Deslenguados La 2

Deslenguados

Lunes a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5786986
Para todos los públicos Deslenguados - Silencio - ver ahora
Transcripción completa

Si pronuncias su nombre,

desaparece.

Y ahora mismo acaba de desaparecer,

aunque no lo hemos nombrado.

Eterno y mudo, como el recuerdo,

punto en común entre héroes y corderos.

Es el amigo del que huimos a veces,

pero que nos espera a todos al final del camino.

Callados como tumbas hacemos cremallera,

chitón, boca cerrada, oídos abiertos

y desde esta burbuja alejada del mundanal ruido,

aprovechamos para ver lo que nos dice con su voz inexistente.

Hoy en "Deslenguados"... Pss...

Silencio.

"Silencio, expresarse sin palabras es un lío".

"Solo un necio no deja que el hablar oscile

entre el sí y el no".

"Entre el rugido de un león y la paz de un silo, silencio".

Me dirijo a un espacio donde se impone el silencio

para hablar con una persona que ha hecho

de la comunicación sin palabras su "modus vivendi".

El espacio, el claustro de un monasterio benedictino.

La persona en cuestión, Carles Sans,

integrante de la compañía de teatro gestual Tricicle.

El objetivo, una paradoja,

hablar sobre el silencio.

Bueno, ya ves que estamos en un claustro

y esto nos hace pensar siempre en monjes.

¿Crees que serías capaz de tomar un voto de silencio

o te resultaría una tortura?

Yo creo que me costaría, no sé si una tortura,

pero me costaría.

Aunque en otras épocas de mi vida,

me había planteado

el hecho de ingresar en un monasterio, durante unos días,

cuidado.

Pero cuando me enteré de que había que madrugar

a las cinco o seis de la mañana, creo que se levantan,

ya dije que quizá no.

Pero es muy interesante poder convivir con el silencio,

saber convivir con el silencio.

Hay muchas personas que no saben vivir en silencio.

¿Crees que el gesto conforma un lenguaje diferente

al lenguaje hablado?

Y que muchas veces, mientras que lo que hablamos va por un lado,

el gesto nos delata y dice mucha más verdad

de la que podría decir la palabra.

Yo creo que el lenguaje gestual es un lenguaje subsidiario

del lenguaje hablado.

Es un lenguaje que transita en paralelo.

Es decir, las personas hablamos y gesticulamos al mismo tiempo.

Creo que son dos lenguajes que se complementan perfectamente.

Con vuestros espectáculos habéis hecho gira por muchos países.

¿Os ha pasado que por algún tema cultural

haya habido algún gesto, algún gag,

que no se entendiese o se malinterpretase?

Sí, ha pasado muchas veces.

Hemos tenido que hacer una adecuación del lenguaje gestual

del lugar donde estábamos.

Yo recuerdo que estando en Grecia,

para rechazar a alguien,

que tú aquí para rechazar a alguien sería hacer esto,

pues allí es esto.

Entonces, hacíamos esto y no lo entendía nadie.

Hacíamos esto y se entendía. O, por ejemplo, en Holanda.

Si tienes que decir a alguien que venga,

¿tú cómo harías?

Así, ¿no?

Tú le harías así. Sí.

O con el dedo. Exactamente, así, ¿no?

Pues esto para ellos es vete.

Es al contrario, esto está diciendo vete.

Y para nosotros es ven.

Es decir, sí que es cierto

que hay particularidades en cada país.

Que uno tiene que ir conociendo y lo aplicas en el espectáculo.

En Tricicle, por ejemplo, es teatro gestual.

Pero yo no sé si se puede decir que es teatro mudo.

Porque sí que hacéis sonidos con la voz.

Sí que utilizáis la onomatopeya, el grito, muchas veces.

¿Fue una decisión consciente? ¿Fue saliendo de manera natural?

¿Qué os hizo decidiros por añadir otra capa de lenguaje?

Originariamente tuvimos nuestras influencias,

que venían de Europa, de Francia,

venían de Italia,

de gente que trabajaba en danza o en teatro gestual.

En mimo clásico, incluso.

Y luego fuimos nosotros adaptándolo a nuestra manera de hacer.

Yo creo que nosotros hemos llegado a crear un género propio.

Un género Tricicle.

Puedo suponer que a lo mejor una influencia vuestra pueda ser

el cine cómico mudo. Sí, claro, sin duda.

¿Qué actores silenciosos habéis tenido como referentes?

Bueno, pues los grandes.

Lloyd, Keaton, Charles Chaplin.

Más adelante, en los años 60, Jacques Tati.

Y luego, incluso, abandonando el cine mudo,

te diría que actores de comedia

como Cary Grant.

Que proviene del circo, por cierto.

Peter Sellers, o personajes de este tipo, también nos han influido.

Algún gag que consideres que para ti está en el top.

Hay muchísimos.

Keaton tiene uno con una escalera, maravilloso.

¿Sabes lo que ocurre?

Son épocas en las que todavía se inventaban gags.

Hoy son reinterpretaciones de gags

que ya se han inventado.

Me gustaría que me tradujeses a gestos

frases no sobre el silencio,

sino sobre el hablar.

¿Te ves capaz de ello?

Depende, a veces hay que ayudarse con algún elemento.

Porque por sí mismo con el gesto, pero bueno, vamos a ello.

¿Preparado entonces?

Venga, preparado. Vamos a ello.

Ve a ello.

(Música de cinematógrafo)

"Los gestos nos ayudan a expresarnos sin utilizar palabras,

pero no en todo el mundo tienen el mismo significado".

"Cruzar los dedos en España significa desea de suerte".

"En cambio, en Vietnam, hace referencia al genital femenino".

"El pulgar hacia arriba en España quiere decir 'bien',

pero en Japón de usa como mímica de la palabra 'hombre'".

"Unir el índice con el pulgar y dejar los otros dedos en el aire

en España se utiliza cuando algo nos parece perfecto".

"En Brasil se traduce en un ofensivo: 'que te den'

y en Japón significa 'dinero'".

"Es España levantamos el brazo y abrimos la palma de la mano

para pedir un taxi o decir '¡Alto!'".

En Grecia sería lo mismo que decir la expresión: 'vete a la mierda'".

"Y cuanto más cerca pones la mano, peor".

"Daniel, suerte que no estás en Grecia,

si no el taxista, en vez de pararte, te hubiera atropellado".

Qué graciosa, Iris.

Para saber más sobre el mundo de los signos,

vamos a conocer a Enric Lluc, intérprete de lengua de signos.

Por cierto, Iris, una curiosidad.

¿Desde cuándo se utiliza la lengua de signos?

"El inicio de la lengua de signos española data del siglo XVI,

cuando el benedictino fray Ponce de León decidió

enseñar a niños con sordera a comunicarse".

¿Cómo que lengua de signos española?

Perdona mi ignorancia, Iris,

pero ¿es que hay más de una? ¿No es universal?

Enric, desconocía totalmente

que existe una lengua de signos por cada idioma.

¿A qué se debe esto?

A que no es una lengua universal.

Porque en diferentes partes del mundo crecen personas sordas,

que crean su propio código lingüístico,

su propia lengua de signos

y es por eso que no coinciden con otros países.

¿Existen también variedades regionales

de la lengua de signos? Por supuesto.

Dentro del ámbito nacional, en España, por ejemplo,

algún signo de Galicia o del norte

puede tener diferencias con el sur: Andalucía, Murcia.

Por ejemplo:

mira, los meses del año.

En el norte hacen abril.

Que son los agujeros de la cruz de Cristo.

De la Semana Santa.

Y en el sur se utiliza este de abril.

Que es de las procesiones de Semana Santa.

¿Cómo se crea una palabra en lengua de signos?

Es el pueblo, los usuarios,

quien las pone o quita del diccionario.

Por ejemplo, cuando hay nuevos políticos como Trump,

Biden, este es el signo de Biden.

Y este signo viene

porque la comunidad sorda de Estados Unidos han visto

que hay un rango característico visual

que le pueden atribuir.

Frecuentemente, sale a la calle con gafas de sol cuadradas.

Y de ahí el signo.

Tenemos que preguntarlo, ¿cuál es el de Donald Trump?

El de Trump es todavía más visual, es este de aquí.

Por ejemplo.

Este es de Trump y en su momento, el futbolista Neymar,

que jugó en el Barça,

también, como llegó aquí con crestas y pelos a lo loco,

también tubo este mismo signo.

Tú eres intérprete de lengua de signos.

Entonces me gustaría encargarte una labor de traducción.

A ver qué me pides.

Se me ocurre la frase...

Eso es una traducción literal.

Que es una estructura oyente poniéndoles signos,

que se llama bimodal.

Pero esto...

no lo acabarían de entender.

Porque es un refrán lo que tú me has dicho.

Y los refranes cuestan de entender para la comunidad sorda.

Porque nosotros en la comunidad oyente

los refranes los hemos ido oyendo y repitiendo y repitiendo

hasta asimilarlos.

Y esto es algo que las personas sordas no tienen la suerte de oírlo.

Entonces, habría que cambiar toda la estructura

y repito, esta frase tal cual

la interpretaríamos en lengua de signos

y no se entendería bien.

¿Qué tipo de manifestaciones lingüísticas son

más difíciles de entender para la comunidad sorda?

Refranes, las ironías,

las cosas con doble sentido.

Por ejemplo, las canciones.

Que las canciones evocan mucho a metáforas

y a cosas idealizadas.

A veces la canción tal cual...

Poniéndola palabra signo no se entendería.

Y la adaptación, la interpretación,

cambiaría alguna palabra para que se entendiese el fondo.

El mensaje.

¿Qué tengo que tener en cuenta para comunicarme con una persona sorda,

si no sé lengua de signos?

Sobre todo, tener sentido común.

Es decir, vocalizar, no demasiado.

Pero hablar un poco más lento.

Y gestualizar un poco.

Por muy poca poesía que hayamos leído en nuestra vida,

yo creo que a todos nos suena un poquito ese verso

del gran poeta latinoamericano del siglo XX, Pablo Neruda.

"Me gusta cuando callas y estás como distante".

O lo que es lo mismo,

"calladita estás más guapa".

Un poema que debería ser una muestra de afecto a la fémina amada,

acaba convirtiéndose en un dardo envenenado.

Lo de que "calladita se está más guapa"

se ha visto clarísimamente en las compañeras de generación

y de continente del propio Pablo Neruda.

Todas ellas fueron escritoras acalladas.

Pero tal vez el peor

y más representativo de los ejemplos sea el de Elena Garro.

Escritora mexicana.

De la que hace poquito se celebraba el centenario del nacimiento.

Y en la faja de uno de sus libros ponía:

"Esposa de Octavio Paz".

"Amante de Miguel Casares".

"Inspiradora de Gabriel García Márquez".

Lo que debería ser una lista de sus atributos

como intelectual, como creadora, como escritora,

acaba convirtiéndose en una lista de aquello

que inspiraba a los otros.

A través de una simple "de", de una preposicioncita de nada,

lo que estamos es marcando pertenencia.

Elena Garro no es la intelectual que fue.

Elena Garro no es la inventora del realismo mágico.

Elena Garro es de ellos.

Les pertenece a ellos.

Elena Garro solo existe por ellos.

Según su definición,

la palabra "silencio" significa ausencia de ruido.

A las escritoras nos viene muy bien esa ausencia de ruido.

La necesitamos para crear, para imaginar nuestros propios versos,

para crear nuestros propios mundos.

Lo que no necesitamos es que nos silencien.

Porque según su definición, "silenciar" es imponer el silencio.

Es un sinónimo de...

Todavía los periodistas,

al referirse a algunas escritoras jóvenes, dicen cosas como:

"Emma Klein y su piel blanquísima".

O María Elena Higueruelo, que tras ganar un premio

de poesía joven la presentaron como...

Una colegiala.

Reducir el intelecto al físico es silenciar.

Pero si queréis, para terminar,

puedo volver a un hombre.

Puedo volver al mismísimo Pablo Neruda

y al final de su famoso poema.

"Me gustas cuando callas

porque estás como ausente".

Después de 40 años de teatro gestual,

de hacer teatro, de hacer series de televisión,

de hacer una película: "Palace",

de repente, rompes el silencio.

Y apareces con un espectáculo que se llama "Por fin solo".

Y que además te lanzas tú solo a la piscina.

Porque es un monólogo.

¿Qué cuentas en este espectáculo?

Vamos a ver, primero es porque una vez decidido

que Tricicle lo aparcamos,

uno ha de plantearse que entra en una nueva situación.

Y me tuve que plantear si me apetecía dejar el teatro o no.

A mí me gusta mucho actuar.

Entonces dije que me encantaría, de repente,

plantearme algo en solitario.

Y hacer algo distinto a lo hecho durante mi vida profesional.

Que es hablar.

Romper el silencio.

¿Cuándo un silencio puede valer más que mil palabras?

A veces es saber poner muy bien las pausas.

Y la pausa no es otra cosa

que un minisilencio entre un discurso de muchas palabras.

Pero esa pausa a veces le da...

una fuerza a lo que viene o a lo que antecede muy importante.

Hablando sobre el silencio,

aquí en "Deslenguados" hemos recopilado algunas citas

que hablan sobre ese tema

y que ha escrito gente muy famosa de la historia.

Si te parece, me gustaría decírtelas

y que tú me comentases

y si crees que necesitan ser puntualizadas,

me puntualizas. ¿Te parece? Venga.

Empezamos con una frase atribuida al escritor Miguel de Unamuno.

La frase dice:

"A veces, el silencio es la peor mentira".

Pues sí, puede serlo.

Es una frase muy inteligente.

Porque obviar una verdad,

puede ser a través del silencio.

O sea, callando.

Y Unamuno se cubre las espaldas porque dice "a veces".

Eso ya le permite no tener que categorizar.

También, sí.

La segunda la dijo Confucio.

Sí.

Alguien unos años más tarde dijo:

"En boca cerrada no entran moscas".

Que viene a ser la versión popular de lo que Confucio dijo.

Sí, sí, sí.

Los que tenemos el defecto o la virtud,

tampoco digo que sea un defecto,

de hablar mucho, tenemos más posibilidades

de cagarla.

Y al tercera frase la dijo Beethoven, Ludvig Van,

que dijo:

Beethoven tenía la ventaja de que no se oía a sí mismo.

A él le parecía que el silencio era algo habitual, no.

Lo que pasa es que no oía.

Pero tiene razón, estoy de acuerdo con él.

No lo rompas si no es para decir algo que realmente sume

o aporte, si no, no.

Por otra parte, ¿te has fijado que las personas que hablan poco

cuando hablan se las escucha más?

Precisamente porque no hablan casi nunca.

En una reunión siempre están los que hablan mucho

y uno que está muy callado. Y ese callado cuando dice:

"Yo pienso que...".

Todo el mundo va hacia el que no habla nunca.

Parece que lo que va a decir va a tener más peso y más solidez

que los que hablan tantísimo.

Y eso es porque el silencio es un aliado muchas veces

para muchas personas.

Iris, ¿estás ahí?

No sé si es porque hoy hablamos del silencio,

pero no te oigo demasiado.

"Las palabras tienen demasiado valor para malgastarlas".

Vaya, me sorprende tu respuesta.

¿No estarás enfadada conmigo?

"No pienso contestar esa pregunta".

Vale, vale, pero tu hermetismo me da qué pensar.

Yo creo que sí que estás enfadada conmigo.

"Te recomiendo dejar esta conversación, Daniel".

¿Acaso me estás pidiendo silencio?

"Afirmativo".

¿Y cómo se pide silencio?

"Se puede pedir silencio con las interjecciones...

Además, se puede...

"Después el interpelado puede irse del lugar sin que nadie se percate,

haciendo un...

Me voy a hablar con Beatriz Méndez.

Una filóloga que ha dedicado 345 páginas llenas de palabras

a hablar sobre el silencio.

Parece increíble,

pero el título de su tesis no deja lugar a dudas,

"Los actos silenciosos en la conversación en español".

Estudio pragmático y sociolingüístico.

Más claro, el agua.

Beatriz, ¿el silencio también es cuestión de lengua?

Sí, efectivamente.

Las personas cuando nos comunicamos,

normalmente no utilizamos únicamente palabras,

sino que también recurrimos a otra clase de signos no verbales.

Entre los que se encuentra el silencio.

Y además es curioso,

existen investigaciones que dicen

que tan solo el 10 o el 15% de la información que transmitimos

cuando nos comunicamos está producida por palabras.

Y que el resto de la información la conseguimos transmitir

a través de nuestros gestos,

nuestras posturas, movimientos,

nuestra mirada, incluso.

En este mundo parece que ni siquiera en silencio

somos capaces de entendernos.

¿Tú crees que el uso que se hace del silencio varía

según las diferentes culturas?

Sí, porque realmente

a veces no somos capaces ni de entendernos con las palabras.

Pues imagínate con aquello que no verbalizamos.

Y la mayor parte de estos malentendidos

que se suelen producir tienen una base cultural.

En ese sentido,

los usos estratégicos del silencio se van adquiriendo

desde edades muy tempranas.

De manera muy inconsciente.

A través de nuestra socialización.

De nuestra familia.

Del entorno en el que nos encontramos.

Por tanto, no es de extrañar

que haya tantas diferencias

dependiendo de la lengua que estemos hablando.

Es el caso, por ejemplo, de las propuestas matrimoniales,

que en culturas asiáticas como la japonesa,

cuando te hacen una propuesta matrimonial

y tú guardas silencio,

en ese caso se interpretaría como una aceptación

de esa propuesta de matrimonio.

Y en cambio, en otros países, otras culturas,

por ejemplo en Nigeria, en la lengua igbo,

esa propuesta matrimonial si guardamos silencio,

sería interpretada como un rechazo a esa propuesta.

Y respecto a la tolerancia que se tiene frente al silencio,

¿también las culturas son diferentes?

Sí, efectivamente.

Podríamos establecer una diferencia

entre culturas de la proximidad

y culturas de la distancia.

Las culturas de la proximidad,

entre las que está incluida la española,

o las culturas más mediterráneas, más del sur de Europa,

tienen una tolerancia más baja al silencio.

De ahí la expresión:

Porque intentamos rellenar todos esos espacios,

precisamente con palabras.

Y frente a ellas podríamos encontrarnos otras culturas

con una mayor distancia social.

Como podrían ser las nórdicas, la finlandesa, la de Suecia,

Noruega, todos estos países.

En los que se tiene una mayor estima por el silencio.

También tenemos un dicho muy conocido en español que sería:

Porque para un español la percepción de un sueco,

de un noruego o un finlandés es que recurre más al silencio

que nosotros y de ahí que se utilice esta expresión.

A ver, Iris, ¿qué te pasa?

Normalmente, no callas ni debajo del agua,

y hoy te estás haciendo la sueca.

"No me provoques, Daniel".

"Podría hablarte en sueco durante el resto del programa

y en 6000 lenguas más".

Veo que eres una deslenguada universal.

"Esa respuesta me halaga, Daniel".

Pero ¿en algún momento del programa me vas a llamar Dani?

¿Os dais cuenta de que mandamos callar a la gente diciendo chitón,

chis, pero también con gestos que son silenciosos?

Por ejemplo, ponemos el dedo delante de los labios.

O nos los agarramos con los dedos.

O pintamos una imaginaria cremallera.

Incluso vamos más allá y nos cerramos los labios con llave.

Y la arrojamos.

En el lenguaje de la radio y esos medios,

es muy habitual hacer esto para mandar callar.

Pero hay silencios que tienen nombre.

Concretamente, hay un silencio que tiene que guardar un intérprete

durante una obra musical que se llama...

y se representa así.

Esta palabra nos dirige inmediatamente al término tácito,

que es algo callado y silencioso.

Y hablando de silencioso, los hispanohablantes no somos

muy amigos de los silencios, nos gusta más el ruido.

Solo hay que pensar en un bar,

con un televisor o dos encendidos.

La música de fondo, el camarero que grita,

los paisanos que hablan en voz alta.

Un amigo mío extranjero siempre dice

que el silencio para un hispanohablante,

que a veces es una pequeña pausa mientras hablamos,

es equivalente a: "te cedo el turno para hablar".

Por eso tenemos miedo a esos silencios

y tenemos muchos dejes

en que llenamos esas pausas

con interjecciones, con titubeos,

con marcadores de discurso.

Que seguramente a todos nos sonarán.

Esto no aporta nada,

simplemente rellena esos silencios que tanto tememos.

El silencio es la falta de comunicación,

de socialización y es preceptivo en algunas órdenes religiosas

y en algunos centros de meditación.

Pero estar en silencio no significa esta callado.

Porque hoy podemos estar comunicándonos y hablándonos

a través de un teléfono móvil.

Es más, cuando alguien dice que ha hablado con fulanita,

cabe la posibilidad de que lo haya hecho en silencio

a través de un teléfono.

Del mismo modo, para los sordos el silencio no significa

falta de comunicación.

Tiene una dimensión más física.

Porque se pueden comunicar en medio de un silencio sepulcral

o del ruido más estrepitoso.

Y a veces, reconozcámoslo,

le tenemos un poco de miedo al silencio

porque eso implica tener que dialogar con nosotros mismos.

"Bueno, Daniel, ¿qué te ha parecido el programa?".

Pues aunque parezca un tópico,

me he quedado sin palabras.

"Ya".

"Y ahora seguro que se te ha ocurrido que lo perfecto sería

terminar el programa con una actuación totalmente silenciosa".

"¿No? Sin decir nada y haciéndolo todo con gestos".

"Pues siento decirte que no se puede,

porque a pesar de que hemos hablado de lo expresivo del silencio,

en televisión el silencio no está permitido".

"Claro, estoy de acuerdo contigo en que hubiera estado bien

expresar sin palabras los nombres de Carles Sans,

o decir con gestos lo que hemos aprendido de lengua de signos

con Enric Lluc".

"O sobre cómo utilizamos el silencio

con Beatriz Méndez,

pero no se puede".

"Así que te toca romper el silencio

y decir que aquí acaba 'Deslenguados'".

"Venga".

"Ja, ja, ja, qué gracioso".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Silencio

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Deslenguados - Silencio

08 feb 2021

Dani Orviz se encuentra con Carles Sans, un hombre que ha trabajado 40 años en silencio con Tricicle. La colaboradora Luna Miguel nos hablará de grandes escritoras silenciadas y Xosé Castro, El palabrista, nos demostrará que los españoles no somos muy amantes de estar callados.

ver más sobre "Deslenguados - Silencio" ver menos sobre "Deslenguados - Silencio"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 57 programas de Deslenguados

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios