'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5743006 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Encontrando a Marco Polo en Ulan Bator - ver ahora
Transcripción completa

Vuelven Miquel Silvestre y su Gorda,

el escritor que viaja en moto

para enseñarnos que el mundo es un lugar apasionante.

Pero, sobre todo, que la gente que vive en él

es mucho mejor que lo que nos hacen creer.

Comienza un viaje apasionante por Mongolia

para seguir las huellas imborrables de Gengis Kan. Segunda parte.

Acompáñanos a la 11 temporada de "Diario de un nómada".

Episodio 12: "Encontrando a Marco Polo en Ulán Bator".

(Música)

En el episodio anterior, Miquel y su amigo ruso Oleg

habían dormido en un campamento de yurtas en el desierto del Gobi.

Amanece, y es hora de salir al exterior a examinar el territorio.

(Música)

Este es el campamento de yurtas...

al amanecer.

Hemos pasado una noche bastante buena,

y...

vamos a ver cómo son los servicios.

Hay que usar el baño compartido,

así son los campamentos, ¿no?

Lo que tiene.

(RÍE)

Pero el sitio es muy, muy espectacular.

Anoche tuvimos una cena fantástica,

subimos la mesa de madera a la duna,

y el ocaso fue algo absolutamente espectacular.

Hay...

hay momentos que valen la pena,

y que compensan todo el esfuerzo, la dureza del camino.

Bueno, es la vida que he elegido,

y a mí me compensa.

Desde luego...

Pero luego cenar en el Gobi con un ocaso con el de anoche,

es de esos momentos que compensan todo el viaje.

Bueno, aquí estamos ya.

"Yep".

Estos son los baños, vamos a verlos.

Vamos a ver.

Ah.

Este es el baño,

estos son los retretes,

y estos los urinarios.

¿Dónde está la ducha?

¿Dónde?

"Shower".

Vamos a ver la ducha.

Vamos a ver...

La ducha la tienen cerrada con llave.

¡Oh!

Esta es la ducha, muy bien.

(HABLA EN SU IDIOMA)

OK, OK.

OK.

(RÍEN)

Esta toalla está limpia, perfecto.

Voy a dejar aquí mi ropa,

y esta es la ducha,

la podéis ver.

No sé si va a salir agua caliente, supongo que... sí.

El chorrillo no es muy abundante,

pero, ¿qué queréis?, es un depósito que hay arriba.

Estos depósitos se calientan con el sol,

y se enfrían por la noche,

entonces, el agua será lo que haya calentado esta mañana.

Está congelada.

¡Uf!

Bueno, al lío.

¿Qué le vamos a hacer?

Esto, si me perdonáis, es algo privado.

Aquí tengo el café.

Con esto, aquí hay agua caliente...

Y este es el comedor del garito.

Aquí hay unos...

otros huéspedes.

(RÍE)

Hola. -"Hello".

-"Hi".

Son muy amables.

Y...

bueno...

La yurta es básica,

pero por lo menos tienen café negro.

Bueno, es café "instant".

¿Director? Director.

(RÍEN)

"A small camera".

(ADMIRADO) ¡Oh!

Ya.

¡Oh!

(RÍEN)

Así que...

Esto es fantástico,

me encanta esta vida,

porque es todo el rato así,

es como una "party", una "party" sin fin,

lo que pasa es que entre "party" y "party",

tienes que hacer unos caminos espantosos para llegar a los sitios,

pero luego se compensa.

Y ahora me voy a tomar el café en...

Uy, aquí está...

Aquí tengo mejor luz.

Me voy a tomar el café

con las dunas a mi espalda,

sentado en una mesita,

aquí.

Mira, ahora os lo enseño,

en esa mesita me voy a sentar.

¡Oh!

Uf, qué ganas de un café.

Es café...

Nunca me sabe mejor el café malo, porque esto es...

café instantáneo, además, de marca mala.

Pero, cuando te hace falta...

un reconstituyente,

es un deleite por la mañana tomarte el café con estas vistas.

(HABLAN EN INGLÉS)

La señora nos está contando lo que puede ser otra vez la gran aventura

antes de llegar a Ulán Bator,

pero nos cuenta que detrás de esa montaña hay una estepa,

y ahí era donde se producía la lucha entre los clanes mongoles

antes de que Gengis Kan fuera erigido gran kan, Gengis Kan.

Y esto es como cuando en España te dicen: "¿A que no hay..."?.

Entonces, tienes que ir.

(RÍE)

"Mongolian style".

(RÍEN)

(Música)

Animados por la posibilidad de localizar el lugar exacto

donde se celebró la asamblea de tribus

que nombró a Gengis Kan Temüjin,

los viajeros se adentran en el Gobi

por una senda de espesa arena

donde no resulta del todo fácil pilotar.

(Música)

Sin embargo, el esfuerzo se recompensa por la visión

de los caballos salvajes abrevando en los oasis

que las recientes lluvias han alumbrado.

(Música)

Dejamos a los equinos atrás,

y seguimos avanzando por este desierto,

donde de vez en cuando se encuentra una yurta

y una familia nómada viviendo humildemente

de lo que aquí consigue arrancar a tan áspera tierra.

(Música)

La temporada de lluvias hace aflorar los arroyos,

y de nuevo los pilotos han de vadearlos en ausencia de puentes.

(Música)

Benditas motos todoterreno.

(Continúa música)

"Mongolian style". "Oh, yeah".

(RÍEN)

Yo echaba de menos la lluvia y la aventura, diciendo:

"La última etapa va a ser de transición, y tal".

Pero hemos hecho caso a la señora buscando el lugar de la asamblea

que se celebró para erigir a Gengis Kan gran kan,

o kan mundial, o kan universal.

Aparte de la arena del Gobi,

los riachuelos del Gobi, que tienen agua, porque ha estado lloviendo,

y hay que hacer vadeos.

Me he vuelto a poner hasta arriba de agua,

pero así estoy más fresquito. Y lo bueno que tiene

es que con este calor, y el clima tan seco,

te secas en un momento.

Así que...

¡Mongolia hasta el final!

(Música)

Decíamos ayer

que un desierto es más que dunas de arena.

Las dunas de arena, digamos, que es lo más popular,

lo más conocido, pero un desierto es un paisaje muchísimo más diverso.

Ahí vemos que hay una cadena de dunas, de donde venimos,

ahí hemos pasado la noche.

pero hay mucha más biomasa de lo que podríamos pensar,

un desierto no está muerto,

un desierto está muy vivo.

Cuando llueve brota la vegetación,

como vemos ahora, que está muy verde,

hay agua, hay ríos, hay torrentes que hay que cruzar,

hay animales, caballos, camellos, hay gente.

El desierto cambia según cambia el clima,

según cambien las horas,

según cambias tú,

porque un desierto lo ves distinto

cuando lo conoces por primera vez a cuando te has hecho a él.

La primera vez que ves un desierto

te puede parecer un lugar inquietante,

siempre son lugares inquietantes,

pero poco a poco, aprendes a convivir con él y a amarlo.

Yo amo los desiertos porque creo que son el lugar

donde mejor me encuentro a mí mismo.

(Música)

Hemos llegado al lugar sugerido por la dueña,

quien afirmaba que esa llanura,

bordeada por una cordillera,

fue el plató elegido para rodar la película nacional,

la película mongola, sobre la vida de Gengis Kan.

Y teniendo en cuenta que muchos mongoles

no van a la escuela y no tienen un acceso directo a los libros,

la película es la forma que tienen de conocer su propia historia.

Yo no voy a ser más listo que un mongol.

Si la señora me dice que en este lugar

se celebraban las luchas tribales entre los distintos clanes

y al final Gengis Kan es el líder tribal

que consigue vencer a todos y unificar toda Mongolia,

no voy a ponerlo en cuestión.

Para mí, este es el lugar donde se celebró

la asamblea de tribus que, en 1206,

coronó a Temüjin como gran kan, como Gengis Kan,

como kan marítimo o kan universal.

Porque si no fue este sitio, fue uno muy parecido.

No se sabe dónde está enterrado Gengis Kan,

no se sabe exactamente la fecha en la que nació

y no se sabe tampoco exactamente

cuáles fueron sus principales hechos de armas,

porque todo está contado en fuentes dispersas.

Cada pueblo al que conquistó

contó una parte de su historia.

Y las fuentes mongolas se limitan a la conquista de la estepa,

no su expansión exterior.

De modo que la historia de Gengis Kan es conocida,

celebre, muy famosa

y, al mismo tiempo, muy misteriosa.

Lo que pasó lo sabemos por aquellos a quienes dominó,

y uno de los que dominó fue el pueblo chino de los uigures,

quienes le otorgaron, o le concedieron,

el enorme regalo de un alfabeto.

Y es que Gengis Kan se hizo realmente kan universal

a partir del momento en que tuvo alfabeto.

Porque, sin palabras, no podemos traducir ni compartir

nuestras experiencias, sentimientos, pensamientos y emociones.

Somos seres pensantes,

pero sin literatura,

sin grafía,

sin alfabeto,

nos agotaríamos en nuestra vida.

Sería muy difícil que trascendiera lo que hemos hecho

para las generaciones venideras.

Yo siento siempre especial respeto y devoción por aquellos

que perdieron el tiempo escribiendo la historia

para que los demás pudiéramos conocerla.

La historia no la escriben los guerreros,

la hacen los guerreros pero la escriben los cronistas.

(Música animada)

Tomamos por fin la carretera que lleva a la capital del país.

El aumento del tráfico delata que es una ruta principal

y que la gran ciudad está cerca.

(Música animada)

Pero esto es Mongolia, y hasta el final es una aventura.

(Música animada)

"Mongolian style till the end".

Hasta el rabo, todo es toro en Mongolia.

Cuando ya me las prometía muy felices porque estoy

a menos de 100 km de Ulán Bator, de repente se acaba el asfalto

y aparece este patatal de arena y de grava.

Y lo peor es que, como esto es la ruta principal,

hay muchísimo tráfico y los vehículos levantan polvo.

Y ese polvo se mete en los oídos, en la nariz, en los ojos,

y no veo nada.

Y si no ves en esta superficie, es muy peligroso,

porque no adivinas si hay un manchón de arena,

de piedras, un agujero... Esto es un suplicio.

Y, además, estamos ahora mismo a unos 30° o por encima.

En fin.

Al que no le guste, que no venga.

Esto era Mongolia y era lo que veníamos a buscar,

aunque yo ya pensaba que ya estaba hecho.

Pero es lo que pasa a los que piensan que ya está hecho.

¡Que no está hecho!

Así que todavía tenemos que apretar los dientes,

subirnos a la moto

y sobrevivir.

"Let's go to survive". "Yes".

"This is... 'ochen'plokho', 'tovarishch'".

"Ochen'plokho". "Ochen'plokho".

"Plokho" es "malo", "ochen'" es "muy".

Entonces, en vez de "ochen'horosho",

esto es "ochen'plokho", "muy malo", "tovarishch".

Aunque me ha explicado que "tovarishch"

es de la antigua escuela, ahora se dice "durise".

"Durise" Es como "colega del alma".

Anoche, viendo el maravilloso atardecer,

éramos "'durise' del alma". Hoy no quiero ni hablarle.

Estoy muy cabreado con lo que me espera ahora.

"Now, comrades". Hay que ir al tajo.

(Música animada)

Nuestros amigos circulan en una densa atmósfera de polvo

que prácticamente los vuelve invisibles.

(Música animada)

"Mongolian style".

Era como una pesadilla y un enorme placer al mismo tiempo.

Porque los coches vienen hacia ti por tu pista

y van levantando polvo, y cuando te cruzas con ellos

te inunda el polvo y... ¡te acuerdas de todos sus antepasados!

Pero, cuando llegas aquí, dices:

"'Another' prueba superada en Mongolia".

(RÍE)

Como de costumbre, se adivina en lontananza

el perfil

humeante

de una ciudad.

Es Ulán Bator, capital de Mongolia.

Mi destino de hoy

y mi destino desde hace casi 5000 km.

No puedo decir que sienta alegría al llegar.

Para mí es un leviatán, un monstruo.

Es una ciudad congestionada, polucionada.

Solo pensar meterme en ese monstruo urbano,

se me pone la carne de gallina, pero es lo que hay que hacer.

Necesariamente, uno tiene que meterse en las ciudades

porque tenemos que ver algunas cosas interesantes,

tenemos que encontrar a Marco Polo, y, además, desde Ulán Bator

es desde donde voy a volver a mi casa.

Voy a volar directamente porque el viaje termina aquí,

o un poquito más allá,

porque la estatua de Gengis Kan está a 50 km hacia el este,

pero esto ya es el final.

Así que nos vamos para el leviatán

y a ver qué es lo que nos encontramos.

(Música animada)

¡Es el caos!

¡Ese caos, yeah! "Very good!".

42 graditos hace aquí, en Ulán Bator.

Esto es... horrible.

Qué ciudad más asquerosa.

Pero al que no le guste, que no venga.

Yo he venido voluntariamente, me tengo que aguantar.

Pero es la leche. Es de las peores del mundo, ¿eh?

(Música animada)

He parado aquí de cualquier manera...

¡Ay, Dios mío!

He parado de cualquier manera...

Esto ha sido una locura.

No debería pararme aquí.

Bueno, voy a intentar una aproximación

más sensata.

Aquí me miran todos alucinando,

pero Marco Polo está al otro lado de la calle.

¡Marco Polo está al otro lado de la calle, no sé si lo oís!

Lo voy a intentar.

Hemos conseguido parar las motos aquí, en la acera.

(Silbatos)

Venga, ahora que han parado el tráfico.

Dios mío, qué locura.

Venga. ¡Vamos, vamos!

Ya no nos dejan pasar.

(Silbatos)

Ya no nos dejan pasar.

Pero...

vamos a hacerlo.

Vamos a visitar a Marco Polo. A ver si os creéis que parar

en medio de Ulán Bator para ver una estatua

es algo que se puede hacer. ¡Venga, vamos!

Yo cruzo aquí a muerte. ¡A muerte!

(RÍE)

¿Eh?

No lo creíais, pero...

en medio de este tráfico espantoso, ¡aquí lo tenemos!

Marco Polo.

"Very good".

Marco Polo en Ulán Bator. ¡Sí, señor!

Y lo curioso es que...,

no lo veréis bien desde esta altura, él está muy alto, y yo, bajo,

pero a Marco Polo le han puesto con rasgos asiáticos.

¿Eh?

Marco Polo en Ulán Bator. Sí, señor, lo hemos conseguido.

En medio de este tráfico.

Pero aquí la gente es moderna. Nada que ver con el resto del país.

Aquí la gente es moderna.

Van a la moda.

Es una ciudad llena de...

Bueno, llena de todo.

Nada que ver con el resto del país.

(Tráfico)

A ver que me ponga bien.

Vale.

Después de haber estado escuchando...

Qué ruido, ¿eh?

Después de haber estado escuchando las descripciones de Marco Polo...

¡Me cago en...!

No paran de pitar.

Después de haber estado escuchando las descripciones de Marco Polo

sobre la vida en la estepa y los mongoles,

había que verle aquí, en Ulán Bator. ¡Sí, señores!

Cómo me ha costado llegar aquí. Aún estamos lejos del hotel,

pero por lo menos estamos ya a mitad de camino,

y aquí nos hemos encontrado con nuestro amigo veneciano.

"El libro de las maravillas", Marco Polo. ¡Sí, señor!

"Very good".

(Música rock)

Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Encontrando a Marco Polo en Ulan Bator

29:35 20 dic 2020

Miquel Silvestre y su nuevo amigo Oleg se despiertan en la yurta del desierto del Gobi y se adentran en el páramo por pistas de arena para ver los caballos salvajes. Luego toman la carretera asfaltada que va a la capital de Mongolia pero pronto se convierte en un infierno de polvo, piedras y tráfico pesado. Los aventureros tendrán que sufrir para alcanzar su destino, Ulan Bator, que los recibe con calor, atascos y la estatua de Marco Polo.

Miquel Silvestre y su nuevo amigo Oleg se despiertan en la yurta del desierto del Gobi y se adentran en el páramo por pistas de arena para ver los caballos salvajes. Luego toman la carretera asfaltada que va a la capital de Mongolia pero pronto se convierte en un infierno de polvo, piedras y tráfico pesado. Los aventureros tendrán que sufrir para alcanzar su destino, Ulan Bator, que los recibe con calor, atascos y la estatua de Marco Polo.

ver más sobre "Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Encontrando a Marco Polo en Ulan Bator" ver menos sobre "Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Encontrando a Marco Polo en Ulan Bator"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. eli alejandre

    lo mmejorcito de TVE.... espero conn ansias la nueva temporada, mientras tanto seguiré mirando nuevamente las anteriores..

    21 dic 2020
  2. MARIA LUISA CASCAJO CARDOSO

    A por la 12ª temporada.

    21 dic 2020

Los últimos 237 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 12 Ver más