'Documaster' el estreno de las mejores series documentales de cultura, historia y ciencia.

3133790 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

Yo he visto cosas que vosotros... no creíais.

La historia de la ciencia ficción es la historia de la imaginación.

Bam, bam.

Es espectacular.

La semilla de una gran historia siempre es una idea.

-¿Y si...? ¿y si...?

Vamos a explorar sus argumentos más apasionantes.

La amenaza alienígena.

Vienen a por nosotros.

Deben ser malos y venir a destruirnos

Viajar en el tiempo.

Un mundo de infinitas posibilidades.

Los viajes en el tiempo son lo mejor,

ojalá existieran.

Y si pudiéramos viajar en el tiempo.

Es una idea que siempre me ha atraído

Visitar mundos desconocidos.

Conocer los misterios del cosmos.

El espacio, la última frontera.

Otras culturas, otras dimensiones.

Y los misterios de la vida artificial

donde convergen la tecnología y la humanidad.

Es lo más cerca que podemos estar de tocar inmortalidad.

Algo que nos apasiona y nos da miedo a la vez.

¿Mejorará nuestra vida futura o nos destruirá?

Nuestros guías,

son hombres y mujeres que comparten su pasión y entusiasmo.

Las personas que crearon

la verdadera historia de la ciencia ficción.

Gracias por su cooperación.

Nuestro deseo de jugar a ser dioses

siempre ha fascinado a la ciencia ficción.

Dios es el creador de la vida.

En algún momento, gracias a la ciencia y la tecnología,

nosotros podremos crear vida.

Crear algo que respira,

piensa y tiene sentimientos.

Y alguien lo hará,

alguien intentará crear vida artificial.

Un objetivo que aún parece lejano para nuestros científicos,

pero no para la ciencia ficción,

cuyas complejas creaciones siguen desafiando nuestra imaginación.

Me pregunto si llegaremos a hacer robots

que se parezcan tanto a los hombres,

que sean indistinguibles

y que nos empujen a compartir una cultura conjunta.

Quizá en el fondo sea lo mejor.

Un futuro, en el que la humanidad actual,

muera como humanidad

y termine fundiéndose con esta nueva cultura de las máquinas.

Pero y si estas creaciones artificiales

se vuelven de repente contra nosotros.

Los robots son máquinas muy parecidas a nosotros.

Pero con un poder superior,

con una mayor velocidad de procesamiento,

gracias a su intelecto informatizado.

Es cierto que la programación permite tenerlos bajo control

y limitar las cosas que pueden hacer.

Pero ¿y si lograran dominar esa programación?

Dejaran de estar a nuestro servicio y se convirtieran en nuestros amos.

En Terminator, de James Camerón,

Arnold Schuarzenegger es un robot asesino con apariencia humana,

que ha sido enviado desde una guerra futura entre los humanos

y las máquinas, que ellos mismos crearon.

James Camerón había soñado aquélla historia.

Un sueño sobrecogedor en el que el protagonista

era el endoesqueleto metálico de Terminator

emergiendo de las llamas.

El camión explota

y ves aquél esqueleto brillante que se levanta y piensas...

¡Toma ya!

Nos interesaba mucho contar una historia

sobre los peligros de la tecnología.

Sobre el hecho de que la tecnología que estábamos desarrollando en los 80

desembocaría en algo así;

en permitir que las máquinas nos dominaran.

Es la era de la iniciativa de defensa estratégica.

Un plan del presidente Reagan

para crear un anillo defensivo de armas estratégicas.

Si actuamos con decisión,

reduciremos cualquier tentación que pueda tener la Unión Soviética

de amenazar a los Estados Unidos o a sus aliados.

Las películas apocalípticas tienen tanto éxito,

porque en el fondo, o quizá no tan en el fondo

todos vaticinamos un horrible futuro

en el que un desastre, provocará el fin de la civilización.

Y Terminator, abunda en la idea de que la tecnología

será la base de ese desastre.

Cuando empezamos el proceso de selección de actores,

pensamos en Lansd Henrisen, para el papel de Terminator,

porque el concepto inicial,

era que el Terminator, no destacara,

que se pareciera a nosotros

y Arnold, no encajaba para nada en ese perfil.

Pero al final, quedó claro, que Arnold Schwarzenegger

era Terminator,

el exterminador más radical e implacable

de la historia de los cyborgs.

Jame, le dio a Arnold una indicación,

que este siguió al pie de la letra.

Piensa que eres un tiburón

y que tienes una única misión;

un único objetivo.

Has venido a matar a Sarah Connor.

Sarah Connor, es la futura madre, del futuro líder, de la resistencia.

Terminator abordó los temores de una sociedad

que entraba en una nueva etapa tecnológica.

En Terminator, se fantasea con un futuro

en el que la arrogancia del ser humano

ha conducido al fin de la civilización.

A la aniquilación de la humanidad,

y todo por confiar, casi a ciegas,

en los beneficios de la tecnología.

Pero este aviso no era algo nuevo en la ciencia ficción.

En 1818, la novela Frankenstein

ya había esbozado los peligros de la vida artificial.

Frankenstein trata sobre como un hombre se erige en Dios.

Y afronta la cuestión de que es realmente un ser humano.

Y se pregunta, ¿hasta dónde llega nuestro control?

Cuál es la relación entre nuestras intenciones y los resultados,

y por qué esta nueva criatura resulta ser un monstruo.

En Frankenstein,

Mary Shelly expresa su inquietud ante la emergente industrialización

Los límites de la ciencia eran difusos.

Lo que le permitió augurar terribles consecuencias

a la creación de vida artificial.

Siempre se ha dicho que escribió Frankenstein

durante un fin de semana de climatología muy adversa

como respuesta a un reto literario entre amigos.

Pero lo cierto es que se zambulle en cuestiones científicas candentes.

Por aquél entonces, había un hombre, Giovanni Aldini,

que trataba de probar que con la electricidad,

podía revivir a los muertos.

Lo que intentó con algunos reos.

Así que partiendo de esa idea,

Mary se centra en el papel de la ciencia

y en nuestra responsabilidad

hacia nuestras creaciones.

El monstruo es creado a partir de carne humana.

Pero al llevarlo a la pantalla,

Hollywood, no pudo resistirse a añadir electrodos

para hacerlo menos humano y más máquina...

más robótico.

En la década de los 40, el gran escritor Isaac Asimov

intentó definir el concepto de un buen robot.

Y estableció las tres leyes de la robótica.

Primera ley:

Un robot no puede hacer daño a un ser humano

o por inacción,

permitir que un ser humano resulte herido.

Segunda Ley:

Un robot, debe obedecer las órdenes dadas por personal cualificado

a menos, que estas violen, la ley número 1

En otras palabras:

no puede obedecer la orden de matar a un ser humano.

Y tercera ley:

Un robot debe proteger su propia existencia,

ya que es una aparato caro

a menos que ellos entre en conflicto con las leyes uno o dos.

Pero a pesar de esta corriente positiva hacia los robots,

tuvimos que esperar hasta los años 50

para conocer a un ser artificial tan memorable

como el monstruo de Franckenstein.

Apareció en "Planeta prohibido", y su nombre... era Robi.

Me encantaba Robi era increíble.

Sabíamos que era un hombre disfrazado

pero aunque no tenía cara tenía algo.

Era diferente.

Era el mejor.

"Planeta Prohibido",

es la primera película ambientada en el espacio

y la primera en incluir a un robot con su propia personalidad.

Nunca podré olvidar aquéllos artilugios que tenía en la cabeza

y que representaban su proceso mental

Era una especie de híbrido muy sofisticado,

con componentes electrónicos y también mecánicos.

Nuestros robots

comenzaban a poseer un halo de humanidad.

Pero... y si queremos que el robot tenga un aspecto nunca visto.

Si alguien que es capaz de caminar sobre las manos,

lo metes dentro de un traje de robot no antropomórfico,

sin cabeza, sin hombros;

y lo pones a caminar sobre las manos

daría una imagen perfecta en la gran pantalla.

Y ese fue el origen de los pequeños robots,

de la película en "Naves misteriosas".

En "Naves misteriosas",

la Tierra se ha convertido en una roca inhóspita

y las últimas plantas son preservadas en el espacio.

El astronauta, Bruce Dern cuenta con la ayuda de:

Huey, Dewey y Loui.

El director, Douglas Trumbull encontró lo que buscaba

empleando a personas amputadas.

Funcionó muy bien.

Dentro de los robots había personas de verdad.

Lo que permitió que reaccionaran de una forma natural.

Si, era algo muy sutil, pero podías percibirlo.

Huey, Loui y Dewey se ganaron el corazón del público

y fueron antecesores de otras creaciones míticas.

Después de ver naves misteriosas,

George Lucas me pidió que trabajara en "La guerra de las galaxias".

Me dijo que quería robots parecidos a los míos, y le dije:

Cuenta con mi equipo.

Una colaboración que entraría en la historia del cine fantástico.

Huey, Loui y Dewey

fueron cruciales en la creación de la pareja de robots buenos

más famosos de la galaxia.

Cuando Lucas mostró al mundo "La guerra de las galaxias"

nos presentó a dos robots muy especiales;

R2-D2 y C3-PO

La relación entre R2-D2 y C3-PO sorprendió al público

que no esperaba ver algo así entre un microondas

y una lavadora o un frigorífico.

Está claro que hablan entre ellos.

Y eso ayuda a que el espectador reconozca en ambos robots

esa parte llena de sensibilidad que no es de metal.

Esa especie de elemento humano.

Los integrantes de esta adorable pareja

están inspirados en algunos antecesores legendarios.

En el taller de robótica había un montón de piezas de R2-D2

diseminadas aquí y allá.

Y en las paredes,

había colgados diseños y dibujos técnicos

de otras criaturas mecánicas;

en concreto de: Huey, Dwewey y Loui; de naves misteriosas.

Nunca llegué a oírlo,

pero pienso que su intención era hacer algo parecido.

El guiño de R2-D2 a sus tres antecesores

precisaba que un actor potenciara su encanto.

Alguien tenía que manejarlo,

así que me metieron dentro...

y pusieron aquélla enorme cabeza encima,

luego encendí el motor interior, que iba con una batería,

y de pronto, empecé a ver, luces por todas partes.

Luego me dijeron: mira a la izquierda,

mira hacia arriba;

pero como podía poner cara de enfadado o de estar feliz.

Al final, conseguí que caminara,

balanceándome un poco de un lado a otro.

George Lucas,

también pasó a los anales de la ciencia ficción

por el diseño de C3-PO

Recuerdo una pintura creada por Ralph Macquarrie.

Se veía un androide de pie,

mirando fijamente hacia adelante, fuera del marco.

Mostrando su personalidad.

Estableciendo contacto.

Aquél cuadro me dejó hipnotizado.

No tengo ninguna duda,

de que el C3-PO del cuadro de Ralph Mcquarrie

se inspiraba en gran medida

siguiendo las directrices del propio George Lucas

en la María de la película "Metrópolis", de Fritz Lang

de ahí nace su diseño clásico.

"Metrópolis" fue el primer largometraje de ciencia ficción.

El parecido entre C3-PO y María es solo físico,

ya que esta es creada para conducir a los trabajadores rebeldes,

a su destrucción.

Anthony Daniels se aseguró de que C3-PO

nunca resultara amenazante.

Pensé que una forma de caminar suave

deslizando los pies como una geisha

resultaba elegante y atractivo

mientras que un caminar pesado podría resultar intimidatorio.

Los ojos de C3-PO son cautivadores,

transmiten una perpetua sensación de asombro.

Siempre estaba atento a todo

y que una máquina preste tanta atención

le hacía parecer temeroso.

Con los entrañables R2-D2 y C3-PO

la ciencia ficción nos hizo comprender

que la inteligencia artificial

también puede adoptar una forma amistosa.

Durante un corto espacio de tiempo fui la estrella del set de rodaje

porque nadie había visto nada parecido.

Pero en pocos días, eso cambió por completo,

porque cuando no actuaba

me quedaba muy quieto para conservar mis fuerzas,

parecía un maniquí, inmóvil, en un escaparate.

Casi dejaron de verme como a una persona,

todos me identificaban con C3-PO

y a menos que estuviera actuando, se olvidaban de que estaba vivo.

Recordé aquélla sensación tiempo después

hablando con un grupo estadounidense de expertos en robótica;

les dije: sois muy inteligentes,

pero ninguno de vosotros sabe lo que se siente siendo una máquina.

Yo sí lo había experimentado.

La tecnología de la época

ya había empezado a encontrar formas de alterar a las personas

sustituyendo extremidades y articulaciones dañadas

por piezas mecánicas

e introduciendo componentes robóticos.

La ciencia ficción se preguntó entonces:

y si los humanos se estuvieran convirtiendo en cyborgs.

El hombre siempre se ha sentido atraído

por la creación de vida artificial.

Pero nuestro fascinación por la tecnología

nos ha llevado a temer sus posibles usos perversos

en contra de la humanidad.

"El hombre de los seis millones de dólares",

surge de una colección de novelas oscuras, de Martin Caidin

en las que trata el tema de los cyborgs

con gran seriedad.

Pero la serie es puro entretenimiento.

En los 70 muchos pensaban que la tecnología

llegaría a transformarnos en superhombres,

y así nació, Steve Austin,

un piloto de pruebas que tras casi perder la vida en un accidente

se convierte en agente secreto.

Austin con sus extremidades biónicas, corría, saltaba

y emitía un sonido inolvidable, que no voy a imitar.

Querías verlo a cámara lenta.

Ver su ojo y escuchar aquél sonido.

Tenía todos los ingredientes de la buena ciencia ficción.

En "El hombre de los seis millones",

la tecnología es algo inspirador y hermoso,

que te convierte en superhéroe.

Tan solo una década más tarde la tecnología parece invadirlo todo.

Lo que nos invita a pensar en que

si vamos incorporando piezas y piezas nuevas

¿quedará algo de nosotros?

No veo tanta diferencia entre un ser humano y de robot que hemos creado,

porque en cierto modo son como nosotros.

Han sido creados a nuestra imagen y semejanza.

Sabemos como se comportan y como controlarlos,

y aunque poseen una humanidad reducida

no por ello dejan de ser humanos.

En Robocop, el agente de policía Murphy,

tras casi perecer en un tiroteo

ve como su recuerdo son borrados

y gran parte de su cuerpo sustituido por piezas metálicas;

se convierte así en Robocop, el defensor del futuro.

Podemos apropiarnos de la identidad de un hombre, desintegrarla,

convertirlo en mitad máquina y mitad bestia

y en aras de progreso, decir que eso está bien.

A ese hombre le roban todo, excepto..., su propia alma.

Solo algunas palabras claves

desvelaban el significado profundo de la película.

En un principio, Verhoeven rechazó dirigirla.

Más adelante me confesó que fue porque el título no le gustó nada:

Robocop, el defensor del futuro.

El guión cayó en manos de su mujer, que lo leyó y le dijo:

tiene algo que te puede interesar.

Lo volví a coger,

pero esta vez con un diccionario en la mano,

porque contenía muchas palabras en inglés, que yo desconocía.

Y creo que empezó a cambiar de idea, cuando llegó a la escena,

en la que la banda tortura y mata al héroe.

Tras el brutal ataque,

es convertido en un policía robotizado:

Un robocop.

La tecnología era muy actual,

pero la trama venía de una historia antigua.

Murphy sufre una especie de crucifixión,

lo ejecutan de la manera más atroz posible.

Y luego, una vez muerto, es resucitado.

Yo vi en aquello algo teológico.

Un concepto tan filosófico requería un enfoque único.

Yo dije, no sé muy bien lo que tenemos entre manos,

pero necesitamos a un actor,

no podemos meter a cualquiera en ese traje.

Y todo fue: no es un papel difícil.

Pero yo sabía que la interpretación estaría en los movimientos.

En esos pequeños matices que Peter podía dar.

Pasamos un fin de semana haciendo pequeños cambios en su estructura,

y al final conseguimos una máquina grande, articulada,

que se movía con parsimonia.

Creamos algo casi de cine mudo.

Algo muy visual, con carácter;

algo que permitía añadir efectos de sonido

para crear a ese ser especial que es robocop.

Un día Paul me dijo,

me he dado cuenta de que los espectadores se van a preguntar;

¿qué queda de él?

Mientras tenga el casco puesto seguirán preguntándose:

¿qué queda de él?,

¿qué queda?

Para mi la película nos advierte

de que estamos perdiendo nuestra humanidad,

y nos dice como recuperarla.

Y la clave está en la última frase de la última escena.

Cuando el anciano presidente le pregunta,

¿cómo te llamas, hijo?

¿Cómo te llamas, hijo?.

La respuesta es...

Murphy.

En eso consiste la resurrección en cualquier cultura.

Me emociono al recordarlo.

Robocop nos confirma que el ser humano

podrá sobrevivir al reto tecnológico

Pero mientras la tecnología amenazaba

con convertirnos en máquinas,

la ciencia intentaba dotar a estas de una mayor humanidad.

En los años 60, la palabra ordenador,

empezaba a entrar en el lenguaje cotidiano,

pero su desarrollo aún estaba dando sus primeros pasos.

La informática ha avanzado mucho en muy poco tiempo,

pero la gente también ha exagerado mucho su alcance.

El hecho es que los ordenadores actuales son entes mecánicos,

sin materia gris,

que solo pueden hacer aquello para lo que están programados,

pero esto, no siempre, va a ser así.

"En 2001: una odisea del espacio", Arthur C. Clark

se pregunta que pasaría si un computador inteligente

siguiera su programación hasta una conclusión lógica.

El ordenador en cuestión supervisa una misión tripulada a Júpiter

y recibe el nombre de Hal.

Empezamos diciendo,

que es uno de los personajes más entrañables de la película.

Hal considera, tras diversos acontecimientos

que los astronautas de la nave

no están capacitados para hacer que la misión resulte un éxito.

Y concluye aplicando una lógica, en absoluta incorrecta,

que él puede hacerlo mejor.

Así que... decide matarlos.

Existe un desacuerdo entre ellos y Hal,

que hace que a este se le crucen los cables.

Esa es la explicación de que en determinado momento,

Hal se vuelva loco.

No lo hace por maldad

o porque se haya convertido en un ordenador malvado.

Una de las escenas más terroríficas es cuando Bowman está en la cápsula,

tras intentar recuperar el cuerpo de Gary Lockwood

y entonces, se acerca la nave nodriza, y dice:

Hasta "2001: Una odisea del espacio"

lo normal es que un ordenador sonara así.

(Voz Metálica): Dave, soy el ordenador.

Así es como hablaría un ordenador de entonces.

Y así es como lo retrataban

en muchas películas, de ciencia ficción.

Pero si Hal no iba a sonar como un típico ordenador,

¿qué tipo de voz tendría?

Primero pensó en Martin Balsam,

pero su acento le pareció demasiado neoyorkino.

Luego pensó en un fantástico actor inglés, Nigel Davenport.

Estuvo una semana en el selt, pero sonaba muy británico,

así que le pagó y le dijo que podía irse.

Una de las producciones que estudiamos

mientras desarrollábamos 2001, fue "Universo".

Douglas Reeman, era el narrado de aquél documental.

Era él quien contaba que íbamos a ir a cosmos,

que sería un viaje inimaginable, increíble.

Tenía una voz maravillosamente hipnótica.

Y así decidimos que fuera la voz de Hal.

Hal era simplemente una luz roja.

Tengo miedo Dave.

Dave, deténgase por favor. Tengo miedo.

En el mundo de la ciencia ficción, los ordenadores aprendían rápido.

Tenía una voz que en muchos sentidos sonaba mucho más humana

que la de los propios actores.

Nuestros personajes eran y parecían más mecánicos que Hal.

Pero la programación de Hal

seguía basada en una lógica muy simple.

El británico Brian Aldiss,

en su relato "Los superjuguetes duran todo el verano",

exploró una idea más compleja.

¿Cómo lidiaría una máquina con un programa que incluyera emociones?

La cuestión que se plantea es

si nuestro pequeño e inocente androide artificial,

tendrá éxito

cuando sus padres decidan hacerse cargo de él definitivamente.

El está programado para querer a su madre,

pero ¿por qué la cosa no funciona?

Porque su madre no está programada para quererlo a él.

Una historia que sirvió de base

para la película "Inteligencia artificial"

Una colaboración única entre Steven Spielberg y Stanley Kubrick.

Kubrick prefería que el protagonista lo interpretara un robot.

Y lo intentaron.

Pero los prototipos no dieron el resultado esperado,

y creo que yo fui su segunda opción.

Recurrieron al plan B; a una persona.

Aunque tiene un aspecto humano,

Dave, es un robot, con un ordenador en lugar de cerebro.

En otras películas aparecen robots que son asesinos implacables

o como Hal que es una máquina de una frialdad analítica.

Pero la función primordial de Dave

es la de amar a alguien de forma incondicional.

Piensa, que si se vuelve humano, su madre lo querrá,

que es su primer objetivo

y eso es lo que decide hacer.

Se va volviendo cada vez más humano,

pero no solo porque se vuelva más sensible

sino porque también se endurece, se desilusiona,

porque conoce la violencia y el abandono.

Su historia cuestionaba nuestra responsabilidad,

con una máquina programada para sentir.

Parece una simple película de robots,

pero el mensaje es que cuando creas algo así...

¿hasta dónde llega tu responsabilidad?

Los años 70, vieron los primeros estudios sobre genética

y tejidos artificiales.

Pero ¿a qué dilemas nos enfrentaríamos

si pudiéramos crear seres como nosotros, de carne y hueso?

Desde sus primeros días,

la ciencia ficción ha disfrutado ejerciendo de Dios.

Creando nuevas formas de vida.

Pero los grandes pasos dados por la ingeniería genética

auguran un futuro lleno de interrogantes.

Quizá lleguemos a vivir en una sociedad en la que los robots

dejen de ser totalmente metálicos y posean componentes orgánicos

y en la que los seres humanos dejen de ser totalmente orgánicos

y cuenten con piezas metálicas.

Cuando haya una especie hibrido, metálico y orgánico;

acaso importará que en un principio haya sido metálico

y ahora sea metalorgánico

o que originariamente fuera orgánico y ahora sea metalorgánico.

En "Blade Runner" de Ridley Scott

los replicantes son seres orgánicos con implantes de memoria

y una vida limitada artificialmente.

Esta película basada en una novela del visionario Fhilip K. Dick

plantea cuestiones fundamentales.

Si creamos a alguien e insertamos en su cerebro una serie de recuerdos,

¿por qué no va a ser humano?

No es eso lo que nos hace...

tan especiales.

Podemos vernos a nosotros mismos

y a nuestros propios temores

plasmados en los replicantes.

Los replicantes fueron creados para llevar a cabo tareas ingratas

y muchas veces peligrosas.

Cinco consiguen escapar

y viajan a la Tierra para buscar respuestas a sus dudas existenciales

comandado por su líder Roy Batty.

Nadie podría haber encarnado de manera más creíble

al replicante Roy Batty que Rutger Hauer.

Lo primero que ves de él son sus monstruosas manos,

con esas uñas.

Es Frankenstein.

Recurrí a mi imaginación

para centrarme en todo aquello que nos hace muy muy humanos.

Como el sentido del humor,

el amor,

la poesía.

Me encanta la idea de que él desconoce el significado de todo eso,

pero le gusta porque está en su programación.

Cuando está a punto de morir,

Batty nos revela la enternecedora profundidad de su alma.

El discurso de Roy Batty con sus "lágrimas en la lluvia"

nos conmovió a todos.

Nos identificamos con él, porque su vida se apagaba

al igual que la nuestra se apagará algún día

y vimos, como se entregaba a ese momento.

Yo...

he visto cosas que vosotros...

no creeríais.

El sentido de pérdida es evidente

en los cautivadores recuerdos de toda una vida.

Atacar naves en llamas más allá de Orión,

rayos C brillando en la oscuridad.

Estaba aceptando su destino,

le habíamos visto resistirse intentando encontrar una solución,

pero ni él puede ni nosotros tampoco.

Sus últimas y cautivadoras palabras

surgieron de lo más profundo del actor, Rutger Hauer.

La frase, todos esos momentos se perderán en el tiempo

"Como lágrimas en la lluvia".

Se me ocurrió en parte porque soy poeta.

Y en parte, me dejé llevar por la desesperación

tratando de encontrar una frase

que transmitiera la tristeza y el pesar de Roy.

Cuando Batty describe como...

todos esos momentos se perderán "Como lágrimas en la lluvia",

crea una imagen llena de pena y de profundo arrepentimiento.

Es hora de morir.

Quién podría mostrarse tan valiente,

maravilloso, entrañable, independiente

como Rutger Hauer en aquéllas frases.

Es el mejor.

Blade Runner se tomó muy en serio la idea de la vida artificial.

Pero la serie "Galáctica, estrella de combate"

fue un paso más allá.

Galáctica sigue la tradición de Frankenstein

y de otras obras sobre la creación vida artificial

que siempre termina volviéndose contra nosotros.

Así que pensé,

imaginemos que llegamos a crear algo que se asemeja a nosotros

y actúa como nosotros,

que tiene sentimientos y sentido del humor.

Que puede hablar e incluso soñar.

En qué momento empezaremos a decir que es una persona

o acaso seguiremos diciendo eternamente que es una imitación.

Los humanos huyen del planeta que habitaban

tras ser este atacado por los cylones,

unos seres robóticos cuyo aspecto es idéntico al nuestro.

Los cylones consiguen infiltrarse en la nave

forjando estrechos lazos con sus ocupantes.

En qué momento una vida artificial se convierte en una vida legítima.

Esa es una de las constantes preguntas de la serie.

En "Galáctica, estrella de combate",

los cylones afirman tener su propia espiritualidad.

Una virtud atribuida tan solo a la raza humana.

Los humanos de la serie se consideran personas con alma,

y piensan que los cylones,

ni son personas ni tienen alma.

No son seres humanos reales y legítimos.

No son como ellos.

Los cylones por su parte, mantienen que son personas con alma.

Un alma otorgada por su Dios.

Llegó un momento en que no sabías quien era un cylon y quien no.

La diferencia era imperceptible.

Los cylones empezaron a ser más humanos que nosotros mismos.

Los espectadores empezaron a identificarse

con las emociones expresadas por los cylones.

Y afirmaban...

así es como nos sentimos los humanos.

Resulta muy interesante como influyó en la gente.

¿Los cylones eran humanos?

¿o tan solo robots?

Para mi era muy importante

que la serie no facilitara respuestas sencillas.

Para empezar, porque no creo que las hubiera.

Quería que la serie planteara dudas

y que hiciera pensar al espectador.

La ciencia ficción había dejado claro

que la creación de vida artificial

traería consigo dilemas morales y éticos.

Pero estaba a punto de adentrarse en un mundo nuevo y desconocido,

en el que todo pasaba a formar parte de una enorme maquinaria.

Y en la década de los 80, dio un nuevo giro.

Dejó de imaginar un futuro fuera de la Tierra

y comenzó a buscarlo aquí; en el ciberespacio.

La ciencia ficción tradicional,

la del héroe tipo Flash Gordon que vive aventuras en el espacio,

dejó de funcionar.

No interesaba a nadie.

La gente comprendió que las metrópolis y las megalópolis

no se parecían en nada a la frontera con Marte.

Y empezaron a creer en el creciente poder de la informática.

Internet formaba ya parte de nuestras vidas,

y el autor, William Gibson se planteó:

Qué pasaría si formáramos parte de la maquinaria.

¿Controlamos la tecnología, o ella nos controla a nosotros?

Y si... nos convertimos en ella.

Gibson irrumpió en escena con "Neuromancer"

Una novela cuyo protagonista es un pirata informático.

E imaginó un mundo virtual alimentado por internet,

al que los humanos se pueden enchufar.

Neuromancer, fue en muchos sentidos

la primera verdadera obra popular que nos transmitió la idea

de que era posible entrar físicamente en un ordenador.

Ser una entidad física dentro de un entorno informatizado.

Observar el lenguaje corporal de niños y jóvenes

en los juegos Arcade,

me sirvió de inspiración para Neuromancer,

porque al mirarlos,

imaginé una especie de bucle que se iba realimentando.

Cambió la relación entre hombres y máquinas,

ya no decías: ¿eres un robot bueno como C3-PO?

sino, yo soy el robot bueno, o yo soy el robot malo.

Y entonces supe

que les encantaría... formar parte de ese bucle.

A punto de entrar en el siglo XXI, la idea de los mundos virtuales

alcanza su máxima expresión en la película "Matrix".

En Matrix, los personajes no saben que forman parte de la maquinaria.

Que existe una frontera invisible e ignorada

entre el mundo en el que creen vivir y el mundo real.

Todo lo que conocen es una realidad artificial,

que van insertando en su cerebro.

En Matrix lo que consideramos realidad

es tan solo una ilusión controlada y manipulada.

El momento en el que Keanu Reeves ingiere la píldora roja,

y se despierta en un entorno pegajoso y extraño,

es uno de los más intensos e inquietantes.

La realidad virtual es creada por las máquinas

con el fin de crear seres humanos que generen energía.

Miles de millones de hombres y mujeres

reducidos a la función de una simple pila.

Originariamente,

las máquinas habían sido creadas por los seres humanos.

Pero llegado un momento adquirieron conciencia.

Matrix consigue uno de los objetivos de la buena ciencia ficción.

Darte una visión retorcida del mundo.

Nos transmite la idea

de que estamos entregando gran parte de nosotros mismos

a un mundo informatizado

y que quizá este termine por devorarnos.

En lugar de controlar a las máquinas

puede que sean ellas las que con el tiempo

nos controlen a nosotros.

Un nuevo enfoque que viene a cerrar el círculo.

Lo que empezó como un temor

a que nuestras creaciones se volvieran contra nosotros,

se ha convertido en algo mucho más siniestro.

¿Y si las creaciones de las máquinas somos nosotros?

Nueva oportunidad de descubrir en La 2 'La verdadera historia de la ciencia ficción'

00:24 19 may 2015

El viernes 22 de mayo a las 00.30 h tenemos una nueva oportunidad de descubrir en La 2 "La verdadera historia de la ciencia ficción", un trabajo de la BBC dividido en cuatro capítulos en los que directores, guionistas, actores y artistas gráficos comparten sus experiencias alrededor de cuatro conceptos recurrentes en la ciencia ficción: exploración del espacio, invasión alienígena, robots y viajes en el tiempo. 

El viernes 22 de mayo a las 00.30 h tenemos una nueva oportunidad de descubrir en La 2 "La verdadera historia de la ciencia ficción", un trabajo de la BBC dividido en cuatro capítulos en los que directores, guionistas, actores y artistas gráficos comparten sus experiencias alrededor de cuatro conceptos recurrentes en la ciencia ficción: exploración del espacio, invasión alienígena, robots y viajes en el tiempo. 

ver más sobre "Nueva oportunidad de descubrir en La 2 'La verdadera historia de la ciencia ficción'" ver menos sobre "Nueva oportunidad de descubrir en La 2 'La verdadera historia de la ciencia ficción'"

Los últimos 71 documentales de Documaster

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 52:00 hoy A Hitler le tomó menos de 10 años establecer los campos de concentración, muchos de los cuales se convirtieron en cárceles de la muerte que fueron el escenario y una barbarie del genocidio únicos en la Historia de la Humanidad. Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2020. Histórico de emisiones: 14/09/2018 24/09/2019

  • 50:07 ayer "Ahnenerbe". Este fue el nombre del instituto de investigación creado para probar la base científica de la ideología nazi. Impulsada por una megalomanía científica, la carrera por nuevos descubrimientos llevó a la institución a llevar a cabo innumerables actos de barbarie. Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2020. Histórico de emisiones: 07/09/2018 17/09/2019

  • 51:44 ayer Hjalmar Schacht es una figura en gran parte olvidada. Sin embargo, el ascenso de Hitler al poder dependía de él. Contenido disponible hasta el 2 de marzo de 2020. Histórico de emisiones: 07/09/2018 10/09/2019

  • La pasión del Prado

    La pasión del Prado

    58:20 28 nov 2019

    58:20 28 nov 2019 Documental sobre El Museo del Prado. Histórico de emisiones: 21/05/2017 18/05/2018

  • Museo de reflejos

    Museo de reflejos

    52:30 28 nov 2019

    52:30 28 nov 2019 Desde el día de su inauguración en 1819, el Museo del Prado se ha convertido en un referente para centenares de artistas de todo el mundo. La historia del arte es una cadena de artistas que miran hacia atrás para poder abrir nuevos caminos. Y en esta cadena, el Prado tiene un lugar privilegiado.

  • Museo de símbolos

    Museo de símbolos

    53:53 21 nov 2019

    53:53 21 nov 2019 En las paredes del museo del Prado se cuentan infinidad de historias preciosas relacionadas con la Biblia o con la mitología. Intentaremos repasar las más bonitas y significativas y ver cómo presentan diversos niveles de lectura que las hacen incluso más interesantes de lo que aparentan.

  • Museo de pintores

    Museo de pintores

    55:07 14 nov 2019

    55:07 14 nov 2019 El Museo del Prado no es un museo de pintura, es un museo de pintores. Su magnífica colección tiene una particularidad que lo diferencia de otros museos: el Prado tiene la máxima cantidad de Goya, de Rubens o de Velázquez del mundo, pero solo tiene un Rembrandt.

  • Museo del gusto Real

    Museo del gusto Real

    57:03 07 nov 2019

    57:03 07 nov 2019 El museo del Prado es el fruto de las colecciones reales de la monarquía española, es el resultado del gusto de los reyes y las reinas a lo largo de los siglos. Ramón Gener nos presentará el álbum familiar de los reyes de España, que cuelga de las paredes del museo, y nos descubrirá sus tesoros.

  • Los acueductos II

    Los acueductos II

    48:56 17 oct 2019

    48:56 17 oct 2019 Documental sobre los avances tecnológicos del imperio romano en relación a la construcción de los acueductos. Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2019. Histórico de emisiones: 14/02/2019

  • Los acueductos I

    Los acueductos I

    57:03 17 oct 2019

    57:03 17 oct 2019 Los romanos decidieron la ubicación de acueductos en algunas de las ciudades más importantes del Imperio. Nos centramos en especial en la ciudad de Nîmes, la antigua Nemausus, y el magnífico reto que supuso dotarla de uno de los más espectaculares abastecimientos de aguas de la antigüedad. Muestra a través de precisas y elaboradas simulaciones por ordenador la obras y la ingeniería necesaria para hacerlo realidad: las técnicas que los romanos emplearon para perforar las montañas, salvar los valles y desfiladeros y distribuir el agua a la ciudad. Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2019. Histórico de emisiones: 24/10/2015 06/09/2016

  • 54:57 10 oct 2019 Las ciudades romanas eran vivos ejemplos de prosperidad. En este episodio se recoge gran parte del territorio que abarcaba el imperio romano mostrando diversos y variados ejemplos de ciudades y como fue el proceso de romanización. Histórico de emisiones: 14/02/2019

  • Las ciudades I

    Las ciudades I

    50:18 10 oct 2019

    50:18 10 oct 2019 Documental que explica cómo Roma sirvió de modelo para el resto de ciudades del Imperio y cómo se fundaba una ciudad: la decisión de su ubicación, los rituales, el marcado de su perímetro, la parcelación o el reparto entre los colonos. El capítulo primero se centra en la antigua Tarraco. Histórico de emisiones: 24/10/2015 07/09/2016

  • 00:26 03 abr 2019 Víctimas y supervivientes del régimen de Franco organizan la 'querella argentina' contra el olvido sobre los crímenes que padecieron. Filmado a lo largo de seis años, dirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar. Dirección y guión de Almudena Carracedo y Robert Bahar. Música de Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman.

  • 00:19 27 jun 2018

  • 00:14 10 ene 2017

  • 1:45 30 sep 2016 El documental 'El marido de la reina' descubre la historia desconocida del príncipe Philip, duque de Edimburgo y esposo de la reina de Inglaterra, el consorte más longevo de la monarquía británica (95 años). El marido de la reina Isabel II de Inglaterra aparece siempre junto a su esposa en actos oficiales, pero siempre tres pasos detrás de ella como establece el protocolo. Se le conoce como Phillip, el Duque, o Phillip el Griego. ¿Pero qué sabemos realmente de él? La imagen creada de él a lo largo de estos más de 60 años esconde un pasado que pocos conocen.

  • 1:54 23 sep 2016 Primeros minutos del documental que recuerda a las víctimas de los ataques que golpearon a Francia en enero de 2015: 'Charlie Hebdo. Se cruzaron en el camino de los asesinos'. La cinta analiza los atentados a la famosa revista satírica, una imprenta y un supermercado judío, en los que murieron 17 personas, entre ellas famosos dibujantes, policías y ciudadanos judíos. Los testigos de estos hechos dan testimonio de lo que vivieron durante los días 7, 8 y 9 de enero de 2015 en los que una ola de ataques terroristas dejó 17 víctimas mortales. Este viernes, 23 de septiembre, podemos ver el documental completo en Documaster. La 2, a las 00.15 h.

  • 2:52 15 sep 2016 Un viaje por el lejano norte al borde la tierra en busca del planeta blanco. Una ventura por el desierto helado para escuchar los secretos que nos desvela esta tierra helada. Algunos de los lugares más extremos de la Tierra como Alaska, Québec o Groenlandia albergan una fauna única que ha sabido sobrevivir a las condiciones más duras. Este documental ofrece imágenes espectaculares como la vida de las pequeñas belugas o los primeros momentos en la vida de dos crías de oso blanco que se mueven por el hielo. 'Planeta Blanco' se emite en Documaster en La 2 el viernes 16 de septiembre a las 00.45h.  

  • 2:51 02 sep 2016 François Duvalier estudió para médico pero su vocación desapareció al covertirse en el implacable dictador 'Papa Doc'. Para su tiranía utilizaba el teror y el vudú. Asesinó a 30.000 personas y dejó a su pueblo sumido en el miedo de sus supuestos poderes mágicos. Documaster estrena "La evolución del mal", una serie sobre dictadores.

  • 1:59 23 ago 2016 'La Era de la Estupidez' (The Age of Stupid ) es un documental en clave de ficción que nos invita a reflexionar sobre el trato que estamos dando al planeta y cómo será la vida cuando acabemos con los recursos de la Tierra. ¿Cómo viviremos en el 2055 si no paramos el calentamiento global. Un archivero del futuro, año 2055,  guarda en una torre en alta mar los restos de la humanidad y empieza a ver viejo material de archivo en vídeo desde el año 2008 para entender por qué la humanidad no hizo nada para frenar los efectos del cambio climático cuando aún había margen para revertir el desastre y el colapso de la sociedad. Martes, 23 de agosto, en Documaster.

Mostrando 1 de 4 Ver más