www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5741456
No recomendado para menores de 7 años ¡Cómo nos reímos! - Oído cocina - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches, señoras y señores.

Sean bienvenidos al programa "La cocina nacional".

# ¿Qué hay para hoy?

¡Corten!

¿De qué va el tema hoy?

-¿De qué va? -¿De qué va?

-De papeo, de comida. -Papeo.

Hacemos una panceta.

Pues vamos a recrearnos con la comida, por favor.

Marchando el especial de la casa.

Marchando el especial de la casa.

¡Oído cocina!

¡Que quiero ver el programa!

¡Ay, qué pieza!

Pues el colectivo de hoy no es ni más ni menos que...

# Un, dos, tres. Comer, comer.

# Comer, comer.

# Es lo mejor para poder crecer.

# Comer, comer.

Para la mesa dos, un poquito de...

Vean.

# Comer, comer.

# Comer, comer, comer, comer, comer.

# Comer, comer, comer, comer.

# Y ya veréis # qué grandes os haréis. #

Bienvenidos al espacio "Cocina para inútiles".

Vamos a hacer una receta que es muy sencillita.

Es sándwich de jamón.

Se coge una rebanada de pan y se pone mantequilla.

La primera operación que hay que hacer siempre.

Mantequilla en la barra de pan, se pone mantequilla.

Acto seguido, pones un poco de mayonesa.

Le da un gusto.

Lonchas de jamón, es muy fácil.

Lonchas de jamón. Esta también.

Si lo gastas, es muy caro el jamón.

Y acto seguido, se pone más mantequilla.

Que le da jugosidad.

Pones pan encima, un poco de kétchup,

que siempre viene bien, y más pan.

No, me he equivocado.

Ya está, primero la mantequilla, se extiende...

No, así no era, joder, si lo sabía.

Mira que me la he aprendido la receta. No, ya está.

Es jamón.

Mantequilla en el jamón.

Pan y jamón otra vez.

Porque es el sándwich... Y pan, más pan.

Entonces, mayonesa, pones aquí encima mayonesa.

Extiendes la mayonesa, y acto seguido pones...

Es fundamental, al jamón hay que darle mantequilla,

si no, el jamón sale seco.

La mantequilla le da jugosidad al jamón.

Es mantequilla. Un poco de mayonesa.

Mayonesa, que le da el toque.

Y jamón. Ahora sí, jamón.

Entonces, encima del jamón, pan, un poco de kétchup.

Que le da el toque ese del tomatito.

Y, ah, coño, ya decía yo.

La mostaza, no me había acordado yo antes.

Para que no sea así, te vas a manchar la boca,

le pones pan encima.

Luego, un poco de jamón, y este.

Y así ya pues quedas de puta madre.

Jo, no, era jamón.

Pan, pan, jamón.

Un poco de mostaza.

Y mantequilla. Me lo había aprendido, joder.

Saben aquel que dice que es un tío que entra a un bar

y le dice al camarero:

"Camarero, un vaso de leche y una gamba".

El camarero se lo sirve, el tío coge la gamba,

la pela, la "suca" dentro del vaso de leche.

Y se la come.

Y le dice el camarero:

"Perdón, caballero, pero es la primera vez

que veo una cosa igual.

Y la última, porque está de malo esto

que no se puede hacer idea".

Saben aquel que dice que es un tío que entró a un restaurante

y lee en la carta "verduras a elegir".

Dice al camarero: "Camarero, ¿qué verduras ofrecen?

Espárragos.

-¿Y qué más? -Nada más.

¿Y entre qué puedo elegir?

Entre si los quiere o no los quiere".

Saben aquel que dice que es una señora viuda

que va a un restaurante a comer y en un momento dado

llama al camarero y le dice al camarero:

"Estos espárragos están duros.

No hay quien se los coma.

Señora, levántese el velo, por favor".

"¿Me puede pasar un poco más el pollo?

-¿Qué está crudo? -¿Crudo?

Si se ha comido las patatas, coño".

Sabe aquel que dice que es un tío que estaba en la terraza de un bar

y eso que va el camarero y le dice: "¿Qué va a tomar el señor?

Yo estoy tomando el sol.

Perdone, pero aquí hay que pedir algo.

Vale, pues dame un cigarro.

Me parece que usted y yo vamos a salir mal.

Sí, pero tú pagarás la foto, chico".

Dice que es un tío que va a un restaurante a comer

y a la hora de los postres llama al camarero:

"Oiga, camarero, este plato no está blando.

Pues dígale que se calle".

Le dice una madre a su hijo:

"Niño, no comas más pasteles que vas a reventar".

Y dice el niño: "Pues dame otro y apártate".

Vamos a hablar, Dios mediante, de los regímenes.

-Ahora estoy haciendo régimen. -¿Estás haciendo régimen?

Sí, tomo todos los días dos cucharadas de lavavajillas.

-¿Ah, sí? -Sí, como quita la grasa,

pues yo me las como.

O sea, que los de las dietas, preparaos.

# Locomía.

# Judías con chorizo, no lo comía.

# Gambas al ajillo, lo comía.

# Y arriba. Y caja "box".

# Y caja "box".

El peor problema que hay para no adelgazar.

Los kilos.

# Ay, señor, me cuesta tanto.

# Me cuesta tanto.

# No meterle mano a la chistorra.

# Ay, señor, # es una tortura la dieta.

# Eres la hermana de Obélix, # un almacén de colesterol.

# Quiero unos callos con chorizo # o no hago ni una flexión.

-No son los kilos, amiga. -¿Ah, no?

El problema son las ansias.

Tiene el colesterol a 560 y el azúcar a 400.

Creo que ha entrado en estado de "shock", no sabe lo que hace.

Tranquilo.

Solo llevas tres semanas de dieta, ¿entiendes?

No vale la pena.

Tres semanas, he perdido 270 gramos.

Lo siento.

(TODOS) ¡No!

¿Y qué son las ansias?

Ay, las ansias son esto.

-Las ansias, encima de los dientes. -Cállate, Antonia.

A ver, llamad a Boletus.

El gran cocinero imperial, y que me diga

qué tenemos de cena esta noche.

Es Fin de Año.

Ave, César.

¿Otra vez pollo, Boletus?

# Pollos, y pavos y pavas.

# Y pavas y pollos traigo "pa" ti.

# Y pollos y pavas en ofertón.

# Si te llevas uno, me pagas dos.

# Y pollos y pavas. #

# Banderilla, tú eres verde.

# Banderilla de Sevilla.

# Eres una maravilla.

# Cuando la gente te muerde.

(CANTA)

Hay que freír las papas, que tengo que darle de comer.

Hombre, por favor, deja de hacer el idiota.

# Allá en bares extranjeros.

# Allá por tascas lejanas.

# Un emigrante español.

# De esta manera cantaba.

# Somos novios de la birra.

# Y aquí en la barra bebemos.

# Nos metemos más o menos cada uno

# por cabeza # cuatro litros de cerveza. #

# Si le gusta la cocina.

# Y mira por la peseta.

# Apunte nuestra receta. #

Levántate, voy a bajar la bandera.

Venga, vamos allá, omaíta.

# Viva España, alzad los brazos

# del caldo español # que vuelve a resurgir.

# Vivan # los caldos auténticos españoles.

# Que se me... Ay, jamón aquí. #

¿Y cómo dice que se llamaba?

Cuchara de madera.

Y los ganadores del concurso de recetas

de esta semana son...

El matrimonio, viuda de Gómez Rubia,

que vive en Ávila, así que tomen nota

de los ingredientes porque no los pienso repetir.

En primer lugar, es necesario un rabo de toro bien gordo.

Tres zanahorias de campo.

Dos pimientos viejos que pueden ser verdes.

Una cebolla llorona, cuatro cucharadas soperas

de acero inoxidable.

Una ebullición, un paquete de tabaco rubio.

Todo ello se mete

encima de la cacerola y se llena con unas especias.

Cuando esté todo...

Bien mazadito, se pone litro y medio de agua.

# Ti, tiriri, tiriri, tiririri, # ririririri.

-Antonia. -¿Qué pasa, omá?

¿Qué estás haciendo, hija?

¿No lo ves? Pulpo a la gallega.

# Yo lo juro por mi "pare", # que no hay otro plato igual.

Un Mcpollo. (CACAREA)

Siéntese, ahora se lo llevamos.

-Buenas, ¿qué va a tomar? -Una hamburguesa y una cocacola.

-¿Cocacola grande, pequeña, medina? -Mediana.

-¿De botella, bote o grifo? -Grifo.

¿La hamburguesa la quiere gigante o cuarto de libra?

-Gigante. -¿Poco hecha, muy hecha o al punto?

-Al punto. -Al punto.

¿La acompaña con patata frita o asada?

Asada.

Patata asada.

¿Ensalada de zanahoria, ensalada de col o mediterránea?

-Joder, normal. -¿Salda barbacoa, salsa de queso,

-o salsa mostaza? -Me voy a acordar...

¿De mi padre, mi madre o mis muertos?

Si me deja elegir, de su padre.

De acuerdo, ¿del biológico o del legal?

¿Me está usted vacilando?

-Se va a ganar una galleta. -¿Grande, pequeña o mediana?

Váyase usted a la mierda.

¿La quiere grande, la quiere poco hecha, muy hecha,

o al punto?

Si la trae rápida, como sea.

De acuerdo, mierda al punto.

¡Están verdes! (RUGE)

-¡Quieto todo el mundo! -Quieto todo el mundo.

-La pasta ahora mismo, venga. -La pasta ahora mismo.

¿Cómo la desea? ¿En cheque, talón o al contado?

-Al contado. -Al contado.

-La pasta al contado. -Venga.

-¿Desea algo más? -Sí, necesitamos un rehén.

-Un rehén. -Quieren un rehén.

¿Cómo lo prefieren? ¿Gordo, flaco o pequeño?

-El chiquitito nos vale. -El chiquitito nos vale.

-Gracias. -Cógelo.

A la derecha.

Ahora que "mcdao" cuenta.

¿Tú no eres Mcdaleno?

Sí, yo soy Mcdaleno, pero yo no "mccuerdo" de ti.

Soy Mcnolito.

-¿Mcnolito? -Mcnolito.

-¿El hermano de...? -María del Mc.

-¿Tú eres...? -El "micmo".

-Dos hamburguesas. -¿Quiniwini, Chipiwini o Cipiwini?

-¿Cómo? -¿Quiniwini, Chipiwini o Cipiwini?

Wini, esa, Wini.

Que lleva el... Wini.

-¿Quini, chipi o cipi? -¿Lo qué?

¿Quini, chipi o cipi?

Y Zape también va a venir.

Sí, eso, manchaos.

Yo luego a frotar y a frotar, ¿verdad?

Yo quiero cenar.

La Quiniwini es como la Minichipi,

pero doble con pepinillos, y la Cipiwini

es como la Quiniwini, doble con cancamusa.

¿Y no hay cocacola?

Estamos aquí todo el rato igual.

La quiero Cipitriti.

Y para la niña, Winini.

¿Minimidi o Mitiquiti?

-¿Qué diferencia hay? -La mini es la pequeña,

la midi es la mediana y la mitiquiti lleva algo más

de cancamusa.

-Con patatas, joder. -Las patatas son mías.

Si lo que quiere es cenar exclusivamente,

disponemos de dos menús básicamente.

Chotiquini y el Tostifrosti.

-¿Qué frosti? -El Chotiquini lleva frosti.

Y el Tostifrosti lleva de regalo choti.

Froti. Que la niña está... Dame dos hamburguesitas.

-¿Podemos empezar por el principio? -Por supuesto.

Toma tu hamburguesa, yo quiero la mía.

Quiero cenar.

Tengo el "estomaguiti" que "magliti".

¿Quiere la comida con patatas, ensalada o aros de cebolla?

Patatas, menos mal que lo entiendo.

Patatas comen esa gente.

-El "sitiniti". -¿Fipifries, Quipifries o Tipifries?

¿Qué pasa? ¿Aquí no las "fries" o qué las patatas?

Si finalmente usted se decide por el Fipifries

con el "chotiquini", le regalamos un "tostifrosti".

Y un "chorrapostri" también.

Si finalmente cambia de opinión...

Le regalamos un "farraprosti" con un cazatuertos.

Y si pide, sin embargo, el Tipifries,

con un Cipimidiwini...

(BALBUCEA)

"La niñiti nerviti y yo sin tiviti".

Deme un Witimiti.

Ponle mostaza.

Puede elegir cualquiera de los productos.

Pero si elige esos que ha dicho usted,

la casa Burguer Wini le regala, además, para que pueda cenar,

dos hamburguesas.

La hostia.

-Hamburguesa doble. -Hamburguesa doble.

-Patata doble. -Patata doble.

-Doble. -Ya le he oído.

-Kétchup. -Kétchup.

Espere ahí. El siguiente.

Estoy solo.

-Está solo. -Mis hijos me han abandonado.

Sus hijos le han abandonado.

Mi mejor amigo se fue.

Su mejor amigo se fue.

-Bebo para olvidar. -¿Mediana, pequeña o grande?

-Es igual. -Es igual.

Tómese esto cada ocho horas.

El siguiente.

# Preparemos un menú # que resulte de su agrado.

# Oh, Mary, Mary, oh, # oiga mi relación. #

Lo siento mucho, pero no nos queda ninguna mesa libre.

No puede ser, mire bien, teníamos mesa reservada, por favor.

Ya, perdone, han llegado demasiado tarde.

Si hubiese sido otro día, les conseguía mesa,

hoy ha venido toda la gente de repente

-y se ha llenado el local. -¿Lo ves?

Dije que habías contado mal los invitados.

Culpa mía.

-¿Le quito la bufanda, señor? -Sí, por favor.

Disculpe, el abrigo, ¿le quito el abrigo?

Sí, por favor.

-¿Le quito la chaqueta? -Sí, por favor.

-Le pongo lo de siempre, ¿verdad? -Hoy no, prefiero que me sorprenda.

Pues bien, en este caso, le comunicaré

que llevo acostándome con su mujer desde el año 1994.

Una o dos veces por semana.

Concretamente, desde que empezó a venir por aquí.

¿Sabe qué?

-Me va a poner lo de siempre. -Sabia elección. Con su permiso.

De primer plato, tenemos, por ejemplo,

-aceitunas. -¿Aceitunas?

-Sí. -¿Aceitunas rellenas?

-Aceitunas rellenas. -¿De qué?

Del hueso de la aceituna.

De segundo plato tenemos ese para poner

los huesos de las aceitunas.

-Ah. -Vacío, ¿verdad?

Vacío mejor, sí.

-¿Y el tercer plato? -Ay, de tercero tenemos

-patatas salteadas. -¡Patatas salteadas!

-¿Cómo se comen? -Una sí, una no, una sí, una no.

Que digo, ¿no me va a poner un pincho o algo?

Ah, joder, ¿quiere un pincho?

Ah, joder, morito se asoma con pincho ahora mismo, caballero.

¡Joder!

Ahora quería pincho, morito trae pincho.

Cuando digo que me traiga un pincho, no es esto.

Es que quiero que me ponga una tapa, ¿comprende?

-Ah, joder. -Vale.

Quiere usted que le ponga una tapa. ¿Le parece bien esta?

Si no está bien tapado, se la cambio.

-¿Tiene algo para picar? -Sí, señor.

Tengo una gallina en el corral que pica.

Algo para picar.

Cuidado que pica, que pica, que pica, joder.

-¿Está tonto? -Me dice "algo para picar".

Y yo le traigo algo para que pique.

Conso...

-Consomé. -Consomé.

-Muy bien. -Dos consomés.

-Uno para cada uno. -Perfecto, consomé.

-Dos. -Muy bien.

Y de segundo.

De segundo... Sí.

File... Filet... File...

-Le falta una "e". -Es francés.

-"Filet". -Ah, pues le sobra una "t".

-Es francés. -"Filet", le sobra una "t".

"Filet mignon".

"Mignon, filet mignon".

-"Mignon". -Gracias, caballero.

Venga, hasta luego.

Bueno, ¿y tú a qué te dedicas?

Pues soy concejal de Cultura ahora.

Mira, entré en un restaurante y le digo:

"Camarero, haga usted el favor de traerme un consomé".

Un consomé, pues está fenomenal, oye.

Nada más que lo veo salir de la cocina,

coge el camarero y traía este dedo gordo,

-este, el índice. -Sí.

-El gordo. -Sí.

Traía metido el dedo en el fondo de la taza.

Dice: "Un momento a la Pantoja, que se lo voy a explicar.

A la bendita hora de ayer por la noche

a las 21:00 de la noche, a mi mujer se le antojó

que yo le limpiara el pescado.

Limpiándole el pescadito, se me ha clavado, mire usted,

una espinita entre la uña y la carne.

Mire usted, Pantoja".

-Qué asco. -"Cuando me piden un consomé,

como la sopa está calentita, cojo el dedo gordo,

lo meto hasta el fondo de la taza

y con el calor se me quita hasta el dolor".

-Qué asco. -Y le digo yo:

"¿Y por qué no te metes el dedito en el mismo ojo

de donde dijimos, 'miarma'?".

Y me dice: "Eso hago entre plato y plato".

(HABLA EN FRANCÉS)

-Muy bien, sí. -(HABLA EN FRANCÉS)

¡Marchando una de pasta, tres riñones plancha

a la mesa tres!

¡Oído cocina!

Me han dicho que es el mejor "topless"

que hay en la ciudad.

-¿Sí? -Sí, ya verás.

Buenas noches.

¿Qué van a tomar los señores?

Perdón, señor, ¿tiene algún problema con la cena?

¿No le gusta la sopa de carne?

¿La encuentra demasiado caliente?

¿O está demasiado fría?

¿Prefiere que la pruebe?

-¿Y la cuchara? -¿Lo ves, gilipollas? ¿Lo ves?

-Por favor, "maître". -Señor.

-¿El salero? -Sí, señor.

¡El salero!

# Ay, qué salero.

# Salero de España, salero.

# Salero, salero, salero.

# Salero, salero, salero. #

"Pa" dentro.

Parece que me lo he dejado en el...

Como me lo haya dejado donde he estado cenando...

Es un restaurante que todo lo que se queda

encima de la mesa, lo pican para hacer albóndigas.

Señores, les traigo el postre que habían pedido.

Una bola de helado.

-¿Es del gusto de los señores? -Sí.

-Muchas gracias. -Estupendo.

Pues vamos allá.

Atención, ¿dónde está la bolita?

¿Dónde está la bolita?

Cuidadito, que la mano es más rápida que el ojo.

Atención, cuidado, ¿dónde está la bolita?

Aquí.

Lo sentimos, no está en la derecha.

Tampoco está en el centro, la bolita estaba en la izquierda.

# Tantara, tatatata.

-¿Qué desean tomar? -Sí, tortitas con nata, por favor.

Sí.

No.

-Por favor, la cuenta. -No muchísimas gracias.

Yo particularmente estoy lleno.

Te estaba diciendo...

A lo mejor no me he explicado.

-Me refiero que traigo la cuenta. -Sí.

Muchísimas gracias, no puedo más. Yo no sé tú.

-No me cabe ni un alfiler. -Tampoco.

Tampoco, muchas gracias.

El encargado insiste.

La cuenta.

Si no hay más remedio.

-Por favor, a medias. -No, no.

Insisto, José, a medias, por favor.

-Que sí, hombre. -Está bien.

¿Ves? Esto ya es otra cosa.

Ponme lo de siempre.

¿Eh?

Uno que llega borracho.

Otro que llega borracho.

Llegó borracho este.

Uno que llega borracho a un bar y hace así:

"¡Ay!". Le pone un tinto.

Este lo veía todo negro.

Y dice el que estaba en la barra: "Una tapita, ¿no?". Dice:

"No, no como bebiendo, tengo una promesa.

Usted va a comer, si no, le voy a hacer unos hematomas

en el "diodeno" vaginal.

-¿Cómo? -Sí.

Bueno, pues dame una tapita de queso".

Y hace así este que estaba en la barra:

"Jar, jar".

Dos quesos, le endiña dos quesos.

Dice: "-Hombre, tantos quesos... -Para usted dos quesos".

Y este asustado dice: "Dame una copita antes de irme".

Se toma la copita y dice este de la barra:

"Para beber, hay que comer otra vez.

Me has endiñado dos quesos, no he pedido ninguna tapa.

Come algo".

Y este dice asustado:

"Bueno, dame una tapita de salchichón".

Tres salchichones.

Y dice este: "¿Te debo algo?".

Dice: "No".

Y le dice al de la barra: "¿Tú qué eres el dueño?".

Y dice este: "No, el dueño está arriba acostado con mi mujer.

Y aquí me lo está pagando todo, el hijo de puta".

Hasta luego, Lucas. No puedo.

# Camarero.

# Señor.

Una copa, porque la gaviota...

Copa de plata.

En el ataque, seco.

Concreto, seco, de fruto seco.

Nuez, almendra frita incluso.

No sé yo.

Retranca húmeda. Humedad.

Moho.

Al cielo del paladar.

Toques de albóndigas.

Albóndiga con tomate.

Jugoso, cárnico, me gusta.

Póngame de este lleno.

Lleno, por favor.

"Ha elegido gasolina 95."

Es tinto.

(GRITA)

Muy bueno.

Sin duda ninguna, se trata de un fino cañerías, ¿verdad?

Del canal de Isabel II.

Acuso una taquilla aguada en el retrogusto.

Se nota que ha macerado aproximadamente

diez minutos en cañerías.

Solo una pregunta, ¿la tubería es de PVC?

No, señor, es de cobre.

Si le gusta el deje sintético del PVC,

le puedo llenar la jarra del jardín con la manguera de goma.

No es necesario, es más, el regusto a cardenillo

que deja la tubería de cobre le da un sabor "vintage"

que me encanta; ¿el grifo podría tratarse

de un Philippe Delafon del 98, con latiguillos de acero inoxidable?

Se trata de un Griferías Gómez.

Una empresa joven de desagües, cañerías y desatrancos

que acaba de eclosionar

en la Feria de Saneamientos de Borgoña.

El grifo, modelo tahití, es una apuesta

de nuestro mejor fontanero; lo tenemos en el lavadero

y tan solo lo abrimos para clientes muy especiales.

-Excelente. -Con permiso.

-Si me permite. -Por supuesto.

Que se note que entiendo de agua.

El otro día estuve en el Hilton y me quisieron dar agua mineral.

Un sorbito nada más.

16 y medio, perfecta temperatura.

Profundo en su ataque, terso, recto y firme

en la entrada por la pituitaria derecha.

Y neutro en su aroma espacial de lo paladín.

Profundiza en grandes reservas de la Alemania central.

Y recuerda a vinos "florichurriguerezcos"

de Japón, Tokio y Hong Kong.

Ah, veamos el blanco ahora.

"Endeluego".

Hay que ver con los cojonazos del tío.

Todas las noches a la hora de la cena

la mismas "gelipolleces".

¿Quieres comerte la tortilla? Que se te va a enfriar.

Vertemos la tónica para no romper la burbuja.

Cogemos el pepino, que refuerza el aroma de la ginebra,

cohesiona la mezcla y tersa la piel.

Aromatizamos con vallas de neurorecién recogidas.

En proporción equivalente a la mitad de la ginebra

multiplicada por pi.

Derretimos el hielo un 5 % hasta la temperatura ideal.

Pero siempre el hielo deconstruido.

Comprobamos que las moléculas de la ginebra

estén entrelazadas con las de la tónica.

-Vale. -(TODOS) ¡No!

¿Qué pasa?

Así no se coge el "gin-tonic".

Ponga el codo aquí apoyado.

El brazo a 45 grados, por favor.

La copa a tres centímetros de la nariz.

Y siempre que vaya a dar un sorbo,

mirando hacia el este, y después expulse

lo que es el anhídrido; vamos allá.

Así, así, así.

Ahí tiene usted el anhídrido.

A ver si me da tiempo llegar al telediario de las 21:00, hombre.

-Son 20 euros. -¿Eh?

-20 euros. -¿20 euros?

-Sí. -Pues mire, aquí están los 20 euros.

¿Qué hace?

El dinero deconstruido, mucho mejor.

Hola, soy Ferran Adrià, cocinero.

Soy el mejor chef del mundo.

Estoy renovando la cocina a base de chorradas como pianos.

La nueva cocina te la regalo.

Un corazón bien guisado al chilindrón.

Una polla en pepitoria, una cosa de moje.

Meto pan hasta el codo.

Ha habido veces que he sacado el sobaco mojado.

Pelos con sabores. Tienen que ser pelos de langosta,

huele a marisco; la langosta tiene que estar fresquísima.

La chupas.

Está buenísimo, no empalaga.

Esta solidaria iniciativa para que hasta los más pobres

puedan disfrutar de la cocina de autor.

Estamos con Adrián. ¿En qué va a consistir el menú?

Efectivamente, he preparado para esta noche para cocina

de vanguardia, por no decir laboratorio,

hemos sacado una secuela de platos de menor a mayor,

de cuatro a tres, dos, uno, cero,

para el ser humano, y se prende en el máximo, mínimo y casi nada.

He hecho lo que es una langosta, la he convertido

en un gran plato, un plato importante,

dándole la importancia que tiene lo que es.

Antes había una ristra de perolas de madera,

cuatro jamones en batería, unas guindillas.

Daban ganas de comer.

Ahora vas, hay un cristal traslúcido.

Una caña de bambú.

Una piedra suelta, una flor seca.

Dices: "¿Todo esto qué es?".

Dicen: "-Esto es minimalista. -No, esto está sin amueblar.

Esto parece un restaurante piloto."

Este nacho, esto es grandísimo.

Esto lo que tienes que hacer es deconstrucción.

Creación, genialidad. Ferrán, es acojonante lo tuyo.

Sensación de langosta gallega.

La langosta, en este caso, es volátil.

Una langosta que hemos vaporizado, es volátil.

Sensación de langosta gallega.

¿A que has tenido sensación de que estaba aquí?

Aquí tiene su cordero caramelizado con salsa de menta.

Muy bien, muchas gracias.

Se va a cobrar ya, ¿eh?

Pido japonés, me han sacado palillos largos, digo:

"¿Voy a mover marionetas dentro del restaurante?

¿Para qué es esto?".

Dice: "-Para que coma. -Para sacarme hebras del chuletón".

Aquí tienen el primero.

Lentejas caviar estofadas con cangrejo de río abulense

y peritas de primavera catalanas a las finas hierbas.

Qué pintaza, no puedo esperar ni un segundo.

Perfecto, pues en seguida les traigo el segundo.

¿Pero qué hace? Si no hemos comido nada.

Cariño, esto no es un restaurante para comer.

Es para hacer fotos, subirlas a redes sociales

-y fardar. -¿Cómo?

Así es, señorita, nuestro menú marida perfectamente

con el postureo.

El plato cuadrado se ha puesto de moda.

¿Cómo se come en plato cuadrado? ¿Cómo se moja el pan?

Se va la salsa por los esquinazos.

El plato está inventado ya y es redondo.

Tú le coges la distancia con el chusco de pan,

te pones como Joaquín Cortés cuando baila bulería,

entras cargando suerte y la fuerza centrifugada

te empuja los dedos y callos contra el pan

y los sacas pegados con Loctite. Eso es mojar.

Me llamo Zacarías Melindrón, cocinero de toda la vida de Dios.

Si adopto esta pose épica es porque me dispongo

a emprender una cruzada contra la "nouvelle cuisine",

tantísima tontería como hay.

Voy a comenzar mi lucha por este garito.

Hace tiempo que le tengo echado el ojo.

Se conoce que los dueños son modernetes de tomo y lomo.

No hay más que ver cómo lo han llamado.

"Urban space lounge". No lo pueden llamar en cristiano,

"lonja urbana espacial".

Tiene que ser en inglés.

-¿Esto qué es? -Eso es bambú.

-Bambú. ¿Es usted un oso panda? -No.

No, ¿para qué pones bambú?

¿Tienes clientes koalas? No pongas eucaliptos.

Eh, perdone usted, le acompaño en el sentimiento.

¿Se te ha muerto alguien?

¿Pues qué haces vestido de negro? Vete a cambiarte.

-Menú "chillao". -"Chill out".

-"Chill out", que es inglés. -Sí.

58 euros, no me extraña que sea "chillao" el menú.

Clavas 58 euros a la persona,

¿cómo no va a chillar como un gorrino?

Piruleta de cilantros sobre lecho de escarola

y reducción al Pedro Jiménez, la Virgen.

Tiene más títulos que la duquesa de Alba.

Bueno, Luis, cuéntanos qué has preparado en esta ocasión.

He hecho una reducción de Pedro Jiménez.

Buena propuesta.

Ahí está.

Este plato es del todo impresentable.

Y como castigo, te lo vas a comer entero.

Pedro, pero no te preocupes, hombre.

Si no te voy a comer. Pobrecillo, si es que sufre.

-¿Han decidido ya? -Pues verá, como es la primera vez

que venimos a un restaurante de estos de nueva cocina,

hemos decidido ponernos en sus manos y pedirle el menú degustación.

Han acertado ustedes con la decisión.

Consiste en lechuga en faz al aroma de Fuss Frisch.

Lechuga al aroma.

Qué innovador.

Lechuga en faz.

Al aroma de Fuss Frisch.

Hace poco he pedido un postre por el nombre

"Tembladera de azúcar y huevo al golpe de calor

en su espejo de caramelo".

Me lo han traído, lo veo, digo: "¿Tembladera de azúcar y huevo

al golpe de calor en su espejo de caramelo?

-Sí, señor. -Toda la vida en España

se ha llamado flan".

A partir de ahora voy a empezar a hablar yo así.

Mañana bajo al bar: "Ponme una caña.

-¿Para picar? -Pie de mamífero porcino crujiente

en su cristal de aceite de Andújar".

Cuando me diga: "-¿Y eso qué es? -Un torrezno, espabilado".

Espuma de Chantilly al hocico de ruibarbo.

A un tañido de cámpano.

-¿Un poquito más de tañido? -No, con los cuartos tengo bastante.

Eso es basura fusión.

Callos de verdad, los que yo preparo.

Lo que tú haces es una porquería.

A ti te gusta mucho la gresca, ¿no?

Eso no me lo dices ahí abajo.

En el garaje, la calle, donde tú cameles.

Pero ahora mismo.

¡Pelea de gallos!

¡Arriba!

¿Esferificación de sesos de pato marinado

al vinagre de zarzaparrilla?

Parece que le ha hecho la boca a un fraile.

-Pues sí. -Huevas de mosca negra.

Un puñado, no hay más, 300 euros de vellón.

-300 euros. -Hay gente que a la hora de pagar

-se han caído al suelo redondos. -Le voy a contar la verdad.

120 euros tengo nada más.

Claro, vas lampando a la cuarta pregunta.

¿Cómo arreglamos esto?

Bueno, para estos casos el restaurante dispone

de un servicio llamado la huida honrosa.

¿Y eso cómo funciona?

El restaurante te pone la excusa perfecta

por tan solo 50 euros para que se suspenda la cena

y no quedes como un miserable.

O sea, tengo que pagar 50 euros y me voy sin cenar.

Es que si te quedas, vas a pagar 500.

Madre mía.

Activa el protocolo.

Activando protocolo de huida honrosa para mesa 21.

-¿El señor Robillo es usted? -Sí.

Han llamado del hospital, han ingresado a su madre.

-¿Mi madre? Eva, ¿sabrás perdonarme? -Sí.

-Claro, vete. -Oye.

-Lo siento, que no sea nada. -Gracias.

Que no sea nada.

Gracias.

Ay, Dios mío.

Ay, Manolete, si no sabes torear, "pa" qué te metes.

Ajá.

Aquí tienen.

¿180 euros?

-Pero si no hemos probado bocado. -Pero cariño, si esto es genial.

Subo una foto a Twitter.

Escribo un texto indignado porque nos han timado

y esta misma noche soy "trending topic".

Me voy, me estoy haciendo un poquito de cuerpo.

Quiero una sopa.

Oye, ¿qué estás comiendo?

Sopa, ¿que no lo oyes?

Karlitos, este era delegado de mi clase en el colegio.

Ah, claro, también conoces a Karlos Arguiñano, ¿no papá?

Bueno, tú le conoces mejor.

Anda que no te gustaban las papillas que te preparaba.

El caldo que estás tomando, lo ha preparado él.

Como no eres capaz de llamarle para comer a su restaurante gratis,

ha tenido que venir a casa a preparártelo.

Ya, claro.

Y tus cojones 33, ¿no?

¿Qué pasa? ¿Que no te lo crees?

Karlos, ven un momentito, por favor,

-no se cree el chaval nada. -¿Qué pasa, chavalote?

Aquí estoy con tu cena rica. Si le tengo dicho a tu padre

que me llames un día de estos y que hacemos una película

contigo y con Penélope Cruz de protagonistas.

-¿En serio? -Pues claro.

Y mis cojones 33.

Dale, que no va a espabilar.

# Soy rebelde # porque el mundo me hizo así.

# Al final, unos que vienen, # otros que se van.

# Lindísima amapola.

Eres el bromista más grande del mundo.

Una cosa enorme.

Eres de verdad el número uno.

El mismo.

Como llevo 2 millones de programas, me cago en la leche,

¿qué voy a hacer?

Besugo, es la 200 vez que hago besugo.

Yo ya no sé qué platos hacer, porque digo:

"Pues puedo hacer pescado, puedo hace carne".

Era uno que va al médico con un besugo en la cabeza.

Y le dice el besugo al médico:

"Doctor, que me ha salido un hombre en las pelotas".

Pero para ser original, me voy a cocinar a mí mismo.

Untarlo de mantequilla, bien colocadito.

Hay que ponerle un poquito de sal.

A placer.

Porque el corte se podía hacer con una radial.

Pero no es lo mismo, joder, no es lo mismo.

Es decir, yo que soy del norte, con hacha.

Doler, duele.

Joder, porque si no doliera, no doliera.

Pero duele como pudiendo y no.

Y una, dos, y...

(GRITA)

Joder, doler, duele un poco, pero menos mal que soy del norte,

si no...

Bueno, pues este es el pie, aderezado con las verduritas,

que hay que ponerlas por encima. Joder, qué dolor.

Si me preguntaran: "Oye, ¿el chiste lo entiendes?".

Digo: "Pues no lo cojo".

Os voy a preparar brazo de Donostiarra.

En lugar de cortarlo a lo salvaje, se mete el brazo en la olla.

(GRITA)

Es que me emociona hacer platos tan ricos.

Había en un restaurante un señor comiendo, llama el "maître":

"Por favor, ¿le dirá al cocinero

que se meta estos bogavantes por el culo?

Tendrá que esperar un momentito,

se está metiendo una paellita para nueve".

Puedo estar jodido, pero aquí estoy.

Dices: "¿Qué va a hacer Karlos?". ¿Sabéis qué voy a hacer hoy?

Pecho a la brasa, pecho mío.

Dejo la muleta, mira qué equilibrio.

Está hirviendo, hay que echarse en la plancha a cuerpo rey.

A ver, que no llego. Ayúdame, regidor, joder.

-Apriétame ahí con cojones. -A ver.

Ahí estoy.

Venga, aquí.

Ya, que si no, se me cuece la columna.

Ahora ya está el pecho braseado.

Muy buenas, bienvenidos a "Mantersches".

"Masterchef".

Habla el bombón del programa.

Me la como de arriba a abajo.

Basta ya, que me estoy cansando.

Es un plato sin criterio.

Sin textura, esto no es un todo.

Además, no hay diálogo entre las verduras.

Y la presentación me parece muy vulgar.

Esto no tiene alma.

Yo soy el que reparto las pizzas, y llevo tres semanas

repartiéndola aquí, tres semanas.

Y me tenéis negro.

El sabor de la salsa es más que correcta.

La materia prima está bien trabajada.

Y las especias están integradas notablemente.

Enhorabuena. Pero también he de decirte

que no está rematado a la altura.

El emplatado es vulgar.

Le falta toque artístico.

Este es el Comedor Social de las Hermanas Carmelitas.

Y si no te gusta lo que hay, andando.

Este restaurante lo cierro yo como me llamo Chicote.

¿Qué es esta mierda?

-Pues chorizo. -Te voy a decir yo lo que es.

Una tabla de cortar que tiene más mierda

que el dormitorio de un pavo.

Parece ser que se ha molestado por un comentario

que le he hecho, según él, inapropiado.

-Una mierda. -Mire, señor Chicote.

Así no se puede venir a trabajar

con una chaqueta llena de lamparones.

Cerdo, eres un cerdo.

¿Qué tienes ahí?

¡Chicote!

El techo tiene mucha mierda.

# Soy Chicote.

# En tu cocina estoy.

# El cocinero fiero yo soy. #

La sopa, señor.

Gracias.

Que no me da la gana.

Lo espaguetis, señor.

(GRITA)

El pollo al ajillo, señor.

Y un helado, señor.

Comer hasta reventar es un regalo que nos ha dado Dios.

Y como tal, tenemos que valorarlo.

Así que, por ejemplo, si te vas a un bufet,

échate de todo hasta que no te quepa más en el plato.

Aunque no te lo vayas a comer, y todo para ti.

Por cierto, tronco, ¿has puesto patatas?

-No, ¿te lo pongo? -Sí, pónmelas.

Llevas la merienda de casa al trabajo,

pues cómetela cuando estés solo.

No has estado tú ahí en casa haciendo el bocadillo

para que luego se lo coman otros.

Ni un bocado, ni medio.

Bienvenidos una semana más a "Fenómenos para anormales".

¿Cómo llamarlo? ¿Cómo denominarlo? ¿La paletilla de Jesús?

-¿El jamonaco sagrado? -Pues sí, efectivamente.

Yo compré un jamón a mi esposa en el día de su cumpleaños

y entonces, lo que es curioso, es que cuando fui a partir el jamón,

apareció la cara de Jesucristo.

Lo he traído como prueba "irrefufable".

Como prueba "furetable". "Rufentable".

"Furreta..." Lo que es como prueba.

Inquietante, amigos.

Pero yo no veo el rostro de Jesucristo por ningún lado.

Y perdóname mi escepticismo, Pepe el Guindilla.

Bueno, es que es muy tímido.

Seguro que ahora se ha escondido.

Si le das un poquito, verás cómo asoma.

Dale, niño, dale un poquito de aire.

A ver si aparece el rostro.

Tengo que decir que la verdad es que no sé si he visto a Cristo o no,

pero he de decir que me he quedado como Dios.

¿Cómo dice?

Le pongo.

Sí, claro. Le pongo.

¿Cómo? Pero no me digas.

Le pongo.

¿En serio me lo dices? Ay, por Dios.

Le pongo.

Por favor, ¿me puede poner otro cazo?

Sí, ¿cómo no?

Perdone, ¿dónde están los servicios?

Ay, lo siento mucho, es que yo no soy de aquí.

-Quiero hablar con el encargado. -Soy yo, dígame.

Acabo de estar en los servicios y no es de recibo cómo están.

Es una vergüenza.

Están que dan asco, acabo de estar en el baño

y está que da asco.

Exijo que me traiga el libro de reclamaciones, ya.

Hombre, vamos a ver, tranquilícese usted, que eso...

¿Quiere una cañita? Le invita la casa.

-No se preocupe. -¿Me estás comprando?

¿Me estás comprando?

Vamos, esto ya es lo último.

Esto sí que es de Juzgado de Guardia.

Conozco mis derechos.

Exijo el libro de reclamaciones ya.

Tranquilo, mañana va a estar reparado seguro.

¡El libro ya!

Oiga, perdona, ¿qué hace?

Tampoco hay papel.

Esta grandísima persona se llama Filete.

Pero por su calidad como artista, habría que llamarle

el entrecot de la copla.

Triunfador a lo largo, pero sobre todo, a lo ancho,

del mundo mundial y de España entera.

¿Te enteras?

-Yo sí... -Ole, qué arte.

Qué arte corre por esas venas.

Filete, amigo, no es carne, ni es pescado.

No es ostra ni es caracol, ni calamar, ni sepia.

Filete es paella mixta y vino con gaseosa.

Buenas noches, monstruo.

Yo ante todo soy una simbiosis de cosas.

Yo soy como una mezcla, yo soy una persona

que igual miro adelante, que miro atrás.

No sé si me has entendido. Voy por un lado de la calle,

y por el otro también.

Porque soy, ante todo, arte, derrocho arte.

Tienes es un duende que no se te puede aguantar.

Mucho duende, de tanto que tengo, Pepe,

no me cabe, fíjate lo que te digo.

# Cómo me mola zamparme una fabada.

# De choritamen, manteca # y pancetada.

# Echar la siesta # y luego no decir nada.

# Cómo me mola.

Covadonga, ¿qué te pasa? ¿Estás triste?

¿Estás cansada?

¿Qué te ocurre, Covadonga?

Que estoy en fabada.

¿Sabes cómo se dice "comer mucho cocido" en chino?

-No. -"Minchao".

-A ver qué tiene. -Tengo pez martillo, pez aguja

y puntillitas.

¿Pero esto qué es lo que es?

¿Una ferretería o una pescadería?

Mira, Antonia.

¿Me tengo que llevar el Black & Decker?

José, ponte una racioncita de clavos de seis,

-haz el favor, anda. -Y una botellita.

Qué cabrón.

Esos clavos los pego yo a la cama, tío,

-y son comodísimos, mira. -¿Ah, sí?

Ahí.

Estoy pensando en cambiar el número de la espada por el de la oz.

-¿Qué dices, tío? -Me meto la oz

y sale por el ombligo y queda de fliparlo.

La gente se queda flipada.

Como el cristal, te lo digo yo, no hay nada, tío.

Pero nada, tío, esto es lo mejor que hay.

Esto.

Y ahora veis aquí una bandejita de dulces surtidos de Navidad.

Esta bandeja la heredó mi bisabuelo de mi abuelo,

mi abuelo se la dio a mi padre, la recibí de sus brazos.

Las Navidades le digo a mi hijo:

"¿Ves esta bandeja? Todo este turrón será tuyo.

¿Ves esa fecha? 1881. Es la de caducidad".

Voy a coger uno al azar, el rosco de vino.

Este es peligrosísimo.

No se puede comer por su sequedad, está superseco.

El agujero central, que tiene el bollito, da gases.

Esto, como podéis ver, está envuelto en papeles muy atractivos.

Esto, recordad siempre,

los dulces navideños son como ranas del Amazonas.

Cuando más color tienen, más venenosas son.

# Yo para ser feliz quiero turrón.

# Yo para ser feliz quiero turrón.

# Yo para ser feliz quiero turrón.

# Yo para ser feliz quiero turrón. #

(GRITA)

-Buenas tardes. -Buenas tardes, ¿qué desea?

¿Tienen ustedes muñecas repollo?

Esta cigala está de miedo.

De miedo, pero da alegría.

Pues claro, eso es lo bueno, alma de cántabro.

Eh, cuidado, que yo soy de Cuenca.

Mejor aún, ¿no te das "cuenca", criatura,

-que en el cielo no hay que pagar? -Eso dices tú, que no hay que pagar.

Esta mariscada, ¿qué crees?

¿Que te la van a ofrecer de gorra?

De gorra yo no, yo prefiero comérmela en el plato, ¿comprendes?

Luego la gorra se mancha, se pone hecha una mierda.

El marisco no me llama la atención.

A mí no me llama la atención ni mi padre.

Una vez, un langostino me llamó la atención

y casi me lo como.

Yo, si soy sincero, el marisco solo me gusta para comérmelo.

Yo tuve una novia cigala.

Era muy fresca.

No como esta. Muy fresca. Tenía unas patas.

Un cuerpo y una cola.

¿Cola? A ver si no era cigala y era centollo.

¿Sabes cómo se llena un vaso de agua?

Claro, criatura.

-(HABLA EN FRANCÉS) -Mejor lo dejamos para luego.

Porque si empezamos...

No terminamos nunca.

Yo estuve mucho tiempo saliendo con una nécora.

Me dejó por un percebe.

Del percebe lo que más me gusta son los ojos.

Estoy completamente paupérrimo.

¿Traes por ahí algo para prestarme para pagar esta mariscada?

Lo siento, caballero, pero he venido con lo puesto.

Vaya por Dios.

¿Qué queréis ahora?

Nada, a ver si nos podía adelantar la paga

para pagar esta mariscada, excelencia.

Uf, ahora mismo me pillas fatal.

Desde luego, de esta crisis no se libra ni...

Ni el jefe.

Con todos ustedes, ya sin más preámbulos,

la inevitable publicidad.

Dios mío. Venga, Paco, chiquillo, que hay que hacer el anuncio.

Basta de arroces convencionales.

(TODOS) ¡Que se besen!

"Arroz Socarrat. Es paella."

"Y 'pa' él."

Bocadillo de tortilla con pimientos

para cualquier hora del día o de la noche.

Este sencillo bocadillo es de fácil manejo.

No obstante, cuenta con varios elementos.

Como una barra de pan, un trozo de tortilla,

y varios pimientos.

Ideal para excursiones, picnics, tarteras,

o para tomar con una caña de cerveza.

Se vende con su lujosa funda adaptable,

incluida en el precio.

Le presentamos la nueva cafetera Rascafé.

¿Esto es una cafetera?

Ah, mira, el vaso.

-Primero, el azúcar. -Primero, el azúcar.

¿Dónde está el azúcar?

Desenrosque el tapón 2R.

El tapón 2R.

Fíjate.

Ole, perfecto. ¿Y el café?

Después, la leche en el tapón 6Q.

La leche antes que el café, claro.

El tapón Q, TU, RU, me ha dicho.

Aquí está.

A ver.

Ole, ¿y el café?

El café, mire por el visor.

Ah, miro por el visor.

Encantada de servirle, gracias.

Cafetera Rascafé, ¿no querrás café?

Yo lo quería cortado.

El auténtico aroma del café para usted.

Y para mí, que nunca viene mal un café.

Un café es un buen amigo.

Un café siempre viene bien.

Y si es café tacilla, mejor.

(SE QUEJA) El café tacilla... Le... ¡Ah! A sorprender.

Es un café agradable.

Que le va a gustar mucho.

Porque cuando lo pruebe usted el café tacilla,

comprobará el aroma del café tacilla, ¡ah!

Y que llega, ¡ah! Su interior.

¡Ah!

"Café tacilla, el último grito en café."

(GRITA)

Presentamos los fabulosos cuchillos Nisu.

¿Harto de que sus cuchillos no hagan su trabajo?

Con los cuchillos Nisu, cortará fácilmente quesitos,

nata y hasta el yogur más rebelde.

¿Le gustaría disponer de un cuchillo capaz de cortar a la vez

un tomate y un ladrillo?

Y a mí, y a todo el mundo, pero eso no es posible.

En La Tienda Honesta tenemos un cuchillo

capaz de cortar un tomate,

pero cuando vas a cortar un ladrillo, se rompe.

Se ha... Bueno, se rompe.

¿Cuándo vas a cortar estas dos cosas? Dímelo.

Aún hay más.

Ahora, con el set de cuchillos Nisu,

le regalamos el cuchillo cortachanclas,

el cuchillo pasapáginas y el cuchillo cogetazas.

Llame ahora y no corte.

Para eso, no tenemos cuchillo.

-La hora de picar. -De picar un tomate.

De picar una cebolla o de picar lo que ustedes quieran.

Porque la solución está en la Tienda en Casa.

-¿Verdad? -Aquí la tenemos.

Una, dos y tres.

¡Picadora María Inés!

Qué fenomenal la picadora María Inés.

Qué maravilla, no se oxida, no se raya, y cómo no,

puede picar lo que usted quiera

con esta picadora de la Tienda en Casa.

Y no olvide nuestra ensaimada mallorquina.

Es inevitable.

Así que a comer y a alimentarse, que luego vienen los mareos,

los ay, ay, ay y los madre mía.

# Morcilla todos los días.

# Yo me lleno de morcilla # de Burgos o Andalucía.

# Y es que me quita el sentido.

# La como hasta rebosar.

# Algunas veces la guiso # y me la aplasto con pan.

# Morcilla tiene un sabor especial.

# Morcilla me gusta por la mañana.

# Para merienda y cena.

# Me gusta frita o asada.

# Morcilla.

# Voy a reventar.

# No me cabe más morcilla, # no quiero comerla más.

# No habrá un poquito de panceta.

# Unos torreznos.

# Así le doy un descanso # a la morcilla.

¡Ay!

Pago yo.

# Morcilla "pa na". #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Oído cocina

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

¡Cómo nos reímos! - Oído cocina

17 dic 2020

¡Cómo nos reímos! prepara esta semana un plato contra el aburrimiento con todos los ingredientes esenciales del mejor humor español. En la receta del capítulo 'Oído cocina' se combinan chistes, sketches, parodias y gags basados en el mundo de las cocinas.

ver más sobre "¡Cómo nos reímos! - Oído cocina" ver menos sobre "¡Cómo nos reímos! - Oído cocina"
Programas completos (104)
Clips

Los últimos 156 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios