Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5510735
Conversatorios en Casa de América - Antonio Garrigues Walker - ver ahora
Transcripción completa

Él tiene 85 años y cuando le he preguntado:

"¿De qué quieres que hablemos?",

me dice que del futuro, que le gusta hablar del futuro,

que el pasado ya se lo sabe.

Antonio Garrigues Walker, ¿cómo estás?

Pues estoy muy bien, en efecto,

me encanta hablar del futuro,

porque es lo único que me queda hacer ahora.

El futuro es el lugar en el que vamos a vivir todos,

como decía Woody Allen. Eso es.

Bueno, pues de eso hablaremos en los próximos minutos.

Bienvenidos a los "Conversatorios en Casa de América".

Se lo hemos prometido y hablaremos del futuro,

pero antes, hablemos del presente. Vamos a ello.

¿Qué hace usted para cuidarse? ¿Cómo está así?

Cuidarme, hago ejercicio físico

y hago ejercicio mental.

Y yo creo, además,

que mantener la curiosidad intelectual,

interesarte por temas nuevos,

es una forma de mantenerte, en alguna forma, joven.

Yo creo que la longevidad física,

o va unida a la velocidad mental, o no hay nada que hacer.

Tienes que estar pensando y curioseando permanentemente.

Y yo creo que eso es

la recomendación que yo daría a la gente.

No pienses jamás en jubilarte,

jamás.

Piensa en cambiar de oficio,

piensa en cambiar de trabajo, piensa en hacer otras cosas,

pero la idea de conectar tu felicidad

con la idea de la jubilación

me parece una de las ideas más peligrosas que hay en el mundo.

Hay que estar trabajando, en alguna forma,

hasta el final de tus días.

Me cuentan mis fuentes que incluso, para mantener tu cabeza activa,

escribes obras de teatro.

He escrito una cantidad de obras de teatro,

yo creo que más de 50 o 60.

Me las está publicando ahora una editorial,

a quien le agradezco mucho ese esfuerzo.

Y la verdad es que escribir teatro

es una forma estupenda de ejercicio mental,

porque hay una página en blanco que tienes que rellenar,

y que tienes que poner una acción,

y tienes que imaginar un decorado,

Y escribir teatro,

para mí, ha sido un oficio salvador, lo he pasado en grande.

Además, me gusta mucho dirigir teatro

y seguir el teatro.

Justamente esta noche,

voy a tener una visita,

un homenaje a un magnífico actor, José Luis Gómez,

al que va a asistir también

una magnífica actriz, que es Nuria Espert.

Y yo he vivido el teatro desde todos los puntos de vista,

más que nada, como espectador, pero también como escritor,

y como amigo de grandes maestros del teatro,

como los que he mencionado y otros.

Esa es la parte lúdica, que supongo...

¿Representa las obras en casa o no?

En casa las he representado muchas veces,

pero también las represento ahora en salas alternativas más grandes.

Lo mío está dentro del mundo del teatro amateur.

Mi idea también en este aspecto es que hay mucha gente que piensa

que como no sabe hacer una cosa muy bien, lo mejor es no hacerla.

Y yo siempre le digo a la gente: "Si a ti te gusta pintar, pinta,

aunque pintes mal, da exactamente igual.

Y si quieres esculpir, aunque esculpas mal, ponte a ello".

Si es que no pasa nada, si es que lo divertido,

el proceso creativo es de las cosas más satisfactorias

que hay en el mundo.

Yo no sé por qué nos acostumbran

a que solamente pinta el que pinta estupendamente bien

y solamente escribe teatro el que hace una dramaturgia perfecta

como lo haría Juan Mayorga y otros muchos genios del teatro.

No, si es que no hace falta eso,

se pueden hacer cosas perfectamente bien,

aunque sean no muy grandes o mediocres.

Es la evolución de la sociedad. Cuando eres joven escribes poesía,

tocas la guitarra y luego, a partir de los 25 años,

ya todo lo que no tiene una consecuencia productiva

en tu vida, lo vas dejando, porque te vas centrando...

Y es un horror, sería, por ejemplo, tocar un instrumento,

que yo no lo hago, y es una envidia tremenda,

pues es una maravilla, realmente.

La idea de estar creando permanentemente,

eso es estupendo.

Decimos que es la parte lúdica,

porque trabajas en la Fundación Garrigues,

presides la Fundación Garrigues y ahí os ocupáis, sobre todo,

de los desafíos del futuro, jurídicos.

Eso es, la idea es conectar

el mundo jurídico

con los avances tecnológicos y científicos,

porque si no lo hacemos,

el mundo del derecho se va a quedar atrás.

Vamos a un mundo donde va a haber cambios tecnológicos

y cambios científicos,

y todos ellos tienen consecuencias jurídicas importantes,

afectan a derechos importantes.

Por ejemplo, el derecho a la intimidad lo hemos perdido,

y antes, el derecho a la intimidad era un derecho estupendo,

realmente maravilloso.

Al mismo tiempo, están naciendo nuevos derechos.

El cambio climático...

Tú eres mucho más joven que yo,

pero cuando yo empecé en la profesión,

no había derecho del cambio climático.

Ahora está ya en todos los sitios.

La idea es que el mundo jurídico

tiene que ser consciente de que esos cambios tecnológicos

y los cambios científicos van a dominar la convivencia humana

y que, por lo tanto, el mundo del derecho

tiene que estar muy cerca de ellos, tiene que seguirlos paso a paso.

La inteligencia artificial,

los temas neuronales,

en fin, todos los cambios que se están produciendo

tienen que tener un atractivo para los juristas.

Todos compartimos esa tesis, pero luego,

claro, eso hay que aplicarlo, es decir, por ejemplo,

el derecho a la privacidad, ¿eso cómo se regula?

Bueno, hay normas y reglas,

y hay que partir de un derecho,

que el ser humano tiene derecho a la privacidad

y tiene derecho a la intimidad, y tiene, por lo tanto,

derecho a que no le violen ni la privacidad, ni la intimidad.

Y la están invadiendo,

y se la están violando permanentemente.

Entonces, el derecho tiene que, inmediatamente,

empezar a pensar en cómo reaccionar frente a ese fenómeno.

El problema actual es que...

nos están realmente eliminando el derecho a la privacidad

y el derecho a la intimidad, y que ha llegado un momento

en que ya a la gente no le importa esa violación.

Los jóvenes, por descontado, el tema de la privacidad

y la intimidad le dan mucho menor valor que otros.

Pero ese tema es importante, y al mismo tiempo,

tenemos que pensar también en crear nuevos derechos.

Yo estoy dando vueltas a la idea de crear un derecho a la verdad,

es decir, al ciudadano...

Ahora ha salido la noticia que seguro que conocéis a fondo,

que la mayoría de las noticias que leemos son falsas.

El tema de las "fake news".

Pues yo creo que el derecho a la verdad

debería ser una construcción jurídica, es decir,

el ser humano tiene derecho a que no se le engañe.

Si usted me comunica una noticia falsa

de cualquier tipo y me engaña,

a lo mejor está afectando incluso a mis propios intereses económicos.

Pero en todo caso, está afectando a la verdad,

y por lo tanto, me está ofendiendo.

También supongo que...

están enfrascados en el desafío de la biotecnología.

¿De la...? De la biotecnología.

Por descontado, la biotecnología.

Los límites, sobre todo, el tema de los límites éticos

y los límites jurídicos.

El tema de la manipulación genética.

Ahora han condenado a ese famoso médico chino

que hizo una intervención con manipulación genética.

Y claro, es que la manipulación genética

realmente es muy peligrosa.

Sin controles, es absolutamente peligrosa.

Y lo que pasa es que, desgraciadamente,

en ese aspecto,

en países como China, donde no hay demasiados controles jurídicos,

se están produciendo fenómenos inquietantes,

manipulaciones genéticas.

Incluso hay gente que piensa

que en China tiene que haber

intentos de clonación del ser humano.

Es decir, si un ser humano puede ser clonado,

a lo mejor, es clonado.

Pero estamos entrando en un mundo en donde, en efecto,

tenemos que tener un gran cuidado de cuáles son los límites éticos

y, por lo tanto, los límites legales en los cuales deberíamos insistir,

qué cosas se pueden hacer o no se pueden hacer,

qué cosas se pueden investigar y qué cosas no.

Y el tema ahí es un tema de límites,

y te aseguro que es un tema

muy difícil de definir,

es decir, cuál es el límite ético y el límite jurídico, ¿no?

Es un tema complicado, pero al mismo tiempo,

es un tema que no podemos rehuir.

Llevas 85 años siendo...

testigo, sobre todo, en primera línea,

de la evolución de nuestro país.

También de la evolución de sus relaciones,

especialmente, con América.

¿En qué hemos cambiado en estos 85 años?

Como todos los demás países, ¿no? Hemos cambiado...

Los países cambian sociológicamente,

si la sociología cambia,

el país cambia,

y los países que permiten más cambios sociológicos

son los países ricos.

En España, se ha producido un cambio sociológico

que la gente suele ignorar,

que es el cambio del...

del protagonismo de la mujer

en la vida pública y en la vida privada.

Realmente,

el protagonismo de la mujer española

en la vida pública y la vida privada

en las últimas décadas, ha dado un cambio realmente fenomenal,

y va a seguir, y va absolutamente a seguir,

eso no tiene duda.

Eso es un cambio sociológico decisivo.

Cuando yo empecé, el machismo era letal.

Los derechos de la mujer eran nulos.

Era realmente una sirvienta,

Era una persona condicionada, limitada

y muchas veces esclavizada.

En estos momentos, realmente,

la mujer es una mujer radicalmente distinta,

tiene otra fuerza, tiene otra moral,

tiene otra ambición,

tiene absolutamente todos los derechos a ejercer

cualquier tipo de oficio público o privado.

Ese cambio sociológico,

yo creo que en España tenemos que valorarlo

e incluso presumir de él.

Yo creo que, en estos momentos,

en esa materia estamos mejor que países como Italia.

Seguro que estamos mejor,

pero incluso países como Francia o países como Alemania.

Y creo que eso ha enriquecido al país de una manera maravillosa.

La presencia de la mujer en la vida pública, en la privada,

enriquece todo, la calidad democrática,

la calidad económica, la calidad social, la convivencia,

incluso el tema del poder.

Yo creo que la mujer tiene incluso otro idea del poder,

un poco más flexible, más dialogante que el hombre.

El hombre tiene un concepto muy dogmático del poder.

Eso de: "Esto es así porque yo lo digo,

esto es así porque yo lo mando". Es malo.

De modo que es un cambio sociológico estupendo y maravilloso.

El cambio de las últimas décadas.

Tiene usted una lista interminable de cargos institucionales.

Por resumir, solo relacionados con las relaciones internacionales.

Patrono de honor de la Fundación Consejo España-Estados Unidos,

presidente de la Fundación Consejo España-Japón,

patrono de la Fundación Consejo España China,

miembro del Comité Ejecutivo de la Comisión Trilateral,

entre Japón, Europa y Norteamérica, que hay muy pocos españoles.

Ana Botín, Alfonso Cortina, Javier Solana.

¿Cuáles son los desafíos que tenemos por delante?

España lo que tiene que hacer es darse cuenta

de que tiene mucha capacidad de acción exterior

de la que ejercitamos.

En España no tenemos mente global

ni a la gente joven le interesa mucho el mundo.

Y yo siempre les digo que

una persona joven que no sabe lo que representa China,

lo que representa India,

lo que representa Japón en el mundo,

lo que representa Iberoamérica, lo que representa Estados Unidos.

Es decir, tenemos que vivir en el mundo,

tenemos que vivir el mundo

y sobre todo, la gente joven tiene que vivir el mundo,

tiene que aprender más idiomas,

tiene que tener una mente más global,

más internacional.

Ahí es donde fallamos, ahí fallamos de una manera tremenda

y tendremos una capacidad tremenda

porque nuestra capacidad en Iberoamérica

es realmente impresionante.

Lo que podríamos hacer en Estados Unidos

sería impresionante también.

Tenemos allí, por ejemplo, una comunidad hispana,

que son más de 42 millones de personas,

con los cuales deberíamos tener una relación más eficaz

y más buena.

Pero luego podemos hacer cosas en Europa, obviamente,

tenemos una buena relación con África,

que es un continente que sigue abandonado,

en el cual, si España tuviera audacia,

en materia de política exterior,

nuestra capacidad de acción sería maravillosa.

Eso iba a preguntar. Usted es experto legal

en inversiones extranjeras en España.

Es también parte de esas relaciones.

¿Qué es lo que se puede hacer de manera concreta,

ideas concretas, para conseguir

mejorar esa relación o hacerla más productiva?

Primero,

aceptar un dato muy claro,

todos los países quieren inversión extranjera,

todos, y todo el mundo establece

políticas de atracción de inversión extranjera

y todas las ciudades.

Madrid.

Estoy colaborando en un grupo

en donde se intenta magnificar el atractivo de Madrid

y las posibilidades que ofrece Madrid

para todo tipo de inversiones,

tanto económicas como culturales.

Es decir,

tenemos que estar permanentemente haciendo una labor de atracción.

Es lo que hacemos un poco con nuestras personas,

pero eso hay que hacerlo también a nivel colectivo.

Y en España, yo digo que ese tema es un tema

al que le dedicamos muy poco dinero y muy poca atención,

y la verdad es que todo el mundo está pidiendo dinero

y todo el mundo ofrece su país

y todo el mundo hace una política de atracción.

El por qué no lo hacemos con más fuerza, no lo sé.

Pero es un tema que he vivido desde hace mucho tiempo.

¿Es falta de capacidad comercial

o simplemente es que no creemos en nuestro propio producto?

Yo creo que es un tema que nunca le hemos dado suficiente atracción.

Yo me acuerdo cuando intervine en la implantación

de Ford Motor Company en España, en la planta Almusafes.

No sé si lo recuerdas, en 1974.

Aquello fue realmente algo que cambió la faz de España,

porque la gente se preguntaba,

¿Cómo es que una compañía como Ford viene a España

estando todavía Franco y estando fuera del mercado común?

Yo recuerdo mis conversaciones con Henry Ford

en las que decía que él tenía fe en España

y que estaba seguro que España iba a ser una democracia

y que las cosas iban a funcionar bien

y que era un país estupendo para...

Es decir, somos un país realmente

que no sé por qué, de vez en cuando,

tenemos una especie de orgullo satánico,

estúpido, y de vez en cuando, tenemos unas fases de humildad

y de falta de autoestima realmente necia.

España es un país que tiene

y combina una cantidad de atractivos tremendos,

incluso su calidad de vida.

La gente cree que es broma, pero la calidad de vida española

es una calidad realmente muy especial,

incluida la tendencia latina.

Obviamente, no solamente España, también la tiene Italia,

en Latinoamérica, el cultivo de la felicidad.

La gente quiere ser feliz y es un país amable.

Es un país alegre, es un país alegre.

Somos un país realmente lleno de posibilidades

y de potencialidades.

Tenemos mucha inversión extranjera en España y va a venir más,

pero podríamos, sin duda, hacer muchísimas más cosas.

Pero, de vez en cuando, nos falta audacia

o tiempo para dedicarnos a eso.

Es un gran desafío económico que tenemos.

Si tuviese que decir un gran desafío político

que tenemos por delante, ¿cuál sería?

El desafío político es la lucha contra el populismo.

El populismo está infectando el mundo occidental.

Trump es un populista.

El Brexit, del que estamos hablando ahora

de una manera dramática, no se hace por razones económicas.

En eso ya no sé por qué, no se insiste.

Se hace fundamentalmente

porque Gran Bretaña no quiere firmar el pacto Schengen,

no quiere que haya inmigración o quieren controlar la inmigración.

Y todo eso hace que el populismo domine los temas.

La inmigración.

Pero también, lo que está pasando es una cosa muy grave.

Es que para luchar contra el populismo,

los no populistas

deberíamos hacer una oferta alternativa

y no hay oferta alternativa.

Es decir, el simplismo populista

está ganando de una manera tremenda.

Pero ¿por qué?

Porque no hacemos ninguna oferta válida.

Yo conozco bien Estados Unidos.

El señor Trump representa

una parte importante de Estados Unidos,

pero ¿qué está haciendo el Partido Demócrata?

¿Alguien conoce cuál es la oferta del Partido Demócrata

para que Trump se vaya de una vez a su casa?

Nadie la conoce.

El Partido Demócrata está eligiendo candidatos

y lleva eligiendo candidatos ya...

No sé cuántas décadas.

Pero es que hay una cantidad de candidatos realmente tremenda.

Es que no hacemos una oferta alternativa al populismo.

El populismo nos está dominando. Es el caso de Italia.

Estamos viendo como en Alemania la ultraderecha...

Para mí el reto político importante es ese.

Y debo decir una cosa en favor de España.

En España es donde el populismo está teniendo una incidencia menor.

No digo que no haya populismo

y no digo que no haya una oferta política populista,

pero tiene una incidencia bastante menor

que en el resto del mundo occidental.

Frente al populismo, moderación.

Usted creó en 1982 el Partido Demócrata Liberal, PDL,

el que fue elegido presidente y que luego, en el 84,

se integró en el Partido Reformista Democrático,

el de Roca. La famosa Operación Roca que no acabó...

Muy mal, fue un fracaso maravilloso,

perfecto. ¿Y qué aprende de esa historia?

¿Qué aprendió de esa historia? A fracasar,

que es muy bueno aprender a fracasar, es estupendo.

El fracaso, la verdad es que te conecta con otras...

Con otras sensibilidades y sesgos de tu personalidad.

Porque además, fue un fracaso tan grande,

tan estrepitoso que no había manera de seguir.

Es decir, no, nada.

Ya no teníamos la menor posibilidad de seguir.

Y, como es lógico, no hay que echar la culpa a los demás.

La culpa la tuvimos nosotros.

Ni Miquel ni yo lo hicimos bien y no...

Lo hicimos mal,

y cuando las cosas se hacen mal, salen mal.

Pero ahí está. Es decir,

para mí el sueño era el de...

El del Partido Liberal alemán, que con un 7 o un 8%

equilibraba un poco las fuerzas políticas

que había entonces en Alemania.

Pero es que no sacamos nada, no sacamos nada.

Estuvo hasta el año 91, que dimitió Suárez también

intentando ocupar ese espacio y acabó como acabó.

Eso es. Es que ocupar ese espacio

entre medias de la fuerza socialista

y la fuerza popular, es muy complicado, es la verdad.

Y la verdad es que un partido liberal

que domine en Europa, no existe.

No hay partidos liberales que dominen Europa.

Y a mí eso me da pena, porque yo creo

que la ideología liberal sigue siendo,

en mi opinión, la única ideología humana

y la única ideología completa

que da soluciones a todos los problemas.

Pero comprendo que tiene sus dificultades

y debe tener muchas, porque, insisto,

es que no hay muchos partidos liberales en el mundo

que estén en el poder de una manera importante.

Y sobre todo, sostenidos en el tiempo.

Por ejemplo, Nick Clegg

como viceprimer ministro de Cameron

con los conservadores duraron una legislatura,

prácticamente, fueron barridos del mapa.

Era un tipo estupendo y una persona maravillosa.

Pero, como tú dices, su papel,

su influencia en la vida política fue muy escasa.

Durante todos estos años,

usted ha tenido la oportunidad de conocer

a infinidad de líderes mundiales.

¿Con qué se queda, con cuáles se queda

o con qué rasgos se queda de cada uno?

Si tenemos que aprender, de alguna manera, de los líderes,

¿qué rasgos cogería a cada uno?

Después de haber pensado esa pregunta,

yo me quedo con un personaje que me fascinó,

que era David Rockefeller.

Era un hombre que tenía una influencia en Estados Unidos

realmente maravilloso,

una fortuna increíble

y una capacidad de acción tremenda.

Y, la verdad, es que me impresionó

su humildad,

su falta de prepotencia,

que, por otra parte, es propio de la gente inteligente,

es decir, una persona inteligente,

prepotente es que es un necio, ¿no?

Me pareció admirable cómo llevaba la Comisión Trilateral,

cómo siempre se sentaba con la gente de menor relieve,

de menor importancia,

cómo se ocupaba de temas latinoamericanos

que se ocupó muchísimo y de una manera estupenda.

Fue un hombre que tenía esa concepción anglosajona básica

de que uno tiene ocuparse su tema,

pero, al mismo tiempo, tiene que ocuparse de los temas

y de los países donde vive y de sus responsabilidades.

Y él asumía todas esas responsabilidades.

Él sabía qué tenía que hacer.

Y tenía que devolver a la sociedad

lo que la sociedad le había entregado,

que era muchísimo.

Y realmente para mí fue un ejemplo importante.

Siempre se dice que la familia Garrigues

tenía amistad con la familia Kennedy

ya desde los tiempos de la Guerra Civil.

Ya desde el padre de JFK...

Joseph Kennedy, sí.

Efectivamente, en esos tiempos... Eso es así.

Eso fue verdad.

Y eso fue realmente una amistad profunda, porque...

Mi madre era americana,

una persona estupenda Helen Walker.

Y, entonces, como americano,

pues tenía mucho contacto con la embajada,

vino Joseph Kennedy y, bueno,

en aquel entonces no había mucha gente americana en España.

Se pusieron en contacto y mi padre la acompañó.

Le interesaba mucho seguir qué estaba pasando

en la Guerra Civil

y, entonces, pues hacían muchas visitas.

Y de vez en cuando estaban incluso en situaciones de peligro,

porque la situación era inconfortable.

Y el hecho de que Joseph Kennedy fuera americano

era como una especie de barrera, es decir, el punto...

Bueno, realmente ahí empezó la relación.

Y luego...

En fin, eso hay que atribuírselo a mi padre, fundamentalmente,

que él tuvo una relación, un logro con...

Él fue embajador con los Kennedy.

Luego, mantuvo la relación

con Miss Kennedy.

Con Jackie, ¿no? Con Jackie.

Con la que dicen que tuvo una relación.

Lo que dicen los franceses, la amistad amorosa.

Una amistad amorosa. ¿Eso qué es?

Pues una amistad amorosa.

Lo dice la palabra.

Y también me impresionaron. Fue gente...

Era gente estupenda.

Era una gente que tenía un sentimiento de compromiso

realmente maravilloso.

¿Tiene algún recuerdo de JFK?

¿De estar con él o algo que le haya quedado?

Le saludaba por los jardines.

Mentiría si dijera que tengo una...

No, no, no lo tuve.

Simplemente no lo tuve.

Eso es humildad.

Supongo que se habrá preguntado a lo largo de estos años

qué pasos dio en concreto que le llevaron a otros

y qué hubiese pasado si...

¿Qué hubiese pasado si hubiera jugado

en el Atlético de Madrid cuando le quisieron fichar?

Eso digo yo.

¿Qué hubiera pasado?

¿Hubiera sido más feliz o no?

Pero... ¿Qué piensa usted?

Lo que tú planteas es el tema de la ucronía histórica,

que es una maravilla.

El "¿qué hubiera pasado si...?".

Y todo ser humano debería hacerse esa pregunta,

porque todos hemos tenido un momento en:

"¿Qué hubiera pasado si en vez de esto,

yo estuviera aquí?".

"Si en vez de haber nacido en un sitio hubiera nacido en otro".

Eso lo hemos tenido todos, absolutamente todos.

Siempre he pensado cuando me hicieron la oferta

para jugar en el Atlético de Madrid.

Bueno, ¿qué hubiera pasado si mi padre no hubiera estado

y no me hubiera dicho: "Devuelve todo..."?

Tú llegaste a casa con la camiseta y tu padre dijo:

"Vuelve y devuelve".

"Un orgullo, devuélvela y luego hablamos".

Pues no sé.

A mí me hubiera encantado.

Yo lo único que he hecho bien en la vida es jugar al fútbol,

al fútbol yo he jugado estupendamente.

¿En qué posición jugabas? Delantero.

En aquel momento,

era delantero.

Me encantaba.

¿Habrías vivido mejor?

Diferente. Eso ya...

Diferente. El "¿qué hubiera pasado si?".

Lo malo es que no tiene respuesta.

Pues primero, a lo mejor hubiera sido otro fracaso tremendo.

A lo mejor no hubiera dado una.

Claro, yo era buen jugador amateur,

en el mundo profesional, las cosas...

Lo hemos visto mil veces, es decir,

gente que está teniendo mucho y de pronto fracasa.

No habrías dirigido durante más de 50 años

el mayor bufete de abogados, no solo de España, Garrigues,

sino de toda la Europa continental.

No, pero eso...

La gente me quiere echar a mí el mérito.

No es por falsa humildad, es decir,

el mérito lo tuvieron los fundadores,

que fueron mi tío Joaquín y mi padre,

que fueron los que pusieron en marcha el sistema

imitando al modelo americano, en definitiva.

Luego, yo lo que hacía era que...

Cuando uno tiene una madre americana va a América.

La vida es así, ¿no?

Y yo cuando iba a Nueva York visitaba los despachos de abogados

y, entonces, miraba cómo estaban organizados.

En aquel momento, los mayores tenían 300-400 pero, claro,

nosotros éramos 12 y para nosotros era...

Era bastante para esa época.

Para España era una cosa tremenda.

La gente decía: "Qué horror, 12 abogados...".

Pues por eso digo, todo eso ha cambiado,

pero ahí, ¿el Benito mío cuál fue?

Como mi madre era americana pues iba a América y conocía...

Hablaba inglés, que eso también ayuda mucho,

En aquel momento ayudaba mucho.

Y, entonces, conocí a los despachos de abogados.

Me interesaba mucho por su organización,

la carrera profesional, el cómo se financiaban,

el cómo pagaban...

Y me enteré un poco de todo el tema.

Y lo que hice fue transmitir esa idea aquí

y, luego, poco a poco fuimos creciendo

porque empezó a venir inversión extranjera,

la inversión extranjera era más exigente en aquel momento

que las empresas españolas...

Nos pedían todo tipo de disciplinas,

no solamente la mercantil, sino también la fiscal, la laboral,

en fin, todas, absolutamente todas.

Y eso permitió un crecimiento bastante rápido de una firma.

Y, luego, lo bueno es que en España en estos momentos

hay muchas firmas de abogados grandes, buenos,

unas firmas medianas estupendísimas,

e incluso abogados solos que tienen un éxito realmente colosal

en el mundo procesal o en otros mundos.

Garrigues tiene muchas oficinas en Latinoamérica.

Tiene muchas.

Varias sedes de varios países,

lo cual me ayuda a hacerte la última pregunta del programa,

que es cómo podemos hacer para unir todavía más

nuestros lazos entre los países iberoamericanos.

Pues yendo allí.

Yendo allí sin prepotencia,

yendo allí no solamente a ayudar, sino a aprender,

que tenemos que aprender mucho de ellos,

yendo allí a gozarla,

es decir, a reconocer realmente el patrimonio cultural que tienen,

que es una verdadera maravilla.

Y, luego, ir a más, hacer más cosas,

generar más relaciones.

Ya sé que tenemos buena relación entre las universidades españolas

y las latinoamericanas,

pero podríamos hacer en todos los terrenos,

incluido el teatro, el cine y todo.

Es decir, multiplicar toda la capacidad de relación.

Se dirá: "España no es un país rico, no es un país como Alemania,

no es un país como Estados Unidos",

pero tenemos una capacidad de acción tremenda

y deberíamos realmente multiplicar la relación con Iberoamérica.

Hemos hablado del futuro, Antonio.

Tenemos bastantes desafíos por delante, gracias

por estar en estos "Conversatorios en Casa de América".

Ha sido un placer, lo he pasado estupendo.

Antonio Garrigues Walker, un placer.

A ustedes les emplazo la próxima semana.

Aquí, en el mismo sitio, el mismo día y a la misma hora

seguiremos conversando.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Antonio Garrigues Walker

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Conversatorios en Casa de América - Antonio Garrigues Walker

13 feb 2020

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a Antonio Garrigues Walker.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Antonio Garrigues Walker" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Antonio Garrigues Walker"
Programas completos (282)

Los últimos 284 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos