www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5770522
El cine de La 2 - Todo pasa en Tel Aviv - ver ahora
Transcripción completa

(B.S.O. "Todo pasa en Tel Aviv")

(Llaman a la puerta)

Marwan.

Mannal.

Estaba preocupada.

Llegas tarde.

Cariño.

Ya está tu pasaporte.

Tu nuevo nombre será Rachel.

Rachel Askerosi.

Un nombre judío perfecto.

Va a estallar la guerra. Los sionistas quieren Jerusalén.

Encuentra a este hombre.

El general Yehuda Edelman.

Tiene los planes de guerra de los sionistas.

Necesitamos sus secretos. Ajá.

Seguro que conoce muchos secretos. Yehuda... es el enemigo.

Nos ha robado nuestro hogar. Es un asesino.

Necesitamos esos planos.

Mannal, mátale si es necesario.

Palestina nos necesita.

Marwan.

Te echaré de menos.

Cuando cumplamos con nuestra misión y venzamos a los sionistas,

nos casaremos.

En Jerusalén.

(Música)

Permítame.

Gracias.

Soy Yehuda.

Sé muy bien quién es, general.

(Música de la serie)

¿Está ocupado, general?

¿Está ocupado, general?

Hay un cambio en el guion, Tala.

¿Otra vez? Es una frase.

No es complicada.

Soy tu granada. Se lo dice como una metáfora.

Está bien. Dáselo tú mismo.

Tala, ¿estás lista? -Sí, ya está.

¿Dónde está Salam? Llega tarde.

Buenos días.

¡Hola! Atef te está buscando.

Parece enfadado. Ya, como siempre.

¿Cómo tengo el pelo?

Perfecto.

Bueno, aquí estoy.

¿Está listo el despacho de Yehuda con el atrezo?

Sí, claro. Pues tráeme un café y rapidito.

Vale. ¿Con azúcar? Sin azúcar.

Buenos días, tío. Ah, buenos días.

¿Quieres un café?

No.

Vamos a grabar y no quiero que llegues tarde a plató, ¿de acuerdo?

No, no, tranquilo. Ah.

Bueno, vamos a ver, primero...

acabaremos con las Fuerzas Aéreas Egipcias

y luego aplastaremos las tropas de tierra.

Jordania caerá. ¡Oh!

Salam, ¿qué estás haciendo?

Suéltalo. Ya nos encargaremos luego de eso.

Suéltalo.

Sigue, Karim.

Y... acción.

Jordania caerá muy fácilmente y muy pronto Jerusalén será nuestra.

(Llaman a la puerta)

¿Sí?

¿Está ocupado, general?

¡Pase! ¡Pase!

Oficiales, les presento a mi amiga Rachel.

"Salam". "Salam".

Rachel acaba de abrir el mejor restaurante francés de todo Tel Aviv.

"J'ai raison?". "Absolument".

Luego seguimos.

(SUSPIRA) Los árabes son estúpidos.

Jerusalén será nuestra.

Oh, perdone, la estoy aburriendo.

No.

Cuando le escucho, el corazón... se me "estrimece".

Hoy estás... "¿Estrimece?".

¿Se dice así? "¿Estrimece?". Eh... Bassam.

Salam, levántate y ayúdala.

Salam es el nuevo ayudante de producción.

Tiene una dicción excelente. Díselo. Eh...

Estremece. Estremece.

Exacto. Gracias, Salam. Perfecto.

Adelante, continuad.

Vale.

...se me estremece. Hoy estás explosiva.

Gracias. No, no.

¿Qué ocurre? A ver, espera.

Eso está mal. ¿Mal por qué?

No puedes llamar a una mujer explosiva.

Sería ofensivo. ¿Ofensivo?

Sí. Podrías decir atractiva o... impresionante,

guapa, pero no explosiva.

Escribí explosiva adrede.

Atef. -Deja que diga explosiva.

Sigue, Karim, por favor.

Hoy estás explosiva.

Gracias.

Tome, le he... traído unos dulces. Muchas gracias.

Esto no funciona.

El chico tiene razón.

Me quiere enamorar. ¿Por qué iba a insultarme?

Es un doble sentido, Tala.

Karim, di lo que está escrito. Yo eso no lo veo.

Es ofensivo. Atef.

Ayúdame, Nabil. -Eh...

Bassam, ¿tú qué crees?

Yo estoy de acuerdo con Tala.

Usa una de las palabras que te ha dicho Salam.

¿En serio, Bassam? -Sí.

Así no hay quien trabaje.

Venga, continuad.

Eh...

Di: "Esta noche estás impresionante".

¿No, Salam? Sí, queda bien.

¡Hay actrices palestinas fantásticas!

¿Por qué traemos a una diva francesa que apenas habla nuestro idioma?

¡Es vergonzoso! Eh... Tío.

Bueno... ¿Sí? Un momento. -¿Qué hace él aquí?

(SUSPIRA)

¿Cuándo tendré mi primer sueldo? Ah.

¿Estás sin blanca? Bueno, se podría decir...

Escucha, estás aquí...

para ayudar con la producción del texto,

no para cambiar el guion.

Me pediste que corrigiera los errores que encontrara.

Sí, pero antes de cambiar nada, avísame.

Perfecto. ¿Vale?

Con eso debería bastar. Gracias, tío.

No hay de qué. Bueno, hasta luego.

¡Salam!

¿Podrías ayudarme? Sí.

Bien.

A ver...

¿Cómo se pronuncia esta palabra?

Eh... ribete. Ribete.

¿Haces la transcripción fonética del texto?

Sí, así es cómo me aprendo el papel. Vaya, es increíble.

Sí, bueno.

¿Puedo hacerme una foto contigo?

La luz viene de ahí. Ah, sí.

Eso es.

¿Cómo ha quedado?

Sales explosiva. (RÍEN)

(Música clásica)

Identificación.

Si le dices a una mujer que está explosiva,

¿es un halago o un insulto?

Me refiero a que un hombre le diga a una mujer: "Estás explosiva".

Salga del coche.

Ya la ha oído. Fuera.

Salga del coche.

Lo de explosiva es una forma hablar.

Estábamos hablando de la palabra explosiva.

Me refería a las mujeres. Cállese.

Solo es una palabra ¡Silencio!

¿Quién le ha dado permiso para hablar? ¡Cállese!

Como vuelva a abrir la boca, lo echas de aquí.

¿Qué hacía en Cisjordania?

¡Responda!

Trabajo en una serie de televisión en Ramallah.

¿En qué serie? ¿Cómo se llama?

"Arde Tel Aviv".

¿Es usted actor? No, me dedico a los diálogos.

¿Qué...?

Tome.

¿Donde estaba esto? En su coche.

Vaya. Son nombres de edificios y oficiales militares.

Es el guion del próximo episodio.

Para la televisión.

Esas son mis notas.

¿Usted ha escrito esto? Eh... Sí, claro.

¿Es el guionista de "Arde Tel Aviv"?

Sí.

Sí.

Muy bien. ¿Cómo se llama la espía del restaurante?

Rachel. ¿Y su amante?

¿Cuál? El árabe, el que es terrorista.

¡Ah! ¡Marwan! Sí.

¿Y el oficial israelí?

Yehuda Edelman, el general.

Yehuda Edelman, sí.

Yehuda.

¡David!

¡David, ven! ¡Tenemos aquí a un famoso!

¡Este árabe escribe los guiones de la serie "Arde Tel Aviv"!

¿La has visto? Una vez. Es antisemita.

¿Con ese nombre, "Arde Tel Aviv", qué esperabas? ¿Una serie sionista?

(RÍE) Desde luego...

Tendrías que verla para entender un poquito mejor la situación.

¿Verdad? Claro.

Mi mujer ve su serie.

Es... un culebrón para mujeres.

La ve mucha gente. Sí. Mujeres.

La mía no se pierde ni un solo episodio.

Dios sabrá por qué.

Dígame, ¿qué pasa al final?

Es nuestro gran secreto. De ahí el suspense.

No puedo contárselo. Aquí no hay secretos.

¿Con quién acaba la protagonista al final?

¿Con Yehuda o Marwan?

Entienda que no puedo decirle...

Salam, Salam, venga, vamos.

Vive en Jerusalén y trabaja en Ramallah.

Pasa por mi puesto de control dos veces al día,

así que cuénteme el final.

¿Puedo hacerle una pregunta? Deja, deja.

Siéntese.

¿Cómo la acabaría usted?

¿Yo?

Fácil: se casa con él.

¿Se refiere a Marwan? ¿Qué? ¡No! ¡Con Yehuda!

Exacto. Sí. Esa... esa era mi idea.

Pero es top secret, ¿eh?

Top secret. Sí.

Está bien.

Que David le deje pasar.

Eh... ¿Puedo llevarme...? No, esto me lo quedo yo.

Vamos. Vamos.

(Música)

(TELEVISIÓN) "Aquí tiene". Hola, mamá.

"También he hablado". -(CHISTA)

"Lo está haciendo bien".

"Sí, muy bien".

"¿Él confía en ella?".

"Sí, demasiado".

Hoy he escrito una frase.

"Esta noche estás impresionante".

Qué bien.

"Te mantendré informado".

¡Hola!

Hola.

(TELEVISIÓN) "Qué apartamento tan bonito".

"Gracias".

"¿Te gusta vivir en Tel Aviv?". "Mucho".

"(Teléfono)"

"¿Quién llama a estas horas de la noche?".

"(Teléfono)"

¿Ese es su apartamento? Assi, aparta, me estás tapando.

No seas pesado y estate calladito. -(CHISTA)

"No importa".

"Ahora estoy contigo".

"(Música créditos)"

Ya está. Se acabó.

¿A qué viene tanto interés por nuestra serie, Assi?

Hoy he conocido al guionista.

¿Qué guionista?

Pues al que escribe "Arde Tel Aviv".

Tengo el guion de mañana. ¿El guion? ¿De verdad?

¿De dónde lo has sacado? Del guionista.

¿Qué guionista?

Al que he conocido hoy, ya lo he dicho.

Se llama Salam.

¡Cuéntanos qué pasa! -Sí, enséñanoslo.

¿Marwan encuentra el micro escondido?

No he visto nada de ningún micrófono.

Si este es el guion, tiene que estar ahí. Míralo bien.

¿Por qué leches os gusta tanto esta serie?

Es antisemita.

No todo es política.

Es una serie romántica.

Tú no lo entenderías.

¿Romántica? ¡Y una mierda! ¿Qué tiene de romántica?

Todo. Rachel y Marwan.

¿Marwan? ¡Sí!

¿En serio? Es un terrorista.

Es guapo...

Es viril...

Un caballero.

¿Eso te parece romántico? ¡Sí! Muy romántico.

¡Bah! Déjalo, mamá, no lo entenderá nunca.

¿Qué hay de Rachel y Yehuda? ¿Qué pasa?

¿Eso no es romántico?

No. Jamás pasará nada entre ellos. Recuerda que es una serie árabe.

Pues acabarán juntos.

¿En serio? Créetelo.

¿Cómo va a enamorarse de él?

Si a él solo le preocupa el ejército.

Ya...

Os aseguro que acabarán juntos.

En serio. Os lo prometo.

¡Qué cosas tienes, Assi!

Tú cuéntanos lo del micrófono. No, ya lo veréis mañana.

¡Assi!

¿Y el resto? Cuando cobre. Ahora tengo trabajo.

Ya lo ves.

Te doy una semana. Estoy harto de ti.

Vale. Claro.

Gracias.

No puedes seguir así.

Ya lo vamos hablando. Pero es urgente.

Mariam.

Salam.

¿Trabajas aquí?

Eh... No, estoy en una serie de televisión: "Arde Tel Aviv".

¡Oh, vaya! Me encanta esa serie.

¿Tú la ves? No.

Oí que trabajabas en algo de televisión

y creí que las reparabas.

No, superviso los diálogos palestino-judíos.

Ah.

Te pega.

Este es Salam. Un vecino.

Ah. -Ah. Salam,

¿El que pesca en el Mar Muerto?

No ha peces en el Mar Muerto. Bien. Has aprendido algo.

¿Comemos? Claro.

Sí. Eh... ¿Sigues en... Tel Aviv?

No, acabé la carrera. Trabajo en un hospital de Jerusalén.

Oh, ¿de verdad? Ajá.

Enhorabuena. Gracias.

Dale recuerdos a tu madre. Sí, claro.

Oye.

¿Esa no será la serie de tu tío?

Eh... Sí.

Ya decía yo.

(Música animada)

(MEGAFONÍA) "Salam Abbass, salga de la fila".

Pare, pare.

Por aquí.

(MEGAFONÍA) "Apague el motor".

"Salga del coche".

"Lentamente".

"Sala del coche".

"Manos arriba".

(Cláxones)

"Las manos arriba".

"Levántese la camisa y dé una vuelta".

Dejadle. Id a hacer otra cosa.

Y tú, ven aquí, que tenemos que hablar.

¿Qué pasa? ¿Que qué pasa?

Que tu guion es malísimo.

Está todo mal.

No sabes nada del Ejército.

Supongo que no. Claro que no. Ya te lo digo yo.

Estamos hablando de un general israelí.

¡No de un árabe de mierda!

¿Y se puede saber qué pasa con el uniforme?

Parece un general iraquí.

Debería ser un hombre viril, romántico, todo un caballero.

De vez en cuando debería hablarle de su pasado,

darle una vuelta en su tanque.

¿En un tanque? En un tanque o lo que sea,

pero algo románico. Eso es lo importante.

Puede enseñarle a disparar. Eso es romántico.

Piénselo bien. Ya.

Recuerda: A las mujeres no les gusta los hombres aburridos.

Las cosas como son.

Es posible, sí.

Toma, esto lo he escrito yo.

¿Lo ha escrito usted? Sí.

Dime qué te parece.

Ahora no es un buen momento. Todos nos están mirando.

Es cierto.

Acompáñame.

Entra.

Mejor léetelo. Vamos.

Ajá. Sí.

Sí, está bien. ¿Ya te lo has leído?

Leo rápido. Está bien.

¿Sí? ¿Qué es lo que te gusta?

Eh... La voces.

¿Qué voces?

Las voces son convincentes. Están vivas.

¿Lo dices en serio?

Sí, es muy... auténtico.

Claro que es autentico. Sé cómo hablan los militares.

Cada día oigo sus voces y las escribo.

Se nota. Para Rachel usé a mi hermana.

Me basé en ella.

Oh, qué bien. Es un buen recurso. Bueno, tengo que irme al trabajo.

Sí, claro. Tome.

No, no, no, quédatelo. Es para ti.

Espera, espera, antes de irte...

¡Yannif!

Ven, acompáñame.

¡Yaniv!

¡Yannif, deja eso y acércate!

Toma, haznos una foto.

Así.

No estés tan serio. ¡Sonríe! Claro.

Bien.

Adiós.

¿No sabes hacer fotografías horizontales o qué?

Ahora enséñame de lo que eres capaz.

No puedo hacerlo.

Tío, ¿podemos hablar? ¿Qué pasa?

Tengo una idea para la historia de amor.

No eres el único, vuelve al trabajo. Creo que es buena.

Hace a Yehuda un poco más interesante.

¿Sabes la diferencia entre un escritor...

y el resto del mundo?

No. El escritor...

se sienta y escribe.

¿Eh?

Oh, vale, vale, entiendo.

¿Dónde estabas destinada? ¿Dónde?

En la cocina. Allí aprendí a cocinar.

(Tintineo)

¿En serio?

¿No cocinabas en casa?

Mi padre sobrevivió al Holocausto.

La vida en casa era muy triste.

Lo entiendo.

Le prometí a mis padres...

que no volverían a ver otro holocausto.

Por eso entré en el Ejército.

¿Te apetece...? -¿Qué es esto?

Para, por favor.

Este diálogo es ridículo.

¡Es inaceptable! -¿Qué problema hay?

¿Ejército y Holocausto en la misma frase?

¿Lo decís en serio?

Soy una espía. Tengo que ganarme su confianza.

Tengo una reputación como actriz.

La serie no funcionará si no demuestro ser lista.

Tiene razón. Así mi personaje está más claro.

(CHISTA)

Creo que los dos personajes tienen más fuerza ahora, ¿no?

¡No!

¿Soy la única que no está contenta con esta propaganda sionista?

¿Eh? -Pero...

Nabil, di algo.

Eh... Yo... creo...

Creo que esto tenemos que hablarlo con Bassam.

¿Y dónde está Bassam? -En su despacho.

A ver, diez minutos.

Vamos.

Mira, Bassam. Yo estoy aquí por tu historia.

Escucha, todos estamos aquí por Tala. -No, yo no.

Los productores la quieren, es una estrella.

¿En serio? ¡Pues no cuentes conmigo!

Deja eso.

Tío. Tío, perdóname, pero necesito el trabajo.

No volveré a hablar.

Se acabó lo de hacer el café. ¿Eh?

Sarah se va

y necesitamos a alguien que le reemplace ya.

Escucha.

A veces tienes buenas ideas.

Entiendes la mentalidad israelí

y tienes buen oído para los diálogos,

así que queremos que escribas las escenas de Yehuda.

¿En serio? Tala... cree en ti,

y yo estoy dispuesto a darte una nueva oportunidad.

Si sale bien, cobrarás más.

No te preocupes, te daremos lo que necesites.

Bueno.

Deja el trabajo por hoy, mañana empiezas de cero.

Es tu gran... oportunidad. Está bien, vale.

Llévatelo a casa y estúdialo bien.

Son todas las escenas de Rachel, Marwan y Yehuda.

Puedes echarle un vistazo, pero no es Shakespeare.

Buena suerte. Muchas gracias.

(Música)

Hola, jefe.

Cuánto tiempo.

Tienes buen aspecto.

Salam, por favor, no me hagas perder el tiempo.

¿Qué quieres? Los higos y un paquete de chicles.

Vale.

Ahora estoy trabajando en Ramallah. Por eso no me ves el pelo.

35 shekels.

¿No tendrás el número de Mariam?

Me lo dio, pero lo he perdido.

¿Mariam?

¡Mariam!

¿Qué, papá?

Salam.

Hola. Hola.

Me han ascendido, ahora soy guionista.

¿Guionista?

Salam, tú no has escrito nada en tu vida.

No puedes quedarte quieto más de cinco minutos.

No sabes ni redactar tu currículum.

No te creas, les gusta mi trabajo. Dicen que tengo oído.

¿Oído?

Sí, presto atención a cómo habla la gente y luego lo escribo.

Vale.

Bien. Supongo.

Gracias.

¿Podrías... volver a darme tu número? Lo he perdido.

Que yo recuerde nunca te he dado mi número.

Papá, me voy al trabajo.

Adiós, cariño, que vaya bien.

Espera, toma unos higos. Son la fruta del amor.

Los tomates son la fruta del amor.

¿Qué? ¿Quieres algo más?

No, gracias. Gracias.

¡Mariam, espera!

¿Podemos hablar?

Ven.

¿Te acuerdas de lo que me dijiste?

Que te hago sentir como un pez en el Mar Muerto

y que tú lo que necesitas es el Mediterráneo.

¿Sabes cuánto tiempo tardé en superarlo?

Mucho, Salam. Éramos...

Mucho.

...unos críos. Tú eras el crío.

Olvídalo.

Pero me alegro de que te vaya bien.

Adiós.

¿Té?

Gracias.

¿Qué es eso?

Pues es la Biblia de la serie.

Es la historia, los personajes, esas cosas.

Tengo que aprendérmelo.

Enciende la luz. Vas a dejarte la vista.

No, estoy bien.

Va a estallar la guerra.

El embajador de Jordania juega a las cartas

con un agente de la CIA.

Eso te toca a ti, Nabil.

Yo me encargaré de los planes de Marwan en la frontera.

Eh... Salam...

Salam, Salam...

Rachel se encuentra en el despacho de Yehuda coqueteando con él.

Quiere saber dónde esconde las llaves.

Sí, esa es una escena perfecta con la que poder empezar, ¿eh?

Cualquier cosa me preguntas. Ah. Sí.

Si no como, no pudo escribir.

La inspiración me fluye directamente del estómago al cerebro.

¿Quieres hummus? No, no. No como hummus.

¿seguro? Los ha hecho mi mujer. Están para chuparse los dedos.

Es que tengo un trauma infantil con el hummus.

Es largo de contar.

¿Sabes cómo superarlo? ¿Cómo?

Escribe sobre ello.

Escribe todo lo que recuerdes.

Necesito un café.

Hola, mamá. Necesito tu ayuda.

No, no, con eso no, le he dicho que la pagaré.

Es sobre... Rachel y Yehuda.

Verás,

Rachel va a ver a Yehuda a su despacho.

Su intención es coquetear con él.

Tú conoces bien la serie, ¿qué crees que le diría?

Me falta una frase.

Una buena frase con la que poder empezar.

Espera.

Sí, lo normal. ¿Qué es lo normal?

Ajá. "Eres la luz de mi vida".

Esa es buena.

Eh... sí.

"Me gusta el sonido de tu voz".

"Qué fuerte eres".

Sí, sí, sí, ¿qué más?

Espera.

"No sé, hijo, yo no soy guionista".

Hola, Hanim. ¿Qué tal?

Eh... vaya, qué alegría oírte.

Soy Salam, sí.

Ya, hace mucho tiempo que no hablábamos.

Han discutido y ella quiere reconciliare.

¿Qué le diría?

¿Nada?

¿Diga? Sí, Nabil. "¿Dónde estás, tío?".

En una cafetería tomando café.

"Ensayamos a las dos, no llegues tarde".

"Bassam ha preguntado por ti". Vale, de acuerdo.

¿Cuándo nos vamos a casar?

No empecemos con eso. Dame un beso.

Cariño, estamos en público.

Hiyam, te quiero. Dime qué quieres que haga.

Me gusta. Me gusta mucho. -Vámonos.

Papeles.

¿Podría hablar con el comandante Tzur, Assi Tzur?

No está aquí. Avanza.

¿Podría esperarle por aquí? No. O cruzas o te vuelves a tu casa.

Vale. Oiga, solo quería decirle... ¿Adónde vas? Atrás.

¡Yoshi! ¡Yoshi! ¡Le conozco!

Déjale pasar.

Ven. Ven.

Identificación.

Necesito ver al comandante Tzur.

¿Vio la escena del Holocausto?

¿Necesitas algo más?

Necesito ayuda.

Ayuda con el general. Usted conoce el Ejército.

Le pagaré.

¿Qué?

¿Estás intentando sobornarme? Oh, no, por Dios, no.

No quiero tu dinero. Ajá.

Hummus. Sí.

Tú tráeme hummus árabe del bueno

y mañana ya veremos.

Es que tengo que entregarlo hoy.

Tienes que entregarlo hoy.

Son las 12:17. Corre, anda.

Perdona. ¿Sabes dónde puedo comprar hummus del bueno?

Por allí, al final, todo recto.

¿Por allí? Sí.

¿El hummus de aquí está bueno? Sí.

¿Bueno de verdad? ¿Cómo que bueno de verdad?

Hummus es hummus.

Sí, pero es que es para un amigo que es muy exigente.

¿De dónde es tu amigo? -¿No será israelí?

No, no, es francés. Vale, vale.

Bien.

Huele bien.

Con un toque de limón.

Bien. Sobre Yehuda...

Primero vamos a hablar sobre la boda, ¿de acuerdo?

¿Qué boda? ¡La boda!

El gran final. Cuando Yehuda y Rachel se casan.

Ah, sí, sí, es una gran idea, pero...

antes de llegar a eso... No, no, no, no te equivoques.

Ese es mi precio.

Quiero que me garantices que se van a casar.

Eh... De acuerdo.

Pero... no pareces muy contento.

No, es una gran idea.

Vamos a ser... Vamos a ser sinceros.

Salam, tu serie es...

todo romance y engaños, pero este final...

un árabe y un judío enamorados, una boda, es un bombazo.

Tienes razón. Es importante.

Se acabaron los controles y los problemas.

Así podría largarme de aquí y mi mujer estaría contenta.

¿Y bien?

¿Puedes hacerlo? Claro, hombre.

¿Trato hecho? Trato hecho. Tendrás tu boda.

Estupendo. Adelante.

Y ahora dime qué necesitas.

A ver, la situación es esta: Ella está coqueteando con él.

Vale. Necesita la llave de su escritorio.

Es donde él guarda todos sus secretos.

¿Qué?

¿Los secretos en un cajón? ¿Qué estamos, en el Medievo?

Es más fácil para los espectadores. ¿Qué espectadores?

Millones. También israelíes.

Necesitamos la llave.

La cuestión es dónde guarda la llave, ¿no?

¿Dónde podría guardar la llave?

¿Dónde podría estar la llave de su escritorio?

Bueno, podríamos hacer que la llevara encima

con una cadena al cuello, por ejemplo, no sé, por...

por seguridad. Es buena idea.

No, es una tontería, pero querías una llave.

Entonces Rachel va a verle...

"(Llaman a la puerta)"

"¿Por qué? Porque no la ha llamado".

"Entra en el despacho,

y Yehuda está sentado en la mesa tenso, cansado,

y le dice:...".

"¿Qué te ocurre, mi general?".

Apunta. Él se alegra de verla,

pero entonces le dice:

La presión. La presión va a acabar conmigo.

"Mi gente me necesita. Vivimos... en una época difícil".

¿Y qué pasa con la llave? ¡Espera! Tranquilo, no corras tanto.

Oh, vale.

Y ella le dice...

Le dice...

"Pobre. Pareces tenso. ¿Puedo darte un masaje?".

Un masaje.

Entonces...

se pone detrás de él...

Eso es.

Un masaje, sí.

¿Es esta la llave de tu corazón?

Esta es la llave de todo.

La escena de la llave te ha quedado... redonda.

Gracias.

Tío, he leído tu historia. Quiero hablar del final.

¿Qué final? El del último episodio.

¡Es magnífico! Sí.

Lo robé de la película "El halcón maltés".

¿La has visto? No.

Uh, grave error. Tienes que verla. -Es una obra maestra.

Una obra maestra.

Humphrey Bogart y Mary Astor... se enamoran.

Pero Mary asesinó... al compañero de Bogart.

Y Humphrey Bogart coge a Mary...

y la entrega a la policía.

Ella le pregunta:

"Cariño, ¿por qué me haces esto? Yo te quiero".

Y Bogart le responde:

"Yo también te quiero, pero el deber es lo primero".

Oh. ¿Ves... la conexión?

Ajá. Eh... no del todo.

Rachel... y Yehuda están enamorados.

Ella quiere huir con él, pero tiene un problema:

está en el mismo dilema que Humphrey Bogart.

El deber es más importante que el amor.

Y entonces decide inmolarse junto a él.

Eh...

En realidad, le robé el final a Hollywood, ¿sabes?

Tío, con el debido respeto, es predecible. Está muy visto.

¿Para qué cambiar un final poderoso?

¿Tú lo harías? -Por Dios.

¿Y si sorprendemos... a la audiencia?

¿Sorprenderles?

¿Y si hacemos que Rachel se case con Yehuda?

Así habría... más drama. ¿Verdad, Nabil?

¿Que? ¿Rachel y Yehuda juntos?

No. ¿No?

Eso sería otro acuerdo de paz de Oslo.

¿Oslo? Sí.

Una gran ilusión que no cambia nada.

Nabil te lo explicará. -¿Eh?

Eh... Perdonadme, pero tengo que cogerlo, sí.

¿Diga?

(Música)

¿Qué escena tova hoy? La escena.

La guerra ha estallado.

Es una gran escena para Yehuda.

Una escena complicada.

Rachel y Yehuda beben y hablan sobre el amor.

¿Alguna vez te has enamorado?

¿Yo?

Sí. Una vez. ¿Solo una?

¿Y qué pasó? ¿Te casaste? No, no, no acabó bien.

Qué pena.

¿Sabes cuál...

es la señal de que dos personas están enamoradas?

¿Se abrazan y se besan?

No, señor, se escuchan.

Acuérdate.

¿Podrías hacerme un favor?

¿El qué?

Llévate esta foto.

Y tú colócala delante de la cámara.

Quiero que la vea mi mujer. Es una sorpresa.

Eso no es decisión mía. Es un favor, no una orden.

Vale, cuando llegue se la daré al equipo de producción.

Haz lo que puedas. Gracias.

Todo un modelo.

Vale, la escena.

La escena.

Está sola en el restaurante,

él va a verla... Ajá.

Eh... Oye, tengo una idea.

Yo antes trabajaba de camarero, ¿qué te parece esto?

¡No me interrumpas con tonterías! ¡Estoy pensando!

Tú escucha.

Yehuda se ve desbordado por las emociones

y tiene que acabar en beso su primer beso.

El beso que le cambiará la vida a Rachel.

Vamos, escríbelo.

Yehuda entra en el restaurante,

le enseña una botella de champán, y dice:

"Este es el mejor día de mi vida y quiero que me acompañes".

"Rachel, eres la mujer más hermosa que he visto jamás".

"Eres la mujer más hermosa que he visto... nunca".

¿Qué?

¿Eh? ¿Decías algo?

Eh... No.

¿Y esa foto?

Eh...

Nada, la encontré en la sala de atrezo.

Pensé que me inspiraría.

Yo también tengo algo que me inspira: una... foto...

de mi último sueldo.

"De pequeño...

era muy... inquieto".

¿Qué has hecho? ¿Has hecho algo malo, Assi?

No.

¿Y el vino?

Hoy va a pasar algo especial.

El primer beso de Yehuda y Rachel.

Ya era hora, porque yo ya había perdido la esperanza.

La guerra ha comenzado.

Hola, Aunsammer. ¿Cómo está hoy?

"Verás, de pequeño...".

¿Podría apartarse? Por favor.

"No podía quedarme quieto ni cinco minutos".

Pero a tu lado...

podría quedarme la vida entera.

Oh...

Yehuda. ¿No me crees?

"Por supuesto que te creo". Yo conozco al guionista.

"Eres un soldado y los soldados no mienten".

"Tienes toda la razón". Mejor irse.

¿Conoce al guionista? -Sí.

¿Vas a decirme qué celebramos? Jerusalén... será nuestra.

¿Y qué hay de la gente, los árabes de Jerusalén?

Tenemos el ejército más fuerte del mundo.

Colocaremos puestos de control

y mandaremos a los mejores hombres a controlarles.

Querida,

venceremos.

Vamos a disfrutarlo.

Mira, presta atención.

¿Llamas a un beso a eso?

¿Qué le pasa? Eso es un beso árabe.

¿Habéis leído el periódico? Leedlo.

"La telenovela 'Arde Tel Aviv' besa a Israel".

"Le ponen el sello Kosher a la televisión palestina".

"Se pierde el 'hallah' en Tel Aviv".

Los productores se han vuelto locos, ¿por qué?

Por un besito de nada.

¡Si apenas se han tocado!

Da igual. Qué más da lo que digan.

En Facebook ha gustado mucho. Nadie lee el periódico.

Los productores leen el periódico,

y lo primero que han dicho es: "Queremos que vuelva Marwan".

Mamá, ¿hay hummus?

Si tú odias el hummus. ¿Para qué iba a hacerlo?

Lo necesito para el trabajo.

Buenos días. Hola.

Aún no he abierto. ¿Tienes hummus?

Algunas latas viejas. Perfecto.

¿Por qué arruinaste mi beso?

Yo me refería a un beso de verdad.

Un beso que le cambiara la vida a Rachel.

Le prometo a mi mujer algo especial, ¿y me vienes con un beso árabe?

¿Qué es un beso árabe? Esto. Sin lengua.

Es más dramático si ella duda. Hay conflicto interno. Suspense.

¿Cómo que suspense?

Cuando te doy algo, hazlo cómo lo escribo yo.

No lo cambies. ¿Entendido? Aquí tienes el hummus.

¿Qué es esto?

¿Qué me has traído? Ah, este...

este hummus es de una tienda de mi barrio

La lleva un hombre de 90 años.

Solo abre dos horas a la semana.

Perfecto.

Qué aroma, qué sabor...

A la vieja usanza.

¡Vamos, a trabajar! ¿Qué escena toca hoy?

La escena en la que ella coge la llave.

¿Qué? ¡Venga ya! ¿Otra vez con la maldita llave?

Para acabar juntos, necesita una victoria.

De acuerdo, vale, lo que tú digas.

A ver...

¿Qué?

¡Con permiso! ¿Qué hago? No tiene papeles.

Ahora no, David, ¿no ves que estoy ocupado?

Retenlo hasta que acabe.

¡Andando!

¡Retenedlo hasta nuevo aviso!

¿Por dónde íbamos? Ah, vale.

Eh... Sí, la llave.

Yehuda sale del despacho. Déjame concentrarme.

Déjame concentrarme.

Yehuda sale del despacho... y... Rachel se queda sola

y se pone a mirar sus medallas.

Calla, calla, ya sé. Venga va, escucha.

Ella debería llevarle pastas del restaurante, algo dulce, ¿vale?

¿Qué tienen de malo las medallas? ¿Qué? ¿Qué medallas?

¡No digas chorradas! ¡Las medallas las tiene en casa!

Medallas...

¡No! Ella le lleva unos dulces, y le dice:

"Un dulce para el más dulce". Y él le responde: "Rachel... (RÍE)".

"Rachel, me mimas demasiado, voy a engordar".

Él entonces...

Él le acaricia la cara con suavidad, y le dice:

"Todo el mundo está enamorado de ti. ¿Por qué me elegiste a mí?".

Y le responde:

"Porque eres muy guapo". Y él le dice: "No, no es por eso".

"¿Por qué no? Todas las mujeres quieren a un general guapo,

con un buen porte y el pelo negro".

Y él le responde:

"Es porque tu restaurante está cerca. Te viene bien".

Y ella: "No, no importa de donde venga yo,

ni de dónde vengas tú, como si es...

del lugar más inesperado".

"Mis sentimientos no cambiarían".

No está mal.

Y entonces se abrazan,

y ella le pone la mano cubierta de harina en su pecho.

Ah...

Qué bueno. En la llave.

Qué bueno. Muy ingenioso.

Es una espía profesional. Qué bueno...

Ya lo entiendo, ya lo entiendo. Claro, quiere...

dejar la lave marcada en la harina para poder hacer una copia.

Espera, espera, un segundo.

Ella entra, se sienta... ¿Qué... qué decías?

¿Qué? ¿Habías dicho algo?

¡Ah! ¡Ah! Es mejor que use masa, no harina,

porque así es más fácil hacer la... la copia.

De acuerdo, estupendo. Lo pensaré.

Escucha, mañana va a ver a Marwan. Está en el guion.

Vale, pero que no sea mucho tiempo. No me gusta ese terrorista.

Para nosotros es un luchador por la libertad.

¿Por la libertad? Sí.

Creía que eras más listo que los demás.

Yo pensaba lo mismo de ti.

¿Sabes? Conozco a Marwan.

Te aseguro que conozco a todos los Marwan. Es mi trabajo.

Nosotros le conocemos mejor.

Vuelve mañana. Tendré una escena para tu Marwan, ¿vale?

No, da igual, déjalo.

Adiós. ¿Qué?

Que ya me encargo yo, ¿vale?

"No, no importa de dónde venga yo...

ni de dónde vengas tú, aunque sea el lugar más inesperado".

Me encanta.

Es precioso. Me encanta, Salam. Muchísimas gracias.

Puedo oír las voces de los personajes.

¿Sabes qué?

Deberías estar en París.

Ya, pero yo no hablo francés. Tienes un oído excelente.

Lo aprenderías así.

¿Sabes qué es lo mejor de París?

La gente, el ambiente, el tiempo...

Que no está ocupada. Ah, claro.

Pues entonces iré a París.

Salam, ¿puedo hablar contigo?

Verás.. Es mi personaje.

Yehuda es un general israelí. ¿No debería ser duro a veces?

Todo el tiempo...

Bueno, es un tipo blando y dulce.

¿No te gusta?

Pasé siete años en una cárcel israelí.

No son precisamente buenos.

Eh... Tienes razón.

Me pondré con su lado malvado.

Genial. Gracias. No hay de qué.

Quieren una ruptura total.

Pero la gente nos ve por Rachel y Yehuda.

Solo temporalmente. Nos quedaríamos sin historia.

Los productores quieren que enseñemos el lado oscuro de Yehuda.

Eso es fácil, que se cargue a unos niños.

No está mal.

No, no, no, era una broma. -Pero yo lo digo en serio.

Le acusarán de asesinato... y le mandarán la cárcel,

y así dejarán de verse.

Ya sé que tiene un papel importante, pero...

No, es demasiado enrevesado.

¿Quieres algo más imple? -¡Sí!

Entonces mátala.

Así se separarán. -¿Qué?

Pero ella es la estrella. ¿Pero qué?

¿No ves que si matamos a la protagonista

nos quedaremos sin final? -Aún podemos aprovecharlo.

Su prima guapa viene al funeral. Una actriz más joven y menos cara.

Seguro que es mucho más fácil trabajar con ella

y, por otro lado, tenemos una nueva estrella.

No vamos a matar a Rachel. -¿Puedo decir algo?

Claro. Adelante.

Creo que un... nuevo romance sería una solución excelente.

¿Podemos centrarnos un poco?

Está bien.

¿Cómo conseguimos que se separen...

y hacemos que la historia siga viva?

Sobre todo que sea dramática. -Ah, y sin matar a nadie.

Eh... Tengo una idea.

"¡No! ¡Es imposible! ¡No!".

¿Qué pasa? ¡Que tiene cáncer! ¡Tiene cáncer!

¿Quién? ¡Rachel! ¡Rachel!

"Ahora no".

"Lo siento, no quiero que me ves enferma".

"Pero puedo pasarme por tu casa". -¿Qué pasa?

¿Quién se ha muerto? Nadie, es de la tele.

"¿Aún me amas?".

¿O prefieres buscar...

otros peces en el mar?".

¡Assi! ¿Qué?

¡Ven aquí!

¿Qué?

Rachel tiene cáncer.

¿Qué dices? ¿Cáncer? Sí, se va a morir.

¿No me dijiste que al final se casaban?

¡Hola!

¿Qué pasa?

Te devuelvo el hummus.

Lo siento, no se aceptan devoluciones.

Tranquilo, no necesito el dinero.

Están caducadas. Tíralas. ¿Sí?

Tíralas.

Adiós.

¿Salam Abbass el guionista? Sí, soy yo.

Acompáñame. Eh, ¿qué pasa?

¡No, no no! ¡Se equivocan! ¡Cierra la boca, vamos!

¡Déjenme, por favor! ¡Suéltenme!

¿Qué queréis?

Todo esto... todo esto es un malentendido.

No me dispares, yo no he hecho nada.

¿Qué va a hacer Rachel?

¡No lo sé! ¡Lo juro!

No lo sabes.

¿Ah, sí?

Vaya mierda de guionista.

¿Crees que puedes escribir lo que te dé la gana?

¿Eh?

¿Cuántas veces me prometiste una boda? ¿Cuántas? ¿Siete?

¿Diez?

¡Teníamos un trato!

¡Me diste tu palabra, y ahora tiene cáncer!

¿Eh?

¿De verdad quieres dispararme? ¿Qué hay de lo que dijiste?

¿Recuerdas lo de un judío y una árabe con final feliz?

Eso solo depende de ti.

No va a morirse, ¿de acuerdo?

En la tele se puede curar todo.

El cáncer es como un simple dolor de muelas.

Lloras un poco y desaparece.

Déjame hacer mi trabajo.

¿Dices que puedes curarle el cáncer?

Claro. ¿No morirá?

¡No!

¿Y habrá boda? Habrá boda.

Vale.

Coge tu cartera.

Pero me quedo con esto.

¿Ves tu identificación?

Esto es mi garantía. ¿Te queda claro?

Mi boda por tu carnet.

Es mi identificación. Lo sé.

Salam Abbass, a partir de ahora te controlo yo.

Harás lo que yo diga.

No irás a Jerusalén a menos que esté yo aquí.

¿Entendido?

Sí, entiendo.

Te la devolveré el día de la boda.

Hasta entonces... haz lo correcto.

¡Y saca mi foto por la tele!

¡Ahora es una orden!

David, suéltalo.

Llegas tarde. ¿Va todo bien? Sí. Problemas mañaneros.

Toma. Alguien te ha llamado.

Vale.

Vale.

Gracias. ¿Y Tala? Tengo que hablar con ella.

No ha venido.

Estamos intentando contactar con su agente.

¿Qué sucede?

Bueno, le preocupa la quimioterapia, no quiere perder el pelo.

¿Quién ha dicho nada de quimioterapia?

Yo. Es más visual.

¿Había quimio en el 67? Por supuesto. Lo he comprobado.

¿Por qué, Atef? ¿Por qué?

Disculpadme un momento.

Prueba a llamarla otra vez.

Soy Salam. ¿Puedes hablar?

¿Me estás mandando mensajes?

¿A qué te refieres?

A... "un pez en el mar",

"no importa de dónde procedas tú, ni de dónde proceda yo",

"mis sentimientos no cambian"... No cambiarían.

¿Lo escribiste tú?

Sí.

"¿Te quedaste quieto más de cinco minutos?".

Sí, mucho más.

¿Te apetecería cenar conmigo... esta noche?

¿Quedamos...

a las ocho?

Maisa. ¿Qué?

¿Puedes venir a vestuario? Sí. Claro.

Ahora vuelvo.

¿Tienes algo especial? Sí, una cena.

Ah.

Me gustaría ser la espía nueva.

Olvídalo. Tala va a volver.

Ya, pero... ¿y si deciden que no vuelva?

¿Te acordarás de mí?

Claro.

Pruébate esto.

Oh.

Pasa.

Bonito traje.

Lo he tomado prestado de Marwan. ¿Para mí?

Tengo una cita luego. Claro.

Estás explosivo.

Gracias. Vente.

Pasa.

Siéntate.

Estaba a punto de escribirte.

Mañana me vuelvo a París.

¿Por qué?

Porque... tengo mejores cosas que hacer que...

que quedarme y morir de cáncer en Palestina.

No, no vas a morirte.

Al final no tienes cáncer,

solo se trataba de un diagnóstico erróneo.

Con el cáncer os habéis pasado, ¿vale?

Vale. Aunque me la suda.

Mi abogado se encargará de todo.

¿Sabes lo que me preocupa?

¿Qué?

Que estoy escribiéndote unas escenas fantásticas,

y se las llevará otra persona.

Cuéntame.

En vez de cáncer...

una boda.

Vida en vez de muerte.

¡Y quién se casa?

Rachel y Yehuda.

No. Eso no puede ser.

Escucha, tú eres una espía, Tala. Piénsalo.

Te acercas al altar...

con una sonrisa en el rostro, pero destrozada por dentro.

Pondrán música judía,

pero en tu interior oirás un dabke palestino.

Brillarás como un ángel inundado por la pena.

Vale, vale, vale. ¿Puedo leer la escena?

Aún no la he escrito.

¿Qué?

Que aún no está escrita. Pero está aquí, ¿no?

Pues escríbela.

Puedes usar mi ordenador.

Ahora no puedo. Tengo una cita importante.

¿Qué?

No conseguirás tener una carrera a menos que sea tu mayor prioridad.

Pero es muy importante.

La escribiré mañana. Yo me voy mañana.

Tengo que leerla esta noche.

Voy a hacer una llamada. Claro.

Bueno, chicas. Ya he acabado por hoy.

(Móvil)

¿Diga?

"Mariam. Hola, soy Salam". Sí, ya tengo tu número.

Tengo una emergencia en el trabajo. ¿Podemos quedar mañana?

Tengo que quedarme para acabar una escena.

"(Música)"

Eh... ¿Dónde estás y con quién?

Es que estoy... en casa de Tala.

De acuerdo, Salam. Adiós.

Pero...

¿Mariam? ¿Hola?

Buenas noches.

(CONTESTADOR) "Hola. Es el contestador de Mariam".

"Deja tu mensaje".

Madre mía, sigues escribiendo

¡Mmm! Huele bien...

¿Es la última? Ajá.

Me parece pura poesía.

¿De verdad? De verdad.

La novia llega,

Yehuda la espera ahí,

ella mira a los invitados y ve un mar de uniformes militares,

y los sentimientos de opresión vuelven a ella, la guerra.

No puede más. No puede respirar.

Se detiene junto a Yehuda...

¿Hasta ahora bien? Excelente. Sigue, sigue.

Tantos uniformes a su alrededor, la asfixian y se desmaya.

Y entonces, Tala en ese momento...

En ese momento es tu punto de inflexión.

Cerramos con un primer plano de tu cara

llena de sentimientos contradictorios.

Y emociones.

Y no oímos nada... salvo su corazón.

Pupún, pupún, pupún, pupún...

Bravo. Genial.

Quiero un vestido de novia bonito. Sí, sí, ya veremos.

Bassam, es espectacular. Sí, maravilloso.

Atef, hay que cubrir todas las luces.

Pero no quedará bien en una iglesia, Bassam.

Podemos taparlas con estrellas de David.

No será difícil. Exacto. Bravo.

¡Perfecto! Lo usaremos todo...

con un pequeño cambio.

Se desmaya,

él la levanta,

mientras ella lleva su ramo pegado al pecho.

¿Y qué hay en el ramo?

Un... botón.

¿Qué? Lo pulsa y pum.

¡No, no, tío, eso arruinaría la escena!

¡Vamos, hijo!

Con nuestra realidad no hay cabida para Romeo Y Julieta.

¡Basta de chorradas! Pero, tío...

¡Venga, a trabajar!

Bueno, habla con el responsable de atrezo, ¿de acuerdo?

Sí, sí, claro.

(Campanadas)

¿Qué haces aquí? Nada. Estoy pensando.

Vale.

La boda nos da una segunda oportunidad.

Ya es suficiente, Salam.

¿Por qué no te vas a casa? Intenta descansar un poco.

¿No quieres otra temporada? Escúchame bien.

Los productores nunca se han plateado hacer otra temporada. Ya basta.

Podría hablar con ellos.

Que te quede claro, Salam:

Cuando te haces guionista,

tienes una responsabilidad con la gente, con la audiencia.

No creé la serie de la nada.

Yo viví la guerra del 67. Luché por nuestra libertad.

Entonces, sí teníamos espíritu, pero lo perdimos después de Oslo.

Estoy haciendo esta serie para ti y para tu generación,

y para recuperar todo lo que perdimos.

Estoy hablando de nuestra historia.

¿Y de qué nos sirvió esa historia, eh?

¿Qué conseguimos?

¿No hay un punto intermedio entre las bombas y la rendición?

Entiendo mi responsabilidad, pero necesitamos otra dirección:

seguir con la serie, Rachel sigue de espía,

nosotros seguimos trabajando...

La próxima temporada haremos lo que quieras.

Los productores no lo permitirán. ¡Que es den a los productores!

¡No! Ellos no viven aquí como nosotros.

No.

No vuelvas a decir eso.

Necesito esta oportunidad.

Está bien, déjame pensarlo.

Gracias, tío.

(CONTESTADOR) "Hola. Es el contestador de Mariam".

"Deja tu mensaje".

Mariam.

Hola. Llámame, ¿vale? No quiero volver...

a perderte.

Adiós.

Identificación.

La tiene vuestro comandante Assi. No puede pasar sin identificación.

¿Puedes preguntarle a Assi? Tengo que volver a casa.

ES urgente. De la vuelta al coche.

¡Vamos, largo!

"¿Ves aquello?".

No veo nada.

Sí, al otro lado del mar.

Ahí está Haifa.

Moriría por volver a casa.

Echo de menos Palestina.

Salam.

Salam, ¿estás bien? Salam, despierta. Salam.

Eh.

¿Qué hora es? Las siete y media.

¿Has pasado la noche aquí?

El puesto de control estaba cerrado y me vine.

Venga, levántate.

Café. Oh, gracias.

Quítate esa camisa.

Nabil. ¿Qué?

¿Crees que tengo razón?

¿Que la bomba es un cliché y la boda es mejor?

¿Quieres una respuesta práctica o artística?

La práctica es... que me gusta cobrar

y si la boda nos lleva a otra temporada,

entonces me parece genial.

La artística es...

que no quiero que la historia acabe en el 67.

Fue un año trágico.

Quiero crear personajes nuevos.

Hacer que la historia siga cada vez más y más y más,

como las series americanas.

Para siempre.

Como Palestina.

Oh, Nabil, eres un poeta.

Oh, venga ya.

"(Llaman a la puerta)"

¡Ah! ¡Hola! Nabila, pasa.

Para ti. ¿Cómo estás? Bien.

¿Es de Marwan? Sí. Ábrelo.

Oh...

¿Higos? No lo entiendo.

Marwan siempre dice que los higos son la fruta del amor.

Se equivoca.

"Los tomates son la fruta del amor".

¿Lo has oído?

Ha prendido algo de ti, Mariam.

(RÍEN)

"No tiene que ser perfecto, pero se esfuerza".

Lo importante...

"es que me ama".

¡Hola, Salam! ¡Hola! Llegas temprano.

Tengo que acabar el vestido.

¿Escribiste tú la escena sobre la fruta del amor?

Sí, lo leí... en alguna parte.

¿Tomates? Me encantó.

Tus diálogos son muy buenos.

Me gustaría interpretarlos algún día. Soy actriz.

No sé si lo sabías. Sí, claro.

Ah. Te lo agradezco.

Ponme con Marwan.

Rachel está preparada. -Bien.

Pero se llama Mannal.

Rachel es su nombre en Tel Aviv.

Cuidado con el nombre falso que puede volverse... realidad.

Mannal, cariño.

Se acerca tu hora.

"Siempre te amaré".

¿Estás seguro de lo de la boda, Assi?

"Escúchame bien".

"Es posible que hayamos perdido la guerra,

pero no nos perderemos a nosotros mismos ni...".

Assi, ese árabe trama algo malo.

Ya te he oído. ¡Vuelve al trabajo!

Mi vestido de novia.

¿Qué te parece? Es precioso.

Si Marwan estuviera aquí...

Pero Palestina... siempre es lo primero.

(SUSPIRA)

Nabila.

¿Puedo contarte algo?

Claro. ¿Qué te pasa? Siéntate, y cuéntamelo.

Estoy enamorada de Yehuda.

¿Está mal?

Creía que amabas a Marwan. Sí, y le amo.

¿Te has olvidado de la masacre?

¿De la masacre de Deir Yassin?

¡No!

Por supuesto que no.

Está bien. Coge esto.

Es un mando.

Hola.

Escóndelo en el ramo.

Cuando llegue la hora,

pulsa este botón...

y se acabará todo.

¡Corten!

Qué intenso, ¿no?

Es el fin de mi carrera como guionista.

¿Por qué?

No importa, es una... larga historia.

Salam.

¿Qué te ha parecido la escena? Increíble.

Soy una gran fan. Gracias. Gracias.

La ha escrito él. Es fantástico.

Salam, ¿me levantas el velo?

Quiero saber lo que se siente la casarse.

Preciosa. Gracias.

Este hombre es un genio.

Me lo voy a llevar a París.

¿Cómo? No, solo era un idea.

Tala, estamos listos para el primer plano.

Sí, ya voy. Vale.

Os veo luego. Adiós. Adiós.

¿Adónde me llevas? Aquí vengo a pensar.

Así nadie me molesta.

Salam.

Déjate de tonterías.

¿Cuándo te vas a París?

¿Te vienes?

¿En serio? Sí.

¿Y qué haría allí?

Mi vida, mi trabajo, mi familia están aquí y me gusta.

Allí no tengo nada.

Pero el mundo es muy grande, no solo está París,

también está Roma, Tokio...

Australia... Lugares increíbles.

¿Y sabes lo mejor? ¿Qué?

Que no están ocupados.

Parece que estás buscando otro mar.

No, quiero estar contigo.

Entonces quédate.

Vale, me quedaré.

Eso ha sido un beso árabe, ¿no?

Voy a ver.

"No lo soporto".

"No puedo respirar".

¿Qué ocurre, cariño?

Hay... uniformes.

"La presión".

No lo soporto más. No lo entiendo.

Nunca lo entenderás.

¡Oye!

¿Dónde está la foto que había aquí antes?

La tiré. ¿Dónde?

Mira en esa caja.

Tío.

Vale.

Qué irónico: quieres una boda, pero no te fías de mí.

Es el protocolo. Siéntate.

Este es el mejor hummus palestino.

Hummus de verdad, no de una lata.

¿De una lata? ¿Quién come hummus de una lata?

Cuando estalló la Primera Intifada, el ejército invadió Suafat.

Pasamos un mes sin poder salir.

No teníamos nada que comer, salvo... hummus en lata.

Tenía seis años.

Un mes era una eternidad.

No he vuelto a comer hummus.

¿Por qué no has venido?

Porque odio la aduana como el hummus enlata.

Todos odiamos los puestos de control.

Nadie te obliga a participar. ¡Basta!

Deja de jorobarme con esas gilipolleces árabes.

¿Por qué me has pedido que venga?

¿Porque no hay trato? Aún tengo tu identificación.

Assi, mira a tu alrededor.

La boda no tiene sentido.

Es una ilusión.

Ni lo tiene ahora ni en el 67.

La realidad tiene que cambiar para que haya una boda.

Tengo una idea nueva.

¿Qué es esto? Aquí tenéis.

Gracias. Que proveche.

¿Sabes cuál es la señal...

de que dos personas están enamoradas?

¿Cuál? Que se escuchan.

¿Qué? ¿Eso qué tiene que ver?

Te propongo un trato.

Come, te lo explicaré.

"(Música de la serie)"

Bésame, mi amor.

Ha llegado nuestro momento.

¡Atención, el rabino!

Señoras y señores.

Estamos hoy reunidos aquí para celebrar vuestro enlace...

y vuestra detención.

(TODOS) ¡Oh! ¡Oh!

¡No!

Assi, ¿eres tú?

¡Ah! ¡A la cárcel los dos!

Ese es vuestro lugar.

¿Qué?

¡No! ¡No!

Nosotros...

lo sabemos todo.

¡Ah!

Y tú... ¡Ja!

Tú eres una deshonra para el pueblo judío.

No lo entiendo. Yo la amo. ¡Rachel, díselo!

¡Cariño!

Todo es una ilusión. ¡No!

Tranquilos, podéis casaros.

¡En el infierno! ¡No!

¡Rachel! ¡Rachel! ¡Yehuda!

¡Mi amor! ¡Cariño! ¡Cariño!

¡Yehuda! ¡Yehuda! ¡Rachel!

"¡No me lo puedo creer!".

¿Tú lo sabías? -¡No!

Mi querido Assi en la televisión.

¿Te ha gustado, papá? Sí.

¿Entonces te pagan por escribir? Sí, sí, me pagan.

Si soy sincero, no veo mucho la televisión,

pero ese actor me suena de algo.

¿Qué ha hecho antes?

¿Ha... pasado por el puesto de control de Ramallah?

¿En serio? Sí, pero ya no volverá allí.

Salam lo ha ascendido.

¿Me permite?

Gracias.

Efrain.

No me ha dicho su nombre.

Avital.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Todo pasa en Tel Aviv

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El cine de La 2 - Todo pasa en Tel Aviv

23 ene 2021

Salam, un apuesto palestino de 30 años que vive en Jerusalén, trabaja en el set de la famosa telenovela palestina 'Tel Aviv on Fire', producida en Ramallah. Todos los días, para llegar a los estudios de televisión, Salam debe pasar por un estricto control israelí.

Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2022.

ver más sobre "El cine de La 2 - Todo pasa en Tel Aviv" ver menos sobre "El cine de La 2 - Todo pasa en Tel Aviv"
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 327 programas de El cine de La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios