www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5694672
Para todos los públicos Cocina al punto con Peña y Tamara - Ensalada de solomillo - ver ahora
Transcripción completa

Peña, este programa va sobre ensaladas,

así que dime cuántas conoces.

Uy, hay un montón.

Por ejemplo, césar.

Eh... Burrata. No es una ensalada. Caprese.

Sí. También. Eso, caprese.

Me parece bien. Waldorf.

Griega.

Eh...

Escalivada. Mixta.

Hay un montón. Un montón.

Hay un montón.

Podríamos estar así una hora.

Pero hoy tenemos una muy contundente.

Hoy hacemos una ensalada de solomillo.

Tal cual. Tal cual.

La haremos con cositas ricas, como siempre.

Y recibimos a un invitado que arrasa en redes sociales

con sus recetas fáciles, sencillas y muy dinámicas.

Y sabrosas, sobre todo.

Seguro que muchos habéis escuchado hablar sobre él.

"Chichi"... "Chipsy" Chef. ¡Uy, madre!

El inglés, qué mal. A ver si lo pronuncio yo mejor.

Gipsy Chef viene a visitarnos. Y nos trae una de sus recetas,

alguna que habréis visto en las redes sociales.

Nos la trae y la va a compartir con todos vosotros.

Pasaremos un buen rato.

Gipsy Chef.

De momento, nuestra receta de la ensalada de solomillo.

Dime que lo he dicho bien, Gipsy Chef.

Ahí está. No, todavía no...

Ingredientes para la ensalada de solomillo.

(LEE)

Dentro de las ensaladas que estábamos diciendo antes,

hay una que me gusta mucho que es de carne.

Me encanta la ensalada de carne. Sí.

Y le vamos a dar un poco ese juego.

Entre el sabor asado de carne... Sí.

...y una vinagreta un poquito especial.

Bueno, es más bien una mayonesa.

Porque vamos a ir mezclando.

Vamos a hacer una mayonesa

y vamos a ir mezclando ingredientes.

Vale. Incluso la mayonesa hoy lleva atún.

Vamos a mezclar atún con carne.

No es tan extraño, ¿cómo se llama ese atún...? No, ¿esa carne...?

El carpaccio ese italiano... El vitello tonnato.

Exacto. Digamos que es muy parecido.

Vale. Vale.

Comenzamos. ¿Con qué? Con una pieza de solomillo.

Lo vamos a hacer con solomillo de ternera,

pero lo podemos hacer

con solomillo de... (AMBOS) cerdo.

Sin problema. Vamos a ponerlo en una bandeja.

Lo untamos con un poco con aceite. Sí.

Y vamos a salpimentarlo, ¿vale?

Gracias.

Vamos a pasarlo bien por el aceite.

Y otra cosa importante:

aquí es importante poner bien a punto de pimienta.

Va a ser una de las cosas fundamentales

para darle sabor a esta carne.

Date cuenta, vamos a hacer un plato frío.

A un plato frío, normalmente, cuesta sacarle más el sabor.

Vale. Hay que darle bien de sabor

a todo lo que vayamos hacer.

Salecita.

Y ya no hace falta que echemos, evidentemente,

aceite en la sartén.

Así que lo que hacemos es directamente calentar la sartén.

Fuertecita, lo que queremos aquí es marcar.

Ya sabéis, lo hemos dicho muchas veces,

que marcamos la carne...

Para sellar los jugos. Eso es, gracias, Tamara.

Que esté jugosa.

Esto ya nos lo habéis visto hacer en otras ocasiones.

Bien doradito por todos los lados.

Más o menos, van a ser como cuatro posiciones al final.

Un poquito más, pero tampoco mucho más.

Así.

Bueno, por todos los lados.

Y en esta bandeja vamos a hacer una cama de cebolla,

un poco de tomate...

En esta misma que tienes ahí, Tamara.

Ya te paso la cebolla.

La han puesto muy lejos. Gracias.

Un poco de tomate, apio, que aquí el apio nos va a dar

un toque muy anisado. Sí.

Le va a ir muy bien.

Mira, unas ramitas de apio.

Y siempre atentos al solomillo, que no se nos pase.

Ya sabéis que hay que ir ahorrando tiempo en la cocina.

Si no, se nos hace todo luego muy pesado.

Apio.

Ajo. Medio ajito.

Y unos tomates.

Pues puedes cortar más pequeños, más grandes...

Yo los voy a cortar en grandes.

Y una ramita... de romero.

Todo eso, en la bandeja. Mi solomillo es está automoviendo.

¿Se mueve solo? ¿Has visto?

Eso que nos ahorra tiempo.

Ponemos así, por todos los lados.

Ese es el color que queremos.

Cuanto más dorado esté por fuera, mejor sabor va a tener luego.

Además, va a guardar más los juguitos,

que eso es lo que nos interesa,

para que quede una ensalada jugosa y no seca.

Bien, cuando pongamos esto, lo vamos a meter al horno.

Lo vamos a meter 15 minutitos a unos 180 grados.

Y esta verdura

nos va a ayudar a hacer luego una salsa,

un jugo, digámoslo así, de la misma carne,

que acompañará al plato o a la ensalada.

Venga, esto yo ya lo tengo. ¿Ya tienes el tuyo?

Al mío le falta un lado.

Pues esperamos a ese ladito.

Mientras, yo voy explicando desde este lado, que no quema,

Veis cómo ha quedado, ¿no?

Le vamos a dar un selladito aquí.

Y otro por el otro lado.

¿Le vas a sellar los lados? Sí, un poquito por cada lado.

Para que nos quede, como comentábamos,

el juguito dentro.

Cómo nos vamos a poner, Peña.

Hoy sí, hoy hay plato aquí para dar y tomar.

Venga, este está.

¿Eso está? Sí.

El horno lo tenemos ya calentito.

Sí. Y vamos a meter esto.

Ya os digo 15 minutos.

Luego, cuando lo saquemos, haremos la salsa, el jugo de carne.

Enfriaremos el solomillo...

y, una vez frío, lo cortaremos finito

para hacer la ensalada.

Mientras, vamos a hacer la mayonesa que habíamos dicho

con muchos ingredientes. Fenomenal.

Lo primero que vamos a hacer es coger el vaso de batidora.

Y vamos a añadir un huevo. Vale.

Como muchas veces hemos repetido aquí,

al final, cuando hacemos una mayonesa,

para que no se corte,

es importante no mover al principio la máquina.

La apoyamos abajo

y vamos echando el aceite

y vamos levantando luego un poquito la máquina.

Mirad.

De esto os hablo.

Hacemos esto, apretamos.

Pues lo que os decía, el huevo, no movemos la máquina.

Vamos añadiendo el aceite poco a poco.

¿La pegamos al vaso?

Eso es. Y vamos levantando, inclinando, un poquito.

Ahora, que vaya cogiendo textura.

Y que vaya montando.

Ya veis que va montando fácilmente.

¿Qué tal? Muy bien.

Este truco no falla.

Este truco no falla. (RÍE) ¿Qué me ibas a decir?

¿Que tenías en la mente? No soy muy de videojuegos,

pero recuerdo que había unas pantallas

que me costaba pasar.

Y siempre lo mismo... ¿De qué juego?

Eh... Pues...

Estoy pensando en Mario Bross, concretamente.

Pero había un salto que me costaba mucho pasar.

Y, cuando me sale la mayonesa y no se me corta,

siento lo mismo que sentía cuando pasaba ese salto.

En eso estaba pensando mientras hacía mi mayonesa.

¿Qué pasa? Ah, muy bien.

Oye, bueno, la cocina...

¿Qué pasa? La cocina te da...

Es como... "¡Uf, no se me ha cortado!".

"No tengo que volver a empezar".

(RÍE) Bueno, hemos utilizado...

Es que el ejemplo es muy bueno.

Yo... Ah, gracias.

Deberías... Un poquito más de aceite, un poquito.

¿También jugabas a los videojuegos? La verdad, no mucho.

No ha sido muy de videojuegos, he sido más de andar en la calle.

Nunca... Yo era más de enfadarme y tirar el mando por ahí.

Pues mi hermana y yo, Donkey Kong, estamos obsesionadas.

Nos despertábamos en mitad de la noche para jugar.

Bueno, esto ya lo tenemos.

Y podríamos haber utilizado el aceite del atún también.

Lo podríamos haber añadido.

Mira, tiene un poquito de aceite también está anchoa.

Se lo podemos añadir. Sí.

No hay problema porque añadiremos todos estos ingredientes.

Vamos a coger la mostaza, para adentro.

El atún, adentro.

Las anchoas, para adentro.

Fijaos, vamos a hacer una mezcla de carne y pescado,

con anchoas en salazón y con atún.

Va a ser una mezcla, creednos, muy buena.

Venga, pues todo para adentro. Venga.

Cucharita.

Venga, primero voy a meter la mostacita...

en grano.

Las anchoas.

Para adentro.

Yo soy muy fan

de este tipo de mayonesas con mucho sabor.

Y con muy poquito el plato nos coge mucho sabor.

Me falta la mostaza. Vale. Eso es.

Echamos aquí el atún.

Normalmente, las mayonesas las terminamos siempre

con unas gotitas de vinagre, un poquito de limón...

Este toque se lo vamos a dar con alcaparras.

Aquí, al gusto.

¿Te gustan las alcaparras? Hum...

Na. Se echan unas poquitas entonces.

Ya echo yo más. Venga. Vale.

Alcaparras, va a ser nuestro toque ácido de esta salsa.

Bueno, cuando hayamos hecho esta mezcla,

es importante, para que tenga la textura adecuada...

Hemos metido mucho rato la batidora

y ha cogido temperatura,

así que lo pasamos a un bol y que enfríe

para que tenga un poco de textura.

Limpiamos un poco... y volvemos con ustedes.

Hala, ya tenemos esto.

Esto se hace bastante rápido.

Venga, te voy a sacar ahí. Gracias.

Y el solomillo lo vamos a poner rápidamente en un plato.

Y lo vamos a enfriar. Vale.

Porque queremos que sea una ensalada fría.

También se puede tomar templada. Gracias.

Pero, en frío, una ensalada de este tipo...

Aparte de que es un poquito más curiosa...

¿Sí? Pásamelo.

Venga. Ah, lo vas a poner en la nevera.

Lo voy a poner, sí. Vale.

Me dicen: "Lo metes en la nevera y estaba un poco caliente". Sí.

Pero queréis ver toda la receta, ¿no?

Para adelantar pasos, hay que meterlo,

aunque no sea lo más adecuado.

Bien, esto.

Tengo aquí un poquito de vino blanco.

Puedes echar vino tinto si queréis.

Vamos a echar un poquito para desglasar bien...

la bandeja.

Cogemos una cuchara.

Movemos todo lo que tenemos aquí.

Y lo vamos a llevar a un colador.

Bien apretado ahora... para sacar todo el jugo.

Queremos el sabor de la verdura y de la carne,

que también ha ido metiéndose ahí un poquito con la verdura.

Y esto, si lo hacéis en un colador más fino, mejor.

Mirad, ya ha salido algo.

Lo vamos a calentar para evaporar ese vino que teníamos.

Y aquí es cuestión de una cosa, una palabra que me gusta, achuchar.

Achuchamos.

Así.

Y va a ir cayendo. Para que lo veáis bien.

Así.

Pues esto... bien escurridito.

Esto, ha dicho Tamara, que nos lo guardamos

para los vegetarianos no estrictos.

(RÍE) Esto, calentito.

Venga. Tenemos que evaporar.

Hemos echado el vino.

Cada vez que echamos un alcohol, hay que evaporar.

Lo subimos bien fuertecito.

Y no vamos a ligar un poco con harina de maíz.

Cogeremos, nada, un poquito de harina de maíz.

Muy poco, porque tampoco nos ha salido...

una barbaridad de jugo.

Además, va a evaporar ahora un poquito, lo vamos a reducir.

Pero queremos una textura...

un poco más cremosa.

Vale.

Lo tiraremos luego por encima de la carne.

Necesitamos reafirmar el sabor de la carne.

Más o menos esto, media cucharada de harina de maíz...

con otra de agua.

Ah. Ahí.

Exacto, vale. Eso es.

Sí, porque es mucho lo que tenemos aquí.

Y, en cuanto eche a hervir, evaporamos todo el alcohol,

lo dejamos reducir así, un minutito.

Que se vaya el aroma tan a vino.

Yo aquí lo que busco es que tenga ese toquecito de vino,

pero que sepa mucho a la verdura y a las gambas.

Para eso lo hemos metido a asar.

Venga, pues esto, cuando lo tenemos así,

bajamos el fuego.

Una recomendación, cuando liguéis con harina de maíz,

que no esté hirviendo a borbotones, porque se nos puede...

Bueno, no ligaría igual.

Y vamos echando poco a poco.

Una y miramos.

A ver cómo está la tuya. Venga. ¿Así?

Está estupendo. Está muy bien, muy bien.

Está muy bien. Qué bien.

Me mira como diciendo: "No lo veo igual". Pero sí, mirad.

Esto es lo que hemos conseguido, es una salsita...

Ahora la vamos a dejar enfriar aquí un ratín.

No, es que tú ibas diciendo: "No tiene que estar a borbotones".

El mío estaba a borbotones.

Por eso digo... Y que me ha salido...

O sea, no me estabas haciendo ni caso.

¡No, sí!

Sí estaba haciendo caso. Sí estaba haciendo caso.

Pero date cuenta que yo tengo que seguir tus pasos

a medida que los haces, entonces, es complicado.

Mirad, para que lo veáis mejor.

Lo voy a dejar aquí.

Ahí lo veis.

Salsita fina. Venga.

Si ha quedado un poco espesa, se le puede echar un poco de agua.

No pasa nada. No pasa nada.

Además... ¿Ves? Tiene muy buena pinta.

Esto lo dejamos aquí.

Sacamos el solomillo, lo vamos a cortar.

Solomillito. Sí.

Y solomillito.

Bien.

Esto, cuanto más fino, mucho mejor. Vale.

Porque no es agradable cuando comes una carne en frío,

y encima un poco cruda,

porque va a estar rojita por el centro... ¡Uf!

Los dados de solomillo crudo no me disgustan.

¿No? No.

Soy un poco rara... Y un poco vegetariana,

pero los solomillos crudos...

"Los dados de solomillo crudos me encantan".

No he dicho "un poco vegetariana".

He dicho que estoy intentando tomar más verduras.

Vale, vale.

La base de mi comida intento que sea verdura.

Lo voy a cortar así para que lo veáis un poquito mejor.

Esto hay que hacerlo despacito.

Para que hagamos láminas finas. Vale.

Esto, si tenéis en casa un cortafiambres,

pues te va a salir mucho mejor.

Pero ¿veis ese rojito? Vale.

Esto hay que probarlo. Hay que probarlo.

Está jugoso.

Vamos cortando láminas, así.

Lo vamos dejando en un platito...

para luego terminar y montar nuestro plato.

Y, prácticamente, ya lo tenemos.

Cuando lo tenéis cortado, estos requisitos...

Riquísimos. Estamos Tamara y yo comiendo.

Me estoy inflando.

Esto indica que está bueno. (ASIENTE)

Pues ya lo tenemos todo. Saco la salsa.

Genial. Y nos falta emplatar.

Aquí, importante, ¿vale?

Para que no se nos enguarre demasiado el plato

a la hora de hacer esto,

es que las salsas estén una por un lado

y la otra por el otro.

O que una esté encima y la otra debajo.

Vale. Otra de las cosas que echaremos,

ya que, cuando hablamos de ensaladas,

siempre nos gusta que tenga alguna hoja,

será la rúcula, ya que es un homenaje a Italia,

que se utiliza bastante.

Lo ponemos. Me gusta la rúcula, picantita, amarga,

y va a combinar muy bien con estas dos salsas

que hemos hecho hoy.

Así que un plato.

Vamos a coger uno, este mismo.

Me voy a coger otro.

Y lo que hacemos...

o lo que haré para que tenga...

Que vayas cogiendo un poquito de todo, pero que no se enguarre.

Un truco.

Voy a poner una base... de esa mayonesa.

Mirad qué pintón tiene.

Voy a poner un poco de carne.

Así le damos un poquito de volumen.

Y ahora es cuestión de ir poniéndole ingredientes.

¿Y los alcaparrones? Los ponemos ahora encima.

Son divertidos a la hora de morderlos.

Tienen esas semillitas tan divertidas,

también un poco puñeteras.

Cuando se te queda una en la garganta,

es más complicado sacarla.

¿Y esta semana nos ha escrito alguien en redes?

¿Tenemos alguna receta que nos hayan pasado?

Sí, y te lo voy a contar todo. Venga.

Adentro Insta-Tamara.

Instama... Instamara. Instamara.

Te voy a contar.

Resulta que Isabel Hernández...

nos ha mandado su carrillera.

Pero esta vez ella lo ha hecho con verduras. ¿Qué te parece?

A ver... Ahí, ahí.

Vale, veo que lo ha hecho con verduras,

pero ha pasado la salsa. La salsa tiene verduras.

Nosotros la hicimos apretando, como hemos hecho hoy aquí,

Ajá, porque no sale igual.

Pero ella ha utilizado maquinaria pesada.

Maquinaria pesada, que es una batidora.

Pero tiene buena pinta, buen color, brilla.

Es lo que buscamos siempre en este tipo de guisos. Muy bien.

Después, Noelia KTV está superorgullosa,

ha hecho su primera tortilla.

Su primera tortilla. Sí.

Y dice que no quedé absolutamente nada.

Para ser su primera tortilla...

Conozco tortillas de mucha gente, y muy conocidas, de cocineros,

y fueron un desastre. Y esa tiene, de verdad, que pintón.

Así que fenómeno. Bueno...

La tortilla de patata siempre es un buen plan.

Nos podéis seguir mandando todas vuestras recetas

a nuestras redes sociales...

Ahí estamos, todas las que queráis.

Nosotros seguimos con esta receta.

Venga. Ya tenemos aquí el solomillo.

Voy a ir echando un poco de esta salsita

para darle brillo, para darle sabor.

Os comentaba antes que esto no lo podemos perder.

Y jugosidad, que también le va bien.

Pues yo le voy a echar un poco de cebollino.

Cebollino. Que siempre decora.

Decora y da sabor. También da sabor.

Bien. Unos alcaparrones.

Me parecen muy interesantes siempre

porque tienen esas semillitas que os he comentado antes...

para darle un toque crujiente.

No son desagradables. Vale.

No creo que sean desagradables.

Das un toque crujiente.

Dale, Peña, que no tenemos todo el día.

Hoy estoy un poquito más tardón.

Ay, cómo estoy disfrutando este momento.

¿Sí? Sí.

Sí, sí. Unas hojitas de rúcula.

Siempre nos dan las notas picantes.

Y amarguitas, ojo.

Que también es interesante.

Te voy explicando mi plato. Le he echado más rúcula

porque estoy en fase de tomar más vegetales,

que no vegetariana. Claro, engañas un poco.

¿No? (RÍE)

Me echo al solomillo encima los vegetales.

Oye, engañarse un poco la cabeza con "voy a echarme más verde"...

Engañarse, no, hay que comer de todos los grupos de comida.

Bien, lo que tú has echado creo que es interesante también,

un poquito de cebollino.

Para picar el cebollino...

Te presto del mío, que ya lo tengo cortado.

¿Lo tienes picadito? Sí, mira.

Tíramelo por encima, por encima de la carne.

Vale. Ya estaría. Si os gusta...

A mí me gusta mucho

encontrarme un poquito de sal

y un poquito de pimienta recién molida...

Y la salecita crujiente.

Echamos ese poquito de sal.

Y encima...

La pimienta recién molida. ¡Buah!

Tenemos nuestros platos dispuestos para recibir a un chef

que está arrasando en las redes sociales.

Y me gusta mucho su rollo.

Recibimos a Pablo, que no hemos dicho su nombre.

Gipsy. Gipsy Chef.

¡Por fin! ¡Por fin!

¡Por fin! Tenía muchísimas ganas de estar aquí.

Y yo de tenerte aquí. Tenéis la misma voz.

Tengo la misma voz, exactamente.

Me paran por la calle y me dicen:

"Tienes voz de Cazalla". (RÍEN)

¡Voz de Cazalla!

De tomar Cazalla, supongo. Sí.

Supongo que será de tomar Cazalla.

Tú eres de Oviedo. Sí, asturiano.

Pero el restaurante lo tienes en Sitges.

Soy de Oviedo, soy culo inquieto

y me fui hace ya muchos años a Barcelona.

A trabajar con Santi Santamaría.

Y acabé montando un par de restaurantes en Sitges.

Al lado del mar.

Como Sant Celoni, como nuestros amigos.

En Sant Celoni fue donde yo estuve con Santi Santamaría.

Oye, te has dado a conocer con ese nombre artístico.

¿Lo podemos decir así, Gipsy Chef?

Sí, claro. Hombre, lo debes decir así.

Está en boca de todo el mundo, vamos.

Y haciendo unas recetas la mar de divertidas,

con mucho fundamento.

Porque las que haces son muy divertidas.

De verdad, recomiendo a todo el mundo que lo vea

y que lo hagan en casa.

Ojo, esto también es parte de todo esto:

enseñar y que luego lo hagan en casa.

Y nosotros tenemos hecho aquí una pequeña recetita,

que seguro que conoces.

Una ensalada de solomillo tipo vitello tonnato.

Muy bien.

Antes de que nos hables de tus cosas,

queremos que la pruebes.

Perfecto. Puedo ir a saco, ¿no? A saco.

¿Es tu voz de verdad?

¿O la fuerzas un poco? No, es de verdad.

¿Es tu voz de verdad? Puedo ser más suave también.

¿Vale? Vale.

Cuando me vengo arriba...

A mí también me reconocen por la voz, sorprendentemente.

Algo tengo oído, sí.

Y nunca mejor dicho: "Algo tengo oído".

Prueba un poquito.

lleva un poquito de salsa, el juguito que lleva por encima...

Ha probado el tuyo, Peña. No pasa nada, está fenomenal.

¿Este es el tuyo? Están hechos los dos iguales.

Luego los comparo y decimos. Vale.

¿Está bueno? ¡Bestial!

¡Ah, bueno!

Otra de las palabras por las que se te conoce mucho.

¿Eh?

Voy a probar este porque tiene más salsita.

Y lo ha hecho la chica de la voz aterciopelada.

Oh...

Ya me has ganado, Gipsy.

Venía convencido para hacerlo. Bien.

Está muy bueno, chicos. ¿Está rico?

Bueno, pues nada... Y te voy a decir una cosa...

Danos algún dato.

Este sabe más a juguito de asado, como más de...

De cuchareo, ahí, ahí.

Estoy aprendiendo.

Vas entrando por el lado de la cuchara

Estoy aprendiendo. Me está gustando.

Lo has hecho bien.

Nos traes una receta que en España la hacemos mal ya no sé el tiempo.

Bueno, yo la hago a mi manera. ¿Qué quiere decir eso?

A ver, yo la llamo auténtica carbonara de sobrasada.

Cada vez que digo "auténtica" y "carbonara",

los italianos se me tiran al cuello.

Porque nadie ha hecho una carbonara de sobrasada.

Claro, nunca nadie la ha hecho, por eso es auténtica.

Lo que si hago es seguir el mismo proceso

que sigue la carbonara tradicional, porque es un platazo tremendo.

Pero, bueno, con unos toquecitos. Bueno, antes de esa receta,

necesitamos saber los ingredientes. Son muy poquitos y muy fáciles.

Guapísimos y muy fáciles. Los ingredientes son estos.

(LEE)

Lo primero, hoy te hemos hecho ponerte adelantar.

Me habéis hecho una encerrona, colega.

Los delantales son tan bonitos que hay que lucirlos.

Es que los hace una amiga de Peña. Ah, vale.

Entonces, tenía un porqué.

Yo esto lo hago única y exclusivamente por vosotros.

Porque yo nunca me pongo delantal.

Nunca me pongo delantal cuando vengo a cocinar así.

En el restaurante, sí. ¿Y chaquetilla?

Fuera, nunca, jamás.

Cuántas más cosas pones entre la comida y tú... Hum.

Bueno, pues nosotros te damos hoy las gracias

porque te has puesto el delantal, de verdad.

Y porque nos traes algo que a mí me encanta.

Recetas muy ricas y sabrosas y con pocos ingredientes.

Será de los días que menos ingredientes tenemos.

Esto es muy rápido. Menos es más.

Y los italianos son unos capos haciendo esto.

Vamos, son los más capos.

Pizza, triunfando en todo el mundo.

Harina y agua con un poco de queso y tomate,

y te montan pizzerías por todo el mundo.

Y albahaca, los colores de la bandera de Italia.

Pero sencillo. Mucho.

Cuatro o cinco ingredientes. Es una maravilla.

Y esta es otra de las genialidades de los italianos.

Harina y agua...

Y tres cosas más.

Ah, nos falta aceite de oliva bueno.

Seguro que tenéis. Sí, sí.

Tremendo. Y pimienta negra.

Un detalle que me emociona. Sí.

Aquí vemos un cero, que esto es una maravilla.

Es lo menos, uno y cero.

Dos y tres tendrían que estar prohibidos.

Gallinas presidiarias, no puede ser.

Y esto es un detalle de calidad.

Aquí tenemos huevos de gallinas camperas,

que están un poquito en libertad.

Los huevos están mucho más ricos. perfecto.

Me gustaría que la gente conociese de dónde vienes.

Has dicho que eres asturiano. Sí, de Oviedo.

Y has montado un restaurante en Sitges. Antes de llegar ahí,

has pasado por..., y te ha ido cambiando la vida,

y esto me parece muy interesante que lo cuentes.

Salir de Asturias, me fui a Barcelona

buscando a Santi Santamaría. Santi Santamaría era mi referente.

Yo estudié Fotografía, era muy malo. Lo dejé.

No se podía ser Cartier-Bresson en tres años,

y dije: "Esto no es lo mío".

Y apareció un libro de Santi Santamaría delante mío

en casa de un amigo un día... Ese es tu ángel de la guarda.

Sí. Y es mi mejor amigo, además.

O sea, que todo cuadraba.

Me dio eso, y dije...

Se iluminó y todo el libro...

Y dije: "Tengo que ir a cocinar con este tío".

Me puse a estudiar hostelería, estudié, terminé...

y, terco de mí, acabé trabajando con él.

Fuiste, te presentaste... No, peor.

Estuve enviando currículums durante meses.

Meses no, años. Estuve tres años más las prácticas, cuatro,

y yo, una vez cada dos o tres meses, enviaba un currículum.

Mentira todo. Porque no tenía experiencia ninguna.

"He estado de jefe de partida en no sé dónde"...

Y nunca me contestó.

Al cabo de esos años, un día, comiendo en mi casa,

vino mi hermano de Barcelona con su novia.

Y ya estaba encendidísimo, cabreadísimo, estaba frustrado,

no había conseguido que Santi Santamaría

hubiera ni siquiera leído mi currículum.

Y en aquella comida, mi padre me dijo: "¿Qué te pasa?".

"Que estoy muy cabreado". Y les conté la historia.

Y diciendo el nombre de Santi Santamaría,

resulta que la novia de mi hermano en aquel entonces,

su padre, esto suena a cuento chino, pero es verídico,

su padre había ido a la escuela con Santi Santamaría.

A la semana y media estaba entrando en el Can Fabes

por la puerta de atrás.

Entré por atrás, eso hay que decirlo.

Estas cosas pasan. Yo he contado alguna vez...

No ha conseguido aún que José Andrés...

Yo era José Andrés. Me encantaba José Andrés.

Ha conseguido un programa en TVE.

Yo conozco a su madre.

Ya está, la Divina Providencia.

¡Ojo, eh! ¡Ojo!

Ojo, ojo.

De ahí, bueno, soy muy buscavidas.

Me gusta mucho buscarme la vida, hacer cosas diferente.

Salir de allí, me fui a Barcelona,

abrir mi empresa de cáterin, la hundí, me arruiné.

Me quedaban 50 euros. "¿Qué hago?".

Y me cojo un billete, me voy a Menorca...

Todo como muy...

Y en Menorca conseguí mi sueño:

trabajar para un supermillonario en un barco

y dar la vuelta al mundo.

Y apareció el millonario y di la vuelta al mundo.

Y encima cocinando. Jo, con tu ángel de la guarda.

Oye, cocinando... Lo tengo en plantilla.

Vamos a cocinar mientras seguimos hablando.

Si no, no hacemos nada.

¿Qué necesitas? Yemas, ¿no?

Lo primero, ¿hay sal aquí? Nada.

Un buen puñado de sal.

Agua hirviendo, un buen puñado de sal.

Venga, un buen puñado, así.

Al agua, ya le podríamos ir poniendo cosas.

Siempre es un buen momento para poder aromatizar las cosas.

Tienes orégano.

Podemos poner un toque de orégano. Venga, echamos.

Tú nos vas diciendo. Ponte orégano.

Para eso, como tres o cuatro ramitas.

Venga,

Si son cinco, tampoco pasa nada. Perfecto.

Vale, lo apunto. O sea, cuatro no.

A ojo. Sí, a ojo. A ojíbiris.

(RÍE) Vale.

Tres yemas. Fuera las claras. Siempre me preguntado esto:

¿cómo de difícil es cocinar en un barco?

Cuando lo he visto, he dicho: "Esto es complicado".

Entre que se mueve...

Tú estás ahí cocinando con las ollas...

Ya es difícil en una cocina normal...

Una cocina en movimiento...

A ver, hay mucho mito detrás de toda esta historia.

Normalmente, un tío con un montón de pasta,

con un yatazo de tres pares de narices,

se para y come.

¿Sabes? Se para y come. Pero tienes que tener...

Tienes que tener la comida hecha. Sí.

Antes, antiguamente, ahora esto no se ve,

los barcos tenían unas cocinas...

No recuerdo si se llama cardanica.

Es una cocina que va con un eje. Entonces, siempre está estable.

Por más que el barco se mueva, está estable.

Ah, tiene truco.

Te he traído un bote. Soy muy fan de esto, me encanta.

A mí es que me encanta. Esto es una herramienta...

Esto es la leche. Vale. Eso, ahí dentro.

Venga, Tamara.

¿Qué es eso? Venga, lo hago yo.

¿Las yemas? Me siento un poco raro.

A mí lo de mandar... Nada, nada, tú manda.

Soy mandón.

Soy mandón, pero me gusta... Hacer.

Te gusta hacer. Soy más de hacer.

Te gusta meter mano. Aceite de oliva...

Como por aquí. Bien.

Te vas a emocionar con esto:

es un galmesano. Me ha llegado al alma.

Es galmesano.

En vez de ser parmesano, es muy nuestro.

Es de Galicia, es muy parecido al parmesano.

Oye, tirando un poco por la tierra.

Lo voy a ir rallando. Ralla a saco.

Entre que la habéis echado sobrasada a la carbonara

y ahora galmesano...

En Italia, ya han cruzado a Televisión Española.

Yo tengo prohibida la entrada a Italia hace tiempo.

¿Sí? Sí, sí.

¿Por qué? ¿Qué más has hecho? ¡Uf!

Ahora, lo que voy a hacer ahora

es lo que yo llamo pan pizza.

Es una pizza no pizza. No está todavía, pero llegará.

Suena genial.

Está buenísima.

Es lo importante, ¿no? Es pizza no pizza.

Que esté bueno. Los italianos no piensan igual.

¿Más o así está bien para eso? Yo soy muy de mucho queso.

Vamos a utilizar esto porque aquí van a pasar cosas.

Aquí hay que ponerle...

Perdón, que coja yo... Sí, sí, coge.

Además, nos gusta.

Pimienta a saco.

Uno de los secretos de la carbonara tradicional

es que le ponen mucha pimienta.

¿Vale? Otra cosa es que no le vamos a poner sal hasta el final.

Porque el parmesano es muy salado, ya vamos a poner sal al agua...

Y vamos a utilizar parte de esa agua para terminar de preparar la salsa.

Eso lo hace mucho Peña.

Vale. Estamos a mitad de camino de la sobrasada...

La carbonara sobrasada. Cómo está este queso.

Auténtica, perfecta, estilo Gipsy style.

Una sartén. Una sartén.

Atento, si arrancamos esto ya...

Tenemos 6 minutos para cocinar la pasta.

Yo cogería y lo haría ya.

Venga, perfecto. Fuego a saco.

Y todo lo que va a suceder va a suceder en la parte de aquí.

Bien. ¿Vale?

Vale, esto ya lo tenemos. Voy a sacar mi bloc de notas.

O tarjetones.

Porque tengo un montón de información sobre ti.

Me acabas de asustar.

Ojo. ¿Qué te habrán dicho? Ah, muy importante, mucho, esto.

Eso.

Estas ya te las he preguntado.

(RÍE)

Esto ya lo sé, esto no me interesa...

Echo la pasta.

Sí, sí, tira. ¡Ah! Esta es muy buena.

¿Te has ganado muchas críticas?

¿A ti te dan igual? Muchísimas.

Iba a decir una cosa que no puedo decir.

Sí puedes. No, que no.

Después te editamos. Pues no lo digas.

Vamos a decir... A ver, parafraséalo.

Me la trae al pairo, básicamente. Pues sí.

Sí, prácticamente no se puede decir.

No sé cuál era la otra versión, pero mejor omitirla.

Eso ya tiene pintón. Eso tiene pinta de salsa.

esto ya es la mitad del plato. Es la mitad del plato, sí.

Necesitamos ahora que se cuece la pasta.

Son 6 minutos.

Seis minutitos. Vale.

Aquí podemos empezar a darle caña a esto.

La carbonara es una grasa, que es la panceta, el guanciale,

esta mezcla, que esto sí que es tradicional...

¿Tenemos un limón? Sí, tenemos un limón.

En Sitges, ¿es también dónde se puede disfrutar

su restaurante de arroces?

No. Eso es Cadaqués.

Pero Uriol Castro el castro... Es superamigo mío.

Es vecino mío y muy amigo mío. Un tío majísimo.

Es de los cocineros mejores del mundo,

desde mi punto de vista,

y una persona que tiene un corazón que no le cabe en el pecho.

Es así.

Y hay otra cosa que es maravillosa.

(HABLAN A LA VEZ)

Ya sé que a ti te encanta la ralladura de limón.

Es algo que es...

Desde que esté en mi vida, soy un tío más feliz.

La ralladura de cítricos en general.

Siempre da unos toques espectaculares.

A la gente se lo digo, probad esto en cualquier cosa.

Me da igual en lo que lo pongas.

Tienes que probar. Lo he probado.

Cuando un bizcocho lleva ralladura de limón o de naranja,

me decepciona tremendamente. ¿En serio?

"Me decepciona tremendamente", suena a jurado de "MasterChef".

Me decepciona. Pienso: "Va a saber a mantequilla, riquísimo"...

¿Y no te gusta?

No sé. A ti te puede gustar y a mí no.

Pero no puede ser... Bueno, no... Ya.

No me puedes seguir hablando, ¿no? Te lo voy a perdonar.

Pero te he dejado sin palabras.

Y eso para Gipsy Chef... Me he quedado en "shock".

Yo pensaba que a todo el mundo le gustaba.

Fuera coñas, esto, más allá de que te guste o no te guste,

Cambia las cosas.

De un plato... de una manera...

con un poquito de esto lo lleva a la Luna.

Y no poner ralladura de limón

quiere decir que todo sepa a lo mismo.

Esto es otra cosa que... Estoy de acuerdo.

Estoy muy de acuerdo. En cítrico me gusta ponerlo.

Tú le echas bastante ralladura, nunca con la parte blanca.

¿Cierto? Correcto.

Es de los míos. Muy bien.

Es de esa parte del río.

Hay gente que está a esta parte del río,

a los que no les gustan los cítricos,

y luego estamos nosotros.

Más o menos son a los que no les gusta el cilantro.

Bueno, esto ya casi lo tenemos.

Hay que poner sobrasada ahí.

Vale. Ponte dos cucharaditas de sobrasada.

¿Tú consideras esto tres o cuatro?

Esto... Pon la mitad. La mitad, creo que sí.

Eso, a fueguito lento, que se vaya deshaciendo.

Y, cuando le vayamos a dar chicha, lo metemos aquí.

Venga. Ahora es el momento

en el que pasa a todo.

Esto es fundamental. Y te vamos a dejar hacerlo a ti.

Vale. ¿Tenemos un bol más grande? Tenemos.

Te emocionas con la cocina.

Me encanta.

Pero ¿cuántas veces has hecho está receta?

Y es como... "Ahora va a pasar algo muy grande".

Un millón de veces.

¿Te pasa siempre que cocinas?

Siempre.

A no ser que la persona que tengo delante me caiga mal.

Y es muy raro porque ya no cocino para gente que me cae mal.

¿Hay pinzas? Sí, hay pinzas.

¿Les haces una entrevista cada vez que van a comer a tu restaurante?

¡Los miro...! No, en ese restaurante ya es raro que este.

Pasta... Bien.

Bueno, yo ya así... ¡Oh!

Cómo salteas. Yo así ya sería feliz.

Una... Esta misma.

Mira, lo de antes.

¿Vale? Agua de la cocción.

Agua de la cocción.

Ya, solo así...

Y sé que viene algo mejor detrás; si no, ya me lo como.

Sí. Yo también, soy de esos.

Todo lo que pueda pasar ahora, solo es bueno. ¿Vale?

Ponemos un poquito más de agua. Esto se lo sirves a cualquiera,

excepto un vegetariano...

A un italiano le tiene que gustar este plato.

Son muy especiales los italianos, ¿eh?

Con un vegetariano lo haríamos con una morcilla patatera.

Ya lo conocemos aquí. Uh, sí. ¿Y cómo se llamaba?

Chorizo de calabaza. Calabizo, creo que lo llaman.

Una cosa bastante curiosa. Ah, lo sacas del fuego.

Sí, lo sacamos.

Y ahora es donde empiezas a remover todo.

¿Vale?

Estoy liando con esta cucharita. Venga.

Lo remueves todo.

Sé que te va a gustar más esto ahora.

Buah, ahí ya está la salsa.

Y aquí ya tenemos la salsa hecha.

¿Veis cómo se queda como todo bien, como toca?

Esa mezcla con la sobrasada, ese olor que hay aquí ahora...

A ver, a ver. ¿A qué huele eso?

Uf, delicioso.

Delicioso. A ver...

Está bien... ¡Uy!

Está bien

Lo has dicho como... Está bien, pero...

Necesitamos un plato... Y queso.

Pero ya tiene un montón de queso. ¿No le echas más?

Sí, después de emplatar por arriba.

¿Te parece bien este? Perfecto, es maravilloso.

Teníamos albahaca, ¿verdad? Tenemos...

Iban a echarle ralladura de limón, pero no lo haré.

Échale ralladura de limón. No lo voy a hacer por ti.

Quiero saber cómo sabe la sobrasada

con la ralladura. Ella sabe.

Aunque parece que no, está a este lado del río.

Todavía no lo sabe, pero está a este lado.

Si luego, al final, entra.

Se pone las botas y pasa el río.

Un toquecito..

Ah, no lo vas a poner en bol.

Perfecto. Sí, lo voy a poner ahí.

Albahaca. Unas hojitas de albahaca.

Cógete unas hojitas pequeñitas.

Y vamos a ver si no la liamos parda.

Hazme una de esas cosas chulas que salen en Instagram.

Bueno, esto va a quedar chulo.

No sé si va a quedar instagrameable,

pero va a quedar chulo y rico.

Bueno, y ahí está esa salsa... Vaya pinta tiene.

(RÍE) (RÍE)

¡Bestial!

Estaba esperando yo ese bestial.

Eso, limpias en el platito alrededor.

Y le ponemos un poquito de salsita por arriba.

Yo soy muy de ponerle queso a saco. Yo también.

Después, pimienta. Es fundamental.

Vale. Le ponemos un poquito de la salsita.

Vamos a hacer una cosa.

Un poquito de esto, que es para llorar.

¡Oh!

Qué barbaridad.

¿Cuándo vas a echar la ralladura? Me estoy poniendo bajo estrés.

Ya está.

Ya está, y no te enteraste. ¿Ya está?

No, no me enteré. ¿Quieres más?

Está perfecto así. ¿Está perfecto así?

Ahora, a esto le metemos un montonazo de queso por encima.

Para mi gusto,

así, así, a lo bestia, sí. A saco.

Pimienta, mucha pimienta arriba.

Albahaca, esas hojitas de albahaca.

(VOZ BAJA) Vamos a ponerle unas hojitas de albahaca por aquí.

¿Y ahora por qué hablas bajito?

Porque ahora me pongo... Es para el momento de tensión.

Me pasa, cuando estoy grabando,

y estoy al final de todas las recetas,

y me dicen: "Habla más alto".

Porque me emociono.

Porque me emociono.

Lo vivo mucho.

Disfruto mucho cocinando.

Una de las mayores suertes que tengo es que me encanta lo que hago.

Prohibida la entrada en Italia, o sea...

(RÍE)

Limpiamos aquí y lo tenemos listo. Venga.

Y esto sería...

la auténtica carbonara de sobrasada, Gipsy style.

Gipsy style. (RÍE)

Cubiertos. Pablo.

Tengo ganas de hincarle el diente. ¿Servimos aquí un poquito?

Venga, va. Sí, por favor.

Le doy aquí... A todos les haces de jefe de sala.

¿Alguna vez has estado en sala?

Sí, de hecho, me encanta.

¿Te gusta salir de vez en cuando a sala?

(RESOPLA)

Ya estoy mejor en mi... En mi cubículo.

En tu cueva. En tu cubículo.

Tal cual.

Yo soy un tío muy sociable...

pero, en el restaurante,

si me vienen a ver y quieren saludarme y todo esto,

encantado, me gusta mucho que la gente esté contenta y tal,

pero lo que es el trabajo de sala, de estar en sala,

la gente, a veces, es muy especial.

Nada, id a visitarle cuando queráis.

¡Todos invitados! No valgo para esto.

Me estreso mucho. No te pega nada estresarte.

Ya, la verdad es que no sé por qué. Quiero que vaya...

Mi hermano Enrique no puede ver a nadie antes de sus conciertos.

Después tampoco mucho.

O sea, tu hermano Enrique no puede ver a gente.

Es otro titular.

Espera, se me ha caído un poco. Son las cosas que pasan en sala.

Y esto te puede estresar.

Venga. A lo mejor es eso.

Sé que no se corta la pasta con cuchillo,

pero es muy larga, lo siento.

Los italianos, otra vez... ¡Lista negra!

Ya no dejan entrar a Pablo,

ahora no te dejan a ti... Exacto.

Lo estáis haciendo así, ¿de verdad? Bueno, no lo cortaré.

Hay que abrir bien la boca. Voy...

Pablo...

Esto del toquecito del limón...

Te da otro rollo, ¿eh?

Porque la sobrasada es cañera...

y la rebaja un poco.

¿Hum? La idea...

es precisamente esa.

Gracias.

Que la grasa de la sobrasada, el fuerte de la yema,

que la yema es muy fuerte,

se equilibre; para mi gusto, equilibra eso

Y el punto de unión entre la pimienta...,

entre el limón y la sobrasada es la pimienta.

Es como muy colega de las dos cosas.

Está muy bueno.

(RÍE) Un buen resumen, este.

Ha sido un buen resumen. Está muy bueno.

Considerando que lleva ralladura de limón, a mí me cuesta,

pero tienes toda la razón,

tienes el punto intermedio entre la sobrasada y la pimienta.

Está muy bueno. También con el toque de albahaca.

Pues ya lo ha dicho Tamara. Ya me puedo ir tranquilo, ¿no?

Además...

Sabíamos que no íbamos a fallar contigo.

Así que no nos has fallado con esta receta.

Es fácil y todo el mundo la puede hacer.

Gracias, Pablo, pero no te vayas, no hemos terminado.

Como estamos en plan italianos, para que no nos dejen entrar,

haremos una bandeja de antipastos.

Ingredientes para la bandeja de antipastos.

¡"Ciao", Italia!

(LEE)

Como nos dábamos ya por italianos,

hemos decidido aquí hacer una bandejita un poco de tapitas.

Vamos a decirlo así;

si no, no nos van a dejar entrar en Roma en la vida.

Yo he cogido unos taralli, que es un panecillo tipo pizza.

Esto es pan, agua y algo de picante.

Bastante picante, por cierto.

Y tenemos aquí unos champiñones.

Lo que vamos a hacer es meternos aquí.

Así.

Un poquito, para hacer una seta.

Y aquí hay unas aceitunas... Estas están buenísimas.

Y vamos a poner un cuartito de aceituna.

Prueba, prueba.

Encima, ¿vale? Qué chiquititas son, ¿no?

Venga, ¿quién se encarga de este? Trabajo de chinos quitarle el hueso.

No, esto ya está hecho. Te toca a ti.

Vienen sin hueso.

Lo digo para el que las haya tenido que quitar.

Ahí, lo ponemos así.

Y luego vamos a ir rellenando esta bandeja con estos canapés.

Este es uno. El otro.

Vamos a hacer una brocheta con unos bochochini,

es esta mozzarella pequeña.

Un tomate en aceite y unas hojitas de albahaca.

¿Vale? Tomate, bochochini, albahaca, bochochini.

¿Seremos capaces? Muy italiano.

Y lo has dicho antes, la bandera de Italia.

Y vamos a ir poniéndolo por aquí, un poco desordenado.

Así que necesito que vayáis haciendo esos dos.

Vale, ¿y tú qué vas a hacer? ¿La mortadela?

Voy a hacer la mortadela, lo fácil.

Va a tirar la mortadela con estilo.

Tenemos mortadela trufada.

Venga, vete haciéndote uno, anda.

Vente a mi lado, chef.

¿Te haces las brochetas, Tamara?

Venga. Media docena tenemos que hacer.

Yo voy enhebrando champiñones.

Vale. Y ya te he quitado dos.

Hay tres hechos. ¿Vale?

Y luego tenemos aquí está mortadela trufada.

Y tenemos el prosciutto, que es este jamón italiano.

Similar, pero nada que ver con el nuestro. Y esto...

que es el spec, que también es muy similar,

pero tiene hierbas aromáticas por fuera.

¿Vale? ¿Qué voy a hacer con esto? Me voy a ir a lo fácil.

Voy a coger un grissini.

Y voy a hacer banderillas de grissini...

Mirad...

De esta mortadela trufada.

Y... de prosciutto.

¿Vale?

Oye, háblanos un poquito, que sacas libro también.

Sí. Y no hemos hablado nada.

"He venido a hablar de mi libro y nadie ha hablado de mi libro".

Exacto. Sí, después de dos años,

porque ha sido un curro de dos años...

Es un libro en el que yo he hecho las ilustraciones,

lo he escrito yo, de arriba abajo, cuento un poco mi vida...

Entonces, cada capítulo es una parte de mi vida.

Mira mis hijos hasta el barco... Pasando por un montón de cosas.

China, que yo estoy muy vinculado con Asia.

Y tengo muchas ganas de que salga...

porque creo que va a ser un petazo.

Y porque es como un hijo, es como... (RESOPLA)

Y ha sido un parto larguísimo. Dos años para hacer el libro.

Dos años, a ver...

Yo soy, de proceso, un poco especial también.

Me ha dicho, en la editorial me quieren matar.

Soy un poco anárquico con estas cosas.

Pero están encantados con el proyecto.

Está ya casi terminado.

Casi terminado porque solo falta imprimirlo.

Y estamos todos contentos

porque nos ha quedado un hijo muy guapo,

tengo que decirlo.

¿Cuándo podemos...? A partir de noviembre.

A partir del 18, 19 de noviembre ya tenemos libre.

Y ya os mandaré un libro, evidentemente.

¿Cómo vamos con esas brochetas? Voy por la cuarta.

(RÍE) Por la cuarta.

¿Cuántas quieres? Me ha pasado.

Sí, una más. Dijiste que como una seis.

Tenemos ahí dos. Y esos.

Venga, así, eso.

Lo que vamos a hacer

es llenar toda esta bandeja de entremeses.

Esto siempre viene muy bien, abundancia.

Como en las cocinas italianas,

mucha comida siempre por toda la mesa.

Este filete lo voy a sacar. Va, no te ha gustado.

Que no sea tristeza.

Es porque hubiera algo de spec.

Si no... ¿Era ese?

Sí, y este es el prosciutto. Ah...

¿Y qué es el spec? Es una especie de jamón también,

lo que pasa es que lleva hierbas por fuera.

Ah, lo dejamos. Pensaba que era un trozo de prosciutto gordo.

(RÍE) Vale, vamos a ponerlo.

Todo jamón, tú lo ves todo jamón.

Pues esto, nada, hacemos así.

Terminamos de poner alguna cosita más, mira.

Aquí hay unas cosas que puedes encontrar en el mercado,

están muy bien, son estos tomates.

Estos pimientos pequeños, perdón, rellenos de tapenade.

Esto, nada, aceitunas, un poquito de atún, anchoa...

También le va a ir muy bien. Aquí no tenemos que hacer nada.

Te dejo a ti... Lo pinchamos.

Sí. ¿O no lo pinchamos?

¿Y si te digo una cosa? Que a la mortadela...

Le va bien... Un poco de aceite de oliva,

ralladura de naranja y canela... le va que flipas.

No se te ocurra echárselo a todo.

(RÍE) (RÍE)

No tenemos la naranja... Vuelve al otro lado del río, Tamara.

Vuelve, vuelve. Échale solo a estas tres.

Pero sí que voy a hacer algo que sería muy Gipsy.

Que es coger este aceitito...

y echárselo por aquí encima. ¡Oh, yeah!

Así. Eso sí.

Aprovechamos absolutamente todo. Esos sí.

Para que tengamos una bandejita de entremeses

muy divertida.

Y muy colorida y muy italiana.

Con esto igual nos los ganamos un poquito más, ¿eh?

Sí. ¡Viva Italia!

Pues sí. Y ya veis...

con cuatro cositas se hace algo muy divertido.

Os tengo que decir que ahora me podéis ver en "La Vanguardia",

todo con mis vídeos locos.

Y pronto me veréis también en esta casa...

¡Ah, es verdad! En digital.

(APLAUDE) Con recetas bestiales.

Bestiales.

Todo esto queda ahí como... abierto.

¡Bien!

Ya decía yo que tenías un perfil muy televisivo.

Soy más de fuera de la televisión,

soy más de redes sociales.

Pantalla..., de la que me miran cuando quieran.

Y también ahora en Radio Televisión Española.

Entonces, todas tus recetas y otras

estarán en el nuevo portal...

Y pronto estaré yo también. Correcto.

Pablo, de verdad, Gipsy,

muchísimas gracias por haber estado aquí.

Por habernos contado

cómo se puede hacer cocina muy creativa, muy rápida

y con un poquito de sentido

y dándole también tu toque personal.

Que eso aquí nos encanta.

Gracias a vosotros por haberme traído.

Cocinad, cocinad, que el mundo se va a acabar.

Es tu casa, ven cuando quieras a hacer más recetas.

Encantado. Lo he pasado estupendamente.

Aunque no te guste la ralladura. Ya. Gracias. Perdóname.

Pero te ha gustado. Dejémoslo.

Después invítame a tu programa. Estás invitadísima.

Estás recetas, con o sin ralladura de limón,

las tenéis todas en el nuevo portal de Radio Televisión Española.

(LEE)

Acordaos... (LEE)

Qué bien lo digo ya. Muy bien.

No se me pasa ni una. Ahora te queda aprender Gipsy Chef.

¡Gipsy Chef! ¡Ah, vamos!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de solomillo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cocina al punto con Peña y Tamara - Ensalada de solomillo

26 oct 2020

Hoy en Cocina al Punto, recibimos la visita de Pablo Albuerne, más conocido como Gipsy Chef que viene a cocinar una de sus recetas: Auténtica carbonara con sobrasada. Además, Peña y Tamara cocinan otras dos recetas: Ensalada de solomillo y Bandeja de antipastos.

ver más sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Ensalada de solomillo" ver menos sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Ensalada de solomillo"
Programas completos (86)
Clips

Los últimos 364 programas de Cocina al punto con Peña y Tamara

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios