El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5475723
Para todos los públicos El Día del Señor - Misa de Año Nuevo - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días.

Feliz Año Nuevo a todos.

Feliz año 2020 desde la basílica de San Pedro, en Roma,

donde vamos a asistir, a participar en la Santa Misa

presidida por el Santo padre Francisco.

Muisa en esta solemnidad de María

con la que se inaugura siempre el Año Nuevo.

Vamos ya al altar de la confesión situado sobre la tumba de San Pedro.

Ese altar mayor en la basílica de San Pedro.

Todo listo para comenzar esta Santa Misa

en la Jornada también Mundial de la Paz.

Coincidiendo con el día uno desde hace 53 ediciones

se celebra la Jornada Mundial de la Paz.

Este año tiene como lema:

"La paz como camino de esperanza, diálogo y conversión ecológica".

Como viene siendo tradicional,

estos niños cantores participarán también en la liturgia

llevando las ofrendas al altar.

(CANTAN EN LATÍN)

Llega a la cruz acompañada de los siete cirios.

Abre esta procesión litúrgica.

Salve, oh, madre de misericordia, Madre de Dios y madre del perdón.

Madre de la esperanza llena de santa alegría.

Oh, María.

Canta la escola acompañando esta procesión que ya se acerca al altar.

El diácono lleva el libro de los Evangelios solemnemente.

Los obispos concelebrantes.

Cierra la procesión del santo padre, que la preside.

El que preside la celebración es el último en llegar al altar

porque él es el servidor de todos.

Así es la jerarquía de la Iglesia, jerarquía de servicio.

El santo padre es el siervo de los siervos.

Ahí lo vemos ya, acompañado de los dos diáconos

y del maestro de las ceremonias pontificias.

El niño Jesús que colocó el santo padre

en la misa de Nochebuena.

Le saluda con un beso antes de acceder al altar.

(Coro en latín)

(Coro en latín)

(Coro en latín)

Esta imagen de la Virgen colocada en el presbiterio

de San Pedro de la basílica.

Mientras la scola sigue cantando.

(Coro en latín)

(Órgano)

(REZA EN LATÍN)

Hermanos, reconozcamos nuestros pecados

antes de celebrar estos sagrados misterios.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros.

Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.

(REZA EN LATÍN)

Y ya entonamos "El Gloria".

En esta solemnidad de la maternidad divina de María.

"El Gloria" de la misa.

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(REZA EN LATÍN)

Oremos.

Dios y Señor nuestro, que por la maternidad virginal de María

entregaste a los hombres los bienes de la salvación,

concédenos experimentar la intercesión de aquella

por quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida.

Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

Él vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo,

y es Dios por los siglos de los siglos.

Después de la oración colecta comienza la liturgia de la palabra

con el libro de los números.

(HABLA EN FRANCÉS)

El Señor habló a Moisés:

"Di a Aarón y a sus hijos:

'Esta es la fórmula con que bendeciréis a los hijos de Israel:

'El Señor te bendiga y te proteja,

ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor.

El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz''.

Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré".

Palabra de Dios.

(Órgano)

(CANTA EN LATÍN)

Que Dios tenga piedad y nos bendiga.

Canta el salmista el salmo 66.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,

ilumine su rostro sobre nosotros,

conozca la Tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación.

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia,

y gobiernas las naciones de la Tierra.

Oh, Dios, que te alaben los pueblos,

que todos los pueblos te alaben.

Que Dios nos bendiga,

que le teman hasta los confines del orbe de la Tierra.

(CANTAN EN LATÍN)

El Señor tenga piedad y nos bendiga.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas.

Hermanos,

cuando llegó la plenitud del tiempo, envió Dios a su Hijo,

nacido de mujer, nacido bajo la Ley,

para rescatar a los que estaban bajo la Ley,

para que recibiéramos la adopción filial.

Como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu

de su Hijo que clama: "¡Abba! ¡Padre!".

Así que ya no eres esclavo, sino hijo,

y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.

(CANTAN EN LATÍN)

(Órgano)

(Música)

(Órgano)

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En muchas ocasiones habló Dios antiguamente

a los padres por los profetas.

En esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo.

Canta la antífona de este "Aleluya",

mientras el diácono ya recibe la bendición

para proclamar el Evangelio.

El Señor está en tu corazón

y en tus labios para que anuncies el Evangelio de Jesucristo.

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacía Belén

y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño.

Todos los que lo oían se admiraban

de lo que les habían dicho los pastores.

María, por su parte, conservaba todas estas cosas,

meditándolas en su corazón.

Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios

por todo lo que habían oído y visto,

conforme a lo que se les había dicho.

Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño,

le pusieron por nombre Jesús,

como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

(CANTAN EN LATÍN)

(Órgano)

(Música)

Recibimos la bendición del santo padre

con el libro de los Evangelios.

Le pondrán de nuevo el diácono

encima de la cuna donde está el Niño Jesús.

La palabra se hizo carne.

Esos dos signos: el libro del Evangelio

y la imagen del Niño Jesús nos recuerda el prólogo

del evangelio de San Juan que hemos escuchado estos días

ya comienza la homilía del santo padre.

Sentimos, no nos ha llegado desde Roma, el texto de la homilía.

Vamos a escucharla en italiano e intentar rescatar

las ideas fundamentales del santo padre en esta homilía.

(HABLA EN LATÍN)

Cuando llegó la plenitud de los tiempos,

Dios envió a su hijo nacido de la Virgen, de una mujer.

Fue concebido en el seno de María.

Ahora nacido.

Inauguramos este 1 de enero.

Como hacemos este año de mano de la Señora,

mujer y madre.

Nacido de mujer.

La mujer es fuente de vida.

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

(HABLA EN LATÍN)

Pedimos disculpas, no podemos traducir.

No nos ha llegado el texto desde Roma del santo padre.

(HABLA EN ITALIANO)

Es costumbre este 1 de enero acabar la homilía

con ese título de Santa Madre de Dios,

Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios.

Como siempre, también unos segundos para la reflexión

del Evangelio de este primer día del año.

María guardaba todas las cosas en el corazón.

Las meditaba en su corazón.

Este texto para el santo padre es un hábito en la vida.

Es un hábito en la vida de la virgen.

También el escoger una disposición permanente.

Ha hablado el papá con palabras duras.

El cuerpo de la mujer está llamado a dar la vida.

Los que atentan contra la mujer,

el papá ha hablado con palabras serias.

(Órgano)

Celebramos a la Virgen y al príncipe de la paz.

Proclamamos nuestra fe con el credo.

(Coro)

(Coro)

(Coro)

(Órgano)

(Coro)

(Coro)

Queridos hermanos, hay que alabar al Señor.

Acerquémonos a él con confianza.

-(HABLA EN ITALIANO)

Oremos, nos invita el pontífice.

-(HABLA EN CHINO)

-Santifica al papa y a los obispos

para que conduzcan a sus hermanos con calidad heroica.

-Rogemos al Señor.

Esa petición la hemos hecho todo un lema.

Acaba con las guerras y con toda expresión de odio.

Que los pueblos vivan en justicia y honor.

-(HABLA EN ITALIANO)

Oremos por las madres.

Por la intersección de María por Dios.

Bendice a todas las madres.

Que la vida que han generado resplandezca con tu luz.

-(HABLA EN ITALIANO)

-Reconoce a todos tus hijos dispersos

y que cada hombre experimente la belleza de tu bendición.

-(HABLA EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

Oremos por las personas consagradas.

Poder la intervención de María, divina de gracia.

Que su vida le recuerde a todos la gloria del Evangelio.

(HABLA EN ITALIANO)

-(HABLA EN ITALIANO)

Padre, que María te ha encarado el mundo a Jesús.

Acoge nuestra plegaria y haznos partícipes de la vida eterna.

Por nuestro Jesucristo santo.

Así termina la liturgia de la palabra.

(Coro)

Gran misterio sacramento.

Que los animales vean al Señor nacido.

Como les decíamos,

estos niños vestidos de magos se acercan para llevar el pan y vino.

Es la tradición.

Se acercan a las casas para conseguir dinero

que entregan a los más necesitados.

Es una tradición aquí, en Roma, desde hace años.

(Coro)

(Coro)

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

(Órgano)

(Órgano)

(Órgano)

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

(Órgano)

Se colocaban alrededor del altar los sacerdotes

en esta imponente basílica de San Pedro.

El santo padre está hablando sobre la maternidad de María

con la que comenzamos el año nuevo.

(Coro)

(Órgano)

Es el día de la maternidad libre de María.

Es una jornada que se une al año sexto en este primer día del año.

Se acerca el diácono o al santo padre.

(Órgano)

Los arzobispos están ayudando en esta misa

al papa que está junto al pan y vino.

(HABLA EN ITALIANO)

-Orad, hermanos, para que este sacrificio mío

y vuestro sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

-El Señor reciba de tus manos este sacrificio para alabanza y gloria

de su nombre, para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia.

-Amén.

-Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

-Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación,

darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo lugar,

por Jesucristo, tu Hijo amado. Por el, que es tu Palabra,

hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que,

hecho hombre por obra del Espíritu Santo

y nacido de Maria, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor.

Él, en cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte

y manifestar la resurrección, extendió sus brazos en la cruz,

y asi adquirió para ti un pueblo santo.

Por eso con los ángeles y los santos proclamamos tu gloria, diciendo:

Entonamos el "Santus" en esta misa.

(Coro)

(Coro)

(HABLA EN ITALIANO)

Padre misericordioso pedimos por tu hijo

que vendidas estos dones,

este sacrificio santo y puro que te ofrecemos por la Iglesia católica.

(HABLA EN ITALIANO)

-(HABLA EN ITALIANO)

Por todos los hijos de Dios y todos los que estamos reunidos.

Por ellos y por todos los suyos por la salvación

del pecado que ellos esperan te ofrecemos

y nos unimos a la virgen María y San José y todos los santos y mártires.

-(HABLA EN LATÍN)

A toda la Iglesia celestial.

-(HABLA EN ITALIANO)

Invoca al espíritu Santo.

Bendice esta ofrenda espiritual de vida de ti,

y sangre de tu hijo amado, Jesucristo Nuestro Señor.

Tomó pan en sus santas y venerables manos

y elevando los ojos hacia el cielo, hacia ti,

Dios padre todopoderoso, dando gracias, te dijo,

y lo repartió entre sus discípulos.

Del mismo modo, acabada la cena,

tomo este caldo en sus santas y venerables manos.

"Dando gracias", te dijo y lo repartió entre sus discípulos.

(Órgano)

Este es el misterio de la fe.

(Coro)

Por eso, padre, nosotros tus siervos,

hacemos este memorial para celebrar la muerte y resurrección de tu hijo.

De la santa resurrección de los muertos.

Te ofrecemos el pan de vida eterna y vino de sanación.

Mira con ojos de bondad esta ofrenda y aceptada

como acertaste los dones sacrificio de Abraham.

-Acordamos hoy todos nuestros hermanos difuntos.

-(HABLA EN LATÍN)

Que nosotros, pecadores, siervos tuyos,

que confiamos en tu misericordia...

(REZA EN LATÍN)

(Órgano)

(CANTA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

Termina así la plegaria eucarística.

Comenzamos el rito de la comunión

con la invitación a rezar el "Padre nuestro".

(CANTAN EN LATÍN)

(REZA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

(REZA EN LATÍN)

(CANTA EN LATÍN)

Nos damos la paz.

Recordaba el santo padre en la homilía

que la mujer es donante y donador a de paz

y debe ser plenamente involucrada

en los procesos de toma de decisiones

porque así el mundo se encuentra más en paz.

Una conquista para el mujer es una conquista para la humanidad entera.

(Órgano)

(CANTAN EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

(REZAN EN LATÍN)

(Órgano)

¿Qué mejor manera de comenzar el año que al lado de la Virgen?

Es el momento para los que estamos ahora en casa, en el hospital...

Cualquiera que estemos lejos de un templo,

es el momento de hacer nuestra comunión espiritual

trasladando al Señor el deseo de recibirle.

Celebramos la basílica de San Pedro con el santo padre

esta festividad de la Natividad de María.

Las mujeres son fuente de vida.

Sin embargo, son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas,

forzadas a prostituirse y destruir la vida que llevan en el vientre.

Toda violencia contra la mujer es una profanación a Dios.

La salvación vino del cuerpo de la mujer.

De cómo tratamos el cuerpo de la mujer

comprendemos nuestro nivel de humanidad.

(CANTAN EN LATÍN)

Es propio de la mujer, también decía el papa,

tomarse la vida en serio.

La mujer manifiesta que el sentido de la vida no es producir cosas,

sino tomar en serio las que ya están.

Solo el que mira con el corazón ve bien,

porque es es el que puede ver al hermano

más allá de las fragilidades.

Es el que puede ver a Dios en todo.

Nos animaba el santo padre a que nos hiciéramos estas preguntas:

"¿Me importa la gente con la que vivo?".

"¿Tengo al Señor en mi corazón?".

Solo así podremos superarla indiferencia que nos envuelve.

Pidamos esta gracia, vivir el año con el deseo de cuidar a los demás.

Acercándose a María, la Iglesia encuentra su centro y su unidad.

El diablo trata de dividirla poniendo en primer plano

las diferencias y los bandos.

No podemos entender a la Iglesia

si la miramos a partir de sus estructuras, tendencias, ideologías.

Percibiremos algo de ella,

pero no la totalidad.

"Astro del cielo, noche de paz".

El clásico villancico nos ayuda a dar gracias a Dios

por la eucaristía recibida.

(CANTAN EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

Y ya nos disponemos a la oración final

y la bendición que recibiremos el santo padre

desde esta basílica de San Pedro que hoy luce con esta belleza

propia de las solemnidades, de las grandes fiestas,

y hoy lo es, la solemnidad de la maternidad divina de María.

Con el canto de la scola de la Capilla Sixtina

vamos a escuchar esta "Noche de Paz",

tan emocionante para dar gracias a Dios por su nacimiento.

Para dar gracias también hoy a la Virgen.

Oremos.

Hemos recibido con alegría los sacramentos del cielo.

Concédenos, Señor, que nos ayuden para la vida eterna

a cuantos proclamamos a la bienaventurada siempre Virgen María,

madre de tu Hijo y madre de la Iglesia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Y ya recibimos la bendición solemne.

El Señor esté con vosotros.

Invita el diácono a que nos inclinamos

para recibir la bendición.

Dios, fuente y origen de toda bendición,

infunda sobre vosotros gracia

y os conceda para este año la vida y la salud.

Que nos mantenga íntegros en la fe,

pacientes en la esperanza

y perseverantes hasta el final en la caridad.

Que disponga vuestros días y vuestras obras en la paz.

Escuche ahora y siempre vuestra oración

y os conduzca a la vida eterna.

(REZA EN ITALIANO)

(Órgano)

(CANTA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

"Id en paz".

La misa ha terminado.

Damos gracias a Dios.

Así termina esta eucaristía, la primera del año,

en esta Jornada Mundial de la Paz.

El papa se dirige ahora hacia la Virgen.

Cantamos el himno a la santa madre del redentor.

Estrella del mar.

Ayudan a tu pueblo.

Tú, que acogiendo el saludo del ángel

ante el asombro de toda la creación,

has engendrado a tu creador.

Madre, siempre virgen, ten piedad de nosotros, pecadores.

Y el papa regresa al altar para retirarse

después de haber celebrado esta Santa Misa

nosotros volveremos el próximo domingo,

el día cinco, a nuestro horario habitual, 10:30 de la mañana.

Lo estaremos haciendo desde Madrid.

Y desde esta basílica de San Pedro,

acompañando al santo padre en este primer día del año

y celebrando el año junto a la Virgen

en el día de su maternidad divina,

nos despedimos hasta el próximo domingo.

Feliz año, feliz 2020 a todos.

(CANTAN EN LATÍN)

El Día del Señor - Misa de Año Nuevo

01 ene 2020

Programas completos (713)

Los últimos 715 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios