www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5619759
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo -  Moravia (República Checa) - ver ahora
Transcripción completa

Hoy les damos la bienvenida a este viaje

desde el corazón de Europa.

Hoy les llevamos de ruta por el sur de la República Checa.

Bienvenidos a Moravia.

Toda la República Checa

está llena de leyendas y de particularidades.

Esta plaza por debajo está toda llena de túneles

que se utilizaban

para guardar comida, refugiarse y protegerse.

-Moravia es principalmente vino, naturaleza y tranquilidad.

Brno es la capital de la región

y la segunda ciudad más grande de la República Checa

por detrás de Praga.

Estamos en la Villa Tugendhat.

Parada obligatoria para cualquier visitante.

Todo lo que hay en esta casa

son cosas que hace 100 años eran algo increíble.

Este país

es el mayor consumidor de cerveza del mundo

y no hay evento social que no gire en torno a este símbolo nacional.

Qué mejor país que República Checa para beber cerveza.

Es algo icónico aquí.

-Relajarnos como nos merecemos en un spa de cerveza.

Calentita.

La ciudad de Olomouc

es el centro espiritual de la región de Moravia,

una joya del barroco

símbolo de la riqueza histórica y cultural

de la República Checa.

La columna de la Sagrada Trinidad.

Espectacular no solo por su tamaño y altura,

sino también

por el número de figuras de santos que tiene.

Castillos de cuento, leyendas de dragones

y relatos de princesas.

Un lugar donde sentirse parte de la historia.

Este país es de los que más castillos tiene,

alrededor de 2.000.

Eran la zona de paso desde Praga, capital de Bohemia,

y Olomouc, capital de Moravia.

Déjense hechizar por sus encantos y disfruten de Moravia.

Hola, Nuria. Hola.

¿Qué tal? Bien. Bienvenidos.

¿Qué te pillamos haciendo?

Aquí preparando unas soluciones para las plantas.

Nosotros estudiamos

cómo unas plantas responden a estrés,

sea estrés causado por el cambio climático,

déficit de agua, salinidad, altas temperaturas...

Soy Nuria de Diego.

Soy investigador junior

en la Universidad Palackého de Olomouc.

Me vine aquí a hacer mi "postdoc",

conocí a mi actual marido, me enamoré

y decidimos hacer nuestra vida en familia

en la República Checa.

Yo estudié ingeniero técnico agrícola

e hice un máster de Biotecnología.

La verdad es que yo quería ser veterinaria.

¿Trabajas tú sola?

No, trabajo con mucha gente. Venid para acá.

Lidia es mi estudiante predoctoral. Está acabando.

¿Es un buen lugar este para estudiar y para aprender?

Las posibilidades que te ofrecen son muy grandes

y al final se agradece el poder tener esos recursos

para tirar hacia delante y poder hacer ciencia.

-Cintia, de Argentina, y Alba, de Valencia.

Hola.

Es un lujo poder trabajar con estos equipos.

-Tenemos unas infraestructuras increíbles.

La República Checa tiene un montón de gente

que ha desarrollado un montón de patentes.

El inventor de las lentillas es checo.

¿Qué tal es el nivel educativo aquí? Es muy bueno.

La universidad es totalmente pública,

es totalmente gratuita y subvencionada por el Gobierno.

Os voy a presentar a mi jefe, que casualmente es mi marido.

Buenos días. Hola.

Hola. ¿Qué tal?

Tú eres el jefe de Nuria. Sí.

¿Vosotros cómo os conocisteis?

Yo vine aquí a hacer el "postdoc"

y conocía a todo el mundo en mi departamento

menos a Lucas.

-Organizaron un congreso a China. En Shanghái nació el amor.

Hasta ahora. Hasta ahora.

Luego nos vemos. Ok.

Esta calle significa "calle perdida"

y es donde yo vine a vivir cuando vine a hacer mi "postdoc".

Es donde nació mi hija

y entonces para mí tiene un sentimiento muy especial.

Aquí empezó mi vida en la República Checa.

Hay mucha gente joven con hijos porque el Gobierno

subvenciona a las madres por tres años

y pagado con unos 400 euros al mes.

Estamos en la plaza Alta de Olomouc.

Es la plaza principal donde se preparan

todos los mercados, todas las fiestas

y donde está el Ayuntamiento.

Uno de los monumentos

más importantes que tiene esta plaza

es la columna de la Sagrada Trinidad.

La columna más grande, más alta,

que hay en todos los países del este,

y espectacular no solo por su tamaño y altura,

sino también

por el número de figuras de santos que tiene,

que tiene un total de 16.

Es un sitio de encuentro y de peregrinaje.

Aquí estamos

en uno de los sitios más importantes de Olomouc,

la catedral San Venceslao.

El obispo construyó esta catedral

y quiso que fuera un monumento que representara su poder,

el edificio más alto de Moravia.

Aunque ahora la veis en muy buen estado,

sufrió mucho durante el régimen comunista.

Estaba totalmente prohibido, incluso podías ir a la cárcel.

Yo creo que hoy en día hay una vuelta a la religión

y creo que utilizan la religión

como una salida a abrirse y a socializarse,

a formar comunidades y a ayudarse entre ellos.

Estamos en uno de los restaurantes más típicos de Olomouc.

Os he traído aquí

para que probéis lo más típico de Olomouc,

el queso oloroso.

Nos lo traen ya por aquí. "Thank you very much".

Se nota porque se llama oloroso. Huele muy mal. Es grasa fermentada.

Es como si fuera mantequilla en queso.

Es intenso, ¿eh?

A mí esto no me va mucho.

Bienvenida al club.

Esto es una de las cosas que la gente aquí se muere por ello.

Con esto pasa mucho mejor. Mucho mejor.

Ya estamos aquí. Mi casa. Reconocible.

Es la única casa blanca en todo Bytrocice con un corazón.

Aquí lo que se acepta es gente de buen corazón

y con ganas de compartir un buen momento.

Mi casa es muy grande.

Me gustan los espacios abiertos, me gusta llena de gente.

-"Mami", por favor, quiero agua.

-¿Quieres agua? Esta es mi hija. Diles hola.

-Hola. Me llamo Sofía. Qué guapa eres.

Dile gracias. -Gracias.

¿Qué tenéis hoy aquí?

Hoy tenemos una fiesta de cumpleaños de mi padre.

Aquí estoy yo.

Mi prima Alejandra, mi madre,

allí de rojo estoy yo, allí tía Almudena...

¿Dónde viven ellos? En España, en Basauri.

Nosotros cuando nos vamos a España a dormir unos días

estamos en Argoños.

Hola, primos. Un beso.

-Os llevo hacia el jardín de mi casa,

tenemos la fiesta de cumpleaños de mi marido.

Hola, cariño.

Muchas felicidades. Gracias.

¿Cuántos cumples? 41, muy joven.

-Os presento, él es mi cuñado y mi sobrino.

Ella es amiga. -Hola.

-Hemos vivido todo, los embarazos, los cambios.

Por aquí tenemos a las niñas y a las otras niñas de trabajo.

-Nos juntamos bastante.

Nuria organiza eventos y nos juntamos muchos.

-Queríamos intentar traer a la gente que quiera estar con nosotros

como si fuera nuestra familia y por eso preparamos

lo que se llama "sociedad" o "choko" típico del País Vasco.

Es el centro donde tú te juntas con tus amigos y con tu familia

a disfrutar, bebiendo y comiendo.

Una cocina con grifo de cerveza,

muy importante en la República Checa.

Tenemos nuestro jardín de invierno, totalmente ecológicos, tomates.

Pruébalo.

Está más dulce. Muy bueno.

¿Tú te traes el trabajo a casa? Un poco.

Toma, toma.

Os presento a nuestras cortacéspedes naturales,

Pata y Mata.

Son como perros, las llamas y vienen.

¿Y estas?

Que vuelan, que no deberían de volar como gallinas,

pero las mías vuelan.

Llevas una vida muy natural.

Totalmente, mi hermana nos llama los "hippies happys".

¿Cuántos caballos tenéis? Dos.

Un caballo chico y una chica.

¿Qué te ha aportado esta vida?

Felicidad, relax, una manera de vivir,

darles algo distinto a los niños,

nosotros queríamos darles algo que les diera más libertad

y no estar tan atrapados, que tengan más opciones,

que vean más opciones de vida.

(Cantan en inglés)

¿Qué te ha dado este país?

Un marido fabuloso

y una familia estupenda y muchos amigos.

¿Dónde ves tu vida? Aquí.

¿Se echa algo de menos? Mi familia.

Os quiero a todos un montón. -Adiós.

-De mis papás, de "aitite" y "amama".

Ha sido un día muy divertido, cuidaos mucho.

(TODOS) ¡Adiós!

Jaime, buenos días. Buenas.

En mitad del ensayo nos habéis pillado.

Estamos preparando una nueva producción

para la semana que viene, que se estrena, y trabajando.

Soy Jaime, vengo de Albacete.

Actualmente trabajo en el Teatro Nacional de Brno.

Vine para hacer realidad un sueño

y poder dedicarme a lo que más me gusta hoy en día,

que es la danza.

Hoy, junto a mi amiga y compañera Carolina,

también del Teatro Nacional, os enseñaremos la región de Moravia.

Estamos en el Janá kovo divadlo,

el teatro más grande de Brno y de la República Checa.

Estamos ensayando una pieza y la estamos preparando,

es la última pieza de una nueva producción.

Hablo bajito para no interrumpir el ensayo.

Yo hago el elenco del segundo y el primer dueto.

Es muy especial esta pieza.

Es muy sacrificado, dejas tu país, dejas tu familia,

para venirte a otra cultura y a otro país que no conoces,

solo por satisfacción propia,

para la sensación de cuando se abre la cortina

y que te aplaudan a ti.

Aquí tenemos todo, checos, americanos.

Checa, checa, checos.

La única española de la compañía, Carolina.

Española por aquí. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

Estamos ensayando una pieza del coreógrafo Jirí Kylián.

Se llama "Petite Mort".

Estoy encantada de la vida porque era un sueño bailarla

y es la más bonita pieza de todo el repertorio moderno.

-Arthur Abram, solista de la compañía, gran amigo.

¿Hablas español? Un poquito.

-Las palabras que saben no son muy recomendables para la tele.

Este es el jefe de la compañía.

-Hola, jefe. -Bienvenidos.

¿Se puede vivir de la danza en la República Checa?

Sí.

-Es diferente el país, es muy barato.

A hora y media tenemos Viena.

Con un sueldo bajo en Viena, aquí eres rico.

Puedes tener un buen piso, vivir en el centro,

salir, comer buenas comidas.

Si te vas a Viena, que te piden cinco euros por un café,

te quieres morir un poco.

¿Se valora la danza aquí? Muchísimo.

Todo lo que sea ballet clásico está lleno,

la gente tiene mucha tradición.

Es una cuestión de clima, como hace frío,

la gente viene más al teatro.

Hay más tradición también.

-Estar en una compañía que haga este tipo de repertorio

y que te escojan entre tantos,

solo cojan a seis y tú seas uno de ellos, es un honor.

¿Cómo llegas aquí? Era mi año de audiciones.

Con una amiga, que estábamos en María de Ávila,

en el mismo estudio,

dijimos de audicionar juntos para pasar un fin de semana,

beber cerveza checa y conocer el país,

porque no tenía mucha idea de República Checa,

y sonó la flauta.

Contacté con Carol, porque era la única española,

para saber dónde vas.

-Para mí es como mi hermano pequeño, porque nos llevamos diez años.

Lo vi tan tierno y tan solo: "Vente, que yo te ayudo".

-Yo vine muy joven, tenía 19 años.

Era mi primera compañía.

Ahora nos vamos de Brno

y os enseñamos los alrededores de la ciudad.

Estamos en el castillo de Lednice,

es uno de los monumentos más famosos de la República Checa

y más visitados.

Pertenecía a una de las familias nobles

más renombradas de la República Checa,

donde se reunían las familias más importantes de Budapest,

Praga, Viena, Bratislava, Brno.

Nos encontramos en el centro de Europa.

La biblioteca es una de las salas más visitadas de palacio.

La escalera de caracol,

vienen todas las piezas de un único árbol.

En la época,

los artesanos que realizaron este trabajo no podían firmar

y dejaron una pequeña huella con un animal que les identificaba.

Por aquí tenemos una rana, un pájaro o una lagartija.

Es una obra única.

-Estamos en el salón de baile, que es muy típico

de todos los castillos de la aristocracia.

Es como si tú tienes una casa de verano,

la gente que se compra un apartamento en el Perelló.

¿Dónde os compráis las casas en Albacete?

-Tenemos parcelas.

-Estamos en el invernadero.

Se construyó en 1843

y fue una muestra de poderío.

Impactó mucho en la época, porque es un invernadero basado

en 250 especies tropicales y subtropicales.

No común en Centroeuropa.

¿Dónde vamos? Vamos ahora en crucero.

(Habla en checo)

¿Entiendes algo? No vamos mal, un 40%.

¿Ayuda hablar checo a la adaptación? Muchísimo.

Si no hablas el idioma, son...

Es un país tan pequeño y que ha tenido tanta invasión

por Rusia, Alemania, Austria,

es que les halaga mucho que quieras hablar su idioma.

-Esto era derrochar dinero.

Un invernadero, hacer las Lagunas de Ruidera

y un minarete.

¡A disfrutar!

Tiene 302 escalones, hay una leyenda

que no a todo el mundo le sale la misma cuenta,

así que vamos a ver qué nos sale.

¿Cuántos han salido?

297, nos han tangado. A mí, 305.

305 me han salido a mí.

Esto es como el Miguelete de Valencia,

nunca cuadran los escalones.

-Podemos ver el palacio de Lednice, toda la zona de la laguna.

Estamos en la plaza central de Mikulov.

El pueblo es muy importante,

es la conexión entre Brno y Viena.

La mayoría de pueblos y de ciudades pequeñas

que encontramos en el sur de Moravia se caracterizan

por tener una especie de fortaleza o castillo,

donde se establecía la nobleza

y las personalidades más importantes del momento.

Eso de allí es Austria.

Estamos en la zona colindante con Austria,

estamos más cerca de Viena que de Brno.

Es un puente entre los dos países.

¿Qué habéis encontrado aquí? Trabajo.

Podemos bailar y dedicarnos a lo que queremos

y hacerlo a un nivel muy bueno.

Aprendes a apreciar

y a valorar las cosas y a las personas.

-Te haces muy tolerante, porque tú eres el inmigrante

y te tienes que adaptar a dónde vives.

-Os hemos traído a terminar el día de la mejor forma posible:

Una cerveza checa.

Estamos en una típica taberna checa en el centro de Brno.

¿Qué se pide aquí? Cerveza, por supuesto.

-Mejor país que República Checa para beber cerveza,

es algo icónico aquí.

Las personas más mayores tienen su propia jarra.

Ellos van, los conocen y les rellenan su jarra.

¿Falta algo de España? Sí, muchas cosas.

La feria de Albacete, los miguelitos de La Roda,

mi familia, los amigos, la Concepción, la Tejares,

el tardeo, el humor albaceteño.

¿Dónde os veis dentro de poco y en mucho tiempo?

De poco, en verano y en España, con el calor.

-En el futuro, que sea lo que Dios quiera, pero felices.

-Año a año.

¿Por qué brindamos? Por la vida.

-Y por seguir encontrando aventuras. -Por los españoles.

Cuidaos mucho. Ha sido un placer.

Alfonso. Buenos días.

¿Qué tal? La compra mañanera.

Este mercado abre todas las mañanas, así que hay que aprovechar.

Me llamo Alfonso, tengo 34 años,

llevo aquí desde 2013, ya he cumplido 6 años aquí.

Vine buscando una nueva oportunidad laboral,

lo cual ha sucedido.

Me he casado, tengo una mujer maravillosa

y un niño que es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Estamos en el centro de Brno,

esta es la Plaza de la Col o la Plaza de la Fruta.

Es un sitio donde la gente de las afueras de Brno

trae las cosas que cultivan en sus huertos.

Tienes desde plantas, flores,

hortalizas, verduras, fruta,

col, que es el producto estrella.

(Habla en checo)

Para facilitarme las cosas por mi mal checo,

nos han puesto fotos de diferentes tipos de tomates.

Pimientos, calabacines, sandías...

¿Qué tal te apañas con el checo? Suficiente para sobrevivir.

Cualquier persona que tenga menos de 40 años tiene

facilidad para comunicarse en inglés.

¿Cuánto vale un kilo de patata?

Unas 22 coronas, 90 céntimos.

El salario no es muy alto,

pero el precio de las cosas suele ser barato.

(Habla en checo)

Fresa española en la República Checa,

traída desde Huelva, a dos euros tenemos el kilo.

Tiene una pinta espectacular.

Vemos que todo el mundo está calladito, en silencio.

Son muy respetuosos, tengo un tono de voz peculiar

y mucha gente decía: "Baja el tono".

Y yo: "Pero si es mi tono".

Luego lo entiendes y te adaptas.

¿Cómo acabas en esta ciudad?

Un amigo me ofreció un trabajo en una empresa de aquí

para dar soporte en español, buscaban españoles nativos.

Al final, tiré para adelante y acabé aquí.

Esta plaza, por debajo, está llena de túneles,

que se utilizaban para guardar alimentos, comida

y para refugiarse y protegerse.

Toda la ciudad entera es así por debajo.

Hay dos partes abiertas al público, una en una iglesia y esta parte,

que es el Mercado de la Fruta.

¿Qué parte es esta?

Estamos en una sala de tortura,

aquí es donde se apresaba a la gente y se la encadenaba.

Aquí es donde se les esposaba y se les retenía.

Esto se ha estado utilizando desde el siglo XVIII.

Es una silla que se utilizaba para identificar a las brujas

en la época medieval.

Si te sentabas ahí y morías, es que eras una bruja.

No es recomendable.

Esta es una caja jaula,

estaba en las principales plazas de las ciudades.

Si veías a alguien que podía ser potencialmente peligroso,

lo encerrabas dentro de la jaula, cerrabas,

avisabas a las autoridades para que viniesen a recogerle

y a tomar las medidas que considerasen.

En esta han llegado a caber hasta 20 personas adultas.

Es imposible que pudieran entrar 20 personas.

¡Sacadme!

Ahora estamos bajo la catedral de Santiago,

la parte central de las catacumbas.

Formaba parte del cementerio de la ciudad,

y tuvieron que ir haciendo ampliaciones

debido a diferentes factores como la peste o guerras que hubo.

El segundo osario más grande de Europa,

en total hay más de 50.000.

Esta estructura está formada por huesos y cráneos,

nadie sabía que esto estaba aquí durante casi dos siglos.

Es una de las cosas más referenciales de la ciudad.

¿Qué hay por ahí? No te quiero ni preguntar.

Yo no haría una apuesta con alguien para pasar una noche aquí.

Ni te acercas. Es que se ve muy bien desde aquí.

Toda la República Checa está llena de leyendas

y de particularidades y de historias en cada rincón.

En la parte frontal del Ayuntamiento

podemos ver el cabreo que tenía el arquitecto.

Al parecer hubo ciertos problemas y retrasos con el tema de los pagos.

Quiso hacer un guiño

a lo retorcidos que eran los pagadores del Ayuntamiento

retorciendo la aguja central de la entrada.

Es una de las cosas más simbólicas de la ciudad.

Vamos a seguir viendo curiosidades.

Este es nuestro dragón local.

Un sultán trajo un dragón a la ciudad.

Iba aterrorizando a los locales durante muchísimo tiempo

hasta que hubo un visitante

que consiguió por fin vencer al dragón.

Chiquitín no es, ¿verdad? A mí me daría miedo también.

12 campanadas. Nos ha pillado el mediodía.

Pero fíjate bien en el reloj. No son las 12:00, son las 11:00.

Un general sueco

que estaba comandando el ejército austriaco

durante la Guerra de los Treinta Años

se hizo una promesa a sí mismo.

Si a las 12:00

no había conseguido todavía conquistar la ciudad,

cogerían las cosas y se volverían para casa.

Esta información

llegó al general francés que estaba defendiendo la ciudad.

Cuando se vio en una situación ya bastante desesperada,

habló con un cura

y le pidió que por favor diese 12 campanadas.

En vez de sonar 11 campanadas sonaron 12

y el general sueco al oírlo

recogió los bártulos y se volvieron para casa.

Buenas vistas tenemos aquí. Muy buenas vistas.

Podemos ver el mercado de la fruta,

el teatro donde Mozart dio uno de sus primeros conciertos,

la catedral de Petrov...

Es una ciudad muy tranquila y segura

para formar una familia y tener mucha calidad de vida.

Os voy a presentar mi humilde morada y de paso a mi familia también.

Buenas.

Marcos, mi niño, Esther, mi mujer,

y Coco, nuestra perrita, que llegó ayer a la familia.

Qué familia más bonita. Muchas gracias.

¿Qué tal es ser madre en la República Checa?

Yo creo que mejor que en España por tema de ayudas, de médicos...

Tenemos seis meses de baja, que esa la cubre la empresa,

y después de los 6 meses

nos dan una ayuda de 200.000 coronas.

-8.000 euros en total.

Lo hemos puesto en una guardería con checo

para que solo hable checo allí.

El español en casa y el checo fuera, los dos ambientes bien definidos,

para que sea bilingüe

y luego nos haga de traductor él a nosotros.

Aquí es en mi pueblo, en La Alberca de Záncara, en Cuenca.

Foto de novios en Brno. Qué jovencitos.

Los años no pasan en balde.

Yo creo que esto es un resumen de los cinco últimos años.

¿Qué balance hacéis de esos cinco últimos años?

Duros. -Muy duros.

-Pero satisfactorios.

Yo creo que ha sido un "trabajazo" enorme todo,

pero al final lo valoras y dices: "Ha merecido la pena".

¿Queréis mandar algún saludo a la familia?

Un abrazo muy fuerte a toda mi familia,

en especial a mis padres por haber estado siempre ahí.

-A mi "mami", a mis tíos y a la "bisa".

¿Qué decimos? Adiós. Diles hola. Dile hola a la abuela.

-Muchísimas gracias por la visita. Ha sido un placer.

Igualmente. Chao. Hasta luego. Adiós.

Buenos días. Hola. Qué bueno.

Bienvenidos a Olomouc.

Muchas gracias. ¿Te interrumpimos? Estaba aquí escribiendo un poco.

Os presento a Kant. Este es mi compañero viajero.

Me lo he traído desde España conmigo.

Estoy escribiendo un poco acerca de cómo viajar con él,

qué facilidades y qué dificultades te encuentras

para poder viajar con perros.

¿Ya has acabado aquí? Sí, esto ya lo tengo escrito.

Si queréis conocer la ciudad, Kant y yo podemos haceros de guía.

Soy Iria, una gallega de Porto do Son,

y me he venido hace tres años a República Checa.

Es un país muy céntrico, tiene muchas oportunidades laborales

y nos deja espacio también a los "pet friendly"

para poder estar con nuestros animales por aquí

desempeñando lo que más nos gusta.

¿Dónde estamos?

Ahora estamos llevándoos

para el centro del casco antiguo de Olomouc.

Una vez que sale el sol y montan las terrazas,

todo el mundo tiene muchas ganas de poder disfrutarlas.

Hoy es día festivo aquí, entonces están aprovechando

para hacer representaciones teatrales,

que a mí me parecen muy graciosas,

porque te transportan a este entorno tan de la Edad Media.

¿Has hecho amigas? Sí.

Cada vez que escucho hablar en español

ya digo: "¿Estas de dónde serán?".

-Estamos de Erasmus estudiando Pedagogía

y la verdad es que muy contentas.

-Es una ciudad tranquila,

pero en la que se organizan también muchas cosas, mucho verde...

No os aburrís. No, para nada.

Pasadlo bien. Gracias. Hasta luego.

Se nota un poco la diferencia cultural

entre el norte, que es Bohemia,

y nosotros, el sur, que somos Moravia.

Los del norte se consideran mucho más abiertos,

más cosmopolitas, más europeos,

y estos como que tienen más relación con Eslovaquia.

Tenemos un mercado establecido

con todas las cosas típicas y tradicionales del país.

Un pequeño leñador que nos está enseñando

cómo se ganaban la vida los antepasados.

Un poco de estimulación sensorial para que caminen por aquí

y vean lo que es caminar sobre troncos, hierba...

La naturaleza siempre forma parte

del día a día de la población de aquí.

¿Qué es esto?

Esto me llamó mucho la atención al principio,

porque me recordaba casi a una tortilla de patatas.

Es una mezcla de patata, cebolla y especias

que lo aliñan así y lo fríen como en bloque.

Se ve potente. Muy aceitoso.

(Habla en inglés)

¿Cuánto nos ha costado?

75, que viene siendo 3 euros o un poco menos.

¿En qué se paga aquí? En coronas checas.

Está duro, crocanti.

Bueno, digno de probar. Es una buena fritanga.

Vivimos en una zona mucho más tranquila de la ciudad.

No nos gusta el bullicio de la capital central

y encima vida con perros teniendo jardines...

Alber, Veña... -Buenas.

Hola, Alberto. ¿Qué tal? Muy bien.

Subid, que acabo de terminar de trabajar.

-Hola. ¿Quién viene aquí? Ahí, a tope.

Hola, Alber. -Buenas. ¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Muy bien.

Acabo de llegar de trabajar y muy contento.

Aquí tenemos una empresa de inyección de moldes,

que tenemos otra en el País Vasco.

Trabajamos aquí todo lo que son piezas de plástico para automoción.

¿Esta es la otra hija?

Sí, a esta la hemos adoptado aquí. -Esta es la eslovaca.

-Una casa normal checa. Está muy guay.

-Este es el salón,

donde después de trabajar me tumbo un rato.

Aquí tenemos el balcón.

-Un pequeño huerto urbano.

Yo es que echo mucho de menos el hecho de cultivar mis cosas.

Un poco de cebollino, tenemos lechugas, unos lirios...

-Esta es nuestra habitación. Una cama bastante grande, la verdad.

Este es el vestidor, que realmente a mí

igual será de lo que más me gusta de la casa.

Te duchas, vienes aquí, coges la ropa, te cambias,

vas a desayunar y te vas al trabajo.

-Siempre nos traemos los espárragos navarros.

¿Qué más cosas os traéis de la "tierriña"?

También galletas, que aquí no hay.

-Atún de "la Moni" que nos traemos. Nos lo prepara con mucho cariño.

Zamburiñas, unas latas de mejillones...

Todo lo típico. ¿Algo checo tenéis ahí?

No. -Algo checo habrá.

¿Cuántos metros cuadrados tiene este piso?

Entre 70-75 metros cuadrados. Costará alrededor de 500-600 euros.

¿Eso es mucho para Chequia? Mucho. Es el salario de una persona.

La verdad es que para dos personas es una casa grande,

es una casa de checo rico.

Dejamos a Kant y a Veña aquí

y nos vamos a enseñaros un poco unas perlas de la República Checa.

Vosotros os tenéis que quedar, que nosotros nos vamos de ruta.

-Hasta luego.

Estamos en el castillo de Bouzov,

que está a unos 30 kilómetros de Olomouc.

-Este país es de los que más castillos tiene,

alrededor de 2.000.

Eran la zona de paso

desde Praga, capital de Bohemia, y Olomouc, capital de Moravia,

las dos ciudades más importantes.

Es un castillo de cuento.

Estas torres, los fosos, toda la fortaleza,

y encima está coronando una montaña.

Como ves, es un castillo muy antiguo,

que se formó como fortaleza en 1317.

Sirvió como cárcel durante la Guerra de los 30 años.

¿Qué subían por ahí?

Es por donde subían la comida

para entregarle a los comensales de la cena.

Imagino que, con este timbre, timbrarían para:

"¡Cocina, más rápido!".

-Los osos, que antiguamente estaban protegiendo el castillo,

cuenta la leyenda que de estar encerrados se volvieron locos,

los sacrificaron y los tienen aquí a modo de trofeo.

-Esta escalera es muy curiosa,

porque está hecha de la roca típica de aquí.

Es roca arenisca.

Es una copia de una que hay en una iglesia alemana.

Impresionante, 60 metros de altura, campos amarillos de colza,

este país presume de ser

de los principales productores de colza,

para aceites industriales y aceite de consumo humano.

Casi todos son extensiones masivas de cereal

y de cerveza, producción de lúpulo.

Fue un descubrimiento cuando llegamos aquí.

Hemos vuelto a Olomouc

para poder relajarnos en un SPA de cerveza.

-Un baño en cerveza, en vez de beberla,

el cuerpo la tiene que probar.

-Ya estamos listos. -Vamos para el SPA.

Qué guapos os habéis puesto. Perfectos.

Las checas se cuidan muchísimo el cuerpo.

Este tipo de baños de relajación les mola.

El agua es oscura.

Dicen que es con los ingredientes de la cerveza negra.

Antes de empezar la fermentación,

lo diluyen con un 50% de agua caliente

para que se esté a gusto.

Esto no te emborracha. No.

¡Qué calentita!

República Checa es

el principal consumidor de cerveza del mundo.

En la época comunista quisieron prohibir el alcohol

y la cerveza la pusieron como alimento de primera necesidad

para que no entrara en la prohibición de alcohol.

Ahora nos vamos a la sauna.

La sauna forma parte, no digo de su día a día,

pero sí semanalmente.

Van a la sauna porque es una forma de mantener la higiene corporal.

Hasta que establecieron agua caliente en las casas,

la higiene personal se basaba en la sauna.

Aquí lo tenemos todo en uno.

Sauna y cerveza es el kit checo.

-Unes las dos y combinación perfecta.

-Al principio fue un poco duro,

porque los checos son bastante introvertidos

y es difícil empezar a hacer amigos.

Una vez que entras, te adaptas perfectamente.

¿Qué más has echado de menos? Las aceitunas.

En Galicia tenemos cerveza y siempre te ponen una tapita.

Como mínimo, te ponen unas aceitunas.

¿Y tú, Alberto? Los amigos y el mar.

-A mis sobrinos,

echo mucho de menos a Juan, porque es mi amigo para siempre.

¿Volveréis a España a vivir? A vivir, no.

A jubilarnos a Galicia, seguro.

-Pasaremos antes por Euskadi para ver a los amigos y familia.

Os dejamos relajándoos.

Adiós. -Gracias.

Miguel, hola. Hola.

¿Cómo estás?

Muy bien, aquí estamos, en Blansko, para dar una vuelta por las cuevas.

¿Subimos? Subimos.

Me llamo Miguel Villarejo,

vine de España por buscar un poco de superación personal.

Aquí trabajo como informático

y los fines de semana tengo un "hobby"

en el que hago comida española.

Os he traído aquí porque me parece que es una visita obligada

que todo el mundo tiene que ver

cuando quiere descubrir un poco de naturaleza.

No solo hay arquitectura y sitios antiguos,

sitios donde comer, también hay naturaleza.

Estamos entrando en la cueva.

La cueva fue descubierta en 1909

y estuvieron trabajando en ella hasta los años 50,

limpiando todo y conectando los pasillos.

Este es un minarete, al fondo vemos dos figuras,

que parecen búhos.

¿Ves dos búhos? Veo dos búhos.

Aunque el de la derecha me gusta más,

el de la izquierda parece un búho gordo.

En esta sala, en junio se hace un concierto para poder utilizar

la acústica de la cueva para realzar el sonido de los instrumentos.

(Grito)

Se oye bien. Se escucha.

Podemos ver las formaciones, las estalactitas, estalagmitas

y, cuando se juntan las dos, "estalacnita".

Aunque vengas en verano, hay que venir con una rebeca,

los 7” dentro de la cueva no te los quita nadie.

Estamos ahora en una de las cosas que más me gusta a mí,

que es la formación que es como una especie de sábana.

Después, si seguimos por aquí, vemos esta otra,

que se llama "El Ángel", por la forma del ángel y las alas.

Hay que echarle un poco de imaginación.

Esto es como cuando miras a las nubes:

"Esto me recuerda a un elefante".

Según la imaginación que tengas, puedes descubrir.

Estamos saliendo a Macocha, significa "Madrastra".

Son 138 metros de altura

más 50 de profundidad que tiene el agua.

Se formó hace 350 millones de años.

Cuidado con la cabeza,

que se va estrechando un poco y nos podemos pegar.

La profundidad suelen ser unos 8 metros,

pero puede llegar hasta los 40.

Os voy a enseñar todo esto desde arriba

para que veáis las vistas que tiene y la profundidad desde lo alto.

Vaya panorama. Esto es Macocha.

Antes estábamos abajo, son 138 metros de caída libre.

Impone la vista desde aquí.

¿Cómo llegas a República Checa?

Vine en 2012, era militar en España y, después de 7 años como militar,

decidí venirme aquí para explorar un poco el mundo.

Cambio de vida radical. Totalmente.

Estudié Administración de Empresas, pasé por el ejército,

informática, cocina, he tocado todo, me falta la construcción.

Os he traído a un restaurante tradicional checo,

tiene una mezcla de comida de la región de Valaquia

como Moravia y Bohemia.

¿Aquí se pide igual que en España a los camareros?

Se les pide igual con la excepción

de que hacer el símbolo de llamarles está muy mal visto.

Ellos piensan que te dan un servicio suficientemente bueno

y que van a estar todo el rato pendientes de ti,

por lo tanto, tú no debes de llamarles.

¿Cómo haces si tú quieres llamar su atención?

Esperas un poco, hay que tener paciencia.

(Hablan en checo)

¿Qué nos han traído?

Lo tradicional en el menú del día es la sopa

y, después, te ponen un segundo plato a elegir.

Un plato que es tradicional de San Martín,

el pato con la col fermentada blanca y una cola morada,

que se suele hacer con un poco de manzana.

Por último, el goulash, lleva un poco de panceta,

los dumpling que lleva son de harina.

Creo que solo falta una cosa. Empezar a comer.

¿Le damos? Vamos a darle.

Buenísimo.

¿Cómo se dice "buen provecho"? "Dobrè zisk".

-Estamos en el centro de Brno, en el casco antiguo.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir aquí?

Lo que más me gusta es la tranquilidad

y que el tamaño de la ciudad es

comparable al tamaño de la ciudad en la que yo vivía.

Es una ciudad viva y no duerme

y puedes salir cualquier día de la semana.

No importa si vienes un martes, un jueves.

Ahora vamos a pillar un tranvía, nos vamos a ir a la Villa Tugendhat.

Vamos a mandar un mensajito

para que nos den el código del billete,

que se puede mandar por SMS.

Esto nos vale para montar en el tranvía.

¿Lo usa mucha gente el tranvía aquí? Lo utilizan bastante, la verdad.

Un billete cuesta 20 coronas, que son unos 80 céntimos de euro.

Siendo tan puntual,

ayuda que la gente lo quiera utilizar.

Estamos en la Villa Tugendhat.

Generalmente para entrar a este edificio

necesitáis como cuatro meses de lista de espera,

entonces es parada obligatoria para cualquier visitante.

Es un edificio funcionalista de los años 30

que fue creado por un arquitecto alemán.

En esta casa vivía la familia Tugendhat,

que era una familia judío checa.

Cuando consiguieron la casa en el 29 vivieron durante 8 años más o menos,

pero con la amenaza nazi vieron que había problemas

y se marcharon a Suiza.

Estamos en el salón principal de la casa.

Podemos ver aquí que tienen el aire acondicionado,

que por aquel entonces era algo impensable.

Estos tubos de aquí abajo son calefacción,

pero el propósito de ellos

es para evitar que los cristales se empañasen,

porque aquí en invierno hace mucho frío.

Los enchufes están ocultos.

Todo lo que hay en esta casa

son cosas que hace 100 años o 90 años

era algo increíble.

Impacta bastante porque no hay paredes.

Son todo ventanas que además se bajan hasta abajo,

de manera que te sientes como en la calle prácticamente.

Unas sillas que se llaman modelo Barcelona.

No me digas. Sí, porque se expusieron allí.

Una silla de estas

creo que debe costar 10.000 euros más o menos.

Debía ser una familia bastante adinerada.

Sí, pagaron con un cheque en blanco.

Dijeron: "Lo que se pague se paga y da igual".

Vaya cambio.

Me he vestido de naranja y voy a hacer una paella.

Empezó como algo que hice

con un par de amigos de España un fin de semana

y al final me gustó,

decidí hacerlo más a menudo los fines de semana

y desde hace un par de años ya está siendo una actividad

que me van saliendo más eventos en los pueblos,

entonces voy cocinando más de seguido.

Aun así, sigo trabajando en mi trabajo normal

y esto sigue siendo un pasatiempo.

Me gusta

y descubro la República Checa conduciendo con el coche mientras.

Hoy me acompaña Dorota, es mi compañera de trabajo

en la empresa donde trabajamos de informática

y ella es mi jefa allí.

Hoy, yo soy su jefe.

-Estudié español desde los 15 años.

¿Qué tal es Miguel como compañero de trabajo?

Perfecto, estupendo.

Como jefe, aún mejor. -Mentirosa.

Yo creo que ha salido bastante bien.

Vaya pintaza, voy a probarla.

No sé si te he dicho que yo soy de Valencia.

Me lo has dicho antes.

Estás más nervioso ahora. Es una prueba de fuego.

Si sale mal, cierro el negocio y me dedico a vender peras.

Está muy buena.

Relájate, que te ha salido muy bien. Vale, bien.

Está exquisita.

¡Cuánta gente tienes delante! ¿Son famosas tus paellas?

Yo creo que sí,

llevo unos años haciéndolo y a la gente le llama la atención.

¿Española? Sí.

¿De dónde? De Zaragoza.

Muy buena.

-Muy buena.

-Para ser el cocinero de Madrid, está muy buena.

¿Cómo ha sido tu balance en el país?

Han sido siete años muy buenos

y espero que sean otros siete años más.

Sobre todo, rodeado de gente que me gusta.

¿Dónde vas a seguir haciendo paella?

Seguro que fuera de España, dentro no tendría muchos clientes,

hay que ir a sitios que lo vean como algo exótico.

Muchas gracias por invitarnos. A vosotros.

Que sigas cosechando éxitos. Muchas gracias.

Cuidaos. Hasta luego.

No sé si me voy a animar.

¿A ti te gusta esto? No.

No te veo con mucha destreza poniendo cervezas.

No me digas eso, que tengo un bar de toda la vida.

-Este palacio ha pasado por numerosas reconstrucciones

y numerosos estilos arquitectónicos.

Desde el gótico...

Me he chocado con una puerta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Moravia (República Checa)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Españoles en el mundo - Moravia (República Checa)

08 jul 2020

‘Españoles en el mundo’ viaja a Centroeuropa para conocer Moravia, en la República Checa, una región con fuerte personalidad propia e intensa vida cultural. Brno, la segunda ciudad del país; y Olomouc serán las principales paradas de un viaje que tendrá como perfectos anfitriones a Alfonso, Iria, Miguel, Carolina, Jaime y Nuria.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Moravia (República Checa)" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Moravia (República Checa)"
Clips

Los últimos 2.119 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios