www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4584907
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/04/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Abel ha convencido a su colega Valentín

para ir a comer a la cafetería del hospital,

de la que tiene un buen recuerdo.

-¿Qué? ¿Están buenas, eh?

¡Ahí está la explosión de sabor!

¿A que es alucinante?

Los trozos de jamón tan, tan grandes, contrastan con la bechamel.

Macho, ¿Qué pasa? Valentín, ¿qué te pasa?

Por favor, ¡se está ahogando!

-Ch, tranquilo, tranquilo, que no pasa nada.

A ver, tosa, tosa. ¿No? Bueno, no pasa nada. Venga.

Tose

¿Mejor? -Sí.

-Ya está. -Muchas gracias, ¿eh?

Me has salvado la vida. -Nada, hombre, por favor.

Es mi obligación. -¿Qué puedo hacer para agradecérselo?

-Nada, hombre. Yo... -Diga, diga.

-Pues no sé. Me estaba tomando un cafelito ahí. Eso, si...

-Pues se lo pago. -Bueno.

Pues, y además unos bocadillos de jamón que he pedido

y un bocadillito de tortilla, si no le importa,

porque además me va a hacer un favor.

Porque mire usted: me he dejado el dinero en la taquilla.

-Hecho, está, hecho está.

-Bueno, pues nada; pues muchísimas gracias, ¿eh?

Bueno, mira, cuando alguien se atraganta,

lo mejor es realizar la maniobra de Heimlich.

Que consiste en lo siguiente,

tú rodeas al paciente por la cintura,

le pones un puño aquí, en la boca del estómago,

y con el otro te ayudas y metes para dentro y para arriba.

Y asunto solucionado.

Perdone, ¿usted se encuentra bien? -Sí, sí, sí.

-Es que lo veo un poco pálido.

¿No se habrá mareado por lo de su amigo?

-No, no, no. Estoy bien, estoy bien. -¿Me permite, no?

-Sí, sí. -¿Tocarte?

-Sí, sí.

-Que lo veo un poco así, como con décimas. En sé...

¡Ay!

Tome. -Mm. Mm.

Lo siento, lo siento. -¿Se encuentra bien?

-Sí, sí. Gracias. -De nada.

-Estoy bien. -¿Qué ha ocurrido?

-Pues no sé, que ha vomitado y tiene unas pocas de décimas.

-Vaya.

-Yo creo que lo mejor será llevarlo abajo a Triaje

a que le hagan una exploración médica. -De acuerdo.

-Es una exploración rutinaria. Usted no se preocupe.

No. De verdad. -No, no. Bajamos, vamos.

Su pedido. -Ay, muchísimas gracias, ¿eh?

Vamos. Que le acompaño yo abajo.

-Bueno, Abel, esto ya está.

A ver, Abel, sí que tienes la tensión un poco alta.

-Sí. La verdad es que llevo unos cuantos días indispuesto.

Con algo de fiebre, náuseas...

Supongo que es por el catarro que pillé hace una semana en la montaña.

-Razón de más para empezar a comer en restaurantes de verdad.

Donde, además de buena comida, también tienen calefacción.

-Porque, doctor, si esto no es de un catarro, ¿a qué se debe?

-Pues no lo puedo saber aún.

Voy a ver el abdomen, a ver si veo algo extraño, ¿de acuerdo?

A ver, con tu permiso...

El estado general de Abel no está del todo bien,

ya que presenta hipertensión,

y la saturación de oxígeno es algo baja.

Además tiene el corazón bastante acelerado.

Tenemos que seguir buscando.

Mira, Abel, lo único que sí que veo

es que tienes el tamaño del hígado un poco agrandado.

-Entonces esto no tiene pinta de ser un catarro.

-Pues no. Yo más bien diría que es una gastroenteritis.

Risa

-¿Se puede saber qué es lo que te hace tanta gracia?

-A ver, que la vida te está mandando señales para que me hagas caso.

A saber lo que has pillado comiendo por ahí.

-Imposible, yo no he pillado nada.

Yo solo como los mejores productos frescos.

-¡Uy, sí! -Cocina tradicional.

-Sí, sí, sí...

A mí casi me atraganta una croqueta

y a ti te ha intentado envenenar un chipirón fresquito, ¿no?

-Bueno, para tenerlo todo más claro, vamos a hacer analítica,

una placa de tórax, otra de abdomen

y te vamos a dar paracetamol, suero y antiemético. ¿De acuerdo?

Te esperarás en observación hasta que tengamos el resultado de las pruebas.

¿De acuerdo? Voy a prepararlo todo.

-No será nada.

-No sé cómo no te da vergüenza

faltarle así al respeto a la memoria de tu padre.

-Pues yo creo que ya hemos hecho bastante luto.

¡Y tú deberías proponértelo también! -¡Ese fue su deseo!

-Bueno, pues ya lo hemos cumplido de sobra.

-Mírate.

Con la edad que tienes y queriendo parecer una adolescente.

-Antonia, ponerme un vestido que no sea de color negro

y salir con alguien es una cosa normal, todo el mundo lo hace.

Yo solo quiero cambiar ciertas cosas.

-¿Qué cosas?

-Pues...

¡He pensado en irme a vivir con Cristóbal!

¡Antonia! ¡Antonia, por Dios! ¡Antonia! ¡¡Ay, por favor, ayuda!!

¡Ayuda! ¡Antonia! ¡Ayuda, por favor! -Pero ¿qué pasa, qué pasa?

-¡Ay, que no sé lo que le ha pasado!

-¡Nada, tranquila! ¡Es un ataque de ansiedad!

-Algo así... -¡No, hombre, no!,

-Se ha puesto blanca... -Tranquila, tranquila.

-¡Ay, por favor! ¡Ay, ay! ¡Ay, Dios mío, Antonia!

-A ver. Venga, respire usted por esta bolsa,

que así suelta usted el oxígeno y le entra el dióxido, venga.

Despacio. Así. Aguante la bolsa, mujer.

¡Haga algo, que voy a por un diazepam!

-¡Perdóname, Antonia, que yo no estoy haciendo nada malo, por Dios! ¿Eh?

Como ahora os muráis las dos, voy a culparme para toda la vida.

Y eso no me parece justo.

-A ver, quite.

-Sí. -Deje la bolsa, venga.

Debajo de la lengua, ¿vale? No se la vaya a tragar.

Venga. Así. Tranquila. ¿Está usted más tranquila?

-Sí. -Respire.

-¡Qué curioso!

Me acaba usted de recordar a don Arsenio.

Es el párroco de nuestro pueblo, cuando nos daba la comunión. Mm.

-Qué pronto se ha quitado usted el luto, ¿no?

La veo, muy de colorada.

Hola. ¿Qué ha pasado?

¿Está todo bien?

-Nada. Que le ha dado un ataque de ansiedad.

Aaa. Vaya. Pues nada, que, qué guapa, ¿eh?

-Sí. ¿Has visto qué pronto se ha quitado el luto, eh?

Estás guapísima. No pareces la misma.

Que venía a deciros que ya podéis pasar a ver a Paca, ¿eh?

-Ah. Sí, que ha recuperado la consciencia

-¡Ay, qué bien! Sí.

Con la sospecha de que pudiese estar sufriendo una gastroenteritis,

Abel ha sido sometido a diversas pruebas.

-Hola. ¿Qué tal?

A ver, Abel, tengo los resultados de la placa de tórax y la de abdomen

y no aparece ninguna anomalía. ¿De acuerdo?

Pero en cambio en la analítica sí que he visto

que los reactantes de la fase aguda están alterados.

Y esto es indicativo de una infección.

Así que prácticamente podremos confirmar

que se trata de una gastroenteritis. -Pues nada,

unos cuantos días de dieta estricta y nada más puro y simple que esto, ¿no?

-Tú no te rías tanto.

Que estoy seguro que en un par de semanas

en algún restaurantito modernito de esos

que tanto te gustan,

estarán sirviendo morcilla reconstruida con salsa de suero.

-Ah, mira tú, pues no... No es mala idea, ¿eh?

-No digas tonterías. -Ay, el plato se podría llamar...,

la quimio de Burgos.

No si encima vas a ser un revolucionario tú

-¡Venga ya, hombre!

Por favor, doctor.

Si solo es una gastroenteritis, ya me puedo ir para casa, ¿no?

-Pues lo siento, pero me temo que no.

Abel, tienes que quedarte para ver cómo evoluciona el tratamiento,

si hace efecto, y sobre todo controlar que no aumente la fiebre.

Todo apunta a una gastroenteritis.

Así que hablaré con alguno de los residentes

para que se pase a vigilarle, pero en principio,

si no sube la fiebre, le podemos mandar a casa. Gracias.

¡Ortega! Enhorabuena.

Nueva jefa de Cardiología, ¿eh? Muy bien.

-Gracias. A ver cómo lo llevo porque acabo de empezar y estoy sobrepasada.

-A ver, seguro que bien.

Además, que yo soy jefe, como tú, ahora mismo.

Nos podemos echar un cable.

No como hasta ahora,

que cada un iba a su rollo y esto era un desastre.

-Pues sí. Porque con los recortes que está habiendo,

lo apretado que va todo, tal y como estamos,

mejor trabajemos juntos, sí. -Ya.

Pues mira, hablando de recortes,

voy a hacer los cuadrantes de las guardias,

que he tenido una gastroenteritis que me ha entretenido.

En fin, que te dejo. ¿Vale? -Vale, vale. Que vaya bien.

Oye, necesito ver los turnos de los Mir, por favor.

-¡Ay, Abel! Te estás convirtiendo en un cascarrabias, ¿eh?

Es que no pasa nada en admitir que te has equivocado

y que alguna de esa comida pura te ha sentado mal.

Yo..., yo no te voy a echar en cara que yo tenía razón

y que en un buen restaurante esto no te habría pasado.

-Pues mira, es justo lo que estás haciendo.

Porque eres un snob.

¡Y ni se te ocurra insinuar

que solo son buenos los restaurantes que tú visitas!

Porque todo ese rollazo de la alta cocina que te has montado

está pasado de moda. Y lo sabes. -¡Te estás pasando de la raya!

-Lo siento mucho, pero es la verdad. Eres un elitista absurdo.

-¿Qué? -Eres un elitista absurdo.

-Abel, ¿qué me has llamado? -Elitista absurdo.

-Retíralo. ¡Que lo retires! -No pienso retirarlo. Es la verdad.

Últimamente solo estás preocupado por que yo te dé la razón,

pero no te la voy a dar.

Porque eres un snob y un chupaprovetas.

-Abel, te estoy dando la oportunidad de retractarte.

-No.

-Yo ya sé que tú estás incómodo.

Pero lo que me has dicho antes iba para hacerme daño. ¿Sí o no?

-Mira, no quiero seguir hablando de esto, ¿eh?

Tengo la cabeza que me va a reventar. ¡Ay!

Me voy a levantar.

-No te muevas. -Voy al lavabo.

-Que no te muevas. -Déjame.

-Estate quieto. -¡Ah! Me mareo.

Veo doble.

¡Ay! -Túmbate, túmbate, túmbate.

Balbucea

-Abel. ¿Estás bien?

-¿Todo bien, hermanas? -Ahora que estás tú, sí.

-¡Bueno!

¿Y eso?

-¿Te gusta?

-Sí. -¡Ay!

¡Qué alegría que estés de vuelta! -¿Cómo va todo, doctor?

Pues verá, hemos podido regular la hipercalcemia,

también hemos sustituido el litio por otro fármaco más adecuado,

y hemos comenzado el tratamiento

para regular la diabetes insípida nefrogénica,

que era lo que estaba causando, sobre todo, la deshidratación.

Según las últimas analíticas,

he encontrado algo de hipertiroidismo.

Pero sobre todo lo que más me preocupa

es que hay algún problema relacionado

con la glándula paratiroide, ¿de acuerdo?

Así que vamos a realizar una ecografía y una gammagrafía.

Clara, ocúpate tú, y, por favor, ustedes acompáñenme fuera.

Muy bien.

Las glándulas paratiroides se encuentran en el cuello,

justo detrás de los glóbulos de la tiroide.

De ellas depende que los niveles de calcio y de fósforo del organismo

se autorregulen.

Seguramente sea ahí donde se encuentra la razón

por la que nuestra paciente tiene unos niveles tan altos de calcio.

-Bueno, Abel, vamos a ver.

Muy bien...

Perfecto.

Vamos a por la otra...

Perfecto.

A ver, las piernas en principio están perfectamente. ¿De acuerdo?

Lo que sí que me preocupa un poco

es la desviación que presentas en el labio.

Y no entiendo cómo la Mir no se dio cuenta.

-Aquí no ha venido ninguna residente. -Mm.

-Vale.

A ver, me gustaría que te levantaras para ver cómo andas. Con cuidado.

Vamos allá.

Ahí está...

Así, ponte hacia mí. Vale. ¿Estás bien?

Venga. Pues da un par de pasos hacia mí.

Abel no evoluciona correctamente.

He vuelto a realizarle una exploración

y me he dado cuenta de que existe un problema neurológico.

Presenta una parálisis facial de la parte derecha de la cara.

Y en cuanto a la marcha,

está claro que hay un problema con la coordinación.

-No...

Balbucea

-Vale. Tranquilo, Abel.

Abel, tranquilo. Tranquilo.

Túmbate.

-No puedo caminar.

-Abel... -Las piernas arriba...

Eso es.

-¿Qué me pasa, doctor?

-Podría tratarse de un problema del cerebelo.

Puede que haya algún tipo de infección

en el sistema nervioso central.

Y bueno, me gustaría ampliar el estudio con más pruebas, ¿vale?

-Es que no... Es que no...

-Tranquilo. Vamos viendo poco a poco, ¿m?

Parálisis facial, lateralización de la marcha,

así que es evidente que en el caso de Abel

hay algo a nivel neurológico que no funciona correctamente.

En lugar de una gastroenteritis,

es posible que estemos

ante una infección del sistema nervioso central

o incluso podríamos hablar de un tumor cerebral.

Sea como sea, tenemos que actuar rápido.

-¡Va, venga, Abel, tranquilo!

-Es fácil decir.

Pero tú no tienes un tumor en la cabeza.

-Tú tampoco lo tienes. -¿Y tú qué sabes?

Tengo un problema neurológico.

Y eso seguro que es un tumor en la cabeza.

-Que no digas tonterías,

seguro que ahora viene el médico con buenas noticias, tranquilízate.

-Claro, como ya solo soy un tío inculto,

nada más que digo tonterías, ¿verdad?

Si vas a seguir dándome lecciones, ya sabes dónde está la puerta.

-Muy bien. Tú ganas.

Me voy a tomar el fresco porque es que es imposible hablar contigo.

-Perfecto, así estaré más tranquilo.

-Adiós.

-A ver, Laura, ¿yo no te dije que fueras a ver a Abel?

-Sí, pero antes me ha llamado la doctora Ortega

para que me pasara a ver a un paciente.

-Escúchame, esto no es la universidad, ¿vale?

Aquí lo que tienes que hacer es asumir tus responsabilidades.

¿De acuerdo? -Vale.

Pero no ha sido mi decisión. -No ha sido decisión mía.

¡Ortega! Ortega. -¿Sí?

-Mira, que estoy hablando con la señorita,

y resulta que me ha comentado que...,

bueno que ha dejado de ver a mi paciente

porque tú le has dicho que vaya a ver a uno de los tuyos en Cardiología.

Así que...

-Laura está diciendo la verdad.

-¿Y tú por qué me quitas a un residente?

-Porque necesitaba ayuda. -Igual que yo.

-¿Nos puedes dejar solos? Perdona. -Claro.

-Dacaret, necesitaba la valoración de un internista.

Como estáis desbordados, para no molestarte,

he pedido la valoración de tu residente.

-Tú lo has dicho, estamos todos desbordados.

-Pero tu paciente tiene una gastroenteritis,

me lo has dicho antes. -Pensaba que tenía eso; pero no.

Es bastante peor.

Vale. Yo pensaba que habíamos hablado

y que íbamos a apoyarnos el uno al otro.

-Exacto. Apoyo el uno al otro.

Tengo que mirar también por el Servicio de Cardiología.

-Muy bien, Ortega.

Tras realizar la ecografía a Francisca,

hemos observado la presencia de un nódulo

de unos tres centímetros aproximadamente

en una de las glándulas paratiroideas.

Posteriormente le hemos realizado la gammagrafía

para poder estudiarlo con más detalle.

Efectivamente se confirmaba la presencia de un gran adenoma.

Por lo tanto la paciente va a tener que ser operada para extirparlo.

-¡Hola! -¡Hola!

-¿Dónde está Antonia?

-Antonia está en el kiosco, ahora viene.

Oye, Paca, que yo quiero comentarte algo.

-Bueno, cuenta.

-Verás, es que estoy pensando en mudarme

para irme a vivir a otro sitio. -¿Y eso?

-Pues que he conocido a alguien,

y lo que más me apetece es estar a su lado.

Pero escucha. ¡No, no, no, no, no, no!

Que eso no significa que os vaya a abandonar ni nada, no.

Estaré cerca. Y os visitaré muchas veces. ¡Que te lo juro!

¿Qué te parece, Paca? -Que ¿qué me parece?

Pues que ya era hora.

-¡Ay, gracias! ¡Te quiero mucho! ¡Qué bien! ¡Ay!

-Maruja. -¿Qué?

-Que, que yo también tengo que contarte algo.

-Ah, dime.

-Que he conocido a alguien.

-¿A quién?

-Tú le conoces...

-¿Ah, sí? -Es Cristóbal.

¡El panadero!

¿Estás bien? -Sí.

-¿Qué te pasa? ¿No te gusta para mí? -No, sí.

Hola. ¿Qué pasa, Maruja?

-Hola. ¿Estás mejor?

-Sí. Bueno.

Clara, ¿no, no me podrías traer otra de esas pastillas

que me diste antes, de comulgar?

No, mujer. Eso lleva sus dosis y no puede ser. No.

A ver, Paca.

Que van a venir a por ti enseguida, para llevarte a quirófano, ¿vale?

-Vale, muy bien. Pero, pero ¿qué te pasa? ¿Estás bien?

¿Por qué estás tomando pastillas? -No, no.

Que ahora mismo no, mira, me ha dado como un golpe de calor, ¿sabes?

Y necesito salir a tomar el aire. Sí, voy con Clara.

Venga, que te acompaño. A tomar el aire o lo que sea.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

-Si tienes algo...

Debido al deterioro neurológico que presenta Abel,

el doctor Dacaret ha querido ampliar el estudio con un TAC craneal.

Bueno, en el TAC craneal de Abel no se aprecia ningún tipo de anomalía,

pero lo que está claro

es que su clínica sigue empeorando por momentos.

Lo que he hecho es comentar el caso con un neurólogo del centro

y hemos llegado a la conclusión de que la mejor opción

es hacer una punción lumbar;

para descartar tanto lesiones cerebrales como posibles infecciones.

Venga, Manuela, anestesia, por favor.

-Sí. Tome usted, doctor. -Muy bien.

Perfecto. Gracias.

Mira, estos pinchacitos son anestesia, ¿de acuerdo, Abel?

-Eh, ¡ah!

-Venga.

Vamos a empezar.

Es muy importante que no te muevas nada, ¿vale?

Cualquier mal movimiento

puede suponer una lesión en la médula espinal y no queremos eso.

-No me tranquiliza mucho. -Bueno.

No le eche usted cuenta.

Es que el doctor "Decaré"

se ha dejado hoy el tacto en su casa porque ha venido rápido.

A la aguja, doctor, a la aguja. -A la aguja.

¡Venga, vamos a ello!

-Vamos a ver, para entretenernos. ¿Cuál es el plato favorito de usted?

-Es... Bueno, pues yo tengo muchos.

Pero, si tengo que decantarme

por un plato tradicional, tradicional,

arroz con bacalao. ¡Aa!

-Ah, mira. Qué plato más flamenco. -¡Aaaay!

-Vale, Abel. Voy a retirar la aguja, ¿eh?

Vale. Perfecto. -Tome.

-Muy bien. Pues, más o menos en una hora, aproximadamente,

tendremos los resultados, ¿eh? -Muy bien.

-Bueno, si ve usted que sangra o se siente molesto o lo que sea,

usted llame al timbre, que enseguida venimos, ¿vale?

Eso sí, que sea antes de las cinco.

Más que nada porque es que yo a esa hora termino mi turno.

-Si no ¿qué hago? -Pues no pasa nada;

si yo no vengo, vendrá otra. Pero eso sí, como yo, ninguna.

En cuanto que tenga los resultados, se lo digo.

-Muy bien. -Adiós.

-Adiós.

-Abel, tranquilo que, si te pasa algo, vendrá otra enfermera.

También es verdad que como ella no va a ser.

Así, de genuina, ¿eh? Pero tranquilo.

-Doctor. -Dime.

-Por favor, ¿tengo algo grave?

-Pues Abel, sinceramente no te puedo dar una respuesta

hasta que tengamos los resultados de la punción.

Y prefiero no hacer ninguna suposición, ¿de acuerdo?

Mientras Paca es intervenida para extirparle el adenoma

que está afectando al comportamiento de su glándula paratiroides,

sus hermanas esperan noticias.

-¿Qué te ocurre?

-Que estoy preocupada por Paca.

-Maruja, soy tu hermana mayor.

Si quieres que te ayude, tienes que decirme la verdad.

Si me mientes no podré hacer nada.

Acaban de intervenir a Francisca y la operación ha sido un éxito.

Le han extirpado la glándula paratiroidea superior izquierda,

que era la que estaba afectada por el adenoma.

Si no hay ningún problema,

pues posiblemente en un par de días ya le dé el alta.

-¿Dónde está Maruja?

-Está descansando. -Ah, vale. Muy bien.

-Paca, tengo que contarte algo poco agradable.

-¿Qué pasa?

-Tu hermana y tú estáis saliendo con el mismo hombre.

Ya sabes quién es. No quiero ni decir el nombre.

-¿Estás de broma, verdad?

Pues mira, una cosa te digo, ¿eh?

No me gusta que juegues con mis sentimientos.

Vamos, hombre.

¿Y tú que haces con un móvil, si a ti no te gustan?

-No, este trasto no es mío. Si lo he cogido del bolso de Maruja.

¡Yo no entiendo de esos cachivaches!

Pero estoy convencida

de que está lleno de mensajes sucios de ese tal Cristóbal.

-Ah. Ah, ¡no, no, no ¿eh?! ¡Antonia, no, no, no, no!

Mira, ¡ni por asomo, ¿Eh?!

Ni por asomo me voy a poner a cotillear yo

en las cosas íntimas de Maruja. Vamos. ¡Por el amor de Dios!

No, no...

¡No puede ser!

Iba todo tan bien...

-¿Lo ves?

Al final papá tenía razón.

-Antonia, ¡no, no, no le metas en esto, ¿eh?! ¡Y no te metas tú!

-Paca,

Maruja está destrozada,

y tú la vas a ayudar.

Cuando ella necesite tu apoyo, vas a estar ahí siempre. ¿M?

-De acuerdo.

Lo que tú digas, Antonia.

Tras el resultado de la punción lumbar,

el doctor Dacaret ha decidido poner a Abel en aislamiento,

ya que es posible que esté padeciendo

una meningitis bacteriana.

-Abel, ¿cómo te encuentras?

-Tengo sueño. -Ya imagino.

A ver, escucha, es posible que tengas una meningitis bacteriana.

Por eso es muy importante

que empecemos a tratarte antes de tener el diagnóstico.

Estamos hablando de una patología muy grave. ¿Vale?

Por eso te tenemos aquí, en aislamiento,

porque es muy contagiosa. -¿Qué medicación me están poniendo?

-Esto es un antibiótico de amplio espectro. ¿Vale?

En cuanto tengamos los resultados de los cultivos,

lo iremos reajustando poco a poco.

-Entonces solo nos queda esperar. -Descansa.

Valentín.

-¿Ha ocurrido algo?

-A ver, te cuento,

tenemos la sospecha de que Abel puede sufrir una meningitis.

¿Vale? Tranquilo. -¡Joder! No me lo puedo creer.

Pero si hace cuatro días estaba tan bien.

Compartíamos nuestras bromas, nuestras diferencias

y, a ver: sí que es verdad

que últimamente hemos extremado estas diferencias

y que nos hemos obsesionado por tener cada uno más razón que el otro.

Pero, ya está. -Ya.

Y supongo que con eso,

pues la relación tanto profesional como personal...,

ya dejó de ser tan divertida, ¿no?

-No lo había visto nunca así, pero puede ser.

-Ya -No sé, pero es que Abel,

Abel se ha pasado; ya ha traspasado el límite, ¿sabes?

Mira, yo me voy a quedar, para ver que está bien, pero luego...

no quiero saber nada más de cuál es el mejor pan,

el mejor guiso, el mejor queso de oveja.

¡Que me llamó el otro día desde la montaña para comentármelo!

-Espera, un momento.

¿Tú estás seguro de que comió queso de oveja?

-Que sí, que me llamó por teléfono para comentármelo.

-Vale. Escucha, tengo que ir a hablar con los técnicos de laboratorio

para hacer un estudio completo, que tengo una sospecha. -Vale.

Perdón, ¿es grave?

Días después de extirparle el adenoma de la glándula paratiroides,

Paca mejora favorablemente.

Hola. Señoras...

-Hola, doctor. ¿Cómo está, Francisca?

-Mucho mejor, doctor. Gracias. Me alegro.

Verá, tengo ya los resultados de Anatomía Patológica,

y bueno, el adenoma que le extirparon es benigno.

Bueno, por otro lado,

como sus niveles tanto iónicos como la osmolaridad se han regulado,

posiblemente hoy le dé el alta.

Eso sí: tendrá que descansar en casa, llevar una dieta suave

y poco a poco ir haciendo vida normal.-Muy bien.

-Doctor, gracias por su profesionalidad y buen trato.

De nada.

Gracias. La dejo que descanse.

-Gracias, doctor. Muchas gracias. Señoras...

-Adiós.

¿Has traído la ropa de tu hermana?

¡Pero bueno!

¿Vais a consentir que un hombre de fuera,

además de la familia de los panaderos, os separe?

-Van a ser días difíciles,

pero lo superaréis y yo voy a cuidaros.

Además, esto no puede quedar impune.

Dejaremos pasar un tiempo

y, cuando esté tranquilito,

le haremos una visita al tal Cristóbal ese.

¿Estáis de acuerdo?

-Sí.

Poco tiempo después,

los resultados de los cultivos para saber qué bacteria

le estaba provocando una infección a Abel, están listos.

Ah, perdón.

Bueno, efectivamente se trata de listeria monocytógenes.

Es una bacteria que produce una enfermedad llamada listeriosis.

El germen se encuentra en suelos o también en el agua

y también se puede encontrar en animales

tanto domésticos como salvajes.

La verdura, las carnes, y otro tipo de alimentos,

pueden ser infectados si entran en contacto con los suelos contaminados.

Con esto podemos levantar el aislamiento de Abel.

Bueno, Abel, como ya sabemos el germen

que te ha causado la infección,

lo que está haciendo Mar es cambiarte el antibiótico

para tratar de eliminar el resto de bacterias de tu organismo.

Y a ver, a partir de ahora,

tendrás que tener cuidado con los alimentos que, que coméis.

Porque, quién mejor que tú para saber que existen un montón de bacterias.

-Muchas gracias por el consejo, doctor.

Pero ¿me ha dado algo para dormir o qué? Tengo mucho sueño.

-No. Bueno, hemos cambiado el antibiótico, como ya te he dicho.

Mar, no le hemos nada nuevo, ¿no? -No, no. El antibiótico.

-A ver, tranquilo. Respira.

Respira hondo. Tranquilo. Respira, respira.

Mar, hay que bajarle a la UCI. ¿Vale?

-Muy bien. -¡Ay!

-Ey, tranquilo, tranquilo.

-Doctor, ¡doctor, ¿qué ocurre?!

-Valentín, estamos llevando a Abel a la UCI porque hay que estabilizarle,

-¿Cómo? ¿Pero es grave?

-A ver, la infección ha avanzado demasiado

y ha afectado al sistema nervioso central.

-Pero ¿corre peligro?

-Está en mis manos, ¿vale? Yo me encargo.

Clara, tus amigas.

-Clara, doctor.

Cuando quieran están invitados al pueblo.

Ay, Antonia, muchísimas gracias.

Pues en cualquier momento nos acercamos, ¿verdad?

Claro que sí.

Bueno, pues que tengáis buen viaje de vuelta, y nada,

dad recuerdos por allí.

-Adiós, Clara. Venga.

-Hasta luego, Clara. Adiós...

Oye, que casi mejor te invito yo al pueblo de mi madre.

"Casa Arabunela". Precioso.

Está en la sierra. Te va a encantar.

Pues mira: suena mejor ese plan, sí. ¿Dónde va a parar?

Tiempo después, Abel,

que estuvo en la UCI a causa de un empeoramiento en su estado,

se recupera de la infección y ha podido ser subido a planta.

Todavía me noto el lado derecho de la cara un poco dormido.

-Bueno, eso es normal

porque el tratamiento tarda un poco en hacer efecto.

Lo importante es que las pruebas de control han mostrado

que la infección va desapareciendo poco a poco.

¿Vale? -¿Y todo esto ha sido por el queso?

-Pues me temo que sí.

Lo que has tenido se llama romboencefalitis por listeria,

con un absceso cerebral asociado.

Y posiblemente la causa sea el queso de oveja.

-Pues vaya. Al final mi amigo Valentín tenía razón.

Lástima que no esté aquí para decírselo.

-Y por cierto, sobre Valentín...,

pues mira.

Hablando de Valentín.

Os dejo a solas. -Gracias.

-Hola, tío. -Hola.

El pronóstico de Abel es bueno.

Pero las consecuencias podrían haber sido muy graves.

De todos modos, esto debería hacernos reflexionar

sobre el riesgo que conlleva consumir alimentos

que no han pasado los controles de calidad pertinentes.

-Por cierto, ¿qué traes ahí?

-Ah. Pues, como no estoy tan bien, me he traído esto.

Mira, que lo he colado sin que nadie se diera cuenta, ¿eh?

Los bocadillos, del bar.

Y esto, especialidad de uno de los grandes chef de la ciudad.

Lo mejor de los dos extremos.

-Vaya tela. Ahora que no puedo probar bocado...

-Abel, lo que importa es la intención.

Tú y yo nos hemos peleado por nada.

Por querer tener la razón.

Y lo importante es, lo mejor es poder compartir.

-Y podemos hacerlo, porque somos amigos.

Que te pido perdón, ¿eh?

Por el comportamiento que he tenido contigo últimamente.

Perdóname.

-¿Qué hay? ¿Qué tal? ¿Cómo está el paciente?

-Hola, Manuela. -¿Qué tal?

-¿Qué tal, Manuela? -¿Cómo vas?

-Bien. -¿Bien?

-Gracias. -Bueno, pues nada,

ahora te viene el menú degustación. -Aa.

-De aquí, de la casa. Y esto me lo voy a llevar...

-No... -Sí.

-No, no. Eso es la pipa de la paz.

-Ya. Pero es que, además aquí, no se puede fumar.

Y esto me lo llevo porque a los celadores de abajo

no sabes qué bien les va a venir.

Así que nada. No sabes el bien que has hecho. ¿Eh?

-Buen provecho. -Y a ti vengo a verte después.

-Muchas gracias, Manuela.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Adiós. -Adiós.

¡Ay! -¡Ay!

-¿Te apetece? -Venga, va. Si no hay más remedio...

-¿A qué ha venido esa entrada, tío?

-Pero si ha sido un choque de nada.

-Tío, como sea algo grave, ¡se va a enterar, ¿eh?!

-Ahora mismo le están haciendo una radiografía de la pierna a Miguel.

El equipo de Traumatología también ha estudiado la lesión

y en el informe dicen que es posible

que estemos ante una fractura cerrada.

Pues, después de reducirte la fractura,

y de colocarte la férula, pues no va a ser necesario operarte.

-Es Miguel, que está peor,

que estaba trabajando porque mi padre le ha presionado

y se ha empezado a marear, y está mal... No sé qué le pasa.

-Vale. -Buenas...

-¡Hay que actuar ya! Tiene edema.

Hay que ponerle oxígeno, Mar.

¡Andrea, qué alegría! -¿Cómo estás?

¡Qué bien verte! Hola, Raquel. -Hola, Soto.

¿Ya acabaste el ensayo en el otro hospital?

-Sí, sí. Hemos terminado la primera fase y ha ido todo muy bien.

¿Qué es eso de que no vas a volver al hospital?

Ahora mismo mi prioridad es conseguir la financiación

para la segunda fase de mi ensayo. Y cuando se termine, pues ya veremos.

-Por las noches me ahogo mientras duermo.

-Tiene dificultades para respirar

y se despierta varias veces durante la noche.

Y cuando va a orinar, orina poca cantidad.

Los actuales síntomas de Samanta con disnea, edemas y escasa orina,

me hacen sospechar de una posible insuficiencia cardiaca.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 27/04/18 (2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Centro médico - 27/04/18 (2)

27 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 27/04/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 27/04/18 (2)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos