www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5465065
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Mi vida con un robot - ver ahora
Transcripción completa

¡Ven, Giraff!

-Hola, Josefa, hace varios días

que no haces ejercicio físico.

-Es como si tuviera un amigo aquí conmigo.

¿Álvaro viene aquí a usar un? Exoesqueleto.

Mira qué bien se sabe la palabra.

Es un aparato electrónico, un robot que ayuda a los niños como yo

a poder andar porque yo soy así y no puedo solo.

Van a haber avances que nos pueden cambiar la vida

y que parecen ciencia ficción.

Si ella tiene algún problema se puede llamar al robot

y el familiar desde su móvil inicia una videollamada con ella.

Usted tiene un chip ahora en el ojo.

Qué sorpresa encontrarse las manos de repente.

Sí.

Es una edición bastante rudimentaria y entonces, de no ver a pasar a eso.

Esto es una neurotecnología para entrenar la capacidad

de atención, memoria y velocidad de procesamiento.

¿Se puede entrenar el cerebro? Sí, claro.

La idea era hacer un sistema que permita a parapléjicos

coger un bote de algo que quieres comer

o lavarte los dientes.

¿Cómo va la sensación de andar?

Pues es que no sé cómo describirla.

La tecnología evoluciona, pero aún tiene un precio,

¿cuál es el futuro?

¿Cuánto dinero se ha invertido? Seis millones de euros.

¿Mucha investigación detrás de eso? Muchísima.

De Zaragoza haciendo proyectos que pueden cambiar la vida

a personas de cualquier parte del mundo,

¿cómo se puede financiar algo como esto?

Buscamos la colaboración de empresas que apadrinen

a cada uno de estos niños.

¿Cuánto cuesta una terapia así?

Pues de mayo a diciembre, 25.000 euros.

Las prótesis, Seguridad Social me cubre un 30 por ciento

y vale 5.000 euros el que me gire la mano.

Unos brazos en 3D para gente que no puede permitirse algo mejor.

Mi vida con un robot, en "Comando Actualidad".

No te olvides de grabar el programa "Comando Actualidad"

para luego verlo juntas.

-Muy bien, es muy simpático.

Él de ahí no pasa, porque dice que se queda atascado.

(Música)

El envejecimiento de la población mundial ha disparado

la inversión en tecnología dedicada al cuidado de los mayores,

los llamados robots sociales, aquellos que se comunican

con nosotros, tendrán mucho futuro, pero, ¿cómo es compartir casa

con uno de estos dispositivos inteligentes?

(Música)

¡Giraff, ven Giraff!

¡Giraff!

¡Ayuda!

Ven, necesito hablar contigo.

-Hola, Josefa. -Hola.

-¿Tienes tiempo para responderme a una pregunta ahora?

-Sí, tengo tiempo.

-¿Podrías repetirme tu respuesta? -Sí.

-Por favor, ¿podrías decirme qué día de la semana es hoy?

-Hoy es martes. Es muy simpático.

Josefa, ¿qué es esto que tiene usted en casa?

Pues esto es una maravilla, es un adelanto que viene muy bien

para las personas que estamos solas.

Está en estudio, pero lo veo fenomenal.

O sea, forma parte de una experiencia piloto.

¿Y usted lo llama Giraff? Giraff.

Muchas veces me pregunta: "¿Te has pesado?

Te tienes que pesar en ayunas". Y es que son las tres de la tarde.

Y yo le digo: "Sí, en ayunas me voy a pesar", yo le hablo

como si me escuchara, aunque no me escuche.

¿Es un robot? Sí, escucha cuando escucha.

Es como si tuviera un amigo aquí conmigo o una amiga,

es una amiga, a mí la verdad es que me gusta, me gusta.

Vamos, eso ya lo hemos hablado que tendrán que probar otra forma.

¿Cómo otra forma? Porque así parece una jirafa.

Por eso lo llama Giraff

Y le gustaría que tuviera otro aspecto.

Ahí está, otro aspecto, pero está bien

para solucionar problemas, una caída.

¿Cuántos años tiene usted? Yo tengo 79.

¿79? En mi casa paro muy poco,

el pobre Giraff está todo el día solo,

pero cuando lo necesito lo he llamado y ha venido.

Es usted una pionera en esto de la tecnología.

Sí, todas mis amigas están deseando que les diga cómo va la cosa

y ya se lo contaré a todas.

Y este es Giraff, Josefa. Este es Giraff, me habla.

Tiene aquí unas cámaras, ¿no?

Las cámaras, estamos vigilados por todas partes.

Tiene aquí cuatro cámaras y aquí también

y sensores. Y sensores.

¿Y estos botones? Que usted los ha apretado.

Esto es para cuando no me entienda y decirle sí aquí y no aquí.

¿Hace cuántos días que tiene usted el robot en casa?

Muy poco. ¿Cuántos?

Yo creo que una semana o así. Está recién llegado entonces.

Mira y se pone grande y cuando voy al servicio me mira,

digo: "Ya me está viendo este carota".

¿Cuánto tiempo se va a quedar, Josefa, con la jirafa?

Como es prueba, dos meses con Giraff,

pero que luego lo voy a echar de menos.

Irá casa por casa, hombre, la oportunidad que yo he tenido

quiero que la tengan otras personas.

Cuando me jubilé quise aprender de todo,

aprendí a pintar y aprendí internet, yo me apunto a todo siempre.

¿Y se lo imaginaba así el robot? No, pero la primera noche

yo miraba y digo: "Este es capaz de meterse aquí".

Mira, ahora se está moviendo. Claro, ya viene.

A ver qué nos dice. Usted está en casa sola

y viene, se acerca y le cuenta cosas.

-¿Qué tal todo?

Hace varios días que no haces ejercicio físico.

¿Te apetece moverte un poco?

Si quieres también puedes ver si hay alguien conectado.

-Vale.

¿Y ahora qué?

Ahora vamos. ¿Y hace ejercicio con el robot?

Sí.

Tiene aquí la Wii entonces. Sí, sí, sí.

"Empecemos conectando tus dispositivos."

Ay, mira.

Vale, esa también.

Y usted qué hace, ¿lo mueve? Lo muevo.

Ah, está usted moviendo así.

¡Ah! Está usted hecha una "gamer".

He triunfado.

(Música)

Ay, no te escapes.

El bolígrafo este no soy capaz de...

Socorro, ¿usted me escucha? Sí, sí, perfectamente.

¿Usted también forma parte de este programa piloto

para personas mayores? Sí, sí, sí.

-¿Eso es una manzana? -Eso es, sí.

-Pues la ha hecho usted muy bien.

¿Qué está pintando?

-¿Pues si no es un conejo? -Lo otro.

-Es un burro o una cosa así. -No, no, no es un burro, no.

¿Es un "miau"? Un "miau".

Yo le tengo tanto asco a los gatos que es que ni los miro,

no me gustan. Pero lo he hecho muy mal.

-Es un gato, espera, que se me ha apagado la tablet.

-Pues vaya, pues yo lo que voy a hacer ya es borrarlo.

Pues a esta señora la conozco yo de algo.

Oye, pero ustedes me dicen que nunca han jugado juntas.

¿Es la primera vez que se encuentran ustedes en la red?

Sí, sí.

¿Y qué le parece esto de hablar con una amiga así?

Yo es que como estoy hablando todo el día con gente,

(RISAS)

Que le da igual. Que es más o menos como yo.

-Me parece que yo a ti te conozco. -Y yo a usted también.

-De la Parroquia de María Auxiliadora.

-Justamente, yo voy a esa Parroquia.

Se conocen de misa ahora. Es mi Parroquia,

a mí me parecía que también la conocía.

Se ha ido. Ay, se ha desconectado.

Porque esta mujer no sabe.

Ya le enseñaré cuando la vea en misa.

(SUENA EL TIMBRE)

-Hola. -¿Qué tal, Josefa?

-¿Se puede pasar? -Pasar, por favor.

Estáis en vuestra casa. -¿Qué tal lo llevas?

-Bien, muy bien.

Manuel Cid, usted viene de la Junta de Extremadura,

que forma parte de este proyecto piloto, ¿no?

¿Cuántas personas mayores están con robots en casa ahora?

Pues aquí en Extremadura están ahora mismo ocho personas.

Con robots solamente tres, cinco están sin robots.

Y desde Extremadura vamos a aprobar y llevar a cabo este proyecto piloto

con 16 personas como Josefa.

El 25 por ciento aproximadamente de las personas de Extremadura

viven solas. Es un programa internacional

donde participan la Universidad de Oxford

junto con la Universidad de Málaga, por ejemplo y algunas entidades

también en Cataluña, en Extremadura, o sea, que tiene...

Italia, Chipre, Universidad de Milán que es la coordinadora del proyecto,

14 entidades en total. Vaya.

Raúl y Carmen, vosotros también formáis parte de este proyecto,

¿cuál es vuestra labor?

Fundesalud nos ha contratado para hacer el despliegue

de todos los aparatos de este proyecto, tanto el robot,

como Nuk, el ordenador que se pone al lado de la televisión

y bueno, el resto de los dispositivos.

-Yo estoy trabajando mucho con ellos, con los mayores,

para entrenarlos, enseñarlos a cómo tienen que usar los dispositivos

para conectarse con los otros mayores,

cómo comunicarse con el robot y también les hacemos al inicio

y al final de la prueba como una evaluación clínica

para ver cómo el sistema puede mejorarle su calidad de vida.

-Si ella tiene algún problema, se cae o necesita de alguna ayuda

de un familiar, puede llamar al robot, el robot acude,

le busca por la casa y le pregunta si tiene algún problema,

si ella no contesta o le dice que sí tiene un problema,

se hace automáticamente una llamada al familiar que está puesto

como contacto y el familiar desde su móvil o su tablet,

inicia una videollamada con ella a través del robot.

¿Qué otros parámetros controla el robot?

Diariamente le recuerda que debe pesarse en una báscula inteligente

que va a ir registrando su peso diariamente,

sobre todo para detectar pérdidas drásticas de peso

que nos podrían estar indicando que hay algún problema o enfermedad.

Previamente nosotros con la familia introducimos su medicación,

sus pautas y demás para que luego se lo recuerde

y luego, a nivel del deterioro cognitivo el robot le va ha hacer

cada cierto tiempo preguntas, para si ellos están ubicados

en el tiempo y demás para evaluar un poquito cómo se encuentran.

Y van a hacer muchos juegos,

que les ayuda a mantenerse activos mentalmente.

Josefa, ¿qué tal la bola?

¿La has puesto en la estación de carga?

¿Y has visto si parpadeaba? -Está cargada.

-Vale, ¿has utilizado el juego? -Sí, ayer.

-Pruébala así ahora un poco

y luego ya probamos otra vez el juego.

¿Usted utiliza esta bola? Sí, la utilicé ayer.

Y si ven que aprieta poco puede ser síntoma

de que no se encuentra bien.

¿Y el boli cómo va?

Vale, ella tiene un patrón de temblor y de presión.

-Para saber si tiene un poquito de Parkinson.

Qué bonita letra tiene usted, Josefa.

Pues no la he cambiado desde que fui al colegio.

Mira, aquí en la salita es donde están la mayoría de dispositivos,

tenemos un micrófono, que a su vez es altavoz también,

que es el que recoge la voz de Josefa

cuando ella le pide ayuda al robot, el robot utiliza las cámaras

para ver y moverse, para buscarla a ella, para moverse por la casa,

pero no guarda nada. No guarda las imágenes.

Por el tema de la privacidad puede estar tranquila.

Es la duda que teníamos, que el robot grababa todo el rato.

Yo la tenía. Pues mira, no.

Esta es la estación de carga de la bola,

se carga de manera inalámbrica, la ponemos así

y luego aquí también tiene un huequecito para colocar el bolígrafo

y se enchufa y se pone a cargar.

Aquí en la salita, además de todos estos dispositivos,

tenemos otro aquí colocado en el sofá,

en el sillón donde ella se sienta porque registra presión

y entonces, de esta manera el sistema estudia si pasa

si pasa mucho tiempo sentada.

¿Pasa mucho tiempo usted sentada, Josefa?

Yo, cuando están ellos aquí.

Porque si no, no para en casa.

Y esto, entiendo que da mucha tranquilidad a las familias, ¿no?

De pronto cuando vive un mayor solo, Josefa, ¿usted tiene hijos?

Tengo tres hijos, ellos me llaman mucho, todos los días.

-Vamos al dormitorio y os enseño allí...

Luego además, aquí debajo de la cama tenemos otro sensor,

-Eso no lo sabía yo.

¿A ver?

Hay uno como el que tiene en el sillón,

porque el sistema también quiere saber si pasa mucho tiempo en cama.

-Fíjate que me pasa algo acostada y me lo está detectando.

Estas pruebas que se están realizando,

¿cuánto dinero se ha invertido?

El proyecto tiene una duración de tres años y para esos tres años

hay un total de 5.800.000 euros, casi seis millones de euros.

O sea, esos 400.000 euros que ha destinado la Junta de Extremadura

al proyecto, vienen de una subvención europea.

Es un fondo H2020, que se llama. Horizonte 2020.

Josefa, estas son las órdenes que usted le puede dar al robot

y las tiene que decir así. Sí.

Si usted cambia una palabra, quizá el robot no le hace caso.

No me entiende.

Ayúdame Giraff.

-No te preocupes, voy a llamar a tu contacto.

La videollamada la va a hacer Carmen,

porque es una llamada de prueba, mira, ahí están.

Carmen y Manuel. -Hola, Josefa.

-Hola, Carmen.

-¿Todo bien? -Todo bien, muy bien.

Vosotros a nosotros nos veis igual, ¿no?

-Sí, os vemos muy bien.

¿Está la gente mayor un poco desconectada de...?

Alrededor mío, las personas mayores que estamos, todas estamos metidas,

tengo grupos aquí de wasap,

que cuando me piden amistad yo ya no cojo ni uno más.

-Bueno Sara, ha sido un placer conocerte

y Josefa, no te olvides de grabar el programa "Comando Actualidad"

para luego verlo juntas. -Muy bien, estupendo.

La tecnología del futuro, además de aumentar

nuestra calidad de vida, según los expertos,

se la hará más fácil a personas con discapacidad,

Álvaro tiene ocho años y está probando un invento español,

el primer exoesqueleto biónico para niños.

(Música)

-He estado como tres minutos o cuatro.

-¿Solo tres minutos? ¿Y ya te dolía el pie?

¿Qué le pasa a Álvaro? ¿Por qué no puede andar?

Álvaro tiene atrofia medular espinal,

es una enfermedad que se caracteriza por la hipotonía generalizada

y entonces hace que los músculos no puedan sujetarle.

Les falta un gen y van siempre con sus sillas eléctricas,

además, ni siquiera pueden mover una manual.

¿Cuántos años tiene él? Tiene ocho.

¿Álvaro viene aquí a usar un? Exoesqueleto.

Mira qué bien se sabe la palabra. Igual que nosotros.

Es un aparato electrónico, un robot,

que ayuda a los niños como yo a poder andar,

porque yo soy así y no puedo solo.

¿Aquí está la fisio? Raquel.

-Y Jaime, ingeniero. El ingeniero.

Ingeniero biomédico, sí.

Que son los que trabajan dos veces por semana con Álvaro

y el exoesqueleto. ¿Qué es exactamente y para qué sirve?

Bueno, es un robot, tiene músculos artificiales

en paralelo a sus propios músculos y tiene receptores sensoriales,

de fuerza, de protección y está imitando el funcionamiento

mecánico del músculo natural.

Y esto es lo que confiere a este exoesqueleto algo diferencial

respecto de otros exoesqueletos que hay en el mundo.

¿Para qué sirve? ¿Qué va a hacer?

Lo que va a hacer es ponerse de pie y caminar.

¿En qué cambia el Álvaro de después del exoesqueleto?

Tonifica un poquito la musculatura

y eso hace que esa debilidad que causa su propia enfermedad

pues no se agudice por esa sedestación permanente

en la silla de ruedas. ¿Cómo se financia algo como esto?

Buscamos la colaboración de empresas que apadrinen a cada uno

de estos niños, que apadrinen a un niño

durante un año para cubrir los costes de la investigación

y que así podamos ir ampliando cada vez más el número de niños

que se puedan beneficiar de esto,

hasta que el día de mañana podamos conseguir

que el uso del exoesqueleto como terapia esté incluido

en la cartera de servicios cubiertos por la Seguridad Social.

Tenemos lista de espera de niños, pero no tenemos suficientes

empresas que les apadrinen, necesitamos más.

Como el Batman, este es mi juguete.

¿Cuánto tiempo lleva él usando el exoesqueleto?

Unos tres años.

El exoesqueleto tiene dos modos, uno que da los pasos automáticamente

sin la ayuda de Álvaro y luego otro modo en el que necesita

detectar una fuerza en las articulaciones,

en los motores, que sea mayor que el umbral que le vayamos diciendo

para que dé el paso.

-Cuando era más pequeñito decía que quería el "exo"

porque quería jugar con Torres.

-Y sigo queriendo, me gusta jugar.

¿Cómo es la sensación de andar?

Pues es que no sé cómo describirla.

Para ti como madre, ¿qué supone ver a Álvaro así?

Andando, de pie, erguido.

A mí me encanta, me emociona muchísimo cada vez que le veo,

porque además te das cuenta de lo alto que es.

Aquí tenía tres añitos. ¿Es la primera vez?

Este era el primer prototipo donde ya se puso él solo

para que echara a andar el "exo".

Este de aquí es su papi, estamos aquí los dos

y bueno es que se les tiró,

de repente dijo: "Me voy a por mis padres"

Mira la cara de Álvaro, ¿eh? Es que fue felicidad absoluta.

¿Y qué es lo que falta para que madres y padres como vosotros

tengáis esto en casa? Pues lo que todavía nos falta

es lo que siempre nos falta, es la financiación,

porque realmente un exoesqueleto

no es como una silla que tú la compras, te la llevas

y tú sabrás el uso que le das, esto es una cosa

que al final lleva a tu hijo dentro,

entonces, hay que tener mucho cuidado con ello y eso significa

tener detrás a todo un equipo, eso, ¿en qué repercute?

En que sea una terapia increíble, pero que de momento

en la situación actual, es cara.

¿Cuánto cuesta una terapia así?

Pues de mayo a diciembre, 25.000 euros.

¿Vosotros cómo financiáis esto del esqueleto?

Nosotros ahora mismo estamos financiados con la Fundación Seur.

Yo quiero esto para todos, que todos los niños que estén

al final pegados a una silla, puedan estar realmente andando,

aunque sea un rato todos los días.

¿En qué ves tú que el "exo" le mejora a tu hijo?

Para empezar, cada vez que se monta en el "exo", crece.

Y antes de empezar con el "exo" te tenías que levantar tres o cuatro

veces por la noche porque hacía apneas, se le movía, tal,

y ahora te levantas dos, que parece una tontería, pero...

Su gran pasión era llevarse el "exo" al cole,

entonces él decía: "Mamá, ahora voy a llegar a los libros

para poder cogerlos yo y repartirlos yo",

porque desde la silla no llega "y me voy a gimnasia

con mis compañeros y me voy andando".

-Si no se queda así, si él no hace fuerza...

-En un bucle infinito.

-¡Venga, vamos y tira para arriba!

Él está haciendo lo que todos los médicos del mundo

les dicen a todas las familias AME que su hijo nunca hará,

que es andar.

-Mi hijo no va a llegar hasta los dos años

y tengo ocho y es para decirle: "Hola, estoy aquí".

-Sigo aquí. Y por mucho tiempo además.

(Música)

Nos hemos venido hasta donde se empezó a hacer el exoesqueleto.

Los dispositivos que salieron de la investigación en el CSIC

se han transferido al mercado a través de la creación

de esta empresa, Marsi Bionics, una "spin off" del CSI,

una empresa de base tecnológica.

¿Y cuántas personas trabajáis aquí? Ahora mismo hay 17 personas,

la mayoría ingenieros, aunque de todas las ramas de la ingeniería,

pero también tenemos un equipo clínico.

¿Qué es eso? Eso también es un exoesqueleto,

solo acompaña a una articulación, le está dando fuerza

a la articulación de la rodilla, sabes que hay muchos pacientes

que se están rehabilitando después de un ictus, que no tienen

fuerza suficiente para controlar la rodilla y además le aporta

la fuerza que necesitan para caminar de forma segura,

incluso permite subir escaleras.

Esto de aquí, ¿qué es? Esto es un prototipo,

hemos tenido mucha demanda para adultos con enfermedades

neurológicas, ELA, Esclerosis Múltiple,

la rehabilitación del ictus, pero luego, simple debilidad

por envejecimiento, Parkinson y es que caminar es una terapia

en sí misma, es decir, no cura estas enfermedades,

pero puede conseguir mantener al paciente

en le mejor estado físico posible.

Y aquí tenéis otros exoesqueletos ya terminados, ¿no?

Sí, bueno, se están montando algunos, este está terminado.

Porque esto para la venta directa a una familia, ¿ya es posible o no?

No, todavía no, de momento lo estamos certificando para uso

en un entorno controlado y mientras tanto seguiremos trabajando

para poder certificar los dispositivos para un uso particular,

que es verdad que es la verdadera demanda que tenemos.

El proyecto de investigación que dio lugar al primero

de los prototipos fueron tres años, de ahí otros tres años

para hacer el prototipo para atrofia medular espinal

y a partir de ahí han sido seis años de industrialización.

¿En qué punto legal está este exoesqueleto?

Todavía no hemos pasado la certificación del laboratorio,

una vez que esté eso aprobado tenemos el marcado C,

que significa que se puede comercializar en Europa

y en algunos otros países, por ejemplo, de Sudamérica

o de Oriente Próximo. ¿Patente española?

Patente española extendida a EE.UU. y a Europa,

o sea, que está internacionalmente protegido.

Álvaro, que lo hemos visto con su exoesqueleto,

es una de las 1.500 personas en España que tienen

atrofia muscular espinal, ¿cómo sería la vida de estas personas

si tuvieran ese robot a diario?

Muy buenas, ¿qué tal, Álvaro? Bien.

¿Se puede pasar a casa? Sí.

¿Me puedes enseñar tu casa? Sí.

Oye, aquí no te vemos con exoesqueleto.

No. Aquí con la silla.

Te seguimos, ¿eh?

Esta es la habitación de los juguetes.

Hay unos cuantos, ¿no? Sí, unos bastantes.

Y esta es mi habitación.

Álvaro, algo que te haga especial ilusión de tu habitación.

La foto de Torres que tengo ahí firmada.

Un fisioterapeuta que tengo yo me trajo la foto.

Cuando me la trajo fue como...

-Y lo conociste una vez, ¿verdad? -Sí.

¿Sí y qué te dijo? Le dio Álvaro

que quería tener un "exo" para jugar tan bien como Fernando Torres

y Fernando le contestó que jugaría mejor.

Vamos para allá.

Mamá, ¿tú cuál quieres? -Me da igual.

-¿Tú quién vas a ser? Quien tú me digas.

Tú eliges, yo voy a ser Harry Potter.

¿Cuánto tiempo tuvisteis el exoesqueleto aquí?

Pues lo tuvimos dos meses, ¿no? Dos meses.

Me gustaba mucho porque podía hacer bastantes cosas.

-El quitárselo se le notó mucho porque dio un bajón...

¿Crees que el futuro puede ser tener un exoesqueleto en casa?

¿Que se puede llegar a eso? Sí.

¿Lo ves posible o no?

Todo depende de si me toca el euromillón.

Que se llega a un punto en el que se financian,

se hacen en cadena, lo usan miles de niños.

Es el objetivo, que te pueda costar lo mismo que una silla de ruedas.

Si te cuesta lo mismo que tener una silla, vas a elegir andar.

En el momento actual hacer uno a uno es muy caro,

¿por qué una silla de niños es mucho más cara que una de adulto?

Porque de niños hay menos.

Esta, hay que girarla una.

Bien, pues yo entro aquí.

¿Hasta qué punto crees que nos pueden cambiar la vida los robots?

Pues a nosotros nos la ha cambiado del todo,

estamos hablando de una enfermedad que te decían que no podías andar

y estás andando, pues fíjate si nos la han cambiado.

Una ubicación y un malo.

Un ojo biónico es un microchip que se implanta en el centro

de la retina y que puede sacar de la oscuridad a ciegos.

Solo tres personas en nuestro país cuentan con visión artificial,

Josefa es una de ellas.

(Música)

Hola. Hola, buenos días.

Hemos quedado con Josefa Jiménez. Ah, ¿ustedes son?

De Televisión, ¿podemos pasar? Sí, pasen, por favor.

Hola, Josefa. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Encantada, le doy aquí la mano.

Usted tiene un chip ahora en el ojo.

Sí. ¿Le pusieron un chip?

Sí. Se ríe así un poco.

Usted no nota nada, ¿no nota nada?

Yo lo que noto es mucha luz.

Josefa, usted tiene retinosis pigmentaria,

esto es una enfermedad que la dejó completamente ciega.

Sí y mi hermano igual.

Usted vive con su hermano, que él está en la ONCE ahora,

me decía. Sí, está haciendo un cursillo.

Tengo por dentro un montón de cables y de cosas.

¿Dentro del ojo? Sí, claro.

¿Y cómo es esa sensación cuando sale usted de quirófano

con el chip, el ojo biónico?

Me dijeron: "No abras los ojos hasta que no te lo digamos"

y entonces me puso las gafas y me sacaron al jardín,

al jardín de la clínica, vi los árboles,

como ya vi el sol, ya vi la sombra de los árboles,

en fin, muchas cosas, la sensación, eso no se puede explicar,

eso es una cosa maravillosa.

Solamente a mí me lo pagaron,

claro, porque yo era, como dijéramos la conejilla de indias.

¿Qué coste tuvo la operación?

Pues según me dijeron 200.000 euros.

¿200.000 euros? Sí.

¿Esto, Alicia, es lo que ella se pone cada día?

-Sí. -Y estas son las gafas

que funcionan con el chip.

Me las pongo,

aquí se enchufa al ordenador.

Aquí hay una cámara. Sí, claro.

O sea, usted no ve por el ojo, ve por la cámara.

Sí, claro. Esta es la cosa.

Ahora, ahora ya está activa.

¿Ahora me ve? Yo no veo lo que hay.

¿Ve usted un bulto? Sí.

Lo primero que me enseñaron cuando me puse las gafas fue:

"Tienes que dar un rodeo", si quiero ver

más de otra forma, aquí tiene el primer botón,

pues el segundo es para ver más potente.

Y luego el tercero es para ver con rayitas.

¿Con rayitas? O sea, que tiene usted filtros de visión.

Sí.

¿En casa usted lleva las gafas habitualmente o no?

O le gusta estar sin ellas. Yo las tengo un rato,

que tampoco es..., como es siempre lo mismo.

Usted ha tenido que aprender a entender

un poco esas señales, ¿no? Sí.

Qué sorpresa encontrarse las manos de repente.

Sí.

¿Usted aquí en casa se mueve independiente?

Sí. Pues fenomenal, Josefa,

sí, pues yo le sigo entonces. Sí, como quieras.

Vamos a ver, aquí está mi bici.

¿Y hace usted bicicleta así cada día?

Bueno, cuando puedo.

Hola. Hola, ¿qué hay? ¿Se puede?

-Esta chica es Sara. Sí, pase usted aquí.

Le preguntaba yo a su hermana justo en este momento,

si usted se operaría o no.

Ah, pues no lo sé.

Es que hay que rascarse el bolsillo.

Claro, es que son 200.000 euros. 200.000 costó la operación de ella.

¿Usted no nota absolutamente nada? Nada, nada.

En el ojo, en las revisiones tampoco, ¿no?

No, no.

Me lo pusieron tan bien que eso no se mueve de ahí ya.

Es aquí, ¿no?

Cuidado con el bordillo un poquito.

-Bienvenida. -Gracias.

-Aquí tiene a su doctor. -Hola, ¿qué tal?

Usted es el cirujano que interviene a Josefa.

Bueno, la segunda intervención que se realiza en España

de implantación de un chip para un ojo biónico.

Exacto. La tecnología, bueno...

-¿Tiene molestias en los ojos? -Nada.

-¿No duele? -No duele ni nada.

-Voy a moverle un poco la cabeza, así, más bajita.

¿Este es el chip? Sí, ese es el chip.

¿Y dónde está? ¿En el centro de la retina?

En el centro, atrás en la mácula.

Ya no ven con el ojo directamente, si no que ven con la cámara

y esas imágenes en vídeo van al procesador

que lleva ahí en la cintura.

Es un procesador para transformar esas imágenes

en estímulos eléctricos.

Que vuelven por el cable. A esta antena.

Ah, que esto además se calentaba, nos decía ella.

Es una antena.

Y de esa antena pasa a una antena interna,

está localizada, que la tiene en la parte de atrás del ojo,

pero ya debajo de la piel, es una visión bastante rudimentaria,

pero de no ver a pasar a eso, sí.

-La primera vez cuando yo salí al jardín, eso fue...

-Mirando abajo, a la derecha, de frente.

Todo en su sitio y todo correcto. -Estupendo.

-Para que esto funcione tiene que ser un nervio óptico sano

y la retinosis pigmentaria muchas veces ya se acompaña,

y si llega ya a una situación ya de ceguera como estaba Josefa,

en que ya el nervio no funciona,

las fibras nerviosas están atrofiadas y entonces,

por muchos electrodos que se pongan no estimulan nada.

Enfermería, dos oftalmólogos, esta ingeniera,

otra ingeniera, otra ingeniera.

Y aquí estamos ya en la cirujia con el chip.

Se coloca en la posición donde tiene que estar,

estamos sujetando con unas pinzas.

¿De qué material está elaborado ese clavo?

Es que es impresionante esto. De titanio.

Ahora toco precisamente esa especie de chincheta

para comprobar que no se mueve y que está fija.

El paciente tiene que aprender a ver,

lleva 30 años sin ver.

Pero sobre todo que las imágenes que ella tiene son patrones

que son muy diferentes a lo convencional,

entonces, ella ha tenido que identificar que determinado patrón

es un vaso o que determinado patrón es un plato.

Así es como ellos ven, ¿no? Sí, sí.

Esa especie así como pixelado. Exacto.

-Sus fibras nerviosas que estaban sin funcionar un montón de años,

las estamos estimulando ahora.

-Eso requiere mucho trabajo, mucho esfuerzo.

¿De dónde viene esta tecnología? ¿El chip?

Esto es de una empresa en California.

Los costes serían ahora de la mitad.

Ahora rondarían los 100.000 euros, en su caso ella no lo abonó,

porque era una operación experimental,

estaba ustedes probando la tecnología,

pero ahora si hay algún interesado tendrá que abonar esa cantidad,

que no es barata la intervención. No es barata,

pero ya Francia, Italia, Gran Bretaña,

ya lo cubre la sanidad pública.

Entonces bueno, visión artificial va creciendo poco a poco,

aumentar las dedicaciones y ese es el futuro.

(Música)

Dos de cada diez personas mayores de 65 años sufren algún tipo

de deterioro cognitivo, en Zaragoza han inventado un casco

para entrenar el cerebro,

con él se mejora en un 20 por ciento la capacidad mental.

(Música)

-Buenos días, ¿qué tal? -¿Qué tal estás?

-Muy bien. -Adelante, vamos a ello.

-Te voy a colocar la diadema, ¿vale?

Él es Juan Pedro, la persona a la que le vais a probar esto,

¿qué es? Exacto, esto es una neurotecnología

para entrenar la capacidad de atención,

memoria y velocidad de procesamiento.

Venga, comenzamos.

Cada sensor corresponde con una parte del cerebro,

entonces, por ejemplo, esta parte es una parte frontal

y las de aquí abajo son la occipital.

Él con su mente tiene que poner el cuadrado en rojo.

¿Y cómo se hace? Pues tiene que ir aplicando

diferentes estrategias mentales, pues pensamientos,

cada uno, cada persona hace algo diferente,

hasta que al final encuentras la estrategia adecuada

y lo ponemos en rojo y entonces la va repitiendo.

-Pedro, ¿qué tal te encuentras? -Estupendamente bien.

-¿Estás cómodo? -Sí.

¿Cuánto llevas aquí, Juan Pedro? -15 años.

¿15 años? Madre mía. Y está igual que hace 15 años.

Tú que estás a diario con ellos, ¿en qué notas que le ayuda esto?

Por ejemplo, nos dicen: "Antes me costaba más hacer

estos crucigramas o no podía estar tanto tiempo leyendo

y ahora soy capaz de mantener más tiempo la atención,

no me olvido tanto de las cosas". Pero también hay un componente

emocional y motivacional que hace

que hace que ellos se encuentren más valorados.

Ahora se está usando en personas mayores, pero no solo sirve

para personas mayores, No, no, que va,

estamos ahora mismo entendiendo o aplicando en diferentes ámbitos,

por ejemplo, con la Universidad de Granada estamos viendo como hacer

alto rendimiento cognitivo para deportistas de élite,

primera división de fútbol, baloncesto, etc.,

o con la Universidad de Barcelona se ha hecho un estudio para entender

cómo podemos ayudar a los controladores aéreos.

Por ejemplo, estudiantes también están empezando a utilizarla.

¿Le puedo preguntar la edad? Sí, 87.

87 y de cabeza le veo perfecto.

Poco pelo me falta, pero...

Yo recuerdo que cuando lo hicimos la otra vez,

claro, como uno puede escoger el tema que quiera,

que lo piense, bueno pues yo digo,

para hacer más cosas, las tablas de multiplicar,

yo empezaba por uno por uno es uno y terminaba por nueve por diez

y como me quedaba tiempo todavía

pues entonces me dedicaba a los nombres de los pueblos

y ciudades de España...

hasta que se acababa el tiempo.

-Bueno, Juan Pedro, pues ya hemos terminado por hoy.

¿Qué tal ha ido? -Estupendamente, como siempre.

Voy aquí a salir como el Rey de Aragón, oye.

-Muy bien. -Tanta corona.

María, ¿qué tal? Buenos días.

Estamos en la empresa que ha creado lo que acabamos de ver,

el casco que trabaja con personas. Exactamente.

Lo que acabáis de ver es un casco que lo que permite es rehabilitar

o mejorar cognitivamente a las personas cambiando el cerebro,

bueno, pues eso mismo, también lo podemos usar para esa misma idea

de cambiar el cerebro para que una persona pueda volver a andar.

Esto fue un proyecto europeo con varias Universidades

en colaboración, es un andador robótico y lo que hacemos

es con este gorro, detectamos cuando el paciente,

en este caso el investigador, quiere andar y entonces,

la máquina se pone a funcionar.

La orden que le da el cerebro no llega a sus músculos.

No, se corta. Gracias a eso, sí.

Pero la idea es que no use eso para siempre.

No, la idea es que vaya poco a poco entrenando su cerebro

para que se genere otro camino

y que pueda mover las piernas autónomamente.

¿Mucha investigación detrás de eso? Mucha.

Hay casos que el problema no está en el cerebro,

si no que el problema está más bien en los músculos,

pues ahí también hemos participado en otro proyecto de investigación

donde lo que conseguimos es que una persona tetrapléjica

pueda volver de alguna manera a mover esos músculos

para hacer tareas cotidianas.

¿Él sí es tetrapléjico?

En su casa tiene colocado el gorro,

tiene colocada la neuroprótesis que es la que le está estimulando

directamente los nervios, separados de las órdenes cerebrales

por culpa de la lesión, pero están intactos y si los estimulas

siguen haciendo su misma función. Habéis visto que coge un cepillo,

llevárselo a los dientes y él estaba muy contento.

Es impresionante, su cara lo dice todo. Es una pasada, ¿eh?

La idea era hacer un sistema que permita a parapléjicos

que tienen la lesión en la parte alta de la columna

y que no pueden cerrar la mano, pero tienen movilidad del hombro

y del codo, pero al no poder cerrar la mano tienen impedidas

muchas actividades de la vida diaria, por ejemplo,

coger un bote de algo que quieres comer o lavarte los dientes

o agarrar un vaso. La idea de este proyecto

era intentar ganar un paso en la mayoría de las tecnologías

y encapsularlo todo en un maletín que pudiésemos enviar

a la casa de la persona y que lo utilizase él por sí mismo.

Necesitas que la tecnología sea fácil de usar, sea robusta,

que la persona que la lleve la acepte, que no siempre es fácil,

porque si a una persona le colocas un gorro en la cabeza

con un montón de cables, luces, tiene que con un ordenador...,

pues claro la persona también tiene una vida,

tenemos que ser capaces de hacer algo que sea tan poco invasivo

para él, que lo que él gane, no lo pierda

en su interacción social.

-Precisamente para superar ese problema,

uno de los avances que más valoró esta persona que colaboraba

con nosotros, fue este diseño, el diseño de una tecnología

que no fuera tan ortopédica como lo que hasta ahora estaba usando.

En la que trabajáis, ¿cuántas personas?

Pues estamos 20 personas.

20 personas de Zaragoza haciendo proyectos que pueden cambiar

la vida a personas de cualquier parte del mundo.

¿Qué estás haciendo?

Queremos saber si el confort es bueno

cuando lo llevan durante una hora

y si la señal tiene suficiente calidad.

Lo estás haciendo a Daniel,

que es uno de los trabajadores de la empresa.

Sí y hace poco hicimos un demostrador que fue el primer coche

que se conectaba al cerebro del mundo

y básicamente lo que buscábamos en ese demostrador era detectar

esa señal de quiero frenar antes de que se produzca el frenado,

desde que se manda la orden del cerebro hasta que llega al pie,

pasan unos 300 milisegundos, si tú directamente lo detectas

en el cerebro y lo mandas al coche, te ahorras ese tiempo

y 300 milisegundos a 120 kilómetros por hora,

puede ser una diferencia.

¿Hasta qué punto nos puede cambiar esto la vida y en cuánto tiempo?

Pues yo creo que nos va a cambiar bastante la vida y más rápido

de lo que pensamos, estamos entrando en una revolución tecnológica

donde están confluyendo muchas tecnologías,

una es la neurotecnología, pero están todos los sistemas

de inteligencia artificial, robótica, la tecnología cambia

más rápido que nuestra capacidad de adaptación,

gracias a la neurotecnología vamos a ser capaces de modelar

nuestro cerebro a la carta para ser capaces de seguir ese ritmo

que estamos imprimiendo a la revolución tecnológica.

En ocasiones, el obstáculo que convierte en inaccesible

a la tecnología es su precio,

hay revoluciones como las impresoras 3D

que abaratan costes, imprimen comida, casas, incluso órganos.

Guillermo es un ingeniero de 24 años que imprime brazos 3D

en su casa y ha cambiado la vida de Marian.

(Música)

Bueno, ya está, ya puedes pasar.

-Llego ahora ya desde la mañana que he estado en rehabilitación,

Ese es tu día a día, empezar la mañana con la rehabilitación.

Sí, bueno, por la mañana me tienen que ayudar a levantar.

Ponte cómoda, Marian.

Tienes amputadas las piernas y los brazos.

Sí. ¿Por qué motivo, Marian?

Empezó el dolor en la pierna y nada en dos días,

pues una bacteria que me hizo una fascitis necrosante

y fallo multiorgánico, me tuvieron que poner drogas

al máximo para salvar los órganos vitales,

estuve entubada 13 días, yo no sabía nada,

cuando me despierto de la entubación.

No sabías nada, o sea, entraste en quirófano sin saber

que podían amputarte ¿o diste permiso?

Yo no sabía nada y me dicen: "Hay algo más, tenemos que hablar,

Marian" y me dicen: "Pues bueno, dado a lo que te ha pasado,

no ha llegado bien esto y hay que amputar"

y entonces le dije: "¿Amputar el qué, una mano?"

Y me dijo: "No, las dos y los pies".

Esto pasó hace dos años en junio y yo sigo en el hospital aún

con rehabilitación, me dijeron que había dos opciones,

o bien me quedaba en la cama y ya está o tiraba para adelante.

Tengo dos hijos, tengo mi marido, por todos, pero claro, por mí.

79 por ciento tengo de minusvalía, que yo les pregunté:

"¿Y el cien por cien?" Pues será una persona vegetal,

porque a ver, yo si me dejan en la cama, yo ahí me quedo.

Yo tengo una persona, porque a ver, lo que es dependencia, es mínimo,

yo tengo que tener una persona aquí porque mi marido ha tenido

que reducir un horario, somos cuatro.

-¿Te ayudo? -No.

Esto es lo que sería una prótesis de pierna.

Yo la tengo hasta aquí. -¿Te la desmonto?

¿Se puede desmontar así? Sí, claro.

¿Esto te lo cubre tu seguro? No, no, no, no.

Lo que valen las prótesis,

Seguridad Social me cubre un 30 por ciento.

-Aquí no hay material biónico, porque lo biónico,

una extremidad pueden ser 40, 50, 60.000 euros.

Tú tienes que invertir en cuatro, ¿no?

Exactamente, es por lo que estamos luchando.

Y abonarlo antes de que te lo devuelvan,

o sea, si tú no tienes recursos económicos no puedes acceder

al tema de prótesis.

¿Tú eres el hermano de ella? Sí.

Encima del dinero que cuesta, tiene fecha de caducidad.

Sí, esto son unos cinco años,

es que aparte de que te pasa una enfermedad tan brutal,

es que encima tienes que tener dinero para poder...

y yo no lo puedo costear, yo esto gracias a la ayuda

de la empresa donde estaba y luego pues un dinero que teníamos,

pero no pensamos nunca destinarlo a lo que ha sido.

La mano abre y cierra, vale, pero si yo quiero que se mueva

para un lado y para otro, me han puesto un aparato que es un giro

y vale 5.000 euros el que me gire la mano

y otros 5.000 en esta.

O sea, pero eso no te lo ponen en la Seguridad Social,

porque eso ni entra.

-Y luego, Marian, el tema es

es que amputados hombres hay muchos,

la mujer lo tiene mucho más complicado.

-Y luego, cuatro, yo en Aragón soy única,

puedes tener una amputación, dos. ¿Eres la única?

Sí, con cuatro sí.

-Esto no es tu comida favorita, pero...

-Bueno, puré, muy bien. Me duele, mira cómo acaba esto.

Se me marcan todos los electrodos. Esto pesa.

Voy con tendinitis, como te crees que voy.

Voy hecha polvo.

Me estabas diciendo que habéis tenido que adaptar toda la casa.

Sí, hubo que tirar todo y la obra se hizo cuando estaba yo ingresada.

Esto es un apaño, vamos. Sí, luego esto lo recubren,

pero bueno, era o comer de mi marido que me tenía que dar la comida

y para mí era bastante... y esto ya cojo con la cuchara.

-Con ese invento rudimentario,

porque había que darle la comida.

Ahora me toca, Diego, el Diliban.

Yo esto es lo que tomo, sí. ¿Y esto te dura cuánto, un mes?

Sí, son medicaciones de 28 días.

Esto yo cojo, hago la forma.

Buenas tardes.

Un autobús como el que tenemos enfrente para ti no es viable, ¿no?

No, yo en el autobús no puedo subir sola porque es muy alto,

aparte yo no me puedo manejar. Esto es un coste añadido también.

Bueno, lo que es el taxi hay una subvención.

¿Conoce la historia de Marian? Sí, ya hemos coincidido,

con esta la cuarta vez, tanto ella como otras personas como ella,

es la facultad que tienen para salir adelante,

es que es increíble de verdad las fuerzas que tienen.

Marian, vamos a entrar y aquí a la derecha vas a conocer

al ingeniero Guillermo,

que es quien te va a traer una novedad.

-Ella es terapeuta ocupacional de Miguel Servet,

o sea, que una buena compañera, ya como amigas más que...

-Se nos ocurrió porque hay algún momento de crisis, ¿verdad?

y se me ocurrió, pues igual algunas prótesis podrían ayudar.

-AYÚDAME 3D es eso, es entregar ayudas

a gente que nunca podría permitirse algo mejor

y eso llevamos haciéndolo tres, cuatro años,

entregando 150 brazos anualmente, estamos ya en 35 países.

Aquí está lo que hemos impreso a medida.

Como tú sí que tienes codos, en el momento que doblas el codo,

se te va a hacer pinza. Es superligera

y básicamente, o sea, lo puedes meter en el agua,

si se te ensucia esto lo cambias por otro,

yo te traigo repuestos de todo y si mejoramos nosotros,

te daremos otras cosas mejores hasta que tú puedas permitirte

si quieres algo mejor en el futuro, ojalá.

Nosotros al final consideramos esto no como prótesis,

si no como "Tresdesis", es un concepto que hemos acuñado

nosotros y es unos brazos en 3D para gente

que no puede permitirse algo mejor.

Ha dicho una cosa que se te han hecho los ojos chiribitas,

que se pueden mojar. Exactamente.

Para hacer cualquier cosa, te cae agua y tengo el miedo

de que se estropeen o que...

Bueno, cógelo.

Madre mía, es superliviano, no pesa nada.

-Básicamente el codo tiene que estar en el hueco.

Esto se coloca así, tú ahora mismo doblarías el codo

y ya con práctica lo que se conseguiría.

Estás cerrando puño.

Y según lo que voy bajando se va abriendo.

O sea, que según cómo la aprietas coge más o menos.

-Si es que al final tienes que hacerlo natural.

Aquí hay que ajustar un poco los hilos.

-Qué susto me has dado.

¿Has visto lo que tiene ahora tu madre?

¿Te gustan estas, Hugo? Son como de Vengadores.

-Sí, esta es para ti, encima.

Levanta para arriba ahora el hombro.

¡Bien!

(Música)

Guillermo, gracias a estas máquinas que tú tienes en tu casa,

impresoras 3D, lo que pasó de ser un hobby,

ahora es una responsabilidad, vamos, increíble.

De juguetes a manos. Yo estaba estudiando ingeniería

y quería aprender más de impresión 3D, con conocimientos,

con cosas que iban contando por internet vi que se podían hacer

manos también y eso sumado a un viaje que tenía preparado

a Kenia al acabar la carrera, dije: "A lo mejor allí lo necesitan"

Esta sería una mano para un niño o una niña que no tiene dedos,

esta, por ejemplo, está acabada, la tengo siempre de muestra,

esta es una innovación de AYÚDAME 3D que sería

para personas sin codo, que en el momento que balancea el hombro,

podría agarrar en cualquier dirección cualquier cosa.

¿De manera gratuita, Guillermo? Sí, sí.

Esto es una forma de ayudar a alguien.

Como no voy a poder ayudar, ¿no? Como no voy a poder usar

lo que me gusta, mi pasión o lo que sea a ayudar a los demás.

¿Esto es el diseño?

Eso es justo lo que se está imprimiendo en esta impresora,

que son los dedos para una solicitud de un niño que me han pedido.

Esto si fuéramos a una tienda de prótesis estaríamos hablando

que supera los 20.000, 30.000 euros.

Sí, pero es otra cosa, nosotros siempre intentamos separarlo

totalmente porque eso es algo para gente que puede permitírselo,

que invitamos a que ojalá te lo puedas permitir,

lo puedas adquirir, porque es una cosa superinnovadora

y muy útil, pero si eres una persona que no puede permitírselo

como muchas de las personas que ayudamos en 35 países,

pues esto es lo tuyo y con esto te vamos a ayudar.

Ahora tenemos como 50 colaboradores. Gente como tú que tiene impresoras

y que quiere ayudar. Eso es, también estamos

en colegios con un programa de concienciación,

también colaboramos con entidades sociales por todo el mundo

que buscan a estas personas que no saben que pueden ser ayudadas.

¿Cómo consigues el apoyo económico?

Nos ayudamos de donaciones, de colaboraciones,

de buscar premios, buscar subvenciones,

de unos llaveritos solidarios que estamos imprimiendo ahora.

Esta fue la primera persona que le entregué un brazo,

en el momento que él articula el codo hace que cierre la mano

para poder agarrar objetos.

AYÚDAME 3D existe porque en su momento en Kenia,

noté que la sensación era muy buena

y, ¿qué estoy haciendo? O sea, yo no me había dado cuenta

de lo que estaba haciendo hasta llegar allí.

¿Hay tanta gente que necesita manos?

Pues según la OMS, cien millones de personas

carecen de algún miembro.

Después de doce años que había tenido un accidente,

pues volvió a tener esto.

¿Cuántas horas inviertes imprimiendo un brazo como este?

A lo mejor esto puede durar dos días como mucho en imprimirlo.

Es un sistema de hilos, gomas.

Intentamos tener la menos electrónica posible,

porque hay muchos países que es muy complicado encontrar un motor

o cualquier cosa o si se rompe algo ya no te sirve para nada,

pues qué mejor que tener unos materiales accesibles

para cualquier persona en cualquier sitio.

Terapeutas, fisios, ¿han visto tu trabajo

y lo valoran como útil?

Hay muchas personas que lo han visto y les encanta

y de hecho, son esas personas quienes nos contactan

para buscar una persona que lo necesita

y por supuesto, siempre fomentamos que inmediatamente vayan a su doctor

o doctora para mostrarles esto y que ellos decidan,

que confiaremos plenamente en lo que decidan ellos.

Tu trabajo ahora mismo es exclusivamente esto.

¿Estás viviendo de ello? Sí, por ahora complicado,

pero es lo que se intenta, intentar financiar el proyecto,

hacer que evolucione, escalarlo, subvencionarlo,

que no te cuesta miles de euros, o sea, todo el material

tiende a cero en el resultado que vas a tener.

Pero por eso decimos que lo que realmente es un esfuerzo

y es un precio es el tiempo de estas personas

que voluntariamente hacen estas ayudas.

Y acordarte de ellas también, también tiene su precio.

(Música)

Cada vez hay más creaciones en 3D,

es la impresora 3D de hormigón, casas del futuro.

Esta máquina de siete metros por cinco,

construye casas en tan solo 15 horas.

Y ahí se ve como extruye ese churro,

lo que va dentro es un microhormigón

que hemos desarrollado nosotros junto con la Universidad Politécnica

de Valencia, lleva cemento, arena, fibras y agua, normal,

pero lleva unas cantidades específicas para que se pueda

extruir capa sobre capa y no se desparrame,

no se desmorone lo que imprimes.

Entonces, lo de dentro es como toda la vida, lo que cambia es esto,

que es como el depósito, como una manga pastelera de hormigón

y le bombeamos el hormigón con una bomba y una tubería,

según lo que vayamos a hacer le ponemos una de estas tres boquillas.

¿Y se seca tan rápido? Ahí está la gracia,

hemos hecho el desarrollo del material durante más de dos años

para que se pueda secar de una manera rápida

para que aguante capa sobre capa

y no se caiga a la vez que vas imprimiendo, porque recuerdo

que todos los muros de carga se hacen sin encofrados,

que es la gracia que tiene la impresión 3D.

Nuestra parte, que es la parte de la estructura,

sale a unos 35 euros el metro cuadrado de muro,

eso quiere decir que a lo mejor una vivienda de 100 metros cuadrados

estaría entre 4.000 o 5.000 euros.

-Una vez que terminamos de hacer la estructura, entran los albañiles

a hacer los revestimientos, toda la instalación eléctrica

y como si fuese una vivienda normal.

La máquina no hace magia, hace la estructura de la vivienda.

Los tres estáis al frente, ¿no? Arquitectos en 3D,

esto si los abuelos vuestros levantaran la cabeza dirían:

"¿Pero qué me estás contando?" ¿Cómo sale esta idea?

Si nuestros abuelos levantaran la cabeza se pondrían muy contentos,

porque con esta tecnología conseguimos que con el mismo dinero,

construir más casas, se generan más puestos de trabajo especializados,

no necesitas estar el encofrador al sol siete horas

poniendo el encofrado, si no que se le puede especializar,

nosotros formamos a los técnicos en una semana.

¿Estas casas para quién estarían destinadas?

Pues nosotros nos hemos dado cuenta que en proyectos de cooperación

al desarrollo, viviendas sociales donde se exprimen al máximo

las ventajas de nuestra tecnología, ya que puedes llevar la máquina

a cualquier parte del mundo y desarrollar, construir,

incluso conjuntamente con los propios usuarios

su modelo de vivienda, según la cultura que tengan,

la tradición, no hace falta hacer siempre las casas cuadradas,

o se hace una promoción inmobiliaria de proyectos sociales,

no hacer mil casas todas iguales.

Con esta máquina hicimos la primera vivienda impresa en 3D de España

y hace un mes hemos conseguido hacer la primera vivienda totalmente

impresa en 3D de África. ¿Se puede comprar una máquina?

El precio ronda entre los 150 y los 160.000 euros,

según el país, la formación, la cantidad de material y demás.

¿Es esta? Sí.

Tenemos la llave, con nuestra parcela.

Que esto está hecho en circular. Sí, claro, esta casa es cuadrada,

bueno rectangular y tiene dos esquinas en curva,

aquí en la ventana esta se puede ver el muro

impresión 3D y luego está por fuera el aislamiento.

Aquí podemos ver las capas de la vivienda.

Está el muro de impresión 3D que está detrás,

luego se le ha colocado el aislamiento,

una capa de hormigón, la red que es de dureza, la pintura

y el acabado. La impresora solo hace los muros de carga,

ahora lo vamos a ver dentro, luego lo de fuera

es un sistema de aislamiento térmico exterior,

se pone para que la casa sea como un bunker

y que no entre ni salga nada, esta casa es muy aislante.

Entramos por primera vez en una casa 3D.

¿De cuántos metros? Esta es de 24 metros cuadrados.

El techo también es novedoso,

porque en vez de ser de bovedilla, pues el techo son paneles

de poliuretano expandido que es aligerado y muy aislante.

Está para entrar a vivir, de hecho, nosotros venimos muchas veces aquí,

venimos el equipo y comemos aquí, porque el horno va.

La habéis dejado funcional total. El horno, la vitro, el grifo,

la cafetera, venimos aquí y comemos muchas veces, la verdad.

Lo más complicado de esto imagino que es el diseño,

o sea, poneros a programar esa impresora antes de llevarlo a cabo.

Bueno, tienes que hacer el plano en 2D y luego lo levantas

en el ordenador y tienes el modelo 3D,

con el modelo 3D lo generas a un "G-coder",

que es como la orden que lee la máquina

y le manda órdenes a los motores. ¿Os llamaron locos?

De vamos a crear una impresora 3D de casas.

La gente sí que tuvo la duda de si realmente este era un proyecto

que podía ser provechoso o era, como dices tú, una locura.

Y bueno, nos gusta decir a veces que hemos cerrado alguna boca.

¿Para vosotros qué significa la tecnología?

Bueno, lo que hay que hacer es aprovecharse de la tecnología,

la necesidad fundamental es la vivienda,

entonces, poder utilizar una tecnología tan innovadora

para hacer algo tan fundamental y tan primitivo como es una casa,

que en el siglo XXI todo el mundo no tenga acceso a una vivienda digna

pues nos parecía algo a lo que poner remedio

y es utilizar la tecnología más pionera para hacer algo

tan antiguo como es una casa. ¿Tenéis casa?

Yo quiero un terreno en la montaña de mi pueblo

e imprimirme una casa allí. -Primero el terreno y luego la casa.

Va a salir más caro comprar el terreno que imprimirte la casa.

Además me la haré ya con lo que estamos desarrollando,

la impresora multiplanta, porque me haré dos pisitos.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mi vida con un robot

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - Mi vida con un robot

12 dic 2019

Robots que hablan, acompañan y cuidan a quienes viven solos; ojos biónicos que ayudan a los ciegos; el primer exoesqueleto que permite caminar a los niños con alguna discapacidad; brazos artificiales que facilitan la vida a miles de personas o un casco para entrenar el cerebro y recuperar memoria.

ver más sobre "Comando Actualidad - Mi vida con un robot" ver menos sobre "Comando Actualidad - Mi vida con un robot"
Programas completos (509)
Clips

Los últimos 2.914 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios