www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5679127
Para todos los públicos Cocina al punto con Peña y Tamara - Alubias con perdiz - ver ahora
Transcripción completa

Buenas tardes a todos.

Muchísimas gracias por estar con nosotros

en "Cocina al punto con Peña y Tamara".

Se está acercando el frío

y lo que apetece son platitos de cuchara.

Ponerse así un poquito en el sofá con mantita

abrigarte un poco más.

¿Qué nos has traído?

Hoy, traemos alubias de La Bañeza con perdiz.

Hoy hacemos un plato contundente. Que luego apetece echarse la siesta.

Qué bueno, chimeneíta, siesta, mantita...

Además hoy, traemos a un invitado. ¿A quién traemos hoy?

Pues a José María Yuste. José María Yuste.

Uno de los grandes cómicos que ha dado España.

Y que nos viene a hacer un plato

que no sé yo si serán empanadillas de Móstoles.

Se ríe, puede ser, pero bueno, os tendréis que quedar para verlo.

De momento, los ingredientes para las alubias.

"Ingredientes para las alubias con perdiz".

"Para el caldo: medio puerro, media cebolla, una zanahoria,

50 ml de vino rancio, y unas carcasas de perdiz".

"Para las alubias necesitaremos:

150 gr de alubias pintas de La Bañeza,

una perdiz, medio puerro, cuatro chalotas,

dos dientes de ajo, dos tomates secos,

sal y aceite de oliva virgen extra".

Vamos a hacer el plato de cuchara hoy con alubias de La Bañeza,

en este caso las pintas.

Luego os explicaré las diferencias

de las cuatro variedades que encontramos en La Bañeza.

Pero lo primero, como siempre, lo que más tarda en hacerse.

Tengo aquí unas perdices

a las que vamos a sacar la pechuga y el muslito.

Son las dos cosas que nos vamos a quedar hoy.

Y la carcasa, nos va a ayudar a hacer el caldo.

Hoy hacemos el caldo, como otras veces, en el horno.

Bandeja de horno, verduritas, tostamos

y luego nos hacemos un buen caldo para hacer nuestras alubias, ¿vale?

Así que sin más, vamos a sacar las pechugas.

Al final, una codorniz es muy parecida a un pollo.

Tiene aquí dos pechugas y dos muslitos.

Lo que tenemos que hacer para sacar la pechuga

es siempre seguir desde aquí el hueso

y vamos a sacar la pechuga.

Carne muy roja, carne de caza,

que nos da un sabor a la legumbre muy potente.

Nadie os podrá decir luego

que vuestra legumbre con carne de caza

no sabe a nada, de verdad.

Es muy agradecida, muy suave.

Muy sana.

Y mirad qué fácil sale aquí la pechuga.

¿Habéis visto?

Una pechuguita por aquí.

Y luego, el muslito,

lo tenemos aquí, es simplemente seguir también el hueso,

y vamos sacando...

¿vale?

Y un muslito.

¿Qué tal vas, Tamara? Bien.

¿Sale bien la pechuga?

Veo que la tienes ahí perfecta.

Pues sacamos las dos pechugas y los dos muslitos.

Las alas las vamos a dejar para el caldo,

se van a churrascar bien

y eso nos va a dar mucho sabor luego al caldo de las judías.

Judías, alubias, las podemos llamar como queráis.

Esto siempre lo digo, cuchillo bien afilado,

es mejor que un cuchillo que no corte

que al final es más peligroso.

Dejamos la piel.

La piel también es importante, también tiene mucho sabor.

Cuando tengamos la carcasa, a una bandejita de horno,

con unas verduras,

ya sabéis, lo que tengáis por casa,

el puerro y la zanahoria son muy agradecidos

para hacer los caldos.

Lo ponemos aquí "grosso modo" cortadito.

La zanahoria.

No os vayáis.

Y también cebollita.

Lo cortamos en cuadraditos grandes.

Te gusta la caza, ¿verdad?

Sé que eres una experta en caza.

No, experta no.

Experta no, a ver, cuéntame.

Pues mi padre era cazador,

mi hermana es cazadora,

mi abuela se pegó un tiro en la pierna cazando...

Todos en mi familia cazadores.

Entonces, la menos experta era tu abuela.

¿Podíamos decirlo así? No, era una de las grandes.

Tuvo un accidente, sin más.

Claro, de cazar mucho.

Fíjate si era experta,

que le dieron un montón de premios.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Bien.

Esto lo metemos ahí. ¿Le has echado cebolla?

No. Toma, esta cebolla.

¿Y tú eres cazadora también o no?

No.

Eres más comedora de caza.

Sí, porque en casa siempre se ha cocinado.

Así, también, con la piel no pasa nada.

Venga, para adentro, te lo voy metiendo.

Esto va a tardar unos 15-20 minutos, en el horno bien caliente.

190-200 grados.

Y que se vaya tostando, ¿vale?

Caldo es fundamental

a la hora de hacer una buena legumbre.

Estas que tenemos aquí, y esto sí que os lo quería mostrar,

tenemos las cuatro diferentes que tienen ahí en la zona, ¿no?:

las pintas, la canela, la riñón y la plancheta.

Son las cuatro variedades.

La que vamos a utilizar hoy,

que es muy bonita, ¿has visto qué bonita es?

y que me recordaba, también mucho, un poco a la perdiz: el color, y...

A los huevos de la perdiz. A los huevos, sí.

Y a la codorniz, sería. Exacto, sí.

Pues, es esta.

Mirad.

Esta es la alubia pinta.

Esta nos va a dar, además,

un color muy especial a todos los guisos que hagamos.

Todas estas las encontramos en El Bierzo

y, ya sabéis que comer... voy a abrir un poquito más esta...

que comer legumbre es muy sano

y que hay que comer dos, tres veces a la semana.

Ya alguna invitada nos ha dicho

que hay que comerla dos o tres veces.

Exacto, Marta. Oye, ¿cuál es tu legumbre favorita?

Porque nunca me lo has dicho.

Mi legumbre favorita es la lenteja. La lenteja.

Sí. La lenteja.

Aunque, me enteré el otro día por Marta

que los guisantes también son legumbres.

Los guisantes también son legumbres. Exacto.

Y eso no lo sabía y los guisantes me encantan.

Bueno, pues, una vez que tenemos esto,

lo dejamos aquí y esperamos a que nuestro caldo,

o sea, a que nuestra perdiz,

se vaya tostando para poder hacer el caldo.

Necesitamos, primero el caldo,

para poder hacer nuestras alubias pintas,

que, por cierto, llevan toda la noche,

ocho horas como mínimo, en el agua.

Si no, luego, se nos quedan con ese hollejo que no nos gusta,

y esa piel.

Y son mucho menos digestivas, ¿no? Son menos digestivas.

Son bastante más indigestas. Indigestas.

Así que, si nos esperáis, sacamos esto del horno

y nos ponemos ya, directamente, con el caldo.

Bueno, Tamara. Ya tenemos...

nuestras carcasas bien, bien, bien, bien quemaditas.

Sí. Lo hemos puesto aquí a tope.

Te lo paso para allá. Gracias.

Y te doy uno de estos, que no queremos quemarnos.

Quema, ¿eh? Quema, pero bien. Gracias, Peña.

Lo que vamos a hacer, va a ser echarlo a la cazuela,

directamente, sin agua de momento,

a una cazuela que esté bien caliente.

Así, mirad. Del tirón.

Ahí. Y que haga esto.

(Chisporroteo)

Eso es.

Si os queda un poquito...

Voy a cerrar el horno,

que me está dando calorcito por aquí detrás, bien cerradito.

Si os queda aquí, todo eso que se queda pegado,

es el momento, ahora, de coger el vino rancio,

que ya lo ibas... a meter en la pila, ahí lo tienes.

Y echamos... que no tenéis vino rancio,

podéis echar vino blanco, tranquilamente...

Que os gusta un poquito de coñac, también le va muy bien, ojo.

Hacemos esto, desgrasamos y añadimos.

Que evapore un poquito

y luego es el momento de echar el agua, ¿vale?

Tenemos que hacer caldo bueno.

Si hay un caldo bueno, hay unas alubias buenas, creedme.

Esto a tope,

y lo que vamos a añadir ahora, ahora que ya ha evaporado el vino,

es cubrirlo de agua,

y ya tenemos nuestro caldo en marcha.

Cuanto más tiempo esté este caldo, más rico va a estar, evidentemente.

Lo cubrimos.

Así...

Va a quedar ahí como una aleta de tiburón.

(RÍE) Sí. (RÍE) ¿A ti también te pasa?

Ajá.

Vamos a cortarlo, que no queremos que esté aquí

saludándonos todo el rato en la receta.

Que no ha pagado la entrada.

Ahí, para dentro. Venga.

Pues una vez que tenemos el caldo en marcha,

vamos a empezar a marchar las alubias.

Esto lo voy a cambiar aquí de fuego,

para trabajar más tranquilo y más cerquita.

Eso es.

Y, os acordáis que habíamos sacado las pechugas,

los muslitos...

Gracias, Tamara.

Lo que vamos a hacer, va a ser marcarlos ahora

en la misma cazuela

donde vamos a hacer luego las alubias.

Entonces, cogemos los muslitos...

Van a tardar un poquito más en hacerse.

Los vamos a marcar aquí mismo.

Y veis que no estoy echando, nada, cero gota de aceite, ¿vale?

Tiene su propia grasita de la piel

y eso es lo que queremos ahora que vaya soltando.

Normalmente, en este tipo de carne,

la pechuga suele servirse un poco rojita,

así que la vamos a marcar

y no la vamos a terminar del todo.

Pero necesitamos que los muslos se cocinen del todo.

Es más desagradable encontrarte el muslo

y que esté un poquito rojo.

¿Verdad? A que sí.

Eso es siempre un poco... como que tiene peor aspecto.

Entonces ahora lo que hacemos es marcarlo bien, bien por la piel.

Ahí.

Las pechugas las vamos a marcar también un poquito por el otro lado,

pero las vamos a dejar, como decía, rojitas por el medio.

Y los muslitos los dejamos un poco más en la olla.

Y mientras se van haciendo los muslitos,

tengo aquí unas chalotitas, un ajo y...

un puerro...

A esto le vamos a ir dando la vuelta,

porque la verdad es que enseguida se marcan.

Pues lo que hacemos es cortar el puerro en dos,

pelar el ajo porque lo vamos a echar entero.

¡Así!

Porque luego, a la hora de espesar un poco las alubias,

lo que vamos a hacer es coger esa verdura

y la vamos a pasar por la Turmix, ¿eh?

¡Ea! Golpe seco, Tamara. Es mucho mejor.

¡Ahí! Eso es.

Y además sirve para desestresar. Está muy bien.

Si estás estresado en casa, ¡pélate ajos! Hasta mañana.

Mirad, así quiero la pechuga, bien marcadita,

por un lado y por el otro, pero rojita por el medio.

Una...

y dos.

Y aquí mientras se van haciendo los muslitos,

la verdura la voy a meter entera.

Así.

Para que se vaya también dorando con el ajo... todo entero.

Y habéis visto que no he echado ni gota de aceite.

No queremos que nos queden unas alubias donde rebose el aceite.

Simplemente se está haciendo con el aceitito que va soltando

la perdiz, digo la codorniz, la perdiz.

Doramos bien la verdura también.

Cuando esté dorada la verdura, es cuando añadiremos el caldo

y echaremos las alubias.

¿Cuánto tiempo tienen que cocerse unas alubias como estas?

Pues alrededor de dos horas.

O sea que esto hay que hacerlo con tiempito.

¿Qué te ocurre, Tamara?

Que me faltan las chavetas, sabía que me faltaba algo.

Te falta algo, ¿no?

Y hay una cosa que me gusta mucho echar.

Que nos viene muy bien porque nos dan sabor

pero no nos ensucia el guiso, que son los tomates secos, ¿eh?

Los tomates secos para este tipo de cosas

siempre son muy, muy agradecidos.

Pero no tenéis... ah, aquí están. Los tenemos ahí, sí.

Bueno, pues yo los muslitos ya los tengo.

Yo también. Y la verdura está, vamos...

Como el que se ha ido de vacaciones, ha venido, bien tostadito.

Momento ahora de coger... ¡epa!

El caldo y se lo añadimos aquí.

¿Quieres colador? Eh... quiero decir que sí.

Ya te lo traigo yo. Ah, bueno, gracias.

Hay aquí un caballero castellano, por favor.

Vale, eso y vamos añadiendo el caldo.

El caldo, vale.

El caldo cuando se va haciendo, siempre lo digo,

hay que ir espumando.

Se va quitando la espuma, la espuma, la espuma.

Esas son impurezas que no queremos.

Bueno, aquí ya empieza a oler a cosa rica.

Venga, echamos todo así

y ahora echamos las alubias pintas

que ya teníamos aquí previamente hidratadas de la noche anterior

ocho horitas, ¿eh?

Importante siempre hidratar, hidratar... la alubia.

Echamos toda la alubia.

Y lo que os digo,

esto que vaya cociendo alrededor de dos horas.

¿Qué vamos a ir haciendo durante esas dos horas?

Porque esto cuando vaya hirviendo, va a ir consumiendo el agua.

Pues una cosa que le viene muy bien para que la alubia quede entera.

Que es... asustarlas.

Y no con mis chistes, si no con agua fría.

De vez en cuando, vamos echando un poquito de agua fría,

para que vaya la cocción lenta, lenta, lenta.

Esto es importante, que no se arrebate,

sino que vaya siempre, lo que decimos siempre, chof, chof.

Pues chof, chof, dos horitas, ¿eh?

Si te parece, veamos a la gente

que nos ha escrito en Instagram esas dos horas.

Pues, Peña,

ya sabes que nos sigue un montón de gente por redes.

Pero es que, ¿tú te acuerdas de ese codillo asado con melocotón?

Hombre, me acuerdo yo y Santiago Segura

que se comió uno entero y quería volver a repetir, vaya.

Impresionante. ¡Bien!

Y el emplatado es como el póster un poco, el cartel.

Exacto. En verdad que lo ves y te...

Oye, estamos hilando muy fino aquí con películas y platos. Me gusta.

Me da pena los que estáis en casa, porque solo os lo podemos contar.

Pues no solamente le gustó a Santiago,

sino que también a muchos de nuestros espectadores.

Incluido a @soni_van.

¡Ostras! Pedazo de codillo con melocotones.

Se lo ha hecho perfecto.

Tengo que decir que esto es una receta que gustó muchísimo

porque cuando andaba por Valladolid el otro día,

me decía la gente: "¡Qué rico el codillo!"

¡Ah, qué bueno!

Hay gente que no había probado el codillo

y en este programa hemos animado a que lo coman.

Bueno, aquí tenéis las recetas si las necesitáis, ¿verdad?

Ya sabéis dónde, en @cocinartve, ahí podéis colgarlas todas.

Bueno, y sabes nuestra fan, Patry Moly,

que hace prácticamente todos nuestros platos.

"Patry Moly de la Humanidad".

¿Y te acuerdas que siempre haces ese chiste?

¿Siempre?

Vale.

Pues mira,

Patry sigue sorprendiéndonos.

¿Y veis aquí lo que nos ha hecho?

Bueno, esto yo me acuerdo

que era aquel costillar, ¿eh?

El carré de cordero.

El carré de cordero

que hicimos con berenjenas, miel...

Bueno, además... Exacto.

Oye, yo creo que se curra un montón las fotos.

Sí, sí, sí.

No, está muy bien, está muy logrado,

espero que por lo menos haya gustado,

que hacemos las recetas para que las probéis y os gusten.

Nos encanta que nos sigas, que hagas las recetas,

así que sigue haciéndolas, por favor,

que nos motiva un montón.

Como sigas así te vamos a tener que invitar

y nos haces un día una receta con nosotros.

Bueno, pues entonces, que sepáis que esperamos vuestras fotos

en @cocinartve

y nada, aquí las comentaremos.

Venga, pues nosotros seguimos aquí con las alubias.

Vamos espumando un poquito mientras se van cocinando,

nos dais esas dos horitas y ya vais a ver

qué pedazo de alubias pintas con perdiz

vamos a hacer hoy.

Así que nada, dadnos esos minutitos, espumamos,

vamos asustando poco a poco esas alubias

y lo tenemos.

Bueno, esto ya lo hemos tenido aquí "chof, chof, chof, chof",

remojando con agua fría de vez en cuando

para que no se nos queden sin caldito,

pero como veis, el caldo está todavía un poco acuoso,

¿verdad? Sí.

A mí me gustan un poquito espesas.

¿Cómo conseguimos que las alubias nos queden un poquito más espesas?

Pues mirad, cogemos la verdura

y la vamos a echar aquí en un vaso de batidora.

Si cae alguna no pasa nada, nos va a ayudar a espesar.

El tomate, la alubia, las chalotas,

que teníamos que habíamos echado unas cuantas.

Echamos todo con alguna alubia también,

el ajo, importante,

que luego comerte un ajo entero no es muy agradable

y un poquito de caldo

y lo pasamos por la batidora. Se te pone cara de ajo.

Se te pone cara de ajo, sí.

¿Cómo es la cara de ajo? No lo sé, es como una cara de...

Venga, pues echamos esto. Vale.

Y una cosa que no hemos hecho, o sea, que no he comentado, perdón,

es que simplemente hemos estado haciendo así todo el rato,

no hemos metido cuchara,

no queremos partir la legumbre, ¿okey?

Pues nada, esto así, batidora.

¿Qué pregunta tienes? Te veo cara de pregunta.

No, eso es lo que vas a utilizar después para espesar.

Eso es, esto lo turbinamos bien, que además aquí hay mucho sabor.

Eso es.

Bien batido, ¿eh?

Que nos quede esta pasta que voy a añadir aquí

y donde tampoco voy a meter cuchara, ¿eh?

Directamente vamos a pegar un par de meneos

para que se vaya ligando todo,

le vamos a dar un hervor de cinco minutitos más

para que espese, ligue, vaya teniendo ese aspecto

que todos queremos de unas buenas alubias pintas

que tienen un color espectacular, ¿eh?

Qué buena idea esto, no se me había ocurrido.

Mirad, y tengo ahí una alubia pinta pinta pinta, ¿eh?

Bueno, pues mientras se va ligando eso,

nada, dos minutitos,

nos da tiempo a nosotros a coger la pechuga de la perdiz,

laminarla, la metemos así un poquito para que se caliente,

la volvemos a sacar, metemos también un muslito,

lo metemos, lo sacamos y emplatamos.

Genial.

Hacemos un pequeño baile con esto ahora, hacemos esto,

no vamos a llegar hasta el final de la pechuga,

llegamos justo hasta ahí, ¿vale? Vale.

Así para que luego no se nos parta

cuando lo echemos así un poquito encima de la cazuela.

Así, laminadita, esto lo hacemos así,

apagamos ya el fuego

y me voy a venir aquí, que voy a trabajar más a gusto,

cerca del plato

y esto es lo que os decía que vamos a hacer, mirad,

cogemos la pechuguita,

le pegamos un calentón así aquí dentro, ¿eh?

El muslito, que ya lo teníamos cocinado,

que ha estado más tiempo, acordaos, que la pechuga.

Sacamos de aquí un poquito la pechuga,

que haya cogido un poquito de gustito.

Ay, qué bueno, o sea que está como con salsita.

Con salsita, eso es, lo ponemos aquí

y el muslito, que también se calienta un poco,

lo ponemos aquí.

Entonces ponemos ahora

una buena ración

de estas alubias pintas de La Bañeza,

que, como podéis ver, tienen un color...

Dilo, dilo, espectacular.

Espectacular.

Está mal que lo diga, pero sí, espectacular.

Ponemos ahora la pechuguita encima, así un poquito rojita,

aquí,

y el muslito que hemos metido a cocinar un poquito.

¡Hala!

Pues yo creo que esta es una ración de alubias pintas con perdiz

de esas de...

De categoría. De categoría.

¿Dónde decían lo de "de categoría"?

Pues en Castellón. En Castellón lo dicen bastante.

Muchísimo. ¿"De categoría"?

Sí. No sé lo que dicen en La Bañeza.

Yo diría que están de la leche.

Alubias pintas con perdiz.

Bueno, pues tenemos nuestras alubias pintas,

que tienen un pintón y nunca mejor dicho,

yo creo que mínimo para recibir a uno de los grandes,

como es Josema Yuste,

que nos viene a presentar esa obra de teatro

que ya lleva tiempo aquí en Madrid, pero que ahora protagoniza él.

Damos la bienvenida a Josema Yuste.

(Aplausos)

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Bueno, Tamara, ¿cómo estás?

Bienvenido, por favor. Encantado.

Nuestra cocina se ilumina ahora mismo, de verdad.

Es maravilloso.

Espero que vengas con hambre porque hemos hecho unas alubias.

Sí, vengo con hambre.

Sí, sí, sí.

Espero que te gusten. Desde aquí ya huele.

Es casi la hora de comer y es lo que toca.

Claro, qué momento más difícil.

Bueno, hemos hecho unas alubias pintas de La Bañeza

con una perdiz. Perdiz.

Con perdiz, yo creo que es una combinación muy ganadora.

Perfecta, perfecta.

Y queremos que pruebes un poquito antes de que nos traigas tu plato,

que luego hablaremos de eso. Perfecto.

Te dejamos aquí una cucharita, un tenedor y un cuchillo

por si necesitas cortar algo, ¿vale? Vale, perfecto.

Bien, voy al lío, ¿no?

Venga, dale al lío y queremos tu sincera opinión.

No, no queremos la más sincera, queremos que digas que te gusta.

¡Esto es un atraco! ¡Una coacción! Tamara siempre...

Me siento...

Queremos pensar que todo el mundo ha sido sincero

y nos ha dicho todo el mundo...

Vete de aquí, Tamara, no me mires.

Bien.

Se ha puesto en plan jurado, ha dicho: "Bien, pero...".

Bueno, bien, un pelín al dente, un pelín solo, un pelín,

es asumible, no pasa nada.

Es que has llegado antes de tiempo.

Sabrosito, ¿no? Sabrosito.

Bien, el caldito muy ligadito, rico,

un poquito de sal de más para mi gusto.

Es que le he echado yo sal para decorar al final, así que...

Joder la decoración...

Vale, me ha dicho que sea sincero, ¿no? Soy sincero.

Sí, un pelín de la sal ahí, me gustan las cosas con sal, pero...

¿No te gustan las cosas con sal o sí?

Me gustan y está salado para mí un poquito,

con lo cual debe de estar más que salado, pero bueno,

estoy quedando fatal, pero soy sincero, soy sincero.

Pero te has dado cuenta de que estás hablando

y nos estamos ya riendo un montón,

o sea, qué poder tienes para hacernos reír.

Oye, y la perdiz está tipo así francés, ¿no?

Un poquito así como... ¿No? Eso es.

Sí, sangrante.

Esto es para Drácula.

Esto es para Drácula más que para mí, pero bueno, bien.

Tamara, no vendemos el plato, ¿eh?

Es complicado partir una perdiz en un plato hondo

tipo pozo, pero bueno, vamos a intentarlo.

Cómetelo entero, cómetelo entero. No se deja, ¿eh?

Espera un segundo, que está la cosa un poco complicada.

Claro, si fuera llano el plato...

Bueno, espera, que por platos sea.

Muy rica.

Sí, me gusta.

Este es nuestro pequeño recibimiento,

esperemos que lo solucionemos mejor...

Muy tierno y muy, muy sabroso.

Eso es muy, muy diplomático, ¿eh?

Sí, bien.

Oye, Josema,

siempre preguntamos qué os gusta cocinar

o qué plato recuerdas de tu infancia

y tú nos has traído uno.

Sí, los filetes rusos. Filetes rusos.

Me encantan. Sí, ¿eh?

O sea, yo no soy muy carnívoro, ¿vale? No lo soy.

Quiero decir, o sea, un tocho de carne, un entrecot,

un chuletón, un solomillo, no,

pero una albondiguita rica de ternera,

un filete ruso, una chuletita de cordero,

una carrillera, eso me encanta.

Y el filete ruso pues me encanta, lo recuerdo desde niño.

Hemos cogido esa receta que a ti te gusta,

le hemos dado un cambio, le hemos cambiado un poco la salsa

y le hemos cambiado también un poquito

el relleno del filete ruso,

pero seguro que te gusta, ¿vale?

Nosotros vamos a comenzar, pero primero, como siempre,

dando los ingredientes

de los filetes rusos de Josema Yuste.

Lo vamos a poner así, entre comillas.

"Ingredientes para nuestros filetes rusos en salsa".

"Vamos a necesitar:

150 gramos de carne de ternera picada,

50 gramos de carne de cerdo picada,

una yema, media cebolleta tierna,

20 gramos de salsa Perrins,

20 gramos de mostaza,

cuatro ajetes,

un manojo de perejil,

50 gramos de miga de pan,

50 gramos de Queso Tetilla,

harina para el empanado,

sal y aceite para freír".

"Para la salsa:

una cebolla morada,

dos dientes de ajo,

seis unidades de champiñones Portobello,

50 mililitros de vino tinto,

50 gramos de tomate frito casero

y 20 mililitros de agua".

Josema, me voy a aprovechar

de que es uno de los platos que tú ya conoces

y los filetes rusos te los vas a hacer tú.

Vale. Bueno, tú y Tamara.

Vais a hacer los dos el...

Siempre aprovechas para dejarme cocinar con el invitado.

Es un detalle de su parte. Es verdad, él está ahí dirigiendo.

Voy a ser sincero, es lo que más va a manchar,

así que os lo dejo a vosotros para no mancharme las manos.

Haces bien, "Escaqueitor".

Yo me voy a dedicar a hacer la salsa.

"Escaqueitor".

"Anyway", bien.

Como te comentaba antes, hemos un poquito tuneado tu receta.

O sea, tu versión. Es un poco mi versión.

Te has salido con la tuya.

No pasa nada, está bien.

La tuya tenía muy buena pinta y hemos hecho una mezcla.

Me gustaba mucho, además, que metes miga de pan

ahí mojadita.

Aceitunita que no veo, pero bueno, bien.

Lo habéis quitado, no pasa nada, tu versión.

Pero si tú quieres aceitunas...

No, vamos a probar algo nuevo.

El invitado se nos está rebelando, esto no nos había pasado nunca.

Peña "home".

Bueno, lo que vamos a hacer

es que vayamos mezclando todos los ingredientes.

Yo lo que he querido aunar era un poquito

los ingredientes de un tartar dentro de un filete ruso.

Vale, correcto.

Para que tenga ese saborcito con la mostaza, la salsa Perrins,

le da otro toque... Más potente.

Un poquito más... Saladito no, potente.

Potente, sí, sí, sí.

Y luego además un queso que a mí me encanta,

el de Tetilla.

Riquísimo, gallego, buenísimo.

Esto luego lo vamos a meter aquí en unos daditos

dentro de cada uno de los filetes rusos.

Vale. Vale.

Pues si os parece,

tenemos ahí unos boles a tu lado, a tu derecha,

que puedes coger uno grande, uno mediano...

Vale. Pues uno cada uno si queréis

y vamos a ir mezclando todos los ingredientes.

Muy bien. Vale.

Aquí tenemos carne picada de ternera

y carne picada de cerdo.

Hacías una mezcla también de las tuyas, ¿verdad?

Un poquito de cada. Sí, sí, sí.

Cuarto kilo de cerdo, digamos, y tres cuartos de ternera.

Y luego tenemos aquí, yo te he traído pan candeal,

que soy de Valladolid y me gusta.

El que yo pedí era candeal. ¿Candeal también?

Claro, candeal, rico, rico, rico, la miga compacta y blanquita.

Perfecto, y mientras vais haciendo, pues sí que nos gustaría

que nos contaras un poquito qué tal esa obra de teatro,

"Sé infiel y no mires con quién", es una declaración de intenciones.

Tu madre, o sea, iba a decir tu madre.

Tu mujer tiene que estar a punto de matarte.

Totalmente, si no lo ha hecho ya.

¿Lo ha hecho ya? No, todavía no.

Entonces nada, pues mira, estamos en el Teatro Amaya de Madrid,

estábamos el año pasado y este año a comienzos

y cuando llegó la pandemia hubo que cortar, evidentemente,

todas las representaciones,

de modo que vamos a volver ahora

y trataremos de estar pues dos, tres, cuatro meses,

lo que el público quiera.

Yo lo que quiero decir es que el teatro es un lugar seguro,

que la cultura es segura,

que hay que ir al teatro, que hay que fomentar la cultura,

que la cultura es el... no sé, el pan del espíritu,

o sea, no se puede vivir sin cultura,

creo que sería una vida muy fría, ¿no?

Y que bueno... ¿Sabes qué?

El otro día dijo Mario eso mismo,

dijo: "Es que la cultura también alimenta".

Es que es verdad, es verdad, alimenta el alma,

que es algo que hay que alimentar de vez en cuando

con cosas hermosas y bonitas, ya sea la cultura, el arte,

la literatura, lo que sea, ¿no? La música en ese caso, sí.

Entonces yo creo que, bueno, estoy muy animado,

muy contento por volver al teatro y nada más,

y tratar de mentalizar a la gente

que se van a sentir superseguros en un teatro,

muy, muy seguros.

¿Hay distancias de seguridad o cómo funciona?

Sí, compras la entrada por grupos, compráis cuatro entradas por ejemplo

y a la derecha e izquierda de ese grupo están libres.

Luego hay alfombra desinfectante a la entrada,

se toma la temperatura,

gel hidroalcohólico por todos los lados del teatro...

Te puedes duchar con gel hidroalcohólico.

Todo, gel hidroalcohólico siempre, en 30%.

Y una persona en los lavabos para que limpie el baño

cada vez que entra una persona, o sea que más seguro...

Y mascarilla obligatorio, eso sí, mascarilla.

Pero vamos, yo me he reído con mascarilla

y no pasa nada, o sea, nada, te ríes igual.

Se te ve menos, pero te puedes reír.

Sí, efectivamente, no pasa absolutamente nada.

Y bueno, es una comedia divertidísima que trata el tema de la infidelidad,

que es un tema eterno y con un humor muy actual.

Te puedo decir que es hora y media

que la gente va a disfrutar mucho,

se va a olvidar de todo esto

y va a entrar en un mundo de diversión y de risa,

que creo que hace mucha falta,

hace mucho tiempo que los españoles no nos reímos.

No, no, es que estamos cabreados como todo el día.

No, y sobre todo que son tan tristes las noticias que recibimos

y hay tanta preocupación al respecto que está genial.

Mira, tienes ahí mostacita, también un poco de ajo...

Perejil. Perejil, ¿vale?

Perfecto.

¿Has echado miga de pan, Tamara? Sí.

Perfecto, pues nada, ahí, eso.

Luego sal a gusto, ¿eh?

Cuidado con la sal, que antes nos hemos pasado, ¿vale?

Vale.

Bueno, cuando tenéis todo mezclado, te voy a coger un poquito, Tamara,

para mostraros lo que vamos a hacer y así

por lo menos nos tienen que salir, dos o tres filetitos que estén bien.

Vamos a coger, más o menos, lo que nos entra así en un puño.

Mirad, vamos a coger cuando lo tenemos así...

Ah, claro.

Dentro, claro. Cogemos esto, hacemos así.

Da igual, porque cogemos ahora el queso de por aquí.

Tapamos un poquito. Yo ya lo he metido.

No pasa nada, si se ve perfectamente.

Y si nos hace falta un poquito más...

No pasa nada, tiene solución lo del queso.

Supongo, espero.

Sí, todo tiene solución. Yo es que ya está puesto dentro.

A todo lo que le echas queso está bueno, no pasa nada.

Eso es verdad. Claro.

Cuando lo tengáis, os voy a dejar aquí la harina,

lo vamos a pasar por harina

para luego marcarlo en la sartén con un poco de aceite de oliva,

que nos queden así doraditas por fuera.

Vale, una cosa.

No por meter el dedo en la llaga, ¿pero cuándo echo el queso?

No hay que meter el dedo en la llaga, sino dentro del filete.

Entonces haces aquí un agujero y metes el trozo de queso.

Y después lo vuelvo a tapar porque ahí no se ve.

Lo vuelves a tapar. ¿Con un trocito de carne?

También puedes, con las dos cosas, así, y haces como una pelotita.

Cuanto más lo trabajemos, muy bien, mejor nos va a quedar

y así no se nos va a romper, que eso es importante,

porque un filete ruso si se nos parte pues...

Horrible, horrible. No queremos eso.

Mira, vamos a echar un poco de aceite.

¿Los voy poniendo aquí? Las puedes poner aquí.

Quitamos un poco el exceso.

Tienen que estar bien trabajaditas.

Vamos a quitar el exceso de harina, las dejamos aquí,

ponemos aceite de oliva en la sartén y las vamos a ir marcando.

Recordaros, lo que hemos hecho ha sido coger la carne

e ir mezclando ingredientes, ¿vale?

Lo pasamos por harina y mira, Josema,

allí tienes una aceitera, a la derecha.

Pones un poco de aceite, así como...

Bueno, tampoco muy poquito, pero sí un poco,

dale ahí un poquito más, un poquito más, ahí.

Como tenemos unas sartenes muy molonas,

antiadherentes, nos va a quedar fenómeno,

no hace falta excedernos con el aceite.

Y Tamara, si se lo pones el fuego. Ah, sí.

Oye, cuando te hablan de cocinar,

supongo que esto te lo habrá dicho todo el mundo.

O no, o no. Que sí, créeme.

Bueno, bueno, a ver.

¿Has hecho alguna vez empanadillas?

Sí, me encantan, me encantan, pero me encantan dos,

una la argentina de carne picada con aceitunas,

que a mí la aceituna me encanta con la carne,

y la empanadilla clásica nuestra, de la masa esa típica, ¿no?

De atún, tomatito, aceitunitas, me encanta, me encanta.

Es una cena que a mí me chifla, la empanadilla.

Oye, el otro día estuve viendo un programa

que emitieron además aquí en la cadena

que hablaban de Martes y Trece, de aquello de la empanadilla,

cuéntanos un poco, venga, va, danos...

Es que el otro...

Es que yo creo que aquella emisión fue mítica.

Sí, yo creo que ese sketch fue un antes y un después, ¿no?

Yo creo recordar que cuando hicimos ese sketch

veníamos de una separación, que esto no lo sabe mucha gente,

éramos tres, éramos tres, y de repente se fue Fernando

y nos quedamos huérfanos, nos quedamos solos Millán y yo,

"¿Qué hacemos, joder?",

actuamos un año desafortunadamente por separado

y después de esa actuación desafortunada,

decidimos Millán y yo juntarnos

y fue cuando hicimos esas Navidades, que fue el año 86, creo, el sketch,

el sketch de Encarna, que ya lo hacíamos en directo

en la sala donde estábamos trabajando,

funcionaba, pero no pensamos

que iba a funcionar tanto en televisión,

porque además si te fijas es un plano solo de Millán

durante tres minutos, solo,

que hoy en día metes un plano en televisión

tres minutos de un tío solo

y la gente se ha ido a "Telenoruega" ya hace una hora,

y, sin embargo, la aguanta muy bien el tío

la voz en off mía y las caras de Millán.

Y eso fue, yo creo que, bueno, ha sido,

vamos, yo, o sea esa emoción que se ha...

Eso fue para nosotros inenarrable, inexplicable,

o sea, algo tremendo, yo veía a la gente,

les oía, mejor dicho, cómo se reían,

digo: "¿Esto? ¿Qué estamos haciendo?".

Fue tremendo, fue inolvidable,

fue lo que nos dio luego todo lo demás, claro.

El empuje, el empuje.

Muchas Nocheviejas ya nos hicisteis a todos,

bueno, de verdad que estábamos esperando ese momento.

Está apagado, Tamara. Vamos a ponerlo ahí fuertito.

Pues ahí lo tenemos caliente, lo que vamos a hacer es marcarlo

y que quede dorado por un lado y por el otro.

A mí me gusta planito. ¿Te gusta más planito?

Lo único que hemos metido el queso y si lo aplastamos demasiado...

Y luego como lo vamos a meter a cocinar en la salsa...

Qué voz de resignación, "Bueno, vale...".

En fin.

Y lo que vamos a hacer aquí es la salsa,

me he puesto con ello, he echado un poco de ajo,

un poco de cebolla y lo vamos a ir pochando

mientras se nos van haciendo los filetes rusos.

Mira, me han pasado una ficha con las cosas que has cocinado.

Dime, sí.

Empezaste con unos churros. Sí, en el techo.

¿Cómo que en el techo?

Sí, los hice y se pegaron en el techo de la cocina.

¿Cómo llegan los churros al techo? Eso digo yo, te juro que no lo sé.

Me levanté a las seis de la mañana, tendría siete años u ocho,

entonces hice la masa, hice todo, teníamos churrera en mi casa,

hacíamos de todo. ¿Sí?

Y entonces los puse en aceite y de repente hicieron: "¡Pa! ¡Pa!".

Ah, saltaron. Yo creo que tenía agua.

Me pasé de agua o algo, el caso es que, de repente,

pero saltaban como proyectiles, ¿eh?

Se pegaban en el techo, una cosa tremenda,

y ya me separé asustado y seguían saltando.

Fue tremendo, mi madre claro, imagínate, me puso morado.

Me puso morado.

¿Esto está hecho? ¿Cómo va? ¿Cómo os gustan?

Ya veo que a ti te gusta la carne bastante hecha,

como a los argentinos.

Eso es, así y yo mientras os digo, estoy pochando aquí cebolla, ajo

y tengo aquí unos champiñones Portobello,

que son estos champiñones iguales que los blancos

o muy parecidos, un poco más aromáticos quizás

y de este color un poco más marrón, ¿eh?

Queremos una salsa que nos quede marroncita

y los he cortado...

Así, como en trocitos.

En trocitos así, en cuartitos,

porque si hay algo que tiene el champiñón

es que si lo cortas muy finito pierde mucha agua

y luego de textura no tiene nada.

Entonces mirad, estoy prácticamente poniendo marrón la cebolla

y vamos a echar ahora los champiñones.

Sí.

Les vamos a dar aquí una vuelta, que se doren,

evidentemente tienen que estar doraditos,

uno, para sellarlos y que quede todo el agua dentro,

porque el champiñón tiene mucha agua

y en cuanto tengamos eso vamos a añadir vino.

¿Vino tinto?

Vino tinto y tomate casero.

Esto es una cosa que siempre tenemos en cocina.

Una salsa de tomate casero nos saca de muchos apuros,

incluso para un guiso,

no tienes casi verduras, le echas tomate casero...

Y da un saborcito riquísimo siempre, fenomenal.

Bueno, pues esto, mirad, ya tengo los champiñones,

vamos a echar un poco del vino.

Vino tinto, que siempre le va bien a todo.

Esto tiene que... Qué rico.

No sé si tengo por aquí...

Bueno, pues lo evaporamos, evaporamos el alcohol.

¡Ah, si lo tengo aquí! Vamos a ver si...

Ahí, un poquito de alegría.

Sí.

Esto hay que hacerlo sin laca en el pelo,

porque si no nos peinamos pero bien.

Gel hidroalcohólico tampoco.

Sin gel hidroalcohólico en las manos

y cuando ha evaporado echamos la salsa de tomate.

Me ha encantado eso del gel hidroalcohólico,

yo no había caído.

Claro, ten cuidado con eso.

Yo no había caído,

ahora mismo hay que tener cuidado a la hora de flambear.

Qué buena pinta.

Lo que vamos a hacer es cubrir un poquito de agua,

que reduzca y vamos a añadir esos filetes

que ya puedes ir sacando

para que se vaya quitando el exceso de grasa, eso es.

Mira qué bien ha quedado el quesito ahí dentro.

Sí, ya se ve ahí.

Ahí tienes preparado por si quieres. Vale.

Ya estamos, le damos así un poco.

Oye, sé que no te gusta la pimienta, así que no voy a echar pimienta.

Es que me da como que me ahogo, te lo juro.

Sí, un pelín la pimienta y el picante en general

se me cierra un poco la glotis, un pelín de rechazo, sí.

Pues menos mal, porque a mí me gusta el picante

y a ciertos invitados...

¿Te gusta el picante o tampoco? No, no, pero la pimienta bueno.

Pero si te sienta mal... Sí.

Pues mirad qué colorcito tiene esto ya,

si me pasáis esos filetes los vamos a meter aquí ahora

en cuanto reduzca.

Y te veo con tarjeta, Tamara.

Estoy aquí. Te veo con tarjeta.

Nuestro "Tarjetón al punto".

"Tarjetón al punto".

Os voy a hablar sobre las alubias,

imagino que sabéis un montón sobre ellas.

Hombre, dónde va a parar. Tienen sus colores.

Os voy a preguntar

qué papel ha tenido la alubia en la Historia en general.

¿Perdona?

No pongáis esa cara, que no es un examen.

¿La pregunta es en serio?

Te vamos a dejar continuar con tu vida.

¿Qué papel ha tenido la alubia? En la Historia.

O sea, desde la Segunda Guerra Mundial.

Yo me rindo, ¿la alubia?

A ver, que es un tipo test, no os rindáis antes de tiempo.

Vale. Vale, si es tipo test...

Hay una respuesta, ¿no? Por lo menos, vale.

Bueno, a ver.

¿Cómo se popularizan las alubias en España?

Hala.

¿Igual en la posguerra?

Bueno, venga, os voy a dar tres opciones.

Nos das tres opciones. Es un alimento de posguerra.

Es que os habéis quedado congelados.

Alimenta, llena, no sé.

Los sefardíes las popularizaron en su cocina

con su famoso plato "Al-lubia";

segunda opción, tras el descubrimiento de América

llegó a España junto al café, el tomate y el chocolate;

tercera opción,

la ocupación napoleónica en España

trajo nuevos rumbos a la cocina tradicional

y nacieron platos de este producto como la "cassoulet" de Toulouse.

Yo soy más de "Al-lubia",

pero más que nada porque me parece muy gracioso.

Y es sefardí, además la...

Pero... Pero...

Pero no, entonces esa no.

Yo me quedo con la segunda, con la de que vino en barco

con el chocolate, con todas esas cosas.

Ha acertado él, evidentemente,

si él tenía un máster en legumbres, yo no.

Sí, pues sí, efectivamente.

Como has acertado esa te voy a preguntar de qué sitio,

¿de Perú, de Guatemala o de México?

¿El quién? (RÍE) Las alubias.

¿De dónde provienen? De México.

Vienen de América, no vienen ni de los sefardíes...

De México. De México.

Oye, sí, muy bien. Hombre, el frijol.

Hombre, el frijol, ahí aplastadito.

Exacto, los primeros restos encontrados de estas plantaciones

datan del 4000 antes de Cristo en México.

Vale, México, sí, sí, es que lo toman mucho

con huevo frito y con la tortita esa.

Oye, ni tan mal, no lo habéis hecho nada mal.

¿Solo dos preguntas? ¿Ya está? Vale.

Ya podéis continuar con vuestras vidas.

Vale, fenomenal, bravo.

¿Sabes a quién le gustan mucho las alubias?

¿A qué cantante?

Oh, no.

¡Oh, no! A "Alubia" Newton-John.

Es que aquí hacemos muchos chistes de este estilo.

Chistes malos, pero graciosos, al final te ríes.

Bueno, tenemos aquí,

a "Alubia" Newton-John no la tenemos,

pero tenemos estos filetes rusos tan estupendos que hemos hecho

que los vamos a meter aquí a cocinar,

los vamos a dejar tres minutitos, ¿eh?

Oye, pues un filete ruso con salsa de tomate

y un poquito de arroz blanco al lado también está rico, ¿eh?

Sí, señor.

Con una patatita frita, jo, qué bueno.

He leído que también te gustan mucho los huevos fritos con patatas.

Lo que más, y el gazpacho, lo que más.

¿Y el gazpacho? Lo que más.

Nosotros en casa tomamos gazpacho todo el año.

Yo también. Ah, ¿sí? Fíjate.

En octubre, noviembre... Me encanta, me encanta.

Pues si nos dais tres minutitos, recogemos esto,

lo ponemos bonito el emplatado y lo probamos.

Y lo presentamos, perfecto. Eso es.

Dos minutos, recogemos y emplatamos.

Qué bien están puestos estos cubiertos hacia dentro.

Muy bien. ¿Has visto ese cuchillo bien puesto?

Qué detalle, qué... ¿Verdad?

Bueno, aquí tenéis esos filetes rusos, ¿eh?

Sí, con salsita.

Habéis visto que la salsita ha quedado bien ligadita.

Sí, y huele muy bien.

¿Cómo titularías al plato?

Hamburguesa al "chof chof". ¿Hamburguesa al "chof chof"?

Filete ruso al "chof chof". No está mal.

Pues cómo coger la receta de Josema y hacerla diferente.

Es un buen título también, sí.

A ver si recuerdan algo.

Ya que aquí somos muy "cuquis",

porque teniendo a Tamara hay que ser un "cuqui", ¿verdad?

¿Ponemos un poquito de salsa debajo? No, por encima.

Eso es, vamos a poner un poquito de salsa.

¿Tú eres salsero? Sí.

Además esta salsa es para coger pan y mojar.

La salsa tiene peligro, pero está riquísima, por favor.

Esto no puede ser un valle de lágrimas, ¿no?

Sin duda.

Y luego ponemos así unos champiñones justo aquí encima

para que sepamos... ¡Epa, que me he pasado!

De qué va el tema. De qué va el tema.

Pues venga, yo os dejo que emplates una aquí

y que luego, además, pruebes.

Hay que tener arte para emplatar, ¿quieres hacerlo tú?

No, hazlo tú, quiero verte.

Hazlo tú, por favor.

Quiero aprender.

Bueno, tampoco tiene mucho aquel porque ya han emplatado eso.

Y la que tenía sal era esa.

No le digas nada, no le digas nada, por favor.

Bien, empieza muy bien, muy bien.

Cada uno tiene su estilo y su forma de empezar.

Claro que sí, claro que sí.

¿Os gusta comer caliente?

A mí me encanta comer caliente.

Digo, porque puedo estar todo el día.

Yo no soporto un puré de verduras frío.

Lo que es caliente me gusta caliente, lo que es frío, frío.

Tienes muchas similitudes con mi madre,

tomas muchas verduras...

Gazpacho caliente... Sopa de tomate sí, es otra historia.

Pero la comida caliente me gusta, sí, sí.

Me gusta caliente, además, no templada.

¿Y en el teatro qué coméis?

Porque cuando tenéis tantas horas de ensayo...

Plátano, plátano total.

¿Plátano? Potasio a tope.

¿Pero solamente? Café y plátano.

Mucha energía todo el día.

Nada más, un café antes y un plátano durante.

Sí, en serio. ¿De verdad?

El plátano es maravilloso. Sí, es muy rico.

Energía, potasio, pero además inmediato.

Y te dura como una hora o por ahí de energía a tope.

¿Sabes qué te da también eso? La miel.

¿La miel? Sí, funciona fenomenal.

Pues nada, el café con un poquito de miel

y un plátano, lo tenemos en "mood".

Bueno, pues ahora solo falta probar esos filetes.

Además, mira, en este estoy viendo por ahí el queso.

Sí, he emplatado fatal. No pasa nada.

El caso es que va a estar bueno. Eso es por chulear.

Tienes aquí cuchillo, tenedor. Ya cogí de por aquí también.

Y un babero no porque llevas el delantal.

Perfecto, y pruebo. ¿Cuál pruebo, el de Tamara o el tuyo?

Es igual, si los habéis hecho vosotros.

En realidad los hemos hecho en equipos.

Es verdad, es verdad, voy, pruebo.

Tú, Tamara, quieres probar por lo que veo.

Tamara, ¿quieres probar?

No, si dice que está bueno no hace falta,

tan solo quería cerciorarme.

Está muy rico.

Lo único el sabor, pero...

Nos ha matado.

No, no, esta vez está bueno y está perfecto de sal.

Esta vez está bueno.

Muy bien, arreglándolo. No pasa nada.

Escúchame, está muy rico y está perfecto de sal.

Está muy, muy rico y voy a seguir comiendo.

Menos mal que has dicho que estaba bueno,

porque sé que te gustan las aceitunas...

La salsa muy buena, créeme, muy rica. Está muy rica, es muy fácil.

¿Te recuerda a la de tu abuela?

No, pero está muy bueno.

Es difícil, le hemos cambiado todos los ingredientes.

Tienes toda la razón, pero... Está buenísimo.

¡Qué bien!

¿Le hacen falta aceitunas? No.

¿No? No, es otra historia.

Bueno, las aceitunas te las traigo ahora.

No, no, está perfecto.

No, estaba hilando. Sí, estoy hilando.

Es que soy un hilador profesional.

Las aceitunas nos vienen ahora,

nos pide mucho que hagamos alguna cosa

sencilla, rápida y para quedar bien, tienes invitados

y haces un aperitivo así resultón, pintón.

Ah, eso me gusta.

Y rico, evidentemente. Me encanta el aperitivo.

¿Sí? Una comida que me encanta.

Pues nada, hacemos un aperitivo

con aceituna Gordal, unas anchoítas, naranja, unos tomates secos,

pero en un plis plas.

Ingredientes.

"Ingredientes para nuestras aceitunas rellenas:

seis aceitunas Gordal, una mandarina, una naranja,

50 mililitros de vermú rojo,

10 gramos de orégano seco,

anchoas y boquerones en vinagre".

¿Tú sabes cuáles son

las tres comidas que más me gustan del día?

El desayuno, el aperitivo y la merienda, las que más.

Más que la comida y la cena. ¿Sí?

Me encanta, porque son como de capricho.

Sí. De capricho.

El aperitivito, la meriendita, me encanta.

Yo meriendo todos los días.

Fíjate, es una cosa que se ha perdido mucho.

Me encanta, me encanta.

A mí se me hace muy largo hasta la cena.

Claro, y llegas a la cena con mucha hambre,

que no es bueno. Exacto.

Vamos a darnos un caprichito, ¿no?

Estas anchoas las he salado yo.

¿Sí? Estarán bien seguro. Sí.

Mirad, vamos a hacer un aperitivo muy fácil,

muy sencillo, muy rápido y de esos que quedan.

Me encanta la aceituna, la anchoa, el boquerón, me encanta.

Yo soy muy fan de estos sabores y lo que vamos a hacer va a ser

coger una aceituna Gordal, la vamos a cortar a la mitad,

vamos a hacer una pequeña base en una

para que no se nos mueva

y luego aquí la rellenamos con lo que queramos.

Yo, como soy muy fan de salir a tomar el vermú,

me he inventado esta que es

coger un gajito de naranja, lo ponemos ahí.

Que lo lleva siempre el vermú. Lo lleva siempre el vermú, claro.

Vamos a coger, ¿qué te gusta más, anchoa o boquerón?

Yo pondría boquerón. Boquerón, pues nada.

Por si acaso. De verdad, que no le da...

Que no he salado yo la anchoa, era una gracia.

Ah, vale, me lo he tomado muy a pecho.

Ponemos un boquerón. Vale.

Tapamos y luego para tomar el vermú

hay una pipetas ahora superdivertidas,

que las venden en un montón de sitios

y esto nos da mucho juego, esto es vermú rojo,

lo podéis hacer con blanco si queréis,

achuchamos un poco y ahí tenéis una dosis ligera y pequeña de vermú

para que vaya acompañando el aperitivo.

Pinchamos y presentamos

aquí en nuestro platito.

¿Qué lleva dentro? Naranja, perdón. Naranja, anchoa y el vermú.

Venga, pues ahora tenéis que hacer una cada uno

y yo mientras voy a hacer de las de anchoa.

No, hemos puesto boquerón, perdón.

Hacemos de anchoa, ¿no? Impresiona un poco.

¿Por qué? Parece que ha ido al hospital.

¿Cómo que ha ido al hospital? ¿Qué le ocurre?

La bolsa esa.

Bueno, da igual.

Ya, el suero. Ah, vale, no lo había cogido.

Está bien visto, Tamara.

Impresiona un poco, impresiona un poco.

Os he puesto también mandarina por si queréis.

A alguno le gusta mandarina, pues mandarina, porque...

Yo voy a estar aquí de profe,

que me habéis tenido un poco cocinando demasiado.

La última receta, ya sabéis que estamos tratando de haceros

cosas así con las que podáis quedar.

¡Se me ha olvidado la naranja! No pasa nada, no pasa nada.

¡Ah, la naranja!

¿Puedes? Es complicado, ¿eh? Es complicado clavar, sí. Ya.

Ahí lo tienes, ahí lo tienes. Perfecto.

Ahora otra con el boquerón, venga.

Vale.

Te pensabas que te íbamos a no hacer trabajar, ¿eh?

Mientras voy haciendo otro por aquí y las terminamos.

Muy bien.

Qué rico esto, qué cosita más... ¿no?

Más "cuqui", no sé cómo se dice. Sí, sí.

"Cuqui" es una palabra que decimos aquí mucho y nos gusta.

Sí, sí, es verdad.

Venga, cogemos una de estas, ponemos aquí,

buscamos una pipeta.

¿Y cómo te tomas el vermú? O sea...

Ahora vamos a hacerlo.

¿Vamos a catarlo? Vamos a catarlo.

Así veis cómo se hace.

Esto también podríamos llamarlo,

yo en Vallecas creo que lo llaman "bombas".

Pues mirad, si queréis ponemos estas aquí, así,

otra ponemos ahí

y a mí me gusta siempre mucho terminar la aceituna

y este tipo de elaboraciones así... ¡Ah, sí, aceitito!

Un hilito ahí de aceite, muy rico. Yo soy súper de aceite.

Y además con un poquito de orégano.

En el desayuno siempre aceite, tostada con aceite.

¿Eso que has puesto qué es? Orégano seco.

¿Que os gusta el tomillo? Pues un poquito de tomillo.

Le da un toquecito un poco diferente,

y además al vermú le viene muy bien ese tipo de hierbas,

que al final el vermú está hecho con hierbas,

le viene siempre bien para reforzar.

Pues nada. ¿Cómo se come esto?

Con la mano. Pues mira, voy a por la primera.

Eso es, ¡epa, que se me va!

Así.

¿Cómo?

Pues cogemos aquí. Sí.

Y aprietas a la vez. Vale.

¿Qué? ¿Te atreves o no? Sí, venga.

¿O no es el momento? Sí, sí.

Sí, ¿no?

Claro. Hay que apretar.

Es que no podía hablar y apretar y contároslo.

Está muy rico, ¿eh?

¿Equilibra bien la naranjita ahí?

Muy bueno.

Pues nada, estas son las cositas que hacemos aquí

en "Cocina al punto".

Oye, no es que te tengamos que dar las gracias,

es que ha sido un verdadero honor tenerte en nuestra cocina.

Para mí también estar con vosotros hoy.

La próxima vez

haremos los filetes rusos como a ti te gustan.

Me ha encantado, que conste. Las alubias estarán menos saladas.

Eso sí.

Y nos vemos en el Teatro Amaya. Cuando queráis, estáis invitados.

Iremos al teatro, claro que sí, y también

animar a todo el mundo a que vaya al teatro.

A la cultura, que hace mucha falta. Claro que sí.

Josema, de verdad, un auténtico honor.

Gracias.

Y a vosotros ya sabéis, esta y otras recetas,

todas las que hemos hecho hoy, las alubias, los filetes rusos

y este aperitivito los tenéis

en el nuevo portal de Radio Televisión Española,

RTVE.ES/COCINA.

Pues nada.

Se acabó. Se acabó.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Alubias con perdiz

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cocina al punto con Peña y Tamara - Alubias con perdiz

07 oct 2020

Hoy, en Cocina al Punto, Peña y Tamara reciben al actor y humorista Josema Yuste que cocina uno de sus platos favoritos: Filetes Rusos en salsa. Además, en el programa cocinan otras dos deliciosas recetas: Alubias de la Bañeza con Perdiz y Aceitunas gordal rellenas. 

ver más sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Alubias con perdiz" ver menos sobre "Cocina al punto con Peña y Tamara - Alubias con perdiz"
Programas completos (86)
Clips

Los últimos 364 programas de Cocina al punto con Peña y Tamara

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios