www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5557584
No recomendado para menores de 7 años Cómo nos reímos - Los clásicos - ver ahora
Transcripción completa

Sí, "digui".

Diga, jefe.

¿Información? Sí. ¿Es usted?

¿Sí? -No le había conocido,

Información, ¿qué tal? -Señor.

-Oiga, este señor que está en mi casa...

-¿Cómo es? -¿Es paraguayo?

-¿No me diga?

-¿Por qué no vienes a verme? -¿Sí, seguro?

-¿Al Ministerio tengo que ir? -Sí.

-Por la mañana... -Lo siento, ahora no puedo ir.

-Naturalmente. -Aún así, ¿hay que ir?

-Sí.

-No, no, nunca más lo digo, en mi vida se me ocurre lo de...

-Me he pasado, ¿verdad? Si lo he notado yo también.

-Si no nos da 100.000 pesetas, raptaremos a su esposa.

-¿Sí?

-Sí, a sus órdenes, jefe, sí.

-Han colgao'. Otro día vengo por si acaso,

no vayamos a liarla...

(Aplausos)

(Sintonía "Cómo nos reímos")

(Aplausos)

Señoras, señores, qué programa, qué programa.

¡Los clásicos!

¡Olé, bravo!

Ya lo verán, ya.

(LADRA)

(GRITA CON VOZ AGUDA)

(Risas)

Que ustedes lo pasen...

divinamente...

bien.

¡Los clásicos!

(Risas)

Dice que es un tío que entra chillando en un estanco.

"Diu": "¡Una caja de cerillas!" Dice el estanquero:

"No chille", "diu", "no chille que no soy sordo".

"Diu": "¿Qué las quiere, con o sin filtro?"

(Risas)

Un andaluz entra en una farmacia en Bilbao.

Dice: (CON ACENTO VASCO) "¿Qué te pongo, chaval?"

(CON ACENTO ANDALUZ) "Dame una aspirinita, hijo,

que tengo un dolor de cabeza..." "Ahí tiene, joder,

la que está encima del mostrador, la de muestra. Cinco kilos pesa.

En Bilbao, a lo grande, dame siete pesetas,

lo que vale una pequeña. ¿Qué más te doy?"

"Quería un poquito de jarabe, que estoy cogido del pecho."

"Ahí tiene, joder, el garrafón que está en el suelo.

16 litros, 94 pesetas, lo que vale un frasco.

En Bilbao, a lo grande. ¿Qué más te doy?"

Dice: "Nada más, hijo, porque quería unos supositorios,

pero ya los compro en Sevilla."

Cómo son de burros los muchachos de mi pueblo.

Un día se le acercó uno a don Clemenciano, el párroco,

y le dijo: "Padre, ¿es usted el que aparta a las mujeres del mal?"

Y dijo: "Sí, hijo". "Pues apárteme dos pa'l sábado".

-Dígame, señora, ¿qué le ocurre?

Dice: "En el piso de la casa de enfrente,

concretamente, que se enfrenta conmigo,

hay un señor que toma el sol completamente desnudo."

Digo: "¿Qué dice?" "¡En pelotas!"

Digo: "Señora, ¿cómo puede ser?" "Si quiere usted,

suba y compruébelo conmigo".

Subí con ella, abrió el balcón,

y efectivamente, vi un señor que le daba el sol en el rostro

y en el pecho. Pero le dije: "Señora, ha exagerado usted.

Está tomando el sol, pero le da en la cara y en el pecho, nada más."

Dice: "Sí, sí, súbase usted al armario y verá."

(Risas)

Como lo coja, lo mato. Como lo coja, lo mato.

¿Cuánto cobra para hacer este número?

-600.000 dólar. -No...

-¿"Nol"? -¿Qué hace usted aquí?

-Yo no he visto más pelo en mi vida.

Usted es el hombre de la pradera, ¿se da "cuen"?

-¿Qué coño hace usted aquí? -Soy cinturón negro.

(GRITA)

-Era un loco que estaba en el manicomio,

y el loco estaba todo el día con la oreja pegada en la pared.

-Y pasó el director del manicomio,

y este estaba con el oído pegado a la pared...

-Y le hace el loco: (CHISTA)

-"Ejuande, espitirichán, espitiricandermorer".

-(CHISTA) -"Ejonder".

-El director se acerca... -Y los dos mu' serios, así.

-Pega la oreja a la pared también.

"Diu": "No oigo nada".

"Diu": "Ya, pues así todo el día, oiga".

-¿Se da "cuen"? No puedo.

-Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:

"¿Dónde vas con esta mujer tan fea?" -La más fea del mundo.

Tiene la frente como la lengua de una vaca.

¿Dónde vas tú con ella?

-"Diu": "Mira, con tal de no despedirme de ella

y darla un beso..." -¡Adonde haga falta!

¡Pum, pum, pum!

-¿Usted qué sabe hacer?

La carreta que va delante.

Oh, oh.

Voy a acabar con él.

Cuidadín, cuidadín,

que están los caníbales al otro lado.

-Cazan a un explorador por la selva, se lo llevan al campamento...

-Al poblado de la muerte. -Lo meten dentro de una olla.

-Rápidamente, verduras, papas. -En un momento dado...

-Zanahorias... -Uno de los caníbales

coge un cucharón... -¡Puerro!

-Y le da un cacharrazo en la cabeza.

"Ñaca". -¿Se da "cuen"?

El jefe de la tribu dice: "Danza de la muerte parada".

-El caníbal coge otra vez el cucharón,

"ñaca".

Otro cacharrazo en la cabeza. -Se va pa'l negro:

"¿Por qué le pegas a este hombre?"

-"Diu": "No lo martirices más, hombre."

-Que me voy a cagar en tus muelas. -Si dentro de nada

nos lo vamos a comer. "Diu": "Coño,

se está comiendo las patatas, tú."

-Una mala tarde la tiene cualquiera.

-Deje de hacer el payaso, hombre. -Te voy a partir el "diodeno".

-¿Hay alguien? -Te tengo que decir a ti,

por la gloria de mi madre...

Voy a acabar con los dos, por la gloria de mi madre.

Ay, ay.

-Dice que se encuentran dos amigas y una le dice a la otra...

-¡La Trini, la Trini, la Trini! -La Trini habla de ti por detrás.

-Y dice la otra: "¿Y tú la entiendes?"

(Carcajadas)

-No he terminado todavía.

-¿"Cómor"?

¡Al ataque!

-¿Saben aquel que dice que era una obra en construcción,

un día, al mediodía...? -La 1, a comer.

-Empiezan a abrir las fiambreras y los bocadillos...

-Se metió debajo de un andamio que había allí,

abre ese pedazo de "fistro" de fiambrera...

-Me cago en... -¡Ay!

-¿Otra vez tortilla de patata? -¡Otra vez "lantejas", cobarde!

-Al día siguiente, suena la sirena, hora de comer,

el tío desenvuelve el bocadillo,

"diu": "Ostras, tú, otra vez tortilla de patata".

-¡Otra vez "lantejas", no se puede aguantar!

-Al tercer día, la misma operación, el tío abre el bocadillo:

"Ostras, tú, otra vez..." -¡"Lantejas"!

-Tortilla de patata. -Llena de "lantejas".

-Tortilla de patata. -Y dice este: ¡"Nol"!

-¿Cómo lo tiras sin saber lo que hay dentro?

Dice: "¿No lo voy a saber si me los preparo yo?"

-¿Te das "cuen"? Hasta luego, Lucas.

(Aplausos)

¡Los clásicos!

El perro de San Roque no tiene rabo

porque Ramón Ramírez se lo ha cortado.

(Risas)

¿Qué tal? -Muy bien, fenomenal.

-Dirán ustedes, queridos telespectadores, que cómo...

-...el hombre es el más animal de todos los animales.

-Ello no es de extrañar.

-Queridos telespectadores...

-En nuestros parques...,

en nuestras praderas...,

en nuestras montañas... -En un espacio

que se titula "Fauna".

-Ahí tienen ustedes al tembloroso conejito del bosque.

-Tiene la boca en forma de trompa

con la cual chupa las sustancias jugosas y azucaradas

de que se alimenta.

-Dirán ustedes... -Que le da olor y color...

-A un... (BALBUCEA) -En lo más profundo

de las selvas africanas.

-Dos mil moscas acudieron... (INCOMPRENSIBLE)

-Oye, muchacho , ¿en este pueblo hay conejos?

Y dijo: "Uf, conejos, uf.

Precisamente, ese es el problema de este pueblo,

que está así, así de conejos, to'l campo.

Se están comiendo las huertas y todo,

y las cosechas.

Hay que acabar con todos los conejos que hay por el campo."

Y fueron de caza, y todo el día arriba y abajo,

y ni un conejo.

Y por la noche, fueron a la cantina.

Estaba el muchacho ahí.

Y dice un cazador: "Tú eres tonto, niño, tú estás...

¿Pa' qué dices que hay conejos aquí si no hemos visto ninguno?"

Y dijo: "Qué cosa tan rara, porque se pasan toda la noche:

Cri-crí, cri-crí, cri-crí..."

Tiempo para la risa y la carcajada con Paco Gandía.

Dice: "Niña, ¿dónde vas con ese gato?"

Dice: "Ahí voy, a darle un bañito".

Dice: "Pues ten cuidao', que estos animales son mu' delicaos',

que en el momento que se mojan, se mueren".

Efectivamente, cuando salió del agua,

el gato estaba más tieso que el hocico de un becerro.

Dice: "Te lo estaba diciendo, que na' más que lo mojaras,

se moría."

Dice: "Pues mira, no se ha muerto al mojarlo,

se ha muerto al escurrirlo, ¿sabes?"

-Uno de Lepe, montado en un burro, le dice otro:

"¿Qué le pasa la burro, que va llorando?"

Dice: "Que me ha pegao' una patada y le he pegado yo otra".

-91,

92, 93,

94...

-Un partido entre los insectos y los elefantes...

-95,

96, 97...

-En el primer tiempo, iban ganando los elefantes

por 80 goles a cero.

Pero, en el segundo tiempo,

salió el ciempiés y le metió 100 goles a los elefantes.

-98,

99...

"Diu": "¡Ostras, si es un ciempiés!"

-Le decía el entrenador: "Sinvergüenza,

¿por qué no lo has sacado antes?"

Dice: "Yo lo iba a sacar, pero es que se estaba poniendo las botas,

¿qué quieres que haga, hombre?"

-Humor del bueno, humor del de risa, de sonrisa,

humor del de carcajada...

-Oiga, mire, no más, ¿qué vale ese loro?

Dice: "Bueno, pues ese loro vale 500.000 pesos."

"¿500.000 pesos? Oiga, es muy caro." "Bueno, es que este loro

sabe escribir a máquina, habla inglés, francés...

En fin, es un loro que es una maravilla.

Además, sabe contabilidad."

Dice: "Ah, ¿y ese loro?" Dice: "Ese vale 800.000 pesos".

Dice: "¿Cómo, 800.000 pesos? ¿Y este qué hace?"

Dice: "Este nada, pero es el jefe del otro".

(Risas)

¿Saben aquel que dice que es un tío que se presenta en una empresa...?

-Yo venía a contratarme. -¿Qué sabe usted hacer?

-De todo. -A ver, demuéstremelo.

-Buenas, mire, yo venía por el anuncio del periódico

de esta mañana.

-¿Es aquí donde anuncian que hace falta un director?

Dice: "Pues sí, señor".

-"Diu": "Sí, señor". -"¿Entiende usted de esto?"

Dice: "Yo, no".

-No, no, no, esto no es suficiente, aquí buscamos gente

que no sepa hacer nada, absolutamente nada,

nada de nada. -¿Y... para qué?

-¡Hombre, pa' trabajar aquí, en esta oficina!

-"¿Pues no quiere usted estar de director?"

"Sí, pero yo no entiendo".

-Pero, hombre, pero, hombre... -Mira, aunque sea...

de director de cualquier cosa.

-Digo: "¿Qué experiencia tiene usted?"

"Diu": "¿En qué?"

-Esto es muy fácil decirlo. -O consejero delegado o...

-Vamos a ver, a ver... -O director de finanzas, yo qué sé.

-"¿Usted ha estado de director en algún sitio?"

Dice: "No, señor".

-"¿Y dónde ha trabajado usted últimamente?"

"Diu": "No, yo no he trabajado nunca."

-Es que, claro...

-Digo: "Vamos a ver, ¿usted qué sabe hacer?"

Digo: "Nada".

-"¿Cómo viene usted a buscar aquí un trabajo de director...?"

-Pero el anuncio ponía:

"Inútil presentarse sin referencias".

-Perdone.

Buenos días, buenos días.

-¿Quién era? -El jefe.

¡Los clásicos!

Cocouaua, cocouaua,

coco, cocoua.

Pero el mundo sigue riendo,

esta noche con...

¡Cassen!

(Aplausos y vítores)

(Música de banda)

¿Qué hay entre la risa y el llanto?

-Lo que hay entre la risa y el llanto...,

la nariz.

-¿Me puede decir qué es un chiste? -Un chiste...

es una historia que nos produce risa siempre que uno mismo

no sea el protagonista.

-¡No comprendo por qué no te gusta venir al colegio!

-No, si venir sí me gusta, lo que no me gusta es quedarme.

-¡Se acabó! -¡Se acabó!

-¡Ya no aguanto más! -¡Pues yo tampoco!

-¡Quítate de mi vista! -¡Quítate de mi vista!

¡Pues no me quito! -¡Y voy a escribir a tu padre!

-Es igual, no sabe leer.

"Oiga, soy el vecino de abajo. ¿Podrían prestarnos el tocadiscos?"

"Ah, ¿quieren bailar?" "No, queremos dormir".

(Risas)

-¿Qué es el matrimonio? -Impugno la pregunta.

A mí, pregúnteme de montañismo, mire usted.

Efectivamente... (BALBUCEA)

Si la montaña no va a ti, tú vas a la montaña,

con el morral, ¿verdad?, porque las personas que se encuentran

en la montaña...

-Diga. (MUJER) ¿Oiga?

-Diga. -Oiga.

-Diga. -Oiga.

-¡Diga! -¿No me oiga?

-¿No me diga?

-¿Qué es el matrimonio? -El matrimonio...

es el puerto donde anclan dos barcos...

-Ah. -De guerra.

(MUJER) ¿Oiga? -Diga.

-¿Vive ahí la señora de Pérez? -No, aquí Pérez vive de la señora,

que no es lo mismo.

-Usted está loco. -No, loco no.

En todo caso, histérico. -Bueno, es casi lo mismo.

-No, no, pues no hay diferencia...

Un loco dice: "Dos y dos son cinco".

Y un histérico dice: "Dos y dos son cuatro,

pero ¡no lo soporto, no lo soporto!"

Hay mucha diferencia.

¿Dígame? (MUJER) ¿La zapatería?

-Sí, aquí la zapatería, diga. -¿Tiene zapatos del 36?

-No, de la guerra no nos queda nada ya.

-¡Dime una palabra que empiece por jota!

-Hoy. -¿Hoy?

-Que es jueves.

(Risas)

Vean ustedes cómo mataría al toro un jugador de billar.

Diga. -¿El supermercado?

-Sí, aquí el supermercado. -Tráigame un kilo de bacalao.

-No tenemos.

-Bueno, pues mándeme un kilo de jamón.

-Se nos ha terminao' el jamón. -Pues un kilo de queso.

-¡Tampoco hay! -¡Váyase a freír espárragos!

-No tenemos aceite.

-Tú cantas, ¿por qué? -Porque cantando,

se alegran, cielito lindo, los corazones.

-¿Te consideras un cantante de primera fila?

-Sí, soy un cantante de primera fila.

-¿Sí? -Porque desde la segunda,

no se me oye nada.

Mai, mai, mai, yilaila.

Guay, guay, guay,

yilaila.

Siempre hay

por quién sufrir

y a quién amar.

Cuánto me quieres,

si me extrañas

o me engañas,

solo sé que vi llover,

vi gente correr,

y no estabas tú.

(Aplausos)

¡Los clásicos!

¿Te has dao' "cuen"?

Le dijo a la olla exprés,

una sartén mu' tiznada,

le dijo a la olla exprés,

no presumas con tu pito

que yo también me sé hacer

mis papas con huevo frito.

Dice que es un tío también que va a un restaurante,

a comer...

-¡Dame un filete!

Le pone ese pedazo de filete "serxual"...

-Y cuando ha terminado, va el camarero y le "diu"...

-¿Cómo, cómo ha encontrado usted el filete?

-Por casualidad, debajo de una patatita,

allí estaba.

-El inventor de la patata soy yo. -¿Usted?

-Sí.

-¿Cómo se llama usted? -Me llamo...

Me llamo monsieur Patatua.

-¿El inventor de la patata no fue monsieur Parmentier?

-No, Parmentier no, Parmentier. -Parmentier.

-Repite conmigo: Parmentier. -Parmentier.

-Expulse: Parmentier. -Expulso, fuera, fuera.

-Parmentier, Parmentier. -Parmentier.

-Parmentier, eso. -Parmentier.

-Parmentier, el inventor de la patata...

Él inventó la monda. Yo inventé lo de dentro,

la parte de dentro.

-A mí, como más me gustan las patatas, son vivas,

recién cazadas, como las novias, recién "cazadas".

-¿Sí?

No eches piropos a nadie.

Ayer besé a una morena,

y me di cuenta muy tarde

que era un tío con melena.

Dice: "Te espero a las 11:15 y nos vamos de safari".

Mira, uno de ellos, con el casco, la escopeta, las balas...

El otro, con un traje..., maquillao',

con peluca.

Y dice: "Pero, mariquita, ¿dónde vas?, que vamos a un safari.

Si sale un león, ¿qué?" Dice: "Ya, lo he pensao',

pero ¿y si sale Tarzán?"

(CON VOZ AGUDA) Sí, sí, no te rías, que se va a vender todo.

(CON VOZ AGUDA) El otro día, entré en... en una zapatería,

y le dije... y le dije a la dependienta:

"¿Tiene usted zapatos de cocodrilo?" Y me dijo: "No".

Entonces, yo dije: "Cocodrilo, vamos, que no hay zapatos pa' ti."

¡Se va a vender to', to', to'!

(Música de guitarra)

Ahora en los bloques de viviendas ya no se conoce nadie.

Además, to' el que llega, se equivoca,

porque el otro día llegó uno

con una mascota calada hasta las cejas,

una barba postiza, gafas negras,

el cuello de la gabardina levantado, y llamó a una puerta...

-¿Quién es?

Ay, ¿quién es?

Y dice este: "Las palomas...

vuelan al amanecer".

Y dice el portero:

"Ya te he dicho 20 veces, cobarde de la pradera,

que el espía vive

en el 5 D."

(Risas)

Hasta luego, Lucas.

-Un tío, que estaba en la platea,

y las piernas le colgaban a las butacas de delante,

los brazos le colgaban por detrás,

estaba todo espatarrado...

-Y viene el acomodador: "Colóquese".

Y dice el gachó: "(BALBUCEA)" "Colóquese".

"(BALBUCEA)" "Colóquese, o llamo a la Policía".

Dice: "¿A la Policía? Llama a una ambulancia,

que me he caído del gallinero." Huy, la que se dio.

¿Saben aquel que dice que eran dos amigos que iban por la calle?,

y en un momento dado, uno le dice al otro:

"Nano, nano, mira, un reloj".

-Quieto, que es el mío, que se me adelanta.

(Música yeyé)

Tres mexicanos que estaban fumándose un cigarro de esos extraños

que hay ahora, esos cigarros que se fuman por ahí

y que dan unos efectos un poco raros.

(Música de organillo)

(ACENTO MEXICANO Y EBRIO) "Éntrale, viejo, que no perjudica."

Dice: "No, no, que perjudica".

Dice: "No entramos en que eso perjudica".

"Pues no perjudica, viejo, mire no más."

(Música de organillo)

(Silencio)

Digo: "Voy a comprar el Banco de España".

Y dice el segundo: "Pásamelo".

¡Di que bailé por cosas...!

Pues yo voy a comprar toditas las fincas que hay en México,

pero todas.

Digo: "Y yo, la isla de Escorpios".

Dice: "Éntrale, que no perjudica". Y dice el más pequeño:

"Bueno, trae, que ya veo que no perjudica".

Coge...

Digo: "No vendo, nano, no vendo". -"No vendo nada".

(Risas y aplausos)

Había un tipo con una boina, calada hasta los ojos,

en la estación, hace unos días,

que estaba yo esperando a un amigo, estaba en la estación,

y le decía al jefe de estación:

"Este... Digo yo una cosa: El tren que viene del norte,

¿a qué hora entra?" "Sí, hombre, venga para acá,

venga, sí, hombre, vamos a ver.

A las 8." "Gracias".

"Esto, ¿cómo diga yo? ¿Y a qué hora entra el tren de Madrid?"

Dice: "A las 4 y media, señor."

"Esto, mire, ¿y a qué hora sale?"

"A las 6".

-"Este, una cosa na' más, y el de Extremadura,

¿a qué hora entra?" Dice; "¡Pero bueno, pero bueno!

¿Es que se va a montar usted en todos los trenes?"

Dice: "Yo no, es que quiero cruzar las vías

y no quiero tener un disgusto."

¡Los clásicos!

Para mí, un maestro del humor, de ahora y de siempre,

es Miguel Gila.

-Ríanse absolutamente de todo con...

-Gila. -Gila.

-Gila. -Gila.

-Gila. -Gila.

-Y les dejo con... Gila.

(Risas)

Es que le añado el IVA.

Imagínense cómo hablarían las señoras si fuesen a la guerra.

Soy la fusilera del amor.

Menchu, ¿cómo estás?

Soy Maripi.

Sí. Oye, ¿vosotras vais avanzar mañana?

Sí, creo que hay un avance a las 11.

Pues hija, no sé qué hacer, porque tengo unos pelos...

(Risas)

¿A ti te has dado caballo?

Pero ¿usado?

Hija, no te montes, sabe Dios quién se habrá montao' en él.

Claro.

Bueno, ¿qué sabes de Piluqui?

Sí, que decía que era espía.

Mentira, hija, una cotilla.

Claro, porque una cosa es decirle a las enemigas

dónde tenemos el polvorón, este..., el polvorín,

¿comprendes?,

y otra cosa es decirle los años que tenemos todas.

¿Qué te parece?

Sí.

Huy, si la vieras, no la conocerías.

Mira, está que no cabe en el tanque.

Bueno, reina.

Entonces, si avanzas, me avisas.

Con zapato bajo y sin medias, claro.

Sí, porque la última vez, me enganché en una alambrada,

hija, pa' tirarlas.

Bueno, reina, que lo mates bien.

Adiós, adiós.

Qué ricas son las mujeres.

Algunas, porque yo tengo un amigo que siempre que le digo:

"¿Qué tal está tu mujer?"

Me dice: "¿Comparándola con quién?"

Las pirañas son como los boquerones, pero con una mala uva...

Metes el pie en un río pa' ver cómo está el agua,

y sacas el muñón, por aquí.

El Amazonas...

es como la Casa de Campo, pero a lo bestia.

Pero me gusta mucho viajar.

Cuando uno entra al avión,

lo palpan, lo pasan por un detector de cosas...

A uno le sacan la pasta del tubo de dientes.

A mí no me molesta que me saquen la pasta del tubo de dientes,

lo que me molesta es tener que meterla dentro otra vez,

porque eso lleva muchas horas.

Miguel Gila, si no fuera por el idioma, si hablara inglés,

y se llamara Michael, por ejemplo, don Michael Dilan,

-Dilan. -Sería... Sería mundial,

sería un artista mundial.

"¿Tienen ustedes gafas de sol?"

Y decía el dependiente: "Tengo unas muy buenas,

las polarizadoras, que polarizan el rayo solar,

siempre que no sea superior a los 37 grados

de inclinación visual, es decir,

que no le den en la retina directamente,

sino que, de una forma cóncava, expulsan el reflejo

hacia el exterior y lo anulan".

(Risas)

"Pero ¿se ve?"

(Risas)

"Son gafas americanas".

"¡Ah, americanas, qué buenas, démelas!"

Y las llevábamos, encontrábamos un amigo en la calle,

y le decíamos: "Me he comprado unas gafas que polan..."

Y decía el amigo: "¿Que polan qué?"

"El relufao, que no..., no...

no te calurcia en el miloncho, o sea, te..."

"Te angulan el ojo y se refractaria".

Y decía el amigo: "Pero ¿qué te has comprao', un tractor?"

"Como tu ojo es bobelo, el sol se te recóncava dentro."

"Gafas polizosas".

"Gafas polirzosas".

"Tu ojo es bóbelo, ¿no?

Pero si tú lo refractarias con un vidrio porlizo,

el sol se da contra él, luego, allá el sol."

"Que me he comprao' unas gafas americanas."

"Ah, americanas, ¿dónde?" Y se compraba otras el imbécil.

¿Saben aquel que dice que es un tío que va a una óptica?

Digo: "Oiga, querría unas gafas".

"Diu": "¿Qué las quiere, para ver de cerca o para ver de lejos?"

Digo: "No, para ver por aquí, por la provincia de Huesca."

(Risas)

-Pero pruébese usted esto, hombre.

Póngaselo.

¿A ver?

¿Ahora qué tal?

-Muy bien, ¿y usted? -No, no, ¿que qué tal ve ahora?

-Ahora nada, ahora no le veo nada.

-¿A ver dando la vuelta? ¿Ahora qué tal?

-Sí, ahora ya le veo a usted mejor, le veo como más de frente.

-Sí, es otra cosa.

-"Calla, hombre, calla, tengo un disgusto."

"Pero ¿qué te pasa?" "Nada, mi suegra,

la hemos enterrao' antes de ayer.

Un disgusto tremendo. Mi hijo se ha caído de una moto

y se ha roto las dos piernas, fíjate.

Y mi hija, ayer, se ha divorciado, con tres hijos que tiene.

Y a mi mujer, la hemos ingresado hoy en cuidados intensivos.

Una cosa de miedo.

Y luego, yo he ido al trabajo y resulta que estoy despedido."

Dice: "Vaya, hombre. ¿Y no tienes nada a la vista?"

Dice: "¿Qué quieres que tenga, cataratas?"

-Digo: "Oye, ¿sabes quién se ha muerto?"

Digo: "¿Quién?" "Diu": "El Anselmo".

"¿De qué?" "Diu": "De cataratas".

"¿Le operaron?" "Diu": "No, le empujaron, tú."

Es deseo de TVE...

(Teléfono)

Perdón.

(Teléfono)

¿Diga?

¿Cómo...?

Sobrio, demasiado.

Sí, está contenido porque me han dicho que...

que estuviese elegante, que...

que esté suelto, pimpante,

alegre, desenfadado...

Y es que yo

amo a la vida y amo el amor,

soy un truhán, soy un señor,

algo bohemio y soñador.

Y es que yo

amo a la vida y amo el amor,

soy un truhán, soy un señor,

y casi fiel en el amor.

Unos que vienen...

y otros que se van.

Oye, Andrés, ¿me vas a dejar trabajar de verdad?

-He conocido gentes tan bellas que han dicho:

"Julio, Julio. Julio..."

Quedó grabado dentro de mis oídos.

Tiré tu pañuelo al río

para mirarlo

cómo se hundía.

Señor don Julio Iglesias,

se le acusa de tirar pañuelos al río. ¿Por qué?

¿Qué tiene que decir a esto? -Corrobore, corrobore.

Tiré tu pañuelo al río para mirarlo cómo se hundía.

Ahí, ahí.

¿Ve cómo corrobora?

-Se fue yendo despacito, como tu amor, pero, pero...

Pero ¿qué? ¿Cómo sigue?

Se fue yendo despacito

como tu amor,

pero el río

hundía...

Exactamente, pero si se fue yendo despacito es porque tenía piernas.

-No, protesto. El pañuelo puede irse despacito arrastrado

por la corriente del río. -¿De qué río?

-De los peces de colores. -No empecemos.

-Usted fue el que empezó. -Pero ¿a mí de qué se me acusa?

No sé de qué se me acusa. -¿Y todavía lo pregunta?

¿Y todavía lo pregunta?

-Este hombre va a resultar un cínico.

-Bueno, usted no tiene por qué insultar a este cínico.

Te recordaré

en mi soledad, en el nido aquel

que quedó sin luz.

-Qué bien cantas, Julio, hijo, qué bien cantas.

-Yo no soy, es él, es él, es el otro.

Que ya no eras mía.

-Pobrecito, Julio, que todo esto era una broma.

Era una broma, nada más.

Porque quien canta bien es toda aquella persona

que reúne las condiciones tuyas para cantar

como es debido.

-Pero, como el pájaro pinto. -Sí, como el pájaro pinto

y como el ñandú. -Pero, claro,

el pájaro pinto y todo y luego empezamos

con el 14% de descuento y tal...

Pues nada, que este hombre, al final, sale por un pico.

-Por un pico de oro, un pico de oro, que es lo que tienes tú, Julio.

-¿A qué viene el "ja, ja", a qué viene?

¿A qué viene?

¿Es que va a haber cachondeo con el cante?

Es que la culpa la tengo yo por meterme a cantar

cante grande aquí.

Perdonadme, pero es que no estáis preparaos' pa'l cante grande.

Na' más que pa'l yeyé, pa'l cuento, pa'l hippismo

y pa'l pelotazo.

(CON TONO AGUDO) (CARRASPEA)

Pruebe el whisky Zarzás.

Primero, lo beberá con agua;

después, lo beberá sin agua;

luego, lo beberá como el agua.

No olvide, sus mejores castañas con whisky Zartás.

(Música jazz animada)

¡Que no decaiga!

-Dame otro vaso de agua.

-Pero, bueno, te estoy dando vasos de agua constantemente

y luego los tiras al suelo. -Pero si no son para mí.

Son para ver si se espabila este cliente,

que está como una cuba, no se tiene de pie.

¿No le ves? -¿A ver?

-¿No te das cuenta? -Madre mía.

-(EBRIO) Y dicen que la cara es el espejo del alma.

A que te rompo el alma.

-(CANTURREA) Suave que me estás matando

que estás concluyendo con mi juventud.

¿Que no? Toma. ¡Huy!

Ya podréis, dos contra uno...

(EBRIO) Soy una mariposa que va volando de flor en flor.

Coñac La Parra,

el que lo bebe, la agarra.

(BALBUCEA)

Ya que una copa de este magnífico coñac,

será su único deseo.

Salud.

Um...

(BALBUCEA)

Qué placer al paladar, qué sabor.

Salud.

(BORRACHO) Otra copa de...

¡Mentecato!

(BORRACHO) Coñac La Parra, ¿sabes lo que os digo?

Para el Coñac La Parra, vete a...

Saben aquel que dice que era un borracho

que estaba tendido en el Paseo de Gracia por el suelo,

en eso que va un guardia urbano y dice: "¿Qué hace usted aquí?

Deje de hacer el payaso, hombre".

Dice: "Verá usted, señor agente,

es que todas las casas me dan vueltas, ¿sabes?

Y estoy esperando que pase la mía para meterme dentro.

Payaso, payaso, payaso...

Aunque no quieras tendrás que reírte.

El padre es al que más le gusta el vino del mundo,

cómo le gustara el vino al padre,

que el otro día tenía un vaso en el bar para tomárselo

y le cayó un mosquito,

metió la mano dentro y lo sacó, y dice:

"Suelta el buche que te has bebido que te voy a matar".

Un borracho que llega a su casa y no estaba la mujer y dice:

"Mi mujer hace unas guarrerías españolas después de las comidas".

¡Al ataquerr!

Y llega a la comisaría y dice:

"Comisario, vengo a denunciar a mi mujer

porque mi mujer ha hecho una guarrería

con el cuerpo humano".

¿Cómorr?

"Mi mujer se ha acostado

con todo el bloque entero, comisario".

"Con los 28 vecinos".

Y dice el comisario muy serio: "¿Cómorr?"

Y dice: "Bueno, comisario, ¿para qué lo voy a engañar?

Menos con el portero".

Dice "¿Qué pasa con el portero?" Dice: "Que es automático".

Tiempo para sonreír.

(Música)

Tiene gracia, ¿no? Tiene gracia, ¿no?

¡Gol!

Muy amable, muchas gracias.

¡LOS CLÁSICOS!

Vamos a presentarles a un humorista nuevo,

creo que esta es la primera ocasión

que tiene de presentarse en televisión,

en Televisión Española,

se llama Arévalo.

Ahí está.

Iban cinco o seis por el monte,

paseando por el campo de Andalucía

y entre ellos, iba uno con una pata de palo,

entonces dicen: "Un toro, que se ha escapado un Mihura".

Sale toda la gente corriendo y el de la pata de palo no veas,

de repente está húmedo el terreno y hace...

Mete la pata hasta aquí y dice:

"Madre mía de mi vida, que viene el toro",

el toro por ahí y le dice:

"Mira a ver si puedes coger a alguno de aquellos,

que a mí me tienes seguro".

Un bilbaíno que tenía la fama de ser muy fuerte,

precisamente se cae de la Torre Eiffel de París,

y pega un bilbainazo en el suelo de miedo, "puf",

toda la gente a ver lo que le había pasado,

y dice: "Me cago en la mar, si no llego a ser de Bilbao me mato".

(ACENTO MEJICANO) Ándale hermano, ¿está el patrón?

Dice: "Pues no, salió de entierro". Dice: "¿Y tardará mucho?"

Y dice: "Ah, pues no sé, porque iba dentro de la caja".

"Pero cómo dentro de la caja, si ayer estuvo tomando tequila

conmigo por la calle e iba repartiendo vida".

"Pues ya ve, la repartió toda".

Se marcha muy afectado y se va a un bar,

"Ponme un tequila que se ha muerto mi compadre, con lo macho que era,

porque mi compadre sí que era macho",

dice: "Oiga, aquí, en Méjico somos todos machos,

aquí, en Méjico somos todos machos, pero que muy machos,

aquí, todos machos", y había allí un andaluz y dice:

"Pues mire usted en España no.

En España somos la mitad hembras, la mitad machos,

y lo pasamos de narices".

Si yo fuera reina de la luz del día.

Yo de momento noto como un dolor,

y me voy a mirar el dolor y no tengo.

Dice el médico: "Toma esta receta de esta pomada,

vas a la farmacia, la compras y haces que te la pones,

pero no te la pones".

Creo que podría contar uno para despedirme que es muy simpático,

saben ustedes que en Cataluña tienen un poco fama de...

De guardar un poco el dinero.

En una empresa muy importante, el director de la empresa

manda subir precisamente a un vendedor,

que llevaba mucho tiempo siendo el mejor vendedor de la empresa,

sube un poco asustado y dice el empresario:

(ACENTO CATALÁN) "Escolti, Jordi, que como eres tan buen vendedor,

la empresa te ha hecho un talón de un millón de pesetas,

y como sigas vendiendo como lo estás haciendo hasta ahora,

el año que viene hasta te lo vamos a firmar, ¿eh?"

Señoras y señores, pasemos a los distintos "sketches"

del programa de hoy.

Queridos ciudadanos, vamos a enseñar cómo hacer

que los empresarios inviertan en España,

para que nos entiendan en la Unión Europea,

mi compañero va a traducir todas mis palabras al francés

y ustedes comprenderán que es una lengua que domina a la perfección.

(IMITA EL FRANCÉS)

-Comenzamos. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Empezamos. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Arrancamos. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Socarramos. -(IMITA EL FRANCÉS) So cabrón.

-Eso te lo has inventado. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Para llenar un vaso de agua. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Es imprescindible que el vaso esté vacío.

-(IMITA EL FRANCÉS)

-Para captar inversores, -(IMITA EL FRANCÉS)

-es muy importante que la prima de riesgo baje.

(IMITA EL FRANCÉS)

-Porque si está lleno... -(IMITA EL FRANCÉS)

-ya no se puede llenar. -(IMITA EL FRANCÉS)

Para mejorar nuestra imagen de cara al exterior,

Alemania tiene que dejar de criticarnos.

(IMITA EL FRANCÉS) Merkel...

(CANTAN)

¡Cállense que estamos trabajando, un respeto al artista!

Pero qué al artista y a ti, también.

Y los políticos dejar de pelearse.

(IMITA EL FRANCÉS) Los políticos al rincón de pensar

o a mamarla a Parla.

-El vaso deberá estar vacío, -(IMITA EL FRANCÉS)

-en sentido vertical. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Con abertura hacia arriba. -(HACE SONIDOS GUTURALES)

-Hacia el techo. -(IMITA EL FRANCÉS)

Porque si está con la abertura hacia abajo,

(IMITA EL FRANCÉS)

vean que no se puede llenar. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Bien. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Bien. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Bien. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Bien. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Imaginemos. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Supongamos. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Por ejemplo. -(IMITA EL FRANCÉS)

(CANTURREAN)

-Que ponemos, -(IMITA EL FRANCÉS)

-el vaso en sentido horizontal. -(IMITA EL FRANCÉS)

Ocurrirá poco más o menos, lo mismo.

(IMITA EL FRANCÉS)

Porque si no ponemos un poco de orden.

(IMITA EL FRANCÉS)

Esto es un país de pandereta.

(IMITA EL FRANCÉS)

Por tanto, -(IMITA EL FRANCÉS)

-nosotros cogemos el vaso así. -(IMITA EL FRANCÉS) Cojones...

¡Ay, perdón, pido humildemente perdón!

He dicho una barbaridad, se dice así: (IMITA EL FRANCÉS)

Vaso vacío, vertical... -(IMITA EL FRANCÉS)

-Abertura hacia arriba, -(IMITA EL FRANCÉS)

-porque si la jarra no tiene agua. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Vean que tampoco se puede llenar. -(IMITA EL FRANCÉS)

-Y finalmente, lo más importante. -(IMITA EL FRANCÉS)

Si no estuviera sobre la misma vertical.

(IMITA EL FRANCÉS)

Observen la tontería.

(IMITA EL FRANCÉS)

Reducir las inversiones fiscales a los empresarios.

(IMITA EL FRANCÉS)

¿Que vienen? Eso que nos llevamos por delante.

¿Que no vienen? Eso que llevamos por detrás.

Y ya podemos hacernos ricos.

(IMITA EL FRANCÉS)

(HABLAN A LA VEZ)

...hasta hacer que la abertura coincida con el vaso.

¡LOS CLÁSICOS!

¿Te das cuen?

Señoras y señores, vengo de Sevilla y...

Jajaja, con el Pepe da Rosa, jijiji, con el Pepe da Rosa.

¿Cómo estás, Pepe? -Muy bien, ¿y tú? Fenómeno.

-Muy bien. Pepe da Rosa es una nueva estrella

que ustedes conocen ya muy bien,

dentro del firmamento del humor español,

y por si fuera poco, echándole esa gracia sevillana que tiene

a todo lo que hace. -Muchas gracias.

Robaron un camión de chirimoyas, aquí el Teniente Kojak.

Aquí el teniente Kojak de servicio,

en plena vigilancia contra el vicio.

Que nadie se me ponga en plan chuleta.

Aquí se me obedece y se respeta

o formo un estropicio.

Yo soy detective inteligente,

por eso, en vez de cabo, soy teniente.

A mí ni se me engaña ni se enrolla,

no quiero que de mí diga la gente

que soy un jili-kojak.

Según un comentarista de la TVE en conexión con la BBC,

ni la KGB ha tratado con la CCOO ni la UGT,

la intervención del FBI en el asunto de la OLEP y la LOAPA,

para el posible ingreso de España en la CCE,

ya que la OEA discute con el ININ el ingreso en la OTAN

y la NATO se opone a que la UEFA presione a la FIFA

en favor de la AFE.

Se busca que hay un caso y tiene tongo...

¡Al teniente Colombo!

Se pone arrastreá, que no se fía,

igual que un perro en una cacería.

Se mete por el ojo de una aguja,

se fija en una simple tontería y da con el granuja.

A mí que este Colombo me empepina,

me gusta, me entretiene, me domina,

y pienso, como muchos ciudadanos,

pa verlo trabajar sin gabardina,

¡ya llegará el verano!

Atención, "please".

Un banco de Chicago han atracado,

¡que busquen a Mac Cloud!

Que busquen a Mac Cloud por donde sea.

El jefe está que chilla y que berrea,

y en vez de presentarse como un rayo

las calles de Chicago pisotea,

montao en un caballo.

Lo malo, como tiene esa manía,

es el follón que forma cada día,

y en vista de que sigue el cachondeo

al pobre de su jefe cualquier día

lo mata de un cabreo.

Lejos de mi tierra hispana me pongo a considerar,

qué lejos que está Triana.

Y lo lejos que va a estar.

Hay que ver la gente cómo está con J. R.

Yo comprendo, lo pienso y me figuro

que el que esté siempre en apuros,

sin tabaco y sin un duro, estuviera preocupado.

Pero no puedo entender porque no quiero,

que un fulano con dinero, ganadero y petrolero

esté siempre cabreado.

Y qué familia tan complicada,

con lo que tienen que no carecen de nada.

Cuánto jaleo, cuánto follón,

aquí hay más lío que en la Roma de Nerón.

Del Cabo de Gata al de Finisterre,

hay que ver la gente como está con J. R.

Del Cabo de Gata al de Finisterre,

hay que ver la gente como está con J. R.

La gente tienen en sus deseos,

Porque nadie está conforme con lo que tiene.

los feos desean ser guapos. -Y el alto quiere ser bajo.

-Los guapos desean ser ricos. -El rubio quisiera ser moreno.

-Lo pequeños, altos. -El soltero quisiera estar casado.

-Los gordos, delgados. -El moreno quisiera ser rubio.

-Lo tontos, listos. -El casado quisiera estar muerto.

-Los débiles, fuertes.

-Nadie está conforme con lo que tiene.

-El mundo ha cambiado mucho. -Es una época rara, vamos.

¡LOS CLÁSICOS!

¡Al ataquerr!

¡Al ataquerr!

¡Pecadorr!

Bueno, uno que iba por la calle,

uno que iba por la calle con un dolor de muelas,

llorando.

"Ay, qué dolor de muelas.

Ay, qué dolor de muelas." Dice: "Tómate una aspirina."

Dice: "Me he tomado dos." Y dice muy serio:

"A mí cuando me pasa eso que te ha pasado a ti,

ese dolor de muelas, me voy para mi casa

sin hablar con nadie,

cojo a mi mujer,

no la dejo hablar

y le hago una 'guarrerida' en el 'diodeno' del cuerpo humano

y se me quita el dolor."

Y dice este: "¿Tú crees...

que tu mujer estará ahora en tu casa?

¡Cobarde!

Una manifestación de mujeres que se hizo aquí en Madrid

en 1970 pidiendo trabajo para los maridos.

"Queremos trabajo para ellos.

Por favor. ¡No hay derecho!"

Y ahora se ven los maridos detrás con una pancarta muy grande,

y ponían unas letras que decían:

"No hacerles caso a las hijas de puta que van borrachas."

¡Al "ataquer"!

"¿Cuánto tiempo llevamos casados?" Y dice la mujer muy seria:

"50 años llevamos casados."

Este hombre sin poder respirar.

"¿Y en los 50 años tú me has engañado alguna vez?

¿Has hecho una 'guarrerida' aquí?"

Y dice la mujer: "¿No te da vergüenza cómo te he cuidado

y cómo te estoy cuidando? ¿Cómo te he tenido de limpio?

¿Cómo has comido? Que has picado más que un pollo en agosto."

Comía en una bañera. "Antes de morirme

dime si me has engañado tú alguna vez."

Y se queda la mujer muy seria y dice:

"¿Y si no te mueres, cobarde? Me voy a cagar en tus muelas."

Esto no es de aquí.

Esto no vale nada.

Esto no tiene gracia.

Esto es una noche para pasarlo feliz, contento...

One, two, three,

One, two, three.

Al right.

Pajarísimo.

Pa, pa, pa, Pajares.

Pa, pa, pa, Pajares.

Lo mío no es el chiste, de verdad,

a mí me han elegido en esta ocasión para lo mío.

Lo mío es presentar,

lo de los chistes es ya una cosa secundaria.

Me han dicho: "Tú sal y presenta que es lo tuyo,

que tú tienes buna dicción, puedes hablar bien."

Y esta es mi labor, es para lo que estoy ante ustedes.

Presentar ante ustedes a un gran cantante

que es alemán y me han dicho... Además, yo hablo alemán,

la pronunciación es buena.

"Comisantenenguntasnojaso".

Hay que ver con qué cara votan la mayoría de los españoles,

es increíble.

Votan pálidos, oye.

Nadie entra diciendo: "¿Dónde está la urna?

¿Dónde está la urna que yo voto? ¿Dónde está la urna?"

Nadie, nadie.

Todo el mundo entra sobrecogido diciendo al de la ventanilla

o al de la mesa diciéndole: "Por favor, si es tan amable,

¿podía indicarme a ver dónde...?

Es que como hay tantos partidos, está el POS, el TS y el RTS...

Un amigo mío se ha hecho un lío y ha votado a la RENFE.

Pa, Pajares.

Pa, pa, Pajares.

Na, na, na, na, na.

Na, na, na, na, na, na, na.

¡Canta Chiti, canta para todos nosotros!

Na, na, na, na, na, na, na, na.

¡Canta! ¡Canta!

¡Canta como tú sabes hacerlo!

(CANTA ININTELIGIBLE)

¡Canta!

Ciao, ciao bambina,

arrivederci, sempre per te.

¡Canta!

(CANTA ININTELIGIBLE)

(OFF) ¡Los clásicos!

La televisión se puede hacer en color o en blanco y negro.

Bueno, se puede hacer en infinidad de colores, en todos.

En verde, en amarillo, en rosa. -No, aquí en España solo en blanco.

Y en América, por el problema racial,

se hace en blanco y en negro. -Ah, claro.

Resulta que yo soy el novio de su hija.

Ah, ¿sí? ¿Cuál de ellos? -El formal.

Ah, ¿es usted formal?

Sí, mire.

Ah, sí, sí es usted formal, sí. ¿Y está muy enamorado?

Pues sí, mucho. -¿De quién?

De Bruna, de su hija, de Bruna.

Ah, Bruna, Brunita... Ya sé quién dice, hombre,

la célebre Brunita. Ya me acuerdo de ella, mi hija.

Parece que la estoy viendo. Bueno, ¿a qué se dedica?

Yo soy fabricante de oasis para desiertos.

¿De oasis? ¿No se llamará usted, por ventura, Aristóteles,

Aristóteles Oasis? (COLL) No, ese debe ser otro, no.

Yo soy paraguayo. Si vengo a pedir la mano de su hija

es para hacerla feliz. (TIP) ¿Para qué?

(COLL) Paraguayo. -Ah, de acuerdo.

Desde ahora, en este momento, puede usted llamarme padre.

Entonces, padre... -No, no me interrumpa,

que estoy terminando de escribir la novela.

Ah, una novela, ¿y cómo se titula? -"Los tres mosqueteros",

o "Lo que el viento se llevó", o "Los hijos del capitán Grant",

o "La alegría de la huerta", depende, eso depende.

Pero ¿así?, ¿sin papel? -Claro, ¿no ve que no tengo cinta?

¿Para qué voy a estropear entonces el papel?

Papá, la merienda. -Sí, hijo, sí, ahora voy.

Así que dices que te llamas?

Pues yo me llamo Isabel y Fernando.

Lo que pasa es que unos me llaman Fernando

y otros Isabel, lo cual es motivo de tristeza.

Lo comprendo, sobrino, lo comprendo.

No, hijo. -Perdón, papá, no te había visto,

y si te he visto, no me acuerdo.

¿Y por qué está usted en la cama, papá?

Por la sencilla razón de que hace 15 años

me robaron los pantalones y, claro, no puedo salir am la calle.

Comprenderá que no voy a salir... ¿Comprendes?

¿A ver? Ah, pues sí, claro. ¿Y esto qué es?

El plumero.

¿Y este? -El segundo.

¿Y este? -El tercero.

Primer plumero, segundo, tercero. ¿Comprende?

¿Y usted ha estado enamorado alguna vez?

Huy, mucho, mucho. Estuve enamorado de una mujer muy pobre,

pero le tocó la lotería y ahora la echo mucho de menos.

(COLL) Pues yo también estoy muy enamorado de Bruna,

y quiero casarme con ella para hacerla feliz.

¿Paraguayo? -No, para hacerla feliz.

Ah, es que el amor es lo más grande del mundo, el amor.

(COLL) ¿Es lo más grande? -Sí, sí.

¿Más que un barco? -Sí, mucho más.

¿Más que una manifestación? -Más, mucho más.

¿Más que un monstruo? -Sí...

Como un monstruo, aproximadamente del tamaño de un monstruo.

Ya sabe lo que dijo Platón. -Pues no, sé mucho de lo que dijo,

pero todo no. -Pues dijo:

"El hombre enamorado o es soltero o es casado."

¿Y viudo? -Eso lo dudo, pero, bueno,

tampoco se le puede hacer mucho caso,

porque también dijo que el Madrid-Sevilla sería un 2

y luego fue una X. o sea, que Platón no...

Yo soy, el... Este...

Si me tengo que conocer yo...

Bueno, pues yo soy coleccionista.

Claro, todo esto va de coleccionistas...

Soy coleccionista de colecciones.

O sea, quien tiene una colección,

yo colecciono la colección que él colecciona.

Como al coleccionar ellos las colecciones, lo coleccionan,

yo coleccionando todas las colecciones que han coleccionado,

colecciono más colecciones que coleccionan...

(HABLA ININTELIGIBLE)

Yo estaba tranquilo, estaba sosegado,

pero que ha llegado este hombre y dice:

(HABLA ININTELIGIBLE)

¡No hija, no!

O sea, que el vino que tiene asunción

ni es blanco ni es tinto ni tiene color.

Pues tiene una cara Asunción vendiendo vino...

No me cabrees, ¿eh? Que estoy harto ya de la burocracia

y del papeleo. -(HABLA ININTELIGIBLE)

Cuando yo me desespero, porque me desespero...

Es posible. Ahora voy a entrar yo también.

Las sepulturas están llenas... (HABLA ININTELIGIBLE)

Porque vinieron después.

Ya se sabe que cuando esto se enciende es mentira.

(HABLA ININTELIGIBLE) Lo mejor es preguntar.

(HABLA ININTELIGIBLE)

Abiertos.

Eso no se hace.

(OFF) ¡Los clásicos!

Soy el mejor actor que hay en España.

Toni, Toni.

Soy estupendo, soy enorme.

Toni, Toni.

Toni, ay, ay.

Toni Leblanc.

(IMITA CANTO DE PÁJARO)

(IMITA RUIDOS EXTRAÑOS)

Desaparecerán, repito, a la vista de ustedes

sin truco de ningún...

(HACE RUIDOS EXTRAÑOS)

Felipe, Felipe.

Llévatelas, toma.

A la vista de ustedes han desaparecido las palomitas.

No tiene importancia, no tiene importancia.

Tiene gracia, ¿no? Tiene gracia, ¿no?

No, no tiene gracia.

Dice el médico: "Lo siento, pero he de comunicarle

que le quedan ocho horas de vida." "¿Qué me dice?" "Ocho horas."

Sale corriendo a la parienta: "Vámonos a la cama,

desnúdate, que me quedan ocho horas,

voy aaprovecharme." Dice: "Sí, qué gracioso,

cómo se nota que tú no tienes que madrugar."

"Oiga, doctor,

¿habría un remedio para poder hacer el amor todos los días?

Pero que no sea el Viagra, porque tengo problemas cardiovasculares."

"¿Qué edad tiene usted, señor?"

"85 años."

"Lo siento,

pero no hay nada."

"¿No?

Pues yo tengo un amigo que tiene mi misma edad

y tampoco puede tomar el Viagra,

y él dice que lo hace todos los días."

"Vale, pues dígalo usted también."

"¿Qué quiere usted?" "Deme una caja de Viagra."

"¿Trae usted la receta?" "No, traigo el enfermo."

"He comprado una cajita de Viagra, porque llevo 12 años...

que no le toco..., que yo no toco a mi mujer, 12 años."

Y dice este: "Yo llevo menos, llevo ocho años."

Y dice este: "¿Por qué no me das una pastillita?"

"¿Cómo te voy a dar una pastilla? "Sabes lo que vale esto?"

"¿Esto vale la entrada de un piso?"

"No te pudo dar una, esto hay que tomárselo con agua

para que te haga reacción, ¿no?"

"Dame una,

que nos hemos criado juntos, hemos jugado desde chiquititos,

que no había niños, jugábamos solos, ¿no te acuerdas?"

"Venga." Le da una pastilla, hace este así.

"Estoy notando algo."

Se descubre la chaqueta

y hace así, mira para abajo

y le salía de ahí medio metro...

"Ay, ¡milagro!

¡A mi casa!

Mi mujer, qué sorpresa. ¡Al 'ataquer'!"

Y entró en su casa, había una mujer limpiando la escalera

y le vio un poco las piernas, hace esta tía...

Se fue para ella,

le hizo una "guarrerida" en el "diodeno"

y eso seguía tieso.

Y este mosqueado...

"¡Mi mujer!"

Llegó a su casa, pego la puerta y dice la mujer:

"Hay que ver, ¿eh? Que trabajas menos que un espía sordo."

"No, si no es trabajo, mira cómo estoy."

"¡Ole!" Dice la mujer: "¡Milagro! Vente conmigo.

¡Al 'dormitorior'!"

Se van los dos para el dormitorio,

hacen siete u ocho veces "guarreridas"

y eso no se venía para abajo, eso seguía tieso.

Y este mosqueado: "¿Qué hago?"

Salió fuera, se asomó,

vio a su suegra que estaba viendo la novela de "Tanabí",

y se fue para la suegra... "¡Ahora!"

"¡Mamá, quítate del medio!"

Y le hizo la caída de Roma. Y todo el mundo asustado,

este llorando llamó por teléfono al que le dio la pastilla y dice:

"¡Manuel, Manuel!

Mira lo que está haciendo la pastilla,

que he abusado casi de medio barrio.

A mi mujer le he hecho una 'tonterida', a una limpiadora,

a mi suegra y todo,

que le huelen más los pies que un camello matado a pellizcos.

Le he hecho una 'tonterida'. Por favor, ¿qué hago?"

"Tómate ahora mismo en la cocina,

tómate un vaso de leche fría."

"Gracias". Salió corriendo este para la cocina.

Preparando el vaso de leche....

Eso seguía igual.

Y al momento de tomarse la leche...

La mujer llamándolo:

"Pepe, ¿dónde estás? ¡Ven aquí!

Qué cariño te he cogido. Ven aquí, ven."

Y cuando entró en la cocina la mujer

y vio al marido tomarse el vaso de leche, dice chillando:

"¡Todo el mundo a la calle!

¡Saca a mi madre, a los niños,

que tu padre está repostando!

¡Al 'ataquer' ahora!"

Ya tenemos que marcharnos a casa, porque llevamos aquí mucho rato,

o sea, que vamos a marcharnos...

Y desearles que lo hayan pasado bien, gracias,

hasta siempre.

(Aplausos)

(Música)

Hasta luego Lucas.

(Música)

(Aplausos)

Hala, que no decaiga.

(Música)

Y no me avergüenzo de que se me salten las lágrimas,

porque soy un hombre...

que sé llorar y reír.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los clásicos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cómo nos reímos - Los clásicos

15 abr 2020

Recordamos aquellos humoristas clásicos que fueron, son y serán referente para varias generaciones y que fueron pioneros del humor en TVE. De Tip y Coll a Paco Gandía pasando por Eugenio, Tony Leblanc o Emilio el Moro, estos y muchos otros pusieron las primeras carcajadas llenas de ingenio.

Histórico de emisiones:

27/12/2013

ver más sobre "Cómo nos reímos - Los clásicos" ver menos sobre "Cómo nos reímos - Los clásicos"
Programas completos (104)
Clips

Los últimos 156 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios