Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5577131
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Padres confinados - 17/05/20 - ver ahora
Transcripción completa

También nos gustaría que nos manda un vídeo

(Música)

Amigos, amigas,

bienvenidos a "Buenas noticias TV".

Seguimos con esta serie de programas

por videoconferencia desde nuestras casas,

como podéis ver.

El confinamiento está resultando bastante complicado

para la población en general,

pero mucho más para los padres con niños en casa.

Adaptar el hogar a oficina,

a colegio, a escuela infantil o parque de juegos no es fácil.

Y si, además, le añadimos

las actividades diarias, del día a día, en un hogar,

pues la verdad es que es un gran desafío.

Hoy vamos a tener con nosotros a unos padres confinados,

que saben muy bien de lo que estamos hablando

y que nos van a contar cómo enfrentan esta situación.

Ellos son Dani Bore y Rebeca Serrano y como digo,

nos van a contar cómo están sobrellevando

el confinamiento con los niños en casa.

Pero antes, vamos a saludar a José Pablo Sánchez,

director de este programa.

Hola, José Pablo, ¿cómo estás?

Estoy muy bien, gracias a Dios,

y también ya con muchas ganas

de que termine este confinamiento.

Por cierto, tú eres también

una madre confinada con tus dos hijos, ¿no?

¿Qué tal se portan los chavales?

Pues sí, yo también soy madre confinada,

pero la verdad es que mis chavales ya son grandes, con 15 y 17 años,

razonan, entienden todas las cosas

y, bueno, es muy diferente.

No quiero ni imaginarme

cómo tiene que ser con niños pequeños,

como la familia que vamos a conocer ya.

Rebeca y Dani, ¿cómo estáis?

Muy bien, ¿qué tal? Hola a todos. -Muy bien.

Hola Dani, hola Rebeca,

veo que estáis ahí con vuestros dos hijos,

¿cómo se llaman?

-¿Cómo te llamas? -Yo me llamo Lucas.

-Yo Martín. -Martín.

Martín y Lucas, bueno,

muy bienvenidos todos a este programa,

que queremos hablar a ver cómo os organizáis.

Entiendo que los dos trabajabais

fuera de casa antes de que llegase

el estado de alarma, ¿no es así?

-Pues yo soy profesora y trabajo en un colegio

que hay aquí en nuestro barrio.

Trabajo como profesora de segundo de primaria,

que tienen 7 u 8 años.

-Yo también soy profesor,

trabajo en un instituto de enseñanza secundaria

y también en la universidad.

¿Y ahora cómo lo estáis haciendo?

¿Estáis teletrabajando, cómo os organizáis en casa?

Pues, es verdad que yo al estar en un colegio privado,

mis horarios son mucho más pautados

y tengo que seguir pues las horas que me van marcando.

Entonces, yo llevo el horario habitual,

de 9:00 a 17:00,

con los períodos de comida de descanso.

Pero sí es verdad que la mañana,

y parte de la tarde la suelo ocupar yo.

Dani sí que es un poco más flexible en ese sentido

porque, bueno, él tiene su trabajo,

pero al no tener conferencias

u horas más pautadas,

pues es un poco más libre para poder hacerlo cuando puede

y, normalmente, suele ser por la noche

cuando los niños están dormidos.

Bien, supongo que no será nada fácil

organizaros con los niños

el teletrabajo, todo en casa,

¿qué estáis haciendo? ¿Cómo lo estáis consiguiendo?

Pues la verdad es que ellos nos lo han puesto muy fácil

y han sido unos niños muy buenos.

Yo creo que todos los niños

nos están dando unas grandes lecciones

porque nadie hubiéramos pensado que se lo hubieran podido tomar

de esta manera.

Yo hablando con otros papás,

la verdad es que los niños han sabido adaptarse perfectamente.

En casa es verdad que tenemos momentos de más locura

o de que, bueno, situaciones, a veces, un poco complicadas

pero, en general, nos estamos adaptando bien.

Por la mañana ellos también tienen sus trabajos

y sus videoconferencias del cole.

Es verdad que Dani es el que está

pues un poquito más con ellos.

Y bueno, por las tardes, intentamos hacer cosas en familia.

Ahora que ya podemos salir a dar un paseíto,

pues también lo aprovechamos.

Y bueno, por la noche, pues la cena,

vemos un poquito de televisión también

y luego ya la cama.

La verdad es que hemos seguido una rutina

parecida a la que teníamos antes de esto,

así que bien, no nos podemos quejar.

Dani, he visto por las redes sociales

que haces entrenamiento con tus hijos

allí, haciendo ejercicio.

¿No os preocupa que este año llegue a ser

como un año perdido para la educación de vuestros hijos?

Bueno, yo creo que esa opinión la tienen más

los que no están dentro del ámbito educativo.

Los que trabajamos en la enseñanza, en la educación

lo que sabemos es que, sobre todo a estas edades,

lo que están perdiendo por no poder ir a la escuela

fundamentalmente es socializar

con otros compañeros de su misma edad.

Están más solitos, están 24 horas con adultos.

Eso yo creo que es la máxima pérdida

porque a nivel de contenidos

lo que no aprendan ahora lo aprenderán dentro de unos meses.

No nos preocupa en absoluto.

Como padres, ¿qué está siendo

lo más complicado de este confinamiento?

Bueno, la verdad es que nosotros,

viendo el panorama en todo el mundo,

no podemos quejarnos de nada

porque Dios nos ha cuidado,

ha cuidado a nuestra familia,

estamos todos bien

y viendo las situaciones que están viviendo otras familias

sería injusto quejarnos de nuestra situación.

Pero bueno, yo creo que lo más difícil para nosotros

es estar separados de nuestra familia,

de nuestros amigos...

Y bueno, pues es verdad que,

como decía antes, hay momentos en los que

el trabajo, los niños, la casa,

se te puedan echar un poco encima,

pero también lo estamos viendo

como una oportunidad de poder estar juntos,

de poder estar con nuestros hijos más tiempo

e intentamos disfrutarlo todo lo que podemos y aprovechar,

ya que estamos sanos y estamos bien,

pues este momento para sacar cosas buenas.

Bueno, lo que veo es que los niños

se portan de maravilla

y que son unos santos,

que seguro que no tenéis ningún conflicto nunca, ¿no?

-Sí los hay. -Hay momentos complicadillos,

varios, varios al día.

Son picos de subidas y bajadas, sí.

Claro que hay momentos muy complicados

en lo que, a lo mejor, estoy hablando con mis niños

por videoconferencia

y en muchas ocasiones han salido mis hijos por detrás.

o se han oído gritos

y mis propios niños de mi clase me dicen:

"Rebeca, vete a ver qué les pasa."

Y, claro, yo estoy trabajando.

Pero... y Dani, pues imaginaros.

Teniendo dos trabajos,

tanto el instituto como la universidad

tiene una montaña de hojas

ahora mismo en la mesa

que el pobre pues a altas horas de la noche

va... consiguiendo despejar,

pero claro que hay momentos muy difíciles, sí, sí.

Bueno, seguro, seguro que también

hay esos momentos difíciles.

Y, cuando llegan esos momentos difíciles,

¿qué aporta vuestra fe?

Porque vosotros sois cristianos,

¿qué aporta vuestra fe en esos momentos complicados?

Bueno, como cristianos no estamos al margen del sufrimiento

ni de las cosas malas que pasan en el mundo.

Incluso en los últimos programas

he visto que habéis tratado este tema

y habéis entrevistado a gente que ha pasado por el coronavirus.

No estamos exentos, pero yo creo que la diferencia es la esperanza,

dónde ponemos nuestra esperanza.

Veo a mucha gente y amigos que tienen

toda su apuesta en esta vida,

en lo que pase en esta vida,

así que es muy probable que salgan perdiendo.

Y nuestra apuesta está puesta más allá.

No tanto en lo que ocurra en esta vida,

sino que tenemos una esperanza mayor.

Así que yo creo que esa sería la esperanza,

la distinción,

lo que nos distingue de los no creyentes

es dónde tenemos puesta nuestra esperanza.

¿Y cómo aprovecháis

en esta etapa especial de confinamiento

para transmitir a vuestros hijos

vuestros valores cristianos?

Bueno, yo creo que, fundamentalmente,

a través de lo que deberíamos hacer siempre,

que es a través del ejemplo.

Y ahora más que nunca.

Cuando no estábamos en este período

era más fácil disimular.

Coges aire y antes de entrar en casa dices:

"Bueno, ahora es momento

de dar buen testimonio a mi familia."

Ahora no hay esos momentos.

Lo único que puedes hacer

es entrar al baño, contar hasta diez y volver a salir.

Estamos en continua observación

por parte de mi mujer, por parte de mis hijos

y hay poco margen para el teatro.

Nos mostramos tal y como somos

y, aunque es complicado en algunas situaciones,

como comentábamos antes,

hay momentos de tensión en los que ni tú mismo

puedes controlarte.

Pero, por otro lado,

es la prueba real

de lo que es dar testimonio

las 24 horas del día

y eso esperamos, que nuestros hijos,

al ver cómo reaccionamos,

cómo nos comportamos y cómo afrontamos la vida,

pues ellos puedan aprender.

¿Nos podéis contar algo específico?

Pues Dani es el que se encarga

de contarles una historia de la Biblia

todos los días a la hora de acostarse.

Siempre trata de llevar a su terreno

lo que puedan aprender de esa historia

para que puedan aplicarlo en sus propias vidas.

Y más concreto, en estos momentos,

nosotros pertenecemos a una iglesia muy grande

en la que varias personas de ella

han estado muy malitas con el tema del coronavirus

y ellos es verdad que no pueden entender

números de gente enferma,

pero sí que pueden entender

casos concretos de gente que conocen.

Entonces, hemos estado orando

y pidiéndole a Dios

que cuide y que sane a esas personas que estaban enfermas

y ellos también han sido partícipes

de esas oraciones

y, bueno, la verdad es que ha sido bonito también ver

pues, eh...

que en familia podemos tratar estos temas.

Hemos estado orando también por José Pablo, que ahí le tenemos,

así que dando muchas gracias

de poder verle ahora

y estar haciendo este programa con él.

La verdad es que

es una ocasión única para los niños

el poder estar tanto tiempo con los papás

y poder también disfrutar.

Para ellos sebe ser alucinante

disfrutar de los papás todo el tiempo a su lado

y, a la vez, inevitablemente también

una oportunidad única

para que ellos puedan asimilar

de una forma, vamos a decir, natural

esos valores y esa fe

que tenéis como familia.

Pensando en la palabra de Dios,

pensando en la Biblia,

me gustaría que compartieseis

un texto cada uno que está siendo de ánimo y de apoyo

durante este tiempo de confinamiento.

Pues, eh...

No es un texto, bueno, son dos versículos

lo que yo quería compartir.

A ver, un segundito.

Que están en el libro de Jeremías.

Que dice:

"Hace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo:

'Con amor eterno te he amado,

por eso te sigo con fidelidad.'"

Y bueno, a nosotros...

a mí no se me ha aparecido el Señor como tal en ningún momento,

pero lo he visto a lo largo de mi vida

en diferentes situaciones.

Hemos pasado por momentos,

la mayoría, buenos

y, como antes decía,

de verdad no me quejo y doy gracias a Dios

por todo lo que tengo.

Pero también ha habido momentos duros en nuestra familia

y...

incluso en esos momentos

he podido ver que Dios sigue siendo fiel

y que me sigue amando.

Entonces, este es uno de esos momentos difíciles,

no solo para nosotros, sino para el resto del mundo

y yo quiero agarrarme a esa frase

de que él me ama con amor eterno

y que siga siendo fiel a pesar de estas circunstancias

que estamos viviendo.

¿Y tú, Dani?

Un versículo que está en Mateo

capítulo 6, versículo 34.

Justamente lo titulan aquí,

en esta versión: "El afán y la ansiedad".

Y dice: "Así que no os afanéis

por el día de mañana

porque el día de mañana traerá su afán.

Basta a cada día su propio mal."

En estos tiempos en los que parece

que lo que viene después genera ansiedad:

¿Qué pasará mañana?

¿Habrán bajado las estadísticas, el número de muertos, de contagios?

¿Cuándo acabará todo esto?

Me tranquiliza saber que Jesús nos aconsejó

que viviéramos día a día

porque a cada día le basta su propio mal y su propio bien,

que él tiene cuidado de nosotros.

Pues Dani y Rebeca,

deseo que sigáis así,

firmes, fuertes,

disfrutando de lo que puede sacarse de bueno

de este confinamiento

y también cuidando a vuestros niños.

Ellos también se encargan de cuidaros bien y enseñaros mucho,

así que, que Dios os bendiga

y muchas gracias por acompañarnos un día más.

A vosotros, un besito.

-Adiós. -Adiós.

-Decid adiós. -Adiós.

Adiós.

Muchas gracias.

Gracias Rebeca, gracias Dani y a vuestros preciosos hijos.

Nos tenemos que marchar,

pero antes queremos animaros, de nuevo,

a leer la Biblia.

Queremos enviaros el enlace de la Biblia

para que os lo podéis descargar en vuestro móvil o tablet.

Así que mándanos la palabra "Biblia"

al WhatsApp 673466366.

Y, como digo, os enviaremos el enlace

donde podéis encontrar planes de lectura

para cada día muy interesantes.

El WhastApp, repito, es el 673466366.

También nos gustaría que nos manda un vídeo

con la frase lema del programa:

"Tú vales mucho para Dios"

y lo pondremos al finalizar el programa

para que despidas este programa.

Así, que, envíanoslo.

Muchas gracias por vuestra atención

y no lo olvides:

"Tú vales mucho para Dios."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Padres confinados

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Buenas noticias TV - Padres confinados

17 may 2020

El confinamiento está resultando bastante complicado para la población en general, pero mucho más para los padres con niños en casa. Adaptar el hogar a oficina, colegio, parque infantil y guardería, además del resto de actividades propias de la casa, es todo un desafío.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Padres confinados " ver menos sobre "Buenas noticias TV - Padres confinados "
Programas completos (653)
Clips

Los últimos 654 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios