www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3115858
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - He salido de esta - ver ahora
Transcripción completa

Tú y tu familia sobrevivisteis

al tsunami de Tailandia.

-Y sigues siendo la misma;

sigues siendo la misma, pero no eres la misma.

Sufriste una explosión de gas. -Me quedé sin cara y ciego.

De llevar a un niño de la mano de 10 años, que él me lleve a mí.

¿Quién podía imaginar que iban a superar

el peor momento de su vida? -Me podía gastar en un día 1500,

2000 euros, 3000. ¿En las tragaperras?

-En las tragaperras o en el casino.

Esta es la contratación de preferentes, ¿no?

-Sí. -¿Por qué me han engañado a mí?

Es mi dinero. ¿Cuándo te detectaron un cáncer

de páncreas? -Pues fue hace dos años

de una forma casual.

Han pasado página y ahora son mucho más fuertes.

-Cuando vamos a las revisiones me dicen que pase yo.

(RÍEN) -Qué tonto eres.

-Estoy preparando una travesía en el mar abierto.

¿Travesía en mar abierto? -Sí.

¿Y por qué? -¿Y por qué no?

-Hacer un tratamiento de verdad que te cambia la vida.

¿Todos los del pueblo han recuperado su dinero?

-Todos. Cuando digo todos es todos.

-A ver si me sale novia después de esto.

(RÍEN) -Tiene una en cada puerto.

"He salido de esta", hoy en "Comando actualidad".

-Lo que hay que hacer es tirar para adelante.

Conducís, ¿vale? Llego, me meto,

supero y, desde aquí,

intento.

Los 400 vecinos de Villanueva de Córdoba

que vieron cómo los ahorros de toda una vida

quedaban atrapados en participaciones preferentes

han conseguido, tras meses de lucha,

recuperar todo su dinero.

Hola, Pedro. -Hola.

¿Qué tal? Muy buenos días. -Muy buenas.

¿Todos los del pueblo han recuperado su dinero?

-Todos. Cuando digo todos es todos.

¿Tus padres también? -También.

¿Cuánto has recuperado? -Pues, en concreto,

era lo que tenían atrapado en preferentes, 21 000 euros.

¿Cómo se siente uno cuando lucha durante nueve meses

y consigue su objetivo para todos los vecinos del pueblo?

-Hombre, quisiera decirte "bien, feliz, contento", no.

Yo me siento muy frustrado, muy frustrado

porque hemos recuperado lo que era nuestro,

pero no se ha hecho justicia. Se van de rositas y lo más triste

es que no hemos tenido una disculpa.

Nadie nos ha dicho "lo siento, perdón", entonces,

eso tiene que quedar muy alto y muy claro,

pero recuperar lo que era nuestro con un sufrimiento

y con una angustia y desesperación

que a mucha gente los ha llevado al otro barrio.

Pero esos nueve meses, tú, que has liderado la protesta

de tu pueblo, ¿cuántas horas le echabas al día?

-Pues muchas horas, con mucho sufrimiento,

con mucha entrega y te puedo decir que eran

prácticamente las 24 horas. Hay muchos afectados

en otras partes de España que no han recuperado su dinero,

¿cuál es vuestro secreto?

-La lucha. La lucha continua, constante,

no darse por vencido,

ser consciente de que, si no luchas, no consigues nada

y unir a todo el pueblo.

(LLAMA A LA PUERTA)

¡Petra!

Petra.

-Sí. -¿Qué estás de zafarrancho?

-De zafarrancho.

-¿Cómo estás? -Bien,

¿y vosotros? -Muy bien.

-Hola, buenos días. Usted, como el resto

de vecinos del pueblo, ha recuperado su dinero.

-Sí, gracias a Dios, sí.

¿Cuánto dinero tenía en preferentes usted?

-Pues yo tenía todos mis ahorros de toda una vida,

29 000 euros. ¿Usted a qué se da dedicado

profesionalmente? -¡Huy!

Yo a trabajar en lo que había aquí:

Aceitunas, segar, arrancar garbanzos,

coger bellotas, todo eso.

Además de trabajar en el campo, ¿ha trabajado en otra cosa?

-Sí, me fui a Madrid a una casa que...

Que yo conocía.

Ah, ¿se fue a servir a Madrid? -Sí.

¿Interna? -Sí, interna.

¿Cuántos años estuvo interna? -Interna estuve veintitantos.

En teoría, este producto bancario, las preferentes,

está destinado a técnicos que conocen el mercado,

sin embargo, las comercializaron a la gente más vulnerable.

-Analfabetos, la mayoría, a deficientes mentales,

a niños, a vecinos en los que ellos, supuestamente,

contaban que no les iban a generar problemas.

¿Como quién? -Como gente mayor

donde lo que prima es la confianza,

el cariño y el respeto que le tienen a la persona.

Esta es la contratación

de preferentes, ¿no? -Sí.

¿Esta es su firma? -No.

-Pues se ve que alguien la firmó por ella.

(LEE CON DIFICULTAD) Entiendo as... pe... c...

Yo no lo he leído esto bien. -Lo que Petra ha intentado leer es.

(LEE) Entiendo aspectos financieros como volatilidad, correlación, VAR.

Perfiles como Petra firmaron que entendían aspectos financieros

como "volatilidad, correlación, VAR, PUT, COL".

-A una señora con más de 80 años

la tenemos como al Mozart de las finanzas,

porque esto un licenciado en Económicas

pues puede ser que lo conozca o no,

pero una señora con más de 80 años que no ha ido a la escuela...

-Vamos, ay...

Dentro de lo malo, pues... Hola, ¿qué tal?

-Muy buenas. -¿Qué pasa?

¿Vecina del pueblo también? -Vecina del pueblo.

¿Usted afectada por preferentes o no?

-Yo sí. ¿También?

-Nos lo dieron. ¿Ha recuperado su dinero?

-Gracias a Pedro. (RÍE)

-Cuántos se lo tenemos que agradecer.

-Venga, hombre. -Me voy, que se me socarra la cosa.

¿Qué le pasa? ¿Qué? (RÍE) Que se me socarra la comida.

¿Que se le socarra la comida es que se le quema?

-Claro. María Josefa, enhorabuena

por recuperar su dinero. -El banco ha sido capaz

de silenciar lo que ha ocurrido en Villanueva.

¿Ah, sí? -Eran casos muy concretos

cuando decían "oiga, ¿por qué no me trata a mí,

que soy de Toledo, que soy de Ciudad Real,

que soy de Bilbao, igual que han tratado

a los de Villanueva?". ¿Usted cree que a los de

Villanueva les han tratado de forma especial

porque han protestado más? -¡Claro!

Niño que no llora, teta que no mama.

Hola, ¿qué tal? -Buenos días.

Soy Teresa, de "Comando actualidad".

-Ya nos conocemos. Claro que sí.

-Yo tenía una cuenta corriente. Sí.

-Llegué con mi dinero, firmé un contrato con ese ingreso

pero solo que entraba en una cuenta.

Cuando se compraron preferentes y deuda subordinada,

a mí no me han dado contrato para firmarlo.

Usted firmó un contrato con el banco de que abría

una cuenta con ellos.

Y, luego, le colocaron sus ahorros en preferentes

y en deuda subordinada

sin su firma. -Sin mi firma,

yo no he conseguido verla. ¿Cuánto dinero ha recuperado usted?

-50 000 euros. 50 000 euros,

que esos son prácticamente los ahorros de toda una vida.

-Un plan de ahorro para la jubilación

porque no estoy cotizando a la Seguridad Social.

¿Y esos ahorros dónde están? ¿Dónde los tiene?

-Pues libres. Pero en el banco.

-A ver, ¿dónde me los llevo? ¿En el mismo?

-No, del mismo banco nada. ¿No?

-No. Cambio de...

-Hombre, que son igual, y están bombardeándonos

para que los metamos en cosas y digo: "No, los dejan quietos".

¿Usted no se fía? Lo tiene en la cuenta bancaria

que no le da rentabilidad. -No, te cobran comisiones.

-Esa angustia no se me ha quitado, yo veo en otras familias

lo que está ocurriendo y sigo sintiendo lo mismo.

Claro, tú tienes un negocio con tu marido, que le vemos trabajando.

-Sí. Hola, ¿qué tal? Buenos días.

-Buenas. Buenos días. ¿Cómo vive usted todo esto?

¿Sufrió mucho usted? -Ella más que yo,

porque ella es la que lleva la contabilidad.

Su mujer salía fuera a demandar y usted aquí trabajando.

-Con los días que echamos que si echáramos números, ¿eh?

No sé cuántos días perdimos. ¿Cuántas horas han echado

a la lucha para recuperarlo? -Muchas.

En Villanueva de Córdoba habéis recuperado los ahorros,

pero en otras partes de España, como fueron a un proceso judicial

tienen que pagar costes de abogados y pierden un 10%.

-Y en el arbitraje también han perdido una quita,

que eso nadie lo dice. ¿Qué recomendarías

a quien todavía no ha recuperado su dinero?

-Que luche, pero con conocimiento,

que no le pase lo que le pasó a María,

que la lucha le ha costado pues una angina de pecho.

-Yo era un día, otro día, noches enteras sin dormir.

-¿Quién paga ese sufrimiento?

-Yo digo: "¿Por qué me han engañado a mí?", y después decir:

"Bueno, si es mi dinero, si yo lo he puesto en un sitio

que yo no quería riesgos, que lo había dicho",

entonces te sentías mal, muy mal, muy mal.

"Se están aprovechando de mí, es que esto ya...".

Yo un desastre, no me controlaba.

-Buenas, Jerónima. -¡Hola!

¿Qué pasa? -Que nos vemos ahora después...

-Muy bien. -Para tomar el aperitivo, ¿eh?

No me digas que ella también... -Sí, también.

Tenía preferentes. -Hemos recuperado todo.

¿Y con eso qué han hecho? Con ese dinero.

-Comprar el local e intentar poner aquí,

que queremos poner una casa rural.

¿Qué local han comprado? ¿Este? -Este.

-Hola, buenas tardes. ¿Qué tal?

-Nada, aquí echando agua.

Me dice su mujer que tenían preferentes

y que han recuperado todo el dinero y, con ese dinero,

ha podido comprar esta casa. -Esto es, era nuestra ilusión,

yo tengo un taller más abajo y lo hemos empleado aquí.

¿Cuánto dinero tenían? -Pues unos 60 000 euros.

Hay familias en el pueblo que negociaron con el banco

y le aceptaron una oferta del banco inferior

a la cuantía de sus ahorros. -Entonces, esa gente

se dejó por el camino 12, 14 y 16 000.

Los vecinos que han vendido a pérdidas.

-Sí. Que perdieron un 30%

de sus ahorros, se estarán tirando de los pelos.

-No, porque también lo recuperó porque en la negociación

entró que la gente que había vendido a pérdida

es gente que estaba... Que necesitaba ese dinero sí o sí.

(Campanadas)

¡Gracias por venir, hombre!

¡Hombre!

¿Y tu marido? -Mi marido está con los albañiles.

Muy buenas.

(Murmullo)

Vemos que se unían cuando estaban luchando

por recuperar su dinero,

pero ahora ya tienen su dinero y siguen quedando.

-Hombre, claro. Eso es lo bueno,

que después de todo nos hemos unido más

gente que, a lo mejor, no nos conocíamos de nada

y ahora somos amigos y nos queremos

y nos juntamos y decimos "hola" y "adiós".

Ha sido magnífico. -El susto que nos dieron

también magnífico. Han sufrido mucho.

-Mucho. Yo me despertaba de noche y decía: "Pero, bueno,

¿por qué me he despertado así? Porque no tengo

donde caerme muerta". Yo cogí todo

y mi hermana me tuvo que prestar. Nosotros estuvimos aquí

hace dos años y medio y conocí a algunas personas,

como usted, que me decía que le habían quitado

todo el dinero de la cartilla sin firma y sin nada.

¿Qué tal? ¿Mucho mejor? -¡Huy, madre mía!

Duermo tranquila.

-Bueno, señores, un brindis

por los que ya no podemos contar con ellos,

preferentistas que unidos estuvimos en la lucha

y por una gran persona, un gran periodista,

que también nos abandonó como es Alberto Almansa.

Va por ti, Alberto.

María Belón, ¿qué tal? -¿Qué tal?

Buenas tardes, ¿cómo estás? -Muy bien.

¿Bien? -Encantada de conocerte.

(RÍEN) Tú y tu familia sobrevivisteis

hace 10 años al tsunami de Tailandia

en el que murieron 230 000 personas.

-Es el registro oficial, sí.

La primera pregunta es cómo estás.

-Muy bien. Sí.

-Muy, muy bien. Estamos en el silencio

de una biblioteca, ¿has necesitado mucho silencio

en estos 10 años para poder calmar la mente?

-Eh, el silencio yo creo que ha sido una de mis medicinas

más importantes. ¿Qué lees? ¿Qué lees ahora?

(RÍEN) "Desde el silencio".

-Es uno de los supervivientes de Los Andes

que estuvo en silencio 30 años, más de 30 años.

¿Dejan de doler las heridas alguna vez?

-Duelen diferente, duelen diferente.

Ajá. -A veces tiran las cicatrices.

Para mis hijos era complicado, tan pequeñitos, explicar

pues en el polideportivo, cuando se cambiaban, las cicatrices...

-"¿Qué te ha pasado?". -"Estuve en un tsunami".

Y los niños, lógicamente, no lo entendían.

(TV) Cuando el tsunami alcanzó las poco profundas aguas

de Tailandia, la base de la ola frenó su avance,

mil toneladas de agua descendieron de golpe

sobre cada metro de playa.

¿Cómo se sale de eso?

(RÍE) -No se sale, te "salen".

Te "salen". Los que salimos vivos,

salimos vivos porque nos sacaron vivos,

y los que se quedaron, se quedaron porque se quedaron.

Buf, de repente, han pasado pocos segundos o minutos

y te das cuenta que... Uf, me estoy emocionando.

Que ese mar ya se quedó ahí. Se quedó allí.

-Sí, una mar y ya se quedó allí y emerge otra

que tienes que empezar a descubrir, a recomponer.

Y sigues siendo la misma. Ajá.

-Sigues siendo la misma, pero no eres la misma.

(Torrente de agua) (GRITA) ¡Mamá!

Después de contar vuestra experiencia en la radio,

llegó "Lo imposible",

eres coguionista de esa película.

-Tienes que ayudar a la gente, se te da bien.

-¿Tú te pondrás bien? -Te lo prometo.

¿Te emocionas todavía al ver el tráiler de la película?

-Pues nunca me he emocionado tanto. Ajá.

-Nunca lo había visto tan cerquita.

Y no tenemos clínex. ¿Cómo se construye lo cotidiano

después de algo así? -Lo cotidiano se construye

al cabo de un tiempo, aquí hablo del proceso

del postraumático, toma un tiempo.

Vas por la calle y la gente mira escaparates

y se ríe. Y tú eso no lo entiendes.

-No solo eso, es que te enfada. Ajá.

-Te enfada que la gente sea feliz.

Entonces, a ti te enfada decir: "¿Por qué yo no puedo sentir eso?".

Y, personalmente, a mí, para protegerme era como:

"Es que esa gente está mal,

no entiende que la vida es muy dura,

que la vida tiene mucho dolor". Me acuerdo de la primera vez

que entré en una tienda a comprarme un par de zapatos,

habían pasado tres años del tsunami.

Fue un logro. Es el mismo hospital,

lo rodaron en los mismos lugares, en el mismo hotel.

Por aquí me subió, con la camioneta, mi papá tailandés.

(Griterío) (TV) Si mamá y Lucas están

ahora mismo igual de solos,

imagínate lo asustados que estarán.

(TV) ¡Niños! -Simón, claro, al tener cinco años,

tiene muchos procesos de amnesia, él, en un primer momento,

cuando sale de la ola, tienen un recurso los niños

que es maravilloso que es la fantasía.

Tuvimos que ir acomodando esos recuerdos

e ir eliminando esa fantasía y reconvirtiéndola en su...

En su recuerdo real, porque el recuerdo real

no existe, pero sí existe un recuerdo emocional complicado

que te provoca pesadillas, que le impedía caminar,

por ejemplo, por la calle, por Alcobendas,

donde había árboles grandes, se asustaba

porque él decía que los árboles se caían.

¿Y como madre cómo has vivido ese proceso de tu hijo más pequeño?

-Jugando, jugando mucho, jugar con el dolor.

Ajá. (TV) Este Goya se lo voy a dar

a quien representa a esas personas y no lo volveré a ver más.

(Aplausos)

(TV) Le entrega el Goya

Juan Antonio Bayona a María Belón.

Tanto tú como tu familia habéis sobrevivido a otro tsunami,

al de los medios de comunicación y los periodistas.

-Siempre hacéis las mismas preguntas.

Como cuál... Por favor, no me preguntes

si he tirado el Goya al mar, te lo pido.

te lo pido... ¿Lo has tirado?

¿Qué libro estabas leyendo en ese momento?

-"La sombra del viento" de Ruiz Zafón.

¿Lo buscamos? -Venga.

Agarraste el libro como si fuera una tabla de salvamento.

-Porque, cuando venía la ola, yo sabía que me iba a morir,

pero es una sensación de decir: "¿Y yo cuándo me acabo el libro?".

Entonces, pum, lo agarré.

Por si acaso. -¿Y si hay más allá

y podemos seguir leyendo? (RÍEN)

-Aquí está. Tardé más de dos años

en podérmelo terminar. Cuando me lo terminé

dije: "Empezamos, ya empezamos otra etapa".

Sí.

Estás preparada para nadar. -Ya, a nadar un ratito.

Estás preparando algo, creo. -Sí, me estoy preparando

una travesía en mar abierto. Travesía en mar abierto.

-Sí. ¿Y por qué?

-¿Y por qué no? (RÍE)

-Esa fue la pregunta que me hice: "¿Por qué no?".

Porque yo le debo mucho al mar y un día pensé...

Me gusta mucho nadar, nadar ha sido mi deporte siempre

y pensé: "¿Y por qué no una travesía en mar abierto?".

Tienes una relación especial con el mar.

-Sí, muy especial. ¿Cómo se definiría esa relación

que tienes con el mar?

-Uf, una relación de vida,

porque me devolvió la vida y me devolvió a mis hijos.

Me los revolvió y me los devolvió.

¿Cuánto tiempo te queda para hacer esa travesía

a mar abierto? -Pues en septiembre,

o sea que queda... Queda tiempo, pero no tanto.

No tanto. -Me gusta mucho, mucho nadar.

¿Por qué? -Porque es silencio.

El tema de la relación con el mar ha sido, bueno,

sobre todo más por los chicos. Por tus hijos.

-Sí. Ellos ahora hacen surf. ¿Surf?

-Surf. (RÍE)

Van a coger olas grandes. -Sí.

(RÍE) Tú eres médico.

-Soy médico, pero no ejercí. ¿No ejerciste la medicina?

-No, soy un médico cobarde. (RÍE)

¿A qué te dedicas ahora? -Yo ahora, a raíz de la película,

me ofrecieron dar conferencias y doy conferencias.

Lo que hago es transmitir oralmente lo que para mí fue la experiencia,

lo que yo aprendí, trabajo para empresas que me llaman

y, también, más de la mitad de mi tiempo se la he dedicado

a proyectos sociales. Hacer lo posible por dejar esto

un poquito mejor.

(Viento fuerte)

Este es el sitio preferido del mar para Kiki y para mí.

Estamos pues casi, casi, en la frontera con Francia.

María... (RÍE)

Te estoy escuchando mostrándole a tus amigas...

-A Paula y a Lola, que son de Chile.

Ajá. -Y me presumen de

las bellezas de Chile y yo dije: "Yo presumo del Cap de Creus",

es mi sitio preferido del mar.

¿Por qué es este tu sitio preferido?

-Porque es muy salvaje, porque es un sitio muy salvaje,

muy natural, eh, muy lunático. Ajá.

-Y muy desértico. Me decías que habías tardado

nueve meses en entrar en una piscina.

-Sí, en volver a tocar el mar, el agua de hecho.

¿Y el mar? ¿Cuánto tiempo tardarte después del tsunami?

-El mar fue un año. Vinimos aquí, un poquito más allá,

a una cala de la Costa Brava, y los cinco tocamos el mar

por primera vez. ¿Y recuerdas esa sensación?

-Sí. ¿Me la puedes describir?

-No, no te lo puedo describir.

Es una sensación muy sensorial, muy...

Muy, muy, muy, muy especial.

De verdad que el lugar, María, es precioso.

-Lo que más me gusta son los rompientes de los acantilados.

Los acantilados son superbonitos.

Me gusta mucho cuando siento la fuerza del mar,

mucho. ¿Recuerdas el momento

en el que saliste?

-¿Del...? ¿Por primera vez cuando emergí?

Sí, cuando emergí por primera vez sí.

Me enfadé mucho ahí con la vida, con seguir viva, mucho.

¿Te enfadaste por seguir viva? -Sí, mucho, mucho.

Claro, porque yo pensé que estaba sola

y ahí es donde dices: "Es que, claro, que...

Es que la vida sirve para...

Para querer, para cuidar, para estar con los demás"

y, de repente, cuando sientes que eres la única

que ha quedado de la familia viva, te enfadas, dices:

"No tiene sentido sin alguien a quien querer".

¿Y qué es lo que has aprendido

para que haya un antes y un después de María?

(RÍE) Pues he aprendido lo mismo que me contaba mi papá

en sus cuentos de pequeña,

que es que vale la pena vivir por lo que vale la pena vivir.

Y vale la pena vivir para echar una mano a los demás.

El 12 de enero de 2006 a Rafa le cambió completamente la vida,

una explosión de gas cuando trabajaba como bombero

le dejó sin cara y prácticamente ciego.

Hoy, nueve años después, mira la vida con una sonrisa.

Sufriste una explosión de gas. -Yo soy bombero y salí volando

de una explosión de gas y la vida te cambia:

Me quedé sin cara y ciego.

Y este es tu hijo. -Este es mi hijo,

mi única obligación. (RÍEN)

-Si él ríe, yo río. Y ahora es mío algunos días.

Rafa, veo que te guías muy bien. -Sí, la verdad es que

la orientación es... Estoy extrañado, impresionado

del sistema que llevo, por la noche voy por bombillas,

por luces, no veo caras, no veo nada, solo luces.

De día ese radio de cuatro o cinco sombras que veo

a mi alrededor hace que... ¿Son suficientes para ti?

-Coño, soy capaz de ir en bicicleta también.

¿Ser bombero te ha ayudado? -Sí, en la oscuridad,

los bomberos, para llegar a un fuego, atravesamos el humo.

¿Qué tal está? Es mal día, ¿no?

Está complicada la cosa. -Hay corriente.

¿Cómo te manejas tú en el agua?

-Por ruidos, por silbidos también. Por silbidos y ruidos.

-El kitesurf lo hago todo por ruidos.

Porque tú practicas kitesurf también.

-Con mi instructor.

Es a base de sonidos.

Veo que nos hacen fotos. -Patricia es mi cuidadora.

(RÍEN) -¡Hola!

Tú necesitas a alguien que te ayude en tu día a día.

-Como gran inválido pues necesito a una persona

para muchas cosas. -Yo siempre estoy con él

observando todos los movimientos que hace.

-Nos conocimos haciendo kitesurf los dos,

me dijo que hablaba catalán y no me lo creí.

(RÍE) -En Brasil una chica

hablando catalán, vino a Sitges, somos vecinos,

es una buena cuidadora, una buena amiga.

Es un poco show, el ciego y la chica guapa,

es así un poquito.

¡Vamos, mira!

(RÍE) -Mira, mira lo que hice, mira, ¡ah!

(RÍEN) Hay una fecha en tu vida

que supongo que no se te olvida jamás, ¿no?

-No, no se va a olvidar,

que es el 12 de enero de 2006.

Esto pasó en Santa Coloma. -Fue una asistencia técnica de gas

donde salíamos, no esperábamos nunca que pasara esto.

Estábamos los que teníamos que estar, era zona acordonada,

lo teníamos todo asegurado pero había que cortar el gas.

Y este eras tú... -Ese soy yo y ahora entra

a trabajar el Dr. Rodríguez Infante;

tras reconstruirme la cara el Dr. Barret,

entra a salvarme el ojo, a intentar salvarme el único ojo

que tenía un trocito. Te quedó la cara destrozada.

-Estalló un ojo. Ese ojo se fue y aquí resto

un resto visual pequeñito, veo un 2%.

Un 2%. -Sombras a tres, cuatro metros.

Desde aquel día, la cosa está clara,

de llevar a un niño de la mano de 10 años a que él me lleve a mí,

pues es un gran cambio. (RÍE)

Tú pasaste mucho tiempo en el hospital, ¿no?

-Pasé dos meses en coma. Dos meses en coma.

-Dos meses en coma y uno más en el hospital.

Nadie se atrevía a decirme qué había pasado hasta que

el Dr. Barret fue el que me dijo: "Te tuve que reconstruir la cara":

Y le dije: "Vaya pedazo de trabajo has hecho".

¿69 tornillos que son los tornillos que te han tenido...?

-Bueno, eso es un poco marketing, digamos, tengo más, 76-77.

76-77 tornillos en la cara. -En la cara.

Pero dije que quería reír, hacía un libro para reír,

entonces, puse el 69 porque es un número más risueño.

(RÍE) -Hace más reír y, bueno,

lo que quiero con la portada es que cuando la vida

te deja desnudo, lo mejor es reír.

Y este es el casco que está tal cual se quedó

el día de la explosión, me salvó la vida.

Fue una explosión de 640 metros por segundo,

una explosión... 640 metros por segundo.

-Sí, la gente que estaba a mi alrededor salieron

todos mutilados, rotos y descuartizados.

El traje de bombero me salvó la presión,

pero la cara no, y el casco me salvó la cabeza.

Aquí hay una fotografía. -Esto es el año antes

de la explosión, eh,

aquí tendría yo 37, 38 años.

O sea, poco antes de que pasara... -Sí, un año escaso,

un año escaso de la explosión. Yo creo que, más o menos,

el médico no me ha dejado tan mal, mirando bien.

(RÍEN) -¡Chicos!

¡A comer!

Buen apetito. -Buen apetito.

Todo esto que te ha pasado supongo que también te afecta

a nivel económico, ¿de qué vives ahora?

-No, tengo mi salario completo como cuando trabajaba.

-Es un accidente laboral. ¿En su momento notaste

algún rechazo de la gente? -Sí.

¿Sí? -Yo he tenido dos... dos...

Dos taras psicológicas, ¿no? Era sentirme rechazado y...

Y no volver más a hacer de bombero. -Soy fan de él, 100%.

¿Por qué? -Desde el primer día que le conocí.

Porque se veía que era un superhéroe.

(RÍEN)

-Bueno, Ricard, pues vamos a la consulta mi genio.

De tu genio. -El que ha logrado

que yo vuelva a tener cara

y vuelva a reír y vuelva a ser feliz.

¿Cuántas operaciones has tenido?

-Con el Dr. Barret va a ser la 11 ó 12, 11 ó 12.

¿Y te queda? -La última.

Una sola.

Hola, muy buenas. -Doctor.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? Soy Ricard, "Comando actualidad".

-Aquí estamos a la última visita para acabar esta...

Bueno, pues... -Siéntate.

Tú siempre con un aspecto fantástico.

-Eh, la gente me lo dice, doctor, que vuelvo a tener cara,

vuelvo a sonreír, sobre todo al gesticular.

La gente está sorprendida porque la cara se mueve,

antes no sabías si llorabas, no sabías si reías, no sabías si...

Uf, mi cara era una momia y ahora gesticular,

ha logrado que tenga movilidad totalmente.

Ha pasado por 11 operaciones. -Son pocas, tenemos pacientes

que llegan a 100 intervenciones. 100 intervenciones.

-Sí. Tenemos que imaginarnos que, en ese momento, tocar

la cara de Rafa era tocar un saco de nueces,

todo estaba partido y roto. ¿Cómo se reconstruye una cara

como la de Rafa en este caso? -Empezar de dentro a fuera,

estabilizando creando de nuevo un esqueleto facial,

colocándolo todo en su sitio con placas muy pequeñitas,

con tornillos y, después, arreglar el envoltorio.

¿En qué consiste esta última operación?

-Consiste en pulir un poquito las marcas de las cirugías,

acabar de difuminar un poquito más las cicatrices

más importantes de la cirugía.

-Nos tomaremos una paella cuando lo arreglemos todo.

-Eh, nos vemos antes, unos días antes,

ya tienes la cita, me parece, para vernos antes para repasarlo

bien todo, acabar todo el papeleo y nos vemos en el quirófano.

Es el remate final. -Hace ya nueve años.

El... A ver si me sale novia después de esto.

(RÍE) -Novia, novia, tiene una

en cada puerto. Hasta luego.

-Hasta luego.

(Claxon)

Ahora estamos pasando por el parque de bomberos.

Cuando pasó el accidente y veía un camión de estos,

me ponía a llorar. ¡Cándido!

-Salida. -Ah, salida, ¿queréis ver una?

Esto es lo que echo de menos. Esto lo echas de menos.

-¿Ves? Lo estoy sintiendo ya.

Te irías con ellos, ¿no? Al servicio.

-Yo ahora mismo estoy sintiendo, me estoy poniendo...

Esto está arrancando y el hecho de ver

cómo se van vistiendo...

Me está cambiando todo. ¡Fede!

¡A tope! Ahora cuando empiezo a sentir...

Esta es la línea... Ya te veo que te pones...

-Cuando pongan la sirena, te cagas ya.

(Sirena) Eso es lo que nunca volveré

a hacer, y eso es lo que para mí es lo más grande del mundo.

¡Buenas, chavales! -¿Qué pasa, Enrique?

-¿Qué pasa, Carlos? ¿Cómo estás? ¿Rafa es un ejemplo a seguir?

-Hombre, pues, fíjate, una persona que,

después de lo que ha pasado, que tenga estas ganas

de seguir adelante y, sobre todo, de disfrutar,

pues fíjate, un ejemplo para todos.

-A veces cuando vengo: "Eh, ayer me acordé de ti,

tuvimos un escape de gas". Y, entonces, es verdad

que desde aquel escape de gas cambiaron las leyes de protección,

nos obligan a ir más protegidos.

¿Uno tiene miedo a que le pasen o a que le sucedan cosas

como la que le pasó a Rafa?

-Hombre, pues... ¿Dedicándose a esto?

-Sobre todo en los servicios, como él decía, donde no ves:

Servicios de gas, servicios de electricidad,

donde hay un componente de peligrosidad alto.

-No sabes cómo reaccionar. Pero para eso nos pagan

y nos hacemos bomberos, no me puedo quejar mucho,

es la profesión que quise. Él aquí como en casa.

-Claro.

-Cuando entras de bombero eres el tío más feliz del mundo.

¿O no? (RÍEN)

-¿O no, chavales?

En la escuela cuando firmamos de bombero...

-La sonrisa así. -Exactamente, estás en plan:

"No me lo puedo creer". ¿Sí o no, Claudio?

-Sí, sí. -No me han olvidado ni yo a ellos.

No sé. -¿Cómo te vamos a olvidar

si estás todo el día aquí? (RÍEN)

(HABLAN ENTRE ELLOS EN INGLÉS)

-Buenos días. Good morning! (TODOS) Good morning!

-Siento haber llegado tarde, ha venido un regalo,

traje una cosa, luego lo veis. (RÍE)

Ahora os cuento por qué. He venido de la revisión,

ha salido todo fenomenal, son chapas de "todo va a salir bien".

Es una tontería pero... Very welcome.

Muy buenos días, Sonia, soy Teresa, "Comando actualidad".

-Encantada. Acabas de venir de la revisión.

-Sí. ¿Cuándo te detectaron

un cáncer de páncreas?

-Pues fue hace dos años, de una forma absolutamente casual.

En un torneo benéfico me tocó me tocó un chequeo médico

y, bueno, me lo detectaron entonces.

Me diagnosticaron un cáncer de páncreas

y vino todo lo demás. El cáncer de páncreas

tiene un índice de mortalidad tan alto, del 99%,

porque se detecta muy tarde, porque es asintomático

y el páncreas... ¿Dónde tenemos el páncreas?

Porque la mayoría no sabemos muy bien.

-El páncreas está aquí atrás. Detrás del estómago.

-Está detrás del estómago pero en la parte más baja.

Cuando tienes un dolor de espalda que es por donde suele

a veces tirar, pues no lo asocias a que tienes un problema

en el páncreas, piensas que tienes un tirón muscular,

no tuve ni eso. Con tres hijos, directora

de dos colegios, con una vida muy activa,

¿cómo te cae esa noticia?

-Pues te cae como le cae a cualquier ser humano,

es decir, al final, no estamos preparados

para asumir la propia mortalidad.

De repente, eres consciente, o sea, te metes en Internet,

lo que hacemos todos, ves que toda la gente famosa

que ha pasado por ahí, que ha tenido medios y recursos

para que la gente se volcara en ayudarles:

Desde Pavarotti, Steve Jobs, Rocío Jurado,

pues no lo han superado y dices: "Dios mío,

esto de morirse no es para otro, es para mí".

Has pasado por una operación, has pasado por quimioterapia

y, dos años después, qué te dicen.

-Me dicen que tengo exactamente el mismo riesgo de volver a padecer

un cáncer que cualquier persona donde no han aparecido nunca.

Me he puesto en manos de médicos, que son los que saben,

he tenido la suerte de tener un equipo profesional,

bueno, que no son... Es curioso, es decir,

es gente que no conoces y te salvan la vida.

Y, luego, yo creo que con mucho optimismo.

Yo he tenido la suerte de tener, aquí estamos trabajando,

gente muy, muy buena a mi lado que ha querido ayudarme.

Los que vemos aquí son profesores

del colegio que diriges. -Sí.

Y coordinadores. -Sí.

-La primera reacción fue todos a una, o sea,

aquí fue Fuenteovejuna, tal cual.

-Very happy, thank you.

Have a good day. (HABLAN TODOS A LA VEZ)

-Mira, aquí lo tienes, este es el diagnóstico:

Adenocarcinoma de páncreas localmente avanzado.

Adenocarcinoma. -Es un cáncer maligno.

Me encontraba bien, entonces, los primeros minutos

fueron sentarme en el coche,

decir: "La noticia que me han dado es que tengo un cáncer

y, además, en el páncreas".

Y, primero, incredulidad, segundo, llamas a tu amiga del alma,

le dices: "Me acaban de decir esto" y, como ella es mi abogada,

digo: "Tenemos que ordenar, tenemos que organizar las cosas

para, ante la eventualidad de que yo no esté aquí,

las cosas puedan seguir bien". Ordenar es hacer el testamento.

-Sí. El cáncer de páncreas no ha sido

la primera dificultad que has superado.

-No... (RÍE) Hemos pasado,

no con este colegio, con el otro, un concurso de acreedores.

Y lo hemos levantado.

Oh, por cierto, lo de los campamentos

y lo del programa de debate público para los niños de Bilbao, ¿eh?

Ah, el de Europa, ¿vale? Venga, gracias, ¿eh?

Tienes dos colegios en propiedad, uno en Málaga y otro en Bilbao.

-Sí. Y vas de un lado a otro.

-Ayer llegué tardísimo, por cierto, sí.

Mis tres niños ya mayores, el mayor ha terminado

Ingeniería Industrial, está haciendo la nave ahora.

¿Te ha cambiado la enfermedad? Porque vemos que nada te estresa.

-No, no. Antes a veces tenías

el piloto automático como le pasa a la mayoría.

Había días antes que al lío, ¿no?

-Cogías la agenda y dices: "Esto es lo que tengo que hacer".

Y ahora el "tengo que" está condicionado

por una decisión previa que dices: "Esto voy a vivir hoy".

¡Ay! -Good morning.

-Good morning! Where are you?

Are you in the patio? Yes?

(Música de violín)

(APLAUDEN)

-Oye, ¿y tú estás posando? Y él te está pintando a ti.

Oh, qué bueno.

¡Qué genial! Una misma cosa y la pintan dos personas

completamente diferentes, ¿a que sí?

Hay que mirar, Sonia,

tú, claro, eres la propietaria, la directora

de dos colegios privados,

tienes muchos ingresos, el tratamiento para ti

ha sido más fácil porque has podido acceder

a tratamientos muy costosos, ¿esto es así o no?

-A ver, yo tenía... Nosotros teníamos desde hacía

20 años un seguro médico en la Clínica Universitaria

de Navarra que no habíamos tenido ocasión jamás de utilizarlo,

gracias a Dios, y, de hecho, nos habíamos planteado

quitarlo en el último año. Ajá.

-Y a mí se me ha tratado dentro del seguro médico,

no han sido tratamientos costosos. No te has ido a Estados Unidos,

a ninguna clínica privada, no has invertido

gran parte de tus ahorros. -En absoluto.

Y sé que los médicos que me han atendido a mí

son médicos que atienden a pacientes...

De la Seguridad Social. -Exactamente.

Los sanitarios que tenemos en este país,

y eso sí que lo he podido ver, hay una sensibilidad

y una generosidad, además de conocimientos, tan grande,

que es que, de verdad, o sea, en cualquier sitio

donde vayamos estamos bien atendidos.

Muchísimas gracias. -De nada.

¿La cañita? -Para mí.

Eduardo, tú has pasado la mañana con tu mujer,

¿tú cómo has vivido todo este proceso?

-Pues, hombre, ha sido tan intenso y en tan poco tiempo

que yo la veo y me cuesta a veces recordar lo que hemos pasado,

porque ha sido dramático. ¿Cuántos años lleváis casados?

-Hicimos las bodas de plata hace dos años, 26, ¿no?

-Sí, 27 vamos a hacer este año. -27.

O sea, toda la vida juntos. -Pues casi, casi,

porque el noviazgo también fue intenso.

Siempre ha tenido mejor pinta que yo, siempre,

hasta, incluso, después de la... De la esto, de la...

(RÍE) Del tratamiento. -Cuando vamos a las revisiones...

Cuando vamos a las revisiones,

me dicen que pase yo, con eso te digo todo.

(RÍE) Qué tonto eres. Tú eres médico.

-Sí. Cuando te enteras que tu mujer

padece cáncer de páncreas, ¿qué te viene a la cabeza?

-Eh, es una sentencia,

es una condena, eh, lo que pasa que, eh,

la antítesis de eso es que ella físicamente

estaba tan espléndida... Ya.

-Que era totalmente contradictorio el diagnóstico con

la imagen de ella. ¿Por qué crees que ella

se ha curado? -Por varios factores,

pero en primer lugar por el diagnóstico precoz.

El problema del páncreas es que es una víscera escondida,

se dice que es retroperitoneal, entonces, cuando da signos

de síntomas, ya es tarde. ¿Qué comes ahora?

¿Cómo has cambiado tus hábitos? -En casa se come orgánico,

es casa no se toma azúcar,

se toman otras alternativas como stevia, hay otras...

¿Todos? -No, no, yo me lo salto.

¿Ah, sí? -Hombre...

Claro, porque yo soy omnívoro, ella no.

Esta historia de superación que tenéis,

¿cómo te ha cambiado la vida?

-Bueno, eh, de alguna manera,

valoras las cosas de otra forma, ¿no?

Te vuelves más humano porque, inevitablemente,

cuando te enfrentas a un problema de salud...

Yo, por ejemplo, cuando llegan las Navidades ya no las felicito,

ni "próspero Año Nuevo", ni "feliz Navidad",

a todos les deseo salud, es la llave para todo.

Si tienes salud te puedes enamorar,

puedes tener trabajo, o no, pero si no tienes salud,

nada funciona bien.

(LLAMA A LA PUERTA)

¿Se puede? -¡Adelante!

Buenas tardes, Eduardo Valcárcel.

-¡Hola! Hay una frase tuya en Twitter

que dice: "Lo que he aprendido es quererse a uno mismo

para poder ir hacia adelante".

-En la vida siempre he buscado momentos en los que he intentado

superarme, momentos en los que he intentado retarme

a mí mismo, pero nunca lo he hecho para demostrar a nadie

que yo podía, sino... O que yo era capaz de conseguirlo.

Eres el director de la escuela de la Federación Española

de Fútbol y el único entrenador de España con una sola pierna.

¿Esto es una heroicidad? -Yo no lo veo como tal,

ahora mismo formamos la escuela de 30 y tantos entrenadores.

¿Cuánta gente tienes a tu cargo? -34, dos preparadores físicos,

más entrenador de porteros.

"Para entrenar, ser positivo es más importante que las piernas".

-Lo importante, sobre todo, es la cabeza,

tener bien amuebladas tus ideas, ser muy consciente

de lo que quieres, muy coherente con lo que decides

y da igual que entrenes a niños pequeñitos que a mayores.

Edu, ven aquí un momento, ven. Ven.

Ven, Naya.

¿Son tus hijos, Eduardo? -Sí.

¿Son tus hijos? -Esta ea Naya, de cinco años.

Y Edu. -Que va a cumplir seis.

Y Edu, que está aquí también,

dile cuántos tienes. -Dos.

-¿Y cuántos vas a cumplir?

-Tres. -Tres.

-¿A qué es lo que más te gusta jugar?

-Al fútbol. -A fútbol.

¿Esto no se lo has enseñado tú? -No he hecho nada, lo hace él.

Le encanta el balón, se duerme con un balón,

se acuesta con la equipación de fútbol.

Mira, estos son todos mis chicos.

-¡Hola, Edu! -¡Hola, Edu!

-¿Qué tal, chicos? -¡Hola, Edu!

-¡Hola, Edu! -¡Hola, Edu!

-¿Habéis visto a Santi? (TODOS) No.

¿Esta es tu selección? -Esta es.

(RÍE) -Este es mi equipo.

Ajá. -El equipo que entreno

desde octubre.

Nos colocamos en parejas, como es un balón.

Dos vueltas, conducís,

¿vale? Llego, me meto, supero

y, desde aquí,

intento.

Vamos, Rodri, no le regales nada, vamos.

No le regales nada, venga, dásela rápido.

(TOCA EL SILBATO)

¿Te podemos interrumpir? -Un segundo, sí.

¿Sí? Eh...

Lo de la pierna fue un accidente a los dos años,

¿recuerdas cómo fue?

-Bueno, pues me escapé de la chica que me cuidaba,

tenía año y medio solamente. La chica estaba en un momento

de despiste en San Sebastián, en la Playa de la Concha.

En vez de irme hacia la playa, me tiré hacia la carretera

y me atropelló un camión. Querían que llevara

pierna ortopédica pero me empeñé

en que era capaz de hacerlo todo sin...

Sin coger la pierna ortopédica, sino con las muletas.

Yo siempre digo que lo que hay que hacer en la vida

es tirar para adelante y luchar por lo que uno quiere,

lo que le gusta y no quedarse en casa sentado

en el sofá viendo la tele, o en el bar de brazos cruzados,

o en el banco con las manos en la cabeza.

Dame, te la doy, me la dejas, delante y me la llevo.

Toma, dame,

por delante. Toma, dame,

por delante. Y ahora conduces.

Levanto balón, intento llevar el balón en el aire,

lo más cerca de la línea de conos.

¿Cuánto tiempo llevas siendo el director de la escuela

de la Federación Española? -Pues con este son siete años.

Siete años. -Sí. El momento de entrar

cuando me llaman y me ofrecen ser director de la escuela...

No sé, siempre digo que me tocó la lotería

y que sigo teniendo esos décimos de lotería.

Dejo balones, cambio, rotación, la que he explicado.

(Silbato) Bueno, chicos, os quería

preguntar una cosa. -Esa pregunta no vale.

¿Cómo que no? ¿Por qué no? -Pregúntales tú.

¿Cómo es Edu como profe? (TODOS) Muy bueno.

Diferente, ¿no? (TODOS) Sí.

¿Cómo juega con una pierna al balón?

(TODOS) ¡Muy bien! ¿Ah, sí?

(TODOS) Sí.

Eduardo, este es el museo. -Sí.

-Tienes de todo, camisetas de árbitros, de jugadores

de hace tantos y tantos años,

que ahora las ves y te asombra pensar

que han podido jugar con ese tipo de... de ropa en su día.

Estas son las primeras camisetas de La Roja.

-Sí, esta es una, fíjate, con cordón y todo.

Con esta camiseta hoy en día te morirías de calor.

(RÍE) Es casi un jersey.

¿A quién le gusta el fútbol? (TODOS) ¡A mí!

-Soy el director de la escuela, soy entrenador de fútbol,

así como me veis, que los niños que

no me conocen de nada dicen: "¿Entrenador de fútbol?".

Aprendí a jugar con las muletas, con una pierna,

empecé a jugar, a correr, a hacer regates, a todo.

Me gustaba tanto, tanto, tanto que dijeron: "Como no puedes

ser futbolista y ser jugador, pues tú serás entrenador".

¿Es importante contar a los niños que, si se quiere, se puede?

-Eso es una verdad como un templo, por eso les he dicho antes

que, a veces, cuando tengáis sueños, se consiguen,

pero que, para conseguirlos, hay que esforzarse,

nadie te regala nada en la vida. Bueno, chicos, un placer.

Que lo paséis bien. Aquí está la Copa,

la gran Copa del Mundo, es el momento esperado

por la gente que viene al museo. Ajá.

-Ponte aquí a mi lado. ¿Me pongo contigo?

Pero esto no es foto, ¿eh? -Metiendo tripa.

¿Metiendo tripa? (RÍE)

-Con la gran Copa del Mundo.

¿Te imaginabas que ibas a llegar hasta aquí?

-No, nunca. Creo que en la vida, para sentirte más enriquecido

y para sentirte mejor contigo mismo,

es bueno ponerte objetivos a corto plazo.

Vaya rollo tengo, madre mía. (RÍE)

-Muy chulo, ¿verdad? Sí.

-Esto sí que es algo muy emocionante

que tengo que enseñarte. ¿Ah, sí?

-Porque en su día, cuando crearon el museo,

me comunicaron que había una parte dedicada

al abrazo del fútbol, al momento de los jugadores

cuando marcan un gol, y ahí estoy yo

vestido de jugador en un partido que jugamos.

Soltaste las muletas. -Solté las muletas,

estaba tan emocionado que me puse a hacer un poco,

como me hacían una foto: "Toma, ahí está el gol".

Hago deporte hasta para subir al coche.

¿Se te pone algo por delante?

-Muchas cosas se me ponen por delante.

Uno de los peores tragos que peor pasas es cuando

empieza la época de la playa, y bajar a la playa

solo con una pierna, el...

Llevar muletas, la gente que te mira mucho siempre.

La pierna que tengo, cuando tuve el accidente de pequeño,

estuve a punto de perderla. Ajá.

-Porque a partir de la rodilla pues, bueno, tuvieron

que operarla muchas veces porque...

Porque había una serie de venas

y de músculos que estaban bastante deteriorados.

¿Es una cuestión de estética? ¿Porque está fea la pierna?

-Sí. Mis padres siempre me decían: "Te miran porque te falta una,

no porque la pierna la tengas mal". Pero, bueno, esa es una;

otra de las cosas que me ha costado mucho

es el primer contacto, cuando salía de fiesta,

cuando salía a bailar o a buscar ligue.

Ese primer golpe, ese primer impacto, esa primera mirada.

Por dentro decía: "¿Me habrá visto?

¿Sabrá que me falta la pierna? ¿Se habrá dado cuenta?".

-Hola.

¿Qué tal? -Bien.

¿Bien? -Sí, bien.

Te pillamos aquí con la cámara, como ya ves.

-Sí, sí, ya veo. Noelia, ¿cuántos años lleváis

casados Eduardo y tú? -Vamos a hacer siete.

Siete años. -Siete y 10 que nos conocemos.

¿Y qué tiene este hombre para tener esa fuerza?

Porque yo creo que ahí tú tienes algo que ver.

-Bueno...

La familia en general. Ajá.

-Mi familia, como siempre digo, ha sido pieza clave en mi vida

para todo. En principio, fueron mis padres y hermanos

y, ahora, bueno, me apoyo más en mi mujer y en mis hijos.

Tiene una fuerza increíble, no se me pone nada por medio.

-No, arrasa un poco. (RÍE)

Y eso, en el otro lado, es decir, desde tu lado también,

frenar tiene que ser difícil.

-He desistido. ¿Ah, sí?

-Yo le sigo, si puedo. (RÍEN)

-¿La ensalada la llevo? -No, yo la llevo, yo la llevo.

Huevos, tomates y lechuga.

Eduardo, haces fútbol, montas en bicicleta,

has bajado el Sella, has hecho el Camino de Santiago,

ahora le das al paddle. (RÍE)

-Me encanta el paddle, lo disfruto muchísimo.

Además, es un momento de desahogo de la semana...

¡Ah! Ayuda bastante bien.

Cuando juego, se me carga el gemelo,

la espalda, si tuviera que jugar todos los días, no podría;

pero un par de veces a la semana sí que juego.

¿Tienes algún sueño guardado en algún cajón?

-Oh...

-A día de hoy, yo creo que no. Para ser entrenador,

tuviste que ir a los tribunales. -Bueno...

Porque, cuando tú querías ser entrenador,

había una norma que no permitía a personas con discapacidad

tener ese puesto. -No estaba preparada la sociedad

para recibir a una persona con una pierna

que quisiera ser entrenador de fútbol.

Ajá. -Y, en eso, pues mira...

El juez te dio la razón. -Fui pionero.

Bueno, más que el juez, la Federación Española

fue la que... La que se posicionó y dijo que me echaba una mano.

¿Cómo es jugar con este crack que tenéis aquí como compañero

y rival? -Un placer, es jugar como...

Como con todos los amigos, el grupo de trabajadores

que estamos juntos toda la semana y cada vez mejor.

¿Quién gana? -Pues depende del día,

nos lo repartimos, depende del día.

Pero, vamos, muchos días gana él. Sí, ¿no?

-Sí, sí, sí. ¿Es duro competir con Eduardo?

-Hombre, bastante, bastante duro. El gen de entrenador es competitivo

y, juegue a lo que juegue, al final quiere ganarte.

-Esa constancia que él tiene es lo que le ha dado

todo lo que tiene en la vida. Le ha costado más esfuerzo

que a cualquier otra persona poder hacer y conseguir

todo lo que es a día de hoy, y eso te lo exige como compañero.

-¡Va! -Hala, venga.

-Está en la raya roja.

Nueve de cada 10 alcohólicos en España no recibe tratamiento.

Reconocer una adicción siempre es difícil,

superarla aún más. Pedro ha dejado atrás dos:

La ludopatía y el alcoholismo.

¿Las adicciones se superan o uno nunca puede bajar la guardia?

-Eh, a ver, las adicciones se superan, ¿vale?

Esto como el gran boxeador, ¿no? Siempre tiene que estar

en guardia 24 horas, ¿no?

¿Cuántos años tienes? -Yo tengo 28 años.

Mi primer consumo del alcohol fue a los nueve años.

Los abuelos son muy brutos y dicen: "Bebe vino, que no pasa nada",

porque antiguamente era así, los abuelillos, ¿no?

Con 11 años, 12 años, empecé a fumar...

Empecé a fumar canutos, ya empecé a tener problemas

en el colegio, porque ya no me enteraba de nada.

Con 13 años probé mi primera raya de cocaína.

Claro, mi madre no me daba dinero, la pobrecilla...

Nosotros somos gente humilde, mis padres son gente humilde

y no podían... ¿A qué se dedican tus padres?

¿A qué se dedicaban? -Mi padre trabajaba en una empresa

de pintores de aviones. La adicción al juego llega

a los 16 años. Lo típico, que estábamos

en el trabajo y con los compañeros,

pues te comes un bocata y empiezas a echar

en las máquinas tragaperras y, al final, pues acabé...

Acabé enganchado al juego y bastante, además.

A lo mejor me podía gastar en un día 1500, 2000 euros, 3000.

¿En las tragaperras? -En las tragaperras o en el casino.

En el trabajo donde estaba ganaba mucho dinero.

¿De qué trabajabas? -Era encargado de obra.

¿Y cuándo lo dejaste? ¿Cuándo dijiste "hasta aquí"?

-Con 23 años. ¿Hace cuánto tiempo

que estás limpio de drogas y que no juegas?

-Cuatro años y dos meses.

Te puedo decir que me levanto feliz todos los días,

me levanto superorgulloso. Venga, gordi, toma.

(Ladridos)

¿Cómo es tu día a día ahora? ¿Cómo comienzas el día?

-Primero vamos al gimnasio. ¿Empiezas haciendo ejercicio?

-A ponernos un poquito en forma.

¿Cuántos días a la semana entrenas? -De lunes a sábado.

Seis días por semana. -Seis días por semana.

¡Hombre, Juan! -Te cambio de toallita.

¿Cómo vas, campeón? -Amiguete, ¿cómo estás?

-¿Todo bien? ¿Cuánto llevamos? Dos minutitos fácil.

Pasamos a estiramientos y a tocar el hombro.

-Perfecto. Soy Teresa.

-Muy bien. ¿Su entrenador?

-Entrenador físico, amigo, todo un poco.

-Ya podemos empezar a boxear otra vez.

-Yo creo que ya boxeo me parece... -Bueno, bueno.

Una cosa es competir y otra es darle al saco.

¿El ejercicio te ha ayudado mucho? -Sí, muchísimo,

la verdad es que es fundamental. ¿Te tuvieron que internar?

-Sí, me tuvieron que internar, yo estuve ingresado también.

¿Cuánto tiempo? -Estuve tres meses.

Estuve en un piso un año con gente que tenía los mismos...

O sea, que para recuperarte tuviste que abandonar tu vida,

dejarlo todo porque, ¿qué pasa?

Que si sigues en tu entorno es muy complicado, ¿no?

-En tu entorno es complicado. Lo que uno hacía todos los días,

al final, solo tiene que dar una vuelta como un calcetín.

Tienes que cambiar los hábitos.

-Pedro. -¿Qué tal, Ana? Muy buenas.

-Qué alegría verte. ¿Cuánto tiempo llevas ya?

¿Dos meses? -Tres meses.

Empezaste a trabajar hace tres meses,

¿qué tipo de contrato tienes? -Contrato indefinido.

(SORPRENDIDA) ¿Indefinido? -Indefinido.

-Eso es un milagro, te advierto. ¿Por qué es esencial

que haya una asociación que busca trabajo

a gente que sale de la cárcel o gente que sale de las drogas?

-Nos dimos cuenta en 2001 que había muchas entidades

trabajando a pie de calle trabajando de asistencia social

y deshabituando a personas de la droga,

acompañándolas en procesos de cárcel.

Cuando salían de ahí tenían dificultad

para acceder al mercado laboral. Como decían ellos:

"En la cárcel como y duermo, en la calle no".

Si no consiguen un trabajo, solo queda volver atrás.

¿Encontrar un trabajo para ti qué ha sido?

-Empezar a nacer, aparte de mi tratamiento, ¿no?

Y de mi proceso, ¿no? Tener otra vez la oportunidad

de empezar a vivir bien.

Y aquí vienes a terapia, estás muy agradecidos, ¿no?

-Hombre, me han salvado la vida.

¿Qué tal, amiguete? -Muy bien.

Qué alegría verte. -¿Cómo estás?

La verdad es que muy bien. -Qué bien qué bien.

Carlos, soy Teresa. -Hola, ¿qué tal?

Soy su terapeuta. Esta fundación

es sin ánimo de lucro. -Ajá.

Y no cobráis nada a los que vienen a rehabilitarse.

-No. Completamente gratuita.

-Sí. Si quieren aportar alguna ayuda, siempre viene bien.

¿Qué tratamiento habéis seguido para que él deje sus adicciones?

-El tratamiento, en un principio, durante varios meses,

va dirigido a recuperar el funcionamiento del cerebro.

El cerebro está dañado porque son muchos años de consumo,

para eso, la forma de escayolar el cerebro

es robotizar la conducta, que esto sea una especie

de régimen militar: Tienen que hacer ejercicio,

tienen ejercicios para mantener la concentración

en ciertas actividades, vienen a terapia y, luego,

intentamos que se relacionen en la calle metiéndoles en un curso.

Es una enfermedad crónica y, como tal, eh,

requiere una vigilancia continua.

-Por aquí. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? ¿Qué tal? ¿Bien o qué?

-Muy bien. -¿Sí?

Hola, soy Teresa, ¿eres terapeuta? -Sí.

Él es un paciente, lleva un año, y yo soy terapeuta.

¿Cuántos años tienes? -33.

¿Y desde cuándo llevabas consumiendo?

-Desde los 13. ¿Qué consumías con 13 años?

-Alcohol y porros.

Y luego llegó la cocaína. -Sí, con 15.

¿Es normal empezar tan temprano? Pedro empezó con nueve años,

él con 12. -Sí, en España a beber se empieza

con 12, 13 años. Ha sido el disparo ya

con el tema del botellón, beben muchísima cantidad de alcohol

en muy poco tiempo. El daño cerebral que produce

a lo largo de los años se irá viendo,¿no?

¿Qué le pasa al adicto? ¿Por qué se engancha?

-Los adictos nacen, en principio, en un alto porcentaje,

con una vulnerabilidad en el cerebro.

En el caso de los adictos, tenemos un déficit de la dopamina.

Es una hormona que nos hace sentirnos bien.

-La dopamina sube con las drogas. Suben o con lo natural:

Sexo, la comida, las relaciones sociales...

O con las drogas. Empiezas teniendo un vacío

y ese vacío te va haciendo que no te relaciones bien

con los demás y, de repente, llegas y pruebas el alcohol.

En ese momento, se produce una liberación de dopamina

al que tu cerebro no está acostumbrado.

Eso se queda grabado, se queda grabado.

El sistema de recompensa está ligado a la memoria

y se queda grabada esa sensación. Es una enfermedad mental,

no es diferente a al depresión, pasa como con la serotonina.

Para que nos entendamos,

tenemos la química un poco trastocada.

Vives en Cercedilla, tienes dos horas

de transporte público, ¿por qué no coges el coche?

-Coche que he cogido, coche que he destrozado.

¿Cuántos accidentes has tenido? -Tres.

¿Tres? ¿Graves? -Sí, siniestros.

¿Habías consumido? -Sí.

Eh, eh... Cuidado.

¿Vives con tus padres? -Sí.

¡Hola! ¿Qué tal? Bien.

Muy bien. -Hace mucho frío.

-Hace frío, sí.

-Es plato único, ¿no? -Sí.

Jaime, ¿cuántas veces habías intentado salir de las drogas?

-Cuatro. ¿Cómo afecta a las familias?

-A las familias afecta que se destroza absolutamente todo.

Al final, terminas viviendo alrededor del problema de él.

Y, poco a poco, conforme va pasando el tiempo,

terminamos por no tener más vida que esa.

¿Qué conflictos has tenido en casa?

-Pues muchos, estaba muy agresivo, hasta el punto de...

De, un día, tener que casi llamar a la Guardia Civil.

-Es muy duro, muy difícil

porque, claro, tantas veces como Jaime ha ido,

eh, ha estado, vamos, ha estado rehabilitándose y demás,

conformes más recaídas tenía, más agresivo era

porque yo creo que se sentía cada vez peor.

-Cuando eres jovencito pues, entre comillas, lo pasas bien,

eso te piensas y tal.

Y la cosa es distinta pero, luego, según van pasando los años

y vas consumiendo ya, a diario, ya la cosa cambia.

¿Por qué vais a terapia los familiares?

-Nosotros enfermamos. También.

-Sí, porque terminamos siendo adictos, por así decirlo,

codependiente del adicto:

Vives su vida, estás constantemente con él,

no vives la tuya, estás pendiente de cuándo entra,

cuándo sale, cómo va a venir, cómo no va a venir,

que si está en la calle, dónde habrá ido.

¿Controlabas, por ejemplo, la cubertería de plata,

el dinero que había en la casa? Todo eso.

-Hemos terminado cerrando las puertas de mi habitación.

¿Con llave? -Mi casa tiene llave.

Es muy doloroso, incluso, explicarte esto ahora

me resulta doloroso decirlo, porque no es ese Jaime.

Es mi hijo y es una buenísima persona,

pero es que cuando está en... en...

Cuando consume. -Sí, cuando consume...

No es él. -Se transforma.

Entonces, estás en un sinvivir constante de subidas y bajadas.

¿Y qué te enseñan en la terapia? -Primero, la aceptación, ¿eh?

La aceptación de la enfermedad,

porque esto es una enfermedad.

Te aseguro que el día que a mí me explicaron

que era una enfermedad y cómo funcionaba todo eso,

eh, resulta que era como que se me había colocado

un montón de cosas en mi vida.

Entonces, empiezas a ver todo lo que te ha pasado,

de que piensas "ojalá se muera", que parecen barbaridades,

pero hay veces que es tal la desesperación, la desesperanza

y que no ves... Echas la toalla y todo esto,

pues te llevan a situaciones como esa, ¿no?

Y sé que un adicto será adicto toda su vida.

¿Sí? -Pero ya lo veo desde

otra perspectiva, veo que me tengo que cuidar yo

para poder ayudar.

Estando él limpio, ¿qué habéis recuperado?

-He disfrutado lo que no he disfrutado con él nunca,

nada más que de niño pequeño.

Y ahora lo estoy disfrutando de verlo así, que es persona.

O sea, que hay salida. -Hay salida, hay salida...

Tu fundación es Hay Salida. -Si das con el tratamiento

adecuado, como es este, y haciéndolo bien.

Joder... -Jolín, a la primera.

A que no me sale a mí. Me gusta jugar al parchís.

¿A ti te gusta o lo haces por tu madre?

-No, me gusta, nunca he jugado a nada.

-Yo le veo, poco a poco, cómo va recuperando esa vida,

incluso esas cosas que no había aprendido.

Leer Jaime no lo hacía,

y ahora mismo lee todos los santos días.

Ha descubierto lo que es la historia novelada y eso,

le encanta lo que ha aprendido.

Carmen, planes de futuro.

-Coger a mis hijos y mi marido y yo, los cuatro,

e irnos de fin de semana largo a Roma.

Enhorabuena por estos 14 meses de lucha

y estos 14 meses sin consumir.

-¿Feliz? -Sí, sí.

Bueno... -Realmente sí.

Muchas gracias. -Y si esto puede ayudar

a mucha más gente que lo vea, que se puede pues, sobre todo,

por ellos, ¿no? Muchas gracias.

-De nada.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • He salido de esta

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - He salido de esta

04 may 2015

‘He salido de ésta’, habla de personas que han superado grandes adversidades en la vida.

ver más sobre "Comando Actualidad - He salido de esta" ver menos sobre "Comando Actualidad - He salido de esta"
Programas completos (512)
Clips

Los últimos 2.957 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos