www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5824167
Para todos los públicos Mañanas de cine - La gran aventura india - ver ahora
Transcripción completa

"¿Cuánto tiempo habrá pasado?

¿Cuántas frías lunas habrán visto caer las calientes arenas

desde aquel entonces?

Hubo un tiempo antes de que el hombre blanco

viniera a nuestra tierra y destruyese a nuestra gente.

Fue hace mucho tiempo, cuando el pueblo indio era fuerte

y cazaba el oso y el búfalo. La pesca abundaba en el río.

Los cazadores regresaban con comida para nuestra gente.

Los dioses del cielo nos traían la lluvia.

Y las nubes, en lo alto, coronaban nuestras hermosas montañas.

En aquel tiempo, nuestros jóvenes aprendían pronto a depender

de un fiel amigo: el caballo.

Cada bravo joven crecía a lomos de un caballo.

Ser un hombre era ser un cazador.

Podremos echar de menos a los indios,

pero la misma roja arena nos recuerda los tiempo de Ariyu.

La misma roja arena caliente que nos recuerdan

los senderos de nuestra memoria.

El mismo viento que aquel de nuestra vida en las llanuras".

HARIKARA

(Música suave)

(Relinchos)

(Música suave)

(GRITA)

(Música suspense)

(Música alegre y alboroto)

¿Será pronto, padre?

Cuando las sombras se alarguen. No se puede apurar a la naturaleza.

¿Sufre mucho la madre?

Hijo, cada criatura viviente ha nacido del sufrimiento.

Vamos. Será mejor dejarla sola.

Espero que no te decepcione el potro.

No me decepcionará. Será precioso.

Con manchas blancas y marrones, como sombras de nubes en la nieve.

¿Tiene Nishko el poder de ver el futuro como el viejo Nopawallo?

No, pero he visto el pasado. ¿Recuerdas cuando la madre

desapareció hacia el lago del agua profunda?

Yo estaba cazando en los peñascos. La vi correr con la manada

del macho blanco. Si el potro ha sido engendrado

por el macho salvaje has hecho una mala elección.

¿Por qué? Nunca se ha dejado domar.

Eres el hijo de un jefe. El pueblo te juzgará por el caballo.

Lo sé. Yo lo domaré. Quizás el Gran Espíritu perdone

tu terquedad. Yo le pedí que me lo enviara.

En un sueño me he visto montando un potro pintado.

Cabalgando a través del cielo, corriendo como el viento.

El caballo de Latoso. Qué extraño que haya abandonado su puesto.

La marca de la muerte.

¿Quién habrá hecho esto? Nosotros vivimos en paz.

(Música suspense)

(Continúa la música)

Las marcas son muy claras.

Nuestro vigía ha sido abatido cuando señalaba el acercamiento.

Los enemigos han cruzado el río y han reconducido la manada.

Podremos cogerlos antes de caer la noche.

Espera, amigo mío. ¿Esperar?

¿Acaso Hevatanu no quiere vengar la muerte de nuestro hermano?

Ciertamente, pero no quiere llevar a sus hombres a una emboscada.

¿Crees que es una trampa? De los Serpiente. Quieren

que entremos en sus tierras. ¿Por qué enviaron el caballo

con la marca de la mano? Nuestro jefe habla con sabiduría.

Los Serpiente son una tribu astuta en el arte de la guerra.

Los Harikaro somos más amantes de la paz.

Pero no somos cobardes. No. Los Serpientes han roto

el trato que hicieron con nuestros padres

y les obligaremos a luchar.

Primero entrenaremos a los jóvenes para convertirse en guerreros.

Es duro esperar, pero declaro bajo juramento

que nuestras lanzas beberán la sangre de nuestros enemigos.

Quiero 3 hombres de centinelas. Motopi, ocupa el lugar de Latoso.

Torono, sube hasta la cima del pico Azul.

Kitomo, monta hasta la roca de las Águilas.

Si divisáis al enemigo haced 3 señales.

Si vienen los búfalos, la señal convenida.

Estad alerta todo el tiempo.

(Relinchos)

Gracias, Gran Invisible, por enviar a miscolponi de sus sueños.

Lo llamaré Mekapo. Correrá como el viento llevando

a Nishko a cualquier parte.

(RÍE) Ahora probad vosotros, vamos.

Muy bien hecho, hijo, pero si te agachas más será mejor.

Te enseñaré. ¿Ves? Te coges así.

Mira qué rápido corre Mekapo. ¿No es precioso, padre?

Sí. No hay duda de que es el hijo del macho salvaje.

Su cuello es orgullo y fuerza. Orgullo y valor.

Y rebeldía. No lo querría si no fuera así.

El hijo de un jefe no desea un apacible caballo.

¿Ha intentado Nishko atraparlo y ponerle los arreos para la doma?

Mekapo debe tomar su libertad. Su espíritu no se romperá.

Entonces le enseñaré a tener confianza solo en mí.

Su maestro quiero ser yo, no las riendas.

Mi hijo demuestra conocimiento, pero el trabajo es difícil.

Hay, en ese potro, mucha furia que no serás capaz de cambiar.

No tengo miedo. Una buena respuesta.

Vamos, es hora de volver a entrenar para la guerra.

Futuros guerreros de Arkara, escuchad las reglas.

Vuestros jefes os llevarán a lugares conocidos por ellos.

Deberéis permanecer ocultos hasta sonar el cuerno de guerra.

Cuando os encontréis en combate, cualquiera alcanzado por una flecha

o lanza caerá por su honor.

En la lucha cuerpo a cuerpo, el primero que reciba un golpe

no parado por su escudo deberá caer. La victoria será

para quien arranque la cabellera del oponente.

El grupo con más trofeos ganará las flechas de la victoria.

El campeón recibirá un gran arte. Es un día importante.

Pronto iréis al campo de batalla sin nosotros, luchando

cuerpo a cuerpo con vuestros enemigos.

Debéis ser siempre valientes.

(TODOS GRITAN)

(Pitido)

(TODOS GRITAN)

No. Tú estás muerto.

(Música alegre y alboroto)

Nishko lo hizo bien en los juegos. Su madre se alegra por él.

Ser hijo de un jefe no significa nada si él no demuestra su valor.

Nishko ha obtenido el respeto de cada uno de los Harikara.

Hevatanu está orgulloso.

Tienes un bonito potro, pero continúa salvaje.

Tuviste suerte en los juegos. Sí, tuve suerte.

Todos saben que Wacopi es el más fuerte.

Wacopi es el mayor, no el más fuerte.

Veremos eso cuando nos convirtamos en hombres.

¿Piensa Nishko que algún día será capaz de montar ese diablo?

Con tiempo. Será el caballo más rápido de la manada.

Tendrás que esperar a que muchas nieves vengan y vayan.

Nishko tiene paciencia.

¿No te gustaría tener otro potro? Yo te cambiaría a Komagopri.

No quiero otro poni.

Komago está entrenado. Mi padre me dará otro caballo.

Cuando vengan los búfalos los cazaríamos juntos.

Nishko esperará a que Mekapo crezca.

Te daré mi poni y dos plumas del águila de guerra.

Cuando me merezca las plumas las llevaré.

Nishko es un idiota.

Es un potro salvaje. No conocerás el placer de tener un caballo.

Lo conoceré. Mekapo es mío y nadie más lo montará.

(Música suave)

¿Qué ocurre, Mekapo? No tienes nada que temer.

He oído la oferta que el hijo de Sutamakis te hizo.

Deberías haber aceptado. ¿Por qué, padre mío?

Nuestro pueblo admira al buen negociante.

Cuando monte a Mekapo, ellos verán que no he hecho un mal trato.

Temo que tu futuro dependa demasiado de ese potro pintado.

Tú mismo, si así lo quieres. Sí, así lo quiero. A la cabeza.

Espero que tu juicio sea tan bueno como tu puntería.

Mirad.

Búfalos. Tras ellos.

Desearía que el potro fuera grande para llevarlo.

Lo será cuando tú seas lo suficiente grande.

Oh, señor, que riges las vidas de los hombres y los animales,

deja que muchos búfalos caigan bajo nuestros cazadores

y tengamos carnes para alimentarnos y pieles para vestirnos.

Ayúdanos a vivir en paz y armonía. Si nuestros enemigos cruzan

las fronteras marcadas por nuestros padres les echaremos.

Haz que el Sol ilumine la cara de los hijos Harikara

y que nunca les deje en la oscuridad.

Podrías venir con nosotros.

El que come mientras pudiera cazar no es más que un mendigo.

Mantén tu cara iluminada. Algún día tú mandarás la cacería.

¿Dónde están los búfalos, Motopi?

Los he visto en aquel monte.

Se han perdido de vista entre los árboles de aquel valle.

¿Son muchos? He contado 7. Creo que hay más.

Aunque sean pocos son bienvenidos.

¿Voy con vosotros? No. Quédate en tu puesto. Toma.

Si ves enemigos avísanos.

(Música suspense)

(Gritos y música acción)

A la roca del Águila.

(Continúa la música)

Se dirigen al poblado. No desperdiciemos ninguna flecha.

Esperaremos el momento para abrirnos paso.

(Continúa la música)

Hermanos.

Oíd. Nuestras flechas se están acabando.

Es el momento de abrirnos paso antes de que los enemigos vuelvan.

(TODOS GRITAN)

(GRITA) Mirad.

Mirad las señales de humo. Hay enemigos cerca. Huid.

Se acercan enemigos, madre.

Ven conmigo. No, no.

(Gritos)

(Música acción)

Intentaremos cortarles el paso.

(TODOS GRITAN)

(Relinchos)

Gracias por lo que has hecho.

(LAMENTA) No es nada.

¿Ha muerto alguien? No, pero se llevaron a 3 muchachas.

Hoy es un día triste. Tomaré el caballo de Latoso

y buscaré a mi padre para decírselo.

¿Sabe Nishko que los asaltantes robaron los caballos?

¿La Madre Valle también? Uno la cogió con el lazo.

¿Y el potro pintado? El potro pintado siguió a la madre.

Debo encontrarlo. No, Nishko. Espera. Nishko, vuelve.

-Se han llevado a 3 muchachas y han quemado tiendas.

¿Mekapo?

(Música suave)

Hevatanu está enfadado con su hijo. Debías haber esperado el regreso.

Perdóname, padre mío. Estaba buscando al potro pintado.

Nishko no tiene suficiente conocimiento de la selva

para viajar solo. He seguido las huellas

hasta que la oscuridad me lo ha impedido.

Un ciego podría seguir esa pista. ¿Podremos perseguirlos esta noche?

¿Qué le hace pensar a Nishko que va a venir?

He visto que Wacopi ha traído un poni sin jinete.

Para que Nishko vuelva al poblado.

Ve hasta la cima y dile a nuestro vigía que nos quedaremos

hasta que la estrella del alba aparezca.

¿Habéis matado muchos búfalos? No había.

Fue un truco de los Serpiente para alejarnos del poblado.

Han raptado a 3 muchachas y los caballos que quedaban.

Vamos a pelear contra ellos.

El potro pintado siguió a la madre. Sus pezuñas son débiles para viajar

lejos. Debo encontrarlo. Nishko no es un hombre aún.

Tampoco Wacopi. Wacopi ha matado al primer enemigo.

Los Serpiente nos habían rodeado. Uno escalaba la roca para matarme.

Mi flecha atravesó su corazón. ¿Cómo te sentiste?

¿Cómo crees que me sentí? Me alegré de que fuera él y no yo.

Nopawallo me dijo que salvaste las reliquias de ser destruidas.

Tu madre me dijo que te fuiste sin tu petate y sin provisiones.

Es verdad. Hevatanu está contento

de que no olvidaras tu arco y tus flechas.

Supongo que habrás matado un conejo o un gallo para tu cena.

Nishko no ha parado para cazar. ¿No has comido?

Nada desde esta mañana.

El que viaja con el estómago vacío viaja rápido, pero no llega lejos.

Toma, comparte el mío.

La próxima vez, caza.

Por favor, déjame ir contigo. No.

Te llevas a Wacopi. Es un año mayor que tú.

Vamos cortos de guerreros. Si no se quedaría en casa.

Le gané en los juegos de guerra. Esto no es un juego.

Guarda tu lengua y déjame dormir.

(Música suspense)

Vuelve al poblado, hijo. Olvida ese potro.

No puedo. Hay otros potros pintados.

No como Mekapo.

En un momento como este, un potro es de poca importancia. Mi lanza.

Hermanos, nuestros enemigos nos obligan a entrar en guerra.

Han invadido nuestras tierras y matado a los cazadores.

Han quemado nuestras tiendas, se han llevado a nuestras hijas

y robado nuestros caballos. La venganza será

que caigan las sombras de sus asesinos.

La guerra puede traer honor y gloria o puede causar desgracia.

Tú, hijo mío, no lleves la tristeza a nuestro pueblo.

Algún día serás el jefe. Un jefe debe ser un buen ejemplo.

Un jefe debe decidir qué es bueno para la tribu, no para él.

Vuelve y que nadie pronuncie nuestros nombres hasta que volvamos

cantando la canción de la victoria.

(Música wéstern)

Envíame una señal, oh, Gran Invisible.

(Música triunfal)

(Música suspense)

(Música triste)

(Música suspense)

Wacopi, soy yo, Nishko.

Te he confundido con un Serpiente. ¿Por qué has desobedecido?

El Gran Espíritu me envía una señal. Debo encontrar al potro.

El potro pintado morirá.

Mekapo no morirá. ¿Lo has visto? Sí, no está lejos de aquí.

¿Dónde están los demás? Me han dejado aquí con los caballos

y han seguido a pie. ¿Qué le pasa a tu poni?

Se rompió una pierna. He tenido que enviarlo a la feliz tierra.

Tendrás que hacer lo mismo con tu potro.

No. Mekapo vivirá.

(Música suave)

Su corazón aún late. La muerte está cerca.

Lo veo en sus ojos.

No. Mekapo está débil y no puede caminar.

Su espíritu es muy fuerte. Él no desea vivir.

Una rápida puñalada sería más compasiva.

No. Acabaría con su sufrimiento.

Sus pies están cansados y tiene color rojo.

Ha estado demasiado sin la leche de su madre.

Encontraré a la madre y auxiliará a Mekapo.

Nishko debe encarar la verdad. Aunque nuestros guerreros

consiguieran sorprender a los Serpiente deberíamos

volver corriendo. El potro no lo resistirá.

Permaneceré junto a él. ¿Solo, en las tierras del enemigo?

Tu padre no lo permitirá.

No debes decirle a nadie que estoy aquí.

No puedo abandonar a Mekapo. No solo porque me pertenezca,

pues yo le pertenezco a él. Si él muere, yo debo morir.

¿Me comprendes? Sí, Wacopi comprende.

Si encuentro a la madre la soltaré cuando nadie lo vea.

Encontrará el camino hasta su potro.

Mekapo debe no morir.

(Música tribal)

(Música acción)

Pasará tiempo

antes de que los Serpiente crucen el límite.

Me hubiera gustado estar. Secará las lágrimas de las mujeres.

(Relincho)

(Música suspense)

(Música suave)

Mekapo,

debes beber.

Más, Mekapo, más.

(Música suave)

Mekapo, te estás curando.

(RÍE)

(Música tensión)

Debemos tener cuidado, Mekapo.

Será mejor que estemos escondidos hasta que puedas viajar.

Estate tranquilo.

(Música suave)

Aguanta un poco más, Mekapo.

Pronto alcanzaremos el río

y saciaremos nuestra sed con fresca y limpia agua.

(Música tensión)

(Continúa la música)

Mi hijo ha vuelto.

Siento haberte desobedecido. Tenía que traer al potro pintado.

Nopawallo, ofrece un sacrificio al Gran Espíritu

por haberme devuelto a mi hijo. Preparad la fiesta.

(TODOS CONTENTOS)

(Música tribal)

(CANTA) En un sueño te vi pintado de marrón y blanco.

En el sueño te llevé a través de la luz de la Luna.

Eia, eia, potro pintado.

Eia, eia,

galopa por la llanura.

Más veloces que las flechas iremos. Más rápidos que el águila en vuelo.

Sobre las montañas secretas donde el ojo estrellado.

¿Quieres que Wacopi te ayude? Ya he terminado. Gracias.

Me refiero a la doma del potro.

No, no. Eso es algo que Nishko debe hacer solo.

La manera más rápida es atraparlo como si fuera un búfalo.

Le lanzas un lazo a su cabeza y paras de golpe.

Puedo romper el espíritu de Mekapo. ¿No es lo que quieres?

No, no. Él debe ser domado con amor, no por la fuerza.

(RÍE) Los mayores de la tribu no se lo creerán.

(Música suave)

(Relincho)

Corre, Mekapo. Corre tan lejos como quieras.

Un día correrás hacia Nishko en vez de huir de él.

Esta es una vieja historia que me contó mi abuelo.

Quiero que la recordéis como Nopawallo os la cuenta

para que podáis contársela a vuestros nietos

y ellos se la repetirán a los suyos.

De esta manera, la leyenda de nuestra tribu nunca morirá.

Al principio no había Sol, ni Luna, ni estrellas. Todo era oscuridad.

El Gran Espíritu creó la Tierra flotando en el agua.

Tomó barro, hizo el primer hombre y le dio vida.

Y para que no estuviera solo, el Gran Espíritu hizo a la mujer

y le dio vida. Fueron felices juntos y, en cuanto se durmieron, soñaron.

Cuando se despertaron recibieron regalos.

Un cuenco con maíz para la mujer. Un arco con flechas para el hombre.

En su sueño fueron enseñados a usarlos.

La mujer plantó el maíz y el hombre salió a cazar.

Después de una larga vida, hombre y mujer murieron

y fueron llevados a los cielos, donde podéis verlos hoy.

El primer hombre es la estrella de la mañana.

La primera mujer es la Luna.

(RÍE) (GRITA) Nishko, ¿dónde estás?

Aquí arriba.

Mira Mekapo. Siento traerte malas noticias.

Tu madre recogía hierbas. Una serpiente la mordió.

¿Dónde está ahora?

La han llevado a la tienda del curandero.

(Música tribal)

¿Cómo está mi madre? Está muy mal.

El chamán la curará. Esperemos que pueda.

Un espíritu endemoniado ha entrado en su cuerpo encendiéndolo.

Ha perdido el habla. No puede levantar su cabeza.

Iré a la montaña sagrada. Ofreceré un sacrificio al dador de la vida.

Escúchame, Gran Invisible.

Eres nuestro padre y proteges a tus hijos del mal.

Tú sabes todo, así que sabes que mi madre está muy enferma.

Nuestro chamán es muy viejo y sabio pero necesita tu ayuda.

Lanzo mi mejor flecha al cielo.

Deja que vuele lejos.

Haz que atraviese el mal espíritu que ha entrado en su cuerpo.

¿Ves mi arco, lo bien hecho que está,

lo fuerte que es, lo bien decorado que está?

Nadie tiene uno igual.

Ahora es tuyo.

Igual que las flechas.

Acepta mi humilde ofrecimiento, Todopoderoso,

y haz que sane mi madre.

(Música triste)

Nishko se alegra de verte aquí. Mi madre debe estar mejor.

Haría falta una magia más poderosa para salvarla.

He estado en la montaña sagrada.

Le he hecho una ofrenda al Gran Espíritu.

Es bueno. Quizá la súplica de un chico fuera escuchada.

¿Has entregado tus mejores posesiones?

He roto mi arco y mis flechas.

Las he ofrecido como me enseñaste. ¿Es tu precio más elevado?

Eran las cosas más valiosas que tenía.

Las cosas de valor material no son siempre suficientes.

Uno debe sacrificar lo que realmente ama.

Yo amo a mi potro pintado más que nada en el mundo.

Seguro que el Gran Espíritu no quiere su vida.

Cuando yo era un chico tenía un fiel perro que me seguía.

Cazaba conmigo, nadaba en el río y dormía a mi lado.

Un día, mi padre fue gravemente herido.

Fue corneado por un búfalo. Nuestro chamán lo trató con hierbas

y estuvo cantando canciones de sanar toda la noche, pero no se reponía.

El chamán dijo que debía sacrificar aquello que más amase,

si quería salvar su vida.

Cogí mi cuchillo de caza y maté...

Nunca sería capaz de matar a Mekapo.

Fue aquella una dura decisión,

pero mi padre sanó y vivió hasta muy viejo.

Quizá un sacrificio tan grande sea necesario ahora.

¿Está mi madre tan cerca del Gran Señor?

La hemos sacado y puesto bajo el cielo para que su espíritu

pueda pasar al aire como el humo de la hoguera.

Ve con la manada. Lo que haya que hacer mejor si es rápido. Vete.

(Música triste)

(GRITA) Nishko. Nishko.

Tu madre está mejor. Me han enviado a decírtelo. Vivirá.

Gracias, Gran Invisible. Gracias.

Parece que mi hijo ha logrado apaciguar al potro pintado.

Cuando la luna de las hojas cayentes llegue ya será grande.

Sí. Antes celebraremos

la danza del Sol. ¿Estás preparado para convertirte en un hombre?

Nishko está preparado. Cuando esto acabe y cicatricen

tus heridas cazaremos juntos.

(Alboroto)

(Música tribal)

Ha llegado el momento.

Futuros guerreros de Harikara,

esta es la última noche antes del rito final.

Durante 4 días habéis estado sin comida ni bebida.

Esta noche iréis separados a los lugares secretos

que se han preparado para vosotros.

Allí estaréis hasta el alba, sin dormir ni cerrar los ojos.

Oiréis una voz o tendréis una visión.

Lo que se os revelará determinará vuestras vidas.

El daño que sufriréis representa el que ha sufrido todo el mundo

desde la primera desobediencia a las órdenes del creador.

Lo llevaréis en silencio, con coraje y fortaleza.

No deberéis ni acobardaros ni pedir ayuda.

Id y sed fuertes.

(Música suave)

(Música tribal)

(GRITAN)

(Música tribal)

Ya ha terminado. Todos han cumplido con su deber.

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

Ahora sois hombres y sabéis lo que cuesta hacerse un hombre.

(GRITA)

Mis heridas casi han desaparecido. Las mías también.

Espero que volvamos a la guerra. Conseguiremos cabelleras.

Yo no creo que quiera matar a ningún hombre.

¿Ni al enemigo? Son hombres como nosotros.

Los Serpiente no son hombres.

Casi llega la luna de las hojas cayentes. ¿Sabes qué significa?

Que el hacedor de frío no tardará.

No. Significa que Nishko podrá montar al potro pintado.

Me gustará ver eso. Te tirará. Espero que lo haga muchas veces.

Al final acabaré montándolo.

(SILBA)

No veo a tu potro. A veces se va entre la espesura.

(Música suspense)

(Rugido)

(Continúa la música)

Es la madre. Debe haber sido una buena pelea.

Fíjate.

Un puma. Uno muy grande.

Las huellas son recientes. ¿Habrá matado a Mekapo?

No. Se hubiera comido la carne más tierna si la hubiera tenido.

¿Por qué no ha vuelto a la manada? Se habrá asustado y corrido.

Debemos encontrarle antes que el puma.

Necesitaremos algo más que los cuchillos de caza.

Concédenos éxito en la caza, Todopoderoso.

Sin tu ayuda no podemos sobrevivir.

Envíanos fuerte viento para que los búfalos no puedan oler

a los cazadores. No tenemos comida y nuestro pueblo está hambriento.

Tú haznos el favor y que podamos continuar recibiendo tus bendiciones

y vivir una buena vida.

Hevatanu está contento de que su hijo vuelva para la caza.

Aquí está mi mejor caballo.

Perdóname, padre mío, pero no puedo ir contigo.

Un puma ha matado a la madre Valla.

Mekapo estará en peligro. Debo encontrarle.

Lo siento, de veras. Quisiera ir contigo, pero es deber del jefe

matar el primer búfalo. Que el Gran Espíritu te acompañe.

Tengo que partir ahora, madre mía.

Esta vez no olvides tus armas ni tu ropa de dormir.

Las noches son cada vez más frías. Sí, madre mía.

Llévate algo de comer, por si escasea.

No puedo esperar. Temo por la vida del potro pintado. Adiós.

(Rugido)

(Rugido)

(Rugido)

(Música suspense)

(Música triunfal)

Mekapo se ha unido a la manada del macho salvaje.

(SILBA)

(Relinchos)

(Relinchos y aullidos)

(Rugido)

(SILBA)

(Relinchos)

(SILBA)

(SILBA)

(CANTA) En un sueño te vi pintado de marrón y blanco.

En el sueño te llevé a través de la luz de la Luna.

Eia, eia, potro pintado.

Eia, eia, galopa por la llanura.

Esto es para ti, Mekapo. Nishko sabe qué es mejor para ti.

Mekapo se alegrará de dejar la manada salvaje y volver conmigo.

Nunca tendrás que preocuparte por tener hambre

o de ser capturado por cazadores comanches de caballos.

(Música suave)

(Relincho)

Ahora eres libre, libre como el viento.

(Música triste)

(Música drama)

(Aullido)

(Música tensión)

(Aullidos y continúa la música)

(Relinchos)

(Música suave)

Es Nishko. Ha llegado. Por fin está aquí.

(HABLAN A LA VEZ)

(Música triunfal)

Mañanas de cine - La gran aventura india

22 mar 2021

Nishko es el hijo del jefe tribal de los Arikara, una tribu de indios que se estableció en las grandes praderas de norteamérica. A medida que Nishko va creciendo, se tiene que enfrentar a una serie de desafíos que han de convertirle en un hombre, en un verdadero guerrero.

Contenido disponible hasta el 14 de enero de 2022.

ver más sobre "Mañanas de cine - La gran aventura india" ver menos sobre "Mañanas de cine - La gran aventura india"
Programas completos (59)
Clips

Los últimos 214 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios