www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5817393
Para todos los públicos El Escarabajo verde - Muere y deja vivir - ver ahora
Transcripción completa

Así nace un buitre negro.

Impresionante, ¿no?

Con asistencia humana, este pollo ve la luz por primera vez

sin ser consciente aún

de que ha llegado en uno de los mejores momentos históricos

para su especie; esta situación no siempre ha sido así.

El buitre negro se nos va de las manos.

Es una especie más de la fauna ibérica,

que si no se toma alguna medida drástica e inmediata,

va a desaparecer.

En los 70, Feliz Rodríguez de la Fuente

auguraba un negro pronóstico para esta especie

que contaba tan solo con 190 parejas.

Y que estaba al borde de la extinción

en la península ibérica.

Acompaña el montaje con música fúnebre,

acentuando así lo dramático del llamamiento.

Esperamos que si ustedes siguen con detenimiento

este capítulo de "La fauna ibérica", quizá se transformen

en amigos del buitre negro.

El buitre negro se ha recuperado

a partir de las poblaciones occidentales,

como la de Monfragüe,

y su esbelta silueta vuelve a dibujarse en los cielos

a través de sus extensos y elegantes planeos.

De él existen cuatro especies.

Leonado, la más abundante.

Negro.

Quebrantahuesos.

Y alimoche.

Y salvo este último, que es el único migratorio,

sus poblaciones van en aumento en la península.

Es el gran desconocido de la cadena trófica.

Los fuertes ácidos de sus estómagos

les permiten ingerir carroña en mal estado

o de cadáveres enfermos, y eliminar esas enfermedades

sin ser vectores de las mismas.

Llevando así a cabo una función desinfectante

y saneadora del monte, para muchos, desconocida.

Por hacernos una idea, ingieren cada año

entre 7 y 10.000 toneladas de carroña,

ahorrando así a la Administración Pública

más de 100 millones de euros en recogidas e incineraciones.

Como hemos dicho, salvo el alimoche, no son migratorios.

Pero pueden desplazarse cientos y hasta miles

de kilómetros en su deambular.

Sin embargo, una tendencia conocida como filopatria,

los lleva a volver ya en su etapa adulta

al lugar donde nacieron.

Se observó una tendencia de los ejemplares existentes

a desplazarse hacia el este, por lo que se han creado

zonas de nidificación estratégicas con la intención

de unir las poblaciones creando corredores hacia Europa.

Una de ellas, la única de Europa en la que se puede observar

las cuatro especies, es esta de Boumort,

en Lleida, a donde nos hemos desplazado

para conocer más sobre este gran desconocido.

Esta es Emilie, naturalista empedernida

y colaboradora de GREFA, hace ya varios años,

que decidió dejar atrás su vida de profesora en Francia

para dedicarse por completo al cuidado de esta especie.

Como si fuera un rito pagano sobre la vida y la muerte,

la sensación al ver esta cantidad de buitres alimentándose

se me hace difícil de describir.

Desde pequeños, nos enseñan que los animales son simpáticos,

tiernos o emotivos, pero me da la sensación

de que la vida no es eso.

En esta vida salvaje, las cosas suceden sin el consentimiento

de los seres humanos; sin emociones, son tapujos,

donde sobrevive el más apto y toca adaptarse.

Indiferente a nuestra suerte.

Eso es lo que veo refugiado en este observatorio.

¿Qué es lo que vemos aquí?

Aquí estamos viendo buitres

comiendo en Boumort.

Y donde hemos iniciado desde 2008

la reproducción del buitre negro.

Entonces, se han liberado desde 2008, 77 ejemplares.

Se han formado, a día de hoy, 15 parejas reproductoras.

Espera.

Hace aproximadamente 15 años, decidís en colaboración con GREFA,

formar parte del Proyecto Monachus. ¿Cómo fue esto?

La gente que estaba trabajando en este espacio de la reserva,

creyó muy interesante el tema de conservación.

Iniciaron los primeros aportes a través de un muladar

que había en este espacio.

Y a partir de ciertas observaciones,

que se hizo a través del muladar y por la zona,

se vio la primera presencia de algunos ejemplares ya

de buitre negro de forma natural.

El futuro de aquí en adelante, ¿cómo lo veis?

Esta colonia está muy concentrada dentro de lo que sigue

al espacio de la reserva de Boumort y sería ideal

que para la propia subsistencia de la colonia,

pues vaya ampliando un poco el territorio

por las zonas adyacentes.

Ese sería el ideal.

El Proyecto Monachus nace con un objetivo claro.

Reintroducir el buitre negro.

La asociación conservacionista GREFA

lleva 29 años creando, liberando, y monitorizando buitres negros,

además de buscando y creando espacios apropiados

para garantizar su supervivencia y conservación,

tanto en la península, como en Europa.

Lo hacen a través de instalaciones en Madrid y en las jaulas

de aclimatación y puntos de alimentación suplementaria,

como las de Boumort en Lleida,

o las de la Sierra de la Demanda, en Burgos.

Hasta el momento, han conseguido elevar el número de parejas

de buitre negro hasta las 2.600.

Entre 2004 y 2010, murió el 95 %

de la población de buitres en países como India,

Pakistán o Nepal.

¿El motivo? Los ganaderos empezaron a utilizar

un fármaco llamado diclofenaco para aliviar

las dolencias del ganado en extensivo.

Cuando ese ganado fallecía por causas naturales

y los buitres ingerían la carroña,

este fármaco, aún presente en los cadáveres,

les producía un fallo renal hasta causarles la muerte.

Sorprendentemente, y contra todo pronóstico, en 2013,

la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios

autorizó el uso de este medicamento en España.

¿Qué causa el diclofenaco en los buitres?

El diclofenaco es un fármaco extremadamente tóxico

en los buitres que no se había visto antes.

Y lo que causa en un fallo renal, afecta al riñón,

produciendo un proceso que se denomina gota úrica.

En definitiva, un fallo renal y muerte muy rápida,

muerte sobreaguda del animal.

Los buitres que vamos analizando.

Ignasi y su equipo de investigación

ha llevado a cabo un estudio que ha durado tres años

sobre la afectación y utilización de este fármaco

en el ganado en España.

Bueno, pues a ver qué encontramos.

A pesar de que no hemos encontrado residuos de diclofenaco

en los buitres estudiados,

sí hemos encontrado residuos de diclofenaco

en las carroñas, en los cadáveres de animales domésticos

que también hemos analizado.

En concreto, hemos encontrado residuos en un cerdo,

que se había proporcionado en un comedero para buitres,

residuos de diclofenaco.

La aprobación del diclofenaco en España presenta un riesgo enorme

para la conservación de estas especies.

Es como jugar a la ruleta rusa.

Tenemos una bala en el cargador y no sabemos

cuándo nos puede explotar.

¿Intoxicación o envenenamiento?

La diferencia entre estos dos conceptos

es simple.

Se basa en la intencionalidad que motiva el hecho.

Si bien, la muerte por diclofenaco se daba de forma indirecta,

existe otra causa de mortalidad en los buitres

en la que sí hay una intención previa.

Y de este modo, es considerada envenenamiento ante un juez.

Para evitar estos hechos, "Agents Rurals",

de la Generalitat de Cataluña,

ha creado el grupo Envenenamiento y Antifurtivismo.

Su objetivo es poner ante un juez cualquier conducta punible

relacionada con el veneno para así crear jurisprudencia

y evitar la reiteración.

Jordi, ¿qué ha pasado? ¿Qué hemos encontrado?

En un principio, se ha encontrado un zorro

que por indicios que se aprecia en el animal,

parece ser que estaba envenenado.

Se ha hecho la búsqueda por la zona

que podría estar relacionado con el caso.

Haremos una búsqueda más exhaustiva por la zona, en círculo,

para ver si encontramos otros indicios que ayuden

a aportar luz a este tema.

¿Es eso?

¡Uf!

¿Qué variedad de venenos acostumbráis a encontraros?

El tóxico podría ser cualquiera.

Aquí, por ejemplo, tenemos aldicarb

y una muestra de carbofurano, que serían los productos

más utilizados tanto a nivel español como a nivel de Cataluña

en una cantidad superior al 50 %.

Son productos psicosanitarios de uso no legal actualmente.

Por lo tanto, prohibido la tenencia y uso.

Y serían los productos más utilizados actualmente.

¿En qué ámbitos? Me dices para eliminar cierta especie.

¿Pero en qué ámbitos? ¿Ganadería, caza?

En un principio, ahora por ahora, aquí en Cataluña,

respecto al trabajo que llevamos hecho en 15 años,

la principal incidencia antes de que estuviese

el grupo propiamente especializado de trabajo,

era en un 70 % relacionado con la caza,

específicamente caza menor, para el control

de depredador, para que haya más caza.

Entonces, la finalidad primera del grupo es evitar,

por el trabajo que se hace sistemático,

evitar que se ponga veneno.

Y una vez, si alguien ha puesto,

trabajar lo más profesionalmente posible

para conseguir que así los envenenadores

tengan la máxima repercusión penal y administrativa,

para conseguir un efecto disuasorio de las condenas

o sanciones administrativas, es decir, hay que tener muy claro

que no se puede poner veneno porque repercute principalmente

contra todo el medioambiente.

Por último, decías que hay en España

más de 10.000 procesos abiertos de este tipo.

¿Cómo ves la tendencia?

¿Cómo veis el futuro?

Mi percepción en este caso

en base a 15, 20 años que llevamos de experiencia,

de trabajo en exclusividad respecto a este tema,

que la investigación especializada, sin ningún tipo de duda,

repercute en un trabajo más profesional,

por lo tanto, más sentencias condenatorias,

que será lo que al final... O sanciones administrativas,

que será lo que haga al envenenador

disuadir de continuar con su trabajo.

El principal aliado que tiene el envenenador

es la impunidad; la impunidad significa que esta persona

se ve en plenas capacidades para seguir poniendo veneno

porque nadie, entre comillas, hace nada sobre esto.

Más allá de aspectos biológicos

sobre su vida o su muerte, alrededor del buitre

y las aves rapaces, hay quien ha sabido ver

un modelo de negocio.

Bueno, acabamos de llegar a Buseu, que es el pueblo

que poco a poco fuimos comprando las propiedades particulares

para hacer este proyecto, que estamos encantados

de estar aquí.

¿Cómo empezó? Igual una persona con ese capital

para hacer esa inversión, hubiera decidido irse

a dar la vuelta al mundo. ¿Por qué iniciaste esto?

También es buena idea hacer la vuelta al mundo, no te creas.

Pero bueno, a ver, yo soy de aquí, soy de aquí

y mi mujer me ayudó mucho, amigos de la familia.

Incluso familiares también.

Adelante. ¿Sí?

Adelante. Gracias.

Pues nada, aquí estamos la mar de a gusto.

¿Ves? La gente aquí viene.

Se hacen su fuego.

La idea es hacer una casa rural.

Una casa donde la gente pueda estar a gusto.

Con todas las comodidades.

Para que la gente pueda disfrutar del tema naturaleza

de una manera completa.

Teniendo delante los quebrantahuesos,

teniendo el buitre negro, teniendo el águila real.

Y bueno, es un claro ejemplo de que la economía,

la socioeconomía de montaña y tal,

con programas de conservación y programas ecoturísticos,

en este caso, pueden funcionar y pueden ir bien.

Bueno, a ver, mira, si todo va bien,

mi hijo encuentra trabajo para arreglar cosas.

Porque esto es rehabilitar un pueblo.

Buseu y el proyecto de ecoturismo de Jordi

también son ahora uno de los epicentros

del Proyecto Monachus.

Después de que la colonia de Boumort esté ya establecida,

desde GREFA se pretende crear un corredor

que dé salida a la especie

hacia el Parc Natural de l'Alt Pirineu.

De nuevo, el punto de alimentación es pieza clave

para el bienestar de los buitres.

El buitre común se come más las vísceras,

las partes tiernas, y el buitre negro,

más las partes duras. Se aprovechan partes diferentes.

Sí, pero cuando hay muchos buitres,

es más fácil repartir bien, y así,

como los buitres negros se quedan más en la periferia,

pues así cada uno encuentra comida.

Pues ya estaríamos, ¿no? Y ahora es importante

que los dejemos y bajen tranquilamente.

Pues sí.

¿Cada cuánto comen?

¿Cómo? ¿Cada cuánto traéis...?

Dos veces a la semana.

Vale. Echamos de día.

Para hacer atracción. Perfecto.

Y luego, una vez a la semana, de noche,

echamos algo para los irrecuperables.

Separado.

Vale.

Vamos.

Dale, perfecto, dale.

-Aquí es. -¿Dónde lo podemos poner?

Aquí.

¿Qué vais a hacer aquí? Bueno, cada vez que realizamos

una acción que requiere de un manejo de los ejemplares,

que lógicamente eso le puede causar un estrés.

Entonces, lo que vamos a propiciar con ese aporte de alimento

previamente a la entrada de los ejemplares a la jaula,

es que ya cuando nos vayamos todos de aquí,

van a empezar a bajar buitres negros

y van a empezar a relacionarse con los ejemplares de la jaula

y eso va a facilitar que se relajen

después de, lógicamente, el estrés que le ha podido generar

el manejo de traslado.

-Sujetadlo alguien, si no... -¿Las dos?

¿Me abres la puerta, por favor?

Voy yo.

El nacimiento real de nuestro trabajo

como recuperadores de poblaciones,

viene del trabajo que hicieron en Francia, en primer lugar,

en el Parque Nacional de Cévennes, en el macizo central francés,

donde se hizo el primer proyecto de reintroducción

del buitre negro; lo habían hecho del buitre leonado,

y aquello nos indujo a pensar

cómo comunicar las poblaciones de Extremadura

del sur del sistema central con las poblaciones incipientes,

que estaban empezando en Francia.

¿La repoblación tiene un límite?

Creo que para alcanzar el hecho de decir:

"Bueno, ya no es necesario liberar más ejemplares".

Deberíamos tener miles y miles de parejas.

Y en la actualidad, sí que es cierto que la población ibérica,

la que está sirviendo para recuperar las poblaciones

en Francia, en Bulgaria, con un proyecto que está en marcha.

Y posiblemente en otros lugares como Italia, etc.

Claro.

Sí.

Esos inicios no fueron fáciles.

Algunos miembros de GREFA tuvieron que lidiar

con actitudes un tanto beligerantes

por parte de algunos habitantes de estos pueblos

en los que se decidió reintroducir el buitre negro.

Sin embargo, el paso del tiempo ha hecho

que la convivencia

entre ambas partes sea ahora positiva,

incluso se hayan creado lazos de amistad.

Pues, al dejar la caza, busco una asociación.

Me gustaba GREFA, la forma de trabajar

que tenía, por lo que leí.

Y fui a la primera reunión que hacía Lorena

sobre el Proyecto Monachus. Entonces, ella me dijo

que estaban empezando las obras.

Y si quería venir un día a colaborar como voluntario,

pues que viniera. Para mí es lo más.

Lo más ahora mismo. No hay ni "hobby", ni cosa

que me guste más que esto.

Uno de los sectores que vivió con más reticencia

la reintroducción del buitre, fue el de la ganadería.

¿Cómo has vivido el Proyecto Monachus

de la reintroducción del buitre negro?

Pues la verdad que al principio, cuando vinieron al pueblo,

pues mucho desconocimiento, porque no sabía nada de ello.

La verdad, que lo acepté desde el primer día.

Me gustó, me involucré con ellos, colaboré con ellos,

y muy contenta; me ha parecido algo muy bueno para todos.

En un pueblo tan pequeñito, la gente es cerrada.

Y que venga gente así con cosas desconocidas,

ha costado mucho, y luego, aparte,

siempre han tenido el miedo de que estos animales

pudiesen atacar al ganado.

Ya hace varios años que ciertos ganaderos afirman

que los buitres devoran ganado vivo.

Sin embargo, son muchos los científicos que han salido

a desmentir esta teoría.

Con el tiempo, se ha demostrado que estas acusaciones

solamente escondían ciertas intenciones lucrativas

a modo de subvenciones e indemnizaciones

por parte de algunos sectores ganaderos.

Hay ganaderos que explican

que tiene más coste una oveja muerta

que lo que se paga por una viva.

¿Es cierto? Sí, es cierto.

La viva, normalmente cuando se vende,

ya es ganado viejo, te pagan muy poquito.

Y una muerta, pues muchísimos gastos.

Tú me decías que tenías un seguro para la incineración, etc,

¿desde el proyecto no lo utilizas? No, lo quité.

Hice un papel con ello, y todo lo que se me muere,

ellos me lo recogen. Y el seguro lo di de baja.

Te ha aportado un beneficio este proyecto Monachus, ¿no?

Sí, yo la verdad que estoy encantada,

no he tenido ningún problema.

Mis ovejas conviven con los buitres perfectamente.

Las suelo tener en una zona de aquí,

donde hay muchos buitres, tienen dormideros.

Y no he tenido ningún problema.

Precisamente, queremos preguntarle a Lorena

cuál es su opinión sobre esta convivencia.

Volvemos al punto de alimentación con ella

para revisar que las actuaciones de los días previos

sigan su curso con normalidad.

Cuando tenemos las nevadas estas potentes,

se dificulta mucho el acceso.

Entonces, ya se les ha dado en varias ocasiones

en las que tenemos que arrastrar la comida de los buitres.

O sea, los cadáveres de las ovejas y demás,

con un trineo y para arriba, porque el coche no sube.

Cuando hablamos de proyecto de reintroducción,

o de un trabajo de un biólogo

dentro del marco de un proyecto y demás,

tenemos que pensar también en esa parte social,

que es absolutamente importante si quieres

que tu proyecto perdure a lo largo del tiempo.

¿Ahora lo llevan un poquito mejor? ¿Lo llevan bien?

Sí, a través de, bueno, llevamos ya cinco años y medio.

Y ya la gente está viendo cuáles son los resultados

del proyecto, tanto a nivel metodológico,

como en el territorio, y precisamente para ello,

las acciones que desarrollamos, las hacemos públicas.

Por último, ¿cómo ves el futuro? Pues, ahora mismo, muy bien.

Muy bien porque, sobre todo, de lo que estábamos hablando

de la aceptación social, que ahora ya empieza a impregnarse

en el proyecto y que la gente local

empieza a asumir que esto no es un peligro

para su economía, sino un valor añadido

a una zona despoblada y que está carente de iniciativas,

pues esto es algo positivo que de cara a un futuro,

va a favorecer al asentamiento y recuperación

de una especie que aquí estaba extinta hace más de 100 años.

Cuando una especie está en peligro, creo que no somos nadie

para extinguirla ni permitir que se extinga.

El simple hecho de convivir con ellas

ya es una gran satisfacción y una gran alegría.

Por lo menos, para los que estamos vinculados a la naturaleza.

A pesar de nuestro éxito evolutivo, o quizá por esto mismo,

hemos de afrontar numerosos problemas.

Pero quizá debamos también reconocernos

en el buen gusto y la inteligencia como parte del legado

que hemos dejado en este planeta.

En este reportaje, le ha tocado el turno a un ave

con características muy especiales, como su envergadura

y el porte, o la tarea desinfectante

que realiza dentro del ecosistema.

El simple regocijo de ver su silueta en los cielos,

puede que esté marcando una tendencia.

Si ayer fue el menosprecio asesino, hoy toca revertir la situación.

El Escarabajo verde - Muere y deja vivir

12 mar 2021

El Escarabajo Verde se ha desplazado hasta la Sierra de Boumort, en Lleida, y hasta la Sierra de la Demanda, en Burgos, para poder observar la mejora del estado de salud de la que goza el Buitre Negro y conocer de primera mano la labor que se está llevando a cabo desde Grefa en la repoblación de este gran desconocido.

ver más sobre "El Escarabajo verde - Muere y deja vivir" ver menos sobre "El Escarabajo verde - Muere y deja vivir"
Clips

Los últimos 628 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios