www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5853863
No recomendado para menores de 12 años Sesión de tarde - Entonces llegaste tú - Ver ahora
Transcripción completa

(Música tranquila)

"Estimado señor Awd, encontré muy interesante

la descripción y las fotografías de su pensión.

Estoy planeando un viaje a Escocia

y me encantaría reservar una habitación por nueve días.

Fecha por fijar.

Atentamente, Annabelle Wilson".

"Estimada señora Wilson,

me alegra recibir y confirmar su reserva los días indicados.

Le garantizo que encontrará

en nuestra elegante e histórica pensión

todo aquello que ha visto en nuestra web.

La esperaré en la estación de tren para conocerla

y llevarla personalmente a la Pensión Awd.

Por favor, deme una breve descripción suya

para poder identificarla más fácilmente.

O, si lo prefiere, una foto reciente".

"Gracias, señor Awd.

Bueno, no tengo fotos recientes, pero soy una mujer de cierta edad,

rubia de 1,68 de altura y...

completamente corriente,

en todos los sentidos".

Siempre me repetías

que siempre nos tendríamos el uno al otro,

pero te equivocaste, ¿no?

Te quiero, Fred.

Y siempre te querré.

Pero tengo que hacer cosas nuevas

o mis recuerdos me matarán.

Y no estoy preparada para morir, aún no.

(Avión)

(Música animada)

Señor, ¿cuántos va a querer? Dos, por favor.

Hola.

Ey, Awd. Gavin.

¿Qué estás haciendo aquí? Esperar a una huésped.

¿A una huésped? A una huésped.

Ah. ¿Y tú qué haces?

Espero a mi mujer.

Fue a Glasgow a visitar a su hermana viuda.

Ya te hable de ella, ¿te acuerdas? Está en el hospital, ¿sabes?

A su marido se le cayó por accidente la maquillan eléctrica

mientras se daba un baño.

Se le frió hasta el último pelo del culo.

¿Puede haber una muerte peor? No, dímelo a mí.

Me tocó arreglar las cañerías. ¡Uf!

Oh, ahí está.

Nos vemos. Adiós, Gavin.

¿Señor Awd? Señora Wilson.

Sí. ¡Hola! Bienvenida.

Encantada de conocerle. Un placer.

Gracias por venir a buscarme. Ha sido un largo viaje.

Bueno, en la pensión Awd nos enorgullece ofrecer

un servicio profesional e impecable.

¡Bien! Entonces seré una excelente cliente.

Bien, bien. Perfecto. ¿Es todo? Sí, es mi única maleta.

La cremallera está... rota.

He oído que ahora hay pastillas para eso.

¿Disculpe?

Eh... Humor escocés, no se ofenda.

No me ofendo. Bien.

Sí, la verdad es que no pesa mucho. Aquí solo llevo lo imprescindible.

Mi intención es llenarla de un montón de cosas.

Muy bien.

Así que iré a Italia para comprarlo todo nuevo.

Es lo siguiente de mi lista. ¿Tiene una lista?

Sí, tengo una lista muy amplia. Bien.

Por cierto, sus trenes... ¿Sí?

...son muy bonitos. No son míos, pero gracias.

Ya, había supuesto que no eran suyos.

Quiero decir que son cómodos y están muy, muy limpios.

¡Me alegro! Me los esperaba más sucios.

¿Pensaba que tendríamos trenes mugrientos?

No, es que Escocia es tan antigua, que pensé que sus trenes

también lo serían.

Los trenes de inventaron al mismo tiempo en todo el mundo.

¡Oh, es precioso! Sí.

¿Está muy lejos la pensión?

No, no mucho. Solo será un paseo.

Bueno, depende de lo que usted entienda como un paseo.

Aquí conducimos por la izquierda. Ah, sí.

Tendré que acostumbrarme. Seguro. Vamos.

Huele a diesel. Aquí lo llamamos gasoil

y por eso me pongo esto.

Es ignífugo.

Póngase un abrigo o algo solo por si acaso.

No se preocupe. Esto no es ignífugo.

Bueno así no cogerá frío, y eso es importante.

Tampoco vamos a arder. Nunca está...

¿Se lo pone siempre que conduce el coche?

No, no siempre. Cuando llueve no me lo pongo.

Oh, claro. Cuando llueve, pone la capota.

No, voy muy rápido y así no me mojo. Ah, ya veo.

Se está riendo de mí. No me río de usted.

Soy la típica americana tonta. No me estoy riendo.

La recién llegada a Escocia, entendido.

Ya sé de qué va. Bueno...

Lo he captado.

Está bien. Estoy comodísima.

¿Se ha puesto el cinturón?

Es gracioso porque... Porque no hay cinturón.

No hay cinturón.

Oh, mire eso.

Oh, ¡guau!

Estoy esperando una carta importante.

¿Llega el correo todos los días? Sí, claro. Llega a diario

como en todo país moderno, en un tren bonito y limpio.

Nunca había visto tantas ovejas.

Sí, hay alrededor de siete millones en Escocia,

y solo cinco millones de personas.

Prefiero las ovejas.

Bromea, ¿verdad? No.

¿Es su primera vez en Escocia?

Es la primera vez que salgo a algún sitio.

Nunca he visto nada, excepto en las películas.

Y una vez que haya acabado mi gran viaje,

habré visto el mundo entero.

(Música country)

Me encanta esta canción. Es tan pegadiza...

(AMBOS CANTAN)

(Apaga la música)

Odio esta canción. Siempre la ponen.

Le contaré un chiste.

Un doctor estaba preocupado

porque se acostaba con sus pacientes.

Una voz en su cabeza le dice:

"Muchos doctores tienen sexo con sus pacientes".

Y otra le contesta: "Pero probablemente

no son veterinarios".

(RÍE)

Otro ejemplo de humor escocés.

No gusta a todo el mundo, como los "haggis".

(Motor cesa)

Eh... Creo que son los manguitos.

O quizá el alternador.

Nada de eso, qué va. No tiene diesel.

Aquí es gasoil. Da igual cómo lo llame; no queda.

¿Estamos muy lejos? No, es justo pasado el bosque.

Iré andando, ¿le parece? Oh, no, no.

Sí, iré andando. Eh, mire. Eh...

No podrá ir con sandalias, necesitará algo. Esto.

Voy bien. No, no, no. Tenga, póngaselas.

¿Lleva botas de mujer en el portaequipajes?

Aquí lo llamamos maletero. ¿Las lleva en el maletero?

Sí. ¿Las quiere o no? Claro, gracias.

Justo al final.

Gavin, soy yo.

Sí.

Eh... Me quedé sin gasoil.

Oh, vamos. ¿Pero cómo se te ocurre?

Pudo haber sido eso o quizá no.

No. De acuerdo.

Sí, bien. Gracias. Adiós.

¡Ay, mierda!

(Ladridos)

No te asustes de Wally, es muy bueno.

Solo deja que te huela. Donde quiera.

(Música tranquila)

Es incluso más bonita que en la foto.

Es preciosa. Qué muros tan fantásticos.

Bueno, hacen falta buenos muros para durar cuatro siglos.

(RÍE)

Me imagino el esfuerzo que supone mantenerla.

Seguro que no.

Es tan bonita... Sí.

Oh, me encantan.

¿Pudo coger un bombón?

¿Un bombón? Sí, de los de esta caja.

Oh, no, no. No es una caja de bombones.

Lo siento, es mi marido.

Vaya. Fred, mi difunto esposo.

"La muerte nunca llega tarde", qué frase tan estúpida.

Es una caja de bombones. Sí.

Pero alguien la ha precintado. Sí, fui yo.

Y lo hice porque, si no, se podría abrir.

Ah...

Ahí está Fred.

Más o menos.

¿Y no hay recipientes para estas cosas?

Ya sabe, urnas. Sí, lo sé.

Es lo que prefiere la gente, aunque a Fred no le gustaba.

Así que fue lo que hice.

Quise respetar su voluntad. Estaba loco.

No, no estaba loco; tuvo un accidente.

Teníamos una ferretería, había una escalera,

estuvo subiéndola y bajándola 30 años,

un día resbaló...

y se rompió el cuello.

(SUSPIRA)

Un terrible accidente.

Lamento su pérdida.

Pero no explica por qué está dentro

de una caja de bombones y a punto de entrar de mi pensión,

¿no cree?

Bien...

Nos encantaba el cine.

Su película favorita era "Forrest Gump".

Y siempre decía que cuando dejara este mundo,

sería el único tipo de caja en el que podría estar,

así que...

Espero que su película favorita no sea "Psicosis"

y tenga que quitar la ducha.

Preferiría una habitación con bañera, por favor.

De acuerdo.

¿Me permite el pasaporte? Oh, sí. Claro.

¿No necesita ver mi edad? Claro que no.

Seguro que la está viendo. (ASIENTE)

Tenga. Está bien.

Solo por curiosidad, ¿cuál es su película favorita?

"Una chica divertida". ¡Barbra Streisand!

Interpretando a Fanny Brice.

Lo sé, una famosa actriz de Broadway.

Sí, pero era mucho más que eso.

Era cantando y una fantástica actriz cómica

valiente y brillante.

Lo que me hubiera gustado ser. Eso está bien.

No fue posible. ¿Por aquí? Sí, arriba.

Bien. Olvidó la maleta.

Creo que no.

Debería revisar las cañerías. Llamaré al fontanero.

(Cañerías)

Ajá.

Segunda habitación a la derecha, señora Wilson.

¿Se dedica al espectáculo? No, me habría gustado.

Pero conocí a mi marido y...

(CANTA EN INGLÉS)

Fue un gran éxito de entonces. No la conozco.

Es ahí. Muy bien.

Así que, entonces,

¿renunció al mundo del espectáculo por Fred?

No, solo elegí otro tipo de vida con Fred.

Claro, un hombre que quiso ser incinerado

y viajar por el mundo metido en una caja de bombones.

No.

Aunque tampoco espero que nadie lo entienda.

Está bien. Su maleta. Ajá.

La cena es a las 19:00. Gracias, pero no tengo hambre.

(RÍE) La tendrá. Necesito una caja fuerte.

¿Tendrá alguna? Sí, pero no sé si es

lo suficientemente grande para Fred.

No es para Fred, es para su madre.

(Música triste)

Oh, Dios. Qué aburrimiento.

Oh, vaya.

No sabía que Mel Gibson se dedicara a la moda.

Buenos días. Buenos días, señora Wilson.

¿Le apetece un tentempié? ¿Cómo está Fred?

Agradecería una taza de café, gracias.

Y unos huevos.

Y apreciaría mucho que no mencionara a Fred;

es irrespetuoso. Muy bien.

Siéntese en cualquier mesa que no esté ocupada

y veré si el chef tiene ya el desayuno.

Ninguna está ocupada.

Siéntese en la que quiera. Gracias.

(Ruidos)

¿Va todo bien? Sí, sí. Todo bien.

Al chef se le han caído los huevos.

¡Mierda!

Consiguió salvar el salmón.

Tenemos salmón ahumado,

salmón a la brasa...

y también nuestra especialidad favorita:

salmón.

¿Y qué pasa si a algún huésped no le gusta el salmón?

Pues que muere de hambre o come "haggis".

¿Qué son esos "haggis" de los que tanto habla?

Bueno, son similares a la morcilla.

Se hacen con vísceras de cordero mezcladas con harina de avena

y se cuece lentamente dentro del estómago del cordero.

¿Puedo tomar solo la harina de avena?

No.

Me encanta el salmón. Aquí lo tiene.

¡Muy pero que muy mal, Giuseppe!

¿Cómo puede ser que no esté su café?

(HABLA EN ITALIANO)

¡No volverás a defraudarme! ¡Estás despedido!

(HABLA EN ITALIANO)

No estás cualificado para atender

a nuestros importantes huéspedes americanos.

Lo siento mucho.

Tomaré té. Bien.

¿Qué dices, Wally? ¿Vamos a la ciudad?

Necesito despejarme un poco.

(Música animada)

(Truenos)

Por aquí, vamos.

Hola, Gavin.

Cocina cerrada. No pasa nada, no tengo hambre.

Me he tomado algo en el pueblo. Gracias.

Quizá entonces no le apetezca el exquisito filete de atún

que he preparado para disculparme con usted

por haberla contrariado menospreciando al pobre Fred.

No hacía falta, pero tiene buena pinta.

Gracias. Siéntese.

Mire, señora Wilson, Escocia es un lugar frío,

mejor dejemos nuestras diferencias.

Debo decirle que lo que hace con Fred

es fascinante. De verdad, fascinante.

¿Qué es lo que pretende, señor Awd?

Solo quiero que todos mis huéspedes

disfruten de la experiencia en la Pensión Awd.

¿Tiene usted...

hambre?

Por favor.

¿La señora Awd no va a unirse a nosotros?

Por desgracia, no. La señora Awd está...

seguramente en el mismo sitio que Fred en estos momentos.

Oh, lo siento. No lo sienta.

Era una cerda miserable.

Así que quería ser actriz.

Bueno, sí. Quería dedicarme al espectáculo,

pero ese barco zarpó antes que el Titanic.

Esa película no estaba en su lista.

¿Ha visto mi lista?

Bueno, estoy escaso de personal, así que hago las habitaciones.

Y la lista estaba en la mesa al lado de Fred

cuando salió a correr. Espero que fuera lo único.

Vi sus mallas.

Yo no uso mallas. Quizá algún pantalón deportivo.

Corro a diario pero no uso mallas.

Será, entonces, la única mujer sobre la Tierra

que no las use. Bueno, no me gusta ir apretada.

¿Puede entenderlo? Mucho mejor.

Sí. Y "Braveheart".

Debo decirle que es una película que nunca he podido aguantar.

¿Qué? "Braveheart", la odio.

Y por favor, no lo cuente. Su secreto estará a salvo conmigo.

No soy sencillo.

La verdad es lo que es difícil.

Nos ha salido filósofo.

Seguramente también le gusten las patatas, ¿verdad?

El brillante pero triste y atormentado Lord Howard Awd.

No... Es cierto,

tengo el título de "lord".

Descendiente directo de la nobleza escocesa.

¿Cuánto tiempo estuvo casado?

Oh...

¿Quién sabe?

Hábleme de Nantucket. Oh, una isla preciosa.

¿Ha estado allí? Nunca, no sé nada de ella.

Bueno, espere, creo que hay un poema, ¿no?

Ese es el problema; todo el mundo lo conoce

y nadie ha estado en la isla. Es bonita, le gustaría.

¿No zarpaba el "Pequod" del puerto de Nantucket

en "Moby Dick"? La novela de Herman Melville, sí.

Pero la odio. ¿Qué?

La odio.

¿Odias "Moby Dick"? Pues sí.

¿Y vives en Nantucket? Yo también tengo secretos,

aunque ya está superado. ¿Vives allí y odias Moby Dick"?

Sí, y tú vives en Escocia y odias "Braveheart". Es lo mismo.

Es una película estúpida. Un William Wallace

con acento australiano recorriendo Escocia con falda

y acostándose con la reina de Francia.

¿No acostó con la reina de Francia?

Nadie se acostaba con la reina, ni siquiera la reina.

Bueno, el rey de Francia. (RÍEN)

La reina igual se lo hacía ella misma,

ya sabes cómo son los franceses.

No, nunca he estado en Francia. ¿No has estado?

Bueno, pues te lo voy a contar. Te vas a asustar.

Están siempre dándole a lo suyo. (RÍE)

Muy bueno.

El chef es excelente. Sí, es muy bueno.

¿Te gusta el pudin? Eh... Claro. ¿De qué tipo?

Hay verga moteada. (RÍE)

Los americanos siempre se ríen.

¿Pero eso es de verdad? Claro que sí.

Mi madre me previno de las vergas moteadas.

Pues tenía razón.

El lago está precioso a la luz de la luna.

¿Me llevarás a pescar?

Claro, me encantará llevarte como parte de la experiencia

en la Pensión Awd. De la que estoy disfrutando mucho.

Me alegro. Ese es nuestro propósito.

(SILBA)

¿Howard? Dime.

¿Qué pasa?

Bueno, ya te dije que andábamos cortos de personal.

¿Crees que la basura se saca y se tira sola

porque es sucia, apestosa y nadie la quiere?

No, no creo. ¿os echo una mano?

Claro, baja con esa bata tan sexy y échate toda esta porquería encima.

No, no creo que sea muy apropiado. Gracias.

Lo haré si me lo pides amablemente, Romeo.

¿Qué estás mirando? Eh... Nada.

Ah, ya sé. ¿Esto?

No hagas eso; nunca ha visto una pierna de mujer.

(RÍE) Se la habrá visto a alguna oveja, ¿verdad, Gavin?

(RÍE) Que te jodan.

Ponte algo de ropa; estás en Escocia.

Eh, Gavin.

Un poco de humor escocés. No te ofendas. Cuidados.

¡Pasadlo bien!

(CANTA EN INGLÉS)

(Ruido de cañerías)

Oh, vamos...

Mierda.

Oh... ¡Howard, no hay agua!

¡Howard!

¿Howard?

¡Howard!

¡Howard!

¡No hay agua!

(SUSURRA) Lo sé.

Estoy aquí, en el sótano.

¿Por qué susurras?

Susurro porque no sé qué hay ahí abajo.

No suelo bajar al sótano.

Es un lugar muy oscuro.

Mira qué suerte, hay herramientas.

No se puede hacer nada sin ellas. Ayúdame, por favor.

Ven aquí, que te ajuste bien el cinturón.

¿Segura de lo que haces? ¿Sabes qué?

Tengo una llave enorme.

No quiero que me digas nada, ¿de acuerdo?

(SUSPIRA) ¿Qué tenemos aquí?

Me parece que ya sé dónde está el problema.

A ver...

Usaré la llave. Está bien.

Ahora tendré que retirar esta tuerca...

(ASIENTE) Eso es.

¡Bien!

Y quitar la cañería.

¿Puedes repetir "cañería" pero con acento francés?

Después la soldaré con un soplete y creo que funcionará.

¿Así que quieres "sopletear" mi cañería?

Si me dejas. Eh... Claro.

Y te daré las gracias y la bienvenida a Escocia.

No tienes por qué hacer esto. Deja que llame a Gavin,

es fontanero. Creo que será lo mejor.

Joder. Ahora vuelvo.

(Cañerías rompiéndose)

¡Mierda!

Sí, sí, sí...

¡Sí!

Deja que te diga algo: tu trabajo ha sido brillante.

Tengo humedad en cada grieta,

hueco y hendidura

que ni siquiera sabía que tenía.

Eres muy elocuente. (RÍE)

Además, tienes razón. Quiero decir, son gajes del oficio.

Yo me pongo vaselina en mi grieta por lo menos una vez a la semana.

Recuerdo que mi madre decía que estaría muy orgullosa

de poder decirme: "Chica, tienes muchas agallas".

(RÍE)

¿Qué? ¿Acaso es malo?

(RÍE) No, no es eso.

¿Tu madre estaría orgullosa de que tuvieras agallas?

Sí. ¿Por qué? ¿Por qué es malo? Gavin, explícaselo.

¿Explicarme qué? No, si es muy bueno.

Pero no... (RÍE) ¿Qué?

(RÍE) No te lo diré. ¡Vamos, dímelo! ¿Qué es?

Annabelle, deberías saberlo. En Escocia,

cuando se dice que tienes agallas... ¿Sí?

Significa que tienes... Pelotas.

¿Qué? Huevos, cojones.

¡Oh, no!

Es suficiente. ¡Para!

Venga, pediré un taxi.

(EBRIO) Al club de striptease, ¿eh?

Dios... (RÍE)

"Querida Shelley, qué buena noticia la de las ofertas

por la casa y la tienda.

Necesito algo de tiempo para pensármelo,

pero te responderé lo antes que pueda.

Gracias por mandarme todos esos anuncios,

pero no estoy interesada en comprar.

Ahora mismo estoy centrada en mi día a día.

Cuídate. Annabelle".

¿Buscas la cartelera? No, billetes de avión.

Tengo por delante un viaje a Roma.

¿Qué te pondrás allí? ¿Una toga?

Puede.

¿De verdad harás esos viajes?

¿20 países de tus 20 películas favoritas?

(ASIENTE)

Estás loca. (RÍE) No.

No estoy loca, solo algo triste.

Mientras más me alejo de Nantucket, más me doy cuenta

de lo pequeño que era mi mundo.

Vas creciendo...

No sé, te enamoras

y tus sueños se desvanecen porque no puedes cumplirlos.

Luchas y, de repente, llega un día que piensas

que ya has tenido suficiente.

Aunque no sea así.

Y para poder sobrevivir te convences de que lo que tienes

es suficiente. ¿Entiendes lo que digo?

Sí, que nunca es suficiente.

Eso es, pero al mismo tiempo te das cuenta que es tarde.

Y sigues haciendo lo mismo de siempre.

Ver películas. Recreando un mundo de fantasía.

Esperando ser feliz para siempre. ¿No es lo que todos quieren?

Me gustan los finales felices.

Por eso mi película favorita es "El silencio de los corderos".

(RÍE)

Cada vez que pienso que me puedes llegar a gustar,

vas tú... Y te recuerdo que soy un capullo.

(RÍE) Han llegado los de la carpa.

¿Qué carpa? Hay una boda el domingo.

¡Me encanta! ¿Quién se casa?

Él se casa.

Oiga, ¿dónde va esto? Tráiganlo aquí.

Hay que ponerlo ahí abajo, en la hierva.

Los invitados bajarán las escaleras en grupo, en pareja

o como ellos quieran.

La podemos montar a esta altura.

Pondremos aquí la entrada

y podrán acceder directamente desde aquí. ¿Qué?

Nada, solo estoy sorprendida. ¿De que alguien se quiera casar

con un capullo?

No, es que llevo aquí unos cuantos días

y no me habías dicho nada.

No a todos nos gusta hablar de nuestra vida personal

como a ti. Sí, lo entiendo. Está bien.

Pero dime, ¿quién es la afortunada?

Se llama Clare, era la mejor amiga de mi mujer

en la universidad y compañera de apartamento.

Salimos algunas veces hasta que se dio cuenta

de que estaba enamorado de su mejor amiga.

¿Y lo estabas? Quién sabe, tenía 20 años.

Después se mudó a Londres

y nunca volvió ni se casó.

Porque tú eres el amor de su vida. Eso me dijo.

Es romántico, ¿no crees?

Encontraros después de tantos años.

No sé si fue romántico.

Me llamó tras la muerte de mi mujer

y me dijo lo apenada que estaba. ¿Estuvo bien?

Es agradable.

Tiene éxito en los negocios.

Muy atractiva.

Con un pelo muy bonito.

Me voy a pescar.

Voy contigo. No.

¿Por qué? ¿No dijiste que era parte de la experiencia?

¡Porque vas vestida como una magdalena!

Me cambiaré entonces. Pues ve a cambiarte,

pero si entiendes algo de pesca, hay que estar en silencio,

así que empieza a practicar.

¿Qué estáis mirando?

Es americana. ¿Qué?

(Mosquito)

Mierda.

(RESOPLA)

Howard, ¿podemos volver a casa? Los insectos me están matando.

Llevas tiempo sufriendo en silencio.

Sí, sobre todo cuando me están comiendo los bichos.

Tengo hambre. Cómete uno.

(REFUNFUÑA)

¿Vas a quedarte ahí sentado viendo cómo me comen?

¿Es que a ti no te pican?

Claro que me pican, pero no por ello

voy a montar ningún escándalo.

¡Ah! ¡Tengo un montón encima!

No, no saltes. ¡No!

¡Ah!

¿Por qué te has tirado? No sabía que supieras nadar.

¡Era socorrista! No me lo habías dicho.

¡Ah! ¡Algo me ha tocado, me ha tocado!

¡No seas niño! Podría haber un tiburón ahí abajo.

¿Qué te ha pasado?

Pues que cuando he saltado heroicamente para salvarte,

se me ha caído una bota y creo que me corté con algo.

Déjame ver.

¿Es eso?

Ay, es profundo. ¿Profundo?

¡Pero si es una tontería!

Nunca se puede decir que es una tontería.

Podría infectarse. Aquí tiraban a las brujas,

a los leprosos y la basura.

Podría pillar un botulismo medieval o algo así.

(RÍE) (RÍE) ¿De qué te ríes?

No me lo puedo creer.

¡Tu pie! ¿Qué le pasa?

Es bonito. Sí, lo es.

Muy bonito. Tenemos los pies bonitos.

En Escocia tenemos los pies así. ¿Eso es antiséptico?

Sí, antiséptico. Te va a escocer un poco.

(SE CONDUELE) ¡Mierda!

Por Dios, tengo que limpiarlo. De acuerdo.

Bien, ahora te pongo una tirita.

¿Está bien? Bien.

Oh, Dios mío.

Nunca habría imaginado que te hicieras la pedicura.

William Wallace fue quien empezó en el siglo XII,

y creo que le hacía la pedicura una chica coreana.

Era rapidísima. (RÍE)

Todos los reyes medievales le envidiaban

y le pedían que, por favor, les...

¿Ya está? Ajá.

Muchas gracias. Oh, ¿ya está mejor el nene?

Hay una mala noticia. ¿Qué pasa?

No hay cena, no hemos pescado nada. Algo habrá.

¿Me vas a ayudar? Claro, ¿te pensabas que no?

Eres muy amable.

Entonces, ¿qué vamos a cenar?

Bueno, en mi estado no puedo cocinar.

Además, hiciste que despidiera a Giuseppe,

así que te llevaré a cenar al pueblo.

Después, podemos ver zapatos.

¿Puedo verte el otro pie cuando lleguemos a casa?

¡Señora Wilson!

¿Sabes lo que no entiendo? ¿Qué es lo que no entiendes?

Lo claro que está siempre el cielo. Es porque estás en Escocia.

El verano es claro y el invierno, oscuro.

¿Y a la gente le gusta? Claro.

Tienen un bonito moreno-rojizo... ¿Qué tal?

Y beben hasta la muerte en invierno. (RÍE)

Parece divertido. Y funciona.

Hola, bienvenidos. Hola.

¿En qué puedo atenderles?

¿De dónde eres? No eres de aquí, ¿verdad?

(RÍE) No, soy de California.

Estoy aquí por un intercambio. ¿En serio?

Sí. ¿Y a quién vimos nosotros a cambio?

Por ti tuvimos que dar, por lo menos, media docena.

(RÍEN) En el cambio salió a pagar.

¿Qué van a querer? Una copa de Pinot Grigio, por favor.

Muy bien, ¿y usted? Güisqui, por favor.

De acuerdo, enseguida lo traigo. Gracias.

A veces, cuando veo a alguna chica agradable, como esta,

pienso lo bonito que sería ser su madre.

¿No tienes hijos? No.

No pudimos tener hijos.

Soy muy buena intentándolo,

pero no he tenido suerte a la hora..

de traerlos al mundo.

Gracias. De nada.

Gracias.

Salud. Salud.

En ocasiones, hablamos sobre la posibilidad

de adoptar, pero no sé por qué Fred no quería.

Tenía una especie de lacra generacional

que no se lo permitía.

Según pasaba el tiempo, se hacía evidente

que no tendríamos hijos y, entonces...,

le pareció bien la idea, pero yo...

ya me sentía mayor...

y cansada.

Emborrachémonos.

De acuerdo.

Es el peor güisqui que... # Yo traeré el güisqui. #

No me gusta esa canción. # Yo traeré el vino. #

No tiene ningún sentido. "Yo traeré el güisqui, el vino".

Una persona debería traer el güisqui y otra persona el vino.

Es un dueto. Pues entonces...

¿No lo has oído lo suficiente para darte cuenta

de que hay dos personas cantando? ¿Por qué odias la canción?

No sé, quizá porque fomenta el alcoholismo.

(AMBOS RÍEN)

¿Qué? A veces te veo muy guapo.

Aquí no se habla de esas cosas, señorita.

Vale.

¿Sabes qué? Qué.

Tú también eres guapa.

Guau...

Como yo, yo lo sigo siendo. (RÍE)

Tú eres guapa y yo también. A eso me refiero.

Vamos a tomar algo a otro sitio.

Te llevaré al mejor. ¿Dónde?

Vamos. ¿Te importaría llevarlo? Aquí no dejan entrar a los perros.

Oh, ¿no lo permiten? Prefieren chicas guapas.

Estarás bien, venga.

(Música en directo)

(Aplausos y ovaciones)

Gracias, gracias, gracias.

Ha llegado ahora mi momento favorito del espectáculo.

Cuando pido que alguna voluntaria del público

suba al escenario para cantar conmigo.

Yo tengo a una. Se la sabe entera.

¿Se la sabe entera? No paras de cantarla.

¡No! Seguro que quiere.

Se llama Annabelle. Sube aquí a cantar.

(ANIMA) ¡Annabelle, Annabelle, Annabelle!

No puedo subir. Venga, vamos.

Annabelle, tienes que venir.

Pero yo no puedo, llevo un perro. Dáselo a ese tío raro.

Te odio. Muy bien.

Vamos.

Os quiero a todos animándola.

He bebido un poco, no sé qué tal voy a cantar.

¿Te la sabes? Todo el mundo se la sabe.

No a todos les gusta, pero todos se la saben.

Esto es una canción de amor. Olvida a toda esa gente,

solo estoy yo. ¿Hasta el tío raro?

Sobre todo olvida al tío raro. ¿Tío raro? Será cabrón...

Dos, tres y...

(Música en directo)

(CANTAN EN INGLÉS)

Es buena, no te preocupes.

(CANTAN EN INGLÉS)

Parece un tío de esos que huelen a vómito.

(CANTAN EN INGLÉS)

Perdón, disculpe. El perro quiere ver.

(CANTAN EN INGLÉS)

Creo que debo irme.

Y aquí tenéis a Annabelle, ¡vamos!

(Ovaciones)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos y ovaciones)

¡Annabelle, con todos vosotros!

Dios mío, me lo he pasado tan bien... ¡Gracias!

¿Howard?

¿Qué demonios has hecho? ¿Qué he hecho?

Me has dejado tirada en el escenario y a Wally solo en la barra.

¿Dices que Wally vive en el bar? No he dicho que viva en el bar.

...tirada en el escenario, estabas con ese tío.

Estabas con él ahí arriba. No estaba con él.

Estaba actuando. Te llevaré a casa. Vamos Howard.

No. Venga, estás borracho.

Claro que estoy borracho.

¿Por qué te has emborrachado? He bebido mucho alcohol.

Oh, ya está bien. Vamos. Estoy bien.

No sé si ha sido una buena idea. Estoy bien, por favor.

No, todos decís que estáis bien cuando no lo estáis.

El problema es que no sabes que lo tienes

hasta que lo tienes. Venga, vámonos.

Tocaban buena música.

Muy bien, lo bordaremos en una toalla.

¿Sabes qué? Me lo he pasado bien sin apenas tomar alcohol.

¿Sí? Me lo he pasado muy bien.

Jack Spence es un hombre encantador. Además tiene un pelo precioso.

Y no te creas, canta bien. Se nota que tiene muchas tablas.

¿Cómo ha llegado Wally antes que nosotros?

Porque no iba borracho. Eso sí.

¿Qué tal el sándwich? Seco.

Bueno, decías que eso era jamón.

(AMBOS RÍEN) Me voy a la cama.

Buenas noches, Howard. Buenas noches, Annabelle.

Vamos Wally.

¿No te gustan los perros, Gavin?

Solo se dedican a ser felices.

Gracias por pasear conmigo. Ah, no te preocupes.

Tenía que ocuparme de la fosa séptica.

En estas ocasiones, prefiero dejarlo para un poco después.

(RÍE) ¿Un poco? ¡Eh, Wally!

Ha visto al gato.

¡No, Wally! ¡No, no! ¡Wally, te vas a llenar de cardos!

Ese es el problema de Howard. ¿Qué?

Howard y Clare,

el perro y la gata.

Cuando un perro y un gato se juntan es lo que pasa: cardos.

¿No es cosa suya darse cuenta? También mía.

Soy su mejor amigo, su único amigo.

Y él es el mío.

Me ayuda a escapar de la locura que es mi vida.

Y yo vengo a ayudarle para que no se vuelva loco

en esta solitaria y estúpida casa que tanto el gusta.

Lo sé. Y que no puede mantener.

No sabía eso.

Intenta aguantar por su hijo.

Ya sabes...

Y aquí entra la gata.

Ella la puede mantener, pero la odia.

Lo único que le interesa es el título:

"Lady Awd de Loch Lomond".

Cuando lo tenga en su poder, le agarrará de su noble trasero,

lo llevará a Londres

y Howard será aún más miserable incluso de lo que es ahora.

¿Cómo puede el amor sobrevivir entre cardos?

Señorita, de eso no se habla en este país.

Tampoco se habla de eso en América.

No, Wally. ¡No!

Howard, necesito hablar contigo. De acuerdo.

Vaya, alguien busca a alguien

pero ambos lo lamentarán por la mañana.

Una chica puede soñar.

Bueno, hay poco donde elegir.

Estoy yo, el propietario, yo, el camarero,

yo, el quejica, o ese tío.

(RÍE)

Sí, el primero de los grandes pensadores.

Está difícil. Te sentaré entre los dos,

y si despierta, eructa, suelta un cuesco o ronca,

te tendrás que tomar un chupito.

Qué bueno eres conmigo. Sí que lo soy.

Escucha... Disculpa.

Esta mañana con Gavin...

Es una soñadora existencialista, ¿verdad caballeros?

¿Una qué?

Estos "testosterónicos" individuos están aquí de camino

a un simposio en la Universidad de Glasgow.

Están inmersos en una dialéctica hegeliana,

y parece que eres tú el único elemento

persuasivo femenino que hay aquí.

Hegel... ¿Qué es esto, Howard? No sé de qué hablas.

Es una muy buena pregunta.

Ellos creen que lo saben pero no es así.

Observa.

Caballeros, ¿podría alguien explicarle

a esta relativamente atractiva, pero obviamente inculta mujer,

la dialéctica hegeliana? Pero de manera simple,

ya que es solo una mujer.

Y no solo una mujer, una mujer que recorre el mundo

vestida como Mel Gibson

y que lleva a su marido en una caja de bombones.

(TODOS RÍEN)

Dialéctica hegeliana.

Georg Wilhelm Friedrich Hegel... Ya he oído bastante.

Caballeros, buenas tardes.

(Música triste)

¿No te cansas de estas vistas? No.

Es frustrante, pero se está cómodo.

No creo que me pueda casar si mi hijo no viene a la boda.

Bueno, ¿por qué no iba a venir?

No le gusta Clare.

(RESOPLA)

Sí, un chico inteligente.

A ti tampoco te gusta. La verdad, no.

¿Qué edad tiene George?

29.

29...

Qué envidia.

Eres tú el encargado, ¿no?

Sí.

¿Puedo hablar contigo un momento, por favor?

No. Es muy importante.

No quiero hablar contigo. Deberías oír esto.

No quiero oír nada de lo que tengas que decir, ¿de acuerdo?

Ya me he hecho una idea de cómo es tu forma de ser.

No creo que tengas derecho...

Si paras de una vez y me escuchas un minuto...

Te mentí sobre mi mujer.

¿No eres viudo?

No, soy viudo.

Mi mujer...

se llamaba Meredith, Meredith Louise.

Un nombre precioso.

Tenía una hermosa sonrisa y un corazón enorme.

Lo suficiente para soportarme.

Un día cayó enferma, muy enferma.

De ese tipo de enfermedad

que cuando los doctores consiguen saber qué es...

queda ya muy poco por hacer.

Y cuando, cuando ella se fue,

lo único que me hacía salir de la cama era la rabia.

Estaba enfadado con ella.

Le rogué que fuéramos al médico y me enfadé con Dios

porque le pedí que la ayudara y no hizo nada.

Por eso dejé de creer y por eso sigo disgustado conmigo.

Porque debería haber movido cielo y tierra

para ayudarla pero no supe qué hacer.

¿Ves esto? La Pensión Awd no existía,

era nuestra casa.

Vivimos aquí 30 años. Ella sigue aquí...

en la urna, encima de la chimenea.

También quiso que la incinerara.

Siempre se quejó del frío, así que la puse cerca del fuego.

Quizá quería otra cosa. Nunca lo sabré.

Quiero pedirte perdón. Te abriste y fuiste honesta.

Hablaste de tu dolor mientras yo...

ocultaba el mío.

Lo siento, eres mejor persona que yo.

No, no lo soy.

Estaba actuando.

Todo el mundo lo hace y todo el mundo miente.

Sí, me pongo mallas.

Sé lo de tu hijo. Gavin me lo dijo.

No pasa nada.

Todo está bien.

Solo somos dos personas que hacen lo mejor que pueden.

(LLORA) Yo tengo que ir a Roma

y tú te vas a casar.

(Vibración del móvil)

Es Clare, perdona. ¿Hola?

Bien.

Sí. No, todo bien.

¿Dónde estás? ¿Arreglaron lo del vestido?

Bien.

Bueno... No, no. No, todo bien.

Sí, todo perfecto.

Sí. No, todo está....

Todo va genial.

¡Hola! Vaya lujo. (RÍE) ¡Hola!

Oh, mírala. Estás fantástica.

¿Cómo va todo? ¡Genial!

¿Lo tienes? ¡Claro!

¿Ya? Sí.

De acuerdo.

Bien...

¿Qué es lo siguiente para hacer que no sea lejos de casa?

¿Que qué? (RÍE) No, nada.

Oh, qué ganas. Sí, por aquí.

Sí. Cuidado con el escalón.

Tengo un par de filetes con mantequilla en la nevera.

Esa no es la capa que elegimos.

Annabelle, estás aquí. Te presento a Clare Hollings.

Clare, Annabelle Wilson de Nantucket, Massachusetts.

Encantada de conocerte y felicidades.

Gracias. ¿Te está gustando Escocia?

Oh, ¿a quién no le va a gustar? Es... espectacular.

Arregló las cañerías.

Howard, solo fue la bajante. Sí, pero la arregló muy bien.

Ella y su marido Fred tenían una ferretería en Nantucket.

Puede arreglar cualquier cosa.

¿En serio? (ASIENTE)

¿Estás aquí con tu marido?

No, por desgracia murió hace más de un año.

Oh, lo siento.

Es muy interesante su forma de llevar el luto.

Cuéntale... Howard, no.

Clare no querrá hablar de mí.

Es un momento muy feliz en vuestras vidas,

una felicidad que nunca crees que va a acabar.

Mejor os dejo solos, ¿de acuerdo?

Voy a dar una vuelta por el pueblo, a aquella cafetería a la que fuimos

en bicicleta. Bien.

Cenaré por allí.

Encantada de conocerte.

Os deseo que seáis felices.

Cuidado con la bici. Sí, claro. Lo tendré.

¿Sabes montar? Por supuesto.

¿Lo dudas?

Recuerdo aquel día.

¿Dónde fuisteis? Al pueblo

y al pub a tomar algo.

Annabelle pensó que sería buena idea.

Y tenía razón, lo fue. Seguro.

Wally, ¿estás a gusto? ¿Sí?

(Piano)

¿Crees que Annabelle es atractiva? ¿Atractiva?

Bueno, ya sabes,

guapa, bella.

Bella.

¿En el sentido clásico como la Mona Lisa

o un Rembrandt?

Bella en ese sentido, no.

Ella se describe como una persona ordinaria,

no sé por qué.

¿Ves a Clare?

No es ordinaria.

Pero deberías preguntarte qué te gusta de ella.

Hay cosas que no pueden funcionar. La gente no cambia.

No, yo creo que sí cambia.

Cambia cuando quiere algo diferente en la vida.

Ahora dime,

¿qué quieres ahora que no quisieras antes?

Bueno, supongo que poder vivir aquellas cosas

que antes intentaba encontrar en los libros.

Trataba de comprender el universo por mi cuenta.

Ahora lo que quiero es ser feliz.

(SUSPIRA) ¿Ves la mansión que tienes?

Es una mierda, a no ser que seas feliz en ella.

Cuando vuelvo con Winnie a casa cada noche

con los niños llorando, insultando, gritando,

llenos de mocos por todos lados es un caos.

¿Pero sabes qué? Es mi caos.

Ellos son la razón por la que recojo la mierda de otros

durante todo el día. Me necesitan.

Y supongo que yo a ellos.

Eh...

Mira esto.

¿Hablaste con George? No.

Bueno, vendrá tarde o temprano.

Fuiste un buen padre.

Atento.

¡Oh! Eso sí que ha sido suerte.

Bueno, ¿dónde vamos a cenar? Al mejor sitio de la ciudad.

¿Al Loch Lomond Arms? No, la Pensión Awd.

Oh, Howard. Sabes que me apetecía salir fuera.

Si estamos fuera, al otro lado de la fuente.

Donde podremos degustar mi famosa bullabesa

servida por mi infame amigo Gavin.

(SUSPIRA) Sí, es difícil encontrar buenos camareros.

(RÍE) Vamos.

Por favor.

Querido, parece delicioso.

¡Oh!

Perdona, Gavin.

Habrás tenido una jornada muy dura.

(FARFULLA)

¿Sabes? Hasta ayer, Annabelle pensaba

que tenía un equipo completo de empleados.

¿Por qué te importa lo que piense? No sé, quizá por orgullo.

¿Orgullo?

Howard, es solo una huésped, nada más.

No consigo entender por qué la opinión de esa mujer

te importa lo más mínimo.

Quizá me dé vergüenza tener que llevar yo solo

una pensión que antes era mi casa.

No sé, aún me queda algo de dignidad,

algo difícil por tener tú mucho más éxito que yo.

Nunca me lo habías comentado.

Es cierto, yo lo tenía todo.

Ya sabes, una esposa preciosa que me quería y me apoyaba.

También una carrera interesante y un hogar que reconfortaba mi alma.

Ya sé todo lo que has perdido, pero me encontraste a mí,

¿recuerdas? (RESOPLA)

Clare, por favor. No sé qué ha pasado contigo.

Cuando estuve aquí hace una semana,

me dijiste que querías cuidarme y casarte conmigo.

Y quiero cuidarte, es solo que... ¿Solo qué?

¿Cambias de repente por una mujer simple y mediocre

que se presenta aquí de Dios sabe qué isla?

Ella no es simple, es complicada como todo el mundo,

que es complicado.

Y es dulce, buena, lista y divertida.

¿Y qué más?

¿Más hogareña que yo en esta triste y sórdida finca?

Oye... Es una vergüenza.

Traeré a mis diseñadores inmediatamente

para que dejen esto presentable.

Podríamos ir a Londres mientras la reforman.

¿Reformas?

Mi familia ha vivido aquí por generaciones.

Puedes cambiar las alfombras o las cortinas,

pero no puedes echar abajo el carácter de esta magnífica...

¿Magnífica? Está bien, vale.

Howard, tú eres el que necesita salir.

Tienes razón. Tengo...

Tengo que salir de esta boda y de tu vida.

¿Qué?

Seré sincero.

No te gusta mi casa, tampoco mi mejor amigo

ni mi bullabesa.

Creo que ni siquiera te gusto.

Para, Howard, estás siendo ridículo. ¿Yo?

Gavin me preguntó el otro día qué me gustaba de ti

y no supe qué decir.

Eres cruel.

No soy cruel.

Crueles son las personas que solo quieren su beneficio

sin pensar a quien dañan.

Seamos amables, para variar.

Creí que habías superado lo de Meredith.

Querías una vida nueva, una vida emocionante.

Lo irónico es que es verdad.

Estoy preparado para una nueva vida.

Pero no contigo.

Lo siento.

¿Te preparo la sopa para llevar?

Eres un capullo.

¿Estás bien? No.

# Adiós, Clare.

# No nos podemos querer.

# Cuando despierte mañana,

# no será como ayer.

# Clare, tú... #

(RÍE)

# Había una chica que...,

# que encontró # un agujero en un bote.

# Ella sabía que allí estaría... #

Ha llegado el correo. ¿Hay alguna novedad?

Recibí la carta que estaba esperando.

Qué bien huele.

¿Dónde está Clare? ¿Qué?

Clare, tu prometida. ¿Te acuerdas?

Sí, claro. Parece que se dejó en Londres

lo que necesitaba.

¿No lo pudo conseguir aquí, en Loch Lomond?

(RÍE) Creo que no.

¿Aún tienes familia aquí?

Sí. Tías, primas, sobrinos y esas cosas.

¿Tu padre tenía una hermana?

Sí.

¿Sigue viva?

Es difícil saberlo. Es muy mayor y apenas se mueve.

¿Por qué? ¿Pasa algo? ¿Estuvo casada? ¿Tuvo hijos?

Espera un momento. Espera, espera. ¿Qué es lo que pasa?

¿Se llama Arlene?

Sí.

Es la madre de Fred.

¿Me puedes llevar con ella?

Eh... Supongo. Sí. De acuerdo.

¿Y después llevarme a la estación de tren?

Eh...

(ASIENTE) Bien.

Bueno.

Una locura, ¿verdad?

(Truenos)

Creí que habías venido a Escocia

porque querías vestirte como en "Braveheart".

No pensaba que estuvieras en una misión

para demostrar que tu difunto marido era familiar mío.

¿Qué más hay en esa carta?

Todos los documentos del hospital de Nantucket,

está todo.

Fred descubrió que había sido adoptado.

Tu tía Arlene estuvo un verano trabajando en Nantucket

con una buena mujer llamada Mary Wilson.

Se quedó embarazada, pero como no estaba casada,

sabía que no podía volver así a casa.

Tuvo allí al bebé y Mary Wilson lo adoptó.

Ese bebé era Fred.

Hola, Howard. ¿Vienes a despedirte? Hola, Arlene.

No, he venido a saludarte. ¿Cómo estás?

Tienes buen aspecto. Oh, Howard, cállate.

Eh... ¿Quién es ella?

Una amiga mía. Americana.

Viene de Nantucket, concretamente.

Sabía que iba a pasar en algún momento.

Ven, siéntate aquí y deja que te vea.

Hola, Arlene, soy Annabelle.

Annabelle. Sí.

Has venido de muy lejos, Annabelle. ¿Por qué?

Porque tenía que hacerlo, y también quería.

Pero me daba miedo.

¿De qué tenías miedo?

De la verdad, supongo. De lo que fuera a pasar.

Oh, la verdad.

Toda la vida he intentado esconderla,

y ha sido la más completa pérdida de tiempo.

¿Quieres decir que la verdad no importa?

No.

Digo que la verdad es lo único importante.

Lo único...

¿Qué pasó con mi bebé?

Tuvo una buena vida,

hasta que, lo siento,

murió hace poco más de un año.

Él estaba...

Él consiguió saber de ti

y estaba haciendo planes para venir a conocerte.

¿Cuándo se cayó de la escalera?

Lo sabías.

Sí.

Estaba suscrita a la Gaceta de Nantucket

y... ¿Cuál era? ¿El Post? Sí.

Desde que dejé la isla.

Lo sé, lo sé todo de vosotros.

¿Qué es eso? Mis recortes.

Quiero que los veas.

¡Dios mío! Es toda nuestra historia familiar.

¡Mira! De cuando abrimos la ferretería.

Así es. Y eso es...

Cuando le nombraron hijo predilecto. Sí.

Es increíble.

Hay muchas cosas.

Oh, tengo algo para ti, Arlene.

Quería que parte de las cenizas de Fred estén...

con su madre.

Oh, Dios te bendiga.

Gracias. Están en esta caja

porque "Forrest Gump" era su película favorita.

Teníamos el mismo sentido del humor. (RÍE)

Y los mismos ojos. Se parecía muchísimo a ti.

Era muy guapo.

Lo que tenéis que hacer los dos

es aprender a ser felices de nuevo.

No es fácil,

pero hay que intentarlo con fuerza.

Tienes que llevártela a casa, Howard, no seas estúpido.

Venga, llévatela. Es tu chica.

Adiós, Arlene.

Volveré. ¿En serio?

Sí, lo haré. Te lo prometo. Estaría encantada.

De acuerdo. Adiós. Vale.

Adiós, tía Arlene. (RÍE)

¿Puedo coger un caramelo? No.

¿Por qué no? Nunca te los comes.

¿Cuál vas a coger? Creí que podía elegir.

Oh, mi favorito.

¿Quieres uno? No.

Entonces, me llevaré el plato.

Hasta pronto.

Lo que ha ocurrido es extraño, ¿no te parece?

Ha sido bonito, por lo menos para mí.

Es posible.

¿Cuando dijo que te llevase a casa qué querría decir?

No tengo ni idea, es tu tía.

Lo normal es que tú me contaras a mí lo que quiere decir.

Puede ser.

A lo mejor quería...

¿Qué haces? Llevarte a casa.

¡Voy a perder el tren! (SARCÁSTICO) ¡Oh, no!

¡En serio!

¡Oh, no! ¡Oh, sí!

Y es el único tren de Escocia.

¿Qué?

Dijo claramente que te llevara a casa.

Sigo sus instrucciones.

Sí, también dijo que no fueras estúpido, ¿vale?

Es una vieja loca, no sabe lo que dice.

Howard, he perdido el tren y perderé mi vuelo.

Debería estar ahora camino a Roma. Bien, ¿sabes qué?

Hoy voy a hacerte espaguetis con albóndigas.

Como si estuvieras en Roma, ¿eh? Oh, fantástico.

Entonces, creo que voy a vestirme como Audrey Hepburn

y tú podrías fingir que yo te resulto atractiva.

No, Audrey Hepburn era delgada como un palo.

No gusta, yo soy italiano. Oh, sí. Te entiendo.

Prefieres algo más de carne. Sí, claro.

Entonces, me vestiré como Sophia Loren. Mejor, ¿no?

Voy a sacar el equipaje del maletero

y, por cierto, Wally se alegra de verte.

Gracias. Vamos.

(CANTA)

Una vez más, mis felicitaciones al chef.

Es fantástico.

Se lo diré.

¿Crees que nos ven?

¿Quién? Meredith y Fred.

Oh, ¿quieres decir desde el Cielo? Sí.

No lo sé.

Me cuesta creer en esas cosas.

¿La echas de menos? Sí.

¿Tú a Fred?

(ASIENTE)

¿Siempre será así? Dios, espero que no.

Pero ahora tienes... Tienes a Clare.

Ahora ya no.

Pero va a volver de Londres. No.

¿Estás bien? Como lluvia en campo escocés.

No es algo que se diga por aquí.

Quizá paso demasiado tiempo contigo.

(RÍE)

Recogeré la mesa.

¿Por qué no me esperas en la suite de lujo?

Es la de la chimenea y los sofás grandes.

Todo es más grande en la suite. (ASIENTE)

Recojo yo.

Esta era la habitación favorita de mi difunta esposa.

Me has visto. (RÍE)

¿Verdad? (RÍE) Sí.

Coincido con Meredith, para mí es la más bonita.

¿Sabes por qué?

Tiene buenos muros.

No sé cómo he hecho eso. ¿El qué?

Lo del pelo. ¿Te acuerdas cuando Barbra Streisand

hace lo mismo con Robert Redford? ¿Debo cortármelo?

No, no hace falta. Es que me encanta esa película.

Olvidé ponerla en la lista. No me gusta esa película.

¿Cómo puede no gustarte?

Soy escocés, somos gente terca.

He ahí el dilema.

La loca de mi tía Arlene es la madre de Fred.

Eso supone que en esa caja de bombones

está mi primo.

Lo que significa que quiero acostarme

con la viuda de mi primo fallecido

el día después de cortar con mi prometida.

Es una locura, Annabelle, hasta en Escocia.

Tú...

hablas demasiado.

(AMBOS RÍEN)

LA EXPERIENCIA AWD

¡NO SE HABLA! ¡NO SE CANTA!

¡SOLO DIVERSIÓN!

En la costa de Loch Lomond,

en un castillo para reyes y fontaneros,

estalló el amor.

¿Dónde aprendiste eso? (RÍE)

Si estuviste encerrada 32 años en una isla.

Lo estuve, pero estaba enamorada; me salía solo.

¿Puedo hacerte una pregunta?

Claro.

¿Fred y tú veíais mucha pornografía?

A mí no me iba la pornografía, me gustaba Fred.

No es lo mismo hacer el amor que echar un polvo, ¿no crees?

Yo no sé qué pensar.

¿Por qué no vienes y te montas aquí otra vez?

No, y te diré por qué.

No pienso perder otro tren por su culpa, señor Awd.

No puedes irte ahora. ¿Por qué no?

Porque...

¿Crees que porque hayamos pasado una gran noche

iba a cambiar todos mis planes por ti?

Sí. Pues te equivocas.

No. Ya renuncié a mis sueños una vez y no volveré a hacerlo.

No puedes, eres la mejor fontanera de Escocia.

Ya tienes a Gavin. Pero lo tuyo es insuperable.

¿Es un piropo? Es un piropo.

(RÍE) Bueno. Hay una razón para quedarte.

¿Y cuál es? Estoy embarazado.

Somos como el perro y el gato, y lo sabes.

Nos llenaremos de cardos y acabará mal.

No estamos hechos el uno para el otro.

¿Y cómo llamas a lo que hemos hecho?

Duelo. No.

No, duelo es llorar hasta que no queden lágrimas.

Duelo es beber hasta ahogarte.

Duelo es tatuarte para sentir un dolor diferente.

Lo que hemos hecho es volver a vivir.

Esos jadeos, gritos y gemidos.

Yo no he gritado.

Pues alguien lo hizo. Gritaste, y muchas veces.

Estaba asustado. (RÍE)

Dímelo a mí.

Hablando de lo de anoche...,

no imaginaba que fueras tan tierno.

Yo tampoco. Vamos.

No puedo ir, sigo tierno. ¿Problemas con la cañería?

(RÍE) Creo que está atascada.

Llama a un fontanero. Llamaré a Gavin.

No sé qué va a hacer, asustarla.

(RÍE)

Voy a echarte de menos un poquito. Lo sé, yo a ti también.

¿Qué echarás más de menos?

Tu trasero.

Oh, ¡yo no tengo culo!

Lo eché de menos desde el principio. (RÍE)

¿Qué más vas a echar de menos?

A ti.

No entiendo por qué te vas. Howard, te lo dije. Tengo una lista.

¿Sabes qué te digo? Olvídala.

Frena, por favor. Ve más despacio.

Por cierto, "Forrest Gump" es una película malísima.

Todas las mujeres mueren porque deciden irse de su casa.

La película es misógina. Me sorprende que te guste.

Yo no he dicho que me guste, dije que le gustaba a Fred.

Frena, vas demasiado rápido. He conducido toda mi vida

por estas carreteras, no hace falta que me digas

cómo tengo que ir. Ve más despacio.

¿Qué derecho tienes a darme órdenes?

Cuando te marchas... ¡Cuidado!

(LLORA) Oh, Dios mío.

(LLORA)

Dios mío...

¿Estás bien? (LLORA) No.

Fred no estaba en esa caja, ¿sabes?

Está en tu corazón.

¡Tú no tienes ni puta idea

de lo que hay en mi corazón!

Vas en sentido contrario, la estación es hacia allá.

¿Sabes?

A Howard en realidad no le gusta nadie.

Vive solo en su casa porque le gusta.

Pero contigo es diferente, ¿sabes?

Escucha, Annabelle.

Yo creo que estás hecha para estar aquí.

La casa te lo dice.

Fred te lo dice.

Y de una manera poco afortunada, Howard también te lo dice.

Yo creo, si me permites decirlo, que has sido muy cabezota.

Yo pensaba que los escoceses teníamos la exclusiva.

¿Un caramelo?

(Truenos)

Habrá que quitar la carpa, Gavin. ¿Por qué?

Ya no hay ninguna boda.

Es una verdadera pena.

Una tragedia shakesperiana.

Mira...

No voy a decir esas cosas que les gusta oír

a los americanos, no voy a hablar como si estuviera escribiendo

una carta.

Nosotros aquí no hablamos igual que en tus películas.

¿Nunca les decís a las mujeres que las queréis?

Claro que lo decimos, pero no de esa manera.

Decimos: "Tu pelo es bonito".

Tu pelo es bonito.

El rubio ceniza te queda muy bien. (RÍEN)

¿Sabes? Eres un capullo. (RÍE) Sí, soy un capullo,

pero refinado.

Y todo tuyo.

No se te ocurra, no cantes.

No.

Un poquito. Por favor, no.

No es el momento.

Cantas bien, pero cada cosa a su tiempo.

(TARAREA)

Hola, papá. Hola, hijo.

Pensaba que no ibas a venir.

Sí, bueno. Cambié de opinión.

Me alegro. (AMBOS RÍEN)

(Campanas)

Damas y caballeros,

¡les presento a lord y lady Awd de Loch Lomond!

(Aplausos y ovaciones)

(Música celta)

Te quiero, hijo. Y yo, papá.

Gracias.

¿Qué te parece? No está mal, ¿eh?

Oh, tía Arlene.

Gracias. Te quiere, y creo que yo también.

(RÍEN)

Oh... Se me están soltando las ligas de las medias.

Quiero enseñarte algo. Creo que ya lo he visto.

No, no, no.

Eso ya lo viste al levantarte esta mañana.

No, esto es otra cosa. ¿Y qué es?

Esto, querida mía,

es mi último secreto.

Vamos.

¿Recuerdas que te conté cómo estuve después de la muerte de Meredith?

Sí.

Pues fue todavía peor.

Hasta que Gavin me dijo: "O sigues adelante o te vas a morir.

Tienes que empezar a construir algo nuevo

o los recuerdos te matarán".

Eso mismo le dije a Fred cuando dejé Nantucket.

Pues teníais razón.

Así que Gavin me ayudo, literalmente,

a construir mi nueva vida. ¿Tú has hecho esto?

¡Es increíble!

"Los Robinsones de los mares del sur"

fue la primera película que vi.

Oh, es perfecta.

Oh, Dios mío. Me alegra que te guste porque...

con los gastos de la boda y la casa cayéndose a pedazos,

tendremos que vivir aquí. Somos pobres.

No es verdad, no lo somos.

Gané una fortuna vendiendo mi casa y la ferretería.

Tengo mucho dinero.

Se casó bien, señor.

No me casé por tu dinero.

No, pero hace algún tiempo sí que o habrías hecho.

No habría tardado un segundo.

Bienvenida, lady Awd.

No te puedes hacer idea...

de cuánto me gusta tu pelo.

(AMBOS RÍEN)

No te acomodes mucho. ¿Por qué?

Nos vamos de vacaciones a Roma.

Qué emocionante. ¿De verdad?

Sí, sí. ¡Fantástico!

Sesión de tarde - Entonces llegaste tú

17 abr 2021

Annabelle, una viuda solitaria, planea un viaje alrededor del mundo con las cenizas de su esposo para visitar los lugares que adoraban de sus películas favoritas. Su primera parada es en Escocia, allí conoce a Howard, el dueño de la pensión donde se aloja, que también es viudo pero está prometido con Clare, una guapa mujer de negocios. Ambos conectan enseguida y sus vidas cambiarán para siempre.

Contenido disponible en España hasta el 17/05/2021.

ver más sobre "Sesión de tarde - Entonces llegaste tú" ver menos sobre "Sesión de tarde - Entonces llegaste tú"
Programas completos (82)
Clips

Los últimos 237 programas de Cine internacional

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos