www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5790021
Para todos los públicos Mañanas de cine - Heller - ver ahora
Transcripción completa

(Música suspense)

Escóndete, rápido.

-Ten cuidado.

-Ya lo he tenido demasiado tiempo.

-Han vuelto.

-Esta vez déjanos luchar.

Dos Águilas, escúchame.

¡Déjanos defendernos con los rifles!

-No.

Dejad que vengan.

(Música tensión)

¡Eh, Purcell, mira lo que he encontrado!

-¡Suéltala! -¡Aparta, indio!

(Música)

Lleva con esos informes toda la tarde.

Así hago feliz a la gente de Washington.

Debe de escribir usted muy bien.

No me haría falta escribir ninguno si todos tuviesen calma.

Pero nunca le veo relajarse, Jim, nunca se divierte.

Te acuestas demasiado pronto para saber si me acuesto.

Si se divertirse, no sabría a qué hora me acuesto.

¿Sí? ¿Puedo ayudarle?

¿El sheriff?

Ah...

Está detrás de esa puerta.

(SORPRENDIDO) ¡Willie!

¿Qué te ha pasado?

Purcell y sus hombres.

Han vuelto otra vez. Intenté hacerles frente...

Deberías ir a ver al doctor. Nada de doctores, señor.

Necesito ayuda. La suya. Lucharemos juntos.

Willie, no tengo autoridad en la reserva.

Usted es la ley.

Purcell y sus hombres están contra la ley.

Así que están contra usted.

Soy la ley aquí en Cimarrón, en toda la franja,

pero en la reserva soy un nombre llamado Crown.

Entonces sea un hombre.

Venga. Ayúdeme.

Conseguiré que hables con el comandante Covington.

No. El ejército no.

La caballería expulsará a Purcell si está maltratando a los indios.

El comandante Covington

estará encantado de escuchar lo que quieras decir.

Somos una raza inferior por culpa del ejército.

Nos odian y no nos ayudarán. Solo usted puede hacerlo.

Willie, intenta entenderlo. No tengo jurisdicción en la reserva.

La jurisdicción es como una línea.

Yo estoy a un lado de ella y Purcell está al otro lado.

No puedo cruzarla.

Si Purcell incumpliese la ley en mi lado, podría hacer algo al respecto.

Usted dice palabras, sheriff.

¿Salen de la cabeza o del corazón?

¿Sabes dónde está el escondite de Purcell?

Le señalaré el camino.

Está bien. Ve a buscar al doctor para que te atienda.

Después te acompañaré al poblado. ¿Eso es todo?

Hablaré con Purcell. Es lo único que puedo prometer.

Ya es un inicio.

(Música tranquila)

(Música tensión)

¡Sheriff! ¡Purcell!

¡Sheriff Crown!

¡Purcell!

Vaya, mira quién ha salido de la reserva.

-¿Quién lo diría? Tienes mal aspecto, indio.

Deberías quedarte en tu tienda lamiéndote las heridas.

-Los animales sois vosotros. -Esa no es forma de hablar. Retíralo.

-Sí. Tal vez debimos arrancarle la lengua cuando tuvimos oportunidad.

-La próxima vez que vengáis al poblado

os arrancaremos el corazón. -Es mejor que sigas caminando.

Intentará olvidar que has dicho eso.

-¡Purcell!

(ESCUPE)

(Disparo)

(Música tensión, gritos)

Willie...

¿Quién ha sido?

Purcell...

Sheriff...

Usted es la ley. Tiene que poder hacer algo.

No sigas hablando, Willie.

(Música cabecera)

CIMARRÓN

¡Jim!

Oh... ¿Dónde estará el sheriff?

Dejad que os ayude con eso. Sí.

¿Qué hay de comer, Dulcey? Estoy hambriento.

Estofado. ¿Habéis visto a Jim? No. Pensé que estaría aquí.

Le he traído un informe del sheriff desde Fort Shell.

No. Ha ido a la reserva.

¿Conocéis a un hombre llamado Purcell?

¿Logan Purcell?

Y tanto. Un tipo de armas tomar.

Sí, como esa banda de rufianes con las que anda.

Gente muy desagradable.

¿Forajidos? Algo como la banda de Quantrill.

Pero menos numerosa y más cruel.

Durante años han atacado todos los poblados indios aislados

de la reserva robándoles la comida y las pieles.

Y ahora la sangre. ¿Cómo?

Willie Snake.

Purcell lo ha matado.

¿Willie ha muerto?

Era un tipo fuerte de verdad.

El sheriff tuvo que encerrarlo en una celda

para evitar que se enfrentase

a aquellos indios borrachos que provocaban a los vaqueros.

Tengo la impresión de que él solo les habría dado una lección.

¿Jim ha ido a buscar a Purcell?

No lo sé.

Dijo que iba a devolver a Willie Snake a su gente.

(Música triste)

¿Dónde está el jefe?

¿Quién habla en nombre del pueblo? No hay ningún jefe.

Yo soy el más anciano. Me llamo Dos Águilas.

¿Willie Snake?

Sí...

Busco al hombre que mató a Willie Snake.

Se llama Purcell.

¿Qué quiere de nosotros?

¿De qué dirección vienen Purcell y sus hombres?

¡Conteste! ¿Desde dónde?

(Música acción)

Creo que Purcell podría habernos llevado también al pueblo.

-Pues díselo tú.

-Sí, lo haré. -Ya.

-Ya era hora. ¿Quién va a darme el relato?

-Ya voy yo.

-No se mueve ni una brizna de hierba.

Casi me muero del sueño.

Aunque hace frío.

(Caballo)

Eh, Purcell...

-¿Has oído algo? -No estoy seguro.

-Estás imaginando cosas.

-Se acercan caballos. -¿Son dos?

Serán ellos. -Ya era hora.

-Es mejor asegurarse.

-Sí, son ellos.

¿Cómo os ha ido?

¿Y bien? ¿No habéis cambiado los caballos?

-Llegarán dentro de tres días.

-Purcell, me vendría bien algo de dinero.

Hace un mes que no bajo al pueblo. -Y vas a tardar en hacerlo.

Nos alejaremos de Cimarrón por un tiempo.

-¿Algún problema? -En el pueblo había un indio.

Ese al que le pateé la cara. -¿Qué pasa con él?

-Lo hemos matado. -¿Por qué?

¿Solo porque era un indio? -¿Conoces alguna razón mejor?

-No os habrá visto nadie...

-Es probable.

-Tranquilos. Habíamos salido del pueblo

antes de que el indio cayese al suelo.

-¿Cómo sabéis que el sheriff no os ha seguido?

-No nos ha seguido.

-Además, Crown no puede hacer nada a este lado del río.

-No vamos a pasar aquí la noche, ¿verdad?

-Ya he cabalgado suficiente por un día.

No te muevas, Purcell.

Ni tu ni los demás.

(Música tensión)

Ha salido de su territorio, ¿no es así, Crown?

Igual que tú esta tarde.

Muy bien.

Echad al suelo vuestras armas. Muy lentamente.

¡Quieto ahí!

(Disparos)

Sherman...,

sigue disparando. Vamos a intentar rodearle.

Vamos.

(Grillos)

(Pasos)

(Ruido)

(Disparos)

(Música tensión)

¿Ab?

¡Crown está herido! ¡Está huyendo!

¡Jia!

(Caballo)

¡Es él! ¡Se está escapando!

(Música acción)

(Música)

(JADEA DOLORIDO)

Ah...

(Música tensión)

(Música suave)

Parece que lo ha conseguido.

No estoy tan seguro de ello.

¿Te importaría decirme dónde estoy?

Pues aquí.

Es una gran ayuda.

Es donde está.

¿Cómo he llegado?

¿Quién me trajo aquí? Yo.

¿Tú?

Creo que no debería quedarme.

¿Ya está contento?

No tengo más remedio.

Tome, beba esto.

Gracias.

¿Acoges habitualmente a desconocidos?

No.

Me llamo Jim Crown.

No te gusta hablar demasiado, ¿verdad?

¿Cómo te llamas?

Heller.

¿Heller?

Heller.

(Música suave)

Gracias, Heller.

No hay de qué.

(Música tensión)

¿Está aquí el sheriff Crown? -Yo no le veo.

El sheriff no está aquí.

-Hemos revisado todas las tiendas y nada, ni rastro de él.

-O ha muerto o ha huido.

-¿Y si no ha muerto y no ha podido huir?

Si viene aquí será mejor que lo sepamos

o prenderemos fuego al pueblo.

-¿Qué vamos a hacer ahora?

-Volver a la cabaña. Necesitamos otros caballos. Vamos.

(Música suspense)

(Música suave)

¿Qué intentaba? ¿No se necesita cerebro para ser sheriff?

Llevo aquí mucho tiempo. Pues no va a ir a ninguna parte.

Ahora ya lo sé.

Debería volver a la cama.

Tiene gracia.

No te comportas como una chica.

Pero lo soy. Sí, supongo.

La mayoría de las chicas tienen curiosidad por saber cosas.

Tú no me has preguntado qué me ocurrió.

No es la primera vez que veo heridas de bala.

Tal vez no quieras preguntar porque ya tengas una idea de lo que pasó.

(SUSPIRA)

Tal vez solo haya pensado que no es asunto mío.

Me disparó un forajido. Se apellida Purcell.

Hay poca gente en la reserva

dispuesta a atender a un agente herido.

Haría lo mismo por una liebre herida.

Y cuando se recuperase harías un buen estofado con ella, ¿eh?

Hay que comer.

Creo que ya está listo para volver a la cama.

(Caballos)

Parece que tenemos compañía. Tengo que esconderle.

¿Dónde está mi revólver? No hay tiempo.

Es Purcell, ¿verdad?

¿Qué estás haciendo?

¿Cocinar un estofado de libre para él?

Escondiéndole. ¿Por qué?

¿Quiere que le ayude o no?

Métase debajo de la paja.

Tal vez más tarde encuentre un escondite mejor.

(EMOCIONADO) -¡Uh!

¡Qué bien huele!

-Anoche maté a un ciervo.

-Pocas chicas pueden matar a un ciervo y luego cocinarlo.

-Deja que siga cocinando. Siéntate.

(MOLESTA) -¡Uh! -Sírveme un trago.

-¿Os vais a quedar mucho? -¿Por qué?

-¿Queréis que os sirva la comida o no?

-Sí. Habrá tiempo suficiente para eso. Las botas.

Hacía tiempo que no me las quitaba.

-Podrías darme las gracias.

-Gracias.

-¡Déjala estar!

-No pasa nada.

-¡Oh!

Si sigues bebiendo así

morirás antes de poder afeitarte por primera vez.

-Las mujeres merecen la pena, chaval.

-Si queréis recuperar vuestros caballos,

vais a tener que echarme una mano. -¿Qué ha pasado?

-El barandal se ha caído. Un par de ellos ya se han soltado.

-¿A qué estáis esperando? ¡Moveos!

-¿Por qué siempre hacemos nosotros todo el trabajo?

-No han ido muy lejos. Están al otro lado de las vallas.

Los traeremos enseguida.

-No te molestes en poner un servicio para Ab.

-¿Qué le ha pasado?

-Ha muerto.

Una bala del sheriff lo mató.

Pero se la devolveré a Crown.

Está ahí fuera, en alguna parte, malherido.

Cuando consiga encontrarle otra vez, Ab va a tener compañía.

¿Estabas enamorada de él?

Jovencita...

Te pasas sola todo el día.

Es normal que sientas algo por un hombre.

Tal vez por Haw. Él sí que siente algo por ti.

-Es solo un niño. -Tiene edad suficiente.

Aléjate de él y de los demás.

Eres mía.

(ENFADADO) ¡Estoy hablando contigo!

-Ya te oigo.

(Música suspense)

Escucha, te he traído un regalo. Está en la alforja.

(GRITA) ¡Cógelo!

(Música suave)

(SUSURRA) Sheriff, va todo bien.

Se marcharán pronto.

(Música tensión)

¿Ocurre algo?

¡Eh!

Esto parece sangre.

-Iba a dar comer a los caballos.

-Sí que es sangre.

-Os he dicho antes que maté a un ciervo.

-Ah, ¿sí? Ya... Seguro...

-¿Qué está pasando? -Echa un vistazo a esto.

-No distingue la sangre de ciervo cuando la ve.

-Está actuando de forma extraña.

-Parece que no puedes mantenerte alejado de ella.

-No estaba intentando nada.

Solo quería comprobar qué hacía.

-Si hay algo que comprobar, lo haré yo. Ve a comer algo.

Nos iremos en una hora.

(Música suspense)

Pensará que soy muy tonta para guardar un arma aquí.

Aún no tengo claro qué pensar de ti.

Si se sube a un caballo,

seguirán el rastro de su sangre hasta Cimarrón.

¿Dónde han ido?

A comprar unos caballos.

¿A dónde?

Creo que hacia el norte.

¿Cuándo van a volver?

No lo sé. Tan pronto como acaben.

Parece que te llevas bien con ellos.

Llevo algún tiempo con ellos.

Les resulto útil.

¿Te gusta que te utilicen?

¿Qué quiere decir?

Limpias para ellos, cocinas, atiendes los establos...

¿Qué más haces por ellos?

Hago lo que tengo que hacer. ¿Por qué?

Porque les debo algo. ¿Qué les debes?

Les debo quien soy.

Eres la esclava india de Purcell. Eso es lo que eres.

(ENFADADA) ¡No soy ninguna india!

Te robó de una tienda,

al igual que roba todo lo demás.

No. Él no me robó. Él me rescató.

Hubo una época en la que no estuve con los indios.

Pero no la recuerdo.

Solo sé que fue hace mucho.

Purcell me daba cosas.

Purcell incluso me dio mi nombre, ¿sabe?

Cuando me encontró ni siquiera tenía nombre.

Verá, yo era demasiado joven y no me acordaba y él dijo:

"Eh, fijaos en esa niña, ni siquiera sabe cómo se llama".

Y me llamó así: Heller..

Heller...

Ven a Cimarrón conmigo.

Jamás encajaría allí.

La gente no quiere saber nada de quienes han estado con los indios.

¿Purcell te ha dicho eso?

Todos me han dicho eso.

Igual que usted.

Cuando Purcell vuelva va a matarte...

por lo que has hecho por mí.

¿Se lo va a decir? No. No me hará falta.

Si continúo aquí por mucho tiempo, lo averiguará él mismo.

Ya lo veremos. Se va a quedar aquí.

No veo que haya barrotes. Pero los hay.

(Música tensión)

(Música suave)

Posiblemente el último.

Gracias.

¿No debería Jim haber vuelto?

Es un día de ida y otro de vuelta.

Y no podía ir muy rápido llevando a Willie.

¿Los guardo?

Sí, por favor. Y un par en la cocina.

Si no te importa que lo diga,

no corresponde a un agente de la ley cortar y cargar leña.

No te quejes. Es una ocupación muy digna en comparación con esto.

Lo sé, lo sé. Solo estoy esperando recibir ayuda.

¿Ha vuelto Jim?

¿Qué es esto? Coles. Quiero decir... Estofado.

Pues sabe a mil demonios. Es lo único que tenemos.

Escuchad, voy a reformular mi pregunta.

Han pasado dos días desde que Jim se fue a la reserva.

He estado trabajando todo el día. ¿Alguien ha oído algo?

No.

Tal vez vaya a buscarle a primera hora de la mañana.

No. Ese es mi trabajo. Tú quédate aquí cuidando de todo.

Me iré al amanecer.

(Música acción)

(Música suave)

(ALIVIADO) Oh, eres tú...

Harías bien en no aparecer así de repente.

Es malo para el corazón.

¿Qué tal la pierna? Cada vez más fuerte.

Gracias a ti.

No se ha recuperado del todo.

No, pero ya has hecho suficiente.

Oh, no me importa. Pero a mí sí.

Oh, voy a lavárselo. No.

He dicho que ya has hecho suficiente.

Heller...

Voy a necesitarlo, así que quiero que me devuelvas el revólver.

¿Por qué?

Voy a volver a Cimarrón esta noche. No puede volver con la pierna así.

Sí, sí que puedo.

Oh, oh..

¿Se encuentra bien?

¿Lo ve? No tiene fuerza.

No la tiene.

Heller...

Voy a volver a Cimarrón. No.

Vamos. ¡No!

Me iré ahora mismo.

(Música triste)

Despacio, te has saltado esta parte.

Si froto más fuerte atravesaré la ventana.

Intenta por tu lado.

¡Ha vuelto!

¿Has visto a Jim? ¿Has averiguado algo?

No he encontrado ni una sola pista ni nadie ha oído nada de él.

¡En toda la reserva! Nada.

Pero hace ya cinco días que se fue. ¿Crees que no sé eso?

Pero os lo digo. Simplemente ha desaparecido.

¿Ha encontrado algo? Sí.

Flatulencias de búfalos y polvo. Ruta de Willow Spring entera. Nada.

River Creek. Union Creek. MacGregor, tal vez...

Dark Falls y Sioux Falls... ¡MacGregor, escucha!

Si no ha ido a buscar a Purcell no hay de qué preocuparse.

¿De qué estás hablando?

Tal vez solo llevó a ese muchacho indio a su poblado,

como dijo que haría. Dulcey...

Está bien. Estoy equivocada. Será otra cosa.

¿Y si ha ido a buscar al ejército? He hablado con el ejército.

He hablado con los indios. He hablado con el jefe Dos Águilas.

¡Bueno, tal vez haya otra razón! ¡Ha ido a por Purcell!

¡Eso no puedes saberlo!

¡Sí puedo saberlo, porque conozco a Jim!

Vamos...

Acéptalo. Lo han cogido.

No. No lo creo.

Sería muy grave retener a Jim.

Tendrían que marcharse de aquí.

Especialmente Purcell. No se atreverían.

¿Dónde está? He explorado la reserva.

Tú solo.

Escucha, si crees que la gente del pueblo,

la asustadiza gente del pueblo, va a ayudarnos, olvídalo.

Ninguno de ellos distingue el extremo de un rifle del otro.

Pues iré a buscar a Miller. ¿Ese ganadero? ¡Bah!

Sí, yo me llevaré a Miller y a Dalton.

Tú habla con Crawl y Grahamtom.

En media hora será de noche,

así que nos veremos aquí al amanecer con todos los hombres que nos den.

No te darán ni una pizca de sudor.

Bueno. Vamos a comprobarlo.

Encontradle antes de que lo haga Purcell, por favor.

Ya le has oído. Eso está hecho.

(Música tensión)

(Música suave)

Está bien, Heller, dame mi cartuchera.

Tengo que ir a buscar ayuda.

No quiero que se vaya.

No lo pongas difícil.

Le salvé la vida. Le he ayudado. Me pertenece a mí.

Nadie pertenece a nadie. No en ese sentido.

Dame mi cartuchera, por favor.

(Caballos)

Vienen otra vez.

(Música tensión)

Ese sheriff al que estáis buscando ha estado aquí.

-¿Está solo?

-Se ha ido por aquella colina.

(Música tensión)

¿Y bien? ¿A qué está esperando?

Ven conmigo. No.

-No lo veo, pero no puede andar lejos de aquí.

-¡Mi caballo! ¡Se ha roto una pata!

-Pues da la vuelta y cámbialo por otro.

-Está bien.

(Música tensión)

(Disparo)

Vamos... No puedo.

No tienes elección. Sabrán que les has mentido.

(Música acción)

¡Es Crown! ¡Estaba en la cabaña!

-¡Rápido, sube!

(Música acción)

(Disparos)

Es imposible que podamos alcanzarles. -Solo han podido ir a un lugar.

Ve a buscarla.

(Música tensión)

(Música animada)

La habitación de un hombre ha dejado de ser un castillo.

Especialmente si la patrona tiene la llave.

Sí...

Voy a tener que hacer algo al respecto.

Solo intentaba dejarle dormir,

pero veo que no ha agradecido usted mi detalle.

Su desayuno. Gracias, Dulcey.

Aunque nunca había bebido el café de la bandeja.

Jim, no sabe lo preocupados que estábamos.

¡Nos volvimos locos preguntándonos qué había pasado!

Y estuvo muy cerca de que lo matasen.

Y aquí está. En pie en lugar de dormir y...

Dulcey...

Nunca te había visto emocionarte tanto por un par de huevos fritos.

Bueno, lo siento... Pero estábamos preocupados.

Y yo os lo agradezco.

¿Heller está despierta?

Se está vistiendo.

Me he ofrecido a prestarle ropa, pero lo ha rechazado.

Es una chica con ideas propias. Ya lo he visto.

Por su aspecto resulta difícil saber que es una chica.

No si la miras de cerca.

Imagino que usted...

debe estarle agradecido.

Bueno...

Sí, se podría decir eso.

Bueno, salta a la vista que... que ella le ha cogido cariño.

Verá, lo que quiero decir es que...

Bueno. Es comprensible. Por supuesto, el hecho de que usted

y ella hayan entablado una buena amistad...

Dulcey... ¿Sí?

Si quieres saber algo sobre Heller y yo,

¿por qué no lo preguntas directamente?

Coma los huevos antes de que se enfríen.

No tengo tiempo. MacGregor y Francis me están esperando.

Vamos a volver a la reserva. ¡Pero si acaba de volver!

¡Necesita tiempo para descansar, para recuperarse!

Y eso voy a hacer...

tan pronto como zanje algunos asuntos sin resolver.

¿Qué pasa con Heller?

Me gustaría que se quedase aquí

hasta que se aclare un poco

y decida qué quiere hacer a partir de ahora.

¿Te parece bien eso?

Por supuesto, Jim.

Me parece que hay algo especialmente femenino

revoloteando en esa cabeza tuya.

No. Solo las tonterías femeninas habituales.

Ya...

Seguro que es eso.

Sí. Qué muchacha tan extraña. Profunda. Salvaje.

Sí. Esto va a ser un reportaje estupendo, Mac.

Jim va a estar muy ocupado con ella.

Criada por los indios. Esclavizada por unos forajidos.

Y él todavía no lo sospecha, te lo garantizo.

Arriesgó su propia vida por acogerle y consiguió curarle.

Pero salta a la vista...

Los ojos le brillan cada vez que lo tiene delante.

Después el descubrimiento. La fuga. La huida dramática.

La chica se ha enamorado de él. Eso significa problemas.

¡Es el final perfecto, Mac!

A veces creo que no sabes de lo que estás hablando.

¿Un final feliz?

Francis, eres un necio.

¿Os estabais preparando o solo mirabais las musarañas?

Estábamos esperando, Jim. Debería pensarlo otra vez, Jim.

Le vendría bien algo de descanso. No creo que haya tiempo.

Purcell podría haber huido ya en dirección a Wichita.

Buenos días, Heller.

Vamos, entra.

¿Qué tal has dormido?

Bien.

Podría acostumbrarme a esa cama.

Tal vez podríamos hablar un rato, Heller.

Verás, soy un periodista independiente

y estoy seguro de que tu historia

interesaría a mucha gente en el este.

Francis...

¡Tendría mucho éxito, Jim!

Alguien capturado por los indios. (ENFADADO) ¡No!

¿De qué me sirve vivir tantas aventuras

si no puedo escribir sobre ellas? (RÍE) Tengo una idea mejor, Francis.

La desdichada vida de un incompetente periodista

que vive en el Oeste. Esperaremos fuera.

No le hagas caso a Francis.

Está bien, escúchame, debes darte una oportunidad.

Cuando vuelva aquí, ya verás como todo irá bien.

¿Va a buscar a Purcell?

Sabías que lo haría.

Lléveme con usted. No me deje aquí. Dulcey cuidará de ti.

Pero tengo miedo. No tienes ningún motivo.

En breve te sentirás como si hubieses nacido aquí.

Tengo que ir con usted. ¡Te vas a quedar!

¿Has entendido, jovencita? Ahora ven conmigo.

¡Dulcey!

Dulcey...

Me marcho ya, así que cuida bien de ella.

Está bien.

La llevaré por el pueblo.

Tal vez podamos hacer algunas compras.

Está bien. Os veré cuando vuelva.

Más le vale que vuelva.

(Música acción)

(Música suave)

¿Habías estado en el pueblo antes?

Bueno, Cimarrón no es tan grande como Providence o Boston,

pero es el pueblo más grande de la franja.

Buenos días, señorita Coopersmith. Buenos días, señor Glass.

Esta es... la señorita Heller. Es su primera visita a Cimarrón.

Encantado de conocerla. Espero que disfrute su estancia.

Lo siento. No conozco tu apellido.

Oh, con Heller es suficiente.

Buenos días, señorita Tanner.

(LOS DOS) ¡Eres una india! ¡Eres una india! ¡Eres una india!

¡Largaos de aquí, mocosos! ¡Fuera de aquí!

(LOS DOS) ¡Eres una india!

-Quiero irme. Tonterías.

No son más que unos niños estúpidos, así que no les prestes atención.

Vamos... Vamos.

Heller...

No quiero ofenderte, pero...

necesitas ropa nueva.

Bueno, no un vestido como este.

Tal vez te vendría bien algo igual de bonito pero más práctico. Vamos.

¿Qué te pasa?

Elígelo tú.

Pero, Heller, es tu vestido.

Bueno, está bien.

Entrare, escogeré un par de ellos

y los traeré aquí para que tú elijas,

pero tú tomarás la decisión.

Así que espérame aquí.

(Música tensión)

¡Traidora!

Después de todo lo que hice por ti...

Te rescaté de entre los indios.

Te di un lugar para vivir y comida.

¿Alguna vez no te he tratado como una señorita?

¿Alguna vez te he tocado? ¿O he dejado que lo hiciesen ellos?

Me has mentido.

¡Me has engañado con Crown!

¿Qué ha hecho él por ti?

¡Dime algo!

Volvamos a la cabaña.

(Música tensión)

¿Dos Águilas?

Quiere algo de nosotros otra vez.

Necesito vuestra ayuda.

No tenemos nada que ofrecer.

Cuatro hombres. Y no verás a Purcell nunca más.

Hemos aprendido que desafiar al hombre blanco es un error.

Solo queremos que nos dejen tranquilos.

Es la hora de luchar.

Si no, Purcell seguirá viniendo.

Es mejor aceptarlo y correr ese riesgo que la muerte.

-¡Dos Águilas!

Soy una mujer y no debería hablar, pero tengo que hacerlo.

¿Vosotros pensáis lo mismo?

¿No queda ningún hombre entre nosotros?

¿Somos personas vacías?

¿Y nuestro orgullo?

¿Está enterrado con Willie Snake?

-Estoy viejo y agotado.

No puedo alejarme de mi tienda.

Pero aquellos de vosotros que lo deseéis,

id con el sheriff.

Y seguid las huellas de nuestros antepasados.

(Música acción)

Parece que haya alguien.

No sabemos cuántos. Francis.

Llévate a estos hombres y rodead la cabaña por si aparece alguien.

Está bien.

¡Bajemos por aquí!

(Música tensión)

Mac, cúbreme.

Sí.

(Continúa la música)

(Música acción)

¿Dónde está Purcell?

Hace tiempo que no lo veo por aquí.

Esa no es la respuesta que buscamos, muchacho.

Es lo único que voy a decirles.

Muy bien.

Iré a registrar el establo. Yo vigilaré a este bellaco.

¡Y nada de trucos!

(Disparo lejano)

¡Purcell y dos hombres están cerca! ¡Los hemos rodeado!

Muy bien. Acabemos de una vez. Volveremos enseguida.

¡De acuerdo!

¡Vamos!

(Disparos)

¡Purcell!

¡Estás en inferioridad!

¡Entrégate!

¡No tienes escapatoria!

¡Purcell!

¡Aquí estoy, Crown!

Le propongo un trato.

No tienes nada que ofrecerme.

¿Qué le parece esto?

¿Es suficiente para un trato?

Ahora hablemos.

Deja que se vaya y hablaremos.

¡Deja que se vaya, Purcell!

Oh, no...

No hasta que esté a salvo.

Puedo volarle la cabeza.

(Disparo)

¡Cuidado!

¡Va a dispararle!

(Disparo)

(Música suspense)

(Música triste)

(Música créditos)

Mañanas de cine - Heller

11 feb 2021

El mariscal Crown acude en ayuda de los indios de la reserva aunque esa no es su jurisdicción. Es herido por una banda de asesinos y rescatado por Heller, una joven que trabaja como criada de Pursell, el jefe de la banda, que la maltrata constantemente.

Contenido disponible hasta el 14 de enero de 2022.

ver más sobre "Mañanas de cine - Heller" ver menos sobre "Mañanas de cine - Heller"
Programas completos (87)
Clips

Los últimos 242 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios