www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5683895
Para todos los públicos Cocina al punto con Peña y Tamara - Pollo asado en calabaza - ver ahora
Transcripción completa

Oye, ¿tú utilizas las calabazas para Halloween?

No, no celebro Halloween. No lo celebras.

Nosotros tampoco lo celebramos. Cocinaremos con una calabaza.

Estamos de temporada y la verdad que son muy agraciadas

al hacer un montón de cosas. Me encanta. Está llena de azúcar.

De vitamina C. Me encanta. Hoy va a ser hasta el recipiente

para asar porque hoy vamos a hacer un pollo aquí dentro.

Dentro de la calabaza. ¿Qué os parece?

Es una idea bastante, al menos, divertida.

Me hace ilusión tu receta. Sobre todo, me hace ilusión

nuestra invitada. Sí. Hoy tenemos a Irene Villa.

A una persona que admiramos mucho en España y es un claro ejemplo

de superación. Hoy viene con una receta.

Y un nuevo libro. Y un nuevo libro.

Vamos con un ceviche que nos traerá ella, pero, primero,

pollo asado en calabaza. Sí, en calabaza. Ingredientes.

Ingredientes para nuestro pollo asado en calabaza. Necesitaremos...

Hoy el naranja es nuestro color. ¿Te has dado cuenta?

Al final, los ingredientes que vamos a tener hoy

son muy de este color y ya dijimos más de una vez

que todos los colores en la cocina suelen combinar muy bien.

Hoy casi todo naranja.

Zumo de naranja, tenemos la calabaza naranja.

Vamos a utilizar cúrcuma también, muy naranja.

Vamos a asar pollo tomatero.

Es este pollito tan pequeño, de 500 a un kilo más o menos.

Este pesará unos 600 o 700 gramos.

Es un pollo más pequeñito,

de carne fina, suave.

Textura muy agradable. Elegante.

Muy elegante. Lo haremos aquí. Propio de recetas del siglo XIX

en la cocina francesa. Muy bien, es verdad.

Vamos a hacer primero un pequeño macerado.

Vamos a hacer una especie de curry. Vale.

Vamos a decirlo así. Al final, es una mezcla de especias

con un poquito de agua y hacemos una pasta.

¿Qué especias tenemos? Eso es.

Lo mezclamos todo en un bol.

¿Qué especias, pimienta? Tenemos, mira.

Echamos cúrcuma.

Todo, esto sería una cucharada. Sí.

Para... Tengo ajo granulado, en polvo.

Podéis echar también. Esto es jengibre en polvo.

Ah. Toque alimonado.

Al pollo siempre le van muy bien los toques alimonados

y pimienta negra.

Nos acabamos de hacer un curry rápido.

¿Qué vamos a hacer con uno podemos ir a echar agua.

¿Sabes qué hacen en el campo?

Al pollo le metían una manzana. Ah, claro.

Pollo... Y le da un toque...

Dulce y ácido al pollo siempre le va muy bien

y habéis visto que hemos hecho alguna receta

en la que utilizamos siempre un elemento dulce y uno muy ácido.

Esto,

con un poquito de agua, así,

vamos mezclando y vamos haciendo

una pequeña pasta.

Yo, esta es una forma

muy interesante, sobre todo, de hacer macerados

para carnes y pescados.

Así utilizáis un poco las hierbas o especias

que más os gustan y de verdad

que da un resultado estupendo.

Bien, con esta pasta

que tenemos aquí,

vamos a embadurnar,

embarrar el pollo.

Lo que hacemos primero es

salar un poco, ¿vale?

Sobre todo, por dentro.

Tamara, abrimos así un poquito y salamos un poco por dentro.

Y ahora,

con nuestra pasta,

lo que hacemos es ponérselo encima y vamos a untarlo bien.

Embadurnando bien el pollo.

Va a quedar más amarillo,

gracias a la cúrcuma.

Y así lo dejamos

bien, bien, bien...

embarrado o embadurnado.

Vale. Lo ponemos ahí en la mesa

y lo vamos a dejar en la nevera

mientras vaciamos la... Espera, he utilizado la bandeja...

grande. No pasa nada.

Vale. Esa, pequeña. Vale.

Lo dejamos en la nevera mientras se nos va macerando un poquito

y va cogiendo un poco de sabor. Vamos ir abriendo la calabaza.

¿Vale? Bueno.

Es un poco complicado.

La calabaza es bastante dura.

Entonces, mi recomendación

es que lo primero que debéis hacer es una pequeña marca

para después ir metiendo más el cuchillo, un poco más,

o sea, esto lleva un tiempo. Paciencia.

No demasiado tiempo, pero no os vengáis arriba y venga.

Voy a cortar.

Y lo que podíamos hacer

era cortarla así directamente,

pero no. Hay que meter el cuchillo para hacer un hueco

un poco perpendicular para que luego nos entre bien el pollo.

Mirad.

Vamos a meter así el cuchillo y voy a hacer más o menos por aquí

una pequeña marca. Así.

Vamos a ver, ahí. Poco a poco, poco a poco.

Bueno, veis que ya he hecho la...

La circunferencia. He recortado.

Ahora ya voy metiendo más el cuchillo.

Ahora es mucho más sencillo. Ya puedo casi meterlo entero.

¿Eh? Y dos vueltas.

Ah, vale. ¿Veis?

O sea... Ahí.

¿Vale? Veis que he dejado

al meter un poco el cuchillo en perpendicular.

Como va a ser nuestra olla, necesitamos que cierre bien.

Así que esto, vamos a quitar ahí

las pepitas, vamos, la pipa. Toda la pipa no la queremos aquí.

Y vamos a dejar las paredes todo lo que podamos

de calabaza

porque luego esas paredes se van a cocinar con el pollo

y lo utilizamos para la salsa.

Me encanta la calabaza, me encantan las cremas.

Me encanta la calabaza glaseada. ¿Más platos se me ocurren?

La salsa de calabaza.

¿La tarta de calabaza la probaste? La tarta.

Bizcocho de calabaza. Al final, tiene ese puntito dulce,

que es muy versátil en la cocina.

Voy a quitar así un poco.

Mirad, para que nos entre bien el pollo.

Nos apoyamos un poco en la tabla. Metemos el cuchillo por el lateral.

Y vamos dándole la forma.

Ahí.

Y esto fuera. Mirad cómo he vaciado la calabaza.

Estas redondas, al final, normalmente, tienen menos carne

que las alargadas. Para estas cosas están fenomenal.

Vale, ¿y ahora? Y ahora,

¿qué voy a hacer? Voy a meter aquí

el pollo.

Bien, bien, bien apretadito. Así.

Y tan apretadito, vamos. Sí.

Metemos aquí.

Que queden las alitas para arriba.

Y tapamos.

Cuando está... Sí.

...lo tenemos así.

Bien tapadito.

Ponlo ahí en una esquinita.

Ahí.

Venga, lo ponemos así bien.

Bien tapado. Si no, luego no se nos cocina bien.

Ah, vale. Así.

Lo ponemos así y así no se nos...

No parecen de la misma familia tu calabaza.

Nos ponemos con la guarnición. Venga.

Yo he decidido hoy traer boniato. Me parece muy divertido.

Normalmente, en muchas recetas de pollo, siempre se pone la patata.

El boniato... Al pensar en el boniato,

pienso: "Qué divertido".

¿El boniato divertido?

No, la combinación. La combinación es muy divertida.

Vamos a cortarlo en cuadraditos. Va a ser nuestra guarnición

con un poquito de cebolla y ajo.

Cuando quede más o menos media hora para que salga el pollo,

lo vamos a meter en el horno

y se va a terminar de cocinar. Va a ser nuestra guarnición.

Venga. Es una verdura que olvido.

Me encanta que la uses. ¿Sí, el boniato?

Yo creo que, además, es una de las que se utilizaba antes mucho,

pero se dejó de utilizar y regresó. ¿Sí?

¿Antes se utilizaba mucho? Sí.

Esto se utilizaba bastante. Para hacer sopas y demás,

se ha utilizado mucho. Entonces, cogemos más o menos este trozo.

No creo que utilicemos más. Te corto yo un pedazo si quieres.

Gracias. Así.

Vale. Y vamos a lavarlo bien por fuera

porque vamos a utilizar

el boniato con piel.

Lo pasamos bien.

Y lo que vamos a hacer son unos dados

de boniato

que vamos a poner en una bandeja de horno con un poco de aceite, sal,

ajo y cebolla, todo cortado del mismo tamaño.

Muy agradecido el boniato. Tamara, si lo cortamos así,

a la mitad. Es divertido y agradecido.

El boniato es... Vamos.

Si lo cortamos a la mitad, lo cortamos a la mitad.

Vale. Hacemos unos trocitos así,

más o menos de este tamaño.

Así y luego así. Así, así. Si son muy grandes,

pues pegamos otro cortecito. Está superduro.

Está... Sí, sí. Es así como está normalmente.

Sí, normalmente. Puede estar más maduro

y tiene un color más anaranjado. Este está un poco más duro,

pero más o menos es así.

Cebolla.

Hacemos lo mismo, misma medida. Aquí queremos una guarnición

que podamos masticar,

que la podamos pinchar con un tenedor.

Hoy va todo un poco más a lo grande. Hay días que cortamos todo

más finito, más pequeñito, pero hoy un poco más grande.

Y la cebolla, mirad.

Cortamos así, mitad. Mitad.

Y, por lo menos, en tres o cuatro, depende de la cebolla.

Vale. Así, en esta medida.

Y tiramos.

Una cebolla entera. A mí me encanta la cebolla.

Al horno. Me encanta.

Así, mitad y en cuadraditos.

A la bandeja.

Hoy utilizamos mucho el horno.

Ajo, un par de dientes de ajo.

Cuando están en el horno,

nos van a saber diferentes.

Ya sabéis.

Golpecito seco

y sale solo.

Para que no sea demasiado agresivo,

lo cortamos un poco a la mitad.

Ponemos un ajo y ponemos otro ajo.

Y así.

Venga, aceitito de oliva.

En la bandeja.

Y al horno.

Ya está, bien fácil.

Esto, si quisierais y si tuvierais oportunidad de hacerlo con batata,

que también le va muy bien.

Es muy divertida, más anaranjada que el boniato.

También podéis hacerlo con batata. Si no tenéis batata o boniato,

si queréis con patata, pues con patata.

No hay problema.

Guarnición fácil, rápida

y que combina muy bien.

La salsa, vale. Es el siguiente paso porque yo creo

que un pollo tiene que llevar salsa. Vamos a hacer una salsa...

Qué asco un pollo seco. No, va a estar bastante jugoso

porque va a quedar... El nuestro sí.

Es un programa de cocina. Cuando alguna vez te sirven

un pollo seco... Sí.

Hay que tener cuidado con el pollo.

O meterle alguna salsita o su propio jugo,

que, de todas formas, nos va a salir un poco de la calabaza.

Luego se lo añadiremos.

Zumo de naranja, que puede ser natural

o puede ser de bote, pero yo recomiendo natural

porque va a quedar la salsa mucho más sabrosa.

Más o menos, medio litro.

Esto lo vamos a dejar reducir

el tiempo en lo que se nos hace el pollo.

Despacito, chof, chof, chof, chof.

Luego, cuando salga el pollo, sacaremos el pollo,

cogeremos la carne y le añadiremos la carne de la calabaza.

¿Vale? Dadnos un par de horas.

No, tanto no.

Queda así como media horita. Media hora más para que termine.

¿Media horita? Sí.

Se nos va consumiendo esto.

Os lo enseño y terminamos la salsa, el pollo y la guarnición.

Venga.

Bueno, tenemos el zumo de naranja, que ya ha reducido mucho.

Sí. Mirad qué color.

Esto, ahora, lo que vamos a hacer va a ser

mezclarlo con la carne de la calabaza.

Lo terminaremos de ligar con una almendrita de mantequilla.

Un poco. Simplemente, para darle brillo y textura. Viene muy bien.

Las calabazas. Queda sí,

toda tostadita. Sí.

Esto ahí. Eso ahí, gracias.

Lo importante es que sepan bien. También es que sepa bien.

Creo que queda muy bonita. Mirad, ahora llega lo divertido.

Voy a coger un plato para andar más tranquilo.

Y mirad.

¡Chan, chan!

Hala. El pollito.

A ver. Ahí. ¿Qué tal huele?

Muy bien.

Incluso, si os gusta la calabaza todavía más quemadita,

podéis subir el horno más, a 250 los últimos diez minutos.

Y te queda toda, toda, toda negrita.

Dime. El problema de esto

es que la piel y eso no se tuesta. No se tuesta.

Es diferente. Distinto.

Es distinto. Vale.

Normalmente, al hacer el pollo al horno,

lo que hacemos es meterle mucho calor directamente

y es posible que quede seco. Así nos aseguramos

de que nos queda jugoso. Vale.

Si os apetece meterlo al horno después de hacerlo aquí,

para dorar un poco, podéis. Vale.

En este caso, no lo hacemos.

¿Y marcarlo en la sartén, alguna vez lo harías?

No. Ya no.

Eso no. Se nos va a desmenuzar

porque está muy tierno ahora. De hecho, ahora llega

lo complicado de todo esto.

Es sacarlo de aquí, ¿vale? A ver qué tal lo puedo sacar.

El mío no ha querido entrar.

Hombre, ha encogido. Y ahora, mira. Esto bien.

Sale bien, sale bien, perfecto. Mira qué bonito.

Vale. Esto lo ponemos así.

Mirad. Y esto

es de lo que os hablaba antes. Esta carne se la añadimos aquí

al zumo de naranja y este juguito,

que es el del pollo... La salsa.

Aquí también.

Todo esto aquí.

¿Vale? Qué rico.

Y además, oh.

Cuidado.

Cuidado. Vamos a coger lo que os decía antes, esta carne.

Está tremenda ahora.

Y se la añadimos aquí. No utilizamos esta calabaza.

La podría romper realmente. La podrías romper,

pero la puedes usar

porque ya es un recipiente. Que no se caiga la salsa.

Podéis hacer una cremita después de verduras y presentarla aquí.

Esto, cuando se enfríe, se va a endurecer

y ya tenéis un recipiente muy mono para hacer otra elaboración.

Así. Y mira.

Se me está ocurriendo... Esto no lo tenía pensado,

pero lo voy a hacer. Lo podemos poner en dos texturas.

Fijaos qué maravilla. Con un poquito de aceite y sal.

Lo hago aquí en un momento.

Hemos hecho una cremita de calabaza rápida y un poquito de sal,

que lo ponemos en el plato.

De segunda guarnición, ¿vale?

Así, en un momento.

Estas cosas van surgiendo también en la cocina.

Está, de verdad, la calabaza

en un punto estupendo. Lo ponemos dentro del pollito.

Hacemos una "quenelle". Sé que te gustan.

Ponemos una "quenelle" de esto.

Así. Y con otra cuchara nos ayudamos

y hacemos así. Esto y esto.

Hala. Por aquí.

¿Vale? Vale.

Esto, mirad.

Va a coger el sabor de la naranja, el sabor de la calabaza.

Y lo que voy a hacer es...

pintar el pollo con esta maravilla de salsa

a la que nos faltaba añadir esto. Una almendrita.

Así.

De mantequilla. Que se disuelva.

Y tenemos la salsa perfecta para este pollo

que hemos hecho dentro.

Una forma diferente.

Nos gusta aquí hacer cositas

para que la cocina no sea aburrida.

Para que experimentéis en casa.

Esto me encanta. Luego se lo enseñamos a Irene.

Vale. Dónde lo hicimos.

Esto empieza a endurecer. Ahí hacéis una crema

que queda super, super, super. Qué bueno.

Esto, ya se ha disuelto la mantequilla.

A la batidora.

La pasamos bien, bien, bien, bien. Vamos a colarla para poder pintar

bien el pollo.

Y nos faltaría la guarnición. Ya tiene casi que estar.

Y esto para dentro.

Plato naranja también hemos elegido.

Superotoñal todo.

Naranja y calabaza, que ya sabéis que nos gustan estas combinaciones.

Siempre queda muy bien.

¿Qué tal?

Muy bien. Huele bien.

Huele muy bien. Huele muy, muy, muy bien.

Y mira.

Esto.

Podéis hacer dos cosas.

Cogéis el...

pollo. Podéis pintarlo.

Bueno, está ahora mismo tierno, tierno, tierno, tierno.

Podéis pintarlo así.

Y poner salsa al lado.

Queda muy bien.

Y ponemos así,

si te parece, un poquito de salsa al lado

y estas cosas que te gustan,

que es una lágrima. ¿Te parece? Vale.

Venga, así. Y ahora, hacemos...

así.

Y tenemos la guarnición, que la olvidamos.

Vale. La hemos hecho al horno.

La voy a sacar aquí. Esto por aquí.

Te quito esto.

Y esto por aquí. Quema bastante.

Y, pues nada,

ponemos un poquito de guarnición. Al lado.

En un bol.

Mirad, yo voy a poner así, un poquito aquí.

Y esto es un plato como para compartir.

Para dos personas. Está bastante, bastante bien.

Un poquito de sal.

En escamas. Y pimienta voy a echar encima de la guarnición.

Vale.

Así y así.

Yo lo veo como un plato muy de domingo, ¿eh?

De: "Hoy vamos a hacer algo diferente".

Le voy a poner esto para que ya sea totalmente francés.

Hala, dos ramitas de romero.

Si queréis, incluso, podéis llegar a quemar aquí un poquito.

Qué bien te ha salido la... ¿No?

¿El qué, la lágrima? La lágrima. Eres una experta.

Estás hecha una experta de las lágrimas.

Venga. A ver.

Un poquito de pimienta.

¿Hacemos un poco de espectáculo? Venga.

Venga, un poco de espectáculo.

Quemando el romero.

Así, para que huela un poquito.

Nuestro pollo tomatero.

Hala.

Así, como si fuera incienso. ¿Qué te parece?

Pues antes de que venga Irene,

me gustaría hacer la sección redes. Adentro Instamara.

Instamara.

Bueno, pues entonces.

Mira lo que nos manda Carmen Domenech.

¿Recuerdas el parmentier con trufa? Sí.

Con Ramón Freixa, además, que fue el invitado.

Ostras, sí. Estoy viendo ahora.

Pero tiene más cosas. Ha puesto una banderilla.

Sí. Eso parece trucha o salmón.

No lo tengo muy claro.

Es trucha, es trucha. Es trucha, sí.

¿A que es preciosa la foto? Muy bonita.

Sí, señor. Se lo curra la gente. Muy bien, muy contentos.

De diez. De diez. Sí, señor.

De diez. Carmen, muchas gracias.

Y desde Plasencia,

nos manda Lola

los higos chumbos y piñones garrapiñados con requesón.

Pues también, muy buena pinta. Me encanta que hagan esa receta

porque hacer requesón en casa es muy divertido

y se debería hacer más. Sí.

Pues visto esto, recibimos a nuestra invitada.

Venga. Venga.

Damos la bienvenida a Irene Villa.

¡Muy buenas! ¿Qué tal?

¿Qué tal, Irene? Gracias por venir. Qué ilusión.

Encantadísima. Bueno, bienvenida.

Bienvenida, teníamos muchas ganas de conocerte.

Y yo. Y compartir.

Tenía muchas ganas también de traer algo

recién salido del horno. ¿Sí?

Es mi nuevo libro. ¡Bueno!

Hilamos fino, hilamos fino. Sí.

Recién salido del horno. Además, es que, bueno.

Cuento cosas que pueden ayudar. "Los ocho miles de mi vida".

Creo que la vida,

aparte de las cosas que se consiguen en el deporte, que hablo mucho,

que el deporte ha marcado mi vida, para personas con discapacidad

el deporte es fundamental porque te da la calidad de vida

que la discapacidad te roba. Luego, aparte, cuento cosas

muy emocionales, superar la pérdida de un ser querido,

superar la pérdida de tanta gente por el COVID.

Ha sido algo tremendo. Todos hemos perdido a un familiar.

Y bueno, ayudo a la gente a gestionar mejor la incertidumbre,

a gestionar las emociones...

Bueno, es una filosofía de vida y unos pensamientos.

Como yo pienso

que lo que crea tu emoción es lo que piensas,

pues son pensamientos positivos. Qué bueno.

Sí. Qué bueno. ¿Por qué lo del deporte?

Porque ha sido mágico y fundamental

poder esquiar, montar en bici... Bueno, sí.

Y encima, campeona.

Bueno, la verdad es que ahora hay

unas jóvenes promesas increíbles en mi equipo de la fundación también.

Vale. Yo llevo ya 14 años.

Y cuando empecé, es verdad que conseguí muchas medallas

en Francia, en España. Ahora, bueno.

Audrey Pascual es una campeona de 15 años

que está en Europa dando que hablar.

Por fin las españolas también hacemos ruido en Europa.

El esquí adaptado en España no tiene tanto tiempo como en otros países.

Pues mira, te hemos hecho una receta que es muy deportiva.

Es pollo al horno con muy poquita grasa, la verdad.

Es muy para ponerte a punto. Para cuidarte.

Para cuidarte y estar en plena forma.

Claro. Verduritas.

Y lo hemos hecho aquí.

A Tamara no le gusta. Antes de probarlo...

¿Por? Buenísimo. Otra pregunta.

A ver. ¿Por qué es especial?

¿Por qué es especialmente importante

el deporte para discapacitados?

Porque te da independencia, te da calidad de vida.

Te da autoestima. Es que, bueno, yo en confinamiento

lo que más me ha ayudado ha sido hacer deporte.

Y a mí. Pilates, ejercicio.

Y a mí. Por el tema de endorfinas.

Exactamente. De superación.

Pues imagínate para alguien en silla de ruedas el poder tener

más agilidad, meter la silla en el coche, bajar la silla...

Debe estar en forma. ¿No es un poco frustrante?

No, hay muchos ejercicios que se pueden hacer. Natación.

Luego, bueno, ya te digo. La bicicleta. La "handbike".

Vale. La piragua.

Lo recomiendo a todos. Hay que animarse y constante

como todo el mundo. Es que te cambia la vida.

Vale. Y también hacer deporte en equipo.

Estar con otras personas, la sociabilidad.

A veces, eso es lo que más nos ha dolido en confinamiento.

Las personas, el... Haremos el Camino de Santiago

con la fundación y con la fundación Irene Villa, que lleva mi hermana.

En fin. Eso cuéntanoslo todo ahora.

Luego vamos a hacer una receta... Se va a quedar frío el pollo.

Se nos va a quedar frío. Qué presentación.

Bueno, hemos hecho un pollo tomatero, pero lo hemos hecho aquí

y lo hemos... Si no te gusta la calabaza...

Lo hemos asado. ...de color, no pasa nada.

La calabaza está preciosa. Es muy bonita, Tamara.

¿A Tamara no le convence? Bonita y rústica.

Es muy rústica. Es muy...

Es muy rústico. Muy de tendencia ahora

todo este tipo de cocina. Yo te emplato un poquito

para que pruebes. Venga.

Te pongo salsa, un poco de pollo. ¿Te gusta la pechuga, muslo?

Muslo, venga. Venga, muslito. Perfecto.

Así chiquitito. A mí lo rústico me encanta.

Aquí se ha quedado marrón, un color precioso que era naranja.

Es lo único. Ah, vale. Te da pena

que haya cambiado el aspecto.

Es verdad que la calabaza es preciosa.

Tienes un poco de calabaza también.

Te voy a cortar un trocito, querías un trocito.

Me encanta. Sí, sí. El naranjita.

Muchísimas gracias por tu libro. Ojalá ayude e inspire a muchos.

Además, gracias a ti, me han explicado la resiliencia.

Ah, ¿sí? Sí.

Qué bien. Es esa capacidad de no rendirte y de...

Exacto. Y de estar siempre...

Bueno, superando obstáculos. La vida es un reto, como digo.

Nunca hay que dejar de ir superando límites, sobre todo.

Saber que hay límites, pero no podemos cejar en el empeño

de intentar, pues eso, superar esos límites.

¿Sabes que eres la más admirada

para las españolas? Ay, hija.

Muchas gracias. Michelle Obama y Mireia Belmonte.

Aluciné con el estudio ese.

¿Lo viste? Aluciné.

La verdad que aluciné. No me extraña.

Esa gran deportista con la que coincidí

en el kart de Sierra Nevada. Ella nadando a tope,

nosotras con otra cosa y esquiando.

Ella ahí sin parar. Claro, así ha conseguido

todo lo que se ha propuesto.

Ahí dejo... Michelle Obama imagínate.

Así, para que pruebes. Encantadísima.

Te he dejado uno prácticamente. Ah, muy bien. Fenomenal.

Ahí tienes. Muchas gracias.

Tiene muy buena pinta. Voy a coger un poco de pollo.

Más pequeñito. ¿Habías probado un pollo así?

No, la verdad que no. Y con cebollita, que me encanta.

¿Sí, te gusta la cebolla?

Qué bueno. ¿Está rico?

Hemos hecho una mezcla, salsa con calabaza, naranja.

Siempre le da un toque diferente. Nos traes un plato que te encanta.

Y está muy de moda. Ya se ha convertido

en plato de muchos países.

Me he vuelto loca con el cilantro. No sé por qué.

Desde que fui a México, es verdad. Se lo echo a todo.

Se lo echo a todo. Eres de las mías.

De las mías. Y la lima y cítricos.

Y tal. El ceviche me apasiona. Bueno, pues hoy

traemos un ceviche un poco diferente.

Eso quiero. Va a ser un ceviche de calamar

con fruta de la pasión. Qué rico, por favor.

Pasión que no falte. En la cocina debe haber pasión.

Vamos con los ingredientes.

Ingredientes para nuestro ceviche de calamar con maracuyá.

Bueno, Irene. Como te gusta mucho el ceviche,

seguramente,

uno, a lo mejor, de los que menos se utilizan

es el de calamar. Me parece riquísimo.

¿Probaste el de calamar? No.

Por eso, te hemos traído. Para probarlo.

Genial. Se suele hacer con pescado.

Hoy utilizamos calamar. Tiene una textura muy divertida.

El calamar no se puede servir en crudo

porque no acabaría de cocinarse. Quedaría raro.

Lo vamos a escaldar primero. Ahora os enseño a limpiarlo.

¿Qué necesitaré para este ceviche?

Vamos a utilizar esto tan bonito.

Me parece espectacular.

Es el maracuyá. Tenemos también la lima.

La ají amarillo.

Si no tenemos en casa ají amarillo, podemos con pimiento.

Le da un sabor especial el ají, ¿a que sí?

En Argentina se usa y en México. Me encanta.

Y cebolla para hacer la leche de tigre.

Con cilantro. Qué rico.

Sabemos que te gusta. Me encanta.

Y a mí. Me apasiona.

Hay una liga anticilantro,

pero aquí no somos.

Yo no. Chicas,

si os parece, vamos a ir exprimiendo lima.

Sí. Y vamos a ir sacando la pepita

y vamos a ir apretando en el colador para sacar todo el jugo

del maracuyá. Fenomenal.

¿Eh? ¿Con qué?

Con una cuchara. Esto lo tiramos así. Os digo.

Mira, vas tirando así la pepita.

Y va a ir cayendo todo el zumo, que tiene un montón.

Vas apretando para que caiga todo.

Muy bien.

Yo aprieto.

Las tres. Me lo pongo aquí.

¿Tú? Sí.

Tamara. Sí.

Necesito zumo de lima y yo creo que, por lo menos, de cuatro.

Vale. Como utilizas muy bien el aparato.

¿Eh? Que no te gusta mucho.

No me encanta, o sea, no me parece excesivamente práctico.

Es útil, ¿no?

En coctelería se usa mucho.

Claro, en coctelería.

Es así brillante y tal. Pesa un montón.

No me parece del todo práctico, pero bueno.

Aquí lo usamos. Somos así de chulos.

Yo voy a ir limpiando el calamar. Las aletas las vamos a utilizar

para hacer la leche de tigre. Necesitamos ese aporte de sabor.

El pescado.

En este caso, va a ser de calamar, no va a ser de pescado.

Y mirad, el calamar. Una cosa.

Hay que quitar esto de aquí.

Quitamos bien esa telilla

porque luego es un poquito desagradable a la hora de comer.

Desagradable y prácticamente imposible.

Sí. ¿No?

Eso sí que es cierto.

Una cosa, Irene.

Me tienes que explicar por qué se llama...

¿"Ocho miles"?

Los ocho miles son los... Los de la vida.

Lo he dicho bien. Escalar, la escalada.

Lo más difícil en la escalada es conquistar el ocho mil

de la montaña. Entonces, bueno. Metafóricamente,

otros ocho miles de la vida son, bueno, un divorcio.

Por ejemplo.

Ha sido un ocho mil.

Complicado. Perder un hijo, por ejemplo.

He entrevistado a personas que han pasado por ese trance terrorífico.

Yo creo que no hay nada peor. A mí me...

Bueno, a mí, creo que a todos. Nos cuesta muchísimo superar...

Ciertas cosas. Sí.

Los ocho miles que dices. Justo.

Y me sirves de ejemplo porque yo te veo muy bien.

Sí. Al final, la vida es amor.

Y también la despedida y el dolor

se gestionan con amor. He llegado a la misma conclusión.

Estamos aquí para aprender a amar. Sí.

¿Qué hacemos ahora, Peña?

Bueno, yo ya he ido escaldando mientras estábamos comentando.

He ido escaldando el calamar. Escaldar es meter

en agua hirviendo.

Cuando vuelve a hervir, lo he sacado

para darle esa textura que os he comentado, más agradable.

A ver. Ya tienes ahí.

Esto todavía falta cocinar con la lima.

Pero ya está... Ya está.

Se podría comer. Casi comer, sí.

La lima ya la tenemos exprimida.

Lo que vamos a hacer ahora, esas aletas que tenía

las meto aquí, lo que os dije antes.

Necesitamos ese aporte de sabor

del calamar. Vale.

Cebolla.

Córtame así media cebollita. Sí.

Como quiera. Como quieras. Lo metemos dentro.

Y más o menos medio ají, que le va a venir muy bien.

Para hacer la leche de tigre,

que es lo que tenemos que hacer para el ceviche.

Echa toda la cebolla. Tal y como la tienes cortada.

No hace falta más pequeña. ¿Sí? Vale.

Esto, el cilantro. Esto es maravilla.

En cuanto lo rompes... Allí el cilantro es mucho más...

más aromático que el de aquí,

pero con lo que tenemos aquí,

va a valer. Sirve, sirve.

Y esto, si quieres, Tamara, lo podemos turbinar.

Vale. Eso es.

Lo que tenemos que hacer ahora es mezclar nuestro calamar

con la leche de tigre y vamos a ir echando

poco a poco el maracuyá, no queremos que nos coma

el maracuyá todo el sabor

ni tampoco que solo sepa a la leche de tigre.

Hay que hacer una mezcla.

Bien. Venga, dale.

Voy a poner un colador.

Hoy boles, mucho bol en la cocina.

Si nos queda mucha pasta. Sí.

Y queda poco líquido, lo que podemos hacer para que,

bueno, tengamos más sabor, donde hemos estado haciendo

el escaldado del calamar, que ya tiene el sabor.

Claro. Ponemos un poco de agua.

Siempre reforzando sabores.

Aquí, Tamara, nos gusta no tirar nada.

Eso que se dice, no se tira nada. Pues sí.

Todo se aprovecha.

Ahí, ahí. Qué truquito para hacerlo más...

Siempre, siempre.

Luego te vamos a pedir

que lo reproduzcas en casa y nos mandes una foto.

Vale, vale.

Que luego nos gusta que,

cuando venís aquí, el plato que lo hagáis en casa.

Luego claro.

Esto, a colar. Venga, ahí. Tíralo.

Así.

Y mirad qué color tiene.

El color del calamar. Y huele fenomenal.

¿A que sí, a que ya huele a...? Me encanta.

Sí, ese cilantro, esa lima. Esos sabores. Esto con cuidado.

Y ya huele bien. Ya huele muy bien. Esto ya,

ya lo tenemos aquí. Suficiente.

Esto lo vamos a...

dejar aquí atrás. Lo voy a dejar ahí también.

Y aquí, pues bueno, lo que quiero es que seáis

un poquito las dos las que...

lleguéis a la conclusión de que está en su punto.

Ahora mismo... ¿Lo probamos o qué?

Lo probáis un poquito. Lo que tenemos que hacer es...

¿Este? ...mirar...

Los dos, creo. Sí. Ese, ese.

Solamente... A mí me gusta seguro.

¿Cómo está?

Madre mía, si es que sabe ya a ceviche esto.

No hace falta echarle calamar.

Aquí es como más te guste. Si te gusta más dulzón, más.

Si te gusta... Ahora sabe a lima.

Me encanta ese sabor. Ahora, como dicen, esto está cañón.

¿No?

Hay que mezclar un poquito.

Os voy a mostrar lo que tengo aquí hecho con las limas.

Mirad, las he metido a congelar.

Como os he dicho que sería nuestro recipiente, está muy bien.

Cuando tienes invitados. Vale.

Si vais a hacerlo de pie, que se coma cada uno su...

Ah, qué bueno. Qué bonito.

Qué buena idea. Otro bol, es el día de los boles.

Con otro bol,

esto congelado, mirad cómo está.

¿Hay que sacarlo de ahí? Esto no se tira.

¿Vale? Luego nos vale

para hacer otro zumo como antes. Vale.

Vamos a coger una cuchara. Te lo iba a decir.

Nos va a tocar ahí...

Se va sacando. La fuerza.

Nada, esto lo hago yo si queréis.

Para eso tenemos a Peña.

Venga. ¿Te ayudo?

Ponedme a punto esto mientras yo voy vaciando.

¿Y cómo lo echamos? Con una cucharada.

Id echando y vamos probando. Así, dos o tres cucharadas.

Me he perdido en la receta. Esto lo echo

y pruebo. Vale. La maracuyá aquí.

Maracuyá. Dos o tres. Lo que digas.

Vale. ¿Tres cucharadas?

Venga, sí. Tres cucharaditas. Remueve bien.

Removemos. Eso es.

Y probamos, ¿vale?

Y si os gusta o queréis más maracuyá...

A ver qué tal.

Eh... ¿Más maracuyá?

A mí me gusta así. Ya está.

Es que pienso que, si echo más, se quita el sabor de la lima.

Lo que vamos a hacer ahora

es echar un poco aquí en la cebolla

para que se vaya... ¿Esto aquí?

Un poquito.

Y luego, aquí en el calamar.

Perfecto. Y ahora ya,

vuelca todo en el calamar.

Este ahí, eso es, la leche de tigre.

Ah, se va quedando ahí...

Eso es, para que vaya cogiendo el sabor.

Macerando, ¿no? Sí.

Pues nada, esto ya casi lo tenemos.

Nos va a faltar picar cilantro. ¿Me picas?

Sí. Pero así, no demasiado.

¡Ah!

A ver, a ver, listilla. Venga.

¿Quieres ir vaciando una? Sí, ¿no?

Que son unas cuantas. ¿Cuántas hay que...?

¿Ahí me voy? Sí. Vente conmigo aquí y ya está.

Espera, cojo una cuchara. Toma, toma, toma.

Hala. Por cucharas, que no sea.

Está durito. Ya, ya lo sé.

Te he visto y digo... Está duro. Si coges la cucharita

un poquito cerca así de...

Ostras. Esto está...

Pero con un poco de paciencia... ¿No hay otro instrumento

que sea más fácil? Eh...

Podríamos con un cuchillo, pero es mejor con cuchara.

Si nos dais un minutito,

terminamos de vaciar las limas

y nos ponemos a emplatar. Un minuto que nos den.

¿Todas hay que vaciar? Sí.

En ese minutito.

Venga. Venga.

Bueno, chicas. Pues tenemos ya

todo el despliegue para montar el ceviche. Es muy sencillo.

Muy agradecida. Suele gustar bastante.

El ceviche me encanta. Este de calamar es diferente.

Os voy a emplatar uno

para que lo veáis. Lo que decíamos.

Nos quedamos con esto.

Le he hecho una base para que no se nos mueva.

Simplemente, cortando por abajo. Vamos a poner calamar

con un poquito del juguito. Es importante.

Si no, el ceviche... Sí. Pierde su esencia.

Pierde esencia. La gracia.

Huele estupendamente.

Huele... Se me hace la boca agua.

Nos has hecho tres, ¿verdad? Sí, os he hecho tres.

Cilantro.

¿Vale?

Un poquito de ají. No demasiado.

Cuidado con esto, ¿vale? Que no queremos...

Es más bien para decorar

o para dar sabor... Que te lo encuentres a veces,

pero un poquitín.

Así que eso, eso. Y la cebollita.

La vamos a poner. Es importante.

La vamos a poner aquí. Un poco de cebolla.

Además, el color morado

que nos da este ceviche. Queda precioso.

De... ¿Ves? Esto me da...

aspecto a frescor, exactamente. El amarillo, el verde...

Y a mí me encantan. Estos son maíces

que son picantes. Normalmente, en Perú y en otros sitios

utilizan el choclo

y otros maíces.

Le da un toque crujiente. Sin pasarse.

Y así muy divertido.

Ahora que dices lo de Perú, es un país que tengo unas ganas

de conocer y sé que la comida me va a apasionar.

Bueno. La pera.

Sí, ¿verdad? Es un no parar.

He ido a algún restaurante peruano y he alucinado. Me encanta.

Y lo difícil de Perú es acordarte del nombre de los platos

porque ponen unos nombres muy complicados, pero es cierto

que la gastronomía es muy rica.

Sabores muy intensos.

Y al cambiarte el paladar, te encantará.

Por eso,

chicas. Una mala noticia.

De picante no tiene un pelo esto. Está...

¿No pica? Vaya. Hay que llamar a los de los quicos

para que le pongan... A ver.

A lo mejor, he cogido el falso.

En teoría, el grande es el... No mucho caldito, ¿no, Peña?

Un poquito tiene que tener. ¿Así o más?

Ahí, ahí, ahí. Eso es.

Que cuando cojas ese recipiente que hemos hecho ahora,

que tenga caldito. ¿Con la lima hacemos lo mismo?

La lima lo mismo, venga. Una que...

Con las pinzas, ¿no?

Y ahora cuando terminéis... A mí me gustan.

Sí. Es que, claro. Yo soy más de dedos, pero claro.

No, no. Las pinzas. Al menos...

Así... Hay que acostumbrarse a las pinzas.

Por eso. Si lo haces un día en casa...

Muy de chef. Es fenomenal.

Exacto. Precioso. Sí, sí.

Esas son de colorines.

Me las regaló Peña. Me encantan.

Son muy fashion, muy de tendencia. Arcoíris.

Eso. Ahí.

Se las podríamos regalar si tuviéramos.

Si se las quieres regalar, hazlo.

¿Pero me vas a comprar otras? Por supuesto.

Como cuando mi madre: "Regálaselo". Y yo...

"Regálaselo a tu amiga". Y yo...

La duda ofende. Mañana tienes otras pinzas así.

Que me parto. Pinzas que te llevas.

Irene, te las llevas. Gracias, Tamara.

No he sido excesivamente generosa.

Qué bueno. Hay que dar sin esperar a recibir,

pero... Pero hay veces...

Bueno, esto que hacemos

podría ser casi, casi un aperitivo. Son unas cositas más pequeñitas.

Pon las limas aquí. Y... Vale.

No, no. Ah, que las ponga aquí.

Eso es. Y lo cambio.

Y yo os emplato uno aquí. Ay, falta...

Seguís aquí terminándolo.

Sí. Un poco más plato.

He cogido el maracuyá.

Lo vamos a medio rellenar así

para que sea más plato, para que tenga más cantidad.

Me gusta mucho hacerlo. Me recuerda siempre

al tesoro de...

de Barbanegra. Lo ponemos un poco diferente.

Dos formas de emplatar para que lo veáis.

Vale. Echamos juguito.

Así girado, que queda como... Sí.

Vamos a tirar más por aquí.

Ah, eso. Del ceviche.

No le quito más ají porque... Sabroso.

Este para ti ya.

Este de aquí, eso. ¿Ves? Irene sí que es generosa,

no como otras.

Bueno. La generosidad es una virtud

para la felicidad, es verdad. Es verdad.

Hay personas que piensan que, bueno: "Esta es demasiado generosa,

demasiado...". Que la gente abusa de ti.

Como de la bondad: "Es tan buena que es tonta".

Al revés. Yo creo que la bondad...

Es verdad. Principal requisito

para ser feliz. Sí. Y te vuelve de otra forma.

Pues nada, chicas. Tiene una pinta...

¿Qué os parece? Genial.

Está precioso. Aquí.

Me gusta más esa presentación. ¿Esa te gusta más?

Es un poco plato... Plato...

Digamos, terminado.

Esto sería más aperitivo. Ahora quiero que lo pruebes.

Bueno, pues nada. Ahora probarlo. Lo mejor.

Si os gusta con caldito, tiene más el de maracuyá.

Vale. Yo voy a...

Y con su poquito y todo. Ah, bueno.

Tengo para mí. Yo también lo voy a probar.

Um. Toque de crujiente.

¿Te ha gustado?

Probamos este ceviche. Y el calamar...

Buenísimo.

Muy bueno. Está en su punto.

Dulcito también.

Muy bueno.

El caldito... Y el ají perfecto.

Pues nada, ya sabes. Tienes que hacer la receta

y la queremos ver. Y mandaros una foto. Sí, sí.

Si te ha gustado esta,

normalmente, hacemos luego una cosita rápida.

Hoy va a ser dulce. Hemos hecho pollo, un ceviche.

Una cosa dulce. El postre.

Te quedas a verlo, ¿no? Sí.

Ingredientes para nuestras tortitas suflé.

Ingredientes para nuestras tortitas suflé. Necesitaremos...

Bueno, no sé si eres muy de desayuno, de postres de tendencia.

Hoy vamos a hacer uno

muy divertido, son unas tortitas suflé.

Con unos frutos rojos, arándanos. Lo que tengas por casa.

Lo que más. Desayunar es lo que más me gusta.

O el "brunch" que dicen ahora. Muy de moda.

A las 11:00 o 12:00. Cuando dejamos a los niños en el cole,

esto me parece espectacular.

Lo que tengo son yemas de huevo. Tres yemas de huevo, tres claras.

He dividido el azúcar, una parte para las claras,

otra parte para las yemas. Las claras ya las tengo montadas.

Esto, lo que ahora voy a hacer, va a ser batir bien, bien, bien

las yemas hasta que cambien de color, se pongan blanquecinas.

Lo que llamamos en cocina levantar. Necesito tu ayuda.

Venga. Me pones ahí...

la harina, échala ahí. ¿Todo?

Sí. ¿Todo el bol entero?

El bol entero. Y vas haciendo un poco con la otra mano.

Así. Y yo voy dando vueltas.

Esto va a ser

nuestra mezclar, que ahora terminaremos con las claras.

Tamara, mírame cómo está la clara para que no se baje.

Dale un par de meneos. Vale.

Así.

Fenomenal. O sea, que la...

Esto son fresas liofilizadas, ¿no? Sí. Ahí he puesto un poquito...

Cosas que ahora encontramos en los mercados.

Riquísimo. Y muy bueno.

Ya. El fruto rojo.

Bueno, aquí tenía harina. Se me ha olvidado decirlo.

Harina normal, de fuerza,

con levadura química.

Vale. La levadura química

nos va a venir muy bien para que, cuando toque calor,

haga nuestra tortita eso, que suba.

Bien, pues esto, lo que vamos a hacer ahora,

que a mí me encanta siempre... Y lo...

¿Le doy vueltas mientras o no? Si te vienes arriba...

Espera, espera, espera, espera.

Aquí hay una cosa que se dice en pastelería.

Movimientos envolventes. Envolventes.

Envolventes. Oye, nosotras...

Para que no se baje. Eso lo he hecho con mi fundación,

la flor dulce de Navidad. Lo hacemos todas las Navidades

con personas con discapacidad intelectual

el bollo y es verdad que lo de bolear y hacer así con la masa

y mezclarlo todo es envolvente. Y lo hacemos así, boleamos.

Eso es. Algo he aprendido.

Si le quieres dar... Irene, no te veo envolviendo mucho.

Donde hay patrón, no manda marinero.

El movimiento es este.

Vamos cogiendo bien del fondo para que quede todo bien mezclado.

Al final, si no lo mezclamos bien,

nos quedan grumillos y no mola dentro de estas recetas.

Y como casi todas, necesitamos paciencia.

Lo que hablábamos antes. Paciencia. La madre de la ciencia.

Si es que eso...

Así. Es imprescindible.

Esto, cuando lo tenemos,

vamos directos a la sartén. Ya he echado mantequilla.

Peña, Peña, la vainilla. Ay, la vainilla.

Bueno, si tenéis en casa, muy bien. Si no tienes en casa...

No hace falta que lo echéis. Evidentemente, si no tenéis,

¿cómo lo vais a echar?

Le da buen sabor. Mentalmente.

Le da, sí. El toquecito de vainilla para estas cosas va muy, muy bien.

Importante,

que no se caliente demasiado. Si no, se nos van a caer.

En el bol, que esté fresquito. Si lo metéis un poco en la nevera,

siempre queda mucho mejor.

Antes de echarlo, un poco en nevera. Entonces, ahí tengo mantequilla.

Lo que vamos a hacer

va a ser echar así unas tortitas.

Más o menos. ¿Puedo venir a verlo de este lado?

Puedes venir. Sin que me echen la bronca.

Puedes venir a verlo.

Vamos echando una tortita, otra tortita.

Más o menos, que queden, pues eso.

Lo que es diferente de estas tortitas

es que son espumosas.

Son espumosas. Claro.

Y luego, el toque.

Cerrarlas. Vale.

Para que cree vapor. Subimos un poquito el fuego.

Sí. Que cree vapor

y que se cocinen por ambos lados. Luego le damos la vuelta

y directamente a emplatar.

¿El fruto rojo no se lo metes ahí? No.

Si no... Es para decorar.

Si no, se cae. Nos queda chuchurrido.

El tema está en que, si le metemos peso ahí encima,

o sea, aquí dentro... Y con el calor además...

No, pero esa era la intención.

Que el arándano se quede "incrustrado"...

¿Cómo? Incrustado.

Con el chocolate. He hecho otra erre entre medias.

Echar chocolate. Muy bien. Sí que se queda luego derretido.

Los frutos rojos no. No sé si un trozo,

pero sí cacao en polvo pudimos echar.

Estaría muy bien. Me voy a mi lado. Ahí os quedáis.

Ya va creando... No queremos que se derrita esto.

Vaya...

El chocolate se derrite,

pero esto, imagínate lo que pasa.

Ahí dentro.

De todos lo que tienes aquí, te pido que elijas unos cuantos..

He traído...

Me encanta lo que dice Tamara. Las fresas esas.

¿Liofilizadas? Liofilizadas.

Sí, son fresas liofilizadas. Son crujientes.

Está buenísimo. Las han dejado tiempo

a una temperatura constante. Perdimos el agua, queda crujiente

y con todo el sabor. Comida de astronauta.

Comida de astronauta. Sí.

Mirad. Y las frambuesas.

Habéis visto cómo suben, suflando.

Hay que estar muy pendientes y para darle la vuelta,

lo más complicado. Esta se me ha pegado un poco.

Despegamos así...

esto y pum. Hala.

¿Vale? Madre mía.

Qué pinta. Ajá.

No son las que hago yo con mis sobrinos.

Son muy diferentes. Y lo quito del fuego ya

porque, si no, se me va a quemar.

¿Vale? Bueno, pues esto... Lo vamos a poner aquí.

Sacamos un platito. Que se terminen.

Ya con el calor residual. Ponemos un plato.

¿Te gusta con nata? Sí.

¿Sí? Venga.

Bueno, pues nuestras tortitas ya listas y preparadas.

Pintaza. Así, muy rápidas.

Tampoco cuesta mucho hacerlas.

Lo que cuesta es prepararse un poco en la cocina.

Y luego, hay ciertas elaboraciones que son supersencillas y rápidas.

Huele que te mueres. Es una de ellas.

Ponemos así.

Cuqui. Has hecho tres, en el mismo plato.

Eso... Eh... Sí.

Aquí os voy a dejar a vosotras.

Eso digo. Aquí os dejo.

Un poco de nata chantilly.

Esto... Está buenísima la nata.

Así. ¿A que sí?

Eso me sigue gustando después del embarazo.

Con helado de menta.

Hago unas cosas muy raras yo. Helado de menta.

Seguro que pega. A mí me encanta.

Ya te dejo terminar a ti. A ver.

¿Con las pincitas? Sí.

Pincitas, cuchara. No se te olviden después.

Y tú, entre las dos. Venga.

Venga, terminad ese plato.

Ay. Ah, mira qué bonito.

Así. Esto sí que es en plan rústico y colorido.

Me encanta.

Es que si... Yo lo acabaría con dulce de leche.

Claro. Ahí...

Y las... Y esto... Me encanta para decorar.

Son pétalos de rosa. Échalos.

Por encima. Somos muy cuquis.

A lo loco. Sois muy...

De pasión, ¿a que sí? Es que... Sí.

Es lo que pega. A ver cómo los pongo.

Terminamos con dulce.

Así por encima. Venga.

Venga. Como las tortitas.

Me dejáis terminar así.

Eso, eso, eso. El toque maestro. Claro que sí.

Hala.

Qué rico. Esto ya...

Hemos hecho unas tortitas bien rápidas.

Para que veáis que la cocina a veces solo es...

Bien rápido. Organizarse y pensar.

¿Lo probamos? Venga.

A ver. Y mientras vas probando,

yo quiero darte las gracias por haber venido.

Yo encantadísima.

Voy a coger el arándano y la... Bien.

Sabemos que te gusta el arándano.

Qué bueno.

¿Te ha gustado? Y espero que te gustara también

el estar aquí. Vuestra compañía.

Ha sido la verdad. El ratito de cocina.

Y darte las gracias.

Y decirte que sigas siendo un ejemplo para mucha gente

como para nosotros. Y vosotros también. La verdad que...

encantadísima de compartir un rato. De conoceros en persona.

Y que todo riquísimo. Cuando quieras.

Incluso... ¡Este regalo! Llévatelas.

Muchas gracias, Tamara. Y ya sabéis.

Esta y otras recetas las tenéis en el nuevo portal

de Radio Televisión Española. RTVE.es, barra, cocina.

Gracias, de verdad. Gracias.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pollo asado en calabaza

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cocina al punto con Peña y Tamara - Pollo asado en calabaza

14 oct 2020

Hoy en Cocina al Punto, Peña y Tamara cocinan tres recetas espectaculares: Pollo tomatero en calabaza, Ceviche de calamar y maracuyá y Tortitas soufflé. También reciben como invitada a la periodista y psicóloga Irene Villa.

ver más sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Pollo asado en calabaza" ver menos sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Pollo asado en calabaza"
Programas completos (87)
Clips

Los últimos 365 programas de Cocina al punto con Peña y Tamara

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios