'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5552075 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Catástrofe a las puertas de Mongolia - ver ahora
Transcripción completa

Vuelven Miquel Silvestre y su Gorda.

El escritor que viaja en moto para enseñarnos

que el mundo es un lugar apasionante.

Pero sobre todo, que la gente que vive en él

es mucho mejor que los que nos hacen creer.

Comienza un viaje apasionante por Asia Central

para seguir las huellas imborrables de Gengis Kan.

Acompáñanos en la décima temporada de "Diario de un Nómada".

EPISODIO 13

"CATÁSTROFE A LAS PUERTAS DE MONGOLIA"

En el episodio anterior,

Miquel Silvestre había entrado en el bello macizo de Altái,

cordillera protegida por su extraordinaria biodiversidad

y compartida por cuatro estados limítrofes:

Rusia, China, Kazajistán y Mongolia.

Estamos recorriendo la Chuya Highway o Chusky Trail,

una de las carreteras más bellas del mundo

que conecta la ciudad rusa de Novosibirsk

con la frontera mongola.

Técnicamente conocida como M-52

o Carretera Federal R-256,

el tramo que atraviesa el Altái es realmente espectacular,

sobre todo con un día tan luminoso como este

después de tantas jornadas de lluvia como hemos sufrido.

Por todo esto, la Chusky Trail es destino

para aventureros de todo el mundo,

como los acaudalados participantes

del rally de coches clásicos Pekín Paris,

con quienes nuestro viajero coincide en una gasolinera.

¡Señora!

Creo que la señora no se "enterao".

(HABLAN EN INGLÉS)

(RÍE)

He pagado con tarjeta.

Bueno, la verdad es que ha cambiado completamente la película

porque...

ahora ya...

La Chuya Highway esta es cojonuda.

Me lo estoy pasando bien.

El paisaje es soberbio.

Y vuelve a ser otra vez interesante viajar por aquí.

Ayer es que había demasiada gente, hoy todavía hay gente, pero bueno,

el paisaje es guay y mucho rato voy yo solo.

Y es que, claro, la soledad es el auténtico lujo.

A mí lo que me gusta de viajar es encontrarme sin nadie alrededor.

Me gusta la gente local, pero lo que no me gusta

son los atascos, las aglomeraciones...

Eso hace que me ponga muy incómodo.

Eh...

Y la información que he recibido de Mongolia...

La que ya sabía, que las carreteras son malas.

O que a veces no hay carretera, que hay muchos agujeros,

que es muy peligroso.

No por la gente, sino por el estado de la ruta.

Pero bueno, seguramente...

Bueno, yo prefiero...

encomendarme a Dios antes que a estos símbolos.

Pero bueno, esto tampoco nunca viene mal.

Así que nada.

Nos vamos.

A ver si consigo llegar hoy a la frontera de Mongolia.

¡Adiós!

La ruta sigue en ascenso,

salvaje y pura hacia las montañas altaicas,

conocidas por los mongoles como las Montañas Doradas.

Pronto descubriremos la razón de tan eufórico nombre.

Ha cambiado la película completamente.

Ahora sí que mola esto.

Llegar hasta el Altái no es un viaje muy agradable,

en el sentido de que no es confortable,

ni siquiera es bonito.

pero una vez que estás aquí, a un paso de Mongolia.

Ya todo cobra sentido.

Estas montañas...

guardan un tesoro biológico,

y al mismo tiempo, una gran belleza,

pero sobre todo...

suponen un tesoro personal

para los viajeros,

porque detrás de estas montañas está Mongolia.

Cada vez estoy más cerca de mi destino.

Y...

Eso me hace pensar que...

una vez que llega Mongolia,

se habrá acabado el viaje. Tocará regresar.

Y...

De haber llegado hasta Mongolia, no cambiará nada.

Mi vida... seguirá igual.

Sin embargo,

yo habré alcanzado otra meta más.

Y...

al final lo que piensas

es que lo importante no es conseguir los destinos,

sino el proceso para conseguirlos.

Los logros importan,

por el trayecto hasta ellos.

Lo que se consigue sin esfuerzo, no vale la pena.

Y los destinos a los cuales se llega fácilmente

no me interesan.

Es como un juego de niños cuando tocas y te vas.

Yo tocaré Mongolia y me iré.

Pero siempre recordaré que...

habré cruzado toda Europa,

toda Asia central,

parte de Siberia,

para llegar simplemente

a un país que tiene un nombre que me apetecía conocer:

Mongolia,

la tierra de Gengis Kan.

Y el Altái significa...

que ya estamos a un paso.

El paisaje continúa mayestático

y cada vez con menos gente.

Aumenta la belleza de la Chusky Trail

y se reduce el número de gente.

La gente se va quedando más atrás en los pasos de montaña,

comprando cosas, ¿no?

Sin embargo, según nos vamos acercando a Mongolia,

pues hay menos gente, porque claro, luego hay que darse la vuelta.

El sitio, la verdad es que va sorprendiéndome, ¿no?

Porque... empieza como una carretera de montaña,

luego se convierte en este gran cañón.

Ahí tenemos...

ese río con las laderas y los pinos,

y además, el día está espectacular.

Aquí, claro, en invierno, tiene que hacer un tiempo de cuidado.

Yo alucino cómo la gente puede vivir...

Cómo se han desarrollado tantos pueblecillos.

Porque hay un montón de pueblos y de gente viviendo ahí.

Y se mezclan los altaicos con los rusos, étnicamente rusos.

Y todos conviven ahí, no hay grandes diferencias,

o por lo menos, no se perciben a primera vista.

Y cómo la gente se acostumbra a vivir en sitios tan...,

en entornos tan hostiles.

Y luego, cuando surge el buen tiempo,

rebrotan como los seres vivos, ¿no?

Las plantas y tal, todo brota la vida

y todos van en camiseta.

A pesar de que a veces hace frío, todos van en camiseta.

Ahora mismo hace calor porque yo he pasado tanto frío,

ayer estaba congelado, me he puesto ropa térmica,

la sudadera, y ahora estoy un poquito asado.

Pero...

la verdad es que...

el último trayecto antes llegar a Mongolia

está resultando un disfrute.

Porque la carretera está bien asfaltada,

porque el paisaje es espectacular,

y porque cada vez estoy más cerca del destino, ¿no?

En Mongolia, vuelve otra vez la aventura.

Digamos que ya...

la frontera será follón.

Es de las que cuentan en los foros que es complicada,

mucho tiempo, muchas preguntas, muchas revisiones.

Después, de ahí la cartera desaparece o está bacheada.

Nos tendremos que orientar con la brújula del reloj.

Y, bueno,

la navegación que se llama, ¿no?

Y...

deseando llegar, y también deseando seguir disfrutando de esto.

Aunque, bueno, todavía quedan 200 y pico kilómetros,

que el ritmo que voy, parándome, haciendo fotos y tal,

se hace largo.

Pero...

¡Pum! ¡Chusky Trail! La verdad es que mola, ¿eh?

Otra de esas carreteras míticas que me meto para el bolsillo.

Ahí está, para la "buchaca".

¡La Chusky Trail!

Aparecen los grandes picos rocosos

y los animales salvajes cruzando la vía.

Circular por la Chuya Highway en verano

es como estar ebrio de belleza.

Sin embargo, el viaje de aventura es precisamente eso,

una aventura impredecible,

y el cielo que tan luminoso estaba,

se llena de pronto de espesos nubarrones.

Toca parar a ponerse a toda prisa el traje de lluvia

si Miquel no quiere calarse hasta los huesos.

El camino es largo y toca buscar un refugio.

He parado aquí.

Y...

hay un café aquí.

Vamos a ver si nos dan un café...

o un té o algo.

Porque ya...

Entre que me ha llovido

y que llevo ya unos cuantos... kilómetros y horas,

bueno, más horas que kilómetros...

Porque avanzar por aquí es complicado.

Mucha curva, carretera estrecha,

bastante tráfico...

Y aparte, también que estoy parando mucho a hacer fotos y eso,

porque... es bonito.

Vamos a ver qué hay en el café.

(HABLAN EN RUSO)

Ah...

¡Dios, café!

Es como un bollo.

Está caliente.

Un buñuelo muy grande.

Un buñuelo.

El café...

y a tirar millas.

Está muy bueno.

La pena es no saber cómo se dice en ruso,

porque yo lo puedo volver a pedir,

pero al final solo pides cosas que sabes cómo se llaman.

Porque describir esto...

con gestos... ¿Cómo la describes?

Complicado.

Carne de origen...

desconocido.

Buenísimo.

Tras el refrigerio,

atacamos la última parte del Altái ruso,

donde se encuentran los picos más altos,

eternamente nevados.

Este es el motivo de considerar tan bello este paraje.

El potente contraste entre las moles rocosas con nieve

junto a los prados verdes sembrados de flores.

Tras dejar atrás los picos,

surge la estepa rala y el clima empeora.

Estamos ya muy cerca de la frontera y de la penúltima población rusa

antes de Mongolia.

¡Kosh-Agach!

La última población...

medio grande, sería mucho decir,

antes de la frontera. Pero la última población

un pelín importante antes de la frontera.

Estaremos a unos 80 kilómetros de la frontera

y...

Aquí creo que hay dos o tres hoteles.

No lo sé, como estamos en temporada alta, igual no hay sitio.

Pero bueno, como veis,

el paisaje ha cambiado por completo

una vez que hemos abandonado las montañas.

Estamos como en una especie de altiplano.

(IMITA A UN MOTOR)

Se les oye venir desde lejos.

Estamos como en una especie de altiplano

completamente desolado,

con las montañas del Altái

haciendo como una línea paralela a la carretera,

y allí, al fondo, se ve cómo está descargando el agua.

Es...

Es una barbaridad.

Son las siete de la tarde.

Estamos a 1787 metros de altitud.

Y...

se ve que aquí tiene que ser

la vida... durita, ¿eh?

Pero bueno, la gente se hace a todo.

Aquí venimos los aventureros en veranito

para ir a Mongolia y al Altái...

Aquí no...

El Altái es vivirlo todo el año.

Para eso si que hay que tener...

Hay que ser de hierro para vivir aquí.

Pero bueno,

yo he cumplido hoy la ruta prevista,

no sin dificultad.

Porque no hay día sencillo, ¿eh?

Muy bonito el paisaje,

la carretera más o menos bien asfaltada,

algunos baches, pero de repente... ¡zasca!

Cae todo el agua

y se flipa bastante.

Así que nada,

nos vamos para allá.

Kosh-Agach apenas es una aldea cuyo nombre en kazajo

significa último árbol,

aunque parece que se secó hace mucho tiempo.

Es como un poblado del fin del mundo.

Lo que Miquel no podía imaginar cuando entró en el pueblo

es que aquí iba a suceder la catástrofe del viaje.

A 74 kilómetros de Mongolia.

(SUSPIRA) No sé, no sé.

¿Hotel?

¿Este hotel?

¿Internet?

Ok.

Nos vamos a quedar aquí,

pero voy a ver qué coño ha pasado con la moto, tío.

Porque no sé dónde me he caído,

pero la moto se ha caído mil veces de ahí,

que nunca le había pasado esto, tío.

(ARRANCA)

Como si se hubiera enganchado algo en la rueda, tío.

¡Me cago en todo!

Esto es lo que me ha pasado.

Se ha enganchado...

un alambre.

Por eso me he caído.

Pero como me haya cargado...

Me cago en la leche...

Esta caída tonta por haberme enganchado...

Y por ahí está soltando aceite.

(SUSPIRA)

Pues...

tal vez este sea el final del viaje.

Una cuestión que tendré que averiguar.

La maldición de Gengis Kan.

¿Sabéis que en el año 2009...

yo iba hacia Mongolia y me quedé sin entrar?

Por problemas varios,

entre otras cosas, por no llevar visados.

Por ser tonto.

Y ahora, parece que diez años después,

se me ponen las cosas cuesta arriba,

justo cuando estaba ya...

tocando el sueño.

Buah... Aquí...

está supurando aceite, pero bien.

En fin...

Tal vez, eh...,

Mongolia tenga que esperar otra temporada.

¿Quién sabe?

Yo lo comprobaré mañana, vosotros no lo sé.

(RÍE)

Ay.

Ah...

Como la moto haya cascado...

Aquí, en Siberia, pues no es un problema ni nada...

Ay, bueno, vamos a...

Encenderemos un rato en moto, veremos si gotea mucho

y a ver qué pasa.

Venga... Consultar internet, hablar con mi mujer y...

descansar un rato.

Bueno.

Hasta luego.

"¿Borscht?" "Borscht".

Ah, "borscht".

La sopa típica rusa,

que para el frío es buena.

"Oh, very good!".

Normalmente me gusta terminar las temporadas en alto.

Y cuando estaba viniendo hasta aquí,

con el paisaje maravilloso de... el Altái,

pues estaba pensando:

"Qué bien terminar así antes de Mongolia, ¿no?".

Porque esto es maravilloso.

Después delrecorrido por Kazakstán,

que no era particularmente bonito, después por parte de Rusia,

no me gustó demasiado. Sin embargo, esto era como... guau.

Terminar en alto.

Y sin embargo tengo que terminar

con un poco de incertidumbre, bastante incertidumbre,

y algo triste, porque...

el golpe este tonto que se llevó la moto,

por haberse enganchado en un...

un alambre en el disco de freno.

Es una cosa que no me ha sucedido nunca, ¿no?

Y esa caída tonta, de repente,

que pierda aceite por la tapa de balancines,

puede ser una tontería, pero eso en un servicio oficial

te lo reparan rápido, pero aquí no hay servicios oficiales.

Aquí estoy del servicio oficial más cercano a más de 2000 kilómetros.

Y en Mongolia, por supuesto, no hay servicios oficiales.

Volver por donde he venido

significa desaparecer la idea de Mongolia.

Y...

Y seguir...

pues puede suponer....

una receta para el fracaso, ¿no?

Quedarme tirado en Mongolia con una moto rota,

ahí sí que tendría problemas, porque no me cubre ningún seguro.

Sería muy complicado sacarla del país.

Y adónde la llevaría.

El "Nómada" es así, es un programa real, sin guion.

Lo que sucede es lo que pasa en realidad.

Vosotros lo estáis viviendo como lo vivo yo.

Una avería es una incidencia más del viaje.

Son cosas que suceden y así... así hay que tomarlas.

Así que, me voy a despedir de vosotros

tomándome mi "borscht".

Y...

ya os contaré si hay suerte en otra temporada.

Si resolví el problema o tuve que empezar un viaje de cero.

¡Mmm!

Por lo menos esto está bueno.

La noche cae sobre Siberia y nosotros también nos preguntamos

si podremos llegar algún día a Mongolia,

pero eso habrá que verlo en otra temporada

de "Diario de un nómada".

("Como el viento de poniente")

# Y decían mis vecinos

# que llevaba mal camino

# apartado del redil.

Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Catástrofe a las puertas de Mongolia

26:01 05 abr 2020

Miquel Silvestre está en la región siberiana del Altai Ruso recorriendo la bella carretera de montaña Chuya Highway que lleva a Mongolia. Es un paisaje serrano y remoto poblado por etnias orientales altaicas y por emigrantes rusos.
 

Miquel Silvestre está en la región siberiana del Altai Ruso recorriendo la bella carretera de montaña Chuya Highway que lleva a Mongolia. Es un paisaje serrano y remoto poblado por etnias orientales altaicas y por emigrantes rusos.
 

ver más sobre "Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Catástrofe a las puertas de Mongolia" ver menos sobre "Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: Catástrofe a las puertas de Mongolia"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Antonio

    Esperemos que emitan la siguiente temporada, esta ha acabado en suspense...Y ese amuleto no ahuyentaba los malos espíritus, los atraía... Saludos Miquel

    pasado domingo
  2. Antonio

    Esperemos que emitan la siguiente temporada, esta ha acabado en suspense.. Y ese amuleto no alejaba los malos espíritus, los atraía... Saludos Miquel.

    pasado domingo
  3. jose antonio

    Sigue así Miquel.......nos haces disfrutar de un viaje en moto a los que no podemos hacerlo por diferentes circunstancias. Ojala dure esto por muchos años. Un saludo.

    28 abr 2020
  4. Jorge Andrés

    Excelente documental Miquel, esperando la próxima temporada.

    18 abr 2020
  5. Celso Vime

    Espero que no nos dejen con la incógnita, ¿Cuándo la temporada 11?

    18 abr 2020
  6. Xavi

    una gran, serie para todos . esperamos ver pronto l a siguiente

    07 abr 2020
  7. Fran

    Deseando ver la siguiente temporada

    06 abr 2020
  8. JAIME

    Me ha encantado este final... habrá más?

    06 abr 2020
  9. Luis Silva

    Excelente capítulo. Pero nos deja con el Jesús en la boca. Señores de de TVE a ver si poneis en el aire la próxima temporada. Que esto es de lo poco que va ayudando a sobrellevar el encierro. Y no os demoreis semanas para hacerlo.

    06 abr 2020
  10. Raul

    Una vez hemos disfrutado en mi familia del viaje, la aventura y todo lo que la rodea. GRACIAS por tu trabajo. HASTA LA PROXIMA!!

    06 abr 2020

Los últimos 222 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 12 Ver más