www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5720223
No recomendado para menores de 7 años ¡Cómo nos reímos! - Orgullo del tercer mundo - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

(Hace que habla en alemán)

(Hace que hablan en alemán)

(Música)

Faemino y Cansado, El orgullo del tercer mundo

(Los dos) Famoso en acción.

(Los dos) Famoso en acción.

Qué va, qué va, qué va.

Qué va, qué va, qué va. (Todos) Yo leo a Kirkegard.

Esa es la idea, muy bien.

Está hablado todo el rato aquí hasta que alguien me interrumpa.

A ver si nos aclaramos.

Cállate y se acabó. ¿Qué ha dicho?

Ay, perdón.

(Los dos) Su su su... ¡Manuel Campo Vidal!

Por favor...

Qué persona más interesante.

¡Olé!

¿Eh? Soy humorista, chaval. Nos pasan una nota.

Malo malo malo. Es una situación un poco tensa.

¡Olé! Cachondo mentales.

El sketch comienza... ¡Ya!

Es que hoy es el... Es el día mundial del chiste malo.

Así que, ya sabéis. Ya sabéis de qué va esto

y va de chiste malos... Oy, eh...

Pero sin parar. De chistes muy malos.

Ya, pero es que es día internacional.

De la A a la Z, a contar... (Los dos) Chistes malos.

Todo malo... Y de este modo...

Así que si os quedáis vosotros sabréis.

Saben ustedes porqué en Lepe hace más frío en invierno que en verano,

por lógica.

Ah, a lo mejor es que lo hemos contado mal.

(Risas)

El siguiente chiste... Ay, el otro día estuve ahí,

a visitarte a tu casa... Sí.

Y fue imposible aparcar. Pero si tú no tienes coche.

Pues por eso.

(Risas)

Claro, claro, claro.

Queridos amigos, esta noche vamos a contar un chiste

"mervellers" que es un chiste... Joder.

Te vi' a dar una hostia

que no te va a encontrar ni Paco Lobatón.

(Risas)

Sabes que me ofrecen dos millones de pesetas

por traducir un libro del inglés y no puedo hacerlo.

¿Por qué? Porque no sé inglés.

(Risas)

Vamos a contar un chiste con mucha marcha,

un chiste joven...

Chistes del verano.

Yo soy de río. ¿De río?

Sí. Coño, como los cangrejos.

(Risas)

Ay, como es el humor.

Vamos a empezar con mucha energía, esta noche tenemos un programa

plagado de entrevistas... Un programa muy bonito, muy ameno.

Sí, señor, entrevistas y humor... Deportes...

Y humor... Interviús...

Y humor...

Entrevistas... De humor...

Música... Humor...

De entrevistas a políticos... Humor...

Y humor también. ¿Hay humor?

(Risas)

Bueno, pero como el movimiento, ya lo dijeron los sabios,

se demuestra andando, vamos a empezar el programa ¡ya!

Yo soy un fan "acérrimo" del pograma de Faemino y Cansado

y me di cuenta que viéndoles a ellos

pues se podían hacer cosas distintas en la vida

y me di cuenta que era una persona muy rutinaria

mu rutinaria mu rutinaria, na más que trabajar y eso ¿no?

Y dije, pues yo voy a ser original a partir de ahora

y como ellos hacen cosas raras pues yo también,

voy a hacer una cosa estrambótica.

Voy a estar tres días

con sus noches, subido a este engendro de la naturaleza,

este árbol, que no sé si aguantará tres días enteros sin orinar.

que creo que es record guinness o cualquier gilipollez de esas.

Hemos recibido una carta

de un compañero, un preso del penal de Ocaña

que nos ha combinado, que por favor, que contemos el chiste del águila

y entonces no nos queda más huevos que contarlo.

Claro, tenemos que complacer al chaval...

Tenemos que complacer... Y pues nosotros pues lo saltaríamos

pero para una carta que recibimos... La vamos a contar por enésima vez ya

Que ya estamos hartos pero ya estamos aggh.

Por enésima o por más veces. El de águila, bueno pues se cuenta

pues ya está, pues se cuenta y no se nos caen los anillos

y ya está, y lo contamos.

Si es que lo va a saber todo el mundo ya.

Ya, pero mira, si es este del tio este que va,

que es un procurador de los tribunales...

Si lo hemos contado veces ya. Cientos de veces.

Cientos, vamos aquí en el extranjero en todos los lados.

Mira, los de las uñas. (Los dos) ¡Ñiem!

(Risas)

Mira esos dos. Mira los dos...

El bigote y el otro, el de las uñas.

Vale, vale, pues lo vamos a contar. Sí, señor.

Lo vamos a contar.

Total, que un procurador de los tribunales

que está el tío ahí... Cuéntalo tú, cuéntale tú, si quieres

Sí, escucha, escucha. (Risas)

Y va el tío y dice:

Coño, pues me voy a ir a una piscina municipal.

Tú eres un tío soso, hombre, pero bueno,

yo no me voy a meter en tu vida, ¿tú te has metido con la mía?

No, pues yo tampoco. (Risas)

Total, que ya llega el hombre a la piscina

y ya empieza allí y dice, bueno,

voy a presumir un poco, me voy a tirar el rollete y tal,

voy a hacer unas actividades culturales...

(Risas) A la sazón y tal,

y entonces ya dice lo primero que puedo hacer

es meterme en donde los lavapieses, eso donde está el agua caliente,

los pises y eso. (Risas)

Y me voy a tumbar bocarriba... Guaca...

Se tumba bocarriba y mira, era un hombre feliz,

era la felicidad en persona, dice, ahora, como soy un perfecto buceador

me voy a poner bocabajo.

Se pone bocabajo, se le mete una colilla aquí

bueno... (Risas)

Eso era digno de ver, bueno, total, que ya dice,

voy a hacer otra cultura de estas, o como se llame,

llega, hombre, un trampolín, pues me voy a chulear, a ver.

(Risas) Me lo ponen a huevo,

pues me voy a subir. (Risas)

Sube el tío, se pone allí,

llega se coloca así con los brazos en cruz

mira para abajo y dice: Eh, tú, eh, pringao,

(Risas)

¿me puedo chulear delante de ti, pringao?

(Risas) Dice,

hombre por mi por si se la machaca con la tapa de un baúl.

(Risas) Total, que ya dice, eh, tú, pringao,

mira, mírame y dime que parezco,

y dice, hombre parece usted un águila

dice, porqué, ¿por la postura? Dice, no por las uñas de los pies.

Que tiene esas uñas... (Risas y aplausos)

Que son negras... Que se dan la vuelta...

Pero bueno, eh, coño, el chiste, estás tocando los huevos ahí.

(Risas)

El chiste del águila. El de las uñas.

¡Cabrón! (Risas)

Claro, hombre, cabrón. Vamos decir que es un águila,

sinvergüenza, cabrón.

Mírale, si no son uñas son mejillones.

(Risas) Que aquí hay niños,

lávate los pies áteo, que eres un áteo.

Le dan la vuelta las uñas, si duerme colgao del trampolín,

como los murciélagos. Que no hace falta ser indio

para seguirte las huellas, cabrón. (Risas)

Si va haciendo surcos por el parqué. ¿Le puedo llamar hijo de puta?

Llámalo. ¡Cabrón!

(Risas) Claro, hombre.

Ay, qué mal rato nos ha hecho... No son uñas, son mecedoras.

(Risas)

Ay, qué mal rato, sin vergüenza, piscinero, chulo...

¡Procurador! (Risas)

Tratamiento de textos...

marcaje de caracteres CMC7, oiga.

Bueno, puede decirse que yo hace un tiempo

era un egoísta, un hombre, un anacoreta,

digamos, de la informática y a raíz del programa

de Cansado y Faemino o bien

porque me caí de la ciclotasti a 90 kilómetros por hora,

que manda narices, he cambiado,

y ahora voy a poner toda mi sabiduría informática

al servicio del pueblo, gracias... Agua, agua, policía, policía, vamos.

Hola, buenas.

Para nosotros, el cuerpo de élite de la policía municipal

es un orgullo enorme que exista este cuerpo

que ha sido idea del "arcarde" porque un día viendo el "pograma"

que es fan "acerrimo" de Faemino y Cansado

dijo, porqué no creamos un cuerpo

que la gente más inquietas de la policía se adhiera

y nosotros, que somos mimos, pues hemos conseguido acercarnos,

o sea, lo que es el mundo del teatro del mimo,

y el mundo de la multa.

Y gracias al orgullo del tercer mundo

ese magnífico "pograma" que hacen Faemino y Cansado

pues ahora nos vemos en esta tesitura.

Gracias.

Yo quiero lanzar un mensaje a la población

por favor, respeten al cuerpo municipal

de baile de danza contemporánea porque en un momento dado

siguen llevando porra,

y por las buenas somos todos muy buenos

pero por las malas...

Además, que haces mirando ahí, venga, ya está,

si no hay nada que ver, venga, todo el mundo a su casa.

¿Da usted su permiso?

Permiso de qué. De entrar.

(Risas)

Usted dirá. Es que yo tengo un piso vacío.

Ah, que han desvalijado su vivienda y viene a denunciarlo.

No no no, que lo he vaciado yo. Ah.

Y quiere simular un atraco o algo. No, no me entiende,

que he cogido un piso y lo he vaciado

porque quiero poner un negocio. Ah.

Que quiero abrir en casa una comisaria.

(Risas) Ah.

Eso cambia las cosas, amigo, muy bien.

¿Usted donde vive?

Yo vivo en la calle Hernán Cortes, 12,

segundo, escalera interior derecha.

¿Sería capaz de repetirlo?

(Risas)

Ni siquiera la calle, me la he inventado.

Pues de todas maneras, un buen sitio, amigo, céntrico,

y bien comunicado. Porque usted lo dice, amigo

y eso valdría para poner la comisaría ya o no.

Sí sí, yo creo que sí, sí, sí.

Voy a empezar así con dos agentes, ¿sabes usted?

¿Dos agentes? Muy bien. Sí señor,

uno para salir a las cosas de la delincuencia y eso

y otro para coger el teléfono. (Risas)

Eh, ¿comisario tiene usted, va a contratar o...?

Bueno, comisario me gustaría ser yo mismo.

Muy bien, entonces lo que puedo hacer es añadirle un par de sillas,

una cómoda y otra incómoda.

La incómoda para los interrogatorios y la cómoda para usted.

¿Y cómo sabré diferenciarlas? Ah, ¿el qué?

(Risas) Es que estamos hablando de sillas.

Ah, de sillas. Y esto del negocio,

¿esto de la comisaria es un negocio? Pues no se crea usted

que es un negocio superboyante, ¿eh? ¿Ah, no? Vaya.

Qué va, qué va.

Por cierto, uy, que tarde es mire, yo me tengo que marchar ahora

a recoger unas entradas para un concierto de Luis Cobos...

Vaya por dios. (Risas)

Que interpreta marchas militares y cosas de esas, ya sabe.

A la hora de interpretar ese señor,

¿quiere usted seguir haciéndose con el negocio?

Ah, me deja... Sí, sí.

¿Actuar de comisario? Sí, cómo no.

Siéntese, si es muy fácil. Ay, qué amable, qué amable.

Siéntese aquí. Ay, qué amabilidad.

Esta es la silla de comisario, esta es la gorra de comisario...

Sí. Puede usted poner los pies encima...

En fin. Oh, feno...

(Risas)

A su albedrío.

Tome confianza.

Atención, malhechores... (Risas)

El comisario Luis no descansará...

(Risas) Atención, malhechores...

Yo... (Risas)

Ponga usted, unos billares, anda. (Risas y aplausos)

Tenemos humor blanco... Ah, ja ja ja...

Vamos a tener humor negro... (Los dos) Ja ja ja ja...

Humor... cilla... (Risas)

Humor blanco, habemus papa...

Humor negro no habemus papa... (Los dos) Ja ja ja...

Humor benigno...

Y también juego de palabras...

Que va que va que va. (Todos) Yo leo a Kirkegard.

Que va que va que va. (Todos) Yo leo a Kirkegard.

Los he pillado, como he dicho antes, prevenidos.

(Risas)

(Alarma)Chis chis chis. Eh, qué pasa qué pasa.

(Risas)

Qué pasa. Es que me temo

que se está usted llevando una camisa que no le pertenece.

¿Quién, yo? No no no, es que me la llevo yo ya ahora.(Alarma)

No pero bueno, es que creo que esa camisa usted no la ha pagado.

No no, ya que es que me la llevo yo a casa,

me la llevo yo porque esta allí. (Risas)

Entonces me la llevo yo a mi casa

para guardarla en el armario, para que no esté solita,

porque estabas allí sola con otras camisas

y entonces yo me la llevo al armario para guardarla.

(Alarma) No, perdone es que no estaba sola

estaba con una camisa también de cuadros que yo la he visto antes.

Ah, una camisa de cuadros... Claro.

Y entonces esto, ¿qué tengo que hacer con ello?

Tiene que pagarlo. Ah, pagarlo.

Claro. Pero si no sé...

¿Esta camisa? Sí, es que...

Si no es mía esta. Es que...

(Alarma) No, perdón,

aquí hay algo que no esta bien

porque yo creo que todos los artículos

que hay en los almacenes hay que pagarlos.

¿Los indeterminados también? (Risas)

No, o sea, los artículos camisas hay que pagarlos.

Ya, pero aquí no pone nada. Sí.

No, no pone nada. Aquí pone PVP.

Ah, PVP, no pero pone nailon aquí. (Risas)

Poliéster, nailon. Por venir pague.

(Risas) No no, es PVP

para que se lo lleve a su casa con otras camisas...

(Risas) Al armario.

Mire, me está usted poniendo de los nervios,

ahora mismo me va a acompañar al calabozo del almacén.

No no.

Usted me acompaña al calabozo del almacén.

No no, por favor. Usted me acompaña

al calabozo del almacén. Que va que va que va...

(Todos) Yo leo a Kirkegard. Ah, en ese caso...

(Risas) Llévesela usted, llévesela.

O sea, hay gente que piensa que te subes al escenario

y dices lo primero que se te ocurre y ya está.

¿Ah, no? (Risas)

Hay que te que cree que te subes a un escenario

y o sea, tienes una idea, y hala, pues la sueltas y ya está.

¿Ah, no? (Risas)

Hay gente que cree que le echas un poquito de morro a la vida

y ya está.

¿Ah, no? (Risas)

Bueno, en nuestro caso, sí es así, en nuestro caso sí

pero en el caso de los demás no, es una cosa más trabajada

y más tal. ¿Ah, no?

¿No vas a decir otra cosa hoy o qué? Sí, que gente más lista, ¿no?

(Risas)

¿Cuala? La que has dicho antes, ¿no?

(Risas)

Anda, empieza a presentar el programa de hoy.

¿Presento yo? Preséntalo tú. No, preséntalo tú que lo haces mejor

¿Yo? Bueno, señoras y señores esta noche vais a ver ahora

a dos imitadores fenomenales que atienden al nombre

de Beodos Brothers.

(Risas y aplausos)

Hola, buenas noches amigos. Buenas noches.

Buenas noches. Buenas noches.

Buenas noches a todos.

Nosotros somos imitadores imitamos, además,

famosos en acción. Famosos en acción.

(Los dos) Famosos en acción, famosos en acción, famosos en acción.

Esta noche vamos a imitar a todo tipo de gente

de esa cadena hermana de Antena 3.

(Los dos) ¡Antena 3! ¡Antena 3!

(Los dos) Famosos en acción, hermanos brother, brother hermano.

Famosos en acción.

Vamos a empezar, queridos amigos, vamos a empezar imitando

al tío ese de los telediarios de las corbatas.

El de Antena 3.

El tío de las corbatas, ¿cómo se llama?

(Los dos) Manuel Campo Vidal, Manuel Campo Vidal.

El tío las corbatas. Antena 3.

(Los dos) Antena 3.

Famosos en acción.

(Los dos) Manuel Campo Vidal, Manuel Campo Vidal.

Esperando el ascensor.

(Clic)

(Risas)

Ascensooor. Famosos en acción.

(Aplausos) (Los dos) Famosos en acción.

(Aplausos)

Bien, vamos a seguir, vamos a seguir imitando a famosos en acción.

Vamos a imitar...

A quien podemos imitar... Vamos a imitar a José Pamplona.

Bueno, Pepe Navarro, yo que sé. (Risas)

Pues ya está, el de la corbata. (Los dos) Antena 3.

(Risas) Corbata.

Bien, vamos a imitar a... Manuel... A Pepe Navarro.

Pepe Navarro. (Los dos) Pepe Navarro.

Los dos) Pepe Navarro.

Bien, vamos a imitar... Antena 3. Pepe Navarro.

¿A quién vamos a imitar? A Pepe Navarro.

En el mercao haciendo cola para comprar pescao.

Pepe Navarro.

Oiga, por favor, ¿no es usted José Pamplona?

(Los dos) Famosos en acción. (Risas y aplausos)

Famosos en acción, famosos en acción.

Hola, bueno pues a nosotros nos ha cambiado mucho la vida

el programa de Faemino y Cansado ya que antes llevábamos una vida

buena y vana, y ahora tenemos como repleta, "densida".

Qué "ensidos" están estos muchachos y tal que antes eran...

Que antes no eran... Antes eran un... uno...

Este es mi cuñao.

Hemos recibido un mensaje telepático de un colega,

pidiéndonos que por favor, que repitamos una actuación

que le ha gustado mucho que le parece un personaje maravilloso

y esto se lo vamos a repetir,

con todos vosotros, con todos ustedes

Arroyito y Pozuelón, dos cachondos mentales.

# Dame veneno # Antes prefiero la muerte #

Buenas noches a todos. Buenas noches.

De que lo cual, que buenas noches en esta acalorada noche de España.

Sí, dejémoslo así, amigo. Buenas noches...

Dejémoslo así porque no quiero hablar mal de nadie

Pues no hables mal de nadie, si total...

Hoy no pienso hablar mal de nadie. Pues no hables mal de nadie.

Buenas noches a todos.

Ahora, que hay mucho sinvergüenza suelto, también.

(Risas) Eso de toda la vida.

Sí o no. Hombre, ya ves.

Qué seria de este mundo sin policía. Claro, y de ladrones, claro,

si no hubiera policía... Claro. Se aburrirían los pobres ladrones.

Mejor que haya policía para que se diviertan.

(Risas) Claro.

Y después de este planteamiento casi filosófico

vamos a hacer un chiste de animales que son los animales,

son los seres posiblemente más irracionales que existen.

El mal y el bien, hay que pasarlo mal para después decir:

"Joder, que bien lo estoy pasando". (Risas)

Cuenta tú ese que contabas, que tenía una gracia fenomenal,

que era de unos patos, no te acuerdas de un señor

que estaba así, sombrío y muy aburrido y dice

pues en vez de estar sombrío y aburrido

voy a ir a un corral de patos a robar patos

y entonces salta una verja y empiezan a decir los patos cua cua,

como que cua, tú mismo. (Risa)

Ah, vale, lo voy a contar, vale. (Risas)

Joe, macho, es bueno pero bueno.

Mira macho. Y tiene un final.

Ya verás. Ya vereis.

Vosotros esperarse al final, esperarse al final.

Paciencia, paciencia.

Va un tío que está ocioso, pringao de ocio en su casa,

y dice ay, que asco, cuanto ocio tengo en mi cuerpo,

puesto que esto ocioso voy a encaminar mis pasos hacia el campo

para ver si así tengo la suerte y fortuna

de encontrarme un corral de patos... (Risas)

Dios me provee y me dice que toma un corral de patos

para llevar a buen fin este chiste, bien.

Ya él va allí, está en el campo y oh,

oh, sorpresa. Tiene un final el chiste,

ya veréis, esperarse. Aguanta aguanta.

Y dice, oh, sorpresa un corral de patos.

Puesto que hay un corral de patos voy a introducirme en el mismo

y ya va, se introduce y dice, voy a coger un pato

y empieza a decir los patos cua cua,

dice como que cua, tú mismo. (Risas)

Es que, joe, el final es lo bueno, macho.

(Risas) Es que...

Lo demás es paja paja paja...

Venga, los demás patitos marcharse, marcharse,

vamos, marcharse que me voy a quedar con este pringao.

(Risas)

Que este gilipollas va a pagar el pato.

Sino, que este también se vaya. (Risas)

Sí, como es un programa de humor y eso,

pues que no haya mas desgracias, vete ya.

(Risas) Vete, hala, vete pato.

(Risas)

Vete.

(Risas) Ay, se ha muerto.

(Risas)

¿El pato? (Aplausos)

Pobrecillo.

Dios se lo ha llevado a su gloria. ¿Qué es lo que le ha pasado?

Pues que... Un cólico. (Risas)

Es un cólico.

Mira, se ha hecho Foie gras. (Risas)

Un bien escaso. Bien, sí...

Y muy importante para la humanidad.

El programa del orgullo del tercer mundo

de Faemino y Cansado he cambiado muchísimo

porque antes solamente me dedicaba

a hacer puzle de cinco mil piezas y más

y a tirar al plato y mi... Mi familia me decía,

Borja, Borja, tienes que dejar ya de poner tu vida en peligro

Borja, Borja, tienes que admirar más por los demás,

tienes que ser una persona mejor y Borja esto y Borja lo otro

y yo decía, pero si yo no me llamo...

Oiga, por favor, oiga, por favor, tranquilo, por favor.

Y yo digo, pero si yo no me llamo Borja ni...

Oiga, por favor, no ve que estoy hablando con la televisión,

hombre, estos asesino no respetan ya nada.

Hombre, por favor. Ah, perdóneme...

¿Qué vas a empezar imitando? Bueno, a empezar imitando

el pájaro cualesquiera. (Risas)

Cuando quieras, Melquiades. Bien.

(Sonido imitando pájaro)

(Risas) Pero esto es...

Bueno, es más o menos, cierto. (Risas)

O sea, tampoco es...

Ya, o sea, tampoco es muy exhaustivo, ¿no?

Ahora, ahora. (Sonido como de pájaro)

¿Ha visto? Bien, el pájaro cualesquiera.

Fabulosos, Melquiades. (Aplausos)

Bien, bueno, bueno, bueno.

Un tucán el celo.

A ver si me sale. (Risas)

(Sonidos)

Perfecto, un tucán en celo. (Aplausos)

Vamos un poquito, un poquitín... más allá, un pelín,

más allá un poquitin, nada, una cosita de nada,

va a hacer una buganvilla de Guatemala en celo.

(Sonido largo)

De Guatemala. De Guatemala.

(Sonidos cortos)

(Risas)

Melquiades. (Aplausos)

Como...

Como cerrando el ciclo, como brillante colofón

va a imitar un loro en celo.

¡Guapa! (Risas)

¡Guapa! El gran Melquiades.

¡Guapa! (Aplausos)

¡Guapa!

Bueno, a mí no se puede decir que me hayan cambiado la vida

Faemino y Cansado simplemente me han hecho

aumentar las perspectivas.

Yo soy un teólogo experto en lo que se ha dado en llamar

las tres cosas, salud, dinero y amor,

y soy un fiera, además, en el estudio del espíritu santo.

El chiste empieza, en un sínodo de obispos,

que están allí los obispos. Ahí, están a sus cosas,

que si San Mateo que si... Que dices tú de San Mateo,

San Juan, que San Juan, venga, vete por ahí.

San Cosme... (Risas)

Y el otro... San Cosme...

El otro, ¿cómo se llamaba? Por San Damián.

Eso, San Damián. San Cosme y San Damián.

Esos se lían a repartir... Los dos.

y me cago en... (Risas)

Cosas de, cosas de clero, ¿no? Hablando de sus cosas,

que si la hostia y tal... (Risas)

Y recapacita y dice, oye pues, compañero del obispado,

¿os habéis dado cuenta que nos hace falta para España un cardenal?

Ostras... (Risas)

Sí, pero San Mateo, San Mateo. (Risas)

Que se calle ya. No, pero vamos a lo que vamos.

Aquí, o sea, objetivamente,

nos haría falta un buen cardenal nuevo para España.

Que sí hombre, que sí. Que sí, pesao.

Pero a ver quien narices

va a hora y le dice al sumo pontífice

que le de un cardenal para España.

Con que en esos momentos se abren las puertas

y a quién no sabéis quién aparece.

(Los dos) El arzobispo de España. (Risas)

(Los dos) El arzobispo de España.

El arzobispo de España. (Risas)

Todos maravillosamente conjuntados, como un coro Orfeo,

bueno y que y que es lo que pasa y tal,

o sea, él... El arzobispo de España.

Era un tío así, muy echado pa' lante,

Pues mire usted, arzobispo de España,

queríamos, pues nos hace falta, yo creo, objetivamente,

un cardenal pa' España. (Risas)

Y dice, hombre, pues eso está chupado,

qué queréis ¿que os lo gestione yo? Sí, hombre, sí,

usted tiene amistad con el santo padre y tal,

pues sí hombre, pues me voy a Roma a Fiumicino.

A Fiumicino, mira, como tú. Mira como yo.

Me voy al aeropuerto de Roma y voy allí y os lo resuelvo.

Total. Total, con que se coge el avión,

salen todos a despedirle a la estación de Atocha.

(Risas)

Menos uno que va a Barajas. (Risas)

Entonces van, le despiden... (Los dos) Adiós.

Obispo de España. (Risas)

Vuelve pronto, y tal. Con que el señor arzobispo

o su santi... alte... Su ilustrísima.

Se va su ilustrísima para allí a Roma, aterriza, bien.

Pim pam pim pam. ¿Será esto?

(Risas)

Por la foto y eso tiene toda la pinta.

Entra allí y le dice, mire usted, su santidad,

mire usted su papa, es que... (Risas)

O sea, ya... Como son, son del mismo rollo, ¿no?

(Risas) Son colegas.

Son colegas, ¿no? Dice, pues porqué no, por favor,

nos dais un cardenal, que nos lo merecemos, para España.

Sí, espera un momento querido, ¿cómo decías que te llamabas?

Tralarilo de España. (Risas)

Bien, pues sal un momentito aquí a la capilla,

ora un rato y ahora te decimos. Bueno, total, que sale

Total, que sale por España

el arzobispo de España y se sienta allí en el butacón

y se sienta allí en el butacón en la capilla Sixtina

de la capilla Sixtina y ve, empieza a ojear una revista

y ve, empieza a ojear una revista de esta de mogaguillos en pelotas,

de esta, de monaguillos en pelotas. (Risas)

y entonces ve allí unos monaguillos que están allí dando así,

Entonces, ve allí unos monaguillos que estaban allí dando así,

encalando todo lo que es la capilla Sixtina,

encalando todo lo que es la capilla Sixtina, ¿no?

"Pero muchachos, ¿qué hacéis ahí?" "Diablillos".

pero muchachos, que hacéis ahí. Diablillos.

Qué hacéis ahí y tal,

"¿Qué hacéis ahí?"

"Nada, que estamos quitando estas pinturajas de aquí".

nada que estamos quitando estas pintarrajas de aquí.

"Pero hombre, si son de un tal Miguel Angel".

Pero hombre si son de un tal Miguel Ángel.

No será tan importante cuando no sabemos el apellido.

(Risas)

¡Pin, pan, pin, pan, pin, pan! Claro, inocentes. Criaturas.

Claro, inocente.

Criatura. Con que ya por fin pasa el rato

Conque ya, por fin, pasa el rato y le llama el Papa,

y le llama el papa, se pone así, con el nuncio detrás

se pone así, con el nuncio detrás, y dice:

dice, arzobispo de España,

"Arzobispo, España, dile ahora por favor al nuncio

dile ahora, por favor, al nuncio lo que me habías pedido y tal.

lo que me habías pedido".

"Pues mire usted, su santidad, queríamos un cardenal para España".

Por mire usted, su santidad,

es que queríamos un cardenal para España.

Coge el nuncio un bate de béisbol y hace al arzobispo así en el fémur.

Coge el nuncio, un bate de beisbol. (Risas)

Y le hace al arzobispo así, en el fémur,

¡puam! Ay, ay.

"¿Pero qué has hecho? ¡Ay, ay!"

Pero qué ha hecho. (Risas)

Eso es un golpe pera mañana es un cardenal.

(Risas)

O sea, que estaba el cardenal ahí.

Ya estamos pasando, afortunadamente, el ecuador de la serie...

¡Ta, ta, ta! ¿Has visto? Cruzando el ecuador, mira.

¿¡Ah, por la cuerda floja!? Sí, señor.

Ahora voy a pasar el meridiano, mira.

Como estamos de muy mala leche, perdón,

vamos a contar un chiste que es de humor negro,

que es lo que se adecúa mejor, después de darle vueltas,

a nuestro estado de ánimo.

Es un chiste de humor negro, que es el chiste del muerto.

O sea, de un muerto... Muertos.

De un muerto de nicho. Sí, porque estamos de mal humor.

¿Sabéis el chiste de muerto de nicho que está poseído?

¿No lo sabéis?

Bueno, pues lo vamos a contar.

Sabéis que hay dos tipos de muertos, o sea, los muertos de tumba,

que son los que viven bien, en su chalet unifamiliar y tal,

y luego están los muertos de nicho

que son los que viven ahí en un tercer piso,

que pagan comunidad y tal, como "mosqueaos", ¿no?

¿Has visto, los muertos, además, que cara llevan los muertos?

Que van así los esqueletos, que van así.

¿Y de qué se ríen los gilipollas? Si estás muerto, gilipollas.

Que están con los ojos que se les salen de las cuencas.

Siempre como muy asombrados, como muy pendientes de todo.

A ver qué pasa, qué pasa. ¿Os habéis fijado?

Con los ojos en las cuencas.

Dice: "¿De dónde eres?" "¿De dónde eres tú?"

Dice: "Adivínalo".

Es un chiste inglés. ¿Por qué? Porque era de Bristol.

Porque es absurdo.

Esto es un muerto de tumba que va caminando

y se encuentra con otro muerto de tumba

que estaba así, con mal humor también:

"¿Qué te pasa muerto de tumba?"

"No, que estoy muy mosqueado y tal,

que he puesto un negocio y me va muy mal".

"¿Y de qué has puesto el negocio?"

"Estoy criando malvas, y no me va bien".

Y bueno, sigue caminando en moto.

"Venga, déjate, vente conmigo y te invito a un copazo.

A la cantina del cementerio, venga, vente".

"¿A qué, a tomar un whisky?" "Qué coño un whisky, calcio".

"Tengo un calcio de 12 años, 12 years, que no veas, macho.

Además, un calcio "culero", de esos que se traen en...

culero vamos, para qué te voy a dar más señas".

¿Y lo pasan los esqueletos mismos por la aduana?

Sí, señor. Bueno, los cogen enseguida.

Un buen aduanero se fija, y dice; "Che, che, esqueleto, ven aquí".

Con que va caminando el muerto de tumba y va caminando

y ya va llegando al final del cementerio

y allí, al final,

hay un muerto de nicho que está dándole patadas al nicho,

¡pam, pam! bueno, patadas, pataditas, ¿no?

Porque sino se va a fastidiar las "falangitas" y esas cosas.

Y dice: "¿Qué te pasa muerto de nicho?"

Dice: "¿Qué me pasa, que qué me pasa?

Que esto ni es vida ni es ná".

¿No lo habéis cogido?

¿Que si me ha cambiado la vida? Radical.

Después de ver el programa de Faemino y Cansado,

la vida me ha cambiado de pe a pa, radical, o sea, soy otra persona.

Pero vamos, tengo como más seguridad, se me ve más aplomo,

o sea, yo antes era muy distinto.

Yo aquí en este hospital, entré de simple paciente,

o sea, uno más, un número, o sea, nada, era nada, un enfermo.

¿Y ahora qué soy? Doctor, y además, cirujano.

(Llaman a la puerta)

Pase quien sea menester.

Buenos días. Usted dirá.

Pues nada que... que me he muerto.

Vaya por dios.

¿Y cómo ha sido eso hombre?

No, lo normal.

Estaba esta mañana jugando con unos amigos al basket,

¡toma, toma, pasa, corre, corre!

Yo jugaba de base, jugaba muy bien.

Y de pronto digo: "No, no no me paséis, no me paséis la pelota".

Y dicen: "¿por qué?" "Porque me he muerto, coño".

Y esto, ¿qué le pasa a usted? ¿ha sido interno o externo?

¿Ha sido interno, que le ha dado a usted un vahído?

¿O externo, que le ha caído un piano de cola?

Ah, bien. O sea, no, ha sido, no, o sea, agente externo no ha habido.

Más bien, es cosa interior, va a ser una víscera o algo.

Muerte natural, apunte ahí. Muerte natural.

Vamos, digo yo que es natural. Yo no soy quién para decirlo.

Le voy a abrir en canal. Bien.

Le voy a sacar todas las asaduras. Fenomenal. Bien, bien.

Y se las vamos a revisar minuciosamente, ¿verdad?

O sea, abrir lo que es con el bisturí, así, sacarle todo.

Perfecto.

O sea, hurgar un poco, de aquí, coger de allí,

meter en un botecito esto...

Qué lástima que no se me haya caído un piano encima,

porque no había duda.

Me pondrán ustedes anestesia, digo yo. Anestesia.

No, ¿para qué? Si está usted muerto...

O sea, es perder dinero, ¿no?

Muerto, muerto, objetivamente, muerto, muerto, no,

estoy mareado, más bien.

O sea, es como un... o sea, es mareo, más bien.

O sea, que no reconozco a los seres queridos, o sea, mareo.

Qué greñas más bellas luce usted. Ya, pero...

Déjeme usted que le corte el pelo. No hombre, pero...

Sí, déjeme que le corte el pelo. Sí, déjeme.

Que no hombre, que es mi imagen.

Mis padres querían que fuera forense pero yo, en realidad,

quiero ser peluquero.

Déjeme, déjeme que le corte el pelo. No, por favor, apártese de mí.

Un poquito, sus greñas. No, por favor.

Pues mira, el "coleta", vaya coleta que te has hecho, macho.

Bien, queridos amigos, esta noche vamos a contaros un chiste,

que transcurre... un chiste de "soldadesca" y eso.

Lo va a contar el "coleta", ya ves.

Un chiste de esos de militares y tal...

Y el "pelón" va a estar callado. Un chiste político, ¿no?

No, un chiste... Vale, vale, vale, pues ya está.

Están tomándose en una terraza de París,

están tomando unas cosas, están comiendo, bebiendo y comiendo.

Cosas típicas, almejas machas, altramuces... en fin, chochos.

Una rica variedad gastronómica parisina.

De París. Están allí comiendo... Cocina francesa.

Están, venga a comer en la terraza. Maricones.

Venga a comer y a comer, y venga a comer, y se ponen a comer.

Y venga a zampar allí en París, París, París,

es que se me llena la boca de París, cuando digo París, digo París.

Vamos ya al chiste.

Estos son unos comandos que están en una plaza pública

de esa gran ciudad, megalópolis, que es París,

que ya hemos hablado mucho, hemos hablado largo...

Ah, que estamos hablando de París, vale.

Y están ahí los comandos, venga a comerse cosas, ¡pim, pam!

Y ya va un soldado del ejército francés:

"¡Eh, comandos, qué estáis haciendo, comandos!"

"Eh, estamos aquí, celebrándolo, United Kingdom, ¡hip, hip, hurra!"

"Pero, ¿qué estáis haciendo concretamente?"

"Comiendo, recluta".

"¿Por qué no me dais de comer a mí un poco también

que llevo una semana sin comer?"

"Que no, que somos unos egoístas, que no".

"Venga, coño, comando, por favor.

Coño, comando, que donde coman-dos, coman-tres".

Donde coman-dos, coman-tres. Es un juego de palabras.

Humor francés. Claro, para reírse.

Ring, ring, ring.

¡Muere!

Perdónennos, pero tenemos que seguir trabajando.

Se nos acumula el trabajo.

"Eh, camarero". "Dígame, señor".

"Este filete está crudo".

"¿Y?"

"Hombre, pues que, estando en este estado,

pues, me gustaría de que lo cual,

pues usted hiciera algo al respective".

"Pero el filete, ¿está o no?"

"Sí, el filete está. O sea, vamos a ver si nos entendemos.

Claro que está, pero a ver si puede usted hacer algo, por favor".

"No, o sea, yo ya le he traído el filete y ahí está, o sea".

"Pues esto no avanza, eh".

"Y no cabría la posibilidad,

vamos a ver qué tanto por ciento podría haber,

de la posibilidad de que usted me lo cambiara por otra cosa,

o me hiciera algo al respective".

"La posibilidad es cero. Bueno, 0, 0'1.

El 0'1 es despreciable.

Veo que nos empezamos a entender".

"Sí, señor. Bueno, y entonces, ¿qué podríamos hacer?

A lo mejor, esto se lo podía comer usted".

"Bueno, es que soy vegetariano". "Yo también".

"No, yo es que he venido a celebrar mi aniversario de boda con mi señora

y he pedido, pues un filete".

"¿Con su señora?" "Sí".

"No la veo". "No, es que no está".

"¿Y no podemos hacer entonces nada?"

"No, porque una vez... según las normas internacionales,

una vez que el camarero eposita la comida en la mesa,

a los 10 segundos ya tiene la jurisprudencia".

"Ya, bueno, pues entonces me lo vas a pasar más.

Yo lo quiero socarrar. Quiero torreznos".

"Pues no, además me está usted inflando las pelotas".

"Ya, ya, pero... ya, pero... vamos a ver".

"¿Sabe lo que le digo?

Le voy a llevar al calabozo del restaurante.

Le voy a llevar al calabozo del restaurante, señor.

Al calabozo del restaurante".

"No, por favor. Qué va, qué va, qué va".

(TODOS) Yo leo a Kierkegaard.

"Ah, bueno, en ese caso, traiga, se lo paso ahora mismo".

La gente piensa que hacer un programa de televisión es muy fácil.

Cómo hay que pensar para hacer un programa de televisión.

Bueno, y pensar, y pensar, y pensar...

Piensa, ya, anda que no hay que ensayar.

Y ensayar, y ensayar...

Y retocar. Retocar, retocar.

Y hacer cambios, y esto aquí no, y cambia esto, no, pónlo aquí mejor.

Anda, llevamos a lo mejor un programa de estos, dura yo que sé,

una cantidad de tiempo...

hay que dedicarle, vamos, cantidad de tiempo.

Por lo menos una hora.

Bueno, en nuestro caso, 30 minutos. Bueno, sí que es un...

Bueno, 28.

Bueno, 28, pero suma lo de pensar, ensayar y retocar, y son 30, clavao.

Tengo un dolor... Dicen que debe ser de esto.

Digo "no". Será de la magdalena que me he tomado esta mañana.

Lo más seguro.

Que me ha hecho daño la magdalena, ¿no?

Seguro. ¿Va a ser esto? Esto es zumo, amigo.

Buenas noches.

Un chorrito de alcohol, coño, pá darle alegría, joder.

Buenas noches a todos.

Tengo más colesterol que este, vamos...

Más que tú, cien veces. Ya lo sé.

O sea, que la magdalena te ha sentado mal esta mañana, ¿no?

Sí, señor. Vaya por dios.

¿No habrá sido otra cosa?

Pues no sé, como no haya sido el Redoxon o algo, que me he tomado.

¿Has mezclado el Redoxon con magdalena?

Sí. ¿No sabes que está contraindicado?

Ay, madre mía, hay que leerse los prospectos.

Ah, bueno, habrá sido eso.

Los prospectos de la magdalena, no tomar con Redoxon.

Me ha dicho el médico que deje la cerveza.

Digo: "sí, ya".

Será la fría, y me la estoy tomando caliente como el caldo, macho.

Como los ingleses.

A ver, que están locos de la cabeza, amigo.

Bien, buenas noches.

La cerveza no puede hacer daño, amigo.

Lo sé yo. ¿Por qué?

Pues porque, coño, porque es de nuestro señor, esto.

Bueno, vamos a contar, queridos amigos, esta noche,

una bonita...

¿Sabes quién bebe mal la cerveza? ¿Quién?

Los jóvenes. Los jóvenes, claro.

No es que la beban mal, es que no la saben mear.

Me da igual que lo mismo me da. Igual.

Mira qué tripón tengo. Mira el tripón.

Impresionante. ¿Has visto?

Mi dinero me ha costado, mira. Vaya tripón.

Vaya tripón, madre mía. Eso qué es, en 3 meses, ¿no?

Qué tripón, qué sinvergüenza. Total...

Caballero, está usted fumando. No, ¿quién yo? No, no.

Si aquí no se puede fumar, esto es una zona de no fumadores.

Ya, pero no, si yo no estoy fumando, no, no. No estoy fumando yo.

Pero es que el cigarro ese está encendido.

¿Cuál? ¿Cuál cigarro? ¿Cuál? Ese.

¿Este? Esto no es un cigarro, no señor, esto es un pitillo.

Es que no es un cigarro. Claro.

Pero, ¿podría apagar el pitillo, de todos modos?

Si no está encendido, no está encendido.

¿O sí está encendido? ¿Está encendido?

Yo creo que sí. Pues se habrá encendido solo.

Me da igual. Usted tiene que apagar el pitillo-cigarrillo ahora mismo.

No, no puede ser. Está usted molestando a la gente.

Bueno, pues ya me callo.

Si es que, además, no es mío. No, no es mío.

Es de un señor que me ha dicho que se lo guardara.

Bueno, pero usted tiene responsabilidad civil subsidiaria.

No, bueno, ya cuando venga él, ya le dice a él, ya.

Pero yo, mientras, se lo guardo. ¿Apaga usted el cigarrillo?

No, no señor.

Pues lo llevo al calabozo de la zona de no fumadores, eh.

No, no señor, no.

Pues le llevo al calabozo de la zona de no fumadores, eh.

No, por favor.

Pues sí, porque le llevo al calabozo de la zona de no fumadores, eh.

No, qué va, qué va, qué va. (TODOS) Yo leo a Kierkegaard.

Ah, en ese caso, fume, fume.

Tengo una tos, macho, que me sale, yo qué sé, de los pulmones,

yo qué sé dónde.

Debe ser del tabaco, ¿no?

Sí, debo tener los pulmones por dentro o algo, y debe ser eso.

Serán los alveolos, los tienes...

Yo qué sé, puede ser el tabaco, yo qué sé.

Tú, ¿cuánto fumas ahora? Yo, dos paquetes.

¿Dos paquetes al día? Sí.

Eso no es ná. Eso no es ná, qué va a ser.

La OMS dice que puedes fumar 3 al día, me parece. 3 o 4.

Si es negro, no, no puedes fumar, solamente 2 paquetes al día.

Pero si es rubio, como yo,

la ONU dice que puedes fumar cartones y cartones.

Pues si lo dice la ONU. Pues si lo dice la ONU.

Habrá que hacer caso.

Maestros tiene la Santa Madre Iglesia.

Que me diga que deje de fumar Sánchez Ocaña

y entonces le hago caso.

Pero al "pringao" del médico, no.

Porque Sánchez Ocaña es un sabio, amigo.

¿Sánchez Ocaña? Sánchez Ocaña, sí señor, sí, señor.

Como hace un programa por la televisión, ya, es un sabio.

Sí, señor, y lo hace en la 1, sí, señor,

que son donde están los mejores, sí, señor, ¿qué pasa?

No ves que de tanto hacer programas en la 1, la retentiva,

se le han quedado los casos.

Y lo mismo te resuelve un padrastro que un tubérculo, que lo que sea.

Ay, es que sois ingenuos, ingenuos, ingenuos,

no he visto otra cosa igual.

Os caéis de espaldas de ingenuos que sois.

Y cállate, y se acabó. Y no te metas con Sánchez Ocaña.

Yo no me he metido con Sánchez Ocaña.

No te metas con ese señor, que ese señor no te ha hecho nada

y está muy malo, además, está muy enfermo.

¿Está enfermo Sánchez Ocaña?

Mira, en casa del herrero, cuchillo de palo.

¿Y qué es lo que le pasa? Que tiene cronismo.

¿Cronismo? Sí. Cronismo, uhhhhh.

¿Y qué es cronismo? Un huevo colgando y otro lo mismo.

Te he pillado, macho, te he pillado.

Claro, sí, es muy normal.

Es que cuando trabajas en la 1, te pasan esas cosas,

lo que le pasó a José Luis Fradejas hace años.

¿Qué le ha pasado a Fradejas?

¿No sabes lo que le ha pasado a Fradejas?

Le salieron huevecillos en las orejas.

Me has cortado, tío, me has cortado.

Oye, ¿a ti te gusta viajar, por cierto?

¿Viajar? A mi me gusta muchísimo viajar.

¿A ti te gusta viajar?

A mi, bueno, a mi sí me gusta, pero... tumbado, en coche-cama.

Bien, pues has tenido suerte

porque hoy vamos a contar un chiste que es de viajar.

Hombre, pues mira qué casualidad, ¿no?

Hay días que amanece uno con el santo de cara.

Bien, queridos amigos,

vamos a contar esta noche un chiste de dos personas

que son desconocidas,

pero tienen la casualidad

de que comparten los asientos de un avión en un viaje,

entonces se hacen amigos.

Y entonces se suben al avión, y se hacen amigos,

empiezan a charlar...

El avión, eh, qué bien inventado está el avión.

Qué aparato, macho, qué aparato. O sea, qué bien pensado está.

Los americanos se han dejado los cuernos ahí para pensar el avión.

El avión es de las cosas más bien pensadas del mundo.

Cuando se hizo el avión, el DF9, dice "el 37 F, pasillo",

es que está muy bien pensado.

"34 R, ventanilla", es que está muy bien pensado.

"Es que yo me quiero sentar en el 24 H",

no señor, que esto es un avión, esto no es una anarquía.

Claro, está muy bien pensado.

El Mc Donald ese, sí señor.

Que lo hizo bien, ¿el exprimidor o el avión?

Y dijo: "el avión".

Y además, vuela.

Eso es lo bueno de los aviones, eso es fantástico.

Eso es secundario,

porque si bien mirado puede volar cualquier cosa.

Hasta esta copa, a mala leche...

Te pones a mala leche y haces ¡pum!, a volar.

Sí, lo que pasa es que su capacidad es casi... de 0'1, casi.

Sí, bueno, gente, gente... Puedes poner una butaquita.

No, puedes transportar, para transportar brandy.

O hacer un copón, un copón lleno de asientos

y así a mala leche, uhhh... claro, te enfadas, claro.

Volar, para volar solo hay que echar imaginación.

Sí, y un par de huevos también.

Resulta que hoy, además, me levanto por la mañana,

llego, cojo, voy.

¿Quién, tú? Yo, coño, sí.

Ya ves, menudo soy yo. Ya ves, digo, me voy a levantar.

Y ya está. Eight o'clock.

Ya ves. Y total, que llego aquí y empiezo aquí a peinarme,

me empiezo a dar tirones aquí en el pelo,

qué tirones, qué tirones y tal.

Empiezo a tirarme, ¡pum! y ¿sabes lo que tenía en el pelo?

Pues no. Diez mil millones de pesetas.

En el peine, macho. Diez mil millones de pesetas.

No sé si decirte "qué suerte" o "qué guarro".

Y ¿a que no sabes lo que he hecho con este dinero?

Pues, supongo que lo habrás invertido en bonos o algo.

Digo: "¿me voy de cañas o pongo un negocio?"

Y he puesto un negocio, amigo. ¿A que no sabes cuál?

He comprado el aeropuerto. ¿El aeropuerto de Barajas?

Sí, señor. ¿Y sabes lo que he hecho con él?

Le he tirado a tomar por culo.

¿Y a que no sabes lo que voy a hacer?

¿En su lugar? En su lugar.

Montar una estación de Renfe.

Coño, para la seguridad, "joer". Porque despega los aviones, coño.

¿Por los raíles? Claro.

A lo mejor empiezo perdiendo.

Pero oye, que en cuanto esto entre en marcha... ya verás.

A mi se me ocurre una crítica.

O sea, para despegar de puta madre, pero para aterrizar...

¿Yo me he metido contigo? No.

Pues entonces.

Me voy el otro día a una piscina municipal

y me pongo el bañador del año pasado y me lo empiezo a meter

y que no entraba.

Y venga, y que no entra, que no entra.

Y digo: "joder qué gordo estoy, qué gordo estoy".

¿Gordo? Qué va.

Que había diez mil millones puestos en el bañador.

Qué suerte tienes, cabrón.

Ya ves.

Digo: "no sé si irme de copas, comprar el aeropuerto de Barajas..."

Y fui, y ya había un listo que lo había comprado.

El otro día estoy comiendo pollo, no me jodas,

me levanto, y digo: "voy a comer pollo".

Y digo: "ahí va, me cago en la mar",

un tendoncito de estos que se me queda aquí en la muela,

y que ni pá'lante ni pá'tras, me voy al dentista,

digo: "mire usted, que tengo aquí un tendón de pollo y tal,

a ver qué puede hacer y tal", me empieza a hurgar el tío

y dice: "oiga, señor mío, no le quiero a usted molestar,

pero... ¿a que no sabe lo que tiene dentro de la muela?

Once mil millones de pesetas".

Pero calla, en calderilla.

Pues yo el otro día, vengo de comprar unas cosas,

y llego a mi casa, me quito los zapatos,

cojo las zapatillas de estar en casa, las chanclas,

me las pongo, y ¿a que no sabes qué había en las zapatillas?

Diez mil millones. Cinco mil.

Y digo: "voy a mirar en la otra, a ver si..."

Coño, los buenos aterrizajes son los forzosos,

a base de manos, de dígitos.

Coño, que me habéis hecho un abollón en el avión.

Coño, pues que lo pague el seguro. Es que está a terceros.

Y a mí qué me importa.

Señores, somos sabios. Porque hemos sabido rectificar.

Gracias a Faemino y Cansado.

Es que nosotros antes éramos unos malos,

seres malos, malos, pésimos.

Perros, demonios, perros. Mira, por ahí vienen los dos perros.

Claro, porque es normal, eh, cuidado,

o sea, que no es por maledicencia, es normal,

porque es que hoy día es aburrido conducir un avión.

Te subes a una carlinga y es que está todo automatizado

son sus botones, por la vía 7, venga, esto es más aburrido que...

A mí lo que me gusta son las avionetas,

porque hacen ruido y aturden.

Las avionetas y el ala delta Force también, que te sube...

Todo el estómago se te pone...

El año pasado, el año pasado en París, que le dicen a Paco:

"Mesie Paco, por favor, aterrice por la pista 7".

Ya ves, a mí: "comandante Paco, en la pista 7".

Digo: "Toma". Por la pista 21.

Y además, al revés, lo de atrás, alante.

Por el carril contrario, además.

Y el día que me dejaron el Jumbo, ya ves.

Pá qué las prisas. A Paco había que verlo con un Jumbo.

O sea, ¡pim, pam, pim, pam!

Y de pronto, así despacio, empecé a darle vuelta al avión.

(AMBOS) ¡Pumba!

Bocabajo. Y todo el pasaje ahí mosqueado.

Señores, si no les gusta, cogen el paracaídas y puerta.

Y globo que veíamos... Globo que pinchamos.

Yo qué sé, veíamos ovnis.

¿Tú crees en los ovnis, chaval? En los ovnis, ¿tú crees?

Yo no me meto en política.

No coño, los ovnis, los objetos volantes no identificados.

Ah, yo no, yo no, bueno... ¿qué es eso?

Coño, los platillos volantes.

O sea, yo no tengo estudios, yo no he estudiado,

pero a mí, o sea, el universo es muy grande,

o sea, cómo va a ser que, solamente, existamos los terrícolas.

No me jodas, tiene que haber en la Luna, en Marte,

Uranita, Plutonio...

Sí, sí, yo creo que sí, yo creo que sí.

Hombre, claro. El universo, ¿cómo es?

El universo es enorme, es infinito. Así, ¿no? Puede ser, por lo menos.

O más, más.

Bueno, pues yo creo que todos los planetas están habitados.

Todos, sin faltar ni uno. Todos, todos.

A mí los políticos estos no me engañan.

Porque están desviando la atención de eso, porque nos dicen que no hay,

para que no nos fijemos en las cosas.

Hombre, hombre. Que son unos mangantes.

Es que si nos enteramos que todos los planetas están habitados,

a la ONU se la acaba el chollo.

Coño, es igual que los dinosaurios. Coño, qué susto.

Es el mismo caso que los dinosaurios. Lo mismo.

Igual, igual, igual. Es lo mismo.

Que no existen dinosaurios. ¿Cómo que no existen dinosaurios?

Claro, para desviar también la atención.

Claro que sí. Yo creo que hay dinosaurios.

En todos los lados.

En Siberia tiene que haber así... así,

con lo fresquito que hace en Siberia.

Mamuts, diplodocus, terodáctilos, pitecántropos,

todo eso tiene que estar lleno.

Claro, el origen del hombre, ¿cuál es? Un microbio, ¿no?

Claro, y luego, ¿qué? Luego, un reptil. Asqueroso.

¿Y luego qué? Una sanguijuela.

Y luego es un cuadrúpedo, y ya el hombre, ¿no?

Claro, pues entonces, no vamos a ser egoístas.

Claro, y decimos que no, señor, pues ya está,

a mí se me pone que hay diplodocus en todos los lados, y ya está.

Si lo dice Spielberg, coño, Spielberg tiene una película,

o sea, si lo dice Spielberg,

¿quién es capaz de mentir a Spielberg?

Por favor, me da de la fila 11, centraditas, eh, ¿qué?

Perdone, es que me parece que se ha colado.

Ah, no, no, gracias.

Bien, me da, de la fila 11, centraditas si es posible...

Vamos a ver, jefe, es que yo estaba aquí y de pronto ha llegado usted.

Sí, yo también estoy aquí ya. Gracias.

Me da de la fila 11... Oiga, oiga, perdone.

Es que yo estaba aquí, o sea, yo estaba aquí antes.

Y ha llegado usted después,

lo lógico es que se ponga detrás mía.

No, ya, pero si es que yo estaba aquí, allí,

pero es que ahora estoy aquí.

Vale, me da, por favor, de la fila 11, me da...

Oiga, perdone.

¡Ay con el dedito! Jolín, con el dedito.

Estamos dando con el dedito,

¿Le gusta a usted que le haga yo así con el dedito?

Me da de la fila 11, por favor, centraditas, a ser posible.

Es que yo quiero sacar entradas para la película.

Ya, pero si estamos de acuerdo. Un momentito.

Estamos hablando de lo mismo. Ya, un momentito.

Ya, pero es que esto es una fila, ¿verdad? que está aquí, eh.

Entonces, esta fila es aquí, y esta otra fila es aquí,

o sea, usted pertenece...

Es que yo estoy el primero de esta fila.

Claro. Un momentito.

Claro, o sea, esta fila es indistinta a esta otra.

O sea, usted corresponde a esta segunda fila.

Yo soy el último de esta fila pero ya me toca,

o sea, ya soy el primero, eh.

Por favor, me da...

Oiga, perdone, perdone, es que, vamos, yo creo que el ser humano,

pues, en cuanto, tal, debe de ser más solidario.

Y si usted se ha colado...

Si a mí no me gusta la película, ni nada.

Ni me gusta el cine, ni nada, pero estoy aquí, oiga,

y ya, pues cojo las entradas ya y... vamos a ver si nos aclaramos.

Y ahora mismo, me va usted a acompañar aquí a la fila.

Hay unas normas que hay que cumplir. Si estamos de acuerdo.

Normas de convivencia. Hay normas.

Hablar por el higie-phone, por ejemplo, es una norma...

Lo que pasa es que los seres humanos tienen que defenderse,

y no puede ser que uno...

Dar propinas al acomodador, si se quiere,

porque es un acto voluntario.

Pero no se puede aturullar a las personas...

A ver si nos aclaramos, no comer patatas fritas...

Mire, usted, por favor, mire, usted...

No comer cosas que "ronchen" en el cine...

Me va a acompañar ahora mismo al calabozo de la fila,

ahora mismo me acompaña al calabozo de la fila.

No, por favor, no, no me lleve, no me lleve, no, qué va, no, no, no.

Qué va, qué va, qué va. (TODOS) Yo leo a Kierkegaard.

Ah, bueno, en ese caso, saca las entradas.

El mejor diplomático es el ingles. El mejor diplomático es el inglés.

También mi abuela se murió, no te jode.

Venga, no te enfades. Pero si es verdad, hombre.

Piensa en Cansado y Faemino. Ah, bueno, eso sí.

O sea, porque nosotros, esto,

todo lo hacemos gracias a Cansado y Faemino,

que hemos cambiado, radical, radical,

hemos cambiado radical, radical.

Muchísimo. Somos sinceros, "mú" sinceros.

Y tened mucho cuidado, que los diplos están viendo la tele

y se va a armar una gorda.

"Para despedirse, contad un chiste magnífico de nuestro repertorio".

Como si tuviéramos.

Posiblemente el chiste más pésimo que hemos contado en nuestra vida.

Quítale lo de "posiblemente". Y lo de "chiste", también.

Sí, la verdad que haciendo un análisis objetivo, casi, vámonos.

Es un placer lamentable. Reír por no llorar, amigo.

Porque esto se ha acabado. Se ha acabado lo que se daba.

Ya, dice, esto ya, chavales... irse de aquí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Orgullo del tercer mundo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

¡Cómo nos reímos! - Orgullo del tercer mundo

19 nov 2020

‘Cómo nos reímos’ viaja al pasado junto a Carlos Faemino y Javier Cansado, los surrealistas autores de ‘El orgullo del tercer mundo’. El programa de La 2 contaba con la realización de Lorenzo Zaragoza y supuso la consagración del dúo cómico madrileño, una influencia clara en varias generaciones de humoristas.
Arroyito y Pozuelón (supuesto homenaje a sus tíos y tributo a sus apellidos reales), los personajes, que son ya clásicos de su repertorio, miran al mundo de un modo tan particular como divertido. También aparecen en el homenaje sus famosos gags que se resuelven con el público gritando al unísono “¡Yo leo a Kierkegaard!” para indultar a Faemino.

‘El orgullo del tercer mundo’ se ha convertido para muchos admiradores del humor del absurdo español en todo un clásico. El dúo Faemino y Cansado sigue actuando en la Sala Galileo, donde se grabó el programa. Este viaje al pasado brinda la oportunidad de reivindicar su inconfundible estilo de hacer humor.

ver más sobre "¡Cómo nos reímos! - Orgullo del tercer mundo" ver menos sobre "¡Cómo nos reímos! - Orgullo del tercer mundo"
Programas completos (100)
Clips

Los últimos 152 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios