Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

2961418 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos  En Portada - Paraguas por la democracia - Ver ahora
Transcripción completa

Sorprendieron al mundo, especialmente a Pekín,

que desde la masacre de Tiananmen en junio de 1989,

no se había enfrentado a un desafío semejante.

Convirtieron sus paraguas en arma de protección,

pero también en símbolo y en arte, el arte de la ocupación.

Como el hombre del paraguas que evoca a la diosa de la democracia

y la libertad de los estudiantes de Tiananmen.

O el bautizado como muro de Lennon,

donde gente anónima dejó plasmado sus deseos y mensajes de apoyo

y de esperanza.

Toda una expresión de arte desobediente,

expresión de la voz del pueblo.

Se protegieron con ellos del sol, de la lluvia,

pero, sobre todo, de los gases lacrimógenos de la policía.

El amarillo es el color de la protesta,

pero los hubo de todos los colores,

y a pesar de que los campamentos de la ocupación

ya fueron desmantelados, son ya el símbolo de un sueño

y de la lucha por la democracia en Hong Kong.

Fue Benny Tai, profesor de derecho de la Universidad de Hong Kong,

el ideólogo de "Occupy Central", ocupa el distrito central.

Nunca pensó que la protesta adquiriría tales dimensiones,

cuando lanzó su idea de movimiento de desobediencia civil

a principios de 2013.

Ha sido un despertar político sin precedentes en la historia

de la excolonia británica,

siguiendo los principios de Luther King y Mahatma Gandhi.

Junto a Benny Tai al frente de Occupy Central,

están el profesor de sociología Chan Kin Man

y el reverendo baptista Chu Yiu-ming,

desde el principio, dispuestos a afrontar

las consecuencias legales de su acción.

Así que, después de dos meses de ocupación,

se entregaron a la policía, fueron puestos en libertad sin cargos,

un espíritu de sacrificio presente

en todos los dirigentes de la revuelta.

Nos reunimos con Yvonne Leung,

una de las líderes de la Federación de estudiantes

de la Universidad donde cursa derecho.

Representa a esa nueva generación de jóvenes hongkoneses activistas,

frente a sus mayores más temerosos de Pekín,

más conservadores y acomodaticios.

Estuvo en las fallidas conversaciones

con miembros del ejecutivo hongkonés.

Los estudiantes son también en Hong Kong

la cara más visible de la protesta, en agosto de 2014,

Pekín dejaba claro que aceptaba el sufragio universal

en los comicios para jefe del ejecutivo hongkonés en 2017,

pero exigía que los candidatos recibiesen el aval de un comité.

A ojo de los prodemócratas, eso garantizaría la elección

de una persona afín al régimen comunista.

Como respuesta, los estudiantes inician una huelga

que acaba en el movimiento de desobediencia civil.

(Gritos)

El 28 septiembre, la policía dispersa por la fuerza

y con gases lacrimógenos a los manifestantes.

Aumenta la indignación,

decenas de miles de personas ocupan vías cruciales en Admiralty,

centro financiero y gubernamental,

en el barrio obrero de Mong Kok y en Causeway Bay.

Centenares de tiendas de campaña sustituyeron a los vehículos,

y paradójicamente, aún con el fantasma de Tiananmen de fondo,

el corazón de la protesta se levantó a las puertas del gobierno,

del legislativo y de la central del ejército de liberación popular.

Las protestas han puesto también de manifiesto

las diferencias intergeneracionales, entre unos mayores

que mantienen vivo recuerdo de la matanza de Tiananmen,

y unos jóvenes que nacieron después.

Hong Kong cambiaba de manos a las 00:00 del 1 de julio de 1997.

Dejaba de ser colonia británica después de más de 150 años,

se arriba la Union Jack y se izaba la bandera roja

de la República Popular China.

(Aplausos)

Los británicos se despedían así de la última joya de la corona,

que pasaba a convertirse en una región administrativa especial,

dentro de la China comunista.

Esta es la línea de demarcación

entre lo que era la colonia británica

y lo que era parte del territorio chino,

de la dinastía Ching hasta 1898.

El segundo convenio de Pekín, la parte a mi mano derecha acá,

fue cedida, alquilada al imperio británico hasta 1997, por 99 años,

pero la parte izquierda, era la colonia británica de Hong Kong,

esa parte había sido cedida en perpetuidad en 1860

al imperio británico.

La dinastía Ching entregó la isla de Hong Kong a los británicos

en 1842, por el Tratado de Nankín, tras la Primera Guerra del Opio.

20 años después, en 1860, la Segunda Guerra del Opio

la obligó a ceder una parte de la península de Kowloon.

Y en 1898, el Reino Unido arrendaba por 99 años los nuevos territorios

y la isla de Lantau, que suponen la gran parte de esta región.

Su devolución hacía inviable la existencia de una colonia

reducida a la isla de Hong Kong y a una parte de Kowloon.

La firma de la declaración conjunta chino-británica 1984,

bajo la atenta mirada del líder chino Deng Xiaoping,

fue el pistoletazo de salida.

Con su conocido pragmatismo,

ese de que no importa que el gato sea blanco o negro,

lo importante es que cace ratones, Deng había ideado una original

pero arriesgada, fórmula para Hong Kong,

el principio "un país, dos sistemas".

Nos adentramos en la historia de Hong Kong,

milenaria como la de China, en su Museo de la Historia.

Es una travesía a través del tiempo por la perla de oriente.

Finaliza en el Hong Kong moderno,

y los recuerdos de la transferencia de soberanía y de la ley básica,

la constitución de facto del territorio.

Esta plaza es donde se realizó la ceremonia de transferencia

del poder de Gran Bretaña a la República Popular China, 1997.

Este monumento, como ven, es una flor que a primera vista

no aparenta ser la misma flor de la bandera, y el color es dorado.

El simbolismo está ahí, pero el estilo arquitectónico

contrasta muchísimo con el de Hong Kong.

Esta flor es una atracción turística

muy importante para los turistas chinos,

porque vienen aquí a ver este Hong Kong nuevo,

chino y no británico.

Atrás quedaba de historia colonial de un Hong Kong de pescadores

cuando fue tomado por los británicos,

después fue puerto militar y comercial.

Tras la ocupación japonesa en la II Guerra Mundial,

acabó convertido en un centro financiero y comercial internacional

de primer orden.

Hong Kong goza hoy de libertades

y, excepto asuntos exteriores y defensa, de una amplia autonomía

también en finanzas o impuestos,

algo desconocido en otras partes de China.

Hong Kong tiene más derechos,

tiene más poder por controlar su vida que muchos países en el mundo,

que no tienen nuestro dinero, nuestra inmigración,

controles de las fronteras... todo eso lo hacemos nosotros,

nuestras leyes son de aquí y casi no hay control de fuera,

por ejemplo, de Pekín.

Peter Gordon es norteamericano,

pero lleva más de 30 años en Hong Kong

y se siente de esta tierra.

Su mujer, Elaine Leung, es hongkonesa de pura cepa,

empresaria y filántropa en el campo de la educación

y de la cultura, en el que están muy involucrados.

Les gusta acudir a pequeños teatros.

Esos cambios han sentido también en la política,

la de los paraguas no es la primera protesta de estos años,

llueve sobre mojado.

Ya en 2003 hubo manifestaciones contra el controvertido artículo 23,

la ley contra la subversión.

Su entrada en vigor acabó pospuesta sine die.

En 2012 se produjo una masiva marcha contra la ley nacional de educación,

se quería introducir en las aulas una asignatura patriótica.

Fue aplazada de forma indefinida.

En ese contexto nació "Escolarismo",

la organización de estudiantes de secundaria

liderada por Joshua Wong, que ha sido muy activa ahora.

Quien no ha faltado a ninguna protesta ha sido Martin Lee,

abogado y diputado, fundó el partido Democrático.

Se le conoce como el padre de la democracia de Hong Kong,

él rechaza ese calificativo,

tiene prohibida la entrada en China continental.

Martin Lee nunca se ha mordido la lengua

frente a los propekin en el territorio,

como el también veterano Jasper Tsang, Presidente del Legislativo.

Ahora, algo más crítico con el régimen comunista,

probablemente por la edad.

O el sociólogo Siu Kai Lau,

profesor en la universidad china de Hong Kong.

Fue asesor del primer jefe del ejecutivo de la excolonia.

El actual jefe del ejecutivo, Leung Chun-ying,

fue elegido por un comité de 1200 hongkoneses,

aunque solo votaron a favor de él 689.

El objetivo entre los dirigentes de la revuelta es el mismo,

pero la falta de un liderazgo único y de una estrategia clara

ha sido a la postre su flanco más débil.

Mientras los mayores pedían la retirada de las calles

desde semanas antes del desalojo

y continuar la lucha por otros cauces,

muchos estudiantes siguieron en ellas

sin querer ver que el apoyo de una población,

cansada de molestias y atascos, disminuía.

Hong Kong es al final víctima de su complicada historia.

El desmantelamiento de las zonas ocupadas

comenzaba por el campamento más activo,

el del barrio obrero de Mong Kok a finales de noviembre.

Hubo enfrentamientos violentos entre policías y manifestantes

que luego intentaron ocupar edificios del gobierno.

El movimiento vivía sus horas más bajas

en medio de la división entre las distintas facciones,

las órdenes judiciales para despejar las vías

y la creciente apatía de la población.

Unos recogieron sus bártulos sin más,

otros resistieron hasta el final y fueron detenidos.

La estrategia de Pekín de no hacer concesiones

y esperar al cansancio del movimiento dio resultado,

pero el efecto a medio y largo plazo puede ser bien distinto.

Las protestas esporádicas pueden ser cada vez más frecuentes.

Las elecciones locales de este año y las legislativas en 2016

servirán para medir el pulso político

y hasta qué punto ha calado el mensaje.

Y hay algo que Pekín ya no va a poder controlar,

la pasión por la democracia que los paraguas han levantado.

Las fuerzas de seguridad acabaron con el último reducto de la protesta

después de 79 días de ocupación.

Se plegaba el último paraguas del pacífico movimiento

con pancartas de "Volveremos" o "Esto es solo el principio".

Las calles han vuelto a la normalidad

y los estudiantes a las aulas.

La presión pasa ahora al campo de los partidos prodemocráticos

que cuentan con la posibilidad de bloqueo

y de hacer filibusterismo en el legislativo,

aunque están en minoría porque solo una parte de sus miembros

es elegida de forma democrática.

La tensión aumentará cuando la propuesta de reforma electoral

planteada por China que incendió estas protestas pase a debate

y aprobación del parlamento de Hong Kong.

Pekín ya ha advertido de que si no sale adelante,

los hongkoneses perderán su voto.

El negocio nunca paró en Hong Kong en ese tiempo

porque justamente de eso vive la excolonia británica.

Y ni hongkoneses ni chinos continentales

están interesados en matar a la gallina de los huevos de oro.

En esos días se inauguraba Hong Kong-Shanghai Connect,

la conexión entre las dos bolsas que mete un poco más

en el mundo de las finanzas internacionales

a la capital financiera de China continental.

En 2003 se firmaba el convenio comercial.

Una especie de Tratado de Libre Comercio entre Hong Kong y China

para impulsar el bienestar y el crecimiento.

Los hongkoneses lo vieron con preocupación

porque creaba una mayor dependencia del mercado

y de los inversores chinos.

También se abrieron las puertas al turismo de China continental

al reducir las restricciones.

Pero hay muchos chinos continentales que llegan a Hong Kong,

no como turistas, sino en busca una vida mejor.

No son pocos los que acaban engrosando las filas de la pobreza

al no estar preparados para el mundo financiero

y económico de esta región cosmopolita.

Y terminan buscando ayuda en asociaciones como Soco.

Detrás de los altos rascacielos, de la opulencia de la modernidad.

Detrás del ir y venir de una ciudad vibrante

y dinámica se esconde ese otro Hong Kong,

el de la pobreza,

en una de las áreas más densamente pobladas del mundo.

De sus 7 millones de habitantes,

1 millón vive por debajo del umbral de la pobreza.

Muchos inmigrantes y ancianos y discapacitados,

pero también niños. El problema de la vivienda es enorme

y no hay suficientes para todos los que necesitan una social.

Así han proliferado las conocidas "viviendas jaula",

en las que viven afinadas personas que no se conocen.

La brecha entre ricos y pobres va en aumento.

Las diferencias sociales son más que evidentes.

Los prodemocráticos piensan

que con la elección directa del jefe del ejecutivo

y con democracia,

se puede luchar mejor por la igualdad social

y la justicia.

Hong Kong atraviesa un duro periodo de reajuste económico y social.

Su ventaja como el único puerto de entrada

y salida china hace tiempo que desapareció.

Su industria manufacturera que ofrecía abundante empleo

ha sido trasladada a lugares más baratos.

La globalización y una economía china en expansión

han elevado su posición como centro financiero internacional,

pero el salario medio está estancado,

incluso ha disminuido,

mientras aumenta el coste de la vida.

Es en el fondo uno de los retos pendientes de Hong Kong,

si no se quiere que haya, antes o después,

un estallido social más grave.

Pekín ha de ser consciente de esa situación

y del valor de la antigua joya de la corona británica.

Muchos viven el final de la ocupación con sensación de fracaso.

Es cierto que no consiguieron el objetivo final,

que Pekín no se movió un ápice en su intransigencia.

Pero el movimiento de los paraguas

ha conseguido que se hable de democracia,

que se recuerde la idiosincrasia del territorio y, sobre todo,

que se conciencie a los hongkoneses

de la necesidad de luchar por sus derechos.

Unos hongkoneses que generacionalmente

sienten también de forma diferente su identidad china.

En la zona fronteriza Shenzen,

alejados del Hong Kong de la riqueza,

observamos de lejos la otra China, más cerrada, menos cosmopolita

y menos libre. Con otra moneda,

el yuan en lugar del dólar hongkonés,

en la que se habla mayoritariamente mandarín,

en lugar de cantonés

e incluso con otra política de visados

y de inmigración. Y con otra legislación.

Decenas de miles de personas cruzan la frontera cada día,

incluso jóvenes y niños que estudian en Hong Kong

porque la educación es mejor. Otros hacen el viaje a la inversa

porque los productos son más baratos en China continental.

Apenas unos metros separan los dos sistemas antagónicos.

Habrá que ver cómo sigue su convivencia

tras la emergencia de una nueva generación de jóvenes

en Hong Kong que pide más democracia.

El movimiento de los paraguas

ha supuesto el despertar de los hongkoneses

a su madurez política.

Todos habrán de andar con pies de plomo si no se quiere

que fracase la fórmula ideada.

Hong Kong es parte integral de China,

salvo una muy pequeña minoría,

nadie ha enarbolado la bandera de la independencia.

Las dos partes son conscientes de que se necesitan.

Pekín puede haber ganado esta batalla,

pero podría perder la guerra si aprieta demasiado las tuercas.

La nueva generación de hongkoneses se ha levantado,

está dispuesta a plantarle cara y no parece tenerle miedo.

En Portada - Paraguas por la democracia

40:10 22 ene 2015

En 1997, el Reino Unido devolvió a China su colonia de Hong Kong. Desde entonces, la excolonia británica se ha regido bajo la fórmula ""un país, dos sistemas"", que le garantiza una autonomía y unas libertades que no existen en el resto de China. Hong Kong es hoy un importante centro financiero y económico a nivel mundial.

En septiembre del pasado año, los estudiantes iniciaron protestas pacíficas prodemocráticas ocupando calles y vías en varios centros fundamentales de Hong Kong. Piden que en 2017 se pueda elegir de forma directa y libre al Jefe del Ejecutivo. Pekín pretende que los candidatos sean preseleccionados por un comité lo que, según los pro demócratas, garantiza que al final la máxima autoridad del territorio sea afín al régimen comunista. Los manifestantes fueron desalojados en diciembre de las zonas ocupadas, pero mantienen viva la lucha y han prometido que volverán y que esto es solo el principio.

En Portada hace un retrato de la actual situación en la antigua colonia británica, repasa su historia y analiza el origen de las protestas, la relación de Hong Kong con Pekín y su futuro. Las dos partes se necesitan y la crisis surgida a raíz de esta 'revuelta de los paraguas' es un punto de inflexión en sus relaciones y una prueba de fuego para la viabilidad del modelo ideado por Deng Xiaoping.

Pekín no se enfrenta a un desafío semejante desde la matanza de Tiananmen, en junio de 1989. Pero en Hong Kong ha emergido una nueva generación de jóvenes dispuestos a plantarle cara.

En 1997, el Reino Unido devolvió a China su colonia de Hong Kong. Desde entonces, la excolonia británica se ha regido bajo la fórmula ""un país, dos sistemas"", que le garantiza una autonomía y unas libertades que no existen en el resto de China. Hong Kong es hoy un importante centro financiero y económico a nivel mundial.

En septiembre del pasado año, los estudiantes iniciaron protestas pacíficas prodemocráticas ocupando calles y vías en varios centros fundamentales de Hong Kong. Piden que en 2017 se pueda elegir de forma directa y libre al Jefe del Ejecutivo. Pekín pretende que los candidatos sean preseleccionados por un comité lo que, según los pro demócratas, garantiza que al final la máxima autoridad del territorio sea afín al régimen comunista. Los manifestantes fueron desalojados en diciembre de las zonas ocupadas, pero mantienen viva la lucha y han prometido que volverán y que esto es solo el principio.

En Portada hace un retrato de la actual situación en la antigua colonia británica, repasa su historia y analiza el origen de las protestas, la relación de Hong Kong con Pekín y su futuro. Las dos partes se necesitan y la crisis surgida a raíz de esta 'revuelta de los paraguas' es un punto de inflexión en sus relaciones y una prueba de fuego para la viabilidad del modelo ideado por Deng Xiaoping.

Pekín no se enfrenta a un desafío semejante desde la matanza de Tiananmen, en junio de 1989. Pero en Hong Kong ha emergido una nueva generación de jóvenes dispuestos a plantarle cara.

ver más sobre "En Portada - Paraguas por la democracia" ver menos sobre "En Portada - Paraguas por la democracia"

Los últimos 829 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El gran negocio de Angola

    El gran negocio de Angola

    39:32 24 jun 2020

    39:32 24 jun 2020 En Portada viaja a Luanda y sus alrededores para documentar los casos más llamativos de corrupción en Angola. Desde la pequeña extorsión a vendedoras ambulantes por parte de algunos policías hasta la alta corrupción protagonizada por políticos y altos funcionarios angoleños. Algo ha cambiado con la llegada a Angola de un nuevo presidente, João Lourenço. Ahora la justicia parece seguir los pasos a figuras consideradas intocables hasta hace poco. La familia Dos Santos es el mejor ejemplo. Controló durante décadas el poder político y económico del país Al patriarca José Eduardo dos Santos, héroe de la independencia y presidente durante 38 años, muchos le señalan como principal responsable de todo un sistema corrupto. Vive en una mansión del exclusivo barrio barcelonés de Pedralbes. A su primogénita, Isabel dos Santos, se le considera la mujer más rica y poderosa de África. Está acusada por la Fiscalía angoleña de malversación y blanqueamiento de capitales por su gestión como presidenta de Sonangol, la petrolera estatal. Isabel dos Santos niega todas las acusaciones. La corrupción en Angola tiene además una trama española. Las empresas públicas Mercasa y Defex están siendo investigadas por la Audiencia Nacional. Un equipo de En Portada ha visitado un mercado mayorista que le costó 533 millones de dólares a las arcas públicas angoleñas y que actualmente sigue prácticamente parado. El juez José de la Mata sostiene que ha habido sobornos para conseguir los contratos.

  • El virus que paró Chile

    El virus que paró Chile

    41:35 10 jun 2020

    41:35 10 jun 2020 En Portada retrata el Chile de antes y durante la Covid-19. El país se enfrenta al invierno austral con la amenaza latente del virus y con una gran parte de la sociedad descontenta por la situación social y económica. El 18 de octubre de 2019 se produjo en Chile el mayor estallido social de su democracia. El detonante fue la subida del precio del billete de metro, el medio de transporte más usado en la capital. Bajo el eslogan "Chile despertó", el país vivió durante meses manifestaciones, saqueos y disturbios. Enfrentamientos entre manifestantes y carabineros causaron más de una veintena de muertos y miles de heridos y detenidos. El estallido se paralizó con los primeros casos de coronavirus. Pero el confinamiento no ha hecho olvidar el descontento ni las demandas, entre ellas la reforma de la Constitución, cuyo plebiscito se tenido que posponer para el próximo 25 de octubre. El país atraviesa una difícil situación por la escalada de la curva del coronavirus, mientras vuelven a aparecer algunas protestas en los barrios más pobres, donde el hambre y la falta de empleo ha empujado a muchos a tener que saltarse la cuarentena.

  • 00:59 10 jun 2020 Las UCI de los principales hospitales de Santiago de Chile están al borde del colapso, los contagios de coronavirus superan los 100.000 y la curva sigue ascendente. Por eso, desde el Hospital de Santiago de Chile explican que se está haciendo un esfuerzo por sacar pacientes de la zona metropolitana en un puente aéreo inédito. [Coronavirus: última hora en directo] En Chile, funciona un sistema de salud mixto público y privado, pero la falta de inversión del Estado y el poco aporte de los afiliados a la seguridad social -solo un 7% del salario- ha hecho que el sistema público se vaya deteriorando. La llegada del invierno austral puede complicar aún más el impacto del coronavirus en uno de los países más afectados de Latinoamérica. El virus también ha dejado en pausa las protestas de otoño en las que se exigía mejor educación y sanidad pública.

  • 1:03 10 jun 2020 En Portada retrata el Chile de antes y durante la Covid-19. El coronavirus ha frenado el estallido social de octubre, pero las demandas que lo provocaron están incluso más vigentes.

  • 00:50 14 may 2020 Este jueves se cumplen dos meses del estado de alarma y TVE estrena esta noche, después del telediario, el documental "La vida después". Escucharemos la reflexión de quienes han sufrido más directamente el impacto del coronavirus. Personas a las que hemos visto estas semanas y que nos cuentan cómo serán sus vidas a partir de ahora.

  • La mafia carioca

    La mafia carioca

    41:27 16 mar 2020

    41:27 16 mar 2020 La mafia carioca. Las milicias dominan el territorio, el tráfico y también parte de la política de Brasil. En Portada se adentra en favelas y entra en el cuartel general de la BOPE, el grupo de operaciones especiales más activo del mundo. Se sospecha que la milicia está detrás de decenas de asesinatos, incluido el de la popular concejala Marielle Franco. El guión es de José Antonio Guardiola. La realización de Susana Jiménez. Imagen: Carlos Días Oliván. Sonido: Fernando Romera. Montaje: Javier Mula.

  • La odisea de Darién

    La odisea de Darién

    41:20 02 mar 2020

    41:20 02 mar 2020 Hay una crisis migratoria silenciosa, de la que casi nadie habla. Y está ocurriendo desde hace unos años en la frontera entre Colombia y Panamá. Miles de migrantes cruzan cada año esa frontera en su camino hacia Estados Unidos. Muy pocos de los que llegan allí saben lo que les espera. Para llegar hasta Panamá, los migrantes deben internarse en el Darién, y caminar más de una semana por esa selva húmeda tropical.

  • La odisea del Darién

    La odisea del Darién

    2:33 26 feb 2020

    2:33 26 feb 2020 Hoy en la emisión de En Portada, La Odisea del Darién, un viaje por el infierno de la selva que separa Panamá de Colombia.Una crisis migratoria de la que nadie habla.

  • Mauritanas

    Mauritanas

    40:58 10 feb 2020

    40:58 10 feb 2020 En Mauritania, los casos de violencia de género han aumentado en los últimos años, según denuncian las organizaciones de la sociedad civil. En Portada narra a través de voces femeninas la problemática de la violencia de género en esta república islámica.

  • 2:49 06 feb 2020 Los compañeros de En Portada, programa en el que la periodista trabajó, han rendido un vídeo-homenaje a la periodista Alicia Gómez Montano. El acto, celebrado el 5 de febrero en la Casa de América de Madrid, no solo recordó el paso de Montano por el pograma, sino los 40 años de trayectoría en RTVE. 

  • Mauritanas

    Mauritanas

    1:35 06 feb 2020

    1:35 06 feb 2020 En Mauritania, los casos de violencia de género han aumentado en los últimos años, según denuncian las organizaciones de la sociedad civil. En Portada se acerca a esta problemática en esta república islámica.

  • La decisión de Iowa

    La decisión de Iowa

    41:03 27 ene 2020

    41:03 27 ene 2020 Elegir candidato para derrotar a Donald Trump es el principal reto del Partido Demócrata. Iowa es tradicionalmente el estado que abre las primarias. En los últimos 20 años su elegido ha resultado ser el candidato final del partido: Al Gore en 2000, John Kerry en 2004, Barack Obama en 2008 y Hillary Clinton en 2016. Iowa marca tendencia en la selección de candidato a presidente, por esa razón es el estado que más visitan los aspirantes durante el año que precede a la primarias. No hay ciudadano de Iowa que no pueda acceder a un aspirante si se lo propone. Sobre el terreno, ‘En Portada’ ha comprobado que el talante “presidenciable” de los aspirantes ha pasado este año a segundo plano a la hora de evaluarlos. Ahora lo que más buscan los simpatizantes demócratas es un candidato con capacidad para enfrentarse a Donald Trump y derrotarlo. El objetivo es evitar que Trump repita como presidente. La elección entre un abanico amplísimo y variado de aspirantes es difícil. Encabezan los sondeos Joe Biden, Bernie Sanders y Elizabeth Warren, los tres por encima de los 70 años de edad.

  • 1:20 27 ene 2020 En Portada se ha internado en el estado de Iowa, donde empiezan las primarias del Partido Demócrata. Una tradición polémica porque su población, en un 91% blanca y mayormente agrícola, no es representativa de los Estados Unidos. Pero si un aspirante quiere ser el candidato a Presidente tiene que cultivar uno a uno los votos de Iowa. "El Partido Demócrata está en una encrucijada. Tiene que decidir si quiere ser es el partido de las grandes ideas", cuenta la activista Jacky. Y lo cierto es que la victoria de Donald Trump destruyó la lógica por la que se consideraba a un candidato presidenciable.

  • La decisión de Iowa

    La decisión de Iowa

    1:12 23 ene 2020

    1:12 23 ene 2020 A partir del 3 de Febrero el Partido Demócrata de los EE.UU. se enfrenta a uno de sus mayores retos: elegir un candidato para derrotar a Donald Trump. En Portada se interna en el estado de Iowa para averiguar quién puede ser.

  • Tras las cenizas de Evo

    Tras las cenizas de Evo

    38:07 13 ene 2020

    38:07 13 ene 2020 La presidencia de Evo Morales no sobrevivió a uno de los desastres ecológicos más graves de la última década, el incendio del bosque chiquitano. El fuego unió a la oposición contra Evo, que buscaba su cuarta legislatura en un país cuya Constitución permite sólo dos.

  • 00:59 20 dic 2019 La Fiscalía del Tribunal Penal de Justicia cree que existe una base razonable para abrir una investigación sobre posibles crímenes de guerra cometidos por Israel en los territorios de Cisjordania, Gaza y el este de Jerusalén. Informa Cristina Sánchez. corresponsal en Oriente Próximo

  • La ira de Hong-Kong

    La ira de Hong-Kong

    41:06 14 nov 2019

    41:06 14 nov 2019 En Portada ha sido testigo de algunos de los momentos de mayor tensión en las calles de Hong Kong y también ha buscado las claves y el análisis de esta crisis. Desde hace meses, policía y manifestantes protagonizan los peores enfrentamientos vividos en esta región desde hace décadas. Hong Kong pertenece a China pero es una región semiautónoma, con su propia moneda, sistema político e identidad cultural. Reino Unido devolvió Hong Kong a China después de 150 años de colonización y el territorio se ha mantenido bajo la fórmula de “un país, dos sistemas”, que le otorgaba una serie de libertades como de opinión o reunión, inexistentes en China continental. Pero algunos creen que ahora las autoridades de Pekín quieren ejercer un mayor control y que en 2047, fecha en la que debe concluir esa fórmula, China continental acabe por anular todas sus libertades. El detonante de las protestas ha sido un proyecto de ley de extradición a China continental que algunos en Hong Kong vieron como un intento de dar luz verde a la extradición de posibles disidentes. En los últimos meses las protestas han derivado de las pacíficas manifestaciones que llenaron las calles a principios del verano a los últimos atentados con cuchillos o un herido por fuego real de la policía en una manifestación. La violencia se incrementa y Pekín ha pedido a las autoridades de Hong Kong medidas más severas y efectivas para acabar con las protestas.

  • La ira de Hong Kong

    La ira de Hong Kong

    00:34 12 nov 2019

    00:34 12 nov 2019

  • Vi(5G)ilados

    Vi(5G)ilados

    39:51 07 nov 2019

    39:51 07 nov 2019 En portada explora el mundo virtual que se avecina. La tecnología 5G cambiará nuestras vidas. Aún no está claro si será para bien. El 5G abre la puerta a una nueva revolución industrial, la del Internet de las Cosas, y a una conexión global.

  • El psiquiatra de Alepo

    El psiquiatra de Alepo

    42:55 24 oct 2019

    42:55 24 oct 2019 En Portada entra en el psiquiátrico de Alepo, en el que viven los enfermos de la guerra. Bassam Haik, el director del centro, retrata el infierno del conflicto sirio a través de sus pacientes. Más allá de la destrucción física de las ciudades, más allá de los cientos de miles de refugiados y desplazados, las guerras dejan también un daño irreparable en muchos supervivientes. Hoy, más de un millón de sirios sufre algún tipo de enfermedad mental. Según la ONU, la reconstrucción de Siria podría rondar los 400 mil millones de dólares. Pero es imposible saber cuánto costará sanar los daños mentales que deja el conflicto.

Mostrando 1 de 42 Ver más