Deslenguados La 2

Deslenguados

Lunes a las 20.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5793339
Para todos los públicos Deslenguados - Muerte - ver ahora
Transcripción completa

Nuestras vidas son los ríos

que del curro hasta la cama, cual peleles,

nos arrastran con gran brío

mientras tragamos programas de la tele.

Hasta que en un día cualquiera,

sin un grito ni una voz,

ni el memorando de un breve aviso siquiera,

alguien pulsa el botón "off"

de nuestro mando

y nos vamos a criar malvas.

Nos envían bellos ramos nuestros primos,

somos calaveras calvas.

La palmamos, la espichamos,

nos morimos.

Hoy tenemos media hora para hablarles

de este macabro fin del viaje.

De esta oscura segadora

que no entiende de palabros ni lenguaje.

Así que pónganse serios

y a la vida de la mano cojan fuerte

pues desde este cementerio

en "Deslenguados" hablamos de la muerte.

"La última morada que nos une al territorio de los espíritus".

"Mientras esperamos la reencarnación,

retumba en la tumba,

el eco del epitafio".

El otro día leí un tuit

de uno que pedía que cuando muriese,

algún voluntario fuese a su funeral

a mirar desde lejos vistiendo gabardina,

paraguas y gafas de sol.

Para que su familia pensase

que en su vida había pasado algo interesante.

He quedado en este camposanto

con Nacho Vigalondo, director de cine,

con el que seguro tendré una conversación

de lo más interesante y, espero, nada morbosa.

Hombre, Dani, ¿qué tal?

Muy bien.

Nacho, gracias por acompañarnos en el sentimiento

en "Deslenguados".

Lo primero, creo que te puedes quitar el paraguas.

Queda muy visual, pero es que no llueve.

Ya, pero el dramatismo de un paraguas negro en un cementerio...

¿Verdad que sí? Es muy jugoso.

Me quitas esto y somos...

No somos nada.

Parece que venimos... que venimos de volatín.

Sin embargo, la cultura cinematográfica nos ha dado

muchísimas muertes míticas.

Me viene a la cabeza el replicante en "Blade Runner".

De "Psicosis", la madre de Bambi, por ejemplo.

Haces que la muerte tenga un sentido.

Porque la madre de Bambi muere

de una manera que se integra en un relato.

Qué pasa, que en la vida real la muerte no forma parte

de nada que nos complete.

La muerte es una interrupción de la vida.

No es la conclusión de una historia

ni el comienzo de otra, es una hostia en la cara.

Hay muertes que nos han impactado y ni siquiera vimos.

Quería enseñarte esta, a ver qué te parece.

¡Chanquete ha muerto!

¡Chanquete ha muerto!

(LLORANDO) ¡Chanquete ha muerto!

Ha muerto Chanquete.

¿Por qué crees que funcionó tan bien esta muerte?

¿Por qué nos impactó tanto y se ha quedado tan marcada?

Es una muerte anunciada.

Por las revistas de la época.

No se veían en la necesidad de guardar el secreto.

Cuando Chanquete murió en pantalla, ya todo el mundo lo sabía

por los quioscos.

Como no existía la cultura del "spoiler",

una muerte anunciada formaba parte de la muerte.

Tengo la sensación de que la gente iba a ver ese capítulo

como el que acude a una ceremonia.

En la que todos sabemos cuál es el clímax.

Estamos en un cementerio

y para el cementerio existen muchas maneras diferentes

de llamarlo.

Que buscan el eufemismo, no sé si alguna te sonará.

¿Lo has escuchado alguna vez? No lo había escuchado.

Se dice también.

¿Has escuchado algún tipo de expresión

de estas para evitar términos de muerte

que te haya hecho gracia?

Las más desagradables.

Las más frívolas.

Son feas porque casi están deslegitimando el sufrimiento

del afectado.

Y otra cosa interesante también sobre el lenguaje,

que ya se mete en la historia más mítica,

son las últimas palabras.

Han trascendido las de Julio César.

"¿Tú también, hijo mío?".

Pero claro, "¿tú también, hijo mío?"

no creo que tenga cualidad de epitafio.

Es un susto que te has pegado a última hora.

es como pretender que alguien que ha muerto en un accidente de coche,

antes de morir su epitafio es: "¡Ah!".

Creo que el: "¿Tú también, hijo mío?" es más:

"No me jodas, ¿tú también?".

Más que una declaración solemne.

A eso me refería yo, tenemos por un lado

lo que la historia nos vende

o luego está cuando la cosa se hace humana.

Que era Elvis, que se supone que sus últimas palabras fueron:

"Voy al baño a leer". Me creo lo de Elvis más.

Aunque dé un poco de mal rollo,

¿has pensado qué epitafio te gustaría tener?

No, no.

Me gustaría que una cultura como la nuestra

tuviera muy arraigada la costumbre, la necesidad impuesta

de que en un momento de nuestras vidas escribamos un soneto propio.

Que después acompañaría a nuestra tumba.

Qué bonito sería

que venir aquí fuera

como la red social de nuestros antepasados.

Como si fuesen tuits puestos en tumbas.

No, tuits no, sonetos.

Por cierto, ¿has pensado alguna vez la palabra "epitafio"

de dónde viene?

Soy malísimo para... No te preocupes.

los orígenes etimológicos.

Para los orígenes etimológicos tenemos un asistente virtual.

Que lo sabe todo y nos lo va a decir.

Iris, ¿de dónde viene la palabra "epitafio"?

"La palabra "epitafio" viene directamente del griego

"epi": "sobre"

y "táphos": "tumba".

"En la Antigua Grecia eran las oraciones

que se recitaban en honor a los muertos en batalla".

Lo del epitafio da siempre mucho juego.

Parece que la gente quiera ser ingeniosa

después de muerta.

Yo quería proponerte un juego.

Te voy a decir algunos epitafios que han quedado como atribuidos

a gente conocida de la historia

y me dices si te parece que es real

o si es algo que ha sucedido después.

Falso. Falso.

Sí, es falso.

Porque el doble sentido de fuga...

Él podía haberlo tenido.

¿El alemán "fuga" tiene ese doble sentido?

No lo sé.

Suena más a juego de palabras chusco de los que me gustan a mí.

Más que a epitafio.

Es posible que quisiera autocitarse

en su propio sarcófago.

Porque es la frase de una película.

Como tampoco es un epitafio muy gracioso,

como no intenta cerrar la gracia,

quizás sí sea cierto.

Bien, es cierto.

(RIENDO) Vale.

Estoy con un método de deducción

y me lo estoy tomando muy en serio. Me dejas asombrado.

Este seguro que lo conoces.

Durante mucho tiempo he pensado que es real,

pero me han entrado las dudas.

¿Qué dices? Hay que tomar una decisión.

Que no es real. Y acertarías, no es real.

Porque es tan explosivo como chiste final

que por qué no hemos visto la foto mil veces

de la placa.

En realidad, en su tumba está solo su nombre y las dos fechas.

Las que suelen acompañar.

Falso.

Porque creo que ella no sabía...

Creo que ella no sabía que iba a morir.

Entonces...

Pero podía haber dicho: "Cuando muera quiero que pongan esto".

Porque si hay un misterio en torno a las condiciones

de la muerte de Marilyn Monroe,

si ella hubiera dejado un epitafio,

no habría misterio alguno.

No me imagino a alguien...

Porque se sospecha que no se suicidó,

sino que fue una sobredosis inducida.

Imagina que el asesino dice que: "Para hacer más creíble tu suicidio

quiero que antes de morir escribas un epitafio creíble".

Claro, sería un asesino muy talentoso.

Pero no, eso no existe.

Este otro.

Si fuera falsa, estaría muy bien planteada.

Decídete, ¿falso o verdadero? Yo creo que es verdadero.

Ahí te acabo de pillar, en la primera.

Has estado a punto.

Te he reconocido el mérito antes de reconocer la derrota.

Y otro compañero suyo de generación.

Es una cita de él, pero no creo que sea su epitafio.

Has entrado en una espiral de fallos.

Porque este sí es su epitafio. Qué bueno.

La verdad es que has tenido un par de fallitos por ahí, pero...

Y además con los artistas locales.

Curiosamente, ahí me han toreado.

Pues si quieres, continuamos.

Vamos a buscar algún panteón.

"Ser o no ser, esa es la cuestión"-

-Ay, la muerte.

Si hay algo que caracteriza al ser humano es que es el único animal

que es plenamente consciente de que se va a morir.

A la muerte la conocemos con muchos nombres.

La pelona, la huesuda, pero sobre todo, la parca.

Que en realidad no era una, sino que eran tres.

Tres hermanas de la mitología romana

que por supuesto se tomaron de la griega.

Las tres parcas eran tres hilanderas

que lo que hacían era tejer

el hilo de la vida desde el nacimiento, la vida y la muerte.

Y lo tejían con una lana blanca con hilos de oro

que simbolizaban los momentos felices

y con hilos negros que simbolizaban los momentos tristes.

Y que cortaban cuando llegaba la hora de morir.

Luego se llevaban a los fallecidos al cielo, al infierno

o al purgatorio.

Yo de pequeño, realmente,

de lo que tenía miedo no era tanto de morirme como de una cosa

que se contaba entonces, una leyenda urbana,

y era que te podían enterrar y despertarte en el ataúd.

Ahí fue cuando aprendí la palabra catalepsia.

Que es un ataque nervioso

que lleva a la inmovilización del cuerpo.

Pero, descuidad, hoy en día no mandamos a nadie a la tumba

si no está rematadamente muerto.

En todas las mitologías hay dioses de la muerte.

Está Perséfone, Caronte,

Hermes, Hades y Tánatos.

Que es el que da nombre a algunos términos bastante modernos, como:

Que es el miedo a los muertos.

Que es la cosmética aplicada a los cadáveres.

Tánatos fue la inspiración del malvado Thanos

del universo Marvel.

La muerte nos obsesiona tanto que tenemos un montón de expresiones

dedicadas a ella.

Y si os fijáis,

no tenemos tantas dedicadas a la vida.

Tenemos un montón de expresiones para decir que alguien se muere.

Por ejemplo, decimos que:

Tenemos un montón de expresiones.

Curiosamente, la tradición católica, muy común en nuestra cultura,

sobre todo a la hora de hacer una elegía o un responso,

los términos para referirse a la muerte suelen ser más delicados

y más compasivos.

Por ejemplo, se habla de:

También tenemos términos

para referirnos a alguien que está moribundo.

Por ejemplo, decimos:

O como decía mi abuela:

El rockero Rosendo cantaba: # Maneras de vivir. #

Lo cierto es que tenemos un montón de expresiones

para referirnos a las maneras de morir.

Hasta en eso tenemos frases.

Porque según la muerte, lo decimos de una manera o de otra.

Decimos...

Como se hace con algunos animales.

En fin, lo importante en cualquier caso es que si viene la muerte,

como dice el dicho, nos pille bailando.

Iris, ¿alguna vez has pensado

qué palabras te gustarían que dijeran en tu funeral?

"No puedo morir físicamente, Daniel".

"Aunque con tus comentarios absurdos,

quizás consigas que me muera de risa".

"¿Y tú has pensado qué dirían de ti en tu funeral?".

¿De mí? Pues no sé.

No, a ver, déjame que piense.

Yo qué sé, por ejemplo.

"Estamos aquí para despedir a Dani Orviz,

poeta, vídeo artista,

comunicador,

soñador, amigo de sus amigos".

¿Qué te parece?

"Francamente mejorable".

¿Qué estás insinuando, Iris?

"No lo insinúo, necesitas ayuda de un profesional".

¿De un profesional?

Marta, háblanos de tu trabajo.

Creo que es bastante curioso.

Mi trabajo es hacer ceremonias de homenajes póstumos.

Cuando alguien fallece, hablo con la familia

y de lo que se habla ahí se extrae un discurso,

que es el que leeré en el momento del funeral.

Supongo que por este alejamiento que queremos tener siempre

socialmente frente a la muerte y lo que representa,

muchas veces habrá palabras tabú

que no sea conveniente decir en ese discurso.

¿Es así?

No hay una palabra que no sea conveniente decir.

Depende de la familia cómo nombre este momento.

Hay familias que dicen que está descansando

o ha fallecido o la ausencia.

No nombran la palabra muerte.

Se ha ido de viaje.

Este también es muy bonito porque en el fondo

es un viaje la vida y se utiliza mucho en las ceremonias.

Hay familias que no, que dicen muerte

y está muy bien también decir muerte.

Si ellos lo nombran así.

Pero en el fondo no es tan importante cómo ha sucedido.

Esto es casi anecdótico.

A no ser que sean ceremonias de muertes violentas

o de contra natura.

Que no son avisadas.

Entonces sí que tiene mucha importancia.

Pero en lo que se centra el homenaje póstumo es en la vida.

En la vida de esa persona.

Ya no tanto por el tipo de muerte,

pero sí que el estado que tú notas en la familia sí que cambia

el discurso que haces

y el lenguaje que puedas utilizar.

A mí, personalmente, me cuestan los suicidios.

Los suicidios hay mucho silencio.

Normalmente en el suicidio

me sirve poner en el centro los momentos de silencio.

Y articulamos la ceremonia en torno al silencio.

Porque a veces las palabras sobran, realmente.

Las ceremonias se acompaña la música.

Y la música es muchas veces el lenguaje de la emoción.

Donde no llegan las palabras, para mí acompaña la música.

("Ave María" Schubert)

Sobre el lenguaje utilizado, una vez más,

¿hay algún recurso que funcione especialmente bien

a la hora de retratar a las personas en estos discursos?

Es muy bonito cuando el difunto tenía lemas.

Casi más que palabras son expresiones.

Encarna decía:

Y hay una que me quedé para mí.

Me gustaba mucho que decía:

Con todos los cambios que están sucediendo,

¿crees que el cine ha muerto?

Habría que definir lo que es el cine.

Ha muerto... han muerto unos modos de ver cine, yo creo.

Pero la pregunta que me hago a veces no es

si están muriendo las salas de cine.

A veces pienso si lo que muere es el formato de largometraje.

Cine es cualquier cosa que quieras que sea cine.

Nosotros estamos al lado de un panteón.

Y por panteón se suele pensar en esto, una construcción

donde se entierra gente,

pero en su sentido original en griego era "todos los dioses".

Era la casa donde estaban todos los dioses.

Quería preguntarte,

¿qué dioses, qué influencias tienes en tu panteón?

El panteón es los que queremos que nos influyan.

Uno dice: "Mis directores favoritos son Kubrick,

Truffaud,

estos son los que quiero que me influyan".

Ojalá, porque si te influyen esos grandes nombres,

algo te va a quedar para bien.

Pero realmente las influencias son

las que uno vive, incluso padece.

Porque te puede influir la mierda.

En una escala peligrosa.

Vamos con otra palabra: "Hades".

Que para los griegos representaba el reino de los muertos

y el dios que regía en ese reino.

Y los griegos lo dividían en dos partes:

Los Campos Elíseos, que era el paraíso

y el Tártaro, que era el infierno.

De tu carrera, ¿qué consideras que hansido los Campos Elíseos

y qué podría ser el Tártaro un poco?

El Tártaro lo tengo claro.

Un día entre película y película es un día

en el que no estás preparando una película.

El Tártaro es la espera

para hacer una película.

Y todo lo demás son los Campos Elíseos.

O sea, es un privilegio

acabar dedicándote a esto.

Y por último, la palabra "panegírico".

Es el discurso que se hace en honor de alguien que ha muerto.

¿Qué te gustaría que dijesen de ti

cuando hayas terminado?

No hace falta ni que te hayas ido.

Como director cuando haya terminado tu carrera.

Quiero mantener la fantasía adolescente que todos hemos tenido

de estar presentes en nuestro funeral.

De decir: "Qué guay sería que me dieran por muerto

y que me echen de menos".

"Y que se preocupen por mí".

Es una cosa muy mediocre, una fantasía cutrísima.

Pero ahí la tengo.

Lo que no quiero es desear un panegírico.

Yo lo que quiero es espiar a ver qué dicen

y poder de repente aparecer.

Arrojar el paraguas al aire y decir:

"¿Cómo te atreves? Aquí estoy yo".

Puede que uno de los lemas más definitivos

y combativos de nuestro tiempo sea ese que dice:

Este canto, como tantos otros de los que han pasado a formar parte

del imaginario feminista contemporáneo,

viene de América Latina.

Desde Ecuador el colectivo homónimo "Vivas nos queremos" lleva

años y años luchando para visibilizar

la violencia machista y acabar con el feminicidio.

Nos viene bien que existan colectivos como este

que nos recuerden la existencia de esa violencia machista,

no solo en Ecuador, no solo en América Latina,

también en el resto del mundo, en el resto del universo,

también en nuestro cine, nuestra literatura.

En todas partes.

Solo en América Latina una mujer es asesinada

cada dos horas.

Cada dos malditas horas.

Las cifras son escalofriantes.

Pero no nos fijemos solo en los números,

fijémonos también en el lenguaje que utilizamos

para hablar de esos números.

¿Qué palabras usamos para asesinatos machistas?

¿Cómo narramos la violencia contra el cuerpo femenino?

¿Estamos preparados para contar,

para narrar, para explicar

qué es un asesinato machista.

Desde Bilbao, la revista feminista "Pikara"

todos los años recopila los peores titulares a este respecto.

Voy a citar solo algunos ejemplos.

"Decapitada una mujer

en su primera cita

con un hombre al que conoció por internet".

Nos olvidamos del verbo matar,

nos olvidamos del verbo asesinar

y encima culpamos a la víctima.

"El psicópata que mataba por amor".

¿Cómo podemos romantizar a un asesino?

"La volcánica relación que mató a Lourdes".

Un poco más de lo mismo.

Romantizar, espectacularizar

y convertir en literatura

algo que solo es violencia.

Pero los mejores vienen ahora.

"Muere un vecino que se prendió fuego en su vehículo

con su mujer dentro".

Como si fuera una parte más de la tapicería.

"Minuto de silencio por los cuatro vecinos muertos".

Esos cuatro vecinos eran la mujer, el asesino

y los tres hijos del mismo.

Y ahora voy a leer el más ridículo, pero significativo de todos.

"Una mujer muere por violencia machista".

Como si fuera un simple virus.

Vivas nos queremos.

Dicen que la muerte nos iguala.

Nos llega a todos los seres vivos.

Y así mueren culturas, civilizaciones

y también palabras.

Son algunas de las 3000 palabras

que en cien años han desaparecido

del Diccionario de la Gran Academia Española.

La artista Marta PCampos las recopiló en un libro.

"1914-2014 Diccionario Cementerio del Español".

Hoy nos hemos venido a Zaragoza

para hablar con ella y que nos cuente

qué sucede con las palabras después de muertas.

Explícanos, Marta, ¿qué es este libro exactamente?

Pues este libro es "1914-2014 Diccionario Cementerio del Español".

Y contiene las palabras que han desaparecido

del "Diccionario de la Lengua Española",

en un periodo de cien años.

Contiene 2800 palabras.

Como puedes ver, hay una palabra en cada hoja.

Lo que hace que no sea un diccionario al uso.

¿Y crees que eso podría ser posible?

Que alguna de estas palabras regresase.

Volviese se la muerte y se volviese a utilizar.

Hombre, eso es algo que es complicado.

Porque no es que una persona decida resucitar una palabra.

Es un tema de comunidad.

De uso. Claro, la gente en general.

Pero no lo veo tampoco imposible.

Si hay alguna palabra que de repente llama la atención

y se comienza a utilizar en redes.

¿Cuántas palabras han desaparecido en este trecho de tiempo

que cubre tu proyecto?

Pues en la comparación de estos dos diccionarios,

han desaparecido 2793.

Otra cosa también que me resultó sorprendente

al mirar el libro es que desaparecen muchos femeninos.

Por ejemplo, una de las palabras que me gusta mucho

que es "cocadriz", femenino de cocodrilo.

Desapareció

y con ella otro muchos femeninos. ¿Por qué crees que pasa esto?

Claro, yo ignoro por qué desaparecieron algunos

de esos femeninos.

Por ejemplo, con la palabra "cocadriz"

sí que hay un poco de disputa

porque por un lado se piensa que es simplemente el femenino de cocodrilo

y por otro lado hay estudiosos que afirman

que "cocadriz" se refería a una bestia mitológica.

Otra que me parece muy curiosa, "cadávera".

Sí, era el femenino de cadáver y de calavera.

Es como una palabra que fue derivando.

Pero estaba incluida dentro del diccionario.

Todas estas palabras entonces,

¿solo están en este libro y en el foro

o se guardan en otro sitio?

Estas palabras también están contenidas

en esos ficheros que tenemos ahí.

Que son la versión analógica del foro.

Primera palabra que me sale,

pero aquí sucede algo raro.

Porque me sale la palabra "cuñadez".

Pero se utiliza bastante ahora.

Sí es una palabra de la que todos conocemos su definición.

Pero no está recogida en el diccionario.

Si quieres, puede proponerte algunas de estas palabras

y ver si eres capaz de adivinar su definición.

Vamos con ello.

Vale, "camasquince".

"Camasquince" me suena

como a quince en una cama.

Con lo cual supongo que será una palabra que definirá

un lío de personas muy grande.

Pues no exactamente.

"Camasquince" es una palabra que significa,

bueno, define a aquellas personas

que se entrometen en la vida de los demás.

"Faciana".

Pues me recuerda al verbo "hacer"

o "facer", ¿cómo podría ser?

A lo mejor una persona que hace muchas cosas.

Bueno, es más sencillo, es un hecho o un suceso.

Esta es una de mis favoritas.

"Luzbel".

"Luzbel".

Parece un nombre de demonio.

O algo así.

Porque se parece a Lucifer o algo así.

Efectivamente.

Es el primero de los ángeles rebeldes.

Mira, yo es que de demonios sé mucho.

Marta, gracias a ti hemos aprendido un montón de palabras nuevas,

palabras que no están en el diccionario,

pero creo que nos sirven igual

y esto en "Deslenguados" nos encanta.

Lo último que quería preguntarte.

¿Hay alguna de estas palabras

que de trabajar con ellas hayas acabado llevando a tu vida?

Pues una de mis favoritas y que sí intento utilizar

cuando puedo es "camasquince".

"El programa ha terminado,

pero te veo con cara de funeral".

No, es que estaba pensando

en lo que Marta PCampos nos acaba de contar.

En todas esas palabras yéndose hacia el silencio,

sin que nadie las recuerde y me ha dado un poco de pena.

"Cierto, pero piensa que hemos hablado también con Marta Roca

que nos ha enseñado a redactar panegíricos

y con Nacho Vigalondo, un maestro de la narración".

"Por qué no utilizas lo que has aprendido

y les haces un discurso final que sea bonito".

¿Tú crees que se podría? "Pruébalo, Daniel".

Hermanos, hermanas,

estamos aquí reunidos para darle nuestro último adiós

a varios millares de palabras.

Palabras que un día chisparon felices sus gorjeamientos

sin pensar en el mañana,

pero que han quedado deschanzadas, derrumbiadas.

Palabras como chirlerín,

como malagaña, como feotón.

Palabras subjugadas por el tiempo

que se ha llevado el zacateco facia la nada.

Desde "Deslenguados" este es nuestro panegírico

ladrante al verbo peñorar.

Al adjetivo ribesaceo.

Al apelativo tapagujero.

Volved, galdrufa y engurria.

Volved flabelicornio y taibeque.

Mangachapui, chicorrotín,

volved a llenar nuestras bocas y nuestras sentencias

y en un alegro tormentoso alzaos murmurantes

del terruzo para que esto sea la noche

de las palabras muertas vivientes.

(RISA TENEBROSA)

Hasta la semana que viene.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Muerte y Nacho Vigalongo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Deslenguados - La muerte y Nacho Vigalondo

15 feb 2021

Dani Orviz habla con el cineasta Nacho Vigalondo de lo cinematográfico de la muerte y de la importancia de los epitafios. Desvela las claves de un panegírico sentido con Marta Roca y junto a la artista Marta PCampos descubrirá qué ha sucedido con cientos de palabras muertas en el último siglo.

ver más sobre "Deslenguados - La muerte y Nacho Vigalondo" ver menos sobre "Deslenguados - La muerte y Nacho Vigalondo"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 57 programas de Deslenguados

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios