Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5541763
Conversatorios en Casa de América - Magos: Jorge Blass, Juan Esteban Varela, Dania Díaz - ver ahora
Transcripción completa

La gente haría cualquier cosa para fingir que la magia no existe,

incluso cuando la tiene delante de las narices de Harry Potter,

¿estáis de acuerdo?

Bueno, yo creo que a alguna gente le pasa eso.

A todos nos pasa un poquito,

que cuando no estamos acostumbrados a algo,

nos da miedo o nos "inseguriza" y queremos negarlo,

pero también es cierto que la gente quiere ver magia.

Creo que es verdad y no es verdad también.

Jorge, Dania.

Opino exactamente igual,

hay gente que se quiere dejar llevar por la magia

y otros que, bueno, quieren saber cómo...

Qué hay detrás.

La magia lo que hace es que suspende la incredulidad

y hace que soñemos.

Y pienso que, cuando pruebas esa sensación mágica,

nunca más lo olvidas y quieres repetir y repetir.

Hoy, con vuestra ayuda,

vamos a dejarnos llevar por la magia. Hola, ¿qué tal?

Comienzan aquí los "Conversatorios en Casa de América".

(Música)

(Música)

Hoy tenemos con nosotros a tres magos,

a Jorge Blass, madrileño, ¿qué tal?

Muy bien, encantado de acompañaros.

A Dania Díaz, venezolana. Gracias por estar aquí.

A ti. Y a Juan Esteban Varela, chileno.

Hola, Julio, ¿cómo estás? Un placer teneros aquí.

Bueno, lo primero que me gustaría preguntaros

es qué es para vosotros la magia.

La magia es un arte increíble

que lo que hace es proponer en un escenario

los sueños imposibles,

a todos nos encantaría volar, teletransportarnos,

hacernos invisibles, con la magia todo eso es posible

de una forma artística

que cumple los sueños de la gente en la realidad.

Esa es mi opinión.

O sea que vosotros no voláis, no os teletransportáis.

Me temo que no, tenemos mucho mérito porque sin poder hacerlo,

lo hacemos.

Tomo nota, Dania. Bueno, para mí,

porque la magia tiene muchos significados,

pero para mí, tiene un significado personal

que siempre ha sido como un escape de la realidad,

para invitar al público que viva algo

fuera de su vida cotidiana.

Un escape de la realidad y cuando conviertes la magia

en una profesión,

al final, es una escapatoria permanente de la realidad.

Totalmente, por eso es maravillosa y me encanta.

Juan Esteban.

Preguntaste qué es para nosotros la magia

y para mí, por lo menos es la pasión de mi vida,

algo que vengo haciendo desde que tenía 6 años,

que me permite estar aquí hoy,

que me permite estar con gente maravillosa

y para la gente es eso, como bien decía Jorge,

una metáfora de todos los deseos y las cosas que pensamos,

a lo mejor, no son posibles, tal vez sí lo son.

Desde los 6 años, dices que llevas practicando la magia.

Los magos, normalmente, cuentan eso, que ya nacieron magos

o nacieron, sobre todo, con muchísima pasión por la magia.

¿Cómo es tu historia, tu historia como mago?

Yo no logro... Lo primero que hiciste.

No logro recordarme a mí mismo sin que me guste la magia.

Salía un mago en televisión, yo me quedaba...

Venía Juan Tamariz en televisión, iba mucho a Chile

yo lo miraba y quedaba prendado y siempre me gustó.

A los 6 años, insistí tanto que me regalaron la cajita de magia,

esta que seguramente tuvieron muchos.

Lo que pasa que, al igual que muchos aquí,

nosotros no la dejamos al lado

y seguimos todavía haciendo nuestra vida

con todo lo que se puede hacer con la magia.

La cajita de "Magia Borrás", por hablar claramente.

Sí, esa misma. Es ya mítica.

Incluso en Chile. -¿En Chile también?

-Sí, "Magia Borrás". Empezaste con "Magia Borrás"

y, ¿qué pasó? Empezaba a hacerle a los amigos

de mi familia y, entonces,

primero llegaban con esta exactitud de: "A ver el niño, la gracia,

a ver qué hace". Y entonces yo hacía algo

y veías que un señor mayor decía: "Pero eso niño, ¿cómo es?".

Y tú decías: "Mi libro dice que no se puede contar el secreto",

y entonces, sabías que había algo ahí muy importante,

muy valioso y que causabas mucha emoción.

Y yo me quedé enganchadísimo hasta el día de hoy.

¿No contabas nunca los secretos? Nunca los secretos, por favor.

Mi hijo tiene la caja, digo: "Venga, explícamelo,

venga, hombre, que te invito a una Coca Cola...".

No, tú no lo contabas, ¿no? No, porque pasa una cosa

te pasas, a lo mejor, cuando pequeño, horas, días,

pero ya pasas a años trabajando algo para ir y clavarte un cuchillo

en la espalda tú mismo y revelar todo eso

que has tratado de construir con tanto cariño.

A la gente no le gusta saber los secretos,

a pesar de que hay esa inquietud,

lo descubres cuando empiezas, tú haces un juego,

la gente se queda... Y luego les cuentas,

tienes la tendencia al principio: "Mira, lo he hecho así".

y te miran: "Qué tontería, qué cosas".

Y ahí entiendes que no hay que contarlo nunca, no por nosotros,

por el público que lo está viendo. Lo haces por ellos.

De verdad que sí. -Para evitar ya...

-La decepción. -La decepción.

Tú también empezaste a los 6 años, ¿no?

A los 6, efectivamente.

Hermanito, ¿qué tal? Es la edad. ¿Y qué pasó?

A los 6 años, estaba viendo la tele y apareció Tamariz.

Juan nos ha unido mágicamente

y había un programa que se llamaba "Magia Potagia".

Entonces, me quedé pegado en la tele viendo, salía un mago

que descubrí que era Arturo de Ascanio,

un grande de la magia y él hacía un juego,

que rompía una carta y la recomponía y me quedé flipado.

Yo cogí una baraja del armario de mi padre

que estaba llena de polvo, empecé a romper cartas

y repetí lo mismo, no salió.

Una vez, otra vez, me cargué toda la baraja.

Fue un "carticidio" total. Y ahí entendí con 6 años, digo:

"Esto es algo que no entiendo, que quiero saber".

Y luego, pasaron unos años

hasta que descubrí la manera de empezar a aprender.

Pero mi primer impacto fue con 6 años.

Luego tú, por ejemplo, Juan Esteban hiciste Derecho en Chile.

O sea, te pusiste a estudiar. Sí.

Tú seguiste también una carrera profesional normal.

Yo estudié Psicología, luego desaparecí de la universidad,

no terminé la carrera, pero sí que estuve tres años

e hice mi gran desaparición en la facultad.

Te teletransportabas, ibas y volvías.

Tú, Dania, ¿cómo fue lo tuyo?

Bueno, yo no fue a los 6 años, fue a los 10.

A los 10 años fue mi primer contacto con la magia,

vi un mago en televisión también,

pero no recuerdo quién era,

porque yo soy de una ciudad muy pequeñita,

un pueblo de Venezuela y era poca la magia que se veía.

No había magos en mi ciudad.

Cuando este mago, no recuerdo ni quién era ni qué hizo,

solo recuerdo cómo me sentí.

A partir de ese momento,

empieza la magia como un juego para mí,

porque yo quería hacer lo mismo, me pasó lo mismo,

inventaba mis propios trucos y tal,

hasta que conseguí que me regalaran la caja de magia

que dejé a un lado, porque era muy difícil

para mí aprender sola, yo era una niña

siempre cerrada allí en su habitación.

Y fue una vez que llegó una feria a mi pueblo

y estaban vendiendo una cajita de fósforos que se movía sola.

Y yo flipé, dije: "La quiero", me la compraron

y ese el único truco que hacía a mis amigos,

a mi familia y tal y todo flipaban cada vez que lo hacía.

Entonces la magia se volvió... Me motivaba a aprender más cosas.

Todo lo que veía de magia, me lo compraba;

un pañuelito que cambiaba de color y así empecé.

Luego, la dejé a un lado porque, bueno, empecé la universidad

y en la universidad, conozco a un mago

y este mago estaba buscando asistente

y yo le dije: "Mira, yo tengo experiencia,

yo sé hacer el de la cajita de fósforos".

Le pareció buena idea,

así que estuvimos trabajando juntos tres años como asistente,

pero en esos tres años me volvió esa pasión por la magia

y empecé a aprender mucho viéndolo.

También paralelamente empecé a estudiar magia,

comprando mis libros, comprando mis cosas

como muy escondida del mago.

Hasta que dije: "Ya, quiero ser la maga,

no puedo ser más la asistente". Hay que ir subiendo categorías.

Se habla de la imagen general, pero hay muchísimos tipos de magia,

de ilusionismo, la magia de cerca, de salón, de escena, la callejera.

No sé cuantas más. A vosotros,

¿cuál es la que la que más os gusta, Jorge?

A mí me gusta, por ejemplo, los juegos de manipulación,

de hacer cosas con las manos,

de hacer aparecer objetos del aire. A lo largo de mi carrera...

Hablar de hablar de manipulación en televisión tiene su peligro.

Pero es otro tipo de manipulación, más divertida, más bonita.

Y sí, por ejemplo, me gustan cosas, también la magia de cerca.

Por ejemplo, las monedas, estas son unas monedas americanas,

ya que estamos en un programa que habla de...

Mira, tócalas, tócalas. Mira que son monedas reales,

auténticas, no son de chocolate Parecen doblones.

Son doblones, sí, sí.

A ver si alguien me puede ayudar, mira, voy a haceros...

Cuatro. Cuatro monedas.

Pon tu mano palma arriba y, entonces, la cámara...

Se ha caído el micro. Se te ha caído el micrófono.

¿No será parte del truco? No, no.

Ahí está.

Entonces, mira a ver si la cámara puede ver,

mira qué misterio.

Cuatro monedas en mi mano, verdad?

Ahí está, y la mano de Dani está vacía. Fíjate qué misterio.

Sólo hay que hacer esto.

¿Habéis oído eso de que el dinero vuela?

Es absolutamente cierto,

porque una moneda acaba de teletransportarse

de una mano a otra. Es una auténtica teletransportación.

Quedan tres y aquí hay una. Atención.

Lo importante es el sonido.

¿Habéis notado eso?

Ahora hay dos y dos.

Y son sólidas, las has tocado, las has podido comprobar.

No son de chocolate ni nada, pero se van teletransportando.

Incluso, mira.

Julio, me gustaría que experimentaras esto

en tu propia mano.

A ver si puedes extender tu mano así, palma arriba.

¿Cuántas monedas hay en tu mano? Cuatro.

Cuatro, quiero que cierres fuerte la mano, cierra fuerte.

Voy a poner una encima, así.

Sería imposible que esta moneda se teletransporte hasta tu mano,

pero a los magos lo que más nos gusta es eso,

lo imposible. Abre tu mano.

Mira, cuatro monedas.

Es un misterio, pero... -Sí, señor.

Es un poquito de manipulación. Es increíble.

Me he quedado, en fin.

¿A ti cuál es el tipo de magia que más te gusta?

A mí, la magia en general, pero es verdad que últimamente

me enamoraba mucho la magia de cerca, de la cartomagia,

sobre todo, y es un espacio en el cual me siento supercómoda,

muy a gusto.

Además, a ti te gusta contar historias.

Sí, no sé, como los cantantes en sus canciones cuentan historias

de su vida personal y la gente se relaciona.

Yo quería hacer más o menos eso con la magia.

Al contar historias sobre mi vida

o que la gente conecte a una parte más emocional

y me gustaría compartirte algo,

porque yo estoy segura, Julio, que en tu vida

has tenido muchos proyectos, muchas metas.

Te has planteado muchas cosas en la vida, ¿no?

Sí. Me gustaría representar un momento

en la vida con estas gomitas, le dicen así aquí, ¿no?

En el cuál,

estás en camino a conseguir esos proyectos,

pero, de repente, en el medio te encuentras un obstáculo,

algo que te impide avanzar. Te voy a decir un secreto.

Esos obstáculos son solo una ilusión.

Nunca han estado allí.

Lo que sí es cierto, Julio, es que todos soñamos alguna vez

con alcanzar las estrellas.

Apuntamos muy alto y, muchas veces,

apuntamos hacia la estrella más brillante.

Pero ¿sabes cuál es el secreto para conseguir todas esas metas?

Saber y creer que siempre dentro de ti ha estado esa estrella.

Bueno... Y esto es para ti.

Me estáis dejando un poco... Esa es la idea, Julio.

Sí.

¿Nunca te habían regalado una estrella?

No, nunca, nunca una estrella me había regalado una estrella.

Y ahora vamos a Juan Esteban,

que tú dices que lo tuyo es la magia para ciegos.

Así es. Y no he querido documentarme

porque quiero que me lo cuentes tú. Cierra los ojos.

No sé, desde la ignorancia,

parece casi una "contradictio in terminis".

Parece contradictorio. Claro.

Antes que lo cuente él, lo que quiero decirte, Julio,

es que Juan Esteban ha creado un género nuevo, eso es imposible,

muy difícil de crear en magia. Y él es muy modesto,

pero ha innovado a un punto

que los magos nos quedamos alucinados

porque nadie se le había ocurrido hacer magia en la oscuridad,

magia como está haciendo cada día aquí en Madrid o por todo el mundo.

Es algo realmente especial.

La idea es que el teatro esté a oscuras,

participan personas ciegas, como bien decías tú,

con disminuidos visuales y también participamos videntes,

pero todos los videntes que entran a esa sala tienen una venda,

incluido yo. Yo nunca veo al público.

La gente nunca ve la sala, nunca me ve a mí.

Y la idea es, a partir de esas condiciones,

lograr crear el asombro.

Y como dices tú, es contra intuitivo,

porque la gente dice: "Pero la magia es visual, es un engaño a los ojos".

Fíjate que yo me demoré como 10 años en armar esta historia

y aprendes del proceso que, en realidad,

la magia no tiene que ver con los sentidos,

que los sentidos son el medio para entrar a la persona, el canal.

Pero en realidad el fin último de la magia son varias cosas.

Primero, generar una intriga intelectual,

que digas: "Esto no es así. No sucede todos los días".

Otra parte, es tener un estímulo a la imaginación, que tú digas:

"Qué linda esta fantasía,

ojalá esta fuera la causa de esto que acaba de suceder".

Y lo tercero es la emoción.

Si logras conectar la emoción, estimular la imaginación,

generar una intriga intelectual, ya tienes un efecto de magia

y nada de eso tiene que ver con los sentidos.

En realidad, tiene que ver con habilidades humanas

que son comunes a todos.

Es muy bonito porque, para los ciegos,

es una oportunidad que muchos decían:

"Nunca pensé que iba a asistir a un espectáculo de magia".

Y para los que podemos ver,

no estamos acostumbrados a conocer y a relacionarnos con los demás

y con el mundo que nos rodea desde la oscuridad.

Y es una experiencia única.

Para mí, como artista o como intérprete,

también es muy único.

Como innovador, como decía Jorge,

porque es un género que has empezado tú.

Soy el mejor y peor espectáculo.

¿Es un poco difícil aquí, en un programa de televisión,

decirte que nos hagas un truco de magia para ciegos?

No, porque... -Yo te puedo plantear un reto.

-A ver. -Sí. Claro, ahora mismo,

todos los años se celebra un Festival Internacional de Magia

en Madrid que estáis actuando y cada año sucede,

pero veo que Dania tiene algunas razones

por las que el público debería venir a ver este festival

o todas las actuaciones que hacemos.

Julio y todos los espectadores,

voy a poner un reto a Juan Esteban, que haga magia.

Pensad en una de estas razones que os voy a dar para venir.

Tenéis que pensar en una de las que os voy a decir.

Podríais venir por la creatividad, creatividad,

podríais venir por el ocio.

Podríais venir por las risas, por la imaginación, por la cultura,

por la originalidad, por el respeto o por la ilusión.

Tenéis que elegir una de estas palabras: creatividad,

ocio, risas, imaginación, cultura, originalidad, respeto e ilusión.

Has pensado una, Julio, y en casa también.

Todos en casa pensad una de estas palabras.

Sí. -Muy bien.

Vamos a tratar de seguir,

de seguir haciendo magia con la gente que está en sus casas

y contigo también.

Les voy a pedir que piensen solo en la primera letra

de la palabra que pensaron.

Únicamente recuerden la primera letra de esa palabra,

porque como la magia nos lleva mucho a la infancia,

yo voy a decir otras palabras

que tienen que ver con el mundo de la infancia

y cada uno de ustedes tiene que ser capaz

de encontrar esa letra en alguna de las nuevas palabras.

La letra puede estar al medio, al comienzo o al final.

Todos aquí, también los cámaras, toda la gente de maquillaje,

Todos tienen que encontrar esa letra en alguna de las nuevas palabras.

Atención a estas palabras de infancia.

Puede ser: juguetes, plazas,

circo, estampas, peta-zetas,

Alf, fábulas, playa.

¿Encontraron alguna palabra que tuviera esa letra

en alguna parte? ¿Sí? Yo sí.

Quiero que todos piensen en esa nueva palabra,

en esa palabra que tiene que ver con la infancia,

ténganla muy clara en su mente.

Y como los desafíos se solucionan en equipo,

Dania nos puedes ayudar a ver qué tiene la gente en su cabeza.

-Responsabilidad.

Vale. -¿Llega algo?

-Sí. Como una música muy particular. ¿La escuchas?

-Sí, sí. -Yo también la estoy escuchando.

Alegría, hay como alegría. -Colores.

Hay colores, hay como... -Payasos.

-Hay payasos. Sí, un mago hay también.

Sí, de hecho, es muy similar

al lugar donde estamos haciendo este festival.

Es un circo. -Circo. ¿Están pensando en circo?

Están pensando en circo.

¿Estás pensando en circo? Sí.

Circo, muy bien.

La segunda reflexión es a ver dónde está la...

Dónde ha sido la estrategia. Ahí, vamos, Julio,

el secreto es importante cuidarlo.

Hay que soñar que estamos en el circo,

gracias a la magia de la palabra

porque, en relación a lo que me decías,

la magia, en realidad, el lenguaje es muy importante

porque el lenguaje crea intriga, genera imaginación,

conecta emoción y la palabra sola puede crear magia,

como acabamos de experimentar.

Me habéis hecho tres demostraciones.

Está pensativo Julio. -Se ha quedado ahí...

Hasta que no dé con la solución, no voy a parar.

Oye, decíais, teníais en común que habíais empezado muy jóvenes

de magos, tú con 10 años, Dania, Juan Esteban y Jorge con 6.

Y hay un nombre propio

que ha sonado de boca de casi todos,

que es Juan Tamariz.

Es verdad que los españoles crecimos viendo en televisión

el truco, el violín de Tamariz, el violín imaginario.

Por lo que me cuentas,

en Latinoamérica también. Sí.

¿Qué es para vosotros Juan Tamariz?

Supongo que luego le habréis conocido,

y habréis aprendido, ¿qué significa para vosotros Tamariz?

¿Es vuestra referencia?

Absolutamente.

Es, tal vez, la persona que más ha influenciado mi magia.

Es el maestro, la propiedad de la palabra maestro,

porque además Juan es una persona muy generosa con su tiempo,

con sus conocimientos.

Cuando Juan ve a alguien que tiene verdadero interés por la magia,

pasión, enseguida ya,

en la medida que la persona puede asimilarlo, pero comparte,

le muestra cosas,

lo motiva haciéndole ilusiones y después le va explicando

incluso cómo funciona, cuáles son las cosas importantes.

Sí, yo me vine un tiempo a España solo para estar cerca de él

y de la gente que lo rodeaba y tratar de aprender de él.

Y siempre, siempre,

tuvo la mejor disposición para compartir la magia

y para ayudarnos a entender qué es esto tan maravilloso que hacemos.

Jorge, tú has sido pupilo.

Juan es nuestro Yoda y, además, hemos tenido la suerte

de convivir con él en Madrid,

en la misma ciudad, en la misma época.

Y es una suerte. Si en el cine Pudieras compartir tiempo

con Buñuel o en el arte con Dalí,

pues en la magia Juan es esa figura, es ese innovador,

ese genio que ha reinventado nuestro arte.

Y aquí en España lo conocemos como muy divertido,

el personaje excéntrico.

Pero hay un genio detrás.

Hay un genio que ha creado una visión distinta,

diferente y que lo ha compartido con todas las generaciones

que venimos detrás, es una suerte.

-Para la comunidad mágica, él es un "rockstar".

O sea, tú lo ves en los congresos, en China, Japón,

llegan temblando a pedirle un autógrafo.

A lo mejor uno: "¡Qué simpático el Juanillo de la televisión!".

-No solo en España, es a nivel mundial,

en el mundo de la magia, el más respetado

y toda mi admiración, es un maestro

porque continúa aportando conocimientos a los magos

y eso realmente es de agradecer.

Esto que decía es importante, que comparte.

El otro día, estábamos en una conferencia que dio

y había dos magos jovencitos de 16 años

que vinieron desde Toulouse para verle.

Y vamos a cenar después, y él los invitó a venir.

Pasamos toda la noche con ellos.

Estos magos aprendieron esa noche más que en años en su ciudad,

porque Juan tiene la buena voluntad de compartir el conocimiento.

-Impresionante. Igual fue el mago que viste en televisión

y no lo sabes. -Claro, es verdad.

-Seguro fue. -Probablemente.

Lo recordarían, lo recordaría.

Hacía referencia al Festival Internacional de Magia

que se está terminando de celebrar en el Circo Price de Madrid.

Es ya el décimo.

Llevamos 10 años con este Festival Internacional de Magia en Madrid.

¿Qué supone esto para para los magos?

Bueno, es una buena ocasión de mostrar un poco

lo mejor de la magia mundial

y una ciudad con Madrid que tiene muchos miles de personas,

que le gusta la magia,

la verdad es que ha crecido mucho en diez años.

El festival empezamos una semana, ahora son cinco semanas,

muchas actividades y que reunimos en el Circo Price,

algunos de los mejores magos del mundo que están aquí

con nosotros y que comparten su magia con miles de espectadores.

Ahora son más de 30.000 personas

que cada año vienen a ver magia de España y también de otros países.

Viajan específicamente, ayer al show vino un mago de México,

mañana vienen de Alemania, viene gente de toda Europa,

de todo el mundo, a ver qué es lo que pasa en este festival.

Es una suerte poder tener un espacio como el Circo Price

que se presta a ofrecer la magia.

Yo creo que Jorge dice que yo soy muy modesto,

yo creo que él es muy modesto

porque esto es una iniciativa de él,

él ve Madrid, ve la ciudad, y no hay magia.

Madrid es la capital mundial de la magia,

esto no lo sabe mucha gente, pero hay teatros de magia,

maestros como Tamariz.

Está la Sala Houdini,

que es la mejor de Europa, eso dicen, la más importante.

Hay muchas salas, a Houdini le tengo mucho cariño

yo empecé en ella.

Pero está el Teatro Encantado, Grada Mágica, la Cripta.

Hay muchas salas y hay mucho movimiento de magia.

-Realmente, no conozco otra ciudad, incluso...

Como 68 espectáculos de magia solo en Madrid.

68 espectáculos, estaba Dania con su espectáculo,

que retomarás, espero.

Entonces, hay muchísima magia,

pero no existía una instancia como este festival,

donde toda la gente pudiera asistir y ver todos los magos del mundo

y Jorge con mucha pasión, con mucho entusiasmo,

construye todo esto.

Yo recuerdo, estuve en la primera versión, en la número uno,

que como él decía, se hacía con cariño y esfuerzo

y hace una semana maravillosa.

Ahora es un festival muy muy muy importante de magia.

Efectivamente, viene gente de todo el mundo

y eso ha permitido que la magia les llegue a todos,

que eso es lo más maravilloso.

-La verdad es que, para mí, estar ahí en ese festival

es como un sueño hecho realidad,

porque nunca me hubiera imaginado llegar a este festival

que, entre los magos, es algo muy importante.

Nada, agradecida con este señor por la oportunidad

y por haber creado esta... Los doblones se los has dado tú.

Se los acabaré dando yo después.

-Además, tú no lo conoces, pero Jorge,

está en todos los detalles, estaría: "A ver, pero a ver la silla,

a lo mejor le falta más...". Está en todos los detalles.

-Muy exigente. -Sí, muy exigente.

Me llamaba la atención que, desde luego, aquí no se sabía

lo de que Madrid es la capital internacional de la magia.

La pregunta es, ¿tanto necesitamos los españoles magia

o tenemos un carácter especial

que nos dejamos llevar por las ilusiones?

¿Por qué puede ser eso?

Va a responder la venezolana.

Tú llevas viviendo en España unos años.

Sí, pero yo creo que también empieza por los referentes tan grandes

que tienen aquí de la magia como Tamariz, Ascanio.

No lo tiene cualquier país.

Son muy importantes a nivel mundial

y nace una escuela de magia muy importante,

de la cual surgen magos de mucho nivel, de muy buen nivel.

Entonces eso es algo muy de envidiar de otros países.

La Escuela Mágica de Madrid, que se llama así,

fue una organización que generó mucho movimiento,

mucho conocimiento,

y luego Tamariz y un grupo de magos se encargaron de hacer un congreso

que sigue en El Escorial,

especializado en magia de cerca, en cartomagia

y vienen magos de todo el mundo,

solamente para estar un fin de semana y compartir los secretos,

pero de mucho nivel artístico, técnico.

Entonces, sí que ha habido grandes maestros

que han promovido que Madrid sea la capital mundial de la magia.

Yo creo que su maestro, voy a opinar desde Chile,

pero a veces es más fácil desde fuera ver las cosas.

Creo que... Esto es lo bonito de este programa,

tenemos visiones desde diferentes países

y vemos todas las perspectivas.

Yo creo que, cuando tú dices: "Será algo de los españoles",

yo creo que hay algo en la cultura, por ejemplo, las cartas.

Tú te vas a un pueblo y están ahí jugando al mus

y en todos los pueblos están y hay una gran pasión.

Entonces, del juego salen a veces las trampas del juego

y de la trampa del juego, salen las ilusiones

y empieza a crecer eso.

Pero pasa algo, además, que la magia, como decíamos,

tiene que ver con la infancia, con la alegría.

Y los españoles les gusta pasarlo bien, les gusta disfrutar,

les gusta reírse, les gusta divertirse.

Por lo tanto, también les gusta asombrarse.

Es un público muy bonito para hacer magia.

Y claro, todo eso son la tormenta perfecta,

son las condiciones perfectas.

Mucha cultura de técnicas y de ideas y de principios,

creatividad y, al mismo tiempo, mucha alegría y mucha pasión.

-Y arte. -Mucho arte, España.

Entonces, claro, todo eso suma y se produce esto maravilloso

que es la magia en España.

La palabra clave de tu truco era circo.

Y os pregunto: ¿Son los niños los mejores,

el mejor público para los magos? Es el más sincero,

es el que no se calla,

y es una prueba de fuego, si consigues convencer a un niño,

estoy convencido de que al adulto te lo llevas de calle.

Bueno, yo creo que la magia no es sólo para niños.

Dania ha hecho mucha magia infantil, yo también hace algunos años,

Juan Esteban, probablemente,

pero la magia es para todos los públicos

y la fortuna es que le gusta a los niños,

pero también al niño interior que todos tenemos

y que la magia lo hace salir.

-Exacto. Creo que cuando eres niño, la sensación de asombro

la tienes viva.

Cualquier cosa te puede sorprender,

pero a medida que creces vas perdiendo un poco esa sensación

de asombrarte por las cosas

y la magia, lo que hace es generarte ese sentimiento,

esa emoción otra vez.

Y es verdad lo que dice Jorge, un niño, para mí,

es un público más difícil,

porque si a un niño no le gusta lo que está viendo,

se levanta y se va. El adulto, por respeto, se queda,

pero el niño se va y dice: "Estoy aburrido" y se va.

Es uno de los problemas más complicados que hay.

Exigente. Por eso digo, más exigente.

Nos hemos dejado durante esta media hora

llevar la ilusión que era nuestro objetivo

ya se nos ha pasado,

pero sí me gustaría una última pregunta,

si nos llevamos por la ilusión de verdad

y lo que hacemos no son trucos,

sino que de verdad pudiésemos cambiar las cosas

y tuvieses la posibilidad de cambiar una cosa,

fueseis magos universales, ¿qué cambiaríais?

No sé si lo puedo decir, pero bueno.

Desaparecería a alguien muy odiado en mi país,

bueno, a varias personas.

No, realmente haría magia para cambiar la situación

que está pasando mi país en estos momentos.

Para mí, fíjate,

hay una cosa que creo que la magia lo hace un poco,

pero si uno pudiera tener un poder real,

a lo mejor hacerlo al extremo, que es que la magia,

como te recuerda que no sabes muchas cosas,

te hace más tolerante y te hace más respetuoso a todo,

a la diversidad de ideas, opiniones, estilos de vida.

Y yo creo que si uno pudiera hacer eso,

hacer que la tolerancia fuera la norma,

eso sería el mejor gesto mágico posible, para mí.

Jorge. Muy difícil me lo habéis puesto.

Si pudiera hacer desaparecer una cosa, si pudiera cambiar algo,

yo lo que haría, realmente, es también hacer desaparecer

a un personaje que está más al norte de Venezuela

y que dirige un gran país que todos conocemos.

Empieza por "T". -No vamos a decir quién, pero...

-Me llega una imagen. Tenemos una "T", una "M", bueno.

Juan Esteban, Dania, Jorge,

muchas gracias por estar en estos "Conversatorios".

Hasta la próxima ocasión y a ustedes les emplazamos

en el mismo lugar, el mismo día y a la misma hora.

Seguiremos conversando.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Magos: Jorge Blass, Juan Esteban Varela, Dania Díaz

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Conversatorios en Casa de América - Magos: Jorge Blass, Juan Esteban Varela, Dania Díaz

18 mar 2020

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a los magos Jorge Blass, Juan Esteban Varela y Dania Díaz.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Magos: Jorge Blass, Juan Esteban Varela, Dania Díaz" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Magos: Jorge Blass, Juan Esteban Varela, Dania Díaz"
Programas completos (282)

Los últimos 284 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos