www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5793891
Para todos los públicos Mañanas de cine - Un cuchillo en la oscuridad - ver ahora
Transcripción completa

¡Cuidado, podrías perder tu honra!

(RÍE)

(Música tensión)

(RÍEN)

¿Qué es lo que os pasa?

Tomáoslo con calma. Esto es una celebración.

Vamos, levantaos.

Y divertidos un rato.

(Silencio)

(Murmullos)

(RESOPLA)

Hola, Josie.

(ENFADADA) -¡Sois un par de miserables sabandijas!

¡Ja!

(Música)

Niebla.

Un tiempo extraño.

Se acabó el verano.

Un tiempo extraño.

¿Quién se creen que son peleándose como niños?

No soy una chica fácil.

Ya lo verán.

(Música lejana)

¿Quién anda ahí?

Tal St. James, ¿eres tú?

Te he dicho que te olvides de mí. Estás borracho.

¿Bladgey?

¿Tal?

(Música tensión)

¡Ah!

(ASUSTADA) ¡Déjame en paz! ¡No!

(GRITA ATERRADA) ¡Ah! ¡Ah!

(GRITA Y LLORA)

(Música cabecera)

CIMARRÓN

"UN CUCHILLO EN LA OSCURIDAD"

Si no fuera porque yo soy el único aquí,

diría que la ha matado un cirujano.

Pues vamos a empezar a descartar opciones.

Ya que usted es el único cirujano aquí,

¿dónde ha estado en las últimas horas?

He estado toda la noche jugando a las cartas en el Saloon.

Hay cuatro testigos.

¿Por qué un médico? Por el corte.

Ha sido alguien que sabe usar bien un cuchillo.

He oído que le ha pasado algo a Josie.

Sí... No, mejor que no vayas hacia allá.

Todo el mundo aquí vio cómo Josie dejó la fiesta.

¿Con quién estaba?

Déjame tu cuchillo.

¿Es así como se le da el cuchillo a alguien? ¿Por el filo?

No me mire a mí. Yo no he sido.

Me gustaba.

De hecho, nos gustaba a todos.

Oiga, yo no podría hacer algo así.

Muchos se fijaban en ella y muchos usan cuchillo también.

¿Qué hay de ese indio?

El cherokee. Siempre la acechaba para estar con ella.

Ella nunca ha bailado con un perro como él.

-Es cierto, sheriff Crown.

Le he visto sacarle la piel a una serpiente tal que así.

Un solo movimiento y toda la piel fuera.

Lo comprobaré.

Tiene trabajo.

Nos vemos luego.

Te he dicho que no fueras.

No sabía que estaba así.

Un par de ustedes cúbranla con una lona

y llévenla a la carpintería.

Te invito a una cerveza.

¿Es que eso no le afecta? Sí. Me afectaba...

Pero ya he visto muchos muertos y voy a ver muchos más.

¿Pero así? No. Así no.

Ha sido una mente enferma.

¿Adónde va? Voy a averiguar...

quién andaba detrás de Josie.

Déjame la botella. Hoy necesito beber.

-Me debes dos botellas. -¡No me amenaces!

¡Que estoy sin trabajo!

-¿Ha quedado muy mal?

-Es la obra de un enfermo.

-¡Cállate ya! Si encuentro a quien lo hizo, lo mataré.

(Silencio)

-La hemos llevado al carpintero.

-Algunos dicen que estaba enfadada contigo.

-Pues escúchame bien,

no quiero volver a oír hablar de eso. ¡Me gustaba, todos lo saben!

Cada vez que... que iba...

a casa de Pony Jane

Josie y yo

nos reíamos mucho.

Es cierto.

-¿Quién haría algo así?

-Podría haber disparado,

incluso que se lance un cuchillo puedo entenderlo,

pero que se le haga eso a una mujer...

-Nadie que conozca haría algo así. Nadie.

-Yo sé quién lo haría.

Un salvaje lo haría.

Alguien que suele cortar cabelleras.

Un indio. Un cherokee. Seguro.

-¿Te refieres al que siempre va con Highs?

-Sí, el mismo.

Acechando.

Siempre acechando intentando acercarse.

-Parece un hombre agradable, a pesar de ser indio.

-No te engañes. -Tal...

Parece que le estés acusando. -¿Eso parece?

Solo quiero que cuelguen a quien le hizo eso a Josie. Eso es todo.

Y vosotros sois tontos si pensáis que ese salvaje

iba a permitir que lo rechazara.

-¿Alguna vez has oído a Josie insultar al indio?

-¡Claro! ¡Muchas veces!

Siempre lo hacía. Todo el mundo lo sabe.

Lo hizo él.

Sé que Crown no lo creerá.

¿Alguno de vosotros...

quiere dar un paseo?

¿Al campamento indio? Solo a preguntar.

¡Muy bien, muy bien! ¡No importa!

Si no queréis capturar a un asesino, iré y lo haré yo mismo.

Pony Jane, ¿no es un poco extraño tejer como si estuviera en su casa?

Así mantengo limpia mi cárcel.

Tengo que admitir que hay menos peleas aquí

que en cualquier lugar de la ciudad. Eso es porque somos ordenadas.

¿Hay algo que pueda hacer por usted?

¿Vio a alguien acechar a Josie en los últimos días?

¿Alguien en particular?

Ah... ¿Conoce a Kallman Gambley? No.

Es alto, delgado, ojos pequeños como un gato.

¿Alguien más?

Pregunte a las chicas.

-El médico. ¿Casio?

Oh, Katie, perdió a su mujer. Solo viene a...

-Oiga, a Josie no le gustaba nada.

Venía cada noche a beber con ella.

Kallman. Casio...

Me pregunto quién fue el último en ver a Josie antes de ir a bailar.

Fui yo.

¿Había alguien con ella?

No. Nadie en especial. Ella solo quería ver los adornos.

Me gustaría hablar con las señoritas. ¿Le importa?

En absoluto. Pero, por favor, vayan a la parte de atrás.

Esa placa asusta a los clientes.

Me gustaría hablar con usted.

(CONTENTO) Oh, Maddie.

(RÍE)

¡Oh! ¡Guau! ¡Oh! Oh, Jim, querido...

Maddie, Maddie Lennart. ¿Qué estás haciendo aquí?

No me creo que seas tú. Oh, Jim, me alegro de verte.

Aunque la última vez que te vi no llevabas esa placa.

Todos adquirimos malos hábitos con el tiempo.

Veo que todavía te cuesta afeitarte. Maddie...

Tú en Cimarrón. Es imposible. Abilene. Cinco años.

Creí que te habías casado.

Fue una mala idea, ¿eh?

Cuando llegó la fiebre del oro él decidió irse.

Oh, siempre te gustaron los malos.

¿Y qué tal te va a ti como responsable de la ley?

No es fácil.

Soy el objetivo de todos

los borrachos, ladrones y matones que buscan pelea.

Te conozco. Te has cansado de correr.

Si hubiera encontrado a alguien como tú,

hace tiempo que no correría.

Eso de Josie... es horrible.

Te dará trabajo. Sí, desde luego tengo mucho trabajo.

Yo no puedo ayudarte. Solo hace un par de días que estoy aquí.

Ya te he dicho dónde la vi la última vez.

Oh, Maddie, me alegro de verte.

Creía que nada me haría sonreír esta noche.

Te veo estupenda.

Yo me veo como un saco de alfalfa, así que no sigas.

Oh, oh, oh. De eso nada.

Ahora que estás cerca, vamos a tener que volver a vernos.

Eso estaría bien. Puedo enseñarte la zona.

¿Qué tal mañana? (ASIENTE)

Te traeré un caballo. Abrígate, porque hará frío.

Y te enseñaré un paisaje maravilloso.

Eso sería genial.

Me ha encantado verte. Sí.

Bueno. Es mejor que me vaya hora.

Jim...

El modo en que la han matado...

nos ha asustado a todas.

(Música tensión)

Carnicero, no te muevas o te abro otro agujero en la cabeza.

Sangre.

-¿Qué es lo que quieres?

(ASUSTADO) ¡Ah!

-Este es el broche de Josie.

-Pregunto qué quieres. -¡Lo que quiero es dispararte!

Pero no lo haré. Debo volver a la ciudad.

Todos se tragarán sus palabras cuando vean esto.

Muévete.

(Continúa la música)

(Ruido)

Tranquilo, soy yo, MacGregor.

Eso pondrá tu tumba si vuelves a hacerlo.

Una noche movida. Todo el mundo me lo ha dicho.

¿No ha habido suerte?

Todos están ciegos, sordos y mudos. Yo creo que tengo algo.

Un hombre llamado Peddigrew lleva en la ciudad un par de días.

Está en el salón de Pony Jane, pero no dentro, se queda fuera.

Le han visto hablar con Josie. Todo el mundo hablaba con Josie.

Eso es lo que hacían. Hablar y punto.

A mucha gente no le gusta Peddigrew.

Es chatarrero y va por el país arreglando cosas.

¿Sabe cuál es su especialidad? Afilar cuchillos.

Mucha niebla para ese trabajo, ¿no?

Para un artesano como yo basta con hablar con el metal.

Incluso en la oscuridad responde. Será eso...

Me parece notar un cierto...

Oh, buenas noches.

¿Cuánto tiempo lleva en la ciudad? Solo unos días.

En su ciudad hay cuchillos desafilados, así que aquí estoy.

¿Y qué se siente al usarlos? ¿Disculpe?

Tengo entendido que usted conocía a la joven llamada Josie.

Josie...

Conozco a...

Anabella, a Nancy, Rachel y...

Pero le pregunto por Josie. Vivía en el salón de Pony Jane.

¿Vivía? La han matado hace unas horas.

Con un cuchillo. Vaya...

Lo siento.

Seguro que lo siente más que un carpintero.

Es su especialidad, ¿no?

Quiero que me diga todo lo que sepa sobre ella.

Pero no puedo decirle nada.

Solo soy un artesano.

¿Dónde ha estado esta noche?

Pues paseando por la ciudad.

¿Paseando por dónde?

He estado por el campo de los granjeros

y también por el barrio más rico.

Miente, Peddigrew. No miento. Es lo que...

¡Vendrá conmigo! No, no, no, no por favor. No.

No puedo soportar estar encerrado. No puede encerrarme otra vez.

¿Otra vez? Me refiero a...

¿Por qué le encerraron?

Nunca les he hecho daño.

Solo me gusta mirar a las mujeres más guapas.

Un fisgón...

Inofensivo.

Tal vez no esta vez.

¡Se lo juro!

¡No era nada más que eso!

¡Yo no he hecho daño a nadie! ¡No sería capaz de hacerlo!

¡Sheriff, créame! ¡Sheriff, debe creerme!

(Música tensión)

Francis, ¿has visto a MacGregor?

Sí, le estaba buscando hace un momento.

¿Por algo en concreto? Ah...

Encontró al hombre que buscaba, un tal Tallman... o Kallman.

Kallman. Sí, Kallman.

Estaba jugando al póquer.

Una hora extraña para que estés leyendo el periódico.

Me gusta repasar las noticias. Me los ha prestado el Sr. Peabody.

El "London Times". ¿De Inglaterra?

Sí. Los tiene de todo el planeta.

Le gusta saber todo lo que sucede en el mundo civilizado.

¿Y qué es lo que te pasa a ti?

¿Qué tienes en la cabeza, Francis?

Solo algunas ideas.

Si vuelves a salir con eso de "Doc Crown, el azote de Cimarrón",

te sacaré de la ciudad arrastrado por seis caballos.

Vale. "¡Jim!".

No esperes a muchos clientes más. Esta noche no.

No, he mandado al camarero a casa.

Le veo preocupado.

Siempre lo estoy. Soy el sheriff.

No, no. Esta vez es distinto. Es... Es por lo de esa chica.

Te lo dije cuando llegaste a Cimarrón.

"Habrá más muerte que alegría".

Se habla mucho por la ciudad.

¿De qué se habla?

De algo salvaje. De algo que asusta.

La gente ha oído cosas y quiere saber más.

¿Y tú? ¿Tienes miedo?

No más del habitual.

Cuando llegué también me dijo que aprendería a convivir con el miedo.

Y eso es lo que hago.

No solemos tener casos como este.

Puede que los demás estén asustados, pero yo no.

No viste a Josie.

¿Trata de asustarme?

Solamente trato de decirte que hay un nuevo maníaco en Cimarrón.

Pues yo se cuidar de mí misma.

Igual que Josie.

Hasta hoy.

(Música tensión)

Ahora vas a contarles todo sobre ese cuchillo tuyo

y sobre el broche de Josie.

-No te diré lo que quieres oír.

No importa cuánto me golpeéis,

no he hecho lo que crees. -Ah, ¿sí? ¿El qué?

-La cosa.

La cosa con la chica Josie.

-Mira.

-Te equivocas con eso. -Era de Josie.

-Sí.

Pero te equivocas.

-¿Y qué pasa con tu cuchillo lleno de sangre? ¿También me equivoco?

-Sí. Era la sangre de un lobo.

Si hubieras mirado, habrías visto su piel.

-Tal, ¿estás seguro? -¡Cállate!

Háblame del broche. ¿También era del lobo?

-¡Ah! -¡Será mejor que hables!

O te voy a destrozar la cabeza.

-Cuando oí que había muerto

fui a ver...

y encontré eso en el callejón. -¡Mentiroso!

-¡Asesino! ¡Lo cogiste! ¡Levantadlo! ¡Confiesa!

¿Qué querías?

¿Qué querías? Querías esto, ¿eh?

Creías que nadie lo encontraría, ¿eh? -Mejor mátame.

-¿Por qué lo cogiste?

¿Por qué?

-Acordarme. -¿Qué?

¿Qué has dicho?

-Para acordarme de que era mi mujer.

-¡Eres un tramposo! -¡Suéltame!

-¡Todos habéis visto cómo juega! ¡Le tiemblan las manos!

¡Mira mucho las cartas! Yo creo que están marcadas.

-No lo repetiré.

-No me asustas nada, anciano.

Los indios me enseñaron la manera de partirte en dos.

-¿Te enseñaron a morir?

Señores, se acabó.

¿El señor Kallman?

Así es. Y usted es el sheriff Crown.

Quisiera hablar con usted. Adelante.

Sabe bien manejar un cuchillo.

Producto de mi juventud.

Me han hablado de usted esta noche.

¿Sí? ¿Sobre qué? Una chica llamada Josie.

No es sobre los cuchillos.

Eso depende.

Soy jugador, señor Crown, no navajero.

Salta a la vista.

¿Ha estado fuera esta noche?

A las cinco me levanté de la cama. Estoy en El Caminante.

A las seis ya estaba vestido.

A las 6:15 comí un plato de albóndigas de ciervo

en el restaurante. A las 7:30 tomaba una copa en El Pony Jane.

Llegué aquí a las nueve y he estado aquí desde entonces.

Los caballeros se lo dirán.

Supongo que no hay nada más de qué hablar.

¿Ha oído hablar de un inglés llamado Arthur Conan Doyle?

No, no he tenido ocasión todavía.

Él llama a esto procedimiento necesario para eliminar sospechosos.

Voy a tener que hablar con esos perdedores.

No sea que los haya engatusado desde las nueve.

Así es como lo llamamos aquí.

Eh, campeón...,

quiero que me hagas un favor.

¿Puedes coger esas manos y esos ases que tienes y largarte de la ciudad?

Te vigilaré.

Eres un tramposo.

Jim, rápido. A Pony Jane, deprisa.

¡Fuera de la ciudad en una hora!

(Música tensión)

Sheriff, aquí.

-Eh, ¿dónde está el sheriff? -Está aquí.

Oh, Maddie...

Oh, Dios mío. ¡Sheriff, le tenemos!

¡Sheriff, le tenemos!

Honestamente creímos que era él.

Nunca he visto algo así. Déjalo, MacGregor.

Tenemos mala suerte.

Y esos idiotas de ahí

acosando a inocentes.

Es solo el principio.

Debemos encontrarle y pronto, o esto será un caos.

Ya he impedido dos peleas.

Una de ellas entre dos ganaderos y un muchacho.

Lo habrían matado si no aparezco.

Los ganaderos en guerra y atacando a unos muchachos.

Eso es lo que nos faltaba.

Todos sospechan unos de otros.

Lo único que sé es que he estado en Pony Express esta noche

y todos querían colgarlo.

Creo que voy a ir.

¿A Pony Jane? Sí.

Mantente alejada.

Pensándolo mejor, no te muevas de aquí.

Todo el mundo critica a ese lugar ahora.

Esas chicas tendrán miedo. Necesitarán algo.

No salgas a la calle.

(SUSPIRA)

Podría haber sido el señor Peddigrew.

No fue Peddigrew. Yo estuve con él un rato.

Cuando me fui siguió trabajando.

Puede que esto suene un poco extraño,

pero he estado leyendo algunos periódicos viejos y...

Tráeme un café, Dulcey.

Hay algunas similitudes entre estos ataques.

El "modus operandi" es el mismo.

¿El modus qué? "Modus operandi".

Es latín. Es... Significa "el método del asesino".

El modo en que las mataron es muy similar

al de unos asesinatos que hubo en Inglaterra.

Parece que vienen a buscar el cuerpo.

(Música tensión)

Está en la trastienda.

Gracias por el ofrecimiento. No puedes hacer nada.

Vamos a cerrar en cuanto nos sea posible.

(Continúa la música)

¿Y Dulcey?

¡Dulcey!

¿Dónde está?

¡En Pony Jane!

¡Quédate aquí!

(GRITA)

Hombre, me ha asustado.

Dulcey, te dije que te quedaras.

¿Aunque esté escondido entre las sombras?

Una de esas sombras ha matado a dos mujeres

como a dos conejos. Solo caminaba por la calle.

Yo te acompañaré por la calle.

Te quedarás dentro con la puerta cerrada.

No soy una niña y no me gusta que me traten como si lo fuera.

Eres una jovencita imprudente

y voy a mantenerte encerrada en tu propio hotel. Te lo prometo.

Vigílala. (ASIENTE)

Tengo que hablar con Pony Jane otra vez.

El que le ha hecho eso a Maddie Lennart debía conocerla.

¿Por qué dice eso?

No había señales de violencia en la habitación.

(ASIENTE) Vamos.

(Música tensión)

(SUSPIRA) ¿Qué ha pasado? He oído a Dulcey.

La maldita niebla está en todas partes.

¿Podemos hablar un minuto?

Y toda la noche. Ya estamos cerrando.

¿Quién había dentro cuando la encontró?

Mucha gente.

Algunos hombres estaban tomando una copa y charlando.

¿La conocía?

Sí. De Abilene. Ya...

He estado tanto tiempo al margen de la ley

que se me hace extraño decir...

que lo siento por usted.

Siéntalo por sus chicas. Oh, puedo sentirlo por todos.

Un poco por usted, el resto por mí.

Para serle sincera, yo tengo miedo. ¿Quién había dentro?

Oh... El doctor Casio. Otro hombre muy elegante.

Le vi cantar y bailar. ¿Quien más?

Un inglés. Nunca le había visto. Grande y con bigote.

Con una maleta.

Un inglés, ¿eh? (ASIENTE)

¿Qué aspecto tenía?

Llevaba un abrigo largo... como de enterrador. De tacto...

suave.

No le vi bien la cara. Llevaba uno de esos sombreros tan anchos.

¿Quién más?

Había un jovencito que volvía al este buscando un lugar donde dormir...

y le mandé a un hotel.

No puedo detener a todo el mundo.

Llega alguien nuevo cada día. No puedo perseguirles.

Bueno, creo que yo también debería irme a otra ciudad.

Este lugar me da muy mala espina.

¡Es mejor que haga algo, Crown!

(Música tensión)

Sheriff.

¡Sheriff! ¡Estoy aquí!

¿Ha habido suerte? No mucha.

Puede volver en cualquier momento. En Londres tampoco hubo suerte.

¿Cómo? No le han cogido.

Oye, Francis, llevas toda la noche

que no haces más que hablar de Londres.

¿A qué te estás refiriendo?

El 7 de agosto

una chica llamada Martha Tabram murió en Londres acuchillada.

Unas semanas después murió Mary Nichols,

muy cerca de allí, en Whitechapel.

¿Fue el mismo hombre? No lo sé,

aunque empezó a enviar cartas a la policía y a los periódicos.

¿Qué hizo qué? Envió cartas a la policía

confesando los asesinatos y anunciando más.

Ha matado a siete mujeres. Paró el mes pasado y ya está.

No lo han cogido. Estamos en 1888.

La situación aquí ya es bastante mala y yo soy un simple sheriff.

En Londres tienen a Scotland Yard,

¿y tú me estás diciendo que están sorprendidos con nosotros?

Exacto. Y la forma en que murieron las chicas...

Es muy similar a como han muerto aquí.

(Música tensión)

Olvidé que quería encontrar a ese tal Shelton.

Sí. Está aquí. Es aquel hombre.

Sheriff Crown. Soy Shelton. Me han dicho que me buscaba.

Señor Shelton, estoy buscando un pajar

para luego ponerme a buscar la aguja.

(RÍE)

Se le ve cansado. Es una noche larga.

Bueno, si prefiere hablar más tarde, estaré aquí.

Si no le importa.

Bien.

¿Y ahora qué?

En este momento quisiera subir y dormir un poco.

Hágalo.

Desde hace un par de horas alguien me ha estado siguiendo.

Voy a salir otra vez. Quiero cogerle.

(Música tensión)

(Pasos)

(Música acción)

¡No me pegue más!

Vamos, hable. Me llamo Tipton.

Soy de Londres. Es un buen comienzo.

Los dos buscamos al mismo hombre. ¿Quién podría ser?

Un hombre que huyó de mi ciudad en noviembre...,

que cruzó el Atlántico y que ha llegado a su ciudad.

¿Dice que yo también le busco?

Es el hombre que mató a esas dos pobres mujeres.

¿Y quién podría ser, señor Tipton? Se llama Jack el Destripador.

(Música tensión)

Mató a siete mujeres en tres meses y se escapó. Nunca le vimos.

Nadie del Comité de Vigilancia al que pertenezco.

Andaba por los callejones de Whitechapel con un cuchillo

e imparable.

El 30 de septiembre mató a dos mujeres con una hora de diferencia.

El 19 de noviembre mató a la séptima. Y se esfumó.

De no ser por las cartas que nos mandó,

no hubiéramos sabido que se trataba del mismo hombre.

Ese Jack es vanidoso.

Dijeron que se había suicidado.

O tal vez que su familia de origen victoriana

había descubierto que era el Destripador y lo tenían encerrado.

Pero yo sé... sé que no.

Subió a un barco de migrantes.

La cosa se le ponía mal en Londres, así que vino a América.

Yo le seguí.

¿Tiene usted alguna idea de lo que tienen en sus calles?

¿Tienen alguna idea?

¿Entienden que ese que se hace llamar Jack el Destripador,

ese, sembrará el miedo para siempre?

He seguido su rastro por medio mundo.

Ha escapado de todos. Los ha vuelto locos.

Pero no se escapará de mí.

¿Quién es usted, señor Tipton? Se lo he dicho. Me llamo Tipton.

Ya sé cómo se llama. Pero ¿quién es? El único que puede salvarles.

¿Usted cree eso? Yo creo que Jack está aquí.

Qué locura. Sus muertes lo demuestran.

Aquí, en la niebla, que es como la de Londres...

anda, espera... con su cuchillo afilado,

los ojos abiertos...

Aquí.

Dígame, señor Tipton,

¿qué hace que un hombre venga desde tan lejos por esto?

Detenerle.

¿Por qué usted? No es usted agente de policía.

Yo era miembro del Comité de Vigilancia de George Lux.

¿Cuál es la otra razón? No hay ninguna otra razón.

Y aunque hubiera un millón más, no importaría.

Estaré ahí fuera, señor Crown.

Ahí fuera. Buscándole.

Se habla de ese comité en el "London Times".

¿Y qué dicen? Pues no mucho.

¡Que qué dicen! Lo mismo que ha dicho Tipton.

El modo en el que trabaja, las cartas que envió a la policía

y... otras cosas.

Si esto dura mucho tiempo, tendremos algo más que un asesino.

Yo creo que tiene razón, que es Jack el Destripador.

Lo he visto en los periódicos y todo lo que hizo en Inglaterra

lo está haciendo ahora en este país.

Ha habido dos muertes en Nueva York.

Una en Filadelfia, una en Washington DC

y dos en Chicago.

Y hace tres semanas hubo una en Kansas City.

Y parece que viene al Oeste. ¿Qué pasa si viene al Oeste?

Está bien, escuchad:

la situación actual en la ciudad es bastante inestable.

Lo que hay que hacer ahora es mantener la calma.

La gente está asustada y se teme lo peor.

Ese Jack es el diablo. Hará que todo el mundo huya.

Para evitarlo tenemos que atraparlo y, además, rápido.

¿Cree que se trata de Jack el Destripador?

No lo sé, señor Shelton. Eso ahora me tiene sin cuidado.

Le ruego que se siente.

Quisiera cambiar algunas palabras con usted.

Muy bien.

Francis.

Ve a la oficina de telégrafos y telegrafía a Scotland Yard.

Y pídeles información acerca de ese Tipton.

Sí. Y mandaré otro al comité.

Jim...

Sigue haciendo frío.

Dulcey, va a hacer falta más que madera para quitar este frío.

He oído que estuvo en Pony Jane esta noche.

Esta tarde, sí.

Acabo de llegar a la ciudad y no tenía donde alojarme,

así que le pregunté a la dueña y me mandó aquí.

Y aquí es donde me alojo.

¿Qué le trae a Cimarrón, señor Shelton?

Bueno, supongo que las ganas de hacer fortuna.

¿No es la respuesta de aquel que busca un buen futuro?

Minas, campo, ganado... ¿Qué futuro?

Oh...

Cualquier cosa. No soy ningún especialista.

Lo que sé es que odio las ciudades, el hollín, la gente

y la forma en que tienden a convertirse en animales.

He huido de algunas de las ciudades más grandes, sheriff Crown.

Este es un país duro.

No son como esta.

La diferencia es la hipocresía.

Allí la delincuencia florece, pero la gente hace como que no existe.

Aquí no son mucho mejor,

pero al menos están dispuestos a admitir que las cosas son como son.

Suena como un predicador, Shelton.

No. Yo solo quiero algo de paz y plenitud.

Es un mal momento para venir.

Ahora tenemos muchos problemas.

¿Algo más que quiera preguntarme, señor Crown?

No, supongo que no.

Espero que encuentre lo que busca.

Seguro que sí.

Gracias.

¿Qué le parece?

Uno más de la lista.

Me fío tanto como de Tipton o de cualquier otro.

Si esto sigue así, sospecharé de todos.

No es como apresar a un borracho.

Y esa maldita niebla me recuerda a Edimburgo.

Hay algo que puedo hacer. ¿Qué cosa?

Cerrar la ciudad.

Todos fuera de la calles. En sus casas.

(Música tensión)

Somos dos, sheriff, y nos conocemos.

No hay nadie más aquí esta noche.

Si llega otro, ese será Jack.

(Continúa la música)

¿Por qué no habéis vuelto a vuestro campamento?

Esperamos.

¿Qué es lo que esperáis? Esperamos.

Oh, no, espere.

Hay una habitación si quiere intimidad.

No se preocupe. Ahí solo hay hombres.

(EMOCIONADA) Oh, hola.

Ha ayudado a mi negocio. Tengo las habitaciones llenas.

Incluso el pasillo.

Ah, espere. Tengo este mensaje para usted.

Vamos a tener que poner literas si queremos...

¿Qué pasa?

Una carta de él.

¿De quién? ¿De Jack?

"Querido señor Crown.

Veo que se ha empeñado demasiado en encontrarme.

Ja, ja, ja.

Ni lo intente. Soy muy listo para usted.

Me gusta su ciudad y mis cuchillos están afilados

y quieren más jaleo.

Si le gustó mi último trabajo,

no debe preocuparse, habrá más en una hora.

Suerte. Atentamente, Jack el Destripador".

(Música tensión)

Francis, ponte un cascabel.

Respuesta de Londres. ¿Y?

Dicen que Tipton es sospechoso de ser el Destripador.

Está obsesionado y es muy peligroso.

¡MacGregor! ¡MacGregor! ¡Estoy aquí!

¡Es Tipton! ¡Está dentro!

¿Has visto a Tipton, al inglés? Está en su habitación.

¿Qué habitación? La número 15.

(Música tensión)

MacGregor, sácalos de aquí. Cierra la puerta.

Nos decía la verdad.

Estaba muy cerca. No debe hacer mucho de esto.

Todavía debe estar aquí. Ve a la puerta principal.

Mantened la puerta cerrada.

¿De acuerdo? Sí, claro.

¿Qué pasa? ¿Adónde va? ¡Es Jack otra vez!

Disculpe, señor Shelton, nadie puede irse.

Apreció su interés, señor MacGregor, pero no estoy en peligro.

Solo mata a las mujeres. Acaba de matar a un hombre.

Ah, ¿sí?

Eso confirma mi teoría. Él también tenía una teoría.

No sirvió de nada.

Verá, yo he leído sobre eso.

Y no creo que odie a las mujeres, solo reforma la sociedad.

Yo acepto que está loco y su método es terrible, pero...

Que sea un misógino, no. ¿Y mi... qué?

Un misógino es quien odia a la mujer. (ASIENTE)

De modo que, si reforma la sociedad, no debe tener nada contra mí.

Bien, he disfrutado de esta charla.

Ahora mejor vuelva a su habitación.

(SUSPIRA)

¿Qué ha averiguado? Nada.

Todos duermen. ¿Y qué busca?

Lo que le ha hecho a Tipton no está acabado.

No ha podido limpiarlo.

No ha salido del edificio.

Tendría que limpiar su habitación y también esconder su ropa.

¿O sea que está aquí? Aquí o en otro sitio, no lo sé.

MacGregor está la entrada.

Tú ve atrás y no dejes pasar a nadie por ninguna razón.

Y si se os enfrenta, le podéis disparar. Ya hablaremos luego.

Y tú, jovencita, ve a tú habitación. No. Yo tengo trabajo.

Vamos, Dulcey, por favor, esto no es un juego.

¡Sheriff! ¡Sheriff!

He hecho una barricada en la puerta de atrás

para que nadie pueda salir sin hacer ruido

y podamos llegar antes de que consiga abrir.

Por si necesita ayuda. Buena idea. Ven.

Buscaré en su equipaje, por si hay pistas.

Nadie llega hasta aquí

sin saber nada del hombre a quien está buscando.

(Música tensión)

Oh...

Esto puede ser una pista...

Mira a ver qué encuentras.

Aquí. Ya sabemos porqué Tipton iba tras Jack.

Una de las mujeres asesinadas era su hermana.

(Llama a la puerta)

(Llama a la puerta)

Ah... Sus sábanas.

(Música tensión)

Dulcey, te quiero en tu habitación.

No me moveré de aquí hasta que cierres.

Encuéntrelo.

(Cerrojo)

Menuda historia.

Podría llenar todos los periódicos del este.

Tipton estaba a punto de capturar a Jack.

¿Y quién es? No sabía su nombre,

pero sí qué buscaba. Por eso lo mató.

Porque era solo cuestión de tiempo que lo encontrara.

(Música tensión)

(Cortina)

La teoría de Tipton era que Jack era una especie de fanático,

un marginado,

que quería limpiar los barrios bajos de Londres y creía...

que la única manera de hacerlo era matando.

(Música tensión)

Muy bien, Francis, pero eso no nos dice quién es ni dónde está.

Sabemos que querrá deshacerse de la ropa ensangrentada...

y del cuchillo.

He registrado el hotel de arriba a abajo y no he encontrado nada.

Cada habitación... ¡Salvo la de Dulcey!

(GRITA ATERRADA)

(Música acción)

¡MacGregor!

¡Dulcey...! (LLORA)

¡Hacia el bosque!

(Música suspense)

(Música tensión)

(Ruido)

Lo hemos perdido.

(GRITA ATERRADO)

(Grito lejano)

Eso es lo que esperaban.

(Música tranquila)

(ALEGRE) Buenos días. (ENFADADO) Buenos días.

Lo intentaré otra vez... "Buenos días, sheriff Crown".

La verdad es que no quiero asustar a nadie gritando tanto como tú.

La gente que me habla así de buena mañana no merece tomar mi café.

Deberás tener paciencia. Estaré fuera unos días.

Hoy está de mal humor.

Tú también lo estarías si no hubieras dormido.

No he dormido nada. Qué suerte. Yo he tenido pesadillas.

¿Y por qué razón tendría que aguantar

su áspero comportamiento, si no es mucho preguntar, señor?

Porque cogeré mi caballo y mi saco de dormir

y me iré de la ciudad tan lejos como pueda

hasta que encuentre un lugar tranquilo

para descansar dos días seguidos.

Pero no puede. Ha llegado una banda de forajidos a la ciudad esta noche.

Ya lo sé.

¿Y dejará que se líen a tiros?

Lo haré.

¿Que nos maten en la cama?

Dulcey, estoy muy cansado. ¡Déjame en paz!

El "New York Times" me ha pedido todo lo que pueda mandarles.

¿Sobre qué?

Como si no lo supiera.

Jack el Destripador. Mujeres muertas en la niebla.

Y su última víctima, la bella Dulcey Coopersmith,

se salva de la bestia. Me voy a hacer famoso.

(OFENDIDA) ¡Te mato si usas mi nombre!

Debo salvar mi reputación y la de mi hotel.

Bueno, la noticia trata más de cómo el sheriff

descubrió al asesino de Whitechapel.

¿Seguro que era Jack el Destripador?

¿Seguro? Claro que sí. ¿Quién lo dice?

Pues Tipton.

¡Bah! Pero ese tipo estaba loco. No podía estar seguro.

Es una gran historia. No puede verificarse.

No podrás demostrarlo.

Oh, no te preocupes, Francis, ha llegado una banda esta noche

y el sheriff te dará una gran historia llena de tiros.

Te he dicho que me voy y que pienso dormir dos días.

¿Qué pasa con mi historia? Tú tendrás tu historia.

Acerca de un representante de la ley solitario que hablará

y contendrá a 80 vaqueros borrachos.

¿Y quién es? Francis Wilde, el azote de Cimarrón.

(Música animada)

(CONTIENE LA RISA)

(RÍE)

(RÍEN)

(Música créditos)

Mañanas de cine - Un cuchillo en la oscuridad

16 feb 2021

El Sheriff Crown, en el curso de una noche de neblina, busca a un asesino que destripa a sus víctimas. Francis le cuenta a Crown que la policía de Londres no ha resuelto varios asesinatos con el mismo "modus operandi" a principios de ese año, por alguien que se hace llamar Jack el Destripador.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2021.

ver más sobre "Mañanas de cine - Un cuchillo en la oscuridad" ver menos sobre "Mañanas de cine - Un cuchillo en la oscuridad"
Programas completos (89)
Clips

Los últimos 244 programas de Cine en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios