www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5802390
Para todos los públicos Mañanas de cine - La ruta de Denver - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"En los días lejanos del Oeste, los rebaños de ganado se reunían

con la llegada de la primavera. Los animales eran llevados

hasta la estación de ferrocarril, que solía estar a cientos

de kilómetros. Con lluvia, viento y nieve,

el camino se hacía duro".

(Mugidos)

"Pero cuando el sol brillaba en lo alto,

cabalgar era gloria bendita, incluso para mi hermano pequeño.

Éramos un buen equipo y nos encantaban los rodeos.

Participábamos y apostábamos en ellos".

¿Listo? -Sí, puedes abrirla.

(Gritos)

(Música animada)

No ha estado mal, ¿eh? -Sí, ha estado muy bien. De verdad.

(RÍEN)

¡Pues adelante!

(Gritos)

(Relinchos)

(RÍEN)

¿Qué te ha pasado, amigo? ¿Es la primera vez

que participas en un rodeo? El penco era tan flojo

que no servía ni para tirar de una carreta.

-Nadie ha podido montarlo...

y no creo que nadie pueda llegar a hacerlo.

¿Hay alguien que quiera intentarlo?

¿Y cuánto dinero apostaría? -Bueno, es precisamente

por oír cosas como estas por lo que me encanta venir aquí.

Estos 200 dólares dicen que puedo montarlo...

si es que el señor sabe contar hasta 200.

-Tienes la lengua muy larga, chaval.

Yo sé contar. ¿Tú puedes decir lo mismo?

-Esto dice que sí puedo. Guárdelo.

Eh... Te estás sobrevalorando de nuevo. No podrás hacerlo.

Quédate ahí y te llevarás una sorpresa.

-Yo apuesto 20 a que lo tira. -30 a que se cae.

-¿Alguien más quiere apostar? -Yo apuesto 10 por el chico.

-Muy bien. -Yo también a que se cae 10 dólares.

-40 dólares a que se cae. -Un momento.

Todos a la vez no. A ver, tú. -40 a que se cae.

-20 a que aguanta. -¿Alguno más quiere apostar?

-Se me olvidaba. ¡10 dólares más por el chico!

-Bien, se acabó. Va a salir.

-Bien. ¡Podéis abrir!

(Relincho)

(Gritos, risas)

¡No vale, no vale! ¡La salida no ha sido buena!

-Por mucho que grites, chaval, te va a dar lo mismo.

-Ni siquiera llegué a montarlo, mi espuela se enganchó en el portón.

¡No es justo! -Todo ha sido correcto, chico.

Justo y legal. Has perdido. -No sabe perder.

Tranquilo, Sam.

Has perdido. Olvídalo. Yo no olvido tan fácilmente.

-No perdono ni uno.

(FORCEJEAN)

¡Le mataré, le mataré!

(Música tensión)

Tiene que verle el doctor. Movedle despacio, vamos.

¿Qué ha pasado aquí? -Sam Mayhew dijo

que le había engañado y, entonces, le pegó.

-Tú otra vez, ¿eh?

Vendrás conmigo.

(Música)

(Murmullo)

(Chirrido)

(Música tensión)

Quiero discutirlo más. Estoy muy harto

del carácter de tu hermano. Es un salvaje.

Cada vez que viene al pueblo, es la misma historia, problemas.

Esta vez tiene razón. Su espuela es enganchó al portón,

todos lo vieron. ¡No me importa!

Tu hermano siempre acaba peleándose con los que no están de acuerdo.

No está malherido, solo un golpe en la cabeza.

Estará bien en un mes. Será justo el tiempo

que tu querido hermano estará metido en la cárcel tranquilizándose.

Usted qué opina, abogado. ¿Podría sacar al chico?

Lo lamento, pero no pienso hacer nada por él.

¡Yo vivo aquí! Si solo fueron unos golpes...

No es para encerrarlo un mes. Exactamente lo que merece.

(Música tensión)

(Trote)

(Música)

(CHISTA)

(SUSURRA) No sé si esto resultará, pero vamos a probarlo.

Átala a la cama. ¿Qué vas a hacer?

Intentar derribar este muro. Vamos.

(Chirrido)

(Música intriga)

Listo.

Hay unos arbustos muy cerca de aquí, tu caballo está allí.

Ahora, aléjate.

(Trote)

(Estruendo)

¡La llave! ¡Trae la llave! Esta puerta no tenía

por qué estar cerrada.

(Música acción)

(Disparos)

(Continúa la música)

¡Ah!

(Galope)

"Cabalgamos sin parar hasta la frontera de Nuevo México.

Conocía la reputación del sheriff, era implacable".

Qué pueblo tan bonito, Bill. Me llamo Steve, ¿recuerdas?

Steve Webster y tú... Tom Blackwell.

No sé por qué es tan importante cambiar de nombres.

¿Tú quieres que acabemos en la cárcel?

Estamos fuera de la ley. Muy bien. Tú ganas.

¿Estará en el pueblo? No lo sé, pero espero que sí.

Porque me gustaría quedarme. Estoy harto de cambiar de pueblo

por tu culpa. Oye, Bill... ¡Steve!

(RÍEN)

Te dije que eso se ha acabado. A ver si es verdad.

Ah... ¿Sabe dónde puedo encontrar a Ben Murdock?

¿Buscáis trabajo? Así es.

En su rancho, dijeron que estaba en el pueblo.

-Pues está en el "saloon".

-Vaya, eso está bien. Apagaremos la sed

mientras hablamos con él. Pero antes de eso,

encárgate de los caballos. Oye, espera un momento...

Ya me has oído.

Yo estuve en Stout's River. Luché contra 12 indios,

pero no estuve en la batalla de Shallow.

-Yo sí estuve en Shallow y eso no fue una batalla.

En una batalla pelean dos bandos y en Shallow solo había uno.

Los rebeldes no lucharon.

¿Quién de ustedes es el señor Murdock?

¡Yo!

Oímos que busca peones.

¿Oímos? Mi... mi socio y yo.

¿Dónde han trabajado últimamente? En un rancho

que está cerca de Evelyn. ¿Buscan un lugar donde llenar

la barriga o donde trabajar? Donde trabajar.

Queremos quedarnos. ¿Darán problemas?

No.

Pago 30 al mes e incluyo comida. Si les interesa, vayan al rancho.

Gracias, señor Murdock.

¡Ya tenemos trabajo! 30 al mes y comida.

30 dólares... No me parece mucho.

Es para empezar. Trabajo es trabajo

y es un rancho muy grande. ¿Puedo tomarme una copa ahora?

¡Tómatela!

Un poco más.

-¡Un whisky, por favor!

-Llegamos por la mañana temprano, los rebeldes aún dormían,

pero es que siempre estaban durmiendo.

(RÍE)

¡Eh, whisky!

-Saltamos sobre ellos y les hicimos retroceder

hasta el río...

(RÍE) Entonces, empezaron a correr como pavos asustados.

Tengo la impresión de que este tío es un bocazas.

-¿Se refiere a mí? -Es único que está hablando es usted.

Casualmente, estuve en Shallow y a los únicos que vi correr

fue a los yanquis. -¿Me está llamando mentiroso?

-Si alguien dijera lo que usted está diciendo...

no podría ser otra cosa que un mentiroso.

-¡Asqueroso rebelde! ¡Uh!

¡Ah!

(Disparo)

(Música trágica)

¡Lleve los caballos al callejón! ¡Rápido!

(FORCEJEAN)

¿Qué ha ocurrido aquí? -Este maldito rebelde

empezó a disparar. Dejádmelo a mí, muchachos.

¡Yo sé cómo tratar a esta gentuza!

¡Oh!

¿A qué viene tanta prisa? ¿Qué ocurre?

¡Eh!

(Disparos)

¡Que no escapen, muchachos! ¡Vamos a por ellos!

(Música acción)

(Música suave)

¿Qué ha pasado?

No lo sé. Un tipo estaba hablando sobre Shallow y...

¿Era gordo?

¿Tenía bigote?

Sí.

Entonces, era Murdock.

¿En serio?

Bueno... Nunca se sabe, ¿verdad?

Yo sí lo sé...

y te lo voy a decir ahora.

Eres un niño estúpido y malcriado.

Estoy harto de solucionar tus problemas.

¿Me estás dando otro sermón de hermano mayor?

No.

Te eduqué como lo habría hecho papá,

pero he fracasado.

Oye,

has estado jugando a ser mi niñero durante todos estos años

y te ha encantado porque te gusta mandar.

¡Pero todo tiene su fin! ¡Ocúpate de tu futuro!

Tú ve hacia el oeste y yo me labraré un futuro en el este.

Un último consejo...

Si vives de eso,

piensa que siempre habrá alguien más rápido que tú.

Un arma cargada y la cabeza vacía son malos socios.

No creo que encuentres a nadie más rápido que yo.

Yo te enseñé, ¿recuerdas?

He conocido a pistoleros más rápidos que yo...

y todos tienen algo en común,

están muertos.

¡Nunca saques un arma si no piensas utilizarla!

Buena suerte.

Podría utilizarla si quisiera.

Sé que no quieres.

(Piano)

¿Tenéis sitio para mi caballo? Sí, señor.

Le dais grano y... paja fresca en su cuadra.

Muy bien.

Dime cuánto te debo. Son 2 dólares.

Bien...

¿Un sitio cerca para cenar?

El mejor de Denver, el Club Hotel, por allí.

¿Es caro? Bastante caro, sí.

1 dólar la cena y 2 la habitación.

Para ti. Muchas gracias.

Gracias... ¿Fuego?

Uh...

Buena cena.

La mejor desde que salí de Texas.

¿Dónde lo he dejado?

Vaya...

No encuentro mi dinero.

Creí que lo tenía en este bolsillo. ¿Ocurre algo?

-El truco de siempre. Creo... que he perdido mi dinero.

Otro granuja, ¿verdad? ¡No! Tenía dinero para pagar.

Ese cuento es viejísimo y todos los vagabundos sois iguales.

Me están dando ganas de aplastarte la cabeza como una nuez y... ¡Ah!

Oh, lo siento mucho.

Lo siento, yo... fregaré los platos, ¿de acuerdo?

¿De acuerdo?

(TARAREA)

Buenas noches. Hola.

Yo... he visto lo que ha ocurrido.

¿Está de paso por Denver?

Sí.

¿Y... a dónde va?

Lo pensaré mañana por la mañana.

¿Tiene habitación?

No, pero mi caballo sí.

Seguro que me hace un sitio. Yo podría buscarle algo.

¿Por qué?

Ha resuelto bien la situación.

Me gustó que se ofreciera a fregar y no tenía por qué hacerlo.

Será por algo más.

Le propondré algo.

Cuando termine, le estaré esperando fuera.

Puede sentarse.

Gracias.

Me llamo John Sutton.

Yo... Bill Mayhew.

¿Quiere trabajar?

Eso depende... Es un trabajo fijo.

Y si pone interés, puede ser rentable.

Continúe. Vivo en Central City

y allí tengo un establo muy grande.

Pero... como con esta pierna no puedo moverme mucho

y tengo algunos planes que me alejarán cada vez más

del establo, necesito a alguien que me ayude.

¿Tiene algo en contra de acarrear agua o sacos de grano?

No.

¿Le importa remover estiércol?

¿Cuánto paga?

2 dólares al día con casa y comida.

¿Y dice que el trabajo es fijo?

Durante el tiempo que usted quiera.

Creo que me va a gustar trabajar para usted.

(VOCES LEJANA) "Aquí tienen el mejor whisky...".

-"Más cuidado". -"Déjale, vamos a la cantina".

-Bienvenido a casa. Quiero presentarte a Bill Mayhew.

Whipsaw Ellis.

Hola. Hola.

Trabajará para nosotros. ¿Es cierto eso?

Sí. Y dormirá en el almacén contigo.

¿Y roncas?

No lo sé, no me oigo. Si me despiertan tus ronquidos,

te enterarás. No resisto ni el ronquido de un caballo.

Una vez... Elizabeth tiene la cena lista.

Entonces, será mejor que nos demos prisa, Bill. Vamos.

Te veré luego. No te quepa duda.

Vaya...

¡Vamos!

¡Hola! ¡Papá!

Ya era hora de que volvieras a casa. Quiero que conozcas a Bill Mayhew,

mi nuevo ayudante. Mi hija, Elizabeth.

Encantada de conocerte. Igualmente, señorita.

Lavaos las manos, la cena está lista.

Ah, muy bien. Sígueme, Bill.

(CARRASPEA)

¿Están celebrando algo o comen siempre así?

(RÍE) Solemos comer siempre así. ¿Le gusta?

La próxima vez que contrate usted a un hombre

no le hable del sueldo, solo háblele de la comida.

(RÍEN)

¿Has oído? Lo he oído. Gracias.

Hablo en serio. Muy pocas veces

me hacen cumplidos como ese. ¿Le ha gustado tanto la comida

como para ayudar a fregar platos? ¿De verdad está dispuesto?

¡Claro! Manos a la obra. Estupendo.

Estoy un poco cansado por el viaje. Cariño, me voy a la cama.

Una buena idea, papá. Ahora que Bill está aquí,

descansarás un poco más.

(RÍE) Le he dicho que vaya a lavar los platos,

pero no dejes que lo haga todo. Buenas noches.

Buenas noches.

Creo que esto me va a gustar. Si estuviera segura,

haría mejores platos para la comida. Hablando en serio,

es divertido si uno disfruta, no porque tenga que hacerlo.

Pero no es un trabajo para hombres. Pues no lo sé.

Los mejores cocineros son hombres, por qué no ser los mejores fregando.

Vaya... Esa es una idea muy revolucionaria.

Oirá muchas más cosas si sigo fregando platos.

Pues me gustaría.

(RÍE) Ah, oh.

(SUSPIRA) Le diré a mi padre que se lo descuente.

Me parece bien siempre que no me azote.

Oh.

Así que trabajo de hombres...

Está bien, usted lava y yo seco.

Primero, la escoba. Está allí.

¿Pero...?

¡No! ¿No?

No...

(Música animada)

Hola, Bill. Hola.

¿Habrá baile? Sí.

Solemos organizarlo de vez en cuando.

¿En la escuela? ¿Bailan en los pupitres?

(RÍE) No... Los chicos sacan los pupitres de la clase

y el domingo los devuelven a su sitio.

Necesitarán ayuda. No, pero... yo sí.

Ah, pues pondré los carteles. Bueno, no me refería

exactamente a eso, puedo hacerlo yo;

pero... el baile es cosa de dos.

(RÍE) Creo que acaba de encontrar a su pareja.

Creí que nunca iba a pedírmelo.

(Martillazos)

(Piano)

(Murmullo)

Un whisky.

(Continúa el piano)

¿Quiere jugarse esas monedas?

-¿Apostando a qué? -A lo que quiera.

-Por tan poco dinero tal vez no merezca la pena

que me siente, a no ser que esté pensando en perder el suyo.

-Corte.

-Algo sencillo.

La carta más alta, 9 dólares. Usted corta por mí

y yo por usted, ¿de acuerdo?

-Chicos, parece que tenemos un buen jugador.

Muy bien, corte.

Vaya, la casa ha tenido suerte.

¿Seguimos apostando?

-Claro.

-Vaya... Parece que hoy es su día de suerte.

Ya van 36 dólares. ¿Cuánto se juega?

-Va todo.

-Ahora son 72. ¿Seguimos?

-Por supuesto.

-Están subiendo mucho la apuesta.

-Me gusta este juego. Ya van 144.

-Sí. La cosa sigue, sigue y sigue.

¿Probamos de nuevo?

(Cesa la música)

Van 288 dólares.

¿Quiere dejarlo? -Páseme la baraja.

-No tiente a la suerte.

-La suerte no le va durar siempre. -Digo que el 2 le cambia la suerte,

ya verás. -Se está poniendo al rojo.

Como pierda, se va a liar. -Tú... tranquilo.

Este tiene cara de saber lo que hace.

-Corte.

-¿Qué le ha salido?

-Un seis de corazones. Ha vuelto a ganar, es increíble.

-576 dólares.

¿Jugamos una vez más? -Una vez más.

Pero no deje de mirarme a los ojos y no pase los dedos por el borde

de las cartas, ¿entendido? -Escuche, amigo, si lo...

-¡Haga lo que yo le he dicho y deje de hablar!

(Murmullo)

Elija su carta.

-No elegiré ninguna, le dije que no tocara...

-Oiga... -Tranquilo, no perdamos los nervios.

¿Cuál es el problema?

No me gustaba cómo estaba manejando las cartas.

Usted parece un hombre honesto, corte usted.

Soy Jim Donovan, el dueño del local.

Pues mucho mejor. ¿No querrá que sus clientes duden

de la honestidad de una sencilla partida?

Aparte el arma, cortaré por usted.

Bueno, ha cortado por mí, ahora, por la casa.

Si no tiene inconveniente.

En absoluto.

¿Así está bien?

Perfectamente.

Bueno, ¿por qué no nos tomamos una copa

mientras preparan su dinero?

No me gustaría que se marchara de aquí con una mala impresión.

Con mucho gusto me tomaré una, no quiero que tenga resentimiento

hacia mí.

¿Cómo te llamas? Tom Blackwell.

Controlaste muy bien tus nervios, chico.

¿Ah, sí?

Y tampoco podía dejarte perder.

Yo ya contaba con eso.

Eres muy bueno con el revólver, rápido,

puede traerte problemas.

O sacarme de ellos.

¿En qué trabajas?

En lo que sea, me da igual una cosa que otra.

(Bullicio)

(Música de baile)

(Aplausos)

(Música suave)

Quiero presentarte a Bill Mayhew, esta es miss Honeywell,

nuestra profesora y el sheriff Luke Kinbrough.

Encantado, sheriff. Bill trabaja para mí.

Bien, me alegro de conocerle. Muchas gracias.

Pasa y diviértete, Bill.

Búscate una chica bonita y sácala a bailar.

¿Ha pensado en alguien para mí? En mí.

(RÍEN)

(Música)

Pero si eres un gran bailarín. No me creías, ¿eh?

Como los tejanos estáis siempre presumiendo...

Si un tejano te dice algo, multiplícalo por dos

y sabrás la verdad. (RÍE)

(Música)

Buenas noches, Elizabeth. -Buenas noches, Roddy.

-Disculpe.

-Tiene mucha competencia, señor Mayhew.

Es lo que suele pasar si sacas a bailar

a la chica más bonita. Mejorando lo presente, claro.

¿Me permite, señorita?

(Continúa la música)

Hola, Jim. Hola, Luke.

Te presento a Tom Blackwell, mi nuevo empleado.

Luke Kinbrough, el sheriff.

Se me hace un poco raro verte por aquí, Jim,

no es tu costumbre. Bueno, estaré 1 minuto,

solo quería Tom conociera el baile, aunque supongo que yo también

me he ganado el derecho de poder disfrutar de él.

Siendo como soy el que más impuestos paga.

Hago bien en saber a dónde va a parar el dinero

de mis impuestos, ¿no crees?

¿Quiénes son esos?

Al joven no le conozco,

probablemente trabaje para Jim.

¿Jim, qué?

Jim Donovan.

El dueño de la casa de apuestas más grande del pueblo.

Si fuera por mí, ya le habrían expulsado del territorio.

La gente se lo está pasando bien.

(Continúa la música)

Usted es nuevo por aquí, ¿verdad?

Llevo solo un par de días, me llamo Tom Blackwell.

Yo me llamo Elizabeth Sutton. Tienes un nombre muy bonito.

Y además de eso, bailas muy bien. Gracias.

Eres de los que hacen amistad con facilidad.

No lo creas, soy un hombre bastante metódico.

Antes de empezar cualquier cosa me digo a mí mismo:

"En el peor de los casos, ¿valdría la pena?",

y si creo que sí, voy hasta el final.

Y es lo que estoy haciendo ahora.

¿Y cuál es el peor de los casos? Bueno, ahora no lo sé.

Pero sería un precio muy pequeño para bailar con la chica más guapa

que he visto desde que salí de Texas.

(Continúa la música)

¿Tan pronto? Son las reglas del juego.

Bill, te presento a Tom Blackwell, Bill Mayhew, trabaja para mi padre.

¿Cómo estás? Encantado.

¿Llevas mucho aquí? Un par de días, ¿y tú?

Un poco más. Él es de Texas, como tú.

¿Es verdad eso?

¿Por qué no haces honor a la famosa hospitalidad

de los Sutton trayéndonos ponche? Está bien,

pero no contéis demasiadas mentiras sobre Texas mientras habláis.

(Aplausos)

Será mejor que hablemos. Empieza.

(Música)

Has recuperado tu nombre, ¿eh?

A mí me gusta, me enorgullece.

Y estamos muy lejos de Texas.

Yo sigo con esto porque me trae suerte.

Tengo un buen trabajo, gano 1000 dólares al mes.

El señor Sutton me habló del hombre para el que trabajas.

Te estás labrando un magnífico porvenir,

pistolero a sueldo.

Por ese dinero hay que arriesgarse.

Será tu funeral.

Es un asunto que no te incumbe.

El pueblo es lo bastante grande para los dos,

y no pienso renunciar a ese dinero.

(Continúa la música)

¿Se puede saber de qué estabais hablando?

Tal y como había dicho, estábamos contándonos un montón de mentiras

sobre la vieja Texas.

(Continúa la música)

Se está mucho mejor aquí.

Hace una noche preciosa.

Preciosa de verdad.

Creo que es mejor que entremos.

Yo no me preocuparía demasiado por él.

Bill es una buena persona.

En mi opinión, solo es otro tejano engreído.

Yo en tu lugar no me mezclaría mucho con él.

(Continúa la música)

Todo está bien, Bill, es solo un chico.

(Continúa la música)

Whip, quiero que vayas a casa de Shad

y recojas unos caballos, son 18 cabezas.

¿Y donde los va a meter?

Ese es el problema.

Hubiera necesitado que Shad se los quedara al menos

otra semana, no puede.

Bien, estaremos aquí de vuelta pasado mañana.

Recoge las mantas y yo traeré la comida.

Así que tendremos los caballos aquí, ¿eh?

No puedo hacer otra cosa.

¿Y a esto le llama guardar un secreto?

Vamos, chico.

¿Qué secreto, de qué hablabais?

¿Alguna vez te ha mordido un armadillo?

No. Conocí a un tipo que le pasó eso.

Era un charlatán empedernido, nunca paraba de hacer preguntas,

perdió el dedo hasta aquí.

Fue el armadillo el que se lo arrancó.

(Música)

¡Hola! ¡Hola!

Te veo muy bien. ¿Esperabas que no lo estuviera?

Bueno, con tantos hombres queriendo bailar contigo,

sigo pensando que deberías tener cuidado con quién sales.

Creí que eso lo habíamos aclarado en el baile.

Me lo estoy tomando muy en serio.

¿A qué te refieres?

Me refiero a ti y a mí.

¿No crees que estás yendo demasiado deprisa, Bill?

Es posible, pero cuando está claro que algo vale la pena,

es lógico no querer perderlo.

Tenemos mucho tiempo.

(Música)

Menos parloteo y ponte en marcha.

(Música divertida)

(Música tensión)

Ya era hora de que vinieran a recoger los caballos.

-¿No le gustan los caballos?

-Sí, pero quedaron en llevárselos la semana pasada.

-¿Usted nunca está ocupado? -Me deben dos semanas

por cuidar de los caballos. -Sí, sí, no se preocupe.

(Música tensión)

¿Sabes? No soy un hombre curioso, pero no dejo de hacerme

la misma pregunta, ¿para qué quiere Sutton esos caballos?

¿Es que a un hombre no pueden gustarle los caballos?

Sí, pero no tanto. Ha comprado más en Denver.

Tal vez sea para poner una diligencia.

Una diligencia, ¿eh? De Cender City a Denver.

¿Pero como un negocio legal? Pues claro.

¿Y por qué tanto secreto?

Porque no queremos que Jim Donovan se entere.

Por Donovan. Ay, le va a crear muchos problemas,

yo se lo dije. Bueno, si queremos acampar esta noche

cerca del río, será mejor que nos vayamos.

(Continúa la música)

(Relincho)

(Música)

(Música tensión)

Vayamos a por ellos de una vez.

-Están cerca del rancho, lo haremos al amanecer.

(Continúa la música)

(Música tensión)

(Relincho)

(Continúa la música)

Los hombres de Donovan, estoy seguro. ¿Crees que se ha enterado?

Nos dispersan los caballos solo por diversión,

esto va a poner muy furioso a Sutton.

No si los recuperamos. ¿Sí? ¿Y cómo lo haremos,

dime, silbándoles? Rodeándolos.

Me parece que ya estoy muy viejo para estas cosas.

De eso, nada, acabo de verte disparar y correr

como un muchacho. Entretenlos. De acuerdo.

(Disparos)

(Disparos)

Quieto.

¿Le conoces? Sí, por supuesto,

es Pecos Larry, y créeme, no es lo que se dice

un tipo recomendable. ¿Para quién trabajas?

¡Contesta!

Me gusta jugar con los caballos.

(Golpe)

Arriba.

Vamos.

Vigílale.

Suelta el arma. Aquí solo hay uno.

Falta el otro, ¿dónde está?

Estoy aquí, no os mováis, tirad las armas.

Al suelo y boca abajo.

Menuda sorpresa me estoy llevando contigo.

Continúa así y acabaré aprendiendo mucho de ti.

Trae la cuerda y átales. ¡Claro!

¿Trabajáis para Jim Donovan?

¡Sí!

-Te dije que nos marcháramos, pero tú querías hacerte el héroe.

-¡Oh, cállate! -Big George se fue,

no quería ser un héroe como tú. -¿Quieres callarte?

-Le vamos a atar bien ataditos y los dejaremos aquí

hasta que volvamos, ¿eh?

Pon los pies juntos.

¿Nunca te he contado cómo aprendí a hacer nudos?

No.

¿Has navegado en un buque de vela? No.

Yo, sí.

No olvidaré lo que me pasó una vez en Australia.

Qué nudo no le haríamos al bolardo que al zarpar,

el muelle se vino detrás. (RÍE)

Lo que te he contado no es un cuento.

Es auténtico.

(RÍE)

Buenos días. Buenos días.

¿Puedo hacer algo por ustedes? Bueno, queremos que nos aclare

una duda que tenemos Big George y yo,

le encanta plantearme dudas y nunca tiene razón.

Bueno, si puedo hacerlo...

Big George y los chicos iban esta mañana

cabalgando por el valle y vieron una estampida de caballos.

Él dice que vio a Whipsaw y al tipo de trajo usted de Denver

con la manada. ¿Cuántos caballos viste?

18 cabezas.

El caso es que la única razón para llevar 18 cabezas

por el valle es montar una línea de diligencias.

Y como usted no la va a montar, yo dije que no podían ser suyos.

¿Quién tiene razón, él o yo?

(Música tensión)

(RÍE)

Bueno, he de reconocer que esta vez la razón está de tu parte.

Te has ganado una copa, Big.

Donovan provocó la estampida de los caballos.

¿Pero cómo ha podido enterarse?

Como se entera siempre de las cosas. ¡No, papá!

Es la única manera de hacerlo. A mí no me importa Donovan.

(Música, cascos)

(Relincho)

Vaya, menuda sorpresa. Menuda sorpresa.

(Música, relincho)

Señor Donovan.

(Continúa la música)

¿No se olvida de algo?

(Continúa la música)

Disfrute del regalito.

(Relincho)

(Música tensión)

¿Cómo ha ocurrido?

¿No sabe lo que es una estampida?

¿Pero como lo habéis recuperado? Aún no lo puedo entender.

Bill empezó a relinchar y los caballos volvieron corriendo

de todas partes. (RÍE)

Te estaré eternamente agradecido, Bill.

Gracias, señor Sutton.

Yo también te lo agradezco, Bill.

Yo sabía que Donovan tarde o temprano lo averiguaría,

pero ha sido mucho antes de lo que esperaba.

Tendremos problemas, grandes problemas.

¿Por qué no quiere Donovan una línea de diligencias?

Porque se gana dinero, y si hay dinero de por medio,

Donovan quiere controlarlo, pero es nuestro dinero.

Y es que hay mucho oro en las colinas.

Pero una diligencia es una propiedad legal,

el dueño tiene derecho a protegerla. Pues si quiere pelea, la va a tener.

¿Quiere hacerse cargo de la mitad de la pelea

por la mitad de los beneficios?

Acaba de conseguir un socio.

Nosotros soltamos los caballos y los dispersamos,

pero como siempre, Pecos tuvo que disparar.

Y en esta ocasión el pez era demasiado grande.

-Me cogieron por detrás. Los dos. -¿Los dos? No te sientas mal,

serían demasiado buenos para ti.

-Yo creía que era usted el que mandaba aquí.

¿Tienes alguna duda? Alguna.

No está actuando con demasiada inteligencia

queriendo anular a un tipo que puede ayudarle.

¿Que puede ayudarme? Sí, que puede ayudarle.

Quiere montar una línea de diligencia, ¿no?

Pues entonces, deje que la monte y luego se la quita,

sin tiros y sin pelear.

Eres un chico listo, Tom, bastante listo.

(RÍE) Y ahora, dime lo que has averiguado sobre Garrett.

Tiene 100 cabezas de ganado de tres años en buen estado.

Puesto que eres un chico listo, cómpralas, pero baratas.

¿A qué precio?

Bueno, yo le ofrecí 30 dólares por cabeza

hace tan solo un par de meses y se rió de mí.

Dijo que podría conseguir 5 veces más

si las llevaba personalmente a las minas.

Lo intentó, perdió animales, y estaría dispuesto

a escuchar mi proposición. Llévate a Big George y a Pecos Larry contigo.

Garrett tiene muy mal genio.

No necesito guardaespaldas.

Tú harás lo que yo te diga, no seas arrogante.

Los hombres que trabajan para mí cumplen mis órdenes.

Y no me hagas perder el tiempo con discusiones,

tres testigos son mejor que uno si hay problemas.

De acuerdo, los llevaré. Aunque no me van a servir de mucho.

¿Seguro que podrás conseguir las postas

con una semana de tiempo? Eso espero.

Está todo hablado, no tiene por qué fallar.

Hasta ahora lo has hecho mucho mejor que bien, Bill.

Espero que salga como hemos planeado.

Creo que su amigo está ganando puntos.

¿Mi amigo?

A ese tipo no le conozco de nada.

Es gracioso que un hombre mienta cuando no tiene por qué hacerlo.

Reconozco a un tejano en cuanto lo veo,

y creo que es mucha coincidencia que 2 de ellos

lleguen al mismo tiempo, especialmente si sus caballos

vienen marcados con el mismo hierro.

¿Qué pasó para que Tom y tú dejarais Texas tan deprisa?

¿Es que importa?

Bueno, no me gusta entrometerme,

pero no quisiera empezar una sociedad

sin saber quién es mi socio.

Tal vez te gustaría contármelo, puedes confiar en mí.

Es mi hermano.

Y tiene muy mal carácter.

Antes de llegar aquí tuve que sacarlo de la cárcel.

Sí, algo así era lo que yo me estaba figurando.

(Música)

(Ladridos)

Yo seré el que hable con él.

-Como quieras, gran hombre.

-Buenos días, señora. ¿Está su marido?

(Música tensión)

Hola, Garrett. Hoy hace frío, ¿eh?

-¿Qué queréis?

-Sé que tienes ganado para vender y vengo a hacer negocios.

-¿El ganado es para Jim Donovan? -Sí, así es.

-He jurado que mataría al primer hombre de Donovan

que pisara mis tierras, tenéis 10 segundos para largaros.

(Música tensión)

Oye, espera un momento. -¡He dicho fuera!

(Música tensión)

Vamos, Pecos.

-Yo no me dejo asustar tan fácilmente.

-¡Ah! -¡Jeff, Jeff, oh!

(Continúa la música)

Podía aconsejar mejor a su esposo.

-Váyase y déjenos en paz.

(SOLLOZA) -Vamos dentro, cariño.

(Música tensión)

Debería haberte matado.

(Continúa la música)

Vamos.

(Continúa la música)

Ese chico está loco.

-Le han dado unos puntos de nada en la cabeza

y no ha parado de gritar. -Me ha dolido.

-Te ha dolido, ja.

-¿Te han dado puntos en la cabeza alguna vez?

Quiero que os entreguéis al sheriff ahora mismo.

¿Que nos entreguemos al sheriff?

Y os entregaréis los tres, luego os sacaré bajo fianza.

Un momento, Jim.

Tenéis que tranquilizaros, Garrett disparó primero.

¿No es cierto? Así es.

Bueno, pues dejemos que el sheriff se entere

de que fue en defensa propia.

¿Cuánto tiempo estaremos en la cárcel?

Hasta que el sheriff hable con Garrett, un par de horas,

como mucho. ¿Sí?

¿Y si Garrett no cuenta la verdad?

Entonces estaría mintiendo.

Parece que aprendemos.

¿Te importaría decirme qué estás haciendo?

-Nada, es una pared endeble y está bien saberlo.

-¿Por qué? Donovan nos sacará pronto.

-Tal vez se compliquen las cosas.

-¡Cómo duele!

-Deja de quejarte, que no es para tanto.

(IRÓNICO)- Pero le he está doliendo.

-Vamos, le dolerá más si sigue quejándose.

Ya me has oído, cállate.

-Tom, te buscan. -¿Ha vuelto el sheriff?

-Aún no. Pero Tom tiene una visita, una señorita.

(Música)

He pensado que aquí hablaríais más cómodamente.

-Gracias, Ben.

(Continúa la música)

Me alegra mucho que vengas a verme.

Acabo de enterarme hace solo unos minutos.

¿Qué ha pasado? ¿Qué has oído?

Que le disparaste a Garrett.

Si le disparé fue porque él me disparó a mí primero.

No está malherido, tuve cuidado.

Pero estás en la cárcel. ¿Por qué?

Bueno, vine por propia voluntad, pueden...

Me gusta que te preocupes por mí, Elizabeth.

Sabía que nuestro pequeño encuentro en el baile

nos llevaría a algo más importante.

La única razón para estar aquí es que Bill no está en el pueblo

y no ha podido venir.

Me alegra saber que todos os preocupáis por mí.

Cualquier cosa que a ti te pase le preocupa a Bill.

¿Porque los dos somos de Texas?

No, porque sois hermanos.

¿Te lo ha dicho Bill?

No, mi padre lo supo y Bill no lo negó.

Tom, tienes que escucharme.

Por favor, dime que te alejarás de Donovan,

dime que lo harás. ¿Por qué tendría que hacerlo?

Porque te meterás en líos y eso traerá problemas a Bill.

¡Bill es Bill y yo soy yo!

¡Que no se meta en mi vida y yo no me meteré en la suya!

(RESOPLA)

Es que hay otras formas de ganar dinero.

Pero no tanto.

Entonces intenta ser un hombre y confórmate con menos.

¿Sabes? No sé si me estás hablando como una hermana,

como una cuñada

o como una mujer enamorada.

¡Basta!

Cuando Bill vuelva al pueblo, dile de mi parte

que no quiero que se cruce en mi camino.

¿Qué es lo que ha averiguado?

-Garrett ha admitido que él disparó primero.

-¿Sabes que nos ha dicho que intentó matarte?

-Pues tendrá que aprender a disparar.

El mejor recorrido, la primera parada detrás de Palmer,

una tal señora Dover.

Tiene dos hijos y un enorme granero.

40 al mes. Muy bien. ¿Y la comida?

Ella misma la proporcionará. Es una gran cocinera.

Cruzaremos el río en barcaza. No hay más remedio.

Hablé con el encargado. Se llama Wittenberg.

10 . (ASIENTE)

Nueva parada en Foxfield.

La noche en Mansion House. Estuvimos allí. ¿La recuerda?

(ASIENTE) La recuerdo. Saliendo a las 7:00 de la mañana,

llegamos a Denver a la 1:00 del mediodía.

Tengo que decir que has hecho un buen trabajo,

un magnífico trabajo. Gracias. ¿Tenemos la diligencia?

Sí, en el granero de Bill Norton, a un par de millas de aquí.

Mañana llevaremos los caballos a las postas de los relevos

y el viernes, de amanecida, saldremos para Denver.

Cuanto antes, mejor.

Creo que voy a comer algo.

Eh, por cierto, me he guardado lo mejor para el final.

¿Y qué es?

He hablado con el comisario del territorio.

Le solicité llevar el correo.

Bill, el Gobierno nos ha concedido el contrato.

Es genial.

¡Es fantástico! Hasta ahora.

Bill, ese caballo tuyo está derrengado.

Nunca había visto nada igual.

Le he traído al galope.

Eso es que tenía prisa. Será por...

¡Elizabeth!

¡Eh! Mira tú por dónde.

(Música suave)

¡Oh! Creía que era mi padre.

Buenas noches, Elizabeth. Bienvenido. ¿Qué tal el viaje?

Bien. Ha ido muy bien.

Empezaremos a dar servicio el viernes.

Bill, es maravilloso.

Tómate un baño mientras yo preparo algo de comer.

Eso puede esperar.

Te he traído algo de Denver y está aquí.

¡Oh! ¡Seda roja!

¡Oh, Bill, me haré un vestido precioso!

Esa era la idea. ¿Por qué?

Oh, por muchas razones.

La primera, porque es muy bonita y en ti lo será más,

y la segunda razón... Bueno, solo espero que te guste.

Oh, gracias.

Es... preciosa.

¿Qué te ocurre? ¿No te gusta?

Bill, tu hermano disparó a un hombre.

¿A quién? A un ranchero llamado Ed Garrett.

Discutieron por la compra de ganado.

¿Le mató? No.

¿Dónde está? ¿En la cárcel?

Ya no. Donovan le sacó de allí.

Vamos, te prepararé la comida.

(Música animada)

Whisky.

¿Qué estás pensando?

Has disparado a un hombre.

En defensa propia.

Ya.

Fue defensa propia. En tu caso, eso da igual.

El siguiente te será más fácil.

Tú lo sabes bien, ¿no?

Por eso estoy aquí.

Tan solo eras un crío,

pero veo que lo recuerdas tan bien como yo.

Lo que tú no recuerdas es lo que se siente

al matar a un hombre, sea defensa propia o no.

Estuviste un largo año en la cárcel y tuviste tiempo para pensar,

así que no me sermonees más y dejemos este asunto.

Está bien.

Si te propongo un trato, ¿lo escucharás?

Bueno, es dinero, ¿por qué no?

Y, además, ya sabes, la sangre es más espesa que el agua.

Voy a medias en el negocio de Sutton.

Si trabajaras con nosotros, te daría la mitad de mi parte.

¿Y crees que eso me haría cambiar?

Pero ¿lo harías? ¡Claro!

Tú no me ofreces trabajo porque me necesites,

sino por hacerme un favor, como siempre haces.

¿Nunca te cansas de jugar al hermano noble?

¡Pues a mí no me gusta la gente noble, especialmente tú!

¡Así que vive tu vida y yo viviré la mía!

(GRITA) ¡Y ahora lárgate!

(Continúa la música)

¿Por qué no miras por dónde vas?

-Hay que llevarle a un médico.

(Barullo)

¿Por qué no has usado tu revólver contra él?

Es asunto mío.

(Banda de música)

(Gritos, risas)

(Bullicio)

¿Tanto ambiente es porque hoy es fiesta

o es porque nuestra línea empieza a funcionar?

(RÍE)

-¡Eh!

¿Pueden venir un momento?

¿Usted es Sutton? Así es.

¿Y usted Mayhew? Sí, señor.

Tengo 20 000 en polvo de oro

y quiero enviarlos a Denver con su diligencia.

¿Es suyo? Mío y de otros.

Por eso es más sano que lo lleven ustedes en su diligencia

que nosotros a través de las montañas.

Lo llevaremos, cuente con ello.

Tendrán que asumir toda la responsabilidad.

Asumimos la responsabilidad de lo que llevamos.

Pero tráigalo enseguida porque salimos ya.

Pues lo tengo aquí mismo, en este saco.

Pase... Pase dentro y lo descargaremos.

(SILBA Y ARREA AL CABALLO)

¿Sabes lo que significa asumir la responsabilidad de ese oro?

Tener una línea de diligencia conlleva esa responsabilidad.

Si perdemos el oro, nos costará lo que tenemos.

Si lo perdemos.

Muy bien.

McGovern les ha entregado el oro. Lo están descargando.

Llama a Tom.

Ya sabéis lo que tenéis que hacer. Sí.

Los atracaremos en el viaje y los arruinaremos.

Serán la burla de todo el territorio. Sí.

Necesitamos ayuda, no podemos hacerlo solos.

No será de esa clase de atraco.

Tom, te llama el jefe.

-¡Mm!

(Barullo)

No irá a mandarme a hacer una tontería

como la del día de Garrett. ¿Te molesta ir a comprar ganado?

Por supuesto que no,

pero quiero hacer algo importante para ganar más dinero.

Estás nervioso últimamente.

Anda, enciéndete un cigarro y tranquilízate.

He querido saber más de ti antes de un encargo importante

y sé por qué no hiciste nada cuando Bill disparó a a Pecos.

Porque Bill es tu hermano.

Es bastante curioso de lo que uno se entera.

Y ahora permíteme que te haga una proposición.

Van a llevar mucho polvo de oro en esa diligencia y yo lo quiero.

Tú lo conseguirás para mí.

Bueno, creo que estaré encantado de ayudarle.

Si quiere, puedo decirle a Bill que me lo entregue en mano

o, si lo prefiere, cogerlo por mi cuenta.

Vas a escribirle una nota diciéndole que venga a verme.

Y si quiere verte con vida, vendrá a hablar conmigo.

¿Por qué piensa que le importará lo que me pase?

Porque conozco la naturaleza humana.

Escribe la nota.

(Música animada)

"Bill: he metido la pata hasta el fondo.

Jim Donovan dice que si no hablas con él,

vas a quedarte sin hermano.

Estoy metido en un lío del que no puedo salir sin ayuda

y no tengas una idea brillante, solo haz lo que Donovan dice. Tom".

Elizabeth.

Lee esto.

¿Cuándo la has recibido?

Hace un momento. Un chico me la entregó.

Bill, esto parece serio.

Tom quiere que lo parezca. Si no, sabe que no iría.

¿Alguna vez tu hermano te ha pedido ayuda?

¿Alguna vez ha sido tan persuasivo como en esta carta?

No.

Entonces debe haber una razón para ello.

No creo que sea de los que se asustan fácilmente.

¿Me aconsejas que vaya?

(Música animada)

Quiero ver a Donovan.

Muy bien.

-Sabía que no me fallarías, Bill.

(Música suspense)

¿Qué quiere?

Quiero el oro que McGovern va a enviar a Denver.

Ni pensarlo.

¿Sabe?

En el poco tiempo que lleva conmigo,

su hermanito se ha convertido en una pieza importante para mí.

¡Ja! Le he tomado afecto

y me dolería mucho si algo le pasara al muchacho.

(Música tensión)

¿Qué hará si le doy el oro?

Tendrían 24 horas para salir de este territorio.

¿Tú qué dices?

¿No tienes nada que decir? ¿Para qué?

Yo no tengo sangre noble. Ni una gota.

Así son las cosas, Bill.

¿Cómo sé que cumplirá su palabra?

No lo sabes.

(RÍE) Pero lo haré.

No tendré ningún problema contigo porque ahora estás metido en esto

y te culparían por la desaparición del oro.

Muy bien, tendrá el oro.

Pero no será fácil.

Sutton irá en la diligencia.

Va a ser muy fácil.

Prácticamente sin dolor.

Solo tienes que seguir mis órdenes.

¡Ah! Ya estás aquí.

¿Tom está bien? (SUSPIRA)

Tiene problemas, pero ya estoy acostumbrado.

¿Qué le pasa? Perdió en el juego

y Donovan le ha hecho firmar unos pagarés.

Y yo tendré que pagarlos. Oh, Bill...

Tanto oro en la diligencia me pone nervioso,

pongámonos en marcha.

Será el comienzo de algo importante, papá, estoy orgullosa de ti.

Bueno, he tenido ayuda.

Ahora me toca a mí.

Adiós, Bill. Buena suerte.

Gracias.

(Banda de música)

(SUSPIRA)

¡Jia! ¡Ja! (SILBA)

(Barullo, banda de música)

(Vítores)

Es un gran día para Central City, sheriff.

Sutton y Mayhew tienen todo mi respeto.

Tienen el coraje y la visión necesarias

para abrirnos al mundo. Tal vez sea el momento de crecer.

Lo cierto es que se merecen nuestro aplauso.

(Música animada)

Yo me quedo aquí. Vosotros continuad.

No habrá problemas, Bill Mayhew os está esperando.

-Bien. -Nos veremos luego.

-¡Jia! ¡Jia!

(Continúa la música)

Ya estamos llegando.

¿Alguien tiene hambre?

Estamos todos hambrientos. Bien, estamos llegando.

(Continúa la música)

¡Hou!

Hola, señora Dover. Llegan justo a tiempo.

Es nuestro lema, llegar a tiempo.

¿Les dejamos entrar? Por supuesto.

Este es el señor Sutton, señora Dover.

Hola.

Un placer, señora. ¿La comida está lista?

Por supuesto, caballero.

Vaya a comer mientras me ocupo de los caballos.

Bien.

¿Tiene espacio para enviar una caja a Denver?

Puede que sí. ¿Dónde está? Ahí.

Justin, ¿no? Sí.

Donovan me lo dijo.

Tráiganla aquí.

(Música suspense)

Por cierto, Donovan me dijo que si juega sucio

podría encontrar a su hermano muerto en un callejón,

así que cumpla el trato.

¿Volvéis hacia allí? Sí. En cuanto recoja a Pete.

Ponga la otra caja allí abajo.

(Continúa la música)

¿Podrías prestarme un caballo? Sí.

Ensíllamelo, ¿quieres?

(Continúa la música)

Mírelo.

Ah, muy bien. Ve a comer ahora, hay que seguir con el horario.

Yo voy a quedarme aquí.

Usted conoce el camino, no tendrá problemas.

¿Qué es lo que le pasa?

Somos socios, confíe en mí.

Estarán esperándole en Big Pine Creek.

Son amigos.

(Música acción)

Solo tienes que seguir mis órdenes.

¿Piensa que nos ha traicionado, jefe? Ya sabéis lo que tenéis que hacer.

¿Qué es esto?

Vengo a ver cómo cumple su parte del trato.

¿Se llevaron la caja?

Tal como lo planeó.

Venga, vamos. No hasta que llegue mi caja.

(Trote de caballos)

Ya vienen.

(Música suspense)

¿Quieres decir que al final les has entregado el oro?

Sí.

El precio por tu vida.

Eres idiota.

¿Te creíste que iban a matarme?

Eso fue lo que él me dijo.

(Música suspense)

¿Dónde está la llave?

Podéis iros, mañana se os pagará.

Ábrela.

(Música tensión)

¿Qué es esto?

No se muevan.

Le tengo por un hombre inteligente, señor Donovan.

Pero no sabía si le mataría.

Así que el oro está en la diligencia y él sigue vivo.

Y usted recibe piedras.

(Música tensión)

Prueba con la otra.

(Música emotiva)

Tú tenías razón, no puedo.

Venga, tenemos trabajo que hacer.

Con cuidado.

(Música animada)

(ARREA AL CABALLO)

Ese chico conduce como un auténtico loco.

(ARREA AL CABALLO)

(ARREA AL CABALLO)

(RÍE)

(Continúa la música)

(Música créditos)

Mañanas de cine - La ruta de Denver

24 feb 2021

Los hermanos Mayhew son dos vaqueros de caracteres incompatibles. Bill, el mayor, cansado de solucionar los problemas de Sam, su impulsivo y pendenciero hermano, decide que ha llegado el momento de cabalgar por separado.

Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2021.

ver más sobre "Mañanas de cine - La ruta de Denver " ver menos sobre "Mañanas de cine - La ruta de Denver "
Programas completos (87)
Clips

Los últimos 242 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos