a sus hijos.

-Tienes razón.

-¿Tengo razón?

-Apareces en mi casa 40 años después para decirme que tengo razón.

¿Sabes que todavía me levanto

cada mañana

y me pregunto

qué hicimos mal.

-Nada, vosotros no hicisteis nada mal.

Nada, cariño.

Nada.

-Vete.

-Laura... -Vete, por favor.

-Está bien,

yo solo quería que tuvieras esto.

Ahí está apuntado mi teléfono...

-Mamá...

-¿Es mi nieta? -No.

No, Paula...

Ni ella es tu nieta, ni yo soy tu hija.

Y ahora, vete, por favor.

-Mamá, mamá... ya está.

Ya está... ya está...

Estoy bien.

Perdona, mi amor.

Ya está, no pasa nada.

Seguidme por aquí, chicos.

Señor Márquez... ¿Qué coño haces aquí?

Tenemos un problema. ¿Qué pasa?

Tiene que ver esto.

Aquí no... Vamos a un sitio más discreto.

Es la vida de Adri.

Desde que nació...

Está todo...

Los desaparecidos, las cápsulas... ¡Todas las cápsulas!

Landa tenía razón.

Mi hija salva el mundo

y luego muere.

Por eso la directora vino a llevársela, Iago.

Pero este no es el final.

Señor Márquez...

No puede ser.

No, no. Pare, pare.

El final está escrito. No de eso nada.

El final lo escriben mis santos cojones.

Vamos a entrar.

(Vibración)

A ver, que te ayudo. -Gracias.

Siempre la llevo en los operativos,

me da suerte.

Y me encanta, pero por si acaso te pones el chaleco.

-¿Ese es tu padre?

¿Se puede? ¿Qué haces aquí?

Vengo a animar a mi niña antes del operativo.

Y nada que anime más que un cafelito bien cargado.

A ver, este para el señor Márquez. Gracias.

Este para mí que tiene leche de soja.

Y este negro como lomo de novillo en una noche sin luna...

Para mi pequeña.

¿Y para mí?

Tú mejor que vayas a por el tuyo.

Cierra la puerta al salir.

Tengo que ir a salvarles.

Ni de coña...

Soy la única que puede traerles de vuelta.

Me da igual, encontraremos la manera.

¡Es que no son solo los desaparecidos,

es algo mucho más grande...! ¿Más grande? ¿Tipo qué?

Lo sabré cuando llegue el momento.

Como se nota que ha estado con la directora.

Si la señora Gamboa consigue activar esas cápsulas

nos vamos todos a tomar por culo. Por eso te quedas en casa.

Porque esto lo solucionamos los mayores.

Un pelín proteccionista, ¿no? Proteccionista de cojones. Sí.

Cariño, hemos encontrado el cuento.

Y no vamos a dejar que eso suceda.

No puede ser...

El libro regenera que ni tu abuelo.

Y como sabemos cómo acaba la historia,

tú no vas a ningún lado.

Tú no vas a morir.

Es mi destino.

¿Sabes por dónde me paso yo el destino?

Por la punta del pepino. Tú ahí no vas.

Lo siento mucho.

Pero no podéis hacer nada.

Ya lo hemos hecho.

Pero qué le habéis hecho? Había que protegerla, cariño.

¿Y solo se os ocurre drogarla?

No la hemos drogado, la hemos narcotizado.

¿Y qué le habéis dado?

¿Burundanga? ¿Burundanga, dices?

Benzodiacepina. Y muy poquito... Nada y menos.

¿Y no habéis intentado, no sé, hablar con ella?

Ya la conoces, cariño, es terca como una mula,

como todas las Vargas. Y vosotros dos sois gilipollas,

porque hay que serlo para drogar a tu hija y a tu nieta.

Pero Laura. A la mierda.

Laura,

¿qué te pasa?

Paula... ¿Tu madre?

No, mi madre no... Paula. Vale.

Ha venido a casa. ¿Ha venido aquí?

¿Y qué le has dicho?

La he mandado a la mierda.

¿A ella también?

Me ha traído esto.

A buenas horas.

Si quieres quemarlas hazlo,

pero son parte de tu historia, mi amor.

Tengo demasiadas cosas en las que pensar.

¿Más importantes que tu madre?

Joder, Andrés...

Está bien.

Pero no es mi madre.

Hagas lo que hagas, estará bien, ¿vale?

(Timbre)

Anda, ve.

Han llegado los Vengadores. Hombre.

Huevos Canos y Fritangas... ¿Quieres saber el tuyo?

Con ese nivel, no, prefiero que no.

El Lagartijo.

Tenemos un plan, y Adri no puede formar parte de ese plan.

Este es el señor Sauf Rhaman,

el último de los inversores convocados por Elena Gamboa.

Su jet privado debe estar aterrizando ahora mismo

en el Aeropuerto de Barajas. Coño, Sebastián.

Pero si eres clavadito al jeque. Vete a tomar por culo.

¿Y cuál es el plan?

El plan es ese, Sebastián. Que eres clavadito al jeque.

Interceptaremos al jeque

a unos kilómetros del tanque de tormentas.

"Salam aleikum".

A partir de ese momento, Sebastián Rey

se convertirá en Sauf Rhaman.

Al que se ría le calzo una hostia.

(RÍEN)

El señor Sebas será nuestro caballo de Troya.

(RÍEN)

Esto no es un caballo de Troya.

Esto es un Potro de Vallecas.

Por favor, un poco de seriedad.

Lo más importante es conseguir entrar.

Una vez dentro, avisaremos a Landa,

que esperará

con la caballería.

¿Ha quedado claro? Sí.

Pues, venga, arreando.

Ayudadme a meter a la niña al cuarto.

¿Voy por allí yo? Sí, sí.

¡Joder! ¡Coño!

¿Qué pasa? Da calambre.

Pero ¿esta niña qué es: una pila gigante o que?

¿Queréis dejar de hacer el gilipollas?

Le van a hacer daño. Venga.

Cuidado, cuidado.

Cuidado con la cabeza.

-Cuidado con la cabeza. -¿Qué pasa?

Pero, Andrés, ¿qué hacéis? Estamos poniendo cómoda a la niña.

Tenemos que irnos. Pero...

Tened mucho cuidado. Sí, mi amor.

Señores, al lío.

Señora Laura Joder...

¿Cómo está? -Bien.

Bien. Como un lirón, dormida.

-Y me voy yo con ella. -Vale.

"Sé que nunca leeréis esto, hijos míos.

Pero mi terapeuta dice que escribir lo que pasó puede ayudarme.

Ha llegado otra vez borracho.

Cada vez le tengo más miedo."

Ha vuelto a pegarme. Ya ni siquiera me pide perdón.

"Hoy os ha amenazado."

Me ha jurado que si me voy de aquí os mata a los dos.

Quiero que sepáis que lo más duro que he hecho en mi vida

es haberlos dejado en el orfanato.

Me duele, me duele más que los golpes.

Lo he matado.

"No he derramado ni una lágrima.

Llevo todo el día llorando.

Mi compañera de celda me ha ofrecido un alivio;

un pinchazo y el olvido."

Estoy enganchada. pero lo voy a dejar.

Por vosotros.

"No puedo dejarlo, en la cárcel está por todos lados."

Me daría mucha vergüenza que me vierais así."

Por fin estoy limpia,

pero es demasiado tarde.

Vosotros tenéis vuestras vidas

y a lo mejor es mejor dejar las cosas así.

"De lo único que no me arrepiento es de haber matado a vuestro padre."

¿Diga?

-Hola perdone, ¿estoy llamando al teléfono de Paula Acuña?

-Sí, correcto.

¿Y...?

¿Y usted es...?

-El sanitario que la está atendiendo.

Vamos de camino al hospital Virgen de la Torre.

Joder con el jeque.

Champancito.

Pensaba que los musulmanes no podían beber alcohol.

Sí, ya. Pues mira...

Y aquí hay anacardos.

Champancito, anacardos...

Sin gayumbos... Joder, así soy un jeque yo también.

Señor Sebas, llegamos

Su excelentísimo señor Sauf Rhaman.

Adelante.

Mierda, mierda. -Ey, ey, tranquila.

¿Quieres un vaso de agua? -No.

-¡Adri! Ni de coña.

-Puedo congelarte si quiero. -Pues hazlo,

porque no pienso dejar te ir.

Venga.

Vale.

Vale, tita.

¿Me traes un vaso de agua?

Con un paracetamol, ¿vale?

-Claro.

¿Qué? ¿Estáis bien?

Vete a tomar por culo, Mustafá...

(Llamada)

Coño, videollamada de María.

Métete en coche, Sebas, haz el favor.

Y tú también, venga, Óscar, va. ¿Yo? ¿Por qué?

Que no puede vernos.

Que no puede descubrirnos. ¡Meteos en el coche!

(HABLAN A LA VEZ)

(Móvil)

Dame las llaves.

(Móvil)

Cariño.

-Hola, reina mora.

-¿Qué haces vestido de árabe?

-¿Ves? Ya me has jodido la sorpresa.

Ah, ¿que esta era una sorpresa?

-Pues sí, porque había pensado

que dejáramos este fin de semana al niño con la canguro,

y tu y yo irnos a un hotelito rural, disfrazarnos y...

Como siempre me llamas sultán...

Tú eres mi "habibi", ratona.

-"Habibi" te voy a dar yo a ti

como no me digas qué cojones estáis haciendo.

María, María, que ha perdido una apuesta.

¡Coño, Santos! ¿Dónde están los otros dos?

-No había otra forma, cariño. -¿Dónde estáis?

Lo siento. Te quiero mucho.

-Te quiero muchísimo, María. -No, Sebas, no me cue...

No, por favor, Sebas.

(RESOPLA)

Están dentro.

-La madre que los parió.

Vamos, chicos, en marcha. Funcionando, venga.

Vamos, vamos, vamos.

Tú no, Minondo.

-¿Por qué? -Porque eres un jodido traidor.

-Y un pelota, hijo de puta. -Y nos vas a decir cómo llegar

hasta la puta cocina de Elena Gamboa.

-Si no me matan los georgianos,

me mata mi señora.

Anda, tira.

¿Qué coño?

Está cerrado.

Andrés.

He leído las cartas.

-Hola, buenas. -Hola.

¿Qué ha pasado?

-Ha sufrido una subida de tensión.

-Pero ¿se va a recuperar?

-Depende si responde a la medicación.

Es mayor y tiene un historial complicado.

¿Es usted familiar?

-Soy su hija.

(Moto)

Oye, mira.

No tengo el coño para ruidos,

así que apártate, o te parto.

Joder. Qué humos, ¿no?

-(RÍE) ¡Carlota!

-¿Dónde has estado? -Por ahí.

La directora me ha ordenado que vuelva para cuidarte.

-¿Vamos? -Vamos.

Señor Márquez.

(Voces)

(Aplausos)

Hace cuatro años fui testigo de un hecho excepcional,

algo que cambiaría mi vida para siempre.

Descubrí que, en este mundo,

hay personas que ocupan los cuerpos de otros.

Desde ese día, me propuse encontrarlos,

y les ahorraré los detalles,

pero conseguí reunirlos.

Ellos no se conocían entre sí,

pero todos tenían algo en común:

eran regresados.

Así es como se llaman.

(Aplausos)

Es como el dibujo de Adri.

¿Me ha mirado? ¿Qué?

¿Me ha mirado?

No.

Que sí, coño, Iago, que me ha mirado.

Está usted un poco paranoico, señor Márquez.

Esta tecnología pertenece

a una civilización mucho más avanzada que la nuestra.

Están hechas de un material que no existe en la Tierra;

de ahí su inmenso valor.

El único inconveniente

es que solo los regresados podían activarlas,

pero, como ven,

también les he ahorrado ese trabajo.

Adquiriendo una de estas cápsulas

adquieren uno de estos seres únicos.

Hija de puta. Para eso quería a los desparecidos.

Los está subastando.

Les estoy hablando de acceder a otras dimensiones,

de que no existe el tiempo ni el espacio.

Les estoy hablando, de la vida eterna.

Dentro de poco van a dejar de ser hombres,

¡para convertirse en dioses!

¿Qué hacemos?

Reventar este puto chiringuito.

(GRITAN)

Lo siento.

-No pasa nada, mamá.

Ya no importa.

(LLORA)

Joder con las limusinas estas.

A ver, ¿puedes o no?

Pero...

¿Cómo puedes comer en estos momentos, ardilla?

Pero... Los nervios, Santos, coño.

Los nervios. Los nervios, los nervios.

(HABLA EN OTRO IDIOMA) Con cuidado, Rambo.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Ha sido un honor conocerle.

(Pestillos)

¡Ahí va! ¿Has visto?

Qué grande. Deja eso, vámonos.

(CARGAN LAS ARMAS)

Pero ¿qué cojones...?

La niña.

Nos ha pasado los poderes. No jodas.

Pruebe.

¡Dele, dele!

A ver dónde cojones se han metido estos dos.

¡"Stop"!

¡Sebastián!

¡No! ¡No! ¡No! ¡No! ¡No!

¡Sebas! ¡Santos!

¡Señor Sebas!

¡Señor sebas! ¡Santos!

¡Señor Sebas!

No...

No puede ser.

No puede ser.

Vamos a empezar.

"Miss Watson, please".

-No puedes vender lo que no te pertenece.

-¡Quietos!

Bienvenida, Adriana.

¿Qué ha sido eso?

Es una bala.

Qué cojones...

(INHALAN)

¡Señor Sebas!

¡Señor Sebas! ¡Arriba!

(RÍEN)

¿Estás bien? ¡Iago!

¿Está bien? Sí, sí.

Sí, sí.

El chispazo... ¿Qué chispazo?

Ha sido el chispazo.

(GRITA) ¡Coño!

La niña... Sebastián.

La niña, que nos ha pasado sus poderes.

¡Eh!

¡Cobra!

(RÍEN)

¡Has vuelto!

No iba a dejar tirado a mi equipo.

Les presento a Adriana Márquez.

Ella es uno de ellos,

pero ella es única.

Adriana es hija de un enlace y nieta de un regresado,

el primero de ellos;

el hombre que me inspiró.

¿Cómo has entrado?

Hemos...

¿Quiénes? He venido con Adri. Vamos.

¡Eh!

Dicen que la suerte es la mezcla del talento y la oportunidad.

Yo tuve el talento de reunir a diez regresados.

En el mismo autobús que pude capturar.

Y la oportunidad

de hacerme con la tecnología de La Pasarela,

diseminada por la Tierra tras el apagón.

Y ahora tengo la suerte

de estar delante de la mismísima elegida.

Aquella que vino para sustituir a la directora.

Ven, Adriana.

Enséñanos qué te hace tan especial.

Su madre murió en La Pasarela.

Y su padre y su abuelo

están a punto de morir.

¿Has venido a por tu padre?

-He venido por tu puta madre.

¡Quietos!

¡Adriana!

Adri, Adri.

Adri, ven, cariño. Cariño.

Por favor, Adri. ¡Todo el mundo quieto!

¡Policía! ¡Al suelo!

-¡Policía!

No tiene pulso, señor Márquez.

Adri.

Cariño.

(LLORA) Adri, Adri. Adri, por favor.

¡Adri! Adriana, mi amor.

Y colorín colorado, este cuento no ha acabado.

¿Y sabes por qué, Sergio?

Porque el final lo escribís tú.

(TODOS) -¡Y tres!

¡Bien!

-¡Bravo!

David, vente. Ayúdame con la tarta.

Tres añitos ya.

Lo bueno se pasa en un parpadeo.

Quién te ha visto y quién te ve, Sebastián.

Primero piloto, luego hostelero y ahora superpadre.

Sois unos papás cojonudos. Gracias, Andrés.

Coño, que empieza. Venid, venid.

(TV) "Hace apenas unos días,

una unidad especial de la Policía Nacional detuvo a Elena Gamboa,

líder de La Hermandad. Hoy, por fin,

se ha producido el reencuentro entre desaparecidos y familias,

que llevaban más de un año buscándoles.

Ha querido hablar con nosotros Bruno Varela,

uno de los desaparecidos.

Hola Bruno. Bienvenido. -Hola.

¿Qué tal, cómo te encuentras después de tantos meses?

-Bien, me encuentro bien.

Muy contento, como te puedes imaginar.

Por estar de vuelta.

Si me permites,

me gustaría agradecer y felicitar

a la Policía Nacional,

por el gran trabajo que han hecho al liberarnos a todos.

Gracias." -¡Bravo!

¡Equipo!

"Como podéis comprobar...".

Bueno, ya.

Apaga la tele, que estamos celebrando el cumpleaños de mi niño.

Si señora. Ya está.

Oye, ¿tú le has dicho a María lo de que resucitamos?

Qué polla le voy a decir. Ni se te ocurra.

Hombre.

Buen trabajo, cuñado.

Todavía no me acostumbro a lo de cuñado.

Y mucho menos a tener suegra.

Por cierto, ¿por qué no le dices que se junte con nosotros?

Déjala. Le da vergüenza juntarse con los amigos de su hija.

Doña Paula, ¿quiere tomarse un vermucito?

-Mira, yo con una naranjada ya me vale.

-Eso está hecho.

-Abuela.

-Estás preciosa -¿Todo bien, mamá?

Bien, bien.

-Hola, chicas.

-Qué guapa.

Ahora vengo, cuidado. -Ay, perdona.

-¿Te lo pasas bien, mamá? -Sí, sí.

-Muchas gracias.

¿Y en el libro ese sigo saliendo yo?

Tú llévame a Cuenca y luego ya veremos.

-A Cuenca. -O más allá.

-Hablando de Cuenca, ¿tú no me ibas a llevar a una casa rural, sultán?

-Yo a ti te voy a llevar al fin del mundo, reina mora.

-Bueno.

¿Tú me vas a contar algún día dónde has estado?

Depende cómo te portes esta noche.

Lo mismo le podemos encontrar otra utilidad a esas manos mágicas.

Ven un momento.

A ver cuéntame, ¿dónde te gustaría ir?

¿De qué va esto? Tú solo dime dónde te gustaría ir.

¿Dónde yo quiera? Donde tú quieras.

No lo sé. ¿No lo sabes?

¿Habías estado antes en Alfa Centauri?

No.

Tienen dos soles.

En realidad, tiene tres.

Pero el tercero casi no brilla

¿Un poco de música? (ASIENTE)

Déjame a mí.

(Pasodoble)

Excelente elección. Me la enseñaste tú.

Hay algo que querría preguntarte.

Dime.

Carlota...

¿quieres casarte conmigo?

No me jodas.

¿Eso es un no?

Eso es...

A ver...

Un momento de atención, por favor.

Que me he venido arriba. (RÍEN)

Quiero deciros una cosa.

Comamos, bebamos...

Pero por favor que no vengan más de los que estamos.

Entonces, creo que debería irme.

No...

Señora directora.

Yo también me alegro de verle, señor Vargas.

Pero ¿esta es...? Si hijo si, esta es.

Pero, Bea, ¿quién es esa señora?

-Felicidades a los novios.

¿Qué? -¿Cómo?

¡Que nos casamos! -¡Perdona!

-¡Pero bueno! -¡Vivan los novios!

Qué calladito os lo teníais, ¿no? Enhorabuena.

Los Enlaces somos muy para dentro. Ya nos conoce.

Y yo, que me acabo de enterar. -"Oso ondo".

"Oso ondo", hermanita.

-Fue buena muy idea lo de poner sus manos sobre Adriana,

señor Vargas. ¿Cómo se le ocurrió?

No sé por qué, pero creo que no fue idea mía.

Resulta muy agradable verles a todos reunidos:

una hija que se reencuentra con su madre

después de toda una vida,

y una hija se reencuentra con su padre después de la muerte.

Al final, como siempre... Va a decirlo.

Efectivamente, señor Vargas: todo está conectado.

¿No e irá a decir que usted sabía que todo esto iba a acabar así?

Ya...

Mire, puede que yo sea muy susceptible,

pero la bromita de la última página

no ha tenido ni puta gracia.

La vida, señor Vargas,

es una broma sin fin.

-Cachonda la tía.

Y supongo que también sabría lo del apagón,

lo del que el tiempo se iba al carajo,

y que La Pasarela iba a reventar con mi hija adentro.

¿Es así?

La muerte, como ya debería saber,

no es el final,

es un estadio más de eso que ustedes llaman vida,

y para que haya luz,

primero debe haber oscuridad.

Disculpe, señora, me presento.

Soy... Ah...

Las presentaciones sobran,

Óscar Santos.

Es un placer conocerle. Bueno, pues igualmente.

Yo tengo una pregunta sobre el regenere.

¿Esto es algo puntual

o vamos a seguir como el Lagartijo para siempre?

Lo sabrá a su debido tiempo.

Venga, hasta ahora.

Críptica que es ella. (ASIENTE)

-Has cumplido con éxito tu misión, Samuel.

-¿Qué misión?

-Luego te cuento.

-Nos ha costado cuatro años juntarles a todos.

Pero si nosotros nos conocemos del barrio de toda la vida.

¿Qué dice? Lo sé.

Pero que Adriana les haya transferido

parte de sus poderes

no es una casualidad.

Y no es por lo que ha pasado ahora,

sino por lo que está por venir.

¿Otra cápsula?

¡Policía!

¡Vallecas!

¡Conga!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T4 - Capítulo 13

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Estoy Vivo - Temporada 4 - Capítulo 13

09 jun 2021

Josefa entrega a Adri la caja que robaron del banco, contiene algo que desvela su destino. La joven salva a los desparecidos pero tiene un grave percance. Márquez y el Enlace, decididos a impedirlo, organizan un plan junto con Sebas y Santos. Se enfrentan a Elena y a su ejército de mercenarios. Laura sigue dolida con su hermano por ocultarle que vive con su madre. Decide seguirla y acaba averiguando el verdadero motivo por el que los abandonó en el orfanato.

ver más sobre "Estoy Vivo - Temporada 4 - Capítulo 13" ver menos sobre "Estoy Vivo - Temporada 4 - Capítulo 13"
Programas completos (52)
Clips

Los últimos 455 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos