'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5693836 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Las huellas del Gengis Khan: El hotel fantasma de Mongolia - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre y su "gorda".

El escritor que viaja en moto para enseñarnos que el mundo

es un lugar apasionante,

pero, sobre todo, que la gente que vive en él es mucho mejor

que lo que nos hacen creer.

Comienza un viaje apasionante por Mongolia

para seguir las huellas imborrables de Gengis Khan, segunda parte.

Acompáñanos a la undécima temporada de "Diario de un nómada".

Episodio cuatro: El hotel fantasma de Mongolia.

Nos encontramos recorriendo las carreteras sin asfaltar

del occidente de Mongolia.

Un camino lleno de dificultades

como la que acaba de obligar a Miquel a besar el suelo embarrado.

Las lluvias han fastidiado esto

porque, claro, ahora el paso este de montaña está lleno de barro,

la carretera está en construcción,

y tengo que pasar por el lateral

y, claro, eh...

cuando hay tato barro, las ruedas se atoran

y no... no tracciona la moto, y es que se escurre...

Y luego yo, para levantar la moto voy a tener problemas

porque los pies se escurren también.

Su pu... madre.

Aquí...

va a estar esto complicado.

Voy a intentar...

meterla en la carretera porque aquí todo es un barrizal.

Para ir a la carretera... igual se...

La carretera igual se corta abruptamente y no puedo salir

Bueno, de algún modo saldré.

Lo que voy a intentar es sacar la moto de aquí como sea

para meterla...

en... en la carretera.

Vamos a ver.

Ahora, mira, es justo en esta parte...

donde peor está.

Vamos allá.

¡Vamos, vamos, vamos!

Este asfalto es...

es lo que... la zahorra.

La zahorra para poner después el asfalto.

Pero...

por lo menos no hay barro.

Lo que pasa que yo ya veo que allí está cortao.

Ahí ya se ve...

como un montículo de tierra en la carretera...

Bueno, voy a llegar hasta allí a ver si puedo pasar al otro lado,

porque por lo menos este trozo quitármelo que está lleno de barro.

Así que nada, voy a salir para allá.

(Música)

AL ruta pasa del breve tramo de carretera asfaltada

al trecho de pista para acabar haciendo kilómetros

por la misma estepa sin rodada que seguir.

Así, sucesivamente, intentando no perder el rumbo correcto.

Y, para eso, conviene fijarse en los accidentes naturales

como esas majestuosas montañas de la cordillera de Altái,

perpetuamente cubiertas de nieve.

Esa magnificencia natural y el intenso espíritu de aventura

que se siente recorriendo Mongolia,

es lo que hace que, a pesar de lo remoto del país,

no sea raro encontrarse en esta soledades

otros viajeros "overland" o en 4x4 o en moto,

como el piloto solitario que se aproxima

y al que Miquel reconoce como uno de los argentinos

con los que coincidió en la frontera días atrás

y quienes le conocían por su canal de YouTube.

Y es que si el mundo es un pañuelo,

Mongolia parece un gran pliegue donde se encuentran los más osados.

Bueno, tío, tú sigues a tu filmación.

Vale. Venga, nos vemos.

Pues esto... era Mongolia.

Algún día habrá una carretera ahí,

mientras tanto, esto es lo que hay.

Ahora tengo que superar esa segunda cumbre.

Habrá un paso de montaña. Ya veremos cómo está.

Como ha llovido mucho estos días,

puede haber barro.

Pero mientras no llueva hoy, la cosa anda bien.

Pero el escenario es completamente maravilloso.

Hay veces, en los cuales,

puedes ir directamente por la estepa.

Es llana y...

es mejor no ir por el camino porque el camino tiene baches,

tiene piedras, mientras que la estepa es lisa.

Y aquí tengo un plano fantástico. Ahí ya veo lo camellos...

Ahí están.

Aunque solo tienen una joroba, yo creo que son dromedarios.

Y... caballos...

Ha pasado un aventurero en moto...

Esto es...

Alguien de vez en cuando pasa.

Esto era Mongolia.

Y para esto es para lo que hemos venido.

(Música)

¡Cabras!

Como veis, las cabras cruzan libremente,

porque, además, son el bien más preciado de Mongolia.

Este su principal industria:

la cabra que produce la lana de cachemir.

La industria pesada aquí no existe,

pero solamente se produce esto:

lana de cachemir.

Es el principal exportador por detrás de China.

Pero estas cabras...

que producen la lana de cachemir,

esquilman los pastos.

Genera un estrés tremendo sobre el país

porque, como no tienen otra cosa, van criando cabras y cabras,

y todo el mundo quiere tener su rebaño de cabras

y al final son muchos rebaños de cabras,

y aunque el país es muy grande, los pastos son escasos.

Míralas.

"Hello! Hello!".

"Very good. Very good".

En fin.

Esto es lo que hay.

No veas qué contentas van.

Mongolia es un país que cambia de paisaje cada poco tiempo,

porque desde que salí de Ölgil hasta aquí, que esto Khovd,

es la siguiente población, no es que sea muy grande,

pero esto se considera, en términos mongoles, una ciudad.

Pues de ciudad a ciudad,

hemos pasado dos puertos de montaña,

hemos recorrido una especie de paisaje lunar.

Más bien, parecía una especie de océano

de...

pradera o de estepa, en la cual, pernoctaban

islas de piedra, islas de roca.

Como si fueran islotes o navíos navegando por un océano...

de estepa

y fueran a colisionar unos con otros.

Y todo eran como dientes, como sierras, una cosa...

muy apabullante.

Se te llena la retina de... imágenes continuamente.

El paisaje es muy, muy espectacular.

Esto lloviendo hubiera sido un infierno.

Afortunadamente, ha dejado de llover.

Aquí ha vuelto a cambiar de nuevo el paisaje

porque tengo una especie de, en términos mongoles,

lo que se considera una vega fértil, ¿no?

Se aprecia algo de vegetación verde

e incluso árboles.

Allí hay árboles.

En todo Mongolia no he visto un solo árbol,

y aquí, de repente, se aprecian unos cuantos en fila

y debe ser un bosque.

Bueno, no es un bosque, pero para los mongoles

debe ser un bosque porque como no hay árboles,

pues está muy bien.

Y Khovd debió de ser una ciudad que debió vivir...

mejores tiempos en la época socialista,

porque ahí se ve una nave industrial o una fábrica en ruinas

completamente...

destruida, desvencijada...

como tantas otras...

ruinas industriales que se ven en la antigua Unión Soviética.

Y... pues casas...

pocas, pero sí se ven yurtas.

Yurtas cerradas dentro de...

pues como...

como parcelitas que vallan con bloques de uralita.

O bloques de ladrillo.

En fin.

No parece que sea una ciudad muy próspera.

Y tampoco es mi destino,

así que tengo que seguir...

porque el camino es muy largo

y lo que ya estoy apreciando en Mongolia

es que van asfaltando la ruta por tramos.

Hay tramos asfaltados normalmente antes de la ciudades

como ha ocurrido aquí, en Khovd, que la carretera es buenísima,

y después, de repente, se acaba la carretera

y aparece el patatal.

Y sé que en el camino a...

Ulán Bator me esperan varios tramos de patatal,

hay alguno bastante largo de varios cientos de kilómetros,

y tengo que ir acercándome a ello porque...

porque si no, no llegaré nunca.

Pero el problema es el del alojamiento.

No se ven muchos hoteles y,

según el GPS, hay algunos moteles o "home stay",

que están por el camino, entonces voy de uno en otro,

y si no, tendré que acampar,

pero como he visto en el radar del tiempo

que todavía queda otro frente de lluvia acercándose,

no me gustaría acampar y que me cayera ese torrente de agua

en mitad de la nada dentro de una tienda de campaña.

Así que vamos a esperar a que pasen las lluvia

para poder acampar tranquilamente y, mientras tanto,

intentaré encontrar un "home stay".

Un sitio donde poder refugiarme. Aunque sea una yurta.

Así que nada, vamos a seguir nuestro viaje.

(Música)

Una de las curiosidades de Mongolia para un viajero occidental

es la profusión de simbología religiosa

que mezcla aspectos de los dos credos mayoritarios del país:

el budismo tibetano y el chamanismo tradicional.

(Música)

¡Qué bonito!

Es el...

el paso de la montaña...

que separa, bueno, ahí, la ciudad de Khovd,

y debe ser otra provincia, otra región,

hay una puerta ahí,

y se ve otra vez la cordillera,

y ahí otra cordillera.

Es espectacular.

Y esto... es un lugar para realizar...

ofrendas budistas.

Porque... los mongoles...

son en su mayoría...

de religión budista.

Además, es budismo tibetano

el que se...

el que se practica por aquí.

Y entonces aquí...

realizan ofrendas.

Y ponen... como carne

y trozos de vaca, y por eso hay tantas moscas.

Pero, a pesar de todo eso,

el sitio resulta espectacular

con las vistas de la montaña, estos monolitos,

y ahí hay como un templete.

Y nosotros...

intentaremos...

visitar algunos de los monasterios...

que hay en Mongolia.

Monasterios que han tenido que ser reconstruidos

porque una de las cosas que hizo el comunismo

fue prohibir la religión

como... en todas las repúblicas centroasiáticas.

Entonces, tanto los cristianos fueron perseguidos

como aquí...

los...

los monjes... los monjes budistas.

Muchos de ellos fueron...

fueron asesinados, enviados a prisión,

represaliados...

y es curioso porque...

la corte de Gengis Khan,

la corte de los mongoles en general,

era sumamente tolerante.

En la capital imperial, Karakórum,

al actual ciudad de Jarjorin,

había varias iglesias...

iglesias cristianas nestoristas.

Había nestorianos allí.

Pero había también mezquitas

y había monasterios budistas.

Es curioso que...

los mongoles que conquistaron

gran parte de la región centroasiática...

fueran más tolerantes con la religión...

que los soviéticos.

En fin.

Un sitio muy bonito.

y espiritualmente...

potente.

(Música)

Las horas se consumen rápidamente

circulando por estos difíciles caminos.

y el sol cae dando paso a la tarde.

Pronto su sombra será la única compañía del nómada,

lo que significa que habrá que buscar un refugio.

Algo que no abunda en un país donde las escasas poblaciones

están muy lejos unas de otras.

Así que en el primer poblado que ve,

Miquel busca alojamiento.

"Hello!".

¿Hola?

¿Hola?

¡Hola!

Esto parece el motel, pero no hay nadie.

He entrado dentro, incluso tiene... No tiene mala pinta,

pero no hay nadie.

Bueno, vamos a ver qué pasa aquí.

Pues he llegado al pueblo, he encontrado el hotel,

pero no hay nadie en el hotel

y nadie sabe decirme quién lleva el hotel.

Es una situación un poco absurda.

Bueno, el hotel. Es un motel... básico,

pero es que no hay nadie.

Y yo pregunto y ni Dios me sabe decir dónde está

la persona que se encarga de este asunto.

Ya, pero...

No hay nadie.

¿Quién lleva el...?

Vamos a ver.

Señora, a ver.

A ver.

No está la persona que lleva el hotel.

¿Quién lleva el hotel? ¿Dónde puedo localizarla?

A ver.

No hay nadie. (HABLA EN MOGOL)

No hay nadie.

Ya está, ya somos aquí la sensación.

Bueno, la señora se ríe mucho y los vecinos del pueblo la saludan,

y deben de decir: "Has ligado o algo así",

pero... yo sigo sin enterarme de que es lo que está pasando.

A ver si es aquí el hotel.

¿Aquí? Ah.

¡Hola!

¿Hotel?

¿Del hotel?

Ah. "You hotel".

"Okey. Good".

Parece que... que hemos encontrado...

(HABLA EN MONGOL)

A ver, se lo voy a explicar otra vez a este.

La persona del hotel no está.

¿Puede usted llamarla, por favor?

Vamos a intentar.

¡Ah! ¡Okey, okey!

Parece que... alguien tiene el teléfono.

"Hello!".

Este pueblo tiene mucho mejor ambiente que el otro.

No sé porqué, pero me da mucha mejor espina.

El otro no tenía muy buen rollo. No sé porqué.

Había algo en el ambiente que no me gustaba.

Este lo veo mucho más... majo.

Y el hotel no tiene mala pinta.

Lo he visto por dentro y es como una cosa... chula.

No creo que tenga ni baño,

ni agua caliente, ni agua corriente, ni nada, pero...

Me ha gustado. Tenía muchos colores.

No sé porqué, pero me da la impresión de que...

el alcohol hace estragos por aquí.

¿Hotel?

Vámonos para el hotel.

Fíjate qué perraco...

Es enorme.

Uy.

Es un perro mongol.

Parece como un "mastinaco" mongol.

Es curioso porque los caballos mongoles son pequeños

y los perros grandes.

¡Tendría que ir por la calle del pueblo haciendo un caballito

para que fliparan más!

¡Okey!

"Very good. Very good!".

Hemos llegado.

Estoy intentando entenderme con esta señora.

Me gusta porque es muy colorido.

Esta señora es muy amable, pero creo que me está diciendo

que para ducharse hay que irse a otro sitio.

Pero en coche.

Ah.

Puedo elegir la "room".

Esta es la habitación.

Bueno.

No está nada mal.

Señora.

Señora, usted no se puede imaginar lo bueno que es...

encontrar un sitio para dormir.

Vamos a ver si nos podemos entender con esta señora.

¿Tiene usted ducha, por favor?

¿Tiene usted ducha, por favor?

(HABLA EN MONGOL)

"Lluvia en Surgut".

(HABLA EN MONGOL)

Es ininteligible lo que dice usted.

A ver.

(HABLA EN MONGOL) Espere.

(HABLA EN MONGOL)

"Plazos adicionales listos...".

Señora, lo que dice usted... (HABLA EN MONGOL)

¡Okey! ¡Good!

Bueno, yo estoy realmente alucinando porque...

el traductor de ruso, lo que ella dice,

es completamente ininteligible.

Me dice: "Lluvia en Surgut...".

Y cosas del estilo. O sea...

No he conseguido enterarme, pero, vamos, interpreto yo...

que me viene a decir que para ducharme

me tiene que llevar en coche a algún sitio.

Y que "one time", yo interpreto que es una hora,

que tiene que llamar a alguien

y que en una hora me ducharé, pero bueno, lo que sea.

(Marea "Como el viento de poniente")

Diario de un nómada - Las huellas del Gengis Khan: El hotel fantasma de Mongolia

30:22 25 oct 2020

Miquel Silvestre prosigue recorriendo la cordillera del Altai en Mongolia y debe superar numerosas dificultades debido a lo maltrecho de las carreteras mongolas.

Miquel Silvestre prosigue recorriendo la cordillera del Altai en Mongolia y debe superar numerosas dificultades debido a lo maltrecho de las carreteras mongolas.

ver más sobre "Diario de un nómada - Las huellas del Gengis Khan: El hotel fantasma de Mongolia" ver menos sobre "Diario de un nómada - Las huellas del Gengis Khan: El hotel fantasma de Mongolia"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Francisco Martínez Membrilla

    De los mejores capítulos. Es la única serie de viajes en moto que puedo ver en familia.

    01 nov 2020
  2. Angel AG

    Cultura, aventura, historia, motos y mucho más en esta maravillosa serie. Te agradezco enormemente enseñarnos tanto y tan amenamente. Diario de un nómada tiene ADN aventurero y por tanto de TVE2.

    29 oct 2020
  3. David López

    Miquel, sigue con tu destino que tus seguidores estaremos donde nos lleves.

    26 oct 2020
  4. José Manuel

    Qué lástima que se vaya a terminar este estupendo programa de viajes en moto. Un modo directo de contarnos cómo es el mundo, sin sofisticaciones ni preparados, como es ¿Por qué lo quitan?

    26 oct 2020
  5. Santy

    Impresionante paisaje, es increíble que se pueda sobrevivir en unos lugares tan inhóspitos. Miquel, increíble como te buscas la vida, me he quedado con las ganas de ver la ducha. Me alegra que dejes tve, me parece que están infravalorando tu programa, no entiendo que sólo te den 30 minutos, así es difícil seguir la historia.

    25 oct 2020

Los últimos 231 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 12 Ver más